Poder y Política

Un liberal salvaje es un ciudadano que no reconoce en el fondo otro ethos que el del bienestar personal y familiar ni otro derecho que el de resolver su vida con los medios a su alcance, perjudiquen estos o no a su comunidad y a su nación. (Revista Nexos, febrero 2011)

De qué estamos hablando



“No estamos construyendo un colector, señor –me dice vía telefónica Germán Castañón, Gerente de Administración y Proyectos de Grupo Proyecta, la empresa desarrolladora de Lomas de Angelópolis--, en Santa Clara Ocoyucan sólo estamos limpiando una barranca para beneficio de todos los que viven por ahí.”

Limpiar una barranca. Así describe este funcionario la apertura --sin manifestación de impacto ambiental, sin permiso alguno y sin que se conozca su propósito-- de un tajo de 4.2 kilómetros, con una anchura que va de los quince a los treinta metros, sobre el cauce de un arroyo que los campesinos de la región llaman “Chichac” --y no barranca de La Mora como la nombra la empresa--, al que de paso le talaron más de 150 árboles, en su mayoría sauces – o huejotes, como les llama la gente de Santa Clara.

Para beneficio de los que viven por ahí. Escucho a este constructor de fraccionamientos residenciales y quisiera imaginar que esta manera irracional de crecer una metrópoli es un mero malentendido, una rencilla inocua de palabras deslavadas que nada tienen que ver con la devastación ambiental y la extinción del patrimonio histórico y cultural del mundo rural en el valle de Puebla por un modelo de expansión sin freno para la reproducción del capital inmobiliario. Al final, el único criterio al que se sujeta la palabra planificación.



Pero no hay malentendido: Grupo Proyecta-Lomas de Angelópolis ha construido en los últimos 17 años una trama de fraccionamientos de vivienda residencial sobre alrededor de 900 hectáreas de llanos y lomas al poniente del río Atoyac en un complejo proceso inmobiliario cuya principal característica ha sido la de la ausencia reguladora de las instituciones del Estado en sus tres niveles de gobierno.

Y si he de creer en lo que me dice Florenciano Pantaléon Antillano, Secretario General del Ayuntamiento de Santa Clara Ocoyucan, ya han logrado comprar 800 hectáreas más del ejido del pueblo de Santa María Malacatepec. En la cabeza de los señores de Proyecta, su ciudad ya se asoma al valle de Atlixco.

La obra del colector está clausurada de manera "total temporal" por PROFEPA desde fines de marzo pasado, y hasta donde se sabe, dicho por el propio Germán Castañon a este reportero, no han presentado a la fecha Manifestación de Impacto Ambiental. "Multa y reparación del daño", dice la Comisión Nacional del Agua que será la consecuencia para la empresa, pero al día de hoy no ha presentado el procedimiento administrativo contra los desarrolladores.



Grupo Proyecta es un particular convertido en gobierno de facto montado en la precariedad institucional de los gobiernos municipales de San Andrés Cholula y Santa Clara Ocoyucan, beneficiado por el desmantelamiento que Rafael Moreno Valle realizó de la estructura ambiental construida a regañadientes por los sucesivos gobiernos poblanos de los últimos treinta años, y que goza, además, del retraimiento estructural de los organismos federales de Reforma Agraria, SEMARNAT, PROFEPA y Comisión Nacional del Agua, diseñados para el cumplimiento de las leyes en materia ambiental, agraria y desarrollo urbano, impotentes ante la acción del consorcio inmobiliario.

El tajo sobre el cauce del arroyo Chichac sirve para comprender la realidad de una ciudad de Puebla en la que ideas elementales como “ordenamiento territorial”, “planificación urbana” y “rectoría de Estado” son sueños que se quedan en los planes de desarrollo a los que nadie les hace el más mínimo caso.

Grupo Proyecta y la construccion de su propia ciudad

La relevancia de la empresa de Rafael Posada y Pedro Aspe es sin duda nacional. Si para el 2006 había invertido en Lomas de Angelópolis 110 millones de dólares, para fines del 2014 la inversión alcanzó, a decir de los propios empresarios, los cinco mil millones de dólares en tierra, vivienda plurifamiliar y comercios. 21 mil viviendas y 50 mil habitantes. Generaron en ese año 13 mil empleos (5 mil en construcción, 3 mil en urbanización y 5 mil en servicios). Toda una palanca de desarrollo dirán sus admiradores y entendidos.

¿Por qué entonces, pasar, como pasaron, sobre la ley como lo han hecho con la destrucción del arroyo Chichac?

El tajo

Empezar entonces esta crónica con las imágenes de esta acción clínica del Grupo Proyecta en su paso por el Chichac:

¿Qué es lo que ha hecho Proyecta sin pedirle permiso a nadie?

