Cholula Viva y Digna

Cholula Viva y Digna (13)

Ciudadanos Unidos por Cholula Viva y Digna somos un grupo de personas que habitamos en Cholula y que actualmente estamos en la defensa de nuestra identidad.

Facebook:

https://www.facebook.com/Cholula-Viva-y-Digna-855939214471299/



Viernes, 08 Septiembre 2017 00:00

Cholula: un paisaje mesoamericano usurpado

Escrito por

Fuertes lluvias fracturaron la gran pirámide de Cholula

Cholula, durante el sexenio del gobernador Rafael Moreno Valle y con un alcalde que fue su empleado en San Andrés Cholula llamado Leoncio Paisano, exhibió la más grosera y represiva gobernanza cuando procedieron a clausurar su historia mesoamericana.

Con un entramado de contratistas y amigos, Rafael Moreno Valle ordenó una transformación del paisaje de la zona ceremonial y arqueológica de las Cholulas a un costo que estimamos de más de mil quinientos millones de dinero público (ver L. Tirzo: Cambio: septiembre: 2017). Fue una “remodelación” que no solo secuestró la arquitectura mesoamericana de su ámbito vivo para presentarla como un “pasado” sino para reinterpretarlo como un pasado muerto en el museo de sitio. A esa reconstrucción del paisaje le llamaron también “dignificación”, concepto con connotación clasista y racista que adelantaba lo que estaba por venir: la higienización y segregación de otras formas de vida en la zona intervenida. Y así, sin decir agua va, prontamente se ordenó la expulsión del lugar de todos aquellos que no podían ser asimilados al nuevo paisaje. En tres años la milenaria vocación ritual y ceremonial del lugar fue convertida en un polideportivo donde se inauguró un museo de sitio al gusto del gobernador entre extensas explanadas de cemento con algunos parches de pasto artificial. Y se dio acceso también a un tren para turistas que (con el tráfico vehicular) asciende al gran edificio piramidal mesoamericano y se detiene en una estación ferroviaria igual a algunas que se pueden ver en Alemania. Todo empezó en 2014 con la construcción de un puente vial a menos de 500 metros de la gran pirámide que clausuró la antigua ciénaga de recarga de acuíferos alterando de manera irreversible la permeabilidad de los suelos y edificios en la zona circundante a la gran pirámide de adobes. Siguieron lo que llamaron adecuaciones “urbanísticas” sobre el gran edificio mesoamericano construido de adobes; y maquinaria pesada introdujo cemento de hasta 80 cms. de espesor entre excavaciones, empalmes y aplanados para adecuar nuevos accesos y calles trepados sobre la cara suroriente del conjunto piramidal. Los daños que esas obras provocarían a los edificios mesoamericanos, incluso al templo cristiano en la cima de la gran pirámide, ya lo sabían los constructores y Rafael Moreno Valle cuando una comunidad de inconformes, mayormente vecinos e usuarios del lugar, cuestionamos la demencial inversión del Estado en un proyecto que además priorizaba el interés privado sobre el público. La respuesta represiva del gobierno no se hizo esperar: dos personas fueron recluidos un año y dos meses en la cárcel y diez más perseguidos con órdenes de aprehensión por resistir la ilegal expropiación de suelos y la obstrucción de los usos tradicionales del sitio. Y así, con la antigua zona ceremonial cholulteca “dignificada” a base de autoritarismo y cemento llegamos a los últimos días del gobierno de Rafael Moreno Valle. Una noche, desplegando un ejército de policías en los accesos a la gran pirámide, Rafael Moreno Valle convirtió en salón de fiesta el museo de sitio y se despidió de Puebla para buscar la presidencia de la nación.

Hoy, dos bardas y dos escalinatas del gran edificio mesoamericano se muestran cuarteadas; hay deslaves y filtraciones en varias caras de la gran pirámide de adobe y peligra el acceso de peregrinos al atrio del templo de Nuestra Señora de los Remedios en la cima. Deslaves y filtraciones que debilitan la estructura de adobe y que en este Septiembre cuando inician las fiestas patronales obligan a reducir y controlar el acceso a la cima de la pirámide. Se ha prohibido (o solicitado no se realice) también la pirotecnia, demostración ruidosa y luminosa con que los cholultecas de barrios rinden fidelidad a sus santos patronos. El edificio mesoamericano ya no soporta más vibraciones ni el peso humano de los ritos tradicionales pero en un ámbito donde reina el absurdo el tráfico vehicular y el tren con turistas no se interrumpen. Y así, la inversión de millones de pesos del erario público en la zona ceremonial cholulteca rindió con el derrumbe creciente de los edificios mesoamericanos y simultáneamente con la exclusión de lo que el mundo mesoamericano dejó de herencia viva en el lugar; poniendo en juego además la imposibilidad en ese paisaje para que el imaginario popular halle una relación vital con el pasado mesoamericano.



La fractura o escisión que los pueblos originarios introducen en una historia concebida solo como el de una línea recta donde cada acontecimiento es irrepetible y único y que vislumbró una sociedad homogénea en la edad moderna bajo categorías como ”desarrollo” y “progreso”, es precisamente lo que desnuda esta experiencia en Cholula. Así también la represión gubernamental a la resistencia de la comunidad las cargas raciales del edificio jurídico/político que sostiene al poder público y la violencia que ejerce sobre la vida misma de una comunidad dispuesta a rebelarse ante un destino impuesto.

Los pueblos originarios han sido el lugar nodal donde se ha ejercido la confiscación de la memoria histórica, el ocultamiento de las diferencias y la supresión de las complejidades culturales en México. Y desde el Siglo XVI incluidos como un pasado en el proyecto de una nueva nación, los pueblos originarios presencian en la vida pública solo como sometidos portadores de culturas del “atraso”.

Sin embargo, el parque temático que Rafael Moreno Valle construyó sobre suelos sagrados cholultecas propició no solo mayor derrumbe de los edificios mesoamericanos sino algo que el Estado no había previsto: una comunidad que se reconoció no representada en ese paisaje reinterpretado y cuyas formas de vida se enorgullecieron de no ser representados en ese paisaje. Una otredad todavía en construcción creció y que como acontecimiento y praxis introdujo cierta desmitificación de la concepción vulgar y cronológica de la historia que ha condenado a múltiples otras formas de vida a ser obsoletas, dispensables y excluidas.

