Ciudad

Ciudad

Siempre que me toca leer noticias de ciclistas atropellados y asesinados se me encoge el corazón. Me sucede por una doble congoja. Pienso que pude haber sido yo o alguien conocido. Hoy me llegaron noticias desde temprano de que un conocido, Manu, moría asesinado en su bici por un chofer que se saltó un semáforo.

"Como que asesinado es fuerte ¿no? Lo atropellaron, fue un accidente. El chofer no lo hizo a propósito." Eso pensarán muchos, pero ni madres. Fue asesinato porque el camionero iba a exceso de velocidad, porque se saltó un semáforo, circulando por donde no le tocaba. Todo esto lo hizo consciente. Es un asesino.

La imagen puede contener: una o varias personas

Y es así que cada que vez que muere asesinado un ciclista, la comunidad en bici sale a la calle a instalar una bici blanca para recordar a la persona que murió. Es un momento mágico, de conexión con otros colegas. De recordarnos de que aquí seguimos y de que, si no actuamos, podemos ser el próximo. Hoy salimos a rodar y no pude parar de llorar mientras levantaban la bici de Manu. Por él, por mí, por todos los que estábamos allí.



A Manu lo conocí poco pero siempre me pareció que emanaba buena vibra. Lo conocí un poco más cuando lo entrevistamos para un proyecto de movilidad que hicimos en el estudio. Me pareció afable, algo geek, muy entregado a su pasión: diseñar el espacio público para la seguridad de peatones y ciclistas. Era un expertazo que ya había trabajado para el IMPLAN y ahora para el ayuntamiento.

Él sí era un expertazo en temas de movilidad. No como los pendejos que leo ahora en algunas notas sobre su muerte. Y es que no fallan y no faltan los comentarios pendejos de los que no tienen ni puta idea: "es que seguro iba escuchando música"; "¿es que no ven cómo están las calles? Sólo un loco andaría en bici"; "no llevaba casco"; "es que no hay cultura vial"; "luego los ciclistas hacen lo que quieren". El objetivo de esta narrativa es revictimizar al asesinado. Detrás de una computadora. Desde el anonimato. Como cobardes. No te dirían esto a la cara porque saben en el fondo que están llenos de prejucios. No se dan cuenta de que con estos comentarios revelan su lado más ruin. Acusan sin que el acusado pueda defenderse.



DE CARLOS MARTÍNEZ DOMÍNGUEZ PUEDES LEER TAMBIÉN EN MUNDO NUESTRO:



El problema de los ciclistas asesinados es porque hay una cultura de violencia en las calles que normaliza que haya "accidentes"; que culpa a las víctimas; en donde todo se resuelve con más campañas de cultura vial. Y no, este problema se soluciona como lo han resuelto en muchas otras ciudades ya: reduciendo velocidades con multas y un mejor diseño de las calles; fomentando el uso seguro de la bici con ciclovías; haciendo más peatonales las calles; incrementando el transporte público para que no haya necesidad de tener un coche.

Si cuando lees una nota de un atropellado lo primero que piensas es "seguro no usó el puente peatonal" o "seguro no llevaba casco", te aviso: eres un pendejo miope que no entiende nada de la violencia vial que vivimos los que caminamos y nos movemos en bici. Ningún casco, chaleco, o luces hubieran salvado a Manu. Nada te salva de un chofer que se salta un semáforo a 60km/h.

Hoy lloré mucho. Tengo los ojos hinchados. Me voy a dormir sabiendo que mañana a las 6.30am tengo que tomar mi bici para ir a dar clases a la IBERO. Siento miedo. Mucho. Porque hoy fue Manu, pero mañana puedo ser yo u otro conocido. Quiero despertar sin sentir esto. Quiero paz mental y vial. Hagan su parte desde sus coches: respeten límites, no conduzcan tomados, no se distraigan al volante. La seguridad vial es compartida. Háganlo por ustedes, háganlo por mí, mi hija, mi esposa y todas las personas que me extrañarían. Aunque para muchos sólo sea un conocido. Como Manu lo fue para mí y lo extraño mucho ya. #ManuVive

Mundo Nuestro. César Galicia* es una de las personas, muchísimas, que en bicicleta y a pie recorrieron la noche del miércoles las calles de la ciudad de Puebla para rendir homenaje a su amigo Emmanuel Vara Zenteno, Manu. Y para exigir justicia. Y para demandar un cambio radical en las leyes que rigen la operación del tránsito en general y del transporte público en particular. Y para recordar a un hombre joven que nos recordó a todos que es posible construir una mejor ciudad.

César Galicia leyó este texto frente a las instalaciones de la Fiscalía, una de las tantas dependencias públicas que le fallaron a Manu VZ.



