Sábado, 29 Octubre 2016 00:00

Dale la Cara al Atoyac: ¡siete acciones ya!

Siete accciónes. Dejar a un lado el palabrerío y realizar siete acciones que pueden tener un impacto inmediato en el propósito estratégico de recuperar la cuenta del río Atoya.

Dale la cara al río Atoyac, la asociación civil que en Puebla ha impulsado en dos últimos dos años un movimiento civil a favor del rescate del río que le da la vida al valle en el que se asienta la vida de más de tres millones de personas, propone para lo inmediato siete acciones que son ineludibles.

Estos son:



1.- Fortalecimiento de las inspecciones a carto de CONAGUA, CEASPUE Y SOPAPAP.

2.- Presupuesto para las fábricas de Agua-

3.- Resolver la contaminación en la Central de Abasto.

4.- Regulación de los detergentes.



5.- Control de las descargas enlas 17 juntas auxiliares de la ciudad de Puebla.

6.- Activación de la planta de tratamiento de San Martín Texmelucan.

7.- Corresponsabilidad empresarial.

Jueves, 27 Octubre 2016 00:00

¿Presidenta Clinton?

El próximo martes 8 de noviembre es muy probable que Hillary Clinton se convierta en la primera Presidenta de los Estados Unidos… y una buena parte del mundo respirará aliviado. Las encuestas le dan un margen de triunfo bastante amplio sobre todo si se considera el número de votos que se requieren bajo el sistema de democracia indirecta que rige el sistema electoral de nuestros vecinos. Según el New York Times (NYT) la posibilidad de Hillary es de 93% sobre su oponente. La estabilidad monetaria confirmaría esta percepción en el ámbito de las finanzas mundiales. Hasta las casas de apuestas le dan a la candidata un margen de 7 a 1 a su favor. Así que solo un hecho completamente insospechado podría cambiar el resultado.

Aunque las encuestas electorales han fallado a la hora de la verdad en países tan distintos como Inglaterra y Colombia, en el caso de las elecciones de Estados Unidos los acontecimientos de las últimas semanas han fortalecido la expectativa de una victoria de los demócratas. La atención parece recaer ahora en la distancia entre los dos candidatos y sobre todo en saber cuál partido será mayoritario en la Cámara de Representantes y en el Senado.

Desde luego, el triunfo de Trump aún es posible: el resultado final puede ser distinto al anunciado debido al llamado voto escondido (los encuestados no dicen la verdad), por el abstencionismo de los votantes más jóvenes o los electores latinos (sobre todo mexicanos), o por otras razones ahora no muy claras.



La victoria de Clinton, si se confirma, dará certeza y confianza a un amplio grupo de intereses y personas en muchas partes del mundo básicamente porque consideran a Donald Trump una terrible incógnita. Ni los grandes inversionistas financieros, ni los accionistas o gerentes de las grandes empresas multinacionales saben bien a bien qué esperar si llegara al triunfo y temen, con cierta razón, que sus anunciadas medidas proteccionistas y su oposición al libre comercio, sus opiniones erráticas sobre las alianzas de Estados Unidos en diversas regiones del mundo como Europa (OTAN), el conflicto en Siria, y sus simpatías hacia Putin, entre otros temas, puedan convertirse en acciones de gobierno que convulsionen al mundo.

Desde luego, en América Latina y sobre todo en México y Centroamérica, las políticas antiinmigrantes han causado un gran repudio y alarma. El error de Peña Nieto de invitar a Trump a nuestro país se consideró tan desafortunado como difícil de entender. En los últimos días parece haberse aclarado que ello se debió a un pleito político personal de Peña con Clinton y Obama, y no a un acto de gobierno que representara ya no digamos el sentir de la inmensa mayoría de los mexicanos sino ni siquiera la de su élite económica o política.

En Estados Unidos, un amplio grupo de personas, instituciones, intereses y grupos políticos también han repudiado a Trump. Desde las posiciones más progresistas del partido Demócrata representadas por Bernie Sanders hasta destacados liderazgos del partido Republicano. Hay también motivos muy evidentes para que una gran parte del electorado femenino, los jóvenes, los afronorteamericanos y los latinos no voten por Trump. Tampoco parece tener mucho apoyo entre la intelectualidad (incluyendo la tecnocracia neoliberal) que antes apoyó y participó activamente en los gobiernos de Bush padre e hijo. Y hasta los medios de comunicación más importantes dudan o hacen campaña abiertamente contra él y a favor de Clinton (como el NYT).

En lo que toca a los sectores progresistas, The Nation, una revista que refleja el sentir de algunas de estas corrientes de pensamiento, ha llamado a votar por Clinton, como antes lo hizo por Sanders en las primarias demócratas, aduciendo que el triunfo de Trump significaría una “catástrofe” para Estados Unidos y para el mundo, dada su xenofobia, su racismo, y su preferencia manifiesta por la violencia. “Si le tomamos la palabra, Trump convertiría a los Estados Unidos en un país donde las fuerzas del odio, el miedo y la división dominarían la vida política, alentadas desde la cúspide del Estado”.

Y agrega que millones de personas serían víctimas de deportaciones en masa convirtiendo a las ciudades en zonas de confrontaciones raciales. Además, “el programa social de Trump, cancelando el programa de salud de Obama (el Obamacare), cerraría quizás para siempre la posibilidad de un sistema de salud universal”. Aplicaría una política fiscal grotescamente favorable a los más ricos a expensas de la clase media y los pobres. Los derechos de los trabajadores serían derogados, sus sindicatos serían atropellados, sus pensiones saqueadas y sus salarios recortados. Las mujeres y las personas LGBT verían conculcados sus derechos más importantes. La revista destaca también que “la política energética de Trump, que niega los efectos del cambio climático, aumentaría el uso de combustibles fósiles, frenaría la investigación y el uso de fuentes renovables y limpias, y suprimiría cualquier regulación para proteger el aire y el agua”.



Asimismo, su política exterior estaría basada en la ignorancia del derecho internacional y en un completo desdén por los derechos humanos. Sus ideas sobre la seguridad interior podrían convertir a millones de familias en sospechosos de terrorismo. Aumentaría el gasto militar y desconocería los acuerdos con otras naciones como Cuba, elevaría la confrontación con China y desconocería el acuerdo nuclear con Irán.

