Poder y Política

La política nos llega a golpe de anuncios cuando se presenta como proceso electoral. Poco o nada se queda de esa metralla en la radio, de esos mundos soñados en los espectaculares, de esos rostros cumplidores en la televisión. El debate rancio que nos han dado los organizadores de la elección poblana –imposible esperar algo distinto de su parte— permite, sin embargo, detener esa carga y por un momento dejar a un lado el aturdimiento. Por un rato, al menos, porque la noche me confirma que no podemos esperar en un debate el despliegue y la discusión de programas de gobierno. Simplemente no sirven para eso.

¿Para qué sirven entonces? El de la noche del lunes en Puebla, para tundir al que se considera el enemigo, lo cual me revela que las encuestas no le son tan fieles a la señora panista. Dóger y Chaín le sirvieron a la candidata morenovallista. Martha Érika nunca se ocupó de ellos. Barbosa no se enojó, está en su carácter, pero sí que se extrañó su agilidad verbal aprendida en sus largos años de Congreso. Los veo en la foto a los cuatro actores: Barbosa muy serio. Los otros tres sonríen.

Hice este ejercicio en Facebook a lo largo del debate de este lunes. Seguir la pista en frases cortas, a retasos, como se presentó el intento de los candidatos por cumplir con la tarea. De la hora y media poco rescato, salvo el testimonio del “ejercicio”, como le llaman los funcionarios electorales, ejemplo absoluto del atraso histórico en el que la clase política de Puebla tiene al estado: debate a puerta cerrada, sin participación del público y con un denigrante papel jugado por la representación periodística.

Pero de la mano de mi relato van algunos de los comentarios –aparecerán en cursivas-- que la tertulia de la red social arma alrededor de mi recuento. Ese es para mí el beneficio que extraigo del insulso debate.



8 PM

Los tiempos se les cumplen a los políticos, así que en un ratito estarán en eso que llaman debate. Cumpliré con la encomienda que me he dado de verlo. Llevo la última hora antes del debate viendo videos de Barbosa y Martha Érika, sobre todo, pues no hay mucho por escrito a la vista. "Igualdad para todos", dice MEA. Vaya perla la suya. Y otra más: "privilegios para los ciudadanos, no para los políticos". Si hay una ciudadanía seria, informada, tomará esto como el mejor de los chistes que sobre la realidad poblana en los tiempos de Rafael Moreno Valles se hayan podido hacer. Del lado de Barbosa encuentro esto: "Partiremos de un plan estratégico de desarrollo regional". Suena bien, dirá cualquiera. ¿Cuántos sexenios llevaremos escuchando un discurso así?

Por lo pronto son las 8, así que veré si los del IEE son serios con sus horarios. Pero a las 8 no empieza, casi, 8.03. Valerio explica, cumple a la altura de la rigidez del formato. He leído que en su mano tendrá un botón para cerrarle el micrófono a todo aquel que a su juicio agreda a otro. Increíble que dejen en la mano de un periodista la censura. Sí, acaba de confirmar que ese será su cometido. Por alguna razón pienso en el muñeco de Judas.



Alicia Jimenez Perez Todos contra Barbosa, dan risa

Julia Maria Tarno Fdez. Terrible. Simulación

Arranca Dóger y lee, quién lo dijera, el que mayores tablas debe tener. Dóger y su recuento de la inseguridad. La causa, la pobreza. Se va contra Barbosa. Supongo que asume su papel de tercero. Se apoya en algo cierto: tiene experiencia, en BUAP y Ayuntamiento.

Cristina Aguirre Beltràn . Pues sí. Pero Doger no juega en ésta es aliado de RMV. Si la hubiera jugado en serio tendría posibilidades porque nuestro candidato de MORENA está p'al arrastre.

Chaín arranca también contra Barbosa. Pero apunta contra MEA, "beneficiaria de Ciudad Modelo". Se presenta como no-político. Se lo creerán en su casa.

Va Barbosa. Poblano y familiar, así arranca. Va a los agravios del morenovallismo, que se quiere extender en privilegios. Transformar Puebla. No hace referencia a Dóger.

Va MEA. Trae desde niña la vocación de servicio, dice. Sí, saca lo de la igualdad para todos. Sabe qué nos duele, continúa. Retos: inseguridad y falta de empleos. Propuestas que sean viables. Resulta que hay que ayudarla.

"Etapa medular", dice Valerio. Desarrollo social. A eso van en tres minutos.

Chaín va en moto, y le da loas a la economía de Puebla, claro, fue secretario de Economía. Ir por más, por supuesto, faltaba más. Ahora resulta que necesitamos Secretaría de Medio Ambiente. "Dolor de cabeza de los empresarios". Orale, a defender a los pequeños empresarios. "De gorrita café" dice que serán los apoyos para ellos.

Con Barbosa más despacito. Pobreza, el problema, recuerda a Amlo. Desarrollo regional estratégico. 19 regiones. Resume programa. Creo que bien.

Va Martha Erika. Acude a sus apuntes. Señala a las mujeres y los jóvenes y padres de familia con empleos mal pagados. Seguro de desempleo para mujeres que pierdan su trabajo. Creo que eso no lo dicen sus espectaculares. Créditos, dice. Desigualdad. Apoyo a empresas que inviertan en zonas rezagadas. transporte gratuito. Nueva secretaríade Medio Ambiente. La que cerró su marido. Difícil para ella.

Alicia Jimenez Perez Y todavia.dice que la unica.que puede entender a las mujeres es ella, pero somos tan desiguales ella y las poblanas, ella no viaj .en en micros no la.asaltan, me supongo no tiene necesidad de estirar el gasto y medio comer y no tener para la salud y educacion de sus hijos no tenemos 135 hoteles de lujo ni muchisimas hectáreas en audi se identifica y comprende a las mujeres y que hizo por doña Elia va quien le creer a la duquesa

Va Dóger. Sigue con sus apuntes. Insiste en su experiencia, el único que ha gobernado. 4 mil pesos el salario promedio en Puebla. Generar empleos para empresas poblanas. Campo olvidado. 1 de cada 10 pesos invertidos por el gobierno. Gran fracaso de mototractores. Secretaría del Campo. Esaes una buena para él. Prioridad el agua y Valsequillo. Empleo para enfrentar pobreza.

Van las réplicas. Chaín contra Barbosa. Le da pánico que quiera quitar el impuesto sobre la nómina. Cumple con la tarea que le endilgaron.

Barbosa no lo pela. Habla del agua. Derogar la ley de privatización del agua y realizar proyecto hídrico. Rescatar el atoyac y el valsequillo. Al final quiere replicar pero le quitan el micrófono, se le acabó el tiempo.

MEA dice que uno de cada dos poblanos salieron de la pobreza extrema. Camino correcto. Le da a Barbosa con el no título. Habla de reingeniería en el caso de la privatización del agua. Se le termina su tiempo. Valerio en lo suyo.

Va Dóger. Hospitales sin medicina. Desregulación, dice. ¿Qué será eso? Senador y gobierno han engañado.

Ahora la contrarréplica. Chaín en lo suyo. Saca sus cartoncitos y dice que Barbosa sabe gastar pero no generar riqueza. En eso él es el especialista, dice. Hoy en Puebla hay muchos que ya ven el mundo con otros ojos.

Barbosa: el gobierno de MV fue un fracaso, sólo exitoso en corrupción. Habla de subrogación, ¿alguien entenderá esa palabra?

Va MEA: "Nada de lo que me puedan atacar". No es MP, que acudan ante la autoridades correspondientes si alguien tiene algo contra su marido. Luego saca su cartoncito para defender el predio de su familia en Ciudad Modelo. Da la impresión que lo de los cartoncitos de Chaín provienen de la misma asesoría.

Dóger también saca cartoncitos y le da a Barbosa con su 3 de 3.

Mucho ayudaría menos rigidez.

Ricardo Moreno Botello MEAH suplica que la pelen, que allí está.

#DebatePuebla: En su presentación, Martha Erika evita ataques y dice que hablará sólo con propuestas

Saltaron a la corrupción y la inseguridad.

Barbosa. No lee, eso le ayuda contra los otros. Describe los seis años de MV. Los contratos deprestación de servicios. Sobreprecios. El autor de todo ello, la empresa de Aspe Armella, el resultado, la deuda. Tiene que haber Sistema estatal anticorrupción. Se enreda con los "entes públicos". Acabar con la mafia del poder.

Va MEA. Violencia, desgraciadamente también en Puebla. Combatir las causas: descomposición en del tejido social. Recuperar espacios públicos. Invertir en cultura. Duplicar el número de policías. Dignificar. Acercar los servicios a la gente. Saca el tema de MP, pero de ladito, Su esposo acabó con ellos, me digo yo. Sistema estatal anticorrupción. Que el que la haga la pague. Ella es mujer, las entiende a todas. Ruta naranja. En su papel en ese asunto de presumir su género.

