Día con día

(Fotografía tomada de CNN en español)

Pesimismo crítico

Poco a poco se dibuja lo que podría ser una batida histórica contra la corrupción, un efectivo antes y después en la materia.



Anticipan esa posibilidad la captura en España del ex director de Pemex, Emilio Lozoya, así como las declaraciones del fiscal Gertz Manero y de la secretaria de la Función Pública, Irma Sandoval.

Los delitos imputados a Lozoya tocan el más alto nivel de las decisiones del sexenio pasado, es decir, decisiones que tomó el expresidente Peña Nieto.



Gertz considera lo de Lozoya como un “asunto vinculado a una forma de abusar del poder y de los bienes de la nación. Esto se tiene que entender como parte de un todo”.

Gertz ve en el caso no un delito individual sino el eslabón de un sistema de corrupción al más alto nivel.



La secretaria Sandoval, por su parte, en su informe anual, ha hecho una cuenta de desvíos del sexenio pasado por más de 382 mil millones de pesos.

Apenas queda institución sana en ese informe. Hay desvíos en Pemex, Issste, Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México, Educación, Policía Federal, IMSS, Agricultura, SCT, Banobras, Aeropuertos y Servicios Auxiliares . . .

El que está acusado y detenido en España es Lozoya pero, como se ve, la cuenta de investigaciones pendientes es enorme y el concepto de Gertz sobre el carácter estructural de la corrupción las vincula.

El abogado de Lozoya ha dicho que su defendido no se mandaba solo, sugiriendo que obedecía órdenes del único que podía dárselas, el presidente de la República.

Es lo mismo que está sugiriendo el fiscal Gertz: Lozoya es el síntoma de una estructura corrupta en cuya cúspide no podía estar sino el Presidente.

No sé si extiendo de más estos hechos y estos dichos hasta la posibilidad de la batida histórica que sugiero: un castigo judicial no solo para funcionarios aislados, como hasta hoy, sino para una red de corrupción instalada en los altos niveles del gobierno federal, que no puede no incluir al ex presidente.

Eso sí sería un antes y un después en la historia del castigo a la corrupción mexicana.

A ver si esta sí.

Los delitos canónicos de Emilio Lozoya

El ex director de Pemex Emilio Lozoya está acusado de asociación delictuosa, operaciones con recursos de procedencia ilícita y cohecho.

Cuando se desciende a los detalles de la acusación, lo que hay son tres delitos característicos de la corrupción mexicana de estos años.

Delitos canónicos.

En primer lugar, el envío de dinero ilegal a las campañas políticas. En segundo lugar, la compra fraudulenta de bienes y servicios con dinero público. En tercer lugar, la toma de sobornos para enriquecimiento personal.

El primer delito imputado a Lozoya es haber recibido dinero de la empresa brasileña Odebrecht para meterlo a la campaña presidencial de Enrique Peña Nieto en 2012.

Aquí y en toda América Latina, Odebrecht cobraba sus donativos con contratos del gobierno electo. Según la acusación contra Lozoya, los cobró en Pemex.

Un segundo delito se refiere a la compraventa de bienes y servicios a precio alzado con dinero público.

El tercer delito imputado es quedarse con parte del dinero cobrado por los delitos previos: enriquecerse fraudulentamente.

La supresión de estas tres prácticas corruptas suprimiría la mayor parte de la corrupción mexicana.

Traté de describir la lógica de la corrupción electoral en “Nocturno de la democracia mexicana”, un ensayo publicado en Nexos (2015). María Amparo Casar y Luis Carlos Ugalde hicieron la medición de esos dineros en un libro obligado: Dinero bajo la mesa.

Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad ha probado con un caso sistémico, La estafa maestra, hasta dónde puede llegar el desvío de dinero público a la hora de comprar bienes y servicios.

La República está llena de nuevos ricos que no pueden explicar su patrimonio con lo que han ganado como políticos y como funcionarios. Manuel Bartlett es el último ejemplo de esa larga lista.

Los delitos imputados a Lozoya son delitos canónicos porque ejemplifican formas sistémicas de la corrupción: robar para las elecciones, robar para los socios contratistas, robar para uno mismo.

Castigar los delitos emblemáticos imputados a Lozoya, con apego a la ley, extendiendo su caso a la red de complicidades que lo hicieron posible, sería un mensaje verdadero de lucha contra la corrupción.

Un antes y un después. Ojalá y sí. Quedamos a la espera.

Mundo Nuestro. Una más de las entregas de las las crónicas de cocina poblana Del fogón a la boca, escritas por el anticuario poblano, experto en arte popular, Antonio Ramírez Priesca. Mirar la ciudad a través de la comida. Saborearla y aprender con ella a conocer la historia que la contiene. Por la historia y por nuestra comida, valorar la extraordinaria ciudad en la que vivimos. Publicadas originalmente en el portal urbanopuebla, las crónicas de Antonio Ramírez Priesca serán reproducidas semanalmente aquí con su autorización.

Ante cualquier situación aburrida o engorrosa, los poblanos exclamaban: ‘Se me hizo más larga que la Cuaresma’ refiriéndose a los interminables cuarenta días de ayuno posteriores al Carnaval y previos a la Semana Santa, donde, además por costumbre, disminuía el consumo de productos cárnicos, tan gustados entonces.

