Elementos filtrados por fecha: Julio 2019
Miércoles, 31 Julio 2019 00:00

Mundo Nuestro. Llamamos la atención sobre este comunicado de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla. Las cifras son brutales: casi 77 mil estudiantes en la matrícula del 2013 contra más de 120 mil en 2019. En este último número están los 31 mil de nuevo ingreso que inician actividades en este mes de agosto. En los hechos, en tan sólo cinco años, la universidad poblana ha aumentado en más de un 80 por ciento su matrícula. ¿Qué significa esto? Muchos temas están en la mesa: el primero, la respuesta a la enorme demanda de plazas por miles de jóvenes poblanos de todas las clases sociales; después, por supuesto, la capacidad de la institución para soportar esta nueva carga escolar desde las condiciones materiales y humanas con las que cuenta. Dificilmente podemos encontrar un asunto más estratégico que este, y en buena medida podemos decir que la viabilidad de nuestra sociedad está en ese predicamento extremo. Agua y educación, asuntos vitales y que sin embargo nunca alcanzan la condición mínima de debate público que su tratamiento obliga en una sociedad que se dice democrática.

Si la institución ha sacado este posicionamiento es de entender que las presiones dentro y fuera de la universidad están a todo tren. A lo que debiera ser un profundo debate sobre el papel de la universidad pública en una realidad como la nuestra, con miles y miles de jóvenes sin acceso a la educación media y superior, lo que se adivina es el golpeteo en medios para obtener beneficios particulares de grupos de poder fáctico dentro y fuera de la universidad: permisos de incorporación a la BUAP para escuelas patito, plazas para los cuates, dinero so pena de injuriarte en las columnas periodísticas.

Ojalá que este posicionamiento ayude a encontrar el camino para un verdadero debate sobre la universidad pública y su papel estratégico para la vida de la sociedad poblana.

Publicado en Universidades |#000
Miércoles, 31 Julio 2019 00:00

Dignificar el barrio, y hacerlo como ciudadanos organizados para contribuir a tener una mejor ciudad. De eso se trata esta historia.

Parque Vivo es una iniciativa que pretende mejorar el espacio físico urbano y que promueve los alcances del diseño, la arquitectura y del muralismo mexicano a través de la intervención del parque Vicente Lombardo Toledano. Sí, a la vuelta de Los Sapos y a una cuadra del edificio Carolino, en la esquina de la 4 Sur (antigua calle de la Palma) y 5 Oriente (antigua calle del Deán), y que forma parte de las actividades que se realizarán durante la Primera Edición de la Design Week Puebla 2019.



Un parque vivo, un proyecto que favorece la participación ciudadana a través de acciones directas que permiten la conservación y exaltación de los espacios urbanos públicos. Y para lograrlo en esta esquina se han involucrado personas, organizaciones civiles y, empresas como Jumbo, Comex, con la Fundación Corazón Urbanox, Fundación Casa del Mendrugo y CENTRAH. Todos se han unido para el desarrollo de actividades enfocadas al diseño, la creatividad y la innovación de uno de los escasos parques existentes en el corazón del centro histórico de la ciudad de Puebla.

Vida al Parque Vicente Lombardo Toledano



Este parque, también conocido como Jardín del Arte, ubicado en una esquina de la zona del Centro Histórico de la ciudad, fue construido en la década de los 80s para ocupar el lugar que tenía ahí un estacionamiento. En los sesentas la casona colonial que ocupaba este espacio fue demolida; después se usaría como estacionamiento y, años más tarde, como parte de las obras de rescate de los espacios urbanos se convirtió en un pequeño parque. Actualmente se convierte los fines de semana en un escaparate para que los artistas puedan exhibir su arte y los artesanos locales ofrezcan los productos que elaboran. Difícil de creer, pero esa fue la secuencia: casonas virreinales derruidas, instalación de gasolinera, parque público dedicado a las artes plásticas. Difícil de creer, pero esa fue la secuencia: casona virreinal derruidas, uso del baldío como estacionamiento, parque público por una increíble iluminación de la autoridad en turno. No todo termina mal en nuestra ciudad.

“Hace cuatro meses se solicitó la custodia del parque para darle mantenimiento --explica en entrevista a Mundo Nuestro José Ramón Lozano, presidente de la Fundación Casa del Mendrugo--, como sembrar plantas, pintar los muros y mantenerlo limpio. Posteriormente se dieron acercamientos con otros grupos y empresas interesados en el mismo objetivo, entusiasmar a los ciudadanos para que puedan superar lo que estamos haciendo y que participe la gente cuidando nuestro barrio, siendo protagonistas de nuestro parque”.



Ramón Lozano enfatiza que imaginar una ciudad en la que la comunidad se apropia de los espacios públicos y se realicen actividades de convivencia es un esfuerzo que puede tener un mayor impacto, contagiando a otras iniciativas para el fomento del arte, la cultura y la música. “En lugar de policías necesitamos más arte y artistas para tener un entorno seguro y limpio. Lo hacemos porque creemos que es de buen ciudadano pensar en positivo y hacer entornos bonitos para vivir”.”

Para el también empresario, los parques son una oportunidad y un reto para los ciudadanos, debido a que es muy fácil pedir que estén limpios y en óptimas condiciones, pero para lograrlo, confía que los poblanos se sumarán desde iniciativas colectivas como esta para poder cumplir este propósito. “En el centro –dice Ramón--, debido a sus condiciones arquitectónicas no hay jardines. Esta es la oportunidad de brindar un espacio pequeño, colectivo que esté al servicio de todos, un parque con una escultura que sirva para que los niños se entretengan y pueda interaccionar con la tecnología según la temporada del año.”

Parque Vivo para sus promotores, explica Ramón Lozano es un proyecto en el que los artistas que participen en el taller de muralismo culminarán su experiencia con la intervención de los muros del parque. Contribuirán tamnién para que la escultura sea la protagonista, expresando una identidad colectiva.

“Vamos a estar en la vida del parque”, concluye el promotor del proyecto cultural Museo Casa del Mendrugo.

Muralismo al Parque

Un parque vivo por los artistas plásticos. De eso se trata entonces y ahí se entiende la vinculación de este proyecto con las las actividades de la Semana del Diseño. El proyecto Parque Vivo, en palabras del director de esta iniciativa, Christian Santelices, director de CENTRAH, contempla el mural que se pintará en este espacio, será portavoz del muralismo en nuestro país y aportará elementos a la identidad de la zona.

