Don Pedro Palou: Ciudad y futbol, sus territorios vitales Destacado

Compartir

Murió Don Pedro Palou, terminó el partido para él. Cuántas jugadas se lleva de una ciudad que apenas ya lo contenía. Cuánto siglo veinte nuestro se va tras esa figura imponente pero escuálida que todavía de cuando en cuando llegué a encontrar en las calles el centro de su ciudad de Puebla, resguardado en un abrigo cómplice de su mirada desgarbada y dispuesto a arrebatar desde su vozarrón toda discordia posible. “¿Qué paso llevas, Mastretta?”, retiembla todavía una memoria que no se esconde en recovecos, que se presenta entera para mirarlo ahí en la 5 Oriente, una de sus calles personales, la que expone mejor desde su Casa de la Cultura lo que su vida significa para una ciudad que todavía en los ochentas estaba fincada en el encierro de sus cacicazgos y enconos de lo que los viejos llamaban el “avilacamachismo”.Cada quien se lleva su ciudad cuando la vida termina. Don Pedro la miraba con ojos largos que le ayudaban a entender sus desencuentros y desencantos filtrados a la luz quebrada de las tardes de invierno, como quien asume que las piedras en las que está montada siempre estarán ahí por sobre los avatares breves de sus habitantes. Ciudad y futbol, sus territorios vitales. Historia y juego, fundación y gozo, certidumbre y trazo… Las palabras brotan ligeras ahora que la realidad de su muerte me obliga a pensar en Don Pedro. Pensar en él en esta mañana de enero, luminosa, apenas fría, ir a buscarlo a mis años jóvenes que lo gozaron en el esplendor de su vida...

(Fotografía de portada: Abraham Paredes)



Compartir

Sobre el autor

Sergio Mastretta

Periodista con 39 años de experiencia en prensa escrita y radio, director de Mundo Nuestro...