Poder y Política

A esta elección, la certidumbre previa sobre el ganador la hace diferente a todas las elecciones de 1988 a la fecha. Pero hay dos maneras de vivir esa certidumbre. Como espectador y como ciudadano.

El espectador se alimenta de la información de la Media y de las redes sociales. El plato fuerte son las encuestas, las opiniones en prensa y televisión y sus amplificaciones en la conversación de parientes, amigos y redes. Hay quienes ya festejan el triunfo anunciado, se habla sobre reacomodos de empresarios, grupos políticos de todos los partidos, opinólogos, de cara a este cambio irreversible, unos para buscar espacio en el nuevo nido del poder, otros para capitalizar una “oposición” liberal que defienda la “libertad”.



Pero aún no se ha votado.

Uno de los cambios en el alma de la gente ocurrida en este capitalismo del siglo XXI es que se consolida la mente y la emoción del espectador. Se ve al mundo a través de pantallas. Los espacios de la experiencia (la calle, el trabajo con la comunidad, la creación de redes reales y virtuales) se elimina por el sillón para recibir el mensaje. Pero sobre todo, el tejido de luchas del presente y su incertidumbre constante, se aplana por la anestesia tranquilizadora de la Media y sus repercusiones en la conversación cotidiana. Se eliminan los resortes de la voluntad para actuar. Es la cultura del consumo de los “hechos” no de la fabricación colectiva de los mismos.

En una reunión de posibles representantes de casillas para Morena en Cuautla dos trabajadores de limpieza pública del ayuntamiento en manos del PRD comentan que ya les ofrecieron 2 500 pesos para votar por Gayosso (candidato a Gobernador, hijastro de Graco, actualmente en ese cargo), y si colaboran a su triunfo llevando más gente y actuando en casillas el día de las elecciones, les darán 2 500 pesos mensuales a lo largo del sexenio. La ONG Ciudadanos contra la Pobreza calcula que las zonas de la compra masiva de votos, que se realiza en todo el país, se vuelca hacia el centro del país: Estado de México, Hidalgo, Puebla, Ciudad de México. Es una compra pluripartidista. En Edomex predomina la asociación gobierno -PRI, en Puebla el PAN con la fuerza del exgobernador. En la ciudad de México el gobierno y el PRD.

Para la cultura ciudadana es fundamental la memoria. México inauguró el sistema de compra masiva de votos junto a las instituciones ciudadanizadas. De 1988 a la fecha esa maquinaria está intacta y en cada nueva elección se perfecciona. Su secreto de todos conocidos es la llamada ingeniería electoral. Todo el voto del país en una cuadrícula sección por sección y cuadra por cuadra. El cruce de los padrones de los programas del gasto “social” (electoral) con el cruce de los padrones de potenciales votantes ya con marca partidista. Esa añeja y siempre renovada práctica no tiene control por la autoridad electoral y el Legislativo, que fue electo usando esos recursos en menor o mayor medida, lo considera inexistente. Es invisible además pues la Media trabaja con los chismes personales de los candidatos, con los resultados de las encuestas, con las ocurrencias de los opinólogos. Una esfera virtual que distorsiona y oculta el drenaje profundo del mundo real. Y para hacerla visible se requiere de coartadas. Que el segundo lugar que ocupará Meade con todo el peso de una elección de Estado, tenga una diferencia creíble de 6 u 8 puntos. Y que el voto comprado se disfrace de “voto útil”. Por eso el Pri - Gobierno insiste en que este arroz no se ha cocido, que falta el “voto oculto” o el voto útil, que trabajan a fondo en su estructura territorial.



Imagen relacionada

En esa memoria cada jornada electoral ha sido una lucha ciudadana contra esa maquinaria camaleónica. Una diversidad de lugares de experiencia donde se expuso el cuerpo y se ganó conocimiento. Los grandes triunfos se lograron con despliegues intensos de una sociedad civil politizada, de una ciudadanía rebelde, que vigiló los procesos previos, cuestionó a la Media, peleó al interior y fuera de las casillas, que vigiló la integración de las urnas, su resguardo y el resultado final. Y en cada derrota las fallas de los partidos para garantizar que hubiese representantes en cada casilla y una sociedad civil pasiva dejaron su gran huella.

“Calculamos que la compra de autoridades en casilla, sea el presidente, el secretario o los escrutadores, y los representantes de partidos clave, puede llegar, dependiendo de su importancia, hasta a treinta mil pesos. ¿Por qué es importante el control de las casillas cuando las encuestas dicen que hay una diferencia insalvable entre AMLO y sus contrincantes? Pues porque entonces se puede operar sobre los paquetes de votación. Por ejemplo, si se usa un solo paquete de 750 votos, dejar el otro intacto para firmarlo y llenarlo integro con un solo candidato. Permitir que voten gentes que traen manchas en los dedos. Aceptar copias de credenciales electorales. Estos operadores saben qué deben hacer en cada casilla, cuánto rebajar y a quién, cuánto subir, y muy importante, cómo anular la casilla si hay abrumadoras mayorías a favor de un candidato que no es el suyo. Y todo “legal”.

