Mundo Nuestro

Cuelgo el teléfono, hablo con el vocal distrital con Héctor Castro, y me dice: “Ale estamos rebasados, es un modus operandi, están en todas las casillas no tengo gente, ayúdame, habla con la gente que tu conoces del INE, has lo que tengas que hacer porque yo no puedo”

Entonces en ese momento hablo con el consejero del INE, con el director general Marco, y le digo al consejero lo que está pasando: “¿Qué podemos hacer? La policía municipal no responde, la policía estatal tampoco y entonces el me comenta. “Va la policía federal, trata de que la gente pueda votar, convence a los funcionarios.”



Yo lo que te puedo decir es que en ese momento se hablaba de que ya se le había hablado a la policía municipal, ya se le había hablado a la policía estatal, pero lo que veíamos era que no había nadie, no había seguridad en las casillas.

Esta preocupación de lo que estaba sucediendo en ese momento porque obviamente ya el ambiente era muy descompuesto. La misma gente que estaba en las casillas me hablaba, me mandaba mensajes, que había pasado tal cosa, que tenían miedo, entonces esta parte de lo que es una pieza democrática. el poder elegir libremente a tus gobernantes sin derramamiento de sangre, pues ya no lo era, ¿no? Si era un entorno muy descompuesto de preocupación, pero esa postura era individual, no tuvimos una postura como consejo como tal, sino que era una postura individual.

“Retrocedimos 30 años.” No puede ser que hayamos retrocedido esa parte porque, además, Sergio eso implica que los funcionarios de casilla ahora no van a querer participar de la misma manera, que la gente va a tener temor, tantas cosas que se habían superado, pues que hayan sucedido de esa manera y que además haya habido un alo como de “no paso nada”.



TESTIMONIO DE LUZ ALEJANDRA GUTIÉRREZ, CONSEJERA ELECTORAL DEL IEE

VIDEO: POR QUÉ DOY MI TESTIMONIO



LA ENTREVISTA

TEXTO:

1 de julio en Puebla

Entrevista con la Conejera Electoral del Estado de Puebla Luz Alejandra Gutiérrez.

Entrevistador: Sergio Mastretta.

E: Esta es una conversación con la consejera electoral del Instituto Electoral del Estado de Puebla, Luz Alejandra Gutiérrez. El tema es los acontecimientos que se produjeron el 1 de Julio, en particular los hechos de violencia que se produjeron en un importante número de secciones electorales. El propósito es tener tu punto de vista de ese día desde tu perspectiva en el ámbito de tus actividades ese día. ¿Te parece?

Luz: Si

E: De ese 1 de Julio ¿Qué es lo que recuperas como principal?

Luz: Mira algo que recupero es la alta participación ciudadana. Tuvimos una participación ciudadana histórica en Puebla, habíamos tenido una participación ciudadana menor en otros procesos electorales y en este proceso en específico tuvimos una alta participación ciudadana. Se esperaba, pero rebaso la expectativa que se tenía, entonces me parece que eso es lo que yo rescato de ese día. La alta participación ciudadana, la convicción democrática de las ciudadanas y los ciudadanos, de no moverse de la fila hasta votar a pesar de la violencia y los disturbios. Entonces eso es algo que me mueve mucho en lo personal porque yo soy una persona que tiene convicción democrática. Soy consejera lectoral porque creo en lo democrático en las instituciones. Entonces esta imagen de los ciudadanos de estar en la fila, de defender las casillas, los ciudadanos alrededor de una camioneta donde habían sido sustraídas boletas, que están todos tomados de la mano cuidando sus botos, su decisión, creo que es algo muy relevante de ese día. Y la parte que yo siempre lo he dicho muchas veces, la parte de la convicción de los ciudadanos de no moverse de la fila a pesar de lo que sucedía esta presente.

Yo te voy a contar algo que a mi me sucedió el día de la jornada, estando en una sesión permanente, me habla por teléfono una notaria y me dice: “Oiga, estoy en tal casilla, necesito que una autoridad hable con los funcionarios de casilla porque acaba de haber disturbios, hirieron al esposo y a la hija de la capacitadora.

E: En la sección 981 del distrito federal 9.

Luz: Entonces el tema es que me habla por teléfono y yo le digo que sí, que soy consejera del estado, pero el tema de la capacitación, el tema de los CAES es un tema que maneja el Instituto Nacional Electoral. Y entonces ella me dice: “No me entiende, aquí yo necesito una voz de autoridad de que les de la confianza de que deben seguir los funcionarios de casillas y que debe seguir la votación. Hay una fila de más de 100 personas que no ha votado y los funcionarios de casilla ya se encerraron y no quieren que la gente vote” Entonces me pasa por teléfono a la presidente de la mesa directiva de su casilla, me presento, le digo quien soy y entonces ella me dice llorando “Acaba de suceder esto, estamos muy asustados, tenemos mucho miedo, lo que queremos es irnos” Entonces le digo: “Si tu haces eso, lo único que vas a generar es que la gente que esta en la fila se va a enojar, piensa en el valor que de la gente que ha seguido en la fila a pesar de lo que acaba de suceder, yo te pido a ti y a los de la mesa directiva de la casilla que lo reconsideren. La gente esta ahí formada porque quiere votar, porque quiere ejercer su derecho, entonces los únicos que se lo pueden dar son ustedes porque son la máxima autoridad, si ustedes deciden que ya se cierra la votación van a generar un caos” le dije, “y además, “piensa en eso” y ella me dice: “es que yo tengo mucho miedo” Y le pregunto: “¿Qué puedo hacer yo para que no tengas miedo?” y me dice: “Que haya alguien aquí, que este conmigo, que me diga” Cuelgo el teléfono, hablo con el vocal distrital con Héctor Castro, y me dice: “Ale estamos rebasados, es un modus operandi, están en todas las casillas no tengo gente, ayúdame, habla con la gente que tu conoces del INE, has lo que tengas que hacer porque yo no puedo.” Entonces en ese momento hablo con el consejero del INE, con el director general Marco, y le digo al consejero lo que está pasando: “¿Qué podemos hacer? La policía municipal no responde, la policía estatal tampoco y entonces el me comenta. “Va la policía federal, trata de que la gente pueda votar, convence a los funcionarios.” Entonces vuelvo a hablar con la funcionaria y entonces lo que en ese momento se me ocurre es volver a hablar con la notaria, porque aparte la notaria era una mujer con mucho valor.

