Cultura

Mundo Nuestro. @masde131 entrevistó a Mariana Mastretta, documentalista autora reciente del corto Atoyac, agua que sueña. Ella respondió con un breve texto estos interrogantes:

¿Cuál es tu relación con el Río Atoyac? ¿Cuál fue el camino que seguiste para grabar y tu método de trabajo? ¿Cuáles son tus documentales favoritos y por qué?; (aunque sean de este año). Hay una superabundancia de documentales en México, ¿qué crees qué hace falta para el documental hecho aquí? Y, ¿por qué es importante el documental en el México de hoy? ¿Qué es lo más interesante que te ha dicho el público sobre tu documental? ¿De qué manera te dicen las personas que defienden el Río Atoyac que el documental puede ayudar en su defensa? ¿Qué sigue para ti y para el Río Atoyac?



El río Atoyac nunca había sido parte importante de mi vida, aunque siempre he vivido junto a él. Recuerdo mucho que cuando era niña y jugaba con mis vecinos teníamos prohibido acercarnos, podía arrastrarnos con su corriente fuerte o podían salir de él perros callejeros y otras cosas más aterradoras. Nunca fue visto con otros ojos.

En 2010 un grupo de 24 poblanos tuvieron la idea loca de navegar el Atoyac, como alguna vez se hizo en el siglo pasado; cubiertos de trajes impermeables cruzaron la ciudad en el río tóxico, llamando la atención de miles de personas, entre ellas yo. Creo que ese fue el evento que sembró en mí la posibilidad de pensar en un río Atoyac limpio.

Cuando hicieron la segunda navegación en 2014 yo ya estaba en el mundo del video y me invitaron a hacer uno del evento. Fue entonces cuando de verdad me surgió la inquietud de hacer algo más serio sobre el tema.


c/6 parrafos

El río Atoyac, aguas abajo de la ciudad de Puebla, corre recuperado y cristalino.

El río Atoyac es el río que le dio vida a la ciudad de Puebla, edificada entre éste y el San Francisco; hoy el San Francisco está entubado y el Atoyac es el tercer río más contaminado del país. Drenajes, negligencia, ignorancia y muchos más factores lo han llevado a estar así; sin embargo es un tesoro olvidado que debe y puede ser rescatado. De eso se trata el movimiento de Dale la cara (dalelacara.org).

Como parte de la pequeña investigación buscamos fotografías antiguas que muestran una convivencia con el río mucho más cercana el siglo pasado.

atoyac navegable

El balneario Agua Azul a principios de los años veinte del siglo pasado.

Cuando decidí emprender el proyecto no tenía mucha información ni claridad sobre lo que quería, simplemente un día salí a grabar y a descubrir cuáles iban a ser los temas y el hilo conductor. Poco a poco fue saliendo naturalmente, aunque fue un trabajo duro para mí y la editora -acompañadas de nuestra asesora Lupita Miranda-, pero que disfrutamos.

Antes de empezar busqué inspiración en algunos documentales, inspiración que encontré en Metamorphosen de Sebastian Mez, y en La Sal de la Tierra de Wim Wenders y Juliano Ribeiro. Siempre me han gustado los documentales que abordan temáticas socioambientales desde una perspectiva personal, más íntima. De Metamorphosen me encanta su ritmo y su cercanía con los personajes. De La Sal de la Tierra me fascina la reflexión a la que nos llevan los directores. Mi documental favorito mexicano es muy reciente, Tempestad de Tatiana Huezo, y también es definitivamente una inspiración para mí, me gusta mucho el estilo.

Sin embargo son pocos los documentales mexicanos con una calidad cinematográfica rescatable, y creo que ese es el reto más grande al que nos enfrentamos ante tanta producción documental hoy. Tenemos muchas historias que contar y el cine nos está dando la oportunidad de poner en la mesa temas que antes no se habían hablado, nos da también otras perspectivas que nos enriquecen.

