La Casa del Mendrugo

La Casa del Mendrugo

La Casa del Mendrugo es la expresión de antiguas generaciones que se funden en el tiempo y cultura actuales. Es una convocatoria para reunir a personas que buscan un encuentro con la gastronomía, la música, el arte, la historia y aquellos elementos que derivan de la expresión espontánea de la vida...

Te invitamos a conocer un destino con más de 3500 años de historia... en el centro de la ciudad de Puebla, México.

¡Donde la cultura sabe y la comida vibra!



Hablar de la música sin hablar de África nunca será sencillo. Hablar de la música sin pensar en la lucha por la libertad, tampoco. Hablar del jazz sin entender la vida de los negros en los Estados Unidos, imposible. Una vista así, crítica, comprometida con la historia, es la que ofrece en este ciclo de conferencias en La Casa del Mendrugo el investigador italiano Marcello Piras. Y seguramente arrancará con una frase: los músicos negros en Estados Unidos nunca han actuado en libertad total.

La Casa del Mendrugo presenta a partir del 17 de septiembre con la conferencia "La mentira del origen" una reseña de la historia de la más representativa música moderna, el jazz. Imperdible.



Masrcello Piras. Roma, 1958.

Mundo Nuestro. 2 de Agosto de 1821. Agustín de Iturbide sale de la Casa del Mendrugo que lo ha hospedado y cabalga rumbo al zócalo de la ciudad de Puebla. Ya la tropa mal vestida que lo acompaña se reconoce como "ejército trigarante". Los soldados españoles se han retirado a Veracruz para enclaustrarse en la fortaleza de San Juan de Ulúa hasta su expulsión final en 1829.



En algún momento del festejo por la nueva patria que está por fundar, este personaje, tal vez junto con Santa Anna el más contradictorio y malquerido de la historia mexicana, ha probado de las monjas lo que con el tiempo llamaremos chiles en nogada. ¿Se puede mirar la patria nuestra desde esa escena arrebatada en la que un general realista inaugura la que será la principal de las tradiciones culinarias de Puebla? La historia pasa por la mesa a la hora de construir una nueva nación, no sólo por los campos de batalla ni por los debates ideológicos en las gacetillas que los mozalbetes reparten por las calles.

Resultado de imagen para Manzo pintos poblano

La catedral de Puebla. Su interior, pintado por José de Manzo.



Lejos están ya los días de las campañas militares de Morelos, fusilado finalmente en 1815. Más lejano queda el instante en el que el ejército indígena de Miguel Hidalgo se asome desde Tres Cruces a la vieja capital del virreinato, para desplazarse después hacia el desamparo del Puente de Calderón en las proximidades de Gudalajara. Perdida quedó la posibilidad de una victoria insurgente contra las fuerzas de la corona española. Pero ahora mismo, cuando la turba lo vitorea en su camino a la catedral de Puebla, Iturbide ya no es visto como el más implacable de los militares realistas que sofocaron la revolución insurgente, porque la historia ha dado un vuelco: una revuelta política en España obliga en 1820 al monarca Fernando VII a restablecer la Constitución de Cádiz, hecho que provoca que -- como lo dice Enrique González Pedrero en su monumental biografía de Antonio López de Santa Anna-- "los factores reales de poder en la Nueva España --el alto clero, los terratenientes, los propietarios de minas, los altos jefes militares-- empiezan, por instinto de conservación, a maquinar (...) Su propósito es el de impedir que las corrientes transformadoras que inundan la metrópoli lleguen a las sensibles costas del territorio novohispano. Más vale que entre el liberalismo y la Nueva España discurra, definitivamente, el Océano."

Así, contra la modernidad ilustrada a la que se arrojaba el siglo XIX de los liberales del mundo, los criollos que derrotaron a la insurgencia mexicana prefieren declarar la independencia. Y han encontrado en Iturbide al personaje que permitirá que la nueva nación se construya mirando al pasado.

Las consecuencias para la nueva nación se sufrirán en los siguientes cincuenta años de continuas guerras. De por medio la pérdida de la mitad del territorio tras la invasión estadounidense y las mortales guerras civiles entre liberales y conservadores.



No lo saben entonces quienes en la ciudad de Puebla vitorean al espigado criollo que les ha dado con el Plan de Iguala y el abrazo de Acatempan con Guerrero, la independencia.

Resultado de imagen para agustín de iturbide

La imagen puede contener: una o varias personas y calzado

Tablao, Escuela de Arte Flamenco/Viernes 17 de Agosto del 2018, 9 de la noche



Le llaman "La Trompeta Prodigio". Es el músico cubano Yasek Manzano. "El jazz es una forma de vida", afirma el trompetista que se presenta en La Casa del Mendrugo este viernes 20 de julio.

Dice de él OnCuba, el canal en youtube sobre la realidad cubana: "¿Cómo un niño que escuchaba jazz sin apenas entenderlo se transformó en referencia obligatoria de la escena jazzística cubana? Breve línea cronológica: en 1998 ganó el premio Jojazz, en los 2000 estudió en la academia Julliard de Nueva York, fue alumno de Wynton Marsalis, recorrió New Orleans y luego regresó. Para entonces, a Yasek Manzano ya se le consideraba uno de los mejores trompetistas cubanos de todos los tiempos. "



Yasek Manzano Electro Jazz Session Teaser #1

Una conversación con Yasek Manzano