Poder y Política

Jolalpan, Puebla. Foto de Panoramio.



Diputados locales ignoran plantón de pobladores de Jolalpan para destituir al edil

Pobladores de Jolalpan en la 5 Poniente. Foto tomada del diario Cambio.

Lunes


c/6 parrafos

Los baños arrojan un olor penetrante y las moscas bailan alrededor de las personas sentadas en la banqueta. El zumbido se incrusta en sus sentidos como algo inherente, como la sombra que acompaña sus vidas.

El Astro Rey refleja cansancio en los rostros campesinos. Su mirada está llena de sudor y contaminación. Sus pies negros, terrosos, descalzos, cansados, arrojados al pavimento, no se mueven, por un instante se han olvidado de andar.

A lo lejos una mujer mayor barre la banqueta con una escoba hecha de vara de árbol: la veo recoger las cobijas de los manifestantes y sus almohadas. Golpea el olor de la calle. Es un paisaje triste.

Las personas no hablan, se ven entre ellos y miran a todos a su alrededor: a la señora de la tienda, al turista que pasa, al policía de la esquina, a la periodista que entrevista acerca del suceso a alguno de ellos. Y muchas veces, no ven nada, solo escuchan, atentos, inmóviles.

Llevan aquí ya casi una semana. Vienen de un pequeño pueblo en el sur mixteco. Están en mi barrio. He tenido tiempo de averiguar qué los ha traído aquí.

Desde hace cinco días y cinco noches, habitantes del municipio de Jolalpan se han plantado ante el Congreso en la 5 Poniente en el centro de la ciudad de Puebla para exigir la destitución del alcalde Antonio Javana García, quien tras haber ganado el puesto en la elección del 2013, ha presumido de lujos frente a la carencia de su pueblo. Así que están enojados.

“Ningún diputado, ningún senador, ningún titular ni nadie, nos ha venido a dar la cara, estamos aquí mis hermanos y yo, y todos los del pueblo, para hablar y pedir firmemente la destitución de éste hombre, porque no nos ha querido dar la rendición de cuentas y lo único que vemos son lujos”, me dice Ramiro León Flores, que hace de vocero de estos manifestantes.

Cinco días llevan aquí. Tiempo suficiente para llamar la atención.

Tal vez por eso reciben alimentos de personas de la ciudad que han decidido ayudarlos después de verlos frente al Congreso del Estado de Puebla, y de algunos grupos como el Frente de Salvación Nacional en Defensa de los Campesinos de México y la Unión Popular de Vendedores Ambulantes 28 de octubre.

Pero el estado actual de los ciudadanos de Jolalpan es denigrante, lastimero. Y así lo explican ellos: “Nos traen frijoles y arroz, pero no tenemos donde cocinarlos –dice Sagrario, una joven que ayuda en la organización de la cocina-, las cucarachas rondan nuestra comida y por las noches los baños no tienen luz. El suelo es frio, y muchas veces se escucha pasar a las ratas a un costado de nuestras cabezas, el agua es limitada y la comida se nos acaba pronto, tenemos que esperar a que lleguen con más o que nuestros hermanos del pueblo nos traigan desde allá.”

El grupo descontento con la situación en Jolalpan tuvo un encuentro con el Subsecretario de Gobierno, Roberto Pedro Martínez, en Casa Aguayo, el pasado viernes 3 de marzo en el que acordaron una nueva reunión este martes 7 para una respuesta respecto a su petición.

Mientras, el lunes en la mañana, esperan en la calle. Y llaman a los poblanos a respaldarlos en su lucha en contra del alcalde.

Foto tomada de e-consulta.com

Martes

Pasan la noche bajo los vientos fríos y el amenazador olor a lluvia, pensando en su próximo encuentro con el Subsecretario de Gobierno, Roberto Pedro Martínez, en Casa Aguayo, tal como lo tienen prometido. A las 5:30 am aproximadamente, del día martes 7 marzo del año en curso, unos granaderos cierran la calle sobre la 16 de Septiembre y 5 Poniente, amenazan a los pobladores con retirarlos a la fuerza.

Vivo a media cuadra. Escucho el ruido policiaco, el vocerío, los zapatones en las baldosas, las rejas para cerrar el paso a quien quiera ir hacia la calle del Congreso.

‘’Estamos asustados, es obvio, no son los primeros en amenazarnos, varias personas han llegado y nos envían mensajes diciendo que por la noche vendrán a quitarnos a la fuerza y que, si no nos vamos por las buenas, tendremos consecuencias, la gente está asustada, las señoras tienen miedo de que les vayan a hacer algo o nos vayan a quitar la comida’’. Me dirá más tarde Ramiro León Flores.

Pero no hay desalojo.

A las 2 de la tarde se reúnen con el subsecretario. Y será inútil. El funcionario les comenta que todavía no hay las pruebas suficientes para la destitución del edil, por lo que tendrán que esperan una semana más.

Así que a esperar una semana más.

¿Qué será lo que realmente ocurre en Jolalpan? ¿Dónde queda Jolalpan? Cuánto ignoramos de la vida de nuestro estado.

‘’Estaremos aquí hasta entonces, esperando –me dice Ramiro--, no importa el tiempo que sea necesario, no nos vamos a mover, nos dijeron que nos esperáramos otra semana y otra semana nos quedamos.’’

Los ciudadanos del sur están cansados, pero sus rostros no reflejan derrota. Ahí están, cubriéndose de los rayos del sol y ahora de la lluvia, refrescando sus memorias, sus manos y pies. Acurrucándose debajo de las lonas y las pocas cobijas que cargan, protegiendo la comida.

