Elementos filtrados por fecha: Abril 2019
Lunes, 29 Abril 2019 00:00

Vida y milagros

En marzo de 2017, Dale la Cara al Atoyac A.C. y la Alianza para la Defensa Ambiental A.C. iniciamos juntos un juicio estratégico mediante la figura del amparo indirecto, recurso interpuesto en contra de diversas autoridades de los tres órdenes de gobierno —federal, estatal y municipal—, por las omisiones en que han venido incurriendo en relación a la contaminación de los ríos y cuerpos de agua que conforman la Cuenca Hidrológica del Alto Atoyac. El objetivo del litigio es que mediante un fallo judicial los diferentes niveles de gobierno presenten compromisos acompañados de un presupuesto adecuado para la remediación integral de los cuerpos de agua y la flora y fauna que forman parte de su ecosistema. El fondo del asunto es la conservación de la cuenca Atoyac Xochiac, ya que del agua de esa cuenca dependemos más de cinco millones de personas. La cuenca mide 410 mil hectáreas, 210 mil pertenecen a Puebla.



Durante el juicio solicitamos a los 22 ayuntamientos de la cuenca ubicados en el estado de Puebla, toda la información pertinente acerca de la administración y la prestación de los servicios de agua y saneamiento que por mandato del artículo 115 Constitucional les corresponde ejecutar. Fue sorprendente conocer la debilidad extrema de los municipios con respecto a esta responsabilidad y el enterarnos de que no cuentan con la capacidad de prestar el servicio, que carecen de padrones de usuarios, de herramientas jurídicas y reglamentos adecuados, que casi nadie paga el agua, que no pueden controlar las descargas tóxicas de las industrias y grandes desarrollos urbanos y que carecen de infraestructura moderna y funcional para el saneamiento. También que ha habido una enorme ausencia del gobierno estatal para apoyar y fortalecer a los municipios en este tema.

El 65% por ciento de la contaminación del río Atoyac proviene del municipio de Puebla y sus juntas auxiliares. El 70 % del territorio ha estado bajo el control del Sistema Operador de Agua Potable y Alcantarillado de Puebla (SOAPAP) organismo público descentralizado que desde 1987, por modificación de su decreto de creación, pasó a depender del gobierno del estado de Puebla y no del ayuntamiento, aunque de origen el decreto nació para prestar el servicio de la ciudad de Puebla. Hay varias reformas a dicho decreto, en 1991, 1994 y 1997, las cuales le han permitido firmar convenios de coordinación con municipios colindantes para prestarles el servicio mediante un pago, aunque el titular central es el municipio de Puebla. Hoy, más de 8 mil empresas descargan sus aguas residuales al Atoyac, pero solo 500 cumplen con los parámetros de la declaratoria específica Atoyac Xochiac publicada en junio de 2011. El 30% restante de la ciudad de Puebla depende de la nueva Dirección del Agua de la Secretaría de Desarrollo Urbano y Medio Ambiente del municipio de Puebla.

En 2013, durante la administración de Rafael Moreno Valle se tomó la decisión de concesionar el servicio que daba el SOAPAP a un consorcio formado por los señores Gutiérrez Cortina y Grupo Hermes de Carlos Hank González, quienes operan la concesión con el nombre de Agua de Puebla. Las concesiones pueden ser buenas para ejecutar acciones e inversiones que requieren del largo plazo que los gobiernos no tienen. Tan es así que hay muchas concesiones: de alumbrado, de recolección de residuos sólidos urbanos, de rellenos sanitarios, incluso en la ciudad de México una gran parte del cobro del predial la hace un concesionario. Los problemas surgen cuando las concesiones no son transparentes, cuando el estado tiene una débil o nula rectoría sobre ellas y cuando la contraloría social es inexistente. Con respecto al contrato entre el SOAPAP y Agua de Puebla, el convenio concesión incluyó unas irregulares cláusulas de confidencialidad.



