Poder y Política

Mundo Nuestro. Xóchitl Formacio, una joven cholulteca que ha encabezado la resistencia del pueblo contra la imposición del los proyectos comerciales en la zona arqueológica de la Pirámide de Cholula, sufre con su familia desde octubre del 2014 la persecución que pesa sobre su padre Roberto Formcio, sobre quien pende todavía una orden de aprensión dictada por un juez al servicio del poder autoritario del gobierno de Moreno Valle, y que el nuevo gobernador Tony Gali se ha negado a cancelar.

Le damos voz en Mundo Nuestro al reclamo de una hija al Gobierno del Estado de Puebla:



¡Al mejor del mundo!

¡Gracias por seguir soñando en un mundo mejor, por dar tu libertad a cambio del despertar de los cholultecas, por seguir luchando y defendiendo Cholula!

Seguiremos en pie de lucha hasta que cancelen tu orden de aprehensión

¡Gracias papá!

"No estaría aquí, hablando con ustedes, si no fuera por la marihuana". Marcus Holloway, veterano de guerra en Irak y Afganistán.

Mundo Nuestro. El testimonio es el de un muchacho que estuvo a sus 20 años en Irak... un montón de gente quiere apoyar a las tropas pero la salud mental es más descuidada... he venido a través de la marihuana para el estrés postraumático." El video dura poco más de tres minutos. Pero es una síntesis del horror que provoca la guerra y la salida que han encontrado los soldados norteamericanos que la vivieron. Y expresa la desazón que les provocan Donald Trump y Jeff Sessions con la política contraria a la legalización de las drogas. Este video fue producido por Narratively en asociación con New York Minute Films. Un video para reflexionar en nuestra propia guerra, la del Estado del narco, a la que México se encuentra encadenado.



VIDEO EN NARRATIVELY

Vida y milagros

Ha pasado una semana completa y en dos de los tres estados en donde hubo elecciones aún hay incertidumbre sobre el proceso electoral. Países como Perú, tan similar al nuestro en tantas cosas, ya han incluido dentro de su legislación la segunda vuelta, que en casos de resultados demasiado apretados, aporta certidumbre y legalidad al proceso electoral. Segunda vuelta, a votar y a otra cosa. El año pasado Keiko Fujimori se fue a su casa y no objetó los apretadísimos resultados que no le dieron el triunfo. ¿Por qué Perú pudo y nosotros no?



En Inglaterra, su sistema electoral les permite resolver las diferencias de una manera muy eficaz, y ante la pérdida de la mayoría, se pueden hacer alianzas que privilegian la gobernabilidad. Teresa May y su partido perdieron varios diputados en la elección de la semana pasada, en el peor momento para Inglaterra y de manera estrepitosa, y perdieron con eso la mayoría en la cámara de representantes. Tienen la opción de formar gobierno con el partido que aporte mayores acuerdos, aunque durante la contienda hubieran peleado ferozmente. Teresa May pasó con temple el mal trago, visitó a la Reina Isabel con un traje más chillón que el de la reina, caravanita, y a lo que sigue porque hay que ir a enfrentar a la Unión Europea para avisarles formalmente lo del Brexit. Le costó caro andar jugando con Trump a ser amigos, y los ingleses, con su carácter flemático, le pasaron cortésmente la factura y le retiraron la mayoría. Todos aceptan los acuerdos.

No sé si exista otro país con un sistema electoral tan caro, subsidiado y complicado como el nuestro. Y aun así, al final propicia sainetes interminables antes y después de la votación. En esta última elección, Andrés Manuel en el Estado de México y Ricardo Anaya apoyado por Diego Fernández de Cevallos en Coahuila, acusan de fraude a la antigüita al viejo PRI, que no ha perdido, según acusan y vimos, las malas prácticas y habilidades que todos los partidos han aprendido y copiado en la medida de lo posible. Paradojas de la vida, los dos viejos rivales coinciden ahora denunciando lo mismo. ¿Andrés Manuel y Diego no lo sabían? ¿Esperaban un escenario distinto en ambos estados? Ambos son todo menos caídos de la cuna. ¿Por qué entonces esperaban diferentes resultados con las mismas reglas?