Los temores de la izquierda y las incertidumbres de los dueños del capital; las dudas de los republicanos y la ausencia de un apoyo razonado del pensamiento conservador; sus actitudes consideradas “inmorales” para una parte del electorado; y sus desplantes y estilos de conducir su campaña, rompiendo con la tradición política estadounidense, todo ello, hace de Trump un candidato mal visto por un arco muy amplio de personas y grupos de interés en Estados Unidos.

Por ello, es probable que el candidato republicano pierda la elección del 8 de noviembre. Pero también por todo ello, es sorprendente y aterrador que haya sido candidato del partido republicano y hoy represente, a pesar de todo, a una parte importante del electorado y el malestar social que existe en ese país. Mucho más si, por alguna razón, logra imponerse en las próximas elecciones. Su triunfo, contra todos los pronósticos y frente a este amplio segmento de detractores, podría cambiar el curso de los acontecimientos en Estados Unidos y el mundo entero.

A final de cuentas, lo único claro es que lo que mueve a Trump y a gran parte de su electorado es la idea de la supremacía blanca y el temor a que ésta se pierda por el libre comercio, la inmigración, supuestos terroristas llegados de otros países, el debilitamiento económico de la potencia del Norte, la amenaza real o inventada de otras naciones, el feminismo y hasta la diversidad religiosa. Un Presidente de la mayor potencia militar y económica del mundo guiado por el miedo, sin ninguna propuesta coherente de gobierno, podría significar una nueva etapa en la historia del mundo como lo fue el arribo de Hitler al poder en Alemania en 1932.

Desde luego, hay muchas diferencias entre ambos acontecimientos. Una en particular merecería subrayarse: el nazismo fue un proyecto basado ideológicamente en la supremacía racial y al mismo tiempo un plan de conquista militar del mundo apoyado en un sistema político totalitario desconocido hasta entonces. Trump tiene una base ideológica similar (en este caso la supremacía blanca anglosajona), pero no está claro que pueda, quiera o sepa aspirar a crear un nuevo orden mundial por medio de la fuerza, o a aniquilar los mecanismos institucionales de la democracia estadounidense para sustituirlos por otros. Parece imposible saber, en estos momentos, si por ello resultaría más o menos peligroso. Lo cierto es que pondría a casi todo el mundo al borde un ataque de nervios.

Twitter: #saulescoba

Hay mentes obtusas… y jueces, y ministerios públicos, y curas, y policías. Y también periodistas.

Y primero que nadie, legisladores. Y tras de todos ellos los moralistas y ese transtorno que provoca el miedo al cambio.

Unos y otros contribuyen al absurdo de una guerra que paraliza que tiene sometido al país por su resistencia obtusa a la legalización de la marihuana.

Voy al diccionario en busca de nuestra perdicion: obtuso igual a tardo, lerdo, corto, torpe, zafio, zote, cerril, necio, rudo, eso y más ante la cotidiana repetición de nuestra caída en el abismo que provoca la prohibición de la marihuana en México.



Y luego regreso a la historia de unos intrépidos cocineros:

Ayer en cualquier esquina del centro histórico, dice el redactor que ha manejado el boletín de la Procuraduría, unos polis interceptan a tres personas. Así lo dirá su parte:

“Al marcarles el alto se realizó una revisión preventiva a sus pertenencias, y se les hallaron 113 pasteles elaborados a base de hierba verde con las características propias de la marihuana. Las personas aseguradas manifestaron que pretendían comercializar todas las piezas.”

113 pastelitos marihuanos. Y a la cárcel por no sé cuántos años.

Cuando en Estados Unidos este próximo diciembre la marihuana estará legalizada en todo el territorio norteamericano. Cuando en Colorado ya han logrado hacer un ahorro de ese comercio por 140 millones de dólares que aplicarán en vivienda para homeless.



Mientras en México sostenemos una guerra irremediablemte perdida y que en las cuentas ya se acerca a la quinta parte de todos los muertos que la historia oficial dice ocurrieron en los diez años de guerras civiles que en esta década nuestra cumplen un centenario.

La nota en e-consulta no dice nada más que lo de siempre y que el mismo redactor tanscribe sin el menor asomo de indignación por el futuro de esos ahora tristes reposteros:

“En razón de lo anterior y ante la comisión de un hecho constitutivo de delito, las tres personas quedaron a disposición de las autoridades correspondientes para determinar su situación jurídica”

Recojo en el archivo de Mundo Nuestro la voz del antropólogo norteamericano Wade Davis, un hombre que ha visto durante décadas la tragedia de la guerra del narco en Colombia:

“La prohibición es el acto de locura humana más grande de la historia. Deberían legalizarlas. Debo decir que comparar coca con cocaína es como comparar la fruta de un durazno con el veneno que se encuentra en su semilla. La cocaína es un anestésico muy útil. Creo que no hay tal cosa como drogas buenas y malas, sino buenas y malas formas de usarlas… Es un acto de lucura y me refiero a los 30.000 millones de dólares que todos los años se gasta Estados Unidos en esta guerra mientras aumenta cada vez más el consumo. Y es que jamás me he encontrado con alguien cuya decisión de consumir o no haya tenido que ver con que se trate de sustancias ilegales. Sospecho que si las drogas fueran legalizadas, el aumento en el consumo sería mínimo. Cualesquiera que sean los riesgos de la legalización, estos terminan siendo triviales si se comparan con las consecuencias de la prohibición. Esta ha creado hábitos de consumo en Europa y Estados Unidos que han destruido la democracia colombiana, una de las más fuertes y admirables de América Latina. Ha llevado a que en California se gaste más plata en cárceles que en universidades.”

Por eso han dado este vuelco los gringos.

En contra de eso en México seguimos siendo estúpida, criminalmente, trágicamente obtusos.

Mundo Nuestro. El jueves 27 de octubre, en la Biblioteca La Fragua (5 pm) se presenta el libro Voluntad e infortunio en la conquista de México (INAH-Ediciones El Tucán de Virginia, 2015), del historiador Luis Barjau. Esta reseña de la Doctora Emma Yanes Rizo, quien participará en el evento, nos ofrece una perspectiva de los alcances del libro en su propósito de comprensión del genocidio con el que dio inicio la historia de lo que hoy llamamos México. (La pintura que ilustra este texto es de Leandro Izaguirre, realizado en 1892, y se exhibe en el Museo Nacional de Arte.



