Medio Ambiente

Mundo Nuestro. Del archivo de esta revista digital traemos esta primera parte de un reportaje sobre el proyecto minero a cielo abierto que la empresa de exploración minera canadiense Almaden Minerals Ltd quiere implantar en el municipio serrano de Ixtacamaxtitlán, en la cañada del río Apulco. Lo rescatamos aquí con el ánimo de recuperar una discusión pública inteligente sobre este conflicto estratégico en Puebla en la coyuntura del anuncio de la empresa de presentar en los próximos días la Manifestación de Impacto Ambiental que dé paso al proceso de explotación. No es un asunto cualquiera. Está en riesgo el futuro del territorio serrano, su vocación ambiental, su historia y cultura, la calidad de la vida de sus habitantes. Los gobiernos federal y estatal miran a otro lado como si nada de esto les concerniera. Los políticos y sus partidos simplemente callan. Ni qué decir de los candidatos al gobierno estatal.

No podemos, sin embargo, actuar como si nada ocurriera.

Aqui la seguna y tercera parte de esta investigación realizada en el año 2012.



Y aquí el conjunto de textos elaborados en los ultimos años sobre este conflicto seguido por Mundo Nuestro:

Conflicto minero en Ixtacamaxtitlán

Conflicto minero en Ixtacamaxtitlán



Morgan Poliquin, en el reparto de 260 sillas de ruedas en Puebla, Oaxaca y Veracruz, en abril del 2012. (Foto del portal www.almadenminerals.com

“Usté será responsable si nos quedamos sin trabajo”

1.- Santa María Zotoltepec, al cierre de una asamblea informativa entre campesinos en el ensueño del empleo minero, geólogos del progreso y el realismo, madres de familia en la incertidumbre y activistas ambientales aves del mal agüero:

“Sé realista --me dice el joven geólogo Roosvelt, empleado de la minera canadiense Almaden Minerals, Ltd., y me lo dice fuerte para que lo escuche bien toda la comunidad presente en la asamblea--, la mina y el oro y los empleos y el desarrollo y el progreso y el futuro… o nada.”

Habla del oro guardado bajo la capa de ceniza volcánica que cubre el lomerío pelado que trepa a la montaña cerrada de nubes, arriba de los tres mil metros, la misma que del otro lado, en Tetela de Ocampo, cae para formar la cañada en la que la empresa Minera Frisco quiere poner su propia explotación a cielo abierto.

“Sé realista --vuelve decir--, ponlo en una balanza…”

Yo le he dicho antes que la empresa canadiense está obligada a informar de las consecuencias que tendrá la instalación de una mina a cielo abierto para la región: el tajo enorme, los riesgos del cianuro para la cuenca del río Apulco, el agotamiento del agua

Y luego viene su primera acusación: “Tu tienes un negocio con esto --me dice--, tú tienes una organización, una empresa de esto, tú ganas dinero con esto, tú tienes relación con Oxfam y de ahí sacas dinero.”

La mentira como un barreno. Es la primera noticia en mi vida de la existencia de Oxfam, me digo, y averiguaré al respecto. Pero no paran ahí los reclamos y acusaciones: en un momento me rodea el grupo de campesinos mineros. Uno de ellos, que podría tener mi edad, me dice: “Usté dijo que iba a hablar con la verdad, muy bien, dígale aquí al pueblo, con toda la verdad, ¿en cuánto va usté a vender este movimiento?” Así, sin más, segunda acusación. Y todo el grupo le aplaude. Y no para ahí, pues del grupo sale un hombre de bigote, sombrero, tirantes y faja de cargador. Sube y baja frente a mi cara su mano derecha con el índice extendido mientras habla y lanza la tercera acusación: “Mire señor, si esto se para, si no se hace la mina, yo le digo que usté va a ser responsable de que yo no tenga trabajo, porque usté no más viene a decir, pero usté no nos va a dar empleos. Así que yo no me voy a olvidar de usté.”

No será fácil olvidar su rostro de este campesino minero enojado.

2.- Domingo 29 de julio por la tarde en el auditorio de blocks y techo de lámina del pueblo de Santa María Zotoltepec, en la cañada del río Apulco, en Ixtacamaxtitlán. Las autoridades del pueblo han convocado a la empresa minera canadiense Almaden Minerals, que ellos conocen como Minera Gavilan o Minera Cerro Grouse, y al grupo civil Tetela hacia el Futuro, que trae su propio litigio del otro lado de la montaña que nos cobija esta tarde, a presentarle sus decires a esta comunidad campesina a la que por el oro se le vendrá el cielo abierto encima. Desde que el 7 de julio pasado el grupo civil Unitierra presentara un video sobre la realidad de una comunidad guatemalteca que ha sufrido las consecuencias de una explotación minera a cielo abierto propiedad de la empresa canadiense Goldcorp, la gente anda nerviosa, igual los campesinos reconvertidos en exploradores mineros, abiertamente favorables al trabajo de los geólogos y sus barrenos, que las mujeres que han visto las enfermedades que resultan de la contaminación de las aguas y los enormes agujeros que dejan los tajos en la tierra.

