Elementos filtrados por fecha: Febrero 2020
Sábado, 29 Febrero 2020 00:00

Mundo Nuestro. Una más de las entregas de las las crónicas de cocina poblana Del fogón a la boca, escritas por el anticuario poblano, experto en arte popular, Antonio Ramírez Priesca. Mirar la ciudad a través de la comida. Saborearla y aprender con ella a conocer la historia que la contiene. Por la historia y por nuestra comida, valorar la extraordinaria ciudad en la que vivimos. Publicadas originalmente en el portal urbanopuebla, las crónicas de Antonio Ramírez Priesca serán reproducidas semanalmente aquí con su autorización.



Era el domingo previo a Carnaval de 1965, cuando mis papás nos llevaron a misa a Santo Domingo, en plena calle 5 de Mayo, a un costado del gran mercado de La Victoria.

Por entonces, su enorme atrio estaba ocupado por comercios, entre los que destacaba La Tarjeta, la papelería en donde me habían comprado meses antes, mis primeros útiles escolares.

Mis padres me llevaban de cada mano, entre la multitud que se arremolinaba a la salida del Templo y la oscuridad del interior causó que al salir, el espléndido sol primaveral poblano me dejara momentáneamente deslumbrado.

Al recuperar la vista, una imagen que nunca olvidaré, llenó completamente mis ojos infantiles: entre las decenas de puestos que vendían frutas, verduras y legumbres afuera del atrio, destacaba la figura de una pareja de ancianos que vendía una única mercancía: una cría de venado viva – temblorosa, apenas se sostenía en pie.

Nunca había visto algo más hermoso y delicado en mi corta vida – y nunca más lo he vuelto a ver. ‘Cómprenmelo, lo quiero’ grité de inmediato.

Ante la inflexible negativa de mis padres, protagonicé el más fiero berrinche – con gritos y zapateado incluidos – que puedo recordar.

Algunos años después, acompaño a la bisabuela Valito a La Victoria. Muy de prisa camina, valorando todos los puestos, cada mercancía ofrecida:

‘Hoy tenemos que preparar la comida del primer viernes de Cuaresma’ explicó, ‘así que compraremos solo frutas y verduras’.

Entre los puestos vio algo que llamó de inmediato su atención, rápidamente lo negoció con la marchante y lo metió cuidadosamente a la canasta: sólo alcancé a ver unos manojitos de flores de un encendido color rojo, en forma de gusanitos.

Ya en casa, con mucho cuidado retiró el pistilo del interior de cada gasparito o flor de colorín, los lavó y enjuagó, para después sumergirlos en agua hirviendo por algunos minutos, suficientes para que cambiaran de color, a pardo oscuro.

Con huevos batidos, sal y harina de trigo hábilmente preparó unas tortitas, que iba friendo en buen aceite, muy caliente.

Ya tenía un caldillo de xitomates con chiles cuaresmeños molidos muy bien sazonado, donde las tortitas fueron servidas a la hora de la comida, acompañadas de arroz blanco y tortillas calientes.


El Colorín, también llamado tzompantle es un árbol de hoja caducifolia nativo de Norte y Centroamérica, que puede llegar a medir hasta 10m de alto; sus largas ramas tienen espinas y sus flores rojas forman penachos muy vistosos, que son comestibles. Sus semillas asemejan frijoles, también de intenso color rojo y son altamente tóxicas si se ingieren.

Estos árboles fueron muy usados para delimitar parcelas, pues las ramas usadas para ello, germinan fácilmente.

En Puebla eran muy usados en camellones, donde con poco cuidado rápidamente crecían y nos ofrecían muy buena sombra, además de hermosas flores en primavera.

‘Bisabuela Valito, ¿qué comeremos hoy?’ era la pregunta obligada cada tarde al llegar de la escuela. ‘Carne de Venado’ fue su respuesta contundente. Palidecí al recordar a la pequeña e indefensa cría de venado que mis padres me habían negado comprar algunos años atrás. ‘Pero esto no es carne Bisabuela!’ gritaron mis hermanas.

Yo no podía pronunciar palabra. ‘Cuando los venados están en el monte en esta temporada de sequía, comen flores de colorín, por eso digo que es la carne que come el venado’ contestó, y dio por terminada la discusión.

¡Charlemos más de Gastronomía Poblana y ‘’a darle, que es Mole de Olla’’!

#tipdeldia: La Cuaresma en Puebla es una temporada muy rica en oferta gastronómica. Visita los mercados y tianguis locales, encontrarás variadas opciones para poner en práctica éstas recetas tradicionales.



Publicado en Sociedad |#c874a5
Jueves, 27 Febrero 2020 00:00

Mundo Nuestro. El miércoles 26 de febrero del 2020 es histórico para la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla. Por primera vez en cerca de treinta años los estudiantes toman las instalaciones y, sin reparo alguno de las autoridades, se declaran en paro indefinido. De un día para otro, la despolitizada masa estudiantil organiza en redes sociales una movilización como si llevara meses construyéndola. Tal es el impacto de cuatro asesinatos que han acabado por quebrar la inercia del desencanto y la apatía de una generación que se ha hecho adulta con las noticias de una violencia sin freno.

Esta crónica da cuenta de una de tantas asambleas estudiantiles que a lo largo de la mañana se produjeron en cada una de las instalaciones universitarias. Mirar así, desde lo ocurrido en la Escuela de Artes Plásticas y Audiovisuales, una rebelión estudiantil que marca una nueva etapa en la historia de la universidad pública en Puebla.



(Fotos de David Arreortua Jimenez, estudiante de Comunicación , y Ana Mastretta, estudiante de Artes Plásticas)

¿Para mí cuando empezó esta historia?



El jueves de la semana pasada acosaron a mi mejor amiga de la uni en la ciclovía de la Atlixcayotl. Ella es foránea y estaba haciendo ejercicio como cada mañana. Ese día cambió de ruta porque no quería encontrarse de nuevo a un viejito que siempre la saludaba pero que a ella no le daba confianza. Así que decidió ejercitarse hacia el otro lado de la ciclovía, el sentido que lleva al Barroco y al Parque Metropolitano. Cuando iba corriendo en el camellón de la ciclovía vio pasar a un tipo de camisa de rayas que corría en sentido contrario a ella. Cada quien siguió su camino hasta que ella escuchó pasos detrás, era el mismo hombre que la venía siguiendo. Ella comenzó a correr y él la persiguió. Ella se detuvo a tomar agua y él la observaba a unos metros de distancia, mi amiga no sabía qué hacer, hasta que él se empezó a reír y se fue. Ella retomó su camino a casa, tratando de irse cerca de un grupo de mujeres que también caminaban en la ciclovía. Cuando llegó al puente peatonal del CCU el acosador estaba ahí, ella tuvo que irse a refugiar a ARPA.

El viernes el grupo feminista de la facultad se iba a reunir en la Bici de Cleta, un bar que está sobre la Atlixcayotl, bastante cerca del CCU. Habíamos quedado en vernos primero en ARPA y de ahí caminar juntas para que todas estuviéramos seguras; también fijamos la reunión a las dos de la tarde, para que nadie se tuviera que regresar de noche a su casa. Cambiamos de planes cuando nos enteramos que el día anterior, el mismo jueves que acosaron a mi amiga, había desaparecido una chica a fuera del bar, aún no la encontraban. Así que decidimos vernos dentro del complejo. La chica apareció con vida poco después, de su historia desconozco los detalles.



