Medio Ambiente

¿Mundo Nuestro. Las imágenes les dan la vuelta al mudo. Una presa de jales en la minera de hierro de la empresa Vale en Burandinho, en el estado de Minas Gerais, Brasil, colapsa el 25 de enero pasado y se lleva la vida de centenares de personas. Este video de la televisión brasileña expone con mucho detalle lo sucedido. Lo presentamos aquí para reflesionar una vez más en el hecho de que en Ixtacamaxtitlán una minera canadiense pretende construir una explotación minera a cielo abierto, con sistemas de represas en las que se acumulan a lo largo de la operación industrial millones de toneladas de lodos de desecho. El gobierno federal está obligado a responder a la solicitud de la empresa concesionaria de la mina. ¿Con qué información tomará la decisión? Son muchas las variables que tiene que tomar en cuenta. Una de ellas, sin duda, es la de las condiciones de construcción de estas represas. La magnitud de lo ocurrido en Burandinho permite imaginar la dimensión del riesgo que existe para la comunidad de Santa María Sotoltepec, la primera en el camino de una ola descomunal de lodo que puede resultar de la ruptura de una presa de jales como la que se pretende construir con el proyecto Ixtaca.

No podemos permitir en Puebla que esta discusión se quede en los escritorios de los funcionarios de la SEMARNAT. Exijamos un debate público sobre este proyecto industrial.



Vida y milagros

Lo vuelvo a decir porque lo creo con fundamento: el tema del agua es un tema de seguridad nacional. Aparece en los planes de desarrollo nacional año tras año, pero no se ha actuado en consecuencia. El drama de estas semanas por el desabasto de gasolina se quedará pálido el día en que realmente el agua falte de manera consistente. No hay valor para lo que no existe. Entonces empezaremos a entender por qué era un tema de " seguridad nacional" y la gravedad de haberlo ignorado y minimizado desde todos los ámbitos sociales y políticos, y en particular en la mayoría de los presupuestos gubernamentales de los tres niveles de gobierno.



En el estado de Nuevo León hace ya casi un cuarto de siglo que el gobierno estatal intervino de manera enérgica para coordinar a todos los ayuntamientos y homologar sus herramientas jurídicas, financieras y técnicas en materia de agua. Su objetivo fue lograr administrar de manera eficaz la escasez del agua mediante una empresa estatal pública sin fines lucrativos, pero acompañada de una fuerte contraloría social. La falta de agua los ha obligado a pensar a largo plazo y a ser eficientes para lograr un servicio de cobertura y saneamiento casi total, donde todos han entendido el hecho de que el agua que sale por tu llave tiene un costo, y el limpiarla, también. Nadie niega el derecho a acceder al agua, pero en Nuevo León saben ya que ese derecho va aunado a la responsabilidad de cuidarla, usarla con moderación y pagar por el servicio. Hay tarifas diferenciadas y el costo por usar más agua de la indispensable es muy caro. La escasez los volvió eficientes. El buen gobierno del agua en Nuevo León hace rato que no depende de los cambios políticos.

Cuando voy a la ciudad de México, al bajar hacia esa gigantesca masa de colonias que saturan el valle y suben por los cerros, siempre me asombra que el agua aún fluya y llegue , aunque sea de manera tandeada, por tuberías o en pipas. Más me asombra el saber que el agua residual se conduce hacia otros valles, sucia y contaminada, o hacia el vaso de lo que fue el lago de Texcoco, y que casi nada se haya hecho para evitarlo. Duelen los nombres de sus calles: Río Churubusco, Río Magdalena, Saltó del Agua, Barranca del Muerto. No queda casi nada de ese extraordinario sistema de ríos y lagos, solo el recuerdo y una demanda cada vez mayor de agua. Ahí está plasmada la negligencia de todos los gobiernos que han pasado por la ciudad y un malentendido derecho al agua que suele no pasar por las obligaciones. En la capital han gozado de subsidios y del privilegio de llevarse el agua de otros lados y aventarla asquerosa hacia los Estados vecinos, sólo por ser la capital. Aunque ya hay un buen sistema de cobros diferenciados implementado desde la administración de López Obrador, la administración y gestión no es sustentable y mucho menos responsable. Claudia Sheibaum ha dicho que la sustentabilidad hídrica será unos de sus ejes rectores. Le deseo muchísima perseverancia y suerte. El solo hecho de poner el tema a la cabeza de sus prioridades me parece fundamental. Ojalá que esa priorización pase por un presupuesto equiparable a la prioridad y por la creciente responsabilidad de que el que usa el agua debe de pagar, aunque sea los costos mínimos de que salga por su llave y se limpie después.