Va Dóger. Cifras de violencia. Domina el tema, eso sí. Incapacidad de los gobiernos panistas. Más cifras. Le falta contundencia, me digo. Vas en tercero, ya no me des datos. Ahora sí, el gobierno quitó a uno de cada tres policías. De nuevo a las cifras. Ya lo sabemos. Cambia de tema a corrupción, cambia de papelito. La sociedad nombrará al contralor. Una buena para él. Se tardó.

Va Chaín. Acudo a mis principio demócratas más profundos para aguantar a este tipo. Nos ha quitado el tiempo a todos.

No lo escucho más. Me lo tomo como descanso. Aprovecho para preguntarme si este debate sirve de algo.

Ruby Soriano De nada Sergio....una falta de respeto para los poblanos. Este es un montaje donde predomina la simulación.

Rosita Miron No

Julia Maria Tarno Fdez. Noooo

Aura Aguirre Ya nada sirve. Los dados están echados.

Ricardo Moreno Botello Está más interesante la "guerra" PRI-AN.

Daniel A. Rivero Romo Como todos los debates.

Moni Barcena AMLO a la delantera, ganando como por 5 cuerpos

Miguel Angel González No, todo a modo...

Guadalupe Renata Para evidenciar lo que ya sabemos del goberladron

Jorge Saldaña Romero Para aclarar más que mi voto sin duda será para #BarbosaGobernador y

José Luis Torres Varela De nada, se notaron los paleros pagados por Morena Bella.

Guadalupe Renata Pero todos! No faltó ninguno

Julieta Dominguez Silva Por supuesto que NO

Coco del Razo Si sirve para llenar los bolsillos de los medios de comunicación

Alif Abdala Sirvió para exhibir lo esperado 3 vs 1

Cristina Hernandez ..en nada, Po ero un rápido análisis social..y algo de cerebro y temor me dice que....SE LARGUEN TODOS!!

Va Valerio, busco el botón, me da la impresión de que ya quiere sacarlo...

Christian Sánchez DE PLANO QUÉ NO HAY OTROS PERIODISTAS, TIENE QUE SER EL DE SIEMPRE? El que se arrastra con el gobierno?

Réplicas.

Barbosa. MEA y su nivel social no le permite entender lo que les ocurre a las mujeres poblanas,

MEA: debata con MV, hubiera sido candidato hace ocho años. Puebla no se ha endeudado, y saca cifras. MV la redujo. Increíble, me digo.

Dóger le da a Barbosa. Lo acusa de traidor. No dice nada de la deuda y lo que acaba de afirmar la señora. Va a propuesta: bajar los índices delincuenciales.

Va Chaín. Dice que le encanta la sociedad civil. Dios, ¿de dónde salió este tipo?

Barbosa: sólo una vez al tercer lugar lejano Dóger. Le hace el juego a MV. Se dice desconcertado.

MEA: misoginia de Barbosa. Ataca a cientos, miles de mujeres que lucha por tener un papel en la sociedad. "Me suena a Luisito Rey”, dice, y yo supongo que eso es un chiste.

Dóger: va tras Barbosa. Saca una carpeta. Desprecia a los poblanos. Lee el ataque, increíble, ¿no puede decir algo sin leerlo? "Deberías estar con Anaya". Ah, esa no la leyó.

Chaín habla de "este ejercicio". Va contra Barbosa. Saca otro cartoncito y del Universal, diario que parece que trabajó para el evento.

Sí, esta vez sí ya se convirtió en todos contra Barbosa.

Alicia Jimenez Perez Asi es

Hago un alto. ¿Dónde queda el estado de Puebla?

Alicia Jimenez Perez Jajajaja quedo fuera el edo

Omar Delauto Les interesa?, Hablaron de la gente de a pie,trabajadores,amas de casa,jubilados..naa, gastar,gastar,gastar...sin obras,no hay sobras?

¿Cuáles serán las cifras reales de las encuestas en Puebla? Todos contra Barbosa, que es lo que ha ocurrido hasta ahora en el debate, me lleva a preguntar si los siete puntos de ventaja que le da a MEA el Sol de Puebla son reales.

Ricardo Moreno Botello Es justo al revés.

Beto Morales Así es

Beto Morales Es obvio que quieren bajar a Barbosa porque va arriba y él está muy tranquilo y no cae en las vulgaridades

Alfredo Gómez No es que caiga en vulgaridades lo que paso que no sabe como contestar se hace la víctima nosotros como ciudadanos hay que ver por el perfil y propuestas que tienen cada candidato no caer en el error de irse por marca o partido ya recapaciten

Lourdes Morán Con todo y todo el voto de castigo a MV se va a aplicar... Cómo ya alguna vez le pasó a Marín que, después de todo no fue un tan mal gober... Ya viéndolo en retrospectiva y comparándolo con RMV.

Niels Covarrubias no fue tan malo? no mandó a secuestrar a Lydia Cacho? no protegió a Nacif? No por su culpa la planta de motores se fue a Silao?

Lourdes Morán Niels Covarrubias pues si. Y todo el caso del "gober precioso" por eso el voto de castigo. Pero ya si lo comparas con las obras faraónicas y sin sentido de MV la represión, y la falta de sensibilidad pues ya hasta te cae bien.

Niels Covarrubias Lourdes Morán ¿y la llegada de AUDI? ¿El aumento del 150% en el turismo? ¿El crecimiento de la VW? Esas obras "faraónicas" han repercutido en bienestar para la gente que trabaja en los servicios. Ve todos los nuevos hoteles y restaurantes que generan empleos. Ve a Zacatlán y Cuetzalan donde ahora la gente tiene más opciones gracias al turismo. El museo Barroco ha sido un proyecto impresionante que goza de enorme prestigio y atrae a muchísimos turistas, lo mismo pasa con la rehabilitación del centros histórico, la noche de museos, el parque de los fuertes, el parque lineal y la estrella de Puebla. Ojalá puedan ver la fotografía completa para poder medir mejor los resultados de un gobierno.

Ofelia Estrada Dela Mora Niels Covarrubias también pederasta!!

Lucero Alvarez H Niels Covarrubias no se arriesguen a visitar Cuetzalan a menos que tu comentario sea en doble sentido y quieres que los maten... hay que ser realistas de lo que dejo MV. Cuetzalan un lugar hermoso pero de los más inseguros que hay.

Lourdes Morán Niels Covarrubias la mayor parte de las obras que mencionas no eran necesarias, nadie las pidió y se abandonó a los sectores más vulnerables. La pobreza de agudizó en el estado creo que ocupamos como un vergonzoso cuarto lugar en pobreza extrema. La inversión de las grandes empresas está bien. Pero ni el barroco, ni la estrella, ni el teleférico que recorre 500 mts ni los Miles de kilómetros de rejitas chistosas, ni el monumento fálico en medio del Blvd norte ni la RUTA que en vez de resolver problemas de transporte los encareció y complicó ni el dichoso e inservible tren a Cholula fueron obras que se agradezcan.

Miguel Angel González Nadie le pega a quien va en tercer lugar o más abajo...las encuestas están manipuladas y es obvio ver por qué le pegan a Barbosa...pero esta canijo ver y escuchar con que calidad moral acusan de algo que todos ellos tienen una larga cola....

Moni Barcena Todos contra Morena!!??? En dónde escuché eso?

Ofelia Estrada Dela Mora Que tan cierto es que Marín está con Barbosa?

Jorge Sanchez Hevia Es el mero jefe.

Moni Barcena Hasta donde se Marín trató de acercarse pero lo batearon a la de ya!

José Luis Servín El sábado me tocó contestar la encuesta de MEBA y el cuestionario es bastante tendencioso, no es una encuesta seria, preguntan si conoces a los candidatos, después que si sabes que Barbosa tiene muchas propiedades y así te llevan enlistando negativos de Barbosa, les dije que eso no es una encuesta es campaña.

Luis Ricardo En wikipedia tienen otros datos:

No hay texto alternativo automático disponible.

Fernando Escondrillas GarcíadeLeón Vamos a dejarlo para el 1 de julio

Maria Elena Ibanez Marín metido en morena en Puebla!!!!! Sólo faltaba él y J. Duarte

Lourdes Morán:

La imagen puede contener: texto

Niels Covarrubias Lourdes Morán el CONEVAL te desmiente. Puebla redujo a casi la mitad la pobreza extrema en los últimos años.Tal vez tú no veas los beneficios de las obras pero no por ello dejan de existir. Si, sigue habiendo muchos pobres pero el crecimiento económico es la mejor manera de generar riqueza y solo la riqueza acaba con la pobreza. Repito: necesitamos ver la fotografía completa para evaluar a un gobierno.

