Poder y Política

Dos noticias para cerrar y abrir gobiernos en Puebla.

O cómo confirmar que viene más de lo mismo. Y que la sociedad nuestra no encuentra los mecanismos democráticos de discusión de sus problemas estratégicos. Y que los grupos de poder político reproducen dinámicas autoritarias con un proyecto de Estado que profundiza año con año la desigualdad social. Y que el único contrapeso que esos poderes han encontrado es el de la acción civil organizada y manifestándose en las calles.

Una la encuentro en el boletín de prensa que la organización popular 28 de Octubre manda en el Whats esta mañana del 30 de enero.



"La marcha plantón es contra la represión y por la solución!, inicia 11 am en el mercado Hidalgo, y avanza por 11 nte al zócalo sobre Reforma. Es contra el gobierno, no contra la gente, por lo que se dejarán abiertas las bocacalles y se cerrarán cada media hora para hacer un mitin de 5 minutos; se repartirán volantes, se hablará con los transeúntes y habrá brigadas que recorran los alrededores."

Plantón indefinido, precisará después el boletín.

La demanda es la de los últimos dos años: respeto a las decisiones de la justicia federal en los procesos contra sus presos y por liberación de Simitrio, por el cese al hostigamiento policial contra la organización y sus líderes y el respeto de sus zonas de trabajo.

No es un pleito nuevo. Y es parte de un problema estratégico no resuelto por la ciudad de Puebla: el abasto de alimentos para la mayoría de la población y el papel que en ese proceso cumplen los mercados populares. Es un problema heredado por Moreno Valle a Gali, sí, pero el nuevo gobernante ha sido más de dos años alcalde, y bajo su mando ocurrieron buena parte de los operativos policiacos y administrativos contra la organización independiente.

La otra noticia la encuentro en el anuncio del nuevo equipo de gobierno: Morenovallistas dominan el gabinete de Gali, dice la nota de e-consulta. Cinco funcionarios de Moreno Valle ratificados como secretarios:



Diódoro Carrasco Altamirano, secretario General de Gobierno; Roberto Trauwitz Echeguren, quien será secretario de Cultura y Turismo, Rodrigo Riestra Piña, secretario de Desarrollo Rural, Sustentabilidad y Ordenamiento Territorial, Gerardo Islas Maldonado, secretario de Desarrollo Social y Patricia Vázquez del Mercado, secretaria de Educación Pública.

Este es un modo nuevo, aunque anunciado en la figura del propio Tony Gali. El grupo de poder se pasa la estafeta entre sus miembros. Miro a este equipo, con los allegados al nuevo gobernador (Javier Lozano, Marcelo Almaguer, por ejemplo), y no veo cómo puede cambiar una de las políticas sistemáticamente aplicacada por el gobierno anterior: criminalización de la protesta social, uso patrimonial de los poderes legislativo y judicial, control de medios de comunicación.

Volteo hacia la organización 28 de Octubre. Cercada por la violencia institucional, ha confirmado su visión política hacia la izquierda no partidaria, y no ve otro camino que el de la movilización en las calles. Así lo expone su propio boletín:

"Contra eso marchamos hoy y nos instalamos en plantón indefinido como parte de la lucha por defender y desarrollar a nuestra UPVA como instrumento de lucha, pues el pueblo mexicano necesita muchos para defenderse de los ataques que con la guerra y la represión le lanza el Estado burgués terrateniente instrumento dócil y servil de los imperialistas, para imponer los tratados, planes, acuerdos, alianzas, iniciativas, reformas estructurales y otros medios con los que los imperialistas estadounidenses refuerzan, profundizan y extienden su dominación y saqueo sobre nuestro pueblo y país.
Así que: ¡VEN, ÚNETE A LUCHAR, PARA TUMBAR A LOS TIRANOS, Y CONSTRUIR EL MÉXICO INDEPENDIENTE, SOBERANO Y CON LIBERTAD Y DEMOCRACIA POPULAR!"

El cambio sigue, dice el grupo en el poder.

El mismo que ha dejado plantada a la ciudad en el esplendor del autoritarismo priista de los años setenta, ochenta y noventa.

(Fotografía de portadilla tomada de e-consulta)