Resultado de imagen para trampas electoral pri edomex


c/6 parrafos

Fíjense lo que fomenta nuestro fallido y caro sistema electoral: fomenta que el presunto ganador Alfredo del Mazo aparezca dando las gracias por el triunfo de un proceso que aún no termina y que seguramente será impugnado. ¿Para qué la prisa? Si ganó, ya tendrá tiempo de gastar en spots y de salir a dar las gracias con toda la cursilería que a su derecho convenga. Nuestro sistema fomenta que Andrés Manuel aparezca con láminas ilustradas absolutamente ilegibles, a explicar cómo, dónde y porqué se los tranzaron, por lo que desconoce el resultado de un proceso que, insisto, aún no termina, pero del que asegura ya emanó una gobernadora legítima. En Coahuila aparecen varios humillados y ofendidos, encabezados por el candidato a gobernador por el PAN y el resto de los contendientes que no ganaron, a defender la dignidad de los ciudadanos. A su lado ha estado Diego con la energía que lo caracteriza. Convocaron y organizaron una marcha enorme de la que no se tenía memoria en Coahuila, como tampoco se tenía memoria del tamaño de las trapacerías que hizo el equipo del gobernador Moreira. Es posible que todo lo que afirman sea cierto, pero lo tienen que probar. Eso sigue. Eso toca de acuerdo a las reglas del juego que conocen muy bien. Les guste o no tiene que continuar en las instancias que marca la ley y no en la arena de las televisoras, el face o el tuit. El que afirma está obligado a probar y la ley electoral marca tiempos e instancias para aportar sus quejas. Pero todos comen ansias y quieren ganar en las calles y a tuitazos lo que tienen que probar en los tribunales. La ley les da esa oportunidad de manera clara y precisa. Así está la ley que todos los partidos aprobaron, que todos patean a placer y que ningún partido se ocupó en corregir.

Ahora, ¿por qué se repite ad infinitum este conflicto electoral? Pues porque las reglas tan retorcidas que hicieron no funcionan. No funcionan porque no están cumpliendo con los principios rectores que inspiraron a nuestras actuales leyes electorales: certeza, legalidad, independencia, imparcialidad, equidad. Certeza ya no la hubo porque hay conflicto. Legalidad dudosa porque los que se dicen ganadores y los supuestos perdedores gastaron mucho más de lo debido y, aunque unos más que otros, es seguro que todos se pasaron porque de acuerdo a las leyes no escritas es la única forma de ser competitivos. Y todos los que mandan en los partidos lo saben, aunque todos lo nieguen .El sistema se ha distorsionado tanto que el dinero bajo la mesa cuenta y pesa demasiado para definir una elección. La equidad también está cuestionada, porque ni en Coahuila ni en el estado de México los gobiernos en funciones se abstuvieron de usar y abusar de su poder y de los programas para ganar la elección. En el Veracruz de Yúnez el PAN habrá hecho lo mismo para que ganara el hijito del gobernador su municipio. Ahora sí que todos pueden cantar "culpable soy yo". Todos los fuertes hacen lo que pueden donde pueden.

Resultado de imagen para mexico democracia partidos

No es que los diputados y dirigentes de todos los partidos no se dieran cuenta de que urgía modificar la ley, simplemente no se les pegó la gana y le apostaron a sus cuentas y cálculos antes que al bienestar de nuestro país. Eso de darnos certeza, legalidad y confianza en nuestro sistema realmente no les importó. Ellos lo construyeron a modo, lo deformaron a modo y lo descalifican a gusto. Si ahora dicen que todo está mal, nos harían un favor a todos poniéndose de acuerdo y dejando a los más tramposos de cada comarca competir solos. Porque los tramposos sí que están repartidos equitativamente por comarcas y partidos. En 1976 el PAN tuvo la inteligencia de no poner candidato a la presidencia de la república. Ya todo era tan grotesco que competir era, literal, volverse palero. López Portillo recorrió el país con una ridícula campaña en la que solo hubo pelea de sombra entre él y su ego. Así terminó su sexenio y así empinó al país.

Si todos los partidos saben que no hay condiciones para una contienda que garantice los principios de equidad, legalidad y certeza, ¿por qué se han opuesto a hacer las reformas que plantearon a tiempo voces sensatas? Sera porque todos están haciendo cálculos equívocos.