No hay texto alternativo automático disponible.

Regreso con Dóger. En serio, dice, su sexenio será el de la educación. En serio, repite por segunda vez. Increíble, escribo yo una vez más al verlo, sigue leyendo. No me lo esperaba de este "contendiente". Otra propuesta de Dóger, Secretaría de la Mujer. Buena para él.

Alif Abdala Para q no sirva seguro de nada.

Fidel Glockner Rosainz Jajajaja a huevo tiene varios prospectos

Chaín. Creo que me tomo otro tiempo.

Me recuerda Cháin que va por el partido verde. La mayor punta de sinvergüenzas que han pasado por la política en los últimos veinte años. Qué horror la política en México con tipos así. Qué derrota del medio ambiente con ellos. Qué cuña encontró el PRI con esta mafia. Y en Puebla en manos de Moreno Valle. Qué farsa. Imposible no calentarse tras ese bla, bla, bla.

Tiyat Tlali Sierra Norte Respira profundo!

Julia Maria Tarno Fdez. Espectacular tomada de Pelo

Barbosa. Va a pie contra la motocicleta del hablantín Chaín. Ahora sí saca papelito para el tema de seguridad. Polícías del gobierno vinculados al crimen organizado. Creo que aquí le falta ir a fondo. "Golpes duros", dice. Cien días, pide, para acabar con la percepción de que las policías trabajan para la delincuencia.

Van las réplicas.

MEA: va por los paisanos, se fueron por necesidad, dice. Algo pensará en ellos que les promete todo.

Ni tiempo tienen de exponer sus puntos. Qué afán por someter a todos al tedio.

Dóger cuestiona el formato. Vuelve sobre su experiencia y las mentiras de los otros. Creo que ya es tarde para ello.

Chaín regaña a Barbosa.

Barbosa: dice que respeta a MEA. "Fui salvajemente sancionado por violencia de género por el IEE". Saca por fin un cartoncito. Es el anuncio de la tele en el que la firman como señora de Moreno Valle. No se lee lo que quiere que entendamos. Mal asesorado.

MEA, "ataques misógenos", dice.

Ya me empieza a dar risa. Creo que el problema sí está en el formato. Es absurdo que no se nos permita a los ciudadanos ver una confrontación a fondo. Ahí va Dóger queriendo hacer de cuña. Y va de nuez contra Barbosa. Insiste en su idea de vincularlo con Anaya. ¿Ganará algo con esto?

Chaín saca una batería de cartoncitos contra Barbosa. ¿Alguien le recordará a este señor que hara en la política hay dignidad?

Barbosa cae en el juego y se defiende contra Dóger. A su favor, no saca cartoncito. MEA Y Dóger, "inmensamente ricos".

Valerio y el final. Tres razones para ser gobernador. Qué pena el periodismo que representa este tipo.

Luis Ricardo Más blando que el felpudo de la casa de los Moreno Valle.

Alejandro Badillo Periodismo-infomercial.

Alif Abdala Es público q también forma parte de los empleados de Moreno Valle.

Zeus Munive Vaya hasta que alguien se atreve a decirlo

Aranzazú Ayala Martínez "periodismo"

Entonces vendrán los sueños guajiros que nos leerán los candidatos.

Dóger lee su cierre. Lee que él representa el cambio seguro. Ni qué decir que sabe leer.

Chain nos recuerda que siempre ha vivido de su sueldo en el gobierno. Al menos eso entendí. Y con “mención honorífica”. Termina con su papel contra Barbosa.

Martin Fortiz Si, muy sarcástico, pero a veces asertivo, y Barbosa no abono nada, me sorprendió muy encasillado.

Barbosa. IEE controlado por dinero de procedencia ilícita. Perversos, sociópatas malvados, solazándose en el lodo… Se refuerza con AMLO. Dice que será sensible, honesto. De buena fe. Quitarle la fatuidad y la fantochería al gobierno. Nunca más el poder para enriquecerse.

Niels Covarrubias Jajajajajaja y sus casas y bienes ¿se los heredaron?

Va MEA: Lee su cierre: sentimientos encontrados, dice. Reconoce avances, segundo piso entre ellos. Llegó el tiempo de acabar con los privilegios, privilegiar el diálogo. Hacer valer el Estado de derecho. Gobierno más humano. Va por el cambio, dice, el que significa ser mujer.

9.30

Acabó. Hora y media. A Valerio lo cortan en la transmisión de e-consulta. Triste papel el del periodismo en Puebla.

Un comentario ya no tan en caliente.

Aunque sea rígido el formato y el papel que le dejan al periodismo sea nulo, de algo ayuda el debate. Es una pena que no hayamos tenido la oportunidad de una discusión seria sobre problemas tratados por encima. Imposible para cualquiera resumir en bloques de tres minutos asuntos como el del huachicol y el involucramiento de las instituciones de seguridad pública con la delincuencia. Lo que MEA o Barbosa vayan a hacer no pasará por los ciudadanos.

MEA en un papel que cualquiera que esté bien informado verá con sorna. Imposible para mí creerle que está por la igualdad para todos y el fin de los privilegios para los políticos. La memoria es inmediata, apenas ayer su marido dispuso como un déspota absoluto de la vida y personas en el estado. Supongo que habrá quien le crea. Y que seré juzgado por ella como misógino.

De Barbosa. Era de esperar su silencio ante los cuestionamientos al marinismo que ha brincado a su barco. Diré mejor que esta contienda electoral perfila a los dos grupos priistas que se han hecho de la política en Puebla desde los tiempos de Piña Olaya. Bartlett y Marín, Piña, Melquiades y Moreno Valle. Así nos hemos ido en treinta años y cinco sexenios. El PRI no morirá con esta elección, ha reencarnado en el panismo con Moreno Valle y aquí en Puebla quiere reinventarse con las alianzas que Andrés Manuel ha hecho para asegurar la presidencia. Las consecuencias las veremos. Habrá que esperar la acción de los que construyeron Morena en Puebla y que no vienen de las corrientes priistas, y son la mayoría. Me gustó lo planteado al principio por Barbosa: pensar desde las regiones, construir con perspectiva regional la economía y el rescate del medio ambiente. De todo lo escuchado es lo que realmente valió la pena. Cómo construir esa perspectiva estratégica desde las regiones. Cuánto nos valdría que lográramos eso en Puebla.

La verdad es que tenía tiempo de no ver en vivo a Dóger. Dejó la presidencia municipal en el 2007. No me explico su excesiva atención al texto. Y menos que cerrara leyéndolo. Sí creo que debe tener una versión bien armada sobre la problemática del estado. Pero creo que no entendió bien el momento. O ya definitivamente piensa que no tiene posibilidad alguna en la contienda. ¿Si tus rivales te llevan quince o veinte puntos tiene sentido pegarle a uno de ellos? Luego pienso en la frase que lo motiva: "cambio seguro". Con la marca del PRI decir eso, Está perdido.

Medianoche

Recuperar lo escrito a la carrera. Las voces de quienes participaron en la tertulia en facebook. Afirmar que a pesar de todos los saldos negativos que cargamos, para un rumbo o para otro hay cada vez más y mejor ciudadanía.

Populismo

A Carlos Figueroa Ibarra mi solidaridad ante las calumnias vertidas por el diario Cambio.

Un término que en la teoría política ha llevado a estudiosos como Ernesto Laclau (La Razón Populista. FCE) a elucidar la lógica de lo político al momento de construir identidades sociales ahora se suelta comúnmente como un descalificativo peyorativo adverso a la democracia. En la contienda electoral actual es tan recurrido el término para descalificar al oponente político, particularmente AMLO, que empieza a tener ecos de aquel señalamiento de “comunista” con que se descalificaba a cualquiera que reclamaba justicia social. Algunos aún recordamos letreros colocados en ventanas o puertas con la leyenda: “Este es un hogar católico. No aceptamos propaganda comunista” que tan fácil como absurdamente podría actualizarse en esta coyuntura con una leyenda que dice: “Este es un hogar democrático. No aceptamos propaganda populista”. Como descalificativo en las peroratas de políticos el término suena a sustituto de alguna impronunciable grosería o de una enfermedad apestosa; pero cuando la utilizan intelectuales para hacer pronósticos agoreros de lo que nos depara un gobierno “populista” de AMLO, el termino ya está asociado a un régimen carismático que instaurado en México acabará con la democracia.