“Tanto el mural como la escultura tendrán una vinculación por sí mismas al compartir este espacio público debido a que es una intervención pensada para la actualidad, por lo que se reflejará en la fusión de las piezas.”

Christian Santelices comenta que pareciera que a veces lo pop, popular o contemporáneo puede terminar robándole la identidad al espacio, porque el tema de los murales en los espacios urbanos, a pesar de hacer un estudio de la zona, no tiene el carácter histórico del barrio que los está involucrando. “Por ello –dice--, el sentido discursivo del mural será puramente de historia e identidad del barrio. Este espacio tiene una identidad sólida, permite que el tejido social se vuelva a unificar y se reduzcan los índices delictivos adquiriendo un carácter turístico, conservando y reforzando su propia identidad, pues cada espacio posee una, al otorgársele se abren posibilidades a temas sociales, educativos, además de brindar un espacio de recreación”.

Taller de Muralismo Mexicano

Para la realización de la obra, se llevará a cabo el Taller de Muralismo Mexicano, mismo que según su organizador Christian Santelices, desde la organización Centrah, expondrá elementos vinculatorios de la temática y el discurso del muralismo en nuestro país. “Tenemos el fundamento teórico e histórico de lo que significó este movimiento artístico en México y que ha influenciado el arte urbano.”

El taller está dirigido a artistas profesionales y emergentes, investigadores, académicos, y a todo aquel que esté interesado; tendrá una duración de cuatro sesiones sabatinas de tres horas cada una, impartidas por Polo Castellano -uno de los más importantes artistas plásticos de México, especializado en muralismo--. Al término del mismo, y con un proyecto artístico de intervención realizado en conjunto por los talleristas, se trabajará de tres a cinco sesiones en los muros del parque. Este curso tiene valor curricular avalado por la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla BUAP y tendrá un costo de 3 mil 200 pesos, se otorgarán becas que van del 100 por ciento hasta el 30 por ciento de descuento en el pago del taller.

Santelices concluye que la reinterpretación de la cultura mexicana ofrece elementos para la creación de una identidad. Por ello la importancia de abordar un movimiento como el del Muralismo Mexicano y vincularlo con lo contemporáneo, haciendo una obra que sea portavoz del arte y retome no sólo la identidad del centro histórico sino de cada espacio en particular a través de una composición colectiva.

Design Week Puebla

Por su parte, Domingo Álvarez Espinoza, subdirector de Design Puebla, comenta que en su infancia siempre asistía al parque a jugar, es por ellos que le surge esta inquietud por la que los niños y sus familias puedan interactuar y aprender unos de otros, sin darle la espalda a la tecnología creando oportunidades de aprendizaje para tener un futuro innovador.

Factores como la inseguridad y la interacción con el mundo digital, abunda Álvarez Espinoza, provocan que los niños ya no asistan a los parques; por ello, replicando un modelo que se ha realizado en distintas ciudades del mundo, se expone una escultura que será la pieza central para atraer a las nuevas generaciones. “Queremos que los niños regresen a los parques jugando y divirtiéndose –dice Domingo, conociendo nuevas personas, por eso la línea de acción es rescatarlos para que la sociedad los pueda usar, y el principal impacto es con los niños. La línea de acción va a unidades habitacionales, barrios y juntas auxiliares, para que los niños, si les gustan los murales y las esculturas, interactuarán con la pieza, pensarán que es posible hacerlo y en un futuro serán artistas, diseñadores o ingenieros”.

Para lograr este proyecto se tiene previsto una inversión de 235 mil pesos, destinando 200 mil a la pieza o escultura de Jumbo. El subdirector de Desing en Puebla recalca que el porcentaje destinado es mayor debido a que se trata de una pieza tecnológica por lo que su valor se incrementa; el resto se dará para la elaboración del mural y limpieza del espacio a intervenir. “Esto es una tendencia que se ha realizado en muchas ciudades del mundo, esta escultura es una interpretación del arte para que la familia esté en sintonía y pueda alejar a los niños del celular y tengan interactividad en un ambiente propicio.”

La escultura

“La misión de Jumbo, es transformar los espacios no solo en recreativos sino desde una perspectiva creativa” expresa Luis Gerardo Inman, director general de Jumbo Studio.

Esta iniciativa colectiva, realizada para la mejora de los espacios públicos urbanos es una tendencia que se realiza en muchas ciudades del mundo, principalmente en Europa. “Por ello --añade Luis Gerardo--, la escultura lúdica que se presentará es una muestra de talento y creatividad por parte del departamento creativo, para que la comunidad tenga presente que el diseño es parte fundamental del entorno, mismo que tendrá impacto en el turismo. “Queremos que la escultura sea un ícono del lugar”.

Design Week Puebla 2019

La iniciativa tiene como objetivo acercar el diseño a la ciudadanía y movilizar al sector para compartir experiencias; tiene importancia social y económica al ser un proyecto inclusivo y no elitista, pues se invita a los diversos públicos a este evento a experimentarlo.

Design Week es una plataforma que da rienda suelta a la creatividad a través del diseño, creando e innovando en la búsqueda de la inclusión y participación ciudadana sin elitismo. Así lo explica Karime Mena, directora de Vinculación. Esta semana del diseño ha tenido sedes internacionales como Barcelona, San Francisco y Tokio; hace unos años llegó a la Ciudad de México, y después se replicó en Querétaro, y ahora en Puebla se integra a este esfuerzo colectivo. Se enfatizará el valor del diseño, por lo que artistas y diseñadores podrán intervenir a “Barroquito”, pieza oficial del evento, diseñado por Mike Wynter-Toy Design. La pieza surge de la yesería poblana con elementos barrocos, de allí su nombre. Esta obra única y artesanal podrá ser personalizada por los asistentes creando una experiencia valiosa para cada persona.

La semana del diseño incluye exposiciones, conferencias sobre arte cultura y diseño, una muestra de cine y actividades diversas que no tendrán costo: la temática de esta edición mezcla las artes culinarias y las industrias creativas, por lo que habrá un Ruta Gastronómica Mestiza en la que se fusionará la comida típica con la tradicional y participarán cantinas, fondas y restaurantes, todos ubicados en el Centro Histórico de nuestra ciudad.

Design Week Puebla 2019, en su primera edición, iniciará el 28 de agosto y culminará el 1 de septiembre; tiene como objetivo la promoción del talento y cultura del diseño como una nueva oportunidad para vivir y disfrutar de acciones divulgativas sobre diseño, creatividad e innovación.