Este lunes, mi primera clase de la semana inició con una noticia que circulaba por las redes: habían secuestrado a una chica en Cúmulo de Virgo. Fue difícil prestar atención a mi clase de Tendencias del Arte Contemporáneo mientras por whats nos enteramos de que la habían metido a la fuerza a un Jetta blanco, que ella tenía lentes y mechitas en el cabello, que se creía que era alumna de mercadotecnia. La publicación decía que ya se había denunciado con la fiscalía y había que esperar para poder identificar a la víctima. Al final parece que fue un rumor, porque no se supo nada de la chica y de los testigos. Dieron las siete de la noche y terminaron mis clases, pero fue al llegar a casa cuando me enteré de la historia que ya todos conocemos: el asesinato de cuatro personas en Huejotzingo, un chófer de Uber y tres estudiantes de medicina, dos de la UPAEP y uno de la BUAP.

Foto de Ana Mastretta.

Mi celular se inundaba con sus nombres, con sus historias. José Antonio Parada Cerpa de 22 años, Ximena Quijano de 25 años, ambos colombianos. Francisco Javier Tirado de 22 años y José Manuel Vital de 28 años. Leyendo sobre ellos me sentí de nuevo en 2014, cuando llevaba un mes en la prepa y sucedió el caso Ayotzinapa. Recordé el leer sus nombres y ver las fotos que circulaban impresas en las marchas. Son nombres que después olvidé y fotos de las que quizás sólo recuerdo una entre 43.

Así transcurrió mi martes. Pasé todo el día lamentándome, con un desgaste emocional muy profundo, muy cansada de escuchar una historia terrible a la semana, y las mil historias más que han sucedido y van a suceder. Hace dos semanas fue Ingrid Escamilla, la semana pasada fue la pequeña Fátima, y esta semana fueron compañeros estudiantes. Sin darme cuenta, en mi interior pensaba que no iba a pasar nada en la sociedad, y si hubiera dependido de mí, así hubiera sido. Comencé a darme cuenta de mi error cuando primero vi los videos de la marcha de los estudiantes de medicina, todos con sus batas o sus uniformes de fisioterapia. Su movimiento me parecía ajeno a ARPA, como si sólo fuera algo que ocurriera muchas calles más allá de mi campus. Estaba totalmente equivocada. En la noche llegué a casa cansada, menstruante y enferma, lista para dormir hecha bolita, pero entonces mi celular se saturó de notificaciones y de mensajes. El paro estaba en marcha, y en toda la BUAP.

Foto de David Arreortua.

El paro

Hoy la cita es a las seis de la mañana en ARPA, así va a ser en cada facultad. Yo decido no llegar tan temprano, así que me voy a dormir tranquila. Vivo muy cerca de la escuela, pero jamás pensé que despertaría con el ruido de una manifestación que me llega desde el CCU. Desde mi cuarto escucho un grito que creo reconocer: ¿por qué? ¿por qué nos asesinan? ¡si somos el futuro de América Latina! Consternada me voy un poco más tarde a ARPA, en mi camino veo a los estudiantes de comunicación organizándose en sus instalaciones. En mi pequeña facultad estaban en las mismas, ya bastante bien organizados. Nos vamos organizando por filas, veo a mis compañeros con quienes he compartido clase desde primer semestre, también veo caras que siempre andan por los pasillos de la escuela, y veo a gente que no conozco pero que conoce a otros más. Se van tejiendo redes de apoyo mientras nos alistamos para la asamblea.

Foto de Ana Mastretta.

Se siente el movimiento alrededor del ARPA, nuestro pequeño edificio improvisado, que nunca fue pensado para estudiantes de artes plásticas, cinematografía y arte digital, pero que nos alberga desde el 2013, donde apenas cabe un taller de escultura, un salón verde y un par de salones de cómputo. Nos refugiamos en las mínimas sombras que proyectan las monótonas estructuras blancas del Complejo, desde las del edificio de ARPA hasta las del bebedero, la gente va y viene y cada quien encuentra su lugar; entre todos cuidamos los accesos desde la calle y el CCU. Mientras tanto se van organizando las rondas para los tres días de paro, no vamos a dejar solo el inmueble. Escucho amigos bromear y ponerse de acuerdo para las rondas, hay quien insiste que si te puedes quedar a la peda te puedes quedar a velar la escuela, que no hay excusa. Hay gente menos radical que insiste en que si no puedes quedarte a velar, que traigas víveres. Se necesita de todo: agua, comida, café, papel de baño, cobijas, etc. Escucho a otros planear cómo van a convencer a sus papás para que los dejen quedarse, a muchos los noto un poco asustados. Todos estamos confundidos, pero se siente la unidad y el entusiasmo.

No estuve en la redacción del pliego petitorio, pero mis compañeros me explican que se comenzó a redactar desde las seis de la mañana; alrededor de las nueve se empezaron a reunir las peticiones que habían juntado todos los voceros de carrera y de generación, para empezar a escribir desde las diez; un compañero se fue a la Facultad de Medicina para representar a todo ARPA ante la asamblea universitaria; también abrieron una encuesta en el grupo de Facebook de la escuela en las que pusieron cada propuesta y los demás podíamos votar por las que más nos preocuparan. Corre el medio día y lo que tenemos claro es que aún no tenemos lista la versión final del pliego, pero que preferimos tardarnos a que enviar algo ambiguo o mal redactado a la universidad.

Foto de Ana Mastretta.

Al cabo de un rato se anuncia que ya vienen los directivos, maestros y administrativos para escuchar la lectura de la primera versión del pliego petitorio. A todos nos entran muchísimos nervios, nos empezamos a organizar para hacer cadena entre todos para proteger las instalaciones y evitar que entren a ARPA. Cuando llegan ya tenemos formado un muro de brazos enlazados que se extiende desde las puertas del edificio. Una compañera de Cinematografía empieza a leer las peticiones, es chaparrita como yo, pero lee con contundencia, no le tiembla la voz, y su mano se mantiene firme al sostener el megáfono. Serena, lee una a una las exigencias en relación a la seguridad para los estudiantes y la sociedad en general. Nos habla de mejoras en los alrededores de la institución, como la Atlixcayotl, Cúmulo de Virgo y la 11 Sur; de mejor transporte público y videovigilado; de atenciones en el área de género y de ayuda psicológica. Veo los rostros de la directora y del secretario administrativo, veo a maestras que han hecho que la universidad valga la pena y también a quienes me han dado malas clases.

Nos veo a todos escuchándola y es entonces cuando me pregunto ¿para mí cuando empezó esta historia? ¿cuándo me empecé a sentir insegura al caminar a la universidad? Fue en primer semestre, iba caminando sola sobre Cúmulo de Virgo rumbo a la 11 Sur, del lado de la avenida que da al muro del fraccionamiento Bosques de Angelópolis. Mientras transitaba por la banqueta, varios coches pasaban y me tocaban el claxon, sentía la mirada de los hombres que los conducían. Miré a mi alrededor, el sol del mediodía apenas dejaba una pequeñísima sombra entre los postes y los árboles. Hacia mi izquierda estaba ese eterno muro y la vacía banqueta que circunda al fraccionamiento; a mi derecha, al otro lado de la calle, estaba la explanada y el auditorio del CCU. Toda la avenida se sentía completamente vacía, el miedo me hizo sentir que yo era el único peatón. Todo se sentía tan desolado como en un cuadro de Edward Hopper. De repente sentí que cualquier coche podría llevarme y nadie me vería, que no importaba que fuera pleno día, me podrían desaparecer.