Recurriendo al término populista de esta manera, sea solo con fines de descalificación del adversario en la contienda política actual o desde una definición unívoca que alimenta más bien prejuicios desde presupuestos teóricos que fija el término en una sola orientación ideológica,



creo que empobrecemos el análisis que nos permite reflexionar la lógica misma del espacio político y la construcción de identidades que históricamente enseñan los movimientos populistas. Y sobre todo nos quedamos sin respuestas a la pregunta que apuntaló Ernesto Laclau hace ya varías décadas ¿Por qué en ciertas coyunturas históricas (como la que vivimos actualmente en México) una alternativa política solo se puede articular en términos populistas?

Ernesto Laclau y Chantal Mouffe ya en la década de los ochentas cuestionaron los supuestos sobre sobre los cuales descansan las definiciones y el estigma asociado al populismo en el discurso dominante en las ciencias sociales porque no elucidan la dimensión política distintiva y siempre presente del populismo y necesariamente concluyen solo en una condenación ética. Laclau y su densa obra sobre los populismos históricos abordó el tema más bien desde la racionalidad propia del populismo aproximándose desde una óptica que “rescata” el populismo de la denigración discursiva como “mera retórica”, o restringido solo a alguna de sus variantes históricas, como era el caso (y lo sigue siendo) con muchos politológos (ver J.Silva Herzog Marquez. “La razón populista de Ernesto Laclau”. Letras Libres. 30 de Junio 2006). Laclau evitó así reducir el populismo a expresiones o contextos sociales específicos y orientó su indagación a determinar los mecanismos de articulación identitaria que construyen un espacio social dividido en dos campos antagónicos: un “nosotros-pueblo” y un “ellos-poder”; y que moviliza a heterogéneos grupos con heterogéneas demandas sociales aunque en una cadena discursiva de equivalencias.

A comienzo de los ochentas del Siglo XX algunos de nosotros en Puebla le escuchamos exponer sus ideas en un coloquio que promovió el entonces llamado ICUAP con miembros de Solidaridad de Polonia como ponentes principales. Para Laclau la investigación/reflexión del populismo histórico (ya sea como experiencia política del campesinado ruso a finales del siglo XIX o de muchos gobiernos latinoamericanos a lo largo del Siglo XX ) no debía centrarse en hallarle una precisión ideológica ni terminológica unívoca sino en indagar su racionalidad política. El populismo es una forma de constituir una identidad social (insistió esa noche y en su obra publicada) a partir de una multiplicidad de identidades sociales. Surge cuando demandas sociales quedan sin respuestas ante un orden social excluyente, un orden social “dislocado” en sus términos, en la cual la parte excluida fomenta una subjetividad popular que se representa como el todo y puede o logra movilizar políticamente al colectivo heterogéneo. Las implicaciones de su teoría fueron y son radicales: Laclau cuestionó una visión de la política que supone que la representación política se logra sobre elementos clasistas o ideológicos ya constituidos y propuso la idea que en el proceso mismo de buscar la representación los movimientos populistas muestran cómo se constituyen o construye aquello que se busca representar. Es decir, el “pueblo”. El populismo puede adquirir rasgos autoritarios, siempre sostuvo, pero no es una ideología específica sino más bien la construcción del espacio propiamente “político” cuyas características habían que ubicarlas más bien en la cadena discursiva de significados construidos por los grupos movilizados. Aunque han pasado muchos años todavía recuerdo cuando Laclau reflexionaba sobre una idea de pueblo como categoría política y los de Solidaridad, en lucha entonces contra el estado comunista polaco, escuchaban atentos; mientras que sus ideas “postmarxistas” no caían bien con los marxistas para quienes existía solo un agente de cambio privilegiado en la historia, el proletariado. La idea más radical que exponía tenía además fuertes implicaciones para la democracia. Laclau refería que la construcción de “pueblo” como el sine qua non de todo funcionamiento democrático es lo que aportaba el populismo a la democracia mediante “…la construcción de una cadena de equivalencias desde demandas fragmentadas y dispersas y su unificación en torno a propuestas populares que funcionan como significantes vacíos[1][1], no conducentes al totalitarismo sino (como) la condición misma para la construcción de una voluntad colectiva en la que, en muchos casos, puede ser profundamente democrática” fue su argumento. La recuperación del concepto de pueblo como categoría política, para Laclau, abonaba no solo a la democracia sino a la comprensión de cómo en el espacio político se construyen las identidades desde una pluralidad de inconformidades, hartazgos o antagonismos contra el orden establecido.



Al referenciar su tesis sobre el populismo, sin embargo, no estoy buscando que la suscriban sino más bien solo recordando que el termino populismo, tan en boca de todos y peyorativamente contra AMLO en esta contienda electoral, no es sinónimo de anti democracia para su más importante investigador y teórico.

Finalmente, como decía un amigo, la densidad de la problemática que nos plantea la política trascienden estas discusiones. Y en esta contienda electoral éstos sobre si es o no populista la alternativa o la alternancia que propugna AMLO funciona más bien solo como un distractor discursivo que busca simplificar el espacio político. Pareciera evidente además que el espacio político actual ya se expresa polarizado entre un “nosotros-pueblo” contra un “ellos- poder”.

El resultado de la contienda electoral se encargará de decirnos si es así o no. Si efectivamente

la cultura de alternancia, es decir la disposición no solo por cambiar de un partido a otro sino de desplazar del poder a una clase política instaurada desde el proceso electoral de 1988, es ya un catarro que contagió a un amplio y plural suelo ciudadano. Y si ese “pueblo”, desde ámbitos distintos, desde inconformidades y agravios múltiples le entrega su voto a AMLO, los más preocupados actualmente por su posible triunfo electoral tendrán que ocuparse en ver cómo le jalonean, a la izquierda o la derecha, a su peor pesadilla “populista” cuando ya está sentada en la silla presidencial.

[1] He traducido de la edición en inglés; “significantes vacíos” es un concepto clave de su compleja argumentación al cual no puedo hacerle justicia en este ensayo. Ver La Razón Populista. FCE.

Apenas regreso de Atlixco, con tormenta plena en la carretera y los interrogantes que me deja la tarde en el mitin de Andrés Manuel López Obrador. Escribir historias inmediatas, llegar en caliente a la máquina para escudriñar la libreta y la memoria. Hacer preguntas simples, ¿qué es lo que más llamó mi atención?, por ejemplo. O de las personas que conocí, con las que pude platicar, ¿que he aprendido de ellas?
Por ejemplo, Gregoria, con un negocio de comidas por el asta bandera, ilusionada por lograr una fotografía con el candidato. "Le tengo una enorme fe", me alcanza a decir. Ella ha logrado colarse a la zona del templete, pero la turba que acompaña a Andrés Manuel vuelve imposible su esfuerzo, pues pasa el hombre mirando a todos y a nadie, estrechando manos, todas las que ha podido apretar en Martínez de la Torre, en Teziutlán, en Tecamachalco, ahora mismo en este atiborrado parque de beis "La Alfonsina", con todas sus habilidades logísticas para la catástrofe que por fortuna no ocurre. Pero ahí está Gregoria, con su foto al fin que logro tomarle con el próximo Tlatoani al fondo...
O este viejo tejedor en la desaparecida fábrica textil El Volcán, al que la muchedumbre ha desmayado y a quien logran rescatar desde el micrófono en el templete. Habla por él su nieta Yasmín, habla de sí una joven que se da tiempo en pensar su respuesta a mi pregunta simple, ¿qué esperas del próximo presidente? "Que me encuentre un trabajo", me dice al fin. Que le construya un futuro a esa muchacha de 26 años que mira cómo poco a poco se recupera del colapso el viejo trabajador que ya no fue testigo de las guerras civiles obreras en los años 40 del siglo pasado, pero que sí alcanzó a contemplar el galerón cerrado de la antigua fábrica a finales de los noventa.
Para ellos estará entonces este hombre que ha ilusionado a medio país como no veía yo que sucediera hace mucho tiempo en una ciudad poblana. Tal vez Cárdenas, en 1988.
Cierro la libreta para trabajar mañana una crónica enredada, que pasará por esa pequeña guerra que traen los Morenas en Atlixco y que se palpa en los gritos "Villarroel, Villarroel" contra los "Eleazar, Eleazar" por el que los grupos que respaldan a los que pelean por la candidatura a la alcaldía. O que intentará imaginar cuando López Obrador ya presidente cumpla su oferta de vivir en su casa de Tlalpan --ya desde ahora me digo que eso sí que será divertidísimo, lo que le faltaba al viejo ex Distrto Federal-- y desde ahí discurra por las noches sobre lo que será su gobierno en manos de esa extraña amalgama de personalidades que ha logrado conjuntar, por ejemplo, en este templete de Atlixco: Bartlett y sus allegados Barbosa y Armenta, o la desgañitada Nancy de la Sierra, o el abogado Jiménez Meneses, notario y ex secretario de Gobernación, todavía en febrero pasado militante del PRI o mejor aún, Melitón Lozano, de todos ellos el más probado en una trayectoria de izquierda poblana empeñosa y seria. O Blandina Ramos Ramírez, diputada sí, pero tal vez la única campesina --sembradora de amaranto en su pueblo San Lucas Tulcingo, en Tochimilco-- que ha ocupado una curul en San Lázaro en toda la historia de Puebla.
Vaya país morenista que se le vendrá encima al venturoso de brazos abiertos Andrés Manuel.
Mirar entonces, ya en la medianoche, la fotografía de Blandina con su rebozo observando a AMLO frente a la masa. Mirar entonces desde sus ojos a esa masa arrebatada por la visión de un país que la contenga.