Curiosamente, la Cuaresma es una temporada pródiga en guisos extraordinarios, debido a varias razones, entre ellas, la fertilidad del esplendoroso Valle de Puebla–Tlaxcala, único por su biodiversidad, altitud y clima, y a la enorme variedad de culturas que han confluido aquí, desde tiempos inmemorables. Precisamente a causa de ese mandato religioso, las cocineras mestizas poblanas supieron aprovechar la enorme disponibilidad de ingredientes para esa temporada y recordaron añejos guisos y técnicas culinarias, que parecían olvidadas.

Ellas supieron incorporar a las comidas familiares, hojas, tallos, retoños y guías comestibles – que genéricamente llamamos quelites del náhuatl quilitl – además de flores e inflorescencias, semillas, tubérculos, hongos e insectos que en combinación con el principio de sabor por excelencia de las Cocinas Regionales de México - chiles y xitomates - dieron como resultado que la cultura culinaria de Puebla brillara en el panorama gastronómico nacional.

Hoy camino con Pacecita al Mercado de la 18 – Cinco de Mayo - a comprar avíos para nuestro Menú de Cuaresma: Tortitas de Coliflor en caldillo de xitomates. Ágilmente esquivamos puestos en las banquetas y boca calles para llegar a la esquina del mercado donde acostumbra a hacer su mandado. Compramos frescas coliflores, xitomates, epazote y huevos: ‘fíjate muy bien que el epazote sea del criollo, no del de hoja ancha, que casi no tiene sabor’. Ya en casa, lavamos todo, ponemos los capullos de col en agua hirviendo, hasta que estén crocantes, no más.

Después se escurren y formamos con ellos una pasta, usando queso añejo, pimienta y huevos. Por otro lado, Pacecita pone xitomates, cebollas, un diente de ajo y un chile guajillo desvenado a hervir unos minutos; todo se muele, se fríe y se sazona en manteca bien caliente. Las hábiles manos de Paz moldean la pasta de coliflor hasta formar unas tortitas aplanadas de igual tamaño, que fríe hasta dorar: ‘si no vas a usar un buen aceite, usa una buena manteca de cerdo clarificada. Nunca uses aceites que en la etiqueta no muestren la proveniencia del grano del que se extrae, porque corres el riesgo que la mezcla de diferentes aceites sea muy indigesta’.

Para servir, Doña Paz pone sobre su antigua mesa de cocina, un hermoso mantel de algodón de telar de madera de Oaxaca y usa su vajilla de tazones de talavera, que heredó de su abuela, hacia principios del S. XX. No puedo imaginar mayor felicidad, que comer este sencillo platillo de Cuaresma Poblana, elaborado por hermosas manos octogenarias, llenas de sabiduría culinaria.

¡Charlemos más de Gastronomía Poblana y ‘’a darle, que es Mole de Olla’’!

#tipdeldia: La comida ‘vegetariana’ y ‘vegana’ no es nada nuevo. Sólo consulta la comida tradicional de Cuaresma de Puebla y hallarás innumerables recetas.

Miércoles, 12 Febrero 2020 00:00

Del fogón a la boca: El panqué de la abuela

Mundo Nuestro. Una más de las entregas de las las crónicas de cocina poblana Del fogón a la boca, escritas por el anticuario poblano, experto en arte popular, Antonio Ramírez Priesca. Mirar la ciudad a través de la comida. Saborearla y aprender con ella a conocer la historia que la contiene. Por la historia y por nuestra comida, valorar la extraordinaria ciudad en la que vivimos. Publicadas originalmente en el portal urbanopuebla, las crónicas de Antonio Ramírez Priesca serán reproducidas semanalmente aquí con su autorización.

‘Ya no hay panqué para la cena, así que ayúdame a hacerlo’ era la voz de mi madre ordenando dejara de jugar en el patio, me lavara las manos y corriera a la cocina.

‘Lo primero que vas a hacer, es acremar la mantequilla’ me decía mi mamá, y continuaba: ‘en este recipiente, con el batidor de globo pequeño, vas a batir la mantequilla, que ya está suave, hasta se vuelva una crema esponjosa’.

La tarea no era nada fácil: había que batir durante un largo rato, para incorporar la suficiente cantidad de aire a la mantequilla, todo sin pausa y siempre en el mismo sentido: para mis escasos 7 años era casi misión imposible.

Las primeras ocasiones eran mi madre o la bisabuela Valito quienes terminaban el proceso, pero poco a poco fui aprendiendo a manejar el batidor y a gritar ‘Listo’ cuando era tiempo de incorporar el azúcar o las brillantes yemas a la mezcla y seguir con el proceso.

Pasar la harina por el cernedor metálico cilíndrico de hoja de lata era mi tarea favorita, así como rallar los limones y olfatear el fresco aroma del aceite cítrico, son recuerdos que jamás olvidaré: una sencilla receta que había heredado mi madre de la abuelita Tere y que seguramente vendría de muchas generaciones atrás, a principios del S.XX, de cuando ella y su familia habían llegado de San Juan del Río en Querétaro, a Puebla.

Mi madre vertía entonces el batido semilíquido en un viejo molde de hoja de lata - ennegrecido de tanto trajín - y lo metía con mucho cuidado en el horno precalentado. A través del vidrio térmico, me gustaba observar cómo subía el batido en el molde, hasta convertirse en el dorado bizcocho que saborearía más tarde con un vaso de leche bien fría.

Panqué – o Ponqué como dicen en Suramérica - deriva de las palabras inglesas ‘pound cake’ para referirse al bizcochuelo dulce, elaborado con (una libra) de harina de trigo, azúcar, huevos y mantequilla, leudado con polvo para hornear y saborizado con extracto natural de vainilla o ralladura de cítricos.

