Jueves, 29 Marzo 2018 00:00

La sabiduría totonaca del agua

Desde pequeñ@s nos han enseñado a respetar, cuidar y temerle al agua. El agua nos ve, nos escucha y constantemente se comunica con nosotros. A medio día, dicen los abuel@s, no debemos acercarnos al pozo o manantial, porque es la hora en que los dueños del agua se reúnen con los dioses truenos y planean el trabajo que han de realizar durante los días posteriores. Si nos acercamos los interrumpimos y por ello nos pueden castigar y llevarnos a trabajar junto con los truenos, por eso nos enfermamos, nos sentimos débiles y mareados. Nosotros no estamos acostumbrados a andar en el cielo, tal como los jilinin o truenos. Cuando nos enfermemos por esta causa el agua mismo nos puede curar a través de baños, rezos y otras prácticas de la medicina tradicional. También nos han enseñado a quererla y no tenerle asco, porque si eso hacemos se puede enojar con nosotros y nos podemos enfermar, por eso hay que beberla mientras caminamos en alguna vereda . El agua siente y escucha nuestras súplicas. Cuando por un lapso prolongado de tiempo no ha llovido es necesario llevar al santo patrono o patrona del pueblo con un cántaro al manantial o río para que abogue por nosotros y hable con los dueños del agua para evitar que la sequía destruya nuestra siembra. Desde la fundación de nuestros pueblos el agua ha jugado un papel muy importante, por eso hay lugares que en su nombre llevan implícita la palabra agua, por ejemplo: Putlunichuchut, que significa agua con lodo, kuwikchuchut que significa cascada de agua, Paxnichuchut que quiere decir agua cerdo, Skgatachuchut que quiere decir agua bebé, Sekgnachuchut que significa agua con plátano, Kukuchuchut que es agua con arena o Spupukuchuchut que significa agua azul. Todas estas palabras compuestas explican el orígen del nombre de esas localidades, manantiales o rancherías, porque detrás hay muchas historias que algún día habremos de contar.

Texto sobre el agua desde la visión totonaca en el marco del Día Mundial del Agua.
@ Manuel Espinosa Sainos, poeta, locutor y traductor totonaco.

Ilustracion de Ilustración: Mariana Villanueva (Revista Nexos)

Descreídos

Descubrí por las cifras del censo de 2010 que pertenezco al escaso 3.5 de la población que se declara “sin religión”, vale decir : sin adscripción a alguna iglesia, acaso sin fe a secas.



Es posible vivir sin fe religiosa, pero no deja de ser una elección de vida que contradice a la abrumadora mayorìa.

El 88 por ciento de los mexicanos creía en la religión católica, según el censo de 2010 y un 8.5 más creía en otras religiones.

No sé cuántos que se declaran sin religión creen en algo equivalente a Dios: alguna forma de divinidad cosmológica, alguna fuerza ordenadora del mundo .

La idea de un mundo sin Dios es en cierto modo inhumana. Al empezar el siglo XXI, quienes no creen absolutamente en nada son una abrumadora minoría.

Aún para ellos vale la pregunta formulada por Humberto Eco en su diálogo con un inteligente cardenal italiano: ¿ En qué creen los que no creen?



Cuando Bertrand Russell fue llevado a prisión por su actividad pacifista contra la primera guerra, al consignar sus datos, el carcelero le preguntó su religión: “Agnóstico”, respondió Russel.

El carcelero lo miró un momento, dejando claro que no había oído nunca esa forma de credo. A continuación comentó: “No importa la religión, al final todos creemos en el mismo Dios”.

Escribí arriba que no creer es una “elección de vida”. Quizá no lo sea, quizá el agnosticismo venga infuso en cada quien, lo mismo que la necesidad de creer.

Según la doctrina católica , en la que fui bautizado y criado sin efecto religioso alguno, la fe es una gracia, un don de Dios.

Quizá el agnosticismo, la falta de religiosidad, la incapacidad de creer, también es algo que les cae del cielo a los descreidos, y que no tiene arreglo.

Los no creyentes tienden a mirar con cierta superioridad jacobina al que cree, pero la fe genuina, la invencible y llana “fe del carbonero”, debe ser uno de los grandes consuelos de la vida.

¿Los narcos creen en Dios?

Según el censo de 2010, 97 de cada cien mexicanos creen en alguna forma de Dios y practican algún credo religioso (87 % católicos). Sólo el tres por ciento nos declaramos ateos.

¿En qué creemos los que no creemos en Dios? En formas sustitutas de la inmortalidad , supongo, formas pobres de consolarnos de la muerte.

Por ejemplo: el amor, la fama, la naturaleza, el poder, el dinero, todas cosas triviales si se las compara con la idea de Dios, del más allá, de la vida ultraterrena, del cielo y el infierno.

Pocos ateos dan en su corazón y en su cabeza el salto de Iván Karamazov: “Si Dios no existe, todo está permitido”.

La frase de Iván Karamazov cifra el salto moral hacia el nihilismo, esa tierra de nadie, inherente a la idea de un mundo sin Dios.

Es el principio del nihilismo: si no creo en nada trascendente, todo es aquí y ahora. Mi aquí y ahora no tiene rumbo ni rienda. Soy mi propio Dios, mi propia medida, mi propia moral, sin otro referente que yo mismo.

La consecuencia moral y filosófica del salto al nihilismo es enormr:

Sin dioses que observan, ordenan, regulan, confortan y oprimen la conducta humana, no hay reglas, no hay límites. Hay sólo la regla de la voluntad de cada quien.

En la polìtica, el mundo sin Dios, vuelto sólo voluntad de poder, es el mundo de Hitler y Stalin, y el de todos los otros reinos utópicos, sustitutos de la Ciudad Dios en este mundo.

Pero estamos en México. Me pregunto cuántos de los mexicanos que se dedican hoy a matar, decapitar, enterrar a otros en fosas anónimas han dado el salto implícito en la sentencia de Iván Karamazov.

Cuántos de estos asesinos son ateos nihilistas y cuántos creen en Dios. Es decir: cuántos son creyentes a su manera esquizofrénica: creyendo y matando.

Cuántos respetan a su iglesia, cuántos creen en el cielo y el infierno, y cuántos de ellos saben que han optado por éste último.

Nuestros creyentes homicidas son un misterio teológico y moral. Han llevado la frase de Iván Karamazov un paso más allá. Parecen decirnos: “Dios existe, amigo, pero todo está permitido”.