El Décimo Sexto Tribunal Colegiado en Materia Administrativa del Primer Circuito en la ciudad de México solicitó en mayo de 2017 como parte de la evidencia para delimitar las responsabilidades correspondientes a cada ente gubernamental, el Título de Concesión entre Agua de Puebla y SOAPAP. Pasaron 18 meses desde el inicio de la solicitud y finalmente SOAPAP entregó al juzgado un primer contrato concesión firmado en diciembre de 2013 y al que tuvimos acceso en septiembre de 2018. El Título Concesión incluye la prestación del servicio público de agua potable, alcantarillado, saneamiento y disposición final de aguas residuales en el municipio de Puebla, así como en las circunscripciones territoriales de los municipios que ahí se indican. Supimos que la empresa pagó 1,450 millones de pesos por la concesión y se comprometió a invertir 3,844 millones de pesos en cinco años, que vencieron en diciembre de 2018. Se harían inversiones en conducción, control de fugas, servicio medido y saneamiento y también a cumplir con todas las normas ambientales vigentes.



Para entender el por qué el río Atoyac sigue tan extremadamente contaminado fue que pedimos el convenio. Sin esa información nos faltaba una pieza clave de conocimiento. Durante casi año y medio el SOAPAP argumentó que por las cláusulas de confidencialidad no se nos podía entregar el convenio. Lo mismo se le dijo al municipio de Puebla, al Congreso y a todo el que solicitó la información vía transparencia. Dichas cláusulas de confidencialidad se pueden justificar entre privados, pero no en una concesión que emana de la prestación de un servicio que corresponde a entes públicos como lo son los municipios y los estados. Sin esa información era imposible entender por qué el río seguía cada vez peor y dónde empezaban y terminaban las responsabilidades de cada ayuntamiento. El convenio de 2013 nos permitió conocer la complejidad de una concesión cuyo polígono fue ampliado por Manuel Bartlett en 1997, con la modificación del decreto de creación que permitía que el SOAPAP prestara el servicio en otros municipios, como el de San Andrés, en la estratégica zona de Angelópolis y en Lomas de Angelópolis, en el desarrollo inmobiliario Posada/Aspe que ya tiene más de 50 mil casas. Pudimos ver los incumplimientos de pagos a lo largo del tiempo de municipios que tenían convenios de coordinación como San Andrés Cholula, San Pedro Cholula, Tlaltenango, Juan C. Bonilla, Santa Clara Ocoyucan, Xoxtla, Coronango y Amozoc.

Con esa información estábamos, cuando por casualidades del destino supimos que el contrato que el SOAPAP le había entregado al juez no era el vigente, que había un convenio modificatorio de mayo de 2014, convenio del que casi nadie sabía nada, pero que daba cómodas prórrogas de cumplimiento del contrato a la empresa. Tuvimos acceso a una copia simple, útil sí, pero sin valor probatorio de nada. Otra vez a regresar al juzgado y a argumentar que era necesario conocer la información vigente de manera oficial. Fue difícil porque el juez había dado por terminado el periodo de entrega de pruebas.

Finalmente, el día 25 de abril de 2019, el juez ordenó al SOAPAP que sea entregado en el juzgado el título de concesión vigente con sus respectivas modificaciones y anexos. Tener esta última versión del contrato de manera oficial era fundamental también para el juzgador, que tendrá que obligar a todos los actores involucrados a actuar con responsabilidad con respecto las condiciones por las que se concesionó el servicio del agua y su saneamiento en Puebla. Con la información correcta y completa es posible lograr acuerdos positivos para evitar el desplome y la ineficacia en un servicio que es de vital importancia para todos. Es también la única manera de revertir la muerte del río Atoyac y sus ríos tributarios, contaminados salvajemente desde todos los rincones de la metrópoli.

Publicado en Dale la cara al Atoyac
Domingo, 28 Abril 2019 00:00

Mundo Nuestro. Zarpan hacia el Pacífico el 22 de marzo del 2019 desde Puerto Vallarta. En el ALDIVI van las emociones de la familia poblana Sánchez Irigoyen. Desde ese mismo día, ya en el arrullo del mar, con los niños dormidos, Bernadett Sánchez empieza a escribir este diario de viaje. Su preocupación no deja de estar en los acontecimientos inmediatos en el entorno de la breve embarcación que guardará su vida en los próximos dos años, y claro que sigue con esmero los afanes del capitán Alejandro, su marido, ocupado en todo momento por el viento y las olas, por las velas y la deriva del velero, pero en el diario discurren con la soltura de la brisa grata del oceano que los acoge sus sentimientos, igual en el reflejo de las emociones de sus tres pequeños hijos aventureros que en las pinceladas certeras del encanto mágico del horizonte sin tierra a la vista. Nubes y cielos cambiantes acompañarán en todo momento el sueño de esta navegante.

