Elementos filtrados por fecha: Septiembre 2019
Lunes, 30 Septiembre 2019 00:00
Publicado en La Casa del Mendrugo
Lunes, 30 Septiembre 2019 00:00

Revista Elementos

Raúl Dorrá, in memoriam

El viernes 13 de septiembre falleció el humanista, novelista, traductor y especialista en semiótica y estudios de la lengua y la literatura Raúl Dorra Zech (San Pedro de Jujuy, Argentina, 5 de septiembre de 1937), dejando como legado una amplia colección de ensayos, artículos y libros en los que no queda lugar a dudas sobre la vastedad de su saber y la profundidad de su pensamiento. Dorra fue profesor en el doctorado en Literatura Hispanoamericana de la BUAP, así como académico en el Colegio de Lingüística y Literatura Hispánica de la Facultad de Filosofía y Letras, y en el Centro de Ciencias del Lenguaje del Instituto de Ciencias Sociales y Humanidades. Fue, junto con otros académicos de nuestra institución el creador y coordinador del Programa de Semiótica y Estudios de la Significación en nuestra universidad y de la revista indexada Tópicos del Seminario. Entre las distinciones a las que se hizo acreedor por su prolífica actividad académica debemos destacar que fue miembro del Sistema Nacional de Investigadores, de la Academia Mexicana de Ciencias y miembro correspondiente de la Academia Mexicana de la Lengua; dos veces fue condecorado con la Medalla “Gabino Barreda” de la UNAM, y el 25 de septiembre de 2018 recibió la medalla Francisco Javier Clavijero, máxima distinción que otorga a sus académicos la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla. En esa ocasión, reconoció ser “antes que nada un escritor, un hombre de letras, que se siente situado en la confluencia de lo inteligible con lo sensible”. Entre sus publicaciones podemos mencionar los títulos siguientes: Aquí en este destierro (1967), Sermón sobre la muerte (1977), Los trabajos y las horas de Damián (1979), La canción de Eleonora (1981), Los extremos del lenguaje en la poesía tradicional española (1981), De la lengua escrita (1982), La literatura puesta en juego (1986), Hablar de literatura (1989), Profeta sin honra (1994), Entre la voz y la letra (1997), La tierra del profeta (1997), Ofelia desvaría (1999), La retórica como arte de la mirada (2002), Con el afán de la página (2003), La casa y el caracol: para una semiótica del cuerpo (2005), La canción de Eleonora (nueva versión, 2002) y Lecturas del calígrafo (2011).

Raúl Dorra fue un intelectual y un humanista, pero sobre todo, fue la encarnación de los mejores valores que representan el espíritu universitario.



Image result for raúl dorrá

Publicado en Revista Elementos
Lunes, 30 Septiembre 2019 00:00

Sin permiso. John Nichols es corresponsal politico de The Nation y su radio Next Left. Autor de Horsemen of the Trumpocalypse: A Field Guide to the Most Dangerous People in America, y co-autor, con Robert W. McChesney, de People Get Ready: The Fight Against a Jobless Economy and a Citizenless Democracy. (Fuente: https://www.thenation.com/article/trump-impeachment-pelosi/ Traducción:G. Buster

El “impeachment” (proceso político al presidente por el legislativo) no es difícil.

Lo único que complica el proceso es la inclinación de los políticos —algunos bien intencionados pero cautelosos, otros cínicos e intrigantes— a sopesar las cosas con demasiadas estrategias, evasiones, retrasos y compromisos.



Tengamos esto en cuenta, ahora que la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, y los líderes del Grupo Demócrata de la Cámara de Representantes han anunciado una investigación formal sobre las acusaciones de que el presidente Donald Trump presionó al presidente de Ucrania para que investigase a la familia del ex vicepresidente Joe Biden. Pelosi dijo: "Las acciones tomadas hasta la fecha por el presidente Trump han violado gravemente la Constitución". También afirmó que "el presidente debe rendir cuentas". Nadie está por encima de la ley."

Suponiendo que Pelosi este en lo cierto, y suponiendo que permita que el Comité Judicial de la Cámara haga su trabajo en los días y semanas venideros, revisemos los pasos que se requieren para que el “impeachment” prospere.

Centrarse

Hay que identificar abusos claros de poder que pueden entenderse en términos generales como ofensas al juramento del cargo del presidente, que requiere que "preserve, proteja y defienda la Constitución de los Estados Unidos". Si el presidente usa su cargo para conseguir que un gobierno extranjero investigue a un rival político, con miras a socavar a ese rival, es un claro abuso de poder que ataca las premisas básicas de la democracia estadounidense. Como Ron Fein, el director jurídico del grupo pro-derecho constitucional Free Speech for People, dice: "El escándalo de Trump en Ucrania es un delito de impeachment", y explica que la investigación de la Cámara debe examinar hasta qué punto el presidente ha estado "dirigiendo o intentando indebidamente dirigir a una potencia extranjera para que investigue a sus propios adversarios políticos ”. Del mismo modo, si el presidente usa su posición para enriquecerse a sí mismo o a su familia, es un abuso de poder igualmente claro que viola las cláusulas sobre emolumentos de la Constitución. Las investigaciones históricas de destitución han sido más efectivas cuando han evitado examinar las listas de delitos merecedores de impeachment y se han centrado en las quejas más serias y comprobables. El ex presidente del Comité Judicial de la Cámara de Representantes, Peter Rodino, y el equipo que persiguió al presidente Richard Nixon en 1974 tenían muchas opciones; optaron por tres y escribieron sus argumentos para un juicio político en aproximadamente tres páginas.

Ser rápidos



Hay que establecer una hoja de ruta y seguirla. Arrastrar la investigación de la Cámara durante meses no es sabio ni necesario. Varios grupos de interés público que han estado abogando por la destitución, incluyendo Democracia para América, Acción CREDO, Libertad de expresión para el Pueblo, por el pueblo y la Campaña de coraje propusieron recientemente la siguiente hoja de ruta: “1. El Comité Judicial de la Cámara vota las razones del juicio político contra el presidente Trump antes del 1 de noviembre de 2019; 2. La Cámara de Representantes de EE. UU. vota las razones del juicio político contra el presidente Trump antes del 15 de noviembre de 2019. "Eso es razonable. También protege del error de dejar que el proceso se atasque o se demore por estrategias legales complejas o peleas por información que la Casa Blanca se niega a divulgar.

Hay que ir a los tribunales cuando sea necesario, pero hay que asegurarse que sea necesario. Y asegurarse que cualquier solicitud esté enmarcada en términos claros e inmediatos. En cada paso, hay que mantener el sentido de urgencia expresado por el Representante John Lewis cuando dijo el martes: “No podemos retrasarnos. No debemos esperar. Ahora es el momento de actuar. He sido paciente mientras probábamos otros caminos y utilizábamos otras herramientas. Nunca encontraremos la verdad a menos que usemos el poder otorgado a la Cámara de Representantes y solo a la Cámara para comenzar una investigación oficial según establece la Constitución. El futuro de nuestra democracia está en juego”.

No dejarse distraer por Trump



Mientras Pelosi se preparaba para hacer su anuncio, el presidente estaba tratando de condicionar el proceso al proponer la publicación de la transcripción no editada de su conversación de julio con el presidente ucraniano Volodymyr Zelensky. Ese fue un intento obvio de hacer que Pelosi dudara. Pero no lo hizo esta vez. Pero habrá más intentos. Y habrá exigencias insistentes de investigar a Biden. Que así sea. El trabajo del Congreso es verificar y contrarestar las malas acciones del presidente, no atarlo politicamente. El presidente empleará todos los trucos para protegerse. Hay que responder a su habilidad política como el erudito constitucional Laurence Tribe cuando dice: "La historia siempre cambiante de Trump es un ejemplo de autoinmolación a cámara lenta. Triste de ver. Aunque debo admitir un poco de vieja “schadenfreude” (alegrarse del mal ajeno).

Educar, educar, educar

Hay una inmensa confusión con respecto al impeachment. Demasiados estadounidenses piensan que es un proceso legal, más que un proceso político. Demasiados estadounidenses confunden el voto de la Cámara para aprobar las razones del juicio político con el voto del Senado sobre si se debe cesar al presidente de su cargo. Trump y sus seguidores buscarán explotar esta confusión. La mejor manera de contrarrestarlos es mediante audiencias y debates, apariciones en los medios y eventos públicos para explicar el proceso a cada paso y presentar los cargos contra Trump en su contexto.

Hablemos de sentido del deber y de responsabilidad, al igual que la Representante de Michigan, Elissa Slotkin, ex oficial de inteligencia y funcionario del Departamento de Defensa que el año pasado ganó un escaño tradicionalmente republicano para los demócratas; Slotkin dijo el lunes, “hice un juramento para proteger y defender la Constitución. De ser ciertas, estas nuevas acusaciones contra el Presidente son una amenaza para nuestra seguridad nacional y constituyen un delito de impeachment”.

No se preocupe por las encuestas al comienzo del proceso. Hay que preocuparse por proporcionar la información necesaria para que, cuando se escriban artículos formales sobre el juicio político, los encuestados comprendan por qué el presidente debe rendir cuentas y por qué es apropiado que la Cámara actúe.

