Mundo Nuestro. El portal Defensa de la Madre Tierra presentó esta crónica de las jornadas de pintura mural llevadas a cabo en Cholula hace unos días. La presentamos con el ánimo de recordar que hace dos años el gobierno del estado de Puebla reprimió con la fuerza pública el movimiento de resistencia popular contra el proyecto de intervención para desarrollos comerciales en la zona arqueológica de la Pirámide de Cholula, acción que terminó con el encarcelamiento ilegal por más de un año de los señores Adán y Paúl Xicale.

RELACIONADA:

Cholula Viva y Digna, el arte urbano y la defensa del territorio



Arte urbano, radio comunitaria Cholollan y Cholulla Viva y Digna en defensa del territorio

Hace casi un mes nos embarcábamos, con pala y azadón, a la Segunda Jornada de Reforestación Comunitaria en Santiago Tlacotepec, Estado de México. Justo a las faldas del Volcán Xinantecatl. Ahora nos tocaba trasladarnos muy cerca de otros volcanes. Justos salimos del centro de Tlacotepec hacía San Francisco Xochicuautla. Entre el tráfico, los baches, símbolos irremediables de las ciudades en la actualidad, y el animo de conocer nuevas latitudes, llegamos a destino. Nos esperaban con un poco de desesperación puesto que a veces la puntualidad no es nuestro fuerte.

En esta ocasión no tocaba alejarse de la ciudad sino adentrarse en ella. Miembros de las comunidades de San Lorenzo Huitzizilapan, San Francisco Xochicuautla, Santiago Tlacotepec, así como del colectivo JRA-Comunal, y de otras organizaciones nos dirigíamos, entre la lluvia y el arcoíris, al Festival llevado a cabo en Cholula, Puebla “En Cholula los muros hablan en Defensa de la Madre Tierra y el Territorio” convocado por el movimiento Cholula Viva y Digna, con seguimiento de Cholollan Radio Comunitaria, la radio comunitaria de la región Choluteca, 107.1 FM. Todo en el marco de la Campaña Nacional en Defensa de la Madre Tierra y el Territorio.

whatsapp-image-2016-09-25-at-10-55-52-pm1



Seguir leyendo en defensadelamadretierra.mx

Mundo Nuestro. El siguiente texto de la agrupación civil Cholula Viva y Digna expone una vez más los reclamos del pueblo cholulteca al alcalde Leoncio Paisano y sus reiteradas acciones en contra del patrimonio arqueológico de la Pirámide y su desprecio por el movimiento de defensa de historia y la cultura de los pueblos originarios de Puebla.

Presentamos también el documento que los activistas de Cholula Viva y Digna le entregaron el pasado 19 de septiembre al alcalde de San Andrés, así como la despectiva respuesta que les entregó por escrito.

12 DE OCTUBRE #nadaquecelebrar
América no fue descubierta, fue invadida y saqueada.
La conquista española, una herida que compartimos los latinoamericanos.
El genocidio más grande, propiciado a nuestro pueblo indígena, no lo olvidemos.
Estos dos últimos días presenciamos nuevamente la intención del Ayuntamiento de San Andrés Cholula y el presidente Leoncio Paisano de continuar la construcción del parque de las 7 culturas o parque intermunicipal con el retiro de la malla ciclónica del terreno de los señores Guevara Espinosa, que era el corralón de vehículos chocados. Ello con la intención de ocupar una mayor área de suelo arqueológico en la construcción de dicho parque. (Acalaramos que nunca estuvimos de acuerdo en autorizar el tiradero de autos por el Ayuntamiento, solo nos opusimos al despojo injusto del terreno a la familia Guevara por el Gobierno estatal).
No estamos de acuerdo y denunciamos la opacidad y el engaño hacia los cholultecas por Leoncio Paisano, puesto que con la continuación del parque y por el hecho de haber tirado con maquinaria pesada tepetate y grava en los terrenos que se encuentran frente al hotel Villas Arqueológicas el 13 de septiembre pasado, muestra un doble lenguaje y exhibe la incongruencia de lo que hace y lo que dice, pues por un lado suscribió un documento dirigido al Movimiento Cholula Viva y Digna expresando la importancia de la conservación de vestigios arqueológicos, y por otro pone pretextos de que acreditemos la coadyuvancia con el INAH para darnos información, contraviniendo el espíritu de la ley de transparencia y sus artículos 2o y 4o.
Por lo anterior, exigimos a leoncio paisano:
1.- Deje de engañar a los cholultecas con el pretexto de que tengamos que acreditar la coadyuvancia con el INAH, pues somos vigilantes y protectores del patrimonio de todos, de conformidad con el artículo 5 del decreto de monumentos y zonas arqueológicas de 1993 de Cholula.
2.- Transparente la información sobre las obras y permisos en suelo arqueológico.
3.- Deje de utilizar el doble lenguaje y si es cierto que se pronuncia por la importancia de la protección de los vestigios arqueológicos y la importancia de la herencia cultural, que lo demuestre, retirando de manera inmediata el tepetate y la grava que tiró en suelo arqueológico.
Actualmente con esas acciones Leoncio Paisano sigue destruyendo y sepultando los vestigios que nos distinguen como pueblo originario, haciendo alusión a que este 12 de octubre no le da nada de la gran importancia mundial que merece el pueblo de Cholula.
Atentamente Cholula Viva y Digna.



