Dos escenas de un mismo acontecimiento. Y la historia en positivo: la nutrida marcha contra el fraude electoral a la que llamaron jóvenes universitarios por las redes sociales.

Intentar comprender al final de una jornada los acontecimientos de un martes postelectoral en Puebla.

Tengo serias dudas respecto de que sea una mapachera lo que los diputados electos Manzanilla y José Juan Espinosa y el senador electo Armenta econtraron en el hotel en Las Ánimas. Igualmente guardo severos interrogantes a lo sucedido, sobre todo a partir de la presencia y el comportamiento de uno de los principales operadores de Moreno Valle, Eukid Castañón.



Escena 1: José Juan Espinosa presenta pruebas de la mapachería tras la toma violenta del centro de operación de los morenovallistas. Ahora su futuro político pende de que la FEPADE pruebe los crímenes de los mapaches.



Eukid Castañón dice que llegó a echarse un cafecito al MM. Su presencia anima a pensar en el centro de operación como una verdadera mapachería.

La historia en positivo: Más allá de la trifulca en el MM, la movilización de ciudadanos contra el fraude electoral en Puebla.

No es sencillo para mí en esta medianoche ofrecer una postura serena y objetiva. Y sí creo que lo que se juega hoy en Puebla tendrá consecuencias severas para todos nosotros.

La violencia de los que llegaron las huestes de los políticos Morenistas es lamentable por donde se le mire. Y si los tres políticos que arribaron por asalto pragmático a Morena se precipitaron y la mapachería no es tal, los costos para ellos serán terribles. Y más para el movimiento social convertido en una votación histórica para Morena.

Las bandas armadas asaltando casillas no sólo es un asunto criminal. Han echado por tierra el esfuerzo democrático más importante en la historia poblana de la democracia en México en la era del derrumbe del partido de Estado autoritario que llamamos PRI.

Boletas en la presa de Necaxa, publicadas por Leticia Animas el lunes 2 de julio. Como parte de nuestra conducta y hábito desordenado y depredador. La sociedad en decadencia. La democracia violentada.

Lo fundamental es que la FEPADE realice una investigación correcta y muy rápidamente deslinde las responsabilidades. Esa es mi primera conclusión.

Yo estoy entre el coraje y la pena por todo esto. No se observa mucha inteligencia y cordura en la clase política. Y en Puebla hay mucha gente armada y ligada a facinerosos, y lo vimos de manera cabal el domingo.

No es un asunto sencillo. Ahora mismo estoy viendo videos con declaraciones de dos mujeres empleadas en ese centro de operación del PAN. Afirman que sólo recibían ahí las copias de las actas de las casillas en todo el estado. El problema es que esa versión enternecedora puede ocultar también una versión perversa. El sitio, y las mismas personas, pueden formar parte de un proceso de maquillaje de actas para hacerlas converger con los resultados que ha mostrado el PREP. Eso ha ocurrido desde hace mucho tiempo. Y las personas que aparecieron hoy en ese sitio, Omar Blancarte Montaño, Israel Mancilla y Eukid Castañon son reconocidos desde hace tiempo como expertos en la materia.

No puede uno leer un acontecimiento aislado del conjunto de eventos que se han sucedido en los últimos días. El interrogante primero es el de los resultados mismos: ¿Morena barre con todo menos la gubernatura? ¿Somos tan sutiles los votantes? El interrogante segundo: ¿quién y con qué fin ordena un orquestado asalto a más de 70 casillas en la ciudad de Puebla? ¿Cuántos votos se perdieron con ellas? ¿En qué medida ese asalto el domingo llegó a alterar la votación? Mi casilla, la 1187, tenía tres en una, la Básica y dos contiguas, es decir, más de 4,500 votos. ¿Cuántos entonces se perdieron el domingo de esta forma en todo el estado?

Por eso creo que la mirada crítica debe ver cada acontecimiento como parte de un mismo proceso. Y la FEPADE está obligada a investigar a fondo y por igual si el hotel MM es un centro de operación criminal de Moreno Valle y si el asalto a las casillas el domingo forma parte de una operación para modificar sustancialmente el resultado de la elección.

Esas preguntas me hago en esta medianoche de una semana que será histórica para la vida nuestra.

Mundo Nuestro. 15 años de Profética, la Casa de la Lectura. Un proyecto cultural desde la sociedad civil.

¡Felicidades, José Luis Escalera Guzmán!