No preocuparse por el Senado

La función de la Cámara es remitir las razones del juicio político al Senado. La tarea del Senado es determinar si el presidente debe rendir cuentas. El líder mayoritario del Senado, Mitch McConnell, y el Grupo Republicano del Senado pueden rechazar dar cuentas. Depende de ellos. La representante Alexandria Ocasio-Cortez lo explicó acertadamente a principios de este mes:

“Tenemos que hacer nuestro trabajo. Una vez que la Cámara comienza el impeachment, la Cámara juzga políticamente al presidente y el proceso va al Senado. Si quieren frenarlo, cada republicano votará a sabiendas de que queda en las actas en contra de la destitución de este presidente, conociendo su corrupción, públicamente con esa mancha en sus carreras para siempre, porque es indignante proteger semejante ilegalidad y corrupción como la de esta presidencia.

Es la hora.

Publicado en Mundo |#c874a5
Domingo, 29 Septiembre 2019 00:00

Mundo Nuestro. A la vista la realidad de los desarrollos industriales en la Sierra Norte de Puebla, impuesta por los grupos de poder económico y por la miopía de los gobiernos en todos los órdenes: fracking en la región de Venustiano Carranza y Metlaltoyuca; hidroeléctrica sobre el río Ajajalpan; minera en Ixtacamaxtitlán. Pemex, Wall Mart, Almden Minerals. Gobierno federal y corporaciones trasnacionales. Veinte años se cumplen esta semana en la que cierra septiembre y arranca octubre hacia la memoria de los fatídicos días 4, 5 y 6 de octubre de 1999. El colapso de la montaña fue tan monumental que hicieron falta varias semanas para tomar conciencia de la dimensión de la catástrofe que se llevó la vida de al menos 256 personas, dejó sin casa a varios miles de familias y dejó incomunicada por la destrucción de la infraestructura carretera a una región que alberga la vida de más de un millón de poblanos.

Muros de agua. Tragedia en los ojos.

Las tormentas de octubre sobre la Sierra Norte de Puebla pusieron una terrible paradoja al descubierto, algo que hace aún más difícil reconstruir la infraestructura perdida: la región indígena-mestiza cuenta con altos niveles de producción agrícola e industrial pero se encuentra amarrada de manos por estructuras políticas y económicas extremadamente arcaicas.



Los ríos desbordados, una vez más las preguntas sobre la vocación natural de la Sierra Norte de Puebla

Ironía mexicana: el azote del cielo trae la Sierra Norte de Puebla a la historia moderna del país. Ni las guerras civiles del siglo XIX provocaron una movilización social como la que se vive desde la primera semana de octubre. Más allá de los muertos -tal vez cerca de 500- y la destrucción de la economía y los servicios en un territorio al que el Estado con sus instituciones nunca acabó de llegar, sesenta horas de lluvias activaron el detonador de un cambio estructural en esta densa región de pueblos indios nahuas y totonacos sumidos en la marginación y la pobreza propias de los rasgos más arcaicos de México. Si a la inteligencia se suma una buena política, tal vez de la catástrofe resulte una nueva sierra.



Pocas regiones indígenas y mestizas tan complicadas como la Sierra Norte: por su diversidad ecológica en riesgo -ganado, cafetales y cítricos y agricultura maicera han deforestado serranías que van desde los 400 hasta los 2,500 metros sobre el nivel del mar-; por su densidad y dispersión demográfica -1,000,000 de habitantes en más de 2,000 pueblos y tan sólo 7 ciudades con más de 20,000 habitantes; por su economía de autoconsumo entreverada con nudos de capitalismo salvaje en la tala forestal, la producción intensiva de café para la exportación y la explosión de las maquiladoras para la confección. Todo ha sido puesto en jaque por sesenta horas de diluvio sobre 15,000 kilómetros cuadrados de territorio marginal a dos horas en auto de la ciudad de México.



Algunas imágenes para entender el entorno social de la Sierra Norte.

Los extremos cafetaleros: en la zona de Xicotepec miles de hectáreas de plantíos a sol abierto y con el uso de agroquímicos producen intensivamente para la exportación a Alemania; los empresarios capitalistas recorren en helicóptero las plantaciones que, al cabo de cuatro o cinco años de explotación, venden a pequeños productores sin capital y tecnologías para repetir la experiencia; la productividad baja y con el tiempo las laderas reproducen el ciclo maicero de erosión y pobreza. En Cuetzalan, una región de pequeños productores, un cortador de café recibe 50 centavos por kilo en la cosecha para lograr si tiene suerte alrededor de 25 pesos diarios. En Huehuetla, luego de las lluvias, los acaparadores lo compran a 30 centavos contra el riesgo de que se pudra en el suelo.

  • AI fin en la economía global, el boom de la industria de muebles rústicos para la exportación en la ciudad de Puebla ha multiplicado en los últimos cinco años la tala legal y clandestina con decenas de aserraderos entre Chignahuapan y Huauchinango.

  • Teziutlán, en el otro extremo de la economía, ha desarrollado en cinco años una actividad maquilera con 32,000 empleos directos en la confección textil. La migración genera hacinamiento urbano sin consecuencias para bien de las comunidades que aportan la fuerza de trabajo. La ciudad media reproduce los errores de los centros industriales de Puebla y el Distrito Federal.

  • Un sábado de plaza en Zacapoaxtla arroja la realidad sin cifras del autoconsumo indígena y la relación desigual y expoliadora de las cabeceras comerciales y las comunidades: huacales de frutas son ofrecidos a las nueve de la mañana a quince pesos; son comprados a ocho al final del día.

  • Tepetzintla es un municipio que en 1975 no había visto rodar por sus veredas ni siquiera una carretera. Mulas de carga y hombres caminaban seis horas para llegar a Zacatlán. Ni luz, ni escuela, ni drenajes, sólo chozas alrededor de un quisco-pozo, una presidencia, un templo franciscano y un curato en el que los tatas veían de cuando en cuando un código del siglo XVI. Dos mil comunidades estaban así ese año. El esfuerzo del Estado y los pobladores revirtió esta situación con escuelas, luz eléctrica, terracerías y centros de salud. Sin embargo, para 1995 el 90% de los municipios comprobaba índices de marginación alta o muy alta.

  • A fines de los ochenta los indios de San Juan Tahitic, a tres horas y media de camino a pie de Zacapoaxtla, tomaron de un cacique sus tierras ancestrales. La policía de inmediato reprimió la invasión y recuperó los predios. Siguieron años de plantones y escritorios sin éxito en la ciudad de Puebla. Un día de 1993 el hijo del ranchero fue ejecutado sin más a balazos a las puertas de su casa.

Comunicada por tres rutas -la petrolera de Huauchinango- Poza Rica; la indígena de Zacapoaxtla-Cuetzalan; y la ferrocarrilera de la decimonónica minera y comercial Teziutlán, la Sierra tiene presencia institucional añeja, pero delimitada en puntos estratégicos: la iglesia católica, con sus misioneros desde el siglo XVI y sus templos en cada una de las comunidades; el Estado con sus gobernadores y presidentes, sus jueces de paz y sus cárceles, la economía con sus presas de Necaxa y la Soledad, para energía eléctrica del Distrito Federal. El Estado también de las últimas décadas, con su Interserrana y sus terracerías, con sus escuelas bilingües y sus tecnológicos, pero con la carencia de una estrategia de inversión pública para el desarrollo en el largo plazo de la economía serrana.

Las tormentas de octubre arrojaron con su fuerza hechos que quiebran esta inercia de siempre en la Sierra Norte.

  • Cortes de agua como misiles destrozan en infinidad de puntos los 4,000 kilómetros de carreteras y terracerías y dejan incomunicados por más de dos semanas a centenares de pueblos y ciudades, provocando la mayor emergencia alimenticia en la historia reciente del país. Un sistema de protección civil de caricatura nunca imaginó el escenario de una carretera interserrana quebrada en cincuenta puntos. Se produce una hambruna temporal y la movilización de miles de personas en búsqueda de víveres sin alternativas mayores que las cadenas humanas entre las cabeceras y las comunidades y los vuelos de helicópteros cuando lo permite la niebla.

  • Además de los destrozos carreteros, es incalculable la pérdida de infraestructura, comunidad por comunidad, en la economía de autoconsumo y en los servicios públicos como adoquinados, redes de agua potable y drenaje, escuelas y edificios públicos. Más de 8,000 viviendas y una decena de comunidades arrasadas dan idea de la magnitud de la tragedia.

  • La respuesta del Estado es agresiva y bien intencionada para resolver la hambruna provocada por los cortes de la carretera interserrana entre Chignahuapan-Tetela, Zacatlán-Ahuacatlán, Zacapoaxtla-Cuetzalan y Tlatlauqui y Teziutlán. El gobierno de Melquiades Morales traslada secretarías de Estado a las cabeceras serranas afectadas y organiza de urgencia un abasto de alimentos que por no estar fundado en un plan de emergencia estratégico es lento o sometido muchas veces a la voluntad de presidentes municipales, y a la veracidad de la información otorgada a veces sí y a veces no por sus representantes.

  • La movilización hormiga, organizada desde los pueblos, de miles de hombres y mujeres desde las comunidades en busca de alimentos y en la reapertura urgente de sus brechas, encuentra respaldo en la red espontánea pero orgánica pica de grupos muy diversos de la sociedad civil: iglesias, empresas, escuelas y universidades públicas y privadas, medios de comunicación. Este es el hecho político más importante en la historia reciente de la sociedad poblana y puede generar cambios profundos en la equivocada e injusta relación social que llamamos Sierra Norte.