Manu tenía una bicicleta tatuada en el brazo. Era fácil entender por qué. Manu no solo era un comprometido activista por la movilidad urbana y la sustentabilidad de las ciudades (fungiendo como director de Gestión de Movilidad del ayuntamiento de Puebla) sino que era de esas personas que te daban la vibra de ser algo más que una persona, una especie de híbrido de ser humano y objeto o, en su caso, ser humano y bicicleta, como si las dos ruedas no fueran solo un medio de transporte sino toda una mística, una estética, una forma de ser, estar y percibir el mundo.

Manu andaba por la vida como las bicicletas andan por las ciudades: de forma armoniosa, amigable, centrada y en movimiento, sobre todo eso, en mucho movimiento: Manu era quien seguía de pie bailando cuando todos ya estábamos agotados, quien invitaba a las retas de Halo un martes cualquiera por la tarde nada más por el gusto de la convivencia y del presente, quien le abría su puerta a cualquier amigo o desconocido que por esa noche no tuviera un techo. Manu te invitaba con su pura presencia a sentirte un poco más vivo, a tener uno de esos momentos en los que cierras los ojos y dices "esto está bien". En suma: Manu era el tipo de persona que te hace pensar que el mundo no es un lugar de mierda.

Pero a veces, el mundo sí es un lugar de mierda. Hoy Manu fue asesinado haciendo lo que más amaba: andando en bicicleta. Manu fue asesinado por un chofer de camión que se pasó el alto. Pero el chofer solo fue el verdugo de todo un sistema de muerte que existe detrás. Manu fue asesinado, también, por este pinche sistema de movilidad urbana que lentamente nos está hundiendo a todos en la miseria. Manu fue asesinado por el concesionario de la unidad, por la maldita adicción a la velocidad, por la falta de respeto al valor de la vida humana, por las condiciones de miseria de los camioneros, por las leyes injustas con los peatones y ciclistas, por los funcionarios corruptos que no hacen nada por cambiar estas leyes injustas, por todos los arquitectos y gobernantes y empresarios y personas que consideran que la calle debería ser un sitio privilegiado para los coches, por todas las personas que al ver la nota de su muerte harán comentarios genéricos como "ay, pero es que andar en bici es muy peligroso" o "los ciclistas también son imprudentes" o "quizás debió tener más cuidado", y que colaborarán con perpetuar un discurso común que culpa a las víctimas y no a los victimarios. Manu fue asesinado por un sistema de movilidad homicida que, mientras no cambie, seguirá acumulando víctimas.

Si leen esto, si leen cualquiera de las publicaciones que hoy se escriben llorando a nuestro amigo, no sólo comenten sus condolencias. Honren el asesinato de Manu siendo más humanos en la calle. Ustedes tienen los coches. Ustedes son quienes pueden matar. Ustedes son quienes pueden destruir vidas, familias, amistades. Sean más humanos, por favor. Eviten tragedias. Y respeten a quienes dedican (y en ocasiones trágicas, entregan) su vida por hacer de esta ciudad un espacio más amable para todos.

Rest in power, amigo. El mundo fue un lugar mejor gracias a ti.



César Galicia

* César Galicia es psicólogo especialista en educación sexual, tiene 25 años y vive en Guadalajara.



(Fotografía tomada de e-consulta)

Hoy murió mi compañero, algo más que un hermano, Manu. Mi querido Manu. Sus amigos perdimos a un cómplice, a un confidente y a un camarada de lucha. Su familia perdió a un hijo, un hermano. Y la ciudad perdió a un ciudadano ejemplar, de esos que en verdad dedican su vida a hacer una sociedad mejor. Desde hace años Manu conoció la bicicleta como bandera de lucha y no la soltó nunca. Ni hoy, el día que nos lo arrebataron. Y no nos lo arrebató solamente el operador de la unidad de transporte público que lo atropelló, o la autoridad que permitió que siguieran circulando esas unidades en una calle donde ya está prohibido por ley. No fue sólo eso. Fue también la pésima condición laboral a la que concesionarios tienen sometidos a sus trabajadores y que les obliga a manejar sin prudencia. Fue además la violencia vial. Fue la falta de inversión en transporte público, en infraestructura peatonal y ciclista. Fue el desinterés de un gobierno que no hace exámenes de conducir para emitir una licencia de manejo. Fue la sociedad que culpa a las víctimas, que rechaza cualquier medida que les reste privilegios en favor de una mayoría. Fue el culto a la impunidad que se ve reflejado en acciones como el rechazo a las fotomultas o cualquier otra medida que busca disminuir la velocidad. Fue el histórico privilegio al automóvil, a los motores y a la rapidez que impera sobre nuestras calles, espacial y presupuestalmente. Fue sobre todo un modelo de ciudad que no tiene respeto por la vida. A Manu lo mató eso contra lo que tantas personas hemos luchado durante tantos años. Así como Manu, tan solo en México más de cuarenta personas han muerto hoy en algún hecho de tránsito. Así como Manu, 1.3 millones de personas mueren en calles y carreteras de todo el planeta cada año. Es por ello que la justicia para Manu no depende de si el conductor del transporte público, un joven de 19 años, es privado de su libertad por homicidio. Manu conocía el problema y hasta él mismo sabría que en un caso así, como en todos los miles de casos que se dan en México cada año, la justicia sólo podría lograrse haciendo todo, TODO, para que ésto no se vuelva a repetir. Y Manu lo hacía. Le dedicó y entregó su vida a esa lucha por la justicia en nuestras calles. Y su sacrificio no será en vano. Hoy colocamos esta bicicleta blanca en su memoria, esperando, como con todas las bicicletas blancas que se colocan, que sea la última que tengamos que poner. El último recordatorio de que tenemos que hacer ciudad de manera distinta.