La imagen puede contener: una o varias personas y personas sentadas



La imagen puede contener: texto

La imagen puede contener: texto

No perder la memoria. No al día siguiente. Miles de ciudadanos fuimos violentados en nuestros derechos humanos. Grupos armados atacaron la tarde del domingo decenas de casillas electorales en la ciudad de Puebla. Todas con el mismo modus operandi: pandillas en bateas de pick up respaldadas por jettas o camionetas cerradas tirotean al aire dentro de las casillas y saquean las urnas; se roban algunas y destrozan las que quedan en los recintos escolares. Atacan secciones con casillas básicas y contiguas. Atacaron mi casilla, en la que voto desde 1988.

Hemos interpuesto una denuncia ante la FEPADE. No será responsabilidad nada más de un partido político defender la legalidad de una elección. L

Los ciudadanos debemos ir ante un juez a exigir justicia. A la autoridad judicial le presentaremos memorias como las aquí expuestas.



No hay texto alternativo automático disponible.

#Casilla 1187 Víctima

Para entender el abismo en Puebla este testimonio de una vecina de San José Mayorazgo, testigo del ataque a la casilla 1187 por uno de los piquetes de sicarios que intentaron reventar la elección ayer en la ciudad de Puebla.

“La epilepsia y el miedo no combinan y por eso le escribo hasta ahora. Nunca en mi vida había tenido tanto miedo. Que la pistola haya estado en algún momento apuntando a María (que para el caso no sólo es mi hija, también puede ser su hija o su hermana o su madre) me acerca los hechos en la casilla, obliga a verlos en otro plano. Me hizo sentir vulnerable como nunca. Luego todo fue correr de los balazos y escondernos detrás de una pared. Sentí que mi cuerpo no alcanzaría para proteger a mi hija… Ningún puesto del mundo vale lo que vivimos ayer. Algún día alguien se lo dirá a Martha Erika. ¿Dónde se perdió la niña que ella fue algún día? ¿Cómo puede la necesidad del poder llevarte tan lejos?”



De la angustia ella ha pasado al día siguiente a preguntarse por su voto. Y con ella todos los que el día de ayer alcanzamos a votar en la casilla 1187.

#Casilla 1534 Víctima

Ocurrió poco después de las 8 de la noche en la avenida 24 Sur. La muchedumbre reunida alrededor de la camioneta volcada también se pregunta por su voto al día siguiente. Y recuerda con rabia la represión por la policía estatal y municipal que esperó a la noche para atacar a los vecinos con toletes, escudos y gases lacrimógenos.

“Nos echaron gases lacrimógenos, don. Se llevaron las urnas y se llevaron a los que asaltantes de la casilla que estaban retenidos en la patrulla. Llegó una camioneta blanca y se llevaron a los detenidos, eran policías, pero vestidos diferente, con otros cascos, azul pero más llamativo. La gente se molestó, la gente se acercó con los granaderos, a lo mejor se hicieron de palabras, o vaya usté a saber qué pasó, se puso bien feo, don, de repente fue, cuando se llevaron los detenidos nos hicimos de palabras con los policías, pero no hubo nada, estábamos tranquilos, pero de repente empezaron a caminar y caminar, como marchando, chas, chas, y el camión ese grande, nos lo aventaron, y los gases, y los toletes, y los jalones de pelo. Por lógica, nos defendimos con piedras, mientras ellos agarraban al que fuera. Estuvo muy tremendo, don, muchas patrullas, todo cerrado alrededor. La gente se dispersó, y ellos aprovecharon para llevarse la camioneta y las urnas. Nosotros sólo queríamos que se ahí se contara, pero ellos tenían orden de agarrar y golpear, venían con orden de que nos quitaran de ahí, y fuera como fuera…”

Abismo

Escribe Verónica Mastretta, cuyo voto también se perdió en el ataque a la casilla 1187:

“Y pensar que a Sergio y a mí nos encantó el orden, la disposición y la eficacia que había en nuestra vieja casilla. Todo era armonioso. y luego, todo caos. Qué cambió en un ratito, del orden al caos, del ejemplo cívico de los funcionarios ciudadanos, a una fuerte y negativa experiencia de quienes por primera vez votaron. Nos fuimos para atrás en el tiempo. Mi pregunta es: ¿Qué bien oculto hay detrás de este mal? ¿Lo habrá? ¿Cuál es? ¿ El ejercicio cívico de poner una denuncia? ¿El aprender a usar las instituciones? ¿Aprender a valorar la paz? ¿Cuál?”

Mundo Nuestro. Cristóbal MarYan es un joven compositor mexicano cada vez más maduro. Presentamos aquí su última composición "Viral", en su estreno en febrero pasado por la String Orchestra of New York City.