RELACIONADA: “Soltando amarras”. Seguir el sueño del ALDIVI en el mar



22 de Marzo, 2019

Zarpamos de México, SOLTAMOS AMARRAS a las 10:29 de la mañana, y así como dejamos Puerto Vallarta, se quedaron atrás pendientes, miedos, compromisos, despedidas que nos apachurraron el corazón, el acelere de los preparativos, las reparaciones infinitas del velero, el agobio de hacer un súper para alimentar bien a mi familia durante el cruce del pacífico, etc... No sabía cuáles serían mis sentimientos a la mera hora del zarpe, pensaba que tal vez la adrenalina que me invadió los últimos meses no me dejaría ver el gran reto que todo esto significa. Mi ser se dividió en dos pensamientos, uno que estaba siempre ocupado y aunque a veces temía, primero tenía cosas que hacer, y otro que simplemente me decía todo va a estar bien, hazlo. Por alguna razón este siempre fue el más fuerte. La sensación escondida en mi mente de que me aproximaba a un precipicio era latente en mi pensamiento, la que veía el final de un piso firme y me daba miedo; pero algo me seguía indicando el camino, y de pronto llegué a ese final y en vez de piso, fue mar: no estaba tan aterrador, no me había caído.



Ahora floto y depende de mí disfrutarlo.

+++++



Ya estoy aquí, en el inmenso pacífico, a unas horas de haber iniciado esta aventura, y me siento tranquila, estoy contenta, abrazo a mis hijos y siento cómo también ellos se liberan poco a poco de tantos miedos. Me estoy relajando y mi voz interior repite sin parar la palabra CONFÍA. Y así me siento, confiada, segura, optimista, en paz, tengo a bordo del ALDIVI todo lo que necesito y más, mis hijos y mi marido son ahora mi única prioridad y a mi capitán lo veo soltarse sin dolor, sin dudas, contento con lo logrado y seguro de lo que sabe, y eso se nos contagia a toda la tripulación y confiamos en él.

+++++

La bandera de La Paz viene papaloteando alegre en la popa a estribor. El barco navega suave y se entrega al ritmo del mar, se siente como si dos viejos amigos se reencontraran y se abrazaran contentos, Impecable el ALDIVI parece zarpar feliz mar adentro, siente el viento y vuela confiado, es fuerte y sabe lo que está haciendo. Además, le cayó bien su capitán, se entienden y van siendo cómplices en todo momento. Qué rico se siente estar aquí y ahora. Tuve tanto que hacer que no lograba conectar con mi presente, aun así, fueron tantas las muestras de cariño en tierra, y las señales del amor incondicional de Dios para con nosotros, que tal vez es también lo que hoy nos tiene con calma y seguros de que estamos siempre acompañados por él y los pensamientos de amor de nuestros seres queridos. No nos cabe más en el corazón, nos sentimos bendecidos e infinitamente agradecidos, ahora a disfrutar el atardecer y a preparar la cena.

24 de Marzo, 2019

Adaptándonos a nuevos ritmos. Debemos tener cuidado en cosas que no pensábamos fueran complicadas: servir un vaso de agua es un gran reto cuando el piso jamás se está quieto, nunca sabes a hacia donde decidirá moverse el barco y por lo tanto ser precavido y ordenado es indispensable en esta nueva vida. La paciencia es el eslabón que debemos soldar cada día para que esta experiencia sea una cadena de buenos y mágicos recuerdos, pero también es un reto en un espacio reducido y siendo tantos.

Somos nosotros cinco Irigoyen Sánchez, más nuestros amigos y grandes navegantes los Fedes, Federico Haller y Federica Pelayo, futuros esposos que decidieron venir a vivir esta experiencia con nosotros en esta etapa, la más larga de nuestra navegación planeada para los próximos años; desde el corazón les estamos agradecidos. Entonces como decía, la paciencia es la clave del éxito de cada día a bordo, es con esta mágica medicina del alma con la que lograremos desintoxicarnos de nuestro acelere en la tierra, de romper con ese ritmo siempre veloz para aceptar y entender este nuevo, más lento y tranquilo.