Una semana se ve larga, pero ellos saben esperar.

Día con día

He leído el libro de López Obrador: 2018, La salida. Decadencia y renacimiento de México.



Resultado de imagen para 2018 la salida. decadencia y renacimiento de méxico

RELACIONADA:


c/6 parrafos

Es un libro-manifiesto, eficazmente escrito, que se deja leer. Es también un libro-programa de gobierno, el primero sobre el tema de uno de los candidatos seguros a la presidencia, actual puntero en las encuestas.

Es un libro que hay que leer, pese a su vicio de simplificar, o acaso precisamente por eso. Se trata de un diagnóstico en blanco y negro de la historia reciente del país y de un pliego de promesas a la vez desbordadas y precisas para el futuro.

Si hubiera que describir en una palabra el diagnóstico del pasado que hace López Obrador, habría que usar una más fuerte que “decadencia”: podredumbre. Para describir las promesas, hace falta una palabra más alta que “renacimiento”: redención.

López Obrador describe una podredumbre metódica, total, intencionada, venida siempre desde arriba para beneficio del mismo grupo que está arriba, un grupo cuyos nombres y empresas, listados en la primera parte del libro, componen lo que el autor llama “la mafia en el poder”.

La redención incluye la promesa de una era de bienestar material, con crecimientos del 4% anual, que en 2024 serán de 6%.

Incluye, sobre todo, la promesa de un bienestar espiritual, una limpia de los males de violencia, corrupción, egoísmo, resentimiento y ambición material desmedida que el modelo neoliberal, o neoporfirista, sembró en México a partir del año 1983.

La redención prometida traerá “la prosperidad del pueblo y el renacimiento de México”. Y podrá lograrse con la más sencilla de las fórmulas, enunciada en su tiempo por el general Francisco J. Mújica: “la simple moralidad” y “algunas pequeñas reformas”. (p. 10)

El retrato de la decadencia es elocuente y se deja leer de un tirón. Es una colección bien ensamblada de las trapacerías mayores que registran los últimos treinta y cinco años. El esbozo del renacimiento es de una simpleza instrumental que desarma.

Pero la mezcla del relato indignado y de la promesa utópica es un asunto serio. Toca las “ganas de creer” que laten en el fondo del desencanto, la furia y la incredulidad mexicanas.

Día con día

Nunca, desde su fundación, el PRI ha parecido más débil que hoy. Ni siquiera durante su primera derrota, en el año 2000, cuando perdió la presidencia pero conservó buena parte del poder.



Quizá no se exagera diciendo que el PRI tiene hoy la presidencia pero ha ido perdiendo el poder y que parece llamado a perder ambas cosas en el 2018: no sólo la presidencia, también el poder.

Al PRI le ha sucedido todo lo que le puede suceder a un partido político, salvo la extinción.


c/6 parrafos

Nació como suma de mayorías el 20 de enero de 1946. Fue partido hegemónico, cuasi único, de 1958 a 1982. Se dividió en 1988 y perdió la hegemonía ese mismo año. En 1997 perdió la mayoría absoluta en el Congreso y la presidencia de la república en el año 2000.

Desde 2006, el PRI es un partido minoritario, que pierde y gana elecciones, como todos los otros, aunque conservando siempre una implantación regional dominante, un número de gobiernos locales y estatales superior a sus competidores.

En 2012 volvió a ganar la presidencia llevado precisamente por el impulso de una alianza de gobiernos locales, la alianza de los gobernadores priistas.

En los últimos años ha perdido poco a poco la densidad regional y es posible que la pierda del todo en las elecciones del 2018, para adquirir un perfil de tercera fuerza electoral en todos los ámbitos: poder ejecutivo, congreso, federación, estados y municipios.

El PRI ha sido una historia y una mitología. Una historia de poder y una mitología más poderosa a veces que su historia.

Ha cosido su nombre indeleblemente al del país que gobernó, al punto de igualarlo un tiempo con sus siglas. Ha sido el partido de la conservación y del cambio, de la reacción y de la modernización, de los éxitos y los fracasos.

Las grandes reformas que han marcado a México llevan la marca o la anuencia del PRI. Los grandes vicios y las grandes resistencias al cambio, también.

Ha sido un partido nacional en toda la extensión de la palabra y se dispone en estos años a la única experiencia que le falta: ser un partido chico, un partido más de la fragmentada democracia mexicana.

(Foto tomada de Proceso)

En Ecuador estuve en la elección presidencial, el pasado 19 de febrero, y luego por 15 días recorrí distintas regiones del país. Platiqué con personas de diversa condición social y simpatías políticas. Lenin Moreno, el candidato de Alianza País, el partido del presidente Rafael Correa, obtuvo 39.6% de los votos. Le faltaron cuatro décimas para no ir a la segunda vuelta, misma que tendrá lugar el próximo 2 de abril, contra Guillermo Lasso, de Creo-Suma.

Ahora, en los últimos 10 años he estado cuatro veces en este país, entendí mejor la importancia que tiene en el sistema electoral ecuatoriano el voto obligatorio y la segunda vuelta electoral. Aquí el voto no es un derecho sino una obligación que, de no cumplirse, no queda impune y tiene sanciones que se hacen valer. El ciudadano que quiera puede votar en blanco. La participación electoral en todas las elecciones ronda en 85 por ciento.



La obligatoriedad reduce de manera radical la relación clientelar entre partidos y ciudadanos y otorga a estos últimos gran independencia respecto a los primeros. Los electores votan porque deben hacerlo y no porque tal o cual partido hizo entrega de una dádiva, para “animar” la participación electoral. El órgano electoral no está llamando a los ciudadanos a votar y se reducen dramáticamente los costos de promoción del voto. En los hechos, no hay necesidad de hacerlo.

