Leonardo y el currículum más original del mundo

Compartir

Resultado de imagen para leonardo da vinci drawings

Leonardo Da Vinci - La batalla de Anghiari (detalle) 1503-05

A mi modo de ver, el ser más genial, maravilloso, extraño y; por supuesto, extraordinario que haya podido producir la especie humana se llamó Leonardo di ser Piero da Vinci o, sencillamente, Leonardo (Vinci, 15 de abril de 1452 – Ambroise, 2 de mayo de 1519). Fue pintor, escultor, arquitecto, paleontólogo, botánico, científico, escritor, filósofo, ingeniero, inventor, músico, lutier, poeta, urbanista, cocinero y etcétera. Leonardo; quien pintaba los rostros más sublimes de ángeles y madonas, y salía al mercado a comprar pájaros cautivos para luego liberarlos, asistía también a las ejecuciones públicas para captar las expresiones de los rostros de los moribundos y recorría las calles para retratar los monstruos humanos que encontraba. Leonardo; el humanista, el vegetariano, escribe una carta de presentación, un curriculum vitae para Ludovico il Moro, Duque de Milán, que por momentos parece redactada por ese pequeño gran monstruo de Piccolino, el demoníaco enano protagonista de la novela homónima de Pär Lagerkvist, que odia al género humano y solo desea y busca su exterminio.

Resultado de imagen para leonardo da vinci sus inventos belicos



Una carta de presentación que seguramente objetarán pacifistas a ultranza y aplicados practicantes de las posiciones y actitudes “políticamente correctas”. Aquí va:

A Ludovico Sforza, regente de Milán.

Ilustrísimo Señor mío, después de ver y considerar suficientemente las pruebas de todos aquellos que se dicen maestros en el arte de inventar instrumentos bélicos, y toda vez que la invención y operación de dichos instrumentos no difieren de las conocidas, me animo, sin deseo de perjudicar a nadie, a solicitar a Vuestra Excelencia una entrevista para llevar a efecto y demostrar cuando lo estime oportuno aquellas cosas que en parte brevemente se anotan a continuación:



  1. Puedo construir puentes muy livianos, fuertes y portátiles, con los cuales es posible perseguir y derrotar al enemigo; y otros más sólidos que resisten el fuego o el asalto y sin embargo son fáciles de colocar en el lugar adecuado; y también puedo quemar y destruir los del enemigo.
  2. En caso de sitio puedo cortar el agua de las trincheras y hacer pontones y escalas, así como otras invenciones similares.
  3. Si, debido a su elevación o a la fuerza de su posición no es posible bombardear un sitio determinado, puedo demoler cualquier fortaleza, siempre que sus cimientos no estén asentados sobre piedra.
  4. Puedo también construir cierto cañón que es liviano y fácil de transportar, y con el cual se pueden arrojar piedrecillas como graniza y cuyo humo causa gran terror al enemigo, por lo cual no solo sufren grandes bajas, sino que se sienten confundidos.
  5. Puedo construir en cualquier lugar determinado y en el mayor silencio, pasajes subterráneos ya sean rectos o tortuosos, y si resultan necesarios, bajo las trincheras y bajo los ríos.
  6. Puedo construir carros acorazados para llevar artillería, los cuales podrán irrumpir entre las filas del enemigo abriendo paso a la infantería.
  7. la ocasión se presenta, puedo construir cañones, morteros y artillería liviana de forma y utilidad diferente a la que se usa generalmente.
  8. Cuando resulta imposible emplear cañones, puedo suplantarlos por catapultas, trabucas y otros instrumentos de eficacia admirable y poco usados. En una palabra, cuando así lo requiere la ocasión puedo proveer infinidad de medios de ataque y de defensa.
  9. Y si la lucha se desarrollara sobre el mar, puedo construir máquinas que pueden servir tanto para el ataque como para la defensa y buques que pueden resistir el fuego del cañón más pesado y de la pólvora u otras armas.
  10. En tiempos de, creo poder daros tan completa satisfacción como cualquier otro en la construcción de edificios públicos o privados, y en la conducción del agua de un lado a otro. Puedo también, esculpir en mármol, bronce y yeso, y respecto a la pintura, me es posible competir con cualquiera, sea quien sea.
  1. Además podría encargarme de la ejecución del caballo de bronce que asumirá con gloria inmortal y eterno honor la auspiciosa memoria de vuestro padre y la ilustre casa de Sforza.

