Mundo Nuestro. El jueves 27 de octubre, en la Biblioteca La Fragua (5 pm) se presenta el libro Voluntad e infortunio en la conquista de México (INAH-Ediciones El Tucán de Virginia, 2015), del historiador Luis Barjau. Esta reseña de la Doctora Emma Yanes Rizo, quien participará en el evento, nos ofrece una perspectiva de los alcances del libro en su propósito de comprensión del genocidio con el que dio inicio la historia de lo que hoy llamamos México. (La pintura que ilustra este texto es de Leandro Izaguirre, realizado en 1892, y se exhibe en el Museo Nacional de Arte.



En este libro, Luis Barjau de manera crítica desglosa cómo el ya muy conocido tema de la conquista suele verse en la historia oficial, y en la historiografía en general desde por lo menos el siglo XIX, con la lente cultural, moral y sociopolítica del presente, que salvo algunas excepciones suele dejar atrás el horror que fue; en ese sentido coloca a la conquista en la historia nacional como un período difícil pero aceptable, ya que dio origen al pueblo mestizo que somos, a pesar de que sataniza a dos personajes fundamentales de dicha historia: la Malinche y el pueblo tlaxcalteca. La primera por ser la concubina y traductora de Hernán Cortés, el segundo por su alianza con los españoles contra los mexicas.

Por su parte, para explicar tan complejo fenómeno Luis Barjau, como corresponde a todo historiador serio, busca entender ese periodo histórico, partiendo de los antecedes del hecho de la toma de Tenochtitlán, tanto en lo que llamamos México prehispánico, como el de la España de entonces, desde el punto de vista de la mentalidad de la época en uno y otro lado del océano, claro está que hasta donde las fuentes documentales se lo permiten. En ese sentido, aclara Barjau, la conquista no fue un encuentro entre dos pueblos que dio origen posteriormente a una gran nación, sino un genocidio prolongado que arrebató a ciertos grupos indígenas no sólo su territorio, también su religión, sus tradiciones y costumbres, su modo de producción y su organización sociopolítica, de la que los españoles conservaron, sin embargo, aquéllos elementos que les parecieron útiles para ejercer a mediano plazo el completo dominio sobre sus dispersos oponentes. Así como a su vez los indígenas lograron que sobrevivieran algunos de sus dioses (incluso hasta la actualidad), en el sincretismo con las propias imágenes o santos españoles.



Desde el punto de vista del autor, el genocidio de la conquista encontró el pretexto ideológico perfecto en la idolatría y los sacrificios humanos a los dioses, generalizándolos hasta la saciedad y no mostrándolos como lo que realmente eran: un acto ritual con funciones específicas. La religión católica, autoritaria y proselitista, debía por lo tanto imponerse a toda costa (no olvidemos que estamos en la época de la persecución y expulsión de España de moros y judíos) para “salvar” a las almas impías, ya fuera por el camino de la reconversión o el del castigo. Pero al mismo tiempo, al dotar de alma a los indígenas, lejos de buscar esclavizarlos en el sentido estricto del término, como ocurrió por ejemplo en Cuba y Santo Domingo, ahora, bajo la iniciativa de Hernán Cortés, se buscaron alianzas con algunos pueblos y caciques indígenas a través de los lazos matrimoniales, lo que señala el autor como una particularidad de la conquista de México.

A pesar de que la conquista fue un acontecimiento social en el que intervinieron muchos factores, Luis Barjau destaca al igual que otros autores, pero desde un punto de vista distinto, a Hernán Cortés y a La Malinche, como dos figuras emblemáticas. El primero porque supo tanto compilar y analizar con cuidado la información existente (llega la isla de Cuba a los 19 años y a Yucatán a los 33 años), como por tener la capacidad de entender que el nuevo continente no era una nación, sino que estaba conformado con grupos de indígenas dispersos, algunos más desarrollados que otros, pero que contaban sin embargo con religión, ciudades, una jerarquía social y desarrollo comercial; y que estaban enfrentados entre sí las más de las veces por conflictos en torno a los tributos, que era la forma de pago en especie de los vencidos hacia los vencedores. Antes de hacerse a la mar rumbo a Yucatán, Cortés sabía ya del factor sorpresa que implicó para los indígenas el arribo de los españoles con sus caballos al nuevo continente, ya que mientras los fuereños provenían de un mundo en contacto con otros pueblos europeos, e incluso con Asia y África, los indígenas en cambio no habían imaginado que hubiera nada más allá del mar, mucho menos seres humanos que parecían ser uno sólo con el animal de cuatro patas que montaban.

Del Lienzo de Tlaxcala, Siglo XVI

La Malinche por su parte, gracias a su habilidad como traductora, pasó de ser una simple esclava, a la señora de un hombre que no sólo la supo acoger, también la dotó del poder suficiente como negociar con otros pueblos el apoyo a los indígenas a los hispanos, o en su defecto para atacarlos conociendo sus debilidades, dioses y costumbres. Pueblos que en esa etapa de ninguna manera se sentían parte de una sola nación, de una sola raza. La conversión al catolicismo, por su parte, tampoco fue del todo complicada, porque para los indígenas, comenta Barjau, la adopción de uno u otro dios dependía básicamente de las circunstancias y era una práctica común, cambiar de uno a otro dios según los favores que requerían de los tan temidos fenómenos naturales. El que en el cristianismo no existieran los sacrificios humanos, por esporádicos que éstos fueran en el mundo indígena, hipotéticamente, comenta Barjau, pudo inclinar la balanza de los indígenas a favor de esa religión.

Finalmente, Luis Barjau analiza como un antecedente fundamental que permitió el hecho de la conquista de Tenochtilán la merma de la población indígena debido a las enfermedades traídas por los españoles, ante las cuales los indígenas no poseían defensa alguna y en las que creía provenían como castigo de los dioses. El mismo año en que arribó Cortés al ahora México, en 1519, indica Barjau, la viruela mató a ocho millones de indígenas. Por su parte, algunos especialistas indican que hasta antes de la llegada de los españoles, la población autóctona ascendía a veintidós millones de personas; a finales del siglo XVI, debido a las epidemias, las guerras y los trabajos forzados, quedaban dos millones de indígenas, que de cualquier manera y a lo largo de la historia han seguido siendo grupos marginales, a pesar de que nos vanagloriemos de ser una nación mestiza y que convenientemente, como rescate de una cultura mutilada, nos llamemos México.

Si el hecho de la conquista nos convirtió con el tiempo en una nación, eso es una historia aparte, una invención primero de la propia España que quiso replicar su nombre y grandeza de este lado del océano. Y después en el siglo XIX de los criollos y mestizos, los hijos rebeldes que quisieron buscar sus orígenes en el mito fundacional mexica.

Quiero comentar por último que en esta historia de invención de la patria, motivo quizás de otro libro, habrá que analizar también el impacto de la conquista en la propia España como un elemento fundamental para su conformación en un solo reino; ya que como sabemos el siglo XVI español fue en una etapa de diferencias, conflictos y guerras internas y externas en el que quizás,+ la conquista de México, con sus recursos naturales y minerales, además de fuerza de trabajo, actuó como un factor de unidad y expansión de un nuevo imperio.