Semana mayor: La razón y la fe

Dijo Tomás de Aquino,: “Considero el principal deber de mi vida para con Dios esforzarme para que mi lengua y todos mis sentidos hablen de él”.

Pocas lenguas habrán hablado tanto y tan bien de Dios como Tomás de Aquino. Nadie inventó pruebas más breves y elegantes de su existencia: sus famosas cinco vías.

La primera es la del “primer motor” o el “motor inmóvil”: si todo lo que se mueve es movido por algo, algo hubo inmóvil en el principio del movimiento.

“Ejemplo”, dice Tomás de Aquino: “Un bastón no mueve nada si no es movido por la mano. Por lo tanto es necesario llegar a aquel primer motor que nadie mueve. En este, todos reconocen a Dios”.

Nominalismo, se dirá: la palabra “movimiento” llama a la palabra “inmóvil”. Ninguna de las dos describe lo real.

Lo cierto es que cualquier cabeza honradamente racional tendría que rendirse a la fuerza del argumento del primer motor, resuelto por Tomás de Aquino en doscientas palabras. (En cierto modo, la ciencia moderna reconoce la idea de un primer motor en el big bang que dispara y hace nacer al universo).

El centro de la catedral teológica de Tomás de Aquino fue hacer compatible la fe con la razón. Pero la fe genuina no es un asunto racional.

Hablé scon un amigo creyente sobre esta paradoja insalvable: si la fe verdadera se recibe, no se adquiere, es imposible convertir a nadie.

La historia de las iglesias nos dice lo contrario. Es una historia conversiones hechas por la conquista y/o la conveniencia. Esta forma de expansión de las religiones mediante el poder politico y miltar, dce poco del poder de la fe recibida como gracia.

Lo cierto, por otra parte, es que el ardor de la fe verdadera no es carga fácil de llevar, como muestran las vidas de los santos.

La fe de las las multitudes es dispareja, por su mayor parte epidérmica. Es una fe tolerable para el mundo humano : difusa, distraída, amateur, cuando no supersticiosa o idolátrica.

Esa fe del hombre común tiene poco o nada que ver con la fe fulminante, venida del cielo, cuyo mandato no acepta sino la rendición incondicional de Paulo de Tarso en el camino de Damasco, o de Tomás de Aquino en su levitación teológica.

Plegaria laica por la fe del carbonero

¿Cuántos de los sacerdotes católicos que hoy levantarán la hostia y oficiarán la misa creen verdaderamente en lo que su doctrina sostiene ?

Por ejemplo: que Cristo resucitó efectivamente de entre los muertos y que su mismísima sangre y su mismísimo cuerpo estarán presentes en las hostias que ellos consagrarán este día?

¿Cuántos de los fieles que llenarán hoy las iglesias creen verdaderamente que Cristo es hijo de Dios y de la Virgen, que está sentado a la diestra de su padre en el cielo y comparte su esencia divina con el Espíritu Santo, que desciende sobre nosotros cada vez que se celebra una misa?

Me pregunto: ¿en qué creen realmente los que creen?

¿Creen de forma radical, hasta el último detalle, o creen más bien difusa y confortablemente, sin profundidad ni pasión, sin conocimiento verdadero de su fe pero también sin fanatismo?

Tiendo a pensar que creen flojamente, sin preguntarse ni exigirse de más, con una fe que se exacerba en la adversidad o en la tragedia, y en los días de guardar. Una fe que si fuera coche pasaría la mayor parte del tiempo estacionado o en punto muerto.

Tengo un enorme respeto por la fe genuina, teológica y popular, que en estos días de guardar mana de lo profundo de la gente. Tengo también envidia. Si pudiera elegir, elegiría creer.

Elegiría una fe que no discutiera con la ciencia ni con la razón, una fe que se resignara a no ser verdad, a tener su dimensión propia de verdad en el poder de dar consuelo y esperanza.

Acaso esa fe no existe en las doctrinas religiosas, pero quizá es la que existe mayoritariamente en el corazón de los creyentes: la fe que consuela y conforta, antes que la que discute o impone su credo.

Quizá los muchos años de laicismo en México han quitado a la religión sus filos fanáticos.

Quizá esa fe temperada, efectiva como plegaria íntima más que como arma pública, sea ya parte de nuestra cultura religiosa y , en esa medida, de nuestra fortaleza espiritual.

Quisiera pensar que es así, como quien reza paganamente, fuera del templo, por una fe de carbonero tibia, resignada a su verdad consoladora, verdaderamente horizontal, humana, tolerante.

De la inexistencia teológica del infierno

Como sabe todo buen católico, Jesús de Nazaret, “fue crucificado, muerto y sepultado, descendió a los infiernos, subió a los cielos y está sentado a la diestra de Dios Padre, todopoderoso”.

La pregunta es a qué a qué diablos descendió a los infiernos. Me ha contestado esta pregunta Francisco Quijano, un lector, versado en los misterios de la muerte y la resurrección de Cristo, eso que la doctrina eclesiástica conoce como escatología.

En el año 404 de nuestra era, Rufino de Aquileia dejó constancia de que en el credo romano de entonces no se encontraba todavía “la cláusula: descendió a los infiernos.”

El primer testimonio de algo parecido, es una “confesión de fe” del año de 359, escrita por Sirmio ( en la Serbia actual), conocida como Credo Fechado . Dice a la letra: “Y nació de María Virgen, y convivió con sus discípulos. . . fue crucificado y murió, y descendió a la [región] subterránea, y puso allí orden en todo…Los cancerberos del hades [lo] vieron y se estremecieron; y resucitó de entre los muertos”..

Explica Rufino de Aquileia:

“No es en detrimento ni en desdoro de la divinidad el que Cristo padezca en la carne; antes bien, para que se operase la salvación por la flaqueza de la carne. . .

“Es como si un rey se dirigiera a una cárcel y, entrando en ella, abriese las puertas, rompiese las cadenas, destruyese las argollas, los barrotes y las celdas, y liberase a los encarcelados. Se dice, pues, que el rey estuvo en la cárcel, pero no en las condiciones de quienes se hallaban encarcelados. Ellos lo estaban para purgar sus penas, él lo estuvo para liberar de las penas”. [Commentarium in symbolum apostolorum, 17]

La explicación de Rufino ha suscitado en mí una duda de teólogo descalzo, que es la siguiente: Si Cristo bajó a los infiernos a liberar a quienes ahí estaban, pues acababan de ser redimidos por su muerte, ¿no quiere esto decir que terminó también con el infierno?, ¿que el infierno dejó de existir en ese momento y, por tanto, no existe más, y no hay infierno?