La información se puede consultar en sus redes sociales o a través de la página de internet designweekpuebla.com

Publicado en Cultura |#ffcc00
Miércoles, 31 Julio 2019 00:00

Mundo Nuestro. En la historia del movimiento obrero mexicano existen luchas que marcan un parteaguas: Cananea, Vallejo, Tendencia Democrática, por plantar algunos de las palabras que identifican procesos fundamentales en la vida de los trabajadores en nuestro país. Tarrant es la marca de la rebelión de los trabajadores contra la explotación laboral en la industria de la confección en la región de Tehuacán. Este relato de Martín Barrios, actor principal en esa historia, parte de un volante que prendió las conciencias de bordadoras y tejedores víctimas del capitalismo salvaje a la poblana. La historia del propio Martín como activista y defensor de los derechos humanos merece contarse aparte. Por ahora, valga su testimonio para plantar aquí un tema fundamental: el de las condiciones de vida que sufren a la fecha miles de hombres y mujeres para los que nada valen los derechos laborales y de organización consignados en la constitución mexicana.

La memoria es corta, pero no se ha perdido.



En el 2003 inició la primera de muchas revueltas, luchas, disidencias y rebeliones en el mundo de las maquiladoras y lavanderías de la industria del vestido en Tehuacán.

Este rojinegro volante sirvió como agitador de las conciencias ante una serie de despidos que empezaron a darse al inicio de ese año y que culminaría a inicios del 2004 con el cierre de todas las plantas de Tarrant Apparel Group en la región de Tehuacán.

Un cierre masivo que fue anunciado por el conocido aliado local de Kamel Nacif Borge, el rey de la mezclilla y pederasta prófugo de la justicia, el político priísta Marco Antonio Haddad Yunes, quien a pesar de este cierre patronal que orilló al desempleo a más de cinco mil trabajadores en nuestra ciudad se le ocurrió postularse como candidato a la presidencia municipal al año siguiente por el ahora morado tricolor, y claro, perdió la elección de forma apabullante a pesar del dinero que estuvo regalando para la compra del voto.

Este volante de nuestra primera acción de organización y defensa obrera lo repartí con la ayuda de Armando Rodríguez Nuño, el famoso Pájaro Sanjuanero, un amigo nahua de San Juan Cuautla en Coyomeapan quien también nos ayudó y acompañó en las largas y pesadas caminatas en la zona baja de Zoquitlan y Tlacotepec de Díaz en los inicios de la formación de la resistencia indígena contra Minera Autlan y su destructivo proyecto hidroeléctrico Coyolapa Atzala, subiendo y bajando montañas, en el lodo, la lluvia, el sol, atravesando una y otra vez los ríos, porque como dicen los compañeros de Tequitlale "Malin tona mali kivi, tejva ompa tivi" ("Aunque llueva o aunque el sol sea abrasante, nosotros avanzamos").

Recuerdo la mirada de sorpresa de los obreros y costureras viendo a mi compañero que andaba de huaraches y sombrero haciendo agitación obrera en la Ciudad de Indios.



En la primera acción de difusión de este pequeño pero poderoso volante, fuimos perseguidos por los lacayos de Jose Luis García Montufar, un sirviente de la casta beduina dentro de la Planta 6 de la empresa, la cual estaba ubicada en lo que fue la histórica nave de la refresquera Aguas de Tehuacán, que está a un costado de la bodega Aurrera en la Colonia Arcadia a unos metros de la estación ferroviaria y que ahora se ha convertido en bodegas, taquerías, tiendas de muebles de baño y negocios de comida china entre otros giros.

Montúfar llamó a la policía que no tardó en llegar para intimidarnos, pero obviamente ya habíamos aventádo la piedra y no íbamos a esconder la mano en absoluto.



Image result for tarrant, conflicto laboral en Tehuacán

A partir del reparto de este volante, la historia empezó a rodar de manera rápida, vertiginosa e increíble. A mi casa empezaron a llegar, primero seis trabajadores a pedir informes: ¿Ustedes son los que repartieron esto? Durante la semana siguiente llegaron cada día más hasta estar unos doscientos obreros en el patio de mi casa que ya no era particular y un día en que prácticamente ya no cabía nadie se rompieron macetas, bancos y otros enseres, por lo cual decidimos tomar la calle como salón de asambleas.

Los obreros decidieron crear una coalición constitucional temporal que bautizaron como Unión de Trabajadores de Tarrant para combatir el papel esquirol del sindicato Manuel Rivera Anaya de la CROC, quien en todo momento hacia el papel de chivato de los Haddad y ejercía represión contra sus supuestos sindicalizados.

Related image

Una de las primeras acciones de la resistencia fue que los despedidos. que funcionaban como activistas y agitadores convocaron a una falta colectiva. Todavía existía mucho miedo entre los que seguían laborando. El día acordado llegamos a la hora de entrada de la empresa para la acción y convocar a la desobediencia

El control sicológico de años de la patronal era tan palpable que cuando los que se decidieron a faltar para hacer la primera marcha al centro de Tehuacán y acudir ante la Junta de Conclliación, empezaron a salir ante la convocatoria de los despedidos, salió Montufar para regañarlos.

Para mi era sorprendente ver como este esbirro se sabía el nombre de todos. " A ver Angélica -¿A dónde vas? ¡Regrésate a tu máquina" Y en efecto, esta compañera, que nos veía sin saber que hacer se regresó a la maquiladora. Cuando llegó la hora de la comida nos dijo ante la manifestación que teníamos afuera de la planta "Ahora si, ya me decidí, me uno al movimiento"

Me daba cuenta lo complicado que era para muchas compañeras y compañeros, que cavilaron durante las primeras cinco horas de estar cosiendo prendas multinacionales como Levis o Gap, decidirse a rebelarse porque durante más de treinta años habían estado sometidos a un sistema que los tenía sumisos, casi agradecidos con "don Antonio Haddad" y con el aparato sindical que comía y come de la mano de los magnates de la industria del vestido regional.

Pero no había vuelta atrás, habíamos marchado por las principales calles de Tehuacán y el miedo estaba conjurado. Ahora los que tenían miedo eran los opresores de siempre. Llegamos a la Junta de Conciliación y los obreros obligaron al presidente de entonces, Raymundo Pérez a marchar con ellos de regreso a la empresa para citar a los dueños ante este tribunal del trabajo para que explicaran sobre los despidos que amenazaban la vida de los costureros.