Y puntualmente, por Manu y por todas las personas que mueren en nuestras calles, exigimos lo siguiente: Modificación a la Ley del Transporte para el Estado de Puebla y su Reglamento para eliminar el esquema hombre-camión y transitar hacia el modelo Ruta-Empresa para todas las concesiones del transporte público en el Estado. Creación de una Ley de Movilidad que establezca una velocidad máxima de 50 Km/hr en zonas urbanas. El fortalecimiento del programa de fotomultas, su expansión a las calles de jurisdicción municipal y sanciones para automóviles con placas de otras entidades federativas. Capacitación intensiva para todos los elementos de vialidad estatal y municipal en temas de movilidad segura y sustentable. La eliminación de las licencias para conducir permanentes y el establecimiento de exámenes teóricos y prácticos certificados para su obtención, así como un sistema de puntos en dicha licencia. La efectiva aplicación del Reglamento de Tránsito y Movilidad. La creación de una ley nacional de seguridad vial que nos permita dar un marco jurídico para todo el territorio a las medidas antes mencionadas. Y cada que alguien vea esta o cualquier otra bicicleta blanca en nuestro país y en nuestra ciudad debe recordar que tenemos que seguir luchando por calles más humanas, por autoridades más responsables y por ciudadanos más sensibles y comprometidos. Ni una bici blanca más.

Mundo Nuestro. Firmado de manera personal por varios ciudadanos que tienen en la bicicleta un medio para construir una mejor ciudad, el siguiente desplegado contiene un conjunto de demandas concretas que guardan un objetivo último: ni una bici blanca más, ni una muerte más como la Emmanuel Vara Zenteno, Manu, quien este miércoles 21 por la mañana fue atropellado brutalmente por un autobús de transporte público que circulaba por la avenida 11 Sur. .

MANIFIESTO

RED URBANA/CAPÍTULO PUEBLA



Puebla, Puebla a 21 de Noviembre de 2018

Hoy en Puebla murió Emanuel Vara Zenteno, Manu, un joven de 28 años cuya pasión fue diseñar ciudades más humanas, haciéndolas más seguras, eficientes y sustentables a través del rediseño. Hoy le han fallado la Ciudad, las Instituciones, la falta de aplicación de la Ley y la sociedad misma. Se nos va atropellado por un camión de Transporte Público. Esta historia, al igual que muchas más, en Puebla y en México, sucede a diario, destruyendo vidas y familias. Muertes de niñas, niños, jóvenes y adultos que podrían ser evitadas.

Exigimos a las autoridades de los tres órdenes de gobierno una valiente y decidida gestión de la velocidad en las calles, mediante acciones inmediatas y sin excusas:

  • A nivel Federal, la urgente aprobación de la iniciativa sobre la Ley Nacional de Seguridad Vial que está congelada en el Congreso de la Unión. Además de una estrategia de Seguridad Vial a nivel nacional para todas las zonas urbanas, que vaya acompañada de recursos financieros para su implementación.
  • La instauración de un Observatorio Ciudadano de Seguridad Vial que vigile y audite, las acciones, avances y retrocesos en la materia.
  • La urgente publicación como Norma Mexicana del Manual de Calles publicado por SEDATU.
  • Homologación del proceso de recolección de datos de incidentes viales entre las instancias de salud, seguridad pública y tránsito de los diferentes niveles de gobierno.

  • En Puebla, le demandamos a los Diputados Locales, crear la Ley de Movilidad y Seguridad Vial para el Estado de Puebla, basándose en las normas de movilidad nacionales e internacionales que garantice la vida de los usuarios vulnerables de las vías.
  • La modificación a la Ley del Transporte para el Estado de Puebla y su Reglamento para eliminar el esquema hombre-camión y transitar hacia el modelo Ruta-Empresa para todas las concesiones del transporte público en el Estado.
  • La Creación de una Ley Estatal de Convivencia Vial que establezca un límite de velocidad máximo en zonas urbanas de 50 Km/hr.