Vale pensar con la música en este país distinto, iluminado por la esperanza, que construyen muchos jóvenes creadores mexicanos.



Martes, 03 Julio 2018 00:00

La noche de anoche

A decir verdad casi no llego. Estaba atiborrada de noticias y la casa llamaba más que la calle. Mi esposo no quería ir, es más hubiera preferido que yo tampoco. Le daba miedo que las cosas se fuera a poner feas. Mi hija estaba indecisa. Aunque cansada estaba en mí la sensación y el deber de estar ahí. Una pareja de amigos me animó y dijeron que pasarían por mí. Ya era tarde. Ellos también estaban indecisos de asistir y ver con luz propia lo que estaba ocurriendo. Me animaron.

Calles cerradas y el movimiento inusual de un domingo a las 11 de la noche se veía en las avenidas y banquetas. Sin embargo el movimiento era tímido, como si se temiera que lo que estaba pasando fuera real. No encontrábamos estacionamiento y rodeamos varias veces sin llegar a nuestra meta. Por fin lo conseguimos. Apresuramos nuestro paso y a varias cuadras del zócalo ya no pudimos avanzar. Una multitud sonriente, hasta los policías sonreían, niños jóvenes y viejos escuchaban con júbilo las palabras de Andrés Manuel López Obrador que se reflejaba en una pantalla enorme. Se miraba sobrio y contenido. La gente gritaba y aplaudía. En su discurso reiteró que ganar las elecciones por la vía pacífica y sin derramamiento de sangre era el mayor de los logros. Hay que empezar a trabajar y a levantarse temprano. No tuve miedo de gente que me tomaba y tomaba fotos, ni del que estaba a mi lado. Todo se sentía fraterno. Vi por primera vez en mi vida El Palacio Nacional como un cómplice y no como un enemigo al que hay que gritarle y suplicarle justicia. Esperando que salga por su balcón principal un presidente al que se le exige respuestas a tanta impunidad.

El zócalo, la catedral y los portales iluminados se miraban más majestuosos, se sentían nuestros.

Todo acabó pronto. Nos retiramos a casa, algunos brincando y saltando. La salida fue ordenada pero ya llevábamos en nuestras sonrisa el indescriptible sabor de la victoria



Martes, 03 Julio 2018 00:00

En busca de Morena

La democracia mexicana ha sufrido un vertiginoso cambio de piel. En sólo unos meses, camino a las elecciones de 2018, quemó sus referentes tradicionales, diluyó a sus partidos clave, borró sus identidades políticas y encumbró a un nuevo partido mayoritario.

Cambió de forma y de fondo luego de 18 años de no producir lo que se esperaba de ella: una era de bienestar y buen gobierno.

Los tres gobiernos de la primera democracia mexicana fueron cortos en sus resultados y largos en las consecuencias de sus errores. El gobierno de Vicente Fox (2000-2006) decidió atenuar con dinero del presupuesto federal a la oposición política y corrompió la democracia. El de Felipe Calderón (2006-2012) declaró la guerra al narcotráfico y ensangrentó al país. El de Enrique Peña Nieto (2012-2018) expandió la violencia y multiplicó la corrupción.

Durante estos gobiernos los partidos políticos tuvieron en sus manos el tablero electoral completo y, en vez de aprovechar constructivamente sus ventajas, abusaron de ellas, hasta perder la confianza de los electores. Echaron por la borda su capital mayor que era la fidelidad de los votantes, el famoso “voto duro”.



La democracia mexicana cierra su primer ciclo de vida con un saldo de malestar económico, violencia al alza y corrupción endémica.

El saldo entre los votantes es una irritación general que ha vengado sus agravios votando mayoritariamente por Morena, un hijo desafiante del sistema, nacido en el seno mismo de la partidocracia —de sus reglas, de sus facilidades, de sus dineros— pero capaz de hablar creíble y poderosamente contra ella, como si viniera de otra parte y se dirigiera a un lugar distinto de donde viene.

El triunfo de Morena sanciona la aparición de una nueva mayoría y un nuevo sistema de partidos: una segunda época de la democracia mexicana.

Pero ¿qué es Morena? ¿A quién le están entregando los electores mexicanos el enorme poder que llega a sus manos con las elecciones de julio?

Creemos conocer bien al líder de Morena, Andrés Manuel López Obrador, pero no sabemos, ni siquiera aproximadamente, qué es Morena. Entre otras cosas, porque está todavía en expansión y no acaba de tomar su forma.



