Poder y Política

Lo que arquitectos y urbanistas denominan “gentrificación” avanza sobre la vida y el patrimonio cultural de los pueblos cholultecas. Gentrificación es un término que refiere a un proceso de transformación urbana en el que la población original de un sector, barrio o pueblo, calificado como deteriorado, pobre o atrasado por los que ostentan el poder político y económico, es progresivamente desplazado por la adecuación de otra imagen urbana que atrae nuevos inversores y población de mayor nivel adquisitivo. Estos proyectos recalifican espacios urbanos estratégicos, transforman el paisaje cultural y alientan la especulación inmobiliaria.

En las Cholulas la gentrificación se desbocó cuando de “Ciudad Sagrada” las Cholulas fueron ungidas por Rafael Moreno Valle como “pueblos mágicos”; y fluyó dinero público, desde arcas estatales y la federación, para adecuar todo el entorno para el negocio turístico. Se presupuestó dinero en abundancia para lo que denominan equipamiento urbano: aparcaderos para turibuses, reordenando vialidades que favorecen a inversionistas hoteleros y restauranteros (muchas veces ellos mismos), luminarias etc. etc. Se inventaron y aprobaron proyectos presupuestados para limpiar todo el entorno de interés comercial estratégico y para expulsar a la gente que “no es de bien” (cobrando, por ejemplo, sumas imposibles por cualquier uso del suelo público) y adecuando o destruyendo también cualquier estructura arquitectónica( incluyendo las de origen mesoamericano protegidas por ley) que pudieran impedir, primero el paso el automóvil y después la construcción de nuevos negocios turísticos (como sucedió en toda la zona ceremonial del entorno de la gran pirámide). Los pueblos cholultecas se bautizaron además con calificativos como “smart” o “mágicos” o “modelos” para que sus pobladores originales se desarraiguen, acepten su “atraso”, y no conserven ni memoria de los hitos arquitectónicos o geográficos en los paisajes heredados. Los que implementan directamente estos proyectos “modernizadores”, además, son siempre políticos con el mismo perfil de Leoncio Paisano en San Andrés Cholula; unos que saben “disculparse” cuando encuentran oposición y ante reporteros se lucen mostrando su arte de “dialogar” sin escuchar. Mientras preparan, como lo ha demostrado la historia reciente en las Cholulas, la criminalización de la resistencia sobre todo si el descontento se generaliza cuando los pobladores se dan cuenta que no están incluidos ni representados en el paisaje “rehabilitado”. Las Cholulas gentrificadas van pariendo así pueblos multicolor con estética Disneyworld, con todo y letreros multicolores que anuncian el nombre de la localidad para facilitar los “selfies” y sin que en sus zócalos u oficinas de turismo municipal falten las fotografías de sus “tradiciones” que solo vaciados de vidas y vitalidad son compatibles con el estilo de vida acorde al nuevo urbanismo.

¿Alguien pensó realmente que en sitios estratégicos por sus ingresos turísticos como lo es la Iglesia de Santa María Tonantzintla la “adecuación” y “modernización”” urbanística (que transformó la zona ceremonial mesoamericana, abarcando también el centro histórico de San Pedro Cholula) iba a respetar los usos y costumbres que empoderaba a los locales como sus guardianes?



Al antiguo adoratorio de Tonantzin, pasando por la planta cruciforme del templo cristiano colonial, le fueron agregadas a lo largo de los siglos numerosas decoraciones, retablos, estructuras asignándoles también nuevas funciones. También al entorno arquitectónico aunque este espacio externo al templo dependía en lo administrativo de gobernantes en Puebla y de las Cholulas. Desapareció el riachuelo, por dar un ejemplo, pero se preservó remozado el antiguo puente que permitía a los fieles de las rancherías al poniente acceder al templo. Tiempos de bonanza agrícola en la región en el Siglo XVII, otro ejemplo, volcaron recursos de caciques mayordomos y pueblos que realizaron mejoras, remozamientos y nuevas decoraciones al templo y también a su entorno arquitectónico. De pueblo de indios a pueblo de mestizos “penetrado de cultura española” como lo resumió uno de sus historiadores, Santa María Tonantzintla, sus mayordomos y fiscales con apoyo material y de trabajo de los pobladores, arribaron a este Siglo XXI sin renunciar nunca a ser los protectores agradecidos en la conservación y adecuación del templo. Y así el templo siguió siendo el centro de cohesión que profundiza el arraigo de todos los que vivían o nacieron en su vecindad. Y persiste también en la actualidad como recaudador del tributo para la realización de las fiestas y celebraciones marianas que se despliegan con la subvención y participación de visitantes y vecinos pero bajo la guardia y tutela del mayordomo en turno.

