En busca de mi voto ando yo. Intento 3 y fin: Hallado bajo resguardo, anulado, muerto

Compartir

Viernes 6 de julio, 4.30 de la tarde

A mi voto lo encuentro entre un conjunto de cajas en una oficina de la Junta Distrital 12 del INE.

Ahí está bajo resguardo del instituto entre lo que quedó de las urnas vandalizadas por los grupos de asalto que en forma coordinada atacaron a balazos, y en en una operación quirúrgica, algunas secciones electorales de ese distrito 12 el pasado 1 de julio. La Sección 1187 en San José Mayorazgo entre ellas.



Ahí está mi voto, lo imagino con su equis con pluma marcada en el casillero de la idea que tengo de futuro para los próximos seis años en la ciudad de Puebla, en la maltratada entidad que lleva ese nombre, en el territorio que llamamos México. Puebla, la tierra en el que las urnas en las que los ciudadanos votamos pueden ser asaltadas a balazos con total impunidad y cuyo Instituto Estatal Electoral sin vergüenza alguna declarará el domingo 8 de julio la constancia de gobernadora electa a Martha Érika Alonso.

Ahí está mi voto anulado.

Vivo en Puebla, la tierra en la que con 70 casillas asaltadas a balazos sus autoridades electorales son capaces de declarar legal la elección que ha marcado la historia moderna del país por su desarrollo democrático.

Hasta aquí llegó mi voto, al resguardo del instituto responsable de las elecciones pero no de la seguridad del millón y medio de funcionarios que participaron en la elección del domingo. La autoridad responsable de las policías estatal y municipal esa media tarde de la jornada electoral estaba mirando hacia otro lado: l gobernador Tony Gali, el alcalde Luis Bank.



"Ya no hay nada que hacer --me dice Dulce María Romero Monroy, la Secretaria Ejecutiva de la junta distrital del INE, una mujer con 27 años de experiencia electoral y fundadora con otras personas de la institución en Puebla--. Todos esos votos quedaron anulados."

Así, llanamente, anulados.

Dulce María me ha permitido tomar imágenes de este improvisado anfiteatro electora.

Viernes 6 de julio, 7.30 de la noche

Anochece en el arranque del fin de semana.El Instituto Estatal Electoral acaba de anunciar que ha terminado el cómputo en los 26 distritos electorales. Martha Érika Alonzo aventaja por 124 mil votos a Luis Miguel Barbosa y que el domingo le entregarán su constancia de gobernadora electa.

Los votos violentados a balazos, el mío entre ellos, nunca serán contados. No se contará el de mi hija Ana ni el de mi sobrina Sofía, votantes por primera vez en sus vidas.

Fin de mi búsqueda.

Inicio de la narración colectiva de esta historia particular de la infamia.

Compartir

Sobre el autor

Sergio Mastretta

Periodista con 39 años de experiencia en prensa escrita y radio, director de Mundo Nuestro...