Es la receta básica para cualquier pastel de toda ocasión, lo mismo sirve para la cena diaria, que con una buena cubierta de chocolate también para el infante cumpleañero en turno. Además del horno de estufa, todos los implementos necesarios son los que se encuentran en toda cocina: batidor de globo, taza medidora y molde para hornear. Los ingredientes también son fáciles de encontrar y de relativo bajo costo.

Charlemos más de Gastronomía Poblana y ‘’a darle, que es Mole de Olla’’!

#tipdeldia: si no se animan a hornear su propio panqué, les recomiendo comprarlo en La Flor de Puebla – 3 sur 104 – o La Almendra – 25 poniente 307, ambas panaderías de gran tradición en nuestra Ciudad.

Miércoles, 12 Febrero 2020 00:00

Jazz for Lovers en El Mendrugo

Vida y milagros

Ahogado dentro de un pozo y con un golpe en la cabeza apareció la semana pasada el cuerpo de Homero Gómez, quien había desaparecido desde el 13 de enero en el bosque michoacano que había ayudado a preservar. Su familia recibió varias llamadas de secuestradores que resultaron falsas. A final toda esperanza terminó.



Gómez era el presidente del Consejo de Administración del Santuario de la Mariposa Monarca en el ejido El Rosario, el albergue más grande del mundo para esa especie, nombrado por la UNESCO patrimonio natural. De acuerdo con la WWF, Monarch Watch y las redes sociales del El Rosario, el 44% de las mariposas monarcas del mundo migran ahí en invierno. Homero dedicó gran parte de su vida y su energía a la conservación de sus hábitats. Las Monarca pesan menos de un gramo, viven nueve meses, 12 veces más que cualquier otra mariposa, y en su viaje de ida y vuelta de Canadá a México recorren 7,500 kilómetros.

LEER EN REVISTA NEXOS:

En el santuario de la Monarca



Hace once años visité el santuario Cerro Pelón, uno de los refugios de la Monarca en Michoacán, a 3600 metros de altura. La memoria de ese viaje y lo que aprendí acerca de la Monarca y su hábitat lo publiqué en https.www.nexos.com.mx " En el Santuario de la Monarca". Lo vuelvo a leer y recuerdo la voz de nuestro guía contestando a las preguntas del grupo casi en secreto. Mientras subíamos, a lo lejos se escuchaban los ruidos de las motosierras de los taladores clandestinos: -"Es un diario batallar con ellos, son peligrosos. Tienen armas. Con ellos hay que andar con cuidado porque están protegidos. Ellos matan. "

Resultado de imagen para Homero Gómez"



Funeral de Homero Gómez. Foto de La Jornada.

En ese ejido asediado trabajó y vivió Homero Gómez, el tenaz defensor de los bosques de Michoacán, y los defendió no solo porque ahí vive la mariposa, sino porque entendió desde muy joven que su conservación va unida a la imperiosa necesidad de conservarlos para otras especies, incluida la nuestra. Entendió que es posible un aprovechamiento del bosque sin destruirlo, pero también las consecuencias catastróficas que acompañan su desaparición. Sabía que los bosques estabilizan el clima y son fábricas de agua, riqueza y alimento para toda la cadena de vida. Entendió el potencial turístico que ofrece un bosque sustentable y hacia eso se enfocaron también los esfuerzos en El Rosario.

México es uno de los países más peligrosos para ser defensor del ambiente y para ser periodista; estamos equiparados con Siria, un país que está en guerra abierta desde 2010. El trabajo actual de Homero Gómez se centraba no solo en conservar los bosques, sino en recuperar y ampliar sus fronteras. Quizá ahí se encuentren las claves de su muerte. Vastos territorios con enormes recursos naturales han quedado atrapados entre los intereses de los carteles que desde hace décadas tienen secuestrado a Michoacán y los intereses de la industria minera, ganadera, maderera y de la agricultura intensiva que disputan cada metro del territorio. El 30% del territorio de Michoacán son bosques de encino, pino y oyameles, pero desde hace tiempo no solo se tala para aprovechar la madera, sino para sustituir el bosque por el cultivo de aguacate; su demanda es inmensa en Estados Unidos. Solo en estos días, México exportó 35 mil toneladas de ese fruto, pero no hay que olvidar que los frutos diversificados del bosque son una opción para conservarlo.

Las políticas públicas de apoyo al sector forestal existen en el discurso político desde hace muchos años, pero en la realidad, el dinero que se le etiqueta en los presupuestos federales y estatales es mínimo, aun cuando su potencial es inmenso. En el PEF 2019, ya con la mayoría de Morena en el congreso, a todo el sector ambiental se le etiquetó 30% menos que en 2018. En 2020 se le redujo un 3.7% más, y solo tendrá 29 mil millones de pesos, en contraste con la emergencia ecológica y climática que se vive en muchas zonas del país y que repercute en el futuro inmediato y a largo plazo de esas regiones. De ese presupuesto, al sector forestal solo le etiquetaron 2 mil 600 millones. El dinero para las instancias de fortalecimiento, fomento, inspección y vigilancia es insuficiente. Incluso las brigadas de combate a incendios forestales vía el programa de empleo temporal se redujeron de tal manera que la detección de incendios y su combate es cada vez más tardío. CONAFOR debiera ser una de las instituciones mejor fondeadas del país. Su director actual es una persona muy comprometida y experimentada en manejo sustentables de bosques, pero no puede hacer milagros. Los bosques y selvas de México son un recurso renovable, que bien manejados nos dejarían mucho mayores beneficios y empleos a largo plazo que el petróleo. No será así porque el estado mexicano sigue sin priorizarlo en el PEF. Quienes hoy están al frente de la defensa de espacios ambientales invaluables como lo es El Rosario, debieran estar mucho mejor acompañadas por las autoridades. No es así porque las instancias oficiales están enormemente debilitadas, con poco personal y con muy pocos recursos materiales para cubrir un territorio tan complejo, peligroso y disputado como lo son hoy los espacios que cuidó Homero Gómez.