Mundo Nuestro. La Orquesta Esperanza, uno de los más importantes movimientos culturales generados y desarrollados desde la sociedad civil en Puebla, y sin duda uno de los más impactantes esfuerzos de promoción de la música en nuestro país, llevará a cabo este viernes 14 de octubre un concierto de recaudación de fondos para el mantenimiento del proyecto.

85 orquestas infantiles en todo el país. Cinco de ellas en el estado de Puebla.

Un proyecto que ha logrado el respaldo del conjunto de la sociedad, igual personas y grupos civiles que gobiernos e instituciones públicas y empresas privadas. Un orgullo poblano que prueba que México sí puede ser --y por supuesto lo es en muchísimos sentidos-- un mejor país.



El donativo solicitado es de 1000 pesos por persona.



Se estima que el valor del mercado mundial minorista de la mariguana es de 141,000 millones de dólares al año, de acuerdo con distintos organismos internacionales. Representa poco menos de la mitad del mercado total de las drogas que asciende a los 320,000 millones de dólares.

El mercado mexicano de la mariguana, si se suma la medicinal y la recreativa, se evalúa en 1,700 millones de dólares al año, según el fondo de inversión estadounidense Private Holding. En la actualidad ese mercado está en manos del crimen organizado.

Hoy en México, la venta ilegal de la mariguana fluctúa entre los 1,000 y 2,000 millones de dólares al año, según la Organización de Estados Americanos (OEA). Ahora sólo una pequeña cantidad de la producción nacional se exporta.

Se calcula que en México el ingreso mensual promedio, para un distribuidor-vendedor de mariguana ilegal, es de 1,650 dólares mensuales. Esto es 1.3 veces más que el salario medio de un trabajador formal.

La venta legal en el 2015 en Estados Unidos alcanzó los 5,700 millones de dólares y generó 100,000 empleos formales. A esta cantidad habría que sumar las ventas ilegales y en ese caso el total puede ser del doble o incluso más.

En Estados Unidos se espera que en los próximos cinco años el mercado legal de la mariguana crezca en 700% y las ventas alcancen los 22,000 millones de dólares. En ese país hay una clara tendencia a favor de la legalización de la mariguana recreativa.

Las oportunidades de negocio en torno a la mariguana se han multiplicado en Estados Unidos y tienden a crecer en la medida que se legaliza. Los empresarios lo saben e invierten en un mercado que tiene un futuro asegurado.

Hoy en 11 países del mundo está legalizada la mariguana médica, que abre un espacio grande para nuevos negocios relacionados con la producción, la investigación, la exportación y el desarrollo de patentes médicas a base de la mariguana.

De esos países seis -Canadá, Estados Unidos, Jamaica, Colombia, Chile y Uruguay- están en la región. Los otros cinco son Holanda, Bélgica, Rumania, Francia y la República Checa. En los próximos años ahí se va a desarrollar una gran industria médica asociada a la mariguana.

En Estados Unidos, 24.2% de la población dice haber consumido alguna vez en su vida la mariguana, el promedio para toda la región es de 16.5%, para el caso de América del Sur, 7.2%, y de 6.7% para el Caribe. Los niveles en México son menores a estos últimos.

México se queda atrás de lo que ocurre en el mundo. Se rezaga en la creación de una rentable industria médica derivada de la mariguana. Los políticos de los distintos partidos tienen que dejar atrás posiciones conservadoras e insostenibles, para avanzar en la dirección correcta.