En Puebla capital y la metrópoli que surgió al permitir la conurbación sin orden ni concierto con otros 8 municipios, hemos ido copiando idéntico el modelo depredador del agua de la ciudad de México. Puebla y sus municipios aledaños extraen el agua del valle, se la llevan de otros municipios lejanos para crear desarrollos inmobiliarios altamente especulativos, desordenados y carentes de planeación conjunta. Toda esa agua regresa contaminada a los ríos de la cuenca del Atoyac y se dirige al distrito de riego de Tecamachalco o se sigue hacia los campos de riego de Atlixco. No ha habido dinero para entubar los ríos, a excepción del San Francisco, entubado en los años sesenta por su alta contaminación y su cercanía con el corazón del centro histórico. Se derribaron sus puentes y toda su galería de árboles. No ha habido dinero para otro entubamiento más allá de esos cuantos kilómetros convertidos en avenida. Qué bueno. Aún hay esperanza para rescatar al Atoyac, que cruza Puebla de norte a sur, tal y como se ha hecho con enorme paciencia y visión en otros lados del mundo. Los ríos tóxicos de la metrópoli aun corren abiertos, rodeados de su impresionante galería de árboles.



En 2013, el gobernador Moreno Valle concesionó el 70% del agua de la ciudad y su tratamiento a la empresa AGUA DE PUEBLA mediante un convenio que ha sido extremadamente difícil de conocer y descifrar porque fue blindado por convenios de confidencialidad injustificables, ya que se trata de un servicio público. Poco a poco la información ha ido fluyendo, sacada con tirabuzón mediante el juicio ciudadano estratégico que se sigue en un juzgado de la ciudad de México, o por la buena voluntad de algunos funcionarios que ya entendieron el cambio de los tiempos. Nada en la gestión pública debiera ser más transparente que el agua. Por el tamaño e importancia de su cobertura, el tema de la concesión debe transparentarse para revisar sus cumplimientos ambientales y financieros. Solo así se podrá analizar y decidir si debe continuar o no. Es un tema complejo que aún está sobre la mesa, y aunque el decreto de creación del Sistema Operador de Agua Potable y Alcantarillado de Puebla (SOAPAP) y la concesión emanan de la ciudad de Puebla, el Consejo Directivo que otorgó la concesión lo preside el gobernador en turno.



En las campañas políticas del año pasado, el tema fue puesto sobre la mesa de todos los candidatos a la gubernatura, porque de dicha figura depende no solo el SOAPAP, sino la necesidad y voluntad para orquestar a los ayuntamientos conurbados y a los que no lo están también. La debilidad municipal es inmensa y casi todos necesitan construir sus herramientas jurídicas y financieras de administración del agua. Esas son las obligaciones del cuerpo intermedio que son los gobiernos de los estados. Así lo mandata la Ley de Aguas Nacionales. Su intervención es indispensable para hacer una planeación territorial alineada a la disponibilidad hídrica que logre poner de acuerdo a los municipios, fortaleciendo a los más débiles o rezagados en esa materia. La naturaleza y el agua no tienen fronteras políticas y su planeación no debe fundarse en esas divisiones.

Con respecto a las concesiones de los servicios, no es cuestión de decir sí o no a ellas. Hay que decir Sí, definitivamente Sí, a una poderosa rectoría del estado y a una contraloría social efectiva en un tema estratégico. Es decir, sí al largo plazo en la planeación, a la cultura del cuidado del agua y a la cultura de entender que usarla cuesta.

Estamos a punto de perder otro año para corregir la ausencia de una gestión hÍdrica estatal adecuada. Los dos candidatos del año pasado, Luis Miguel Barbosa y Martha Erika Alonso, comprometieron su palabra para priorizar este tema en caso de ganar.

Cinco meses de litigio post electoral frenaron la reingeniería política y económica del agua. Un fallo controvertido y un accidente fatal e inesperado nos tienen de nuevo en la ruta de otras elecciones en junio.

Desde hace dos semanas ya hay un gobierno interino encabezado por un experimentado y viejo político elegido de manera sorpresiva casi por unanimidad. Resulta que conoce como la palma de su mano a todas las partes involucradas. Quizás a él le interese dejar un legado y sacar de la chistera un acuerdo anticipado para una buena gestión del agua, evitando que este año sea un año más perdido e irrecuperable. Tiene exactamente seis meses para lograr un buen acuerdo en un tema impostergable.

Vamos a ver. dijo un ciego.

(Foto de portadilla tomada de Pueblaonline)

  • o
  • o

  • o

  • o

Mundo Nuestro. "Eso nunca nos va a pasar a nosotros", dicen los ingenieros responsables de proyectos industriales como los que se construyen con la minería a cielo abierto.

No pasa hasta que les pasa.

La ruptura de un dique de contención en la mina de Brumadinho, estado de Minas Gerais, en Brasil provocó la muerte de al menos 65 personas y la desaparición de más de 280. Así se entiende la dimensión del riesgo que contempla la operación minera en el mundo. Y la amenaza que pende, contra todo lo que puedan decir los ingenieros y capitalistas de la empresa canadiense Almaden Minerals, el territorio serrano en la cuenca del río Apulco.