En conclusión, la tormenta genera la necesidad de replantear la relación de fondo de una región indígena-mestiza de importante producción agrícola e industrial pero sustentada en esquemas económicos y políticos arcaicos incapaces de reconstruir la infraestructura perdida y de proponer nuevas estrategias de desarrollo. Existe un consenso social por la Sierra. Se requiere una acción estratégica de Estado. A la vista está que toda dinámica estratégica que resulte tendrá que reconocer la importancia del campo y el autoconsumo para una solución de largo plazo, así como de su organización por fuera de los esquemas paternalistas, corporativos o de caridad que el Estado y las iglesias reproducen.

Domingo, 29 Septiembre 2019 00:00

La Sierra Norte de Puebla padece los efectos del desastre causado por una intensa temporada de lluvias. El paisaje, como revela esta crónica, ofrece miles de héctareas de cultivo perdidas, hambre, desolación y cientos de historias que, de no estar al alcance de los ojos, parecerían inverosímiles.

Viejo campesino está de pie —aún— y mira hacia el horizonte. Se acompaña sólo de un bastón. El único testigo es otro hombre que cruza por ese valle rodeado de montañas, en

La desazón la han dado las lluvias, pero la tragedia está en los ojos, desde que nacieron.

Gregorio, totonaco, vive en un pueblo de Tepango de



Rodríguez. Ha caminado cuatro horas hasta Jilotzingo, donde no hay paso —por la interserrana— hasta Zacatlán. Es la frontera obligada. Va a comprar maíz, muy escaso. Dice que le pide a Dios “que me ayude”. Dios “es grande y poderoso. Dios me ha mandado y ahora que me ayude”.

—¿Y para qué lo trajo Dios? Pues para trabajar, para trabajar. Para adorarlo por él…

-¿Y.?

—A sufrir… Como estamos viendo ahora, trabajamos pero no alcanza. A ver por nuestros hijos también.

La ayuda es abundante. Trailers y camiones circulan por toda carretera que se aproxime a la zona de desastre. La presidencia municipal de Zacatlán, centro regional de abasto, se ha convertido en una gran bodega: las cajas y paquetes de ayuda suben y bajan.



Hasta ahí llegan de comunidades cercanas. O lejanas. Horas y horas de camino entre lodazales, peñascos y barrancas.

Otro hombre, por su cuenta, ha acopiado ropa. Se estaciona frente a la presidencia municipal en su Ram Charger azul. Abre bolsas que pretende repartir y una marabunta de hombres y mujeres campesinos se hace en derredor suyo. Trepadas unas hasta en las llantas, arrebatan al de junto. Comienzan los jaloneos. El sofocado repartidor sube al techo de su Ram Charger. Pide orden pero el llamado es inaudito. Lanza al aire lo que le queda en las bolsas, y lo que cae lo toman mujeres desesperadas. Unos perros flacuchos olisquean sin parabién. Los perros van a dar a un bote de basura donde sacan platos de unisel con restos de frijoles.

Las parroquias dan albergue y reciben la ayuda de Cáritas. El movimiento en los pueblos es insuficiente para abastecer a miles de hambrientos. Gente va y viene, trabaja para acarrear bultos de maíz o de azúcar.



En Aquixtla, la carretera se desplomó. Una centena de hombres ha formado una cadena que recorre una vereda hechiza como alternativa, para hacer llegar gasolina, agua, frijoles. Hasta cajas de Corn Flakes. Los tanques de gas se trasladan por el vacío que el tramo carretero desaparecido dejó por las lluvias, a través de una polea. Ahí van los cilindros, viajando como en teleférico. Del otro lado compran los que tienen.

En el atrio de la iglesia de San Juan Bautista, unos damnificados rodean al sacerdote. El abasto que llega, parte. Cuando arriban las cajas de ayuda, se hace sonar una campana. Los habitantes que vienen del rumbo de Tetela de Ocampo, a pie o a tramos en camioneta (las que se quedaron de ese lado), acuden al llamado. Y a cargar. A lomo de burro.

La tierra de antiguos evangelizadores franciscanos está desolada. El párroco José Adolfo Chávez, ahí en el atrio, prende un Marlboro. La neblina está en el ambiente y el frío cala. Llueve. Todo está triste. Alguien comienza a tararear “fumando espero…” y se detiene.

—¿Y qué espero?

Los contertulios se miran. El silencio ahonda.

—Yo no sé qué espero —dice uno.

—Yo tampoco —tercia otro.

Pero no muy lejos de ahí, miles de bocas esperan: caminos destrozados, casas destruidas; no hay luz. Las historias son inverosímiles para aquel hombre de ciudad, el que miraba al campesino en ese paraje. Pero están ahí y se cuentan: trece personas que quisieron guarecerse de los deslaves como en Camocuautla fueron a encerrarse en el templo y ahí quedaron sepultados. Un padre corría en Ahuacatlán buscando deseperadamente refugio para su familia y su bebé se le escurrió de los brazos. El crío cayó por un despeñadero.

Y así siguen: decenas de pueblos desaparecieron bajo el lodo, cientos de campesinos emigran al municipio más cercano para comer. Una mujer totonaca sólo salvó un paraguas. Un niño duerme en un albergue y ha preguntado por sus padres y tíos que no sabe que están muertos. Un grupo de indígenas que llevaba abastos desde Zacapoaxtla fue asaltado a medio camino; uno de ellos murió a machetazos. En Tepango de Rodríguez, en el segundo viaje por helicóptero, dos militares tuvieron que bajar a contener a una horda de hambrientos que se golpeaba por quedarse con una despensa.

Miles de hectáres perdidas, muerte, hambre: destrucción de viviendas, escuelas, casas de salud. Así esta el futuro para los hombres y mujeres de la Sierra Norte de Puebla que no recuerdan, “hasta hace como cuarenta años, que fue cuando Dios se enojó tanto”. n

Beatriz Gutiérrez Mueller. Periodista. Reportera del noticiero de radio poblano Revista 105.

DATOS PARA EL DILUVIO

• La sierra de Puebla se divide en dos zonas: sierra norte y sierra nororiental.

• Las ciudades más importantes de la sierra norte: Huauchinango, Zacatlán y Chignahuapan.

• Las ciudades más importantes de la sierra nororiental: Zacapoaxtla, Cuetzalan del Progreso. Teziutlán y Tlatlauquitepec.

• Número de habitantes en la región serrana: 1,016,071.

• Número de municipios: 63.

• Municipios de “alta” o “muy alta” marginalidad: 90%.

• Población indígena: 30%.

• Grupos indígenas: totonacos y nahoas, fundamentalmente.

• Número de localidades: 2,493.

• Localidades de menos de mil habitantes en la sierra nororiental: 90%.

• Localidades de menos de mil habitantes en la sierra norte: 80%.

• Población sin agua en la sierra: 33%.

• Población sin drenaje: 62%.

• Población sin electricidad: 19%.

• Analfabetismo: 28%.

• Médicos por cada cien mil habitantes: 51.3

Fuente: Plan Estatal de Desarrollo 1999-2005

Domingo, 29 Septiembre 2019 00:00

Mundo Nuestro. Lo ocurrido en loa últimos años en México, con las imágenes contundentes de los innumerables deslaves en las montañas de Puebla en 1999 y Guerrero en el 2013, recuerda la urgente necesidad de replantear los proyectos de desarrollo industrial minero. No hay escenario imaginado por las empresas mineras que soporte la realidad de las montañas desgarradas por la fuerza de la naturaleza y la precariedad de los sistemas ambientales que han sufrido la intervención humana.

Este texto, escrito por la bióloga mexicana Alicia Mastretta Yanes, proporciona elementos de análisis que no pueden dejarse de lado. Los grupos civiles organizados debemos exigir a las autoridades en turno y de todos los niveles de gobierno tomar en cuenta esta información. Concesiones y permisos deben ser rigurosamente revisados a la vista del público y con criterios de sustentabilidad ambiental que determinen todo proyecto de desarrollo económico desde su propia concepción. Son demasiados avisos, ha dicho la bióloga Julia Carabias. ¿Necesitamos más precedentes para asegurar la catástrofe total? ¿Cuál es la postura del gobierno federal hacia la explotación minera a cielo abierto y el uso de cianuro en sus beneficios?

Tetela de Ocampo, un municipio sumergido en la Sierra Norte de Puebla, ha enfrentado la posibilidad de que se funde en su territorio una mina de oro a cielo abierto. Lo mismo ocurre en Ixtacamaxtitlán, en la cuenca alta del río Apulco, con una minera canadiense decidida a plantar ahí una explotación de oro y plata a cielo abierto.



Mina a cielo abierto significa quitar el bosque y procesar la roca de una amplia extensión de terreno. Significa también cianuro para lavar la roca y extraer el oro. El cianuro es una sustancia muy tóxica.

Me puse a leer sobre minas de este tipo y la legislación en Europa, un poco por saber qué está pasando en otras partes del mundo, un poco porque el azar me llevó a estar viviendo en tales latitudes y un poco porque corría el rumor de que este tipo de minas están prohibidas en Europa. Me encantaría decir que la minería a cielo abierto y el uso de cianuro están prohibidos, tal como da la impresión si una lo googlea y abre un par de links de entradas de blog y noticias latinoamericanos que así lo sustentan. Sin embargo, por más que me gustaría que fuera cierto, me parece que es una malinterpretación de algo que sí sucedió: el 05 de Mayo del 2010 el Partamento Europeo decidió pedir a la Comisión Europea la prohibición del uso de tecnologías mineras a base e cianuro. La resolución (i.e. el pedir que esta actividad se prohíba, ojo, el texto es confuso) fue aceptada con rotundos 488 votos a favor, 48 en contra y 57 abstenciones. Sin embargo, la Comisión decidió no prohibir el uso de cianuro, en lo que me parece una muestra del enorme conflicto de intereses que presenta este método extractivo en todas partes.

