Mundo Nuestro. Este texto sobre la coyuntura de la elección presidencial en México escrito por el Doctor Humberto Morales Moreno (ICGDE/BUAP) fue originalmente publicado en la revista digital de la Fundación Jean-Jaurès, un centro de investigación social asentada en París.

Es obvio para todos los medios de comunicación mexicanos y extranjeros que Morena (Movimiento de Regeneración Nacional), el partido político fundado por Andrés Manuel López Obrador, tomará el poder el 1 de julio de 2018. En México, todas las elecciones se llevan a cabo en una sola vuelta, es decir, decide la mayoría relativa en la elección directa. MORENA proviene de una división de la izquierda tradicional, el PRD (Partido de la Revolución Democrática), y una unión con diversas fuerzas liberales de centro, los grupos de izquierda y conservadores radicales. Sus antiguos aliados del PRD apoyan la candidatura de su principal oponente, Ricardo Anaya, joven político de 39 años que ha fragmentado el PAN (Partido Acción Nacional) por la ambición personal y en contra de los deseos del ex presidente Felipe Calderón (PAN), en el poder entre 2006 y 2012. Margarita Zavala, su esposa, parecía ser la elección de una alianza entre Calderón y su sucesor Enrique Peña Nieto (PRI, Partido Revolucionario Institucional). Zavala renunció a sus ambiciones en beneficio de José Antonio Meade, candidato del PRI, actualmente en el poder. La élite mexicana está en un punto muerto, esta disputa no les permite apoyar una oferta común contra López Obrador.

Esta nueva izquierda (en torno a López Obrador) es una mezcla de alianzas contra la hegemonía - en referencia a Gramsci – constituida por poderes oligárquicos tradicionales. No ha gobernado desde tiempos inmemoriales en México. Esta vez, esta izquierda tiene una oportunidad real de conquistar el poder. El pueblo mexicano está decepcionado de ambos períodos de seis años de alternancia entre el PAN (Calderón) y el PRI (Peña Nieto), y luego, podría emitir un voto de protesta, cansado de una guerra que causó la muerte de 200 000 personas, víctimas de sicarios al servicio de la mafia descontrolada, que a veces disfruta de la benevolencia del gobierno tanto en el ámbito federal como estatal.

López Obrador se presenta entonces como el campeón de la lucha contra la corrupción. Su discurso es mucho más moderada que el de 2006 y 2012, lo que le permitió ganar la confianza de muchos críticos del pasado, pero también del PAN oportunista e incluso del PRI. López Obrador surge como el fundador de una nueva república – la cuarta transformación - con un primer discurso cargado a la democracia social y los ideales del ex presidente Madero, jefe de la Revolución Mexicana de 1910. De alguna manera parece ir en búsqueda del tiempo perdido. Sus prioridades son la democracia liberal, con el contrapeso al poder presidencial y la revocación del mandato, los programas sociales - incluida la ayuda a los jóvenes y los ancianos -, así como otras medidas que le dieron popularidad como ex alcalde de la Ciudad de México.



¿Es populista? No lo creo. Reconoce la necesidad de expandir las relaciones comerciales con los Estados Unidos, fortalecer la inversión privada y modernizar la infraestructura del país. Pero cree que la situación actual de México obliga a privilegiar el crecimiento del mercado nacional.

¿Nacionalista? ¡Sí! Pero es una elección basada en los déficits sociales internos y buscará la apertura hacia otros socios nacionales y extranjeros. Y, al mismo tiempo, está proponiendo una nueva diplomacia con nuestros hermanos del sur, que es una diferencia significativa con respecto al nacionalismo cerrado de Donald Trump.

"Becarios, sí! Sicarios, no! "(" Estudiantes becados, no sicarios "). Las leyes para luchar contra la corrupción ya están en el escritorio del Congreso y del Poder judicial. Pero tendrá que enfrentar el desafío de una nueva división de responsabilidades entre los poderes políticos y económicos y una reducción del espacio del capitalismo de la connivencia entre amigos. Sin duda, esta ambición excede la duración de un sexenio, ¡pero parece que López Obrador muestra una fuerte intención de enfrentarlo urgentemente!

El fraude masivo, mencionado al día en las redes sociales y en los debates políticos, es el reto más importante del 1 de julio de 2018. Sin embargo, la brecha de más de 20 puntos entre López Obrador (MORENA) y Ricardo Anaya (PAN PRD), y más de 25 puntos con Meade (PRI), es aleccionador que el Presidente Peña Nieto (PRI) ante las posibles consecuencias políticas en caso de victoria de López Obrador, parece estar muy tranquilo. ¡Peña Nieto es quizás el "priista" más pacífico hoy en México!

(La foto de portadilla fue tomada de Sin embargo)



El viernes 29 de junio se presenta en La Casa del Mendrugo el grupo poblano de jazz San Pedrito Old Time String Band.