Esta elección es histórica. Se puede modificar un sistema de cosas surgido en 1988 que ha lastimado al país, a sus recursos y poblaciones. Es importante ganar la elección con un despliegue de cultura ciudadana. Y aún más consolidar a esa ciudadanía dispuesta a reclamar el cumplimiento del sueño y que no lo espere en el sillón de su casa. Crítica ante sus aplazamientos, de cara contra los tránsfugas de la vieja cultura patrimonial, donde la política es negocio personal, y que ahora se volvieron morenos. Y que como dice un video, no olvide que mientras se festejaba el gol mexicano contra Alemania, el sistema de cosas que insiste en mal gobernar, aprobó la privatización de más de la mitad del agua mantenida aún en veda.

Mundo Nuestro. Qué se juega en la elección municipal de San Andrés Cholula: la perpetuación de un modelo de gobierno fundado en la especulación inmobiliaria y la corrupción contra la posibilidad de que un movimiento de resistencia civil se convierta en gobierno y ponga el interés de los pueblos sobre los privilegios de las camarillas de poder local.

Los Huepa-Paisano o los Cholulas Viva y Digna.

Dos mundos enfrentados. Un buen ejemplo de la nación que se disputa en la elección del 1 de julio en México.

Esos dos mundos los encuentro perfilados en esta conversación con Karina Pérez Popoca, candidata por Morena a la alcaldía de San Andrés.



Un grupo en el poder que se ha visto beneficiado por un modelo de crecimiento metropolitano fundado en la falta de un ordenamiento territorial que dé cuerpo a lo que se conoce como “plan de desarrollo urbano”. Especulación inmobiliaria y corrupción ha sido la consecuencia. Así de fácil se puede encerrar la realidad que ha vivido San Andrés Cholula en los últimos 25 años. Por un lado, el gueto residencial Lomas de Angelópolis, junto con una infinidad de nuevos conjuntos residenciales que se han comido la ribera y los campos al poniente del río Atoyac, y que contrastan con el creciente avasallamiento de los pueblos que como entidades histórico-culturales parecieran destinadas a desaparecer; por el otro, un aparato de gobierno municipal que ha encontrado la mesa puesta para los moches ocultos en los cambios de uso de suelo, la factibilidad del desarrollo inmobiliario y los permisos de construcción que han caracterizado a los gobiernos panistas con apellidos Huepa y Paisano.



Resultado de imagen para cholula viva y digna

Un movimiento de resistencia civil levantado de manera espontánea contra la aplicación de sucesivas políticas de gobierno que en todos estos años han atentado contra la idea misma del pueblo como entidad histórico-cultural: la desaparición de la juntas auxiliares que dio pie a la insurrección igual en Canoa y La Resurrección que en Chalchihuapan y Tlaxcalancingo, por ejemplo; la imposición de proyectos de modernización en la Pirámide de Cholula y Santa María Tonantzintla; la batida contra los pozos-noria y los esquemas de privatización del agua; la penalización de la protesta popular, la represión y el encarcelamiento de los líderes en Chalchihuapan, Tlaxcalancingo y San Andrés.

Una realidad de violencia desde el gobierno estatal en la era Moreno Valle-Gali que define la militancia política de Karina Pérez Popoca, una mujer nacida en la junta auxiliar de San Bernardino Tlaxcalancingo hace 39 años, y que representa el único ejemplo en la zona metropolitana de Puebla de una candidatura de Morena que corresponde a una militancia de base desde la creación del mismo movimiento llamado por López Obrador de regeneración nacional.

Dos mundos enfrentados, entonces, y que convierten la elección en San Andrés en algo que verdaderamente va más allá de un mero cambio en las élites del poder en Puebla.

Esta conversación en dos tiempos con Karina Pérez Popoca se propone ilustrar lo que se juega en San Andrés Cholula. un resumen de lo expresado por Karina aparece escrito aquí mismo.

PRIMERA PARTE

"La resistencia desde los pueblos. Muchos años en ello. Los acontecimientos del 2014.Las modificaciones a la ley para las juntas auxiliares y el proyecto en la Pirámide. La represión en San Bernardino Chalchihuapan. Buscar desde la política abatir la desigualdad y las políticas de los gobiernos contra los pueblos: la apropiación del territorio, el daño al medio ambiente, el dejar a un lado la identidad, y la corrupción. Todo en San Andrés Cholula en los últimos años se ha movido por la corrupción. De ahí nace la inquietud, que no es nada más personal, es colectiva. Buscar un gobierno que entienda a esta sociedad enojada por esta corrupción alarmante. Morena, una candidata desde la base. Ser críticos. En este momento crítico del país, va la suma de voluntades para lograr el cambio. Por eso la apertura. El movimiento de regeneración nacional lo han hecho las bases sociales, los luchadores, los académicos, los jóvenes, las amas de casa, todos más allá de partido. El punto de partida: el gran hartazgo social por la realidad que vive el país. Las bases han tenido que ceder. Privilegiar la suma de voluntades para lograr cambiar el país. Apertura a las personas de buena voluntad para sacar a un partido que lleva 22 años en perjuicio de los ciudadanos.

"Los problemas, los conflictos en San Andrés. En primer lugar la corrupción. De ahí parte todo: la inseguridad, la calidad de los servicios públicos. Donde te pares del gobierno, ahí está la corrupción: en el agua, en la salud, en la educación, en el apoyo a grupos vulnerables, en las becas. Un complejo esquema de corrupción en San Andrés. Si no aplicamos procedimientos para revertirlo, difícilmente un nuevo gobierno podrá cambiar esta situación. Fenómeno inmobiliario: ahí está el principal punto de la corrupción. No hay planeación, los permisos de construcción se dan en zonas agrícolas. En ese desarrollo urbano está el punto medular de la corrupción. Los empresarios y los moches a los funcionarios de todos los niveles. Permisos de construcción, factibilidad del desarrollo inmobiliario, todo pasa por los moches. Ahí la desigualdad. El crecimiento económico no permea, se concentra en una zona y deja de lado al conjunto del municipio. Lomas de Angelópolis, incluyendo a Santa Clara Ocoyucan, más de 1300 hectáreas.