En enero de este año maquinaria arrasó con el empedrado, la cruz y el puente enfrente del templo derribando también un reloj que algún presidente auxiliar o municipal mandó construir en el centro. Y cuando todo el entorno se había vuelto polvo a los vecinos les mostraron un oficio muy “oficial”, sellado y autorizado desde el 21 de Noviembre de 2017, que los enteraba de un “plan municipal” del “presidente” Leoncio Paisano para ”hacer progresar” a Santa Maria Tonantzintla pero reinterpretada como “Smart City” ( ver Mundo Nuestro: La Insurrección de Tonantzintla contra el proyecto de Smart City, feb-1-2018).



En Santa Maria Tonantzintla ocurre, o más bien concurre, algo mucho más esencial que si gustan o no gustan a los vecinos que se rebelaron las adecuaciones modernizadoras de L. Paisano sobre el entorno arquitectónico del templo de Santa María Tonantzintla. La conciliación incluso podría concluir en una negociación de gustos entre los pobladores con los patrones de Leoncio Paisano. Seguramente los vecinos que se resisten recibirán ofertas de abundantes recursos públicos y concesiones estéticas y Paisano mostrará su disposición para “atender al pueblo” incluyendo grecas o flores en el diseño del nuevo adoquinado. Leoncio Paisano viene de la mano de Rafael Moreno Valle y esas son migajas que pueden conceder porque el proyecto ya está autorizado y financiado, el presupuesto con tiempo para cumplirse y en los términos oficialmente aprobados.

A lo que aspiran, y para lo cual trabajan los Paisanos sin embargo, es arrebatarle a los cholultecas la tutela comercial del templo, habilitándolo con todo su entorno a un ordenamiento urbano moderno con usos comerciales para el turismo. Y para eso tienen que clausurar la larga e histórica trayectoria de organización comunal que construyó, remozó, decoró y fue fiel guardián por siglos de uno de los templos más hermosos de México.

Mundo Nuestro. Los días pasan, y ya suman dos semanas de esfuerzo para la consecución de firmas en el marco de la más retrógrada ley electoral en México, la que en Puebla impone obstáculos insalvables para los ciudadanos que se proponen construir opciones políticas independientes de los partidos. Faltan menos de quince días.

No hay texto alternativo automático disponible.



No hay texto alternativo automático disponible.

El Museo Internacional del Barroco como todos sabemos, tuvo un costo de construcción excesivo y el gobierno nunca fue transparente con los acuerdos hechos. Todavía nos dicen, que los poblanos tenemos que pagar 16 millones de pesos mensuales por 20 años, a la empresa que lo está operando.

Para tomar en cuenta; la operación mensual del Museo de Antropología en la cd. De México cuesta 5 mdp al mes. ¿Les parece razonable?

La única manera es que llegue gente distinta al gobierno.
Te invito a sumarte al diálogo. #FirmaEnriqueCárdenas #SíHaydeOtra




Si este mes fuera la elección por la presidencia de la República, Andrés Manuel López Obrador obtendría el 23.6% de los votos, Ricardo Anaya el 20.4%, José Antonio Meade el 18.2% y la suma de los independientes el 10.0%, según Consulta Mitofsky (El Economista 17.01.18)

En diciembre pasado, cuando ya se sabía quienes iban a ser los candidatos de las tres alianzas, los números de la misma casa encuestadora, publicados en este diario (12.12.17), daban cantidades muy semejantes: López Obrador 23.0%, Anaya 20.0%, Meade 19.4% y los independientes 9.2%.

Ha pasado un mes del inicio de la precampaña, en los hechos ya estamos en plena contienda, y en este tiempo el candidato de Morena-PT-PES ha crecido 0.6%, el del PAN-PRD-MC 0.4% y el del PRI-PANAL-PVEM se ha reducido en 1.2%. La suma de los independientes crece en 0.8%.

A la pregunta de quién cree que ganará la elección, que mide la percepción del elector, la respuesta es distinta a la de intención del voto. El 25.6% piensa que va a ganar Anaya, el 25.0% López Obrador y el 23.7% Meade. Los independientes se mueven entre el 0.1% y el 2.9%.

La intención de voto cambia por sexo. El 23.3% de las mujeres votaría por Anaya, el 21.0% por Meade y el 20.0% por López Obrador. En el caso de los independientes el 3.7% votaría por Margarita Zavala, el 3.6% por Armando Ríos Piter y el 2.3% por Jaime Rodríguez, el Bronco.



El 27.8% de los hombres votaría por López Obrador, el 19.3% por Anaya, el 14.8% por Meade. En el caso de los independientes el 6.0% votaría por Margarita Zavala, el 4.3% por Jaime Rodríguez, el Bronco y el 0.1% por Ríos Piter.