Tras el hallazgo de su cuerpo, Amnistía Internacional para las Américas publicó un mensaje de condolencia y agregó que la fiscalía correspondiente debe investigar este asesinato con todo rigor, colocando como línea central de investigación la labor de defensa de los bosques que Gómez realizaba.

Homero Gómez tenía 50 años. Nació y murió en el municipio de Ocampo, Michoacán. Se graduó de Ingeniero agrónomo por la Universidad de Chapingo. Desde los 30 años fue el principal activista de su comunidad. Era querido y carismático. Fomentó un buen modelo para la creación de empleos mediante la conservación del bosque en una zona rica en recursos naturales pero azotada por la tala clandestina, la inseguridad y la pobreza. Es considerado el principal defensor del hábitat de la Monarca.

Más del 90% de los crímenes en México quedan impunes.

El tema del cuidado del ambiente es también una asignatura pendiente del Estado mexicano.

Mundo Nuestro. Este texto fue escrito por Sergio Mastretta para la asociación civil Puebla contra la Corrupción y la Impunidad.



+ El gobierno de Antonio Gali Fayad autoriza en 2018 finiquito de terminación total y paga obra inconclusa en Huejotzingo

+ El gobierno de Miguel Barbosa autoriza en septiembre de 2019 la Manifestación de Impacto Ambiental de la misma obra, finiquitada un año antes, pero inconclusa hasta esa fecha

+ Director de CEASPUE en gobierno de Tony Gali que contrata y otorga finiquito total para obra inconclusa aparece como representante de las empresas constructoras en 2019

+ El portal de transparencia del gobierno estatal, donde se exhiben contratos, finiquitos y MIA, no publica los documentos anexos que deben soportar la licitación, el contrato y la ejecución de la obra





Lee los documentos originales:

FINIQUITO GER CONSTRUCCIONES DEL CENTRO

FINIQUITO OLI CONSTRUCCIONES

CONTRATO GER CONSTRUCIONES DEL CENTRO

CONTRATO OLI CONSTRUCCIONES

MIA GER CONSTRUCCIONES PRIMERA ETAPA

MIA GER CONSTRUCCIONES SEGUNDA ETAPA

MIA OLI CONSTRUCCIONES ETAPA 1

MIA OLI CONSTRUCCIONES ETAPA 2

(Foto de portadilla: pie de página)

La obra de alcantarillado sanitario y pluvial en la región del aeropuerto, inconclusa hasta la fecha, y que ha provocado un serio conflicto social en la comunidad de Santa María Zacatepec, municipio de Juan C. Bonilla, fue contratada por el gobierno de Antonio Gali Fayad en marzo de 2018 y finiquitada como obra ejecutada al cien por ciento desde agosto de 2018 para el primero, y desde octubre de 2018 para el segundo.

Y hay más: una obra pública que fue formalmente contratada y oficialmente finiquitada en su totalidad en el año 2018, y que está inconclusa por la rebelión de las comunidades que defienden el río Metlapacapan –identificado como río Actiopa en los documentos–, tuvo, sin embargo, la autorización de las manifestaciones de impacto ambiental (MIA) por parte del propio gobierno, pero esta vez ya a cargo de Miguel Barbosa, a través de la Secretaría de Medio Ambiente, Desarrollo sustentable y Ordenamiento Territorial (SMADSOT) hasta el 20 de septiembre de 2019. Dichas MIA obligan al contratista, antes de iniciar cualquier trabajo referente al proyecto, a presentar las debidas autorizaciones federales de CONAGUA (descargas de aguas residuales en un cuerpo receptor) y de SEMARNAT (manifestación de impacto ambiental), las que, de existir, no se han hecho públicas.

Así se revela en la documentación que se encuentra en el propio portal de transparencia del gobierno de Miguel Barbosa y a la que se accede si se tienen los nombres de las empresas contratistas a cargo de la obra. GER Construcciones del Centro, S.A. de C.V y OLI Construcciones, S.A. de C.V., las dos con contrato firmado el 13 de marzo de 2018 y que se obligaron a terminar en julio de ese año y a las que se les dio el acta de recepción total por otra cien por ciento terminada unas semanas después, cuando la obra no se había realizado ni en su mínima parte.

Una obra pública, entonces, inconclusa del gobierno del estado de Puebla a cargo de Antonio Gali Fayad, y que sin cuestionamiento alguno fue retomada por el nuevo gobierno de Miguel Barbosa. Una obra que ha provocado la rebelión de la junta auxiliar de Santa María Zacatepec desde el mes de octubre de 2019, cuando el gobierno estatal y las empresas contratistas con su maquinaria se plantaron en territorio de esa localidad dispuestos a continuar con la instalación de la tubería; el intento terminó en enfrentamientos violentos entre la fuerza pública y los opositores al proyecto, y con los trabajos paralizados. Dos meses después, en un pantanoso proceso de negociación entre las autoridades y los grupos opositores en Santa María Zacatepec, con un amparo y una suspensión provisional de por medio, el conflicto estalló nuevamente, ahora con la detención y encarcelamiento de Miguel López Vega el pasado 24 de enero bajo “la imputación de los delitos de oposición a que se ejecute una obra pública, así como ataques a las vías generales de comunicación y a la seguridad en los medios de transporte”.