Lograr que se establezca el voto obligatorio debe ser una causa de la sociedad civil mexicana. Evitaría muchos de los vicios del actual sistema político e implicaría empoderamiento de los electores respecto a los partidos. Haría también más democrática la competencia electoral, que estaría sujeta a la obligación de votar y no al “compromiso” con los partidos. La perversa estructura partidaria de los actuales promotores de voto desaparecería.


c/6 parrafos

La segunda vuelta tiene también claras ventajas sobre las elecciones de golpe de suerte o “descontón”. Obligan a la construcción de mayoría que desata un complejo proceso de alianzas y acuerdos que garantizan legitimidad y también dan estabilidad al sistema. Los perdedores de la primera vuelta pueden ganar espacio a partir de la negociación. No todo es para el ganador y nada para el perdedor, como ocurre en nuestro sistema político de una sola vuelta.

En éste alguien puede ser presidente con menos de 30% de los que se presentaron a votar, que no son más que 60% del padrón. Es claramente un presidente elegido por una minoría. Está muy lejos de representar a la mayoría. Eso provoca de entrada, como ha ocurrido con el presidente Peña Nieto, el rechazo de la mayoría. El actual sistema electoral de una vuelta ya dio y debe dar lugar al de dos vueltas.

La próxima reforma electoral debería contemplar estos dos pilares del sistema electoral ecuatoriano: el voto obligatorio y la segunda vuelta. Urge al sistema electoral mexicano elevar sus niveles de confianza y credibilidad. Estas dos medidas contribuirían claramente, para que eso ocurra. De otra manera el sistema se seguirá desgastando, provocando un creciente rechazo y desconfianza. México tiene mucho que aprender de las lecciones del sistema electoral ecuatoriano.

Hace unos días, con el voto mayoritario del PAN, el PRI y sus aliados, y la oposición del PRD y Morena, la Cámara de Diputados aprobó algunas reformas a la Ley Federal del Trabajo (LFT) que representan un peligro para la prevención y protección de la salud de los trabajadores pues afectan el derecho a la reparación del daño sufrido por un riesgo de trabajo.

El problema tiene que ver con la Tabla de Enfermedades de Trabajo y Valuación de Incapacidades permanentes incluidas en dicho ordenamiento. De acuerdo a esa Tabla, se reconocen las enfermedades que son un riesgo de trabajo y que por lo tanto otorgan el derecho a una incapacidad (parcial o permanente) y a una indemnización que se paga directamente al trabajador o, en su caso, a sus deudos. También, el derecho a asistencia médica, rehabilitación, hospitalización, medicamentos y aparatos de prótesis.

Reconocer una enfermedad como un riesgo de trabajo es fundamental para el trabajador y su familia, pero también para prevenir y mejorar la salud en las diferentes actividades y centros laborales. Deriva de un derecho constitucional y es por ello que dicha Tabla existe desde que se decretó la LFT en 1931.



Pero es el caso que esta tabla, como reflejo del menosprecio y falta de responsabilidad de las autoridades, hace más de cuarenta años que no se actualiza, pues la última vez que ello sucedió fue en 1970.

En la reforma del 2012, el Congreso tuvo que enfrentar esta grave omisión histórica por lo que se encargó a la STyPS que las actualizara. Como reconoce la Comisión respectiva de la Cámara de Diputados, esta falla ha redundado “en un rezago en la identificación de enfermedades de trabajo que son inherentes a la actividad económica, puesto de trabajo y exposición a agentes causales que son propios de las condiciones actuales de la industria en nuestro país.”

Para ese efecto, en ese momento, se le dio un plazo de seis meses a la STyPS. Sin embargo, después de más de cuatro años, esa actualización no se ha expedido. ¿Por qué? Seguramente por falta de voluntad política y porque la STyPS es más bien un adorno de la administración pública federal. La inutilidad de sus labores y de sus titulares, en los últimos años, es tan evidente como este incumplimiento.


c/6 parrafos

Pero, además, y estos sirvió en parte como excusa, resulta que la reforma del 2012 estuvo mal hecha púes un artículo (el 513) le dio al Titular del Ejecutivo federal la facultad de decretar la actualización de la Tabla y de valuación de las incapacidades permanentes resultantes de los riesgos de trabajo, mientras que otro (el 515) mantuvo en el Poder Legislativo la facultad de aprobar y reformar las iniciativas del Ejecutivo en estas materias. Esto último era lo más lógico pues la Tabla debe ser parte de la Ley y por lo tanto cualquier cambio de su contenido debe ser aprobado por el Congreso.

Esta contradicción o antinomia como dicen los abogados, se resolvió de la peor manera con la reforma aprobada por los diputados hace unos días. Lo que hicieron fue borrar al Congreso y excluirlo de toda facultad de decisión en este asunto. Aún peor, ahora, la Secretaría sólo podrá, de acuerdo a la reforma aprobada, actualizar la mencionada tabla “previa aprobación del proyecto respectivo por parte de la Comisión Consultiva Nacional de Seguridad y Salud en el Trabajo (COCONASST)”. Entonces las atribuciones del Congreso se pasaron a la STyPS para que ésta las dejara finalmente en manos de una Comisión.

Lo malo es que la COCONASST está compuesta de manera tripartita, como la tristemente célebre Comisión de los Salarios Mínimo, y ha sido copada por la representación patronal y el sindicalismo oficialista quienes junto con el gobierno la han convertido en una entidad que apenas se reúne para saludarse y no resolver nada, como puede verse en su propio portal: http://cocosht.stps.gob.mx.