Específicamente en este proyecto, el reto creativo más grande para mí fue el decidir incluir mi voz propia. Al principio tenía claro que quería testimonios de personas cercanas al río, pero durante el rodaje el equipo de producción me fue convenciendo de probar el recurso de la -temida para mí- voz en off. Sin duda fue algo que le dio un acercamiento más íntimo, que era lo que buscábamos.

Trailer de Agua que sueña en Vimeo https://vimeo.com/165615431

El cortometraje Atoyac, agua que sueña comenzó como algo pequeño pero ha generado una inercia propia que nos ha llevado a lugares que no imaginábamos, como presentaciones fuera de la Ciudad de Puebla o artículos como éste. Para el equipo de producción esto es una muy buena sorpresa pues entre más gente se conecte con el río será mejor para su recuperación. La crisis del agua la estamos viviendo en todo el país y es importante verlo, al final el objetivo del proyecto es sembrar semillas de conciencia, pues creemos que para salvar el río necesitamos la fuerza y las ganas de todos los poblanos, de todos los ciudadanos en el caso de otros lugares.

Este proyecto inició como un cortometraje pero está pensado a largo plazo como un largometraje, debido al tamaño del tema y su importancia. Sin embargo mientras está listo el largo –que está ya en etapa de preproducción- pueden seguirnos en Facebook y enterarse de futuras proyecciones.

Mundo Nuestro. En febrero de 2015 publicamos es mundo nuestro este llamado desde el exilio. Es la voz de una artista poblana que tuvo que salir del país perseguida por el gobierno del Estado de Puebla por su participación en la defensa de Cholula.



Es un canto poblano desde el exilio. Una voz que extrae el sentimiento desde la raíz, sin otro alivio que ella misma. Y que en el desatino de una persecución política en Puebla se descubre en torrente y profunda.

https://soundcloud.com/suculima/convocatoria-acapella-version

La voz de una mujer que nos obliga a escuchar de otra forma a nuestro país.


c/6 parrafos

“Canto desde las semillas, desde el vientre, desde el folk, con trazos de jazz, de blues, de son, del CORAZON.”

Pao Suculima de la caracola. Con el timbre del blues, con la mirada infantil. Jícara. Agua que se vierte. ¿Cuánto de nosotros brota desde su voz?

+++++

Ella es Paola De la Concha Zíndel, Suculima. Y sobre su cabeza pende una orden de aprensión como la que mantiene en la cárcel desde el mes de octubre a Adán y Paul Xicale y a los señores Tlachi. Ha probado incontables veces que ni siquiera estaba en México cuando los acontecimientos en Cholula ocurrieron. Y por acontecimientos me refiero a lo sucedido en la madrugada del 16 de octubre en el zócalo de San Andrés, cuando un operativo policiaco rompió el plantón ciudadano que protestaba contra las expropiaciones en el territorio arqueológico de la pirámide. Y todo este absurdo conflicto provocado por el gobierno de Puebla que expone la debilidad de nuestras instituciones democráticas ante el poder autoritario.

Pero también por acontecimientos entiendo la rebelión cholulteca en ese segundo semestre del año pasado, la movilización civil que alumbra la posibilidad de una manera distinta de ser país.

Y que nos ha regalado a Suculima.

+++++

Paola Suculima no puede volver a México. Voces cercanas han confirmado a su familia que la orden va en serio, y que para eso están los jueces sometidos al poder en Puebla.

Pero desde algún lugar en la costa norte de California manda hoy un mensaje con su voz. Paola, que no se había imaginado que encontraría el camino del juglar, decidió cantar un tarde en el bosque junto al mar. Y decidió escribir su propio voz y construir sus canciones y cantarlas trepada en los árboles. Mirar desde allá el paisaje nuestro. Y se ríe un poco de la ensoñación de los poderosos.

Como en este poema:

Somos montaña

La montaña rebanada que te alimenta, la sabía morena panadera, están ahí los muchachitos trajeaditos nerviositos, están ahí los nuestros metidos infiltraditos.