¿Por qué el gobierno de Rafael Moreno Valle mantiene en la cárcel a Simitrio?

Mundo Nuestro. ¿Hasta qué extremo puede llegar el comportamiento visceral de un gobernador? La respuesta la dio ayer el abogado Samuel Porras: al extremo tal de desaparecer un documento oficial del año 2001 que otorgó por decisión del gobernador Melquiades Morales el beneficio de la pre-liberación a Rubén Sarabia Sánchez, Simitrio, y con esa triquiñuela absurda, dejar de lado unos meses más la decisión de un juzgado federal de otorgar un amparo al dirigente de la organización 28 de Octubre.



Un extremo que ahora llevará al propio gobernador Moreno Valle a quedar expuesto en la Suprema Corte de la Justicia.

Porque los días pasan, y a pesar del amparo otorgado por un juez federal a Simitrio en el mes de septiembre pasado, el dirigente histórico de la 28 de Octubre sigue en la cárcel. ¿Qué clase de aparato de justicia es este de Puebla en el que la autoridad simplemente viola la ley y no ocurre nada? ¿Nada ha cambiado entre 1973 y este 2016 que corre, justo 43 años que tiene de existir esta organización popular?

Es una burla. Y es un abuso. Y es una probada violación al estado de derecho en Puebla. Hay momentos en los que un periodista no puede jugar a la neutralidad. Hoy, en Puebla, a la vista de todos se violan los derechos civiles de un ciudadano de nombre Rubén Sarabia Sánchez. Fue ilegal su detención. Ha sido ilegal la privación de su libertad por 22 meses. Es un delito dejar de lado un amparo.

Y es obligada la pregunta más simple: ¿por qué el gobierno de Rafael Moreno Valle mantiene en la cárcel a Simitrio?

Y otra más: ¿qué miedo es el que le provoca este activista que por más de cuarenta años ha probado su independencia política?



Y el remate: ¿por qué tiene que esperar este preso político a la salida de Moreno Valle en febrero?

El siguiente es el texto hecho público el día de ayer por la organización, firmado por José Samuel Porras Rugerio y Ehécatl Tonatiuh Sarabia Amador, los abogados de Rubén Sarabia Sánchez, en el que se expone una vez más las irregularidades cometidas por el gobierno de Rafael Moreno Valle y los extremos a los que puede llegar un sistema de poder decidido a reprimir los movimientos sociales independientes.

.

Samuel Porras, el abogado defensor de Simitrio.

En la estrategia jurídica para encarcelar a Simitrio, los operadores políticos de la Secretaría General de Gobierno y de la Procuraduría General de Justicia prepararon los siguientes documentos:

1.- Informe de fecha 11 de diciembre de 2014, en el que la Directora de Sanciones, Ruth Karina Andraca Huerta, dependiente de la Secretaría General de Gobierno, que señala:

Por resolución de fecha 5 de abril de 2001, el entonces Secretario de Gobernación por acuerdo del Gobernador del Estado, autorizó al sentenciado RUBÉN SARABIA SÁNCHEZ, la quinta fase del tratamiento preliberacional referente al beneficio de Libertad Preparatoria dentro del proceso número 113/89.

2.- La petición de fecha 17 de diciembre de 2014 dirigida a la Juez Quinto Penal, dentro del proceso 113/1989, suscrita por la Ministerio Público, Claudia Lizzete Cajica Morales, dice textualmente:

“CUARTO.- Objeto. La presente solicitud tiene por objeto que se revoque la resolución de fecha 5 de abril de 2001, emitida por el entonces Secretario de Gobernación por acuerdo del Gobernador del Estado, por la que se autorizó al sentenciado RUBÉN SARABIASÁNCHEZ o SIMITRIO ZEMPOASQUELLI ZITLA, la quinta fase del Tratamiento Preliberacional…”

3.- En resolución de 18 de diciembre de 2014, Olga Margot Cortés León, Juez Quinto Penal, determinó:

“PRIMERO.- Se REVOCA LA LIBERTAD derivada de la quinta fase del tratamiento preliberacional otorgada por el entonces Secretario de Gobernación, por acuerdo del Gobernador del Estado, con fecha 05 cinco de abril del año 2001 dos mil uno. SEGUNDO.- Se libra orden de DETENCIÓN en contra del sentenciado RUBEN SARABIA SÁNCHEZ y/o SIMITRIO ZEMPOASQUELLO ZITLA, para tal efecto gírese oficio al Procurador de Justicia del Estado, para que ordene a quien corresponda de cumplimiento a la presente orden detención, y lograda que sea, lo internen en el Centro de Reinserción Social de esta Ciudad, debiendo informar a esta autoridad de manera inmediata el cumplimiento de dicha orden, a fin de hacerle saber el motivo de la revocación de libertad preliberatoria.

4.- En el expediente del juicio de amparo planteado por Simitrio, resuelto mediante la sentencia de revisión número 369/2016, que le dio la razón y concedió el amparo; en la parte final de la hoja 90 se menciona expresamente que el beneficio de libertad preparatoria que tenía, se otorgó “por acuerdo del Gobernador de fecha 5 de abril de dos mil uno”, al concederle la quinta fase del tratamiento de preliberación.

5.- En la fase de cumplimiento de la sentencia de amparo, Venustiano Islas López, Juez Quinto Penal, autoridad obligada a declararse incompetente, estableció en resolución de 02 de septiembre pasado:

SEGUNDO.- En base a los razonamientos vertidos en el cuerpo de la presente resolución esta autoridad no tiene competencia para revocar la resolución de fecha 5 cinco de abril de 2001 dos mil uno, emitida por el entonces Secretario de Gobernación, por la que se autorizó al sentenciado RUBÉN SARABIA SÁNCHEZ o SIMITRIO ZEMPOASQUELLO ZITLA, la quinta fase del tratamiento preliberacional dentro del proceso número 113/1989.”

6.- Por oficio de fecha 5 de septiembre anterior, rendido en el juicio de amparo número 69/2015, suscrito por el Secretario General de Gobierno, Lic. Diódoro Humberto Carrasco Altamirano quien, textualmente, señala que: “Así lo acordó y firmó por acuerdo del C. Gobernador Constitucional del Estado”; se informa al Juzgado Quinto de Amparo en materia Civil, Administrativa, del Trabajo y de Juicios Federales, lo siguiente:

: “…tomando en consideración que no existe resolución de cinco de abril de dos mil uno…”.

Si la “revocación” de esa resolución de fecha 5 de abril de 2001, fue la base creada para dar apariencia “legal” al encarcelamiento de Simitrio desde el 19 de diciembre de 2014 hasta la fecha; y, ahora resulta que el gobernador y secretario de gobierno vienen a decir que tal resolución “no existe”, ¡alguien está mintiendo!

Si existe, ya demostramos que no debió ser revocada y, por tanto, que no existió base para encarcelar a Simitrio que debió obtener libertad absoluta desde el 10 de enero de 2015.

