Enrique Cárdenas: las razones de un ciudadano contra el poder absoluto

Compartir

El movimiento SUMAMOS surge el 20 de noviembre pasado por una convicción compartida: La vida pública pertenece a los ciudadanos y los gobernantes son servidores públicos que tienen esa honrosa responsabilidad. Una parte de la clase política se ha apropiado del poder público y ha actuado esencialmente en su interés personal, luego en relación a su partido, y muy distantemente a favor del interés general. El servicio público debe dignificarse, pues es el servicio por excelencia.

SUMAMOS también surge por nuestra convicción de que las instituciones, y sus líderes, son esenciales en la vida democrática de cualquier país. “El poder tiende a corromper y el poder absoluto tiende a corromper absolutamente”. Por ello debe haber un verdadero sistema de contrapesos institucionales y sociales que lo acoten, y que contengan el abuso de poder sobre cualquier persona. En Puebla, el poder del gobernador ha avasallado a todos los demás órganos del Estado. Y en respuesta, decimos ya basta.



A la par de la debilidad institucional, en Puebla la corrupción es uno de los problemas más graves que aquejan a nuestra sociedad. Una parte de la clase política y de los funcionarios se han beneficiado de su posición para corromperse, y corromper a otros, con impunidad selectiva. No somos iguales ante la ley, y muchas veces la ley sólo se aplica si así lo define la élite política. Erradicar la corrupción y la impunidad, y especialmente la selectiva, es una condición indispensable para la convivencia social armoniosa, y para llegar a acuerdos.

La inseguridad es una condición que no debemos tolerar ni acostumbrarnos a ella. Para vivir en armonía social debe existir un verdadero estado de derecho, en donde se aplique la ley sin distingos económicos, sociales, políticos o culturales, con una efectiva defensa de los derechos humanos.

El Estado debe ser garante de derechos que propicie las condiciones para lograr el bienestar general y la prosperidad incluyente. La igualdad de oportunidades para todos, desde el nacimiento hasta la edad mayor, debe guiar la política pública en beneficio de todos. La polarización social y económica, y sobre todo la exclusión de grupos completos de la sociedad, son inadmisibles en la Puebla que queremos.

Puebla tiene el potencial para ser ejemplo a nivel nacional, con un gobierno honesto, división efectiva de poderes, eficaz y centrado en las personas de ésta y de la siguiente generación. Nuestras decisiones de hoy afectan irremediablemente a los que vienen mañana. Tenemos una grave responsabilidad ante ellos.



Plataforma básica:

  • Propugnar por un gobierno honesto, a todos los niveles, que se comprometa con asegurar una vida pública libre de corrupción y de impunidad. El instrumento fundamental para lograr este objetivo es el adecuado y eficaz funcionamiento del Sistema Nacional Anticorrupción, que se desdobla en el Sistema Estatal Anticorrupción. En Puebla, este sistema debe ser ejemplo de eficacia a nivel nacional.
  • Propugnar por una gobernanza que asegure los equilibrios y la contención del poder público sobre los ciudadanos.
  • Contrapesos institucionales democráticos. Es decir, equilibrio de los poderes del Estado (ejecutivo, legislativo y judicial), autonomía real de los órganos autónomos, autonomía de la fiscalía general y del poder judicial, entre otros.
  • Contrapesos de la sociedad civil. Organizaciones civiles y la sociedad en general como contrapeso del poder público, y aliados del gobierno para un mejor desempeño de su accionar con la gente.
  • Propugnar por una sociedad con vigencia efectiva del estado de derecho, con seguridad personal y jurídica, en donde todos somos iguales ante la ley. La inseguridad se ha convertido en un factor de descomposición social y de pérdida de bienestar de personas, familias y comunidades enteras. En especial, los feminicidios y las desapariciones forzadas laceran nuestra vida cotidiana y son un reflejo de la destrucción del tejido social, de la discriminación de género, y de la falla de nuuestras instituciones y sus líderes.
  • Propugnar por un gobierno eficaz, cuyo programa esté elaborado por expertos locales y a nivel nacional. Estos deben ser acompañados por organizaciones sociales y civiles que sean usuarios, conocedores y afectados por dichas políticas públicas.
  • Propugnar por un gobierno cuya acción pública se centre en el bienestar de las personas, de las familias y de la sociedad en su conjunto, tanto del presente como de las siguientes generaciones. Ello nos permitirá alinear la política pública en general, y enfocar los esfuerzos gubernamentales específicos.
  • Propugnar por la igualdad de oportunidades para todos a lo largo de la vida, de tal modo que no importe dónde se haya nacido para tener la oportunidad de ir tan lejos como cada persona tenga las capacidades y los talentos para hacerlo.
  • Propugnar por la prosperidad incluyente basada en la política pública que promueva la competitividad de la actividad económica, la innovación, la prosperidad general basada en el trabajo y el esfuerzo, en un marco de justicia y respeto a los derechos humanos, el medio ambiente y los recursos naturales. La sustentabilidad ya no es un lujo, es un requisito indispensable para la prosperidad y la convivencia social de hoy y de mañana.
  • Eliminar el botín. Se debe dignificar el servicio público. No se puede aceptar financiamiento de campañas políticas a cambio de cualquier cosa. No se debe aspirar a algún cargo para obtener un beneficio indebido. No se debe ocupar un cargo público para obtener un privilegio o una recompensa indebida.
  • Hacer de Puebla un ejemplo a nivel nacional que muestre que es posible contar con un gobierno honesto, con equilibrio de poderes, eficaz, transparente y centrado en el bienestar de las personas de ésta y de la siguiente generación.