El testimonio de uno de los rescatistas recogido por el diario El País ofrece una idea de la dimensión de esta catástrofe:



"Las esperanzas de localizar a algún superviviente eran ayer mínimas, como explicó el portavoz de los bomberos, el teniente Pedro Ahiara: “Como esta tragedia implica lodo, que es un tipo de material que ocupa mucho espacio, [la situación] es diferente de cuando uno tiene algún tipo de derrumbamiento en que hay bolsas de aire y es probable encontrar supervivientes. Con el fango eso es muy difícil que suceda. Pero todavía trabajamos con todas las posibilidades, para garantizar que esas personas regresen lo más rápido posible con sus familias”.

En días pasados, en la gaceta de la SEMARNAT se publicó que la empresa canadiense Almaden Mineral, a través de su filial Minera Gorrión, presentó formalmente el proyecto de explotación minera a cielo abierto con su correspondiente Manifestación de Impacto Ambiental. Asi que el proyecto minero corre, y está cada vez más cerca de ser aprobado.

Aquí el resumen de lo publicado en la gaceta:

PUEBLA IXTACAMAXTITLAN 21PU2019M0006 MINERA GORRION, S.A. DE C.V.

EXPLOTACION Y BENEFICIO DE MINERALES IXTACA. MIA.- REGIONAL 18-ENE-19 ELEMENTOS QUE INTEGRAN EL PROYECTO: EL PROYECTO SE LOCALIZA EN EL MUNICIPIO DE IXTACAMAXTITLAN, ESTADO DE PUEBLA, E IMPLICA EL APROVECHAMIENTO DE UN DEPOSITO EPITERMAL DE MINERALES CON CONTENIDOS DE ORO Y PLATA, MEDIANTE EL DESARROLLO DE UN TAJO ABIERTO CON SUPERFICIE, AL FINAL DE SU VIDA UTIL, DE 133.68 HECTAREAS; ASI COMO DEL BENEFICIO DEL MATERIAL EXTRAIDO A TRAVES DE MOLIENDA, CONCENTRACION GRAVIMETRICA, FLOTACION, LIXIVIACION Y ELECTRODEPOSICION PARA OBTENER BARRAS DE DORE, DOS TEPETATERAS, UNA DE LAS CUALES SE UTILIZARA PARA LA DISPOSICION CONJUNTA DE TEPETATE Y JALES FILTRADOS Y DOS RESERVORIOS DE AGUAS PLUVIALES (FWD Y WSD). LA FWD TIENE UNA CAPACIDAD ESTIMADA DE 300,000 METROS CUBICOS PARA EL ABASTECIMIENTO DE LA ACTIVIDAD MINERA Y LA WSD TIENE UNA CAPACIDAD DE 1.8 MILLONES DE METROS CUBICOS, PARA ABASTECIMIENTO A LAS COMUNIDADES Y A LA ACTIVIDAD MINERA EN CASO DE QUE HICIERA FALTA. EN TOTAL, EL PROYECTO REQUIERE UNA SUPERFICIE DE 1 044.02 HA, DE LAS CUALES 466 HA SERAN OCUPADAS POR INFRAESTRUCTURA Y LAS RESTANTES SERAN APROVECHADAS COMO ESPACIOS LIBRES, PARA PROTECCION DE LAS INSTALACIONES Y SEGURIDAD DE LOS PROCESOS, ASI COMO CAMINOS. DE LA SUPERFICIE TOTAL DEL PREDIO, 191.54 HECTAREAS SON DESTINADAS A AGRICULTURA DE TEMPORAL ANUAL (TA), 88.86 HECTAREAS A AGRICULTURA DE TEMPORAL ANUAL Y PERMANENTE (TAP), 84.60 HECTAREAS SUSTENTAN PASTIZAL INDUCIDO (PI), 678.46 HECTAREAS SUSTENTAN VEGETACION SECUNDARIA ARBOREA DE BOSQUE DE TASCATE (SABJ) Y 0.56 HECTAREAS, SE ENCUENTRAN CUBIERTAS DE BOSQUE DE TASCATE (BJ), POR LA NATURALEZA DEL PROYECTO, Y CONSIDERANDO EL TIPO DE VEGETACION PRESENTE EN EL AREA DEL PROYECTO, QUE EN SU MAYORIA ES VEGETACION SECUNDARIA ARBOREA DE BOSQUE DE TASCATE SE REQUIERE LA AUTORIZACION EN MATERIA DE CAMBIO DE USO DEL SUELO EN TERRENOS FORESTALES PARA EL TOTAL DE LA SUPERFICIE (1 044.02 HECTAREAS).



Las tepetareras son justamente las represas que,como en el caso de Brasil, llegan a romperse. "Disposición conjunta de tepetate y jales filtrados". Todo eso con el tiempo se acumula en un mar de lodo que en Brumadinho se llevó la vida de más de trescientas personas.

Vale entonces llevar la vista a este foto-reportaje publicado el sábado pasado en el diario español El País.

La rotura de una represa de líquidos residuales de una mina brasileña, en imágenes:

Rescatistas trabajan en la búsqueda de víctimas que pudieran haber quedado enterradas en el barro. La compañía propietaria, la brasileña Vale, explicó que el accidente sucedió a primera hora de la tarde en la conocida como mina Judía.