Lo que sabemos con certeza es que la expansión vertiginosa de Morena es la novedad mayor no sólo del sistema de partidos sino del ánimo cívico mexicano, que busca hoy lo que ayer repudiaba: un partido mayoritario, un gobierno grande, un presidente poderoso.

CONTINUAR EN REVISTA NEXOS

Primer gran acontecimiento a las 9.30 de la noche del 1 de juliio:



Ha ganado Andrés Manuel López Obrador. Lo han reconocido de inmediato para los usos mexicanos Meade y Anaya. Acabo de ver en la tele a Anaya dar una buena idea de lo que debe ser un demócrata. Escucho a Aguilar Camín decir que lo que tenemos a la vista es que los votos se cuentan en México.
Bien por todos nosotros, que los votos se cuenten. Bien para un país que se irá a dormir esta noche sin el predicamento de no saber quién ganó la elección. Bien por un proceso democrático que deja el camino abierto para un nuevo gobierno con un respaldo popular como no lo había tenido un presidente en la era moderna de la democracia mexicana.

Segundo gran acontecimiento: poco después de las 9 de la noche la encuestadora Mitosky le da el triunfo por diez puntos a Miguel Barbosa, con lo que el intento de tronar el proceso electoral en Puebla parece que quedará de lado.

Y el tercero: como no se había visto en más de treinta años, a la vista de decenas de votantes frente a las casillas atacadas, grupos de sicarios armados toman, vandalizan y roban urnas en el norte y el sur de la ciudad. ¿Quién es el autor intelectual de este ataque orquestado a la democracia en Puebla?



La encuesta de Mitosky poco después de las 9 de la noche.

Contra estos datos se estrella el intento de romper el proceso electoral en Puebla.

Esto escribí al anochecer de este 1 de julio:

Los ataques a las casillas del norte y el sur de la ciudad me remontan a las elecciones de 1940 o 1952. Y más para acá, las de 1983, cuando eran los militares quienes se robaban las casillas en la ciudad de Puebla, o la de 1998 con Marín, que vimos repetidos los carruseles y las compras de votos.
Pero lo sucedido hoy en la ciudad de Puebla: bandas de sicarios armadas rondando las casillas de norte y sur de la ciudad, balaceras, destrucción de urnas, robos abiertos a plena luz del día. ¿De qué país estamos hablando? Ese país que fuimos, el del robo descarado de urnas en una jornada electoral, está aquí, presente, como la realidad de los sicarios que han dejado encajuelados a cuatro personas afuera del Outlet de la autopista.
Me duele mucho que grupos de sicarios rompan una jornada electoral democrática que tanto necesita México.

Vengo de lo sucedido en la 24 Sur, en la casilla 1134 de la colonia Xilotzingo. Una camioneta huye luego de que sus ocupantes balearan la casilla y se robaran la urna de Presidente, pero choca en la esquina contra una Jeep Liberty y vuelca. La gente que persigue a los hampones logra detenerles. No está claro en las versiones lo que ocurre, pero el hecho es que cuando llego me encuentro un operativo de la policia municipal y estatal y a una muchedumbre mentando madres. Muchos fotógrafos de prensa en el lugar. Tres detenidos dentro de una patrulla que custodia un cinturón de uniformados. La camineta volcada contiene la urna robada y las papeletas con los votos emitidos regados entre los asientos; se ven credenciales de elector y billetes de a 200 pesos por aquí y por allá. Confirmo que la unidad en algún momento sirvió en el MP del gobierno de Moreno Valle, pues todavía alcanzan a identificarse rótulos de esa dependencia. Todo esto ocurrió a las 5 de la tarde, más o menos. Para las 7.30 no ha llegado el ministerio público ni funcionario alguno de la FEPADE.

La imagen puede contener: 2 personas, exterior

No para ahí. La casilla 1187 en la que voté a mediodía en San José Mayorazgo, fue vandalizada por un grupo con el mismo modo de operar que el de Xilotzingo: a las cinco de la tarde cuatro tipos entran a la escuela Benito Juárez, en la que he votado desde 1988; disparan al aire y después destruyen las tres casillas, la básica y las dos contiguas. Una patrulla municipal está a la vuelta del recinto, pero ni interviene.

Pronto entenderé que el ataque a la casilla forma parte de una acción orquestada y que la intención clara es la de tronar un número determinado de casillas.

Es imposible no pensar que el único beneficiado de estos acontecimientos es el grupo de Moreno Valle.