“Así que las dos partes tienen veinte minutos cada una para decir lo que tengan que decir --nos dice muy serio a los presentes el Inspector, acompañado por la Juez de Paz--, ya será el pueblo en asamblea el que decida”.

Hoy no será eso, pues no se ha reunido el pueblo entero, nos informa.

El escenario es un rústico auditorio de block gris y techo de lámina, sin ventanas y con un portón metálico al frente, un corralón amplio para que pueda tocar ahí cualquier súper original y tumbadora banda machos o cuisillos y la música apriete los cuerpos en este rincón remoto del mundo. La reseca cañada del Apulco. Aunque esta tarde llueve recio, y contra los goterones sobre el techo de zinc no queda sino el barullo atropellado de las palabras y su incapacidad para encausar una reflexión atinada y serena sobre la vocación de estas sierras y sus bosques generadores de agua, sus pueblos y caseríos dispersos y enraizados en su soledad originaria, sus estadísticas de pobreza y sobrevivencia agrícola, y los cantos ensoñadores y eternos del desarrollo económico y el empleo, esta vez anunciados por las tecnológicas puntas diamantinas de los barrenos y la paciencia también originaria de los mineros.

3.- Ixtacamaxtitlán quiere decirlo todo: cerca de la faja blanca o lugar del camaxtle blanco donde está el sol iniciador de las guerras y al que se ofrecen los corazones de los guerreros caídos. La historia está bien contada en el portal web del ayuntamiento (http://www.ixtacamaxtitlan.gob.mx/index.html). Primero los totonacas, que llegan según Torquemada en el 719, luego los chichimecas que los conquistan en 1173, al final los nahuas en 1464 con el guerrero Ahuítzol que para el tlatoani Moctezuma Ihuilcamina avasalla a todos menos a los de Tlaxcallan.

Historia vieja, para imaginar los vientos y los silencios de tiempos perdidos que resuenan todavía en las voces de sus caserios dispersos: Almonamique (33 habitantes), Tuligtic (240 habitantes), Cuahuigtic (285 habitantes), Capolicttic, (245 habitantes), Ocotla (157 habitantes), Escuinapa (29 habitantes), Cuapazola (345 habitantes).Y así tiene 114 Ixtacamaxtitlán. Hoy ese territorio da cuenta de la cañada del Apulco, que se desprende en las cimas de tres mil metros por las que se alza el arranque meridional de la Sierra de Puebla, desde el sur poniente en la frontera con Tlaxcala, Chignahuapan e Ixcaquixtla, y que corre por treinta kilómetros hasta quebrarse al norte y penetrar en Zautla, para correr otros 36 kilómetros hasta las cascadas de Apulco en Zacapoaxtla. Una cañada que hace quinientos años se entretenía con las guerras a hachazos entre Tlaxcallan e Ixtacamaxtitlán, que vio pasar en agosto de 1519 por ese Señorío a Cortés con sus caballos y arcabuces rumbo a conformar la alianza que conquistaría Tenochtitlan, y que se sumió en el aislamiento de los templos y conventos que levantaron los franciscanos con la misma piedra rosada que todavía hoy se extrae de las canteras y que los llevó en los años cincuenta de ese siglo XVI a la rebelión de los indios, según el historiador, “contra los españoles, particularmente contra la Iglesia católica y los curas que exigían de ellos pesadas cargas de tributos y de trabajos forzosos: huyeron a los bosques de los alrededores y establecieron allí sus casas”. Luego, a punta de fuego los devolvieron al yugo, pero no perdieron la costumbre de vivir en el monte.

Y ahí Santa María Zotoltepec, una aldea de 395 habitantes, a 2,200 metros sobre el nivel del mar, en la ribera norte del Apulco, cuando el río todavía no parte la barranca en quebradas y desfiladeros de más de trescientos metros, cuando casi es un arroyo bronco de verano, cuando hacia su cuenca la montaña se desgarra en arañazos a la tierra en cañadas y vallecitos que han perdido gran parte de sus bosques. No tiene más de diez casas en su centro, además del templo, la escuela y la cancha de básquet techada, pero cuento en google earth más de cien en un radio de 500 metros a la redonda. Como pocas veces he visto, Santa María es el reflejo más original de la vida campesina: el pueblo casi no está en el caserío, el pueblo está pegado a las milpas en los ranchos de teja, el pueblo vive desperdigado, entreveradas sus casas por brechas de barro cercadas por palmas y magueyes, sometido por una comarca sin horizonte, sin más vuelo a la vista que la montaña nublada y morena.

Ixtacamaxtitlán es el quinto municipio más grande del estado, con 568 kilómetros cuadrados (el 1.6 por ciento del territorio poblano), 25,326 habitantes desperdigados en 14 pueblos que no tienen más de dos mil personas y en 114 comunidades que no tienen más de quinientas. Y ya tan sólo 2,797 personas hablan náhuatl. Y viene entonces la fortaleza del discurso minero, la precaria existencia de los montañenses: 82 de cada cien hombres vive exclusivamente del trabajo en el campo; una de cada cuatro personas vive en pobreza extrema, ocho de cada diez tienen un ingreso inferior a la línea de bienestar, uno de cada cinco adultos es analfabeto, una de cada tres casas tiene piso de tierra, sólo el 0.3 por ciento de la población tiene internet en casa.