Vida y milagros
(Ilustración de Patricio Betteo, tomada de la revista Nexos)
Se dice que no hay mal que por bien no venga o que detrás de un mal suele haber un bien oculto. El vociferante Trump nos está obligando a mirar hacia dentro de nuestro país y de nosotros mismos de una manera vertiginosa. Como nación hace ya rato que estamos metidos en múltiples situaciones límite a las que hemos reaccionado con lentitud y torpeza, acostumbrándonos a ellas sin aceptar que nuestra zona de confort se fue reduciendo día a día en los últimos años. Nuestra incipiente democracia se deterioró antes de madurar y derivó en una partidocracia mantenida y poco eficaz a la que no hemos sabido acotar ni exigir posturas responsables y audaces ante nuestros nuevos desafíos. Han estado más entretenidos en sus discordias y grillas internas que en mirar realmente qué es lo que hay que hacer de manera urgente. Un ejemplo es la necesidad de modificar la estrategia hacia la guerra contra el narcotráfico y la despenalización de ciertas drogas que producimos de manera ilegal y que en otros países están ya muy bien reguladas. Y así, guiados por los gustos de Estados Unidos y nuestra propia incapacidad de generar soluciones, hemos estado sumidos en una guerra a la que entramos sin saber y que nunca imaginamos que sería tan cruel y costosa.
Con respecto a la relación con Estados Unidos la dimos por dada, estable y benéfica; no vimos venir las consecuencias de los cambios que desde antes de Trump ya nos estaban afectando, con parte de un muro ya construido y millones de deportados en los últimos años; no vislumbramos las amenazas hasta que tuvimos las campañas presidenciales de Estados Unidos encima. Hoy, las formas agresivas de hacer política de Trump nos han colocado frente a la cruda realidad de manera brusca.
Con respecto a nuestro propio país, nos sentimos rebasados por una ola creciente de violencia, una documentada corrupción acompañada de impunidad, una creciente desigualdad y un desaliento provocado por la impotencia que sentimos ante estos hechos.
Por otro lado tenemos muchas fortalezas y oportunidades que no vemos por estar centrados en nuestro fracasos, mismos que los medios nos recuerdan cada día en sus ocho columnas, en donde casi nunca hay lugar para buenas noticias. Y ahora estamos asustados, y con razón, por el feo coco ambivalente que nos grita desde el norte. Andamos perdidos de nosotros mismos.
En la turbulenta semana pasada pude escuchar las posturas de los dos ex-presidentes panistas con respecto al giro político que Trump le está dando a nuestra relación común y al papel que ha jugado el gobierno de México. Sus posturas fueron de apoyo y no de denostación; Fox echa sus bravatas conocidas y folklóricas, aunque poco útiles. Calderón ofreció propuestas muy claras y puntuales, "retaliation" en donde sea posible, para contrarrestar varias de las medidas del gobierno de Trump. Siempre será útil escuchar a quienes ya montaron al tigre fiero que es gobernar a México. Me pareció rara la ausencia de las opiniones de los dos ex presidentes priístas. Ernesto Zedillo trabaja en Estados Unidos en la Universidad de Yale y pensé que a lo mejor estaba cuidando su zalea. Sin embargo este viernes leí un artículo suyo publicado en el Wall Street Journal en el que compartió un punto de vista esperanzador y bien sustentado.Traduzco y cito los párrafos centrales:
"El gobierno mexicano ha sido cortés con Donald Trump, primero como candidato y también hoy que ya es presidente. El Presidente Peña ha pagado un alto costo político por su actitud de apertura y por su intento de trabajar constructivamente. Peña ha hecho bien en anteponer el interés de México tratando de conservar una relación basada en mutuos beneficios para ambos, y lo ha hecho aún a costa de su popularidad personal. Sin embargo ha llegado el momento de admitir que las acciones del nuevo gobierno de Trump han cerrado, por lo menos en el futuro inmediato, las posibilidades de acuerdos en temas claves por medio del diálogo y las negociaciones que pudieran haber beneficiado a ambos. Ese tiempo pasó. Es triste tener que aceptar que tratar de adaptarnos a la caprichosa conducta de Trump es inútil para ambos países y no debe continuarse en esa línea. La agenda de Trump, desde la campaña, siempre tuvo una muy pequeña ventana de oportunidad para la negociación , considerando que sus demandas han desafiado constantemente la racionalidad legal y económica.
"Su concepto de que el TLC beneficia más a México con la transferencia de empleos y una balanza económica a favor de nuestro país es errónea... Igualmente erróneo de parte de Trump es no tomar en cuenta la forma en que los sistemas modernos de comunicación, transporte y tecnología han modificado el intercambio comercial en el mundo. Este progreso ha creado sofisticadas cadenas de abastecimiento para entregar bienes y servicios a precios mucho menores que antes... Las empresas de los Estados Unidos han sido de las más beneficiadas con esta nueva organización mundial del comercio. Muchas firmas americanas hoy pueden competir con Europa y Asia y pueden proveer bienes de gran calidad a la vez que conservan empleos bien pagados en su país, precisamente porque pueden generar alianzas a lo largo de sus cadenas productivas en lugares como México, y eso ha sido gracias al TLC.
"Debió ser evidente desde el principio que sería casi imposible acomodar el objetivo de Trump de ajustar las cuentas con México simplemente cancelando o trastocando el TLC. Si el Presidente Trump sigue obsesionado con ese objetivo, México debe tomar eso como un deseo claro de matar el TLC, para lo cual Trump si está habilitado legalmente (...) Sería un desperdicio de tiempo para el gobierno mexicano entrar en ese juego torcido con la actual administración republicana. Solo si el gobierno de los Estados Unidos pone sobre la mesa una agenda seria, clara y consistente de modificaciones al TLC que beneficien a ambos países, sólo entonces, México debe regresar a la mesa de diálogo. A estas alturas ese escenario parece casi imposible y lo prudente sería asumir que el Presidente Trump matará al TLC. Esto será costoso para las dos economías, y por lo menos al principio, lo será mucho más para México."
"Ese escenario no debe de ser motivo de desesperación en mi país. El TLC ha sido un magnífico instrumento, pero es solo una de las muchas herramientas disponibles para alcanzar las metas de un crecimiento económico y un desarrollo equilibrado. A diferencia de nuestro vecino del norte que hoy se cierra, México debe reforzar su compromiso de abrirse a otras economías como lo ha venido haciendo (...) Puede crear nuevas condiciones que conserven y fortalezcan nuestro papel de un país adecuado para establecer cadenas productivas y formar parte de compañías mundiales que produzcan para nuestro mercado y para el mercado mundial, incluido el de Estados Unidos.
"La actual administración del gobierno de México logró un consenso exitoso para sacar adelante reformas económicas que venían rezagadas desde hace muchos años y no debemos perder este impulso de transformación necesaria. El final del TLC, por costoso y amenazante que nos parezca en el corto plazo, puede ser compensado por un conjunto de políticas públicas acertadas. Incluso si el Presidente Trump, más allá de aniquilar el TLC pretende imponer aranceles adicionales a nuestros productos, nuestro país debe estar listo para usar todos los instrumentos legales posibles, particularmente los que otorga la Organización Mundial de Comercio, para contestar a cualquier decisión ilegal o arbitraria de parte de la administración Trump. El presidente Trump podría amenazar con desconocer a ese árbitro central del comercio internacional, pero en ese punto, el tema de México se volvería un tema y un problema mundial que tendría que ser enfrentado por toda la comunidad internacional."
"En cuanto al muro, es poco lo que el gobierno mexicano puede hacer para evitar esa acción errónea de política migratoria.... está probado que si tomamos en cuenta la economía, es mejor hacer buenas leyes que muros perniciosos.Es igualmente inútil repetir e insistir con Trump en esto pues el muro parece ser otra de sus obsesiones contra México y no es nuestro asunto si Estados Unidos quiere aumentar su deuda construyendo un elefante blanco en su propio territorio.Lo que rechazamos bajo cualquier circunstancia es el que se use un solo centímetro de nuestro territorio para construir algo tan abominable. Y todos los mexicanos estamos junto al Presidente Peña cuando dice que no pagaremos un centavo por ese proyecto de muro ofensivo e inútil."
El mensaje de Zedillo me gusta porque habla de acciones, no de letargo. En la práctica del judo hay un principio que se basa en usar la fuerza del otro para rendirlo. Ceder para vencer. En este caso es movernos para que el otro se vaya de boca contra el mundo. Y sí , será de boca, porque no le para. Que se ahorque con el mecate de tus tuits.
* Ernesto Zedillo es Doctor en Economía y tiene 65 años. Fue presidente de México de 1994 a 2000. Actualmente es Director del Centro para el estudio de la Globalización en la Universidad de Yale y participa en la ONU en programas de financiamiento para países en desarrollo .
*Actualmente México es el primer destino de inversiones en la industria Aeroespacial. Los mejores soldadores del mundo viven y trabajan en la ciudad de Atlixco, en Puebla.