+++++

Ya no vemos tierra desde ayer. De los datos de navegación yo no sé mucho, se los dejo al capitán, yo me sigo con los sentimientos. Nuestros ojos y cuerpo se adaptan al clima a la luz del sol, al viento, al incesante movimiento y al mágico horizonte donde sale y se oculta el sol cada día, detrás de esa línea imaginaria al final del mar. Y surgen mil preguntas: Diego quiere saber sobre la rotación de la tierra y quiere entender la fuerza de gravedad, pues su cabeza comienza a hacerse preguntas como, ¿por qué las personas que están debajo del ecuador más al sur, están de cabeza?, ¿no se caen?; Alexa pregunta, ¿va a hacer más calor en el ecuador? ¿Poseidón vive bajo el mar? ¿Por qué nuestra ubicación se mide en grados y minutos? Y Vital, con su infinita imaginación, inventa nombres de tiburón, pues le parece curioso que exista un tiburón martillo, un tiburón toro, un tiburón limón. Y así empieza esta nueva escuela con sus propias observaciones y cuestionamientos.

+++++

El azul del mar es de un azul indescriptible, intenso, precioso; no es marino, no es rey, no es cobalto, no es plateado, es todos esos en su máximo tono y expresión. El mar está tranquilo, nos da una bienvenida con calma, nos hace sentir cómodos y contentos, el viento es fresco y nos acaricia la cara, delicioso.

7:15p.m. Nos sentamos a ver el atardecer, necesitamos una chamarrita.

7:28 p.m. saz! El rayo verde, intentamos verlo en ese último microsegundo en que se mete el sol, y comienzan todos esos tonos naranjas, rosas, verdes y morados en el cielo, parece un arcoíris ancho y horizontal.

La imagen puede contener: océano, cielo, agua y exterior

25 de Marzo, 2019

Aquí seguimos, volando en este barco tan seguro y sobre este infinito mar, solo hay mar azul, un horizonte lejano y un cielo claro y limpio, solo unas poquitas nubes se ven como soplidos de vapor, largos y poco condensados. Sale el sol y es un día más, siento como Dios nos sopla con suavidad y el viento es generoso y fresco, los rayos de sol son como besos para la piel en este amanecer y hay mucha paz.

+++

La desintoxicación no ha llegado del todo, quiero hacer más cosas de las necesarias, cocino, pico fruta, barro y barro, limpios baños, acomodo la ropa, como que aún no me relajo a sólo observar, no sé si es que no me suelto yo o que con tres hijos que me requieren todo el tiempo, el quehacer es también un escape para mí.

Sin embargo, sigo tranquila y me pregunto si será normal, como que, para estas alturas, yo pensé en meses anteriores, ya me debería entrar alguna angustia, y todavía nada, esta inmensidad de la que ahora somos parte la siento como un abrazo de la naturaleza. Alexa, decidió organizarse un horario con actividades para que en el día tenga un orden y si se siente un poco aburrida en su horario siempre tenga alguna idea que hacer, me pareció brillante. Ella necesita orden para tener paz mental, y la entiendo perfecto. Diego se encontró un pez volador en la cubierta y lo observó un buen rato, lo mantuvo entretenido hasta que lo devolvió al mar. Vital no suelta su HARAPITO, lo arrastra por todo el barco y se chupa su pulgar, esto empezó a hacerlo a los 4 años, no sé por qué, como rebelde a crecer, quiere seguir siendo el bebé de mamá y extraña mucho a Luisa, la señora linda que trabajaba en nuestra casa y que nos ordenaba la vida. En realidad, todos la extrañamos, estamos aprendiendo a valernos por nosotros mismos para todo, y suena insoportable, pero creo que estábamos demasiado consentidos, es un reto más para todos dejar de serlo.