Foto de David Arreortua.

Pocas veces en la vida me he sentido tan sola, pero hoy mis compañeras y compañeros me hicieron saber que estamos juntos enfrentando la violencia que sufre el país, que todos intentamos sobrevivir. A pesar de todos los problemas que ha tenido la facultad, todos los casos de acoso que quedaron impunes, todos los suicidios que se han presentado en ARPA en el último año, todos los maestros que están ahí por una palanca y que dan una clase mediocre, hoy me siento segura, me siento en casa.

Publicado en Memoria estudiantil
Miércoles, 26 Febrero 2020 00:00

Hace cerca de 18 años, cuando por primera vez salí de un aula a marchar, el fantasma de la represión era latente en cada espacio, en casi todas las unidades académicas. Los profesores te recomendaban no meterte en problemas y sólo dedicar el tiempo al estudio; ellos, también institucionalizados, inhibieron la rebeldía natural de una universidad que 30 años antes era verdaderamente combativa y consciente de la realidad y su entorno.

En cada facultad, existía un grupo de estudiantes que bajo la batuta de una vieja oficina de DGSE se encargaban de detectar e inmiscuirse en cualquier asomo de organización en la comunidad estudiantil. Intimidación, captación, chantaje, extorsión, soborno, violencia y hasta detenciones arbitrarias eran los recursos comunes para eludir o debilitarles.

La oferta para los estudiantes politizados consistía en consejerías universitarias, viajes, fiestas, privilegios, acomodo de calificaciones, promesas de acomodo en gobierno. En la cotidianidad de los que marchábamos, saloneábamos, organizábamos eventos político-culturales. estaba la constante toma de fotografías, el acercamiento de grupos porriles, la intimidación, el cerco institucional, etc.

En medio de la exigencia para quitar las cuotas extraordinarias de las facultades y en la lucha por una educación gratuita llegaron los guardabosques, hoy DASU. Retiraron a todas y todos los vendedores ambulantes del interior de CU, privilegiaron sólo a las tiendas autorizadas. Garantizaron el mercado para los privilegiados concesionarios. Su principal tarea era la de vigilar, incomodar y a veces romper toda forma de organización.



La versión Neoliberal de la BUAP, la que viví como estudiante, nunca se quitó el tufo de cómplice del poder. fue el trampolín político de rectores y directores. Guardó en un cajón la Autonomía Universitaria e hizo del silencio la mejor postura política ante las injusticias sociales y los abusos del poder. Como podíamos algunos salimos a alzar la voz, si, con miedo, ignorados por una gran mayoría de estudiantes apáticos y ajenos a su realidad, pero convencidos de que el silencio no era opción.

Ayer ocurrió una escena impensable para los estudiantes de hace 20 años. Y seguro dibuja una sonrisa afable y solidaria en los estudiantes de hace 50 años. Miles, miles, de estudiantes de la BUAP salieron a las calles, alzaron la voz, se organizaron y movilizaron. Tienen miedo y coraje, su lucha es legítima, es honesta, es necesaria, es urgente. Harán un paro indefinido, tomarán CU, continuarán la lucha.

Foto tomada de e-consulta.



Alrededor el oportunismo, las lacras políticas tomando ventaja de su acción, y la institución, el rector con piel de oveja, toma la Autonomía como estandarte, a la comunidad universitaria como tropa, y le planta cara al gobernador, en una lucha que es consecuencia de haber perdido los privilegios que le dio su luna de miel con el gobierno en turno.

Hoy la DASU, no vigila ni incomoda, cuida a los manifestantes, les apoya. Hoy las unidades académicas dan facilidades. Hoy CU es tomada sin resistencia institucional. Hoy no habrá carpetas ni expedientes de "líderes" en rectoría. Hoy la DGSE no mandará a sus porros.



Muchos dieron la vida en la lucha universitaria, en la conquista de la autonomía, en la lucha por imponer la rebeldía como forma de vida. Otros ahora están dando la vida a consecuencia de décadas de corrupción e impunidad.

Y mientras...

Hoy la BUAP les dio permiso a los estudiantes de ser rebeldes.

(Foto de portadilla tomada de e-consulta)

Publicado en Universidades |#000
Martes, 25 Febrero 2020 00:00

Mundo Nuestro. Hay acontecimientos que no se pueden dejar pasar como si no estuvieran ocurriendo.

Aquí nuestra postura.



La columna de Rodolfo Ruiz en la que denuncia el acoso contra su persona y su medio a través de cuatro demandas por difamación

Cuatro son hasta el momento las demandas civiles que igual número de funcionarios y políticos cercanos al gobernador Luis Miguel Barbosa Huerta han promovido en contra de quien esto escribe como columnista de e-consulta y representante legal de Consultoría Contracorriente, reclamando en conjunto 20 millones de pesos por indemnizaciones.



Las cuatro demandas presentadas y notificadas cronométricamente son por el supuesto daño moral que mis columnas han causado al diputado Gabriel Biestro Medinilla, al subsecretario de Movilidad y Transportes, Seth Yassir Vázquez Hernández, al director del Instituto Estatal de Educación para Adultos, Jesús de la Luz Sánchez Cuevas, y al subsecretario de Administración, Juan Pablo Cortés Córdova.

Casualmente los cuatro demandantes tienen el mismo cuerpo de abogados encabezado por Florencio Madariaga Granados, ex sub procurador chiapaneco detenido en febrero de 2006 en Madrid, España, acusado de malversar 900 millones de pesos y por Roberto Morales Torres, quien en 2017 fue representante del ex gobernador de Chiapas, Juan Sabines Guerrero, cuando éste demandó al activista Horacio Culebro Borrayas precisamente por “daño moral”.

En todos los casos, los funcionarios y políticos barbosistas solicitan a los juzgados primero, segundo, tercero y cuarto en materia civil embargos precautorios de mis bienes, propiedades, cuentas bancarias y de inversiones, así como los de la empresa propietaria del periódico digital que dirijo, para garantizar la reparación de supuesto daño moral que les provoqué.



Todos sin excepción, argumentan apoyándose en peritajes realizados por el mismo psicólogo José Luis Guillén Gordillo, residente en Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, que mis críticas han alterado su vida privada y entorno familiar, acarreándoles descrédito, insultos y violencia callejera y una perturbación injusta en su persona que se traduce en disgusto, desánimo, angustia, y padecimientos emocionales o psicológicos en su estado de ánimo.

Por el daño psicológico, que según los funcionarios y políticos barbosistas les causaron mis publicaciones, afectando su honor, fama pública, futuro político e ingresos económicos, cada uno me reclama una reparación económica de cinco millones de pesos.

Dicha indemnización fue cuantificada, en los cuatro casos, también por el mismo perito Guillermo Alfonso Ponce Yépez, supuesto experto en materia de comunicación y redes sociales con maestría en Ciencias Penales y especialidad en el área de criminalística.