De este primer corte del año se pueden sacar tres grandes conclusiones: 1) López Obrador se mantiene en primer lugar, pero parece haber llegado a un tope. Crece, pero de manera marginal; 2) La percepción es que Anaya será el ganador. La percepción puede condicionar el voto. Los electores tienden a elegir al que va ser el ganador; 3) Los hombres mayoritariamente votan López Obrador y las mujeres tienden a favorecer a Anaya.

Las casas encuestadoras y las encuestas que realizan no gozan por ahora del mayor crédito en la población. A pesar de eso siguen siendo un instrumento valioso y también único, con los márgenes de error que puedan tener, para percibir lo que piensa el electorado. Descalificar a las encuestas es una manera de negarse a percibir la realidad.

Faltan cinco meses y medio de campaña y todavía pueden pasar muchas cosas. Es probable que en las próximas semanas los números se muevan aunque no de manera dramática. En las tres elecciones presidenciales pasadas las cifras cambiaron de manera notable en el mes de abril. Nada hay que diga que eso necesariamente va a suceder, pero sí es muy factible que los números cambien y esto beneficie a unos y perjudique a otros. La moneda está en el aire.



Vida y milagros

Ahora sí que nuestros congresistas actuaron como borrachos en avanzado estado de ebriedad. Y no digo que apenas, llevan casi cuatro años haciendo malabarismos muy bien conjuntados para aprobar las cosas que les ordenan, porque eso de que son otro poder y actúan de manera independiente ya nos quedó claro que es un cuento. Hace ya muchísimos años, más de 80, que el congreso de Puebla obedece al poder ejecutivo y como sociedad no hemos podido lograr su independencia. Ese era nuestro sueño con la alternancia de 2010. No lo logramos. Todos los partidos, los ancestrales y los recién inventados, con excepción de dos o tres diputados, danzan animadamente al son que les tocan, y por cierto que lo hacen muy parejito, como si los entrenara un coreógrafo magistral de Broadway.



Para muestra un botón, para no aburrirlos. El congreso local tiene la facultad y la obligación de revisar las cuentas públicas del gobernador y de los ayuntamientos. Para cualquiera que se intereses un poquito en el actuar de los congresos, sabe que históricamente, de la mano del gobernador en turno, han utilizado esa facultad para alinear a los presidentes que no se porten de acuerdo a los intereses del grupo dominante. Con algunas excepciones también los han castigado reprobándoles su cuenta pública con sobrados motivos, pero casi siempre es porque no se alinearon, porque a veces hay cuentas impresentables que son palomeadas si el presidente municipal es "amigo".

Para nadie que se interese en los asuntos políticos de la ciudad de Puebla es ningún secreto de que el ex gobernador Rafael Moreno Valle (2011-2017) y el ex presidente municipal Eduardo Rivera (2011-2014), acabaron chocando a pesar de que fuera Eduardo, en su calidad de presidente del PAN, el que le diera la bienvenida a Moreno Valle en el partido Acción Nacional en 2006.

Aunque yo fui regidora en la administración de Eduardo Rivera, los motivos exactos de su distanciamiento con Rafael no los conozco, aunque puedo deducir que el estilo de gobernar de Moreno Valle no consentía disidencias ni independencia de nadie que estuviera por abajo de su jerarquía. Eduardo Rivera es panista desde los 18 años, y vivió y creció en un PAN en el que la disidencia era algo que se permitía y se fomentaba. Era parte de la forma de ser dentro de un partido acostumbrado a vivir siendo oposición.



En el imaginario de Eduardo Rivera estaba la idea de seguir con su carrera política después de terminar su periodo como presidente municipal, pero él no entraba en los planes ni en el primer círculo del nuevo grupo de poder del panismo.

Durante los tres años de su administración, cada mes y cada año. Las cuentas públicas de Eduardo fueron aprobadas por el cabildo sin mayor problema. El 2013 fue aprobado mes con mes, incluso con debates y revisiones de parte de cada comisión del cabildo. Por supuesto que hubo observaciones y discusiones sobre varios rubros, pero estos nunca sobrepasaron el 10% de la cuenta global. Llegó diciembre de 2013, y dentro del grupo de regidores que ganó la presidencia con Eduardo empezaron a hacerse cuestionamientos que parecían tener una línea clara de torpedear la aprobación de una cuenta que había sido aprobada mes con mes. Tres regidores panistas, dos del PANAL y el del PT, de repente vieron en las cuentas cosas que no observaron durante todo el año y decidieron reprobar todo 2013 en la revisión de enero de 2014. En la última votación, el grupo de cuatro regidores del PRI decidió no presentarse para no votar en contra, pues vislumbraron una operación política destinada a destruir a Rivera. Finalmente la cuenta pública 2013 fue aprobada en el cabildo con 5 votos en contra.