+++++

Qué lindo se siente cuando agradeces al mar su tan amigable recibimiento, sigue moviéndose con calma para ayudarnos en esta etapa de adaptación. Nos sigue sorprendiendo con sus colores y los atardeceres parecen pinturas de acuarela que solo Dios logra. Agradecidos seguimos, aunque ya empezamos a extrañar a nuestras familias. Sólo se nos ocurre hablar de los sobrinos y sus anécdotas. Alejandro viene feliz, trabajando incansable en estudiar bien el viento y las olas, y decidir el rumbo y posición de la vela ideal, y sus hijos y yo lo vemos con admiración, pero le hacemos mil preguntas y lo necesitamos para todo. Eso debe ser agotador, creo que le está costando a él más que a todos el compartirlo todo, ceder su silencio, tiempo y espacio en todo momento; es difícil, lo entiendo, no estaba acostumbrado a escuchar a los niños las 24 horas, tal vez yo un poco más y por eso tengo más paciencia, es normal. La mayor responsabilidad la trae él, y aunque se liberó de mucho, debe estar alerta día y noche y ser preciso en sus decisiones, y lo hace muy bien, es un excelente ingeniero y todo lo va resolviendo. Como él dice: si te gusta navegar, acostúmbrate a estar en crisis permanente, si no es el water maker, es el generador, o la estufa, o el motor, o el baño que no jala bien, o que ya nos queremos bañar y necesitamos freshwater, o que cambio el viento y hay que bajar la vela, o subir otra… Así es su vida a bordo. Pero así le gusta, qué le vamos a hacer.

La imagen puede contener: 2 personas, barba

CONTINUARÁ...

Publicado en Sociedad |#c874a5
Domingo, 28 Abril 2019 00:00

Mundo Nuestro. Arranca esta semana el último mes de campaña electoral en Puebla. Vale entonces el ánimo cívico para recordar el esfuerzo desarrollado por la organización civil Dale la Cara al Atoyac, quien desde hace ya cuatro años no sólo ha insistido en recordar el problema estratégico que la sociedad poblana enfrenta con el acceso al agua, su abasto, administración y tratamiento, sino que ha desarrollado lo que hasta la fecha es la perspectiva más completa de esta realidad: una agenda para investigar, discutir y proponer soluciones con la participación de todos los actores involucrados.

La recordamos aquí con el ánimo de que este proceso electoral vaya más allá y los ciudadanos obliguemos a los partidos a debatir verdaderamente el futuro de nuestra sociedad.



Publicado en Dale la cara al Atoyac
Domingo, 28 Abril 2019 00:00

Mundo Nuestro. La vía legal es larga en México. En un mundo de abogados las leyes son el pantanoso campo en el que el tiempo discurre de la mano de las artimañas y vicios en los procesos, de los recursos a la mano de abogados litigantes, de amodorrados jueces que miran con sorna los papeles atiborrados en su escritorio.

Más de dos años ha llevado el juicio de amparo indirecto llevado por la asociación civil poblana Dale la Cara al Atoyac por la vía de un grupo de ciudadanos que interpuso la demanda contra las autoridades de los tres niveles de gobierno responsables de la catástrofe ambiental en la cuenca alta del río Atoyac. Finalmente el juez federal a cargo del proceso obligó al organismo gubernamental SOAPAP en Puebla a entregar completo el paquete de documentos que forman, con todo y modificaciones, el título de concesión con el que Rafael Moreno Valle, entonces gobernador, privatizó el servicio del agua en Puebla a favor del empresario Hank González en los años 2013 y 2014. El contenido de dicho contrato, oculto desde entonces a los ojos del público, tendrá que conocerse en tu totalidad esta semana.

¿Por qué es fundamental conocer a fondo este título de concesión? Así lo explica Dale la Cara al Atoyac:

"Con los amparos ganados se pudo confirmar que aún existe un adeudo de mil 500 millones de pesos que el gobierno del estado no pagó en 2013 a Banobras cuando entregó la concesión a Agua de Puebla (...) El Soapap se limitó a renegociar la deuda a largo plazo, dejando como aval al gobierno del estado. Al hacerlo así no se cumplió con uno de los objetivos que justificaron la concesión que fue el enorme endeudamiento y falta de capacidad de inversión del Soapap para mejorar el servicio."



Y describe las ventajosas condiciones que favorecen al concesionario y dejan inerme al ayuntamiento de la ciudad: los nuevos plazos concedidos a la empresa en el 2014 para cumplir con las inversiones comprometidas en el contrato original, en tanto que la empresa puede demandar al Soapap una enorme indemnización en caso de “incumplimientos”.

“Conocer el título de concesión vigente --afirma Dale la Cara al Atoyac--, con modificaciones y anexos, es fundamental para obligar a todos los actores involucrados a actuar con responsabilidad con respecto a las condiciones por las que se concesionó el servicio del agua y su saneamiento en Puebla."