Lo que Rafael Moreno Valle no sabía ni podía prever es que un paisaje, cuando miramos un paisaje incluso con sus explanadas de cemento y sus parches de pasto de plástico, si no llama a una morada solo el extrañamiento es activado. Por eso el reclamo de revertir las intervenciones arquitectónicas de Rafael Moreno Valle en ese paisaje en el entorno de la gran pirámide es uno que los cholultecas revivirán una y otra vez hasta acceder, o que acaezca, una nueva relación con esos suelos usurpados.

Mientras tanto creo que hay que solicitar “respetuosamente” a Peña Nieto y Claudia Ruiz M que ofrecieron los fondos federales; a Rafael Moreno Valle y Leoncio Paisano que aportaron los estatales y municipales; a Teresa Franco y Ortiz Pedraza, además de Bautista Alonso, Cabalán Macari y D. Corona Cremean (entre otros) que de sus bolsillos salgan los fondos para reparar el desmoronamiento y la destrucción que sus obras han causado al monumento cholulteca prehispánico. Aunque para solicitarlo “respetuosamente”, ciertamente, necesitaríamos otra clase política en el gobierno; una que viene con las elecciones de 2018. Si Dios es grande como dicen en mi barrio.



Relacionada

En defensa del territorio histórico de Cholula 2014-2016/El seguimiento periodístico en Mundo Nuestro

Para Roberto Formacio, con mi solidaridad y admiración



RMV nos hereda un polideportivo y zona comercial sobre lo que fue una zona ceremonial y de construcciones religiosas de los pueblos originarios de México.

No me puedo explicar (como lo he documentado en “Las Cholula y su Patrimonio Arqueológico y Cultural amenazado”, Elementos. Num. 102) qué pudo motivar al gobernador Rafael Moreno Valle a invertir millones de dinero público en la destrucción y modificación de la ciudadela arqueológica con la importancia histórica, cultural, arquitectónica y religiosa que tiene la zona circundante a la gran pirámide en las Cholulas.

El gobernador nos hereda así no una zona arqueológica y cultural rescatada y restituida a su milenaria historia y cultura sino un polideportivo, un puente vial que alteró el paisaje --y que estaba prohibido por la ley de 1993--, y la destrucción de acuíferos y subsuelo arqueológico también; y nos entregó además un entorno higienizado de cholultecas y pueblos originarios que tradicionalmente llenaban de vida la zona con la venta de sus productos artesanales y de alimentos. No respetó árboles, áreas verdes, magueyes, ni la obligación de cuidar la permeabilidad de los suelos del edificio piramidal de adobe extendiendo cemento hasta en 60 cms de grosor sobre el basamento mismo del gran edificio para ¡que sigan pasando coches! sobre la pirámide.



Por si eso no fuera suficiente ¿Qué pasó por la cabeza de arqueólogos y directivos del INAH al autorizarle su tren turístico subir sobre el gran edificio? ¿No podían detenerlo dos calles abajo? O ¿Era imperioso darle el negocio turístico de la estación a un dirigente panista de San Pedro Cholula? En su origen la estación ocupaba el espacio de la actual tienda OXO actualmente bajo dominios privados del Lic. Gómez Carranco; pero la vía ferroviaria se extendió hasta ese lugar cuando no se conocían los alcances del edifico piramidal sobre todo en su parte norte. Precisamente en el lugar donde excavaron y construyeron la nueva estación donde los arqueólogos constataron construcciones que datan del clásico mesoamericano ( ver el informe de la arqueóloga Elisa Pérez Alemán dirigido al Arqueólogo Pedro Francisco Sánchez Nava- 27 de Diciembre de 2015). ¿Qué pasa por la cabeza –ya no diré la ética- de un antropólogo como José Francisco Ortiz Pedraza cuando le extiende un permiso a la Secretaría de Infraestructura del Gobierno del Estado en los términos laxos que autorizaban al gobernador y al Presidente Municipal de San Pedro Cholula “dignificar” incluso la ¡vegetación! del Parque Soria? (Centro INAH Puebla. Oficio 401-R(4) 77 2016/4085).

Desde 2014 hemos venido exhibiendo no solo el absurdo de intervenir la zona de esta manera; a los cachirules en el INAH que actuaron de peritos para el puente vial; las violaciones a la ley de 1993 que el INAH permitió; la afectación a mantos acuíferos, el despilfarro de dinero en obras innecesarias y destructivas cuando lo que se necesitaba eran esos recursos públicos para que arqueólogos, antropólogos y restauradores le restituyan- e investiguen- la arquitectura prehispánica y la cultura en la zona. También fuimos documentando las afectaciones irreversibles que estas intervenciones a favor del automóvil y del comercio alentaban mediante una conurbación anárquica que desdibujaba la vida y la cultura que valoramos en las Cholulas; pero siempre ante oídos sordos y creciente represión gubernamental. El gobernador se propuso --es lo único que puedo concluir--, convertir en mercancía de turistas incluso la devoción de los cholultecas a la Virgen de los Remedios. El antropólogo Diego Prieto, actual director del INAH, nos escuchó el 20 de Enero de 2016 cuando le insistimos que si no detenían esta reapropiación comercial de la zona la cultura religiosa milenaria que allí tiene continuidad y vitalidad desde tiempos prehispánicos en poco tiempo desaparecería. Prieto nos contestó verbalmente lo que puso por escrito después: que el INAH “ha trabajado desde 2015….en coordinación con la autoridad estatal para no afectar su carácter, ni amenazar la conservación de los elementos arqueológicos existentes” de la zona. (Carta dirigida a Cholula Viva Y Digna del 30 Noviembre de 2016). Una mentira absurda que ni él se la cree; porque ni el “carácter” ni “la conservación de elementos arqueológicos” sucedió con el “trabajo” que aportó porque nunca fue la prioridad del INAH un rescate cultural de la zona sino solo complacer al gobernador Rafael Moreno Valle y sus faraónicos proyectos urbanísticos.

Cuando se inició la demolición del “carácter” del antiguo Juanino nada quedó de la presencia histórica y arquitectónica entre los cholultecas, de más de cien años, de unos religiosos y su cultura española que crearon allí un refugio para muchos republicanos después de la Guerra Civil en España. El museo de Sitio del INAH tenía allí un recinto histórico al cual acomodarse, no un edificio para modernizar al gusto de la museografía del gobernador que sin “conservación” arqueológica o con simulación de conservación, procedió a re-convertir y re-interpretar el espacio.