Básicamente se han propuesto dos medidas inmediatas para corregir el comportamiento de nuestro vulnerado sistema electoral: el voto obligatorio y la segunda vuelta cuando las diferencias son demasiado cortas. Se oponen a esto los que creen que tienen más oportunidades de ganar con el sistema tal cual está: el PRI porque pretende ganar con un tercio repitiendo el modo de actuar en el estado de México; en MORENA porque creían poder ganar solos y de manera sobrada con un amplio tercio, el PAN, porque también creía que podría juntar un tercio ganador con alianzas. Creo que es una apuesta demasiado arriesgada y tal y como están las cosas solo obtendremos lo que estamos viendo en el estado de México y en Coahuila: fracturas, encono, duda, escepticismo, desconfianza y enojo y por supuesto, un país ingobernable. La otra hubiera sido darle al árbitro la facultad de expulsar a los contendientes de acuerdo a parámetros estrictos, como en el box o el fut. Pateas a mansalva, te expulsan. Pegas abajo del cinturón, pierdes la peles. Fuera. Estás fuera.

Todos los partidos saben que cuando la gente sale a votar masivamente no hay trampas que alcancen. Y que la segunda vuelta obliga a crear alianzas, como en Inglaterra o Perú. Esas reformas necesitaba nuestro país. Andrés Manuel y Diego lo saben. Me extraña su extrañeza. Ellos dos que tienen tantísimo peso político hubieran podido por fin coincidir en algo y las hubieran podido impulsar desde sus partidos. El PRD también.

Ningún partido fue capaz de la generosidad de impulsar las reformas que podrían darle a nuestro sistema electoral el aire que necesita.

No las hicieron o no las quisieron hacer. Y ya no hay tiempo.

Archivo

Las elecciones que tuvieron lugar el domingo pasado en cuatro entidades del país representan, hasta ahora, y con la posibilidad de que cambien los resultados, el triunfo de las pandillas en el poder. Por un lado, la que comanda el presidente de la República ha logrado, hasta este momento, el triunfo en el Estado de México de su candidato Alfredo del Mazo. Para ello utilizaron masivamente recursos federales y estatales, programas sociales, y una compra de votos difícil de medir, pero constatada por diversos testimonios y reportajes. El otro triunfo (hasta el momento) es el de la pandilla Moreira en Coahuila, una entidad gobernada por un grupúsculo que ha medrado sin pudor con los dineros de la gente y que ha sido acusada de vínculos con el crimen organizado.

En Nayarit, ganó la alianza PAN-PRD, al igual que en Veracruz. En el primer caso todavía falta por ver si el nuevo gobernador logra sanear una administración que se ha vinculado con el tráfico de drogas: recordemos que nada menos que el Procurador de la entidad fue detenido en abril, en Estados Unidos, por este motivo. En Veracruz hubo una clara derrota del PRI que responde, más que a las virtudes de la coalición y del gobernador en turno, al desprestigio de la pandilla que gobernó hasta hace poco el estado. Morena por su parte logró ganar ciudades tan importantes como Xalapa, Coatzacoalcos, Minatitlán y Poza Rica, estas últimas, zonas petroleras castigadas por el desempleo causado por la reforma energética.

En resumen, si las cosas van como van, las pandillas ligadas al partido en el poder ganaron dos entidades y en las otras dos perdieron. Desde luego la atención se ha concentrado en el Estado de México donde la diferencia entre el PRI y MORENA es de alrededor de 3 puntos porcentuales, poco más de 150 mil votos. La estrategia decidida por el partido de Delfina Gómez consiste en demostrar con actas que ganaron y ello se verá a partir de este miércoles. El resultado final aún está en duda.



Pero, a mi modo de ver, el problema más grave es que si las pandillas lograron imponerse, ello fue posible debido a una profunda debilidad de las instituciones. En sentido estricto no deben su triunfo a una elección de Estado (en el que se hayan concertado todos los aparatos que lo componen) sino a que estos grupúsculos aprovecharon para sus fines las instituciones que controlan. La diferencia puede parecer demasiado sutil pero no lo es. Consiste en primer lugar en que no pudieron imponerse en todas las entidades, ni creo que logren cambiar los resultados en Nayarit y Veracruz. En segundo lugar, en que se trata de pandillas diferentes que no responden al mismo jefe, lo que podría hacer más vulnerable su triunfo en Coahuila donde la diferencia es aún menor que en el Estado de México. En tercer lugar, porque el gobierno PAN-PRD que encabeza Yunes ha sido acusado de comportarse también como una pandilla, aunque de diferente signo político, imponiendo entre otras cosas al hijo del gobernador como Presidente Municipal en el Puerto de Veracruz.