En el silencio de las guacamayas aprendes a mirar el mundo. Es más un alarido que un canto el que rasga la tarde y cae sobre la cañada de las guacamayas. Llega de improviso, y aunque lo hemos esperado ansiosos, nos paraliza. Es un graznido que recorre la piel y la enchina. Una voz de mando que no aguarda ningún saludo. Un latigazo florido que marca la caída del sol y el término del día para estas comedoras de frutas que regresan a casa. Luego hay que buscarlas contra el cielo ya gris por encima de la selva reseca del año nuevo. Son dos, y no bajan hasta el acantilado en el que se resguardan de sus depredadores; de lejos revisan sus guaridas dispuestas para el amor de las parejas jóvenes que ven venir una vida larga si no se las arrebata un halcón en una mañana cualquiera de sol a pleno vuelo.

Luego el silencio. Los ojos más avispados descubren que las dos aves comandan la cuesta encaramadas en unas ramas despelucadas en la punta del cerro. A simple vista son apenas unos puntos coloridos contra la tarde parda. Han llegado como vanguardia de un revuelo de verdes, rojos y turquesas contra el cielo, atentas a todo movimiento sospechoso en su refugio. Los prismáticos las acercan y ellas están ahí, mirándonos de lado, en el gesto claro de que no las merecemos.

Foto de Erik Palacios Moreno, 2019.



Apenas las vemos. Otros ojos expertos y técnicos han logrado imágenes de estas aves exploradoras.

Guacamaya Verde Ara militaris Felipe Eduardo San Martín González en Naturalista. Avistada en Tamaulipas en el año 2016.



En vuelo, avistadas en Nayarit por Edwin Jacobo, en septiembre de 2014. También en Naturalista.



No tenemos la técnica ni las cámaras. Pero sí nuestros ojos y nuestro silencio. Las aves nos miran desde su atalaya, a la espera de su colonia que en unos instantes llegará a su dormidero en la Barranca de las Guacamayas Verdes, un paraje oculto de todo en la soledad de la montaña en la Reserva de la Biósfera Tehuacán- Cuicatlán. Nosotros atendemos a su llamado y callamos.

Encuentro muchísima información sobre estas maravillas. Y del riesgo mortal que corren por la desaparición de su hábitat y la persecución de la que son presa fácil. Dice la CONANP: “Actualmente en México se tiene registro de 22 especies de psitácidos de las cuales seis son endémicas. Todas excepto dos se encuentran en categoría de riesgo: seis especies en peligro de extinción, 10 amenazadas y cuatro en la categoría de protección especial (Defenders of Wildlife and Teyeliz, 2007). Del género Ara se conocen 15, de las cuales dos están extintas. En México existen dos especies pertenecientes a este género, la guacamaya verde (Ara militaris) y la guacamaya roja (Ara macao).”

La guacamaya roja pude verla en la Selva Lacandona. A duras penas, pues en su vuelo se pierden fácilmente entre las copas de la selva alta. Aquí en la Reserva es otra historia. Si caminas dos o tres horas de la mano de los guías, las verás cantar y volar en los despeñaderos que las aves tienen por dormitorio. Esta es una de las buenas historias mexicanas: la creciente alianza entre campesinos y científicos para la recuperación de una especie a la que los humanos tenemos al borde de la extinción.

Y con el apoyo de los campesinos los biólogos las han estudiado. Sobre el Ara militaris dice la propia CONANP: “Para el caso de Oaxaca, existe mayor cantidad de estudios, específicamente para el área de Cañadas en la Reserva de la Biosfera Tehuacán-Cuicatlán, contando entre ellos: un estudio sobre reproducción de guacamaya verde en la cañada (Reyes y Bonilla, 2006); un estudio de la guacamaya verde en la cañada oaxaqueña (Bonilla, et al, 2007); un estudio sobre ámbito hogareño de la guacamaya verde (Ara militaris) en la cañada oaxaqueña (Bonilla, Reyes y Santiago, 2007); el estudio Observations of the military macaw (Ara militaris) in Northern Oaxaca, Mexico (Bonilla et al, 2007): un estudio sobre la dieta y disponibilidad Tehuacán-Cuicatlán (Contreras, Rivera y Arizmendi, 2007); el estudio Feeding ecology of military macaws in semiarid region of central Mexico.(Contreras et al, 2009); hábitos alimenticios en la reserva de la biosfera Tehuacán-Cuicatlán, (Martínez y Bonilla, 2008); estudio de biología reproductiva en la cañada oaxaqueña en Reserva de la Biosfera Tehuacán-Cuicatlán (Reyes, 2007); distribución, abundancia estacional y cronología de la reproducción de la guacamaya verde en la Reserva de Tehuacán-Cuicatlán, (Rivera, Contreras y Arizmendi, 2007); el estudio Seasonal abundance and breeding chronolology of the military macaw in semiarid region of central Mexico (Rivera, Contreras, Soberanes, Valiente y Arizmendi, 2008).”