Jorge Bucio - Mandolina, guitarra acústica y voz

Alejandro González - Guitarra acústica, ukelele y voz

Daniel Macías - Banjo y bajo eléctrico

Omar Vigil - Contrabajo y teclados



La imagen puede contener: 2 personas

Todo está lleno de espíritus

En 1629 Hernando Ruiz de Alarcón, teólogo nacido en Taxco, Guerrero, escribió un Tratado de las supersticiones y costumbres gentílicas que hoy viven los indios naturales desta Nueva España. El texto estaba destinado a combatir lo que el clérigo consideraba idolatrías inspiradas por el demonio. En él encontramos descripciones de un pensamiento religioso y prácticas rituales que conforman una cosmovisión que ha perdurado, gracias a constantes transformaciones, hasta nuestros días en los pueblos indígenas y campesinos del estado de Guerrero. La persistencia de estas costumbres ha sido posible, en buena medida, debido a su capacidad de adaptación al catolicismo que llegó a la región con la conquista española, quiero decir, el santoral cristiano fue adoptado e inducido a cumplir las funciones que en el ciclo agrícola cumplían y cumplen antiguas deidades, espíritus de la naturaleza y espíritus de los antepasados. Escribe Ruiz de Alarcón: [...] por su ignorancia tenían y tienen tan varios dioses y modos de adoración tan diferentes, que venido a averiguar el fundamento y lo que son todos, hallamos tan poco de qué echar mano, como si quisiéramos apretar en el puño el humo o el viento. Lo cierto es que casi todas las adoraciones actuales [...] y a lo que podemos juzgar son las mismas que acostumbraban sus antepasados, tienen su raíz y fundamento en tener ellos fe que las nubes son ángeles y dioses, capaces de adoración, y lo mismo juzgan de los vientos, por lo cual creen que en todas las partes de la tierra habitan, como en las lomas, montes, valles y quebradas. Lo mismo creen de los ríos, lagunas y manantiales, pues a todo lo dicho ofrecen cera e incienso, y a lo que más veneración dan y casi todos tienen por dios, es el fuego. Es claro que la teología cristiana, que concibe un Dios separado del mundo a partir de la doctrina de la Caída y la expulsión del Paraíso, le impide a Ruiz de Alarcón comprender el sentido profundo del culto a la naturaleza manifestado en los rituales indígenas, “como si quisiéramos apretar en el puño el humo o el viento”, dice sorprendido. Casi 400 años después ese culto a la naturaleza goza de espléndida salud y continúa practicándose en decenas de comunidades mixtecas, nahuas, triquis y tlapanecas de Guerrero. Mediante el culto a los santos, estas festividades tienen como finalidad propiciar el trabajo conjunto de Jesucristo, la Virgen María, la Santa Cruz, San Miguel Arcángel, san Marcos, san Roque, san Juan y san Lucas, entre otros, con los espíritus de la naturaleza y de los muertos para procurar buenas lluvias, abundantes cosechas, buena salud y bienestar en los pueblos. Las fechas de celebración del santoral católico se ajustan a las labores agrícolas y al ciclo anual de lluvias de las distintas regiones.



(Imagen de portadilla: Yael Martínez/Orlando Velázquez. De la serie La sangre y la lluvia, 2016/2017. Tomada de Revista Elementos 110)

SEGUIR EN REVISTA ELEMENTOS

Mundo Nuestro. La vida de un investigador universitario puede darnos una idea del alcance que la ciencia puede tener en la vida de una sociedad. De la serie Historias de vida que se presentan en el portal en línea de la BUAP presentamos la trayectoria del físico Félix Izrailev

¿Puede una vocación científica en Siberia trascender en la ciencia en México?, según el caos: sí

Por su trabajo sobre la física del caos, Felix Izrailev es uno de los científicos de la BUAP más destacados a nivel nacional



Incursionó en el estudio del caos hace 50 años. Entonces había de diez a veinte personas en este campo en todo el mundo. Primero en el caos clásico, después en el cuántico. En todo este tiempo, Felix Izrailev, nivel III del Sistema Nacional de Investigadores, ha publicado más de 240 artículos científicos de alto impacto. Hoy, su área es motivo de gran interés entre la comunidad internacional de investigadores, por sus múltiples aplicaciones que trascienden la física. Saltan incluso a disciplinas como la medicina y la economía.

Su nieta Nika encontró la mejor definición de caos: “Es cuando la profesora sale del salón”, recordó Felix Izrailev, al describir lo que por alrededor de 50 años ha sido su objeto de estudio. Para el científico de origen siberiano, el caos es algo tan cotidiano como el movimiento de un balón durante un partido de fútbol, o la hora pico en el centro de Puebla. ¿Cuándo aparece? Si se manifiesta, ¿cómo explicarlo? Son las preguntas más importantes que hay que responder.

Por sus aportaciones a la física teórica en México, el investigador del Instituto de Física “Ingeniero Luis Rivera Terrazas” de la BUAP fue galardonado con la medalla Marcos Moshinsky 2017, un hecho que aunque celebra, no ha trascendido en su vida, pues “los premios no deben tomarse tan en serio”. Este reconocimiento es otorgado por la UNAM desde 1993 para distinguir a los científicos del país por sus contribuciones “fascinantes en las ciencias físicas, relacionadas con la estructura de la materia y las leyes fundamentales del Universo”.

En entrevista, Felix Izrailev, quien pertenece al Sistema Nacional de Investigadores, en el nivel más alto, el III, confesó que su decisión de trabajar en Puebla tuvo igual caos que sus múltiples proyectos de investigación. Sucedió hace 20 años, en un congreso académico en Italia. ¿Porqué no?, se preguntó, y desde esa fecha ha mantenido su gusto por el clima de la región, la BUAP y su trabajo como docente e investigador.

-Para muchos el caos genera sentimientos negativos, incluso temor, ¿por qué decidió estudiarlo?



-Yo tengo una buena definición de caos. Me la dio mi nieta, cuando ella tenía doce años de edad. Tras intentar explicarle, le pregunté qué era el caos: “caos es cuando la profesora sale del salón”, me respondió.

Iniciar en

-¿Cómo supo que este sería su campo de investigación?

-El estudiante de física no entiende física antes de su trabajo. No puede discernir entre temas sin antes hacer investigación. Primero, hay que comenzar con su trabajo y después puede ver si le gusta cierto campo o no.

¿El aleteo de una mariposa en Brasil puede desencadenar un tornado en Texas?

Para los físicos, el mundo no tiene un rumbo completamente fijo, con patrones preestablecidos e inmutables, sino que se comporta a veces de forma caótica por circunstancias inciertas. Con el transcurso del tiempo, pueden ocurrir variaciones o alteraciones que, aunque muy pequeñas, podrían provocar comportamientos totalmente diferentes, incluso impredecibles.

Bajo esta lógica, el clima, la hora pico en el centro de Puebla y los movimientos de un balón durante un partido, son sistemas caóticos. Es decir, se pueden conocer sus ecuaciones y condiciones iniciales -cuando aparece la primera nube, el reloj marca las 15:00 horas en punto, o se da el silbatazo inicial-, sin embargo, la más mínima variación podría ocasionar una evolución radical en su comportamiento.

El caos es pues más cotidiano de lo que se cree. Por sus aplicaciones, hoy hay un gran número de científicos dedicados a su estudio. ¿Cuándo aparece? ¿Cuáles son sus propiedades? Son las dos preguntas que Felix Izrailev considera las más importantes para los investigadores del caos, tanto para los sistemas clásicos, como los cuánticos, que son más complejos, aunque con muchas relaciones con los primeros ¿Cuál es la relación entre el caos clásico y el caos cuántico? Es una pregunta que debe responderse.

-¿Cómo ha cambiado su percepción sobre la vida, debido a su conocimiento del caos?