Si no existe, se demuestra que se tramó un complot de Estado, como simple uso abusivo de su fuerza para encarcelar a Simitrio; sostener la andanada de golpeteos políticos contra la 28 de Octubre; desatar las inmoralidades institucionales que tienen en prisión a sus hijos y al vocero Fernando Alonso; así como procesadas a la esposa, a la nuera y a dos militantes más; y el juego sucio de las intimidatorias amenazas desde el anonimato.

Puebla es reconocida a nivel nacional por su gobierno represor, intolerante y violador de derechos humanos; por su elevado número de presos políticos y aquí está la muestra más elocuente de ello.

Por la atención que se sirvan dar a la presente, cuenten con nuestro agradecimiento.

Heroica Puebla de Zaragoza, a 23 de octubre de 2016

CONSEJO GENERAL DE REPRESENTANTES DE LA UPVA 28 DE OCTUBRE

POR LA DEFENSA LEGAL

JOSÉ SAMUEL PORRAS RUGERIO - EHÉCATL TONATIUH SARABIA AMADOR

Vida y milagros

Integrantes del H. Congreso de la Unión:



Dale la Cara al Atoyac es una organización de la sociedad civil cuyo propósito es impulsar la regeneración de la cuenca del Alto Balsas haciéndola relevante, vertebrando voluntades, detonando acciones colectivas y vigilando la actuación de las autoridades responsables de su conservación. Creemos en la necesidad de pensar globalmente y de actuar localmente. El trabajar en nuestra cuenca nos ha enseñado muchas cosas, entre otras que también es indispensable generar una actitud de participación comunitaria permanente, pues existen los derechos pero a la par debemos asumir nuestras obligaciones cívicas y sociales. Queremos convertir nuestro trabajo en la cuenca Atoyac Xochiac en un modelo de gestión a seguir en otras cuencas del país que también están fuertemente afectadas por la contaminación de las aguas de los ríos y por la destrucción de los bosques y selvas, las generadoras del agua de la que todos dependemos.

Hemos llevado a cabo monitoreos en diferentes puntos de la cuenca; en todos la contaminación es altísima y rebasa los niveles permitidos por la NOM 001 en materia de agua y de la declaratoria especifica del Atoyac Xochiac.

En el Plan Nacional de Desarrollo 2012-2018, que ustedes señores diputados deben de conocer muy bien, el tema del agua fue declarado como un tema de seguridad nacional. A pesar del enorme déficit presupuestal en que el país ha caído, dicho déficit no es atribuible al dinero destinado a priorizar la gestión integral del agua. Los presupuestos aprobados por la cámara de diputados federal y las cámaras de diputados estatales, no corresponden ni responden a la urgencia que el tema merece, no sólo porque los datos duros demuestran que así es, sino porque ustedes mismos los reconocieron en el Plan Nacional de Desarrollo mencionado.

En estos días ustedes estarán aprobando el presupuesto que se ejercerá en 2017. Entendemos que el país no puede vivir de prestado, como lo señaló recientemente el Secretario de Hacienda José Antonio Meade, pero sabemos también en base a lo que hemos visto en nuestra cuenca, que mucho menos podremos vivir sin agua. Por eso estamos abordando la necesidad de estructurar con mucha inteligencia y con visión estratégica la forma en que se harán los recortes, pues un recorte inadecuado en materia de gestión hídrica puede acabar saliendo mucho más caro que el ahorro mismo. El no invertir lo indispensable en la gestión del agua genera de manera inmediata altísimos costos en salud, pérdidas en la agricultura, elevación enorme de la obtención de agua potable para ciudades y comunidades que se mueren de sed y daños sociales muy difíciles de controlar.

Hemos visto con preocupación los recortes feroces propuestos para todo el sector ambiental, en particular en CONAFOR y en CONAGUA. CONAFOR es la única instancia que apoya estratégicamente una parte fundamental de la gestión hídrica: la regeneración de bosques y selvas deterioradas por una frontera agrícola depredadora e inviable. También el recorte a la parte de inspección y vigilancia de CONAGUA dejará en extrema vulnerabilidad la aplicación de las normas que rigen el uso y los aprovechamientos del agua en el país. No entendemos estos recortes, pues nuestro país ha firmado con entusiasmo y ha comprometido su nombre en los acuerdos para combatir el cambio climático a nivel mundial. De nada sirve firmar acuerdos si desde los presupuestos federales no se destinan los mínimos recursos para intentar dar la batalla para la conservación de los ecosistemas de los que dependemos para vivir. Ciudades como Puebla, Guadalajara, Monterrey y la ciudad de México, por decir algunas, están ya bajo un estrés hídrico casi insostenible.



¿De qué sirve declarar el derecho humano al agua si desde el presupuesto federal correctamente armonizado con los estados no se fortalecen las instancias que necesariamente deben actuar para que al agua no se contamine y las fábricas de agua sigan vivas?

Es muy desalentador leer que a los partidos políticos, que cada vez son más y cada vez más parecidos entre sí, no se les recortará ni un peso de sus abusivas prerrogativas, mismas que no se conceden en el mundo en ningún país democrático.

Encontramos también otro gasto absurdo y sin control: los enormes gastos en la llamada " comunicación social", la publicidad y propaganda que ejercen los gobiernos locales, gobernadores y presidentes municipales , así como el gasto que el gobierno federal ejerce para aparecer permanentemente en los medios , como si desempeñar sus obligaciones fuera un mérito que debe celebrarse y recordarse hasta la saciedad cada día. Lo hacen todos los gobernadores sin excepción alguna. La comunicación social solo tiene sentido cuando se trata de dar información útil y necesaria a la sociedad. Cuando sólo se ejerce, como suele ser, para alimentar la hoguera de las vanidades y los sueños locos de los gobernantes, ese gasto es un despropósito total. En un estado de tamaño medio, el gasto debe rondar los mil quinientos millones de pesos al año, siempre muy por debajo del gasto destinado al ordenamiento y sustentabilidad del territorio.

¿Quién de los diputados, aparte de los independientes, se atreverá a proponer e impulsar un corte drástico a estos dos rubros: prerrogativas y propaganda?

De la manera más enfática solicitamos a los responsables de construir y aprobar el presupuesto 2017 honrar los acuerdos que como país tenemos con respecto al agua como tema de seguridad nacional y con los compromiso firmados este año en París en la Cumbre de Cambio Climático.