De los 320 millones de habitantes que tiene Estados Unidos, 224 millones pueden votar, lo que representa el 70 % del total. El conjunto de la población latina suma 55 millones, el 17.18 %, y de ellos 25 millones tienen derecho a sufragar. El voto latino representan el 11.16 % del conjunto.

En 2012, solo 5.3 millones ejercieron ese derecho. El voto latino puede decidir esta elección presidencial solo en la medida que eleven el número de su participación. Para esta ocasión, la Asociación Nacional de Funcionarios Latinos Electos y Designados (NALEO, en inglés), estima que irán a votar 13.1 millones.

Es más del doble de la elección anterior, pero todavía es una cantidad menor con relación a su potencial. Es poco más del 50 %. A nivel nacional, el 70 % de los latinos prefiere a Hillary Clinton, ahí radica la importancia de este voto. Latino que vota es un sufragio que gana la demócrata y en sentido contrario uno que pierde.

Los diez estados con el mayor porcentaje de votantes latinos son: Nuevo México, 40.4 %; Texas, 28.1 %; California, 28 %; Arizona, 21.5 %; Florida, 18.1 %; Nevada, 17.3 %; Colorado, 14.5 %; Nueva York, 13.8 %; Nueva Jersey, 13.8 %, y Connecticut, 10.1 %. En estos estados viven 135 millones de personas, el 33.64 % del total.

Los expertos consideran que de manera particular el voto latino puede ser decisivo en Florida, Nevada, Colorado, Carolina del Norte, Arizona y Virginia. Entre la comunidad latina de estos estados el promedio de simpatía por Clinton coincide con el promedio nacional. Es un poco más bajo en Florida y Virginia (62 % y 67 %) y más alto en Carolina del Norte y Colorado (73 % y 72 %).

Los latinos tienen una oportunidad histórica. En esta ocasión su voto puede decidir el resultado de la elección presidencial del próximo martes ocho de noviembre. Lo que ha dicho y anunciado Trump con relación a los migrantes, en particular los mexicanos, es razón suficiente, para votar como nunca antes lo han hecho. Ya veremos.

Día con día

Al empezar el segundo debate ayer entre Hillary y Trump, los dados parecían echados. Clinton amaneció el domingo con una ventaja de 4.6 en el voto popular y de 260 contra 165 votos del colegio electoral, a sólo 10 de los 270 requeridos para ganar la presidencia de Estados Unidos.

El escándalo por propia boca había caído como un vómito sobre Trump el viernes anterior, al divulgarse una grabación en la que se mostraba siempre dispuesto a besar y a encamar a quien fuera, y a tomar ventaja de su condición de celebridad con las mujeres y a meterles la mano y besarlas sin trámite.



Era claro que el campamento de Hillary había hecho bien su arqueología de las rutinas misóginas de Trump y de su correspondiente lengua fanfarrona.

Trump llegó al debate desnudado en su más inerme y procaz identidad, en condiciones realmente lamentables para que fuera creíble de su boca nada remotamente parecido a una idea creíble de gobierno para Estados Unidos.

Era como traer a hablar de los asuntos del gobierno a un pornonauta de la tercera edad. Bastaría empujarlo de nuevo hacia el comentario impenitente de sí mismo para dejarlo en el suelo por el resto de la contienda.

Pero no fue así. Trump encontró la manera de mantenerse a flote y a la ofensiva en un debate que terminó siendo una pelea callejera, en la que prometió que de ser presidente encarcelaría a su oponente. Ecos de su experiencia mexicana, donde suele prometerse lo mismo.

Salvo algún atisbo, no hubo en Hillary el tejido fino del debate pasado, la tela de araña construida en torno a los movimientos más bien lerdos de su oponente.



Por el contrario, fue desfondada varias veces en el ambiente verbal de una riña de callejón, que las cadenas estadounidenses bautizaron de inmediato como una pelea sucia, a puño limpio, plagada de insultos y descalificaciones, la peor opción para Hillary.

Las redes gringas acuñaron de inmediato el hashtag que titula esta columna #WalkingTrump: el Trump que camina como zombie, pero camina.

Trump puede estar muerto en vida pero no está muerto.