Mundo Nuestro. Enrique Cárdenas recolecta firmas en la Sierra Norte de Puebla, y con ese esfuerzo nos recuerda a todos que es posible lograr otra política, la que puede fundar un país democrático, mejor que el que hoy tenemos. Esta es la reseña de su actividad el fin de semana.

Zacapoaxtla, Pue., 25 de marzo de 2018.- Enrique Cárdenas inició la última etapa de recolección de firmas en pro de su aspiración a la candidatura independiente a la gubernatura de Puebla en los municipios de Huauchinango, Teziutlán y Zacapoaxtla.
Este lunes el ex rector de la Udlap recorrerá Cuetzalan como parte de la gira que realiza en las Sierras Norte y Nororiental de la entidad desde el sábado. Cabe señalar que el viernes recabó con Emilio Álvarez Icaza, coordinador nacional de movimiento Ahora, firmas en el municipio de Atlixco.
Acompañado de un equipo de brigadistas de Sumamos y voluntarios residentes en Huauchinango, el Premio Nacional de Economía estuvo el sábado recorriendo las calles y sitios más concurridos de la cabecera municipal, donde recibió el apoyo de cientos de habitantes de esa localidad, así como de Xicotepec, Nuevo Necaxa, Tenango, Cuacuila y Xilocuautla, entre otras demarcaciones, quienes coincidieron en la necesidad de impulsar que haya una opción diferente en las boletas para elegir gobernador en julio.
Asimismo, comenzó a funcionar en Huauchinango un centro permanente de recolección de firmas en la Plaza Los Ángeles, Guerrero 7, Centro, que abre de domingo a viernes de 9 a 19 horas
El domingo, Cárdenas Sánchez y los brigadistas de Sumamos recorrieron los municipios de Teziutlán y Zacapoaxtla, donde recibieron más firmas de los habitantes de esas cabeceras y sus alrededores, como Chignautla y Xiutetelco.
Asimismo se estableció un punto fijo de recolección de firmas en Teziutlán en la Farmacia Universidad, situada en Avenida Hidalgo 608, de domingo a viernes de 7:30 a 21 horas.
En Zacapoaxtla, de igual forma Cárdenas recorrió la zona centro del municipio el domingo por la tarde, donde también recibió firmas de los lugareños; el lunes estará en Cuetzalan recabando más firmas de apoyo.

CÁRDENAS RECIBIÓ EL APOYO DE ÁLVAREZ ICAZA
Cabe recordar que el viernes pasado, Emilio Álvarez Icaza, coordinador nacional de movimiento Ahora, estuvo en Atlixco recabando firmas para ayudar a la aspiración de Enrique Cárdenas como abanderado independiente a la gubernatura de Puebla.
En entrevista, el ex secretario ejecutivo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, dio su respaldo a Cárdenas Sánchez, “porque nos parece una expresión auténticamente ciudadana, él trabajó mucho para crear la Ley 3 de 3, un mecanismo de transparencia y control público y también como director del Centro de Estudios Espinosa Yglesias hizo una serie de trabajos importantes en materia de transparencia y rendición de cuentas”; un perfil de ese tipo es el que merece Puebla en las próximas elecciones, comentó.
Asimismo, el sociólogo fustigó la existencia de un mercado negro de datos personales que emplearon algunos de los aspirantes a candidatos a la presidencia de México; “hay un mercado clandestino de datos personales, eso me preocupa, me parece una manera de corrupción”.
Por último, Álvarez Icaza criticó que en Puebla las normas electorales exijan a los aspirantes a candidatos independientes a gobernador más de 132 mil firmas de apoyo para obtener el registro, lo que resulta excesivo si se toma en cuenta que para crear un partido político nacional se requiere de 250 mil firmas.
------------
#FirmaCárdenas
sumamos.mx
@ECardenasPuebla
Facebook: Enrique Cárdenas Sánchez

Mediodía en San Juan Ixtenco, dos rostros de un pueblo en una misma plaza: el de su feria del maíz, como todos los años en el domingo de ramos, con su jolgorio de colores y alientos del campo envueltos en el milenario alimento; y el de su gente decidida a destituir a un alcalde al que acusan de nepotismo, corrupción y represión, la acción civil que se resume en a manta que cuelga sobre el portón de la presidencia municipal, el pueblo elige, el pueblo quita, y que da cuenta del hartazgo que provocan los malos gobiernos en México.



Esta es una crónica de palabras breves, ganarán en ella las imágenes y las voces de este pueblo otomí que igual da para aparecer el pasado 14 de marzo en los videos que las redes sociales reproducen con la insurrección de una comunidad que enfrenta a policías y funcionarios que huyen de su furia, que para plantarse en esa misma plaza con los puestos que ofrecen más de veinte variedades del maíz criollo que los enorgullece y que transforman en chilpacholes, aretes, conferencias y rituales.

Es el domingo 24 de marzo, hoy gana en la mirada festiva del maíz la identidad de un pueblo otomí que tiene en la recuperación de las semillas criollas la principal de sus identidades. Empezar entonces por esta vista de un pueblo que tiene en el ciclo agrícola la conciencia de su historia: la fiesta de la Candelaria para la ofrenda de la siembra; la esperanza de la lluvia que viene en este arranque de la Semana Santa; el santo patrón Juan el 24 de junio y su auxilio para el buen temporal, con los lienzos monumentales de semillas dedicados a la Guadalupana; el gozo por la cosecha próxima con la feria de la miel y los elotes en septiembre.



Esta fiesta la narramos en Mundo Nuestro hace un año:

San Juan Ixtenco: por el maíz, la fiesta de los campesinos

San Juan Ixtenco: por el maíz, la fiesta de los campesinos

Por San Juan Ixtenco y su arcoíris de maíz México tiene remedio

Por San Juan Ixtenco y su arcoíris de maíz México tiene remedio

Pero San Juan Ixtenco, en Tlaxcala, no está exento del conflicto social y político. Desde el 15 de enero pasado un importante grupo de pobladores desconoció al al presidente Miguel Ángel Caballero Yonca y desde entonces la alcaldía permanece cerrada. El 8 de marzo, un grupo de hombres encapuchados intentó retomar con violencia el palacio municipal para el alcalde, sin lograrlo. Tampoco pudieron hacerlo el 14 de marzo, esta vez con la fuerza pública estatal y las policías municipales de Ixtenco, Cuapiaxtla, Panotla, Lázaro Cárdenas, Terrenate, Teacalco y Contla, además de las policías poblanas de Lara Grajales y San José Chiapa. Los videos en las redes sociales dan buena cuenta del extremo violento al que se llegó. Escojo uno con el paisaje después de la batalla. Es posible seguir de ese a un buen número mas de videos tomados desde teléfonos anónimos y desde noticieros locales que permiten entender el extremo violento al que se llegó ese día.