Mundo Nuestro. Es el elogio a la improductividad, dice el Doctor Alberto López Cuenca. Con esa idea, La Casa de las Culturas Contemporáneas, del Instituto de Ciencias Sociales y Humanidades de la BUAP abre este miércoles 26 de octubre la exposición Ocio. Horacio Berra, uno de los expositores, expone en este texto el propósito de este grupo de artistas convocados por la Fundación Forma, AC:

Un tren que no conoce de estancias, una máquina que se consume a sí misma, eso parece ser la vida moderna. Llevamos dentro "el demonio de la velocidad", que decía Valery Larbaud. El avance es frenético y no hay espacio para la sobremesa, las tardes lentas, el mojar los cubos de azúcar en el café, o el recortar fotografías de los periódicos. La velocidad ha entrado de lleno en las horas de nuestro ocio a tal punto que, siguiendo con Larbaud, "la lentitud tiende a convertirse, cada día más, en una mercancía rara y preciosa". Ante ello, y antes de que sea demasiado tarde, suenen las alarmas y se apaguen todas las luces, hay que saltar, comenzar a rodar en sentido contrario, ser puro carácter precipitado. Robert Louis Stevenson, en su breve texto "En defensa de los ociosos", menciona que "la facultad para el ocio implica un apetito universal y un marcado sentido de la identidad personal". Stevenson contrapone este espíritu aligerado al de aquellos que "son incapaces de entregarse a estímulos fortuitos". Si han de tener que esperar un tren, por ejemplo, desechan la oportunidad de cultivar el desvarío sosegado o de convocar un virtuoso mosaico de recuerdos que conjuran no sólo la vida vivida sino, y sobretodo, la que está por venir. Y es así que después de toda una existencia concentrada en liquidar un asunto tras otro, los encontramos en el andén de una estación ferroviaria "con la atención embotada, la mente vacía de cualquier elemento de distracción, y ni un pensamiento de pulir contra otro". A los veinte años, dice Stevenson, podrían haberle dedicado una mirada a las chicas, pero ahora "la pipa se ha consumido, la caja de rapé está vacía" y nuestros modernos están sentados "en un barco muy tieso y con ojos lastimeros". Horacio Berra



actividades relacionadas con la exposición

conferencia (8 de noviembre 2016)



visita guiada a la exposición (9 de noviembre 2016)

danza contemporánea (18 de noviembre 2016)

ciclo de cine (del 5 al 26 de noviembre de 2016)

Aquí puedes conocer los propósitos que dan vida a la Fundacion Forma en Puebla

Y aquí una entrevista con el Doctor Alberto López Cuenca, quien en el marco de la exposición ofrecerá la conferencia

Elogio de la improductividad: pensar el arte en la era del capital

conferencia

Elogio de la improductividad: pensar el arte en la era del capital
Imparte Alberto López Cuenca
8 de noviembre 2016, 18h.
Casa de las Culturas Contemporáneas
2 Norte 1006, Centro, Puebla.

http://horizontal.mx/el-arte-comun-despues-de-internet-una-entrevista-con-alberto-lopez-cuenca/

Puerto LIbre

Quiero tener la voz más rápida del mundo. Y la más serena. Quiero contar historias como quien ensarta las piedras de un collar.



Quiero pedirle al cielo que me permita no pedirle nada.

Quiero patear un bote, quiero jugar al toro. Quiero dormir diez años, despertar con diez menos.

Quiero ir a un mar que no conozca, a la Isla de la pasión, a la Garganta del diablo.

Quiero entender a mi país, quiero salvarlo. Quiero que se salve, saber que no está en mí salvar a nadie.

01-caos-01



Ilustraciones: Gonzalo Tassier

Quiero apretar las ideas que ruedan en el desorden de mi cabeza. Quiero comerme un camaleón y digerirlo hasta que me salgan estrellas por los ojos. Quiero ser buena como el pan, culta como la sal.

Quiero hacer poesía como si fuera yo cantante y cantar como si yo fuera poeta. Quiero saberme en buen inglés todas la canciones de los Beatles y al menos cuatro versos de T.S. Eliot hablando de los gatos:

The Naming of Cats is a difficult matter,
It isn’t just one of your holiday games;
You may think at first I’m as mad as a hatter
When I tell you, a cat must have THREE DIFFERENT NAMES.

Suena a campanas. Lo mismo que decir en español: “Con dulce voz y pluma diligente/ Y no vestida de confusos caos”, como empieza un poema de Lope.

Así quiero decir la odisea de sus gatos. Quiero recitar la Gatomaquia, pensando en que todo aquel pleito del que hablan la Academia y la fábula, entre Góngora y Quevedo, Lope y Góngora, se resumió en dos palabras: Siglo de Oro. Siglo que casi duró dos. ¿Quién mejor? ¿Cuál más grande? “¿Mariposa en cenizas desatada?”, “¿Letras de luz, misterios encendidos?”. Se parecen. Son de dos que se creyeron enemigos.

Siglos después, no hay que elegir. A ellos les da ya igual. Viven entre el XVI y el XVII. Viven también ahora. Están en paz.

Me disculpan entonces cuando quiero reverenciar a Lope diciendo algunos de sus versos. De los que no se consideran los mejores pero son fiestas en las fiestas.

Vosotras, musas del castalio coro,
Dadme favor en tanto
Que, con el genio que me distes, canto
La guerra, los amores y accidentes
De dos gatos valientes;
Que, como otros están dados a perros,
O por ajenos o por propios yerros,
También hay hombres que se dan a gatos,
Por olvidos de príncipes ingratos,
O porque los persigue la fortuna
Desde el columpio de la tierna cuna.

Yo soy de las que a perros está dada. Por eso quiero, como perro, agradecer los elogios y no penar los insultos. Quiero la memoria como un tren de vagones afilados. Uno tras otro, en un orden que sólo ella conoce.

No vi a mi padre desatar los cordones de sus botas de guerra. Pero lo recuerdo. Está en un vagón sin puertas, yendo de Stradella a Génova, diez horas en penumbra hasta llegar al mar por el que habría de salir rumbo a México. Mi padre que vivió en la guerra, aunque dijo su novia que no fue a la guerra, que en la guerra estaba, como estaban todos en Italia. Temblando. Igual que estuvo la tierra de Nuncia y Amatrice, Accumoli y Arquata, hace un mes que tembló en el centro mismo, de la misma Italia. Nombro los pueblos porque son pequeños, para no olvidarlos como a todo lo grande. Como a todo el todo que vivimos olvidando. Al final del rescate, cuando la escasa luz de los escombros dijo ya no hay nadie, tras nueve días brotó, entre las tejas y los techos rotos, un perro olfateando las ruinas que lo tuvieron encerrado tantas noches.

Lo he visto en el video. No sabe qué hace ahí, ni en dónde están sus dueños. Sabe que estuvo a oscuras mucho tiempo, pero que ahora está vivo y tiene hambre. Él no sabe que hay siglos, ni que hubo guerras, ni que las sigue habiendo en donde no está él, resucitando entre las piedras.

01-caos-02

Los vagones de la memoria pasan en desorden. Teníamos una gata de nombre Casiopea y una perra llamada Campana. No recuerdo sus ruidos. Imagino que cuanto animal he conocido aceptaría decir de sí en amores anduvo, con la misma lealtad de los humanos. Esto que algunos aprendimos en la secundaria y otros no saben porque cambiaron los planes de estudio:

Desmayarse, atreverse, estar furioso,
áspero, tierno, liberal, esquivo,
alentado, mortal, difunto, vivo,
leal, traidor, cobarde y animoso;

no hallar fuera del bien centro y reposo,
mostrarse alegre, triste, humilde, altivo,
enojado, valiente, fugitivo,
satisfecho, ofendido, receloso;

huir el rostro al claro desengaño,
beber veneno por licor suave,
olvidar el provecho, amar el daño;

creer que un cielo en un infierno cabe,
dar la vida y el alma a un desengaño;
esto es amor, quien lo probó lo sabe.