El cálculo de la reparación del daño resulta controvertido, por no decir arbitrario y discrecional, a juzgar por las evidentes diferencias que hay entre los personajes, por los supuestos agravios que unos y otros reclaman, el número de publicaciones y por lo disímbolo de cada caso.

¿Se prestarán los jueces del Poder Judicial Poblano a conceder este embargo?

LAS DEMANDAS

La primera demanda por daño moral fue interpuesta el 20 de enero por el presidente de la Junta de Gobierno del Congreso, Gabriel Biestro, uno de los políticos locales de Morena más cercanos al gobernador Barbosa.

Biestro me acusa de mentir y de publicar información falsa respecto a la documentación con la que acreditó ante las autoridades electorales su calidad de poblano, como avecindado de la junta auxiliar de San Cristóbal Tepontla de San Pedro Cholula, para participar como candidato de Morena a diputado local.

Tanto el diputado José Juan Espinosa Torres como el entonces secretario general del ayuntamiento cholulteca, Ignacio Molina Huerta, han reconocido como auténtica y verdadera la certificación que publiqué, amén de que Biestro jamás ha vivido en esa casa que es el domicilio particular del ex presidente municipal de San Pedro Cholula. Al día siguiente de la demanda del diputado Gabriel Biestro, es decir, el 21 de enero, se presentó la segunda a cargo de Seth Yassir Vázquez Hernández, subsecretario de Transporte y Vías de Comunicación, y uno de los coordinadores de campaña de Miguel Barbosa en las elecciones extraordinarias para gobernador de 2019.

Este político de origen chiapaneco se duele de que lo llamé fuereño, cuestioné sus conocimientos y experiencia profesional en materia de transportes y su nombramiento como subsecretario, no obstante haber sido sancionado por la Auditoría Superior de la Federación por daño patrimonial por obras realizadas en su gestión como presidente municipal de Tuxtla Gutiérrez.

En la columna de referencia publiqué las pruebas y los documentos donde consta la resolución definitiva de la ASF.

No deja de resultar extraño que este ahijado político del ex gobernador Juan Sabines, actual cónsul en Orlando y con quien Barbosa tuvo una estrecha relación cuando fue delegado del CEN del PRD en aquella entidad, me haya demandado a mí y no a otros medios y colegas de Puebla y Chiapas que han replicado mis columnas y abundado en el tema con mayores detalles, antes y después de mis publicaciones.

Para muestra les dejo aquí los links de varias publicaciones:

Letras Desnudas / * Aves de rapiña | #VillaFlores.Com.MX …

Letras Desnudas / * Millonarios sexenales – VillaFlores.Com.MX!

EL ASESOR DE LA CUARTA

Yassir, el protegido / Código Nucú

¡Aguas! Yassir Vázquez va por Puebla

El tercer juicio civil lo promovió el director del Instituto Estatal de Educación para Adultos, Jesús de la Luz Sánchez Cuevas, amigo y compadre del gobernador Miguel Barbosa, y recomendado de uno de los principales operadores políticos y electorales del mandatario estatal Eric Cotoñeto Carmona.

Mi demandante me reclama una indemnización de 5 millones por haber cuestionado su nombramiento, pese al escándalo en que se vio envuelto en 2016, acusado por un adolescente de pedirle fotos de su órgano sexual.

Las evidencias de este espinoso asunto son muchas y datan de hace cuatro años, como puede corroborarse en los siguientes links:

Funcionario de Ahuacatlán exige fotografías sexuales a cambio de protección (AUDIO)

AUDIO: Funcionario de Ahuacatlán exige favor sexual a cambio de protección

Audio video original del periódico Monumental


Vicios ocultos de los caciques

La cuarta demanda corresponde al subsecretario de Administración y ex representante de Morena ante los órganos electorales en las dos campañas de Miguel Barbosa como candidato a gobernador, Juan Pablo Cortés Córdova.

El daño moral que supuestamente le causé a este funcionario proviene de mis críticas a las licitaciones que ha realizado la Secretaría de Administración, entre ellas la compra de equipo e instrumental hospitalario de origen chino y paquistaní, que estaba expresamente prohibido, y la alteración del acta del fallo de ese concurso subida a Compranet.

Mi demandante sostiene que los documentos que he publicado son falsos y que mis columnas le han provocado depresión y daños psicológicos que sólo pueden atenuarse con un pago de cinco millones de pesos y la destrucción de los archivos o registros electrónicos de mis publicaciones en internet.

Así la libertad de expresión en Puebla, en tiempos de la Cuarta Transformación.

***

Correos: periodistasoy@hotmail.com y rruiz@e-consulta.com

Twitter: @periodistasoy

Facebook: https://m.facebook.com/RodolfoRuizOficial

Martes, 25 Febrero 2020 00:00

Mundo Nuestro. #NiUnaBataMenos, han dicho. Y han caminado por las calles del centro de la ciudad de Puebla con una consigna en la boca: no más violencia en Puebla.El reclamo es a las autoridades, sin duda. Pero debe serlo también para los ciudadanos todos: ¿qué sociedad hemos construido capaz de caer en este abismo insondable?

Queda aquí el testimonio de 21 segundos. La movilización de la juventud puede salvar a México.



Publicado en Sociedad |#c874a5
Lunes, 24 Febrero 2020 00:00
Publicado en Sociedad |#c874a5
Lunes, 24 Febrero 2020 00:00

Día con día

I

No hay ficción sobre el narco que pueda superar argumentalmente la realidad del narco. El narco es superior a la imaginación.



Siempre hay un error en querer agregar imaginación a los hechos del narco.

Narcos, de Netflix, es quizá lo mejor que se ha filmado sobre el narco real, porque no inventa mucho y es claro que se equivoca donde inventa.



Se trata de una contradictoria hazaña de la imaginación: pegarse lo más posible a la realidad. La historia real del narcotráfico, como digo, desafía la imaginación más desbordada.

Se trata, para empezar, de un mundo clandestino con dos orillas: la de los narcotraficantes y las de sus perseguidores, esta última dividida a su vez en la de los perseguidores estadunidenses y las de los perseguidores locales, mexicanos o colombianos: laberinto insoluble por méritos propios.



Son dos o tres mundos opuestos en principio, pero conectados en la realidad a sangre y fuego, mezclados a sangre y fuego por la complicidad, la rivalidad, las ganancias, la ambigüedad y los escenarios cambiantes que todo lo anterior va produciendo.

El narco del que hablamos como si fuera un mundo claro, ilegal, separado del nuestro, es en realidad un mundo próximo, fluido, regido por la mezcla de los intereses de un gigantesco mercado negro donde manda una lógica cambiante de amigos/enemigos y perseguidos/perseguidores.

Los amigos/enemigos, perseguidos/perseguidores de hoy son los amigos/enemigos, perseguidos/perseguidores de mañana. Esta es, creo, la gran propuesta argumental de Narcos Netflix: juegan ahí todos los jugadores del mercado informal de la droga en una lógica sangrienta de amigos/enemigos que cambia según los caprichos del propio mercado, según la historia y de la corrupción política de cada día.

Los narcos no pueden existir sin la complicidad de sus perseguidores. A mayor persecución, mayor violencia, a mayor violencia mayor complicidad, a mayor complicidad mayor mercado negro, a mayor mercado negro, mayor ganancia.