Aunque la petición que hizo el Parlamento no fue exitosa y el uso de cianuro involucrado en las minas a cielo abierto no están prohibidas en Europa, creo que vale la pena comentar algunos de los detalles del texto original de la resolución (P7_TA(2010)0145).



Primero, en total se expusieron 15 consideraciones principales por los que este método extractivo debería ser prohibido. Quisiera destacar estos cuatro:



B. Considerando que el cianuro es una sustancia química altamente tóxica utilizada en la minería del oro y que, en el Anexo VIII de la Directiva marco sobre política de aguas, está clasificado como uno de los principales contaminantes y puede tener un impacto catastrófico e irreversible en la salud humana y el medio ambiente y, por ende, en la diversidad biológica,

E. Considerando que en los últimos 25 años se han registrado más de 30 accidentes importantes relacionados con el vertido de cianuro, en particular hace 10 años, cuando se vertieron más de 100 000 metros cúbicos de agua contaminada con cianuro desde el embalse de una mina de oro al sistema fluvial Tisza-Danubio, lo que causó el mayor desastre ecológico de esa época en la Europa Central, y que no existe ninguna garantía real de que no se vuelva a producir un accidente semejante, especialmente teniendo en cuenta el incremento de las condiciones metereológicas extremas, por ejemplo, fuertes y frecuentes precipitaciones, como se prevé en el Cuarto Informe de Evaluación del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático,

I. Considerando que sigue sin disponerse de reglas prudenciales y de garantías financieras adecuadas, y que la aplicación de la legislación vigente en relación con el uso de cianuro en la minería también depende de las competencias de los poderes ejecutivos de cada Estado miembro, por lo que la posibilidad de que ocurra un accidente es solo cuestión de tiempo y de negligencia humana,

K. Considerando que el uso de cianuro en minería crea poco empleo y solo por un periodo de entre ocho y dieciséis años, pero puede provocar enormes daños ecológicos transfronterizos que, por lo general, no son reparados por las empresas explotadoras responsables, que suelen desaparecer o declararse en quiebra, sino por el Estado correspondiente, es decir, por los contribuyentes,

“M. Considerando que es necesario extraer una tonelada de menas de baja calidad para producir dos gramos de oro, lo que genera una enorme cantidad de residuos mineros en las zonas de extracción, mientras que entre un 25 y un 50 % del oro se queda finalmente en la pila de residuos; considerando, además, que los proyectos mineros de gran escala que emplean cianuro utilizan varios millones de kilogramos de cianuro de sodio al año, y que un fallo en su transporte y almacenamiento puede tener consecuencias catastróficas,”

Leo estas consideraciones con el caso de las minas que se pretenden abrir en la Sierra Norte de Puebla y de inmediato pienso en las Lluvias del 99. En cerros enteros que se desgajaron y se llevaron consigo por igual carreteras que pueblos enteros. Quién no se acuerde de la magnitud del suceso que se asome a la cañada de Cuetzalan, -la que se mira majestuosa desde los restaurantes a orilla de la carretera- y que se fije en cómo trece años después aún se nota el nivel a dónde llegó el río, que se fije cómo puede distinguirse todavía dónde laderas enteras se colapsaron en una grandísima avalancha de lodo; que piense que las carreteras quedaron destruidas y varios pueblos incomunicados hasta el punto de que hubo serios problemas de hambruna y salud (Mastretta, 1999). Quién quiera evidencia y explicaciones geológicas que recurra a las publicaciones científicas que se hicieron al estudiar la catástrofe (algunos ejemplos Britán 2000; Lugo-Hubp et al 2001; Vázquez-Conde et al 2001; Capra et al. 2003a; 2003b; Alcántara-Ayala 2004; Borja-Baeza 2003; Dávila-Hernández 2003; López-Mendoza 2003; Marcos-López 2003; Ochoa-Tejeda 2004; Lugo-Hubp et al 2005).

¿Cómo pudo suceder algo así? En un artículo publicado en la Revista Mexicana de Ciencias Geológicas Lugo-Hubp y colaboradores (2005) explican que en cuatro días llovió el 50-60% de lo que normalmente llueve en un año sobre un relieve muy pronunciado, rico en tipos de rocas propensas a la erosión y que además se encuentra deforestado y modificado por la construcción de carreteras. Todo esto causó un proceso de remoción en masa (es decir miles de procesos de caída, deslizamiento y flujo de enormes cantidades de tierra, roca y agua) con las consecuencias que conocemos.

No había precedentes de algo así en el siglo XX. ¿Volverá a pasar? El estudio mencionado sugiere que este tipo de fenómenos son de hecho parte de la historia que ha formado el relieve de la Sierra durante al menos los últimos diez mil años. ¿Es parte de la historia de la región y nunca habíamos visto algo así? De hecho sí, lluvias semejantes ocurrieron en septiembre de 1944 y durante huracanes como Hilda en 1955, Beulah en 1967, Fifí en 1974, Diana en 1990 y Gert en 1993 (Biltrán, 2000). Una diferencia importante es que en el 99 la deforestación y la construcción de carreteras incrementaron la magnitud del fenómeno. Esto se debe a que la pérdida de la vegetación desestabiliza el suelo y no permite la absorción de agua, y además la construcción de carreteras rompe el equilibrio natural del talud (Lugo-Hubp et al 2005)



¿Volverá a pasar? Cito un párrafo de las conclusiones de Lugo-Hubp y colaboradores (2005): “Es natural que en el futuro, a corto o largo plazo, estos fenómenos se volverán a presentar. En el pasado, tan sólo hace 40 años, la situación era otra, ya que las poblaciones eran más pequeñas, la deforestación no alcanzaba los niveles actuales, y era menor la modificación al relieve por la construcción de vías de comunicación, cultivos en laderas empinadas y pastoreo.”

Con esto en mente me parece evidente que instaurar en la Sierra Norte de Puebla la minas a cielo abierto con sus consecuentes enormes cantidades de desechos de cianuro sería una bomba de tiempo, una irresponsabilidad en verdad absurda. Vean la figuras y mapas en Lugo-Hubp et al 2005. ¿Cuáles son las medidas que una minera tomaría ante una situación como la de las Lluvias del 99? ¿Lo han considerado siquiera? ¿No se trataría de una crónica de una tragedia anunciada?

Vuelvo a la considreación K de la resolución que el Parlamento Europeo presentó a la Comisión Europea: “el uso de cianuro en minería crea poco empleo y solo por un periodo de entre ocho y dieciséis años, pero puede provocar enormes daños ecológicos […] que, por lo general, no son reparados por las empresas explotadoras responsables, que suelen desaparecer o declararse en quiebra […]”.

¿Se imaginan lo que pasaría con los contenedores de cianuro en la eventualidad de que un deslave ocurriera en la zona? ¿Se imaginan las lluvias del 99 si en tope de los miles de metros cúbicos de lodo que arrasaron por las cañadas hubiera también una concentración importante de veneno? ¿Cuáles serían las consecuencias para el medio ambiente y la salud humana en Tetela y en Veracruz a donde desembocan finalmente los ríos de la Sierra Norte?

El artículo 30 de la Ley General del Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente de México postula que para obtener autorización de realizar explotación minera los interesados deberán presentar una manifestación de impacto ambiental que incluya los posibles efectos en los ecosistemas así como las medidas preventivas, de mitigación y las demás necesarias para evitar y reducir al mínimo los efectos negativos sobre el ambiente.

En el Informe preventivo del proyecto de exploración minera “Espejeras” que Minera Espejeras S.A. de C. V. presentó a la SEMARNAT no hay mención alguna de cómo se actuaría en caso de un evento meteorológico extremo. El documento es el informe que debe presentarse para poder realizar la exploración, mas no atañe a la explotación en sí (que es la que generaría los desechos más tóxicos), lo que justifica porqué no se habla sobre el manejo de cianuro y otros desechos de la mina. El motivo porque el que comento este documento es entonces porque algunas de sus líneas implican que la empresa está consiente del tipo de deslaves característicos de la zona, o al menos eso me parece:

(El predio de estudio) “se caracteriza por estar ubicado en un suelo de origen cretácico […] (que) puede llegar a tener una alta susceptibilidad a la erosión.”

Con las actividades de excavación, compactación y nivelación se alterará la estabilidad de las pendientes de las laderas de los cerros donde se ubica el proyecto".

Los suelos friccionantes […] son susceptibles de erosión provocada por escurrimientos de agua, además presentan inestabilidad cuando la inclinación del talud es mayor que su ángulo de fricción interna. […] los suelos finos cohesivos limosos y arcillosos […] en estado seco pueden ser resistentes como un tabique, en cambio, si poseen altos contenidos de agua pueden fluir como líquido viscoso

En las zonas deforestadas, dicho rango (rango de escurrimiento) llega a ser de más de 30%. Esta situación provoca efectos negativos inmediatos, como son: la erosión del suelo, un más rápido ensolvamiento de los bordos y presas, así como el recrudecmiento de los efectos de las inundaciones durante los intensos períodos de lluvias, especialmente los relacionados con la presencia de huracanes.