Desde esa dispersión y sobrevivencia campesina mira sus cañadas metálicas Santa María. El monte marcado por la palabra tajo desde el 9 de agosto del 2010, cuando los geólogos canadienses de Almaden Minerals, Ltd. --la exploradora minera especializada en localizar las vetas de oro y plata para venderlas como descubrimientos a las grandes corporaciones mineras, y que tan solo en este municipio tiene concesionadas 57 mil hectáreas--, seccionaron con sus barrenos 302.41 metros de 1.01gramos por tonelada de oro y 48 gramos por tonelada de plata, y 1.67 metros de 60.66 gramos/tonelada de oro y 2112 gramos/tonelada de plata, que bautizaron como Ixtaca Zone, su nuevo descubrimiento de oro en México y que promueven en los mercados de Toronto y Nueva York como un conjunto cien por ciento de su propiedad y calificado como un descubrimiento de alto riesgo por el portal 24hgold.com. Y desde entonces han realizado 143 barrenos en un área de un kilómetro cuadrado.

(Ver sitio web Almaden:

http://www.almadenminerals.com/Projects/Ixtaca/Ixtaca-drill-program.html

24hgold.com:

http://www.24hgold.com/english/project.aspx?id=79747730F8350

Diagramas de barrenos en Ixtaca Zone:

http://www.almadenminerals.com/Resources/Maps/Ixtaca/DRILL_SECTIONS/ALL_SECTIONS.pdf

4.- Los actores llegamos todos a tiempo:

Al muy gruñón ingeniero Morgan Norm Dirk, lo sacaron de Blanca Nieves. Le falta su gorro frigio. Algo de sordera ayuda a su mal carácter. Ya en los sesenta, no puede sino hablar a gritos. Abiertamente es el canadiense del equipo minero, aunque no tuve forma de corroborarlo, y bien podría ser un gringo experimentado en los desiertos de oro de Nevada. Claramente odia a todo aquel que le parezca “ambientalista”. Sí, como sacado de cuento de brujas, rondará por todos los corrillos formados bajo el ruidoso auditorio de Santa María.

Roosvelt, el joven de la balanza y el realismo, es un ingeniero geólogo enamorado del desarrollo minero, de la tecnología y de las empresas ‘socialmente responsables’. Le calculo unos 30 años, y vive justo la etapa del trabajo de campo, de las botas y el polvo que todo lo muerde. Es un cruzado metalúrgico. Es un modelo para un reportaje de alguna revista de ingeniería mexicana. A él le han encargado presentar el punto de vista de la empresa canadiense ante la comunidad de Santa Maria Zotoltepec. Trae en la mano un escrito que imaginará un barreno para desbaratar las mentiras de “los ambientalistas”.

La Ambientalista, le llamaremos. También en los cincuenta. Está en verano, el trabajo universitario en receso, así que puede ir y venir por los pueblos serranos en franco plan de levantamiento contra los proyectos hidrológicos y mineros que parecen desatarse como trombas en el horizonte de estas cañadas de piedra y agua. Hace dos semanas logró presentar en Santa María un video sobre el cianuro y el tajo abierto de las mina en Centro América, y ha logrado conmover a algunas mujeres de este pueblo prendido al trabajo de la exploradora minera.

El campesino reconvertido en minero. Él es todas las voces y ánimos campesinos que han encontrado una alternativa a la inanición de la milpa. Entre treinta y cuarenta años la mayoría. Empezaron acompañando a los geólogos en sus incursiones en el monte, como guías, como cargadores, como conversadores. Han aprendido de ellos que se puede mirar al fondo de la tierra como la imagina un ciego, adivinar sus dolencias --anomalías, les dicen los expertos, convulsiones geológicas que anuncian fortunas a los electrónicos gambusinos--, olvidarse del monte que la cubre, dejar de nombrar a las yerbas, los hongos y las lagartijas, y pensar en piedras a las que ahora rompe con su barreno, pues tal confianza le han dado ya los canadienses. Como el alumbre, tal vez imagine que dejará de ser jornalero agrícola.

La autoridad de Santa María. Él es un inspector adusto, bigotón de ojos fríos y palabras certeras que sabe que tiene el mando sobre la asamblea. Ella se llama Rocío, Jueza de Paz y con las llaves del auditorio rústico en el que se dirimen fiestas y matrimonios y futuros. Ambos han llamado a esta reunión, pues los dos han visto el video guatemalteco sobre las consecuencias para la salud y el medio ambiente en una comunidad maya en la que la canadiense Goldcorp explota a cielo abierto el oro.