En este libro, Luis Barjau de manera crítica desglosa cómo el ya muy conocido tema de la conquista suele verse en la historia oficial, y en la historiografía en general desde por lo menos el siglo XIX, con la lente cultural, moral y sociopolítica del presente, que salvo algunas excepciones suele dejar atrás el horror que fue; en ese sentido coloca a la conquista en la historia nacional como un período difícil pero aceptable, ya que dio origen al pueblo mestizo que somos, a pesar de que sataniza a dos personajes fundamentales de dicha historia: la Malinche y el pueblo tlaxcalteca. La primera por ser la concubina y traductora de Hernán Cortés, el segundo por su alianza con los españoles contra los mexicas.

Por su parte, para explicar tan complejo fenómeno Luis Barjau, como corresponde a todo historiador serio, busca entender ese periodo histórico, partiendo de los antecedes del hecho de la toma de Tenochtitlán, tanto en lo que llamamos México prehispánico, como el de la España de entonces, desde el punto de vista de la mentalidad de la época en uno y otro lado del océano, claro está que hasta donde las fuentes documentales se lo permiten. En ese sentido, aclara Barjau, la conquista no fue un encuentro entre dos pueblos que dio origen posteriormente a una gran nación, sino un genocidio prolongado que arrebató a ciertos grupos indígenas no sólo su territorio, también su religión, sus tradiciones y costumbres, su modo de producción y su organización sociopolítica, de la que los españoles conservaron, sin embargo, aquéllos elementos que les parecieron útiles para ejercer a mediano plazo el completo dominio sobre sus dispersos oponentes. Así como a su vez los indígenas lograron que sobrevivieran algunos de sus dioses (incluso hasta la actualidad), en el sincretismo con las propias imágenes o santos españoles.



Desde el punto de vista del autor, el genocidio de la conquista encontró el pretexto ideológico perfecto en la idolatría y los sacrificios humanos a los dioses, generalizándolos hasta la saciedad y no mostrándolos como lo que realmente eran: un acto ritual con funciones específicas. La religión católica, autoritaria y proselitista, debía por lo tanto imponerse a toda costa (no olvidemos que estamos en la época de la persecución y expulsión de España de moros y judíos) para “salvar” a las almas impías, ya fuera por el camino de la reconversión o el del castigo. Pero al mismo tiempo, al dotar de alma a los indígenas, lejos de buscar esclavizarlos en el sentido estricto del término, como ocurrió por ejemplo en Cuba y Santo Domingo, ahora, bajo la iniciativa de Hernán Cortés, se buscaron alianzas con algunos pueblos y caciques indígenas a través de los lazos matrimoniales, lo que señala el autor como una particularidad de la conquista de México.

A pesar de que la conquista fue un acontecimiento social en el que intervinieron muchos factores, Luis Barjau destaca al igual que otros autores, pero desde un punto de vista distinto, a Hernán Cortés y a La Malinche, como dos figuras emblemáticas. El primero porque supo tanto compilar y analizar con cuidado la información existente (llega la isla de Cuba a los 19 años y a Yucatán a los 33 años), como por tener la capacidad de entender que el nuevo continente no era una nación, sino que estaba conformado con grupos de indígenas dispersos, algunos más desarrollados que otros, pero que contaban sin embargo con religión, ciudades, una jerarquía social y desarrollo comercial; y que estaban enfrentados entre sí las más de las veces por conflictos en torno a los tributos, que era la forma de pago en especie de los vencidos hacia los vencedores. Antes de hacerse a la mar rumbo a Yucatán, Cortés sabía ya del factor sorpresa que implicó para los indígenas el arribo de los españoles con sus caballos al nuevo continente, ya que mientras los fuereños provenían de un mundo en contacto con otros pueblos europeos, e incluso con Asia y África, los indígenas en cambio no habían imaginado que hubiera nada más allá del mar, mucho menos seres humanos que parecían ser uno sólo con el animal de cuatro patas que montaban.

Del Lienzo de Tlaxcala, Siglo XVI

La Malinche por su parte, gracias a su habilidad como traductora, pasó de ser una simple esclava, a la señora de un hombre que no sólo la supo acoger, también la dotó del poder suficiente como negociar con otros pueblos el apoyo a los indígenas a los hispanos, o en su defecto para atacarlos conociendo sus debilidades, dioses y costumbres. Pueblos que en esa etapa de ninguna manera se sentían parte de una sola nación, de una sola raza. La conversión al catolicismo, por su parte, tampoco fue del todo complicada, porque para los indígenas, comenta Barjau, la adopción de uno u otro dios dependía básicamente de las circunstancias y era una práctica común, cambiar de uno a otro dios según los favores que requerían de los tan temidos fenómenos naturales. El que en el cristianismo no existieran los sacrificios humanos, por esporádicos que éstos fueran en el mundo indígena, hipotéticamente, comenta Barjau, pudo inclinar la balanza de los indígenas a favor de esa religión.

Finalmente, Luis Barjau analiza como un antecedente fundamental que permitió el hecho de la conquista de Tenochtilán la merma de la población indígena debido a las enfermedades traídas por los españoles, ante las cuales los indígenas no poseían defensa alguna y en las que creía provenían como castigo de los dioses. El mismo año en que arribó Cortés al ahora México, en 1519, indica Barjau, la viruela mató a ocho millones de indígenas. Por su parte, algunos especialistas indican que hasta antes de la llegada de los españoles, la población autóctona ascendía a veintidós millones de personas; a finales del siglo XVI, debido a las epidemias, las guerras y los trabajos forzados, quedaban dos millones de indígenas, que de cualquier manera y a lo largo de la historia han seguido siendo grupos marginales, a pesar de que nos vanagloriemos de ser una nación mestiza y que convenientemente, como rescate de una cultura mutilada, nos llamemos México.

Si el hecho de la conquista nos convirtió con el tiempo en una nación, eso es una historia aparte, una invención primero de la propia España que quiso replicar su nombre y grandeza de este lado del océano. Y después en el siglo XIX de los criollos y mestizos, los hijos rebeldes que quisieron buscar sus orígenes en el mito fundacional mexica.

Quiero comentar por último que en esta historia de invención de la patria, motivo quizás de otro libro, habrá que analizar también el impacto de la conquista en la propia España como un elemento fundamental para su conformación en un solo reino; ya que como sabemos el siglo XVI español fue en una etapa de diferencias, conflictos y guerras internas y externas en el que quizás,+ la conquista de México, con sus recursos naturales y minerales, además de fuerza de trabajo, actuó como un factor de unidad y expansión de un nuevo imperio.