Hasta donde sé de manera directa, a Eduardo Rivera le dijeron que si quería llevar la fiesta en paz, se olvidara de sus planes políticos y bajara su perfil si quería ver aprobada su cuenta 2013 en el congreso. El alma mater de Eduardo, la UPAEP, abrió sus puertas para varios de los cercanos al grupo político de Eduardo, no así para él, quien solo recibió una oferta de trabajo de parte de la Universidad de las Américas, adonde entró en 2014.

En el congreso revisaron y aprobaron las cuentas públicas de la mayoría de los ayuntamientos en 2014. Sin embargo la cuenta 2013 del ayuntamiento de Puebla, el más grande del estado, permaneció congelado durante 2014, 2015, 2016. En 2016 Eduardo decidió irse a trabajar por su partido en otros estados del país. Aquí simplemente no tenía espacios. Dirigió la campaña aliancista PRD-PAN de Carlos Joaquín en Quintana Roo, y ganaron las elecciones. En el panismo nacional fue encontrando un espacio donde sobrevivir al invierno del PAN poblano. Digamos que asomó la cabeza.

En abril de 2017, después de más de tres años, el Congreso poblano liderado por Jorge Aguilar Chedraui y apoyado por el auditor del Congreso David Villanueva, de manera inesperada, decidió reprobar la cuenta pública 2013, observándole exactamente el 10% necesario para reprobarlo, un poco más de 400 millones de pesos. Se dictaminó la inhabilitación y una multa directa de 25 millones de pesos para Rivera. El bien que encontraron para embargarle fue su casa. Votaron a favor la mayoría de los diputados, excepto Pablo Montiel del PAN, un diputado del PRD y uno de MC.

Dos buenas decisiones tomó Eduardo Rivera: combatir todo el fallo y los procedimientos del congreso por la vía jurídica y resistirse a la tentación de abandonar su partido.

De oídas sé que la semana pasada le fue informado al diputado Jorge Aguilar Chedraui que no sería candidato a la presidencia municipal. Por el chat el jueves mandan una foto en la que aparece Tony Gali sonriente, con Martha Erika Alonso, virtual candidata a gobernadora por parte del Frente de un lado y con Eduardo Rivera del otro. Foto impensable hace un mes. Hace unas semanas Martha Erika dijo que Lalo tenía abiertas las puertas del PAN si remediaba su problema jurídico.

¿Qué pasó? ¿Hicieron cuentas en el PAN de que para ganarle a MORENA en las elecciones necesitan de todos sus militantes con capital político? Hasta donde sé, la buena defensa jurídica que Eduardo Rivera llevó a cabo mediante amparos y recursos, evitó que perdiera sus derechos políticos. Puede competir para ser senador, diputado o de nuevo por la alcaldía de Puebla. La foto evidencia que ha sido liberado de la persecución.

¿Y ahora? ¿Qué harán desde el congreso? ¿Qué maroma tendrán que echarse para desdecirse de su dictamen? ¿A quién responsabilizarán por los 400 millones que presuntamente se malversaron? ¿Hubo desfalco o no? ¿Si lo hubo, quiénes son responsables? Eso tendrán que contestarlo con puntualidad. ¿O todo fue un error de 400 millones que debemos olvidar? Todavía hace dos semanas Jorge Aguilar dijo que defenderían su dictamen ante los tribunales. ¿Qué dirá el auditor? Ahora resulta que tendrán que bailar otro vals, y para animarse a bailar tendrán que tomarse varias copas del tequila que se tomaron en abril de 2017, cuando de manera tan parejita reprobaron una cuenta pública que tan minuciosamente revisaron durante tres largos años.

¿Cuándo lograremos tener un congreso que piense por sí mismo, en cuyos dictámenes podamos confiar y que de verdad sea un contrapeso al poder ejecutivo, como debe de ser para tener mejores y más sanos gobiernos?

En octubre de 1989 caía el muro de Berlín. Una multitud se dirigió a aquella pared que dividía el este del oeste, el mundo socialista del mundo capitalista, una rémora de la Guerra Fría. Esa multitud primero le abrió fisuras al utilizar herramientas de mano, como un cincel y un martillo; luego llegaron los mazos, que apresuraron la tarea, y finalmente los buldóceres, que abrieron los grandes boquetes. Todos tenemos en nuestra mente imágenes de aquel momento histórico: jóvenes trepados en el muro con cinceles y martillos pequeños, personas de mediana edad ofreciendo vino caliente a quienes cruzaban de un lado al otro de Berlín, ancianos que no podían creerle a sus ojos, que observaban cómo se derribaba un muro que había dividido familias y un país, que había provocado guerras en muchos lugares del mundo.