Mundo Nuestro. Encuentro en Vox el reclamo del alcalde de Berlín Michael Müller a Donald Trump: "Presidente, no construya el muro", y le recuerda las palabras de Ronald Reagan en 1981: "Derriben el muro". Y las ha dicho hoy, 27 de enero, justo el dia que conmemora la liberación del campo de exterminio en Auzchwitz. Y dijo más el alcalde berlinés: "No permitamos que se arroje a la basura esta experiencia histórica (la del muro de Berlín construído en 1961) justo por el pueblo al que le debemos mucho de nuestra libertad: los Americanos..."

Y más: no tome el camino del aislamiento y el ostracismo. Ese sólo lleva a la esclavitud y el dolor.

Está dicho. Hay memoria histórica. Reclamemos la nuestra.



Aqui las palabras del alcalde berlinés:

La noche del triunfo de Barack Obama será inolvidable. En un país que esclavizó a cientos de miles de africanos y a sus descendientes, que a mediados del siglo XX todavía era un país de apartheid racial abierto o vergonzante, en donde en la década de los sesenta los afrodescendientes luchaban por ser ciudadanos, el que el 4 de noviembre de 2008 un afroamericano ganara la presidencia de la república resultó profundamente conmovedor. Recuerdo muy bien el discurso victorioso de Obama aquella noche en una de las plazas de la ciudad de Chicago. Un hombre moreno y hermoso con voz de barítono, electrizó a la multitud eufórica que lo rodeaba a él y a su familia. Allí estaban Christine King Farris, la hermana del prócer Martin Luther King, llorando inconteniblemente. La acompañaban en el llanto, el reverendo Jesse Jackson y muchos otros veteranos de las luchas por los derechos civiles.

El país entero se conmocionó ante el espectáculo del triunfo. En Nueva York, en la famosa esquina de Times Square, una multitud enloqueció de alegría cuando una pantalla gigantesca anunció el triunfo del hijo de un inmigrante africano y una estadounidense blanca. En Atlanta, en la Iglesia Ebanezer, la de Luther King, aproximadamente mil personas lloraban y cantaban a la vez. Obama enumeró los desafíos que el cambio que representaba habría de resolver: la crisis mundial desencadenada ese año en Estados Unidos de América, las guerras de Irak y Afganistán entre otros. Desde antes del triunfo, sus partidarios recordaban la historia personal de Obama: brillante estudiante en las Universidades de Columbia y Harvard, dejó un tiempo el futuro prometedor de la abogacía para dedicarse al trabajo social por los desamparados, y luego dedicarse a la defensa jurídica de los derechos civiles. Un hombre así, no podía ser malo.

Y estoy seguro que no lo es. Con una familia linda, Barack Obama encarna el prototipo del buen ciudadano, buen esposo y buen padre. Sin embargo, conciente de los excesos del estructuralismo sociológico, no puedo sino decir que una cosa es ser un buen hombre y otra es serlo, y al mismo tiempo, ejercer las funciones de la presidencia del todavía más poderoso imperialismo en el mundo. Y con todo su encanto, Obama cumplió con creces ese papel. Hemos leído relatos sobre sus reuniones con el alto mando de la seguridad imperial para decidir sobre qué personas y objetivos se iban a dirigir drones y bombas inteligentes con las consiguientes “bajas colaterales”. No pudo Obama desmantelar el centro de tortura en Guantánamo, ni tampoco pudo evitar meterse en nuevas guerras como en Libia y en Siria, no le tembló el pulso agarrado de la mano de Hillary Clinton, para propiciar las tentativas golpistas en Bolivia (2008) y Ecuador (2010), el golpe de estado en Honduras (2009) y posteriormente el de Paraguay (2012). Su rechazo al capital financiero no pudo evitar que al final con entusiasmo neoliberal le hiciera concesiones y terminó deportando a 2.8 millones de indocumentados.



Adiós Barack Obama, solamente Trump hará que te extrañemos.

Día con día



Empieza en estos días la redefinición del lugar de México en el mundo.

La presidencia de Trump pone en duda las líneas rectoras de las relaciones mexicanas con Estados Unidos, que son el centro de la posición global de México. No hay retórica de soberanía nacional que pueda ocultar este hecho.