¿Por qué el gobierno de Rafael Moreno Valle mantiene en la cárcel a Simitrio?

Mundo Nuestro. ¿Hasta qué extremo puede llegar el comportamiento visceral de un gobernador? La respuesta la dio ayer el abogado Samuel Porras: al extremo tal de desaparecer un documento oficial del año 2001 que otorgó por decisión del gobernador Melquiades Morales el beneficio de la pre-liberación a Rubén Sarabia Sánchez, Simitrio, y con esa triquiñuela absurda, dejar de lado unos meses más la decisión de un juzgado federal de otorgar un amparo al dirigente de la organización 28 de Octubre.



Un extremo que ahora llevará al propio gobernador Moreno Valle a quedar expuesto en la Suprema Corte de la Justicia.

Porque los días pasan, y a pesar del amparo otorgado por un juez federal a Simitrio en el mes de septiembre pasado, el dirigente histórico de la 28 de Octubre sigue en la cárcel. ¿Qué clase de aparato de justicia es este de Puebla en el que la autoridad simplemente viola la ley y no ocurre nada? ¿Nada ha cambiado entre 1973 y este 2016 que corre, justo 43 años que tiene de existir esta organización popular?

Es una burla. Y es un abuso. Y es una probada violación al estado de derecho en Puebla. Hay momentos en los que un periodista no puede jugar a la neutralidad. Hoy, en Puebla, a la vista de todos se violan los derechos civiles de un ciudadano de nombre Rubén Sarabia Sánchez. Fue ilegal su detención. Ha sido ilegal la privación de su libertad por 22 meses. Es un delito dejar de lado un amparo.

Y es obligada la pregunta más simple: ¿por qué el gobierno de Rafael Moreno Valle mantiene en la cárcel a Simitrio?

Y otra más: ¿qué miedo es el que le provoca este activista que por más de cuarenta años ha probado su independencia política?



Y el remate: ¿por qué tiene que esperar este preso político a la salida de Moreno Valle en febrero?

El siguiente es el texto hecho público el día de ayer por la organización, firmado por José Samuel Porras Rugerio y Ehécatl Tonatiuh Sarabia Amador, los abogados de Rubén Sarabia Sánchez, en el que se expone una vez más las irregularidades cometidas por el gobierno de Rafael Moreno Valle y los extremos a los que puede llegar un sistema de poder decidido a reprimir los movimientos sociales independientes.

.

Samuel Porras, el abogado defensor de Simitrio.

En la estrategia jurídica para encarcelar a Simitrio, los operadores políticos de la Secretaría General de Gobierno y de la Procuraduría General de Justicia prepararon los siguientes documentos:

1.- Informe de fecha 11 de diciembre de 2014, en el que la Directora de Sanciones, Ruth Karina Andraca Huerta, dependiente de la Secretaría General de Gobierno, que señala:

Por resolución de fecha 5 de abril de 2001, el entonces Secretario de Gobernación por acuerdo del Gobernador del Estado, autorizó al sentenciado RUBÉN SARABIA SÁNCHEZ, la quinta fase del tratamiento preliberacional referente al beneficio de Libertad Preparatoria dentro del proceso número 113/89.

2.- La petición de fecha 17 de diciembre de 2014 dirigida a la Juez Quinto Penal, dentro del proceso 113/1989, suscrita por la Ministerio Público, Claudia Lizzete Cajica Morales, dice textualmente:

“CUARTO.- Objeto. La presente solicitud tiene por objeto que se revoque la resolución de fecha 5 de abril de 2001, emitida por el entonces Secretario de Gobernación por acuerdo del Gobernador del Estado, por la que se autorizó al sentenciado RUBÉN SARABIASÁNCHEZ o SIMITRIO ZEMPOASQUELLI ZITLA, la quinta fase del Tratamiento Preliberacional…”

3.- En resolución de 18 de diciembre de 2014, Olga Margot Cortés León, Juez Quinto Penal, determinó:

“PRIMERO.- Se REVOCA LA LIBERTAD derivada de la quinta fase del tratamiento preliberacional otorgada por el entonces Secretario de Gobernación, por acuerdo del Gobernador del Estado, con fecha 05 cinco de abril del año 2001 dos mil uno. SEGUNDO.- Se libra orden de DETENCIÓN en contra del sentenciado RUBEN SARABIA SÁNCHEZ y/o SIMITRIO ZEMPOASQUELLO ZITLA, para tal efecto gírese oficio al Procurador de Justicia del Estado, para que ordene a quien corresponda de cumplimiento a la presente orden detención, y lograda que sea, lo internen en el Centro de Reinserción Social de esta Ciudad, debiendo informar a esta autoridad de manera inmediata el cumplimiento de dicha orden, a fin de hacerle saber el motivo de la revocación de libertad preliberatoria.

4.- En el expediente del juicio de amparo planteado por Simitrio, resuelto mediante la sentencia de revisión número 369/2016, que le dio la razón y concedió el amparo; en la parte final de la hoja 90 se menciona expresamente que el beneficio de libertad preparatoria que tenía, se otorgó “por acuerdo del Gobernador de fecha 5 de abril de dos mil uno”, al concederle la quinta fase del tratamiento de preliberación.

5.- En la fase de cumplimiento de la sentencia de amparo, Venustiano Islas López, Juez Quinto Penal, autoridad obligada a declararse incompetente, estableció en resolución de 02 de septiembre pasado:

SEGUNDO.- En base a los razonamientos vertidos en el cuerpo de la presente resolución esta autoridad no tiene competencia para revocar la resolución de fecha 5 cinco de abril de 2001 dos mil uno, emitida por el entonces Secretario de Gobernación, por la que se autorizó al sentenciado RUBÉN SARABIA SÁNCHEZ o SIMITRIO ZEMPOASQUELLO ZITLA, la quinta fase del tratamiento preliberacional dentro del proceso número 113/1989.”

6.- Por oficio de fecha 5 de septiembre anterior, rendido en el juicio de amparo número 69/2015, suscrito por el Secretario General de Gobierno, Lic. Diódoro Humberto Carrasco Altamirano quien, textualmente, señala que: “Así lo acordó y firmó por acuerdo del C. Gobernador Constitucional del Estado”; se informa al Juzgado Quinto de Amparo en materia Civil, Administrativa, del Trabajo y de Juicios Federales, lo siguiente:

: “…tomando en consideración que no existe resolución de cinco de abril de dos mil uno…”.