Los conflictos sociales tienen múltiples causas. En Ixtenco estaba anunciado desde enero el malestar provocado por el alcalde Caballero Yonca: descuentos ilegales en la nómina de los trabajadores del ayuntamiento, supresión de ayuda a personas con capacidades diferentes, cobros injustificados a vendedores ambulantes, compra de vehículos para servicio personal de los funcionarios, nepotismo, despidos de empleados, contratación de personal con personas ajenas al municipio, aviadores en la nómina, actitudes misogenas, incremento en los robos en viviendas, nulo acceso a la información del uso de los recursos públicos, despilfarro en propaganda y publicidad, intimidación a opositores y difamación en redes sociales, etc, La lista es larga y se puede leer en un volante que se distribuye entre los visitantes a la feria.

Me acerco a la mesa que tiene instalada el grupo opositor al alcalde Caballero Yonca. Las mujeres llevan la batuta. Descubriré así que su papel ha sido determinante en la decisión de destituir al munícipe:

No es fácil entender en una visita lo que ocurre en el fondo de una comunidad como San Juan Ixtenco. En la primera apariencia al llegar a la feria del maíz, sin embargo, vemos la obra de modernización del centro del pueblo. Imagino que aquí también ha llegado la ola de "dignificación" de las plazas con las que los gobiernos justifican un gasto del que no darán cuenta. Esta es una crónica que da cuenta también de que la moda de las Smart Citys va más allá de la insolencia de las autoridades poblanas y ha conquistado las faldas tlaxcaltecas de la Malinche. Y que al igual que en Santa María Tonanztintla provoca el enojo de sus pobladores por este propósito de uniformar a los pueblos en cementeras y fachadas y bolardos.

La imagen puede contener: exterior

No doy mi impresión. Pero podemos entender lo que significa para las personas en Ixtenco la imposición de esta arquitectura en la entrevista que la arquitecta María Bretón le hace al productor de maíz criollo Elías Aparicio:

A un lado de la carpa que guarda del sol y que vaporiza a la feria del maíz un hombre está decidido a contar la historia larga de su pueblo otomí. Se trata de José Mateo Lino Cajero Velázquez. Él mismo da cuenta del porqué de su apellido: era costumbre de los curas encontrar en los oficios locales el apelativo del niño bautizado tras comprobar que sus padres no tenían idea del suyo; así aparecieron los Carpintero, Herrero, Pintor y demás sabidurías, y también la de los músicos, pues el de Mateo Lino tocaba la caja entre otras memorias acústicas, y tal le bautizaron, sí señor, Cajero.

Mateo Lino es un orgulloso otomí que ha ido desde la más remota memoria de su pueblo a escarbar en libros e historias de muchos más viejos y viejas que desde niño ha escuchado con la atención de un historiador experto. Apenas terminó la primaria, pero mucho le deben en San Juan Ixtenco y en Tlaxcala a sus ansias por saber de dónde viene este pueblo. La reconocido sus linderos y los ha recorrido tres veces, ha reconocido mojoneras que ha encontrado en códices y libros, señales propias de un tiempo que tiene mucho que se fue, pero que con él permanece.

De Mateo Lino al maíz que resguardan ciclo tras ciclo de las lluvias a las secas los productores maiceros más decididos a preservar la memoria genética de México. De una plaza renovada a la manera de los políticos a los que poco les importa la identidad de un pueblo a cinco o seis patrullas patas pa'rriba y un alcalde a punto de linchamiento. De un lado a otro la pregunta por los sinuosos senderos que llevan a la construcción de un mejor México.

Lunes, 26 Marzo 2018 00:00

Elecciones 2018: los números de marzo


En la contienda por la presidencia, que arranca de manera formal el próximo viernes 30 de marzo, antes fue la precampaña y la intercampaña, participan solo cuatro candidatos: Andrés Manuel López Obrador, Ricardo Anaya, José Antonio Meade y Margarita Zavala.

Las encuestas publicadas en marzo, también otras que conozco y no se van a dar a conocer, coinciden en situar a López Obrador en el primer lugar, a Anaya en el segundo, a Meade en el tercero y a Zavala, la última en obtener su registro, en cuarto sitio. En los 90 días que dura la campaña estas posiciones se pueden modificar.

De esas encuestas tomo los datos que publica GEA-ISA (21.03.18) y Consulta Mitofsky (23.03.18). El Financiero dio a conocer una que ofrece cifras que no coinciden con las otras. De ésta, especialistas cuestionan su metodología y políticos dudan de su objetividad. En todo caso habrá que ver los resultados de la que se publique el próximo mes.

En marzo, la encuesta que levanta Consulta Mitofsky registra que 28.1% de los entrevistados no declara preferencia. Del 71.9% que dice tenerla, ésta se divide así: López Obrador obtiene 29.5%, Anaya 21.2%, Meade 16.4% y Zavala 4.8%.

De febrero a marzo López Obrador crece 2.4 puntos, Meade baja 1.6, Anaya baja 1.1 y Zavala se mantiene igual. De acuerdo a esta encuesta la intensa campaña sucia orquestada por el gobierno y el PRI contra Anaya hace que éste baje y Meade también, aunque de manera marginal, y suba López Obrador. La estrategia priista favorece al puntero.

En la encuesta que GEA-ISA levanta en marzo no contestan o dicen que no tiene preferencia electoral el 27.9%. Del 72.1% que sí declara cómo va a votar el 26.8% apoya a López Obrador, el 23.0% a Anaya, el 20.3% a Meade y el 2% al candidato independiente.

De diciembre de 2017, cuando se realizó la otra encuesta, a la de ahora, López Obrador crece 3.8 puntos, Anaya se queda igual, Meade sube 1.3 y el independiente cae del 12% al 2%.

De las dos encuestas se obtiene que entre López Obrador, el primer lugar, y Anaya, el segundo, hay una diferencia entre 3.8 y 8.3 puntos. Entre Anaya y Meade, el tercero, una diferencia de entre 2.7 y 5.2 puntos. Del independiente no se puede hacer esta comparación porque cada encuesta hizo mediciones distintas.