Otro gobierno y otro INAH son necesarios para revertir lo que Rafael Moreno Valle ha construido en torno a la gran pirámide con todo y luz y sonido. Y quizás más dinero de lo que podríamos reunir como sociedad para des-hacer el daño causado. Si eso llegara a suceder, sin embargo, ya estaríamos ante unos pobladores que también han re-interpretado el lugar y que ya no recuerdan, ni quieren que se les recuerde, que allí los pueblos originarios de la Gran Cholula no hacían trekking recreativo sino que era un lugar donde tributaban a sus dioses.

Pero de todo lo que el gobernador hizo contra Cholula en la zona arqueológica el encarcelamiento y la persecución de los ciudadanos que salieron a defender el sitio muestra lo más siniestro de su manera de gobernar: el Profesor José Roberto Formacio, que se tuvo que retirar de su cátedra en la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla y se escondió para poder llevar en libertad su defensa legal, todavía tiene una orden de aprehensión vigente.

Por él, por lo que simboliza la persecución que sufre por defender el patrimonio cultural de su pueblo cholulteca, es que pedimos a este gobernador que desista, que se vaya, y que nos deje a todos en paz.

Mundo Nuestro. En carta abierta al alcalde de San Pedro Cholula, José Juan Espinosa, los integrantes del movimiento ciudadano Cholula Viva y Digna y los miembros del Consejo Académico por la Integridad de Cholula denuncian el incumplimiento de los acuerdos establecidos en el Foro de Participación Ciudadana "En Defensa del Patrimonio de Cholula, realizado los días 3 y 4 de diciembre de 2016 y las mentiras con las que se maneja el presidente cholulteca. En sus conclusiones, además de rechazar las obras que el Ayuntamiento de San Pedro lleva adelante en el Parque Soria, el movimiento ciudadano se deslinda de cualquier vínculo con el alcalde y demandan el apego al derecho constitucional a la consulta pública para la realización de cualquier proyecto de intervención en la zona arqueológica de Cholula.

Aquí el documento entregado el día martes 17 de enero al alcalde José Juan Espinosa.





Denuncia de Cholula Viva y Digna contra José Juan Espinosa, alcalde de San Pedro Cholula:

San Pedro Cholula, Puebla, a 8 de diciembre de 2016



COMUNICADO DE PRENSA EN RELACION A LAS OBRAS DEL `PARQUE SORIA-XELHUA Y CALLES ALEDAÑAS

Hacemos de su conocimiento que el movimiento social Cholula Viva y Digna y el Consejo Académico Ciudadano por la integridad de Cholula reclama que este proyecto nunca fue presentado, ni se consultó a la población cholulteca sobre su ejecución.

El Movimiento social Cholula Viva y Digna hizo entrega, el jueves 1 de diciembre, de las conclusiones del Foro de Participación Ciudadana “En Defensa del Patrimonio Cholulteca” al H. Ayuntamiento de San pedro Cholula, en donde se vertieron variadas y ricas conclusiones que conformaron diferentes alternativas al proyecto de intervención en el área del parque Soria, donde se localizaba el recinto ferial Xelhua y calles aledañas que originalmente eran la continuidad de las antiguas vías de ferrocarril. De dichas conclusiones se condensan tres puntos importantes:

  1. Que este espacio público sea un espacio de inclusión social. Que se vele por la calidad de vida de los cholultecas antes que el de los visitantes, este ¡se dará por añadidura.
  2. Más verde , menos cemento. No a la plaza dura (en el área del parque Soria)
  3. es necesario mobiliario urbano e infraestructura sostenible.



Dice el Ayuntamiento haber presentado las propuestas del foro ante la Secretaría de Infraestructura del Gobierno del Estado y de dicha reunión se desprende que

NO FUERON ATENDIDAS NUESTRAS DEMANDAS, solamente incluyeron un diseño emanado de la decoración cerámica prehispánica, sin el color sugerido.

Así, exigimos que este sea un espacio multicultural, de inclusión social , urbano y de mejoramiento de nuestro medio ambiente. Cabe agregar que finalmente el Ayuntamiento se comprometió a dar solución a las demandas de los artesanos que por dichas obras han sido expulsados de su área de ventas.

Por todo lo anterior, denunciamos la reiterativa actitud de mentira de José Juan Espinoza ante los cholultecas y ante los mencionados movimientos sociales.

RELACIONADAS:

El nuevo Parque Soria en San Pedro Cholula I

El Parque Soria de San Pedro Cholula II

El tren turístico a las Cholulas: negocio con dinero público para beneficio de unos pocos

45 años de abandono de la Pirámide de Cholula por el INAH: conversación con el arqueólogo Geoffrey McCafferty

En defensa del territorio histórico de Cholula 2014-2016/El seguimiento periodístico en Mundo Nuestro

Mundo Nuestro. Estas son las Conclusiones del Foro de Participación Ciudadana En Defensa del Patrimonio Cholulteca, llevado a cabo los pasados 3 y 4 de diciembre 2016. Ello en el marco de una nueva imposición gubernamental --igual del gobierno de Moreno Valle que de los municipales, ahora el de José Juan Espinosa-- en el territorio cholulteca de la Pirámide.

Introducción:



El proyecto presentado por el H. Ayuntamiento de San Pedro Cholula, en ausencia del representante de la Secretaría de Infraestructura del Gobierno del Estado, no fue un proyecto ejecutivo como tal, sino una explicación verbal de imágenes de cómo quedaría el área que comprende el Parque Soria, la meseta donde se hallaba el recinto Xelhua, y no se mencionó nada al respecto de las calles que en un origen eran continuidad de las vías del ferrocarril.

Así mismo, no se presentaron estudios de uso del Espacio Público, ni estudios de población, ni estudios económicos, ni de medio ambiente, y tampoco se habló del costo económico de dichas obran. No hay, por tanto un diagnóstico que justifique tal intervención, ni tal inversión. Un participante mencionó en el foro: “este lugar estaba mejor como era, que como lo están dejando”, y los ahí asistentes concordamos. Es decir es un costo innecesario.

Sin embargo, ante la necedad de continuar con el proyecto por parte de las autoridades, se puede tomar el mismo como una excelente oportunidad para generar un parque sostenible, donde se puedan ir cambiando las prácticas que deterioran al medio ambiente. Los cholultecas necesitamos de un parque propositivo y un espacio público inclusivo, que resalte nuestra identidad y la singularidad de nuestra historia.