En esta casilla votó mi hija Ana por primera vez en su vida, como muchos más jóvenes que en los últimos tiempos cumplieron sus dieciocho años.

Esta es la imagen que ella tiene hoy de la democracia en Puebla:

No hay texto alternativo automático disponible.

No hay texto alternativo automático disponible.
++++
A media mañana tenía otra perspectiva que dejé como memoria en Facbook: la de un país que va a las casillas en paz, que decide voto por voto el rumbo que la nación tomará para los próximos años. Una visión ingenua contra la davastación de las casillas 1187 Básica y Contigua 1 y 2.

Contra la perspectiva optimista de la mañana la agresión de los sicarios a las urnas por la tarde.

Lo sucedido en Puebla es el mayor atentado a las instituciones democráticas de la sociedad poblana. Es obligada una investigación a fondo a cargo de las autoridades federales responsables. No podemos permitir la impunidad.

Domingo, 01 Julio 2018 00:00

Elecciones y violencia en la Sierra Negra

Mundo Nuestro. Esta es la denuncia que las organizaciones civiles Comunidades Nahuas en Resistencia de la Sierra Negra, Movimiento Indígena Agrario Zapatista y la
Comisión de Derechos Humanos y Laborales del Valle de Tehuacan dieron a conocer el sábado 30 de junio sobre la violencia en el municipio de Zoquitlán, en la Sierra Negra de Puebla, en el contexto de la jornada electoral del 1 de julio y con el trasfondo de la lucha de resistencia contra la instalación de una hidroeléctrica por la empresa Minera Autlán.

RELACIONADAS

ONGs denuncian violencia por hidroeléctrica en la Sierra Negra



Una empresa voraz, un permiso amañado, la resistencia indígena y “un alcalde de otro nivel”

Denunciamos públicamente que el pasado 28 de junio de este 2018, siendo las 7 horas de la tarde aproximadamente, cuando nuestros compañeros Sergio Rivera Hernández, Hugo Alba Cortes y Evaristo Torres regresaban de trabajar y transitaban entre las comunidades de Tepexilotla y Coyolapa en la zona baja de Zoquitlan, Sierra Negra de Puebla, fueron detenidos ilegalmente por un retén de aproximadamente veinte militantes y simpatizante del PRD. Al frente de estas personas se encontraban Zaire Montalvo Avendaño, quien está propuesto a regidor dentro de la planilla del candidato por el perredismo-panismo a la alcaldía de Zoquitlan, y su hermano Caín, así como Victorino Tellez Carrillo, dirigente de UNORCA en Coyolapa y empleado de la Minera Autlan, empresa que quiere construir una presa hidroeléctrica en Coyolapa y Pozotitla en dicho municipio, proyecto al cual nos hemos opuesto desde hace dos años.

Al marcarles el alto, dos personas a quienes no se puede identificar, y que portaban pistolas de alto calibre, los bajaron de su automóvil. Fueron revisados, y en esos momentos le dieron un cachazo en la cabeza a Hugo Alba, activándose el arma y realizando una detonación. Debido a esta lesión con la cacha, el agredido empezó a sangrar. Al ver esto, con amenazas de muerte de parte de Victorio Tellez y Zaire Montalvo, tanto Sergio Rivera como Evaristo Torres recibieron la orden de los pistoleros quien a su vez obedecían a Victorino Tellez Carrillo y a los hermanos Montalvo Avendaño de que se fueran, reteniendo al lesionado a quien fueron a dejar a su casa en Tepexilotla hasta la una de la mañana del siguiente dia.



Por su testimonio sabemos que bajo amenazas de parte de Froylán León Sánchez, quien es otro de los caciques perredistas de Coyolapa y primo hermano del alcalde de Zoquitlan, fue obligado a recibir cinco mil pesos "por reparación del daño". Estos pistoleros, que pertenecen a las mafias del huachicol (gasolina robada de los ductos de Pemex), que están aliadas con los alcaldes de Zoquitlan (Fermín González León) y Tlacotepec de Díaz (Cirilo Trujillo Lezama), siguen intimidando a la población en las poblaciones de Tepexilotla y Coyolapa para presionar a la gente a votar por el PRD y amenazar a los opositores.

Hemos puesto la denuncia correspondiente ante la Fiscalía General del Estado de Puebla para que se sancionen estos delitos conforme a derecho.