Si la “revocación” de esa resolución de fecha 5 de abril de 2001, fue la base creada para dar apariencia “legal” al encarcelamiento de Simitrio desde el 19 de diciembre de 2014 hasta la fecha; y, ahora resulta que el gobernador y secretario de gobierno vienen a decir que tal resolución “no existe”, ¡alguien está mintiendo!

Si existe, ya demostramos que no debió ser revocada y, por tanto, que no existió base para encarcelar a Simitrio que debió obtener libertad absoluta desde el 10 de enero de 2015.

Si no existe, se demuestra que se tramó un complot de Estado, como simple uso abusivo de su fuerza para encarcelar a Simitrio; sostener la andanada de golpeteos políticos contra la 28 de Octubre; desatar las inmoralidades institucionales que tienen en prisión a sus hijos y al vocero Fernando Alonso; así como procesadas a la esposa, a la nuera y a dos militantes más; y el juego sucio de las intimidatorias amenazas desde el anonimato.

Puebla es reconocida a nivel nacional por su gobierno represor, intolerante y violador de derechos humanos; por su elevado número de presos políticos y aquí está la muestra más elocuente de ello.

Por la atención que se sirvan dar a la presente, cuenten con nuestro agradecimiento.

Heroica Puebla de Zaragoza, a 23 de octubre de 2016

CONSEJO GENERAL DE REPRESENTANTES DE LA UPVA 28 DE OCTUBRE

POR LA DEFENSA LEGAL

JOSÉ SAMUEL PORRAS RUGERIO - EHÉCATL TONATIUH SARABIA AMADOR

Vida y milagros

Integrantes del H. Congreso de la Unión:



Dale la Cara al Atoyac es una organización de la sociedad civil cuyo propósito es impulsar la regeneración de la cuenca del Alto Balsas haciéndola relevante, vertebrando voluntades, detonando acciones colectivas y vigilando la actuación de las autoridades responsables de su conservación. Creemos en la necesidad de pensar globalmente y de actuar localmente. El trabajar en nuestra cuenca nos ha enseñado muchas cosas, entre otras que también es indispensable generar una actitud de participación comunitaria permanente, pues existen los derechos pero a la par debemos asumir nuestras obligaciones cívicas y sociales. Queremos convertir nuestro trabajo en la cuenca Atoyac Xochiac en un modelo de gestión a seguir en otras cuencas del país que también están fuertemente afectadas por la contaminación de las aguas de los ríos y por la destrucción de los bosques y selvas, las generadoras del agua de la que todos dependemos.

Hemos llevado a cabo monitoreos en diferentes puntos de la cuenca; en todos la contaminación es altísima y rebasa los niveles permitidos por la NOM 001 en materia de agua y de la declaratoria especifica del Atoyac Xochiac.

En el Plan Nacional de Desarrollo 2012-2018, que ustedes señores diputados deben de conocer muy bien, el tema del agua fue declarado como un tema de seguridad nacional. A pesar del enorme déficit presupuestal en que el país ha caído, dicho déficit no es atribuible al dinero destinado a priorizar la gestión integral del agua. Los presupuestos aprobados por la cámara de diputados federal y las cámaras de diputados estatales, no corresponden ni responden a la urgencia que el tema merece, no sólo porque los datos duros demuestran que así es, sino porque ustedes mismos los reconocieron en el Plan Nacional de Desarrollo mencionado.

En estos días ustedes estarán aprobando el presupuesto que se ejercerá en 2017. Entendemos que el país no puede vivir de prestado, como lo señaló recientemente el Secretario de Hacienda José Antonio Meade, pero sabemos también en base a lo que hemos visto en nuestra cuenca, que mucho menos podremos vivir sin agua. Por eso estamos abordando la necesidad de estructurar con mucha inteligencia y con visión estratégica la forma en que se harán los recortes, pues un recorte inadecuado en materia de gestión hídrica puede acabar saliendo mucho más caro que el ahorro mismo. El no invertir lo indispensable en la gestión del agua genera de manera inmediata altísimos costos en salud, pérdidas en la agricultura, elevación enorme de la obtención de agua potable para ciudades y comunidades que se mueren de sed y daños sociales muy difíciles de controlar.

Hemos visto con preocupación los recortes feroces propuestos para todo el sector ambiental, en particular en CONAFOR y en CONAGUA. CONAFOR es la única instancia que apoya estratégicamente una parte fundamental de la gestión hídrica: la regeneración de bosques y selvas deterioradas por una frontera agrícola depredadora e inviable. También el recorte a la parte de inspección y vigilancia de CONAGUA dejará en extrema vulnerabilidad la aplicación de las normas que rigen el uso y los aprovechamientos del agua en el país. No entendemos estos recortes, pues nuestro país ha firmado con entusiasmo y ha comprometido su nombre en los acuerdos para combatir el cambio climático a nivel mundial. De nada sirve firmar acuerdos si desde los presupuestos federales no se destinan los mínimos recursos para intentar dar la batalla para la conservación de los ecosistemas de los que dependemos para vivir. Ciudades como Puebla, Guadalajara, Monterrey y la ciudad de México, por decir algunas, están ya bajo un estrés hídrico casi insostenible.



¿De qué sirve declarar el derecho humano al agua si desde el presupuesto federal correctamente armonizado con los estados no se fortalecen las instancias que necesariamente deben actuar para que al agua no se contamine y las fábricas de agua sigan vivas?

Es muy desalentador leer que a los partidos políticos, que cada vez son más y cada vez más parecidos entre sí, no se les recortará ni un peso de sus abusivas prerrogativas, mismas que no se conceden en el mundo en ningún país democrático.

Encontramos también otro gasto absurdo y sin control: los enormes gastos en la llamada " comunicación social", la publicidad y propaganda que ejercen los gobiernos locales, gobernadores y presidentes municipales , así como el gasto que el gobierno federal ejerce para aparecer permanentemente en los medios , como si desempeñar sus obligaciones fuera un mérito que debe celebrarse y recordarse hasta la saciedad cada día. Lo hacen todos los gobernadores sin excepción alguna. La comunicación social solo tiene sentido cuando se trata de dar información útil y necesaria a la sociedad. Cuando sólo se ejerce, como suele ser, para alimentar la hoguera de las vanidades y los sueños locos de los gobernantes, ese gasto es un despropósito total. En un estado de tamaño medio, el gasto debe rondar los mil quinientos millones de pesos al año, siempre muy por debajo del gasto destinado al ordenamiento y sustentabilidad del territorio.

