Acción civil

Diciembre 2017

En un momento en el que la ONU afirma que uno de cuatro adultos en el mundo tendrá problemas de salud mental en algún momento de su vida, la conciencia que aleja complejos y culpas sobre este tipo de trastornos, y los sustituye con explicaciones y tratamientos de corte biológico, se ha ido normalizando. Sin embargo, la psiquiatría, sus métodos y sus alcances están lejos de ser concluyentes. Aún faltan estudios y estadísticas que se centren en aspectos clave de los diagnósticos psiquiátricos: sus causas y sintomatologías, pero también su variación entre culturas, géneros y condicionantes socioeconómicas. No se ha logrado tampoco un discurso unánime sobre salud y enfermedad mental, ni sobre el tipo ideal de los servicios que deben acompañarlas. En esta discusión el caso mexicano parece estar particularmente atrasado.

Este dosier propone iniciar un debate sobre estos temas.

.

¿Locos?

Mijal Schmidt repasa las formas de identificar y tratar en el mundo las patologías psicosociales, y se pregunta si efectivamente el mundo sufre y se angustia de la misma manera.

Psiquiátricos

Ana Sofía Rodríguez hace un retrato del estado de las instituciones psiquiátricas en México, de la manera en que se entienden y tratan los padecimientos, a partir del testimonio de usuarios, familiares y profesionales.

Suicidios

Ana María Chávez-Hernández z observa una manifestación alterna: el suicidio en México.

Traumas

Sofía Flores Fuentes analiza el impacto de la violencia en los comportamientos mentales y emocionales de la gente.

Música, medicina y locura

Alejandro García Abreu rescata dos casos de músicos que sobrevivieron a la locura.

El adicto: subjetividad contemporánea

Juan Luis de la Mora



Vida y milagros

El Estado de Puebla y la Federación han anunciado una inversión conjuntan de 300 millones de pesos para mitigar la grave contaminación de la cuenca Atoyac Xochiac, pero pensamos que estos no resolverán el problema de la contaminación del agua de fondo si no van ligados a un proyecto sostenido y estrategias a largo plazo. No hay soluciones mágicas, pero sí pasos correctos para resolver un problema que se ha gestado durante muchos años y que por lo mismo requerirá de largo aliento, perseverancia, buena ingeniería financiera y una estrategia constante para ser resuelta.

300 millones bien invertidos en la rectoría de la gestión del agua pueden ser la base para construir un fideicomiso fuerte y funcional que abarque toda la cuenca Atoyac Xochiac y los emisores de fuertes contaminantes tanto industriales como provenientes de municipios que solo transportan en tubos sus descargas negras y fosfatadas por detergentes a los ríos más cercanos o cuerpos de agua más cercanos. Por eso, 300 mdp mal etiquetado o utilizados en infraestructura mal planeada se irán al drenaje y a los ríos y no resolverán el problema, solo lo moverán de lugar dejando sin agua limpia a quienes dependen de ella, no solo los humanos, sino la flora y la fauna silvestre.



El pasado 27 de noviembre en conjunto con el gobierno de Puebla, CONAGUA anunció la inversión de 300 mdp para el saneamiento del río Atoyac, sin embargo los recursos no están claramente etiquetados, y dadas experiencias anteriores creemos que el monto a invertir no solucionarán el problema de fondo. Reconocemos que 300 mdp bien invertidos y dirigidos adecuadamente pueden funcionar para solucionar parte de la problemática de inspección y vigilancia en toda la cuenca, así como para fortalecer, la organización administrativa de cada ayuntamiento, ya que la mayoría no cuentan con organismos del agua fuertes tal cual se los mandata el artículo 115 constitucional. Invertir en drenajes y colectores que van a dar a los ríos o en infraestructura mal diseñada para la cual no se etiquetan recursos para su operación y mantenimiento han probado ser un fracaso a lo largo de los años.

Las verdaderas propuestas de solución están orientadas a inversiones canalizadas a la rectoría y gobernanza del agua; a las penalizaciones efectivas, a la capacitación, inspección y control de descargas, así como a la definición de normativas efectivas y la creación de un organismo operador de cuenca que resuelva el problema de manera integral. Aunado a eso, la CNDH en sus recomendaciones de marzo de 2017, propuso la realización de un plan estratégico de regeneración que abarque a los casi 70 ayuntamientos de Puebla y Tlaxcala que forman parte de la cuenca, y que contribuyen enormemente a la contaminación del río Atoyac y sus ríos tributarios. Hasta donde sabemos no se ha construido ni acordado dicho plan de acción coordinado entre ambos estados, un plan que articule de manera conjunta el trabajo de todo los actores involucrados.

Otro problema observado y documentado por expertos es el de la salud pública. Este grave problema no será resuelto mientras el saneamiento no se aborde de manera integral, pues su solución requiere de una gobernabilidad hoy ausente en el tema de la gestión y el saneamiento. Los tóxicos derramados en los ríos de la cuenca provenientes de industrias, sembradíos con uso intensivo de agroquímicos y desechos domiciliarios con altos contenidos en fosfatos, generan alianzas perversas que afectan directamente a la salud de las poblaciones a través del contacto, de la inhalación de partículas y por medio del consumo de cultivos regados con aguas contaminadas. La semana pasada la organización Dale la Cara y el hospital Ángeles logramos conjuntar en un foro a seis de los mejores expertos del país en el tema de la contaminación del Agua y sus efectos en la salud humana. Finalmente la frase que nos queda en la cabeza después de escucharlos es que hay ríos que enferman, pozos y norias que enferman, verduras que enferman, tierras de cultivo.