La imagen puede contener: 4 personas, personas sonriendo



¡De 1 en 1, #sumamos todos!


#AngieNavarro



Esa tarea titánica se asemeja a lo que está ocurriendo en Puebla y en otros lugares del país. Un grupo de personas, hartas y deseosas de hacer algo concreto para derribar el muro que representa el monopolio de los partidos para el acceso al poder, se ha levantado para utilizar un avance de la reforma política de 2012: la posibilidad de contender por la vía independiente a un cargo de elección popular. Lo que entonces se vislumbró como una concesión de los partidos a organizaciones civiles y ciudadanos sin partido, hoy es una realidad… con sus claroscuros. Los ciudadanos para quienes estuvo hecha la reforma, aquellos que se encuentran fuera de la estructura y dinámica partidistas, efectivamente tienen la posibilidad de acceder al poder. Ha habido casos de éxito, como el senador independiente Manuel Clouthier, de Sinaloa, o el diputado local Pedro Kumamoto, de Jalisco. Algunos éxitos no calificarían realmente como ciudadanos, pues su origen es claramente partidista, con estructuras de esa naturaleza que siguen una lógica semejante a la de los partidos.

Pero para los ciudadanos que no provenimos de esos orígenes, el éxito es más una excepción a la regla que una posibilidad razonable, ya no de ganar, sino simplemente de poder llegar a la boleta y competir.



Los requisitos para las candidaturas independientes que establece la ley general son elevados si se comparan con lo que ocurre en otros países. Por ejemplo, en el Reino Unido se necesitan solamente 50 firmas para que una persona pueda contender por un escaño en el Parlamento. Emmanuel Macron sólo necesitó 500 firmas para contender por la presidencia de Francia. En Chile, sólo se requiere 0.5 por ciento de los electores para obtener una candidatura independiente, mientas que en México se requiere 1.0 por ciento para la presidencia de la República, 1.0 por ciento para un senador. Y para los gobernadores, diputados locales y presidentes municipales en el país, los porcentajes son variados y van de 1.0 a 3.0 por ciento, según cada ley local.

Ya he comentado ('Competir en Puebla es 10 veces más difícil', EL FINANCIERO, 28 de diciembre de 2017) que en Puebla es mucho más difícil lograr ser candidato independiente que en otros estados de la República. También que el mero proceso de registro fue tortuoso, por decir lo menos. Pero con todo, más de una docena de ciudadanos arropados en SUMAMOS logramos el registro como aspirantes para, ahora sí, conseguir los apoyos ciudadanos (firmas a través de la App del INE) que marca la ley. Ahí las reglas no sólo se refieren a los porcentajes, sino también es esencial el tiempo que se da para obtenerlos. En Puebla se dan 30 días calendario, con 3.0 por ciento de la lista nominal (ojo, es sobre el listado nominal. Un partido, para mantener su registro y los dineros que le otorga el estado durante tres años, necesita también 3.0 por ciento, ¡pero de la votación!). En la Ciudad de México, por ejemplo, se pide 1.0 por ciento de la lista nominal y se dan 120 días. En Puebla, para este año se necesitan 132 mil 652 firmas en un mes; en la CDMX se requieren casi 75 mil en cuatro meses. Así está la asimetría.

Por eso, cuando me han preguntado cómo me siento como aspirante ciudadano a la gubernatura de Puebla ante esta situación, mi respuesta es: “Estoy tratando de romper el muro de Berlín con cincel y martillo”. Afortunadamente ya hay otras personas que también han tomado el cincel y martillo y están contribuyendo a fisurar el muro. Ya algunos traen mazos… Nos falta la maquinaria pesada. De conseguir las firmas y llegar a la boleta, tendremos un buldócer para facilitar la tarea.

No se trata de acabar con los partidos políticos. Se trata de romper su poder monopólico que, como cualquier monopolio, brinda bienes y servicios caros y de mala calidad. Así son los partidos actuales. Resultan costosos para la ciudadanía y la calidad de vida política que nos brindan es pésima. ¡Hasta tienen que pagar para que voten por sus candidatos!

(Ilustración de Izak Peón, tomada de Revista Nexos.)

Hay que dejar atrás la idea de una ligereza trágica. Para mí la ligereza no es trágica, lo trágico es lo pesado. Gilles Lipovetsky



Regreso del país de la levedad, el país ligero, ese que hemos dejado de ver por estar obligados a mirarlo entero y desde todos sus abismos. Pensar en el mañana y en el ahorita.