Yo andaba enamorada y en Metro, diciendo este soneto como quien en anda por un río dócil. Andaba en los vagones naranja cuando la estación de Chapultepec tenía un piso con mármol de Santo Tomás y esta ciudad que ahora veo hecha de rutina y ruidos, me parecía una musa, “del castalio coro”.

Mundo Nuestro. ¿Por qué hablar de la violencia? Con ese interrogante inician esta importante reflexión las psicoterapeutas Beatriz Flandes Olvera y Lucero Rosales Lima, miembros del Grupo de Psiquiatría y Psicología Infantil de Puebla, para invitarnos al evento IV Jornadas sobre la infancia y la adolescencia: La normalización de la violencia en el Siglo XXI a realizarse los próximos 9 y 10 de noviembre en esta ciudad de Puebla en las instalaciones de la Universidad del Valle de México, Campus Puebla.

Con los temas de Psicomunidad, Abuso y violencia infantil, Psicoanálisis y Religión y Adopción infantil, y con la participación del reconocido investigador José Cueli García, este grupo de psicólogos mexicanos parten de una realidad que encuentran día a día en sus consultorios: la violencia cotidiana, su "normalización". es un rasgo indeleble en la vida de las personas y las familias mexicanas.

Aquí el cartel de invitación de un evento que seguiremos con detalle en nuestro portal.





¿Por qué hablar de la violencia?

Desde hace cuatro años un grupo de colegas nos reunimos con la finalidad de pensar los problemas actuales en el devenir del desarrollo infantil y adolescente. Es un hecho que los motivos de consulta cada vez refieren un mayor sufrimiento emocional.

No es posible dejar de lado la realidad de la violencia en la vida cotidiana de las personas en nuestro país.

En el trabajo del psicoterapeuta clínico dentro del consultorio hoy en día la violencia no es tan solo un tema de discusión, nos parece una responsabilidad social que todo profesionista debe tener.

Y la responsabilidad va desde la reflexión de la violencia en el área de trabajo profesional hasta la creación de acciones que permitan contribuir socialmente a un cambio. Partimos de las trincheras que a cada uno le compete al relacionarnos con las historias y emociones de los pacientes, sean niños, adolescentes o adultos; y se abre así un abanico de escenarios que competen al ámbito de la realidad interna y externa del sujeto, así que la violencia en muchas ocasiones entinta de un clima emocional la sesión. La violencia de género, la violencia en la crianza infantil, el abuso sexual, las problemáticas en los jóvenes adolescentes, la lista es larga. Sin embargo, lo más preocupante en la atención clínica parece estar en un punto ciego, y es lo que denominamos como “la normalización de la violencia”.

El término violencia proviene del latín violentĭa, cualidad de violentus. Esta viene de “vis” que significa fuerza, y de “olentus”, abundancia. Y se verbaliza en “violare”, actuar violento, agredir, y de ahí violar, violación.

La organización mundial de la salud define la violencia como “el uso intencional de la fuerza física, amenazas contra uno mismo, otra persona, un grupo o una comunidad que tiene como consecuencia o es muy probable que tenga como consecuencia un traumatismo, daños psicológicos, problemas de desarrollo o la muerte”

Sigmund Freud vive la represión y la consecuencia de ser judío en la segunda guerra mundial con en el exilio en Inglaterra, en donde muere. Él habla de la violencia y la agresión antes de estos desgarradores hechos en el desarrollo teórico de la pulsión de muerte. La situación de postguerra también logró que las aportaciones teórico-clínicas a la comprensión y atención de las víctimas de los holocaustos fueran creándose.

Este mes de septiembre se cumplen dos años de la desaparición de los 43 jóvenes estudiantes de Ayotizinapa, víctimas de la violencia que se ha desatado desde hace más de dos sexenios en nuestro país. En Puebla la ola de feminicidios[1] en los últimos años enmarca la violencia contra las mujeres como una problemática grave para la que urgen acciones más específicas; tan solo en el 2015 se registraron 30 asesinatos contra mujeres.

Esta violencia que se ha vivido como parte de la humanidad y que hoy en día se convierte en una realidad social cada vez más cercana tiene una consecuencia al parecer aún más grave, y es la forma en que tiende a “normalizarse”, es decir, a formar parte de una cotidianidad en la vida del día a día: la sensación de sorpresa o de terror emocional en el ser humano se atenúa, se desvanece.

Así, la violencia entendida como el uso de la fuerza para conseguir un fin, especialmente para dominar a alguien o imponer algo, ya no tan sólo se ejerce francamente, sino se vale de estrategias perversas para infiltrarse de manera oculta en la vida y en la mente del ser humano. La violencia deja de valorarse como algo ajeno, egodistónico (incongruente) a sí mismo, sino algo que es tan cercano a uno mismo que ya no se ve ni se percibe.

La “normalización de la violencia” tiene que ver con su denegación, es decir, con las formas mentirosas con las que el sujeto queda atrapado al discurso de otro bajo el dominio del poder. Estas conveniencias de violencia son dadas no por metralletas, drogas, ejército o las organizaciones criminales; más bien están acobijadas, resguardadas por instancias de poder que generan en el otro (sometido, más débil, menor,) la sensación de “todo está bien”, no pasa nada”.

La normalización de la violencia se puede encontrar en la televisión, en la religión, en la educación, en las instituciones, en la familia, y sobre todo en la crianza. Es decir, impacta desde lo macrosocial a lo micro social. Los analistas entonces observamos y escuchamos en los pacientes la enorme dificultad que se presenta en el pensar-se; en el mirar-se, en el cuestionar-se.

El paciente niño, adolescente o adulto, trae consigo la dificultad para poder discriminar las formas en las que puede ser, es o ha sido violentado o él mismo ejerce violencia; porque la denegación de la misma se convierte en un arquetipo mental que le impide identificar en sí mismo sus partes violentas o las formas en cómo ha vivido y aceptado la violencia.

El tema de la crianza infantil ha entrado en extremos que van desde el co-lecho hasta la independencia forzada y adelantada en los niños pequeños que se les obliga a tener experiencias sociales y académicas cuando aún no están preparados neurológica y emocionalmente para ello; los adolescentes precoces o los adolescentes prolongados que están cercanos al monstruo de las redes sociales, con sus fallas aun en la construcción de la identidad y la conflictiva sexualidad.

Así, se pueden enumerar escenarios en donde la violencia no está tan sólo en el secuestro, o en narcotráfico.

La “normalización de la violencia” es un tema que compete a los profesionales de la salud mental, es un tema que atañe las trincheras del quehacer profesional y que se pone de manifiesto en hechos mismos ya violentos como son el abuso sexual, el abandono y la adopción infantil, el divorcio etc., y que a su vez son abordados de forma violenta por las instituciones.