- Responsabilizamos de cualquier ataque o agresión que pueda suceder hacia los integrantes del movimiento de resistencia indígena contra el proyecto hidroeléctrico a Minera Autlan, la empresa que ha venido a dividir a nuestras comunidades y familias, ha corrompido a los alcaldes de la región y ha sembrado la discordia para confrontarnos en su intento de construir su represa afectando nuestros ríos de manera irreversible.


-Responsabilizamos también a Cirilo Trujillo Lezama, alcalde de Tlacotepec de Díaz y a Fermín González León por cualquier agresión en nuestra contra, ya que son los principales operadores de Minera Autlan en la Sierra Negra y porque al aliarse con las mafias del huachicol han traído este sucio negocio a nuestras montañas acrecentando el problema de inseguridad en la que vivimos por la presencia del pistoleros del crimen organizado que ya empiezan a operar a la luz del día portando armas cortas y largas de uso exclusivo de las fuerzas armadas oficiales.


- Responsabilizamos de cualquier atentado a nuestras vidas al jefe de los pistoleros de Fermín González León, alcalde de Zoquitlan, el señor Antonio Sandoval y a su primo hermano Froylán León Sánchez, así como a Victorino Tellez Carrillo y a los hermanos Zaire y Caín Montalvo Avendaño.


- Exigimos el castigo a los agresores de nuestros compañeros y que están plenamente identificados y señalados ante la Fiscalía General del Estado.


- Exigimos la presencia inmediata de las fuerzas públicas del Estado para evitar la presencia de pistoleros y sicarios del crimen organizado en la Sierra Negra.


-Exigimos el deslinde de UNORCA del delincuente Victorino Tellez Carrillo.


- Hacemos público que estos hechos y la alianza con el PAN, demuestran una vez más la descomposición del PRD, al grado de pasar de ser perseguidos por Carlos Salinas de Gortari a persecutores, pistoleros y paramilitares.

Les recordamos que hemos decidido como pueblos indígenas defender la madre tierra y nuestros territorios incluyendo ríos, árboles, subsuelo y montañas, porque son todo lo que tenemos y representan todo lo que hemos sido, somos y seremos.

Somos herederos de las luchas de la resistencia indígena que empezaron desde el 12 de octubre de 1492 hasta el día de hoy.


Estamos celebrando una cuenta de la vida como movimiento, 20 años, de lucha y resistencia y en ese camino continuaremos como resistencia campesina, indígena, obrera y popular en defensa de nuestros derechos y en resistencia contra los megaproyectos de muerte.

¡Los ríos no se venden, se cuidan y defienden!
¡Fuera Minera Autlan de Sierra Negra!
¡Por la autodeterminación de los pueblos indígenas!
¡No a los megaproyectos!

Sierra Negra. 30 de Junio de 2018.


Comunidades Nahuas en Resistencia de la Sierra Negra
Movimiento Indígena Agrario Zapatista.
Comisión de Derechos Humanos y Laborales del Valle de Tehuacan.

Mundo Nuestro. Alguien afirma que la jornada del 1 de julio será histórica y todos asentimos. Luego miramos de reojo hacia atrás. Y confirmamos simplemente que nos parecemos tanto a lo que fuimos.

(ilustración tomada de la revista Nexos)

De un pasado que no se ha ido: escenas de ayer y hoy para mirar el 1 de julio



Sábado 30 de junio de 2018

Esta alerta me la da un amigo en la región de Tehuacán. Refiere el fraude que realiza ya el presidente municipal de Santiago Miahuatlán. Mi amigo tuvo oportunidad de ver en una mesa en la casa de campo que tiene el alcalde priista en ese municipio más de 1500 credenciales de elector dispuestas en montoncitos. Es la región de Miguel Barbosa, supongo que los suyos estarán muy al tanto, y que algo harán para impedirlo.

“Mira –me dice en Whats mi amigo--, es el municipio de Miahuatlán, cerca de Tehuacán. Es en una casa que tiene el presidente municipal Luis flores. Esa casa está en el campo, afuera del poblado, es de su propiedad pero no tiene domicilio identificado. La gente del alcalde la conoce como la Casa Amiga. Aquí muchos están con Morena, han visto cómo este alcalde se ha enriquecido, de un día para otro ya es dueño de una gasolinera en el pueblo.”

Correcto, le digo. ¿Es San José Miahuatlán?



“No, Santiago Miahuatlán –sigue--.En la mesa del comedor tenían un buen de credenciales de elector bien acomodadas. Pero fue rápido porque cerraron la puerta.”

Correcto, yo de nuevo. ¿Sabes qué partido gobierna ahí?

“El PRI. La casa en Miahuatlán la conocen como la Divinita… Es la casa de soltero del presidente.”