  • Al Gobierno del Estado, la imperante gestión, regulación y mejora del Sistema de Transporte Público.
  • El fortalecimiento del programa Movilidad Segura (Monitor Vial) con más cámaras, sensores y sanciones para automóviles con placas de otras entidades federativas.
  • El establecimiento de un programa de control de faltas al reglamento con tecnología para el Transporte Público.
  • Capacitación intensiva para todos los elementos de vialidad estatal en temas de movilidad segura y sustentable.
  • La implementación de una campaña de cultura vial.
  • La eliminación de las licencias para conducir permanentes y el establecimiento de exámenes teóricos y prácticos certificados para su obtención.

  • A los Ayuntamientos de la zona metropolitana, adecuarse y homologarse a la normativa, lineamientos y programas en materia de Movilidad y Seguridad Vial con los que cuenta el municipio de Puebla.

  • Al Ayuntamiento del Municipio de Puebla, le exigimos implementar y hacer cumplir el Reglamento de Tránsito, Movilidad y Seguridad Vial, la Norma Técnica de Diseño e Imagen Urbana y el Programa de Movilidad Urbana Sustentable.
  • El establecimiento de un programa de control de faltas al reglamento con tecnología en vialidades de jurisdicción municipal.
  • Capacitación intensiva para todos los elementos de vialidad municipal en temas de movilidad segura y sustentable.
  • Adecuación de corredores e intersecciones viales con mayor incidencia de hechos de tránsito.



  • A los habitantes de Puebla, la puesta en práctica de hábitos y conductas que minimicen el riesgo de hechos de tránsito. La reducción de la velocidad en zonas urbanas.
  • El respeto de los conductores a los derechos de los peatones y ciclistas.

La responsabilidad es de todos. #NomasMuertesViales #ManuVive

ATENTAMENTE

Laura Ballesteros Mancilla

Alfonso Vélez Iglesias

Adán Domínguez Sánchez

José Lius Escalera

Luis Olmos Pineda

Alfredo Ramírez Barra

Luis Fernando Graham Velver

Giovanni Sayas

Oscar Vera Chagolla

Pablo Fernández del Campo

Antonieta Peregrina Castañeda

Denisse Larracilla Razo

Luis Armando Olmos Pineda

Amilcar Hernández Flores

Juan Andrés Contreras Hernández

José Antonio Quintana Gómez

Sergio Vergara

Octavio Flores Hidalgo

Talía González Cacho

Fernando Cameras Martínez

Luz María Moreno Quiroz

José Luis Jaspeado Escalona

Vida y milagros

Pintura de la portadilla: "Vista del Valle de México desde la Sierra de Guadalupe", de José María Velasco.



Se supone que si finalmente se construyera el aeropuerto en Texcoco en parte de lo que fuera un sistema lacustre de aguas combinadas, dulces y salobres, el proyecto incluye retirar parte de las miles de toneladas de escombro que se arrojaron ahí a raíz del sismo de 1985. También se planeaba restaurar los lagos en las tierras que hoy son zona federal, captar el agua de lluvias e instalar 23 plantas de tratamiento, de manera que se puedan tratar las aguas negras de las múltiples urbanizaciones aledañas a lo que fueran los lagos y las que provendrían del aeropuerto. La zona hoy, con o sin aeropuerto, es un lugar contaminado y destrozado desde el punto de vista ambiental, aunque ya se han invertido en su restauración 9 mil millones de pesos.

Resultado de imagen para consulta sobre aeropuerto



A muchos que viajamos con frecuencia a la ciudad de México nos tocó atestiguar el deterioro del lago de agua dulce que fue Chalco, destruido por el clientelismo de quienes se dedicaron a fomentar ahí asentamientos humanos irregulares para satisfacer la demanda de vivienda de quienes trabajaban en el DF. La concentración de enormes inversiones en la ciudad de México, sumadas a la explosión demográfica de los años setentas y ochentas formaron esas ciudades dormitorio en lugares inadecuados y sin ningún ordenamiento. Año con año vemos como se inundan enormes zonas de Chalco, en las colonias que el viejo sistema del PRI propició y que Carlos Salinas regularizó por medio de su programa proselitista llamado Solidaridad. El enorme canal de aguas negras de Chalco se desvía hacia lo que queda de otros lagos.