Y si alguna de las cosas mencionadas le pareciesen a alguien imposibles o no factibles, me declaro dispuesto a hacerle una demostración en su parque o el lugar que prefiera. Vuestra Excelencia,

NOTA: Leonardo obtuvo el trabajo que deseaba, y durante 16 años sirvió a Ludovico Sforza.

Imagen relacionada

ÑAPA 1:

Me parece asimismo que la palabra más grosera, la carta más grosera son mejores, son más educadas que el silencio. A quienes callan les faltan casi siempre finura y gentileza de corazón” F. Nietzsche; Ecce homo, pág 29, Alianza Editorial,

ÑAPA 2

A todas las artes, oficios y “profesiones arriba mencionados, Leonardo hizo trascendentales aportes. Por ejemplo; como cocinero, luego de que Ludovico el Moro le nombrara maestro de festejos y banquetes de la corte, Leonardo elabora una lista con las principales necesidades que se tenían. A continuación, algunas de estas necesidades y sus geniales y a veces extravagantes soluciones:

"En primer lugar, es necesaria una fuente de fuego constante. Además una provisión constante de agua hirviendo. Después un suelo limpio. También aparatos para limpiar, moler, rebanar, pelar y cortar. Además, un ingenio para apartar de la cocina los tufos y hedores y ennoblecerla así con un ambiente dulce y fragante. Y también con música, pues los hombres trabajan mejor y más alegremente allí donde hay música. Y, por último, un ingenio para eliminar las ranas de los barriles del agua de beber."

Imagen relacionada

A esta época se le atribuyen variados inventos relacionados con la gastronomía:

La máquina para formatear spaguetti (a la que llamó spago mangiabile o"soga comestible")

Una máquina de cortar berros y, posiblemente, el sándwich o emparedado.

En este último caso, él escribió que "la rebanada de carrillo de buey debe ir entre sendos pedazos de pan y no al revés (...) Se podrá disponer toda suerte de cosa entre los panes: ubres, testículos, orejas, rabos, hígados. Los comensales no podrán ver el contenido al atacarlo con sus cuchillos. Lo llamaré, por esto, pan con sorpresa."

Cuentan que cuando aceptó pintar "La Última Cena" para el Priorato de Santa María delle Grazie, Leonardo se tomó su tiempo de inspiración, durante el cual colocó sobre la mesa los mejores manjares del priorato en busca de la expresión de los comensales que deseaba pintar, al mismo tiempo que registraba por escrito todo lo que acontecía.

Y todo lo que anotó- "comentarios acerca de los modales, inventos y recetas"- se convirtió en el "Códice Romanoff" (descubierto en 1981) y correspondería a los quince años que Leonardo estuvo bajo el mecenazgo de Sforza, en Milán.

También se le atribuye la invención de la servilleta y el haber logrado otro diente al tenedor de entonces.

Narran las historias que Leonardo decía que "la costumbre de mi señor Ludovico de amarrar conejos a las sillas de los convidados a su mesa, de manera que puedan limpiarse las manos impregnadas de grasa sobre los lomos de las bestias, se me antoja impropia (..) He ideado que a cada comensal se le dé su propio paño". Por ello, inventa una secadora de tambor giratorio, de unos 6 m de alto y que necesitaba ser manejada por seis miembros del servicio de cocina. Le obsesionaba descubrir la manera de mantenerlas limpias, junto con los manteles.