Bien, ¿y cuántas credenciales serían?

“Le cálculo como 1500, sin ser muy preciso, pues solo fue una pasada. Lo que si es que estaban muy acomodadas, como en fila…”

Pero la historia no termina aquí. Luis Flores sabe lo que es ganar-ganar: tiene como candidato de su partido, el PRI, a un tipo que ha sido su mano derecha, pero por si la suerte le jugara en contra, su esposa es la candidata por el PAN a la alcaldía.

+++++

Dos días antes, el jueves 28, Sergio Rivera Hernández, Hugo Alba Cortes y Evaristo Torres, opositores a la instalación de una represa en Coyolapa, en el municipio de Zoquittlán, en la Sierra Negra, de regreso de su trabajo, son detenidos en un retén sobre la carretera que va a Tepexilotla y Coyolapa, en la zona baja de Zoquitlán. Veinte personas reconocidas como militantes del PRD. El grupo lo encabezan Zaire Montalvo Avendaño, quien está propuesto a regidor dentro de la planilla del candidato por el perredismo-panismo a la alcaldía de Zoquitlan, y Victorino Tellez Carrillo, dirigente de UNORCA en Coyolapa y empleado de la empresa Minera Autlan, del grupo minero decidido a instalar una hidroeléctrica en el río Coyolapa.

Dos empistolados los bajan del auto. Los revisan. Le dan un cachazo en la cabeza a Hugo Alba, con el golpe el arma se dispara. Hugo sangra, pero afortunadamente no por un balazo sino por el cachazo. Siguen las amenazas de muerte de parte de Victorino Tellez y Zaire Montalvo. Los agresores dejan ir a Sergio Rivera y a Evaristo Torres, pero retienen a Hugo, a quien liberarán al día siguiente en la comunidad de Tepexilotla. En ese lugar hace tiempo ya que los sicarios del huachicol tienen su casa.

Miércoles 6 de julio de 1988, día de elección presidencial.

Empezar por el final. El festejo con el mariachi y El Rey a las 8.30 de la noche. En la ciudad de México todavía no se le ha caído el sistema a Manuel Bartlett, el Secretario de Gobernación y responsable de la elección federal. Pero la maquinaria engrasada del PRI a esta hora marca que se tiene que esbozar la sonrisa del triunfo y los rostros no deben verse ser viscosos ni parecer sorprendidos por el confeti y el entusiasmo de los porristas reunidos en el viejo edificio de la 5 Poniente. Ya han salido los líderes del partido a declarar el carro completo en los catorce distritos, por eso los candidatos festejan en el centro del patio. Menuditos, ahí están entre ellos los eternos Blas Chumacero y Alfredo Toxqui, apenas los descubres por sus canas, pero reciben abrazos y cuchicheos en el oído porque serán por enésima vez diputados, y si la porra no los carga es por el temor de que se desvencijen. Mejor les carga en vilo el mariachi al grito de trompeta “sigo siendo el PRI”.

Arriba, en la oficina del delegado nacional del partido, Alejandro Lambretón Narro, los dirigentes no se han montado en el festejo y hacen cuentas a mi pregunta: “No, aún no hay resultados, los estamos esperando.”

+++++

Una conversación a las 11 de la mañana en el Hotel del Alba, sitio en el que el gobierno del estado ha instalado una sala de prensa.

“Oye, ¿está preocupado tu jefe?”, pregunta un reportero.

“Mi hermano, si ya ganamos –contesta un periodista del candidato del PRI al Distrito XI--, nosotros ya votamos hace dos días… Ahora dejamos que voten los panistas.”

+++++

A las 9.30 de la noche Paco Fraile sale a una calle 2 Sur vacía. No hay movimiento de gente en el centro, como si fuera domingo. No tiene apremio en su voz, camina tranquilo el dirigente panista hacia el cuartel del partido en la Hostería del Portal, a un par de cuadras de la celebración priista.

“Vamos ganando, esos son los reportes que nos da nuestra gente, pero ya vez, ellos ya celebran. Es una maquinaria aplastante, tendremos que pensar en otros medios, en la resistencia civil. Aquí todo se ve tranquilo, pero tenemos reportes de Yucatán, de Nuevo León, de Sonora, les están haciendo lo que en 1983 aquí en Puebla, para que sientan la impotencia. Lo que vivimos hoy es una reconstrucción cabal del fraude de 1983.”

Fraile se pierde en la Hostería del Portal. No hay movimiento alguno. A las diez de la noche anunciará un “triunfo arrollador”.