Ya no somos los de abajo, ya pintamos nuestra raya, somos todos los granos y ya tenemos nuestra playa.

¿Qué más quiere señor contador? Ya metimos la factura pa cobrar nuestro valor, ¿qué más quiere señor dictador? Siéntese y escuche el tambor que olvido.

El jaguar de la tierra que te alimenta va ganando terreno de nuestra selva, todos los pesitos que tienes ahí GUARDADITOS combinan perfectamente con tus huevititos.

Ya no somos los de abajo, ya pintamos nuestra raya, somos todos los granos y ya tenemos nuestra playa.

El campo sin pesticida que te alimenta, la danza urbana, ¡eea eea pedalea! Somos los millones que confundes con los pocos, las obsidianas afiladas que lo recuerdan todo, la gente enlazada que me alimenta, el río de la banda en Reforma de protesta.

Ya no somos los de abajo, ya pintamos nuestra raya, permíteme escoltarlo hacia nuestra nueva mera playa.

Si lo que quería era poderme arrimar... Le recuerdo que aquí somos la reina del panal... Si lo que quería era poderme arrimar, le recuerdo que aquí somos la reina del panal.

Así, Paola Suculima ha iniciado un recorrido artístico, y nos invita, de nuevo, con su propia voz:

Ya mero.

Hola QUERIDAS Y QUERIDOS! Bueno, por ahora me encuentro en este lugarcito en el bosque, inicialmente por razones ligadas a la situación política y social actual ardiente de Mexico. Después de tener que dejar Cholula, y estar en la realidad del exilio, ahora me desprendo y comprendo que mi rol en todo esto, tiene tintes musicales. Comparto mi voz entorno a lo que para mí sigue siendo importante, razones para las cuales debo insistir en: la comunidad, la familia, la tierra, las tradiciones, el maíz, los ancestros, el amor, y las artes. En esta ocasión, comparto también mi respeto, mi indignación, mis esperanzas múltiples, mi canto desde el corazón. Ofrendo este canto a favor de que nos reconozcamos como comunidades de poder. Que volteemos a ver lo que YA estamos co-creando y tejiendo en nuestras comunidades. Celebremos. Reconozcamos, Re-conectemos. Vamos a recordarnos cómo recordar. Mi familia se levanta en Mexico, en Estados Unidos en todo el mundo! Y vamos sonriendo y coloridos! Gracias por confiar en esta ofrenda!

Aquí puedes contribuir a la construcción de este proyecto musical:

https://www.indiegogo.com/projects/suculima-album-production

Suculima en Facebook:

https://www.facebook.com/pages/Suculima/821973471193424

+++++

Suculima por sí misma:

No tengo ninguna trayectoria musical, esto es super reciente, y creo que el venir acá lo ha hecho florecer. Yo tengo mi experiencia en arquitectura, danza y teatro. Pero nunca había intentado la música hasta ahora. De niña estuve muchos años en coro, pero nada más. Es hasta muy recientemente, de un año para acá, que participé por primera vez en clases de canto, y componiendo las rolas que emergen del cuerpo. Apenas estuve en mi primer tour de Chicago a Portland con once conciertos que incluyeron lugares y audiencias interesantes. Cantamos para las mujeres de la prisión de Montana, y para los que resisten el Keystone pipeline al norte del país, de la tribu Dakota.

Además, hace unos días, he participado como cantante en el carnival de resistance, una producción cirquense que entrelaza, los valores de justicia social, ambiental y espiritual en cuatro shows de los elementos, agua, fuego, aire tierra.”