Quizá la diferencia cualitativa de la serie Narcos de Netflix, tanto en las temporadas de Colombia, como en las de México, es que los perseguidores son tan importantes en la historia como los perseguidos, y tan visibles y tan ambiguos , por momentos tan ilegales y tan violentos como ellos.

II

He disfrutado muchas cosas de la segunda temporada de Narcos México: la calidad del guión, la fuerza de actores y actrices, la verosimilitud de los diálogos, el rigor histórico y visual de la producción, su impecable toque de época.

Mis momentos de incredulidad frente a la serie se han dado cuando los guionistas abandonan su estética de ceñirse a los hechos y se ponen a inventar.

En la segunda temporada de Narcos México inventan dos cosas enormes. Una es que el personaje central, Félix Gallardo, hasta ahora jefe de un cártel, aparece de pronto ante las computadoras de la secretaría de Gobernación manipulando el sistema electoral del año de 1988.

Luego, como el sistema se cae, Félix Gallardo llama a sus capos para que éstos, a punta de pistola, alteren las actas de la votación real y le den el triunfo al PRI.

La segunda invención grave es que Félix Gallardo padece la rebelión interna de su cártel ya en 1988. Es decir, ya en 1988 pelean a muerte, en brutales pugnas intestinas, los Arellano Félix que controlan Tijuana, contra el Chapo Guzmán y el Güero Palma que controlan Sinaloa, y contra Amado Carrillo Fuentes y Rafael Aguilar Guajardo, que controlan Ciudad Juárez…

Según el guión, la quiebra interna del cártel cuasi monopólico de Félix Gallardo es la causa efectiva de su captura en abril de 1989, pues para entonces ha perdido todo su poder.

La realidad es que Félix Gallardo no solo conservó el control de su cártel cuando cayó preso, sino que, desde la cárcel, donde estaba preso pero vivía como quería, organizó el reparto de su imperio y la entrega de plazas a sus capos subordinados, sus muchachos.

Estos se pelearán a muerte después, en los años noventa, fundamentalmente por matones y por idiotas.

Los guionistas saben muy bien que están incurriendo en este anacronismo y faltando a su estética de pegarse a la realidad, porque, en el curso de su propio guión, nos presentan a Félix Gallardo preso, hablando con un inventado agente de la DEA, como un profeta exacto de lo que pasaría después.

III

En una de las escenas finales de la segunda temporada de Narcos México, Miguel Ángel Félix Gallardo (Diego Luna), habla en la cárcel con un agente de la DEA.

Le dice con lujo de nombres y detalles lo que sucederá en la siguiente década: sangrientas guerras intestinas entre los cárteles, que no han cesado desde entonces.

Diego Luna / Félix Gallardo advierte a un ficticio agente de la DEA: Me van a extrañar.

Dicen los que saben economía que lo mejor que puede haber en un mercado legal son muchos competidores, premiados por el mercado y regulados por la ley.

Sucede todo lo contrario en los mercados ilegales. Lo que conviene ahí son estructuras monopólicas que resuelvan con su poder los pleitos entre competidores particulares, pues en los mercados ilegales las diferencias entre competidores se resuelven por la fuerza, en el caso del narco a balazos.

Un cuasi monopolio es lo que Félix Gallardo había construido en los 80, manteniendo en línea a sus socios, agremiando competidores, ofreciendo a la autoridad pactos de seguridad pública que podía cumplir.

Todo eso se rompió con el asesinato, en 1985, del agente de la DEA, Enrique Camarena, en Guadalajara, muerto por la ira de Rafael Caro Quintero, a quien Camarena le incautó un rancho de 10 mil hectáreas de mariguana.

La muerte de Camarena metió de lleno a la embajada y a la DEA en el manejo del narco mexicano, dando paso a una hegemonía estadunidense en la materia.

El cuasi monopolio de Félix Gallardo, sus corruptas relaciones con la Dirección Federal de Seguridad, con las policías federales y locales, y con el Ejército, es lo más parecido que hemos tenido en México a una administración del narcotráfico que no contamina con su violencia al resto de la sociedad.

Creo que todo mundo, incluida la DEA y Estados Unidos, echa de menos hoy la existencia de un ”jefe de jefes” capaz de administrar los demonios del mercado ilegal , sin extender sus daños a la sociedad bajo la forma de masacres, extorsión colectiva, captura criminal de ciudades y regiones.

Los persecución del narcotráfico norteño de aquella época no hizo sino extenderlo, como crimen organizado, a todo el país.

Publicado en Sociedad |#c874a5
Lunes, 24 Febrero 2020 00:00

Vida y milagros

Una pausa es lo que tenemos que hacer para entender todo lo que falló para que fuera posible el crimen de Fátima. Una pausa porque falló todo lo que no debió haber fallado al mismo tiempo.

Falló el ministerio público muchos meses antes de este febrero, cuando no recibió en dos ocasiones las denuncias de maltrato y abuso que intentó poner la hoy asesina confesa Giovanna en contra de su pareja. "La señora no se ve golpeada, no podemos dar fe de nada", le dijeron. Fallaron al no haber asesorado ni detectado las señales de alerta que emanaban de esa mujer que quiso denunciar la grave violencia en su casa. No la canalizaron ni al DIF ni a ninguna otra instancia de apoyo a víctimas de maltrato.

Fallaron los familiares de Giovanna que la acompañaron a interponer las denuncias pero fueron incapaces de animarla y apoyarla para que dejara a su violento marido, su cómplice en el secuestro y asesinato de Fátima.



Falló la autoridad de la escuela que dejó ir a la niña con una extraña. Falló la escuela que no detectó que en la familia de una compañera de Fátima se vivía en constante violencia. Fátima era compañera de la hija de sus secuestradores y asesinos. Nadie detectó nada anormal en la vida de esa otra niña que ha sido rescatada junto con sus hermanos del infierno que debió ser su casa a costa de que otra niña perdiera la vida de una manera inconcebible.

Falló la Fiscalía Especializada en Búsqueda de Personas y fallaron las autoridades de la Ciudad de México al no echar a andar de inmediato la Alerta Amber argumentando que no habían transcurrido aún 72 horas de la desaparición de la niña de siete años. Desde el 15 de mayo de 2018 se estableció que no había que esperar 72 horas para decretar la alerta. Desde entonces solo se requiere contar con la suficiente información del menor desaparecido y saber que las circunstancias de su desaparición son atípicas. De haberse decretado la alerta Amber esa misma noche quizá Fátima hubiera tenido una oportunidad. La Jefa de Gobierno ha sido clara en que hubo graves omisiones de las autoridades.

Fallaron las cámaras de videovigilancia del C5 porque en esos días la visibilidad de estas estaba tapada por unas lonas instaladas en las calles cercanas a la escuela con motivo de la feria del amaranto. Las primeras imágenes de Giovanna llevándose a la niña se obtuvieron de una cámara de vigilancia de un establecimiento comercial y no de las cámaras oficiales.

Ha fallado consistentemente el poder judicial, que muere de inanición y por eso mismo de capacidad para impartir la justicia necesaria para terminar con la impunidad. Los recortes al poder judicial de este año aprobados desde el congreso son injustificables para un proyecto de nación que tiene como promesa central mejorar este rubro. Los asesinos de Fátima la secuestraron y mataron apostando a la altísima probabilidad de que su crimen quedaría sin castigo.