De todo esto hablamos entre nosotros los psicoterapeutas clínicos.

El trabajo en los consultorios de profesionales de la salud mental, el tema es una constante preocupación.

Comprender causas y consecuencias de la violencia en el ser humano es tarea de vital importancia, y no solo en nuestra realidad mexicana, ya que es parte de la historia de la humanidad.

Consideramos de vital importancia señalar que la búsqueda de las causas se centra mayormente en el mundo interno del individuo más que en el externo. La preocupación de los adultos en relación a la problemática infantil y adolescente se cree que es influenciada por los medios a los que tienen alcance hoy día desde muy temprana edad. Lo cierto es que estos medios son parte de una tecnología actual y que su control se centrará necesariamente en el uso que se les dé.

Nosotros encontramos que la dificultad se encuentra en los vínculos que se establecen con las figuras de mayor significación como son los padres o cuidadores. El sociólogo Zygmunt Bauman refiere el término amor líquido al hablar de la sociedad en el mundo globalizado y de los cambios que esta realidad implantan a la condición humana, y menciona el miedo al establecimiento de relaciones duraderas.

Es un compromiso y una responsabilidad entonces trabajar sobre el tema.

Tomemos consciencia.

[1] http://www.proceso.com.mx/431484/en-puebla-se-han-cometido-50-feminicidios-de-2015-a-la-fecha-fiscal

Lunes, 17 Octubre 2016 00:00

Gonzalo Rivas

Día con día

Las opiniones contra la postulación de Gonzalo Rivas a la medalla Belisario Domínguez tienen los rasgos del periodismo de causa. Lo que no puede alterar ese periodismo es el hecho puro y duro del heroísmo que está en el centro de lo sucedido.



El hecho heroico es simple:

Las llamas del incendio de una gasolinera hacían correr a todo mundo. Gonzalo Rivas corrió hacia ellas para apagarlas. Murió en el intento.



Las circunstancias del incendio son deleznables en cualquiera de sus versiones. Que alguien haya prendido fuego a una gasolinera poniendo en riesgo la vida de cientos de personas que estaban detenidos con sus automóviles en la caseta de cobro cercana, no tiene justificación bajo ningún supuesto político o moral.

Pero eso es lo que sucedió: el incendio intencional de una gasolinera cuya propagación ponía en riesgo la vida de muchos. El acto simple e irrefutable de Gonzalo Rivas fue correr a apagar el incendio mientras todos los demás huían de él.

Este es el acto de valor, de heroísmo puro y duro, que muchos juzgamos dignos de la medalla Belisario Domínguez.

¿Por qué? Por la extrema virtud que supone el hecho de arriesgar la vida para salvar la de otros. Otros a los que Gonzalo Rivas ni siquiera conocía. No eran sus parientes. No eran sus compañeros en una misión de riesgo. No eran sus conocidos del pueblo. Eran sólo seres humanos, desconocidos para él, seres humanos genéricos, puestos en riesgo por un siniestro que él controló, al precio de su vida.

En todas sus versiones, repito, los incidentes que dan lugar a la acción de Gonzalo Rivas son deleznables. Su acto, no. Su acto es ejemplar, como quiera que se le vea.

Representa lo mejor que hay en esta hora oscura de México donde los rasgos del carácter nacional parecen marcados por la violencia, el miedo, la corrupción, el hartazgo, la desesperanza.

Gonzalo Rivas habla de la existencia de otro México, el México que está dispuesto a correr riesgos por los demás, el México anónimo y solidario que habita esa otra cara de la moneda mexicana: la cara del temple, del valor, de la solidaridad.

Si Gonzalo Rivas fue posible, no todo está perdido en México.

Lunes, 17 Octubre 2016 00:00

Notas para cantar a la esperanza

Mundo Nuestro. Esta crónica fue publicada en el 2014, en el quinto aniversario de la Orquesta Esperanza.

RELACIONADAS EN MUNDO NUESTRO:



Música, constancia, esperanza

Música, constancia, esperanza

Orquesta Esperanza Chiapas: en el chelo se transmite la vida

Orquesta Esperanza Chiapas: en el chelo se transmite la vida

Contra la enfermedad, la esperanza y el canto

Contra la enfermedad, la esperanza y el canto



Notas para cantar a la esperanza

Cinco años, y aquí estamos en la Sala Nezahualcóyotl.
Se dice fácil: cinco años después contamos 16,500 niños, 82 orquestas y 1,280 maestros en todo el país.
Hay esperanzas que empiezan a convertirse en certidumbres.
La Orquesta Esperanza Azteca.

+++++

El lunes 23 de febrero, alrededor de las 5:30 de la tarde, llegamos al Centro Cultural Universitario con una plática llena de risas y buenos momentos vividos en estos cinco años. Venimos al concierto nacional de la Orquesta Esperanza Azteca que festeja hoy su quinto aniversario. Nos recibe una tarde dorada en el complejo de la UNAM; el aire corre suave, y el ambiente, por la naturaleza física del espacio, es distinto, permite olvidar el trasiego caótico de la metrópoli que hemos atravesado para llegar hasta aquí. A pie nos dirigimos al Espacio Escultórico mientras llega la hora del concierto, pero lo encontramos cerrado, así que nos encaminamos a la explanada hacia a la sala. Nos detenemos delante de la escultura que da testimonio del 2 de Octubre, y comentamos en torno del papel de la Universidad en la vida nacional. La tarde sigue espléndida.
A la entrada de la sala están los niños. Nos espera apostado a lo largo de las escaleras un centenar de niños que recibe a cada visitante con una cascada de aplausos para revivir el ánimo y el corazón. Es imposible que las sonrisas no alumbren los rostros y es un placer, ya dentro del recinto, ver las reacciones de los invitados, algunos sorprendidos, y los más, igual que nosotros, alegrísimos.
Entrar a la sala es ya un regalo en sí, la disposición, los colores, el mobiliario y el alma del lugar lo impregnan a uno. Cierto sentimiento de paz y de respeto aflora, y ya entonces comienza uno predisponerse a que algo sucederá. No sabe uno qué, pero así será.
Se anuncian la primera, la segunda y la tercera llamada. La gente ocupa sus lugares y pronto el silencio gana, la sala llena está quieta, expectante.
Desde algún punto del foro que uno no distingue entra el coro de la Orquesta Nacional. Estos son chicos que, al igual que los miembros de la orquesta, han hecho su audición en las 82 orquestas del país, más la de Los Ángeles y las dos de El Salvador, y se han ganado a pulso su puesto en este concierto. Poco a poco ocupan toda la parte trasera del segundo piso, justo arriba del escenario y los laterales. Todo en silencio, de repente y a capela el sonido de sus voces se abre espacio entre el mutismo que hemos hecho los demás. “Hope for a resolution”, es lo que llega a nuestros oídos. Es una canción compuesta para Frederick Le Clerk y Nelson Mandela, la primera parte en inglés la segunda en zulú, en honor a todos los esfuerzos hechos por allanar los caminos de aquella sufrida nación sudafricana. Pero aunque no se conociera el contexto de la canción, el encanto de las voces nos envuelve, nos hace estar presentes en esta sala, con esos niños y jóvenes, estáticos, maravillados. Cuando terminan, se mueven entre las notas que dejaron en el aire y se acomodan en sus lugares para el concierto.
Todo queda dispuesto para ellos.