Mujer Torbellino



Querida familia, después de mucho trabajo hemos conseguido la beca del FONCA para poder completar parte de nuestros fondos para construir juntos el disco de MUJER TORBELLINO, aunque nos hubiera gustado tener los fondos antes para terminar antes, los tiempos son perfectos. Estamos acá presentes terminando el disco, aunque no tendremos por ahora el dinero para imprimir el disco completo ya que no conseguimos nuestros fondos completos en esta campaña, la música si se hará y estaremos compartiendo con ustedes algunos detalles y regalitos por correo y el disco a finales de 2016 :) Muchas gracias por estar pendiente y acompañar nuestro proceso! Muchas gracias por tu apoyo y amor!

Pueden encontrar la pagina de suculima en FB acá: https://www.facebook.com/Suculima-8219734711934...


c/6 parrafos

y nuestro proceso de la musica en este link de soundcloud:https://soundcloud.com/suculima

gracias por acompañarnos. Necesitamos un correo de tu parte con tu direccion nombre completo y que le des like a la pagina de SUCULIMA en FB para que podamos estar al tanto por ahi también! por favor manda los correos al mail Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. con el sujeto que diga BACKER! bendiciones!

Cuba: kaleidoscopio en la Habana/Segunda Parte



Por Dick Keis/En movimiento

De todos los lugares que he visitado en Cuba, es la Habana la que me roba el corazón. Una ciudad llena de historia, y su música, su cultura, el colorido de su gente. Es tan maravillosamente fotogénica que mi cámara salta de mi bolsa y sin previo aviso comienza a disparar de distancia. He decidido hacer de esta entrada más un ensayo fotográfico porque, como dice el viejo refrán una foto vale más que… Por favor, perdonen el formato, pues es una pesadilla lograr algo desde este sitio.

RELACIONADAs:


c/6 parrafos

Cuba: kaleidoscopio en la Habana/Primera Parte

Cuba: kaleidoscopio en la Habana/Primera ParteCuba: kaleidoscopio en la Habana/Primera Parte

Una ráfaga de viento

Una ráfaga de viento


Este mesero trabaja en el bar Neptuno. Cuando caminábamos por la calle Neptuno oí una voz que llamaba: "Tenemos los mejores mojitos de todo la Habana, y los más baratos también." Y sí que lo fueron. El barman hizo el mío y él mismo lo trajo a mi mesa. ¡No dudé en pedir otro…!

Las calles de La Habana están llenas de escenas de colores y sorpresas inesperadas. Los viejos balcones miran a la ciudad abajo, están deteriorados y vivos al mismo tiempo. Los edificios parecen abandonados pero ahí están sus inquilinos. Y si no ves a nadie, ahí están las marcas de su presencia.

Mujer con cigarro y flores.

La gente vive en la calle. La vida en buena parte ocurre al aire libre. El ajedrez se juega en los umbrales, el dominó en mesas improvisadas a media calle y el aire se llena con el tableteo de las fichas en la madera.

Al caminar por las calles de la Habana Vieja la música te invita desde el más pequeño de los bares con música digna de los grandes lugares. Es como si cada barrio tuviera su propio "Buena Vista Social Club", interpretando un concierto privado para los transeúntes.

Alga Marina & Osvaldo

Y gracias a mis nuevos amigos, Alga Marina y Osvaldo, la Habana ha adquirido un toque personal. Nos invitaron a su casa, compartieron su mesa con nosotros, y me permitieron algunas sesiones de fotos con ellos. Se convirtieron en una ventana a la verdadera Cuba: la manera de vivir, sus alegrías, sus frustraciones, sus vidas diarias. Estoy eternamente agradecido a ellos para la apertura de su casa y su vida para mí.

Doña Graciela Pérez Ríos.


Conocí a gente en la calle que también abrió sus vidas para mí. Como Doña Graciela Pérez Ríos, una vieja artista de noventa y un años que trabaja con materiales reciclados; ella nos invitó a su casa y así conocimos su trabajo: muñecos hechos con envases de leche, botellas de plástico, etc. Esa muñeca que sostiene en la foto es un autorretrato a sus 80 años, ¡ella parece más joven!