Yo no voté en la consulta de estos cuatro días porque asumo que no tengo ningún conocimiento para votar a favor de algo que requiere de muchísima información técnica. Sí he leído información acerca de cómo se puede restaurar el sistema lagunar, pero nada más. Irresponsable sería votar a favor o en contra de algo cuyo fondo desconocemos. Hablé con un experto en aves y me dijo que de restaurarse la zona, las aves saben perfectamente qué rutas se vuelven viables para ellas. De hecho, el actual aeropuerto está más cerca de rutas migratorias de lo que estaría el NAICM. Aunque la flora y la vida silvestre de gran parte de lo que queda del sistema lacustre ya está alterada, hay aún mucho por salvar.

Si López Obrador decide no construir ahí el aeropuerto, lo que queda del sistema lacustre puede estar condenado irremediablemente si no se continúa al menos con el proyecto de reconstrucción ambiental incluido en el proyecto del NAICM. Si deciden cancelarlo, la decisión debiera acompañarse del presupuesto para sostener la reconstrucción de lo que queda de lagos y lagunitas en esa zona, entre ellos el Nabor Carrillo, al que este año llegaron aún más de 300 mil aves migratorias. En la zona hay otros 17 cuerpos de agua importantes que seguirán ahí con o sin aeropuerto.

Hace 31 años que yo trabajo en la conservación de una pequeña laguna en Puebla, zona federal, que de acuerdo al Ingeniero hidráulico Cesar Solís, fue parte de un sistema de casi cien pequeñas lagunas al sur oriente de la ciudad. Al quedar dentro de zonas ejidales, todo lo que se construyó alrededor fue irregular, igualito que en Chalco. Se fueron rellenando las lagunitas más pequeñas y encima se construyeron colonias en las que frecuentemente hay inundaciones. La ciudad se tragó a todas las lagunas, excepto a dos. Cuando se inició la recuperación de San Baltazar, que es la laguna a la que yo me refiero, lo que quedaba de vaso regulador eran solo 14 hectáreas rellenadas a medias con escombro y le habían conectado los drenajes de Ciudad Universitaria de Puebla, construida en los años sesenta, y los drenajes de las colonias irregulares. La restauración la hizo el ayuntamiento de Puebla de manera conjunta con nuestro patronato. Aunque es solo una muestra infinitesimal, prueba cómo si es posible restaurar un cuerpo de agua. La intención fue evitar su invasión y paliar las graves inundaciones de aguas negras que ya padecían las colonias aledañas. El lugar es pequeñito, pero a él ha ido regresando la fauna silvestre propia de estos lugares: patos silvestres, tortugas de casquito, y garzas y águilas pescadoras atraídas por los peces que se introdujeron. La laguna se alimenta solo de agua pluvial y conserva el agua todo el año. El suelo tiene una impermeabilización natural que la retiene. Los excedentes de agua de lluvia se van por un vertedero que se conecta a un colector pluvial que derrama en el segundo río más contaminado del país, el Atoyac. Una tristeza ver salir el agua viva para caer en un río tóxico que hoy muchos queremos revivir.

Resultado de imagen para naicm vista satélite

Mirando una foto aérea de la zona en donde hoy se construye el NAICM, alrededor vemos una enorme extensión baldía que supera en muchas veces lo que ocuparía el aeropuerto. Todo eso, con o sin aeropuerto, debe recuperarse y sanearse. De ninguna manera se debe permitir que eso se invada y se construya.

En la revista Nexos de junio de 2017 se publicó una Breve historia de la desecación de los lagos del Valle de México a lo largo de 5 siglos. Vale la pena leerlo para entender lo que perdimos y lo que aún es rescatable. Solo a cien años de la llegada de los españoles, ya la zona se encontraba perturbada. Doscientos años después, Lucas Alamán propuso delante del Congreso Constituyente de 1824 todo un plan para desecar de manera definitiva el Lago de Texcoco. El objetivo era acabar con las inundaciones. Doscientos años después, su deseo le ha sido casi concedido sin que por eso se deje de inundar la ciudad de México.

Resultado de imagen para valle de méxico sistema lacustre

Para terminar, en Wikipedia encontré los siguientes datos: La cuenca lacustre del Valle de México estaba formado por los grandes lagos de Zumpango, Xaltocan, Texcoco, Xochimilco y Chalco con sus sistemas lagunares más pequeños. Un dato raro de estos lagos es que sus aguas eran de carácter distinto: Xochimilco y Chalco eran lagos de agua dulce y los otros tres eran salobres. En el México prehispánico ahí se explotaba la sal. Los tres lagos salobres permanecieron sin invasiones porque no eran aptos para la agricultura; los otros dos, por estar en puntos más bajos, no abastecían de agua a la ciudad y solo servían para la agricultura porque ya los desechos de la ciudad de México se derivaban hacia ellos. El agua de la ciudad venía de manantiales aledaños.