Según GEA-ISA la campaña sucia orquestada por el gobierno y el PRI contra Anaya hace que éste no crezca, Meade lo logra marginalmente y el que se ve favorecido por la estrategia es López Obrador.

Faltan 95 días para la elección y todavía, a partir de los resultados que arrojan las encuestas, no es posible afirmar que alguien se pueda declarar ganador. Van a pasar muchos sucesos que van a modificar las preferencias. La estrategia y el diseño de las campañas van a influir de manera decidida.

Vida y milagros

"Merlí" se titula la original serie de televisión catalana retransmitida con muchísimo éxito en Netflix y en otros medios mundiales .Qué bueno que gusten tanto cosas de otros países que no sean de habla inglesa. El capítulo final se transmitió en enero de 2018. A mí me pareció un final perfecto.



Merlí Bergeron es el personaje que da nombre a la serie, un profesor que llega a dar clases de filosofía a un bachillerato público de Barcelona. La serie es la ópera prima del guionista Héctor Lozano y su soporte principal es el cautivador y entrañable actor Francesc Orella acompañado con un elenco de jóvenes muy bien seleccionado.

Merlí es un profesor con un objetivo central: dejar huella en sus alumnos legándoles la disciplina de aprender a pensar, a cuestionar y a discernir por cuenta propia. El cree en la filosofía como un antídoto para derrotar la estupidez, la superficialidad, el consumismo, la decadencia política y la angustiosa masificación de la vida y las abrumadoras redes sociales del siglo XXI. Su tarea es enseñar a polemizar, a ser diferentes y a cuestionarlo todo. También cree en otra forma de enseñar más allá del aula, y lo hace involucrándose con los alumnos y sus familias cuando los ve en problemas, ofreciéndoles cercanía y amistad, pero también una franqueza ácida y desconcertante. Cuando el director de la escuela le dice que hay que mantener una distancia entre maestro y alumno, él contesta que le interesa más mantener la distancia entre profesor y profesor, con los que organiza verdaderos zafarranchos.



Merlí es un mago y un actor, y su público es un aula llena de adolescentes. Un personaje complejo, muy simpático, polémico, extremadamente carismático, malhumorado a veces, con una lengua afilada y un lenguaje contestatario, enamorado irredento del sexo femenino a sus 60 años, padre de un hijo gay y un filósofo del siglo XXI. Es sobre todo un intolerante extremo hacia el desprecio que la educación institucional tiene hacia la filosofía. La serie abarca los dos últimos años en la preparatoria de un grupo de alumnos y se centra en las historias de diez de ellos, de sus vidas y relaciones dentro de la escuela pero también fuera de ella. Eso da pie a que veamos el punto de vista de los padres o madres que están tratando de sacar adelante a sus hijos con las pocas o muchas herramientas que cada uno tiene. Padres o madres exigentes, tiernas, vulnerables, sobre protectores, irresponsables, inmaduras, sin dinero, desempleadas, exitosas, sin pareja, desconcertados o heroicos. Una visión muy útil para quien tiene hijos adolescentes

La historia tiende hilos inteligentes para mostrarnos un abanico de personajes de todas las edades que siempre están presentes en la vida de todo adolescentes. Hermanos pequeños o mayores, tíos, abuelos y bebés producto de un embarazo adolescente.

Muy divertida e interesante es también la vida e interacción de los profesores en el claustro, en el que las debilidades humanas de celos y rivalidades, pero también de compañerismo, son llevadas al extremo por la inquietante presencia de Merlí. Con humor, piedad y aguda inteligencia aparece en la pantalla la problemática de la edad madura y el amor inesperado o clandestino entre profesores o padres de familia. También nos muestra a la vejez que no se rinde representada por la madre de Merlí, una reconocida e infatigable actriz de teatro. Por eso la serie es apasionante para todas edades.

Los años aparentemente dorados de la juventud no suelen serlo tanto; vemos a los chavitos dominados por las hormonas confundiendo el amor con el deseo, padeciendo amores y desamores que imaginan eternos, en la búsqueda desesperada de identidad y de futuro, mientras el hoy se escapa entre las manos a una velocidad tan vertiginosa como la arena de un reloj. Cada situación en la vida de los jóvenes será un pretexto para que Merlí presente a los alumnos a un filósofo y su particular manera de explicarse el mundo. Utilizando el diálogo, la conversación y las preguntas constantes como método, los llevará a conocer a Platón, Sócrates, Nietzsche, Schopenhauer, Camus, los estoicos, epicúreos, sofistas y otros pensadores inesperados, como Maquiavelo. En particular usará el método de la escuela fundada por Aristóteles, la de los peripatéticos, paseadores en griego, los que pensaban y discutían puntos de vista opuestos mientras deambulaban por el campo. Con diálogos divertidos y ágiles recuperamos diferentes visiones filosóficas acerca de la muerte, la belleza, la pérdida, la ruina, el suicidio, la enfermedad y el amor, en especial el amor, deslumbrante y engañoso siempre, pero especialmente cegador en la primera juventud y en el ocaso de la vida, en los extremos. De memoria recuerdo algunas frases de Merlí:

-Sócrates prefirió suicidarse con cicuta antes que aceptar que enseñar a pensar por sí mismos a sus alumnos era perverso. Si eso es corromper, al igual que él prefiero la cicuta que mata el cuerpo o la muerte civil, y no la complacencia que mata el espíritu.

-Estoy hasta los cojones de que la gente diga que la filosofía no sirve para nada.

-Parece que el sistema educativo ha olvidado las preguntas ¿Quiénes somos? ¿De dónde venimos? ¿Hacia dónde vamos? Ahora solo importa qué empresas montamos y qué cosas me compro.

-En la clase de filosofía les puedo demostrar que son animales racionales, en el resto de las clases pueden seguir siendo solo animales y ya.

- Que las cosas sean de una manera no quiere decir que no se puedan cambiar

-¿Cómo han llegado los ricos y poderosos a dónde están? ¿Porque son más guapos y más inteligentes? -No, -diría Maquiavelo-, simplemente son más malos.

-Desear la inmortalidad del hombre es desear la perpetuación de un gran error.

-Aristóteles era un ser social, así que hoy en día, tendría perfil de facebook

- Tienen que aprender a pensar para defenderse de los políticos. La filosofía es una terapia para superar la decadencia política

- Queridos padres y profesores, la filosofía es una herramienta disruptiva y eficaz que debe entregarse a los alumnos en las aulas.