¿Quién de los diputados, aparte de los independientes, se atreverá a proponer e impulsar un corte drástico a estos dos rubros: prerrogativas y propaganda?

De la manera más enfática solicitamos a los responsables de construir y aprobar el presupuesto 2017 honrar los acuerdos que como país tenemos con respecto al agua como tema de seguridad nacional y con los compromiso firmados este año en París en la Cumbre de Cambio Climático.

Mundo Nuestro. Es el elogio a la improductividad, dice el Doctor Alberto López Cuenca. Con esa idea, La Casa de las Culturas Contemporáneas, del Instituto de Ciencias Sociales y Humanidades de la BUAP abre este miércoles 26 de octubre la exposición Ocio. Horacio Berra, uno de los expositores, expone en este texto el propósito de este grupo de artistas convocados por la Fundación Forma, AC:

Un tren que no conoce de estancias, una máquina que se consume a sí misma, eso parece ser la vida moderna. Llevamos dentro "el demonio de la velocidad", que decía Valery Larbaud. El avance es frenético y no hay espacio para la sobremesa, las tardes lentas, el mojar los cubos de azúcar en el café, o el recortar fotografías de los periódicos. La velocidad ha entrado de lleno en las horas de nuestro ocio a tal punto que, siguiendo con Larbaud, "la lentitud tiende a convertirse, cada día más, en una mercancía rara y preciosa". Ante ello, y antes de que sea demasiado tarde, suenen las alarmas y se apaguen todas las luces, hay que saltar, comenzar a rodar en sentido contrario, ser puro carácter precipitado. Robert Louis Stevenson, en su breve texto "En defensa de los ociosos", menciona que "la facultad para el ocio implica un apetito universal y un marcado sentido de la identidad personal". Stevenson contrapone este espíritu aligerado al de aquellos que "son incapaces de entregarse a estímulos fortuitos". Si han de tener que esperar un tren, por ejemplo, desechan la oportunidad de cultivar el desvarío sosegado o de convocar un virtuoso mosaico de recuerdos que conjuran no sólo la vida vivida sino, y sobretodo, la que está por venir. Y es así que después de toda una existencia concentrada en liquidar un asunto tras otro, los encontramos en el andén de una estación ferroviaria "con la atención embotada, la mente vacía de cualquier elemento de distracción, y ni un pensamiento de pulir contra otro". A los veinte años, dice Stevenson, podrían haberle dedicado una mirada a las chicas, pero ahora "la pipa se ha consumido, la caja de rapé está vacía" y nuestros modernos están sentados "en un barco muy tieso y con ojos lastimeros". Horacio Berra



actividades relacionadas con la exposición

conferencia (8 de noviembre 2016)



visita guiada a la exposición (9 de noviembre 2016)

danza contemporánea (18 de noviembre 2016)

ciclo de cine (del 5 al 26 de noviembre de 2016)

Aquí puedes conocer los propósitos que dan vida a la Fundacion Forma en Puebla

Y aquí una entrevista con el Doctor Alberto López Cuenca, quien en el marco de la exposición ofrecerá la conferencia

Elogio de la improductividad: pensar el arte en la era del capital

conferencia

Elogio de la improductividad: pensar el arte en la era del capital
Imparte Alberto López Cuenca
8 de noviembre 2016, 18h.
Casa de las Culturas Contemporáneas
2 Norte 1006, Centro, Puebla.

http://horizontal.mx/el-arte-comun-despues-de-internet-una-entrevista-con-alberto-lopez-cuenca/

Puerto LIbre

Quiero tener la voz más rápida del mundo. Y la más serena. Quiero contar historias como quien ensarta las piedras de un collar.



Quiero pedirle al cielo que me permita no pedirle nada.

Quiero patear un bote, quiero jugar al toro. Quiero dormir diez años, despertar con diez menos.

Quiero ir a un mar que no conozca, a la Isla de la pasión, a la Garganta del diablo.

Quiero entender a mi país, quiero salvarlo. Quiero que se salve, saber que no está en mí salvar a nadie.

01-caos-01



Ilustraciones: Gonzalo Tassier

Quiero apretar las ideas que ruedan en el desorden de mi cabeza. Quiero comerme un camaleón y digerirlo hasta que me salgan estrellas por los ojos. Quiero ser buena como el pan, culta como la sal.

Quiero hacer poesía como si fuera yo cantante y cantar como si yo fuera poeta. Quiero saberme en buen inglés todas la canciones de los Beatles y al menos cuatro versos de T.S. Eliot hablando de los gatos:

The Naming of Cats is a difficult matter,
It isn’t just one of your holiday games;
You may think at first I’m as mad as a hatter
When I tell you, a cat must have THREE DIFFERENT NAMES.

Suena a campanas. Lo mismo que decir en español: “Con dulce voz y pluma diligente/ Y no vestida de confusos caos”, como empieza un poema de Lope.

Así quiero decir la odisea de sus gatos. Quiero recitar la Gatomaquia, pensando en que todo aquel pleito del que hablan la Academia y la fábula, entre Góngora y Quevedo, Lope y Góngora, se resumió en dos palabras: Siglo de Oro. Siglo que casi duró dos. ¿Quién mejor? ¿Cuál más grande? “¿Mariposa en cenizas desatada?”, “¿Letras de luz, misterios encendidos?”. Se parecen. Son de dos que se creyeron enemigos.

Siglos después, no hay que elegir. A ellos les da ya igual. Viven entre el XVI y el XVII. Viven también ahora. Están en paz.

Me disculpan entonces cuando quiero reverenciar a Lope diciendo algunos de sus versos. De los que no se consideran los mejores pero son fiestas en las fiestas.

Vosotras, musas del castalio coro,
Dadme favor en tanto
Que, con el genio que me distes, canto
La guerra, los amores y accidentes
De dos gatos valientes;
Que, como otros están dados a perros,
O por ajenos o por propios yerros,
También hay hombres que se dan a gatos,
Por olvidos de príncipes ingratos,
O porque los persigue la fortuna
Desde el columpio de la tierna cuna.