Mundo Nuestro. Ha salido al público la nueva edición de la revista Elementos (104), y esta es la propuesta para sus lectores:



Aventuras marítimas con tesoros, cartas y corsarios
[PDF] Versión en HTML
Liliana María Gómez Montes

3
Insectos contra insectos:
una estrategia para la protección de cultivos
[PDF] Versión en HTML
Refugio Lomeli-Flores y Ricardo Ramirez-Romero

13
Supervisión de salud estructural:
nuevos métodos magnéticos
[PDF] Versión en HTML
J. Jesús Villegas Saucillo, José Javier Díaz Carmona y Agustín Leobardo Herrera May

19
Aportes del enfoque de cuenca al Área Natural Protegida “Cerro de la Tortuga”
[PDF] Versión en HTML
Aura Mónica Pamela Montoya Lara y Diana Elisa Bustos Contreras

25
Gabriela Torres Ruiz
Fotógrafa
[PDF] Versión en HTML
31
La siembra de los pobres
Estrategia para recuperar un cultivo tradicional
[PDF] Versión en HTML
Leonardo Pérez Rosas

35
Historias de la sierra
[PDF] Versión en HTML
Leopoldo Noyola

41
La fiebre del Zika:
una enfermedad emergente y de importancia global
[PDF] Versión en HTML
Fabiola Lilí Sarmiento-Salinas, Erwin J. Pérez-Cortés y Claudia Mancilla-Simbro

49
È
LIbros
[PDF]
Versión en HTML

La mayoría de las veces no tenemos idea de dónde y cómo concluirán las historias humanas con las que nos topamos, sobre todo aquellas de vidas residentes en lugares lejanos e intricados como la sinuosa Sierra Madre que atraviesa la mitad de nuestro país; la mayor parte de esas historias quedan pendientes: no supimos lo que pasó con el campesino que recibiría un crédito en la Sierra Norte de Puebla; con la madre de familia que quería más hijos para tener más becas educativas; con las tejedoras amuzgas que intentaban crear una asociación para protegerse de los acaparadores. Este es el caso de una excepción, pues esta vez se me permitió ver la segunda parte de una perturbadora historia que recogí como integrante de un equipo multidisciplinario de investigadores de la marginalidad en la región de la Costa Chica guerrerense1 y, años después, en la región Costa de Hermosillo, Sonora, investigando sobre la educación indígena para la SEP.

Marginalidades La marginación en Guerrero, que fue el pretexto que nos llevó a esa región de la Costa Chica, aunque evidente en los pueblos que circundan la cabecera municipal de Tlacoachistlahuaca, gobernada por amuzgos, como Metlatónoc, resalta con mayor intensidad en otros pueblos del propio municipio que se encuentran detrás de una enorme sierra de polvo y miseria retirados de todo, carentes de lo más elemental. Son los mixtecos de Pueblo Viejo, en el norte municipal, que viven en condiciones claramente distintas a las de los amuzgos, a cinco horas de distancia de su cabecera por un camino de sinuosa terracería que febrero, tacaño en aguas, nos permitió recorrer sin dificultades adicionales. Ellos también se sienten apartados de todo, los mixtecos vecinos son oaxaqueños, la comunicación con los amuzgos no es óptima, por ello insisten en la creación de su propio municipio. La creación de un municipio en la parte norte de Tlacoachistlahuaca, a pesar de ser una trama política que debe ser tratada con discreción, es un tema ineludible que, bien pensado, puede traer beneficios para todos. Están claras las distancias que hay entre las autoridades de la cabecera y los pueblos mixtecos de Pueblo Viejo, por lo que tampoco es difícil pronosticar que no podrían llegar a un buen acuerdo. La separación municipal ya existe en Tlacoachistlahuaca, ayudaría mucho que se hiciera a través de la ley y pudiera dar a esta población la dignidad que les ha sido arrebatada por la marginación y el abandono, que ha terminado redundando en un alcoholismo masivo de los hombres que, desde la mañana que los visitamos, mientras trabajaban en una zanja de drenaje, ya estaban alcoholizados; al despedirnos, seis horas después, todos y cada uno estaban inconscientes sobre la acumulación de tierra de la propia zanja, jaloneados por sus pequeños hijos. Ojalá, al menos, que en este municipio guerrerense los programas de ayuda a la pobreza hicieran algo adicional para mejorar las condiciones de vida (política, moral, cultural) de estos compatriotas mixtecos que habitan la región de Rancho Viejo, pues no siempre son pisos firmes y letrinas lo que necesitan, sino comprensión cultural, que deviene política y legislativa



Puedes seguir leyendo en Revista Elementos No. 104

Otras historias de la Sierra de los Amuzgos



y Mixtecos en Mundo Nuestro:

“Van cuatro estudiantes nuestras asesinadas en los últimos cuatro años -- dice Alfonzo Esparza Ortiz--. Ni una más.”