+++++

Por un instante repaso todo lo sucedido en este tiempo. Reconozco una a una a todas aquellas personas que hace más de seis años comenzaron con una idea vaga en la mente, sin poder concebir siquiera en lo que ese sueño se convertiría; ni un atisbo en la imaginación de la cantidad de gente que sería tocada, abrazada, rescatada, animada y acompañada por este proyecto. En el principio un grupo de 30 niños y un director desanimado; en el presente, 82 orquestas, 16,000 niños tocando y cantand0, 1,280 profesores y un número incontable de personas que dan, tejen, entrelazan, contactan, cooperan y crecen cerca del proyecto. Una inmensa cantidad de gente y los propios chicos que se transforman y transforman a sus familias, a sus comunidades y sus entornos, que hoy son un ejemplo a seguir. Pienso en los padres de familia, en su esfuerzo y entusiasmo para acompañar a sus hijos en los menesteres de la orquesta, en presencia o en espíritu, soñando con una vida diferente para ellos. Y en los maestros, quienes han descubierto sus propias raíces y sus ganas de seguir creciendo en la música, y que comparten lo que llevan dentro y logran sacar lo mejor de los chicos, siendo sus amigos, sus compañeros y sus padres en ocasiones. Y siguen los coordinadores y administrativos, quienes organizan, distribuyen, acomodan y dan forma a la orquesta. Y por supuesto los directores, quienes revisan y escogen repertorios, hacen audiciones, promueven conciertos, y sienten la música en sus entrañas y hacen que los niños y los jóvenes la encuentren también para sacarla a través de su voz y sus instrumentos. La sociedad civil que coopera en campos como apoyo a transporte, salud física, salud mental, ayuda legal, nutrición, becas universitarias y vivienda.
Personas que quizá se han cruzado en la vida de la orquesta tan solo una vez pero que su aportación ha sido valiosa y afortunada para seguir construyendo.
¡Cuánto esfuerzo cabe en cinco años!





Ilustraciones del libro Colores y sonidos de la Esperanza, editado por el Patronato Orquesta Esperanza Azteca.

http://www.orquestaesperanza.org.mx/index.php

+++++

Los miembros de la orquestan salen y se acomodan sorprendentemente cautelosos en sus lugares. El concertino afina las diferentes familias de instrumentos y toma su lugar. El director hace su aparición al tiempo que la orquesta se levanta para recibirlo y el público aplaude. El Himno Nacional nos pone a todos de pie y después de entonarlo vigorosamente el director levanta su batuta para dirigir y regalarnos la Obertura Festiva de Shostakovich. El tiempo corre sin darse a notar y pasamos por el Magníficat de John Rutter, por el concierto para trompeta y orquesta en Mi bemol mayor de Haydn, y por el concierto para violín tocado generosa y armoniosamente por Ponchito, quien está en la orquesta casi desde sus inicios, cuando tenía 5 años. Nos da un respiro a tanta emoción un popurrí de Agustín Lara tan solo para prepararnos a escuchar las danzas Polovtsianas de Borodin. Una cantidad tal de energía se acumula y se arremolina en la sala de manera que nos baña a todos con sus fuertes y a la vez suaves notas rusas.

El coro nos toca y nos estremece.

El concierto termina entre grandes aplausos y nos espera otro regalo de la tarde. El encore… un extracto de la Segundada Sinfonía de Mahler: Resurrección. Con especial cariño y énfasis la tocan y la cantan haciendo que las lágrimas aparezcan en los ojos de muchos de nosotros como testimonio de que la melodía ha logrado abrir puertas que quizá llevaban tiempo cerradas.

En el efusivo aplauso, la sala completa de pie, los mambos de Pérez Prado se hacen escuchar y son como una catarsis de los niños y de nosotros su público que se va lleno de esperanza, de cariño, de agitación, sabiendo certeramente que las cosas en nuestro país pueden ser muy diferentes.

+++++

En la explanada la noche es serena y plácida.

Me quedo pensando en lo que sentirán todos esos niños cuyos espacios han sido llenados y desbordados por la música que poseen dentro, en lo más profundo y que la llevarán consigo sea dónde sea que vayan por la vida. ¡Qué emoción tan grande la que me invade completa!



Ilustración del libro Colores y sonidos de la Esperanza, editado por el Patronato Orquesta Esperanza Azteca.

http://www.orquestaesperanza.org.mx/index.php

Vida y Milagros

Para Lenis

Hace casi ocho años, platicando en una sobremesa, una sobrina platicó con entusiasmo la posibilidad de crear una orquesta infantil que pudiera incorporar y capacitar a niños con habilidades para la música, en particular a niños sin posibilidades de pagar un maestro o de aprender música de manera formal. En las escuelas de México a la música no se le ha dado mayor lugar e importancia. En la escuela a la que yo asistí el énfasis se ponía en leer y escribir a la perfección y en operaciones matemáticas básicas. La lección de música se reducía a media hora a la semana, en la que cantábamos acompañadas por una maestra que tocaba divinamente el piano. Para mí no había momento más dichoso que esa miserable media hora. Por eso oír a Leonor hablar de su idea me pareció fascinante, y aunque ella tenía muy claro el camino, a mí entonces me pareció casi imposible de lograr.



Ocho meses después, en noviembre de 2009, Leonor me invitó a asistir al primer concierto de la orquesta infantil que entre varios habían logrado conjuntar. La cita era a las siete de la noche en el espléndido templo de Santo Domingo, en el corazón de la ciudad de Puebla. Esa noche, una orquesta y un coro de 300 niños entre los cinco y los trece años nos regaló a los asistentes una de las vivencias más bellas y memorables de nuestras vida, una vivencia llena de talento y pasión.

¿Cómo fue posible este milagro? ¿Cómo y quiénes lograron conjuntar una orquesta que se desempeñó magistralmente en tan solo unos meses? Leonor Mastretta, la gestora de éste esfuerzo, Julio Saldaña, el maestro y director de la joven orquesta y Benjamín Zander, el reconocido director de la Orquesta Filarmónica de Boston, son las piezas claves para entender el fenómeno de esa noche y de mucho de lo que ha sucedido después.