Y así las describen las biólogas que en ellas se especializan: “El tamaño de Ara militaris va de 675 a 750 milímetros (Peterson y Chalif, 1998), por lo que en tamaño ocupa el sexto lugar dentro del género Ara. El plumaje es de color verde olivo. En la nuca, cuello, corona y dorso el tono es más brillante. Las plumas cobertoras y secundarias son de color verde olivo oscuro; frente y parte anterior de la región loreal color rojo carmesí; y la rabadilla y cobertoras de la cola presentan color azul turquesa. El pico es negro mate y el iris es de color amarillo; patas y dedos de color gris oscuro. Las plumas de la cola presentan en el dorso color rojo profundo o marrón en su base, y toman coloración rojo carmesí a azul turquesa hacia las puntas; el envés es de color amarillo al igual que las primarias cuyo dorso es azul turquesa.”

Un alarido de colores, entonces, contra la espesa y parda selva que las cobija.

Cartel con información sobre el Santuario del amor de la Guacamaya Verde.

Subimos a la montaña desde la 1 de la tarde. Maclovio Macoco, nieto de esclavos y experto basquetbolista, nos trepa en una Nissan de batea por una cuesta de piedras abierta a pico, pala y azadón hasta el punto del no va más para las cuatro ruedas. Mientras, Maclovio habla de sí y en retazos de la biografía de San José del Chilar.

“Yo soy nieto de esclavos africanos –nos ha dicho--, todavía mis dos abuelos negros lo fueron para los hacendados españoles. Mi abuela, la recuerdo, era una negra grande, robusta. Sé muy bien de dónde vengo. Aquí el Chilar no existía, la gente vivía en una hacienda al otro lado del río Grande, o de las Vueltas, como por aquí le llaman también. Fueron los que traían las recuas de mulas los que dejaron las semillas de los chiles, que solitas crecieron. Ahora ese chile es con el que se hace el mole negro, el chilhuacle, que ya no se produce mucho, que está bien caro, 800 pesos el kilo, señor. Apenas ora como que lo quieren empezar a sembrar de nuevo, pero se plaga mucho. Pero ya le digo, nieto de esclavos, de ahí vengo yo. Eso se acabó en 1944, cuando una tormenta se llevó todos los campos a lo largo del río, ahí acabó la hacienda y los españoles. Luego el gobierno dio las tierras, pero nuestros abuelos no las trabajaron y mejor se las quedaron los de los pueblos que se miran allá arriba, en la montaña fría.”

Maclovio sube al monte con nosotros, pero no forma parte del equipo de comuneros que llevan el proyecto de conservación en San José del Chilar. Él es basquetbolista, y dedicó diez años de su vida a enseñar el deporte de los rebotes sin salario a los niños del pueblo. Maneja la camioneta en respaldo de Isidro López, quien hace cabeza del proyecto y que por las fiestas de fin de año no encontró quien le ayudara. No es problema para el nieto de esclavos. Le encanta su monte y adora las guacamayas.

“Para nosotros era como hablar de los cactos, simplemente ahí estaban –dice--. Fue hasta que llegaron los biólogos que nos dimos cuenta del valor de estos pájaros…”

Sigue una marcha de dos horas por un desfiladero en el que reinan los órganos, les digo yo, candelabros, les dicen los naturalistas, cardones les llaman los campesinos de San José del Chilar. Isidro López, un hombre de mi edad, 63 años, comunero y cabeza del proyecto ambientalista impulsado desde hace unos seis años por la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas, la CONANP. Unas cabañas muy bien plantadas a pie de carretera, con un comedor inigualable en el esmero y sabiduría de sus cocineras, y una organización de guías bien capacitados en el conocimiento de la botánica de la selva baja caducifolia y en la historia particular de las aves que nos esperan en un rincón pétreo montaña arriba.

El grupo de mujeres comuneras de la organización Santuario del amor de la Guacamaya Verde.

Un puma captado por una de las cámaras instaladas por CONANP en la zona de la Barranca de las Guacamayas Verdes.

Aquí el contacto con Isidro Lópéz y los comuneros de San José del Chilar.

Cómo se han aliado campesinos y científicos para la defensa de estas aves maravillosas. Pienso en ello en el camino a la Barranca de las Gucamayas Verdes guiado por Isidro López. Él señala aquí y allá alguna de las plantas que las guacamayas encuentran en la región. Muchas de ellas son de digestión durísima, por lo que en las paredes del cañón al que subimos ellas encuentran elementos calizos que les ayudan a digerir plantas y frutos venenosos.

“Es como si se tomaran un Alka Seltzer”, dicen don Isidro mientras uno discurre entre agaves y candelabros revueltos con todo tipo de arbustos y árboles que en esta temporada sólo disponen de ramas y espinas nada apetecibles.

Más tarde encontraré en internet el estudio que para la CONABIO realizó la Doctora María del Coro Arizmendi Arriaga, de la Facultad de Estudios Superiores Iztacala, de la UNAM. La observación de las aves en la Reserva de la Biósfera Tehuacán-Cuicatlán la llevaron a identificar por su nombre científico un conjunto de plantas que han permitido la existencia de las guacamayas en la región.