Mundo nuestro. El siguiente es el comunicado dado a conocer este lunes 4 de junio de 2018 por el Centro ProDH (Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez, A.C. sobre la decisión del Consejo de la Judicatura Federal informó que el Primer Tribunal Colegiado de Circuito del Décimo Noveno Circuito, al resolver los amparos en revisión 203/2017 al 206/2017, ordenó reponer la investigación del caso Ayotzinapa dada la gravedad de las irregularidades detectadas, así como la creación de una Comisión de Investigación para la Justicia y la Verdad en el caso Iguala.

HISTÓRICA SENTENCIA DEL PODER JUDICIAL DE LA FEDERACIÓN EN EL CASO AYOTZINAPA:
ESTABLECE LAS GRAVES IRREGULARIDADES EN QUE INCURRIÓ PGR
Y ORDENA CREAR UN MECANISMO EXTRAORDINARIO DE JUSTICIA Y VERDAD



Ciudad de México, a 04 de junio de 2018. El día de hoy, mediante una nota informativa, el Consejo de la Judicatura Federal informó que el Primer Tribunal Colegiado de Circuito del Décimo Noveno Circuito, al resolver los amparos en revisión 203/2017 al 206/2017, ordenó reponer la investigación del caso Ayotzinapa dada la gravedad de las irregularidades detectadas, así como la creación de una Comisión de Investigación para la Justicia y la Verdad en el caso Iguala.

Dada la extensión de la sentencia y su importancia, las familias de los 43 normalistas iniciarán un proceso de análisis para revisar sus extremos y posicionarse públicamente en días inmediatos. No obstante, dado el impacto público de esta histórica resolución, destacamos desde el día de hoy los siguientes puntos:

1. Saludamos la resolución del Tribunal como un importante aporte del Poder Judicial de la Federación para alcanzar la verdad y la justicia en el caso. Frente a los múltiples señalamientos críticos a la llamada “verdad histórica” por parte del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI), de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), y de la propia Oficina en México de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (OACNUDH), el Gobierno federal respondió siempre que serían los tribunales mexicanos los que emitirían la calificación final de la indagatoria. Hoy lo han hecho y su veredicto es contundente: la acusación de PGR es insostenible y toda la investigación debe ser revisada de manera autónoma e imparcial.

2. Las impugnaciones que derivaron en esta sentencia fueron presentadas por algunos de los acusados, que refirieron haber sido objeto de tortura. No se trata de juicios promovidos por las familias de los 43 estudiantes desaparecidos.

3. La sentencia pone especial énfasis en la existencia de pruebas respecto de la práctica de la tortura dentro de la investigación y, en ese sentido, llama a que se recurra a peritos ajenos a la PGR que formen parte de instituciones públicas o privadas independientes. En ese sentido, confirma que la investigación puso especial énfasis en la obtención de declaraciones mediante coacción y que estas alegaciones de tortura y malos tratos no han sido investigadas adecuadamente. Así los magistrados, en el párrafo 764 de la sentencia, señalan: “En el caso, no sólo son las alegaciones sobre tortura, las que involucran al personal de la SEIDO, sino además se cuenta con múltiples casos en los que las personas aseguradas sufrieron lesiones o incremento de las mismas, hasta en tanto estuvieron a disposición de dicha Unidad”.



4. La sentencia también insiste en que en el actual contexto institucional y sobre todo en el presente caso, la PGR ha actuado con parcialidad y sin autonomía; por ello, la resolución debe entenderse como un llamado a la creación de una Fiscalía genuinamente autónoma. Un ejemplo claro de la ausencia de independencia e imparcialidad es lo referido por los magistrados en el párrafo 1033 de la sentencia, pues establecen: “…no se aprecia que se hayan explorado siquiera las líneas de investigación que apuntaban a la participación del personal del Ejército Mexicano, y la Policía Federal; y encima de ello, tampoco aparece que se hayan investigado los actos de tortura, lo que conlleva que igualmente no se ha indagado al personal a quien se atribuyen tales actos, entre ellos, a los integrantes de la Secretaría de la Marina Armada de México”. Otro ejemplo es lo señalado por los Magistrados en los párrafos 1148 y 1149 de la sentencia, pues en los mismos establecen: “1148.…la investigación precedente, que en general estuvo dirigida a practicar y poner sólo énfasis en aquellas pruebas que pudieran apoyar una versión de los hechos que narraron varios detenidos en sus declaraciones autoincriminatorias (cuya legalidad, como se vio ha sido cuestionada por este Tribunal Colegiado), acorde a la incineración de los estudiantes en el basurero de Cocula y el depósito de sus restos en el Río San Juan”. “1149. De esta manera al conceder un peso excesivo a la referida versión de los hechos, se dejaron de explorar otras líneas de investigación”.

5. La sentencia ordena crear una Comisión de Investigación para la Justicia y la Verdad en el caso Iguala, como un “procedimiento alternativo” (párr. 1102) para subsanar y corregir la deficiente actuación de la PGR. Para su conformación, la resolución pone especial énfasis en la necesidad de que participen las víctimas, sus representantes, la CNDH y organismos internacionales. En este sentido, destaca que el Tribunal refrende la relevancia que ha tenido el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) en el presente caso e inste a que en la nueva etapa de investigación éste sea escuchado mediante sus integrantes, afirmando que “no sólo sería factible sino además recomendable que se vislumbrara un nuevo período de participación” del Grupo (párr. 1134).

6. La resolución del Primer Tribunal Colegiado de Circuito del Décimo Noveno Circuito viene a confirmar que la verdad en el caso Ayotzinapa no está dicha, que el paradero de las víctimas no está esclarecido y que el actual Gobierno federal incurrió en múltiples irregularidades durante la investigación. Por virtud de la sentencia, esta valoración ya no proviene solo de instancias internacionales, sino que ha sido establecida por un tribunal nacional. Como señala el Tribunal, “es necesario que el asunto sea conducido bajo una nueva óptica y etapa” (parr. 1151). Dada la reiterada resistencia del gobierno de Enrique Peña Nieto a descartar definitivamente la hipótesis oficial, exigimos un compromiso público de que en lo que resta del sexenio se cumplirá el fallo y no se manipulará el expediente para impedir el esclarecimiento del mismo.

7. Toda vez que la sentencia hoy emitida es insistente en que los derechos de las víctimas deben ser el centro de la investigación, desde este momento se hace un llamado a los tres Poderes de la Unión, para que cualquier acción relacionada con la implementación de este fallo sea previamente consultada y acordada con las víctimas y sus representantes. La propia sentencia multirreferida, al precisar los efectos del amparo en el párrafo 1194, apartado VII, incisos del “d” y “e”, establece que: “d. Todo oficio o determinación que se emita para su validez deberá contar con el aval de los representantes de las víctimas y de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos” y “e. Las líneas de investigación y pruebas a practicarse serán determinadas por la representación de las víctimas y la Comisión Nacional de los Derechos Humanos…”

8. Finalmente, no pasamos por alto la exhortación que los magistrados refieren en su sentencia (apartado VIII, párrafo 1241) dirigida al Presidente en relación con la Comisión de Investigación para la Justicia y la Verdad en el caso Iguala: “De la manera más atenta y respetuosa se le solicita al señor Presidente de los Estados Unidos mexicanos, gire instrucciones a todas las secretarías y dependencias que integran su gabinete para que en el marco de sus respectivas atribuciones se sirvan prestar el apoyo y las demás necesidades que requiera la referida Comisión”.

En el año de 1988 y al caer la noche del miércoles 4 de julio, el día de la votación para la Presidencia y el Congreso, miles de gentes de manera espontánea se quedaron al recuento final en las casillas, miles caminaron llevando las urnas para depositarlas en los seccionales. Se pernoctó en la fría noche del altiplano resguardando los votos que de pronto habían adquirido un gran valor a ojo de ciudadano pues en el recuento de casillas salía victorioso Cuauhtémoc Cárdenas. A la misma hora, en los recuentos seccionales resguardados por el ejército y con funcionarios electorales dentro, se procedió a cambiar las votaciones. Así nació la democracia moderna mexicana.