Miguel López Vega fue liberado la noche del miércoles 29 tras varios días de una muy fuerte movilización de la sociedad civil organizada y el descontento creciente de los pueblos de la región de Huejotzingo y Cholula. Pero el enredo institucional y las violaciones a la ley existentes en el proceso de realización de este proyecto de obra pública permanecen, y los cuestionamientos tienen que ser respondidos por los actores involucrados: los empresarios de Ciudad Textil, la autoridad gubernamental y las empresas contratistas vinculadas al “Proyecto Integral para la Construcción del Sistema de alcantarillado sanitario y pluvial de la Zona Industrial de Huejotzingo, en el estado de Puebla”, como rezan la licitación de la obra, los contratos otorgados, los finiquitos firmados y pagados y las manifestaciones de impacto ambiental autorizadas.

De principio a fin, un proyecto de obra pública que ha provocado un grave conflicto social contempla un conjunto de irregularidades e ilegalidades que no han sido puestas en la mesa de la discusión pública. Un conflicto que se origina por la operación durante varios años de un parque industrial que no cuenta con la infraestructura para el procesamiento y disposición de sus aguas residuales en los términos que obliga la ley. Una obra que en su realización presenta violaciones serias a las leyes ambientales y de obra pública por parte de funcionarios del Gobierno de Puebla y de las empresas contratistas que la llevan a cabo, y que contó con la aportación de recursos privados para la realización de la obra que no se consignan en ningún lado sin que haya forma de auditar su destino final.

Asamblea en Santa María Zacatepec. De amarillo, Alfredo Ávila Salazar, ex director de CEASPUE y negociador por parte de las empresasa constructoras de la obra de alcantarillado para Ciudad Textil. Foto de Pie de Página.

Los contratos y los finiquitos

Dos empresas firmaron el 13 de marzo de 2018 con el organismo estatal parque industrial. Sin embargo, ambas empresas recibieron Acta de Recepción Física con carácter de total firmada por el director del CEASPUE el 31 de agosto la primera, y el 15 de octubre la segunda. En ese momento, el titular del CEASPUE era Alfredo Ávila Salazar, un personaje que en el estallido del conflicto en octubre-noviembre de 2019 apareció como representante de las empresas constructoras en las negociaciones con los pobladores descontentos, en un claro conflicto de interés denunciado por los pobladores en la asamblea en la que Ávila Salazar se presentó para negociar a nombre de las empresas, sin que se conozca alguna consecuencia por ello. (Ver nota de Dareli Oropeza, Pie de Página, publicada en Desinformémonos el 20 de noviembre de 2019).

Ni los términos establecidos en los contratos, ni los documentos que confirman su recepción por el CEASPUE de Antonio Gali han merecido consideración alguna por parte de los gobiernos siguientes: ni el del interino Guillermo Pacheco Pulido, ni el del constitucional Miguel Barbosa abrieron investigación alguna. Pero están ahí, son públicos, y se pueden ver en el portal de transparencia de CEASPUE y SMADSOT.

Los contratos

GER Construcciones del Centro, S.A. de C.V.

OLI Construcciones, S.A. de C.V.

Los finiquitos

Acta de recepción física para GER Construcciones del Centro, S.A. de C.V.Acta de Recepción Física para OLI Construcciones, S.A. de C.V.

Las MIA (Manifestación de Impacto Ambiental)

Esas mismas dos empresas obtuvieron de parte de la SMADSOT la autorización de cuatro MIA (Manifestación de Impacto Ambiental), todas con fecha 20 de septiembre de 2019, firmadas por Norma Angélica Sandoval Gómez, responsable de la Subsecretaría parar la Gestión del Territorio y Desarrollo Urbano y recibidas por los administradores de ambas empresas: Gertrudis Carrera Ramírez, por GER Construcciones del Centro, S.A. de C.V. y Ocotlán Oliva por OLI Construcciones, S.A. de C.V.

Las manifestaciones autorizan a ambas empresas la realización de la obra en dos etapas. Las MIA describen la implantación de dos tuberías, una de 60 pulgadas y 3,800 metros de longitud para el drenaje pluvial, y otra de 30 pulgadas y 3,850 metros de longitud para el drenaje sanitario. En ambos casos, las MIA indican que la descarga final se hará sobre el que llama “cuerpo receptor río Actiopa”, por lo que deberá contar con “la autorización de descargas residuales emitida por la Comisión Nacional del Agua” y de “la autorización de impacto ambiental o su exención” de parte de la SEMARNAT. Exige también la MIA la autorización por parte del Ayuntamiento de Juan C. Bonilla de las descargas de aguas sanitarias al colector sanitario existente.

En particular, la MIA que autoriza la segunda etapa del alcantarillado sanitario a la empresa GER Construcciones del Centro, afirma que el colector de aguas residuales se conectará directamente al colector existente en la localidad de San Antonio, en la junta auxiliar de Santa María Zacatepec, mismo que descarga directamente en el “río Actiopa” –así aparece escrito en el documento de la SMADUOT, cuando la palabra precisa es Actipan--, por lo que precisa que la obra no puede iniciar sino hasta que el promovente de la obra cuenta con la autorización de las dependencias federales CONAGUA Y SEMARNAT. Este punto es fundamental para entender el conflicto de fondo En Huejotzingo: los municipios de Juan C. Bonilla y San Pedro Cholula no cuentan con planta de tratamiento, pero si la obra que pretende el gobierno logra la conexión con el colector municipal en localidad de San Antonio y el Ayuntamiento otorga la autorización de la descarga, poco importará que no existan los permisos federales.