- La física es como un juego, hay problemas interesantes. Hacer física es tener interés de trabajar.

-¿Cómo decidió venir a trabajar a México, a la BUAP?

-También fue caótico. En un congreso académico en Italia, me invitaron y me pregunté '¿porqué no?'. Después encontré que es un buen lugar y decidí continuar aquí con mi trabajo.

-¿Cuántos años de edad tenía en ese entonces?

- Uy, hay que usar aritmética.

-¿Cómo se siente en México?

- Me gusta mucho la BUAP, el clima, los apoyos de la Universidad y del Conacyt, que son muy importantes. También la posibilidad de hablar con otras personas del mundo, para lo que hay que ir a congresos: en física, como en cualquier otra ciencia, no se puede trabajar solo. Yo encontré que estos apoyos son más importantes que los otorgados en Rusia. Un salario allá para un doctor con experiencia de 40 años es equivalente a 10 mil pesos mexicanos. La pensión es de 4 mil, después de 30 años de trabajo en un instituto. Se podrá imaginar entonces la situación científica de Rusia.

- ¿Extraña su país?

- Sí y no. Depende. Antes que en México, trabajé tres años en Italia. Así también en Australia y Estados Unidos, por lo que me he acostumbrado a estar fuera de mi país. El tema de los amigos no es igual a hace treinta años. Uno tiene computadora, Skype y puedo hablar diariamente con ellos.

Lo trajo el frío siberiano

Felix Izrailev cuenta con más de 20 años de trabajo en la BUAP. Sus intereses científicos giran en torno a la dinámica no lineal, el caos dinámico tanto en mecánica clásica como en cuántica, sistemas complejos (fluctuaciones mesoscópicas, localización, tunelización caótica y dispersión caótica), matrices aleatorias y teoría estadística de sistemas finitos de partículas interactuantes.

Obtuvo el grado de doctor en Física Teórica y Matemática por el Budker Institute of Nuclear Physics, y de la Maestría en Física por la Novosibirsk State University, ambas instituciones en Rusia.

-¿Por qué decidió ser estudiante de ciencias?

-Porque no sé hacer nada, aparte de la física.... Bueno, tomar fotografías, y ya. En 2005 presenté una colección de fotos en el centro de Puebla.

-En su opinión, ¿cuál es la importancia de la investigación científica para el desarrollo de un país?

-Es muy importante. Los apoyos del gobierno a la ciencia, la educación y la medicina son el futuro.

-¿Y la importancia de una universidad pública, como la BUAP, en este proceso de desarrollo?

-Tuve diez estudiantes para doctorarse en las áreas de caos clásico y cuántico. Tienen experiencia en métodos, es decir, de estudiar cualquier sistema, ya sea en medicina, economía o cualquier parte de la física. Si el estudiante tiene conocimiento de métodos, puede trabajar en cualquier lugar, incluso en bancos. Tuve un estudiante que actualmente trabaja en Generals & Motors. Gente que egresa de la Licenciatura en Física y encuentra trabajos de cualquier área en varias empresas porque tienen métodos matemáticos.

-Usted que ha tenido oportunidad de trabajar en muchos países y ya conoce a México ¿cuál es el futuro al que debería aspirar este país?

- Me parece que la esperanza de México para el futuro es buena. Hay apoyo para educación, medicina y ciencia. En comparación con Rusia, si se pregunta sobre el tema, allá a nadie le importa. Cuando llegué a Puebla, yo pregunté en un taxi si considera valioso apoyar la ciencia. El taxista me dijo que sí, que sí hay que apoyar. En Rusia muchos piensan lo contrario. Es fundamental que la gente entienda que hay que apoyar ciencia, medicina y educación.

-En términos generales, ¿Cómo se siente con el resultado alcanzado hasta ahora en su trabajo?

- Más o menos, no hay mucho tiempo para hacer lo que quiero.

Martes, 26 Junio 2018 00:00

El nacimiento de ""¡Golazo!"

Mundo Nuestro. La vida es un juego de azar. En todo momento echamos los dados a la suerte, imaginamos con ellos juventud y dicha. Como tirar a gol. Como levantarse en el aire para un cabezazo al ángulo. ¿Qué será del juego de cada uno?

En alguna sobremesa allá por principios de los años noventa Ricardo Moreno Botello --hoy el director de la editorial Educación y Cultura-- y Sergio Mastretta --toda su vida llanero y reportero-- imaginaron un juego de mesa que permitiera a los cuarentones como ellos entonces contemplarse metidos de lleno en una refriega futbolera. Y sobre el rugoso papel de una servilleta discurrieron las ideas entre los dados, las ocas y las serpientes con sus escaleras. Y de la plática y los bosquejos surgió el juego de mesa que en un principio llamaron "¡Futgolito!".

El tiempo pasó, y el editor y el periodista siguieron con sus vidas para, de cuando en cuando, recordar la idea de jugar futbolito al son de los dados y las cervezas. Con el tiempo pasaron los mundiales de Estados Unidos, Francia, Corea-Japón, Alemania, Sudáfrica y Brasil; en cada coyuntura, y entre los sufrimientos y desatinos del tricolor, el Futgolito no pasaba de ser nostalgia, una memoria de un tiro a gol, de una barrida salvadora, un grito de ¡ganamos, carajo! Pero nada de juego de mesa.

Ricardo, mucho más tesonero que Sergio, convirtió un día la plática y la nostalgia en un proyecto en manos del diseñador G. Cortes, y los esbozos cuadriculados del original Futgolito se convirtieron en una trama en verdes con trazos y números, con reglas y jugadas y monitos y tiros y rechaces y goles en portería. Uno contra uno. Un juego reglamentario a tiempo determinado o a goles a morir, como en la mejor de las cascaritas en el barrio.



"Es como un juego de serpientes y escaleras, pero con pases y tiros a gol, con barridas y faules. Un balón es la ficha. Tiras y avanzas. Pero es futbolito: pierdes la bola y el otro te ataca."

Así resumen Ricardo y Sergio esta entretención de mesa. Si el Futgolito fue la idea original, Golazo lo llamarían.

Pero Ricardo el editor no dejó pasar el mundial de Rusia. Con su editorial buscó la alianza con el equipo Lobos BUAP y ha logrado sacar a la luz pública este entretenido juego de azar, como el propio futbol, como la vida.