Más importante: para la pandilla del titular del ejecutivo, el Estado de México representa una victoria estratégica para su continuidad en el poder. No sólo se jugaba el destino del PRI sino, precisamente, de la fracción que lo jefatura en estos momentos. Si se confirma ese triunfo, el presidente estará en mejores condiciones para imponer a su candidato en el 2018 a pesar de la posible oposición de otros grupos dentro del PRI. Y, además, ratificará o creen que ratificará que la línea que han seguido es la correcta para gobernar al país y mantenerse en el poder. En unas palabras, cierra el paso para cualquier cambio relevante de final de sexenio. Todo seguirá igual.

Imagen relacionada


c/6 parrafos

Para la oposición, los triunfos del PAN-PRD tienen un significado más ambiguo. Por un lado, desde la óptica de sus dirigencias, consolidan su alianza en Veracruz y Nayarit y ello les permitiría suponer que para el 2018 esta coalición puede tener éxito. Por el otro, sin embargo, los resultados del Estado de México han levantado una gran indignación en algunos sectores de la militancia perredista y en las corrientes minoritarias de su dirección, pues es evidente que una alianza MORENA-PRD hubiera arrojado una contundente derrota del PRI y abierto una enorme expectativa de triunfo de las izquierdas para las presidenciales del próximo año. El debate, al interior de este partido, probablemente vaya a exacerbarse entre estados dos posiciones y ello hará más inestable su vida interna en los próximos meses.

MORENA también tendrá que reflexionar su estrategia si no logra revertir los resultados en el estado de México. No puede apostar, otra vez, para el 2018, a quedarse en la rayita, a unos cuantos votos del triunfo, pero a final de cuentas con una derrota a cuestas. O a ser un partido fuerte como en Veracruz, Coahuila o Nayarit, con un crecimiento muy rápido, pero a final de cuentas muy lejos de convertirse en el partido más votado. Algunas dudas surgieron en esta elección que deberían tomar en cuenta. Primero, su relación con los partidos, sobre todo con los que han sido históricamente aliados. ¿Hubiera dado mejores resultados una alianza pactada oportunamente con el PT, que una declinación tardía y forzada? Luego está la ambigüedad programática y la confrontación que se acentuó en las últimas semanas, poco antes de las elecciones, con los medios de comunicación. ¿No hay posibilidades de elaborar otra estrategia y definir una propuesta política más inclusiva? ¿Se debe descansar sólo en las redes sociales? Se pudo advertir también una posición confusa sobre la advertencia de un fraude. Incluso el mismo día de la elección, dos o tres horas antes del cierre de casillas, algunos dirigentes de MORENA, que se presentaron como representantes del movimiento “Ni un fraude más” dijeron que “en el Estado de México se confirma uno de los operativos más grandes de compra de voto de la historia”. ¿No fue un mensaje inoportuno que desalentó el voto contra el PRI, casi dando por hecho que el fraude estaba consumado?

Es evidente, o parecería serlo para algunos, que en 2018 todas las armas del gobierno incluyendo la compra de voto y la guerra sucia se utilizarán contra la oposición, en particular contra MORENA y López Obrador. ¿Tendrá sentido denunciarlas desde ahora y llegar a la contienda después de haber agrandado la desconfianza ciudadana hacia los procesos electorales, las instituciones y los partidos? ¿o es posible que, sabiendo que eso va a suceder, se pueda vencerlas con nuevas estrategias?

Desde el fraude de 1988, se había llegado a la conclusión de que la única forma de ganarle al PRI (y luego al PAN) requeriría un gran caudal de votos que no dejara dudas sobre los resultados. Ello, si se ratifica el triunfo de Del Mazo en el estado de México, será aún más difícil pues se profundizará la desconfianza en las instituciones y en los procesos electorales, y en la capacidad de la oposición de izquierda para sortear las maniobras fraudulentas del PRI. Construir esta mayoría política contundente parecería entonces ser la tarea más importante que MORENA tiene por delante (junto con el PT, MC y el PRD) si deciden construir una alianza progresista más allá de los partidos.