Me parece que esta información y el antecedente de las lluvias de 1999 se tienen que tomar de forma seria. La construcción de una mina a cielo abierto y el consecuente uso de cianuro en medio de la Sierra Norte de Puebla tienen que plantearse dentro de la historia del relieve del área y su reacción ante eventos climatológicos extremos (mas relativamente frecuentes). La afectación al medio ambiente y a la salud humana van más allá de lo que pase en los límites inmediatos de la mina, sino en todo lo que puede pasar das las condiciones climáticas y geológicas del sitio. Por eso me parece sensato un párrafo en la página 24 del mencionado informe: "Minera Espejeras S. A de C. V., señala que si el daño ambiental es mayor que el beneficio, social, económico o ambiental de la región, el proyecto se declarará inviable, previo a su ejecución".

Referencias.

Mastretta, Sergio. 1999. Puebla: los nuevos muros de agua. Revista Nexos http://www.nexos.com.mx/?P=leerarticulo&Article=2101209

Bitrán, D., 2000, Evaluación del impacto socioeconómico de los principales desastres naturales ocurridos en la República Mexicana, durante 1999: México, Centro Nacional de Prevención de Desastres, Cuadernos de Investigación, 50, 194 p.

Lugo-Hubp J., Vázquez C.,T., Melgarejo P.G., García, F.J., Matías, G., 2001, Procesos gravitacionales en las montañas de Puebla: Ciencia y Desarrollo, 157, 25-33.

Vázquez-Conde, M.T., Lugo, H.J., Matías, L.G., 2001, Heavy rainfall effects in Mexico during early October 1999, en Gruntfest, E., Handmer, J. (eds.), Coping with Flash Floods: Países Bajos, Kluwer Academic Pub., 289-299.

Capra, L., Lugo-Hubp, J., Borselli, L., 2003a, Mass movements in tropical volcanic terrains; the case of Teziutlán (México): Engineering Geology, 69, 359-379.

Capra, L., Lugo-Hubp, J., Dávila-Hernández, N., 2003b, Fenómenos de remoción en masa en el poblado de Zapotitlán de Méndez, Puebla; relación entre litología y tipo de movimiento: Revista Mexicana de Ciencias Geológicas, 20(2), 95-106.

Alcántara-Ayala, I., 2004, Hazard assessment of rainfall-induced landsliding in Mexico: Geomorphology, 61 (1-2), 19-40.

Borja-Baeza, R., 2003, Análisis de susceptibilidad y riesgos asociados a procesos de remoción en masa en Zazapoaxtla, Puebla: Universidad Nacional Autónoma de México, Facultad de Filosofía y Letras, tesis de licenciatura, 154 p.

Dávila-Hernández, N., 2003, Zonificación del peligro por procesos de remoción en masa con base en la aplicación de un análisis estadístico multivariado condicional; la barranca El Calvario, Teziutlán, Puebla: Universidad Nacional Autónoma de México, Facultad de Filosofía y Letras, tesis de licenciatura, 116 p.

López-Mendoza, M., 2003, Diseño de un programa de prevención y mitigación de desastres asociados a inundaciones y procesos de remoción en masa en Zapotitlán de Méndez, Pue.: México, Universidad Nacional Autónoma de México, Facultad de Filosofía y Letras, tesis de licenciatura, 244 p.

Marcos-López, J., 2003, Distribución espacial de los procesos de remoción en masa y riesgos asociados en el municipio de Tlatlauquitepec, Puebla: México, Universidad Nacional Autónoma de México, Facultad de Filosofía y Letras, tesis de licenciatura, 151 p.

Ochoa-Tejeda, V., 2004, Propuesta metodológica para el estudio de

inestabildad de laderas a partir de los MDT y la percepción remota: México, Universidad Nacional Autónoma de México, Facultad de Filosofía y Letras, tesis de maestría, 213 p.

Lugo, J., Zamorano, J. J., Capra, L., Inbar, M., and Alc´antara-Ayala, I.: Los procesos de remoción en masa en la Sierra Norte de Puebla, octubre de 1999, causas y efectos, Revista Mexicana de Ciencias Geol´ogicas, Instituto de Geología, 22, 2, 212–228, 2005.

Domingo, 29 Septiembre 2019 00:00

Vida y milagros

(Imagen de portadilla: Ciervo acosado por una jauría de perros, 1637 - 1640. Óleo sobre lienzo, 212 x 347 cm. Autor Paul de Vos. Museo del Prado.)

¿Quién en su juventud no ha querido cambiar las cosas para mejorarlas? Creo que casi todos, especialmente cuando se trata de injusticias y desigualdades que hieren tanto dentro de una comunidad, nuestro país o el mundo . Es inherente a la juventud el impulso de lograr cambios rápidos y drásticos, el opuesto al don supremo enunciado por Buda, la paciencia, que logra triunfos con tiempo y paciencia. La tentación de los caminos violentos para lograr cambios sociales y políticos siempre estará latente, brillando como una quimera hermosa que puede terminar en pesadilla.



Image result for Sendero en Tinieblas, Alberto Ulloa, Cal y Arena, 2004

Hace ya unos años leí un libro estremecedor sobre el tema de las guerrillas y la lucha armada en busca de justicia social en los años sesenta y setenta del siglo XX. (Sendero en Tinieblas, Alberto Ulloa, Cal y Arena, 2004 ). El libro narra hechos reales sucedidos a un hombre joven, de clase media alta, idealista y bondadoso, pero ávido, impaciente y deseoso de cambiar el país.

Lo releí en estos días en que el tema de los jóvenes que se fueron a la guerrilla se ha puesto sobre la mesa de discusión desde muchos frentes y ángulos. Si hay un tema que requiere entender los matices y no quedarse en posturas de blanco y negro, es éste. Leer el libro ayuda a mirar con cuidado los matices.



Alberto explica con profundidad porqué decidió luchar contra un estado de cosas insoportable y asfixiante, el del estado mexicano post revolucionario, violento, crudo, hipócrita y sin contrapesos, el del caldo de cultivo que derivó en una plutocracia cínica, el de las enormes fortunas y las redes del narcotráfico construidas desde el poder político que nos agobian desde hace décadas, el de las desigualdades lacerantes encubiertas por la demagogia de los discursos priístas y partidistas, las desigualdades extremas cuyas consecuencias vislumbrara ya Alexander Humboldt en 1805 cuando visitó México, desigualdades que describiría como monstruosas, señalando que debiera ser prioritario corregirlas usando la educación, por el bien de todos, ricos y pobres, españoles e indígenas. Tuvo buen ojo Humboldt. En esa tarea, como país, hemos fallado por completo. 150 años después, esas desigualdades, la impotencia ante ellas y el poder aplastante del Estado fueron el motivo principal de casi todos los jóvenes que se fueron a la guerrilla

El 4 de septiembre de 1974, Alberto Ulloa Bornemann fue detenido por la policía judicial del Estado de Morelos. Fue trasladado en un Volkswagen con los ojos tapados con cinta adhesiva y la cara vendada durante un trayecto eterno y aterrador hasta llegar al Campo Militar Número Uno. Fue incomunicado en una celda de dos metros cuadrados antes de ser interrogado por primera vez. Alberto había sido colaborador ocasional del maestro y guerrillero Lucio Cabañas, al que conoció en la sierra de Guerrero. Alberto pertenecía a una vertiente de la izquierda radical, la Liga Comunista Espartaco. Había estudiado Ciencias y Técnicas de la Información en la Universidad Iberoamericana y militó en la organización mencionada desde 1967, hasta que fue detenido siete años después, a los 32 años. Nunca mató a nadie. Para apoyar el movimiento de Lucio haría a un lado sus privilegios, su educación , y sobre todo, a su esposa e hijita, a las que arriesgó enormemente para ejercer su labor de mensajero, facilitador, gestor, proveedor y chofer.



Después de su detención pasaría setenta días "desparecido" y a merced de las torturas e interrogatorios de sus captores, agentes de la temida Dirección Federal de Seguridad. Desde su celda escucharía o vería pasar a jóvenes campesinos o militantes urbanos rumbo a sus celdas o a los cuartos de interrogatorio. Vio a muchos llegar vivos y salir muertos. Supo de su agonía porque vivió la propia. Tomó el camino de la lucha clandestina inspirado por la revolución cubana , el Che Guevara y la revolución cultural de Mao, como muchísimos jóvenes del mundo de entonces y de hoy. Su otra motivación fue un profundo conflicto con la figura paterna y las figuras de autoridad.

Alberto optó por unirse a la clandestinidad cuando llegó a la conclusión de que la apertura del sistema político mexicano de esos años era infranqueable y las promesas de cambio solo simulaciones; ya no había tiempo para la paciencia porque la puerta para la transformación por medio de una equitativa contienda electoral permanecía tercamente cerrada. El PRI ganaban entonces de todas, todas, y no parecía dispuesto a dejar de hacerlo. Su determinación por cambiar al país lo orilló a elegir el difícil camino de una vida dedicada a la clandestinidad, que desembocaría en su detención en 1974. Como en toda guerra, la violencia se ejerce de parte de todos los contendientes, y dominarán en ambos bandos los más fuertes y violentos. El espacio para la piedad se reduce al mínimo, y menos la habrá del lado del que tiene un poder superior, en este caso, el Estado.

Alberto sería quebrantado con torturas, con el ruido constante del radio a todo volumen durante día y noche, con los gritos inesperados de otros detenidos, con la certeza de que nadie de su familia sabía dónde estaba y, por último, con la amenaza de muerte y desaparición de su cadáver. Nadie bajo tortura puede ser culpado de lo que dice. El instinto de sobrevivencia y la respuesta al dolor en casos extremos nos son desconocidos. Creo que casi toda persona sometida a tortura acabará diciendo lo que sus captores desean oír. Habrá quienes quieran culpar o sentirse culpables por eso. Son situaciones que no deben ser juzgadas, solo comprendidas.