Cuando Raymundo Pérez tocó en las puertas de la empresa después de ir cargando la manta de protesta de los obreros, hecho que nos divertía, le cerraron el zaguán en plena nariz. "Si así lo tratan a Usted, que es el representante del gobierno, ya se dará cuenta como nos tratan a nosotros que somos gente sencilla".

La patronal nunca antes en la vida industrial de Tehuacán había visto una rebelión como la que estaban presenciando en ese no tan lejano 2003. Contra nuestra organización, la Comisión de Derechos Humanos y Laborales del Valle de Tehuacán y a mi en lo personal que me tocó ser el representante legal de más de mil obreros empezaron a orquestar una campaña de desprestigio. "Alborotadores", "Revoltosos", "Cierra empresas", "Agitadores de inconfesables intereses" eran algunos de tantos adjetivos que nos empezaron a endilgar.

SOBRE ESTE TEMA, PUEDES LEER:

Historias de Maquilatitlán / "Si te organizas, la empresa cierra"

La liberación de Martín Barrios

Las resistencia obrera estaba creciendo en número y en aceptación social. Nuestra lucha ocupó los titulares y las primeras planas de todos los medios de Tehuacán y Puebla durante más de medio año, diariamente. La prensa nos daba la razón de manera unánime por primera vez. El control político, sindical y social estaba siendo quebrado por las costureras de la maquiladora, compuesta mayoritariamente por nahuas, mazatecos, mixtecos, migrantes y mestizos de la clase popular.

El poder obrero desafiaba con todo lo clasista posible a los caciques de la clase hegemónica: la burquesía criolla, libanesa y española que siempre los había explotado, pisoteado, violado, acosado, y mancillado desde 1492 se estaba yendo al carajo.

Esta era la primera revuelta plebleya de la maquiladora. Al principio había miedo, después lo que existía era orgullo. Los compañeros sabían del poder que tenían y ya la Coalición controlaba no sólo la planta 6 que tenía 1 800 operarios sino también las plantas 7 y 8 que estaba en lo que fue la desaparecida refresquera Balseca y que ahora es donde se encuentra instalada la espantosa plaza comercial El Paseo.

El poder obrero estaba además divirtiéndose y siendo todo lo más irreverente posible. Cuando llegó el entonces gobernador de Puebla al pueblo de Ajalpan a inaugurar el palacio municipal de donde ciudadanos manipulados por el crimen organizado y los antorchistas bajaron el 19 de octubre de 2015 a los hermanos Rey David y José Abraham Copado Molina para lincharlos hasta la muerte, llenamos todos los asientos posibles de los acarreados de Prospera, y ante cualquier frase del mandatario aplaudían estruendosamente, sacándolo de onda de manera evidente.

Llegó el momento en que, y ante la presencia de toda la prensa estatal, de sacar una manta de protesta contra la empresa, y ante esto Melquiades Morales Flores, públicamente aceptó darnos audiencia cambiando el rumbo de su discurso.

Fue así que pudimos llevar nuestra protesta al más alto nivel de la política poblana. Fue un encuentro muy raro. De entrada no aceptó sentarse en la silla del presidente municipal que era como de la un rey, sino que dispusieron sillas de lámina como las de cualquier cervecería y se sentó como si fuera tu tío mayor. Claro muy propio. Era un tlatoani bastante amable y astuto, no por nada fue el operador político que llevó al poder al cacique muerto con su esposa en Coronango en diciembre pasado.

Nunca lo habíamos tratado y el no nos conocía. En verdad que era un viejo lobo. A todos nos habló por nuestro nombre y uso una buena arma en estas lides: "Silvia, reconozco tu gran labor al frente de tus compañeros obreros, me han hablado de ti mucho y lo que me han dicho se queda cortó ante tus grandes dotes de líder". Sabemos que el halago es una herramienta del poder para que te apendejes. Yo no le creía nada pero me asombraba que se aprendiera doce nombres sin conocer a sus dueños y sin equivocarse.

Ahí mismo subieron a Raymundo Pérez que había reconocido tener tratos con la familia Haddad y otro tristemente célebre funcionario de la Junta, el famoso Alejandro Conde que después sería presidente de este tribunal en Tehuacán. A este abogado ladino, originario de San Pablo del Monte se le había ocurrido decirle a lo obreros que eran unos "muertos de hambre" y que agarraran las miserias que la empresa quería darles.

Cuando le señalamos esto al gobernador, se revolvieron en mil disculpas. Pudimos haber pedido sus cabezas en ese momento pero no lo hicimos porque no nos interesaba desemplear a nadie. En el caso de Conde, lo dejamos vivo y tal vez fue un error porque años después en la lucha sindical de Vaqueros Navarra nos dio muchas molestias como buen sirviente de la patronal.

Otra de las cuestiones interesantes que vivimos fue la instalación de campamentos permanentes para evitar el saqueo de la maquinaria, a pesar de que el propio tlatoani obligó al sindicato charro Manuel Rivera Anaya a embargar la maquinaria y a emplazar a huelga.

Esto le dio espacio a los obreros para capacitarse en sus derechos al tiempo en que convivían y todos aprendíamos en el camino sobre como luchar y organizarnos.

Los esquiroles representantes del Sindicato Manuel Rivera Anaya, repudiados de manera absoluta, se negaron en contubernio con el gobierno estatal a estallar la huelga. Eso desató la furia obrera y los obreros le dieron una pequeña tunda a los representantes charros y tuve que intervenir para calmar los ánimos dentro de la planta, ya que afuera había muchos granaderos rodeando la planta dispuestos a servir a sus amos capitalistas.

Recuerdo que en una reunión en Casa Aguayo, Melquidades Morales decía ante la prensa y nosotros" No permitiré que el desarrollo económico de Puebla se construya sobre las espaldas de los obreros". Claro, salía la prensa, y nos decía: "Pero jóvenes, entiendan que no puedo acorralar a los empresarios, son buena gente, los conozco". En ese entonces, los maquileros de Tehuacán financiaban las campañas del PRI. Empresarios como Luis Cobo hacían que los obreros fabricaran playeras, bolsas y mandiles para siniestros personajes como Mario Marín.

Ya no hubo tiempo para explorar la vía sindical, ya que los obreros se estaban aflilando al Sindicato Belisario Domínguez del FAT para pelear el contrato colectivo de trabajo, pero cuando la empresa se dio cuenta apresuró el cierre.

Ya no pudimos ir más allá pero los obligamos a pagar indemnizaciones justas y los compañeros lograron por lo menos arrebatarles a los empresarios unos 15 millones de pesos, situación que no hubiera sido posible sin esta lucha.