Sus palabras marcan el retorno amargo de la universidad pública en Puebla a la realidad social que a gritos clama por su voz y su mirada críticas.

Porque hoy no es posible empezar esta crónica sin pensar en Tania Verónica Luna, la joven veracruzana estudiante de sociología en la BUAP asesinada la semana pasada. “Tania no es una cifra más –han dicho apenas antier sus compañeros del Posgrado en el Instituto de Ciencias Sociales y Humanidades--, Tania es una historia, es una familia…” El rector no la menciona por su nombre, pero por primera vez en la historia reciente de los informes de gobierno universitario la realidad de la violencia brutal que vive México se posiciona del discurso político y hace a un lado parafernalias tecnológicas y mercadotécnicas, cifras e inauguraciones, abrazos y porras, agradecimientos y buenas venturas que acompañan –esta mañana también—las mudanzas y consensos de una institución fundamental para la sociedad poblana.



Tania Verónica Luna.

Alfonso Esparza deja por un momento a un lado la prudencia política y la neutralidad en la crítica social con la que ha manejado a la institución tras la desastrosa priisación de la era Dógers-Agüera y describe la realidad que el ciudadano común percibe:



“Miles de personas mueren en México cada año por hambre –dice--, son asesinadas en la calle, (vivimos) en un país donde ser mujer es peligroso, porque se le maltrata, critica y mata; además, donde faltan oportunidades, trabajo, comida, seguridad y educación.” Sobre todo educación, ha confirmado.

Lo miro ahí, en la soledad del escenario, y pienso que ante la profundidad de nuestra catástrofe cuánta falta ha hecho aquella vieja vista de la universidad crítica. Y me pregunto hasta dónde llegará el Rector en este retorno a lo mejor de los años ochenta. Porque por primera vez en muchos años un rector de la Benemérita se hace cargo y se involucra en el cuestionamiento certero de la realidad social en la que viven sus estudiantes y profesores.

Cuánto se parece esta mañana su mensaje al de la Ibero Puebla, la universidad de los Jesuitas:

“Falta trabajo, falta comida, falta seguridad, pero sobre todo falta educación. Por ello, la universidad pública es parte fundamental del sistema social, es la bandera de sus valores y principios, es la bandera del bienestar y el progreso de la población, es la última esperanza.”

Y dice algo más, que tras la crítica certera, pone en la mesa de la discusión pública justo lo que los políticos que han mandado desde siempre en Puebla no han estado dispuestos a hacer --y en particular el gobernador Moreno Valle, que lo escucha supongo que muy atento en la primera fila:

“Tenemos que generar una agenda –dice--, para encarar desafíos y condiciones de bienestar…”

Sí, una agenda, discutida colectivamente pero bajo el mando, la razón y el conocimiento de lo mejor que tiene la sociedad poblana, sus instituciones de educación superior, algo a lo que nunca convocarán los políticos. Y me digo que justo para eso está la universidad pública.

Foto de e-consulta.com

+++++

A las 10.45 de la mañana Cecilia Hernández juega con una bandera de la BUAP al frente del conjunto de muchachas que se menean al ritmo del danzón que toca, muy cumplidora y entonada, la banda universitaria en la explanada del auditorio del Complejo Cultural Universitario. Tiene 19 años y pasa las mañanas en las aulas de la vecina Escuela de Comunicación.

“Me gustan los medios –me dirá después--, mi sueño es trabajar en una televisora…”

Javier y Martha, estudiantes de Ingeniería Civil, esperan en la fila para entrar por el encristalado al auditorio, y se entretienen por la patética parvada de reporteros que buscan la inefable entrevista banquetera. Y cuando la turba de grabadoras y cámaras caza al fiscal transexenal Víctor Carrancá, quien ha errado el camino de acceso y no ha alcanzado a huir –y quien por supuesto, tras la declaración se ganará el encabezado “El fiscal minimiza la incidencia de los feminicidios”--, los jóvenes prospectos de ingenieros civiles mejor se repegan a la cristalera.