Presentamos el boletín de prensa dado a conocer el viernes 26 por la organización civil:



Publicado en Dale la cara al Atoyac
Domingo, 28 Abril 2019 00:00
Jueves, 25 Abril 2019 00:00

Mundo Nuestro. Obligado por la justicia federal, al fin el SOAPAP entregará completo el título de concesión por el que se privatizó al agua en la zona metropolitana de la ciudad de Puebla.

Más de dos años después de interpuesto el juicio de ampro indirecto 303/2017 ante el Juzgado Tercero de Distrito en Materia Administrativa en la Ciudad de México, el SOAPAP entregará, obligado ese organismo por el juez federal, el Convenio Modificatorio y Anexos de fecha 3 de julio de 2014 del TÍTULO DE CONCESIÓN PARA LA PRESTACIÓN DEL SERVICIO DE AGUA POTABLE, DRENAJE, ALCANTARILLADO Y SANEAMIENTO DE AGUAS RESIDUALES DEL MUNICIPO DE PUEBLA, ASÍ COMO LA CIRCUNSCRIPCIÓN DE LOS MUNICIPIOS DE CUAUTLANCINGO, SAN ANDRÉS CHOLULA, SAN PEDRO CHOLULA Y AMOZOC. Una concesión entregada el 26 de diciembre del 2013 por el entonces gobernador Rafael Moreno Valle al empresario Hank González, mantenido oculto a los ciudadanos a pesar de tratarse de una licitación pública (SOAPAP-LPIC-OO1/2013).

Así lo comunica el organismo al abogado de los ciudadanos que interpusieron el amparo indirecto en marzo del 2017. No pudo ya encontrar una nueva maña que le hiciera darle la vuelta legal al Juez Tercero.

El hecho de que se hagan públicas las modificaciones al contrato obligará a los actores principales de este proceso --el gobierno del estado, el propio organismo, el gobierno de la ciudad de Puebla, los gobiernos de los municipios vecinos involucrados, la empresa Agua de Puebla, y los organismos civiles como Dale la Cara al Atoyac que han luchado por transparentar la información de uno de los asuntos estratégicos para la vida de la sociedad poblana-- a enfrentar de una buena vez las onerosas condiciones por las que se privatizó el agua en nuestra ciudad. Sólo a través de una sensata discusión de las alternativas que existen para encarrilar positivamente este proceso será posible evitar el colapso de un servicio fundamental para todos. A qué se comprometió el gobierno estatal en el 2013-14. Qué ocurriría si se revierte la privatización, en qué condiciones queda el ayuntamiento de Puebla; cuál es la responsabilidad de los municipios cholultecas, etc.



Por lo pronto, y contra todas las mañas del organismo operador en todos estos años para salvar el pellejo de la empresa y de los políticos que promovieron esa desastrosa decisión, al fin los ciudadanos conoceremos los términos en que se ha administrado por un particular el más importante asunto de la vida pública en nuestra ciudad: el acceso al agua.

Jueves, 25 Abril 2019 00:00

La argumentación invencible de la lengua en México

La evolución en un cartel



Muchas veces quise poner por escrito mis incomodidades y reparos frente a la teoría evolucionista y siempre me detuve porque conozco poco y seguramente mal esa teoría y por lo tanto mis observaciones bien podrían quedar fuera de lugar o haber sido respondidas mucho antes de que yo las formulase. Mis conocimientos de esa teoría son los de una persona común y provienen de lecturas hechas aquí y allá, o de haber asistido a exposiciones en vivo donde el expositor, casi invariablemente, en algún momento estelar de su alocución y como para ejemplificar de manera contundente los principios del evolucionismo exhibe un cartel en donde se puede ver una secuencia de imágenes que comienza con una criatura simiesca que progresivamente se va irguiendo sobre sus patas traseras mientras crece su cráneo y su mandíbula decrece hasta desembocar en un hombre, por decirlo así, hecho y derecho. Recuerdo que en una oportunidad en que estaba aún fresca la hazaña de los argentinos que habían ganado el campeonato mundial de futbol un expositor –y no un expositor cualquiera sino un peso pesado de la fisiología– exhibió el mentado cartel pero ahora, en el puesto del hombre “hecho y derecho”, había una foto de Diego Armando Maradona.