Él es un reportero de 57 años. Viene a conocer este monte de la codicia metálica concesionado a los canadienses en cincuenta kilómetros cuadrados. Llega como periodista para averiguar de este espíritu explorador de la comunidad campesina de Santa María. Pero acaba por el ser el presentador de la perspectiva que los campesinos-mineros llaman “los ambientalistas”.

"El ser humano ha convertido al mundo en un infierno para los animales"- Arthur Schopenhauer

Días antes de leer el título de la nota de Milenio Digital del pasado 16 de febrero --"Asegura PROFEPA 44 búfalos en Puebla"--, en las siempre activas redes de protectores de animales ya me había enterado de que en el municipio de San Gregorio Atzompa, a solo 15 minutos de la ciudad de Puebla, en la junta auxiliar de la comunidad agrícola de Chipilo, en un establo en el que las habían dejado encargadas desde hace meses, se estaban muriendo de hambre 44 búfalas de agua originarias de Vietnam. Diferentes denuncias habían llegado al municipio de San Gregorio y a la Secretaría de Desarrollo Rural y Sustentabilidad sin que nada sucediera. Las fotos en las redes de los pobres animales daban cuenta de sus huesos, su maltrato y sus llagas. Costales de huesos con unos ojos desesperados que no podían dejar de conmovernos. Al ver que eran bovinos de una especie al parecer exótica, se probó la vía de poner la denuncia en PROFEPA, y hay que reconocer que actuaron de manera rápida e impecable.



La nota del periódico, escueta y directa, da cuenta de lo que ahí encontraron las autoridades:



"La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente en Puebla aseguró de manera precautoria 44 búfalos de agua (Bubalus Bubalis) en el municipio de San Gregrorio Atzompa. Los ejemplares de vida silvestre presentaron signos de desnutrición avanzada y maltrato, además de que la persona que las tenía en custodia no acreditó la legal procedencia de los mismos. Derivado de una denuncia, personal de PROFEPA realizó una visita de inspección a un predio donde se señalaba la presencia de fauna exótica. Las autoridades constaron los hechos denunciados de desnutrición avanzada, deshidratación, laceraciones en la piel y estrés, condiciones que atentan contra el trato digno y respetuoso a los animales, de acuerdo a los artículos 32, 33, 35 y 36 de la Ley General de Vida Silvestre. En coordinación con asociaciones civiles que han preferido guardar el anonimato se les brinda atención médica veterinaria, así como una dieta balanceada con la finalidad de salvaguardar la fauna silvestre asegurada. Se informa a la sociedad que poseer animales exóticos (aquellos que se encuentran fuera de su ámbito de distribución natural) requiere de documentación que acredite su legal procedencia y producto de un aprovechamiento sustentable."

Hasta ahí la nota.

¿Qué hacían 44 búfalos de Viet Nam en Chipilo? ¿Por qué los animales son traficados de esta manera cruel y absurda, y sobre todo, para qué? Buscando en internet bajo el rubro "Cría de búfalos en Puebla" aparecen algunos datos inquietantes. En el Diario Cambio de abril de 2015 aparece una nota que dice "Tras cuatro años de prisión, absuelven a Ismael Coronel Sicarios, alias El Judío, beneficiario durante la administración de Mario Marín Torres para la cría de búfalos. Ismael Coronel, Presidente de la Asociación Nacional de Criadores de Búfalos en 2011, habría sido detenido al finalizar la administración de Mario Marín, en febrero de 2011, acusado de ser operador de Héctor Beltrán Leyva.". Otra nota del diario La Razón da cuenta de algo parecido: "Detienen a ganadero presidente de una asociación de criadores de búfalos por presuntos vínculos con los Beltrán Leyva .Dicha actividad sería un pretexto para encubrir actividades ilícitas".

Hasta ahí la información y el vínculo que encuentro acerca de la crianza de búfalos, sus posibles importadores mediante un programa de gobierno, y la aparición de estos animales maltratados en Chipilo, Puebla. El rumor en Chipilo es que habían traído a los búfalos en un programa piloto del gobierno estatal para ver si servían para hacer salami. Hasta el momento la persona a la que le dejaron en custodia las búfalas no ha podido acreditar su legal procedencia. Finalmente el custodio es solo un granjero de Chipilo al que le ofrecieron un contrato de mantenimiento de los animales y a quien desde hace meses le dejaron de mandar el dinero para la operación del establo. Una persona piadosa se enteró del maltrato y la muerte por hambre a la que estaban destinados estos animales e hizo la denuncia anónima a los grupos de defensa de los animales y a PROFEPA.

No encuentro otra fuente de información acerca de la posible llegada de estos animales a Puebla. Sí recuerdo que en 2010 hubo una gran inauguración de un programa estatal de mejora de raza de caballos en unas instalaciones que eran supuestamente públicas a la salida de Chipilo. Fue un gran fiestón rodeado de camionetotas y séquitos típicos de políticos. Se anunció que ahí habría sementales y otras lindezas. A los pocos meses de irse Marín, el centro de mejora de raza de caballos mutó en Restaurante Los Caballos y recientemente derivó en un lugar en donde se vende pastura. Las puntadas sexenales que acaban en abandono. Esas 44 búfalos hembras maltratadas y hambrientas pueden ser el saldo de lo que fue un alegre programa de gobierno, programas como los que aprovechó Guillermo Padrés para hacerse de ganado fino en Sonora y Cesar Duarte en Chihuahua para clavarse una enorme remesa de borregos importados de Nueva Zelanda.