Hay un gran cambio que puede venir, pavimentado por muchos grandes y pequeños cambios que se manifestaron en estos meses de una insólita campaña electoral. Pero aún con sus grandes ventajas el gran cambio no tiene garantía el primero de julio. En ese dilema de su victoria o su derrota, se van a librar las batallas de junio.

¿De qué pequeños y grandes cambios ocurridos en esta campaña hablamos? El más grande es la confluencia del malestar social muy diverso y plural con las propuestas de cambios planteada por Andrés Manuel López Obrador. La campaña a ras de tierra y la formación de una opinión pública crítica del estado de cosas da cuenta de ello y el nuevo rompimiento del techo electoral de los 50 puntos en las encuestas lo atestigua. Hay cuatro facetas surgidas de esta campaña electoral que anuncian la buena nueva de cierta innovación política de talante democrático.

Cambia la forma de la competencia electoral: el montaje de una competencia entre 5 candidatos con su identidad diferenciada y amplificada por la mercadotécnica, da paso a la lucha entre dos bandos: los que quieren la continuidad de lo que existe, y los que quieren un cambio sustantivo. La opinión liberal asegura que esa polarización hacia un referéndum fue creada por el líder mesiánico y su magia. Los hechos dicen otra cosa. Fueron el PRI y el PAN, desde 1988, los que empezaron a borrar sus diferencias y a crear el bipartidismo gobernante. Y desde el año 2012 el PRD procedió a entender la “izquierda moderna” como su adscripción al Pacto por México. No en balde, estos partidos defienden al unísono las reformas estructurales. Pero sobre todo es la percepción social ante cada modernización que les afecta como los gasolinazos lo que provoca que los diferentes según la mercadotecnia se vuelvan el mismo rostro de la continuidad que daña.



Se recupera el espacio público para la disidencia y el debate. La samba de una sola nota del mercado como solución racional, la apertura al mundo que encubre la integración a USA, el Estado no interventor que en realidad se convirtió en fábrica de políticos empresarios; esa narración hegemónica y monotemática cede ante un insólito debate abierto en la campaña electoral sobre sus temas capitales:, la turbiedad del nuevo aeropuerto, la reforma educativa que es control magisterial sin calidad pedagógica, la impunidad de los poderosos para lucrar con los asuntos públicos y las graves afectaciones sociales de la guerra contra las drogas. AMLO tuvo la iniciativa y la credibilidad para plantear los temas de la conversación pública y aprovechó las descargas contra él para afinar propuestas. Para la opinión liberal este fenómeno de ampliación del espacio público y su conversión en foro plural y crítico significa algo negativo, que se atente contra los “grandes consensos” que han construido al nuevo país por ellos imaginado.

La esterilización de los gérmenes antidemocráticos de la guerra sucia. La construcción del populista como enemigo público, la caída de la inversión, las invenciones anti religiosas, no tuvo eco ni comunicativo ni de reacción social. Tal vez porque cayó en una sociedad hastiada que ubicaron por su experiencia cuales eran los verdaderos jinetes del apocalipsis y proceden a decirlo en encuestas, redes sociales y concentraciones callejeras. Como carambola de cuatro bandas, la guerra sucia ha impulsado el debate público sobre todo en las redes sociales, obliga a precisar propuestas, daños y responsables, acentúa el ánimo combativo y rompe guetos de opinión.

La gran coalición. Como prueba de esa inmunidad social y comunicativa las adhesiones a favor del cambio rompieron las fronteras de las edades, de las regiones, de las religiones, de los jacobinos, de las clases sociales y de los géneros. Una larga modernización ineficiente y voraz, impune y violenta, fue sembrando agravios por toda la geografía y las sensibilidades de este país tan diverso. El liberalismo que machaca que todo proceso histórico es obra de grandes individualidades, no comprende ni es capaz de actuar de manera creativa sobre estas acumulaciones colectivas de agravios que ahora afloran, y no como unidad monolítica ante el gran líder, sino como expectativa de tomar la vida local, regional, en los lugares de convivencia y de trabajo, en las propias manos. Y esa gran coalición es la promesa de una potencia social que es la única capaz de realizar la gran transformación del país.

¿Y entonces, porqué insistir que esta estela de cambios positivos no da la garantía al gran cambio que viene? El fraude del siglo fue llamar democracia a la captura de instituciones electorales creadas por el esfuerzo colectivo de muchos, a manos de varias redes poderosas que las domaron. Y eso ocurrió con las instituciones que consagraron la pluralidad política: el sistema de partidos, la competencia, las alternancias; todos ellos sufrieron sus embates desde el año axial de 1988, el año del fraude. La receta fue simple, que costara mucho ingresar a ese mundo y que sus costos de operación fueran cada vez más elevados y sufragados por los impuestos ciudadanos más un plus decisivo: el dinero negro, nutrido por desviaciones de recursos públicos, aportaciones ilegales de corporaciones empresariales y por el lavado del dinero del narco. Así la democracia, junto a sus avances en la pluralidad y la competencia, dependió cada vez más de los grandes financiadores y del pago puntual vía acceso a presupuestos y obra pública. Se crearon las redes de la compra de votos, de inducción de la opinión, del tráfico de influencias y de la corrupción. Ese corazón negro de la política es lo que produjo agravios intensos en la población.

Los actos de campaña multitudinarios y el encabezar las encuestas acotan pero no desarman a esa maquinaria diseñada para ganar y cerrarle el paso a las opciones de cambio. Está indemne y acostumbra operar en silencio. Y sus tres circuitos de trincheras están listos para que en este mes de junio y con una desventaja insalvable en las encuestas, mantengan su el monopolio sobre la República y lleguen intactos a su treinta aniversario (1988-2018). El primer círculo descansa en el dinero negro orientado a la compra de votos y a inducir la opinión del elector. Su indicador es la cuantía y el ejercicio del “gasto social” y el gasto en publicidad. Se integra por los operadores electorales en programas federales, gubernaturas y municipios, que “mapean” distritos y secciones electorales para capturar votantes. Su saber es sencillo: las elecciones no son concursos de simpatías, son inversiones masivas de dinero que inician con la captura y terminan con el acto de votar. El segundo círculo es la compra de voluntades de presidentes de casilla, de representantes de la oposición, de funcionarios diversos, para que en el día D procedan a disminuir un poco las ventajas y aumentar otro poco las desventajas. Pequeñas modificaciones que en lógica matemática crean las grandes diferencias. Y el tercer círculo que refiere al operar de las autoridades electorales, las ejecutivas y las encargadas de la fiscalización, cargadas de sospechas de parcialidad y decisivas en el día que importa, el primero de julio. Esa maquinaria está lista y aceitada. Y en junio despliega su guerra relámpago.



Las batallas de junio: hacer valer el voto y el relato de lo que estamos viviendo. A diferencia de otras jornadas electorales, y especialmente de la del año de 2006, ésta cierra con una fuerza morena que provoca incluso claudicaciones previas antes del acto de votar. Empresarios y políticos revisan sus opciones para cambiar de bando. Jesús Silva Herzog Márquez, excelente ensayista político, da por consumado el triunfo de AMLO y se erige ya como la oposición cultural dueña del legado democrático liberal ante el riesgo inevitable del “populismo”. Mal harían los ciudadanos comprometidos con ese cambio en proceder de igual manera. Justo ahora empieza la batalla decisiva. Habrá que convocar a un ejército ciudadano, a una jornada cívica en dos vertientes. Una para impulsar a las caudalosas simpatías a volcarse a votar. La otra dispuesta a vigilar, frenar y denunciar la operación de la maquinaria. Interferir en la compra del voto, en los traslados, en la operación de las casillas, en su conteo, en los recuentos seccionales, en la vigilancia del INE y de los Tribunales. Todo en apego a la ley y con valor ciudadano.

Está en juego el voto y su recuento, pero también el relato de estos hechos y de la historia que se vive. Al relato hegemónico de construcción del México moderno que vive el duelo de su posible desmantelamiento, los relatos críticos de estos treinta años de hegemonía neoliberal, de sus nuevas formas de autoritarismo y control, de las gestas cotidianas para domar sus instintos antisociales, de sus momentos de fractura y de conquista de espacios liberados. La sombra del 4 de julio de 1988 estará rondando el 1 de julio del 2018. Como historia de la infamia aún vigente y como gesta ciudadana dispuesta al desafío. La batalla de junio.

(Ilustración tomada de la revista Nexos)

Día con día

¿Morena? ¿Qué es Morena?



La democracia mexicana va muy rápido en su cambio de piel. Quema a paso redoblado sus referentes básicos, adelgaza sus partidos claves, diluye sus identidades ideológicas. Anda en busca de otra forma.