“La guacamaya verde –documenta el estudio-- prefiere como plantas alimenticias (Contreras-González 2007, Contreras et al. enviado) a Cyrtocarpa procera (Anacardiaceae), Plumeria rubra (Apocyanaceae), Tillandsia grandis (Bromeliaceae), T. ,makoyana (Bromeliaceae), Bursera aptera (Burseraceae), B. schlechtendalii (Burseraceae), Neobuxbaumia tetetzo (Cactaceae), Bunchosia montana (Malpighiaceae), Celtis caudata (Ulmaceae) y Lysiloma divaricada (Leguminosae) se recomienda que sus poblaciones y su fenología sean seguidas durante un periodo mediano-largo para asegurar que la guacamaya se mantenga en la zona.”

No se digiere fácilmente la taxinomia. Pero proyectos de turismo ecológico como el que Isidro López representa en San José del Chilar se sustentaron en investigaciones como la realizada entre el 2006 y el 2008 por la Doctora Arismendi. De la boca de Isidro López, mientras tanto, brotan nombres coloridos como el plumaje de las aves que resguarda: chupandio, cardones, bromelias, cuiajiotes, cacalosúchilts, tetecheras. Mientras, seguimos caminando sin abrumarnos de más.

En el suelo, un cactus nos mira con sorna desde su pelambre espinuda.

“Ese es el caca de perro”, dice Isidro, y nos mira con la misma mirada irónica del cactus.

Cactácea Caca de perro, en el camino a la Barranca de las Guacamayas Verdes. Foto de Alicia Mastretta.

Águilas y halcones. Iguanas y víboras. Tejones y zorras. Depredadores no le faltan a la guacamaya verde. Pero la historia no es nueva: somos los humanos su enemigo principal, igual por la pérdida de su hábitat que por su venta ilegal. Las cifras son brutales si se les mira en conjunto:

“De acuerdo con Defenders of Wildlife and Teyeliz (2007) –sigue el reporte de la CONANP--, aunque en el pasado se han realizado algunas investigaciones con respecto al tráfico de pericos, las preguntas fundamentales sobre el volumen de la captura ilegal (cómo y en dónde se realizan, cómo afecta la captura a las especies en particular y cómo se relaciona el comercio legal con el ilegal) han sido poco entendidas. Con base en entrevistas con captores y representantes de sus uniones, así como en el análisis de otros datos, se estima que se capturan entre 65 mil y 78 mil 500 pericos cada año. La tasa de mortalidad general para pericos capturados del medio silvestre excede el 75 por ciento antes de llegar al consumidor final, lo que se traduce entre 50 mil y 60 mil pericos muertos cada año, lo cual convierten a este comercio en uno terriblemente inhumano y de un gran desperdicio.”

Vista de satélite en el que se ubican los dos principales centros de vida de las guacamayas verdes en la Reserva de la Biósfera Tehuacán-Cuicatlán.

Ya llevo esas cuentas en la cabeza cuando espero con mi grupo la llegada de las guacamayas. La carga abruma. No hay palabras que describan la belleza que el cielo del atardecer nos regala. Mucho antes de que cualquiera de la especie humana campeara por estos montes ellas ya estaban ahí para romper la cañada con sus cantos y sus vuelos. Éstas que vemos, a pesar de nosotros, nos han sobrevivido. El silencio es lo único que suplican.

Isidro López cuenta libretita en mano los ejemplares que bajan en parvada. 54, me dice cuando yo apenas he logrado avistar quince o veinte entre el revuelo de voces que rasgan la cañada. Nos ha dicho antes que, en un primer conteo en el 2006, en los primeros años de la reserva de la biósfera, los biólogos cerraron el cien el número de guacamayas en el dormidero de San José del Chilar. Para el 2011, sumaban 120, y en los últimos tiempos, ya con el proyecto ambiental en operación en los dos refugios, el del Chilar y el de Tecomavaca, unos cincuenta kilómetros al norte, las aves parlanchinas alcanzan los 160. Su crecimiento enorgullece a Isidro López. Y estoy seguro de que también a los científicos.

94, me dice al final, muy serio, Isidro.

+++++

Las guacamayas discurren el tiempo hacia su noche alumbrada por un cielo estrellado con el que alucinaremos de regreso a San José del Chilar. Vuelan en bandadas de a cinco, de a siete, pero también en parejas que dan la vuelta por la cañada para regresar al ahujero que alberga su romance. Con los prismáticos identifico a una que se da besitos y se acicala sin rubor humano alguno. “Es la cañada del amor”, dice desde su atalaya el experto Isidro.

Foto de portadilla tomada de CONABIO: Informe final del Proyecto DT005 Monitoreo de la población de la guacamaya verde en la Reserva de la Biosfera TehuacánCuicatlán Responsable: M en C. Carlos Bonilla Ruz.