Es por ello que el Centro de Investigación Laboral y Asesoría Sindical, el Instituto de Estudios Obreros “Rafael Galván” y la Red de Investigadores sobre Factores Psicosociales en el Trabajo, A.C. han manifestado su inconformidad con esta reforma. En los próximos días, seguramente, un grupo de sindicatos y organizaciones laborales harán lo mismo.

El Dr. Pérez Pantoja, Presidente de la Junta de Gobierno del IEORG, y especialista en medicina del trabajo, ha señalado insistentemente que lo único que ha logrado la COCONASST ha sido “mantener en el atraso científico y técnico las normas en materia de seguridad e higiene, siempre con el argumento de que su implementación aumenta los costos de producción, así han logrado evitar o por lo menos retrasar y hasta eliminar Normas Oficiales Mexicanas en esta materia”.

Por ello, agrega, de aprobarse la reforma de los diputados (que ahora deberá votar el Senado), “en lo futuro será realmente la patronal quien determine qué se reconoce o no como enfermedad profesional y la cuantía de las indemnizaciones a que tendrán derecho la población trabajadora”.

Las organizaciones declarantes recordaron además que: “La Secretaría de Trabajo y Previsión Social, junto con la Secretaría de Salud, el IMSS y el ISSSTE, desde el año 2004 al 2010 realizaron un trabajo de revisión y actualización de la tabla de enfermedades de trabajo y una tabla de valuación de las incapacidades permanentes que fueron productos del trabajo colectivo de médicos especialistas, pero sus resultados no se han dado a conocer.”

Según el IMSS, en 2004 la cifra de incapacidades por enfermedades de trabajo ha venido aumentando pues en 2004 era de 20 mil 753 y para 2013 se registraron 25 mil 625 casos. A pesar de la gravedad del asunto, la mayoría de los diputados dejaron la salud de los trabajadores en manos de quienes la tratan bajo la óptica de una productividad mal entendida y de ganancias y pérdidas monetarias, dejando a un lado la prevención y protección del trabajador.

Es por ello que, de acuerdo a las organizaciones mencionadas, el dictamen debe ser rechazado por los senadores y ser objeto de modificaciones que en síntesis consistirían en que la tabla siga formando parte de la LFT y que por lo tanto su reforma deba ser materia de la aprobación del Congreso. Ello, con la finalidad de que el debate sea transparente y más informado, con la participación de los especialistas y las representaciones legítimas de los trabajadores.

Lo más indicado sería, de acuerdo a las organizaciones opositoras a la reforma, que la actualización de la tabla fuera resultado de un trabajo científico y no dejarse en manos de una comisión que destaca por su ignorancia del tema. Podría pensarse incluso en un organismo técnico permanente de consulta y apoyo al Congreso y al Gobierno. Como reconoce la OIT y la propia Comisión de Trabajo de los diputados, “el desarrollo industrial y tecnológico, el uso de nuevas maquinarias y la exposición a diversas sustancias químicas conllevan a que los trabajadores se expongan… a nuevos agentes que afectan a su salud, por lo que es necesario la inclusión en las tablas de nuevas enfermedades en las que… se tenga claramente definida la relación causal de trabajo-daño, y que, actualmente, no se encuentran reconocidas como patologías laborales.”

Cada nuevo descubrimiento o avance tecnológico, y cada nueva forma de organización del trabajo, trae también nuevos riesgos y afectaciones para el trabajador. Se trata de una materia que requiere de un estudio permanente.

El problema de la salud en el trabajo es un fiel reflejo del abandono en que se encuentra la aplicación de la LFT. Es otra señal de la indefensión del trabajador que tiene que vérselas solo frente al sindicato fantasma que le exige cuotas, pero nunca le rinde cuentas; la justicia que difícilmente llega o, como en este caso, se deja a merced de los patrones; y el empleador que hace lo que quiere, sin vigilancia alguna, y muchas veces mantiene en pésimas condiciones la higiene y seguridad de su empresa, o evade su responsabilidad por los accidentes y enfermedades del trabajo que afectan a sus empleados.

Twitter: #saulescoba

(Ilustración de portadilla: Hanna Barczyk, tomada del NYT)

Hace unos días Guadalupe Oliva, originario de Sinaloa y de 44 años, fue deportado por tercera ocasión en menos de dos años. Desesperado, se suicidó lanzándose del puente que comunica al cruce fronterizo de El Chaparral, lugar donde recién había sido expulsado por la migración estadounidense. Fácil es imaginar la desesperación de esta nueva víctima de la injusticia social. Con un país devastado por la crisis económica y la violencia, sus alternativas de trabajo eran mínimas como lo son para 300-400 mil mexicanos que se van del país anualmente. Las cifras aportadas por Fernando Castro, consultor de migración indican que hasta el 6 de febrero de 2017 habían sido deportados 4,864 guatemaltecos, cifras menores al 28 de febrero de 2016 (16,740) y de 2015 (23,491).

El gobierno de Trump ha empezado a realizar sus promesas de campaña, aun cuando todavía viene lo peor. Las nuevas directrices difundidas por el Departamento de Seguridad Nacional, indican que no solamente serán deportados aquellos migrantes que cometan delitos, sino también aquellos que los hayan cometido, que sean sospechosos de haberlos cometido, los que recién hayan llegado, los que hayan faltado a la verdad o cometido fraude ante una agencia oficial, hayan abusado de los programas de beneficio social, estén litigando una orden de deportación. Se usarán grilletes para los detenidos y se implantará un programa de deportaciones exprés (fast track). Además, se contratarán 15,500 nuevos agentes migratorios para facilitar las razzias que ya se están llevando a cabo. En estos días, un clima de paranoia colectiva ya está embargando a los 11 millones de indocumentados en el país.