La venganza no tardó en llegar y el 29 de diciembre de ese año fui golpeado brutal y cobardemente en un intento de homicidio orquestado por la patronal maquiladora.

Pero como dije antes, aunque el sol nos queme y el aguacero sea inclemente, seguimos en marcha.

Martín Barrios 2019

Publicado en Historia |#54acd2
Lunes, 29 Julio 2019 00:00

Vida y milagros

La semana pasada en Puebla, un hombre se acercó demasiado a la espesa espuma tóxica que sale de la presa de Valsequillo hacia el canal que alimenta a 22 mil hectáreas del distrito de riego en Tecamachalco. La espuma era tan densa que el hombre no vio que no estaba sobre tierra firme, sino sobre un canal. Tampoco midió la toxicidad y el riesgo de respirarla. La altura de la espuma era tan alta, más de 5 metros, que quiso retratarla. La espuma se mueve lentamente, como merengue, pero debajo , con gran fuerza, viene el agua contaminada de la presa. Fue arrastrado por la espuma junto con su auto. Apareció muerto el viernes en una comunidad lejana al punto en donde cayó. Hace más de cuatro años que en Dale la Cara al Atoyac A.C. documentamos este fenómeno. El agua que forma esa espuma viene del río Atoyac, receptor de gran parte del agua que baja de los volcanes, un río que de acuerdo a los parámetros de mediciones frecuentes y documentadas de manera profesional, está clínicamente muerto.
Para hacer esta explicación más comprensible, puedo decir que si el río que cruza la ciudad de Puebla y los municipios conurbados fuera una persona, estaría al borde de la muerte. Sufriría paros respiratorios constantes, pues los indicadores de oxígeno bajan a cero varias veces al día. Una parte de su cerebro iría muriendo con cada paro y dejaría secuelas irreversibles en su organismo. Sus riñones e hígado estarían al borde del colapso por la cantidad de metales pesados que correrían por sus venas, imposibles de procesar. Tendría un sistema digestivo colapsado por los parásitos, y una enorme colonia de cisticercos en el hígado y el cerebro. Las venas y el corazón estarían tapadas por grasas muy por encima de los niveles de colesterol con los que un ser humano puede vivir, además de haber ingerido grasas derivadas del petroleo que también lo estarían matando. Sufriría los síntomas de una persona envenenada con cianuro y tendrían enfermedades degenerativas y cerebrales producto de la ingesta de plomo y otros metales pesados que producen locura, retraso mental o daños cerebrales irreversibles.
El río permanece con los parámetros obtenidos en los muestreos de hace unas semanas en la que todos los indicadores están fuera de norma. El río está muerto, como lo estaría una persona con todo lo que acabo de describir. La diferencia entre una persona muerta y un río muerto es que los ríos si pueden ser resucitados. Pruebas exitosas de esta afirmación hay muchas en el mundo. Puede ser un proceso de años, pero es perfectamente posible. Sin embargo, nos negamos en México el milagro de revivir a tantos de nuestros ríos, tan dañados como el río Atoyac de Puebla, el segundo más contaminado del país, aunque esté ubicado en una cuenca de 400 mil hectáreas, que aún es majestuosa, espléndida y rica, nutrida por el Ixta, el Popocatepetl y la Malinche.
¿Quién no querría revivir a un ser querido? ¿Porqué no es querida y adorada para la mayoría de los mexicanos el agua que lo es todo para la vida humana? El problema del agua no es solo un problema de debilidad o desinterés gubernamental, sino de una inconsciencia social generalizada. Las descargas que vimos la semana pasada de dos prósperas textileras evidencian ese desprecio. Los detergentes cargados de fosfatos y mil porquerías más que usamos en nuestras casa sin preguntarnos qué contienen, lo evidencian también. La gigantesca espuma tóxica que usted puede observar cada día saliendo de la presa sigue ahí y es provocada por descargas domésticas con detergentes y materia orgánica, rastros, talleres automotrices, industria del petroleo, farmaceútica, metalmecánica, textil, cosmética y muchas más. Así lo indican los componentes de los muestreos sistemáticos que hemos hecho diferentes instituciones. Matamos el agua, y generosamente regresa a nosotros en forma de lluvia, limpia otra vez, para volverla a ensuciar de manera atroz. Pero ese ciclo tiene límites. Y viva usted sin agua un día, verá que es imposible.
El derecho humano al agua no incluye el derecho a que salga por nuestra llave y la ensuciemos a placer, con costo cero. Regular su uso si es obligación de la autoridad, usarla con consciencia es de todos.
Esta semana, después de un agitado año político, entra un nuevo gobierno estatal a Puebla. La debilidad de las instituciones encargadas de regir el uso del agua es preocupante en los tres niveles de gobierno. Los recortes federales en este rubro son realmente peligrosos. El rol de los gobiernos de los estados es estratégico y claro en la Ley General de Aguas Nacionales. Un gobierno estatal decidido a cambiar la terrible realidad del mal uso del agua en nuestro estado podría hacer la diferencia entre una manejo sustentable del agua o su agotamiento generalizado en muy corto plazo.
Lunes, 29 Julio 2019 00:00

Mundo Nuestro. Recuperamos esta historia de vida de un joven universitario,

Víctor Manuel Ávila Luna, de 28 años, tiene una parálisis cerebral que le afectó sus habilidades motoras, pero no su capacidad y tenacidad para conseguir las metas que se propone. Esta primavera 2019 concluyó con éxito su Licenciatura en Derecho en la BUAP, donde se propuso entrar en 2014 pese a que muchos le dijeron que nunca podría estudiar en la Universidad.

Es el segundo de cinco hermanos, pero fue el primero en su familia en concluir una carrera universitaria. Nació en la comunidad indígena de San Lucas Ahuatempan, que pertenece al municipio de Huatlatlauca, ubicado en la región mixteca, en la zona centro del estado. Ahí la principal actividad económica es la agricultura y más de la tercera parte de la población es analfabeta.



En entrevista, Víctor Manuel recuerda que sus padres siempre trataron de integrarlo, lo llevaron al jardín de niños y cuando terminó intentaron inscribirlo en la primaria, donde se negaron a matricularlo. A partir de entonces no asistió más a la escuela hasta los 11 años.