Quizá es el cambio de mayores consecuencias para México que haya visto mi generación: por el tamaño que tiene ya la integración de los dos países y por la radicalidad del cambio en las reglas que vienen del norte.



Está siendo rechazado desde Washington el defectuoso pero funcional status quo que ha regido nuestra vida fronteriza. Será suplido por un Muro y por la actitud subyacente de discriminación y xenofobia que creíamos domesticadas.

Como nunca antes, está siendo amenazada antes la comunidad mexicana que vive en Estados Unidos. Nunca ha sido esa comunidad más grande y más importante para los dos países. Es el mayor reto de solidaridad y diplomacia que tiene nuestro país en el mundo: cuidar a esa comunidad.

Está puesto en entredicho el acuerdo comercial económico de mayores rendimientos que México haya tenido en su historia, clave del único sector de la economía mexicana que se moderniza y crece.

La sacudida migratoria, diplomática y económica que suponen estas nuevas reglas, no pueden sino alterar el resto de la relación. Plantean un antes y un después.

La alteración de esos tres frentes de la relación obliga a revisar los otros: la lucha contra las drogas, el control migratorio y la seguridad, particularmente en materia de colaboración militar y coordinación de inteligencia para el control del terrorismo.

La radicalidad del cambio obliga a plantear también nuevas reglas diplomáticas bilaterales. Para empezar, sobre la actividad de México dentro de territorio estadounidense en defensa de sus ciudadanos de sus intereses. Luego, en los criterios de colaboración en foros multilaterales y en las no escritas de relaciones económicas y políticas con el resto del mundo.

Nuestro cambio de paradigma es un reto de muchas dimensiones. Una fundamental es la del conocimiento. ¿Sabemos suficiente como sociedad para pensar y decidir este cambio?

Los conocedores, ¿dónde están? ¿Alguien puede convocarlos?

Mundo Nuestro. La fotografía que ilustra la portadilla de este texto es un fotograma del corto M.A.M.O.N. - Latinos VS. Donald Trump short film que se puede visualizar aquí:

Vida y milagros

Las personas nos vamos proyectando en los detalles, podemos ser leídas en los mensajes que transmitimos en un gesto, una mirada o en el lenguaje corporal que a veces creemos invisible. La forma de vestirnos, de conversar y de movernos, la forma de bailar, si es que lo hacemos, transmite nuestra manera de estar en el mundo. También hablan por nosotros las cosas que nos rodean y que acompañan nuestro diario vivir.



En la mañana del 20 de enero la mudanza final llegó a toda velocidad a la Casa Blanca, poco después de que los Obama fungieran como anfitriones por última vez, cuando recibieron a tomar el té a las diez de la mañana a los nuevos inquilinos. Trump llegó con un abrigo largo, perfecto disimulador de kilos, acompañado de Melania, siempre rígida e impecable, con su mirada lejana y azul, llevando un misterioso regalito en las manos que le entregó a Michelle, que dio dos vueltas sobre su eje para ver quién se hacía cargo del estorbo de Tiffany antes de posar para la última foto. Los soldaditos de plomo que adornaban la puerta, impasibles. Obvio, no tienen un eficiente guarura mexicano de esos que se hubieran aventado a desaparecer el regalo antes de que estorbara. Fue el mismo Obama, persona probadamente útil, quien tomó el regalo y cruzó el umbral para entregarlo a un asistente adentro de la casa. Muy ilustrativo.



Inmediatamente después del trago triste para unos y alegre para otros de la ceremonia del té, llegaría la cola de la mudanza y el equipo de decoradores, mientras Trump daba su predecible y gris discurso de toma de protesta, acompañado antes y después por la variada oratoria de un montón de clérigos de diferentes iglesias y credos. Esto es algo incomprensible para mí, ustedes perdonen, pero yo creo en el estado laico y me parece que las religiones mezcladas con política ya han tenido suficientes oportunidades para hacer daño y arrojar nefastos resultados sobre el mundo. El César en su casa y los dioses en la suya. Pero aquí todo se revuelve con el nombre de Dios hasta en el dólar. ¿Qué hacía tanto sacerdote en una ceremonia cívica que debiera ser neutral? No es mi país y no debiera incumbirme, pero como han dado en meterse en todo el mundo y últimamente con nosotros, me incumbe.

Llegaba la mudanza mientras Trump atendía, grandilocuente y soberbio, el ceremonial. Finalmente su cabeza ya se ve encaminada a lucir una melena blanca que de momento todavía es de dos colores, pero el pelo amarillo huevo por fin parece ir cediendo terreno al blanco; quizás en eso pensaba su esposa Melania mientras lo miraba con su gesto de eterna sonrisa congelada e inmutable. Rara vez enseña los dientes al reírse. Detrás de ella, toda de blanco como diosa vestal, con cara de soy la que importa pero qué tal lo disimulo, el verdadero poder junto al trono, la imprescindible Ivanka, la señora de las adoraciones del papá.