La sorpresa fue para Sergio Mastretta: ¡seis Mundiales después el Golazo está en la mesa!



Mundo Nuestro. Triunfo futbolero y conciencia de la libertad humana, dos ciudadanías reunidas por el azar de la vida nuestra. Emma del Carmen, escritora, y Emilio Espejel, fotógrafo, la crónica y la fotografía, dos miradas jóvenes para valorar un festivo momento en la ciudad de México.



Fotografía de Emilio Espejel.

Los mexicanos tenemos una suerte muy curiosa: pueden pasar semanas sin que nada relevante suceda en nuestras vidas y un día, de repente, todo sucede al mismo tiempo. Así pasó este sábado 22 de Junio. Amanecimos de verde mientras apoyábamos a nuestra tan querida selección, que nos dio la grata sorpresa de ganar su segundo partido en el mundial (los mexicanos también tenemos el derecho -y responsabilidad- de emborracharnos a las 10 de la mañana sólo porque hay futbol), lo cual sólo significaba una cosa: ¡vámonos al ángel a celebrar!



Pero esta vez el universo aguileño decidió juntar dos bandos que suelen ser contrarios, pues también íbamos al ángel a celebrar la libertad y triunfo de la comunidad LGBTTTIQA en México. La coincidencia fue interesante, pero la incertidumbre a muchos nos causó preocupación; no quiero decir que el futbol se relacione con la homofobia, en absoluto, sin embargo, uno de nuestros himnos de celebración constituye en un insulto directo al homosexual, así que sí, imaginarnos a los aficionados mezclados con la marcha de orgullo gay, era una preocupación.

¡Vámonos al ángel! Y nos fuimos.

Fotografía de Emilio Espejel.

La cantidad de personas que caben caminando en las calles de Reforma me puso la piel de gallina. Todos gritando, cantando, caminando y olvidando, aunque sea por unas horas, las vidas tan agitadas que nos rodean. Llegamos por metro Sevilla así que nos encontramos primero con la afición mexicana amante del futbol, dado que hace una semana también celebramos en el ángel el triunfo México-Alemania, no nos quedamos mucho tiempo. Pero siempre es divertido ver a todos emocionados envueltos en sus banderas cantando Cielito Lindo. Continuamos y el cambio se diluía entre el cemento; el blanco, verde y rojo se tornaba azul, rosa, amarillo, y nuestras pieles poco a poco lograban imitar el arcoiris.

A mi parecer, lo más importante de esta marcha es entender que la protesta quizá ya no es su mayor meta, sino la celebración; estamos en medio del carnaval que reúne a personas con preferencias de todo tipo para dejar el miedo en sus casas y salir a bailar para ser ellos mismos, sin importar la ropa que usen, el maquillaje o cualquier superficialidad que los distinga; aquí se viene a bailar.

Fotografía de Emilio Espejel.

Las pancartas son un clásico de las marchas mexicanas: “Harry Potter nos enseñó que no es bonito vivir en un closet”, “Iba a ser heterosexual pero me chingué la rodilla”, etc. Unas divertidas, otros fuertes, pero siempre con algo que decir. Qué chingón, pensaba. Yo que nunca tuve la preocupación de no poder decir lo que quiero o prefiero, admiro enormemente a todas las personas que dejaron atrás su religión, trabajo, e incluso familias por decir: esto soy yo y así me tienen que aceptar.

La anarquía colectiva se desbordaba de una de las avenidas más importantes de nuestra ciudad para dejar brillando todo a su paso hasta llegar al Zócalo. Lugar donde, al final, todos los caminantes nos reuniríamos para vernos a la cara y limpiarnos el sudor con pañuelos de colores. Aquí no se escucha “chichis pa la banda” o “foto con la güerita guapa”; aquí se regalan besos, abrazos y, en algunos casos, se busca el amor. Llegar al Zócalo era la meta y logramos caminarla hasta el final; porque el mexicano es muchas cosas, el mexicano tiene muchas pasiones, pero, principalmente, el mexicano es grande, es anárquico, el mexicano toma algo y lo hace suyo, nos hacemos de todos.

Aquí todos somos todo.

Fotografía de Emilio Espejel.

¡Y si algún día se llegara a comprobar que nosotros -los eternos penitentes del futuro- hemos vivido en el mejor de los tiempos posibles! Elías Canetti

En el fin de semana las masas se miden en drones que vuelan por los Fuertes, por el estadio Zaragoza, por el Paseo de la Reforma, por el país entero en el que la política cierra tres meses de crispación y hastío, de efervescencia e incertidumbre. Vuelan los drones, ofrecen miradas imposibles pero festivas para todos los corazones y sus gallos, sin importar la causa y su futuro.



Subo a los Fuertes con puntería de reportero para encontrar el mitote de la masa morenista y en búsqueda del ánimo por el que suceda lo que suceda el próximo 1 de julio los tiempos por venir sean mejores para todos nosotros. Se vale mirar con optimismo el futuro que se nos viene encima con los contrastes de la tarde del sábado en la ciudad de Puebla, con un verano que se les gasta para pasar del sol fulminante al aguacero más estrepitoso y de nuevo al sol esplendoroso y a la tempestad más iracunda en un término para el que la política simplemente no tiene argumentos.



De las masas del fin de semana he escogido una, la del candidato que promete un cambio histórico para el país soportado en sí mismo, la que ha trepado a los Fuertes para aguantar primero un chaparrón que la moja pero no le quita el entusiasmo por el mitote de escuchar a quien llega al fin de la carrera con un cuerpo entero sobre sus rivales, y para soportar al final, en el regreso anónimo con el que una multitud se disuelve, una borrasca como las que año tras año caen por seguro algún día de junio en la ciudad de Puebla.