Estas son las guías básicas que nos proponemos seguir. Estos son elementos esenciales que todos, como personas ordinarias que transitamos por la vida buscando la felicidad propia y la de los demás, estamos persiguiendo. México no ha logrado avanzar como lo necesita precisamente porque cosas tan sencillas como estas se olvidan, están lejos de las prioridades reales de los políticos tradicionales.

Todos los que finalmente nos hemos congregado alrededor de estas ideas estamos en SUMAMOS. Creemos en la necesidad, y la posibilidad, de transformar nuestra realidad hacia una que sea mucho mejor. Creemos que debemos actuar, que no podemos quedarnos cruzados de brazos, que no podemos ser simplemente observadores de cómo se fractura nuestro país, nuestra gente, nuestras familias.

Todos tenemos algún familiar o alguien cercano que se encuentra en el extranjero, que se ha ido de México por una razón u otra. Puede ser económica o por inseguridad. Muchos se van simplemente porque no se sienten seguros para caminar en la noche por la calle, porque no toleran la corrupción y la impunidad rampantes, por el desprecio que se percibe todos los por la justicia y simplemente porque no pueden caminar por la calle en la noche, porque no toleran la falta de justicia jurídica, social y económica. Por la polarización social. Eso no puede seguir. No podemos tolerarlo. Debemos actuar.

SUMAMOS es una respuesta. Por eso ha tenido tan buena acogida. Y debe haber más… muchas más. Por ahora, hagámonos cargo de nuestro estado, de nuestra realidad más inmediata.

Los que estamos aquí asi lo consideramos. Y no somos pocos. Somos muchos que sí queremos un mejor futuro para Puebla y estamos dispuestos a arriesgar, a actuar, a dejar nuestra zona de confort para luchar por un mejor estado y por un mejor país.

¿Qué dices? Le entramos!!!

Compartir

Sobre el autor

Enrique Cárdenas Sánchez

Enrique Cárdenas Sánchez (Ciudad de México, 1954), académico con Doctorado en Yale, es uno de los economistas más destacados de México. Rector de la UDLA entre 1985 y 2001, ha sido profesor invitado en El Colegio de México, el ITAM, el CIDE, la UIA y en las universidades de Brown, Texas Christian y Oxford (Saint Antony’s College). He publicado artículos y libros en México y el extranjero sobre estos mismos temas; es parte del Sistema Nacional de Investigadores Nivel 3 desde 1996. Fue director del Centro de Estudios Espinosa Yglesias (CEEY) desde el 2005 y hasta agosto de 2017. A la fecha participa en el movimiento ciudadano SUMAMOS con el que busca la candidatura independiente al gobierno del estado de Puebla.