E: ¿Recuerda su nombre?

Luz: No, pero te lo doy, lo tengo anotado. Una mujer con muchos pantalones, y me dice: “A ver, yo tengo el valor para quedarme aquí y quedarme con ellos, yo también tengo miedo de que me vaya a pasar algo, pero yo estoy acá. Entonces si ella me dice que se va a quedar yo me quedo con ella, pero que tenga ese valor y que deje votar a toda esta gente que esta afuera y quiere votar” Ya hablo con la funcionaria y entonces le digo: “¿Te da seguridad que la notaria este contigo?” “Si, pero que se quede conmigo hasta el final.” “La notaria se va a quedar contigo hasta el final”. Todo eso lo hago por teléfono Sergio, porque yo ya me había acercado a la mesa del consejo a decirlo, pero yo veía que no pasaba nada y yo soy una persona que no se puede estar quieta, yo no puedo ver algo así y no hacer nada, la verdad no puedo. Entonces hago esto que te digo y la votación siguió, Los ciudadanos votaron hasta el final. Entonces, para mí eso fue una lección muy importante.

E: Este incidente se produce por ahí de las 5 de la tarde.

Luz: SÍ, más o menos.

E: Para ese momento ¿Cuál es el comportamiento del Instituto Electoral del Estado en torno a la violencia? ¿Cómo fueron ustedes recibiendo la información que se empezó a producir alrededor de las dos de la tarde?

Luz: Nosotros los reportes que teníamos era del sistema de la jornada electoral que se conoce como CISE, entonces ahí se iban reportando el INE. No es porque yo haya sido consejera del INE, pero la verdad el INE es una institución formal, seria, trasparente en muchos sentidos. Todo lo que va pasando en la jornada va apareciendo en el sistema, nosotros solo teníamos acceso a esa información y era la misma información que nosotros replicábamos, porque en el tema de las casillas ya te dije la facultad la tenía el INE. En algún momento Héctor me dijo desesperado: “A ver Ale, es una elección concurrente, es de ustedes y de nosotros, ayúdenos.” Por qué en la mesa se decía: “Si, ya se están pasando los reportes a la policía”, reportes que en la mesa nunca conocimos pero que nosotros éramos muy insistentes en preguntar, su servidora y el consejero José Luis Manzanilla, éramos muy insistentes en preguntar. Entonces se va dando el tema, a mi me toca dar el reporte de los incidentes y yo digo todo tal cual ¿no? Lo que ha sucedido, en las casillas donde hubo violencia, los reportes que nos daba el INE y los reportes que nos daba la gente del Instituto Electoral del Estado de organización que se encontraba en los municipios, esos reportes que nos daban, de repente yo agradezco mucho porque la verdad hay mucha confianza de los ciudadanos a mi persona, entonces me mandaban a mi teléfono el tema de que incendiaron el consejo, y toda esas cosas las iba comentando en la mesa. Entonces en ese momento ya nosotros veíamos que había violencia.

E: ¿En qué momento ustedes se dieron cuenta de que era una violencia generalizada, no un hecho aislado sino se percibió una cosa que ocurrió en toda la ciudad de Puebla? ¿En qué momento fueron conscientes de esto?

Luz: En mi caso porque con mucha información eran como cautelosos, pero en mi caso cuando Héctor me dice: “Es su modus operandi, están así en tales, tales y tales”

E: ¿Quién es Héctor Castro?

Luz: Héctor es el vocal distrital del distrito 9 del INE. Entonces él me dijo que estaba pasando lo mismo en tal casilla, en tal casilla y en tal casilla. Yo empiezo a ver los videos de cómo estaban operando, empezamos a ver que la gente no sabía que hacer, los funcionarios no sabían que hacer con las boletas en el piso, pocos eran las personas que levantaban las boletas, entonces empezamos a ver esta parte y sí, al interior del consejo empieza a ver como una preocupación. No te podría hablar de los demás porque sería irresponsable, pero además yo hablo siempre por mí y por lo que yo veo, yo puedo hacer, yo puedo sentir. Yo lo que te puedo decir es que en ese momento se hablaba de que ya se le había hablado a la policía municipal, ya se le había hablado a la policía estatal, pero lo que veíamos era que no había nadie, no había seguridad en las casillas. Por eso yo hablo con el consejero Marco, él me dice “Va la policía federal, se llevan tanto tiempo”, porque yo le empiezo a explicar a Marco lo que estaba sucediendo, y mandó a llamar a la policía federal para allá.