Siempre sentí que en esa exposición serial había algo equívoco para mí, y profundamente insatisfactorio. Porque todo eso tiende a sugerir que la evolución de la especie humana es, tanto causal como temporalmente, la última en producirse y que el resto de las especies son un logro ya superado y ahora tuvieran un interés y una función secundaria; como si los peces y las lagartijas fueran actores de reparto. La proliferación de especies animales o vegetales es verdaderamente, y hasta sospechosamente, asombrosa por su profusión, pero vistas así las cosas pareciera que la naturaleza hubiese iniciado su proceso evolutivo siguiendo un programa que desemboca en la creación del hombre y solo en él. El hombre, pues, sería la culminación de una larguísima, plural actividad de la naturaleza que ahora, en el final, todavía siguiera produciendo variedades de ranas, de mariposas y hasta de flores silvestres, distraída o quizá olvidada de que ella misma ya había hecho lo que debía hacer, un hombre, el Hombre, y por lo tanto podía ya descansar de sus afanes.

Una vez leí un libro de escasa circulación y cuyo título he olvidado –siempre pensé que con justa razón–, un libro en el que su autor –cuyo nombre también he olvidado– aseguraba que Dios había creado la naturaleza como un laboratorio experimental para perfeccionar las funciones que después integrarían el cuerpo humano. Así, había creado las aves y los peces para perfeccionar la función respiratoria, las víboras para la nutrición, las águilas para la visión, las ratas y los conejos para el olfato, los moluscos para la producción de sustancias untuosas, “y así te sigues” como dijo el yucateco que le daba una clase de inglés a su paisano. Ese libro olvidable –solo recuerdo que su autor era un argentino cordobés, un paisano mío– sin embargo no dejaba de situarse en la línea argumentativa desplegada por el famoso cartel. Al contrario, lo hacía de una manera superlativa. Todo ello nos sugiere que, en última instancia la evolución se explica, se explicaría –tanto en la religión como en la ciencia y tal vez en el sentido común– por el hombre, porque al cabo es el hombre el que le da sentido a la evolución. Desde esta perspectiva, la evolución sin el hombre carecería de sentido. Los líquidos densos y adhesivos que secretan los órganos sexuales no provienen de los moluscos, es cierto, pero los moluscos están ahí –según lo muestra de hecho la actitud del científico– para que el hombre estudie la variedad de sustancias acuosas que lubrican su cuerpo. Por ello, el cartel que muestra esa secuencia de imágenes indicaría la coronación de todo el proceso evolutivo. Por ello también, ese cartel expresa una ideología dispuesta a justificar la naturalidad con que la especie humana ha dispuesto de las otras especies, y a naturalizar el hecho de que siempre hayan sido vistas como proveedoras de sus necesidades. Se trata de una ideología tan tenazmente incorporada que hasta permite imaginar que un pollo puede estar feliz de que un hombre lo lleve a su mesa bien cocido y bien condimentado.



SIGUE EN REVISTA ELEMENTOS



Publicado en Revista Elementos
Jueves, 25 Abril 2019 00:00

Mundo Nuestro. Apenas la semana pasada arrojaron a su cauce a unas personas descuartizadas. Tal es la barbarie de nuestra sociedad, y tal el uso de cloaca que le damos a los arroyos en la zona metropolitana de la ciudad de Puebla. Este testimonio lo presenta la organización civil Dale la Cara al Atoyac. Es una relación fotográfica de lo que encontraron el martes por la mañana en un recorrido por el arroyo Zapatero, en su triste derrotero desde el Periférico, al otro lado de la UDLA, hacia su desembocadura con el río Atoyac, a la altura del fraccionamiento La Vista, Una prueba más de que los ojos nuestros no están posados sobre lo que nos da la vida. Una prueba contundente del desastre de la cuenca en los territorios municipales de San Andrés Cholula (el Zapatero, por ejemplo), San Pedro (el arroyo Ametlapanapa) y Cuautlancingo.

Ayer martes 23 de abril, un recorrido atrás de la Universidad Madero. El arroyo zapatero pasa, de un lado, por una colonia marginada, con pésismos servicios, y por otro, detrás de la Universidad Madero, un fraccionamiento de lujo. Tiran de todo... Hay muchas descargas ilegales, y todo está muy cerca de Angelópolis y el corazón de San Andrés. Pero toda la la metrópoli está igual. Es un horror.