No ha traído, ni remotamente, lo mucho que se esperaba de ella. Ha traído, en cambio, una desazón y una incredulidad contra ella misma que parece haber borrado sus logros. Empezando por los logros de sus actores centrales: partidos y gobiernos.



Los gobiernos han sido mediocres en sus resultados y contundentes en sus errores. Los partidos, también. Se quedaron hace unos años con el tablero electoral completo y, en vez de institucionalizar y multiplicar sus ventajas, abusaron de ellas, hasta perder la confianza de los electores.

Echaron por la borda su capital mayor que era la adhesión fiel de los votantes, el famoso “voto duro”, y le abrieron el espacio a un hijo inconforme, desafiante de sus malas prácticas. Tanto, que este hijo inesperado, brotado de sus propias reglas, está a punto de barrerlos.

Hablo, desde luego, de Morena, un hijo nacido en el seno de la partidocracia —sus reglas, sus facilidades, sus dineros— que está en camino de acabar con ella o de dejarla irreconocible. Al extremo siguiente: la democracia mexicana, construida bajo el instinto central de impedir las mayorías predemocráticas del PRI, está a punto de darle una de esas mayorías a Morena, pero ahora por la vía democrática.

La pregunta clave es a quién le está dando estos poderes, poderes de antes, la ciudadanía mexicana de ahora. Sabemos qué es el PRI, qué es el PAN, que es el PRD, y también qué son los otros partidos de la exhausta partidocracia mexicana.

Conocemos bien al líder de Morena, López Obrador, pero creo que no sabemos ni siquiera aproximadamente, qué es Morena. Al menos yo no lo sé. Tengo algunas impresiones y puedo registrar algunos hechos. Es lo que haré esta semana tratando de poner en blanco y negro lo que entiendo de este nuevo actor dominante de la partidocracia mexicana.

Imagen relacionada

El aluvión de Morena

No tenemos una idea clara de lo que es Morena, entre otras cosas porque está todavía en expansión y no acaba de tomar su forma. Esa expansión, tan reciente como acelerada, constituye la novedad mayor no solo de nuestro sistema de partidos, sino de nuestro ánimo cívico electoral.

El Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), con su alusión manifiesta al culto guadalupano, el culto de la Virgen Morena, es en su origen una escisión dentro de las filas de la izquierda mexicana, cuyo partido central fue hasta ahora el PRD.

Morena se fundó en 2011 como un “movimiento” distinto a la coalición de partidos de izquierda que llevaban a López Obrador como candidato a la Presidencia en 2012.

La decisión del PRD de participar en el Pacto por México del gobierno de Peña separó a López Obrador de la coalición y lo indujo a convertir su movimiento en un partido.

El partido Morena celebró su primer congreso nacional el 20 de noviembre de 2012 y obtuvo su registro el 9 de julio de 2014.

En su primera salida electoral, a las elecciones federales de 2015, obtuvo 3 millones 343 mil votos, 8.9 por ciento del total.

En las elecciones estatales de 2017 se hizo manifiesto su ímpetu como nuevo partido. Obtuvo 11.99 por ciento de los votos de Coahuila, 12.7 por ciento en Nayarit, 17.43 por ciento en Veracruz y 30.78 por ciento del Estado de México. Casi 2 millones de votos en solo cuatro estados.

Su financiamiento público ha crecido en forma proporcional. Fue de 33 millones en 2014 (números redondos), de 137 millones en 2015, de 381 millones en 2016, de 392 millones en 2017 y de 404 millones en 2018.

En un aluvión de crecimiento tan alto, con un proceso tan visible de incorporaciones a la causa de Morena, es imposible no suponer la existencia de una tensión política entre el núcleo de morenistas fundadores del partido, los que de verdad cruzaron el desierto, y el aluvión de políticos y personalidades de reciente morenismo.

El aluvión, por lo pronto, desdibuja el perfil ideológico original de Morena, su espíritu fundacional, y lo hace parecer menos un partido de perfiles definidos que un recipiente político donde todo cabe.

Imagen relacionada

Morena como recipiente nacional

Morena es un aluvión electoral y también, cada vez más, un insólito tejido de alianzas. Lo une todo el liderato de López Obrador, el programa que él ha definido y, cada vez más, el pragmatismo del posible triunfo.

La figura del líder es clave en el aluvión y opaca con su figura el resto del paisaje. Hace un par de meses me dijo un amigo ex priista, reinsertado al lopezobradorismo: “En este momento, Morena es un ejército donde hay un general en jefe y puros soldados rasos”.

Es imposible decir cómo quedará acomodado ese ejército después de la elección y cuál será su perfil real como fuerza gobernante.

Es imposible saber también, desde lo que puede leerse en la prensa, cómo está compuesto realmente ese partido y de qué tamaño es su militancia.

Morena encabeza una alianza de partidos y es el camino de Damasco de miles de políticos profesionales desgajados de otros partidos.

Los aliados, el Partido del Trabajo y Encuentro Social, dan cuenta del pragmatismo ideológico de Morena.

El PT es la única formación política de México que tiene en su programa la expresión maoísta “línea de masas” y el propósito de crear una “sociedad socialista”.

El PES es el primer partido confesional de la democracia mexicana, el brazo político de las iglesias evangélicas del país.

Morena, por su parte, se define a sí mismo como “una organización política amplia, plural, incluyente y de izquierda”. Pero, conforme se expande y atrae políticos de los rumbos más inesperados, va quedando claro que no es un partido de izquierda ni un partido ideológico.

Lo describe mejor este otro pasaje de su declaración de principios: “Nuestro partido es un espacio abierto, plural e incluyente, en el que participan mexicanos de todas las clases sociales y de diversas corrientes de pensamiento, religiones y culturas”.

Es un partido que aspira a cacharlo todo, a ser el nuevo recipiente de la diversidad nacional, a la manera del antiguo PRI donde todo cabía. Morena no quiere ser un partido, sino el molde de una nueva hegemonía nacionalista y nacional.

Imagen relacionada

Contradicción y coherencia de Morena

Quizá nada haya sorprendido tanto en la deriva reciente de López Obrador como su cosecha contradictoria de políticos y personajes públicos contradictorios, de izquierda y derecha, ex priistas, ex panistas y ex perredistas, líderes sindicales echados de la educación, de la minería o del sector eléctrico, empresarios conocidos y notorios familiares de empresarios conocidos, intelectuales y académicos de izquierda, socialdemócratas o liberales, por su mayor parte laicos, junto a pastores evangélicos y sacerdotes católicos.

Creo que Jesús Silva-Herzog Márquez ha leído bien el proyecto de nueva hegemonía política que explica estas contradicciones, tema del que me hice eco ya en mi columna de ayer.

En el ensayo “Sobre un volcán”, central en la revista Nexos de junio que empieza a circular mañana, Silva escribe:

“Morena carece de contornos. Ya no es un partido de izquierda, sino una cazuela que quiere recogerlo todo. El único punto de unión, por supuesto, López Obrador. Como una nueva versión del PRI, Morena les ha abierto la puerta a todos. Ahí están los líderes del sindicalismo más corrupto y los panistas más conservadores. Ahí conviven evangélicos y jacobinos. Ahí se juntan los admiradores de Kim Jong-un con los aduladores de Enrique Peña Nieto... Más que como expresión de una parte que aspira a la mayoría, se concibe como síntesis del todo. Esa es la intención: ser el vehículo político del país auténtico. Morena y sus aliados son el nuevo pulpo, el nuevo imán de una hegemonía en formación”.

No sorprende el sabor a PRI de la declaración de principios: “En Morena participan mujeres y hombres; empresarios, productores y consumidores; estudiantes y maestros; obreros, campesinos e indígenas. Estamos convencidos que sólo la unidad de todos los mexicanos hará posible la transformación del país”.

Las contradicciones en el camino de adhesiones a Morena no tienen una lógica moral o ética, como dicen sus documentos fundadores, sino una lógica política, pragmática.

La adhesión a la causa otorga el boleto de entrada al “país auténtico”, a la bondad de la causa misma. Lava y olvida diferencias previas. Y se dispara al futuro, en busca de la unidad perdida y de la nueva hegemonía política que traerá el “cambio verdadero”.

Resultado de imagen para amlo puebla campaña 2018

Unidad y división de Morena

Morena tiene un líder absoluto y es un fenómeno de aluvión, por su mayor parte anónimo, en lo fundamental desconocido para la democracia mexicana.

El aluvión tiene dos vertientes: la de las plazas llenas y los votos que seguirán de ellas, y la de los políticos profesionales que serán los beneficiarios y representantes de esas plazas y esos votos.

El problema fundamental de Morena en el gobierno será, de un lado, satisfacer las altísimas expectativas que ha sembrado en sus seguidores; del otro, mantener unidos a sus políticos.