Mientras tanto, el desastre nacional de todos los días, con su cauda de violencia, pobreza y debilitamiento de las instituciones, seguirá su curso. Estas elecciones no parecen haber sido una buena señal para abrir mejores escenarios para el cambio. Al mismo tiempo, sin embargo, representan una nueva oportunidad para que se dé una reflexión amplia, sin sectarismos, ni prejuicios, entre muchas y diversas fuerzas sociales y los partidos que realmente quieran derrotar al continuismo que nos agobia. Pueden, podemos todos, aprender de este tropiezo y construir una nueva estrategia para sepultar al viejo régimen del PRI y del PAN con una mayoría política indiscutible. Para esto, aún hay tiempo, a pesar de las adversidades del momento.

Twitter: #saulescoba

¿A qué se parece una elección de Estado como la que culminó ayer con el conteo rápido que leyó el presidente del organismo electoral en Toluca?

Tal vez al asalto este mediodía en una callejuela de la periferia del cerro de La Paz en la ciudad de Puebla. Organización, destreza, certidumbre, equipo, adrenalina, impunidad. Todo lleva al éxito del hampa. Y ni siquiera puede faltar una cámara que todo lo grava.

La vida es rutina. Los años pasan, los tiempos cambian, decimos, pero seguimos siendo los mismos. Nada más que todo queda grabado.



La grabación la publica e-consulta. Mediodía del lunes 5 de junio en las calles 15 Poniente y Teziutlán Sur, en la colonia Belisario Domínguez en la ciudad de Puebla. La escena ofrece los elementos indispensables para entender ell comportamiento de un asaltante –o por qué el aparato de poder que todavía conocemos como PRI sigue trepado en zancos, diría Chava Flores--: la destreza de la organización, la facilidad del robo, la impunidad que le sigue, la adrenalina que le corre en la sangre, la sensación de éxito que acompaña la huida. Todos los elementos que encuentro desde siempre en las elecciones mexicanas. Igual entonces cuando hasta 1994 era la Secretaría de Gobernación la responsable de organizar el proceso y contar los votos; igual hoy que tras veinte años de construcción de IFES e INES aquí estamos, con la sensación del asalto en despoblado.

Una jeep negra, una Reanault y una motocicleta siguen a un Matiz blanco por una calle estrecha. Es una banda informada: las víctimas acaban de sacar 254 mil pesos de un Bancomer y están a punto de llegar a sus oficinas. Dos hampones bajan en una bocacalle y corren hacia los del auto blanco. Los sorprenden. Los amagan. La moto con un tercer malandrín aparece justo para recoger a los dos primeros. Escapan.

“Ya ves qué fácil estuvo, ñero”, se dirán entre ellos.

La cámara capta la placa de la Jeep negra: NEA-88-48.

Lo que sigue es rutina: la movilización policiaca. Tal vez el helicóptero y su ruido. Sirenas, uii, uii, uii…También en la prensa hoy lunes tras los resultados del PREP en Toluca. Uii, uii, uii…


c/6 parrafos

Vida y milagros

(La fotografía de portadilla, tomada en el 2015 en el ártico, es de la fotógrafa especializada Kerstin Langenberger, y se viralizó en el año 2015.)



Esta ha sido una semana trepidante para el mundo y también para México en donde no sé cómo amanecerán hoy los humores políticos después de las elecciones de ayer. Creo que todos acabamos hartos de todo después de estas elecciones de tan bajo nivel. Aburridos. Hastiados, de malas. Qué horribles procesos electorales. Y en el mundo Trump cada vez más majadero, impertinente y tonto. Por eso me gustaron tanto los tres videos que llegaron a mi chat la semana pasada con tres pequeños discursos llenos de inteligencia y sin discordia. Les comparto el contenido:

Un diputado Español, Esteban González Pons, dirigiéndose al Parlamento Europeo:

“Muchas gracias Señor Presidente,

Europa limita hoy al norte con el populismo, al sur con los refugiados ahogados en el mar. Al este con los tanque de Putin, al oeste con el muro de Trump; en el pasado, con la guerra, en el futuro con el Brexit. Europa está hoy más sola que nunca, pero los ciudadanos no lo saben; Europa sin embargo es la mejor solución y nosotros no sabemos explicárselos a los ciudadanos. La globalización nos enseña que Europa es hoy inevitable, la única alternativa, pero el Brexit nos enseña también que Europa es reversible, que se puede caminar hacia atrás en la historia, aunque fuera de Europa hace mucho frío. El Brexit es la decisión más egoísta que se ha tomado desde que Winston Churchill salvó a Europa con sangre, sudor y lágrimas de los ingleses.