Finalmente el zapatero pasa por debajo de la Atlixcayotl y desemboca en el Atoyac, pero antes cruza por un costado del Tec de Monterrey y del Parque Metropolitano. Así está toda la metropoli de los municipios conurbados. El 60 por ciento del problema está en Puebla, el resto en los demás municipios.

El largo estiaje de este año Provoca que las descargas de materias fecales y residuos de empresas se concentren al máximo... Es de riesgo para la salud.



Los ayuntamientos no cuentan ni con la infraestructura ni las herramientas jurídicas necesarias para enfrentar el problema de acuerdo a las atribuciones que les da el artículo 115 constitucional. Desde la federación tampoco están pudiendo enfrentar el problema , entre otras cosas por los recortes presupuestarios tan grandes que han ido sufriendo a lo largo de los años. El papel del estado debe ser el de integrador de los esfuerzos conjuntos de federación y municipios.





Publicado en Dale la cara al Atoyac
Martes, 23 Abril 2019 00:00

Mundo Nuestro. Naturalista es una aplicación en la red desarrollada por la CONABIO que nos permite participar con los expertos en el conocimiento de la biodiversidad mexicana.

Así se presenta esta herramienta abierta para todo el mundo:

" es un lugar en donde puedes aprender sobre las plantas y animales de México y del mundo, puedes registrar y compartir lo que observas en la naturaleza y puedes conocer a otros aficionados y profesionales. ¡Tus fotos ayudarán a aumentar el conocimiento sobre la biodiversidad mexicana!"



Qué es Naturalista:

Ahora han lanzado el Reto Naturalista Urbano 2019.



Qué es el Reto Naturalista Urbano 2019:



Las ciudades de todo el mundo compiten para ver quién puede hacer más observaciones, encontrar más especies y comprometer a más personas en el desafío de la naturaleza de la ciudad de 2019. Se inspiró en el City Nature Challenge 2019: https://www.inaturalist.org/projects/city-nature-challenge-2019

El Reto Naturalista Urbano Puebla y Zona Metropolitana 2019

Requisitos

Martes, 23 Abril 2019 00:00

Mundo Nuestro. La justicia federal ha decidido ir al fondo del problema: las concesiones en territorios de pueblos originarios otorgadas a empresas mineras sin que se haya consultado a las comunidades afectadas van en contra de la Constitución y del Convenio 169 de la OIT. Son ilegales porque violan el derecho a la consulta y al consentimiento previo, libre e informado.

La resolución del juez federal del día 22 de abril pasado forma parte del juicio de amparo 445/2015 interpuesto por la comunidad de Tecoltemi, y es sin lugar a dudas un hecho histórico que pondrá en jaque a la industria minera al otorgar a los pueblos originarios afectados por la implantación de proyectos extractivos a cielo abierto el sustento legal para impugnar la política del Estado mexicano contra su territorio.

La decisión sobre el conflicto provocado por la instalación de la empresa canadiense Almaden Minerals en Ixtacamaxtitlán no ha terminado. La empresa, por la vía de sus abogados mexicanos en la ciudad de México, ha sostenido que con quitar del proyecto el territorio que corresponde a Tecoltemic el proceso puede seguir sin problema. Y no será sencillo que no sea así, pues cuenta con el apoyo de la propia Secretaría de Economía del gobierno de Andrés Manuel López Obrador, en una más de las contradiccciones que se sufren en la llamada 4T.

El conflicto, entonces, seguirá por un tiempo, pero la decisión histórica de la justicia federal marca un momento crucial para el movimiento de resistencia contra la imposición de proyectos industriales negativos para el medio ambiente y la sociedad en México.



Relacionadas:

Pensar Ixtacamaxtitlán: la Manifestación de Impacto Ambiental y la mina a tajo abierto

Del indio sin alma al indígena sin cultura. Respuesta de Julio Glockner a GMI Consulting y la minera en Ixtacamaxtitlán

Ixtacamaxtitlán en riesgo: un alto funcionario de AMLO respalda a la minera canadiense

Presentamos el comunicado dado a conocer por las organizaciones civiles FUNDAR y Tiyat Tlali:



La imagen puede contener: texto

La imagen puede contener: texto



Página 1 de 4