Yo soy de las que a perros está dada. Por eso quiero, como perro, agradecer los elogios y no penar los insultos. Quiero la memoria como un tren de vagones afilados. Uno tras otro, en un orden que sólo ella conoce.

No vi a mi padre desatar los cordones de sus botas de guerra. Pero lo recuerdo. Está en un vagón sin puertas, yendo de Stradella a Génova, diez horas en penumbra hasta llegar al mar por el que habría de salir rumbo a México. Mi padre que vivió en la guerra, aunque dijo su novia que no fue a la guerra, que en la guerra estaba, como estaban todos en Italia. Temblando. Igual que estuvo la tierra de Nuncia y Amatrice, Accumoli y Arquata, hace un mes que tembló en el centro mismo, de la misma Italia. Nombro los pueblos porque son pequeños, para no olvidarlos como a todo lo grande. Como a todo el todo que vivimos olvidando. Al final del rescate, cuando la escasa luz de los escombros dijo ya no hay nadie, tras nueve días brotó, entre las tejas y los techos rotos, un perro olfateando las ruinas que lo tuvieron encerrado tantas noches.

Lo he visto en el video. No sabe qué hace ahí, ni en dónde están sus dueños. Sabe que estuvo a oscuras mucho tiempo, pero que ahora está vivo y tiene hambre. Él no sabe que hay siglos, ni que hubo guerras, ni que las sigue habiendo en donde no está él, resucitando entre las piedras.

01-caos-02

Los vagones de la memoria pasan en desorden. Teníamos una gata de nombre Casiopea y una perra llamada Campana. No recuerdo sus ruidos. Imagino que cuanto animal he conocido aceptaría decir de sí en amores anduvo, con la misma lealtad de los humanos. Esto que algunos aprendimos en la secundaria y otros no saben porque cambiaron los planes de estudio:

Desmayarse, atreverse, estar furioso,
áspero, tierno, liberal, esquivo,
alentado, mortal, difunto, vivo,
leal, traidor, cobarde y animoso;

no hallar fuera del bien centro y reposo,
mostrarse alegre, triste, humilde, altivo,
enojado, valiente, fugitivo,
satisfecho, ofendido, receloso;

huir el rostro al claro desengaño,
beber veneno por licor suave,
olvidar el provecho, amar el daño;

creer que un cielo en un infierno cabe,
dar la vida y el alma a un desengaño;
esto es amor, quien lo probó lo sabe.

Yo andaba enamorada y en Metro, diciendo este soneto como quien en anda por un río dócil. Andaba en los vagones naranja cuando la estación de Chapultepec tenía un piso con mármol de Santo Tomás y esta ciudad que ahora veo hecha de rutina y ruidos, me parecía una musa, “del castalio coro”.

Mundo Nuestro. ¿Por qué hablar de la violencia? Con ese interrogante inician esta importante reflexión las psicoterapeutas Beatriz Flandes Olvera y Lucero Rosales Lima, miembros del Grupo de Psiquiatría y Psicología Infantil de Puebla, para invitarnos al evento IV Jornadas sobre la infancia y la adolescencia: La normalización de la violencia en el Siglo XXI a realizarse los próximos 9 y 10 de noviembre en esta ciudad de Puebla en las instalaciones de la Universidad del Valle de México, Campus Puebla.

Con los temas de Psicomunidad, Abuso y violencia infantil, Psicoanálisis y Religión y Adopción infantil, y con la participación del reconocido investigador José Cueli García, este grupo de psicólogos mexicanos parten de una realidad que encuentran día a día en sus consultorios: la violencia cotidiana, su "normalización". es un rasgo indeleble en la vida de las personas y las familias mexicanas.

Aquí el cartel de invitación de un evento que seguiremos con detalle en nuestro portal.





¿Por qué hablar de la violencia?

Desde hace cuatro años un grupo de colegas nos reunimos con la finalidad de pensar los problemas actuales en el devenir del desarrollo infantil y adolescente. Es un hecho que los motivos de consulta cada vez refieren un mayor sufrimiento emocional.

No es posible dejar de lado la realidad de la violencia en la vida cotidiana de las personas en nuestro país.

En el trabajo del psicoterapeuta clínico dentro del consultorio hoy en día la violencia no es tan solo un tema de discusión, nos parece una responsabilidad social que todo profesionista debe tener.

Y la responsabilidad va desde la reflexión de la violencia en el área de trabajo profesional hasta la creación de acciones que permitan contribuir socialmente a un cambio. Partimos de las trincheras que a cada uno le compete al relacionarnos con las historias y emociones de los pacientes, sean niños, adolescentes o adultos; y se abre así un abanico de escenarios que competen al ámbito de la realidad interna y externa del sujeto, así que la violencia en muchas ocasiones entinta de un clima emocional la sesión. La violencia de género, la violencia en la crianza infantil, el abuso sexual, las problemáticas en los jóvenes adolescentes, la lista es larga. Sin embargo, lo más preocupante en la atención clínica parece estar en un punto ciego, y es lo que denominamos como “la normalización de la violencia”.

El término violencia proviene del latín violentĭa, cualidad de violentus. Esta viene de “vis” que significa fuerza, y de “olentus”, abundancia. Y se verbaliza en “violare”, actuar violento, agredir, y de ahí violar, violación.

La organización mundial de la salud define la violencia como “el uso intencional de la fuerza física, amenazas contra uno mismo, otra persona, un grupo o una comunidad que tiene como consecuencia o es muy probable que tenga como consecuencia un traumatismo, daños psicológicos, problemas de desarrollo o la muerte”

Sigmund Freud vive la represión y la consecuencia de ser judío en la segunda guerra mundial con en el exilio en Inglaterra, en donde muere. Él habla de la violencia y la agresión antes de estos desgarradores hechos en el desarrollo teórico de la pulsión de muerte. La situación de postguerra también logró que las aportaciones teórico-clínicas a la comprensión y atención de las víctimas de los holocaustos fueran creándose.

Este mes de septiembre se cumplen dos años de la desaparición de los 43 jóvenes estudiantes de Ayotizinapa, víctimas de la violencia que se ha desatado desde hace más de dos sexenios en nuestro país. En Puebla la ola de feminicidios[1] en los últimos años enmarca la violencia contra las mujeres como una problemática grave para la que urgen acciones más específicas; tan solo en el 2015 se registraron 30 asesinatos contra mujeres.