La falta de interacción con otros niños de su edad y el aislamiento provocó que su estado de ánimo decayera. Preocupados por esta situación, sus padres consultaron a un médico, quien indicó que el padecimiento de Víctor Manuel era depresión y que era necesario inscribirlo a la escuela para que pudiera sociabilizar con niños y niñas de su edad.

“Recuerdo que siempre me sentía triste y lloraba mucho, a pesar de que mi papá me enseñaba a leer y escribir, utilizando un pedazo de cartón como pizarrón, a mí me hacía falta tener amigos, por eso mis papás decidieron mudarse a Puebla. Aquí inicié la primaria a los 11 años y a partir de entonces me seguí con la secundaria y preparatoria, la cual concluí con promedio de 9”, relata.

Al concluir su preparatoria, Víctor Manuel señala que su padre lo animó a seguir preparándose y aunque le decía que estudiara Medicina o Agronomía, la decisión de estudiar leyes era una idea que cada vez se arraigaba más en su pensamiento, muy a pesar de los múltiples comentarios que trataron de desalentarlo, con frases como “no vas a poder o nunca te harán caso”.

“La primera vez que escuché la palabra abogado fue en una conversación de adultos, era niño y no sabía lo que significaba, pero me gustó lo que decían y desde entonces siempre dije: ‘voy a ser abogado’. Después me propuse entrar a la BUAP, aunque como era bueno para las matemáticas, dudé por un tiempo en irme mejor a Físico Matemáticas, pero al final me decidí por Derecho. Siempre pensé que nunca me daría por vencido, mi meta era entrar a la Universidad”.



En 2014 Víctor Manuel hizo su examen para ingresar a la BUAP. Recuerda que en la Prueba de Aptitud Académica (PAA) sacó 573 puntos, lo que nuevamente le valió comentarios para que desistiera de su intento, pero Víctor realizó la segunda prueba y obtuvo 835 puntos, que en promedio le dieron la oportunidad de ingresar a la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales.

Orgullo BUAP



“Durante la carrera algunas cosas fueron difíciles y más al principio, me sentía extraño porque todo era diferente a la prepa, pero empecé a preguntarles a mis compañeros cómo se sentían y muchos estaban igual, eso me ayudó porque entendí que solo se trataba de un proceso de adaptación”.

Acudir a clases en la Facultad de Derecho siempre representó un reto, sobre todo por la cantidad de lecturas que tenía que realizar, ya que Víctor Manuel reconoce que no estaba acostumbrado a leer en ese volumen, sin embargo poco a poco se fue habituando.

“Siempre fui bueno para las matemáticas, pero no tanto para leer, era una costumbre que no tenía, pero que con el tiempo tuve que adquirir. Cuando me entregaron la primera antología de lecturas pensé que era mucho, a veces me desanimaba, pero sabía que ocupaba un lugar que otros querían, así que me propuse terminar, sin importar lo que me costara”.

Tras sus clases, Víctor Manuel tuvo una convivencia común con sus compañeros, quienes le compraban dulces para apoyarlo a continuar con sus estudios. “Con mis compañeros la relación fue cordial, muchos me animaron y me invitaban a convivir, a veces hasta a fiestas o bares me llevaron, así que también me divertí”, asegura entre risas.

En primavera de 2019 Víctor Manuel concluyó su Licenciatura en Derecho con un promedio de 8.5. Su área de interés es el Derecho Público y Amparo, una rama que se encarga de regular las relaciones entre las personas o entidades privadas con los órganos que ostentan el poder público.

En su experiencia, advierte que las personas con alguna discapacidad no tienen una representación genuina en ninguno de los tres poderes de gobierno y eso es algo que, asegura, debe cambiar.

“A mí me gustaría darles voz en el Congreso, porque de verdad que no hay una verdadera representación, dicen que sí, pero no nos toman mucho en cuenta, por eso me gusta el Derecho Público, la defensa contra los posibles abusos de la autoridad”.

Víctor Manuel se siente orgulloso de este logro, al igual que sus padres y sus cuatro hermanos, a quienes sirvió de ejemplo. Los trámites para obtener su título están en curso, pues aunque le hubiera gustado hacer una tesis, advierte que por promedio obtendrá más rápido la cédula profesional que le permita trabajar en su área. Además, le gustaría estudiar una maestría para seguir demostrando que los resultados se logran con trabajo y por un propósito bien enfocado.

El sueño de Víctor de ser universitario y después abogado está más cerca que nunca, aún hay metas que alcanzar como viajar, conocer otras culturas y países, en especial España. Trabajar por un sector social al que pertenece y representarlos.

“Cuando veo a mi papá que se desanima por algún problema, siempre trato de apoyarlo y le digo: ‘Sí se puede. Siempre se puede’”.

Publicado en Universidades |#000
Lunes, 29 Julio 2019 00:00

Mundo Nuestro. ¿Es posible imaginas una molécula convertida en un chip de computadora? En eso piensan los investigadores del Instituto de Ciencias de la BUAP (ICUAP). Y llevan años en ello. "Ante la demanda del desarrollo de ordenadores a alta velocidad y su miniaturización --se explica en un reportaje que aparece en el portal de la universidad--, en los últimos 15 años investigadores del Instituto de Ciencias de la BUAP (ICUAP) han diseñado moléculas con características de magnetos de una sola molécula. Es decir, de tamaño microscópico que faciliten el almacenamiento de información."

La doctora María Graciela Yasmi Reyes Ortega es la responsable de esta investigación y del Cuerpo Académico 261 “Investigación Química Básica, Teórica y Experimental. Su enseñanza y divulgación con propósitos de sustentabilidad”. Y así explica su propósito: "Obtener este tipo de compuestos permitirá que una sola molécula sirva como un chip de computadora para guardar una gran cantidad de información en un espacio microscópico. Por consiguiente, se incursionaría en el futuro de la computación cuántica.

Así que hablar con ella lleva a intentar reducir el mundo a lo ínfimo. Y pensar en los magnetos. Una molécula diminuta en la que puedes guardar una enorme cantidad de información por unidad de superficie: "Los magnetos poseen propiedades moleculares, como respuesta a luz y a factores ambientales --explica--. Nosotros pretendemos obtener una molécula que tenga muchos iones magnéticos: átomos de metal ionizados y con electrones desapareados; estos son generadores de los espines (campos) magnéticos. Los espines son como alfileres microscópicos en una molécula; no se ven, pero se miden por la generación de su campo magnético."