c/6 parrafos

Decir Brexit es la forma más insolidaria que hay de decir adiós. Europa no es un mercado, es la voluntad de vivir juntos. Dejar Europa no es dejar un mercado, es dejar los sueños compartidos. Se puede tener un mercado común, pero si no tenemos sueños comunes, no tenemos nada. Europa es la paz que vino después del desastre de la guerra. Europa es el perdón entre franceses y alemanes, Europa es la vuelta a la libertad de Grecia, España y Portugal. Europa es la caída del muro de Berlín, el final del comunismo, es el estado del bienestar, es la democracia, es los derechos fundamentales. ¿Podemos vivir sin todo eso? ¿Podemos renunciar a todo eso? ¿Por un mercado vamos a dejar atrás todo eso? Yo espero que en la próxima Cumbre de Roma hablemos menos de lo que Europa nos debe y más de lo que nosotros le debemos después de lo que nos ha dado. La Unión Europea es la única primavera que nuestro continente ha vivido en toda su historia. Yo soy de los que el día que la primera ministra May anuncie el Brexit, empezará a soñar con la mañana en la que los ingleses vuelvan a casa”

Mensaje del Presidente de Francia Emmanuele Macron dirigido desde el Eliseo y subido a tuiter después del anuncio de Trump de abandonar el Acuerdo de París de 2015 sobre cambio climático:

“En el clima no existe un plan B porque no hay un planeta B. Se trata de un error tanto para él como para nuestro planeta. Ofrezco refugio a todos los científicos estadounidenses, ingenieros y ciudadanos que se sintieron decepcionados por el anuncio de Trump. Van a encontrar en Francia una segunda patria. Me dirijo a ellos. Vengan con nosotros para trabajar conjuntamente en soluciones para nuestro clima. Reafirmo el compromiso de Francia con el acuerdo. Donde quiera que vivamos, quien quiera que seamos, todos compartimos la misma responsabilidad de hacer nuestro planeta grande otra vez.”

Y ahora el comentario en las redes de Arnold Schwarzenegger, ex gobernador de California, después del anuncio de Trump de abandonar el Acuerdo de París:

Mi mensaje para usted Señor Presidente:

Un solo hombre no puede destruir nuestro progreso ni puede parar nuestra revolución de energías limpias. Un solo hombre no puede llevarnos hacia atrás en el tiempo; como hombre público y como presidente su principal responsabilidad es proteger a nuestra gente. Doscientas mil personas mueren al año como consecuencia de la contaminación del aire. La mitad de los ríos y lagos de nuestro país están severamente contaminados con graves consecuencias para la salud. No nos vamos a sentar a ver que eso siga. No escoja el pasado, escoja el futuro. Los grandes líderes no caminan hacia el pasado, retan y enfrentan el futuro con nuevas soluciones sin ir hacia atrás. La gente, los líderes, los gobiernos locales, no lo permitirán y llenarán el vacío que usted está creando. Como todos los grandes movimientos de la historia nuestro futuro limpio saldrá desde las bases y no desde Washington. El 70% de la contaminación puede ser controlada desde los gobiernos estatales y comunidades locales. Cuando fui gobernador de California, Washington fue incapaz de liderar este movimiento. Por eso pasé las leyes ambientales más enérgicas del país en California y nuestra economía hoy florece. Somos el estado que más crece y también el que más protege el ambiente. Tenemos el agua y el aire más limpios del país y al mismo tiempo somos el estado número uno en crear empleos. Proteger el ambiente no destruye la economía, la fortalece. Las buenas prácticas ambientales impulsan la economía y la protegen."

Tres discursos cortos y concisos. Cuestionan con respeto y proponen con inteligencia. Ninguno ofende. Los tres concilian. Me fascina el diputado español.

Ese debe de ser el tono de los buenos líderes. Sin gritos, sin sombrerazos, sencillos, propositivos, contundentes.

Los partidos han transitado por la democracia pero la democracia no ha transitado por los partidos, dice con precisión admirable Liébano Saénz, colega de estas páginas.

Podríamos añadir que tenemos una democracia sin demócratas, sin políticos dispuestos a jugar con apego a las reglas, a reconocer públicamente las victorias de sus adversarios, y sus propias derrotas.



Nuestra democracia ha engendrado una familia de políticos y de gobiernos que, en el fondo, no están dispuestos a perder una elección sólo porque la gente vote por otros.