-Hay que cuestionar todo lo que es aparentemente "normal". Casi nada lo es....

- Diógenes era esclavo. Su amo le preguntó: -¿Tú qué sabes hacer? -Yo sé mandar y te ordeno que me liberes. - Y su amo lo liberó. Sé tu propio Diógenes.

-La filosofía es el aprovechamiento del día basado en el buen pensar, el buen comer y la misma libertad sexual para ambos sexos.

- Las ideas y la reflexión nos ayudan a salir de la caverna que mencionaba Platón, de las viejas y nuevas cavernas que nos aprisionan, como los centros comerciales, cavernas desde las que solo vemos sombras borrosas, remedos de lo que es la realidad, mientras nos perdemos del mundo inmenso.

En el último capítulo vuela hasta desaparecer en el cielo la imagen de un búho blanco, el símbolo en la serie del filósofo, del pensador que todo lo ilumina. Los alumnos se han ido. La escuela ha quedado desierta. Un aula o un teatro vacío son lo más parecido a una imagen de la soledad. Nacemos y morimos solos, pero vivir con conciencia e intensidad hacen que el recorrido valga la pena.

Para la banda sonora de la serie recurrieron a música de Bach, Chopin, Mozart, Grieg, Beethoven, Litz y muchos más que no recuerdo, pero colocada muy bien en el momentos justo. La música enmarca y acompaña la narración de manera perfecta.

Qué serie tan nostálgica e inteligente. Un regreso a las inquietudes de los adolescentes que fuimos, a las preguntas que seguramente nos seguimos haciendo, que habitan en nosotros y nos acompañarán hasta el último día.

Dos asambleas en la Sierra. Acudo a ellas en un fin de semana de lluvia y sol en los extremos de un río, el Apulco, acosado por los proyectos industriales que llegan a su ribera de la mano del gobierno federal --las secretarías de Economía y Energía y la Comisión Federal de Electricidad, por ejemplo, pero ya también la PGR--y las empresas mineras nacionales y extranjeras como la canadiense Almaden Minerals y la mexicana Grupo Ferrominero y su subsidiaria Minera Autlán. En Ixtacamaxtitlán, en el sur reseco, llueve con fuerza a mediodía; en Tlatlauquitepec, en el norte húmedo, el calor cuece la plancha de una plaza frente al templo del Perpetuo Socorro. Dos días, entonces, para contemplar un territorio vasto rigurosamente asediado por un sistema económico decidido a reproducirse en su capital a costa del agua y las entrañas de sus montañas milenarias. Y la historia y la cultura de sus pueblos originarios.

Cómo mirar ese lomerío en la cuenca alta del río Apulco. En su entraña de oro, medida en onzas y metros y barrenos, dinamita y toneladas de piedras molidas en agua y cianuro, en lingotes refulgentes en bóvedas nunca a prueba del fondo monetario internacional, en circuitos electrónicos en celulares y automóniles, en collares y pulseras para la reproducción de las castas en la India. O en su versión de tierra agreste, de sabinos, magueyes y palmas, de mapaches y zorras y hormigas, de tiempo detendido en las veredas que llevan a aldeas silenciosas en el sopor del mediodía.... Al centro de la fotografía, con la tierra yerma blanquecina en el filo de su cima, el cerro de oro consecionado por el Estado mexicano a la canadiense Almaden Minerals.



1

Ser mexicana, ser indígena, ser campesina. Empezar por ahí esta historia: ¿desde dónde se construye una acción de defensa del territorio de los pueblos originarios?

En el portal junto a la plaza en la que mal resuena un altavoz María Helena me explica cómo siembra las habas que su marido ha extraido para pesar con una báscula de mano las que pienso llevarme para sembrar en Puebla. Es una mujer expresiva, si te dice que primero ahujeras con la pala y despues de echar la semilla la tapas con el pie ella todo lo escenifica en el suelo; y si tienes que dejar medio paso, ya lo dio ahí enfrente de uno.



Claro que ella piensa que es broma. Le he dicho que la empresa canadiense afirma que en Ixtacamaxtitlán ya nadie habla mexicano. María Helena sonríe y luego se enoja. Ha permitido que la grave y así me contesta:

Ha prometido cantar y me lo cumple. Es una canción infantil, aprendida en el catecismo tal vez. Se la cantará a sus nietos también con esos movimientos sencillos, con el pasito adelante, con las manos juntas para dormir.

María Helena se queda en el portal. Yo me llevo a la asamblea su voz dulce y el interrogante sobre la trampa que el diablo le pone a esta tierra. El diablo, ese rostro mal imaginado que piensa llevarse la fortuna y las tortugas en nombre de la palabra progreso que arrastra el metálico desvarío del capital.

2

Las dos asambleas me sirven para marcar el territorio de la lucha ambiental. Las dos para tomar el pulso de los conflictos asociados a los proyectos industriales petroleros, mineros e hidroeléctricos que se le vienen encima a los pueblos cada vez más desde la criminalización de las acciones de quienes se les oponen. Las dos para constatar el avance de los movimientos de resistencia y las palabras con las que construyen ciudadanía desde la defensa de sus montañas y sus pueblos.

El sábado en Ixtacamaxtitlán, para demandar al presidente municipal la creación de un municipio libre de minería frente a la cada vez más grande presión de la empresa Almaden Minerals para lograr del gobierno el permiso de explotación en los cerros de Santa María Zotoltepec.

El domingo en Tlatlauquitepec, con la representación de decenas de comunidades de 45 municipios de Puebla Y Veracruz, cerca de dos mil personas dan idea de la importancia que los movimientos de resistencia en la Sierra de Puebla tienen ya en el escenario nacional.

La primera asamblea ocurre en el escenario extremo que representa una empresa canadiense decidida a dejar de lado la consulta indígena para presentar sin ese obstáculo ante la SEMARNAT la manifestación de impacto ambiental de su proyecto de producción de oro y plata por la vía de la explotación a cielo abierto.

La segunda se mueve en dos planos: uno, el de la lucha concreta manifiesta en la exigencia de contar para los municipios de Tlatlauquitepec, Yaonahuac y Hueyapan con un programa de ordenamiento territorial como instrumento de defensa contra los proyectos industriales en la cuenca baja del río Apulco que cruza este territorio; otro, el político, con la conciencia de la gravedad de los riesgos y la importancia de lograr una estrategia de defensa con perspectiva nacional.