Sesenta y cinco días después de su detención Alberto aceptó haber trasladado el dinero de un asalto bancario y dio nombres y ubicaciones de algunos de sus conocidos, imaginando que ya habrían huido. No fue así, y tres de ellos fueron detenidos y presentados junto con él, cinco días después, ante un ministerio público. Fue entonces que su padre y su esposa supieron que estaba vivo. Como miembro de la organización a la que perteneció, no le tocó ejercer la violencia, pero sí supo de ella y luego la padeció a lo largo de los cuatro años que pasó en diferentes cárceles. Primero Lecumberri, luego el Reclusorio Oriente y al final Santa Martha Acatitla. La amnistía decretada por José López Portillo a los presos políticos de la llamada guerra sucia mexicana, le permitió a él y a otros muchos salir de la cárcel cuatro años después.

La primera persona a la que Alberto vio después de los setenta días de detención en el Campo Militar Número 1 fue a su padre. Qué banales les deben de haber parecido sus distanciamientos y diferencias en esa hora de la verdad, en ese encuentro de su regreso del mundo de las desapariciones forzadas, de las que muchas veces solo queda un vacío indescifrable.

Sendero en tinieblas no es fácil de leer sin inquietarte e involucrarte. Hay muchos momentos del libro en el que quieres ir por ese joven y por muchos otros y regresarlos a sus casas y a sus familias tomados de una oreja. Decirles que crecerán, y que podrán encontrar otros caminos para construir un mejor país. Ves la manipulación de siempre en todos lados y en todos los bandos. También los errores y la grandeza humanas. Jóvenes casi niños, adultos casi jóvenes, todos empeñados tercamente en defender un sueño o en combatirlo. De uno y otro lado hay de todo. Están los judiciales y policías desalmados, pero también los médicos militares que salvan vidas e insisten en presentar ante un ministerio público a los detenidos que aparecen en sus hospitales. Están los carceleros-soldados, pobres entre los pobres, que a veces, compadecidos , le pasan agua o un taco a un preso, y otras, están esperando que algún preso muera para quedarse con los huaraches o la camisa del difunto. Están los vengadores revolucionarios que ejecutan a sus propios compañeros cuando les parecen equivocados o desleales a la causa. Ni la verdad, ni la maldad, ni la bondad son patrimonio de ningún bando. Seres humanos en el momento y condición en que los colocó la vida, marcados por sus actos, pero también por la casualidad del destino.

Al salir de la cárcel Alberto reconstruyó su vida, tuvo al hijo que anheló en los momentos más oscuros de su encarcelamiento, reconquistó la confianza de su mujer, que nunca dejó de apoyarlo, cultivó el cariño de su hija y los lazos con sus padres.

Algunas frases de Sendero en Tinieblas de Alberto Ulloa:

"A los mexicanos de centro, izquierda o derecha nos urge aprender a ejercer la tolerancia, a abandonar los estrechos cauces personales, partidarios o de clase..."

"Los atajos revolucionarios o los contragolpes reaccionarios, como lo prueba la historia mundial, no solucionan los problemas sociales, económicos y políticos de los pueblos, más bien los complican y empeoran..."

"Habría que abandonar las satanizaciones fáciles y los mesianismos delirantes...la herencia sangrienta de los dictadores de derecha o de izquierda no deben de ser reverenciados ni mucho menos reivindicados."

" Los de izquierda suelen socializar la pobreza mientras sus dirigentes acaparan el poder y sus privilegios, además de suprimir los derechos civiles y humanos de millones de personas. Los de derecha, lo mismo. Ambos extremos suelen llevar a otras naciones muerte y destrucción, así como derrota y humillación a sus propios pueblos..."

Coincido con él sin haber vivido su horror. Coincido con él en que no hay atajos y que la humilde gradualidad suele ser más eficaz que las medidas radicales. Coincido con Humboldt en que no atender y cerrar la brecha de las desigualdades, básicamente por medio de la educación y de manera paciente e inteligente, solo puede llevar a un país al abismo.

Publicado en Sociedad |#c874a5
Domingo, 29 Septiembre 2019 00:00

Mundo Nuestro. Imaginar la conexión total. O la igualdad cultural absoluta. Partir del hecho simple de que todo es posible. Jugar con ello. Por un momento, entre una multitud de imágenes estas posibilidades están a la mano en el espació que estos artistas plásticos han tomado en la Galería de Arte del Complejo Cultural Universitario de la BUAP. Instalación, paisaje sonoro, fotografía, video, bordados, cianotipia decimonónica, collage... Todo entra en un viaje como no lo habíamos visto en mucho tiempo en una exposición de la plástica poblana.

Al final, una reflexión obligada: ¿Queremos saber qué se puede hacer con el Museo Internacional Barroco? La respuesta la encontramos en la expo 4Stagioni: abre el espacio a los artistas plásticos , a los curadores, a los cineastas, a los actores y ofréceles el campo abierto a la creación artística contemporánea.



“Sólo a través de la comprensión de que el Eterno Retorno incluye tanto los fracasos como los éxitos se logra el despertar” F. Nietzsche

En la rapidez de la vida alguna vez has reflexionado en que todo lo que usas y todo lo que haces te conecta de alguna forma a la cotidianidad de los demás. Tu amigo italiano con el cual hablas por Skype al usar su celular no se imagina que sostiene en su mano un pedazo de tierra mexicana rica en cobre que fue procesada en China y ensamblada en la India para después ser enviada a todo el mundo. Mientras hablan tranquilamente, es probable que ninguno de los dos tenga la mínima idea de cómo el territorio mexicano fue afectado debido a esta extracción o de cómo una densa nube tóxica invade permanentemente algunas ciudades en China.

“Esperando el eterno retorno” nace de la inquietud que nos despierta el preguntarnos: ¿Qué pasaría si la globalización a través de actos justos o injustos conectara todo hasta sus últimas consecuencias?, ¿qué sería de la identidad si las culturas fuesen iguales? Nuestros días están llenos de eventos absurdos que promueven el desprecio del presente en la construcción de un futuro delirante, hecho que hoy jugamos a explicar con un poco de cinismo aplicando la “Teoría Cuántica” y la del “Eterno Retorno” según las cuales el tiempo y la evolución no son lineales sino cíclicos. Desde esta perspectiva el muro de Trump, los barcos de migrantes africanos que llegan muertos a Italia y el incendio en la Amazonas serían mecanismos de aprendizaje para trascender a algo mejor.



“Esperando el eterno retorno” no busca dar respuestas a los cuestionamientos aquí planteados; más bien, es una invitación a “navegar”, a conocer y a cuestionar nuestra historia, a reflexionar en nuestra conexión con los demás, a recuperar nuestro poder, a imaginar otras realidades posibles.

Yaizu y Pasquale



Pasquale Calone es cineasta y artista plástico italiano formado en estética y filosofía del arte en Italia y Francia. Posteriormente se forma y se especializa en cinematografía en Brazil. Ha expuesto sus obras en importantes galerías internacionales y forman parte de colecciones públicas y privadas como la del Museo de Arte Contemporáneo de la ciudad de Tesalónica en Grecia y varias instituciones de la ciudad de Paris. Ha trabajado en obras de cine premiadas en Cannes y Venecia. En “4 Stagioni” a través del concepto místico del “Eterno Retorno”, Pasquale quiere proponer una reflexión sobre la identidad como un juego de poder entre sexualidad y geopolítica estableciendo un mapa emocional entre -Dominador y Dominado-. En este juego de roles usa la sátira y la contradicción intentando responderse una pregunta: ¿es posible que la globalización nos esté volviendo a “todos iguales”?

Yaizu Vázquez es cineasta y gestora cultural, realiza su trabajo artístico principalmente como productora y directora audiovisual. Ha sido reconocida con el premio al “Mejor Proyecto Iberoamericano” en Huelva, España; el “Premio del Público” en Madrid, España y el “Premio Cine al Rescate” en Panamá, también fue beneficiada con el Estímulo a la Creación y Desarrollo Artístico de Puebla. A Yaizu le interesa desarrollar ideas que pongan en valor problemáticas sociales y temáticas culturales, así como explorar diversas narrativas a través del arte. En “4 Stagioni” Yaizu explora a través del paisaje sonoro la posibilidad de escribir con sonidos, de evocar la sentimentalidad de otro tiempo y de otros espacios. En esta exposición el sonido es una invitación a reaprender a sentir, en donde el cuerpo y los sentidos son la brújula para evocar una cultura, una historia, un recuerdo.

Gabriela Farías Islas estudió Artes Plásticas en la Universidad de Guanajuato y la Universidad de Montana. Su trabajo se ha expuesto en más de 30 exposiciones colectivas e individuales en México, Estados Unidos y Hungría. Asimismo, ha participado en dos ocasiones dentro del Festival Internacional Cervantino y ha sido seleccionada en la Bienal Puebla de Los ángeles en dos emisiones. Además, ha obtenido varias menciones honoríficas y apoyos a la creación, entre las que destacan: Estímulos a la creación por el Fondo Estatal para la Cultura y las Artes de Guanajuato en 2009 y del Moscow International Foto Awards, MIFA 2014. En “4 Stagioni” a través de diferentes técnicas como el bordado, el collage, la pintura y la fotografía, Gabriela entrelaza un mapa familiar que tiene una fuerte relación con el pasado, con el arraigo y el desarraigo, así como con la construcción de la identidad. Con los lazos que se crean a través del linaje femenino. Gabriela encuentra en el trabajo textil y en el tejer un acto colectivo en el que una generación pasa su conocimiento histórico a otra.