E: Esto tu lo hiciste por iniciativa propia. ¿En algún momento recuerdas que te hayan dicho oigan esto es muy grave? ¿O no hubo esa cuestión? ¿Qué perspectiva crítica tienes sobre el comportamiento del consejo?

Luz: Me parece que fueron posturas aisladas, ¿a que me refiero? A que fueron individuales.

E: ¿Hay presencia de los partidos?

Luz: Hay presencia de los partidos, en el caso de Morena lo manifestó.

E: ¿Y que respuesta hay?

Luz: Pues que se está informando, que ya se le dijo a la policía, que ya se le dijo a la estatal, que ya se hablo con gobernación. En mi caso seguí manifestando esta preocupación ¿no? Esta preocupación de lo que estaba sucediendo en ese momento porque obviamente ya el ambiente era muy descompuesto. La misma gente que estaba en las casillas me hablaba, me mandaba mensajes, que había pasado tal cosa, que tenían miedo, entonces esta parte de lo que es una pieza democrática. el poder elegir libremente a tus gobernantes sin derramamiento de sangre, pues ya no lo era, ¿no? Si era un entorno muy descompuesto de preocupación, pero esa postura era individual, no tuvimos una postura como consejo como tal, sino que era una postura individual.

E: En el plano de tus emociones en esos momentos ¿Cómo recuerdas ahora tres meses después haberte sentido?

Luz: Frustrada.

E: Frustrada, esa es la palabra.

Luz: Frustrada por no poder hacer más. A mí me movió mucho el pensar. Yo fui con mi hijo a votar, imagínate que eso hubiese sucedido, y no solo eso yo vi a personas mayores, a niños que iban con su familia a las casillas a votar. Y lo que vimos al otro día. Yo recuerdo haber ido a una manifestación cuando era niña con mi familia, a una manifestación en contra del fraude.

E: En 1983.

Luz: Yo eso lo tengo en la mente, entonces cuando vi eso dije: “Retrocedimos 30 años.” No puede ser que hayamos retrocedido esa parte porque, además, Sergio eso implica que los funcionarios de casilla ahora no van a querer participar de la misma manera, que la gente va a tener temor, tantas cosas que se habían superado, pues que hayan sucedido de esa manera y que además haya habido un alo como de “no paso nada”. Claro que pasa.

E: ¿Imaginabas que en algún momento dado se diera este grado de violencia?

Luz: No, en absoluto no.

E: ¿Por qué crees que ocurrió? ¿Cuál crees que haya sido la motivación de esta violencia orquestada?

Luz: No sé Sergio, la verdad es que yo lo que lamento mucho es esta parte de que los funcionarios, los ciudadanos en las filas, de lo que la gente me comentaba y me decía en respecto al temor a la inseguridad, algo que tenía años que no se veía, por eso lo tengo fresco porque yo de niña lo sufrí. Por que tengo la imagen clara de que estaban quemando, la tengo super clara. Por eso esta parte de decir: “No pasa nada.” Yo lo he dicho y lo dije públicamente, claro que paso, eso no puede suceder. Puebla no puede ser un estado el cual el foco de atención es la violencia que se vivió, la elección que se vivió, pero, además, porque la verdad todo lo que se ha construido con tantos años no los puedes echar a la basura así nada más.

E: ¿Cómo calificas tu la elección? ¿Cuál es el grado de violencia que se necesita para que se anule un proceso electoral? La ley dice que la violencia puede ser motivo de anulación. Hay otra manera de deducirlo por el número de casillas, si alcanza o no el 20% los incidentes electorales. ¿Quién mide si 60 casillas alteradas como esta ocasión ocurrió son un grado suficiente de violencia para anular la elección? ¿Qué postura tienes tu al respecto?

Luz: Pues mira es que esta parte es una parte que compete al Tribunal Electoral Local y el Tribunal Electoral Federal, ósea ese análisis como autoridad jurisdiccional. ¿A qué me refiero? A que nosotros como órgano administrativo somos un órgano electoral administrativo que organiza elecciones ¿A qué me refiero? A que nosotros llegan con las actas. Nosotros no somos policías, no investigamos no somos ministerios públicos, no somos la SEPADE, a nosotros lo único que nos compete es la información que se nos esta dando.

Y los partidos podrán impugnar, y quien ya tendrá esa facultad de decir si es información errona o verdadera es el tribunal.

E: ¿Pero tú como ciudadana?

Luz: Híjole, yo creo que...

E: ¿Qué les dices a los ciudadanos como yo que sufrimos la violencia del voto?

Luz: Que lo lamento profundamente, que eso no debió suceder, ni deberá suceder. Y que desde la medida de mis posibilidades no fueron muchas, pero desde lo que yo pude hacer lo hice ese día. Lo hice, y lo hice con una convicción clara de que eso no podía pasar ósea yo te lo digo, cuando yo empiezo a ver que mi voz no es escuchada, yo lo hago público. Yo tomo la decisión de hablar directamente al INE.

E: Luz Alejandra, esta pregunta última es fundamental y tiene que ver con lo que acabas de cuestionar. Esta en actas donde hay una participación de tu parte planteando las irregularidades que se producen ese día. Las graves irregularidades. Y hay una percepción pública en que el Instituto Electoral del Estado fue parte de una instrumentación para modificar los resultados de una elección. Puede ser justa o no, vamos a dejar eso a un lado. ¿A ti esto que te provoca? Cunado escuchas estos señalamientos de mucha gente, de los partidos, de medios de comunicación, de periodistas como yo, que cuestionamos severamente el comportamiento del Instituto a lo largo de todo el proceso Electoral. ¿Tu que dices?