Lo primero solo podrá conseguirlo un gobierno eficaz, tarea que se antoja complicada, gane quien gane, porque la herencia central de nuestra democracia es un archipiélago de gobiernos fallidos, dispendiosos, irresponsables e ineficaces.

Otro reto mayúsculo será conducir el aluvión de los políticos profesionales.

Salvo el núcleo fundador, los políticos profesionales de Morena no tienen pedigree partidario. No son de ahí. Hay los comprometidos de la primera ola, y los de la segunda, la tercera, la cuarta, la enésima ola. No tienen historia común ni señas de identidad, ni lealtades y usos y costumbres compartidos. Vienen a un momento de la política que es como la fiebre del oro.

Es previsible que los de la primera ola se lleven mal con los de la segunda, los de la segunda con los de la tercera, y así sucesivamente hasta configurar un aleph de discordias entre gente que acaba de conocerse.

Las discordias de políticos profesionales siempre tienen consecuencias. En el camino de Morena serán más importantes los pleitos profesionales de sus políticos, escondidos hoy bajo la sombra de la unidad y la adhesión a su líder, que los desacuerdos de los seguidores.

El líder indiscutido de hoy tendrá que lidiar con los lideratos intermedios fragmentados de mañana, entre otras cosas porque no podrá saltar hacia el pueblo puro y duro por encima de sus intermediarios profesionales.

Salvo algunos casos visibles, la pregunta fundamental sobre los políticos emergentes de Morena es quiénes son realmente. Mejor dicho: quiénes resultarán ser una vez que se asienten las aguas.

Porque Morena es una especie de niño que se hizo adolescente en 12 meses, adulto en 24, y se está quedando con el gobierno de un país de 120 millones de habitantes en un solo envión electoral.

He encontrado en facebook la defensa que muchas personas han hecho del Doctor Carlos Figueroa Ibarra, reconocido investigador en el Instituto De Ciencias Sociales y Humanidades de la BUAP y desde hace un tiempo miembro de la dirección Nacional de Morena en el área de los derechos humanos. Qué bueno que sea así, que tantos amigos y conocidos hayan salido a parar en seco la acción de un periodismo criminal.

Yo pongo mi parte. Y lo hago consciente de aquella idea de que entre gitanos no se leen las cartas. Creo, sin embargo, que va siendo tiempo de reflexionar sobre lo que significa el periodismo en estos tiempos aciagos de México. Sus ansias libertarias pero también sus bien pagadas impunidades. Y los lamentables extremos que se viven en Puebla.



“Un guatemalteco exilado y con vínculos con la guerrilla, vocero de MMH”.

¿Qué lleva a un periódico a escribir ese encabezado? ¿Se preocuparon, por un instante, en la historia de vida del hombre que así difaman para servir al más vil de los propósitos que puede encontrar un periodista, el de ser el siervo de quienes por un tiempo detentan el poder y pagan su sobrevivencia?

Conozco a Carlos tal vez desde hace 28 años, y aquí en Puebla. Es por cierto, colaborador de Mundo Nuestro. Y es sin duda uno de los expertos en temas de México y Centroamérica más capaces que se puedan encontrar en nuestro país. Y con todo derecho, como mexicano que es, pelea hoy por el proyecto político en el que cree.



Carlos vivió la guerra en Guatemala, aquella que dejó 150 mil muertos y 45 mil desaparecidos en aquellos años de la dictadura militar y la rebelión de los pueblos indígenas contra el exterminio en el Quiché. Y la vivió desde su trabajo como académico universitario en una etapa en la que el terror del régimen asesinó a más de 400 estudiantes y maestros en la universidad en la que Carlos trabajaba. Carlos sobrevivió, pero los militares no perdonaron a sus padres, a quienes asesinaron en su casa un día de junio de 1980. Lo buscaban a él. Ni por asomo los periodistas que hoy lo atacan se les ha ocurrido por un momento preguntarse algo tan simple como “¿por qué tuvo que buscar el asilo en México?”

No es sencillo imaginar el sufrimiento del pueblo guatemalteco. No tenemos idea. Sabemos tan poco de nosotros mismos, cómo pensar entonces en la tragedia de ese entrañable país vecino. Tal vez ayude la lectura de esta crónica que escribí en el año 1984, publicada en la revista Nexos.

Guatemala: ascenso, aculturacion y muerte de Sebastián Guzmán, principal del nebaj de los ixiles

Hoy me entero de los ataques que se le hacen a Carlos desde un diario, Cambio, un medio en el que trabajé entre 1987 y 1991, justo en los años en que lo conocí, y con él a muchos de sus amigos guatemaltecos y mexicanos que lucharon por la liberación de su patria. Cambio, entonces dirigido por mi maestro Gabriel Sánchez Andraca y por Jesús Rivera, editado todavía con una prensa de linotipos, era sin duda uno de los más importantes impulsores de lo que entonces llamábamos nuevo periodismo.

Ese diario con el tiempo se traicionó a sí mismo. A principios de los 90 Gabriel y Jesús perdieron su propiedad y con ella el control de la dirección. Los años que siguieron para el diario serían los del desarrollo de una escuela que hoy ha tomado con sus egresados las redacciones de la mayor parte de los medios en puebla. En Cambio se entronizó el género de la columna para convertirla en herramienta de extorsión y el chantaje, la venta de la pluma al gobierno del estado en turno con la degradación del periodismo que pone por delante el interés público.

Hace mucho dejé de leerlo.

Pero lo he hecho hoy miércoles en su portal electrónico y he logrado ver lo que hacen estos días. Como el tema es político, realizo un recuento de las notas publicadas sobre Marta Érika Alonso y Miguel Barbosa Huerta los últimos tres días, 29, 30 y 31 de mayo. Es fácil entender entonces el periodismo que este diario realiza:

Para Martha Érika 19 notas publicadas, 18 de ellas positivas y una negativa.

Para Barbosa Huerta 34 notas publicadas, 31 de ellas negativas y tres positivas.

¿Para qué decir más de un medio que difama sin pudor a una buena persona, de las mejores que puede tener hoy la patria nuestra? Los periodistas tienen derecho a tomar partido. Sí. Los periodistas están obligados a la objetividad, también.

Pero la calumnia y la difamación es su vergüenza.

Nunca he creído que el crimen organizado de México, el narcotráfico, o sus potentes derivados de hoy: huachicol, extorsión, secuestro, tenga el proyecto de competir por el poder político como tal.

Empiezo a pensar que esto no solo es posible, sino que está sucediendo hace algún tiempo en el orden local. Y en el más local de los órdenes, el orden municipal. Para mí, este es el sentido que tiene, o empieza a tener, la epidemia de ejecuciones de candidatos y funcionarios locales de los últimos meses.



Creo que expresan un cambio en las pretensiones políticas del crimen. No solo quieren ahora comprar al poder local, sino que quieren tenerlo en sus manos, o en manos de sus marionetas, y están dispuestos a matar para lograrlo, y para impedir que otros, sus adversarios, lo alcancen.

El próximo 1 de julio, 89 millones de mexicanos serán convocados a las urnas para elegir al Presidente y a quienes ocuparán otros 3 mil 400 cargos. Durante el proceso, el más grande en la historia del país, se han registrado 305 agresiones violentas. Entre ellas, 94 asesinatos de candidatos y autoridades locales.

Además, hay al menos mil candidatos que han renunciado a la contienda, entre otras razones, por temor a la violencia. 341 de esos renunciantes son candidatos federales que contendían por un lugar en el Senado o la Cámara de Diputados.



De modo que el pleito por la influencia local tiene también una franjita federal. Las renuncias de candidatos a cargos municipales y diputaciones locales son más del doble: 664.

“Lo que define este proceso electoral es que esta violencia se ha orientado a hacer a un lado a un candidato a través de medidas violentas, quitarle la vida, por ejemplo, o mediante amenazas”, dijo a EFE el director de la consultoría Etellekt, Rubén Salazar.

Si recuerdo bien, el interés típico del crimen organizado hace unos años, respecto de los gobiernos locales, municipales en particular, era que la autoridad les nombrara un jefe de policía y de transportes ad hoc que lo dejara hacer sus negocios.

Luego necesitaron también la anuencia de la autoridad para robar, extorsionar, secuestrar.

Después vieron que podían quedarse también con parte del presupuesto del municipio y de todos los recursos de la autoridad para universalizar el delito, literalmente como extensión del poder político.

Algo de esta lógica siniestra de apoderarse del poder político en las elecciones para poner la política democrática al servicio del delito es lo que se insinúa en la estadística de los candidatos y las autoridades locales muertas camino a las elecciones de julio.

Nunca he sentido tan cercana la competencia política por el poder con la competencia criminal por la impunidad.

Página 6 de 33