"Qué hacer: ordenar el desarrollo urbano, actualizar la carta urbana (no se hace desde el 2008), asegurar el cuidado del medio ambiente. El desarrollo no pone en primer lugar al ciudadano. Hacer eficiente al gobierno, tras la tramitología está el moche. Trabajar con los desarrolladores que sí quieren el beneficio para la colectividad de San Andrés y sus juntas auxiliares y su población originaria. No le tienen miedo a Morena, y ya no quieren que estos personajes se perpetúen en el poder. Los Huepa, los Paisano. Han construido todo un aparato, una estructura fundada en la corrupción, en la irregularidad que provoca la falta de ordenamiento."

SEGUNDA PARTE

"Los pueblos en resistencia. La posibilidad de un gobierno que parta de la organización para enfrentar los confliltos sociales, como el del agua. No más la violencia social contra los pueblos. La decisión, por ejemplo, de privilegiar el respeto de los pozos-noria. No a las leyes que violentan el derecho al acceso al agua. No daremos paso a la privatización del agua. No más la aberrante situación de que el ciudadano tiene que probarle al gobierno que no tiene servicio de agua. Pero habrá confrontación, todo a través del diálogo y el consenso, no patearemos el avispero, reconstruiremos el gobierno desde la legalidad. Privilegiaremos el campo desde una planeación del desarrollo. Por ejemplo, plantas de tratamiento para garantizar el saneamiento y que beneficien con el agua tratada a los campesinos de San Luis, San Rafael y Tonantzintla. Tenemos una deuda histórica con los campesinos, ellos ahora están sometidos por la presión de la especulación inmobiliaria.

"El reto, entonces, abatir la corrupción. Hacerlo desde una nueva administración que no se base en la imposición, como la que ha ocurrido en los proyectos de modernización en la Pirámide de Cholula y en Santa María Tonantzintla. Privilegiaremos el rescate arqueológico desde la movilización de la ciudadanía, de los académicos, con Cholula Viva y Digna.

"Contra la corrupción de los Huepa y los Paisano, no venganza pero sí justicia. Para eso tenemos como compromiso la creación de la contraloría en manos de los ciudadanos."

MAXIMINO ÁVILA CAMACHO (Puebla, pnr/prm, 1937-1941) EL NARCISO QUE SE CREÍA CENTAURO



Mundo Nuestro. El jueves 21 de junio se presenta en la librería Profética el libro Los Gobernadores, caciques del pasado y del presente (Grijalbo, 2018), coordinado por Andrew Paxman, historiador inglés especializado en la biografía de personajes contemporáneos (El Tigre: Emilio Azcárraga y su imperio Televisa, En busca del Señor Jenkins). Con la autorización de la editorial, de estas semblanzas de la corrupción y el caciquismo gubernamental que caracteriza la historia de los gobernadores mexicanos, presentamos un extracto del capítulo correspondiente al mayor de los déspotas que han gobernado Puebla en su historia moderna, Maximino Ávila Camacho, El narciso que se creía centauro. (La foto de la portadilla fue tomada del corto Maximino Avila Camacho, a Mexican horsemen, member of the Charros, and brother to the president, ride their exquisite horses and show off some of their horsemanship skills in the 1940s. (1940s)