Luz: Pues si lo he dicho muchas veces, ósea al decir bueno desgraciadamente somos un cuerpo colegiado, ósea, digo, desgraciadamente en el tema de la percepción porque al final las posturas que tú tienes, en mi caso las votaciones, las posturas que he tenido bueno la gran mayoría, una mayoría avasalladora hacen que tu opinión, los medios no registran muchas veces esa parte, registran la parte mala.

E: Vemos el bloque.

Luz: Exacto. No registran la parte buena. Yo te voy a decir sobre un tema, es el momento más desagradable que he tenido yo en el instituto como consejera, cuando yo voto en contra de los registros de candidatos porque no se me permiten ver los expedientes, antes de que yo subiera recibí gritones, me gritaron, me ofendieron en la parte de prerrogativa de los partidos políticos.

E: ¿Quién hizo eso?

Luz: Los partidos políticos. Y cuando subo a sesión, lo replican y mi enojo es que yo estaba en todo mi derecho como consejera de pedir la revisión de los expedientes porque además mi voto tenía que ver con ese registro de los expedientes. ¿Yo como voy a votar algo que no conozco? Yo iba a hacer un análisis aleatorio, no iba a revisar tantos expedientes. No se me permitió. Y no se me permitió con una serie de argumentos que no eran ciertos, pero además generando una percepción de que lo que yo estaba haciendo era un berrinche, de lo que yo estaba haciendo no era correcto. No era cierto. Y fue muy desagradable para mí.

E: Eso involucro a todos los partidos, no sólo a un grupo.

Luz: Hubo partidos que guardaron silencio, pero hubo partidos que no lo hicieron. Entonces para mi fue muy desagradable porque cuando termina la sesión, los medios me estaban esperando. Y me preguntan “consejera, ¿Qué pasó? explíquenos” Y yo les dije: “Yo les voy a explicar con peras y manzanas que pasó” Y les empiezo a decir lo que pasó y se me dicen: “Pues usted tiene razón” Pero eres una minoría, y a las minorías como en todos lados son rechazadas. Yo recibí todo tipo de cuestionamientos, insultos, hasta cierto punto vulgares, Entonces esa parte que yo te digo pues es una parte que los medios registran una parte y otra parte no la registran. Entonces muchas veces como muchos temas, yo soy muy crítica a la institución y soy muy crítica al interior de la institución. Yo no soy una persona que diga “ay no, hemos tenido todo bien” Yo creo que hubo temas que se debieron fortalecer, temas que se deben de trabajar y tan es así que cuando fue el tema de varias votaciones que yo he votado en contra, de temas que yo no estaba de acuerdo. Pero obviamente pues somos un cuerpo colegiado. Por ejemplo, a mi me dice una reportera: “Es que usted siempre está en contra” Me rio y le digo: “¿Por qué a los que están a favor no los cuestionas?” O sea, a ellos que votan a favor no me cuestionan y a mi que estoy en contra me cuestionan.

E: ¿Tú si sientes que el instituto estuvo sometido al gobernador Moreno Valle como cuerpo colegiado?

Luz: Pues no lo sé, no me consta que haya estado o no haya estado, la verdad no lo sé.

E: Bueno, conclusión ese día en la noche tu te sientes frustrada.

Luz: Pues si me llega frustración, las personas que me conocen bien lo veían yo creo que en mi cara. Estaba muy decepcionada de lo que había sucedido y de que en mi caso personal pues no había podido hacer más, ósea yo hice lo que podía hacer y no pude hacer más porque no tenía como hacerlo.

E: Es la voz de Luz Alejandra Gutiérrez, consejera electoral, hay muchas interrogantes que entorno a un proceso electoral se pueden hacer aquí, el propósito de este proceso ha sido echar un lente, una vista a una jornada en particular. No me estoy metiendo en todo el proceso de cómputo, a todo lo que ocurrió el día después, en los días siguientes. Mi propósito era quedarme en el 1 de Julio, tus impresiones. ¿Hay algo con lo que quieras finalizar? ¿Algo que haya sucedido? ¿Emociones que tengas guardadas?

Luz: Esta parte que te digo, tiene mucho que ver con mis valores, como persona, con mis convicciones. Lo que mencionas es real, desde el día siguiente hasta ahora no hay día en que no haya un cuestionamiento a las consejeras, a los consejeros. No hay un día Sergio, un día. De verdad, no ha habido un día desde el 1 de Julio que no haya un cuestionamiento hacia la institución, me parece que hay temas que no le son de la institución. Me parece que ahorita el tema que le corresponde a la institución ya esta rebasado. Es decir, los temas jurídicos están rebasados, ya es un tema político, es un tema también de percepción. Te voy a decir algo, yo cuando participe para ser consejera, yo participe tres veces y las tres veces no pude ser consejera porque obviamente yo no tenía vínculos con el gobierno. Entonces yo no llegué a ser consejera las tres primeras veces. Cuando se da este proceso de participar, de una convocatoria, y que llegues por tus méritos y tus conocimientos, en lo personal es como pude quedar. Para mi si cuando me entrevistaron para ser consejera, Benito ** me pregunta que yo que opino de la credibilidad del instituto. Y yo le digo que es un instituto sin credibilidad porque han evadido muchos temas y ahora que sucede esta parte de la elección me quedo con un sentimiento de que al final la institución no va a dejar su credibilidad, la credibilidad de la institución no va a mejorarse hasta que de verdad se trasparenten todos los proceso de la institución.