Resalta en las MIA autorizadas que se presenta el proyecto como una obra “a ejecutarse a partir de la recepción de la presente resolución”. Es decir, una obra que inicia su construcción desde la etapa de preparación del terreno a partir del 20 de septiembre del 2019, pero que fue recibida como de ejecución total un año antes.

MIA GER Construcciones: SMADSOT/SGTDU/DDUIA/122/2019 (Primera Etapa)

MIA GER Construcciones: SMADSOT/SGTDU/DDUIA/119/2019 (Segunda Etapa)

MIA 0LI Construcciones: SMADSOT/SGTDU/DDUIA/123/2010 (Proyecto Etapa 1)

MIA OLI Construcciones: SMADSOT/SGTDU/DDUIA/121/2019 (Proyecto Etapa 2)

La Ciudad Textil

Este conflicto tiene su origen en la construcción de un fraccionamiento industrial sin la infraestructura para el tratamiento y disposición de aguas residuales. Varias empresas cuentan con plantas de tratamiento, pero muchas otras no. Las aguas residuales que resultan de la operación de los procesos industriales y de los sistemas sanitarios particulares se descargan en una laguna construida con ese propósito en tiempos del gobernador Rafael Moreno Valle, cuando el parque creció sustancialmente por la llegada de empresas ligadas a la industria automotriz. Así lo reconoció el propio presidente de Ciudad Textil, Jorge García Teruel en entrevista para Grupo Imagen en noviembre pasado, tras el estallido del conflicto.

“Pues mira –dijo a Héctor Ortiz, de Imagen Puebla TV—(la obra) es necesaria porque el parque industrial desde su nacimiento no tenía drenaje ni pluvial ni sanitario, al principio el parque era muy pequeño y se controlaba en una laguna de absorción, ha ido creciendo en los últimos cinco años y sí, nos vimos en la necesidad de hacer este proyecto.”

En sus declaraciones afirmó que las empresas instaladas en ese fraccionamiento industrial aportaron recursos económicos “peso a peso con el gobierno estatal y federal”, y reconoció que han operado sus plantas descargando sus aguas residuales a lo que llamó “laguna de absorción”. Es un hecho que las autoridades ambientales de todos los órdenes han permitido esta situación. Ni el municipio de Huejotzingo, ni la oficina ambiental del gobierno estatal, ni la Comisión Nacional del Agua intervinieron para resolver de fondo y desde las propias plantas el problema de las aguas residuales, con la instalación y la operación de las plantas tratadoras a las que por ley están obligadas las empresas. A punto de desbordamiento el sitio de la descarga, y comprometiendo la misma operación del aeropuerto de Puebla, su vecino, Ciudad Textil se vio obligada a resolver de alguna manera el problema. En el 2018, en el gobierno de Antonio Gali Fayad, los empresarios y la autoridad estatal acordaron la realización de una obra de conducción de las aguas residuales a un nuevo sitio de disposición. No hallaron mejor solución que arrojar sus descargas al río Metlapanapa por la vía del conflictivo proyecto de alcantarillado. Con la intervención del gobierno de Antonio Gali fue bautizado como “Proyecto Integral para la Construcción del Sistema de Alcantarillado Sanitario-Pluvial en la Zona Industrial de Huejotzingo”, un proyecto que, a la fecha, no se ha hecho público.

Así lo explicó Jorge García Teruel en la misma entrevista: “Es un proyecto peso a peso con el gobierno estatal y federal, y con dinero del parque, y sí cabe aclarar que el drenaje o el colector pluvial está dividido, el colector pluvial aguas solamente de lluvia van a llegar al punto de descarga marcado por CNA, que es el río Metlapanapa. Es solamente un colector pluvial, no lleva ningún tipo de drenaje, descarga, de procesos, ni sanitaria, ni de ningún tipo. Y por el otro lado se está haciendo un colector de descarga sanitaria pero ese no llega al río. El proyecto marca que se conecta al colector del pueblo que está en Santa María Zacatepec, que es un colector guiado entubado y que va río abajo hacia San Pedro Cholula a las plantas de tratamiento que están ahí.”

El que no vaya a provocar contaminación al río es justo lo que los pobladores de Santa María Zacatepec no han creído, aunque ellos mismos descargan sus desechos en el río. Y lo que el Gobierno de Puebla, igual al mando de Tony Gali que de Miquel Barbosa, no ha explicado con toda claridad al público. Los documentos aquí expuestos revelan un conjunto de irregularidades y acciones ilegales en todo el proceso. Son varios los actores involucrados: los gobiernos de Tony Gali y Miguel Barbosa y los funcionarios de las dependencias estatales involucradas, en particular CEASPUE y la Secretaría de Media Ambiente, Desarrollo Urbano y Ordenamiento Territorial; las empresas involucradas.

Lo que sigue

Finalmente liberaron a Miguel López Vega, qué bueno por él y por todos los que demandaron su salida inmediata de la cárcel y por quienes se han involucrado en la defensa del río Metlapanapa.