La hipocresía del capitalismo salvaje (neoliberalismo) ante el tema de la migración, se evidencia cuando se advierte que las curvas demográficas de los países centrales como los Estados Unidos de América, se están invirtiendo. La población está envejeciendo y siendo los jóvenes minoría, se necesita la mano de obra migratoria para hacer funcionar la economía. ¿Por qué entonces esta despiadada persecución? La respuesta es que pese a esas necesidades, la ultra derecha estadounidense teme un cambio demográfico que vuelva minoría a los blancos protestantes. En 2040, el 30% de la población será de origen latino y los blancos protestantes serán una minoría (49%). La otra respuesta también es importante: la cacería de migrantes facilitará aún más su precariedad laboral y sus salarios serán más bajos. La criminalización de los migrantes que ha hecho Trump, persigue en realidad convertirlos en trabajadores miserables y esclavizados.

La hipocresía neoliberal no termina con Trump. Abarca también al gobierno mexicano. Mientras el establishment neoliberal clama contra la política migratoria de Trump, en las primeras semanas de este año las autoridades migratorias mexicanas han deportado a 3,141 hondureños, 3,111 guatemaltecos, 1806 salvadoreños y 79 nicaragüenses. En total 8,137 deportaciones. Con detenciones y deportaciones masivas, violencia inaudita contra los migrantes de paso, México se ha convertido en un muro de contención para la migración del sur. Es el otro muro, igual de deleznable que el que Trump pretende construir en la frontera con México.

Migrantes: la “solución final” de Trump

Día con día



Resultado de imagen para braceros hermanos mayo

Imagen tomada del libro Trasterrados: braceros vistos por los hermanos Mayo, investigación de John Mraz y Velez Storey, publicado por el Archivo General de la Nación. La imagen al final de este texto también es de los Hermanos Mayo. Ambas forman parte del registro que se hizo del Programa Bracero en los años 40 y 50.

Los memoranda que ha hecho circular el Homeland Security de Estados Unidos son una declaración de guerra a los millones de indocumentados que viven en ese país.


c/6 parrafos

Un verdadero proyecto de “solución final”.

El proyecto universaliza la “deportabilidad” de quien no resida legalmente en ese país: once millones de migrantes de los cuales seis son mexicanos.

La única excepción son los Dreamers, a quienes el proyecto les refrenda su status actual, pero no así a sus padres, que podrían ser juzgados por “contrabando y tráfico de personas”. Es decir: por haber metido a sus hijos ilegalmente a Estados Unidos.

Fuera de eso, la guerra es total.

Hasta ahora, con Obama, la prioridad de las deportaciones era sobre indocumentados que hubieran cometido un crimen.

Ahora, con Trump, la prioridad sigue siendo esa pero se extiende perentoriamente, “al máximo alcance de la ley”, sobre todo aquel que haya incurrido en una ilegalidad, empezando por residir sin papeles en el país.

Se subraya la deportabilidad de quien haya mentido en algún trámite oficial sobre su condición migratoria o para obtener los beneficios de algún programa de gobierno.

El proyecto de “solución final” suspende en muchos de los casos las posibilidades de una defensa legal. Uno de sus mecanismos centrales es la “deportación expedita” (expedited removal).

Hasta ahora, eran objeto de deportación expedita los indocumentados detenidos dentro de las primeras cien millas de la frontera durante los siguientes 15 días a su internación.

Ahora son deportables todos los indocumentados detenidos en cualquier parte de Estados Unidos que no puedan demostrar dos años de estadía continua en el país.

El proyecto autoriza la contratación de 10 mil agentes más de migración y aduanas, y revive la posibilidad de que sean habilitados como agentes migratorios todos los policías estatales y locales.

Uso para esta nota la de The New York Times sobre los memoranda https://nyti.ms/2lrcgKg y el resumen de sus implicaciones prácticas hecho por el Homeland Security http://bit.ly/2kVjGDM.

El efecto inmediato de estas nuevas reglas puede ser, según The New York Times, una oleada de persecución, inhumanidad y deportaciones masivas. El efecto mediato será un tsunami de lo mismo.

El retrato de un mediodía en la vida de las personas, la de los miles que el sábado se enredan en la pelotera de López Obrador: ir a un mitin, rifársela para darle la mano al iluminado, apachurrarse en la masa, imaginar por un momento que la ilusión es colectiva, que tu ánimo de futuro es el mismo de todos los que contigo se aprietan contra la valla. La política, antes que cualquier otra cosa, es pelotera, la nación se identifica en ella; en el apretujón por tocar a un tlatoani está nuestra más rancia civilización.

O por la bola, cuando la pelotera se transforma en una guerra civil.

Pero hoy he venido a ver al iluminado, al caudillo, al tlatoani, al hombre que encabeza entre todas las opciones la más cercana a cualquier posibilidad de cambio de régimen. No nada más de partido. ¿Será así? En esas palabras está el presente y adivinado futuro de Andrés Manuel López Obrador: la transformación de México. Pero vengo también a buscar esta mañana a quienes se atropellan por tocarlo y que creen que en él está comprometido un mejor futuro. Aunque las escenas sean así, de vértigo, desdibujadas, difusas, como la que resulta de mirar lo que ocurre en un país sometido por la turbulencia del despeñadero en el que se encuentra.