E: ¿Para lograrlo?

Luz: Tendría que haber una reforma. Si creo que es super importante eso, porque no va a haber manera.

E: Se esta abriendo ahí una ventana, pero dije que no me iba a meter a ella. Que es la de como opera, como funciona, la importancia de cuadros administrativos, no son consejeros, y nada más con ser testigos de una sesión uno tiene un pode real, hablo de la secretaria ejecutiva y de ahí para el fondo de cosas que pueden estar ocurriendo en el interior que no vemos los ciudadanos.

Luz: Me quedo con ese sentimiento y creo que eso es. La institución va a recobrar su credibilidad el día en que se trasparenten todos los procesos, me refiero a todos. Me refiero a comisiones, me refiero a todo. Ese día el instituto va a poder recupera su credibilidad, hasta el momento no pasará. Y me quedo con ese sentimiento que te digo. Cuando a mi una de las preguntas que me hacen para cuando me entrevisto para ser consejera es esa. Y la verdad es que escuchaba yo que decían: “Igual cuando lleguen nuevos consejeros.” Eso no va a suceder. Va a suceder el día en que la institución sea trasparente en todos sus procesos.

E: ¿Y porqué no se trasparentan?

Luz: Porque hay muchos mecanismos que quedan fuera. Pero además es más que voluntad. Es un acto de voluntad. Porque, si tenemos la ley de trasparencia, pero eres una institución pública. El INE, por ejemplo, trasparenta la mayor parte, todo. Hay una sesión, es trasmitida vía internet, los acuerdos se suben inmediatamente a la página. No hay nada, eso tiene que ver con un acto de voluntad.

E: Te va a tocar las elecciones en el 2021 pero todavía estamos en el interrogante de si esta elección se anula o no. ¿Cuál es tu pronóstico?

Luz: Pues mira yo creo que estamos a un día de que el tribunal local haga la declaración o no de la elección y lo que yo creo es que hay muchas posibilidades que de acuerdo con lo que resuelva el tribunal, es decir si el tribunal resuelve que la elección es válida pues es muy posible pues lo han dicho públicamente el partido Morena, pues impugnaran, entonces esperaremos a la resolución del tribunal electoral del poder. Sería irresponsable de mi parte darlo, pero yo creo que si, porque los partidos políticos todavía tienen el camino de poder impugnar.

E: Esa es la voz de la consejera electoral del Instituto Electoral del Estado de Puebla, Luz Alejandra Gutiérrez. Muchas gracias.

Mundo Nuestro

La entrevista



VIDEO PRIMERA PARTE



VIDEO CONSLUSIÓN



Mundo Nuestro. La denuncia la hace el medio MTP Noticias:

"El derrame de petróleo del oleoducto Humapa – CAB Tajín, pues ha alcanzado más de 17 kilómetros ocasionando muerte de peces del río del Tepezal en el municipio de Venustiano Carranza."

El video es demoledor.



Y la denuncia sobre la pasividad de PEMEX da una buena idea del comportamiento de esta empresa en la región: depredación e impunidad.

Domingo, 21 Octubre 2018 00:00

Revitalizar la pequeña vida

Vida y milagros

Son tantos y tan grandes los problemas del mundo y de nuestro país que a veces parece que cualquier cosa que intentemos para mejorarlo es inútil. Yo ya no me atrevería ni siquiera a enfrentar el cuestionario de la consulta del aeropuerto. No tengo ni los conocimientos ni la información para contestarlo con responsabilidad. Sí tengo la sensatez para saber que no sé ni siquiera lo indispensable para decir sí o no. Me admira la seguridad con que la gente opina con respecto a esto y a otras cosas, pero me admira aún más que los gobernantes electos nos quieran pasar la bolita de las decisiones que les corresponden a ellos. Como dice una amiga: de haber sabido, voto por Consulta Mitovsky.



¿Será que tanta información y desinformación nos paraliza? Imagínense, si el sabio dijo "Yo solo sé que no sé nada", qué vamos a saber el común de los mortales.



Le robo la frase al sabio: ya solo sé que no sé nada. Y mientras recupero, si es que eso es posible, algo de razón, me aplicaré en observar con muchísima más atención a la pequeña vida, la que sí supimos vivir a plenitud de niños, si es que tuvimos la dicha de una infancia razonablemente feliz.

Los niños, si los adultos no se los impiden de mil maneras, sí saben vivir. Solo basta observarlos, sorprendidos ante cada evento del mundo, que de verdad tiene millones de cosas con las cuales sorprendernos. Los adultos nos distraemos en lo que consideramos las grandes cosas como si nunca fuéramos a abandonar nuestro disfraz regalado el día de nuestro nacimiento, un disfraz mutante que de repente nos sorprende en el espejo con un rostro que no reconocemos como nuestro, o que se parece un poquito al disfraz que un día nos pareció aceptable o mejor.