+++++

En la 17 Poniente, a la vuelta del Carmen, encuentro la desazón del Partido Mexicano Socialista, el PMS. Mientras los priistas cantan en el centro, aquí se reciben telefonazos. “No, no tenemos resultados, es imposible –alguien me dice--, si apenas se están contando los votos en las casillas. Tenemos irregularidades, eso sí: en Tepeaca corrieron a nuestros representantes a la hora buena, la del recuento; en Huauchinango, en la casilla 102, a las 3 de la tarde, un grupo en una camioneta a las órdenes de Juan Vilches, funcionario del Banrural, se robó las urnas; y aquí en la ciudad la tendencia es la falta de boletas, como en Amalucan. Pero ya tenemos el resultado en Felipe Ángeles, 403 para el PRI, cero para el PAN, 5 para el PPS, 738 para el PMS y nada para los demás, y qué crees, que no se levantó el acta.

++++

Descubro una plática entre un representante priista y un cardenista en una casilla. Los dos tienen menos de veinte años.

“¿Por qué te uniste al PRI?, ¿estás a favor del alza de precios? –le dice el muchacho del PMS a su rival.

“Bueno, mano –reflexiona el joven priista--, yo por mi partido pude entrar en la política, aunque estoy en contra de la inflación, creo que el PRI da garantías…”

“Si, pero después te las cobra”, revira el pemesista.

“Ái tienes a Centroamérica –dice el otro--, revoluciones y desastres, ve cómo viven.

“Sí, eso me han contado…”

“Pero tú también tienes razón –reconsidera el priista--. Yo veo en la tele, que coma uno carne, leche, huevos, ¿quién puede hacerlo? Me da risa. Mira, en realidad yo soy cardenista, me gustó lo que hizo, se fijó en las anomalías del partido…”

+++++

La ciudad nocturna. Miro algunos carros en las calles vacías. Al cuartel panista llegan desperdigados los activistas con sus gorras azules. Los del PMS se encierran y repasan su inocencia electoral. Unos y otros hablan de la “sospechosa tranquilidad”. A las doce de la noche corren rumores y resultados. En las redacciones se dice que Cárdenas es la segunda fuerza en el estado. De la ciudad de México llega un run run que saca a todos del letargo: Cuauhtemoc Cárdenas, Manuel Clouthier y Rosario Ibarra se unen contra Bartlett para denunciar el fraude. El poderoso secretario de Gobernación ha dejado correr la frase de que se le cayó el sistema.

En la casona de la 5 Poniente la noche sigue, el mariachi canta. El PRI-gobierno se pavonea por sus elecciones inmaculadas.

30 de junio del 2018

Ruby Soriano, reportera y politóloga, regresa de un recorrido este sábado por Tecamachalco, Palmar de Bravo, Cañada Morelos y, más allá de Tehuacán, Coxcatlán, metido en la Sierra Negra. Su diagnóstico es severo. Me envía lo que ha escrito en su libreta:

Al recorrer algunos municipios ubicados dentro del llamado Triángulo Rojo, sede del poderío huachicol, me invade la impotencia y el enojo. A qué hora permitimos que esta región se convirtiera en una zona de violencia y lucha de poder de grupos criminales. Venimos cuatro personas en una camioneta, dos de nosotros, estamos hundidos en un silencio. Traigo en la mente las miradas de anoche: candidatos que están aguantando como pueden. Amenazas y violencia.

La acción de “aceitar” la operación del día D inicia desde la noche del viernes, donde se empieza a repartir el dinero a cuenta gotas para soltar los verdaderos cañonazos el domingo.

Algunos candidatos de esta zona que compiten por los llamados partidos pequeños que forman parte de la coalición Al Frente por Puebla aseguran que la instrucción de sus dirigencias es clara: conseguir votos a como dé lugar a favor de Martha Érika Alonso, la única meta que importa es la gubernatura.

En algunos otros municipios como en el caso de Coxcatlán, los antorchistas son los que están lazando amenazas y buscando intimidar a la población para que no salgan a votar.

El negocio de la compra de voto está a todo vapor; algunos lo cotizan en 500, 800 y hasta 1200 pesos de acuerdo a la zona y tipo de elector.

Los mismos candidatos dicen que no hay nada seguro; “los operadores” están entregando el recurso pero no hay garantías de que la gente cumpla y vote por el candidato que le dio el dinero. El dinero está llegando, pero es para Martha Érika, a los chiquitos, PRD, MC y CP, los han dejado solos.

Página 3 de 87