Resultado de imagen para maximino ávila camacho

El peregrinaje de los aduladores

El peregrinaje de los aduladores Un frío enero de 1946, el gobernador de Puebla Carlos Betancourt subió a la ciudad serrana de Teziutlán para guardar luto en la cripta de un ilustre antecesor, fallecido exactamente un año antes. Juntándose en solidaridad luctuosa con Betancourt, en ese neblinoso entorno estaban reunidos todos los altos cargos del estado: los miembros del gabinete, el alcalde de Puebla y sus regidores, el presidente del Tribunal Superior de Justicia, los diputados, los secretarios generales de organizaciones campesinas y obreras. Y todos, desde dignatarios hasta campesinos, llevaron ofrendas de flores, convirtiendo el cementerio en un jardín. Mientras tanto, en la ciudad capital —oficialmente de luto como el resto del estado, según un decreto del Congreso—, a los comerciantes les habían ordenado callar sus sinfonolas y al jefe de Primera División de Infantería le habían pedido suspender los ensayos de su banda militar. No habría música, sólo lectura solemne y la variedad de periódicos locales ofreció panegíricos al querido líder. La Opinión —diario más antiguo de la prensa poblana— anunció el aniversario a ocho columnas y le dedicó casi toda la primera plana. Una columna —“In Memoriam”— recordó al extinto revolucionario: “Como amigo, fue excelente, leal, caballeroso y noble, encontrándosele a veces perfiles de Quijote en sus obras, de Catilina en sus conceptos, de Catón en sus leyes, de Marco Antonio en sus proezas y de Petronio en sus elegancias…” El día siguiente la prensa aportó todos los detalles sobre los eventos luctuosos. Además de la ceremonia en Teziutlán, donde “cada puerta tenía un crespón”, en Atlixco mil trabajadores de la Confederación Regional Obrera Mexicana (crom), “con la disciplina que les caracteriza”, asistieron a una ceremonia que dio principio con la Marcha fúnebre de Chopin. En la misma capital —se anunció— se realizarían las honras fúnebres en el noble recinto colonial de la catedral.2 El héroe por quien todo Puebla derramaba llantos y lágrimas era el señor general de división Maximino Ávila Camacho, jefe de la zona militar poblana en 1935, gobernador del estado de 1937 a 1941, cacique vitalicio hasta su imprevisto infarto en 1945 y, se podría afirmar después, cacique eterno de allí en adelante. Porque en 1947 ocurrió otro peregrinaje a Teziutlán y otros más en 1948, 1949 y 1950, todos encabezados por el gobernador Betancourt, como si fuera Maximino el Álvaro Obregón de los poblanos y Teziutlán su Huatabampo. Porque durante 18 años después de su muerte persistió en la silla gubernamental toda una serie de incondicionales suyos, políticamente formados durante su gobierno. Y porque durante otro medio siglo, el espectro de Maximino ha vuelto con frecuencia, evocado por las maniobras —o de mano dura o de vil metal— de muchos gobernadores poblanos más. El hombre fuerte posrevolucionario por excelencia (a la par de su gran amigo potosino Gonzalo N. Santos), Maximino —como todos lo llamaban, en parte para distinguirlo de su hermano Manuel— logró construir esta duradera tradición política sobre tres bases principales. Éstas probarían ser características comunes entre los caciques regionales, pero rara vez fueron establecidas con tanta eficacia. La primera fue el uso y amenaza de la violencia. Maximino fue, antes que nada, un líder temido. Por ejemplo, a su regreso a su estado natal, como jefe militar, usó las armas contra los huelguistas del Frente Regional de Obreros y Campesinos (froc), filial de la ctm de Vicente Lombardo Toledano (tres cayeron asesinados ese abril de 1935); también animó a que terratenientes emplearan a guardias blancas para defender a balazos sus haciendas de los agraristas. En suma, según resumió lacónicamente un cronista: “Durante su administración gobernativa se cometieron muchos crímenes y asesinatos que quedaron impunes”.3 La segunda fue su culto a la personalidad, impulsado en gran parte por una vanidad que no conocía límites. Desde temprano en su gobierno, Maximino matizó su aterradora reputación mostrando su lado sonriente, fiestero y fanfarrón. Había mandado filmar su investidura y, cinco meses después, el carrete empezó a hacer gira en las principales ciudades del estado. En la celebración de su cumpleaños cada agosto invitaba gratuitamente al público a una fiesta brava en la nueva Plaza de Toros de la ciudad con 20 000 lugares. En ocasiones, una de las atracciones era el mismo Maximino, que aparecía sobre su propio semental blanco, vestido con traje de charro, y participaba en las corridas como rejoneador.4 La tercera fue un cuidadoso acto de malabarismo populista por medio del cual prometió mucho a muchos y con frecuencia cumplió. Esto es, quizá, el aspecto menos apreciado de Maximino por los historiadores. Era autócrata, era megalómano, pero también era constructor.

RAFAEL MORENO VALLE ROSAS (Puebla, pan, 2011-2017) EL NIETO DEL GENERAL

Mundo Nuestro. El jueves 21 de junio se presenta en la librería Profética el libro Los Gobernadores, caciques del pasado y del presente (Grijalbo, 2018), coordinado por Andrew Paxman, historiador inglés especializado en la biografía de personajes contemporáneos (El Tigre: Emilio Azcárraga, El Señor Jenkins). Con la autorización de la editorial, de estas semblanzas de la corrupción y el caciquismo gubernamental que caracteriza la historia de los gobernadores mexicanos, presentamos un extracto del capítulo correspondiente a nuestro más reciente autócrata, Rafael Moreno Valle, "Infancia es destino". El autor es el periodista poblano Ernesto Aroche Aguilar.