He dejado de lado la de Martha Érika. Como pocas veces en mi vida larga de reportero decido no asistir para la crónica del cierre de campaña del grupo que ha dominado el escenario del poder en el estado. Y recuerdo varios cierres y estrépitos y discursos generalmente somníferos: el de Bartlett en 1995, cuando es gobernador y todopoderoso priista e inaugura la primera versión de su caricatura de periférico ecológico, cuando Angelópolis y La Vista y Lomas y liverpooles eran sueños de lustrosas especulaciones inmobiliarias por venir; o la que se organizó Mario Marín en Atlixco para confirmar que le había ganado la carrera al efusivo Melquiades Morales que vio todavía verde a su joven delfín nieto del doctor y general; o la que en el 2016 consagró a Tony Gali en el estadio beisbolero como predicador flamígero y pivote con el que Rafael Moreno Valle pretende sobrevivir en su mujer por seis años como actor entre los principales de la política mexicana, para desgracia de la democracia en Puebla. Paso sin ver entonces el cierre apoteótico en el Estadio Zaragoza de la candidata que de ganar el 1 de julio confirmará la perpetuación del cacicazgo más impune de nuestra historia reciente.

Ella también tiene drones para sus masas:

Subo así a los Fuertes para intentar comprender lo que significa para el país este enredo de alianzas que se han trepado al barco del personaje que convoca esta otra masa a la que poco le importa finalmente si con MORENA reviven personajes cuya huella no desmerece los adjetivos de impresentables, inmemorables, imperdonables. Subo para verlos saludar a esa masa que no deja de gritar presidente, presidente y que no hace mayores aspavientos cuando Andrés Manuel los presenta uno a uno en el templete dispuesto en la explanada en la loma hacia el Fuerte de Guadalupe. Los veo y me pregunto si en el futuro alguno de ellos será recordado por haber sido parte de lo que el más terco de los candidatos en la historia moderna de México ha bautizado como cambio verdadero.

Para los sin futuro

“Por los niños –me dice Gabriel Díaz, un hombre afable que ha ganado una atalaya perfecta al pie del mamotreto de piedra que alguien dispuso para que representara la victoria de la patria--, para las que hoy no tienen futuro, para los que si México no cambia no habrá nada.”

Así define de rápido su voto por AMLO.

Gabriel graba el breve video de arriba. Luego se deja retratar junto a la madre y el niño para el que quiere otro futuro que no sea el que hoy se mira en Puebla.

La masa en la fotografía llena plazas y avenidas. ¿Qué futuros revela? ¿Qué esperanza guardan las miles de personas que llenaron los mítines en el fin de semana? Los seguidores de Andrés Manuel me confirman que se miran como portadores de un cambio que Elías Canetti definiría como aquel que la masa levanta contra sus opresores. ¿Y los de Anaya? ¿Y los de Martha Érika se contemplan portadores del poder que los oprime?

En esas voy por la cuesta hacia la Explanada de la Victoria el sábado en Los Fuertes. Ya la masa ha guardado los paraguas y espera el momento del apretujón del dirigente. Como dijera Canetti aquí la gente se redime en la masa, no expresa temor a ser tocada, y la rebatinga de los cuerpos que se apachurran contra las vallas en busca del líder que ilumina su futuro más bien expone una sabiduría antigua: que todos al fin somos iguales, y el futuro puede ser tocado, si no con las manos, con los ojos, y que en eso consiste la esperanza.

La esperanza de Teodora

Cinco minutos antes de que desde los altavoces anuncien el arribo de AMLO encuentro a Teodora, una mujer de cincuenta años que ha venido con su padre de 87 desde Guadalupe Tecola, y allá han dejado los moscos y los vándalos que asolan el barrio. Dejó también el puesto de paliacates con el que se gana la vida como comerciante, pero no se olvida de que cada vez que va a la compra de la tela el kilo ya vale un peso más, mande quien mande. Ella despliega entonces la más perfecta contradicción del volátil votante mexicano ante la elección del próximo poderoso: “Mire señor –me dice mientras contempla de reojo cómo su padre devora la torta de milanesa que ha caído en sus manos--, Andrés Manuel ya se merece una oportunidad, aunque la verdad todos los políticos son iguales, y ya hasta se parece al doble de Donald Trump, a veces es un poco prepotente.”

¿Entonces por qué ha cruzado desde la otra orilla del lago de Valsequillo la ciudad para venir al cierre de Morena?

“Por los viejitos, mire usté –y me señala a su papá, que termina de engullir la torta--, allá en Guadalupe Tecola hay tres broncas, los moscos, los vándalos y los viejitos abandonados. López Obrador ha dicho que él sí va a trabajar por los viejitos… Eso ponga usté en su nota.”

Los cien mil de Barbosa

Ya estamos en los discursos. Es el momento de Luis Miguel Barbosa. La voz ronca hace repetir a la masa que es un honor estar con Obrador. Yo lo miro desde el balcón que ha encontrado Teodora en el extremo central de la masa frente al templete. Y todavía más atrás alcanzo a ver la loma que trepa al fuerte de Guadalupe casi desaparecido por la construcción modernista que le plantó Moreno Valle, también está repleta de gente. Barbosa tiene su propia cuenta, reclama en cien mil el número de esta masa que ya se volvió mayoría ciudadana, dice, y contempla como porvenir cumplido “esta irrupción que nadie va a detener.”

Diez mil, cien mil, ¿quien los cuenta? ¿Qué dron magnífico le pone número a la masa? ¿Va en el número la fidelidad del discurso prometido?

En Barbosa veo el reflejo del López Obrador más pragmático. El abrazo eclectico. La masa en la que (casi) todo cabe.

Me canso ganso…

Andrés Manuel apacienta a la masa. Hilvana los temas uno tras otro con su estilo entrecortado. “Ya lo he dicho en muchas ocasiones…” Pero la gente ha venido a que se las repita. Esta es la campaña de la alegría, y no, no les voy a fallar, tengan confianza, la corrupción, el gran problema de México, acabaremos con ella desde la cabeza, la democracia, la cárcel contra los que cometan fraude, los privilegios que terminarán, el poder estará para el servicio de los demás, el salario que recortará a los altos funcionarios, a él mismo, Los Pinos que no serán su casa, su casa que seguirá siendo la de Tlalpan, mi imaginación, mi trabajo para atender a los jóvenes, los ninis que tendrán sus becas, los preparatorianos que tendrán asegurada la inscripción en la universidad, los universitarios que tendrán empleo, la reforma educativa que no es tal y que se echará para atrás, las pensiones a los adultos mayores que aumentarán al doble, los impuestos que no subirán en términos reales en todo el sexenio, los gasolinazos que no existirán más, el sueño que se cumplirá y no habrá más mexicanos expulsados al norte, el agua que no se privatizará, los alimentos que aquí se producirán…

Nada sorprende a una masa que todo le aplaude, que todo le corea, que todo le firma ¡presidente, presidente!