Lo sabe bien la Doctora María del Coro Arismendi. Ella se dio el lujo de observar los amoríos de estas parejas en el Cañón del Río Sabino. Y su relato provoca envidia del erotismo de estas delicadas amantes:

“Durante la actividad de selección de cavidades las parejas de Ara militaris inspeccionan las cavidades durante 5.2 ± 1.3 min, y cuando la cavidad ha sido seleccionada, los individuos estuvieron dentro entre 1 y 3 horas. Esta búsqueda se ocurrió entre los meses de marzo y mayo. Las primeras cópulas se observaron en el mes de febrero (en el 2006) y abril (en el 2007), y las últimas en el mes de agosto (2006). Durante la cópula las dos guacamayas se colocan juntas y se acicalan mutuamente, acompañado de movimientos de la cabeza hacia arriba y hacia abajo, e incluso llegan en ocasiones a alimentarse mutuamente. Posteriormente, una pasa la cola sobre la espalda de la otra, de forma que siguen juntas, pero mirando en sentidos opuestos, y se acicalan nuevamente. Esto lo pueden hacer hasta tres veces más, y cuando se colocan nuevamente mirando hacia el mismo lado, una de las guacamayas pasa una de sus alas sobre la espalda de la otra, y emite vocalizaciones guturales. Posteriormente cruzan las colas y frotan sus cloacas por unos pocos segundos. Luego se separan y se acicalan nuevamente (Rivera-Ortíz 2007).”

Dejamos atrás la cañada en el silencio espeso de la noche. Hace rato que las guacamayas duermen. Su refugio no da paso a un suspiro. Caminamos alumbrados por la linterna de minero que porta Isidro. Nos ayudamos con las lámparas de los celulares. Las apagamos para mirar de trecho en trecho el cielo estrellado.

Por unos instantes miro con las guacamayas la Vía Láctea.

Mundo Nuestro. Ha cambiado el gobierno federal, pero no el riesgo para la montaña y la cuenca del río Apulco en Ixtacamaxtitlán. De hecho, el peligro de que se otorgue el permiso de explotación de la mina a cielo abierto es todavía más fundado, pues abiertamente el proyecto es respaldado por un alto funcionario del nuevo régimen. Ni más ni menos. En los últimas semanas, la empresa canadiense a avanzado en su campaña hacia su confirmación con una fuerte presencia en medios de la ciudad de México y Puebla: Expansión, Milenio, La Jornada de Oriente, El Popular

La denuncia la han hecho campesinos de Ixtacamaxtitlán ante las mismas puertas de Palacio Nacional. Y la protesta es directa contra el gobierno de Andrés Manuel López Obrador y lo dicho por ell subsecretario de Minería Francisco Quiroga, nombrado como parte del equipo de la nueva Secretaría de Economía, quien en el poblado de Santa María Sotoltepec, en Ixtacamaxtitlán, respaldó el proyecto minero de la empresa canadiense Almaen Minerals. Y llamó "voces disidentes" a quienes se oponen al proyecto.

Aquí el texto dado a conocer por las agrupaciones Unión de Ejidos y Comunidades en Defensa de la Tierra, el Agua y la Vida, Atcolhuac, Consejo Tiyat Tlali, Fundar Centro de Análisis e Investigación y Red Mexicana de Afectados por la Minería



SOBRE EL PROYECTO IXTACA EN IXTACAMAXTITLÁN PUEDES LEER EN MUNDO NUESTRO:

Ixtacamaxtitlán: El agua y el oro en la balanza/Crónica de un conflicto que ya nos alcanzó

Almaden Minerals, la obsesión por el oro en Ixtacamaxtitlán y la violación de las leyes ambientales

Iztacamaxtitlán: ¿indígenas inexistentes? Eso dicen los antropólogos de Almaden Minerals

Postura del consultor de Almaden Minerals sobre el texto de Julio Glockner

Del indio sin alma al indígena sin cultura. Respuesta de Julio Glockner a GMI Consulting y la minera en Ixtacamaxtitlán

Reflexiones en torno a la defensa de la tierra nuestra (#DíaInternacionalDeLaMadreTierra)

El álgido tema de la minería en México

Subsecretario de Minería avala proyecto de extracción repudiado por comunidades indígenas en la Sierra Norte de Puebla



Ciudad de México, 18 de diciembre 2018

Subsecretario de Minería avala proyecto de extracción minera repudiado por comunidades indígenas. Da respaldo a pesar de que el proyecto minero sería realizado sobre concesiones que violaron derechos, y por las cuales, está demandada judicialmente la Secretaría de Economía.



El pasado 9 de diciembre, el recién nombrado Subsecretario de Minería, Luis Francisco Quiroga, se presentó en la comunidad de Santa María Sotoltepec, municipio de Ixtacamaxtitlán, en la Sierra Norte de Puebla, para expresar su respaldo abierto y explícito al proyecto minero de oro y plata a cielo abierto que la empresa Minera Gorrión, filial de la canadiense Almaden Minerals, pretende realizar sobre dos concesiones mineras que la Secretaría de Economía le otorgó sobre dicho municipio.