Reyes Ortega es responsable del Laboratorio de Química Inorgánica del Centro de Química del ICUAP. Ella explica que el diseño de imanes moleculares implica adherir iones metálicos (en este caso de manganeso) en una molécula. Lo anterior, crea una estructura deformada que facilita la generación de un alto estado de espín que tenga una magnetización de largo alcance y que tarde mucho tiempo en desmagnetizarse.



"En el mundo --dice-- muchos tipos de compuestos multimetálicos han sido ampliamente estudiados, especialmente compuestos de coordinación con iones de manganeso, cobalto, disprosio, entre otros, y mezclas de esos iones en una sola molécula. Esto se debe al interés por su carácter científico y desarrollo tecnológico que hará un cambio drástico en la vida de las personas."

En esas andan los científicos del ICUAP. Puedes conocer más de este tema en el portal de la BUAP:

Con diseño de magnetos moleculares, científicos de la BUAP incursionan en la computación cuántica



Publicado en BUAP Investigación
Lunes, 29 Julio 2019 00:00

Mundo Nuestro. Esta es la segunda de las las crónicas de cocina poblana Del fogón a la boca, escritas por el anticuario poblano, experto en arte popular, Antonio Ramírez Priesca. Mirar la ciudad a través de la comida. Saborearla y aprender con ella a conocer la historia que la contiene. Por la historia y por nuestra comida, valorar la extraordinaria ciudad en la que vivimos. Publicadas originalmente en el portal urbanopuebla, las crónicas de Antonio Ramírez Priesca serán reproducidas semanalmente aquí con su autorización.

Pipitza o pipicha, habas verdes, cebollita criolla, ajo y unos chiles locos: no necesitamos más, para hacer la sopa del día, la poblanísima Sopa de Alaches.



Caminando, siempre caminando por el centro, difícil es imaginar ese esplendoroso valle que sustituimos por calles y edificios: Un inmenso llano, que a más de dos mil metros de altitud, ofrecía de todo a sus pobladores: agua en abundancia, estaciones definidas – secas seguidas por lluvias regulares – espesos bosques y cuatro volcanes que lo guarecían.

Un llano, donde el maíz cultivado convivía con el chile, la calabaza, los tomates y el frijol, además de los oportunistas ‘quelites’ que daban sazón, sabor y nutrientes a la cocina, y un muy regular y delicioso consumo de insectos, avecillas y roedores.

Más de ochenta diferentes variedades de quelites comestibles, se conocían en éste esplendoroso valle. Todo esto, antes de que hubiera alguien, que soñara con una ‘Puebla’.

Llego al Mercado de la 18, como todo buen poblano nombra al 5 de Mayo, en el barrio de San José y a un costado de Santa Mónica. Busco algo muy preciado: unos humildes alaches – verdes hojas rugosas con espigado tallo, florecillas color lila y fáciles de encontrar al borde de la milpa – del náhuatl alaztic o resbaladizas, una malva común en todo el continente – busquen a Lupita dentro del Mercado, siempre trae frescos.

Con ella compro también pipitza o pipicha, habas verdes, cebollita criolla, ajo y unos chiles locos: no necesitamos más, para hacer la sopa del día, la poblanísima Sopa de Alaches.

Si no la encuentran por la zona de los puestos de carnes y pollería y compran con otra marchanta, revisen que no estén mojados, y que el centro del manojo atado no esté húmedo, que indica que no es fresco.

Vegano, vegetariano, tradicional, nutritivo: todo cabe en la Sopa de Alaches.

Charlemos más de Gastronomía Poblana y ‘a darle que es Mole de Olla’

#tipdeldia: Interior del Mercado 5 de Mayo, entrando por 16pte, entre 3 y 5 norte: Lupita siempre trae alaches y otros quelites frescos.

Publicado en Cultura |#ffcc00
Domingo, 28 Julio 2019 00:00

Del absurdo cotdiano

De entre lo poco o mucho que pueda hacer el gobierno que preside Andrés Manuel López Obrador para cambiar el país, hasta dejarlo del modo en que mejor le parezca, a mí, la verdad, lo que me da miedo es el renacimiento y la aprobación de la censura. Y de la censura sin disimulos, explícita, como la de antes. Como la de mucho antes.
Me entero, por una carta que los escritores David Huerta y Verónica Murguía tuvieron la sensata y ahora hay que decir valiente idea de mandar a La Jornada, de lo que yo no había oído decir al señor Marx Arriaga, a cargo de la Red Nacional de Bibliotecas, que serían sus planes para reanimarlas. Estos amigos del bien hacer, han mandado un mensaje prudente y generoso que aquí les dejo:

Esta semana, Marx Arriaga presentó sus planes para reanimar la Red Nacional de Bibliotecas. Informó que la última dotación de acervo se hizo en 2012 y agregó: “muchas veces con cierta carga ideológica, porque había textos de Héctor Aguilar Camín y Enrique Krauze”. Hemos leído los libros de esos dos autores y tenemos nuestra opinión sobre ellos; pero eso no es lo importante: lo importante son las insinuaciones sobre la supuesta inconveniencia de esa “carga ideológica” en algunos “textos”. Eso apunta directamente a las vocaciones centrales de los censores e inquisidores de cualquier tiempo y lugar: la persecución y represión del pensamiento libre, incluido, naturalmente, el pensamiento de quienes no piensan como los gobernantes. Qué bueno que se apoyen las publicaciones del Conafe; uno de nosotros, la abajo firmante, ha publicado allí. Pero resulta siniestra la vocación fascistoide de las declaraciones de Arriaga, un funcionario que traiciona la esencia del trabajo de un auténtico bibliotecario: velar por los libros y por el conocimiento, incluidos los “textos” con cuyas ideas no comulga.



Increíble el señor Marx. Y tan parecido a las monjas de los colegios antiguos, o a los gobiernos que persiguiendo a quienes creían en dios, hicieron que en Tabasco, para no nombrarlo, la gente dijera “adiú”, ese modismo tan grato ahora en el habla de aquel rumbo, para no decir “a-diós”.

Si no quieren, -han de creeer que para eso son autoridad y que para eso sirve el poder-, que no compren los libros. Pero que no juzguen en la plaza pública quien debe o no debe ser leído. Que no dirijan a su público a ni siquiera acercarse a los peligrosos libros con una “carga ideológica”
que les parece indebida.
Hay quien piensa que estas cosas hay que dejarlas pasar como declaraciones por las que no hay que preocuparse. Yo sí me preocupo. Y Espero que el Presidente y Esteban Moctezuma y la historiador Beatriz Gutiérrez,que bien saben lo que fue la censura en otros tiempos, se preocupen también. Esto sí que no puede pasar en nuestros país. Que quien gobierne decida lo que crea conveniente, aún si hay quienes piensan que su política económica o educativa no son las pertinentes, puede ser y está siendo. Pero que sea sin perseguir, ni acusar, ni censurar, ni lastimar el respeto a la libertad de pensamiento.
Por lo pronto, ya lo dijo el poeta: “No he de callar/ por más que con el dedo/ silencio avises/ o amenaces miedo.”

