Grupos de poder: la expansión territorial en perspectiva / VIDEO

Compartir

Proyecta-Lomas de Angelópolis y Antorcha Campesina: los extremos del caos, hemos planteado. Los grupos de poder fáctico en Puebla han crecido de la mano del Estado y por su ausencia. En el caso de los empresarios inmobiliarios se puede medir su crecimiento en metros cuadrados puestos a la venta y vendidos en clústeres y viviendas residenciales, más los que se anuncian para el futuro; en el caso del movimiento político-social en el número de huestes que se exponen igual en un estadio que en los discursos de los dirigentes.

La tierra, la trama para acceder a una vivienda y a los servicios públicos, es lo que va de por medio. Y a la ciudad en su caótico desbordamiento, le va la vida en ello.



Presentamos en un video la trayectoria que ha seguido la ciudad de Puebla entre 1984 y el 2017 a a través de un conjunto de fotos satelitales extraídas del time-lapse de Google Earth. El paso del tiempo expone una ciudad que se ha expandido sin pudor sobre la reserva agraria de los pueblos originarios que rodean una ciudad que tenía en el río Atoyac una frontera que no se cruzó sino hasta la expropiación de los ejidos de San Andrés y San Pedro Cholula en 1992-1993.



Es mucho lo que se puede escribir sobre un proceso complejo que sólo puede entenderse desde la investigación histórica, igual social que urbanística, pero también económica y política. Son muchos los esfuerzos que desde los centros de investigación científica y social en Puebla se han llevado a cabo. Su sistematización y síntesis es fundamental también.

Desde la perspectiva periodística nuestro propósito es el de contribuir al análisis de las relaciones sociales que han permitido este fenómeno en el que desde los extremos del caos se tocan dos figuras indispensables para comprender los procesos de poder ligados al crecimiento de una ciudad.

Y podemos sintetizarlo así de entrada:

Grupo Proyecta se las ha arreglado para disponer de más de 1,150 hectáreas al poniente y sur del río Atoyac. Ha comprado y fraccionado con exitosos esquemas inmobiliarios que involucran enormes volúmenes de inversión privada montados en un hecho fundamental: la inexistencia de programas de ordenamiento territorial consensados y coordinados desde las instituciones del Estado en los territorios municipales de San Andrés Cholula y Santa Clara Ocoyucan. Ha funcionado Proyecta, en la práctica, como un gobierno paralelo fincado en la debilidad de los ayuntamientos y la ausencia reguladora de los gobiernos estatal y federal.

Antorcha Campesina, la organización política también puede ofrecer números: Al menos 57 colonias del norte y del sur de la ciudad son reconocidas por el SOAPAP desde el 2013 como “colonias antorchistas” a las que se les aplica la tarifa de “colonia marginada”. La organización reclama también tal reconocimiento para al menos 38 colonias más.

Es un lugar común decir que los extremos se tocan. Antorcha y Proyecta hoy se sientan a la mesa para discutir problemas concretos que los proyectos del grupo empresarial producen en el territorio municipal de Santa Clara Ocoyucan, un ayuntamiento gobernado por la organización social. Es de suponer que unos y otros miden sus fuerzas desde los objetivos que persiguen. Y la pregunta es simple, pero ayuda a entender el comportamiento de estos grupos de poder fortalecidos por la debilidad de las instituciones públicas que deberían ser aquí el actor principal: ¿quién controla este proceso?

Compartir

Sobre el autor

Sergio Mastretta

Periodista con 39 años de experiencia en prensa escrita y radio, director de Mundo Nuestro...