Coralie Maniez Utilizando diferentes técnicas fotográficas del siglo XIX como el cianotipia o la goma bicromática, Coralie traspasa las fronteras que hay entre la foto y la pintura, jugando con la luz, los pigmentos y los negativos ella crea un universo único que se inspira en el surrealismo. En la idea de que el cuerpo vive en un permanente estado de trasformación, las imágenes creadas por Coralie intentan captar este movimiento proponiendo una cartografía intima; la metamorfosis como utopía de un cuerpo que se reinventa a sí mismo constantemente.

Brett Cantú Vale Oscilando entre lo digital y lo plástico, Brett Cantú Vale emplea técnicas como el collage, la pintura, la manipulación digital y la ilustración para construir sus creaciones. Las temáticas que aborda van de lo natural a lo oculto, produciendo imágenes que poseen un toque sensacional y en ocasiones macabro, dando forma y protagonismo a espacios y criaturas tanto grotescas como fantásticas en cada una de ellas. Su intención en “4 Stagioni” es crear metáforas visuales, pequeñas escenas y personajes que hablan del autoconsumo y el paso del tiempo; de cómo se erosionan los más nobles conceptos, de la idea de que en nuestro afán de echar a andar la máquina humana, hemos transformado todo en combustible, incluso a nosotros mismos.

Julio Broca es artista gráfico y sociólogo. Desarrolla investigación sobre fenómenos artísticos y de rebelión; cofundó junto a los más prestigiosos diseñadores latinoamericanos el proyecto Gráfica Latinoamericana Siglos XX y XXI; ha exhibido su obra, colaborado con artistas e impartido clases en escuelas de arte, diseño y ciencias sociales en México, América Latina, Estados Unidos y Europa. Durante diez años ha dirigido el diseño gráfico en el Instituto de Ciencias Sociales y Humanidades de la Universidad Autónoma de Puebla (BUAP). Dirige el despacho de diseño Ojo Crítico y es Profesor en la Escuela de Artes Plásticas y Audiovisuales de la BUAP en el departamento de Arte Digital.

Adrián Francisco García Artista visual y caricaturista en diversos medios impresos, programas de televisión y de radio, así como en redes sociales, Beca Fonca IVEC 1995-1996, ilustrador de cuadernos infantiles para iluminar del IVEC, exposiciones y premios de caricatura de 1984 a la fecha. En “4 Stagioni” Adrián dialoga a través de retratos cotidianos de grotescos personajes, habitantes asiduos de un mundo que se repite a sí mismo pretendiendo ser diferente en sus afanes de la eterna búsqueda de la utopía del poder.

Publicado en Cultura |#ffcc00
Domingo, 29 Septiembre 2019 00:00

Sin Permiso. Brigitte van Tiggelen es historiadora de la química y directora para Europa del Instituto de Ciencia e Historia de Filadelfia. Annette Lykkness. Es profesora de didáctica de la química e historiadora de la química en la Universidad Noruega de Ciencia y Tecnología, en Trondheim.

Un homenaje a las investigadoras que contribuyeron al descubrimiento de los elementos químicos y sus propiedades.

La historia de la clasificación de docenas de elementos en una tabla periódica no se ciñe a una persona ni a un momento en el tiempo. Los científicos habían clasificado y predicho la existencia de los elementos antes de que Dimitri Mendeléiev propusiera su esquema en 1869, y siguieron haciéndolo después. Fueron muchos los que trabajaron para descubrir y explicar el comportamiento de las nuevas sustancias. Los gases nobles, la radiactividad, los isótopos, las partículas subatómicas y la mecánica cuántica todavía no se habían descubierto a mediados del siglo XIX.



Para celebrar el Año Internacional de la Tabla Periódica, dedicamos este artículo a algunas de las mujeres que revolucionaron nuestra concepción de los elementos. Marie Curie es la más famosa, por sus investigaciones sobre la radiactividad y el descubrimiento del radio y el polonio, que le valieron el Nobel en dos ocasiones. La mayoría, sin embargo, son poco conocidas. Tampoco suele apreciarse la tenacidad y diligencia que requiere el trabajo experimental, la valoración de datos y la reconsideración de las teorías vigentes.

Demostrar la existencia de un nuevo elemento no es tarea fácil. El primer paso consiste en detectar una actividad inusual; un comportamiento químico o una propiedad física (las emisiones radiactivas y las líneas espectrales, por ejemplo), que no se corresponda con la de ningún elemento conocido. Luego hay que aislar el nuevo elemento, o un compuesto de él, en cantidades lo suficientemente grandes como para poder pesarlo y convencer a la comunidad científica.

Descubrir y ordenar

Marie Curie no andaba a la búsqueda de nuevos elementos cuando inició su tesis doctoral sobre los «rayos del uranio», en 1897. Quería explorar la radiactividad, un fenómeno descubierto por Henri Becquerel en 1896. Pero sospechó de la existencia de otros elementos al observar que la radiactividad de la pechblenda, un mineral de uranio, era superior a la que cabía esperar de su contenido en uranio. Su marido Pierre se incorporó entonces a las investigaciones.

En 1898 identificaron las líneas espectrales de dos nuevos elementos: el radio y el polonio. Sin embargo, les llevó más de tres años pulverizar, disolver, hervir, filtrar y cristalizar toneladas de pechblenda para extraer tan solo 0,1 gramos de un compuesto de radio. La extracción del polonio sería aún más difícil, porque su vida media es más breve. En 1903, Pierre y Marie Curie compartieron el premio Nobel de física con Henri Becquerel por el descubrimiento de la radiactividad, y en 1911 Marie recibió un segundo Nobel por el descubrimiento del radio y el polonio y por la concentración y el estudio del radio.



Ubicar un elemento en la tabla periódica requiere establecer su peso atómico y sus propiedades químicas. El radio, por ejemplo, se comporta de modo muy similar al bario, pero su peso atómico es mayor, así que se sitúa justo debajo del bario. Determinar el peso atómico es difícil porque exige disponer de sustancias puras.

Cuesta distinguir elementos de peso y carácter similares. Poco después de elaborar su tabla, Mendeléiev propuso a la química rusa Julia Lermontova refinar los procesos de separación de los metales del grupo del platino (rutenio, rodio, paladio, osmio, iridio y platino), como paso previo a su ordenación. Solo sabemos de su trabajo a través del archivo y la correspondencia de Mendeléiev. Lermontova estudió química en Heidelberg con Robert Bunsen (descubridor del cesio y el rubidio en 1860, junto con Gustav Kirchhoff, con el espectroscopio que acababan de inventar), y fue la primera mujer que obtuvo un doctorado en química en Alemania, en 1874.

Establecer el peso atómico era, asimismo, crucial para identificar las series de desintegración radiactivas y distinguir entre nuevos elementos y las variedades de elementos conocidos. El concepto de isótopo solucionó el problema planteado por el descubrimiento de numerosos elementos para los que en apariencia no había espacio en la tabla periódica. Aunque el químico británico Frederick Soddy introdujo el concepto en 1913, fue la médica Margaret Todd quien propuso el término, que en griego significa «el mismo lugar».



La química polaco-judía Stefanie Horovitz, del Instituto de Radio de Viena, aportó la prueba experimental de la existencia de isótopos. Un elemento tan común como el plomo presentaba distintos pesos atómicos, según si procedía de la desintegración radiactiva del uranio o de la del torio.

También era problemática la naturaleza de una curiosa «emanación» del radio. ¿Era una partícula o un gas? La física canadiense Harriet Brook resolvió el problema junto con su director de tesis, Ernest Rutherford, en la Universidad McGill de Montreal. En 1901, Brooks y Rutherford mostraron que la emanación se difundía como un gas pesado y aportaron la primera prueba de que la desintegración radiactiva producía nuevos elementos. En 1907, William Ramsay sugirió que el gas, al que se denominaría radón, pertenecía al «grupo de los elementos del helio», que hoy conocemos como gases nobles.

En 1902, Rutherford y Soddy anunciaron su teoría de la desintegración radiactiva, según la cual los átomos se transmutan espontáneamente en nuevos átomos con la emisión de radiación. Si bien Rutherford obtuvo el Nobel de química de 1908 por estas investigaciones, la crucial contribución inicial de Brooks apenas ha sido reconocida. Tras publicar conjuntamente un primer artículo, el siguiente, en Nature, lo firmó Rutherford, que se limitó a indicar en los créditos la asistencia de Brooks. Como mujer de ciencia, Brooks tuvo dificultades, especialmente tras casarse, para obtener puestos estables y desarrollar sus investigaciones.

Al fondo de la materia

A todo esto, no dejaban de producirse avances en la comprensión del núcleo atómico. En 1918, la física Lise Meitner y el químico Otto Hahn descubrieron en Berlín el elemento 91, el protactinio. Meitner era austríaca y, tras completar su doctorado, había buscado en Alemania una oportunidad profesional. En 1907 fue admitida como colaboradora no remunerada de Hahn en el departamento de química de la Universidad de Berlín. Tuvo que trabajar en el sótano porque las mujeres no podían acceder al edificio principal. En 1913, cuando Hahn se incorporó al Instituto Emperador Guillermo de Química en Berlín-Dahlem, Meitner fue nombrada «asociada» del instituto.