Mencionar la mudanza pareciera irrelevante, pero no lo es. Los cambios proyectan todo un estilo de hacer y mandar del nuevo presidente norteamericano. Las cortinas, tapetes y muchos muebles de la casa y el salón oval fueron sustituidos por cortinas doradas acompañadas de muebles y decorados que parecieran propios del palacio del César patético y cruel que aparece en la película de El Gladiador. El imperio más poderoso del mundo cada vez se acompaña más de ornamentos y formas propios no solo del imperio romano sino de otros imperios. En la ceremonia, el decorado exterior de la plaza del obelisco, la forma de colocar las banderas y el escenario frente al moderno templo de la plutocracia gringa me recordaron los sets de Hollywood, el gusto por el boato del tercer Reich y la rigidez de las ceremonias de los estados totalitarios. Hasta la bonita güerita de ojos azules que cantó el himno fue perfectamente escogida y fotografiada para sacar una que otra lágrima emocionada de los espectadores. No fue un coro multirracial sino una güerita de bella voz, inconfundiblemente blanca. De remate, la pareja Trump, de entrada, doró la casa presidencial seguramente a cargo de su propio bolsillo, porque como bien lo investigó Héctor Aguilar Camín, quienes llegan a habitar la casa presidencial no tienen un gran presupuesto para caprichos, y hasta el último centavo que gastan las parejas presidenciales y sus críos tiene límites muy claros; cada gasto extra no contemplado se carga a los honorarios de quien ocupa la presidencia. Para fortuna de Trump, la ley no prohíbe adaptar la casa a los gustos del nuevo inquilino siempre y cuando él pague todos los gastos que excedan el presupuesto, aunque vigilados por un comité de conservación. Dorar los excusados, las llaves y todo lo dorable definitivamente no fue problema. Dinero como arroz. Su patrimonio, según la página oficial de su biografía es de 4500 millones de dólares.

Está documentado que la esposa de Abraham Lincoln encontró la Casa Blanca en muy malas condiciones. A ella le encantaba la decoración, así que decidió arreglarla sin medir las consecuencias de su dispendio en medio de la guerra. Si Lincoln no hubiera sido asesinado, no le hubiera alcanzado la vida para pagar las deudas adquiridas por su esposa Martha, quien ya viuda, tuvo que reducir su servicio a dos personas y pedir prestado a los amigos para pagar las telas que había quedado a deber para tapizar muebles y para mandarse a hacer sus vestidos. Lincoln sufrió mucho las penas de un hombre austero, honrado y sin ahorros, atormentado por las demandas y deudas de una esposa gastalona. Ninguna de esas penurias conoce la familia que el viernes llegó a vivir a la Casa Blanca.

Image result for oval office trump martin luther king bust

Dos cambios significativos hizo Trump en el salón oval. La primera fue colocar cortinas doradas y tapetes a juego. La segunda fue retirar la escultura de Martin Luther King Jr. que Obama tenía a un lado del escritorio. Trump colocó ahí el busto de Sir Winston Churchill que forma parte del acervo de la Casa Blanca. Decían que Obama había mandado la escultura de regalo a la embajada de Inglaterra. Falso, sólo la había movido fuera del salón para colocar la escultura de uno de los más grandes líderes que ha dado la historia americana. Al regresar el busto de Churchill, Trump honra al país del cual emigró su madre escocesa, ingresando a Estados Unidos como turista en 1930, aunque desde el principio su intención fue quedarse. Su gesto es una oda selectiva a la migración que hoy persigue. También el gesto de Obama de colocar a su lado el busto de Luther King es una oda y un reconocimiento a la migración forzada, la migración esclava, la migración basada en el abuso y el secuestro de miles de africanos que no pidieron llegar a un país que acabó volviéndose su país a fuerza, aunque desde el principio de la era colonial la esclavitud existió y fue firmemente establecida en la Declaración de Independencia, negándoles cualquier derecho a los negros. Esa escultura a su lado era un reconocimiento a la larga lucha por la integración racial y por los derechos civiles de todos los que forman ese país, incluidos los habitantes originarios antes de que llegaran los europeos.

Martin-Luther-King-and-John-F-Kennedy-Posters

Al comienzo de una época impredecible e incierta, en que muchas cosas que creímos ganadas están en el aire, recupero las frases de dos líderes estadounidenses que marcaron un antes y un después en su país en materia de derechos civiles, dos líderes que coincidieron en la historia y que compartieron parte de los ideales por los que tuvieron que combatir juntos:

"La libertad tiene muchas dificultades y nuestra democracia no es perfecta, pero nunca hemos tenido que poner una muralla para evitar que las personas entren a nuestro país o para evitar que nuestra gente nos abandone."

John F. Kennedy, 35.o Presidente de Estados Unidos. Murió asesinado por arma de fuego a los 46 años, el 22 de noviembre de 1963

"No soy negro, soy hombre. Quiero ser hermano del hombre blanco, no su hermanastro."

"La no violencia es un arma poderosa y justa que corta sin herir y ennoblece al hombre que la maneja. Es una espada que cura."

"La paz es más preciosa que los diamantes, la plata o el oro."

Martin Luther King Jr. Activista estadounidense por los derechos civiles , Premio Nobel de la Paz en 1964. Murió asesinado por arma de fuego a los 39 años, el 4 de Abril de 1968.

Trump tiene una obsesión con las fronteras y los muros, por las posesiones, la belleza blanca y las diferencias. Algunas buenas cualidades debe de tener, pero hoy no puedo dejar de pensar en las cosas que nos preocupan a tantos acerca de su personalidad. Por las redes corre de nuevo una vieja canción....

"Imagina que no hay paraíso ni infierno y solo el cielo arriba de nuestras cabezas. Imagina que no hay países ni fronteras, ni razones para morir o matar. Imagina el día en que el mundo sea uno solo."

John Lennon, Músico y escritor. Murió asesinado a los 40 años por arma de fuego en octubre de 1980.

Al final de esta semana, Washington D.C. será el escenario de dos acontecimientos de suma importancia que el mundo entero seguirá con detenimiento. Uno más esperanzador que el otro.

El viernes 20 de enero, Donald Trump tomará posesión como el presidente número 45 de Estados Unidos. Los otros 44 también fueron hombres. Un día después, miles de personas planean salir a las calles de la capital estadunidense en una manifestación pacífica denominada “Marcha de las mujeres en Washington”.


mujeres



En esta protesta multitudinaria se exigirá la protección de los derechos de las mujeres, así como los de otros grupos vulnerables, como inmigrantes, afro descendientes, miembros de la comunidad LGBT, que se han sentido directamente atacados por narrativas agresivas del próximo gobierno.