Y transcribo algunas reflexiones en este arranque de año que se ve venir complicado y entretenido.

1



Lo encontré en este viaje reciente al territorio de agua y piedra que llamamos Sureste. Un país que no se fija mucho en los encabezados de los diarios de la ciudad de México, que se ocupa en lo que le sucede cerca, que le hace honor a aquello de la patria chica.

El viaje rompe el encierro de la vida diaria, nos arroja de casa, nos libera en el aire nuevo que respiramos. Tal vez por eso cuesta el regreso, porque el humor que dejamos no se ha disuelto, lo percibimos apenas amanece al día siguiente, cuando se ven venir de nuevo las responsabilidades. Vuelta a la vida real, decimos, al país que nos absorbe con sus broncas y desatinos, a la ciudad inclemente en su tráfico y sus desvaríos.

Recupero la breve experiencia de Palizada, el puerto en un brazo de río del bajo Usumacinta, en un rincón de los humedales que rodean al suroeste la laguna de Términos. Ahí, sobre todos los demás lugares, gana el entorno de un pueblo con historia propia y que en estas modernidades todavía tiene en el río su marcador del tiempo: el vuelo de las aves en el aire ligero frente al malecón. La brisa leve alienta la silenciosa deriva de los cayucos de los vecinos que viven en la rivera opuesta de un río entretenido en el trajín diario de los Martín Pescador, esos charaleros que encuentran en los cables de electricidad que lo cruzan atalayas infalibles, de los patos buzos que se zambullen escrutadores en el verdor del agua, de las garzas que murmuran planes de vuelo en bandadas nerviosas sobre los mangos en flor, de los vulnerables peces en su seno que escapan en pánicos febriles o se pierden tras los picos y cogotes justicieros de las aves. Vida y muerte entre el cielo y el agua. Tal vez sea la conciencia del río la que ayuda los paliceños a entender que la vida pasa, y siempre será breve, que todo es pasajero.

2

Escribo ahora sobre la incapacidad que tenemos en estos tiempos modernos de contemplar la vida breve y ligera, con su felicidad simple y llana. Ya mis preocupaciones de reportero están en este 2018 electoral en un país que lleva tiempo pasmado en un abismo sin fondo. Mal se mira el país desde la ciudad y sus modernidades, gana el peso de la vida diaria en las personas, las amarguras que disputan todo aplomo ante el porvenir. Cuánto encono en la prensa que amarra las navajas de sus patrocinadores, cuánto silencio en las esquinas, cuánto ruido agobia las bocas cerradas de los transeúntes, cuánta impericia ya para decir simplemente buenas tardes.

No es ligero el aire que encuentro en este arranque de año. Será tal vez la profesión de periodista que me tiene siempre con la vista obligada en lo que ocurre más allá de uno, con la preocupación ingenua de contar las tribulaciones en la vida de los otros. Como los médicos, los abogados, los sacerdotes, los periodistas también vivimos de los avatares de las personas. El expediente en el juzgado. La radiografía a contraluz. El pecado a confesar. El hecho que se vuelve encabezado. Qué difícil construir la barrera fría del fármaco que poco a poco desprende al médico del dolor por la muerte de los otros; al abogado de la menudencia ininteligible en el legajo de la sentencia; al cura de la absolutionem de infiernos medida en yo pecador me llevo la indulgencia.

¿Qué indulgencia encuentra el periodista en la foto que ilustra el último asesinato en México?

3

Vida y muerte en Puebla en este arranque de año. Recojo el parte anual de las autoridades de salud, un reparto de diabetes, infartos, cánceres, cirrosis y balazos para entender el mal morir de los poblanos en el 2017.

4

Pienso en los médicos que, sin embargo, no han perdido la empatía, que no se olvidan de que gran parte de su tarea es la de acompañar a los otros hacia una muerte digna.

Pienso en este mal morir que acompaña el destino de tanta gente en México.

Pero también en el buen morir que todavía tienen algunos.

El domingo por la mañana murió la señora Llaguno, madre de nuestro amigo Jaime López Llaguno. En el funeral me contó los últimos momentos de su mamá: la música que quiso escuchar, las aves marías que logró todavía murmurar. La serenidad con la que se fue a sus cien años al lado de sus hijos, con la mirada del médico que espera en el pasillo. Morir así, acompañar al ser amado a morir en paz. Qué fortuna la de Jaime. Qué fortuna la de su madre.