Infancia es destino

Un familiar recuerda la ocasión cuando en la casa del general en la Ciudad de México, el abuelo le dijo: “Rafael, la política es como un tablero de ajedrez; tienes que estar siempre dos movimientos adelante”. Lo preparaba, desde la infancia, para ser su sucesor. “Rafael era de los pocos nietos que siempre estaban sentados en la mesa del abuelo. En la casa que el general tenía en Chimalistac había una escalera que llevaba al segundo piso por la que sólo podían subir los grandes. Rafael era el único de los nietos que podía subir por ahí.” La infancia del tercero de los Rafaeles tuvo además dos elementos que sin duda moldearon su carácter. Primero, por el trabajo de su padre vivió por periodos en Estados Unidos, Bélgica, Italia y en la Ciudad de México, pero nació en Puebla a petición del abuelo que quería ver a su familia arraigada a la tierra en la que él nació. El arraigo fue simbólico, pues pronto tuvo que vivir cambios periódicos de culturas y costumbres, lo que además lo obligó a construir lazos afectivos efímeros. Él lo cuenta en su libro: “Cuando nos habíamos integrado y hecho amigos en un lugar de pronto teníamos que ir a otro país, otra casa, un colegio distinto y sin conocer a nadie”.12 El otro elemento fue un problema del corazón que padeció en la infancia y por el cual tuvieron que operarlo. Se llegó a pensar que iba a morir, pero no fue así. A partir de eso la familia se dedicó a protegerlo. Dice otro de sus familiares: “Tras la situación de salud hubo mucha protección, y si Rafael hacía una rabieta, pues nadie le podía decir nada para no contrariarlo y que le afectara el corazón, y si quería un pastel de chocolate, pues había que darle el pastel de chocolate, y lo que quería Rafael se hacía. Que vamos de vacaciones, pues a donde Rafael quiera”. Siguiendo los pasos de los dos primeros Rafaeles, se fue a estudiar a Estados Unidos. Nunca fue un hombre de academia, pero sí de mucha inteligencia, de mucha audacia y de olfato político, dicen los que lo conocen de cerca, pero no de academia. Era alguien, cuenta quien lo conoció en su juventud, más de fiesta que de aulas y su salto a escuelas estadounidenses le alcanzó sólo para estudiar en escuelas medianas. Cuenta un familiar: “El papá pensó en ayudarle a tener una formación lo suficientemente sólida para que tuviera oportunidades profesionales, y por eso lo manda fuera a estudiar. El Lycoming College es una universidad muy mediana […] y después lo impulsa a que se quede a estudiar un posgrado en la Boston University School of Law, que tampoco es una escuela de élite”. Ahí obtiene el título de juris doctor, un título que le permite ejercer como abogado en suelo estadounidense, pero no es doctorado en ciencias jurídicas. “Después se queda a trabajar en Estados Unidos, muy impulsado por el papá, que tampoco es fácil. El papá siempre pensando en que hiciera una carrera en el sector privado, pero que si se decidía por la política, al menos que tuviera un sustento sólido, académico”. Rafael campechaneó sus escarceos con la política con los estudios y luego la política con las finanzas. En 1992 Manuel Bartlett, quien despachaba como secretario de Educación, recibió del entonces presidente del país —Carlos Salinas de Gortari— la orden de ir por la gubernatura de Puebla. En el verano de aquel año Rafael regresó de vacaciones y aprovechó para preguntarle al abuelo quién era el hombre en Puebla con más posibilidades de ser gobernador en un futuro próximo. El abuelo no dudó: Melquiades Morales Flores, un joven priista al que el general había impulsado en su gobierno; primero lo nombró auxiliar de su secretario particular,13 pero algo notó en él que lo promovió a diputado local (1972-1975) y ubicándolo como presidente de la Gran Comisión, el órgano de dirección en el Congreso de Puebla. Luego de responder la pregunta, el general llevó al nieto con Melquiades, quien para 1992 despachaba como presidente del pri poblano. Melquiades lo colocó como secretario auxiliar. La rueda había dado la vuelta. Así, en unas vacaciones de su posgrado empezó a trabajar para el pri, y si bien ser nieto de quien era le abrió puertas en la política, fue su propio trabajo lo que le ayudó a crecer a los ojos de Melquiades. En aquel tiempo los estudios de opinión eran una realidad lejana para el país, aunque en Estados Unidos ya se usaban de manera frecuente. Y ésa fue su aportación a la campaña de Bartlett, cuenta su cuñado y ex colega político, Fernando Manzanilla: “Rafael empieza a hacer las primeras encuestas y luego se las lleva a Melquiades, y Melquiades se las lleva a Bartlett, y Bartlett, que era un cuate con una mirada bastante amplia de la política, valora que Melquiades le llevara las encuestas. Se convierten en puntos para Melquiades y, por supuesto, para Rafael”. Dos años después, el tercero de los Rafaeles terminó por sellar el pacto de cercanía con Melquiades al ayudarlo a conversar con Ernesto Zedillo, pues aspiraba a ocupar la senaduría por Puebla y el asesinato de Luis Donaldo Colosio había puesto en duda la nominación. Rafael había conocido a Fernando Manzanilla un par de años antes por amigos comunes y a ambos los unió su interés por la política. Para 1994 Manzanilla se había sumado a la campaña de Colosio en el equipo de Zedillo, quien coordinaba la campaña presidencial.

Tras el asesinato de Colosio, cuando la candidatura cayó sobre el propio Zedillo, Rafael pidió a Manzanilla que le abriera la puerta a Melquiades con el candidato. “Cuando llegó Melquiades yo lo presenté con el que era mi jefe, y mi jefe lo lleva con Esteban Moctezuma, quien llegó a coordinar la campaña de Zedillo. Cuando Melquiades salió de la oficina ya sale con la candidatura al Senado. Ese día Melquiades le llama a Rafael y le dice: ‘gracias a Dios y a usted voy a ser senador de la República, y lo invito a coordinar mi campaña’.” Amarrar la senaduría le permitió a Melquiades construir su exitosa candidatura a la gubernatura de Puebla (1999-2005). Una vez que ganó, invitó a Moreno Valle a ser su secretario de Finanzas, pues además de la relación cercana con Moreno Valle lo precedía su experiencia financiera por su trabajo en bancos estadounidenses. El nieto no lo pensó demasiado, hizo maletas y llegó a Puebla.

Vida y milagros

En el Congreso de la Unión ningún partido ha tenido mayoría desde 1997, y eso parece preocupar a muchos porque no se logran los votos necesarios para hacer reformas que parecen útiles para el país. Cualquier acuerdo a lo largo de estos años se ha tenido que tomar construyendo consensos complicados y muchísimas veces aceitados con dinero. Hubo años en que la sola construcción del Presupuesto de Egresos de la Federación se logró a marchas forzadas y en medio de fuertes jaloneos de las diferentes bancadas. Todo cambio o acuerdo ha parecido en estos años cuesta arriba. Lo que en el Congreso Federal se ha visto como una falla o una atrofia, en algunos de los congresos locales se anhela como un contrapeso al poder ejecutivo.