Lo que queda del lago de Texcoco, Zumpango y Xaltocan mide más de cinco mil kilómetros cuadrados, de los cuales el aeropuerto ocuparía 700 hectáreas. Aunque no se haga ahí, debe implementarse el plan de conservación y restauración de la zona con un presupuesto responsable etiquetado desde la cámara de diputados. Esa responsabilidad queda en la cancha del nuevo gobierno y su mayoría parlamentaria.

Lo que queda de la naturaleza lacustre de la cuenca puede recuperarse. Se puede. Es posible. Con o sin aeropuerto. Abandonarlo a la especulación y al caos que nos caracteriza como país en materia urbana sería un crimen.

Mundo Nuestro. Hay argumentos certeros. Como los que han escrito en su comunicado de prensa las organizaciones que este martes han exigido la continuación del proyecto de peatonalización en el centro histórico de la ciudad de Puebla. Y hay imágenes que arrebatan todo debate. Reproducimos unos y otras en el ánimo de respaldar la exigencia ciudadana de de proteger y preservar el mayor de nuestros patrimonios históricos. Sin más.



Todos estas organizaciones exigen ahora continuar con el proyecto, convertirlo en la realidad cotidiana.

A Pata, Puebla Vigila, Laboratorio de Espacio Público en México, Asociación Nacional de Estudiantes de Diseño, Urbanismo y Planeación, Consejo de Participación Ciudadana de Movilidad de Puebla, Liga Peatonal, FabrikUr, Espacio Público FFYL, CADENA, Puebla Antigua, Profética Casa de la Lectura y Restaurantero Anarquista.

Saltar la calle...





Mirar las viejas calles.

El Centro Histórico de Puebla fue declarado Patrimonio de Humanidad por la UNESCO el 11 de diciembre de 1987 por lo tanto, el cuidado, preservación y recuperación del mismo resulta una responsabilidad histórica con la humanidad. Es bien sabido que las condiciones de nuestra ciudad no son las óptimas para tal cuidado. A raíz del sismo del pasado 19 de septiembre de 2017, decenas de edificios se dañaron gravemente. Las vibraciones provocadas por la circulación de vehículos de gran tonelaje así como el gran volumen de vehículos motorizados, ponen en mayor riesgo a los inmuebles afectados. A esto añadimos la creciente destrucción del patrimonio debido a su abandono, a su baja ocupación para la vivienda, la construcción de obras ilegales dentro del polígono catalogado y los intentos de privatización de diferentes inmuebles de uso público. Por estas razones, es necesario apoyar iniciativas que nos permitan protegerlo.

Jugar en la calle.

Recientemente la prueba piloto de semipeatonalización #Ándale, nos reunió 4 fines de semana, durante los cuales, pudimos disfrutar libremente del espacio público, de forma segura sin peligro de transitar entre vehículos motorizados, disfrutando del espacio sin la contaminación visual y auditiva que producen los automóviles, pero sobre todo recorriendo nuestro centro histórico a la escala en la que fue pensado originalmente hace casi cinco siglos: la peatonal. Durante el desarrollo de esta prueba piloto se realizaron diferentes actividades culturales que le dieron vida al espacio público; bailables, muestras de teatro, juegos infantiles, muestras gastronómicas y pintas con gises, mismas que representan una oferta cultural y recreativa a la que los poblanos normalmente no tenemos acceso.

Sí es posible otra calle.

Tomar la calle.

De acuerdo a las cifras correspondientes a los resultados finales recabados por la Secretaría de Movilidad, el número de peatones se incrementó un 52% en promedio, comparando un día de #Ándale con un día común sin la prueba piloto. El último fin de semana tuvimos un aumento de peatones del 86.4%, siendo éste el más elevado. Asimismo, la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (CANIRAC) reportó un incremento de 15% en sus ventas durante éste mes, por lo que constatamos, gracias a #Ándale, una oportunidad para los comercios que han luchado por recuperarse de las pérdidas ocasionadas por el sismo del año pasado.

Soñar en la calle.

La ciudad requiere de medidas innovadoras y creativas, pero sobre todo de la disposición a emprender alternativas nuevas para combatir problemas que hemos heredado desde hace muchos años. Es por ello que diferentes organizaciones, colectivos y activistas el día de hoy nos manifestamos a favor de la prueba piloto #Ándale. Así también, hacemos público que, tanto de manera individual, como colectiva, hemos ocupado los medios institucionales para hacer saber a la administración actual nuestra beneplácito frente al proyecto #Ándale. Esperamos también acercar nuestros esfuerzos al gobierno electo para darle continuidad al proyecto y finalmente concretar una intervención adecuada en el próximo trienio, que priorice el interés público y que ofrezca a la población de toda la ciudad, sin importar sus condiciones, una alternativa más para disfrutar de nuestro espacio público por excelencia: sus calles.