A mi papá no lo vi morir. Un sábado en la noche de mayo de 1971 le vino la embolia. Lo recuerdo en su cama, todavía consciente de la llegada de un jesuita para la extrema unción, su brazo torpe persignándose, mi conciencia ahora del alivio que pudo encontrar en ese momento final. Pero no fue el final. Pasó tres días en el hospital Latinoamericano del doctor Medos ahí en la 15 Sur. El lunes por la mañana pasó por la habitación el médico Nacho Rivero, su amigo, lo recuerdo levantando la sábana por los pies para descubrir los de mi papá, lo veo sacar el llavero del auto y hacerle cosquillas con la llave en una de sus plantas, y expresar su desaliento ante el silencio de los reflejos del enfermo. Mamá lo vio morir, muy temprano el martes 11. Desde entonces pienso en este buen morir que fue para él la corta estancia inconsciente, el coma del que nunca volvió.

Bien morir, pienso ahora, cuando ya no se encuentra fácilmente la empatía del médico y la sabiduría de morir en casa y con tu gente.

5

Mañana.

Escribe Héctor Aguilar Camín en Nexos al presentar la lectura colectiva México Mañana:

“Mañana, y mañana, y mañana”, dice Macbeth al saber que ha muerto su mujer, luego de afirmar que debió morir más tarde. El mañana avanza hacia nosotros cada día, sigue Macbeth, con su pequeño paso, hasta el último rincón del tiempo. Todos nuestros ayeres, al final, no hacen sino iluminar el camino de los tontos a la muerte. Y los tontos somos todos, que nos hacemos ilusiones sobre las promesas del tiempo. Macbeth pronuncia después los más terribles versos que se hayan escrito sobre el (sin)sentido de la vida:

Life’s but a waIking shadow… It is a tale

Told by an idiot, full of sound and fury,

Signifying nothing.

(“La vida es una sombra que pasa… Un cuento que cuenta un idiota, lleno de blá blá blá, que nada significa”).

6

En e-consulta identifican los municipios poblanos en los que los alcaldes y familiares se han repartido las alcaldías de los últimos años. De padres a hijos, de hermano a hermano, de marido a mujer. Para algo son caciques. No es algo raro entonces que Moreno Valle le quiera pasar la estafeta a su esposa Martha Erika.

Destaco Palmar de Bravo, el territorio supremo de los huachicoleros, un municipio que formalmente cuenta con diez policías que mejor miran para otro lado cuando al atardecer decenas de motonetas mueven a centenares de halcones y trabajadores especializados en el negocio de extracción de combustibles de los ductos que cruzan la región.

El alcalde gasolinero preso desde julio pasado por robo a Pemex, evasión fiscal y lavado de dinero, Pablo Morales Ugalde, es ejemplo de la urdimbre política y empresarial ligada al crimen organizado. Él y sus hermanos tienen gasolineras en Tecamachalco, Palmar de Bravo y Quecholac, Tepeaca, Acatzingo, Tlacotepec de Benito Juárez y Huixcolotla. Hasta ese mes sus gasolineras operaban a todo gas sin que la paraestatal registrara compra alguna de combustible en los últimos dos años. Tuvieron que ocurrir los enfrentamientos mortales entre el ejército y los sicarios del huachicol en Palmarito para que la autoridad federal decidiera ponerle freno a un político regional afiliado al PRI desde joven, pero que cachó en el 2013 el membrete PSI (Partido de Integración Social) armado por Moreno Valle para arropar a los grupos de poder local priista en el estado. Ahora su hermano quiere ser candidato del PRI a la alcaldía de este municipio que en el auge del huachicol presentó una baja de cinco puntos en la pobreza extrema.

7

Carlos, el chofer de Uber que lleva a mi hija a la terminal de camiones, no tiene idea de que desde el lunes 8 un grupo de ciudadanos tiene treinta días para alcanzar la absurda cifra de 127 mil firmas para lograr el registro de la candidatura independiente para Enrique Cárdenas. En su radio escucha canciones pop gringas, así que no atiende a las noticias de la ciudad.

“¿Y a dónde da uno la firma? –pregunta-- Yo tengo decidido votar por López Obrador, pero no más, estoy harto de los partidos políticos.”

El hartazgo se entiende. La desinformación no tanto. ¿Por qué este fracaso tan absoluto del periodismo y los medios?

Encuentro en el Face de Angie Navarro, la joven activista que busca 40 mil firmas para su registro como candidata independiente a la alcaldía de la ciudad de Puebla este video que explica como sumarse a este esfuerzo cívico por romper el secuestro de la política en el que la tienen los partidos políticos controlados por Rafael Moreno Valle.