Este proyecto está dominado por una gran plancha de concreto, aludiendo a un “atrio”. El Atrio es un elemento arquitectónico exclusivo del México Colonial, dada la fervorosa participación de la población autóctona en las ceremonias religiosas, por lo que se le debe tratar con respeto y veracidad. No hay en México un atrio que simplemente sea una plancha de concreto, ni un atrio con un diseño de una cruz latina invitando a ser pisoteada.

Se insiste en disminuir el espacio verde, siendo este imperativo para que la gente sienta alguna frescura y deleite, no hay muchas sombras y el sol de mediodía es mortal. Por otra parte, el proyecto que proponen los gobiernos estatal y municipal no debe dar prioridad al servicio turístico por encima de calidad de vida de la población local, pues es a esta última a quien debe sus servicios y su salario.



Esperamos que en lo sucesivo los proyectos sean inclusivos desde sus inicios con la comunidad, que se realicen consultas, y se dé oportuna y completa información antes de iniciar los proyectos, no después para legitimarlos; por lo que se pide la existencia de un proceso más participativo, y en este tenor, realizar un Proyecto de Turismo integral e interdisciplinario perfectamente planificado, en donde intervengan los barrios y la propia comunidad.

En la construcción

Pugnamos por un espacio con más verde y menos concreto. Las modificaciones que estos espacios necesitan se exponen en diferentes rubros, a saber:

PARQUE SORIA

En primer lugar, y después de consultarlo con la Restauradora Dulce Ma. Grimaldi, se debe quitar la actual plancha de concreto hidráulico y retirar la totalidad del plástico.1 Si se hace por percusión, con espacios de tiempo para no afectar a la Gran Pirmámide.

Que no sea solo una plancha gris, que se fomente la historia y la identidad. Que el diseño de la plaza Soria tenga un diseño respetuoso del patrimonio cultural y natural (no queremos un diseño despersonalizado y global, estilo plaza de la constitución en cd. de México) Para lo cual, Héctor Jara propone una retícula con motivos que aluden a la cerámica polícroma prehispánica del Posclásico cholulteca, en dos tonos de piso y con material cerámico que es una producción autóctona.

1. La propuesta es que los diseños geométricos están "inspirados en diseños de la Cerámica Prehispánica Cholulteca", puesto que la cerámica que se producía en Cholula en épocas prehispánicas, era de las más hermosas en Mesoamérica.

  1. La idea es que se realice una especie de "tapete labrado con grecas", para el piso sagrado, el espacio sagrado frente a la pirámide de Cholula. Para darle un sentido y conexión con el contexto histórico del sitio, del espacio.

3. Se pueden utilizar los mismos materiales de construcción que han proyectado para el piso, que dicen es un material permeable, y se utilicen los mismos materiales, pero coloreando las piezas durante su fabricación. Para darles dos colores: el "Rojo Indio y el Amarillo Ocre" que son los colores representativos de la cerámica antigua Choluteca.

  1. Será necesario que nos proporcionen, (lo más pronto posible) un "Plano de Planta del parque" como lo proyectan, con las medidas reales exactas, para que pueda realizar una propuesta completa, perfeccionada de los diseños para el piso, donde podamos incluir la integración de árboles y plantas en las zonas verdes del espacio.

Diseños de Héctor Jara

Solicitamos reordenamiento del espacio en el proyecto, ya que artesanías y alimentos no pueden ir en el mismo espacio, eso genera desorden y pérdidas para los artesanos, debido a la grasa propia de los alimentos que se irradia de diferentes maneras: por el tacto de los clientes, por la misma acción de cocinar, etc. Se necesitan espacios diferentes y cada espacio con su infraestructura adecuada (ejem. Comida-gas y vertedero de desechos):

1. Se necesita un diálogo con los comerciantes del área de comida, mesas de trabajo con base a necesidades. Área de mesas, anafres y agua, espacios libres. Rediseñar un espacio para la zona de comida con espacios libres y flexibles. Esos espacios se llenan, son espacios atractivos.

  1. Posibilidades de acceso, cómo llega la gente con sus productos y cómo se saca la basura.

3. Que los módulos sean lugares seguros para que puedan dejar sus cosas.

El proyecto no presenta servicios, infraestructura, los cuales son muy necesarios. No se aprecia en el proyecto un Área para manejo de residuos, donde comerciantes y artesanos puedan separar y depositar sus residuos.

Para esto se propone:

1. Sanitarios secos que no afecten el subsuelo y lavabos para los puestos de comida.

2. Que el gobierno busque el sitio apto para servicios.

  1. Son necesarias tomas de agua.

De igual manera el proyecto presenta mínimo mobiliario urbano. Es necesario acrecentar el mobiliario en cuanto a bancas y basureros, es necesario integrar bancas de madera o eco tabla. Para evitar sobre calentamiento de las mismas.

Contenedores de residuos sólidos correctamente señalizados para su separación y posterior reciclaje.

Introducir tecnologías como alumbrado solar y leds para evitar gasto público y excavación para la introducción de cables. En la medida de lo posible contemplar tecnología verde como bio digestores que pudieran generar el gas requerido para los establecimientos de comida.

Xelhua

Estamos de acuerdo con el espacio designado para la plaza, pero la plancha de lo que era el recinto Xelhua se debe de replantear como un espacio flexible, fresco, preparado para lo inesperado. Sobre todo, que invite a la gente a utilizarlo.

La zona de Xelhua tiene mucho potencial para jardines comestibles, que se integre a los agricultores de la zona donde los niños también puedan acudir a aprender sobre la siembra de maíz, flores, etc.

El proyecto inclusivo debe contener un buen estacionamiento de bicicletas y accesos para discapacitados.

Si se va a construir un muro, que sea colindante, que sirva de protección para los muros de los vecinos, que les proteja de humedad y de todo lo que conlleva el uso de un muro en espacio público abierto (destruccióin paulatina, ruido, grafitis, etc). Por lo tanto no debe ir en zig-zag y debe proteger, no limitar, ni anular, ni impedir la convivencia entre vecinos.