El interrogante se mantiene para el gobierno estatal, más allá de su obligación a reflexionar en torno a la equivocada política de criminalizar la movilización social para disuadirla.

Y sobre lo aquí denunciado: creemos que es su obligación analizar a fondo lo ocurrido con el proyecto para el parque industrial en Huejotzingo. La misma licitación, los términos del contrato y la recepción de la obra como terminada por el gobierno de Gali Fayad. Y sus propias manifestaciones de impacto ambiental. ¿Para qué, si no, está la Secretaría de la Función Pública? ¿Cómo es posible que se hayan pagado obras que no se han realizado? ¿Existe corrupción en el proceso? ¿De quién?

¿Qué piensa hacer con el proyecto de alcantarillado para sacar las aguas residuales no solo de Ciudad Textil, sino del sur-oriente de Huejotzingo? ¿Va a mantener la propuesta de arrojar las aguas negras e industriales al colector en Juan C. Bonilla, que va a dar sin ningún tratamiento al río Metlapanapa, y por su deriva a San Pedro Cholula y al Atoyac?

Ese es el problema de fondo en el entorno inmediato de Santa María Zacatepec y el problema estratégico para la sociedad poblana. No es nada más un problema del gobierno. Es un problema ambiental y de combate a la corrupción.

Es obligado un debate abierto, que involucre a los pobladores de Huejotzingo y Cholulas, a los empresarios, empezando por quienes representan a las industrias textil y automotriz, a los expertos en materia ambiental en las universidades, a los grupos civiles organizados, y al propio gobierno para que haga su trabajo, respete la normatividad y de verdad combata la corrupción. La catástrofe de la conurbación en la zona metropolitana de la ciudad de Puebla nos involucra a todos, y cada quien debe hacer su parte.

Lee los documentos originales:

FINIQUITO GER CONSTRUCCIONES DEL CENTRO

FINIQUITO OLI CONSTRUCCIONES

CONTRATO GER CONSTRUCIONES DEL CENTRO

CONTRATO OLI CONSTRUCCIONES

MIA GER CONSTRUCCIONES PRIMERA ETAPA

MIA GER CONSTRUCCIONES SEGUNDA ETAPA

MIA OLI CONSTRUCCIONES ETAPA 1

MIA OLI CONSTRUCCIONES ETAPA 2

Miércoles, 29 Enero 2020 00:00

Del fogón a la boca: Sopa de letras

Mundo Nuestro. Una más de las entregas de las las crónicas de cocina poblana Del fogón a la boca, escritas por el anticuario poblano, experto en arte popular, Antonio Ramírez Priesca. Mirar la ciudad a través de la comida. Saborearla y aprender con ella a conocer la historia que la contiene. Por la historia y por nuestra comida, valorar la extraordinaria ciudad en la que vivimos. Publicadas originalmente en el portal urbanopuebla, las crónicas de Antonio Ramírez Priesca serán reproducidas semanalmente aquí con su autorización.

‘¡Gana, quien haga la primera palabra de seis letras!’ gritábamos al unísono al recibir nuestro plato de Sopa.

No hay platillo que despierte mayor curiosidad en un capitalino al visitar La Angelópolis y comer en una fonda donde sirvan Comida Corrida - como llamamos aquí al Menú del Día – que los primeros dos platillos: sopa aguada y sopa seca.

Las pláticas con el comensal derivan inmediatamente después, en la eterna discusión sobre términos culinarios y sus diferencias, de dos Ciudades que han sido rivales - antes más que ahora - en todos los campos, como las artes, la arquitectura, la política y también, en cuestiones gastronómicas.

La plática continúa entonces en los misterios ocultos atrás de las famosas quesadillas sin queso capitalinas y es entonces, cuando el visitante acepta la gran verdad, atrás de los profundos criterios que sostienen la clasificación poblana de las sopas. Pero es hasta que el comensal degusta por primera vez un buen plato de sopa de pasta en Puebla, hecho con verdadero caldo de pollo, puré de xitomate natural sazonado y perfumado con hojitas de orégano fresco, que se rinde completamente ante la evidencia: no hay mejor remedio, para cualquier pena, que un buen plato de Sopa aguada.

Todos los días para comenzar la comida, se servía en casa un buen plato de Sopa aguada. Siempre se hacía con verdadero caldo, ya sea pollo, guajolote, res o cerdo, y se hacía utilizando además, las partes del animal que hoy se desperdician: huacales, rabadilla y patitas en el caso de las aves, huesos, ‘chambarete’ o codillo, colas, etc en el caso de los animales. El caldo se cocía durante horas, con verduras de temporada, sal y pimienta además de ‘hierbas de olor’, que lo perfumaban y lo hacían ‘menos pesado’ pero muy nutritivo.

La bisabuela Valito había frito en aceite caliente la pasta hasta dorarla – siempre usaba pasta elaborada en Puebla – para adicionar después el puré hecho con xitomates, cebollas y ajo asados en el comal de barro, y lo había sazonado ahí lentamente, para luego agregar el caldo y los demás aliños.

‘¡Gana, quien haga la primera palabra de seis letras!’ gritábamos al unísono al recibir nuestro plato de Sopa de Letras. Ello implicaba comernos la sopa y dejar en el fondo, las letritas de pasta escogidas, para formar una palabra que nos hiciera ganar la apuesta: siemp reganaba mi hermana Verónica!

Charlemos más de Gastronomía Poblana y ‘’a darle, que es Mole de Olla’’!

#tipdeldia: se producen extraordinarias pastas para sopa aguada fabricadas en Puebla, desde 1920 por Grupo Industrial La Italiana. Consume productos locales!