Domingo, 28 Julio 2019 00:00
Cierra el sábado. Mi amigo Concho me ha mandado un video que da cuenta de la desgracia de la vida nuestra.
Ví el título referido a los sucesos de Tepeaca ayer viernes por la mañana. Sabía lo que encontraría, y sin embargo, le di clic. En él se da cuenta de lo ocurrido tras la balacera afuera del hospital al que sus secuaces habían llevado a un hombre conocido a partir de ayer --no había aparecido en la escena huachicolera relatada en la prensa roja poblana--, como "El General".
He escrito esto y ahora pienso que ya no hay prensa en Puebla que no sea roja.
Como sea, "El general" es el motivo. Por la mañana cayó herido en una balacera con el ejército en las inmediaciones del poblado de San José Carpinteros, cuando su grupo había detenido al personal de Pemex que intentaba remediar uno más de los estropicios provocados por los ahora conocidos "huachigaseros". Tras una reyerta con el ejército que termina con la quema de dos camionetas de la empresa paraestatal y la liberación de los trabajadores retenidos, los hombres de "El General" deciden llevarlo ellos mismos al hospital Juquilita, en la cercana Tepeaca. Ahí fue hospitalizado y allí fueron cercados por el ejército, ahí se desató la balacera y la corretiza y la historia que quedó prendida de este video.
Plano general a una especie de plaza en Tepeaca, tal vez es una gasolinera, que da a una calle que supongo está en el centro de la ciudad; la escena es borrosa, clásica de los videos que dan testimonio todos los días de la locura humana;
Alguien habla por teléfono, cerca de dos autos negros estacionados abajo a la derecha, por allá caminan dos o tres peatones; en un instante, esas figuras intuyen, diré mejor escuchan, que algo se viene tras el sonido que seguramente les llega de los fogonazos; todos mundo corre, un jetta pasa echo la madre, da la vuelta y se estaciona detrás de lo que parecen ser las bombas de la estación; uno de los autos negros se mueve de reversa, pero se arrepiente, las puertas se abren y sus ocupentes se esfuman hacia abajo de la pantalla;
De repente, por la derecha, aparecen en hilera las figuras borrosas de unos hombres que corren, diré como en la nota roja, despavoridos, y así pasan uno, dos, tres y cuento hasta trece tipos que se pierden hacia la izquierda de la pantalla; no parecen ir armados, imposible saber si van armados;
Un perro corre también entre ellos, ¿qué pasará por su cabeza?;
Por un momento, la calle queda vacía, pero pronto aparece una figura regordeta, de pantalón oscuro y playera blanca, un hombre al que le cuesta la carrera, el miedo no le ha generado aires de atleta, y cae justo en el segundo 58, porque la bala que lo clarea y lo tumba seguramente ha salido del rifle que dos segundos después aparece empuñado por el tirador;
El hombre cae al piso de bruces, se voltea y queda de espaldas, con la pierna derecha extendida, con la izquierda doblada, y con ella se impulsa hacia atrás para intentar levantarse justo cuando aparecen de lleno en la escena los tres perseguidores, todos con armas largas, los tres de civiles; el herido los ve venir, la pierna derecha rígida, entiendo que en ella ha dado la bala;
El más adelantado lo rodea, se le acerca por la espalada, lo patea; cuento una, dos, tres, cuatro patadas en la espalda y la cabeza; su compañero lo agarra de frente, las patadas son directas a la cabeza, una, dos, tres patadas, luego libera el fusil que le cuelga del cuello con una correa y remata con la culata en un movimiento de karateca; el tercer perseguidor observa y vigila la escena.
Luego lo impredecible --porque lo que he visto antes no me admira, un policía que ha baleado a un maleante y que llega a patearlo una y otra vez, como si lo sacara del librito que nunca le dieron en la academia--, lo que no puedo entender es su decisión por arrastrar el cuerpo de su víctima, lo jala de un brazo y lo lleva para dejarlo justo en el centro de la escena, como si pensara en los espectadores? ¿Qué pasa por la cabeza del policía que acaba de balear a uno de los secuaces de El General? ¿Qué pasa por la cabeza de todos los que vemos su figura de matador con la sombra de la muerte a sus pies?
Ahí lo deja, rendido, cara al sol. Parece muerto. No está muerto. No sabemos su nombre. ¿Será de San José Carpinteros? ¿se habrá ocupado de perforar el ducto? ¿Será simplemente un sicario? Eso no le importa a la nota roja. Tampoco sabemos los nombres de los policías que lo balearon y patearon. ¿Son judiciales del Estado? ¿Son agentes federales vestidos de civil? Son policías, cumplen su cometido. A quién le importa que todo quede grabado en un video. Ya lleva 5,163 reproducciones cuando yo lo veo.
Publicado en Sociedad |#c874a5
Domingo, 28 Julio 2019 00:00

Mundo Nuestro. Madela es una pintora que no se anda con medias tintas. La revista Elementos ha dedicado su edición 115 para exponerla de cuerpo entero, como ella misma dice que pinta. Nacida en Cholula en 1975, la artista plástica vive en Mérida desde hace un tiempo. No olvida su raíz.



Así se presenta ella misma.

"Lo pinto así como lo escucho, en compases de cuatro cuartos, amplificado y a todo volumen. Hay gente que a la hora de la comida pone música quedita para que acompañe pero no interrumpa la digestión, lo que produzco es justo lo contrario, es esa fiesta a deshoras que inconsideradamente despierta a todos los vecinos de la manzana. Mi obra tiene la solemnidad del perreo y la elegancia de las dragas. Trabajo en los confines de las leyes del glitter y con los colores que destacan de noche. La chispa que da la vida es el subwoofer y toda mi intención es que las vibraciones retumben contra las vísceras. Pinto como bailo, gustosa y comprometiendo todo el cuerpo."



© Madela. Rufina en el cojín azul, tinta/papel artesanal del taller Arte Papel, IAGO, Oaxaca, 32 x 29 cm, 2019.



Publicado en Revista Elementos
Página 1 de 3