Algún sabio dijo que después de los treinta años nos volvemos responsables de nuestra cara. La edad no importa tanto, sino el gesto que vamos imprimiendo a nuestro rostro de acuerdo con nuestras vivencias, intereses o a la generosidad grande o pequeña de nuestro corazón. Hay quienes envejecen con rostros hermosos, llenos de una dignidad especial; otros más imprimen a su cara rasgos de una simpatía que no desaparecerá ni con la muerte. Así fueron algunas caras que conocí, dueñas de unos ojos que jamás dejaron de reflejar una luz viva y clara en sus pupilas llenas de alegría y un gusto por la vida invencible, aun en las más crudas adversidades, como la de lidiar con un hijo con discapacidad o la ingratitud o desvarío de otros. Theilhard de Chardin decía que vivir con conciencia y sentido es la meta de la evolución. ¿Vivir con sentido será un acto de voluntad, un don que se nos otorga al nacer o algo que podemos aprender y enseñar? Vamos viviendo y nos van sucediendo las pequeñas y grandes cosas y olvidamos darles sentido. Les vamos dando importancia a sucesos que dejarían de serlo si nos dijeran que nuestra muerte es inminente. Es quizás una defensa, pero al vivir, solemos olvidar nuestra condición de mortales, desperdiciando el tiempo en busca de quimeras mientras nos perdemos del espectáculo único de una puesta de sol o de la luna llena metiéndose entre los volcanes en un amanecer en que su luz nos despertó. ¿A qué horas pasó junto a nosotros la pequeña vida, la cotidiana, la que nos dejó huérfanos, la que se llevó la infancia de nuestros hijos, que de repente ya nos tratan como si los hijos fuéramos nosotros? ¿A qué hora es que pasó lo que pasó y me perdí de lo que me perdí?

Hay quienes se obsesionan con el poder, la fama, la acumulación de cosas y dinero, los conflictos o la vida de la patria y sus pesares, como si fueran absolutamente indispensables y no únicamente necesarios para resolver sus dolores crónicos. Quienes en eso se afanan suelen perderse de la pequeña vida propia, de la de sus hijos, de la vida secreta de las plantas, de la gratitud de los perros, del sufrimiento de sus más cercanos, de la vida en el cielo infinito. Observar a los niños y tener contacto con la muerte nos acerca a la pequeña vida, a la que es nuestra, la manejable, la cierta, la única.

Pasar junto a una escuela primaria a la hora de la salida de los niños es toda una lección. Verlos salir parloteando, cargando sus pequeñas mochilas como una premonición de lo que les tocará cargar en la vida, ayuda a abrir los ojos a lo que suele ser invisible, a lo esencial. Ese río de vida infantil impacta con una fuerza similar el golpe duro de una muerte cercana. Es la vida que pasa en esos niños, moviéndose como lo hacen los pájaros cuando al atardecer buscan en medio de un gran alboroto el árbol en el que dormirán. Todos ellos se afanan en el hoy.

Mi abuela se sorprendía ante las manos pequeñas y la piel sedosa de los bisnietos que llegó a conocer: "Pensar que yo también fui de ese tamaño", decía. ¿Dónde está lo que fuimos?, es la pregunta que de repente nos asalta, pero rara vez nos detenemos más de un momento a pensar en el día en que no estaremos aquí. El pensamiento de un mundo sin nosotros es algo que espantamos con la mano como si fuera una mosca tenaz, cuando es ese pensamiento el que puede engrandecer el sentido de nuestra vida.

La canción de Joan Manuel Serrat se pregunta: Si la muerte pisa mi huerto, ¿quién firmará que he muerto de muerte natural? "Si la muerte pisa mi huerto " es una figura gramatical en la que el "si", el "if" en inglés, le da forma de condicional al asunto, cuando en realidad, la frase certera es- "Cuando la muerte pise mi huerto", porque ese día, ciertamente, llegará. Mientras, es la muerte de otros, el mirar la parca sencillez de una sábana blanca envolviendo un cuerpo que en pocas horas consumirá el fuego o recibirá la tierra, lo que le da valor a cada minuto en que se nos concede la dicha de estar vivos, de sentir el sol sobre la piel mientras caminamos entre los árboles del camposanto al que acudimos a despedir a alguien querido que vivió la vida como se lo dictó su corazón y su conciencia.

La felicidad y la conciencia en asociación con los demás es lo único que nos puede llevar a una evolución con sentido, decía Teilhard de Chardin. No podemos hacer felices a otros ni crecer en conciencia si no empezamos por nosotros mismos, por revitalizar lo que parece imposible.

Qué difícil es y qué fácil se escribe.

Domingo, 21 Octubre 2018 00:00

Los migrantes y nuestras fronteras

En el corto y mediano plazo, pienso que tampoco en el largo, no existe nada que pueda frenar la migración de los centroamericanos de los países del Triángulo del Norte (El Salvador, Honduras y Guatemala) hacia los Estados Unidos.

La condición económica y social de los tres países va a mejorar, en el mejor de los casos, en las próximas tres o cuatro décadas. Los niveles de violencia en esa región son estructurales y revertir la actual situación ahora se ve imposible.



Los políticos y los académicos centroamericanos, también la gente, sabe que las condiciones no van a cambiar y que la migración va a continuar en los actuales niveles e incluso crecer. No hay y no habrá pronto incentivos que la puedan frenar.

En el actual estado de cosas son bienvenidas todas las iniciativas internacionales, se requiere mucho dinero, que puedan colaborar al desarrollo de esa región que, en el tiempo, contribuyan al abatimiento de los niveles de pobreza y de la violencia.