Más invenciones:

Diseña un asador automático para que el personal no estuviera todo el día dándole vueltas al espetón sobre el fuego, inventando algo tan ingenioso como el introducir en la chimenea una hélice que dará vueltas impulsada por la corriente de aire ascendente y esta a su vez movería el espetón, haciendo que gire lento o rápido dependiendo de la cantidad de fuego que se tenga.

Buscaba la manera de simplificar las tareas en la cocina y muchas veces consiguió todo lo contrario. Pero sus ingenios sirvieron para posteriores diseños y algunos de ellos se han mantenido en el tiempo:


Ideó un prensador de ajos, que también servía para triturar perejil. El diseño que Leonardo hizo apenas ha sufrido variaciones hasta la fecha y se sigue empleando en las cocinas italianas con el nombre de "el Leonardo".


Inventa una cinta transportadora de troncos para llevar al fuego, una vez cortados por una sierra circular, de ese modo ya no se necesitaba una persona encargada de mantener el fuego en la cocina (olvida que son necesarios ocho caballos y cuatro hombres para hacer funcionar la sierra fuera de la cocina).


Diseña un calentador de agua alimentado con carbón, aunque no está seguro de que sea más útil y eficaz que la vieja mujer que mantenía los pucheros hirviendo sobre el fuego, hasta ese momento.


El suelo de la cocina se mantendría limpio gracias a dos bueyes enganchados a un cepillo giratorio de un metro y medio de diámetro y dos metros y medio de ancho, con una pala detrás que recoge lo reunido por el cepillo. Todo ello ocupa más espacio y es más complicado que el viejo encargado de esta labor con una escoba.


Para sustituir a la mano y el mortero tradicional ideó una "pala mezcladora" accionada por un mecanismo de ruedas dentadas. No se aplicó mientras vivió, pero años después de su muerte se utilizó un ingenio similar en una fábrica de salchichas milanesa.

Imagen relacionada

Su invento más descomunal es una picadora de vacas que precisa un ejército de hombres para funcionar. Al parecer cuenta con una serie de accesorios muy similares a los de las máquinas mezcladoras y picadoras de carne, de la actualidad.
No le faltó tampoco una máquina rebanadora de pan accionada con aire, que corta las rebanadas y las envasa en largas cañas.


Para la música que creía que debía estar presente en la cocina pretende emplear unos tambores mecánicos con manivelas de mano que ya había inventado, acompañados por 3 músicos.


Y para terminar con los malos olores recurre a unos grandes fuelles fijados al techo y que se mueven con un mecanismo de martillos conectados a una manivela movida por un caballo.


El problema de las ranas en los barriles de agua lo soluciona con una trampa de muelle que, al saltar la rana, descarga en su cabeza unos martillazos hasta que la rana queda inconsciente y por tanto no accede al interior del barril.


Otro de sus revolucionarios inventos es el de un sistema de lluvia artificial que empaparía todo en caso de incendio.


Diseñó un molinillo de pimienta inspirado en el gran faro de Spezia.


Dado que él era zurdo, ideó un sacacorchos para zurdos. A continuación se puso a trabajar en la forma de introducir tapones de corcho en las botellas (hasta entonces se sellaban con cera).


Uno de sus primeros diseños fue una máquina para transformar la lasaña en largos y delgados espaguetis. El resultado no fue el esperado porque la lasaña se partía en cuanto se sometía a tensión.

Resultado de imagen para leonardo da vinci drawings

Compartir

Sobre el autor

Jorge León

Jorge Léon (Colombia, 1954). Físico por la Universidad de Antioquía, es un reconocido poeta y ensayista. Entre sus libros están Del huerto de Van Gogh (1990),  Ecceinfans (1996),  Coctel de versos para la mesa 3 (2002) y Cantata de la lluvia (2011). Ha participado en el Festival Internacional de Poesía de Medellín en los años 1996 y 2010; en 2009 Premio Internacional de la Poesía Universidad de San Buenaventura, Cali; en 2012 fue Premio Nacional de Poesía de la Casa de Poesía Silva, de Bogotá. Una semblanza suya se encuentra en el blog Poetas del Siglo XXI, Antología Mundial.