Los animales son parte de la cadena alimenticia del ser humano, pero eso no nos da derecho a maltratarlos. Somos una especie bastante inconsciente y soberbia. La multa por maltrato animal como el que documentó PROFEPA es de 240 mil pesos y hasta 9 años de cárcel. Quien maltrata a un animal también es capaz de maltratar a niños y a personas. Detectar a las personas capaces de hacer crueldades a los animales es parte del trabajo de la lucha contra la violencia en nuestro país y hay que reconocer el trabajo útil y generoso de las organizaciones que protegen y trabajan para evitar la violencia hacia los animales. Su trabajo es valioso y merecen nuestra admiración y reconocimiento.

Lo anuncian en una asamblea en el poblado de Santa María Zotoltepec en diciembre que publicitan sin rubor en un diario serrano

Fui este miércoles con Julio Glockner a Ixtacamxtitlán, en la cañada del Apulco, uno de los pueblos más extraordinarios en la Sierra Norte.

Dos noticias: una, los mineros canadienses de Amaden Minerals van por todo, y lo anuncian en una asamblea en el poblado de Santa María Zotoltepec en diciembre que publicitan sin rubor en un diario serrano. Pero no le dicen a la gente que la mina a cielo abierto abrirá un tajo de un kilómetros de diámetro y 300 de profundidad. Ni del cianuro, ni de las consecuencias para la cuenca del río más largo de la sierra. Dicen que ya van a meter la Manifestación de Impacto Ambiental. Qué horror. ¿Podrá impedirlo la movilización civil, con los recursos legales en la mano? Para los canadienses la concesión minera les da la propiedad del subsuelo, así lo venden a los inversionistas en la bolsa de Toronto. Así se los permite la reforma salinista de 1992, respaldada por el pan y el pri. Es el alegato de la modernidad, el ansia eterna por el oro, la contradicción extrema de la electrónica que corre ahora mismo en el celular con el que utilizo el Facebook para cominicarme con ustedes.



Atrapados todos en la derrota de la naturaleza y en la extinción de los pueblos originarios por este uso irrefrenable de los dispositivos del caos. La mina que amenaza desde la cerrazón del geólogo y la insensatez desarrollista del Estado mexicano, prendida de la necesidad de salir de la pobreza, de tener un trabajo, de los campesinos de Zotoltepec.

Esta cañada la conocieron Cortés y la Malinche en 1519.

Un pueblo con sus dioses abismales como las fauces de este ocelote.



Esa es la otra noticia, la buena: en Ixtacamaxtitlán remodelan su museo, con tres mil piezas del mundo prehispánico, del señorío de Tenamictic en la peña del Acolhua.

La sostenida mirada de futuro de los dioses de piedra en el museo que resguarda un patronato.

Dolor por este mundo incierto.

Mundo Nuestro. El pasado viernes 9 de febrero se produjo un hecho de violencia relacionado con el proyecto hidroeléctrico Coyolapa Atzala que la empresa Minera Autlán quiere construir en territorios de los municipios de Zoquitlán y Tlacotepec, en la Sierra Negra. La denuncia que hacen las organizaciones civiles Somos MAÍZ y la Comisión de Derechos Humanos y Laborales del Valle de Tehuacan AC señala abiertamente a Cirilo Trujillo Lezama, actual alcalde de Tlacotepec de Díaz y al grupo industrial que intenta construir ese proyecto.

Como tantos otros megaproyectos, el de la hidroeléctrica Coyolapa-Atzala identifica un conflicto que mantiene en vilo a las comunidades indígenas cuyos territorios sufren el acoso de las empresas mineras y energéticas impulsadas por la política de desarrollo industrial promovida desde el estado mexicano, sin que se resuelvan de fondo los cuestionamientos sobre problemas sociales y ambientales que acarrean.

Los procesos, paso a paso, derivan en la violencia como la que ahora se denuncia. Debemos exigir no sólo la investigación a fondo sobre este hecho, con la identificación y procesamiento de los responsables, sino el debate público sobre la política de desarrollo industrial en los territorios serranos de los pueblos originarios.



Los pueblos rebeldes caminan hacia la libertad;

los pueblos sumisos marchan hacia la esclavitud.

L.R



El pasado viernes, sujetos armados y encapuchados que viajaban en una camioneta Ford Lobo negra, cabina y media, incendiaron una unidad de la línea AU rentada por nuestra organización, cerca de la comunidad de Alcomunga en la Sierra Negra de Ajalpan.

Los choferes del AU regresaban de haber dejado a nuestros compañeros en el municipio de Tlacotepec de Díaz, después de haber participado en movilizaciones y protestas en la Ciudad de México contra la Secretaría de Energía (Sener), exigiendo la cancelación definitiva del Proyecto Hidroeléctrico Coyolapa Atzala, propiedad de Minera Autlan y que pretende construir en la zona baja de la montaña.

