Acción civil

En medio de la transición Alfonso Durazo, hoy secretario de Seguridad y Protección Ciudadana, afirmó que el nuevo equipo de gobierno recibía una “catástrofe” en materia de seguridad. Algo hiperbólico, pero no enteramente equivocado. El país que heredaron el primero de diciembre sufre de:

• Violencia estructural, sistémica y persistente: 275 mil víctimas de homicidio en los últimos 12 años. Y 150 mil en los 12 previos. Y unos 190 mil entre 1982 y 1994.

• Una gigantesca incidencia delictiva. En 2017 se habrían cometido 33 millones de delitos, según la más reciente Encuesta Nacional de Victimización y Percepción de la Seguridad Pública (ENVIPE). Uno de cada tres hogares tiene a un integrante que ha sido víctima de algún delito en el último año.

• Una impunidad rampante: en la inmensa mayoría de los actos criminales nadie se toma la molestia de reportar nada: en 94% de los delitos no hay denuncia. O hay denuncia, pero nadie abre un expediente.



• Miedo generalizado. Ocho de cada 10 mexicanos afirman sentirse inseguros en su entidad federativa (según ENVIPE). Tres cuartas partes se percibe como posible víctima de un delito. Siete de cada 10 no permiten que sus hijos jueguen en la calle. Casi la mitad evita salir de noche.

• Desconfianza casi universal hacia las autoridades. Ni la décima parte de la población afirma tener mucha confianza en sus policías municipales. Casi siete de cada 10 ciudadanos consideran que el Ministerio Público es corrupto. Un porcentaje similar opina lo mismo de los jueces. Y la opinión sobre el desempeño es catastrófica: menos de 8% considera que su policía estatal es muy efectiva.

• Maltrato a sus policías. Nueve de cada 10 policías estatales y municipales ganan menos de 15 mil pesos al mes. La jornada laboral promedio de un miembro de una corporación policial es de 70 horas a la semana, según la Encuesta Nacional de Estándares y Capacitación Policial (ENECAP). Nueve de cada 10 policías tienen que poner de su bolsa para equipo, uniforme o hasta armamento.

• Recursos insuficientes en materia de seguridad y justicia. El presupuesto para todo —policías, fiscalías, tribunales, prisiones, etétera— no llega a 1% del PIB, menos de la mitad de lo que gastan en esos temas los países de la OCDE. Y mucho de lo que se gasta se va a fierros, a equipamiento vistoso, a cámaras y patrullas, no al personal, no a capacitación, no a cuidar a los que nos cuidan. Y eso sin olvidar la corrupción que permea a demasiadas instituciones.

Ese desastre no tiene causa única. Por una parte, nuestro patrón de inseguridad y violencia tiene raíces estructurales: la debilidad fiscal del Estado mexicano, la persistente desigualdad social, las deformaciones de nuestro federalismo.



Sigue en Revista Nexos

Mundo Nuestro. CCCM6 por Angélica Diosdado y Oswaldo Camarillo

Así explica Oswaldo Camarillo, arqueólogo físico y miembro del equipo que estudia los cráneos zapotecas de la colección del Museo de la Casa del Mendrugo, los grabados en el cráneo del Señor Lagarto:

Cráneo humano con deformación intencional y decoración por medio de acanalado. Es parte de la colección bajo custodia de la Casa del Mendrugo. La maestría técnica y el conocimiento de la anatomía es evidente en el preciso trabajo sobre el hueso compacto sin descubrir el trabecular. Existieron especialistas en este tipo de trabajo en el México Antiguo.

En la frente hay un personaje con braguero y tocado en posición de movimiento o diálogo (con una rodilla al piso), presenta un objeto en el brazo extendido.
En la dirección que voltea continúa una escena donde un personaje ataviado ricamente y con una máscara carga o entrega un objeto ante una flor o escudo.
La escena final es una cabeza separada de su cuerpo con un cuchillo en la boca y yace sobre unas fauces de cocodrilo o monstruo de la tierra, lo que puede representar el sacrificio en un altar o la ofrenda para una deidad.



En esta animación puedes admirar con detalle la cosmogonía contenida en este extraordinario ejemplo de la cultura mixteco-zapoteca. Uno de los cráneos códices de la colección Amos por Siempre:

, , y

Nexos cumplió 40 años este 2018. En el afán de retratar la variedad de preocupaciones, registros y autores que han pasado por sus páginas, Nexos y el Fondo de Cultura Económica publican una antología en dos tomos que recoge textos de 480 números que retratan el pulso de esas épocas al tiempo que provocan al lector contemporáneo.

A esta antología la acompañan los recuerdos de quienes han dirigido la revista. Sus evocaciones hablan de las variables que acompañan cualquier empresa editorial de esta envergadura: de las preocupaciones teóricas a la importancia de los amigos, de los precios del papel a la búsqueda de publicidad. De todas las constantes que hermanan a estas cuatro voces, quizá la mayor sea compromiso absoluto de hacer de este espacio una “parte inteligente de la vida pública”.



SIGUE EN REVISTA NEXOS

Mundo Nuestro. Agua para Siempre: sociedad civil y desarrollo estratégico

Primer Lugar de la FAO como Iniciativa Innovadora y Escalable de América Latina y del Caribe.

La imagen puede contener: 3 personas, personas de pie
Presentación de resultados educativos del Museo del Agua "Agua para Siempre" en el Foro de Innovación de la FAO

La imagen puede contener: una o varias personas, personas de pie y sombrero



Presentación en Buenos Aires del Modelo del Grupo Cooperativo Quali y Agua para Siempre en Foro de Innovación de la FAO.

La imagen puede contener: 1 persona, de pie, sombrero y exterior