Una frase me sorprende a mí: desaparecerá el Estado Mayor Presidencial. “”Ustedes, el pueblo, me cuidarán”.

Sólo un momento enmudece la masa. Andrés Manuel habla del campo, de los programas que vendrán, de los 40 mil empleos que de inmediato se generarán para los pequeños productores. 40 mil empleos. Silencio. No había visto nunca que tres palabras paralizaran el griterío de una multitud enfebrecida. Cuento uno, dos, tres, cuatro cinco… Luego la masa vuelve convertida en un solo grito repetido.

“¡Obrador, Obrador, Obrador!”

Y una última sorpresa, para mí también. AMLO está frente a la masa que lo reconoce como esa inversión de la que habla Canetti, la que implora desde hace tiempo que es hora de que el pueblo se vuelva contra sus opresores:

“¡Arriba los de abajo!”, les grita Andrés Manuel.

Mundo Nuestro. Con estas palabras en la Graduación 2018 el Rector de la Ibero Puebla Fernando Fernández Font despidió el curso académico en la universidad de los Jesuitas en la ciudad de Puebla.



Celebrar la conclusión de sus estudios en la Universidad es motivo de gratitud y esperanza. De gratitud, porque Dios los ha acompañado en este tramo de su vida que hoy concluyen. Hablar de Dios, como sostén en esta aventura, es hablar de sus padres, sus familias, sus maestros y la propia Institución, que los han llevado a buen puerto”.

El camino no fue fácil, hubo fatigas y desvelos para poder lograr la meta que se propusieron en esta etapa de su vida. Por eso la gratitud; hoy somos testigos de su compromiso y solidaridad para derribar toda clase de obstáculos. Hoy no podemos afirmar que la educación es la solución a los problemas de México; la tecnología nos ha encaminado en una carrera desenfrenada para introducirnos en la cuarta Revolución Industrial. Lo que se podría celebrar como un triunfo de la ciencia moderna, solo ha traído graves consecuencias para el mundo laboral, hoy lo único que se ha globalizado es la pobreza.

La Universidad Jesuita de Puebla ha querido que miren la realidad con los ojos de Dios, es decir, con la mirada de los pobres y de su extrema necesidad; de acercarse al otro desde el reverso de la historia, como punto de partida y como aspiración terminal.



El nuevo grado que hoy alcanzan, no es una ventaja para escalar en el mundo de los beneficiados, es la oportunidad para servir a los demás, es la posibilidad para buscar el bien común. Esa es la apuesta de la formación de la IBERO Puebla para enfrentar la desigualdad del mundo.

Graduarse en cualquiera de los proyectos que ofrece la IBERO Puebla manifiesta el deseo que tienen por seguir adelante, por luchar contra aquello que ha generado riquezas escandalosas y pobrezas criminales; lo que ha derivado en empleo para unos cuantos y desempleo para grandes mayorías.

Existe una pérdida de valores en donde se mata por nada; se tortura sin el menor sentimiento de dolor y todo como fruto de la voracidad de unos cuantos que son llevados por su deseo de tener, poseer y dominar. El Proyecto Educativo Común de América Latina de la Compañía de Jesús, nos invita a caer en la cuenta de los valores que hoy es imprescindible vivir, si queremos recuperar la realidad pérdida.

Esto es lo que la IBERO espera que realicen todos aquellos que hayan deambulado por sus aulas, queremos rescatar el amor, en un mundo egoísta, la justicia, frente a tantas formas de injusticia y exclusión, la paz por encima de la violencia, la honestidad, frente a la corrupción, la solidaridad, en oposición al individualismo y la competencia, pero sobre todo la contemplación y gratuidad ante al pragmatismo y utilitarismo”.

La IBERO Puebla quiere tejer en lo profundo de los corazones el carisma ignaciano, su visión del mundo, su concepción del ser humano, su forma de vivir la trascendencia. Pero sobre todo busca revivir su vocación de servicio; el deseo de colaborar para que en nuestra sociedad haya paz y justicia.

El camino es claro; recorrerlo no es fácil; pero, como siempre, no van solos: Dios y las personas que los rodean los acompañan. Ahora están más equipados para seguir aportando creatividad para la igualdad y la justicia en nuestra sociedad. Que Dios los acompañe para mantener en ustedes el deseo de luchar por algo más noble y mejor que lo trivial de cada día.

A esta elección, la certidumbre previa sobre el ganador la hace diferente a todas las elecciones de 1988 a la fecha. Pero hay dos maneras de vivir esa certidumbre. Como espectador y como ciudadano.

El espectador se alimenta de la información de la Media y de las redes sociales. El plato fuerte son las encuestas, las opiniones en prensa y televisión y sus amplificaciones en la conversación de parientes, amigos y redes. Hay quienes ya festejan el triunfo anunciado, se habla sobre reacomodos de empresarios, grupos políticos de todos los partidos, opinólogos, de cara a este cambio irreversible, unos para buscar espacio en el nuevo nido del poder, otros para capitalizar una “oposición” liberal que defienda la “libertad”.



Pero aún no se ha votado.

Uno de los cambios en el alma de la gente ocurrida en este capitalismo del siglo XXI es que se consolida la mente y la emoción del espectador. Se ve al mundo a través de pantallas. Los espacios de la experiencia (la calle, el trabajo con la comunidad, la creación de redes reales y virtuales) se elimina por el sillón para recibir el mensaje. Pero sobre todo, el tejido de luchas del presente y su incertidumbre constante, se aplana por la anestesia tranquilizadora de la Media y sus repercusiones en la conversación cotidiana. Se eliminan los resortes de la voluntad para actuar. Es la cultura del consumo de los “hechos” no de la fabricación colectiva de los mismos.

En una reunión de posibles representantes de casillas para Morena en Cuautla dos trabajadores de limpieza pública del ayuntamiento en manos del PRD comentan que ya les ofrecieron 2 500 pesos para votar por Gayosso (candidato a Gobernador, hijastro de Graco, actualmente en ese cargo), y si colaboran a su triunfo llevando más gente y actuando en casillas el día de las elecciones, les darán 2 500 pesos mensuales a lo largo del sexenio. La ONG Ciudadanos contra la Pobreza calcula que las zonas de la compra masiva de votos, que se realiza en todo el país, se vuelca hacia el centro del país: Estado de México, Hidalgo, Puebla, Ciudad de México. Es una compra pluripartidista. En Edomex predomina la asociación gobierno -PRI, en Puebla el PAN con la fuerza del exgobernador. En la ciudad de México el gobierno y el PRD.