El diseño también debe ser personalizado, que nos identifique como cholultecas, tenemos material de sobra. Al respecto se vertieron diferentes propuestas:

1. Réplica del mural de los bebedores.

  1. Los artesanos pueden donar talavera fragmentada y hacer diseños con ella.

3. Puede contener partes de enredadera natural con flor (maracuyá, hiedra, gloria de la mañana) de bajo mantenimiento que funcionen además como atractores de colibríes e insectos.

Conservar los árboles y magueyes que se encuentran en este momento en la zona. !

Sembrar árboles de mediana estatura en el interior de las planchas generando pasillos y dejando espacio suficiente para las actividades destinadas a la zona. Duraznos, capulines, chabacano, níspero, flor de noche buena, magueyes, cítricos. Por su tamaño no estorban las estructuras y lonas para los eventos y generan sombras cuando no haya tales eventos el resto del año.

Generar un corredor biológico con estos árboles de mediana estatura que reintegren la biodiversidad animal. Estas áreas verdes servirán para el descanso de los usuarios.

Integrar flora autóctona -gastronómica o medicinal- con raíces cortas con fichas técnicas que expliquen su uso cultural milenario.

Retomar cosmovisión acerca de la conservación del maíz generando corredores con milpa que sensibilicen a los visitantes de la cosmogonía indígena.

Jardín botánico de cactáceas generadas en la zona del Xelhua. Así como algún mariposario.

En este espacio el proyecto no presenta mobiliario urbano. Es necesario considerar bancas (de madera o eco tablas) y basureros y bicipuertos.

Introducir tecnologías como alumbrado solar y leds para evitar gasto público y excavaciones para la introducción de cables.

Vias y caminos aledaños.

El camino que hoy en día es peatonal, se conserve peatonal y con áreas verde que amortigüe el calentamiento global y amenice la estancia y el paseo, que si bien haya una vereda o dos destinadas a peatones y ciclistas respectivamente, haya una tercera que amortigüe y refresque el paseo y que sea totalmente de pasto y vegetación.3

Conservar los pocos durmientes que quedan, como testigos de nuestra historicidad.

Mejorar la ciclopista que une las dos Cholulas con la señalética adecuada para el entendimiento y respeto de los visitantes. Rampas para las personas de la tercera edad y discapacitados.

Conservar pista de trote (sin cemento), como continuidad de las calles que actualmente son las únicas de terracería, para continuidad de uso y protección de los vecinos.4

Dejar zona de amortiguamiento alrededor de la zona arqueológica y polígono decretado, por tanto, cerrar a la circulación vehicular la calle 4 norte entre la 3 y 5 Oriente y volverla peatonal. ! Introducir tecnologías como alumbrado solar y leds para evitar gasto público y excavar para la introducción de cables.

El proyecto debe promover espacios de estacionamientos para automóviles fuera de la zona turística para no invadir con planchas de cemento y constar el área de amortiguamiento mencionado

Uso y gestión del espacio público

Los presentes proponen un proyecto basado en la ley: "tierra sólo para el cultivo", donde se haga un recorrido gastronómico-turístico. Donde el parque sea un campo de aprovechamiento de las especies de flora y fauna de Cholula.

Hacer una alianza con el INAH para que la organización formada en conjunto con gestores culturales, difusores, asociaciones, académicos y artesanos forme una información verídica, de relevancia para dar difusión de la zona de Cholula con una visión histórica. Ejemplo, ex proyecto del INAH Amigos de los Museos

1. Dar difusión de los resultados de las alianzas por medios digitales e impresos.

2. Hacer invitaciones para la difusión hacia escuelas de todos los niveles con visitas guiadas o transmitiendo la información en los espacios de las escuelas.

Exigimos vigilancia de la zona constante, las 24 horas! Solicitamos a la autoridad competente, nos den información completa en relación a los establecimientos que se construirán para los artesanos; ¿cuáles serán los costos y requerimientos para ser beneficiario? Nos es determinante conocer esta información para saber si nos será benéfica la propuesta que nos están ofertando.

Solicitamos apoyo para visibilizar y promover el consumo de la artesanía local, impulsando campañas y regularizando los productos que venderán los comerciantes en el parque Soria (para fortalecer nuestra economía, necesitamos que se comercialice exclusivamente artesanía mexicana) evitando así competencia desleal.

En temporada de feria y eventos culturales, regular los productos destinados a la venta (que estos sean exclusivamente artesanía mexicana y no extranjera); que se apoye a los pequeños productores. Las ferias de Cholula han sido desvirtuadas, se ha dejado de promover los productos locales y, al contrario, favorecen a los inversionistas que poseen mayor capital económico y se vende mucho producto chino.

Más trabajadores de limpia desahogando los contenedores cuando más afluencia de visitantes haya.

Educación ambiental para el buen uso del espacio público por medio de señalética.

Generar algún espacio, salón de usos múltiples donde se puedan impartir sesiones educativas relacionadas con las costumbres locales: clases de náhuatl, biblioteca de historias cholultecas, cronistas, talleres de educación ambiental, actividades infantiles que les enseñe las tradiciones y cultura local. Construcción hecha de materiales naturales y con técnicas locales donde el muralismo se haga presente.

Organizar tianguis de producción exclusiva local que estimule y fortalezca la economía de la comunidad. Este tianguis ha de ser un punto de encuentro entre la comunidad local y el turismo, y se puede llevar a cabo una vez a la semana o al mes.

Integrar gastronomía local sana.

Que el espacio público fomente e integre cultura. Generar islas de cultura, de comida, de estancia. Lugares que informen sobre nuestra historia, nuestro paisaje, nuestro medio.

La zona de parque Soria- Xelhua, es considerada una zona importante y céntrica para el turismo, por lo que se solicita que exista una capacitación para los artesanos en idiomas, historia y cultura. COLOFÓN Exigimos la inmediata suspensión de la obra tal y como está “proyectada”, para llevar a cabo la:

Adecuación de las propuestas viables con profesionalismo, seriedad y respeto.

Aterrizar las propuestas de uso con políticas y gestión cultural.

Rehabilitación de las obras del parque Soria de una forma ágil, integrando nuestras peticiones. Actualmente los artesanos están frenados para cumplir con sus actividades que proveen sustento económico, sin embargo quieren ser tomados en cuenta y contribuir al bienestar social de nuestro municipio.

Reordenamiento inmediato y temporal de ambulantes, ya que donde actualmente se encuentran no venden. Más verde, menos gris.

Recapituló.

