Economía

En 2015, las ventas del sector aeroespacial en México alcanzaron los 6,886 millones de dólares, según la Federación Mexicana de la Industria de la Aviación (FEMIA).

En los últimos doce años el crecimiento anual promedio de esta industria ha sido del 16.1% y es una de las que más se desarrollan en el país.

Se espera que al cierre de 2016 las ventas lleguen a los 7,500 millones de dólares. El dato todavía no se ha dado a conocer. La expectativa es que para el 2020 México se ubique como el décimo país exportador de componentes aeropespaciales a nivel mundial.

Y que, para ese año, faltan tres, las ventas estén entre los 11,000 y los 12,000 millones de dólares y los empleos formales alcancen los 110,000.

Para darse una idea del crecimiento exponencial de este sector hay que tener en cuenta que en 2003 se exportaron productos por 1,200 millones de dólares.

En ese mismo año se generaron 12,000 empleos formales y para 2016 eran ya 46,000. A estos hay que añadir los informales que se crearán por esta actividad.

Las empresas del sector que había en 2016 eran 320 y para 2020 se espera existan entre 450 y 500. En 2006, hace 12 años, había 109.

Cerca del 80.0% de las empresas aeroespaciales instaladas en México se encuentran en cinco estados: Baja California, Sonora, Querétaro, Chihuahua y Nuevo León.

Los otros 13 estados donde hay empresas del sector son: Ciudad de México, Jalisco, Tamaulipas, Estado de México, Coahuila, San Luis Potosí, Guanajuato, Yucatán, Puebla, Aguascalientes, Hidalgo, Durango y Zacatecas.

En Estados Unidos se coloca el 80.0% de las exportaciones mexicanas. México es ya el quinto proveedor de la Unión Europea (UE) y el décimo de Estados Unidos.

El 80.0% de las empresas aeronáuticas instaladas en México se dedican a la manufactura. Los mayores productos son: hélices, rotores, trenes de aterrizaje, aspas giratorias, partes para aviones y helicópteros y refacciones para ambos tipos de aeronaves.

Para 2020, la lista de los diez mayores productores de la industria aeroespacial van a ser: Estados Unidos, Francia, Gran Bretaña, Alemania, Canadá, Japón, China, Rusia, Italia y México.

Resultado de imagen para industria aeroespacial en mexico



Días atrás la Asociación de Internet dio a conocer el XIII Estudio sobre los Hábitos de los Internautas en México, que corresponde al 2017. Del mismo se obtiene la siguiente información.

  1. Son 70 millones los internautas. Abarca al 63% de la población de seis años en adelante. En 2015 eran 65.8 millones y el porcentaje de 57%.
  2. Tiempo de navegación. Los internautas llevan en promedio 7.6 años navegando.
  3. Tiempo de conexión. El tiempo promedio de conexión es de ocho horas que son 47 minutos más que el año anterior. El 50% está conectado las 24 horas del día.
  4. La mayor hora de conexión. Las horas de mayor tráfico son de 9 a 12 pm. La conexión de Internet supera a la televisión (tres horas) y la radio (dos horas cincuenta minutos).
  5. Problemas de acceso. En la población de mayor edad la dificultad más sentida viene de no saber cómo utilizar la herramienta y en los más jóvenes es la carencia de dinero.
  6. Dispositivos de conexión. El 90% lo hace a través del teléfono móvil, el 73% por la computadora portátil, el 52% por las tabletas.
  7. Medio de conexión. El 90% de los internautas tiene una laptop y un smartphone. Disminuye de manera notable el uso de las PC.
  8. Sitio de conexión. Desde casa el 82%, por red WiFi 82% y por los planes de datos 62%.
  9. Redes sociales. La principal es Facebook con 95%, le sigue WhatsApp con 93%, YouTube con 72%, Twitter con 66% e Instagram con 59%.
  10. Usos del Internet. Acceso a redes sociales el 83%, enviar y recibir correos el 78%, enviar y recibir mensajes instantáneos 77% y buscar información el 74%.
  11. Cambio de hábitos. El 70% dice que el Internet le ha cambiado en algo su vida. Ya el 50% de los internautas realizan compras por este medio.
  12. El 60% de los internautas consideran que el Internet los acerca a los procesos democráticos.


Es seguro que en los próximos años estos indicadores van a subir sus porcentajes. Son expresión del nuevo mundo en el que vivimos producto de la Revolución Digital. No hay regreso. La tecnología hay que aprovecharla cada vez más y darle mejor uso.