A mí me da tiempo de preguntarles por su opinión sobre la universidad pública.

“Es claro –dice la joven que ha estudiado la preparatoria en la 2 de Octubre--, permite que estudien los jóvenes que no tienen recursos.”

“El que no tengas recursos no debe ser un motivo para que no alcances la educación superior –remata él, que viene del Centro Escolar Enrique Martínez Márquez, en Huejotzingo--, la universidad debe ser pública y gratuita…”

La fila los llama y supongo que se irán a la zona de las porras en la galería. A lo lejos, en la asoleada explanada, Cecilia y sus compañeras todavía bailan y menean las banderas. Su existencia estudiantil es el motivo de todo lo que escucharé en los minutos que vienen del Tercer Informe de Alfonso Esparza Ortiz. Y las recordaré cuando la palabra futuro aparezca exaltada en el discurso del Rector.

Foto de Mundo Nuestro.

+++++

Si no estás acostumbrado a la lógica del comportamiento de la clase política universitaria todo lo que ocurre en un Informe te sorprende. Dicho eso, digo que yo recuerdo los de los rectores Vélez Pliego, Malpica, el Triunvirato, Pepe Doger, Enrique Doger y Agüera, antes de los del Rector Esparza. Tal vez treinta años de informes. Y no acabo de acostumbrarme.

Alfonso Vélez, en cuya época la Universidad construyó la estructura en la que hoy se soporta su importantísimo sistema de institutos de investigación científica y social, tenía que acabar las sesiones del Consejo Universitario a gritos y sombrerazos con sus apasionados y compulsivos enemigos políticos. Un amigo suyo lo recuerda una noche posterior a uno de sus informes, consternado y arrepentido en una mesa del Vitorios, pues por la mañana todo había terminado con sus gritos furibundos de “vamos a rompernos la madre” contra uno de los consejeros que chinga y jode logró sacarlo de sus casillas. “No respetó mi investidura”, decía. Y en otro informe sus rivales le llegaron a quemar ahí mismo en el Salón Barroco el voluminoso tambache de cuartillas que guardaba la reseña de alguno de esos años ochenta. Difícil creer que la investigación creciera como lo hizo en medio de aquella descomposición política de la universidad de izquierda. “La crítica interna compulsiva fundió el proyecto de universidad democrática, crítica y popular”, me dice un ya veterano científico del Instituto de Fisiología. Lo que siguió fue el desastre de Malpica. Y tras la guerra civil, el orden y la mano dura de Pepe Doger. Y con él, el retorno a la alianza con los gobernadores, la estabilidad, la modernización, el Proyecto Fénix y la inversión significativa en infraestructura, pero también, ya en los dos miles, la nueva partidización hacia el PRI, que llevó a un extremo Enrique Agüera.

Y de ahí veinticinco años de silencio ante la catástrofe social sistemáticamente construida en la vida real, afuera de los recintos de la universidad pública.

El silencio que hoy ha roto el Rector Esparza Ortiz.

+++++

Pero hoy no habrá gritos y sombrerazos. A la vista tengo un Rector que entre los muchachos preparatorianos, bigote de por medio, es toda una celebridad.

Hoy vamos de la rigidez muy formal del Secretario General Valdivieso --quien no pierde una línea escrita en la ley que norma las sesiones del Consejo Universitario y va en paralelo a la mecánica tradicional que cierra el evento entre violines y con el himno universitario entonado en karaoke por una masa muy dispuesta al aplauso y a sus frases imaginadas tal vez en los años cincuenta (“sentir el aliento del amor”, “sin temor a la fría realidad”, “mi cerebro ansioso de luz”)-- al performance de un Rector Esparza Ortiz prendido a la lectura panorámica de un lejano telepronter que, a la manera sí, de un karaoke, despliega para su lectura el informe. A sus espaldas, en paralelepípedos puntiagudos que nunca vi en la primaria, un conjunto de pantallas despliegan videos y cifras tan de prisa como la voz del Rector a la carrera de las letras amarillas. Como al principio no atino a mirar a mis espaldas, no descubro que los que han imaginado la trama tecnológica han dispuesto para el rector en tres tiempos los bloques en que el Informe está dividido: con en el amarillo, corra, lea, alcance las palabras y que no se le vaya ninguna –y hasta donde me doy cuenta, Alfonso no comete una pifia, a pesar de que todos nos cansamos con él de correr tras las palabras que bajan en cascada al fondo de la galería--; con el verde toca la pausa, la caída lenta de las filas del discurso, la serenidad de regreso, la reflexión comedida, el tiempo para respirar también nosotros, su público; con el rojo, corra de nuevo, inflame el pecho, levante el tono, genere el éxtasis del orador comprometido, cierre con la mirada en la masa, apunte al horizonte y fulmine el cierre de cada bloque de su discurso:

“¡Porque mi compromiso es con cada uno de ustedes!”