Sigue fallando el poder legislativo que aprueba que los presupuestos federales y estatales destinados a apoyar a la infancia y a las familias vulnerables sean los mínimos y no los máximos. Fallaron los presidentes de ayer pero también falla el de hoy al no destinar suficientes apoyos a los grupos más vulnerables y a las víctimas de la violencia intrafamiliar. Es verdad que la desigualdad feroz de nuestro país nos ha llevado a un callejón que parece sin salida, pero también es cierto que hay acciones de mitigación bien documentadas que sí se pueden implementar de manera inmediata.



Fallamos los adultos de nuestro país que no hemos sabido hacer valer ante todas las fuerzas políticas la necesidad urgente de modernizar y fortalecer a los sistemas de administración de justicia federales y estatales para que de verdad se reduzcan los índices de impunidad en todos los delitos, en particular los que se cometen contra la infancia.

Sorprende que una persona tan fogueada en luchas sociales como lo ha sido el presidente López Obrador se ciegue ante algo tan fundamental como el hartazgo de estos días y sus motivos de fondo. Es inquietante que traslade el foco sobre sí mismo o sus adversarios y no sobre el problema de violencia creciente que sufre México, un problema con profundas raíces en una cultura machista, muy complejo de combatir y que hoy tiene como trágico símbolo el rostro de una niña a la que le falló la sociedad completa.

Quizá es que casi todos hemos estado ciegos en algún grado, con las prioridades equivocadas mientras perdemos de vista lo más valioso que tenemos. Por eso necesitamos parar y entender qué papel, por humilde que sea, puede jugar cada uno de nosotros para lograr los cambios que son absolutamente indispensables para acabar con la impunidad y la violencia que la acompaña.



Publicado en Sociedad |#c874a5
Domingo, 23 Febrero 2020 00:00


Rubén Aguilar Valenzuela / www.miscuadernos.com.mx


En 1937, Elena Garro (1916-1998), de 20 años, acompaña a Octavio Paz, su esposo de 23 años (1914-1998), al II Congreso Internacional de Escritores para la Defensa de la Cultura, que se realiza en España.

Paz era miembro de la delegación oficial mexicana que también estaba compuesta por Carlos Pellicer y José Mancisidor. A ese grupo se añadieron Silvestre Revueltas, Juan de la Cabada, Fernando Gamboa, José Chávez Morado y María Luisa Vera.

Garro en los años ochenta del siglo pasado redacta Memorias de España 1937 (Paralelo 21, 2019), que se publica por primera vez en 1992 (Siglo XXI), 55 años después de que habían pasado los sucesos que se narran.

Se sabe que la escritora tomó muchas notas de lo que vió y vivió en ese viaje a España. A partir de ellas relata sus memorias a las que añade reflexiones hechas desde el presente.

En 1978 y 1979, Garro durante una estancia en España, retoma y trabaja esas notas. En los años siguientes publica varios artículos que son la base de Memorias de España 1937.

Son las vivencias, en la memoria, de una mujer joven e inteligente que recoge todo lo que vive y sucede a su alrededor.

El comité organizador del congreso invitó a Paz por haber escrito el poema ¡No pasarán!. Él decide lo acompañe Garro con la que recién se había casado.

La autora, en el texto, se manifiesta como una mujer libre, que hace lo que piensa debe hacer. No se sujeta u obedece a nadie más que así misma.

En sus días en España, entre Madrid, Valencia, Barcelona y los frentes de guerra, la autora se encuentra con grandes personajes del mundo del arte y la cultura, que asisten al Congreso o participan, de una u otra manera, en la Guerra Civil.

De muchos de ellos Garro no solo los menciona sino que expresa la impresión que le hicieron. Es simple y llanamente lo que a ella le parecieron.

La autora siempre se mueve en el grupo de los mexicanos que participan en el Congreso. Es con ellos con quien más se relaciona y apoya todas sus actividades.

Eso le permite visitar pueblos y entrar en contacto con la gente y también con los combatientes en los frentes de guerra del lado de la República.

Garro, con ironía, se burla de las posturas ideológicas al interior de las fuerzas políticas y militares de la República que se disputan, con métodos violentos, el poder. Advierte su radicalismo.

En su carácter de independiente, que además se define como apolítica, plantea que en ese momento; “Ninguna ideología valía la pena de aquellos sufrimientos”.

Y afirma que nunca entendió las diferencias políticas de quienes se suponía luchaban por lo mismo. Unos y otros se hostigaban y combatían.

Las memorias contemplan también la estancia en París del grupo de los mexicanos ya de regreso a su país. Ahí destaca la descripción que hace de Silvestre Revueltas al que Paz ayuda a que vuelva a México.

Desde las primeras páginas del relato están las tensiones entre Garro y Paz, que sólo tienen algunos meses de casados. Son dos personalidades muy distintas.

El relato lo disfruté y me gustó mucho. Es una manera de adentrarse en lo que sucedía en la España de 1937, pero sobre todo de conocer más a Garro.

Se manifiesta una mujer segura de su belleza, de su inteligencia y de sí misma. Es la mirada de un testigo directo que se deja impresionar por lo que está viviendo.

Es la visión fresca, sin posiciones ideológicas previas, que cuenta lo que le pasa. La narración es espontánea y viva. Su única pretensión es expresar lo que experimentó y cómo entendió eso que vivió.

Memorias de España 1937
Elena Garro
Paralelo 21
México, 2019
pp. 187

Publicado en Literatura |#555
Domingo, 23 Febrero 2020 00:00

Revista Sin permiso. Ian Angus es editor del periódico "Climate & Capitalism" y autor de "Facing the Anthropocene: Fossil Capitalism and the Crisis of the Earth y A Redder Shade of Green: Intersections of Science and Socialism".

La esencial tendencia del capitalismo a expandir se aceleró a mediados del siglo XX. Gráficos (de hace quince años y actualizados en el 2015) de la evolución a largo plazo de las relaciones socioeconómicas y del sistema Tierra permiten observar aumentos casi simultáneos en torno al año 1950.



Conocido como la Gran Aceleración, este fenómeno está impulsando lo que los científicos del sistema Tierra describen como "la transformación más rápida entre el ser humano y el mundo natural de la historia de la humanidad" [1]. Esta realidad marca el comienzo de una nueva época histórica y geológica, llamada el Antropoceno: un momento en que "las actividades humanas se han vuelto tan ubicuas y consecuentes que rivalizan con las grandes fuerzas de la naturaleza y están empujando a la Tierra hacia una terra incógnita planetaria" [2].

Tiempo ha, Karl Marx y Friedrich Engels demostraron que al capitalismo le es imposible quedarse quieto o satisfecho. Para obedecer a su primer mandamiento: ¡Acumula, acumula! "deberá estar en todas partes, asentarse en todas partes, establecer conexiones en todas partes" [3]. Por lo tanto, no sorprende el hecho de que las tendencias identificadas en las investigaciones sobre la gran aceleración no solo hayan continuado, sino que se hayan agudizado. Como nunca está contento con solo expandir sus operaciones existentes, el capital siempre va en busca de nuevos lugares y recursos para explotar.