Imaginar la futura calle.

Mundo Nuestro. Tres sellos de clausura encontramos el viernes 5 de octubre en la reja que guarda el predio conocido como "Ex-Vivero de Santa Cruz". Lo clausuró primero el gobierno estatal (la SDRSOT, de Rodrigo Riestra), después el Ayuntamiento de Puebla (la Secretaria de Medio Ambiente, del secretario Gabriel Navarro), y remató, obligado por el ridículo, el gobierno municipal de Cuautlancingo. Tres gobieros, tres clausuras. Una imagen certera para entender el litigio tan largo sobre la única área verde que como parque arbolado serio pueda encontrarse en varios kilómetros a la redonda (el más cercano es el Parque del Arte, a casi cuatro kilómetros de distancia).

Tres clausuras: a la izquierda, el cartel del Ayuntamiento de Puebla; a la derecha, abajo, en grande, la del gobierno estatal desde la oficina de Rodrigo Riestra; arriba, la "clausura temporal" del ayuntamiento de Cuautlancingo.



En esas estamos el viernes por la tarde, cuando funcionarios de los dos primeros gobiernos realizan una inspección por el predio, con la presencia de los representantes legales del propietario Pedro Maccise, que por supuesto no aparece. Tampoco se aparece Dahel Lara, una abogada que en el 2002 "le compró" a Pedro Maccise la propiedad para después cederle un poder de por vida al empresario. Ella actualmente es vocal ejecutiva en el Instituto Electoral del Estado, pero entonces, al igual que Maccise, estaban relacionados con el banco que cedió al Fobaproa el predio, y por ahí encontraron el camino para que el empresario se hiciera del ex-vivero. Toda una historia que ha corrido en paralelo a la movilización civil por conservar esta ribera del arroyo Rabanillo sobreviviente con sus 47 mil metros cuadrados a la borrasca del ladrillo y el concreto que se abatió sobre Puebla en los últimos cincuenta años.

Expongo aquí dos documentos que dan cuenta de este lío armado por la pareja Pedro Maccise-Dahel Lara:

Un documento del Registro Público de la Propiedad en Cholula, que lo identiifica a nombre de la esposa del empresario y lo ubica en Santiago Momoxpan, municipio de San Pedro Cholula:





Y una Constancia de No Adeudo levantada en el ayuntamiento de Puebla,

a, a quien reconoce como propietaria:

La inspección identifica 81 tocones, según declara el Secretario Navarro. Y perfila la postura clara del ayuntamiento de Puebla, que planta en su territorio el terreno, no en Cuautlancingo y tampoco en San Pedro Cholula. Y termina con el señalamiento de las consecuencias legales que tendrán tanto los propietarios del predio que talaron como los funcionarios de Cuautlancingo que entregaron unos permisos apócrifos. Por supuesto que aparecen las palabras "remediación del daño".

Pero por principio la confirmación de que el predio pertenece al municipio de Puebla. Y para eso la Carta Urbana 2016. Aquí el detalle de la misma, y su identificación como área verde.

Y al final, la alternativa solicitada por los vecinos desde hace más de treinta años: la expropiación por causa de utilidad pública para la creación definitiva de un parque público.

El sábado 6, los vecinos se movilizan sobre la Forjadores. Dejan testimonio gráfico. Y señalan que estarán el lunes 8 en el Congreso para seguir la comparecencia del alcalde de Cuatlancingo ante los diputados que así lo han demandado.

Aquí la entrevista con Gabriel Navarro el viernes 5 de octubre en el Vivero de Santa Cruz.

VIDEO: Las declaraciones del Secretario de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Puebla, Gabriel Navarro, el viernes 5, tras la visita de inspección al predio clausurado por tres autoridades.

La movilización del sábado en la Forjadores:

Mundo Nuestro. Pedro Maccise, el empresario que intenta estos días, una vez más, talar el predio sobre la avenida Forjadores para plantar ahí algún desarrollo comercial o habitacional, es un viejo conocido de quienes han impedido que se salga con la suya. Esta vez ha llegado demasiado lejos, al obtener unos permisos de derribo -- a todas luces ilegales-- por parte del ayuntamiento de Cuatlancingo. La acción de las motosierras provocó la movilización inmediata del vecindario y de la opinión pública, lo que provocó finalmente la intervención del gobierno estatal, la SDRSOT de Rodrigo Riestra, que clausuró el predio el sábado por la mañana. El conflicto está vivo, pues la clausura por el gobierno estatal reconoce como jurisdicción del predio al municipio de Cuautlancingo. El problema es entonces para el gobierno municipal de la ciudad de Puebla, cuya Carta Urbana 2016 establece claramente como área verde de su territorio al antiguo vivero. Se espera que esta misma semana se produzca una acción radical de parte del gobierno de Luis Bank, que ha visto esta misma semana cómo se agrede su territorio desde instancias externas (ayuntamiento de Cuautlancingo, para el caso del vivero, y gobierno estatal, para el caso de los sellos de clausura violados en el espectacular de Cúmulo de Virgo y 11 Sur), y es señalado por los defensores de los árboles del vivero como omiso en este conflicto.