Esta violencia que se ha vivido como parte de la humanidad y que hoy en día se convierte en una realidad social cada vez más cercana tiene una consecuencia al parecer aún más grave, y es la forma en que tiende a “normalizarse”, es decir, a formar parte de una cotidianidad en la vida del día a día: la sensación de sorpresa o de terror emocional en el ser humano se atenúa, se desvanece.

Así, la violencia entendida como el uso de la fuerza para conseguir un fin, especialmente para dominar a alguien o imponer algo, ya no tan sólo se ejerce francamente, sino se vale de estrategias perversas para infiltrarse de manera oculta en la vida y en la mente del ser humano. La violencia deja de valorarse como algo ajeno, egodistónico (incongruente) a sí mismo, sino algo que es tan cercano a uno mismo que ya no se ve ni se percibe.

La “normalización de la violencia” tiene que ver con su denegación, es decir, con las formas mentirosas con las que el sujeto queda atrapado al discurso de otro bajo el dominio del poder. Estas conveniencias de violencia son dadas no por metralletas, drogas, ejército o las organizaciones criminales; más bien están acobijadas, resguardadas por instancias de poder que generan en el otro (sometido, más débil, menor,) la sensación de “todo está bien”, no pasa nada”.

La normalización de la violencia se puede encontrar en la televisión, en la religión, en la educación, en las instituciones, en la familia, y sobre todo en la crianza. Es decir, impacta desde lo macrosocial a lo micro social. Los analistas entonces observamos y escuchamos en los pacientes la enorme dificultad que se presenta en el pensar-se; en el mirar-se, en el cuestionar-se.

El paciente niño, adolescente o adulto, trae consigo la dificultad para poder discriminar las formas en las que puede ser, es o ha sido violentado o él mismo ejerce violencia; porque la denegación de la misma se convierte en un arquetipo mental que le impide identificar en sí mismo sus partes violentas o las formas en cómo ha vivido y aceptado la violencia.

El tema de la crianza infantil ha entrado en extremos que van desde el co-lecho hasta la independencia forzada y adelantada en los niños pequeños que se les obliga a tener experiencias sociales y académicas cuando aún no están preparados neurológica y emocionalmente para ello; los adolescentes precoces o los adolescentes prolongados que están cercanos al monstruo de las redes sociales, con sus fallas aun en la construcción de la identidad y la conflictiva sexualidad.

Así, se pueden enumerar escenarios en donde la violencia no está tan sólo en el secuestro, o en narcotráfico.

La “normalización de la violencia” es un tema que compete a los profesionales de la salud mental, es un tema que atañe las trincheras del quehacer profesional y que se pone de manifiesto en hechos mismos ya violentos como son el abuso sexual, el abandono y la adopción infantil, el divorcio etc., y que a su vez son abordados de forma violenta por las instituciones.

De todo esto hablamos entre nosotros los psicoterapeutas clínicos.

El trabajo en los consultorios de profesionales de la salud mental, el tema es una constante preocupación.

Comprender causas y consecuencias de la violencia en el ser humano es tarea de vital importancia, y no solo en nuestra realidad mexicana, ya que es parte de la historia de la humanidad.

Consideramos de vital importancia señalar que la búsqueda de las causas se centra mayormente en el mundo interno del individuo más que en el externo. La preocupación de los adultos en relación a la problemática infantil y adolescente se cree que es influenciada por los medios a los que tienen alcance hoy día desde muy temprana edad. Lo cierto es que estos medios son parte de una tecnología actual y que su control se centrará necesariamente en el uso que se les dé.

Nosotros encontramos que la dificultad se encuentra en los vínculos que se establecen con las figuras de mayor significación como son los padres o cuidadores. El sociólogo Zygmunt Bauman refiere el término amor líquido al hablar de la sociedad en el mundo globalizado y de los cambios que esta realidad implantan a la condición humana, y menciona el miedo al establecimiento de relaciones duraderas.

Es un compromiso y una responsabilidad entonces trabajar sobre el tema.

Tomemos consciencia.

[1] http://www.proceso.com.mx/431484/en-puebla-se-han-cometido-50-feminicidios-de-2015-a-la-fecha-fiscal

Lunes, 17 Octubre 2016 00:00

Gonzalo Rivas

Día con día

Las opiniones contra la postulación de Gonzalo Rivas a la medalla Belisario Domínguez tienen los rasgos del periodismo de causa. Lo que no puede alterar ese periodismo es el hecho puro y duro del heroísmo que está en el centro de lo sucedido.



El hecho heroico es simple:

Las llamas del incendio de una gasolinera hacían correr a todo mundo. Gonzalo Rivas corrió hacia ellas para apagarlas. Murió en el intento.



Las circunstancias del incendio son deleznables en cualquiera de sus versiones. Que alguien haya prendido fuego a una gasolinera poniendo en riesgo la vida de cientos de personas que estaban detenidos con sus automóviles en la caseta de cobro cercana, no tiene justificación bajo ningún supuesto político o moral.

Pero eso es lo que sucedió: el incendio intencional de una gasolinera cuya propagación ponía en riesgo la vida de muchos. El acto simple e irrefutable de Gonzalo Rivas fue correr a apagar el incendio mientras todos los demás huían de él.

Este es el acto de valor, de heroísmo puro y duro, que muchos juzgamos dignos de la medalla Belisario Domínguez.

¿Por qué? Por la extrema virtud que supone el hecho de arriesgar la vida para salvar la de otros. Otros a los que Gonzalo Rivas ni siquiera conocía. No eran sus parientes. No eran sus compañeros en una misión de riesgo. No eran sus conocidos del pueblo. Eran sólo seres humanos, desconocidos para él, seres humanos genéricos, puestos en riesgo por un siniestro que él controló, al precio de su vida.

En todas sus versiones, repito, los incidentes que dan lugar a la acción de Gonzalo Rivas son deleznables. Su acto, no. Su acto es ejemplar, como quiera que se le vea.

Representa lo mejor que hay en esta hora oscura de México donde los rasgos del carácter nacional parecen marcados por la violencia, el miedo, la corrupción, el hartazgo, la desesperanza.

Gonzalo Rivas habla de la existencia de otro México, el México que está dispuesto a correr riesgos por los demás, el México anónimo y solidario que habita esa otra cara de la moneda mexicana: la cara del temple, del valor, de la solidaridad.

Si Gonzalo Rivas fue posible, no todo está perdido en México.

Página 67 de 89