Aquí en Puebla no ha existido, desde que el PRI es el PRI, ni tampoco después de la primera alternancia de partidos en 2010, un congreso en el que el dominio completo no lo tenga el gobernador en turno. En 2010 hubo un movimiento social grande aglutinado en la coalición Compromiso por Puebla que encabezó Rafael Moreno Valle para que por primera vez hubiera un gobierno de alternancia, pero sobre todo, la oportunidad de que existiera un congreso con una sana independencia del poder ejecutivo. Los pronósticos estaban tan apretados entre Moreno Valle y el candidato priista a suceder a Mario Marín , Javier López Zavala, que al día siguiente de la elección apareció en el diario El Sol de Puebla un desplegado firmado por empresarios de los que llaman "prominentes", felicitando al priísta por haber ganado la elección. Susto que se pegaron cuando el ganador fue otro. Rafael Moreno Valle ganó con una cómoda mayoría en el congreso con la participación del PAN, el Panal de Elba Esther y el PRD de entonces, controlado en lo local por el grupo de Miguel Barbosa. Nada de congreso independiente y autónomo. Derechitos han andado los dos congresos que estuvieron bajo el control de Moreno Valle y el último tramo que cubre ahora Antonio Gali. La casa manda.

Hoy, 8 años después, las encuestas sobre la elección de Puebla muestran un empate técnico entre la coalición de Morena, paradójicamente encabezado por Luis Miguel Barbosa , PT y PES y el Frente local , encabezado por Martha Erika Alonso, esposa de Moreno Valle , coalición a la que se han sumado partidos chiquitos locales y el Panal de manera fáctica. Gane quien gane todo parecería indicar que finalmente el congreso puede quedar sin mayoría para el próximo gobernador o gobernadora, y apunta a una división que puede ser sana y absolutamente novedosa. El que aparece como tercer lugar es el PRI, partido que en Puebla compite solo, extrañamente abandonado por el Partido Verde y el PANAL, aunque el candidato del PANAL ya declinó a favor del grupo de Martha Erika Alonso.

En esta lucha despiadada por Casa Puebla, todos los grupos que compiten tienen con ellos a poderosos aliados ex priistas. Los motivos por los que mudaron de partido o de creencias, ellos los conocen y el resto los adivinamos.



Del lado de Morena, su fórmula al senado la forman Alejandro Armenta, quien fue Director del DIF estatal, Secretario de SEDESOL estatal y presidente del PRI durante el sexenio de Mario Marín y hasta hace poco fungió como diputado federal por el PRI . Nancy de la Sierra, la segunda de la fórmula era hasta hace 4 meses delegada federal de PROSPERA en Puebla. Luis Miguel Barbosa hace años que dejó al PRI por el PRD, y desde julio del año pasado en una controvertida renuncia a la presidencia del Senado en donde representaba al PRD, migró a Morena cuando vio que se le cerraba de manera total el paso a la candidatura por el gobierno estatal por parte del Frente.

El PAN, MC y el PRD van apoyado por muchos ex- priistas del grupo de Melquiades Morales alineados a Moreno Valle, quien también abandonó el PRI en 2006 para migrar al PAN, al negarle Mario Marín la posibilidad de buscar el Senado. Por su lado, Morena va cobijado por sus bases y muchos ex priístas de Bartlett y Marín y algunos grupos afines a Elba Esther. Poderes muy parejos que se enfrentan en esta elección de la que puede surgir un congreso no controlado por quien sea el futuro gobernador, aun cuando hay quien piensa que Moreno Valle tiene fichas en todos lados. Los diputados que gane el PRI podrían ser unos líberos que pueden jugar un papel interesante en el congreso.

Desde hace más de 80 años, los gobernadores poblanos han controlado al congreso de Puebla con mano férrea o con guante blanco, pero van sacando los acuerdos fundamentales con una facilidad increíble para estos tiempos. Los nombramientos estratégicos del Tribunal Superior de Justicia, la Fiscalía, la Contraloría, el Instituto Electoral local, los nombramientos del Instituto de Transparencia y Acceso a la Información, nuevos magistrados, las iniciativas de ley, la Ley de Egresos, el presupuesto y la forma en que se acomodan las prioridades en el gasto, todo pasa sin mayor discusión, pues la oposición suele ser mayoriteada con facilidad. También desde ahí se otorgan premios y mejor presupuesto a los presidentes municipales de acuerdo a su docilidad, o se les castiga reprobándoles su cuenta pública en momentos estratégicos. Así ha sido y así es hasta hoy.

Sería muy sano vivir lo que es un congreso independiente y un intenso cabildeo para llegar a acuerdos. En todas las buenas y hasta regulares democracias del mundo existen. El total sometimiento de un congreso es insano, deriva en un control abusivo por parte del ejecutivo sobre el poder legislativo y el judicial y obstruye la impartición de justicia de manera independiente. Eso creímos que llegaría en 2010 al llegar la alternancia. En ese sentido fue un fracaso. bien y bonito.
¿Vamos a fracasar otra vez? La escuela del carro completo y el cómo obtenerlo la conocen muy bien todos los competidores que hoy buscan gobernar el estado. Es la escuela mexicana de abusar del poder y controlarlo todo. Dice un amigo que el que no usa el poder se debilita y que la humildad es el patrimonio de los pendejos. Yo prefiero pensar, como el viejo Jesús Reyes Heroles, que el que resiste, apoya y que la oposición y el contraste de ideas nos fortalecen a todos.Lo exige la situación que vive Puebla de inseguridad y de una necesidad de priorizar diferente el presupuesto, con mucho más sentido social y de una manera más abierta a la sociedad.
Ojalá por fin tengamos en Puebla un Congreso sin mayoría de parte de nadie, un congreso autónomo , con capacidad de ser el contrapeso que todo gobernante necesita para no convertirse en déspota.