Dra. Elvia S. de la Barquera

Notas

1 En Camino Real de San Andrés Cholula, se está abriendo la calle para ciclopista con máquinas cortadoras y una de percusión manual. Ninguna cimbra la tierra, por lo que es un método seguro para la protección y conservación de la Gran Pirámide.

2 La longitud del muro da espacio suficiente para hacer convivir las tres propuestas.

3 Este camino estaba diseñado con un área verde central que separaba la vereda de los peatones de la de los ciclistas, y otro pasillo verde del lado de la reja que limita a la zona arqueológica. Eso queremos, no puro cemento. La actual administración quitó el mobiliario y nunca lo repuso, afectando directamente a los usuarios y paseantes.

4 Como corresponde al escrito presentado al Ayuntamiento, entregado y recibido el 24 de junio del año en curso, en el que se solicita la conservación de las calles y su uso peatonal.

Viernes, 18 Noviembre 2016 00:00

El Parque Soria de San Pedro Cholula II

Escrito por

Con una actitud conciliadora y que el mismo Presidente Municipal José Juan Espinosa describió como de “apertura hacia las opiniones y aportaciones” ciudadanas, fuimos nuevamente convocados los que estamos preocupados por el patrimonio cultural de las Cholulas a un tercer dialogo sobre el Parque Soria. La invitación la recibimos del Movimiento Cholula Viva y Digna y se realizó el día 17 de Noviembre en la Casa del Caballero Águila en San Pedro Cholula.

El proyecto que se implementó y que avanza actualmente sobre la explanada con suelo arqueológico del Parque Soria y que ninguno de nosotros pudo estudiar (porque únicamente se nos presentaron fotos) supone una gran extensión de pastos, andadores y explanadas de cemento; así como la edificación de locales comerciales bajo una techumbre de madera calada los cuales se van a vender a los que actualmente están ingresados a un padrón de artesanos y de vendedores de comida típica ( y tengan además el dinero para pagar los locales). Arquitectónicamente la explanada-por lo menos en las fotos- quedó abierta como también lo fue en sus orígenes mesoamericanos y no tienen contemplado introducir ni arbolados ni mobiliario urbano. El Movimiento Cholula Viva y Digna ha logrado que estén presentes dos arqueólogos, Marisela Guzmán y Carlos A. Morales, en las obras para realizar salvamentos que además por ley deben cuidar que no se excaven más de 80cms los suelos y en caso de excavaciones profundas (para servicios sanitarios que prevé el proyecto) deben realizar investigaciones arqueológicas.

No habíamos aceptado en la reunión anterior confiar en quienes ya no confiamos; es decir en autoridades y contratistas encargados del proyecto urbanístico en la zona arqueológica protegida especialmente cuando no estuvieron dispuestos a compartir el proyecto antes de iniciarlo y no solo con todos los ciudadanos que nos preocupa la vida cultural de las Cholulas en la zona arqueológica sino con los artesanos y comerciantes directamente afectados. Llegamos todos contaminados a estas reuniones, además, por lo sucedido del lado de San Andrés Cholula en la zona arqueológica; por la destrucción arqueológica que todos atestiguamos; por la manera prepotente en que se quiso iniciar la construcción de un parque turístico, con hoteles y restaurantes y cercando una zona de tributación religiosa milenaria con bardas y casetas; así también por los resultados a la vista y el sometimiento del INAH que lo autorizó: el cambio de la vocación cultural de la zona ceremonial, postergando la investigación y restauración arqueológica de los monumentos mesoamericanos, hasta dejar el entorno ceremonial del Tlachihualtepetl en un polideportivo.



Es de destacar que (como ha sucedido en ocasiones anteriores) el presidente Municipal de San Pedro, José Juan Espinosa, enfrentado y confrontado con nuestros cuestionamientos y peticiones (sobre todo por la movilización de los integrantes del Movimiento Cholula Viva y Digna) no tuvo la cerrazón ni llamó a la represión policial de los ciudadanos que le cuestionamos (como fue el caso de Leoncio Paisano en San Andrés Cholula); sino que rectificando el trato en la reunión anterior esta vez en un dialogo más respetuoso, ofreció participar y valorar observaciones y propuestas ciudadanas para el Parque Soria en un Foro abierto que vamos a realizar todos los interesados el día 3-4 de Diciembre en esa misma Casa del Caballero Águila en San Pedro Cholula.

La zona arqueológica no puede ser sometida ni al capricho de gobernantes ni a un voto popular. No puede intervenirse solo como una zona comercial para turistas; ni pueden sus suelos arqueológicos ponerse en creciente peligro (menos aún bajo el argumento que le hemos escuchado al INAH de que ya están en gran parte destruidos). La zona tiene un polígono de protección legal que se debe respetar como patrimonio cultural y arqueológico. Tiene sus zonas delimitadas, además, con un plan de manejo elaborado por arqueólogos con experiencia en la investigación y protección de la zona (si bien, hasta el día de hoy autoridades municipales y estatales no los han respetado). La zona ceremonial carga además con usos y costumbres milenarios que mezclan ferias culinarias, festividades religiosas con un comercio de tianguiz que engloba a una región extensa: la de los antiguos pueblos de la Gran Cholollan que en torno al Santuario de Nuestra Señora de los Remedios atrae hasta al presente a más de 40 pueblos tributantes. Ninguna intervención urbanística en esta zona debe contravenir este patrimonio cultural y arquitectónico mesoamericano ni obstruir los usos y costumbres que desde tiempos coloniales caracterizan a los pueblos cholultecas; y garante de ello debería ser el respeto a la Ley INAH (por parte del INAH también) porque la zona ceremonial y arqueológica de las Cholulas está declarada como patrimonio cultural de la nación.

El actual proyecto urbanístico en el Parque Soria, es decir los responsables del Ayuntamiento y los contratistas constructores, deben ahora responder a los cuestionamientos ciudadanos y que son de varios ordenes: sobre el impacto ecológico de una explanada que omite arbolados; la ausencia de mobiliario urbano como bancas; el efecto de impermeabilizaciones y cemento sobre el suelo arqueológico y finalmente el destino y la regulación de los comerciantes de comida y artesanías directamente afectados y desplazados de la zona por la obras y por su proyección futura.