La caravana de migrantes hondureños, que ya ha pasado por Guatemala y pretende cruzar por México hacia Estados Unidos, ha generado una crisis coyuntural y provocado todo tipo de reacciones xenófobas y racistas del presidente Trump, ya metido en la campaña electoral de su país.



El actual gobierno de México, ante la presión de Trump, ha endurecido su posición para intentar evitar que los migrantes hondureños crucen la frontera Sur e inicien su camino hacia el vecino del Norte, pero siempre en el marco de un discurso políticamente correcto.



La realidad centroamericana y la presión de Trump plantean al nuevo gobierno, este ya se va, nuevos problemas y retos que implican definiciones claras y puntuales sobre la política hacia los migrantes centroamericanos en la conciencia de que el flujo migratorio no va a detenerse.

Se calcula que en los últimos años asciende a 400,000 el número anual de los centroamericanos que cruzan por México e intentan ingresar a Estados Unidos y quedarse ahí. Muchos no lo logran, pero otros sí.

Para México, en los hechos y por ahora, solo hay dos posibilidades: permitir que los migrantes pasen por el territorio y que sea el gobierno de Estados Unidos quien impida su entrada o los deporte, que ha sido el modelo, con algunas variantes, desde los años ochenta.

Y la otra, intentar para satisfacer a Trump, sellar la frontera Sur, en el esfuerzo de que se “cuelen” muy pocos migrantes y así se reduzca de manera dramática el número de los que arriben a la frontera Norte. Ésta sería una nueva estrategia. Hay indicios de que ya inició.

La frontera Sur de México tiene 1,158 kilómetros (965,000 kms con Guatemala y 193,000 kms con Belice). ¿Es posible sellar la frontera? ¿México va a construir un muro con Guatemala y Belice? ¿Se van a destinar los recursos que requiere esa estrategia? El tema no es fácil y con la administración Trump se ha complicado.

Muy pronto el nuevo gobierno va a tener que definir su posición y luego ponerla en práctica. No siempre la mejor política exterior es la interior. Ésta última tiene su propia dinámica y no hay manera de evadirla.

Twitter: @RubenAguilar

Foto tomada de Televisa Noticias.

Mundo Nuestro

El video apenas dura unos segundos, pero nos permite apreciar la angustia provocada por el asalto a balazos en la escuela Fundadores. El video se encuentra en en el Facebook del periódico La Jornada de Oriente, y alcanzó en esas primeras horas más de 144 mil reproducciones.



VIDEO: LA ANGUSTIA TRAS LA BALACERA

Mundo Nuestro

Ubicada en la Unidad Habaitaciconal Loma Bella, la Sección 1206 funcionó como Casilla Especial. Fue atacada a balazos y sus urnas fueron destruídas en varias de sus casillas.



LAS CARÁTULAS EN CERO DEL PREP-INE Y PREP-IEE





Mundo Nuestro

"Entonces me acababa de sentar cuando oigo la tronadera… yo creía que eran cohetes y no, llegaron y cuando más a mí, cuando más a un metro de distancia estaban balaceando a los que estaban adentro. Entons llegó un señor que nos gritaba que nos tiráramos en el suelo, y entons mi zapato se quedó debajo del sillón, que me lo saco el zapato y uno de los señores de la casilla me abrazo y me dice váyase resbalando y me arrastré debajo de la mesa donde estaban las casillas."



SECCIÓN 1206

TESTIMONIO DE LA SEÑORA CECILIA CASTILLO AGUILERA

VIDEO: POR QUÉ DOY MI TESTIMONIO





ENTREVISTA

VIDEO: POR QUÉ DOY MI TESTIMONIO

TEXTO

Sergio Mastretta (SM): Me encuentro con la señora Cecilia Castillo Aguilera. Ella es una mujer originaria de Córdoba, Veracruz, de ochenta y seis años, y estuvo presente en este primero de julio en una de las secciones que fueron asaltadas a balazos. Señora Cecilia, ¿puede usted contarnos lo que pasó ese día?

Cecilia Castillo Aguilera (CCA): Pues fíjese que como yo era fuereña me mandaron hasta la última casilla de hasta allá, entonces tuve que atravesar todo el patio así que estaba hasta allá, entonces llegué y luego luego me sentaron como a metro y medio, entonces me acababa de sentar cuando oigo la tronadera… yo creía que eran cohetes y no, llegaron y cuando más a mí, cuando más a un metro de distancia estaban balaceando a los que estaban adentro. Entons llegó un señor que nos gritaba que nos tiráramos en el suelo, y entons mi zapato se quedó debajo del sillón, que me lo saco el zapato y uno de los señores de la casilla me abrazo y me dice váyase resbalando y me arrastré debajo de la mesa donde estaban las casillas, y ya me metí, y gritaban “las urnas, las urnas, sobre todo en las cafés”, gritaban. Y entonces se las llevaron baleando adentro con riesgo de que matarán a alguien, pero ya habían empezado desde la entrada. Entonces se llevaron las casillas y yo me quedé adentro, ahí donde me metieron.

(SM): ¿Usted alcanzó a ver a algunos de estos hampones?

(CCA): Iban embozados, sí, con esas máscaras tejidas, y las balas eran como esas que usan en el municipio, que son grandotas, de escopetas, una bala como de diez centímetros. Estaba regado todo, todo, desde la entrada de la escuela, las casillas que balearon antes que llegaran allá donde estaba yo… Y, pues no tengo otra cosa que contarle.

(SM): ¿Usted alcanzó a votar?