Carta abierta de gratitud a Ana María Ashwell.

Hace algunos momentos he terminado de leer tu artículo titulado “Populismo” en Mundo Nuestro. Me lo ha enviado mi querido amigo Sergio Mastretta, a quien le agradezco en el alma su artículo escrito en mi defensa y también publicado en Mundo Nuestro. Me ha sorprendido y emocionado que me lo hayas dedicado como una muestra de solidaridad ante los ataques de los que fui objeto por el diario Cambio y en particular por su director. Y al leerlo recordé la primera vez que te vi. Fue a mediados de julio de 1980, en una sesión de academia del naciente Colegio de Antropología en la que estaban presentes además de ti, mi querido e inolvidable Daniel Cazés, Julio Glockner, Adrian Gimate-Welsh, Javier Mena y dos personas más cuyo nombre no recuerdo. En un momento de debilidad, no pude evitar relatarles la tragedia que estaba viviendo: cinco semanas antes, el 6 de junio mis padres, Carlos y Edna, habían sido asesinados por la dictadura militar guatemalteca. Y algo que no olvidaré nunca fue tu mirada consternada. En los meses siguientes los desterrados tuvimos en la Universidad Autónoma de Puebla, en Luis Rivera Terrazas, Alfonso Vélez Pliego, Jaime Kravzov una solidaridad inolvidable. Mi persona en particular tuvo en Daniel Cazés, Marcela Lagarde, Gerardo Otero y mis compañeros del Colegio de Antropología un afecto que fue trascendental para poder recoger mis pedazos, juntarlos, levantarme y seguir adelante.

Cuando han pasado 38 años después de aquellos aciagos días, vuelvo a tener en tu dedicatoria otra muestra solidaria de tu parte que tampoco olvidaré el resto de mis días. Justo es decir que se une al aluvión solidario que he recibido en estos días. Y concuerdo plenamente con tu artículo: el neoliberalismo ha construido una acepción negativa del término populismo que no es sino la reedición vergonzante de lo que la guerra fría hacía con el calificativo de comunista. Hace unos meses, esto fue lo que vino a hacer la propagandista ultraneoliberal Gloria Álvarez al Salón Paraninfo de la BUAP. Comenzó atacando al populismo, continuó diciendo que no era sino una máscara del comunismo y culminó diciendo que en México, Andrés Manuel López Obrador representaba a ese comunismo enmascarado. Al expresar nuestro desacuerdo y nuestra indignación de que a una propagandista reaccionaria le dieran el Salón Paraninfo, Giuseppe Lo Brutto, Alejandro Hernández Maimone, Jorge Hugo González Paredes, otros compañeros y yo tuvimos que salir escoltados del Edificio Carolino para evitar que nos agrediera una turba ultraderechista y de venezolanos residentes en México. Más allá de la anécdota, concuerdo con tu artículo en que en esa resemantización reaccionaria del populismo que ha inundado a la academia y a los propagandistas neoliberales, Ernesto Laclau a contracorriente ha reivindicado la noción de pueblo y populismo. Su trabajo por ello es disolvente de lo que la narrativa neoliberal ha pretendido hacer con el llamado populismo: construir una nueva otredad negativa, un nuevo enemigo real o imaginario, que sirva para la denostación y la represión. Lo que expresas en tu artículo es muy cercano a lo que hemos estado escribiendo y publicando mi colega Octavio Moreno Velador y yo.



Te agradezco con el corazón en la mano tu solidaria dedicatoria.

Carlos Figueroa Ibarra.

PD: Haré pública mi gratitud hacia ti.



Mundo Nuestro. El siguiente es el pliego petitorio dado a conocer por el movimiento ciudadano SUMAMOS. En el se llama a la construcción de una verdadera reforma político-electoral en el estado de Puebla, con una Auditoría Superior con garantía de independencia que permita la transparencia total en la asignación de los recursos públicos.

DEMANDA DE COMPROMISO A LOS PARTIDOS ESTATALES Y SUS RESPECTIVOS NACIONALES PARA APOYAR, CON SU FRACCIÓN DE DIPUTADOS EN EL CONGRESO DE PUEBLA, INICIATIVAS DURANTE 2019 QUE CONTENGAN POR LO MENOS:



1- NUEVA REFORMA POLÍTICO-ELECTORAL.

CANDIDATURAS INDEPENDIENTES ACCESIBLES: Legislar con voluntad real de abrir la competencia democrática corrigiendo la ley actual, la cual en Puebla se diseñó para burlar este derecho democrático y humano. La iniciativa de reforma debe considerar las resoluciones del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación y hacer posible el cumplimiento de los requisitos para que los ciudadanos puedan ser candidatos sin partido en el estado de Puebla. Esta reforma debe incluir, entre otras modificaciones, que el número de apoyos ciudadanos no sea mayor al 1% de la lista nominal y el plazo para obtenerlos no menor a 120 días.