8

Pesa demasiado la carga de los lastres estructurales que explican esta sociedad nuestra a la hora de imaginar el mañana que vendrá. El ahora es este año electoral que ya corre rumbo a las casillas en proceso que involucra seis boletas electorales y una revoltura de siglas y partidos y unas campañas infernales sometidas por el rigor que aplican los grupos de poder a la hora de trastocar los mínimos para hablar de una contienda democrática. Y la certeza de que las elecciones no modificarán esta manera mexicana de enredarnos y no resolver nada, de realizar diagnósticos certeros para contemplarlos después ajenos por completo de las políticas públicas.

Tal vez por ello mi entusiasmo por SUMAMOS. Encuentro en este esfuerzo civil, prácticamente testimonial contra el despotismo que prevalece en Puebla, esa levedad del río que sabemos contiene el horizonte que imaginamos nuestro.

“En SUMAMOS apostamos por un gobierno, honesto, técnicamente competente –ha dicho Juan Carlos Canales desde su figura desgarbada, prototipo él de lo que justamente no tienen los políticos tradicionales, la bondad irreverente, la inteligencia mordaz, la capacidad de ensueño que puede alcanzar el discurso alternativo--; sí, un gobierno eficaz y eficiente sin que ello signifique la renuncia a los valores fundamentales de la condición humana”.

La vida no corre ligera en el malecón de nuestro 2018.

!No basta tener la razón!

No basta tener la razón para conquistar la democracia, y digo conquistar porque nunca hemos sido una democracia, lo que tenemos es una simulación burda.

¿Cómo, si no, se explican estas patéticas leyes electorales diseñadas para desalentar la participación, la competencia, el debate y el nacimiento de nuevas opciones y candidaturas sin partido?



Tenemos razón los que señalamos gobiernos corruptos, ineficientes y sin vocación de servicio a la comunidad.

Tenemos razón los que señalamos que congresos y ayuntamientos que debieran ser la máxima representación ciudadana, marcadores del rumbo y vigilantes de la buena aplicación del presupuesto, son en realidad vergonzosas tapaderas de malos gobernantes y malos líderes de partidos.

Tenemos razón al afirmar que la consecuencia de lo anterior es pobreza, injusticia, inseguridad, falta de oportunidades para una vida digna, sufrimiento y hasta muerte para muchos mexicanos.



Pero no basta tener la razón para lograr una democracia que dé como fruto mejores gobiernos y representación auténtica de los mejores intereses y aspiraciones sociales.

Con la certeza de que la actual clase gobernante no sólo es obstáculo sino enemiga de la democracia, debemos agregar a nuestras buenas razones un activismo cívico optimista y comprometido, pieza indispensable y fundamental para la construcción de la democracia, y desde ahí, desmontar y substituir lo que hay por algo mucho mejor.

Porque no hay democracia sin demócratas no debemos tener esperanza de que sus enemigos nos la concedan. Volvamos la mirada y la acción hacia nosotros y a la sociedad para animarnos a ser pilares, testimonios y defensores de la democracia. Animemos una mejor cultura cívica y un activismo generoso y enfocado hacia el bien común, basado más en el nosotros y menos en el yo.

En el movimiento G2G pensamos que cada elección es una gran ventana de oportunidad para hacer avanzar la democracia, por eso nos sumamos con entusiasmo a este grupo plural, pero unido en lo fundamental y con el objetivo de abrirle una mejor opción a los votantes con personas de calidad y capacidad que puedan llegar a la boleta y eventualmente llegar a ser gobernador, diputados y ayuntamientos. El ejemplo lo dan Enrique Cárdenas, Angie Navarro y las personas que como ellos buscarán el registro como candidatos sin partido a la elección de este año.

Hoy inicia el breve periodo para conseguir las firmas que les ganen el derecho a ser candidatos, les propongo que lo veamos como una gran oportunidad de hacer avanzar la democracia.

“SUMAMOS” nos llama a conmovernos y salir con alegría a conmover a otros a regalarles un poco de nuestro tiempo y talentos para lograr el objetivo de las firmas, porque cada firma lograda será un paso importante en la construcción de la democracia mexicana.

¿Cuántos miles de nosotros podremos conseguir 3 firmas diarias cuando menos? Eso sería suficiente para alcanzar el primer objetivo. Luego nos ocuparemos de ganar la elección y luego, con el poder en manos de los correctos, afianzar la democracia como cultura y sistema.

Nuestro reconocimiento a todos los aspirantes “SUMAMOS” que han abandonado su zona de confort y nos regalan esta oportunidad de cambio. Sus esfuerzos, no me cabe duda, serán trascendentes y rendirán abundantes frutos sociales.

Adelante pues !Vamos por esas firmas¡

Gabriel hinojosa rivero/ coordinador Grupo G2G.

Página 5 de 28