Para la cultura ciudadana es fundamental la memoria. México inauguró el sistema de compra masiva de votos junto a las instituciones ciudadanizadas. De 1988 a la fecha esa maquinaria está intacta y en cada nueva elección se perfecciona. Su secreto de todos conocidos es la llamada ingeniería electoral. Todo el voto del país en una cuadrícula sección por sección y cuadra por cuadra. El cruce de los padrones de los programas del gasto “social” (electoral) con el cruce de los padrones de potenciales votantes ya con marca partidista. Esa añeja y siempre renovada práctica no tiene control por la autoridad electoral y el Legislativo, que fue electo usando esos recursos en menor o mayor medida, lo considera inexistente. Es invisible además pues la Media trabaja con los chismes personales de los candidatos, con los resultados de las encuestas, con las ocurrencias de los opinólogos. Una esfera virtual que distorsiona y oculta el drenaje profundo del mundo real. Y para hacerla visible se requiere de coartadas. Que el segundo lugar que ocupará Meade con todo el peso de una elección de Estado, tenga una diferencia creíble de 6 u 8 puntos. Y que el voto comprado se disfrace de “voto útil”. Por eso el Pri - Gobierno insiste en que este arroz no se ha cocido, que falta el “voto oculto” o el voto útil, que trabajan a fondo en su estructura territorial.



Imagen relacionada

En esa memoria cada jornada electoral ha sido una lucha ciudadana contra esa maquinaria camaleónica. Una diversidad de lugares de experiencia donde se expuso el cuerpo y se ganó conocimiento. Los grandes triunfos se lograron con despliegues intensos de una sociedad civil politizada, de una ciudadanía rebelde, que vigiló los procesos previos, cuestionó a la Media, peleó al interior y fuera de las casillas, que vigiló la integración de las urnas, su resguardo y el resultado final. Y en cada derrota las fallas de los partidos para garantizar que hubiese representantes en cada casilla y una sociedad civil pasiva dejaron su gran huella.

“Calculamos que la compra de autoridades en casilla, sea el presidente, el secretario o los escrutadores, y los representantes de partidos clave, puede llegar, dependiendo de su importancia, hasta a treinta mil pesos. ¿Por qué es importante el control de las casillas cuando las encuestas dicen que hay una diferencia insalvable entre AMLO y sus contrincantes? Pues porque entonces se puede operar sobre los paquetes de votación. Por ejemplo, si se usa un solo paquete de 750 votos, dejar el otro intacto para firmarlo y llenarlo integro con un solo candidato. Permitir que voten gentes que traen manchas en los dedos. Aceptar copias de credenciales electorales. Estos operadores saben qué deben hacer en cada casilla, cuánto rebajar y a quién, cuánto subir, y muy importante, cómo anular la casilla si hay abrumadoras mayorías a favor de un candidato que no es el suyo. Y todo “legal”.

Esta elección es histórica. Se puede modificar un sistema de cosas surgido en 1988 que ha lastimado al país, a sus recursos y poblaciones. Es importante ganar la elección con un despliegue de cultura ciudadana. Y aún más consolidar a esa ciudadanía dispuesta a reclamar el cumplimiento del sueño y que no lo espere en el sillón de su casa. Crítica ante sus aplazamientos, de cara contra los tránsfugas de la vieja cultura patrimonial, donde la política es negocio personal, y que ahora se volvieron morenos. Y que como dice un video, no olvide que mientras se festejaba el gol mexicano contra Alemania, el sistema de cosas que insiste en mal gobernar, aprobó la privatización de más de la mitad del agua mantenida aún en veda.

Lunes, 25 Junio 2018 00:00

Claves y decretos del agua

Vida y milagros

El agua en México ha sido declarado tema de seguridad nacional. Sin embargo en ninguno de los tres niveles de gobierno se ha honrado esta declaración con un presupuesto poderoso. Los recortes que se han hecho al capítulo mil, que es con el que se pagan los sueldos y salarios de quienes aplican el marco normativo del agua se ha disminuido año con año. Se ha recortado el gasto de la federación, y en estados como el de Puebla, el rubro llegó a ser casi de cero. Un gravísimo error estratégico. Ni que decir de los ayuntamientos, responsables de dotar de agua potable a sus gobernados. La mayoría carecen del mínimo personal e infraestructura para gestionar el agua y su tratamiento, aunque el artículo 115 Constitucional les da esa atribución.

En la revista Nexos de Julio de 2017 se abordó el tema de la gestión hídrica del país en Vida y Muerte del Agua, https://www.nexos.com.mx. En diferentes ensayos se explica la manera en que se encuentran minadas las instituciones del agua y también la necesidad de llevar a cabo toda una reingeniería de su gestión. Mientras la población de México se ha duplicado en 30 años, las vedas existentes sobre el agua tienen a muchísimas poblaciones abasteciéndose de pipas, la forma privada más cara de abastecimiento. Solo en la zona metropolitana de Puebla, una sola persona usa de manera ilegal pozos agrícolas para cargar las más de mil pipas de su monopolio. Municipios como Amozoc o muchas colonias marginadas de la metrópoli se mueren de sed y se abastecen así. La ilegalidad y la clandestinidad en el manejo de pozos han llegado a ser gigantesca e incontrolable. A los gobernantes suele regirlos la inmediatez y buscan como moscas a la miel los éxitos inmediatos, el largo plazo rara vez está en el radar. Cuando eso suceda deberíamos de reconocerlo y apoyarlo.



El tema de la semana ha sido la satanización de los decretos que firmara el Presidente Peña el día mundial del medio ambiente para cancelar vedas decretadas hace 40 o 50 años. No son los decretos y las leyes los que están mal, sino la debilidad presupuestal de las instituciones encargadas de aplicar toda la normatividad que tiene que ver con la gestión hídrica. Una medida necesaria sería enfocar a CONAGUA al área normativa y delegar la inspección a PROFEPA. Hoy CONAGUA es juez y parte en todo el proceso.