Esta marcha es un movimiento organizado y dirigido por mujeres, que reúne también a hombres y a personas de diversas edades, razas, culturas, afiliaciones políticas y contextos. La idea fue concebida por Teresa Shook, una abogada retirada en Hawái, un día después de las elecciones presidenciales estadounidenses.

La convocatoria empezó como un evento privado en redes sociales por parte de grupos inconformes con las acciones y palabras de quien triunfó en las elecciones. Creció hasta convertirse en la que podría ser una de las marchas más grandes de los últimos tiempos en Estados Unidos.

Seguir en Revista Nexos



El embalsamamiento es una práctica que utiliza generalmente sustancias químicas, en especial resinas o bálsamos, y cuyo objetivo es preservar la integridad de los cadáveres, evitando su putrefacción.

¿Escenas para embalsamar un sexenio?



Hoy los políticos disponen de una gran variedad de bálsamos. Una simple selfie les sirve para convertirse en pueblo.

El cambio es posible ha bombardeado Moreno Valle esta última semana en medios impresos y electrónicos, en una mecánica que no permite más que sí o no, asentimiento o repulsa. Los periodistas se decantan, los analistas exprimen sesos y todos publican análisis ceñudos. Sea lo que sea, en dos semanas el tlatoani de la aldea se habrá ido.



Yo trato de pensar en el sarcófago que, lo quiera o no, puntillosamente ha construido.

En el día de su despedida observo a este prototipo del tecnócrata mexicano, los hombres de los “indicadores” que, como él, gobiernan México desde hace más de treinta años. Abundan muchísimos en el último de sus discursos este domingo. Aquí van unos: 41 por ciento de aumento en la matrícula en educación superior; reducción en 28 por ciento la mortalidad infantil; primer lugar en la reducción de la inseguridad alimentaria; 34 por ciento por debajo de la media nacional en delincuencia común. Y los indicadores necesitan ir acompañados de una foto para que la figura contenga el bálsamo lustrador de su gloria.

Foto de El sol de Puebla.

1

¿Es posible un recuento objetivo?

Moreno Valle no dudó en dejar su huella en la ciudad de Puebla. Así, lo vimos en ceremonias de inauguración a lo largo de los seis años. La cuenta es larga, pero hay que empezar por hacerla:

El CIS, la Rueda, el Teleférico, el Paseo en el río Atoyac, los puentes sobre la recta a Cholula y la Federal a Cholula en el Periférico, y sobre la Atlixcáyotl en la misma avenida, el Segundo Piso sobre la autopista, los puentes en Boulevard Valsequillo y la 31 Poniente, el nodo Juárez Serdán, las dos rutas del metrobús, el Museo Internacional Barroco, el edificio de la Procuraduría, el Hospital del Niño Poblano, las ciclovías en Atlixcáyotl, Periférico y Serdán.

No es poco. Marín, Melquiades, palidecen, ellos no encontraron la fórmula para embalsamar tanta obra. No se habían inventado los PPS ni los fideicomisos administrados por Pedro Aspe Armella.Tal vez Manuel Bartlett algo logró sacarle al salinismo indulgente con sus propios sótanos y se acordará del pomposo “Programa regional Angelópolis”.

Añado lo que he podido ver a vuelo de pájaro en el estado: seis CIS como el de Izúcar de Matamoros; nuevas unidades de salud (“544 edificadas y rehabilitadas, además de 50 hospitales “edificados y dignificados”), como la que ha construido en Palmar de Bravo. Seis arcos de seguridad para rodear a la ciudad de Puebla. Y más carreteras, como el libramiento en Atlixco y la por fin terminada autopista México-Tuxpan en su paso por Huauchinango y Xicotepec.

Y de remate, el complejo AUDI, con la planta y la ciudad implantadas en esa llanura del altiplano en San José Chiapa.

Atiendo a las cifras que ha dado el propio Moreno Valle: 72 mil 538 millones de pesos en infraestructura, 10 mil 257 millones de pesos en construcción y equipamiento de 50 hospitales y 7 mil 696 millones de pesos en la edificación de espacios educativos.

“Esto equivale a lo invertido en los 15 años anteriores a mi gobierno, en pesos constantes del 2016”, ha dicho ayer en su discurso.

Pero las cifras siempre llevan interrogantes: ¿cuánto costó el metro de ciclovía?; ¿cómo es posible que ese costo exceda cinco veces lo invertido por kilómetro para los ciclovías en el Distrito Federal? ¿Por qué resultaron ganadoras de los “concursos” las empresas aliadas a Peña Nieto y Hank Rohn? ¿Pensará que el puro nombre de Pedro Aspe Armella hará que olvidemos el fideicomiso que le entrega la administración de la deuda por los PPS? ¿Creerá que los pasivos registrados por la Auditoría Superior de la Federación –al menos 24 mil millones de pesos más que lo reportado en el informe como deuda pública, sin ir más lejos, hasta los 76 mil millones que denuncia el economista Eudoxio Morales—no serán identificados por quienes sí tienen ojos para ver como la hipoteca que cargarán las finanzas públicas por los siguientes treinta años?

Gráfica tomada del periódico Central.

Dejo por un momento de lado la historia del déspota. El Congreso abyecto, el Tribunal servil, los partidos sometidos, la prensa a su modo (o a su contra) comprada, el árbitro electoral en la bolsa. Y la criminalización de la protesta social y la represión cuando hizo falta: en Chignahuapan, en Cholula, en las juntas auxiliares. Y busco el análisis económico objetivo:

Recojo la conclusión del economista Enrique Cárdenas en su texto El Legado de Moreno Valle:

Se debe reflexionar sobre los activos y pasivos que dejó para las generaciones futuras. En primer lugar, es indudable que la planta AUDI es una gran adición a los activos del estado. Su potencial apenas empieza a reflejarse en la actividad económica y seguramente repercutirá en la creación de muchos empleos, si la situación internacional lo permite.[12] Los activos impulsados por el gobierno del estado, en el caso de AUDI, multiplicaron la inversión pública. También es importante aquilatar la infraestructura física de carreteras y caminos, así como la creación de capacidad hospitalaria y mejoramiento del logro educativo en la entidad. Una población más saludable y mejor educada impulsa de hecho el desarrollo del estado.