Ello a pesar del rechazo público de diversas comunidades al proyecto, y a pesar de que las concesiones sobre las cuales pretende implementarse, fueron otorgadas violando derechos de pueblos indígenas y de ejidos del municipio. El Subsecretario soslaya incluso que existe un Juicio de Amparo interpuesto por la Comunidad Nahua de Tecoltemi, en contra de las referidas concesiones, en donde la Secretaría de Economía, que él representa, es la demandada.

QUIÉN ES FRANCISCO QUIROGA

Francisco Quiróga

Resultado de imagen para luis francisco quiroga subsecretario de mineria

El equipo de la Secretaría de Economía en el gobierno de Andrés Manuel López Obrador. A la derecha, Francisco Quiroga.

Sesión informativa en Santa María Sotoltepec, el 9 de diciembre, a la que asistió funcionario Francisco Quiroga.

Francisco Quiroga ha dirigido la compañía Grupo Villacero y colaborado en firmas como ArcelorMittal y Metalcorp. En su formación figuran un par de maestrías en Economía y Operaciones tanto en Yale como en la neozelandesa University of Auckland.

El apoyo de Luis Francisco Quiroga se dio durante su asistencia a la 9ª Junta Informativa del proyecto minero Ixtaca, organizada por la empresa. En ella, el representante de la Secretaría de Economía, acompañado por integrantes de su equipo, elogió a la minera y su proyecto, afirmando que “los ojos de la minería mexicana están puestos en Ixtaca, que aquí está pasando algo que será el ejemplo de cómo se hace la minería en el resto del país”, llamando “voces disidentes” a quienes defienden sus derechos y al territorio de la devastación y los daños que causa la minería a cielo abierto[1].

El día de ayer, entregamos una carta a la Secretaria de Economía, Lic. Graciela Márquez Colín, en la que manifestamos nuestro rechazo y condena por la presencia y declaraciones del Subsecretario en un evento de la empresa. En ella, y ahora también, preguntamos a la Titular de la Secretaría de Economía, y al Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, si acaso el proceder del Subsecretario es la muestra de la política con que el nuevo Gobierno Federal se conducirá en materia de minería, a pesar de la innegable conflictividad social existente en el país debido a la imposición de concesiones y de proyectos mineros; si acaso pretende dar continuidad al modelo extractivo minero impuesto por los sexenios pasados, y que sólo ha generado división, violencia, despojo y depredación de los recursos del territorio.

El Gobierno Federal tiene ahora una oportunidad única para demostrar que cumplirá con sus obligaciones de respeto, protección y garantía de los derechos humanos, que no se conducirá con las mismas prácticas violatorias, y que por tanto, pondrá la vida y los derechos colectivos de los pueblos y comunidades indígenas y agrarias, por encima de los intereses de las empresas.

Unión de Ejidos y Comunidades en Defensa de la Tierra, el Agua y la Vida, Atcolhuac

Consejo Tiyat Tlali

Fundar Centro de Análisis e Investigación

Red Mexicana de Afectados por la Minería

Contacto:

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. Cel. (044) 2331045534 y (044) 2225488060

Diana Amador. Coordinadora de Comunicación Fundar: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Revista Sin Permiso: La humanidad ha eliminado más del 60% de los animales desde 1970, da cuenta un importante informe.

Damian Carrington: editor de la sección de medio ambiente en The Guardian.



La gran pérdida es una tragedia en sí misma pero también amenaza la supervivencia de la civilización, afirman destacados científicos.

La humanidad ha eliminado el 60% de mamíferos, aves, peces y reptiles desde 1970, llevando a los principales expertos del mundo a alertar de que la aniquilación de la vida salvaje es ahora una emergencia que amenaza la civilización.

La nueva estimación de la masacre de vida salvaje está hecha en un importante informe producido por WWF e involucra a 59 científicos alrededor del globo. Señala que el vasto y creciente consumo de comida y recursos por la población global está destruyendo la red de la vida, miles de millones de años de actividad, de la que la sociedad humana depende en última instancia para el aire limpio, el agua y todo lo demás.

«Somos sonámbulos hacia el borde del abismo» dijo Mike Barrett, director ejecutivo de ciencia y conservación en WWF. «Si fuera un 60% de la población humana, sería equivalente a la totalidad de Norteamérica, Sudamérica, África, Europa, China y Oceanía. Esta es la escala de lo que hemos hecho».



SIGUE EN REVISTA SIN PERMISO

Mundo Nuestro. Al día lunes 29 de octubre del 2018, la campaña en contra de la tala del vivero de Santa Cruz en la plataforma Change,org alcanza ya más de 58,600 firmas.

FIRMA LA PETICIÓN



Mundo Nuestro. La denuncia la hace el medio MTP Noticias:

"El derrame de petróleo del oleoducto Humapa – CAB Tajín, pues ha alcanzado más de 17 kilómetros ocasionando muerte de peces del río del Tepezal en el municipio de Venustiano Carranza."

El video es demoledor.



Y la denuncia sobre la pasividad de PEMEX da una buena idea del comportamiento de esta empresa en la región: depredación e impunidad.