Escribo entonces una crónica de un evento que tal vez sea el banderazo de salida para la elección del 2018 en Puebla, un golpe de mano sobre la mesa que Andrés Manuel López Obrador ha tendido mucho antes de que sus enemigos decidan a quién pondrán de rival para detener a este tabasqueño irreductible. ¿Esta masa del sábado en la plaza de La Compañía llamada de la Democracia por los Carolinos no muy obcecados por ella puede ser un reflejo de una organización electoral que redunde en votos contados y sumados a MORENA? ¿Este aparato que dispuesto el templete en esta esquina histórica de las mejores refriegas de nuestra política moderna es ya un partido con bases y cuadros capaces de ganar una elección? ¿O todavía este aluvión por el caudillo es el viejo retrato de la izquierda mexicana que gana las calles y los mítines pero es incapaz de romper el cerco del 40 por ciento de los votos?


c/6 parrafos

Así propuse en Facebook el arranque de la jornada:

En busca de los ánimos colectivos he llegado a media mañana al mitin de López Obrador. El país en busca de mejores senderos. ¿Será la tercera es la vencida del veterano en estas lides sexenales? Qué trayectoria larga para decir al final que la izquierda no ha logrado conformar una verdadera alianza entre todas sus corrientes y ha sido incapaz de encontrar un sendero colectivo progresista y democrático. Llego a un mitin en el que aparecerán personajes varios, y particularmente los elegidos del templete. El propio Fernando Manzanilla, cuñado de Moreno Valle, pero desligado políticamente de él desde hace más de tres años, rondará por aquí y ganará encabezados de prensa; ni qué decir de Manuel Bartlett o José Juan Espinosa, mudanzas viejas y jóvenes de una cultura priista que no fácilmente se raspa de la piel a la hora de cambiar de casilla partidista. O el agrónomo y prominente capitalista regiomontano Alfonso Romo, un hombre que en el 2006 acusaba a Andrés Manuel de ser un peligro para México y hoy es, sin duda, una carta principalísima en la apertura del entorno empresarial ya no solo del caudillo sino del propio partido MORENA. La gente cambia, dicen unos. Existe el perdón, afirma el colmilludo Peje.

“Que no lagarto”, dirá en un ratito.

Abajo, más allá del sillerío para los morenas elegidos, están los que busco. Hombres y mujeres metidos, ilusiones de por medio, en la pelotera.

1

Camino hacia el rincón del hotel Colonial en esquina con la plaza.

Teódulo Contle es un ladrillero cholulteca, de San Cosme Tezintla. La pregunta es directa: ¿por qué apoya a AMLO?

“Es un hombre honrado –me dice sin dudarlo--. Y aquí no hay acarreados, la gente viene de corazón, como decimos en el pueblo. Es la última esperanza que tenemos. Mire, mi abuelo era del PRI. Mi papá, y nosotros con él, votamos con el PAN contra el caqique Filemón Pérez Cáceres, y eso hace muchos años. Después vimos que con ese partido tampoco. Entonces vino Cárdenas, y luego este hombre, desde entonces he votado por el.”

A su lado, con una manta que lo identifica como de Atlixco, un hombre con sombrero campesino pero profesionista por la UNAM. Francisco Sevilla Ramos es cirujano dentista. La pregunta es la misma:

“Porque es más patriota que los otros. Tiene amor por el pueblo, ¿y sin eso, qué es un político? Él ve la realidad que padece la gente. Los otros han vendido todo, el petróleo, el agua, ¿qué es lo que queda? ¿Para qué sirvió tanta muerte? Mire ese edificio –y los dos volteamos hacia el Carolino--, universidad pública, eso es lo que se necesita. Por eso estamos aquí, no vengo solo, todos estos que mira en esta esquina venimos de colonias de Atlixco. Todos por ahí estamos con Andrés Manuel. Y somos un titipuchal.”

2

Antes de la pelotera están algunos de los que han venido al mitin con sus motivaciones precisas. Las busco en la explanada frente al Carolino que poco a poco se llena.

Francisco Vélez Pliego, académico de la BUAP, director de su Instituto de Ciencias y Humanidades, firmará en un rato en el templeto lo que será el pretexto de este mitin (el “Acuerdo Político de Unidad por la Prosperidad del Puebla y el Renacimiento de México”). ¿Tiene sentido este llamado de AMLO con personajes como Manuel Bartlett a la cabeza?, le pregunto.

“Todo esto hay que entenderlo desde la idea de lograr un gran frente nacional que derive en la construcción de una nueva constitución, y tiene que formar parte de una gran discusión sobre las alternativas que tiene el país para enfrentar sus problemas, con la discusión de los temas claves…”

Ella también es académica. También del Instituto. Y está desencantada: “Yo discrepo, y lo hago con esta pregunta: ¿por qué muchos que lo apoyaron en el 2006 y en el 2012 ya no están con él ahora? Lo que creo es que no basta con un nuevo partido, la pregunta es por el proyecto, ¿cuál es? El país se deshace, él hablaba de las mafias, ahora habla de alianzas, ¿pero a toda costa?

3

Los señores de Canoa vienen decididos: llevarán hasta el templete el adorno y el mariachi, Que no, les dicen los que por la organización del mitin de MORENA cierran el paso en el callejón. Pero especifiquen de dónde vienen. Pues qué no ve la lona… la lona, dónde quedó la lona... Que de Canoa, pero entiendan que ya no hay lugar, todos los lugares del frente ya están ocupados… Qué sí, si claro se ve que cabemos... Pues no, todos quieren pasar, ¿por qué van a pasar ustedes si ya está todo ocupado?... Que sí, te digo, porque no hay razón de que no pasemos… Pues qué no. Ah, pues entonces has de llegar un día por Canoa con todo y el señor, y entonces vas a ver que nos vamos a acordar de ti. Ah, es una amenaza… Pues ya te dije…

Por ahí sigue la conversación, que de pronto toma el carácter musical, pues el mariachi se avienta con la paloma… Tóquenle, tóquenle…

Al final pasará el adorno. El marichi quedará atrás. La vida en Canoa sigue.