“Por el lado de los pasivos, el saldo es más bien negativo. El potencial de crecimiento económico para el futuro es incierto. La inversión total en el estado fue menor a la registrada en el sexenio anterior, lo que sin duda contrasta negativamente con lo generado en otras entidades. Su priorización en términos de productividad también es limitada, por las inversiones en proyectos poco rentables—aunque visibles, como la ciclopista. El costo de la construcción parece haber sido también muy elevado, lo que reduce su productividad y genera otro tipo de dudas. Todo ello reduce la efectividad de la inversión. Costó mucho y rinde poco. ¿A dónde se fue ese dinero excedente? ¿Quiénes y cómo se beneficiaron?

"Si tomamos en cuenta que los pasivos financieros del estado aumentaron más de cuatro veces, de 9,068 millones de pesos en 2010 a por lo menos 47,131 millones en 2015, [13] y que el estado se desprendió de algunos de sus activos como las carreteras de cuota que le generaban ingresos corrientes que excedían su costo de operación, queda de manifiesto que el balance del legado de Rafael Moreno Valle es más bien desfavorable.

“Parece excesivo el costo para el estado de los logros principales obtenidos: los empleos generados por AUDI, por los puentes y caminos, por las 383 camas adicionales de hospital generadas hasta 2015, por el mejoramiento marginal en el desempeño escolar y otros logros menos emblemáticos. Se logró algo, pero costó mucho. Desafortunadamente, el gobierno se deshizo de activos productivos para obtener recursos inmediatos y se endeudó severamente, comprometiendo ingresos estatales de por sí escasos para la provisión de bienes públicos esenciales por los próximos dos decenios. Lo logrado en el sexenio es muy poco en comparación con lo que se pudo haber obtenido y, por desgracia, deja deudas que dificultarán que la población en el futuro vea un bienestar.”

2

¿Escenas para embalsamar un sexenio?

Los políticos mexicanos son expertos en embalsamamiento. “En política no hay cadáveres”, pensarán ensimismados en alguna final tertulia de despedida. La tradición mexicana establece que una vez que el tlatoani en turno deja el cargo se va a gozar las mieles de sus triunfos en algún próspero negocio inmobiliario con el nombre de sus hijos (Mario Marín) o a rumiar su imperio-sistema político perdido colgado de una curul (Manuel Bartlett). Otros esperan con paciencia el retorno de sus propios embrujos, sus hijos o sus entenados (Melquiades Morales y Mariano Piña Olaya). Pero hay algunos que se construyen un sarcófago para que los miremos renacidos dentro del gobierno que habrá de sucederlos, como parece ser el caso de quien en estos días ve expirar su turno.

¿Qué dirá de ello un político para quien el sentido de la vida se mide en indicadores? Tal vez que para eso han servido los miles de millones de pesos del erario gastados en los medios de comunicación que, sin más, son las sustancias químicas con las que disciplinadamente ha embadurnado su figura pública a lo largo de seis años, y que ahora remata con la frase el cambio en México es posible.

¿No habrá escrito su asesor para él este epitafio?

“El populismo habla en nombre del pueblo, miente sin pudor alguno, ataca a los que no comparten el pensamiento único y sobresimplifica tanto problemas como soluciones…”

La primera escena, violenta, da cuenta de la delincuencia impune y el Estado fallido. La segunda parece banal --un embotellamiento provocado por el Segundo Piso en la autopista--, pero expone la irracionalidad del actor público que llamamos Gobierno.

Ninguna de las dos primeras escenas involucra como personaje directo al gobernador saliente. Las escenas no ocurren ayer domingo 15 de enero en su auto-despedida en la tierra de Audi. No lo veremos cuando se propone como defensor de los mexicanos contra Trump, ni cuando cuestiona a Marín “por haber perdido toda referencia moral”, ni cuando se postula como el defensor de las causas populares contra “la demagogia populista”, en clara referencia a López Obrador. Ni mucho menos cuando afirma sin clemencia que todo lo que ha hecho ha sido sin tener que pedir un solo peso en préstamo. Tampoco discurriremos por el último banquete a cuenta del erario público para los cuatrocientos elegidos y más arrimados de su extensa corte, bajo algún tendido ahí mismo en Ciudad Audi.

No, estas dos escenas cierran un sexenio de otra manera. Alumbran al rostro más llano y vil de una clase política que ha construido tales cercos sobre sí que mira estos sucesos como si no fueran estrictamente suyos.

Ilustración tomada de e-consulta.

La primera se refiere al principal fracaso del gobierno de Moreno Valle: el Estado rebasado por la delincuencia.

El lunes 9 de enero a las 10 de la mañana un comando de seis hombres armados se posesiona de un fraccionamiento frente a la Pirámide de Cholula. No dudan. No yerran. Son seis o siete casas. En cada una de ellas encierran en una habitación a quienes ahí se encuentran. Y luego, una por una por una, las desvalijan de joyas y dinero, que es lo que buscan. Y los autos. Cada uno de los rateros sale manejando. Se van y no dejan huella. El robo ni siquiera fue noticia para la prensa, y no hubo red social que amparara con un testimonio gráfico este robo perfecto. Tras la puerta que dejaron abierta en su huída los rateros quedaron las familias ultrajadas, las habitaciones revueltas, la intimidad violada. Y más allá, la memoria de los innumerables sucesos recientes: el secuestro del empresario De la Fuente en Morillotla, el asesinato del agente federal por una banda de huachicoleros en Tehuacán, el hallazgo del cadáver de una joven mujer ahorcada por su pareja en su hogar en Cholula.