Hahn y Meitner descubrieron el protactinio en el curso de una investigación sobre la «sustancia madre» de la serie de desintegración del actinio. Otros científicos perseguían el mismo objetivo e, inevitablemente, se produjeron disputas de prioridad. El descubrimiento fue atribuido a Meitner y Hahn porque concentraron el nuevo elemento en mayor cantidad y lo caracterizaron de forma más completa que sus competidores.

También el renio (elemento número 75) fue descubierto conjuntamente en 1925 en Berlín por la química alemana Ida Noddack y su marido, el también químico Walter Noddack, junto con Otto Berg, de la empresa de ingeniería eléctrica Siemens–Halske. Ida Tacke, que adoptaría el apellido de su marido, dejó un puesto en la industria química para ir a la caza de elementos. En 1925 se incorporó en calidad de investigadora no remunerada al Instituto Físico-Técnico Imperial de Berlín, donde Walter Noddack dirigía el departamento de química. Los Noddack tuvieron que emplearse a fondo para producir cantidades ponderables de renio, así denominado por el Rin. Es uno de los elementos más raros de la Tierra y no es radiactivo.

Los Noddack reclamaron asimismo el descubrimiento del elemento 43, al que denominaron masurio por la región de Masuria, en Polonia. Pero no consiguieron replicar las líneas espectrales ni aislar la sustancia. Las técnicas de la «química húmeda» no eran apropiadas para la identificación de este elemento, el primero en ser producido artificialmente, en 1937, y que recibiría el nombre de tecnecio.

A diferencia de Marie Curie, cuyas contribuciones fueron reconocidas y que tras la muerte de Pierre ocupó su cátedra en la Universidad de París, Ida Noddack trabajó como invitada en el laboratorio de su marido durante la mayor parte de su carrera. Esta es una de las razones por las que no se tomó en serio su sugerencia, en 1934, de que el núcleo podía partirse, un proceso que hoy denominamos fisión.

Los descubrimientos del neutrón, en 1932, y de la radiactividad artificial, en 1934, abrieron una nueva línea de investigación: la fabricación de elementos en el laboratorio mediante el bombardeo de átomos con partículas. En 1934, el físico Enrico Fermi y sus colaboradores en la Universidad de Roma anunciaron que habían producido los elementos 93 y 94 tras bombardear uranio con neutrones. Ida Noddack señaló en un artículo en Angewandte Chemie que Fermi no había demostrado que no se hubieran producido elementos más ligeros. «Es concebible», argumentó, «que el núcleo se haya dividido en varios fragmentos grandes». Los físicos la ignoraron.

Sin embargo, en 1938, Meitner y Hahn demostraron que el bario se encontraba entre los productos de las reacciones estudiadas por Fermi y que el núcleo se había partido. Para entonces, a falta de meses para que estallara la Segunda Guerra Mundial, Meitner, de ascendencia judía, había huido a Suecia. Pese a que sus cálculos habían convencido a Hahn de la fisión del núcleo, este no la incluyó como coautora al publicar los resultados en 1939, y en 1945 no aprovechó el discurso de aceptación del Nobel de química de 1944 para reconocer el papel de Meitner.

La mayoría de estas pioneras colaboraron con colegas masculinos, y no es fácil distinguir sus contribuciones. La física francesa Marguerite Perey es una excepción: se la considera la única descubridora del elemento 87, el francio, en 1939. Se incorporó al instituto de Marie Curie en París a los 19 años como técnica de laboratorio, bajo la dirección de Irène Joliot-Curie y André Debierne. Ambos le pidieron, independientemente, que midiera con precisión la vida media del actinio 227. En el curso de este delicado procedimiento técnico, identificó el nuevo elemento. Al no ponerse de acuerdo sobre quién dirigía a Perey, ninguno de ellos pudo reclamar un papel en el hallazgo. Perey acabaría dirigiendo el departamento de química nuclear de la Universidad de Estrasburgo, y en 1962 se convirtió en la primera mujer escogida como miembro correspondiente de la Academia de las Ciencias francesa. Pese a que no había ninguna regla que excluyera la elección de mujeres, la Academia no admitiría una mujer como miembro de pleno derecho hasta 1979.

El francio fue el último elemento natural en ser descubierto. Actualmente, el hallazgo de nuevos elementos requiere grandes equipos, aceleradores de partículas e importantes presupuestos [véase «Disputas en la tabla periódica», por Edwin Cartlidge; Investigación y Ciencia, mayo de 2019]. El significado de elemento químico ha cambiado. Si para Mendeléiev era una sustancia estable incapaz de transmutarse, hoy incluye especies isotópicas que existen apenas unos milisegundos.

Mediante esas técnicas, la química estadounidense Darleane Hoffman llevó a cabo un avance monumental a principios de los años setenta. Demostró que el fermio 257 se fisionaba espontáneamente, no solo al ser bombardeado con neutrones. También descubrió el plutonio 244 natural. Fue la primera mujer que dirigió una división científica en el Laboratorio Nacional de Los Álamos, en Nuevo México, donde se formaron generaciones de científicas. Una de ellas, Dawn Shaughnessy, es la investigadora principal de un proyecto sobre elementos pesados del Laboratorio Nacional Lawrence Livermore en California, en el marco del cual se han descubierto seis elementos (del número 113 al 118).

Usar los elementos

Muchas otras mujeres han contribuido a ampliar nuestro conocimiento sobre los elementos. Tras el aislamiento del flúor por el químico francés Henri Moissan en 1886, un equipo de mujeres (entre ellas, Carmen Brugger Romaní y Trinidad Salinas Ferrer) trabajó con José Casares Gil en la Universidad de Madrid en los años 1920 y principios de 1930 en el estudio de las propiedades terapéuticas y la presencia en las aguas minerales de este elemento. Cuando tuvieron que dejar las investigaciones como consecuencia de la Guerra Civil (1936-1939), el trabajo de estas mujeres fue incorporado a la bibliografía de Casares.

La química Reatha C. King fue la primera mujer afroamericana que trabajó en la Oficina Nacional de Estándares de los Estados Unidos, en Washington. En los años sesenta estudió la combustión de mezclas gaseosas de flúor, oxígeno e hidrógeno. La alta reactividad del flúor sugería su uso en la propulsión de cohetes. Algunas mezclas eran tan explosivas que requerían técnicas y aparatos especiales, que King diseñó y fueron adoptadas por la NASA.

En la década de 1910, la médica estadounidense Alice Hamilton demostró la toxicidad del plomo y los riesgos que entrañaba para la población y los trabajadores de la industria metalúrgica. Su trabajo obligó a las compañías de seguros y a las empresas a adoptar medidas de protección y compensar a los damnificados. También organizó acciones sociales para que se reconocieran las enfermedades laborales relacionadas con otros metales pesados, como el mercurio. En 1919 se convirtió en la primera profesora nombrada por la Universidad Harvard. Ya en 1925 se pronunció contra la adición de plomo a la gasolina.

La técnica japonesa-estadounidense Toshiko «Tosh» Mayeda era en los años 1950 una experta en la medida de los radioisótopos del oxígeno. Había empezado su carrera limpiando los recipientes de vidrio del laboratorio de Harold C. Urey en la Universidad de Chicago, pero pronto se hizo cargo de los espectrómetros de masa. Contribuyó a la medida de la proporción de isótopos de oxígeno en conchas marinas fosilizadas, a fin de deducir la temperatura de los océanos prehistóricos, y extendió el uso de este método a los meteoritos.

Como estadounidense de ascendencia japonesa, Mayeda fue confinada en un campo de internamiento tras el ataque a Pearl Harbor del 7 de diciembre de 1941, y tuvo que hacer frente a la discriminación. Contando solo con un título de graduada en química, sus contribuciones podían haber sido invisibilizadas, como las de tantas técnicas. Afortunadamente, Mayeda recibió el apoyo de sus superiores y su nombre apareció en las publicaciones junto al de doctores y catedráticos.

Ampliar la perspectiva

Como ocurre con los descubrimientos científicos, la recuperación de la historia de todas estas mujeres de ciencia ha sido un trabajo de equipo en el que han participado Gisela Boeck, John Hudson, Claire Murray, Jessica Wade, Mary Mark Ockerbloom, Marelene Rayner-Canham, Geoffrey Rayner-Canham, Xavier Roqué, Matt Shindell e Ignacio Suay-Matallana.

El estudio de las mujeres que han contribuido al desarrollo de la química ofrece una perspectiva más amplia del descubrimiento científico y de las personas que participan en él, desde ayudantes y técnicos no asalariados a líderes de grandes laboratorios. En este año de celebración de la tabla periódica, es esencial reconocer los esfuerzos individuales y colectivos que nos han permitido construirla y siguen dándole forma.

Brigitte van Tiggelen es historiadora de la química y directora para Europa del Instituto de Ciencia e Historia de Filadelfi
Annette Lykkness. Es profesora de didáctica de la química e hisotriadora de la química en la Universidad Noruega de Ciencia y Tecnología, en Trondheim

Fuente:

https://www.investigacionyciencia.es/revistas/investigacion-y-ciencia/la-gran-explosin-de-la-vida-775/las-mujeres-de-la-tabla-peridica-17735
Publicado en Cultura |#ffcc00
Domingo, 29 Septiembre 2019 00:00

Mundo Nuestro. La revista Elementos, el más importante medio de divulgación científica en Puebla, y sin duda uno de los principales en el país, ha renovado su portal digital. Te invitamos a que lo conozcas y disfrutes en http://www.elementos.buap.mx/

Publicado en Revista Elementos
Página 1 de 4