(Foto de portadilla tomada de sweetlifabake.com)

Vida y milagros

(Imagen de portadilla: vista aérea de la región de Huejotzingo, con el aeropuerto, el parque industrial y el poblado de Santa María Zacatepec, cruzado por el río Metlapanapa)

Entre los cambios que se hicieron al T-MEC que ya se aprobaron en Estados Unidos y México, poco se ha hablado de los que tienen que ver con los cumplimientos ambientales. En el acuerdo original del TLC firmado en 1994, México firmó acuerdos ambientales paralelos que fueron en gran medida letra muerta. Lo sé porque muchísimas empresas que exportan han contaminado impunemente el agua de la cuenca en la que me tocó vivir durante todos estos años. El río Atoyac es el río más grande de esta cuenca y es el segundo río más contaminado del país, pero en el punto en donde se encuentran el Zahuapan y el Atoyac, entre Puebla y Tlaxcala, el número de enfermedades y muertes causadas por la contaminación es el más alto del país.



La cuenca del Atoyac Xochiac mide 410 mil hectáreas, produce agua en enormes cantidades y por eso mismo sería el sueño dorado de cualquier país que carece de agua. En los estados de Puebla y Tlaxcala esa abundancia se convirtió en botín y daño, en negligencia e impertinencia en el trato hacia el medio ambiente.

Existen leyes duras, reglamentos y normas, existen acuerdos paralelos del TLC aún vigentes, y se acaban de ajustar a la alta en el T-MEC. El problema es que las instituciones públicas creadas para que su cumplimiento sea obligatorio son insuficientes y fallan en los tres niveles de gobierno, no están coordinadas y todas carecen del presupuesto mínimo para que la ley sea coercitiva. Hemos visto una y otra vez cómo las denuncias acaban siempre en un callejón sin salida, sin responsables, sin culpables. Día tras día y año tras año.

En todos los monitoreos que he visto, quienes están matando nuestros ríos con químicos y metales pesados son las industrias mexicanas y extranjeras y también los agroquímicos que en México se usan sin ningún control. Industrias extranjeras que en sus países de origen respetan las normas porque conocen las consecuencia de incumplirlas, aquí depredan a gusto porque saben que la ley es letra muerta. Muchísimas industrias evaden los costos ambientales y se los cargan a la sociedad. No existen padrones confiables en manos de ninguna instancia gubernamental en los que se sepa con nombre y apellidos quiénes usan el agua y cómo la tratan. La única huella real de su actuar está en los análisis del agua en los que los residuos traen su huella por giros. Grandes corredores industriales se han instalado en municipios débiles que ni siquiera tienen organismos municipales de agua. Según los datos que hemos solicitado al IFAI, ninguno de los municipios de la cuenca cumple con la declaratoria específica de la cuenca. Los mecanismos de inspección municipales y federales les dan una gran capacidad de maniobra a los infractores y ante la mesa de un juzgado saben que la autoridad siempre será la parte más débil. Los recortes al sector ambiental hechos en los últimos años no son buenas noticias. Nadie va a cumplir porque se los pida de bonito modo un gobernante. La ley debe ser coercitiva aquí y en China.



El TEMEC entrará en vigor una vez que Canadá lo apruebe. Así como trajo letra chiquita en materia laboral, también trae letra chica en materia ambiental. Harán bien en fijarse bien aquí y allá qué dice esa letra. El partido demócrata estadounidense insistió en incluir severas normas ambientales y mecanismos para vigilar su cumplimiento. No sé con qué instituciones enfrentaremos esto. En materia ambiental sin duda existe en México una competencia absolutamente desleal hacia giros iguales instalados en Canadá o Estados Unidos. Armadoras, cromadoras, textileras, petroquímicas o mineras, en su gran mayoría andan muy quitadas de la vida repartiendo veneno. ¿Será hasta que desde afuera nos lleguen con un garrote que las leyes ambientales se empiecen a cumplir? ¿Cuando nos amenacen con aranceles y sanciones o con visitas de inspectores? Al igual que en lo laboral, el acuerdo crea agregados ambientales, cualquier cosa que eso vaya a ser, y se ocuparán de hacer cumplir los nuevos acuerdos. Así lo aceptamos desde el Congreso de la Unión.



Hoy, el presupuesto para las instituciones que están obligadas a hacer cumplir las leyes ambientales en materia de agua es absolutamente insuficiente en los tres niveles de gobierno. Ojalá recapaciten y entiendan que invertir en esto no es un gasto, es una apuesta obligada para garantizar nuestro futuro.

Mundo Nuestro. Hay historias gratas, que se vienen encima con la fuerza de la montaña que cobija a un pueblo originario. Es una historia que construyen colectivamente las mujeres de una comunidad en el corazón de la Reserva de la Biósfera Tehuacán-Cuicatlán. Creyeron en sí mismas, tocaron las puertas necesarias y realizaron lo que se propusieron: construir un nuevo horno alfarero de leña, con la tecnología dispuesta para ahorrar combustible y cuidar de la salud de las artesanas.

No es cualquier comunidad alfarera. Ellas son de Los Reyes Metzontla, la primera comunidad en México en recibir el Premio Nacional de Ciencias y Artes comunitario. La suya es la loza bruida, bañada en cera de abeja, con la que dan forma a una de las cerámicas más elegantes que se producen en nuestro país.

Iliana, Silvia y Rufina nos cuentan esta historia.



Página 1 de 134