3

Traen por la calle la consigna que le dio fama a Tetela: la tierra nos se vende, se ama y se defiende... Son de Tlatlauquitepec. Y sus líderes traen en la mira lo que más le duele a los gobiernos en México, la idea del ordenamiento territorial.

CONTINUARÁ...

Mundo Nuestro. El abuso de un alcalde acostumbrado a tratar a los cholultecas con el aire de un déspota. El comportamiento pusilánime del INAH sobre este conflicto, pues desde noviembre pasado los pobladores alertaron del inicio de una obra que no contaba con la autorización del instituto. Y, para variar, la imposición de proyectos ajenos a la historia y la cultura de los pueblos originarios por parte de las autoridades estatales, esta vez con la absurda idea de la llamada Smart City, que quiere convertir a Santa María Tonantzintla en un "barrio smart". Contra el despotismo, la desvergüenza y el snobismo de las autoriades sólo queda la resistencia civil.

Por eso este llamado a apoyar la petición en Change.org para que se frenen las obras en Tonantzintla y las autoridades respeten la ley.

https://www.change.org/p/instituto-nacional-de-antropolg%C3%ADa-e-historia-alto-a-las-obras-de-rehabilitaci%C3%B3n-del-primer-cuadro-de-santa-mar%C3%ADa-tonantzintla



Loli Molina en el Mendrugo. Así se se mira ella misma: "Mi música en general es azul, tiene una carga emocional fuerte."



La presenta de esta manera el diario argentino La Nación:

"Entre capas de música y palabras, las canciones de Loli Molina van adquiriendo forma a la velocidad de la plastilina. "A la mañana amanecemos todos pegados entre remolinos de besos y calma que espera la primavera", canta en "Los días". A cada segundo, el tema adquiere una dirección distinta y el oyente, lejos de perderse, queda atrapado por la maraña poética de esta artista que se define como un "bicho raro", que empezó su camino discográfico a los 20, de la mano de Sony Music y hoy, tres discos y ocho años más tarde, se revela independiente de la mano de un álbum delicihttps://lolimolina.bandcamp.com/oso: Rubí, un camino poético integrado por nueve canciones propias y una versión de "Ludmila", de Spinetta."

Aquí una de sus letras

Un bosque lleno de pájaros blancos

cuando miro para atrás

veo dibujos que hice sin pensar
eran deseos como líneas
que fueron armando un bosque
lleno de pájaros blancos
y de luciérnagas de noche
constelaciones que hablaban
y mi corazón pensaba

cuando miro para atrás
veo dibujos que hice sin pensar
eran deseos como líneas
que fueron armando un bosque
lleno de pájaros blancos
y de luciernagas de noche
y de galaxias estallando
en mi corazón brillando



Producida, grabada y mezclada por Hernán Hecht en HH Studio, Ciudad de México
Mastering: Andres Mayo / Música y letra: Loli Molina / Video y edición: Hernán Hecht
Ropeadope Sur / México 2017

Lunes, 12 Marzo 2018 00:00

López Obrador, mirarlo a los ojos

No sé qué me sorprende más en torno de la figura de Andrés Manuel López Obrador. Si su propia tozudez o la de la gente que quisiera verlo desaparecer del panorama de la política nacional. Algo así pienso ahora que este domingo por la noche cierro una semana que tuvo en su visita a Puebla para comer con empresarios poblanos su nota destacada, o por lo menos al parejo de la confirmación por el tribunal electoral que las reglas del juego en la ley electoral de Puebla para los candidatos independientes es definitivamente anticonstitucional.

Pero por ahora es el único candidato al que puedo mirarlo a los ojos. Por el hecho simple de que estuvo aquí el miércoles pasado. Y me invité a su comida de empresarios.

1



Recojo ahora lo que escribí el mismo miércoles sobre la visita de quien va por la tercera es la vencida.

A mediodía del miércoles 7 estuve en la comida de Andrés Manuel López Obrador con empresarios aquí en la ciudad de Puebla. Reflexiono ahora sobre dos cosas.

La primera, y hablando de periodismo: el celular contra la libreta, una valoración de cada una como herramienta. Como el evento era cerrado dejé la libreta en el auto... Error. A la hora, por ponerme a transmitir por el Face, el mentado "dispositivo", se quedó en el camino sin pila. A la mitad de su uso, fui increpado amablemente por un chica de la organización, quien me dijo que iba yo a provocar que multaran al candidato. Enfurecí, por algo me decían cerillo. Recapacité: esa fue la regla dada y que acepté al venir: iba yo de empresario, no de periodista. Pasé entonces a escribir unas líneas por el mismo face, y lo hice hasta que se me acabó la pila. Desgracia: la libreta la dejé en el auto "para que no me vieran la cara de periodista" y sí de un futurista empresario (¿textilero?, no doy el tipo, ¿agricultor?, no paso de unos cuantos maicitos, ¿comunicador?... eso sí, conozco ese abismo) que cavila sobre si el país tendrá sentido con quien --para estar a tono con el gremio empresarial-- piensa regresar a México los tiempos ingratos de la docena trágica.

Sin libreta y sin celular, sin pluma y sin pantallita, el periodista no tiene más que lo elemental, la memoria, sus sentidos afilados por ella, para sopesar ahora, por ejemplo, el aire que se respira en una reunión así, de machos --la relación era más o menos de 25 hombres por una mujer en la comida-- que se preguntan si aplaudirán al que les han vendido como un peligro para México. Memoria ellos la tienen, pienso, cuando recuerdo que aplauden con sentimiento la consigna "becario sí, sicario no" que les sorraja el Peje.



Luego pienso en el hecho. Ahí están en un auditorio tal vez sí, unos 250 poblanos, hombres de empresa es la etiqueta. Cada quien con su memoria de país, con sus prejuicios y y sus tinos, todos encasillados en su propia y por supuesto correcta versión del mundo. Del otro lado un hombre que por su condición de candidato y líder de un partido jamás podrá verse como masa, aunque a él le guste el apretujón de pueblo. Los que lo escuchan ahora son masa con dinero y la emoción de que el que quiere ser poderoso tiene que convencerlos, aunque cada uno ya traiga en su furo su voto y su remedio. Y él los mira y busca en sus ojos reacciones de esperanza o miedo, las dos ilusiones por las que transita esta fascinación humana hacia los que en estas tierras antiguas llamaban tlatoanis.