Dale la Cara al Atoyac es una asociación que busca articular acciones y construir soluciones para la regeneración de la cuenca del alto Atoyac de manera corresponsable con gobierno, sociedad civil y sector privado. Sabemos que una inversión bien direccionada y planeada de manera estratégica puede ser un paso adelante para la solución de un problema que requiere la concurrencia y la voluntad de los actores a lo largo de muchos años. Creemos que todavía faltan acciones conjuntas y articuladas entre todos para lograr una cuenca libre de contaminación y con espacio para la vida.

La imagen puede contener: 1 persona, texto

Danna Garay en Concierto. Esta espléndida voz abrirá el jazz de diciembre en La Casa del Mendrugo. Aquí te presentamos Im thru with love:



Efectos de la contaminación de la cuenca del río Atoyac en la Salud Humana. Ahora son los médicos los que levantan la voz desde la experiencia clínica, a la vista de los niños que se atienden en los hospitales víctimas de las diarreas mortales provocadas por el agua contaminada.

"Se trata de caca líquida --dice el Doctor Sergio Assís, Jefe de la División de Pediatría del Hospital Ángeles--, de eso es de lo que hablamos cuando medimos los coleiformes en el río Atoyac. Este foro tiene ese propósito de conjuntar lo que la investigación científica ha logrado establecer sobre la contaminación y los efectos que tiene sobre la salud de todos nosotros." Sergio Assís será el moderador del foro organizado por varias instituciones en coordinación con Dale la Cara al Río, el grupo civil que no deja de denunciar la gravedad de este problema estratégico para la viabilidad de la sociedad poblana.

Así presentaron en rueda de prensa este martes 21 el evento que se llevará a cabo el sábado 25 en el propio Hospital Ángeles:

"El río Atoyac es el tercer afluente más contaminados del país y el incremento de los volúmenes de descargas urbanas, industriales y agrícolas vertidas, directa o indirectamente a los cuerpos de agua superficiales ubicados en la cuenca, han generado una preocupación ciudadana sobre el riesgo en la salud. El contacto con el agua, la inhalación de partículas en el aire y la ingesta de alimentos y agua contaminada, son algunas de las principales causas de exposición impactando en forma importante la salud humana. Este foro por ende, representará una gran oportunidad de aprendizaje y divulgación del conocimiento para la comunidad interesada y en ser partícipe del primer encuentro que tratará sobre un tema en el que poco se ha incursionado y lo fundamental de conocer la vulnerabilidad a la que estamos expuestos, derivados de la contaminación del agua de la cuenca. Su descripción y conocimiento por parte de panelistas expertos nos hará más conscientes de las causas, su fisiopatología y lo más importante la prevención y las posibles soluciones para mitigar o evitar esos efectos."

"Para entender lo que pasa con el río --ha dicho Dale la Cara al Río en la rueda de prensa-- hay que entender qué pasa con las autoridades de todos los órdenes. Y en particular hay qué preguntar a los diputados porqué no asignan recursos para el ordenamiento de la maraña institucional en torno al río Atoyac.



Mundo Nuestro. Hay invenciones que dignifican la vida de la humanidad. Esta, vital y divertida, apenas tiene 200 años, y fue producto de la erupción de un volcán furioso en Indonesia. Como la mariposa que rompe el vuelo y provoca un huracán en el otro lado del mundo.

Esta crónica se refiere a ese desvarío que se contiene en el equilibrio sobre dos ruedas fantásticas. Es de Héctor Abad Faciolince , escritor colombiano (sus obras más recientes son El olvido que seremos y El amanecer de un marido), y la publica este noviembre la revista Nexos.



Es curioso que la rueda haya sido inventada hace más de cuatro mil 500 años y que en cambio la bicicleta esté cumpliendo apenas dos siglos. Se celebran tantos aniversarios tontos y en cambio casi nadie ha celebrado los 200 años de esta máquina mágica, la más económica en términos de gasto energético, velocidad espacio recorrido, y el medio de transporte más ecológico y saludable para un planeta enfermo de fiebre. Pero al mismo tiempo es normal que a nadie se le hubiera ocurrido inventar por tanto tiempo la bicicleta, ya que pocas cosas resultan más contraintuitivas que el milagro del equilibrio sobre dos ruedas.

Apenas 200 años de este vehículo prodigioso. Un supuesto dibujo de Leonardo da Vinci del prototipo de una bicicleta, es un falso demostrado (un charlatán añadió radios, cuadro y manubrio a dos círculos dibujados por Da Vinci en uno de sus cuadernos). Pero ¿por qué diablos a nadie, ni siquiera al genio Leonardo, se le había ocurrido poner dos ruedas en línea, unirlas de algún modo, montarse encima y empujarse con las piernas? Como muchos otros hallazgos del ingenio humano este invento fue fruto de la necesidad. Todo se debió al mal tiempo. Paradójicamente, la bicicleta se inventó para contrarrestar los efectos de un cambio climático repentino, pero opuesto al que hoy estamos sufriendo. Durante varios meses de 1815 ocurrió la erupción más grande de que se tenga noticia. El volcán Tambora, en Indonesia, arrojó tal cantidad de materia que pasó de tener cuatro mil 300 metros de altitud, antes de la explosión, a dos mil 850, después de derramar piedras, lava, fuego, y de arrojar en la atmósfera millones de toneladas de polvo y ceniza.

SIGUE EN REVISTA NEXOS