Un año antes, en 2008, uno de los ponentes en el evento de la Ciudad de las Ideas que se presentó en Puebla fue precisamente Benjamín Zander, "el maestro de los ojos brillantes". Ahí habló del trabajo experimental de orquestas infantiles que se desarrollaba en Venezuela desde hacía 30 años. En 2008, 500 mil niños participaban ya en diferentes orquestas por todo el país. Leonor lo escuchó, se acercó a él y lo convenció de acompañarla a conocer al maestro de violín de sus hijos, Julio Saldaña, quien estaba tratando de formar una pequeña orquesta infantil en Cholula. Zander supo ver el talento del maestro y la tenacidad de Leonor, así que los animó a seguir y les ofreció su asesoría. Leonor y Julio buscaron apoyos para hacer del caso de Puebla un proyecto piloto para reproducir orquestas infantiles en todo el país. Se dieron a la tarea de buscar talentos no solo en las comunidades cercanas a Puebla, sino en regiones tan alejadas como Serdán o la sierra norte de Puebla. Y los fueron encontrando: el hijo de un músico de banda de pueblo por acá, una niña con voz de ángel por allá, y casi sin darse cuenta, como jugando, a partir de mayo ya tenían a trescientos niños ensayando de cuatro a ocho de la noche en una escuela que rentaron por las tardes para estudiar y preparar su primera presentación pública.

Cuando hace ocho años iba rumbo al concierto pensé que disfrutaríamos de algo decoroso pero modesto. Jamás imaginé lo que escucharíamos esa noche. Nos hemos vuelto el país de las dudas y hemos perdido de vista el talento, la creatividad y el espíritu de compañerismo y solidaridad del que somos capaces. Al llegar a Santo Domingo todo era algarabía y bullicio en el atrio. El espíritu juguetón de los niños invadía el ambiente. Los papás y parientes ya tenían tomada la iglesia. No había un solo lugar que no estuviera lleno o apartado con rebozos, bolsas y hasta canastas en las bancas. El pasillo central, los laterales, los escalones, todo estaba colmado de un público de todas las edades, curioso y diverso, el público más feliz que he visto en mi vida. Los niños tomaron el altar. Vestidos con una sencilla camisa blanca y una falda o pantalón obscuros, no llevaban más adorno que la espontaneidad y vitalidad propias de la infancia. Era como si una parvada de pequeñas aves hubiera invadido la iglesia. Los ceremoniosos dominicos no daban crédito de lo que estaba pasando adentro de su siempre bien controlado recinto y en vano intentaron imponer orden entre un público que hasta ese momento se comportaba como en un desfile del cinco de mayo.

Pero en cuanto el director se paró enfrente de su orquesta y los niños se enderezaron orgullosos y atentos a los movimientos de la batuta, todo cambió: un expectante e imponente silencio se impuso en el aire. El director tomó la palabra y nos contó que su primera experiencia musical la tuvo cuando escuchó a la Filarmónica de Berlín, ahí en Santo Domingo, hacía treinta y tantos años, cuando él tenía cinco. Puebla Ciudad Musical fue la institución que los trajo a Puebla. Los nombres de Jorge Cubillas y Paco Sánchez revolotearon en mi cabeza. Su esfuerzo de hacía tantos años estaba a punto de dar un fruto inesperado. Nunca sabemos quién cosechará lo que algún día sembramos, pero da gusto saber que esas cosas suceden.

Los niños tocaron un programa difícil y lo hicieron de manera impecable. Abrieron con Terranova, de Meyer, y luego el concierto se sucedió mágicamente: un niño de cinco años fue el solista del concierto para trompeta de Charpentier. La trompeta medía lo mismo que él, y él no se equivocó ni en una nota. ¡El solista del concierto de violín de Sets, tenía seis años! Los solistas del concierto de Navidad, una niña y un niño de siete y ocho años, dueños de unas voces divinas y potentes, llenaron en su totalidad la enorme iglesia. Bueno, éstos 300 chiquitos se dieron el lujo de tocar y cantar la parte coral de la Novena Sinfonía de Beethoven. Al final se despidieron con el Danzón número 2 de Márquez en medio de una lluvia de aplausos de manos que no hubieran querido detenerse. No sé si existen los milagros, sí que existen quienes son capaces de acciones que lo parecen. Esa noche mil personas fuimos testigos de uno. Salí del concierto a sentarme y reflexionar un rato en la banca de un zócalo extrañamente solitario y silencioso. Sabía que había presenciado el comienzo de algo extraordinario.

Han pasado ocho años. La orquesta ha recorrido ya un buen camino y lleva un largo rato apoyada no solo por Fundación Azteca sino por otras instancias y personas. Las orquestas Esperanza Azteca ya existen en muchos otros lugares del país. También han logrado el apoyo fundamental del actual gobierno de Puebla, que con recursos públicos mixtos rehabilitó la primera fábrica textil de América, La Constancia Mexicana, en donde hoy la orquesta infantil tiene un excelente espacio para su escuela sede. En la reciente inauguración de AUDI, el evento artístico fue la presentación de la orquesta infantil que ahora patrocinarán. Muchas instituciones ya acompañan bien a este esfuerzo, pero no hay que olvidar que nunca han dejado de trabajar los corazones ciudadanos que lo hicieron posible.

Personas como las que menciono, íntegras, que hacen aquello que consideran correcto e indispensable sin necesidad de tener espectadores, héroes anónimos como Gonzalo Rivas, a quien por supuesto y sin duda debieran darle la medalla Belisario Domínguez sin mezquindades, son las que verdaderamente sostienen a nuestro país.

¿Por qué demonios cuesta tanto trabajo reconocer el esfuerzo de quienes de todos modos nunca actuaron para obtener reconocimiento, sino solo porque era lo que debería hacerse en el momento preciso, con o sin reflectores?

Orquesta Esperanza: El concierto de todos/Viernes 14 de Octubre

Mundo Nuestro. Estos días de octubre se cumplen dos años de la represión del movimiento de resistencia del pueblo cholulteca contra la imposición de un proyecto gubernamental que ha puesto en grave riesgo el patrimonio arqueológico, histórico y cultural de la Pirámide de Cholula, y que derivó además en el encarcelamiento ilegal y criminal de los señores Adán y Paul Xicale, junto con la persecución judicial de doce cholultecas más.

No lo olvidamos. El movimiento que ha encabezado Cholula Viva y Digna es ejemplo histórico de la resistencia que los pueblos originarios y sus grupos civiles son capaces de oponer a las acciones arbitrarias y criminales impulsadas desde los gobiernos y sus proyectos modernizadores. Tal ha sido el caso del que desde el 2014 ha impulsado el gobernador Rafael Moreno Valle en Cholula, un proyecto aberrante que ha puesto en jaque la solvencia moral e institucional del Instituto Nacional de Antropología e Historia y que ha denigrado con la venia de alcaldes abyectos a los pueblos de San Andrés y San Pedro Cholula. Una pena que no nos merecemos los poblanos.

Presentamos aquí del Archivo Histórico del portal Mundo Nuestro un conjunto de textos que dan cuenta de estos días aciagos para el patrimonio cultural de las Cholulas, y de la capacidad de movilización organizada y argumentada desde la amorosa defensa del territorio desde la sociedad civil.



En defensa del territorio sagrado de Cholula/

Historia del virrey trastornado, de cómo se vio envuelto en tenebrosos avatares y cómo se desenvolvió…

Historia del virrey trastornado, de cómo se vio envuelto en tenebrosos avatares y cómo se desenvolvió…

Todos los caminos llevan a Roma… y ninguno a Cholula

Todos los caminos llevan a Roma… y ninguno a Cholula



Página 58 de 80