4

El grupo espera a la entrada del Hotel Colonial. Se identifican como unos de los miles de defraudados en Puebla por empresas que ofertaron réditos inauditos en los que cayeron, entre ellos el sonado nombre Tiro Moranchel. Es la Alianza Única de Defraudados del Estado de Puebla, A.C. Y son 22 mil familias poblanas. Y son 32 empresas denunciadas. Y 2,500 millones de pesos que en tiros cortos se llevaron el patrimonio de estas personas. Todo ocurrió hace siete años y medio. A la vista de las autoridades que sin empacho alguno lo permitieron. Sigma, Inverbien, Caja del Valle de Cristo, Amber Capital, son algunos de los nombres que alcanzo a apuntar en la libreta. Y los Tiro Moranchel, y un tal Miguel Ángel González, los que al menos han parado en la cárcel. Una tragedia brutal que la prensa ha olvidado.

El señor Sánchez los encabeza. Han ido hace dos días a la ciudad de México para entregar una carta al Congreso. Ahora quieren que MORENA encabece la comisión que "tome las riendas de este fraude", me dice.

"La justicia no es expedita, la justicia no se ejerce como debiera ser..."

5

A unos metros de la esquina espera Judith, y bien plantada pues sabe que por aquí pasará en unos minutos AMLO. Ella tiene un negocio de venta de comida, así lo describe. Aunque todavía no se vislumbra ninguna pelotera, así que tiene tiempo para platicar conmigo:

“Quiero que por fin le dan chance, que lo dejen esta vez –me dice--. Él es el cambio verdadero. Es nuestra única opción, de PRI y PAN ya tuvimos suficiente. Nunca voté por ellos… o a lo mejor sí, cuando era muy mensa. Pero eso nunca más.”

6

El ingeniero Luis A. Martínez ha venido al mitin para escribir una crónica que hoy publicaremos en Mundo Nuestro. Todavía no lo sabe ahora, así que mi pregunta no lo desconcierta:

“Bueno, uno tiene sus querencias. Y yo estoy aquí para entender este movimiento, lo que Andrés Manuel representa, porque no dejo de ver que esto gira en torno a su persona, pero lo importante es el movimiento. Lo que veo en esta mañana es que la convocatoria es más plural. Con los problemas que eso acarrea, por ejemplo con José Juan Espinosa, ¿va a estar en el templete? ¿Qué papel va a jugar en adelante con MORENA en Puebla?

7

Leticia Ramos es vendedora de frutas en la frontera de San Andrés y San Pedro en Cholula. Y se las ha arreglado para arrancar con AMLO la ruta hacia el templete desde el portón de La Casa del Mendrugo. Rápido le explica al creador de MORENA la bronca que tienen los tianguistas de la organización Lázaro Cárdenas: el ayuntamiento los quiere desalojar de sus puestos que tienen los domingos.

Aunque ya estamos en medio de la pelotera, Andrés Manuel tiene la paciencia para llamar a uno de su equipo:

“Por favor –le dice--, llévala hasta el pie del templete, para que ahí la pueda atender José Juan Espinosa, dígale al presidente municipal que se la mando yo.”

Y allá va ella rumbo al templete donde la encontraré más tarde. Allá estará José Juan, por cierto el más abucheado por los Morenistas a la hora de la firma del acuerdo. Eso no le importará mucho a Leticia.

8

Jorge Fuentes es de Huauchinango. Lo entrevisto a la hora en que un grupo roquero empieza a dar de tamborazos. Apenas entiendo lo que me dice, pero me salva que lo tomo en video y lo subo en vivo en facebook. Viene de una larga tradición de izquierda en esa ciudad, hijo como es de Fu de la Fu, como se reconoce a Fernando Fuentes de la Fuente, tal vez el más reconocido político de izquierda en aquella ciudad serrana.

Su discurso es mucho más el del militante que está trepado en la carrera de partido hacia la elección del 2018:

“Estoy emocionado –me dice--, MORENA vive un amplio crecimiento en todo el país. Hay una nueva realidad que reivindica lo que hemos sostenido desde siempre, que el neoliberalismo como estructura de poder se está derrumbando, y el punto climático es Trump. Por eso la oligarquía en México se está dando cuenta de que haberle hecho caso a los neoliberales los está llevando al fracaso, y por eso están buscando nuevas formas para la acción de Estado, el nacionalismo, la diversificación de los mercados y la producción como un elemento sustancial para sacar adelante al país… El bienestar social tiene que ser la herramienta para enfrentar la inseguridad…”

Y de la emoción pasa al triunfalismo: “Vamos a ganar la elección en el estado de México”, alcanza a decirme…

9

Abraham Quiroz no está en el templete. Ni siquiera está en el sillerío que los organizadores han dispuesto frente al templete del lado de La Compañía. Lo veo a mi lado cuando paso con López Obrador en la pelotera por el pasillo. Un hombre calvo lo detiene para que le firme un libro, y eso permite dos cosas: que una mujer le plante un beso al caudillo y que el ex candidato a la gubernatura del estado de Puebla por Morena el año pasado alcance a tocarle el hombro.

“Me da mucho gusto verte”, le dice Andrés Manuel. Sus manos se estrechan un momento. Y nada más. Abraham Quiroz no subirá al templete a firmar con los otros elegidos el mentado Acuerdo Político. Ahí estarán las firmas de Bartlett, José Juan Espinosa y muchos etcéteras, pero no el candidato que apenas el año pasado peleo por su partido la gubernatura en una muy desigual contienda.