“¡Porque trabajamos para cada uno de ustedes!”

“¡Porque nos estamos jugando el futuro de México!”

“¡Porque la universidad construye el futuro para cada uno de ustedes!”

Los gritos de ¡reelección, reelección!, ¡Esparza, amigo, la Calderón está contigo!, son un mero recordatorio de que el informe del ritual y la tecnología se auto contiene en un lenguaje propio viejo y nuevo por el que discurre una parte vital de la sociedad poblana, su compleja y acomodada comunidad académica universitaria.

+++++

Antes, la masa ha cantado el himno con el reforzado sentimiento nacional de una esmerada escolta femenina en marciales pantalones grises que zapatea ante el trío (Valdivieso, Esparza y Moreno Valle) en firmes a la izquierda del foro. Quién es hoy masiosare, el extraño enemigo, me entretengo mientras canto la afanosa estrofa que da para el consabido chiste. A mi alrededor la gente ha llevado el brazo derecho al pecho y canta la ensoñación patria. Yo mientras pienso en la importancia de la universidad pública. Y en la precariedad de las instituciones democráticas, en el fracaso estrepitoso de las élites en el poder en una nación que se desangra en la violencia, y en lo que representan las universidades para la posibilidad de encontrar un proyecto nacional construido colectivamente.

Pero toda reflexión se disuelve ante el “ni una más” que ha externado el rector.

Tania y otras dos jóvenes mujeres murieron asesinadas. Qué enemigo es este que en la degradación moral absoluta expone la pérdida total del respeto a la vida. La cifra y las crónicas de las muertes violentas rebasan toda carrera del karaoke de la nota roja en que se ha convertido la prensa.

Qué masiosare es este que hemos construido enconchados en décadas de dejar hacer a los políticos posesionados de partidos y organismos electorales, de mirar para el otro lado capitalismos salvajes enfundados en salarios de hambre. El crimen simple y llano, incrustado en la vida cotidiana de cualquier familia, el del novio macho obnubilado, el del marido borracho y madreador, el del gandalla buleador. El crimen de la delincuencia del barrio, el del celular arrebatado en la esquina del camión, el de la extorsión al panadero y el secuestro de la vecina. El crimen organizado, el de los halcones y las empresas lavadoras, los policías en la nómina, los funcionarios compadres. Qué masiosare es este que ha convertido todo sueño sesentero de revolución y cambio en un estallido de violencia y muertes.

Esta mañana ha llegado al Face la alerta que como en cadena y a lo largo de los últimos meses ha recorrido el país. Igual en marzo como ahora en octubre en Puebla. Es el mismo texto mal escrito pero adecuado a la región, con nombres de municipios y localidades poblanas. Un llamado de guerra que recojo del celular en su primer párrafo mientras la masa retiembla sin mucho brío en el centro del auditorio:

Atento comunicado a toda la población del EDO.PUEBLA los municipios de Amozoc Chachapa mendizabal casa blanca, Santa mago, chapultepec, Tepeyahualco, Libres Oriental, Gpe. Victoria, Zacatepec, Tlachichuca, Izucar de Matamoros, Teziutlan, Xiutetelco, Hueytamalco, Acateno, Tenampulco, Zaragoza y sus alrededores, para que no anden en la calle apartir de las 10 de la noche, vallan por sus hijos a las escuelas y no anden el las calles si no tienen a que salir, dado que llego el grupo operativo Antrax y Gente Nueva, y venimos a poner orden en este rancho de gente inosente. Todos los achichincles que andan queriendo andar de pinches dedos y alconsillos, se los va a cargar la chingada venimos de Culiacan Sinaloa por Orden de los Señores Guzman…

El masiosare del miedo ante la violencia irracional que nos arroja al abismo.