Los agresores les cerraron el paso antes de llegar a la comunidad mencionada, los maniataron y fueron bajados con violencia y amenazas, luego rociaron gasolina y prendieron fuego a la unidad de trasporte, señalando que era una advertencia para nosotros.

Denunciamos a Cirilo Trujillo Lezama, alcalde de Tlacotepec de Díaz como el autor material de este acto delictivo y de intimidación. Pistoleros a sus órdenes y bajo el mando de su hermano Marcelo son quienes encañonaron a los choferes y cometieron el incendio al autobus. Atrás de estos actos de violencia e intimidación se encuentra, desde luego, Minera Autlan.

No es la primera vez que Trujillo Lezama recurre a la violencia como su modus operandi. El 24 de noviembre de 2106, dos pistoleros contratados por él y su hermano atacaron a mano armada las instalaciones de Radio Tleyole, las Voces del Maíz, medio comunitario e independiente que pertenece a nuestro movimiento, resultando herido con una bala 9 mm el locutor Gerardo Rivera Juárez, crimen que sigue impune hasta la fecha.

RELACIONADA

Una empresa voraz, un permiso amañado, la resistencia indígena y “un alcalde de otro nivel”

Lo mismo ha sucedido con Fermín González León, alcalde de Zoquitlan. El, su familia y allegados han recurrido en reiteradas ocasiones a las amenazas y a la agresión física directa contra nosotros, de manera pública y en asambleas celebradas en Coyolapa. Zoquitlan y Pozotitla entre otras comunidades opositoras a los megaproyectos.

Estos alcaldes que pertenecen al grupo político del Senador Miguel Barbosa Huerta, virtual candidato de Morena al gobierno de Puebla y su principal mentor, actúan como el brazo armado de la empresa minera que tiene proyectado, además del Proyecto Hidroeléctrico Coyolapa Atzalan, otras dos presas hidroeléctricas en la Sierra Negra.

El pasado 4 de este año y mes en curso, aprovechando la visita de López Obrador a la población de Zoquitlan, hicimos una protesta y acusamos públicamente a estos dos alcaldes por operar violenta y abiertamente en favor de los intereses de la minera. Ante esto, tanto López Obrador como Barbos Huerta, se vieron forzados a declararse en contra de la hidroeléctrica.

Ahora los emplazamos a ser coherentes con su dicho, exigiéndoles que veten y retiren la candidatura de Cirilo Trujillo Lezama por PT-Morena a la diputación por el distrito de Ajalpan, por su actuar fuera de la ley y por ser operador de Minera Autlán.

Denunciamos también el actuar cómplice del gobierno federal en favor de la Minera, ya que la Secretaria de Energía, durante año y medio ha intentado mediante amenazas, sobornos, corrupción, violencia y la ayuda de estos dos alcaldes, imponer una “consulta indígena” para avalar la construcción de la represa, obra que afectaría de manera irreversible los ríos Huitzilac, Coyolpa y el Tonto, tanto en Puebla como en Oaxaca y Veracruz impactando toda la cuenca del Río Papaloapan.

Refrendamos nuestra postura contra los megaproyectos en la Sierra Negra y les decimos que no podrán construirlos porque la determinación de nuestras comunidades ha sido contundente, firme e intransigente en la defensa del territorio, sus bosques y ríos.

Declaramos que el Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo, está rebasado por la realidad ya que no es un instrumento legal para la autodeterminación de los pueblos indígenas, sino la llave con la cual el gobierno mexicano y las empresas avalan y legalizan el despojo de nuestros territorios por medio del mecanismo de la consulta que dicha norma internacional establece y obliga.

Responsabilizamos públicamente a estos dos alcaldes, a Minera Autlan y a la Sener de cualquier acto de violencia que sigan desarrollando contra el MAIZ y las comunidades nahuas en resistencia de la Sierra Negra.

¡Por la libre autodeterminación de nuestros pueblos!

¡Los ríos no se venden, se cuidan y defienden!

Fuera Minera Autlán de la Sierra Negra

Tehuacán, Ciudad de Indios; Puebla: 12 de Febrero de 2018.

Somos MAIZ y la Comisión de Derechos Humanos y Laborales del Valle de Tehuacan, AC

Mundo Nuestro: Esta petición se ha subido al portal change.org. La criminalización de la defensa legal del territorio da una idea del extremo al que puede llegar el conflcto ambiental y social generado por la contradicción existente en el modelo de desarrollo que prevalece en nuestro país. El municipio de Cuetzalan es un territorio regulado por el único ordenamiento territorial generado en los términos de las leyes que norman las dinámicas de crecimiento urbano en Puebla. Las consecuencias de esta acción de la autoridad federal son muy graves. No basta la conciencia. Debemos exigir el respeto a la ley por parte de los funcionarios públicos del gobierno federal y la protección de los derechos humanos de los miembros del COTIC.