Con respecto a los decretos, Andrés Manuel ha dicho que de ganar, los derogará. Creo que no los han interpretado bien sus asesores y por lo mismo la declaración de derogarlos me parece simplista. Hay vedas que tienen más de 50 años y que dada la necesidad de cubrir la demanda de agua potable de la creciente población requieren levantarse, o se extraerá el agua desde la clandestinidad o irregularidad, el peor de los mundos. No es fácil entender este lío.

(La escasez de agua en Iztapalapa, en la ciudad de México. Foto de La Jornada)



Leí un artículo del Doctor en ciencias por la UNAM, Víctor Florencio Ramírez, especialista en gestión ambiental, recursos naturales, cambio climático y energías sustentables. En palabras muy sencillas explica por qué los decretos son necesarios y en qué estriba el valor de esta decisión. Con su autorización copio textual lo que él publicó en el diario https//24horas.com/2018 en su artículo "El mito grandioso de la privatización del agua"

Si algo le ha fallado a la presente administración federal y algún acierto ha tenido la oposición, ha sido el tema de la comunicación. El asunto de la supuesta privatización del agua no fue la excepción.

El cinco de junio el presidente Peña, en medio de la celebración del Día Mundial del Medio Ambiente, llevó a cabo un cambio que se puedo aplicar conforme a derecho desde hace casi tres décadas: generar reservas de agua.

Varias cuencas en México estaban vedadas y no se podía usar su agua. Sin embargo la veda es restricción prácticamente total y evita, legalmente hablando, cualquier uso. Se decretaron cambios en la forma de regular para pasar de veda a reservas. Estas reservas significan algo clave, restricciones de uso que garanticen que en las cuencas haya agua suficiente para consumo humano y para garantizar la viabilidad de los ecosistemas que dependen de la cuenca.

Pasar de vedas a reservas no es fácil, requiere de una serie de estudios técnicos que permitan determinar el caudal mínimo para garantizar la conservación de los ecosistemas. Por eso en el cuerpo de los decretos se citan estudios y decretos de Áreas Naturales Protegidas en diversas categorías.

La medida moderniza las formas de manejo y administración del agua, garantiza la viabilidad de los ecosistemas y permite otras actividades que en muchos casos son necesarias para que las poblaciones que están alrededor de esas cuencas puedan salir de la pobreza.

¿Qué cierto caudal de la cuenca podrá ser concesionado? Sí, pero siempre se deberá mantener el caudal mínimo decretado en la propia reserva.

¿Que podrán usarla empresas extranjeras? Si, igual que nacionales, que comunidades, que ejidos y que cualquiera que requiera el agua para alguno de los fines que la ley prevé y que respete los decretos que regulan cada cuenca.

Ahora, todos estos actos están regulados en la Ley de Aguas Nacionales, donde está claro que la prioridad en el uso del agua es el Uso Doméstico y el Público urbano, y después, y solo una vez cumplido esto, se pueden otorgar otro tipo de concesiones (Artículo 14 BIS 5, Fracción XXII de la Ley)

Voy más allá, pues algunas de las acusaciones afirman que se concesionará el servicio público. ¿Es malo esto? No necesariamente. El gobierno del entonces Distrito Federal concesionó a principios de la década pasada el servicio público de agua con pésimos resultados. (Nota mía: Está concesionado el cobro desde la administración de Andrés Manuel y eso ha funcionado) En algunas ciudades como Aguascalientes, Cancún o Saltillo concesionaron el servicio, mejorando la eficiencia, disminuyendo pérdidas y garantizando la calidad en el saneamiento. Hay ejemplos de concesiones con buenos o malos resultados en todos lados. (Nota mía: las gestiones públicas del agua pueden ser muy buenas, como la de Monterrey, o pésimas, como lo fue por años la de la ciudad de Puebla, que hoy transita en una concesión cuya debilidad mayor es su opacidad).

Lo imperdonable no es abrir espacios a concesiones, sino limitar el acceso al agua a quien la necesite. Por ejemplo, las zonas de la ciudad de México donde los habitantes pagan más por el agua no son la zona de mayores ingresos, sino zonas como "El Capulín". En este asentamiento irregular en la zona cerril de Xochimilco, por 500 litros de agua de una pipa, pagan en promedio 500 pesos. Si adquieren una pipa a la semana, pagarían dos mil pesos al mes. En Aguascalientes, una familia con acceso a agua, saneamiento y servicio 24/7 paga al mes por 10 mil litros desde 83 hasta 319 pesos. Aún con el pago máximo, el agua sería 97% más barata que en las condiciones de "El Capulín".

Lo otro que no es ético es el uso político que se le da al tema. En este caso es como lanzar un boomerang que terminará por regresar y estrellarse en la cara. El desarrollo agrícola o industrial de las cuencas requiere de agua. Quien promueva el desarrollo de las cuencas y ataque los decretos con el argumento de la privatización está bloqueando los proyectos regionales de desarrollo social. ¿Lo tendrán claro?

Resultado de imagen para agua veda decretos de reserva de agua

Hasta ahí el artículo de Víctor Florencio. Creo que el problema no está en los decretos y las leyes sino en su aplicación. Las instituciones del agua en México se han debilitado al extremo. Derogar decretos y dejar que las cosas sigan como están sería un grave error de cálculo. No hay agua más cara que la que llega en una pipa, por cierto, de particulares, que toman agua de pozos clandestinos o destinados a otros usos. Lo importante será fortalecer a las instituciones de los tres niveles de gobierno y lograr la armonización presupuestal de manera que la rectoría del estado sobre el agua sea poderosa y eficaz y no letra muerta.

La priorización del gasto público para fortalecer las instituciones de gestión del agua será un reto mayúsculo para el gobierno federal entrante, que como todo parece indicar, no será priísta. Construir es muy complicado, derogar y desbaratar es fácil. Los decretos se hicieron con cuidado y paciencia y con la participación de lo mejor de la academia. Si van a derogar, ojalá nos digan qué piensan hacer después de derogar, en cuánto tiempo y cómo van a dotar de agua a las comunidades que no tienen acceso a ella. Que nos digan cómo piensan meter al aro a los gobernadores y presidentes municipales débiles o irresponsables para los que el tema del agua ha sido un tema desechable y menor.

Dos de Julio de 2018, bienvenidos nuevos gobernantes a la realidad de los retos y secretos del agua.

Página 4 de 87