Este es quizás el problema más sensible que las obras han provocado y, en verdad, en todo el entorno ceremonial intervenido. Del lado modernizado de San Andrés Cholula los coches y autobuses de turistas tienen espacios y suelos negados a cholultecas y pequeños comerciantes que tradicionalmente se ganaban la vida allí. El tren sube nuevamente al edificio piramidal a una estación monopolizada por negocios de un solo propietario mientras que en el Parque Soria ha aflorado la injusticia y la extorsión a un comercio que clasifican como “informal” para mantener en la irregularidad y la incertidumbre, por ejemplo, a mujeres vendedoras y artesanas de pueblos indígenas que de estados aledaños vienen a ganarse la vida con la venta de comida o artesanías.

Y vienen a ganarse la vida en un lugar que fue construido por sus pueblos en tiempos mesoamericanos: pueblos nahua parlantes; con lenguas mayenses; mixtecos y totonacos entre otros. ¿Contempla el ordenamiento municipal en el nuevo Parque Soria resolver la corrupción heredada y presente que tienen en la ambigüedad e incertidumbre a algunas de estas vendedoras de artesanía y alimentos? ¿Y los pagos excesivos que ya entregan al Ayuntamiento o tienen que entregar para poder seguir ganándose la vida allí? Este será un tema que todos en el Foro tienen que afrontar y el Ayuntamiento resolver con justicia.



Y finalmente está el simbolismo y las funciones de un muro que está proyectado en el antiguo centro expositor. ¿Es obligatorio por ley separar las viviendas del espacio público? ¿Son razones estéticas o discriminatorias las que justifican construir un muro con dinero público? Yo soy una antropóloga y ciudadana cholulteca que cree que no debemos gastar dinero público en lo que nos divide. Pero eso también lo va a decidir el foro abierto al que tenemos que llegar todos a apropiarnos del Parque Soria si en verdad creemos que alguna vez será realmente público.

Miércoles, 16 Noviembre 2016 00:00

El nuevo Parque Soria en San Pedro Cholula I

Escrito por

Hace un año nos llegó el rumor que dentro del polígono protegido por ley patrimonial, el gobierno municipal de San Pedro Cholula también emprendería “adecuaciones” e intervenciones constructivas en lo que es conocido actualmente como Parque Soria. Se trata de una de las plazas delimitadas por estructuras en los costados que según Bandelier integra al conjunto arquitectónico de la gran pirámide los montículos conocidos popularmente como Cerro de Acozac que con el Cerro de la Cruz se encuentran al sur y el oriente del Tlachihualtepetl.

Los ciudadanos que llevábamos más de dos años cuestionando intervenciones constructivas dentro de este polígono protegido por ley del lado de San Andrés Cholula (y sufriendo represalias inadmisibles por defender el patrimonio cultural de la nación) casi inmediatamente al conocer el rumor que se intervendría el Parque Soria invitamos al Pres. Municipal. José Juan Espinosa de San Pedro Cholula a que nos presente su proyecto. La reunión se llevó a cabo en la explanada que se iba a intervenir pero según explicó el alcalde el proyecto estaba en fase de elaboración y más bien nos presentó con los funcionarios encargados; en primer lugar el arquitecto Rodolfo Huerta Espinosa que se comprometió ante todos, incluyendo ante los representantes de los vendedores de artesanías y comidas en el lugar, que se iba a proyectar una plaza pública que no dañaría suelos arqueológicos ni, dijo, la “dignidad” y la cultura de los cholultecas. Nosotros solo insistimos en que se debía respetar el manejo de suelos que los arqueólogos del INAH habían elaborado para la zona; dijimos que no se podía excavar; no se podía extender más cemento contribuyendo al desequilibrio de la permeabilidad de los suelos ya seriamente afectados por las construcciones del lado de San Andrés (incluyendo el puente vial); y que no se podía utilizar maquinaria pesada para excavar ni empalmar. Pedimos sensatez en el manejo de la zona y ofrecimos información sobre la vocación tradicional (ceremonial y comercial) del lugar diciendo que no se debía destinar zonas a más estacionamientos de coches

El día y el presupuesto finalmente llegó y el proyecto constructivo quedó iniciado en el Parque Soria; pero al constatar que máquinas excavadoras retiraban tierra, que se había sustraído todo el mobiliario urbano, bancas, banquetas, plantas, etc. etc. e incluso a los vendedores de comida y artesanías que tradicionalmente trabajan en la zona, los integrantes de Cholula Viva y Digna primero solicitaron se les muestre el permiso del INAH y después constataron, en dialogo y con la presencia del Presidente Municipal, que las excavaciones no se excedieron 80cms. de profundidad y las máquinas habían removido solo escombros y rellenos en las zanjas excavadas. Ellos exigieron, para cumplir con la ley, la presencia de arqueólogos de salvamento en la obra y también la presentación del proyecto, el mismo que había obtenido la aprobación del INAH (el permiso del INAH corresponde al Oficio 401b (4)77 2016/4085 y está firmado por el Arq. Eduardo Merlo). Del proyecto solo obtuvieron, sin embargo, una explicación verbal y la entrega de fotos; pero hoy, a las 11 de la mañana, constatamos que dos jóvenes arqueólogos estaban ya presentes en la obra.



La reunión este día se desarrolló entre autoridades municipales, encargados y contratistas de la obra, miembros de Cholula Viva y Digna, artesanos y comerciantes y representantes del Comité de Académicos en Defensa del Patrimonio Cultural de la Cholulas (entre los que me encuentro yo) y fue ríspida. El presidente Municipal muy ocupado en otras tareas llegó con por lo menos una hora de tardanza y el Secretario de Gobernación Carlos Ponce así como el Arquitecto Huerta Espinosa, no ofrecieron ningún proyecto que pudiéramos estudiar los allí presentes sino nuevamente solo fotos o “fotitos” como dijo una arqueóloga de lo que se proponían como resultado final de las construcciones. Insistimos que en esas condiciones no podíamos opinar ni contribuir a un proyecto que avanza pero que nadie conoce sus alcances; insistimos que hay un problema de permeabilidad en la zona que el cemento y varilla solo vuelve más crítico; insistimos que es responsabilidad de todos intervenir la zona de una manera que el acervo arqueológico no fuera afectado pero tampoco los usos y costumbres de la zona. Unas mujeres artesanas otomí y nahua parlantes tomaron la palabra y expusieron lo que ha sido la injusta, onerosa e insegura experiencia vivida con personal del Ayuntamiento, y por años, para ejercer sus ventas allí. No puedo ni describir la vergüenza que nos debe dar a todos el trato que han recibido estas mujeres en esta zona, precisamente en esta zona, una que construyeron los pueblos indígenas en tiempos mesoamericanos y a los cuales ellas pertenecen.