FIRMA

Se ha iniciado una investigación penal hacia miembros del Comité del Ordenamiento Territorial Integral de Cuetzalan (COTIC), en Puebla, porque estos han ejercido su derecho a oponerse de manera legal y pacífica a obras que afectan a las comunidades y al medio ambiente del municipio y la región; en particular, el Proyecto Línea de Alta Tensión Cuetzalan Entronque Teziutlán II - Papantla Potencia y Subestación Eléctrica Cuetzalan Banco 1 (Proyecto LAT).

Los investigados son Rufina Edith Villa Hernández, indígena, integrante de la organización Maseualsiuamej Mosenyolchicahuanij, y secretaria del COTIC; Álvaro Aguilar Ayón, asesor de la Unión de Cooperativas Tosepan Titataniske e integrante del órgano ejecutivo del COTIC; Nazario Diego Téllez, indígena, representante del Grupo Altepetajpianij, cooperativista de la Unión Tosepan Titataniske e integrante del COTIC; y Luis Enrique Fernández Lomelín, investigador universitario, vecino de Cuetzalan, e integrante del COTIC.



FIRMA

Han sido indiciados en la Procuraduría General de la República, por querella de la Comisión Federal de Electricidad, con el claro propósito de que cedan a la presión de instalar el Proyecto LAT, que contraviene el Programa de Ordenamiento Territorial Integral Municipal que ahí se ha aprobado, con todas las formas de la ley, y que rige desde el año 2010.

En esencia, las violaciones al Ordenamiento son:
El Proyecto LAT despojaría de vegetación natural a una importante área de recarga de manantiales protegidos y conservados; modificaría una vasta área de cafetales cultivados y otros productos, que son el sustento de numerosas familias, además de que, gracias al trabajo campesino indígena, son hábitat de especies únicas, como la abeja melipona, cuyo cultivo también proporciona ingresos económicos y representa una riqueza ambiental y cultural invaluable; la deforestación provocaría la desestabilización de laderas, lo que trae consigo el riesgo de desastres por deslizamientos, como ya se ha visto en 1999 y 2005.

Cuetzalan y la región de la Sierra Nororiental de Puebla son un tesoro ambiental y cultural, del que todos nosotros disfrutamos y nos beneficiamos, y al que quieren explotar sin miramientos las compañías mineras, hidroeléctricas y de extracción de petróleo por el método del fracking. Existen evidencias y argumentos para sostener que el Proyecto LAT pretende generar energía eléctrica, no para el consumo de los hogares de la región sino para servir a los proyectos extractivos.
Este Ordenamiento y sus órganos de dirección han estado luchando, con la ley en la mano, por defender sus territorios. Otros compañeros, que no son del COTIC, y que también son indiciados en la misma investigación, son: Alfredo Guerrero Santos, Francisco Jiménez Pablo, Manuel Gaspar Rodríguez y Guillermo Carmona.

FIRMA



Exigimos:

- Que la CFE retire de inmediato las acusaciones en contra de todos estos compañeros.

- Que se respete el Programa de Ordenamiento Territorial de Cuetzalan y a sus órganos de dirección.

- Que se respete a este y todos los pueblos indígenas en sus formas de decisión, tal y como lo establece la Constitución Mexicana y el Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo.

Llamamos a apoyar la defensa campesina e indígena, pacífica, de sus modos de vida y de desarrollo, que han demostrado ser los mejores para conservar y renovar la riqueza natural y cultural de la que todos nosotros disfrutamos y reconocemos.

Cuetzalan del Progreso, Puebla, a 1º de febrero de 2018.