+++++

Veo a Rafael Moreno Valle tomar el escenario como acostumbra: en ese ir y venir que inaugurara Carlos Salinas hace también treinta años y en el que algunos políticos se especializan. Apunto algunas de sus frases: “La universidad es el patrimonio de todos los poblanos”, “Mi gobierno ha aplicado más recursos, como nunca antes, a la educación”, “Hemos creado los nuevos campus en Tehuacán, Teziutlán, Tepeaca, así como el proyecto de alto impacto en San José Chiapa, lo cual es muestra del compromiso del gobierno con los jóvenes.” “Mi amigo, el gobernador electro Tony Gali, debe continuar con este esfuerzo.”

Ya se va Moreno Valle a su ensoñación presidencial. No más bulla universitaria. Ya nos deja aquí con ese modo del político de no mirar hacia los lados, de no existe el abismo, mi camino es el futuro. Ni la más mínima referencia a lo dicho por Alfonso Esparza. Nada de hablar de agenda.

Foto de e-consulta.com

+++++

Recojo entre las carreras un párrafo que me anima como no lo conseguía el discurso de un político universitario en verdaderamente para mí muchísimo tiempo. Y las dice tras proponer una alianza social contra los recortes a la educación pública:

“Los universitarios estamos obligados a dar respuesta desde la ciencia y la tecnología, desde las humanidades y las artes. Estamos obligados a participar en la construcción de una sociedad más justa, estamos obligados a luchar contra la impunidad y la corrupción. Estamos obligados a pensar bien para vivir mejor, tenemos la facultad para hacerlo. La universidad es conocimiento, la universidad es justicia, la universidad es el futuro de México.”

“La universidad pública es parte fundamental del sistema social. Es bandera de sus valores y principios, del bienestar y progreso de la población. Es la última esperanza”.

+++++

Salgo a la explanada y dejo atrás el comadreo de la comunidad universitaria. Me llevo en la libreta la propuesta del rector Esparza y las preguntas que siguen en torno de una posible agenda colectiva que enfrente a estos desafíos. Y apunto un ánimo simple: que la Universidad no le vuelva a dar la espalda a nuestras desgracias.

Martes, 04 Octubre 2016 00:00

Mozart para Luis González de Alba

Del absurdo cotidiano (Publicado en Revista Nexos, 4 de octubre del 2016)

Hace años que Luis escribía como un condenado a muerte. A veces su textos daban miedo de tan lúcidos y tan necios, de tan valientes y tan violentos.
Luis fue durante muchos años un hombre alegre. Aún en los últimos tiempos, siempre con vértigo, mientras hablaba con el fervor de un adolescente, se veía feliz. Con todo, no me sorprendió, a pesar de la penumbra que siempre acompaña a la tristeza, que Luis hubiera decido dejar de vivir. Estaba en su actitud frente a la vida la certidumbre de que era toda suya. De que andaría en el mundo hasta que se le diera la gana, hasta cansarse de disfrutarlo. Hasta que la memoria se hartara de no olvidar el dos de octubre.
Respetuosa de su lucidez y de sus ocurrencias yo hubiera preferido que Luis no se matara. Pero no le falta lógica a lo que hizo. Ni a la premeditación que le dedicó.
La última vez que lo vimos le pidió a Héctor que fuera testigo de la entrega de sus papeles al Archivo Nacional. Yo volví a decirle que podíamos ir por él a Guadalajara cuando quisiera. Pero con la misma contundencia de otros diciembres volvió a responder que ya no quería viajar. Estábamos cenando en un restorán recomendado por él, en el que comimos lo que él ordenó y en el momento en que él lo pidió. Le gustaba mandar y lo dejamos.Esa noche todos comieron de su mano. Encantados. Escuchándolo contar el pasado y predecir el futuro sin la más mínima sombra de pena. Creo que dichoso de exhibir su pasión por contar y su gusto por saberse escuchado.
La última vez que hablé con él fue para preguntarle cómo hacer para mandar al Senado mi voto por Gonzalo Rivas Cámara para la medalla Belisario Domínguez. Se había vuelto su obsesión que se premiara a un hombre inocente que cambió su vida por la de muchos otros cuando en lugar de huir de la gasolinera que en que trabajaba murió para evitar una explosión que hubiera provocado la muerte de cientos de personas. Tenía razón. Muchas veces tenía razón. No sé si ahora, al quitarse la vida, bárbaramente libre de la que fue dueño cabal.
Habrá que oír a Mozart.



Requiem de Mozart-Lacrimosa

Habrá que oír a Mozart.

Página 66 de 87