(CCA): No, ya no, ya no. Yo estaba gritándoles a las personas, “no, ya se fueron, ora las que queden repártanlas, repartan las boletas y llénenlas casa quien con su nombre y su dirección”, pero me dice una persona, “no, dice ya está cancelada la casilla ya no, ya no se puede”, pero yo sugería en ese momento… ¡porque yo no me espanté!, que votaran, que les dieran las boletas y que pusieran su dirección y su nombre, pero no permitieron los que estaban ahí…

(SM): ¿Usted siempre ha votado en esa casilla?

(CCA): Es que yo vengo de Tehuacán. Y por eso me mandaron a esa casilla donde se podían votar los fuereños…

(SM): Ya, por eso fue usted a votar a Loma Bella. ¿Recuerda qué número de Sección era?

(CCA): No, no lo apunté.

(SM): ¿Por qué cree que pasó esto, señora?, ¿qué objetivo pudo haber tenido esta violencia?

(CCA): Pues fíjese que de ahí de la 105, que era donde estaba la adentro la escuela, de ahí se fueron a la otra a casilla que está por la COPEL, por ahí les fueron haciendo lo mismo, aventaron balazos, después oí los balazos en las otras casillas, pero yo ya no pude presenciar más.

(SM): Pero la intención, ¿por qué pasó esto?

(CCA):: Para mí que lo que quieren que no cambien de candidato, que por imposición pongan a la esposa del antiguo gobernador, esto es lo que yo calculo, porque luego luego nos dijeron que tenían el gane y que quién sabe qué, si ni habían contado ni los los votos ni nada.

(SM): Usted señora tiene ya muchos años, ¿le había tocado vivir en algún momento una violencia de este tipo en un día de elecciones?

(CCA): No, fíjese que en Tehuacán pues vivimos, está todo muy en paz. Entonces quien predominaba ahí era don Amador Hernández, yo conozco a la gente de don Amador Hernández, pero nunca había presenciado esa agresividad, porque iban decididos a echarse a alguno, pues yo vi cómo entraron con las escopetas y tirándole a la gente.

(SM): ¿No tiraron al aire?

(CCA): No, yo les vi intenciones de matar a alguien, y uno gritaba que les dieran las casillas, las estas (urnas), sobre todo las cafés, las otras dos no me acuerdo qué colores serían, no de cuáles, pero ellos se llevaban de a tres…

(SM): ¿Se llevaron las urnas?

(CCA): Sí se las llevaron.

(SM): ¿Qué opina usted cuando escucha la palabra democracia, en qué piensa?

(CCA): Pues la palabra democracia quiere decir que todos tenemos derecho de votar por el candidato que uno quiera. Eso es cuando realmente existe una democracia, no por imposición de nadie.

(SM): ¿Cómo se siente después de que pasó esto?

(CCA): Pues le vuelvo a repetir, me siento tranquila porque pues no me pasó nada, ni vi un muerto ahí, y yo creo que es una arbitrariedad la que están cometiendo, porque no tenían porqué que la ex esposa del gobernador tiene que ser la futura gobernadora, o qué cosa le llaman a ella, gobernadora, porque pues realmente no dio tiempo ni a que contaran los votos ni nada, nomás llegaron así, asaltando, y no fue la única casilla, luego se oyeron los balazos allá por otra escuela que está más adelante y luego cerca de Las Torres…

Mundo Nuestro. Se presentó este mismo año en el Castillo de Chapultepec. El Ajuar, Cerámica y Tradición. Tres ceramistas poblanas, ahora en el San Pedro, Museo de Arte, a partir del miércoles 24 de octubre. Aquí el cartel de la expo en la ciudad de México.

El Ajuar: tres ceramistas poblanas en el Castillo de Chapultepec

Domingo, 21 Octubre 2018 00:00

Las plantas invisibles

Historias desde el biogalón

Últimamente pienso mucho en las plantas invisibles. Se parecen a mis amigos invisibles en que en realidad sí puedo verlas, pero a diferencia de mis amigos invisibles, otras personas también pueden verlas si se las señalas. Son las plantas que crecen silvestres en las banquetas, camellones y hasta tejados de la ciudad.

Me dan ganas de decirle a todos los peatones y peatonas apresuradas de la CDMX que volteen a verlas. Quiero decirle a la Cuadrilla Podadora del Gobierno de la CDMX Trabajando para Usted que detenga su podadora automática, que eso no son malas hierbas ni empobrecen el paisaje. Todo lo contrario, miren ustedes queridos y queridas transeúntes y Cuadrilla Podadora del Gobierno de la CDMX Trabajando para Usted, esas plantas son flores silvestres nativas de México, algunas son incluso parientes de nuestros cultivos. Ahí donde están llegan insectos, y llegan siguiéndolos pájaros, y también colibriés que buscan el néctar. Y entonces ese parche de vegetación no es un terreno valdío, sino un pequeño oasis.

No todo lo que brilla es oro, y no todo lo que es verde es la mejor naturaleza para la ciudad. Muchas, quizá la mayoría, de las plantas ornamentales que tapizan nuestros parques y jardines no tiene flores ni semillas que le gusten a las especies de aves e insectos nativos de México. Por eso hay menos animales donde están esas plantas ornamentales sacadas de AutoCAD, que donde están las plantas que crecen silvestres. Quienes no me crean hagan el experimento: voltear a ver a las plantas invisibles y contar cuántas otras formas de vida estarán cerca.
Página 12 de 109