Grafica toma de El Sol de Puebla.

La segunda expone la irracionalidad de la acción de los gobiernos en México:

El viernes 12 voy a Tepeaca. 11 de la mañana. Trepo a la autopista por la salida del Cuauhtemoc. Arriba corre imponente en Segundo Piso. Espeluznante el atorón del tráfico. Pronto entenderé por qué: a todos los que circulamos bajo la vía elevada nos han constreñido a dos carriles. Y luego, todos los que bajan del concreto elevado derivan hacia nuestros dos locales carriles. “No puede ser”, me digo, tiene que haber un accidente. No, no hay choque ni vehículos varados, simplemente, no cabemos. No, carajo, ¿pues qué cosa estudiaron estos ingenieros y arquitectos que diseñaron este perfecto tapón? Parece broma, pero todo este dispendio de concreto ha dado por resultado que la vieja autopista a su paso por Puebla la han dejado estos modernizadores con los mismos dos carriles con los que la construyeron hace 55 años. 10,500 millones de pesos, con un sobrecosto de 500, 47.6% fueron aportados por el gobierno federal y 52.3% por capital privado –la española OHL y a mexicana PINFRA, concesionarias por 30 años--, sí, todo ese dinero nos ha dejado un tapón de dos carriles para desfogar el tráfico que sobre la autopista genera una metrópoli como la ciudad de Puebla. De algo estoy seguro: ni Peña Nieto ni Moreno Valle pasarán por este atolladero algún día de sus aristocráticas vidas.

De ninguna de estas dos escenas darán cuenta los indicadores. No darán lugar a preguntas en entrevista alguna a Moreno Valle. Porque en seis años no ha dado una sola entrevista que no esté previamente comprada y cobrada rigurosamente por los medios y que no forme parte de una estrategia instrumentada, dirán ellos, por todo un equipo de comunicadores y jefaturas de comunicación social y empresas asociadas. Si Marín tuvo su Xavier Sánchez Galicia, Moreno Valle cuenta con su Marcelo García Almaguer. Ellos son los expertos embalsamadores.

Marcelo García Almaguer, el publicista embalsamador de Moreno Valle.

3

Encuentro dos escenas más, ahora sí del domingo de su embalsamiento para valorar al político que veremos reproducido en el gobierno de su heredero Tony Gali.

Foto tomada de e-consulta.

En una lo despiden como su Jefe al que han servido y le rinden reverencia. Los diputados al recibir el sexto informe lo miran presidenciable y lo postulan para el 2018. “El cambio que vive Puebla es necesario y posible para todo el país”, declara el diputado panista Víctor León Castañeda; el perredista Julián Rendón dice que Moreno Valle representa el liderazgo “firme y con visión de futuro que México requiere”; Evelia Rodríguez, del Partido Compromiso por Puebla (CCP) afirma que “Puebla vive una transformación”; Ignacio Alvízar Linares, representante del Partido Movimiento Ciudadano, le ofrece el respaldo de su instituto político para “futuros proyectos”.

Son los diputados que en las últimas dos legislaturas le han aprobado al patrón un conjunto de leyes que han determinado el rumbo de un sexenio: la que de un plumazo extirpó la palabra pueblo de la constitución estatal y con ello desaparecer las juntas auxiliares –lo que provocó la insurrección de decenas de pueblos y la represión en Chalchihuapan--; y por ahí la desgraciada Ley Bala. Y más, la ley que aprobó la figura de los PPS (Proyectos por Prestación de Servicios) con la que Moreno Valle oculta los pasivos de dejarán hipotecado los ingresos estatales del impuesto a la nómina, y por ese rumbo la privatización del agua potable a una empresa de Hank Rohn, la venta de la administración de las carreteras estatales, con lo que los gobiernos que vienen tendrán que pensar en otra cosa si esperan contar con recursos propios para su operación corriente. Y ya en esa ruta de la creación de un Maximato, como bien lo expone Rodolfo Ruiz este mismo lunes 16 de enero, la aprobación de las modificaciones a la ley por las que Moreno Valle garantiza el control de la Fiscalía General del Estado hasta el 2022, el Colegio de Notarios, el Instituto de Transparencia, la Auditoría Superior del Estado y los nombramientos en el Tribunal Superior de Justicia. Y para cerrar, el nuevo organismo contra la corrupción y el instrumento principal para su reproducción como clase política, el Instituto Estatal Electoral.

Para sí mismo el bálsamo del despotismo originario del viejo don Benito: para mis amigos justicia y gracia…

Foto cortesía de la organización 28 de Octubre.

En otra lo despiden como el déspota que ha sido. El domingo, la organización 28 de Octubre se manifiesta en la autopista y marcha por el Segundo Piso para exigir una vez más la liberación de Simitrio. Esas palabras no están en el vocabulario de Rafael Moreno Valle. Pero son las que más fielmente exponen la realidad de los derechos humanos violentados por el gobernador contra sus opositores. La 28 de Octubre ha roto todos los récords de movilizaciones registradas para una misma organización y contra un gobernador. Y absolutamente de nada les ha servido: el gobierno mantiene en la cárcel con argucias legales y sometimiento de los jueces a quienes sin duda son presos y perseguidos políticos: Simitrio el primero de ellos.

Para ellos el bálsamo del despotismo originario del viejo Don Benito: para mis enemigos, la ley.

+++++

Y el embalsamado está ahí, en un sarcófago a punto de salir a la intemperie.. Dispuesto para el 2018.

Página 8 de 19