¿Por qué le han hecho esto?

10

Jorge Nobel está al pie del templete. Es escritor. Me lo prueba con su tarjeta que lo presenta también como promotor de la Gira Nacional del Librotón, con una frase explicativa: El LIBRO: analgésico para la AGRIDULCE VIDA DEL SER HUMANO-DIVINO. Y su Face: JORGE NOBEL LLIBROTON Salvaje del cerro.

Ahí está, entusiasta el primero. Y con un atado de libros que despliega para que yo los vea. Señala el de Mediocridad Espiritual: es para la promoción de humanismo y la fe. Y uno que incluso viene firmado por el autor: La esencia de un Príncipe Bantú, escrito por un embajador de Camerún. De paso, también, y para que se lo firme Andrés Manuel, el muy reciente 2018, la salida.

11

Saúl Huerta también tiene tarjeta de presentación. Es presidente de Valor y Fuerza, A.C., una agrupación ya afiliada a MORENA con vecinos de las 17 juntas auxiliares. Es un abogado que no rehúye de hablar del pasado: votaba por el PRI, pero nunca ha sido militante de partido ni ha ocupado un cargo público. Y a una pregunta simple, ¿qué busca Valor y Fuerza?, da respuesta en tres trazos su programa político: cabildos ciudadanos para las juntas auxiliares; una contraloría municipal no controlada por el alcalde, y sí formada por universitarios e independiente de gobierno y partidos; y servicios básicos hasta para el último rincón de la ciudad.

Saúl y su animado grupo se encontrarán después en Analco.

+++++

Antes del discurso de López Obrador se ha vivido la democracia de los gritos y chiflidos reprobatorios e inquisidores a la hora de que los elegidos pasen a firmar ante el respetable público el Acuerdo Político: quiere puesto, chapulines, ese viene crudo, firmas y te vas, oportunista, no al oportunismo. José Juan Espinosa y Fernando Manzanilla son pasados a cuchillo. Bartlett, entre mentadas, la libra. Yo le dedico unos minutos al texto que han dispuesto para su firma en dos o tres mesas en la explanada.

Subrayo algunas líneas:

“Se trata de un cambio de régimen y de hacer de la honestidad una forma de vida y gobierno.”

“Es una convocatoria abierta a mujeres y hombres, pobres y ricos, religiosos o libre pensadores…”

“Nuestros adversarios están en las cúpulas del poder económico y político y en las burocracias corruptas…”

“Son muy pocos los que oprimen a muchos… Abajo no tenemos diferencias con nadie.”

Y luego, los movimientos de la varita mágica:

“Nuestra propuesta se resume en gobernar con rectitud, desterrar la corrupción, abolir la impunidad, actuar con honestidad y destinar lo que se ahorre para financiar el desarrollo del país.”

Fotografía de Daniel Rivero Romo.

Así que cuando escucho a Andrés Manuel estoy prevenido. Empezará por el tema de la transformación en México. “Eso es lo importante, no se trata de quítate tú para ponerme yo”, dice. Da un repaso de historia: la independencia, la reforma, la revolución, esas son tres, y su movimiento, ahora, encabeza la cuarta transformación. Luego viene el para qué todo esto: “Unirnos para sacar a México de la pobreza, el atraso, la marginación.” Y de la diversidad y pluralidad que nos identifica saca una frase que vale buena parte del discurso.

“Los indígenas, ellos son la verdad más íntima de México.”

Pero pasa de ladito por ese tema. Se va al suyo, para el que tiene la varita mágica: la corrupción de los políticos, la verdad más pública de México diré yo.

Y da una cifra: los políticos en el poder se roban el diez por ciento del presupuesto anual, es decir, 500 mil millones de pesos.

De la mecánica tan simple que propone para solucionar este asunto se agarran todos sus enemigos: para acabar con la corrupción bastarán la disciplina fiscal, sin más impuestos y sin endeudamiento. Y por supuesto, sacar del poder a los corruptos.

Quedo un poco aturdido. ¿Así de simple será? Y mientras se me van frases de impacto que apunto en la libreta: apoyaremos al campo, pondremos precios de garantía para los productores del campo, tenemos que regresar al campo. Y será un derecho el del estudio y el trabajo para los jóvenes, crearemos inmediatamente 300 mil becas para los jóvenes, y elevaremos al doble la actual pensión para los adultos mayores, y bajaremos a la mitad el sueldo del presidente, y Los Pinos se convertirán en un centro para la cultura y las artes, y venderemos toda la flota de aviones y helicópteros propiedad de los gobiernos, y vamos a defender contra Trump a los migrantes y les diremos que no están solos…

Pero yo sigo en el interrogante: ¿así de simple será?

Otra frase desentraña su lógica: Si el presidente es honesto, tendrán que serlo los gobernadores.

Porque el problema está arriba, ha dicho antes. Así que la enmienda vendrá en cascada. Está equivocado Peña Nieto, dice, el problema no es que la corrupción esté en la entraña de la cultura nacional. No señor, el pueblo no es corrupto, la corrupción viene de arriba para abajo.

Por lo pronto la masa lo cree. Ha escuchado la última plegaria de Andrés Manuel. Pide al final que no perdamos la fe, que no perdamos la esperanza. La gente lo despide hacia la siguiente pelotera.

"¡Es un honor estar con obrador... es uno honor estar con Obrador...!"

+++++

Salgo aturdido. Ya son muchos años los míos viendo estas peloteras. Sé que no hay varitas mágicas. Pero cuánto hacen falta.

Página 4 de 17