Siria en la revista Nexos Destacado

Compartir

Mundo Nuestro. Tres miradas sobre Siria en la revista Nexos.

Siria y el no futuro/Maruan Soto Antaki



03-siria

Es probable que una de las mayores tragedias del futuro sea su imposibilidad de construirse sin el presente. En árabe, la conjugación de porvenires no existe por sí misma. No se escribe un correré, comeré, jugaré o rezaré. El futuro depende de una estructura compuesta, de un complemento con intencionalidad que se sume al verbo para plantearse hacia adelante. El anhelo, la orden o la idea de que ocurrirá un hecho formulado en tiempo presente, marcará sus posibilidades. El tiempo es eso, posibilidades, salvo en Siria. El futuro, decía, en árabe, es una mera adecuación del presente. La imposibilidad de separarse del momento que se ve por doquier, en simultáneo, en cada pantalla, periódico o emisión informativa; quizá el más documentado del que tengo memoria, condena a algo que el resto del mundo ha solapado durante casi seis años de lo que un día fue la guerra civil siria y hoy es masacre y genocidio.

La pandora de Medio Oriente/ Gilberto Conde



02-oriente

El Medio Oriente vive una situación de caos, desatada en Iraq y Siria, que se está extendiendo aceleradamente a toda la región y a otras partes del mundo. Aunque sus raíces son más profundas, la geopolítica de potencias grandes y medianas hacia Iraq desde 2003 y hacia los movimientos sociales desde 2011 ha tenido una gran parte de responsabilidad en esta evolución.

La región ha sido objeto de muy complejos juegos geopolíticos desde inicios del siglo XX. Su importancia estratégica se confirmó durante la Guerra Fría por su ubicación y recursos fundamentales. En lo que va del siglo XXI la relevancia que le atribuyen las potencias grandes y medianas no deja de aumentar.

El horror sirio de cada día

03-siria

El conflicto en Siria bajo el reflector de medios, de conferencias en Ginebra, de encuentros en París, Nueva York o Moscú, de algunas discusiones académicas a la distancia, suelen centrar, como es requerido, la reflexión en elementos de geopolítica que explican las condiciones que llevaron al fortalecimiento de la dinastía Asad desde los años setenta. Aclaran por qué el poder de Bashar al-Asad se encumbra y no cede ni a la rebelión ni mucho menos a las críticas. Señalan por qué unos países sugieren intervenir, pero no lo hacen (aunque lo hubieran hecho en Libia recientemente), y por qué otros, como Rusia, que expresando un discurso opuesto al desorden generalizado, atacan en unos frentes, esperando atizar otros para su conveniencia, nutren otros (las armas, la compra de combustibles) e ignoran otros más. A la vez, nos hemos tratado de explicar cómo persiste la violencia, la discusión, la llovizna mediática tediosa y cruda; y, sobre todo, cómo, debajo de tantas variantes de la desgracia y el desastre, sobrevive la urgencia que dio origen al conflicto: la demanda de una vida más justa, más plena y más libre, sin un régimen autoritario, con derecho al trabajo, a la movilidad, la educación y la salud. Si sorprende que el régimen, con su fuerza, crueldad y sesgado apoyo o desidia de otras naciones, resista, resulta asombroso que la población siria se mantenga en pie, ideando formas furtivas, secretas y rudimentarias de experimentar esos derechos.

Compartir

Sobre el autor

Revista Nexos