Se empeñan entonces, por todos los medios, legales e ilegales, en modelar el voto, inducirlo, coaccionarlo, impedirlo y, al final, desconocerlo.


c/6 parrafos

Es potente y antigua la costumbre mexicana de no ceñirse a la ley, de no resignarse y someterse a ella, sino darle la vuelta, burlarla, leerla y aplicarla torcidamente en favor propio.

Esta costumbre se ejerce en prueba de viveza, de astucia y aún de sabiduría, a menudo con una sonrisa o con una risotada. Es la costumbre que explica la mayor parte de nuestros males públicos: burlar la ley en vez de cumplirla.

En el caso de la democracia, esta costumbre ha convertido en una feria de abusos, simulaciones e ilegalidades lo que se pensó como un proceso transparente y equitativa.

El veredicto práctico es terrible: quien pretenda competir en esta democracia ciñéndose a los recursos y las conductas que le permite la ley, se ahogará con facilidad en el mar de ventajas ilegales, dinero negro y conductas torcidas que se practican rutinariamente en ella.

Creo que en el México de hoy es imposible ganar unas elecciones de importancia sin violar las leyes electorales. Y que no hay un político triunfador en altos cargos de elección popular, en cuya victoria no haya estado presente al menos el delito del financiamiento ilegal.

El corolario es terrible también: si quieres ganar elecciones en México, tienes que hacer trampa. En esto, como en todo, hay grados, pero son todos grados de ilegalidad.

Es así como llegamos a las elecciones de ayer domingo en los estados de México, Coahuila y Nayarit. Espero, querido lector, que hayan ganado tus candidatos. Lamento desde ahora lo que tuvieron que hacer para ganar.

Mundo Nuestro. Este texto, que tomamos de la revista Proceso, firmado en Río Doce por Javier Valdez Cárdenas, fue escrito por Ignacio Bojórquez, director de ese semanario de Culiacán. Lo reproducimos aquí sin otro ánimo que el de la solidaridad cor el equipo de periodistas que acompañó el trabajo profesional del cronista asesinado el lunes 15 de mayo por la mañana. Ellos han decidido seguir adelante.

CULIACÁN, Sin. (Proceso).- Fui el primero que vio a Javier tirado boca abajo sobre el pavimento. Una siniestra casualidad. Iba en mi auto hacia la oficina y de lejos me pareció que habían atropellado a alguien. Más de cerca me llamaron la atención el sombrero ligeramente caído de su cabeza y los zapatos de minero. Me detuve y sin salir del auto pregunté, tratando de engañarme, qué había pasado, si habían atropellado a alguien. “No, lo mataron, le quitaron el carro”, escuché. Me bajé y di un rodeo al cuerpo inerte para verle el rostro.

Fue un golpe brutal. Y no por las reacciones nacionales y mundiales contra el crimen que inundaron los medios electrónicos y las redes sociales en minutos, sino en sí mismo, por lo que Javier Valdez Cárdenas representaba y representa para Ríodoce, para la gente que aquí labora, para sus lectores, para el periodismo, para la sociedad mexicana, ya no digamos para sus amigos y su familia.



Arrancamos en medio del acoso de un gobierno infecto como lo fue el de Juan Millán Lizárraga, que nos tendió un cerco para “matarnos de hambre”, pero sobrevivimos. Poco a poco, a fuerza de un periodismo crítico, fuerte en sus señalamientos, de fondo en la investigación y hasta temerario en asuntos del narcotráfico, Ríodoce se fue posicionando como una lectura imprescindible en Sinaloa.

Llegó como un tsunami el tema de los cárteles de la droga a las redacciones a partir de 2005 –con el surgimiento explosivo de Los Zetas y sus guerras por conquistar territorios– y Ríodoce se planteó cómo cubrirlo para proteger nuestra integridad. Así navegamos todos estos años, sobrevivimos a la guerra despiadada de los Beltrán Leyva-Carrillo-Zetas contra el Cártel de Sinaloa y, a lo sumo, en 2009, alguien arrojó una granada en la parte baja de nuestras oficinas que no pasó a mayores.

En todos estos años Javier Valdez fue una pieza fundamental. No somos empresarios y sólo hicimos la empresa que ocupábamos para mantener este pequeño barco viento en popa. Pero no más. Lo dijimos una y otra vez: no hicimos este periódico para hacernos ricos, así es que el poco dinero que entre lo invertiremos para mantener un buen equipo de trabajo y garantizar ciertos niveles de calidad. Las penurias económicas nos agobiaban pero nunca dejamos de pagar una quincena. De pronto caía agua al río y festejábamos como niños, pero en las semanas siguientes de nuevo a la realidad. Nunca, jamás, por esta razón, alguien pensó bajarse del barco.