A veces se dice que, ahora que el capitalismo se ha extendido por todo el mundo, ya no hay más fronteras ni nuevas fuentes de recursos baratos, por lo que la era de la apropiación máxima ha quedado atrás, y así se acerca la caída definitiva del sistema. Tales argumentos subestiman la compulsión del sistema para encontrar nuevas fuentes de ganancias. Como escribió Marx, para el capitalismo, "cada límite es como una barrera a superar". Siempre se esfuerza por "derribar toda barrera espacial ... y conquistar toda la tierra" [4].

Puede que los continentes e islas del mundo estén habitados por seres humanos, pero sigue siendo el caso que el 71% del planeta apenas se ha explorado o explotado. Un nuevo estudio realizado por científicos asociados con el Stockholm Resilience Centre demuestra que el capitalismo ahora se dispone a atacar una nueva frontera: el agua, en su superficie y sus profundidades.



La aceleración azul

"La aceleración azul: la trayectoria de la expansión humana hacia el océano", que se publicó en enero en la revista One Earth, describe, con la ayuda de gráficos, el creciente impulso del capital para industrializar los océanos y los fondos marinos. La actividad comercial en los océanos está expandiéndose rápidamente, e "importantes niveles de inversión ... están impulsando tanto el crecimiento en las industrias existentes como la aparición de otras nuevas, las cuales abarcan un espectro cada vez más amplio de actividades" [5].

Los autores creen que la aceleración azul marca el comienzo de "una nueva fase en la relación de la humanidad con la biosfera, en la que el océano sufre profundos cambios al tiempo que asume un papel fundamental en el mantenimiento de las trayectorias de desarrollo global” [6].



Los autores demuestran esta afirmación con 12 gráficos, que se parecen mucho a las de la gran aceleración, con la diferencia de que, en este caso, la aceleración se produce cinco décadas más tarde.

Los dos primeros gráficos muestran de manera bastante impactante los esfuerzos que se han realizado para superar límites actuales —que han consistido en trasladar el capital y la producción a lugares hasta ahora no explotados— y para sacar recursos mediante nuevas técnicas y tecnologías.

El gráfico A, Acuicultura marina, muestra el espectacular crecimiento de la piscicultura, que apenas existía en 1970, pero que ahora representa casi el 50% de todo el pescado que comen los humanos. La pesca en alta mar se ha ido disminuyendo desde la década de 1990, pero ha sido sustituida y superada por la acuicultura, que se practica principalmente en zonas costeras. La producción total de pescado es mayor que nunca y el procesamiento de pescado está creciendo más rápido que cualquier otra industria alimentaria. [7]

El Gráfico B, Hidrocarburos profundos, muestra la producción de petróleo y gas a más de 125 metros por debajo de la superficie marina. La extracción en alta mar ya comprende el 30% de la producción mundial de petróleo, y "a medida que se agotan los campos de aguas poco profundas y aparecen nuevas tecnologías, la producción se está moviendo hacia mayores profundidades y nuevos territorios, entre ellos el Ártico, donde se cree que hay enormes reservas de petróleo y gas por descubrir". La industria también se interesa cada vez más en depósitos de hidratos de gas natural (el metano cristalizado), que se encuentran enterrados a muchos kilómetros por debajo del fondo del mar, y que "podrían contener dos veces más carbono orgánico que el conjunto de todo el carbón, el petróleo y las otras formas de gas natural del mundo" [8].

Las nuevas tecnologías tienen un papel importante en muchos aspectos de la aceleración azul. Como señala uno de los autores del informe, "el sector de la biotecnología marina apenas existía a fines del siglo XX, y, de las secuencias genéticas de organismos marinos que se encuentran en las patentes, más del 99% se han registrado desde el año 2000" [9].

En términos más generales, como dice el artículo de One Earth, "la combinación de la creciente demanda global, el progreso tecnológico y la disminución de las fuentes terrestres ha hecho que la extracción de una cantidad cada vez mayor de recursos oceánicos sea no solo factible sino económicamente viable".

“Trabajos de alto coste, como la minería comercial en aguas profundas, ahora se consideran no solo factibles sino inminentes. Del mismo modo, la búsqueda de nuevos compuestos bioactivos para abordar la resistencia a los antimicrobianos se centra cada vez más en los microorganismos remotos de las aguas profundas, mientras que las limitaciones de espacio en la tierra han contribuido a la construcción de parques eólicos marinos a gran escala y la inversión en instalaciones de aguas profundas. ... [10]

Hoy en día, la producción de petróleo y gas en alta mar es, con diferencia, la parte más lucrativa de la economía oceánica, mientras que, en términos de volumen, los minerales que más se extraen del mar son la arena y la grava que se usan en la construcción. La minería en aguas profundas aún no ha comenzado, pero la Autoridad Internacional de los Fondos Marinos (en inglés, ‘International Seabed Authority’) ya ha emitido 29 licencias de minería de minerales y metales, las cuales comprenden 1,3 millones de kilómetros cuadrados de fondo oceánico. [11]

DeepGreen Metals, con sede en Canadá, afirma que el área del fondo marino del Océano Pacífico cubierta por su licencia es "uno de los recursos de cobalto, níquel y manganeso sin desarrollar más grandes del planeta" [12].

El equipo empleado en la extracción o producción de alimentos, combustible y minerales es solo una parte de la historia. Las industrias de la aceleración azul también requieren cantidades cada vez mayores de espacio costero y de la superficie marina para su infraestructura, como instalaciones portuarias, barcos de pesca, granjas de peces, plataformas en alta mar y equipos de minería en aguas profundas. En los próximos años, tales instalaciones pueden verse debilitadas, y tal vez abrumadas, por el aumento del nivel del mar y tormentas cada vez más fuertes.

Una destrucción acelerada

No cabe duda de que las sociedades humanas han utilizado los recursos oceánicos durante miles de años, pero la aceleración azul parece marcar el inicio de una nueva era.

Según afirma el artículo de One Earth, “la estampida actual hacia el océano se está desarrollando con una diversidad e intensidad sin precedentes. ... El gran número de reivindicaciones que, colectivamente, constituyen la aceleración azul son una prueba de que, durante los últimos 50 años, y sobre todo desde inicios del siglo XXI, se han producido cambios asombrosos y cada vez más rápidos" [13].

Tres de las grandes tendencias de aceleración identificadas en 2004 estaban relacionadas con el océano: la acuicultura, la acidificación oceánica y la pesca. Los dos primeros continúan creciendo exponencialmente, mientras que la pesca ha comenzado a disminuir solo porque la sobrepesca ha acabado con las principales poblaciones de peces. En combinación con las emisiones de gases de efecto invernadero y otros contaminantes no contados, el impacto de esas tendencias ha sido grave. El destacado biólogo conservacionista Callum Roberts ha escrito que nos enfrentamos a "la posibilidad de que los mares estén tan comprometidos que ya no mantengan los procesos ecológicos con los que contamos y de los que depende nuestra comodidad, placer e incluso nuestra propia existencia" [14].

La investigación sobre la aceleración azul demuestra que la gran aceleración está recibiendo un nuevo impulso de la industrialización oceánica, que está "allanando el camino para que surjan nuevos riesgos y haya cambios de paradigmas ... [y está creando] las condiciones para que se puedan traspasar los límites que actualmente se reconocen y respetan" [15].

El peligro de que se produzcan daños imprevisibles e inevitables es aún mayor porque se sabe muy poco sobre la vida y la ecología en las profundidades del mar. La cara oculta de la Luna se ha mapeado mejor que el 95% del fondo marino, y apenas se ha identificado una pequeña parte de los organismos que viven en el mar--mucho menos se los ha estudiado.