Alberto Pays

Alberto Pays es un retratista que trabaja en el Parque Central de La Habana con una cámara de caja del año 1913. Cobra dos dólares para un retrato que se revela en el interior de su cámara. Cuando le pregunté por lo que yo podría ofrecerle por nuestra entrevista me pidió un poco de papel fotográfico, pues es muy difícil conseguirlo en la Habana. Se lo traeré cuando vuelva el próximo año

Marta Aguila

Y en nuestro camino al Callejón de Hamet para escuchar Rumba afrocubana nos encontramos con Marta Aguila. Entablamos una conversación y ella nos invitó a su casa para compartir un poco de su vida con nosotros. Ella es algo así como una mediim, y está muy involucrada con la santería. Ella también lee las cartas. Ella es una hermosa mujer que no dudó ni por un momento en abrir su corazón a un par de extranjeros que caminaban por su vecindario.

Raúl Corrales con Fidel

Estoy considerando seriamente volver a la Habana el próximo invierno para fotografiar. Gracias a Alga Marina y Osvaldo, que tienen una conexión maravillosa con Norma Corrales, la hija de Raúl Corrales, uno de fotógrafo personales de Fidel, me ha ofrecido un lugar para alojarme en su casa en Cojimar, un viejo lugar de reunión de Hemingway. Es una muy tentadora oferta.

Escolares en la Preparatoria Rumba


Ojalá también que que la infraestructura de Cuba puede enfrentar con éxito la enorme afluencia de turismo estadounidense por venir sin que se pierda su integridad y su encanto. Me temo que este es un peligro real. ¡Que las cosas buenas que salieron de la revolución permanezcan intactas, y el cambio y el crecimiento que puede venir sean para el mejor interés de Cuba.

Mundo Nuestro. Este fin de semana se celebró el día mundial de la bicicleta. Valga para recordarnos la desgracia vial de nuestras ciudadades contra la maravilla de ese par de rueda amarradas con miles de variables a un "cuadro" que carga los mejores ánimos de la humanidad. Presentamos esta galería en honor a ese aparato que a todos nos ha convertido en desmotorizados terrestres.

No es fácil mirar a México. Cuántos países se contienen en él. Y tan aislados. Ciudades y pueblos, todo conectado por el pavimento. El mundo urbano vive en su encierro. El mundo campesino sobrevive cercado por las montañas y los desiertos. Y mientras, vamos y venimos por carreteras que son fronteras que no cruzamos. El paisaje se paraliza en una postal. Así, difícilmente vemos a México.

A menos que vayas en bicicleta. Desde la ciudad de Puebla, y por caminos rurales, hasta el albergue El Refugio a 4,260 metros de altura. Y que tu primer destino sea llegar a la cumbre del Pico de Orizaba, cerca de los 5,700 metros. Y que bajes después, en un solo tranco de cinco horas, 3.8 kilómetros de bicicleta desenfrenada. Y que duermas en un maizal. Y que en tres días recorras 100 kilómetros de brechas por barrancos insondables hasta llegar al río Antigua. Y que ahí regales las bicis a los lugareños y trepes a un bote inflable río abajo hasta llegar cuatro días después al mar veracruzano.



Cuatro norteamericanos capacitados para el deporte extremo. Gringos, les decimos. Ellos lo hicieron. En bicicleta, en escalada, en kayacs. 360 kilómetros en dos semanas. Solos. Sin guía. Sin el menor asomo de miedo por el México profundo. Con la fuerza de sus piernas en los pedales, con sus manos como garras en los remos. Cuerpos extremos para conocer mejor a México.

Jim Harris, fotografo, nos muestra un país en extremo hermoso y apasionante que aquí presentamos en la secuencia cronológica del viaje que estos bicicleteros iniciaron en Cholula y terminaron en la desembocadura del río Antigua, unos kilómetros al norte del puerto de Veracruz.

GALERÍA FOTOGRÁFICA


c/6 parrafos

RELACIONADA:

Para mirar mejor a México

Página 2 de 2