Como quiera, es un conflicto viejo. Este texto de Verónica Mastretta fue publicado en la prensa el 14 de juliio del 2008. Es una reseña de la situación de entonces. Diez años han pasado, y el conflicto permanece.



Presentamos primero un video con la crónica breve de la movilización civil el sábado 29 de septiembre en las afueras del ex-vivero de Santa Cruz, sobre la antigua carretera federal a Cholula.

Vida y milagros



lunes, 14 de julio de 2008


Motosierras en el ex vivero de Santa Cruz


Algún miembro de la familia Cué Morán dio como dación en pago a un banco un predio de cinco hectareas, totalmente arbolado y conocido por los poblanos como el ex-vivero Santa Cruz, un predio cruzado por el río Rabanillo y catalogado hasta hace unos meses como área de preservación ecológica en la carta urbana de la ciudad de Puebla.



Cuando el banco se percató de que el predio no contaba con permisos para construir viviendas lo consideró invendible y lo traspasó al FOBAPROA (hoy IPAB).
El predio fue adquirido en cuarenta pesos el metro allá por l997 y hoy aparece en el registro público de la propiedad a nombre de Dalel Lara.

Sin embargo el que se comporta como dueño del predio es Pedro Maccise, a quien la Sra. Lara otorgó un amplio poder sobre el terreno. Hace tres años, Pedro Maccise empezó a tramitar usos de suelo para hacer un fraccionamiento en el ex-vivero.

Eli Posada, Sara Arabián y Nenise Ares me buscaron para que las acompañara al ayuntamiento para averiguar el estatus del predio, preocupadas por el derribo de árboles que empezaron a ver en la zona. Fuimos a la secretaría de Administración Urbana y con la directora de Ecología, Socorro Santín. Ahí nos mostraron la carta urbana vigente en donde el predio aparecía como area de preservación ecológica. Cuando del lado izquierdo del predio el sr. Alfredo Miguel (conocido como "el verde") empezó a derribar los árboles de la zona federal sobre la cual pretendía hacer el acceso a su fraccionamiento, una hectárea frente al ex-vivero, acudimos tambien a la Comisión Nacional del Agua en México para pedir que se revisaran las autorizaciones que el gerente de CNA en Puebla, Manuel Bersitain había dado.

Las obras fueron clausuradas despues de sostener una entrevista con el alcalde quien nos aseguró que en su administración no se darían permisos para cambiar el uso de suelo del ex-vivero. De CNA México dieron tambien la orden de que no se talaran los árboles de la zona federal ni se autorizara la vialidad ahí. El ayuntamiento nos invitó a reunirnos con Pedro Maccise para ver si se podía llegar a un acuerdo con él para que construyera en la mitad del terreno y donara la otra mitad al ayuntamiento. Creo que los ciudadanos no tendríamos que ir a este tipo de encuentros porque los usos de suelo no deben ser negociables.

Sin embargo fuimos, y el encuentro entre Pedro Maccise y el trío de señoras que nos presentamos a dicha reunión acabó en puros dimes y diretes infructuosos, ociosos e inservibles. Lo bueno fue que como el señor nos gritoneó a todos , incluídos los funcionarios del ayuntamiento, pues de plano hasta ahí llegaron las reuniones. No volvimos a saber nada del asunto. Esta semana, las motosierras volvieron a escucharse en los dos predios.

Yo no lo he visto, pero dicen los que ya vieron la carta urbana autorizada en el anterior ayuntamiento ,que se modificó el uso de suelo y que ya no está clasificado como area de preservación ecológica. La CNA, por su lado, está permitiendo que el Sr. Verde Miguel tire los últimos, enormes ahuehuetes de la orilla del lado izquierdo del río Rabanillo (ver fotos).

Total, a una semana de que llegue el día mundial del medio ambiente, de que el gobierno del estado arranque su masiva siembra de un millón de arboles en un solo día (cinco de julio) , las areas de preservación ecológica siguen sin ser intocables en Puebla y lo que las rige es el poder del dinero. Dicen en un libro que se llama "La vida secreta de las plantas", que éstas son capaces de sentir y de temer. Si las plantas de Puebla hablaran, seguro nos dirían que viven temblando.

GALERÍA FOTOGRÁFICA

No hay texto alternativo automático disponible.