Tampoco por miedo a la violencia. El momento más tenso lo vivimos en la guerra que explotó en 2008 al interior del Cártel de Sinaloa y nadie reculó. Bajo el gobierno de Mario López Valdez, cuyas corporaciones policiacas fueron entregadas cínicamente a Ismael Zambada y a Joaquín Guzmán, tampoco. Sabíamos los peligros que se cernían sobre nosotros, pues en agosto de 2011, primer año del “gobierno del cambio”, fue asesinado el periodista Humberto Millán. Pero seguimos adelante.

Fue hasta que reaprehendieron al Chapo Guzmán en Los Mochis, en enero de 2016, que las disputas entre sus hijos y Dámaso López Núñez por el control de la organización trajeron como consecuencia una nueva etapa de violencia en Sinaloa. Pequeños enfrentamientos, ejecutados por acá y por allá, reuniones de conciliación convocadas por el Mayo Zambada. Esto en 2016. Hasta que ocurrieron las incursiones de gente armada a Villa Juárez, Navolato, en febrero de 2017 y a las cuales les siguió una guerra mediática. Los hijos del Chapo enviaron una carta a Ciro Gómez Leyva y por esos mismos días Dámaso López Núñez busca espacio en dos impresos de Sinaloa: Ríodoce y La Pared, a quienes concedió entrevista vía mensajes telefónicos, donde se deslinda del ataque que los Chapitos le atribuyeron. La entrevista la hizo Javier, pues a él lo habían buscado.


c/6 parrafos

Los hijos del Chapo se enteraron que habíamos entrevistado a Dámaso y presionaron a Javier para que el trabajo no se publicara. Pero les negamos la petición. Luego le hablaron porque querían comprar toda la edición, pero tampoco se les concedió. Y entonces optaron por seguir –en Culiacán y Mazatlán– al personal que entrega los ejemplares en las tiendas y en cuanto los dejaban contra recibo, ellos los compraban. Eso fue el 19 de febrero. No usaron la violencia, pero sí la intimidación.

Fue a partir de estos hechos que sentimos inseguridad, sobre todo por Javier. Ya de por sí la emboscada del 30 de septiembre, donde murieron cinco militares, había enrarecido el ambiente. Acordamos que debería irse un tiempo de la ciudad. Él mismo planteó el asunto con organismos internacionales que le propusieron enviarlo un tiempo fuera del país, pero le costaba trabajo separarse de la familia. Ríodoce tenía pendientes reportajes en otras entidades y le propusimos que fuera él a reportearlos para que descansara de esta ciudad de mierda. Pero la falta de recursos y la desidia nos ganaron. La Jornada, luego del asesinato de Miroslava Breach en Chihuahua, le propuso algo semejante pero tampoco se concretó. Con los días, las cosas parecían haberse calmado. La detención de Dámaso López Núñez cargaría los dados hacia un lado y era de sentido común esperar una pax narca. Lo comentamos el mismo lunes 15 por la mañana, antes de que lo mataran. Pero estábamos equivocados.

Como nos equivocamos también al entrevistar a Dámaso, porque de esa forma nos metimos a una guerra mediática que no era nuestra, provocando el disgusto –sin que fuera nuestra intención– de la otra parte. Por eso el decomiso de los ejemplares del domingo 19.

Bola y cadena

El miércoles 17 nos reunimos en Ríodoce para planear, en medio del llanto y la pesadumbre, la próxima edición. Creía conocer a todo el equipo, uno por uno de los reporteros, el personal administrativo, los encargados de la web y redes sociales. Pero no. Son todos y cada uno mucho más grandes y fuertes de lo que yo pensaba. La flaqueza sólo se reflejaba en lágrimas por el dolor del compañero que habían asesinado, pero nunca por el compromiso que teníamos enfrente. Nadie preguntó si seguíamos o no. Todos lo dimos por hecho.

*De la columna “Altares”, de Ismael Bojórquez. Como un homenaje a su cofundador, Ríodoce decidió firmar con el nombre de su compañero asesinado los trabajos que se publican en la edición del domingo 21.

Página 1 de 17