Sin embargo, los partidarios de la industrialización del fondo marino aseguran que no hay motivo de preocupación. El Banco Mundial, por ejemplo, dice que la economía azul "promoverá el crecimiento económico, la inclusión social y la preservación o mejora de los medios de vida, al mismo tiempo que garantizará la sostenibilidad ambiental de los océanos y las zonas costeras" [16]. En teoría suena bien, pero poco se dice sobre cómo se protegerán los océanos en la práctica.

De hecho, como Mark Hannington, del prestigioso Centro Helmholtz de Investigación Oceánica, le dijo a la OCDE, las extracciones mineras en el fondo marino causarán daños ambientales que nadie sabe evitar ni minimizar: “Incluso la minería más prudente de las profundidades marinas perjudicará este medio. La opinión de la mayoría de los expertos es que la minería a escala industrial provocará diversos daños que alterarán los océanos de forma irreversible, pero aún no se sabe con exactitud qué podría suceder. ...

"Es difícil saber qué régimen regulatorio debe establecerse para abordar los impactos ambientales en áreas que nunca han sido mapeadas o visitadas para protegerlas contra daños que, por lo general, aún se desconocen y que podrían tardar décadas en producirse" [17].

Un artículo reciente en la revista Nature lo dice con más contundencia: "Los escasos datos que existen hacen pensar que la minería en aguas profundas tendrá impactos devastadores y potencialmente irreversibles en la vida marina" [18].

El peligro de permitir que las corporaciones, ávidas de ganancias, extraigan minerales y petróleo en las profundidades del océano se demostró dramáticamente en 2010, cuando explotó el pozo petrolero más profundo del mundo, matando a 11 trabajadores y vertiendo 4.900 millones de galones de petróleo en el Golfo de México. Según las conclusiones de la comisión designada por Obama para estudiar el desastre de Deepwater Horizon, las acciones de BP, Halliburton y Transocean "revelan fallas tan sistemáticas en la gestión de riesgos, que ponen en duda la cultura de seguridad de toda la industria" [19].

Si sirve de algo lo que ya hemos aprendido de las empresas mineras y de combustibles fósiles, nadie debería confiar en ellas cuando prometen que van a proceder de manera ambientalmente responsable en aguas profundas.

+ + + +

Es imposible exagerar la importancia de los océanos para los sistemas que apoyan la vida en la Tierra. Los organismos que viven ​​en el océano producen más de la mitad del oxígeno que respiramos, mucho más que los bosques tropicales. Casi toda la lluvia que hace posible la vida vegetal se origina en los océanos, que contienen el 97% del agua del planeta. Los mares posibilitan la estabilidad del clima, al absorber 50 veces más dióxido de carbono que la atmósfera y al alejar agua caliente de los trópicos. Son la fuente principal de proteínas para mil millones de personas y una fuente importante para tres mil millones más. Los grandes ciclos biogeoquímicos en el corazón del metabolismo global de la Tierra dependen de océanos saludables.

Una sociedad racional, que tuviera consciencia de estos hechos, manejaría con sumo cuidado su relación con los océanos, aplicando siempre el principio de precaución y dando la máxima prioridad a la protección y regeneración de ecosistemas esenciales.

Pero no vivimos en una sociedad racional. Como escribe Michael Parenti, el capitalismo tiene prioridades muy diferentes: "La esencia del capitalismo, su razón de ser, es convertir la naturaleza en mercancía y la mercancía en capital, transformando la tierra viva en riqueza inanimada. Este proceso de acumulación de capital causa estragos en el sistema ecológico global. Trata los recursos vitales del planeta (tierra cultivable, aguas subterráneas, humedales, bosques, pesquerías, fondos oceánicos, ríos, calidad del aire) como ingredientes prescindibles de suministro ilimitado, para ser consumidos o toxificados a voluntad" [20].

Esto es precisamente lo que representa la aceleración azul: un impulso para acumular capital al acotar, explotar y mercantilizar los mares. Desde hace setenta años, la Tierra ha avanzado a pasos agigantados del Holoceno al Antropoceno, etapa esta última sobre la cual ya se ciernen desastres ambientales. Ahora se está acelerando el desenfrenado tren hacia el infierno que es el capitalismo, impulsado por la intensificación del desarrollo oceánico.

El argumento para que el mundo se deshaga de este sistema asesino nunca ha sido tan fuerte.

Notas

[1] Will Steffen et al., Global Change and the Earth System: A Planet under Pressure (Springer , 2005), 131. Will Steffen et al., “The Trajectory of the Anthropocene: the Great Acceleration,” Anthropocene Review, April 2015, 81-88.

[2] Will Steffen, Paul J. Crutzen, and John R. McNeil, “The Anthropocene: Are Humans Now Overwhelming The Great Forces Of Nature?” Ambio 38, no. 8 (2011), 614. The new epoch has not yet been formally recognized, but, as the Anthropocene Working Group points out, “the Anthropocene already has a robust geological basis, is in widespread use, and indeed is becoming a central, integrating concept in the consideration of global change.”

[3] Karl Marx, Capital, vol.1, (Penguin, 1976), 742; Karl Marx and Frederick Engels, Manifesto of the Communist Party.

[4] Karl Marx, Grundisse, (Penguin, 1973), 408, 539.

[5] Jean-Baptiste Jouffray, Robert Blasiak, Albert V. Norström, Henrik Österblom, and Magnus Nyström. “The Blue Acceleration: The Trajectory of Human Expansion into the Ocean,” One Earth, vol. 2/1, January 24, 2020

[6] Jouffray et al., “Blue Acceleration,” 46.

[7] FAO, The State of World Fisheries and Aquaculture 2018. Nearly half of the fish consumed by humans today comes from fish farms.

[8] Jouffray et al., “Blue Acceleration,” Supplemental Information , 3.

[9] Robert Blasiak, “Blue Acceleration: our dash for ocean resources mirrors what we’ve already done to the land,” The Conversation, January 24, 2020.

[10] Jouffray et al., “Blue Acceleration,” 45, 43.

[11] The International Seabed Authority was created in 1994 by the United Nations Convention of the Law of the Sea. It is supposed to both protect the deep sea environment and promote economic development. In practice it has given priority to development.

[12] DeepGreen, Media Release, September 24, 2018.

[13] Jouffray et al., “Blue Acceleration,” 46.

[14] Callum Roberts, The Ocean of Life: The Fate of Man and the Sea (New York: Penguin, 2013), 215.

[15] Jouffray et al., “Blue Acceleration,” 48.

[16] World Bank, The Potential of the Blue Economy (Washington, 2017), v

[17] quoted in OECD, The Ocean Economy in 2030 (Paris: OECD Publishing, 2016), 155.

[18] Olive Heffernan, “Seabed mining is coming — bringing mineral riches and fears of epic extinctions,” Nature 571 (July 25, 2019), 466.

[19] National Commission on the BP Deepwater Horizon Oil Spill and Offshore Drilling, Deep Water: The Gulf Oil Disaster and the Future of Offshore Drilling, 2011, vii.

[20] Michael Parenti, Blackshirts and Reds, (San Francisco: City Lights Books, 1977) 154-55

Publicado en Revista Sin Permiso
Página 1 de 2