FIRMA

Vida y Milagros
No sé a ustedes, pero a mí la vida muchas veces me parece confusa e incomprensible. Me confundo entre lo que es prioritario y lo que es irrelevante y me cuesta trabajo entender de qué se trata y de qué va la vida. No sé si es importante estar pendiente de los destinos de la patria y si vale la pena preocuparse de su rumbo, de si éste tiene un camino relativamente transitable o si vamos dando tumbos hacia un barranco de manera irremediable. En estos días de un año de pronóstico reservado y de ánimos enconados, me inquieta la respuesta a la pregunta de cuál es nuestro papel en el mundo. ¿Realmente en lo individual podemos hacer algo por mejorar nuestro entorno político y social? ¿Vale la pena hacerlo o simplemente debemos encerrarnos en nuestros pequeños mundos a ser observadores pasivos o derrotados ante lo que acontece en nuestro entorno? ¿Qué es importante? ¿Qué vale la pena? ¿Podemos darle un sentido a nuestra vida o todo, de todos modos, es producto de la casualidad?
Una valiosa reflexión de Carl Sagan me ha servido para dimensionar muchas de las cosas que me confunden. Sus palabras no son necesariamente una respuesta específica para mí o para ti, sino una amplia visión de lo que realmente importa, un asidero y un punto de luz en nuestro cerebro para buscar nuestras propias respuestas.Sus palabras nos dan una lucidez parecida a la que se produce cuando nos acostamos en el pasto a ver pasar las nubes en la inmensidad del cielo azul o a mirar la profundidad de una noche estrellada.
Resultado de imagen para carl sagan el punto azul
En 1990 , cuando la sonda Voyager 1 se disponía a salir del sistema solar, Carl Sagan estaba ahí observando las imágenes en las pantallas de la NASA. Él les propuso a los científicos y al equipo técnico que por una última vez hicieran girar la nave para tomar la foto más distante posible de nuestro planeta, en ese momento a 6 mil millones de kilómetros. Ahí él vería lo que describió como "el pálido punto azul". De la experiencia de observar así a nuestro planeta escribió el siguiente pequeño texto:
"Desde este punto tan distante la Tierra puede carecer de un interés especial, pero para nosotros es diferente. Consideremos de nuevo ese punto: ¡Es nuestro hogar, eso somos nosotros! En él, todo aquel que quieres, todo aquel que conoces, todo aquel del que hayas oído hablar, todos los seres humanos que han existido, vivieron aquí sus vidas. El conjunto de nuestras alegrías y sufrimientos, miles de confiadas religiones, ideologías y doctrinas económicas, cada cazador y recolector, cada héroe y cobarde, cada creador y destructor de civilizaciones, cada rey y plebeyo, cada joven pareja enamorada, cada madre y padre, cada niño esperanzado, inventor o explorador, cada líder supremo, cada formador de moral, cada político corrupto, cada "super estrella", cada líder supremo, cada santo y pecador en la historia de nuestra especie, vivió ahí, en esa mota de polvo suspendida en un rayo de sol. La tierra es un pequeñísimo escenario en una vasta e inmensa arena cósmica. Piensa en los ríos de sangre derramados por todos esos generales y emperadores para que en gloria y triunfo pudieran convertirse en los amos momentáneos y soberbios de solo una fracción de un punto; piensa en las infinitas acciones crueles de los habitantes de esa pequeña parte hacia los casi indistinguibles habitantes de cualquier otra parte igual de pequeña. Piensa en la impaciencia por matarse los unos a los otros, en la frecuencia de sus mal entendidos, en lo fervientes que son sus oídos ante determinadas formas de pensar, lo necio de nuestras posturas, nuestra imaginada auto-importancia y la falsa ilusión de tener una posición privilegiada en el universo. Todas esas creencias son desafiadas por ese punto de luz pálida, por una mota solitaria que es nuestro planeta, flotando en esta inmensa y envolvente oscuridad cósmica. Piensa en nuestra propia oscuridad. En toda esta inmensa vastedad no hay ningún indicio de que la ayuda vendrá de algún sitio para salvarnos de nosotros mismos. La Tierra es el único mundo conocido hasta ahora capaz de albergar la vida, y no hay ningún otro sitio, al menos en un futuro cercano, a donde nuestra especie pueda emigrar. ¿Visitar? si, establecerse, aún no. Nos guste o no, por el momento la Tierra es donde estamos. Se ha dicho que la astronomía es una experiencia constructora de carácter y humildad. Quizá no haya mejor demostración de la estupidez de los prejuicios humanos que esta imagen distante de nuestro diminuto mundo. Para mí recalca nuestra responsabilidad de tratarnos los unos a los otros más amablemente y de preservar y cuidar el pálido punto azul, el único hogar que tenemos y hemos conocido." (Carl Sagan, Astrónomo, activista y novelista, 1934-1996)
La vida- decía Carl Sagan- es solo una breve mirada a un sorprendente universo. Es triste como nos perdemos de ese momento distraídos por fanatismos, nacionalismos, pleitos políticos, egos desmedidos, creencias religiosa, deseos de acumulación, pero sobre todo, por pequeñeces. Todo pierde importancia cuando miramos hacia arriba, cuando metemos un humilde y personal atisbo de astronomía a nuestra vida cotidiana. Muchas preguntas encuentran respuesta con ese breve movimiento de cabeza hacia arriba, hacia la inmensidad del cielo.

Muchísimas cosas buenas tiene México.

Y sin duda para mí, lo mejor de nuestro país empieza y transcurre por las mujeres. Hoy, en este momento, una grata historia con Julia Carabias y su reconocimiento con la medalla Belisario Domínguez.

Si hay alguna perspectiva estratégica, y si alguien la tiene, está en la voz de esta extraordinaria mujer.

Recojo de su discurso unas frases finales:



Hacer las cosas de una manera distinta y en defensa de un futuro promisorio... Modificar el rumbo para detener el deterioro... Inncorporar a la biodiversidad en todas las políticas públicas... Un país que no lo hace se empobrece y empeña su futuro... México, enorme responsabilidad ante el mundo... México mejor, justo, equitatativo, sin pobreza y con un medio ambiente protegido.

Valga este reconocimiento para pensar, por un momento, que sí podemos ser un mejor país.



RELACIONADA

Viaje al fin de la selva I

Viaje al fin de la selva II La selva campesina

Viaje al fin de la selva III Memoria campesina

Viaje al fin de la selva IV Los refugiados guatemaltecos

Viaje al fin de la selva V La selva capitalista