Masa y poder. Periodismo e historia. Memoria avispada para entender lo que ocurre.

2

Después, algo de lo que escribí con el celular en el Facebook:

Jamás voy a llevar a cabo una acción autoritaria, dice ya que termina Andrés Manuel. Le han dado un buen aplauso.

Luego las preguntas, algunas, de las que le hicieron en la comida. La del empresario textilero Fernando Escalera: ¿cómo va a hacerle para ser más competitiva a la industria? Otro le pregunta por su posición respecto de la minería. Y uno más sobre la ley de seguridad interior.

Apunto algunas frases de sus respuestas: la tropa está con nosotros, no la voy a usar para reprimir. No habrá un Estado represor.

La competencia, cómo: ya lo dijo en el libro La salida. En resumen, seremos competitivos cuando tengamos las mismas condiciones que en otros países, dice, y tenemos gran mano de obra y petróleo.

Suena vacío, me digo. Tiene que entrar al quite Alfonso Romo, cuestiona a los empresarios por no leer la propuesta de Morena. Dice que hay que integrar cadenas y acceder a las nuevas tecnologías, con paraguas fiscales, y con banca de desarrollo, que actualmente sólo respalda a las grandes empresas. Pide que los empresarios lean las propuestas.

Y por ahí un paréntesis, dice Romo, para dejar comer al Peje que respondan algo los que serán secretarios de Estado si gana su candidato:

Habla Torruco, un hotelero, describe lo que será el turismo. Política de sustentabilidad, consolidación de las regiones turísticas, diversificar mercados. Se lleva buenos aplausos. Ahora Esteban Moctezuma. Habla de las orquestas Esperana, que las reproducirán por todo el país, y da una noticia: se traerán la Secretaría de Educación Pública a Puebla. Se gana el mayor aplauso de la tarde. Entiendo que él será el secretario. Dice que el arranque será desde el punto de mayor rezago, los pueblos indígenas. Modelo educativo hecho en México. Lo aplauden de nuevo. Luego el ingeniero Jiménez Spriu, que va para Comunicaciones y Transportes y quien irá a dar con todo y secretaría a San Luis Potosí, y que romperá la inercia que viene desde Salinas y que ha puesto a todo tipo de gente a cargo pero a ningún ingeniero al frente de esa gran constructora de obra pública. Hace un chiste, previsible, con el tema del socavón.

Le dieron tiempo de comer a AMLO. Siguen las preguntas. Ahora es Carlos Nieto, un consultor empresarial que ha venido para preguntarle lo que mucha gente tiene en la cabeza: ¿echará para atrás la reforma educativa?, ¿cómo explica la alianza con Napito, el líder minero del que le consta que es corrupto?

Va Amlo con el tema minero. Revisar, dice, las las concesiones. La contaminación, los bajos salarios, el impacto social. No vamos a permitir la destrucción del territorio, el énfasis en la protección del medio ambiente. ¿Qué entenderá por eso?, me pregunto.

¿Y qué postura tendrán estos empresarios sobre la minería a cielo abierto que los canadienses proponen en Ixtacamaxtitlán? ¿Sabrá alguno de ellos dónde queda ese pueblo de nombre extremo al que le pesa la guillotina del oro y el cianuro en la cuenca de su río Apulco?

El Peje Salta a las finanzas y la economía: autonomía total del Banco de Mexico, prepara así su discurso que dará a los banqueros en Acapulco el jueves. Y con EU, buscar cambiar la correlación de fuerzas con Trump, y desde ahí tratar el tema del TLC. Si hay paz interna tendremos el respeto externo.

El aeropuerto, barril sin fondo y el peor sitio, ha dicho, mejor dos terminales, con una nueva en Santa Lucía. trata entonces de mediar con los empresarios contratistas --supongo que piensa en Carlos Slim--, se verá que no salgan perjudicados. Para enfriar más al auditorio repasa la reforma educativa: nunca lo fue, se diseñó para reprimir a los maestros. Lo que haya que hacer con la educación tendrá que hacerse con los maestros. De Napito hay muchas versiones, dice, se queda con la de los canadienses que lo exoneraron y con su idea de sentarlo en la mesa de los acuerdos con Larrea, el empresario al que muchos también valoran como nefasto.

3

Afuera del salón lo esperan los reporteros. Casi digo una turba que lo envuelve. Luces. Celulares. Apretones. Y decenas de preguntas que el veterano candidato responde sin inmutarse.

Me da tiempo de buscar sus ojos. Deslumbrados. Casi creo que somnolientos. No es fácil mirar en el fondo de los ojos de un político, todos quieren ver retratado en ellos el país que imaginan. En su forma es el Peje de siempre: hila despacio, abre pausas, mueve la mano derecha para ayudar a las palabras e encontrar el sendero. Peje para nombrar al diablo, peje para nombrar al mesías. Y esa palabra, sendero, se me cruza en el tiempo, desde sus años de pleitos petroleros en los noventa, su paso en caminatas por Puebla, su ascenso a la palestra del más popular perredismo de ese partido hacia su toma del gobierno de la ciudad de México en el 2000, con sus conferencias a las seis de la mañana, con los pies puestos uno en los programas sociales y otro en las obras de infraestructura resumidos en el doble piso del periférico. Jefe de Gobierno de la ciudad más liberal de México, hace ya más de doce años de eso. En medio dos elecciones, las dos en la raya del fraude en el que todavía se empinan os procesos electorales mexicanos, las dos para darle paso a la izquierda electoral que hoy se ha aliado con el PAN para la elección de julio. Doce años entonceas para darle tres o cuatro veces la vuelta al país.

¿En el fondo quién es el Andrés Manuel hoy? ¿Le alcanzará su obstinación? ¿Le cerrarán el paso los que miran al Estado como propio? ¿Lo barrerán su nuevos e impresentables aliados? ¿Lo abandonarán sus seguidores fieles, como Adán Xicale en Cholula, enojados por la manera en que los arribistas se arrebatan candidaturas sin el menor respeto por quienes crearon de la nada al partido Morena en Puebla?

No sé quién es hoy este Peje. La gente cambia, decimos. Unos más, otros menos. Los empresarios que lo escuchan un mediodía de miércoles se encuentran entre estos últimos. No les gusta la izquierda, la que tiene el rostro de El Peje.

Que no le busquen para amarrar al tigre si se deciden por el fraude electoral, les dirá el viernes a los banqueros en Acapulco.

En el remolino de los reporteros encuentro de nuevo sus ojos.

Página 4 de 76