Fracking en la Sierra Norte: el infierno que viene y la ceguera criminal del Estado en Puebla

Compartir

El fracking en Puebla y el riesgo de depredación ambiental como no la ha experimentado el territorio poblano nunca. Ni siquiera la devastación de sus bosques. O la propia muerte del río Atoyac.

El fracking como proyecto industrial que prueba la ausencia de un proceso democrático de discusión pública sobre el desarrollo estratégico de Puebla. Y de la indefensión de sus montañas frente a la inercia criminal del capitalismo en México.

Esas dos reflexiones brotan de leer la entrevista que Kara Castillo en e-consulta le ha hecho a un veterano ingeniero de Pemex, el ingeniero Jaime Patiño Ruíz, ex presidente de la Asociación Mexicana de Geólogos Petroleros.



El fracking es mortal para el medio ambiente. Va a devastar la sierra baja en Puebla y Veracruz. Son muchas las voces que han denunciado este riesgo en Puebla, particularmente el grupo Tiyat Tlali. La denuncia del trabajador petrolero Patiño Ruiz debe formar parte de una profunda discusión pública sobre el desarrollo estratégico de Puebla.

Para desgracia nuestra los políticos ya están en campaña y nada de esto les importa.



Los números son demoledores:

+ En Puebla se proyecta la perforación de 10 mil 92 pozos en siete municipios con la técnica del fracking, según se contempla en los siete bloques de la tercera fase de licitación de la Ronda 4 de la Comisión Nacional de Hidrocarburos.

+ Se tienen contemplados 1,984 kilómetros cuadrados de los estados de Puebla, Hidalgo y Veracruz y la consecuente explotación de 20 mil pozos en total para los tres estados, la mitad, en Puebla.

+ El territorio poblano está contemplado en los siete bloques TE-2003, TE-2005, TN-TM-75, TN-TM-76, TN-TM-81, TN-TM-82, TN-TM-83, señalados por la Comisión Nacional de Hidrocarburos para fracking de yacimientos no convencionales en los municipios de Tlacuilotepec, Xicotepec, Hueytamalco, Huehuetla, Acateno Ayotoxco y Tenampulco.

+ El área difundida de 1,984 km2 no está dimensionada correctamente, pues solo representa a los pozos, y no toma en cuenta los kilómetros requeridos para hacer caminos así que en realidad, el territorio afectado podría ser el doble.

+ Para perforar un sólo pozo y fracturar sus rocas, se necesitan 14 millones de litros de agua pura. En 20 mil pozos se necesitarán al menos 5 billones de litros de agua pura para este cometido.

+ Se usarán 14 millones de litros de agua pura para obtener 80 mil barriles de petróleo.

Agua por petróleo. Esa es la apuesta del Estado mexicano. Arena, químicos y agua pura para sacar petróleo a la manera que ha sido desarrollada en Estados Unidos, donde para fracturar 35 mil pozos utilizan entre 70 mil y 140 mil millones de galones de agua equivalentes al consumo anual de entre 40 y 80 ciudades de 50 mil habitantes. Absurdo. Pero eso es lo que se nos viene encima.

“Es criminal”, ha dicho el experto petrolero. “La técnica del fracking --- que consiste en fracturar lutitas (rocas generadoras de hidrocarburos) para hacer que fluya el petróleo contenido es un modelo extractivo caro, contaminante y poco productivo.”

Se viene encima el 2018. Los políticos de todos los partidos se entretienen en la lucha por las candidaturas. Los gobernantes de turno hacen como que inauguran foros y pavimentos. No hablan de esto. Los ciudadanos vemos su ceguera. La mayoría voltea a otro lado. Los grupos civiles organizados, los ambientalistas, los académicos de las universidades, los periodistas serios, estamos obligados a exigir una discusión a fondo de esta denuncia.

Resultado de imagen para fracking en méxico

Compartir

Sobre el autor

Sergio Mastretta

Periodista con 39 años de experiencia en prensa escrita y radio, director de Mundo Nuestro...