2.- GARANTIZAR AUTONOMÍA DE LA AUDITORÍA SUPERIOR DEL ESTADO DE PUEBLA.

Aprobación de una reforma que garantice no solo su autonomía, sino que el Auditor Superior sea nombrado por el Congreso de entre una terna propuesta por las principales universidades y las organizaciones de la sociedad civil de Puebla, con una metodología transparente y que permita seleccionar a los perfiles idóneos e independientes de los otros poderes. Se trata de evitar injerencias, corrupción y uso político de la ASEP. Propondremos metodología.



3- TRASPARENTAR Y REVISAR EL FIDEICOMISO ANGELÓPOLIS, ASI COMO RECUPERAR PARA EL CONGRESO LA FACULTAD IRRENUNCIABLE PARA ASIGNAR Y SUPERVISAR LA APLICACIÓN DE LOS RECURSOS PÚBLICOS.

Modificar la ley de presupuestos y deuda pública para impedir que nuevamente el Ejecutivo pueda endeudar al estado, bajo cualquiera de sus modalidades, sin la aprobación expresa del Congreso y en cumplimiento de los preceptos constitucionales sobre la materia. La facultad de asignar y aprobar el presupuesto no debería ser delegada a otra entidad que no sea él Congreso del estado.

MOVIMIENTO CIUDADANO “SUMAMOS”

Mundo Nuestro. El movimiento ciudadano SUMAMOS ha presentado el día de hoy un pliego petitorio a los partidos políticos para demandar una verdadera reforma política para el rescate de la democracia en Puebla. Este documento fundamenta su postura.

ANTECEDENTES: El Congreso del estado de Puebla, con mayoría de diputados obedientes al gobernador Moreno Valle, aprobó, entre otras barbaridades, la LEY ELECTORAL DEL ESTADO, con requisitos tan elevados para quien pretenda ser candidato sin partido (Independiente), que en la práctica resulta imposible. Nuestro movimiento logró 25,000 firmas de apoyo para Enrique Cárdenas, las cuales son más que el número de adherentes a los partidos políticos. Resulta claro que la ley fue diseñada con el objetivo de evitar el surgimiento de una candidatura que pudiera competir con los sucesores designados y a modo de RMV, y con el apoyo incondicional de los diputados del PAN, tuvieron éxito en su maniobra. Cabe recordar que la fracción del PRI votó en contra de este abuso y que tanto el PRI, como el PRD nacionales presentaron controversia constitucional en contra, la cual fue “chicaneada” por el Congreso obediente a RMV haciendo modificaciones menores.



CONSECUENCIA: Los que trabajamos para abrir opciones mejores de voto a gobernador, alcaldes y diputados, que puedan darnos un mejor nivel de gobiernos, ayuntamientos y Congreso, nos sentimos enojados por esta burla. Entendemos que este camino de Independientes para darnos mejores gobernantes ha sido cerrado por quien pretende seguir teniendo control del poder y presupuestos de nuestra Puebla, que su herramienta principal, es tener asegurada la lealtad política y personal de los actuales y futuros legisladores (Diputados locales, federales y senadores) del PAN-PRD-MC. Por desgracia para la democracia y nuestra causa, observamos que le fueron cedidas a RMV por la alianza PAN-PRD-MC (Por México al frente). Tenemos entonces la certeza de que, de lograr mayoría los diputados de RMV, no cambiaran en lo absoluto las condiciones democráticas, deudas ocultas, rendición de cuentas y otras. Nuestros esfuerzos se encaminarán por esa razón, en otras direcciones.

BOICOT DE VOTOS A LOS CANDIDATOS A LEGISLADORES DEL PAN-PRD-MC EN PUEBLA: Hacemos un llamado a la sociedad para activarse de manera que no se emitan votos por esos candidatos, sin importar su perfil, ya que es la mejor forma que tenemos da cobrarle un precio a quien se ha burlado de la democracia y a los partidos que se prestaron a la maniobra. Los partidos que, negando sus compromisos de valores democráticos, se presten a estas maniobras de cederle a un “virrey” la selección y control de diputados, deberán pagar un precio electoral o continuarán conduciéndonos a la democracia fingida y a otras desgracias sociales.

PRESENTAREMOS PLIEGO PETITORIO A LOS PARTIDOS OPOSITORES: Presentaremos a los partidos PRI, MORENA Y PES un pliego petitorio en el que se comprometan con sus fracciones de diputados a corregir esta ley electoral anti-independiente y otras como el fideicomiso que esconde la deuda, así como lograr una Auditoría superior del estado ajena a la influencia del gobernador y otros poderes y partidos. De lograr con sus diputados la mayoría en el congreso, tendremos una buena probabilidad de que se modifiquen estas leyes y habremos dado un gran paso para defender el derecho ciudadano a ser votado, a una mejor democracia y revisión efectiva de las cuentas públicas. De firmarnos el compromiso estos partidos estatales y validado por sus nacionales, pediremos a los ciudadanos, voten por sus candidatos a legisladores, disminuyendo así a la influencia de RMV y aumentando la influencia de nuestra propuesta democrática.



NOTA: En relación con candidatos a alcaldes, gobernador o presidente, no nos pronunciamos a favor o en contra de alguno. Pretendemos exclusivamente animar a la sociedad a influenciar con su NO-VOTO a la composición de Congreso, que debería de ser la máxima representación de la ciudadanía, y ha sido secuestrado.

GRUPO CIUDADANO “SUMAMOS” A 14 de junio de 2018

Página 5 de 33