No puedo constatar si hay o hubo violación a suelos arqueológicos por estas nuevas obras en el polígono protegido en las Cholulas y en el Parque Soria. Cruzo los dedos que al expandir planchas de cemento efectivamente no se contribuyó al deterioro de la arquitectura y cultura mesoamericana que esta zona resguarda. Quiero pensar que la explanada no será monopolizada por carpas para negocios que dejan rentas a los ayuntamientos expulsando a los que no tienen dinero para pagar los nuevos módulos de ventas; ni se conforman con ser recluidos en un tipo de comercio que es más bien de centros comerciales modernos y no del tianguiz tradicional con sus usos y costumbres cholultecas. No he visto sino unas “fotitos” y solo máquinas que amenazan los pocos árboles, arrancan magueyes y una zanja que rellenan de varilla y cemento para sostener un muro de cuatro metros de altura y no sé cuánto de longitud. Ese muro se proyectó de agua y el INAH no lo autorizo (¿es que no saben que no se puede ni siquiera proponer algo así sobre suelos arqueológicos?) Ese muro será ahora, nos dijeron, verde porque su función es “alinear” lo disparejo de las bardas de las casas colindantes y evitar que estas familias abran puertas hacia el nuevo parque ¿público? o instalen negocios familiares con acceso al parque. Cuando insistí que un muro es excluyente, que tiene la función simbólica y en los hechos de excluir o de controlar un espacio para unos y no para otros (le llamé el muro Trump) caí en la cuenta que eso es precisamente lo que buscan al construirlo. Yo pedí a los allí presentes que no destinemos recursos públicos para construir muros (menos aún en estos tiempos) y alguno sugirió que el dinero que se ahorraría podría ayudar a los comerciantes desplazados y los albañiles que estarían en paro mientras seguimos discutiendo entre todos como hacer de este parque un lugar que nos abrace a todos. Pero me temo que estas autoridades en San Pedro Cholula escucharon, se irritaron, me “corrigieron” que no era “muro” sino una muralla y que podía ser de adobes; después se dieron la vuelta y se retiraron convencidos que los intransigentes y con pedimentos irracionales éramos solo nosotros. Muro habemus.

Mundo Nuestro. Estos días de octubre se cumplen dos años de la represión del movimiento de resistencia del pueblo cholulteca contra la imposición de un proyecto gubernamental que ha puesto en grave riesgo el patrimonio arqueológico, histórico y cultural de la Pirámide de Cholula, y que derivó además en el encarcelamiento ilegal y criminal de los señores Adán y Paul Xicale, junto con la persecución judicial de doce cholultecas más.

No lo olvidamos. El movimiento que ha encabezado Cholula Viva y Digna es ejemplo histórico de la resistencia que los pueblos originarios y sus grupos civiles son capaces de oponer a las acciones arbitrarias y criminales impulsadas desde los gobiernos y sus proyectos modernizadores. Tal ha sido el caso del que desde el 2014 ha impulsado el gobernador Rafael Moreno Valle en Cholula, un proyecto aberrante que ha puesto en jaque la solvencia moral e institucional del Instituto Nacional de Antropología e Historia y que ha denigrado con la venia de alcaldes abyectos a los pueblos de San Andrés y San Pedro Cholula. Una pena que no nos merecemos los poblanos.

Presentamos aquí del Archivo Histórico del portal Mundo Nuestro un conjunto de textos que dan cuenta de estos días aciagos para el patrimonio cultural de las Cholulas, y de la capacidad de movilización organizada y argumentada desde la amorosa defensa del territorio desde la sociedad civil.



En defensa del territorio sagrado de Cholula/

Historia del virrey trastornado, de cómo se vio envuelto en tenebrosos avatares y cómo se desenvolvió…

Historia del virrey trastornado, de cómo se vio envuelto en tenebrosos avatares y cómo se desenvolvió…

Todos los caminos llevan a Roma… y ninguno a Cholula

Todos los caminos llevan a Roma… y ninguno a Cholula



Mundo Nuestro. El portal Defensa de la Madre Tierra presentó esta crónica de las jornadas de pintura mural llevadas a cabo en Cholula hace unos días. La presentamos con el ánimo de recordar que hace dos años el gobierno del estado de Puebla reprimió con la fuerza pública el movimiento de resistencia popular contra el proyecto de intervención para desarrollos comerciales en la zona arqueológica de la Pirámide de Cholula, acción que terminó con el encarcelamiento ilegal por más de un año de los señores Adán y Paúl Xicale.

RELACIONADA:

Cholula Viva y Digna, el arte urbano y la defensa del territorio



Arte urbano, radio comunitaria Cholollan y Cholulla Viva y Digna en defensa del territorio

Hace casi un mes nos embarcábamos, con pala y azadón, a la Segunda Jornada de Reforestación Comunitaria en Santiago Tlacotepec, Estado de México. Justo a las faldas del Volcán Xinantecatl. Ahora nos tocaba trasladarnos muy cerca de otros volcanes. Justos salimos del centro de Tlacotepec hacía San Francisco Xochicuautla. Entre el tráfico, los baches, símbolos irremediables de las ciudades en la actualidad, y el animo de conocer nuevas latitudes, llegamos a destino. Nos esperaban con un poco de desesperación puesto que a veces la puntualidad no es nuestro fuerte.

En esta ocasión no tocaba alejarse de la ciudad sino adentrarse en ella. Miembros de las comunidades de San Lorenzo Huitzizilapan, San Francisco Xochicuautla, Santiago Tlacotepec, así como del colectivo JRA-Comunal, y de otras organizaciones nos dirigíamos, entre la lluvia y el arcoíris, al Festival llevado a cabo en Cholula, Puebla “En Cholula los muros hablan en Defensa de la Madre Tierra y el Territorio” convocado por el movimiento Cholula Viva y Digna, con seguimiento de Cholollan Radio Comunitaria, la radio comunitaria de la región Choluteca, 107.1 FM. Todo en el marco de la Campaña Nacional en Defensa de la Madre Tierra y el Territorio.

whatsapp-image-2016-09-25-at-10-55-52-pm1



Seguir leyendo en defensadelamadretierra.mx