Entre febrero y marzo de este año la maquinaria de Proyecta ha arrasado con la venia de la Comisión Nacional del Agua y la presencia tardía de la PROFEPA lo que fuera el cauce y las vegas del arroyo Chichac en Santa Clara Ocoyucan, el último de los afluentes de la ribera poniente del Atoyac en el valle de Puebla, ya en el arranque del lago de Valsequillo. El tajo de entre quince y cincuenta metros de ancho y 4.2 kilómetros de largo se ha llevado de por medio 153 árboles, en su mayoría huejotes (sauces) muy bien contados por los campesinos afectados por la obra en los campos de Santa Clara Ocoyucan y Santa María Malacatepec. La dimensión del tajo permite concluir que para Proyecta el colector es la solución radical al problema no resuelto de las aguas pluviales que inundan el llano en el que asienta los nuevos fraccionamientos, aguas que corren desde los miles de metros cuadrados de calles encementadas de clústeres que bordean la loma desde la que domina la Gran Reserva de Lomas de Angelópolis, el más exclusivo de los fraccionamientos de los Posada, una elevación que oculta el vallecito de Malacatepec de la vista de la ciudad de Puebla, al otro lado del río Atoyac.

La construcción del tajo ha ocurrido en el hermetismo tradicional con el que se maneja esta empresa y que la pinta como lo que es: una especie de enclave al margen del Estado y la ley, una industria desarrolladora de clústeres encerrados en bardas que se multiplican año tras año con la profusión de una colmen, u encierro que se alienta desde los espectaculares en el periférico que ofertan para las clases medias en plazos mensuales el sueño de una vida mejor.

El tajo termina en la vega del arroyo Chichac antes de su desembocadura en el río Atoyac.

“Rectificación de cauce” le llama la Comisión Nacional del Agua. La obra es de una envergadura propia de un gobierno estatal o federal, impensable para un gobierno municipal como el de Ocoyucan. Pero hasta el viernes pasado, según los funcionarios de CONAGUA, no se conoce el proyecto en el que se sustenta este construcción; no se sabe cómo lo encausarán al río Atoyac, ni mucho menos se sabe qué es lo que piensan hacer con las aguas negras. Los funcionarios de la dependencia federal, así como la dirección del SOAPAP en la ciudad de Puebla me han confirmado que simplemente no tienen idea de que si lo que PROYECTA ha hecho está contemplado en un proyecto. Incumplieron con una disposición legal fundamental: la manifestación de impacto ambiental.

El hermetismo y la discrecionalidad han sido los modos con los que esta empresa ha manejado sus asuntos; temas que debieran ser públicos simplemente permanecen ocultos. Se sabe, por ejemplo, que desde finales del 2012 un importante número de viviendas, 24 mil para ser precisos, descargan ya sus aguas en colectores que derivan hacia la planta de tratamiento de Atoyac Sur, al otro lado del río, territorio del municipio de Puebla. La conexión de casas de Lomas a los colectores operados por el SOAPAP y la empresa privada concesionaria del agua potable en la ciudad de Puebla no es nueva. Desde el 2005 dos colectores cruzan el río para descargar las aguas negras de los clústeres de la primera etapa de los fraccionamientos de los Posadas. La publicidad de Lomas de Angelópolis siempre mira a los volcanes, pero para asumir la responsabilidad de los servicios públicos como el agua y el saneamiento de sus residuos que brotan de esta implantación en los territorios municipales de San Andrés Cholula mejor han volteado a Puebla. ¿Qué convinieron con el gobierno estatal?, ¿en qué plan hídrico se sustentan la dotación de agua potable?, ¿en qué se sustentan las aprobaciones de pozos por la Comisión Nacional del Agua en Malacatepec?, ¿qué consecuencias tiene ya para la cuenca del Atoyac esta extracción y sus inevitables desechos?, ¿cuánto han pagado a la empresa concesionaria del agua en Puebla para el tratamiento de sus aguas?, ¿bajo qúe contratos?, ¿qué convenio tienen con el SOAPAP?, ¿qué van a hacer con todos las aguas negras de los nuevos desarrollos?, ¿se les obligará a construir plantas de tratamiento? Son cuestionamientos elementales, hasta la fecha sin respuesta.

Multa y reparación del daño, dice la CNA. “Pero el proyecto es factible”

Este es uno de los tres pozos que Proyecta perfora en los campos comprados al ejido de Santa María Malacatepec con permisos de la Comisión Nacional del Agua.

“Al Grupo Proyecta se le van a fincar responsabilidades por la vía de un procedimiento administrativo que está en curso –me dice en entrevista Alberto Jiménez Merino, delegado de la Comisión Nacional del Agua en el estado de Puebla, en el tema de la destrucción de un arroyo afluente del río Atoyac por parte de la empresa desarrolladora de Lomas de Angelópolis--. Haremos cumplir la ley. Ellos se adelantaron, actuaron sin haber presentado la manifestación de impacto ambiental a la SEMARNAT. Serán sancionados conforme a lo que establece la ley, y estarán obligados a la remediación del daño.”

La crónica sobre una nueva derrota ambiental en la cuenca del río Atoyac pasa por la declaración de un funcionario federal cuya dependencia contempló, sin tomar medida alguna para impedirlo, cómo en los meses de febrero y marzo la empresa de los apellidos Posada y Aspe destruyó para construir un colector pluvial una ribera de 4.2 kilómetros sobre el arroyo Chichac, el último de los afluentes que descargan las aguas pluviales y negras en el más importante río del valle de Puebla antes de su conversión en lago muerto de Valsequillo. Algo hicieron, diré mejor, realizaron una visita de inspección a mediados del mes de marzo, se regresaron a sus gabinetes para el análisis de lo que encontraron, y mes y medio después me dicen que en quince días iniciarán contra la empresa “un procedimiento administrativo”.

Y arranco así para asentar dos hechos: la precariedad institucional en la trama del agua en México, la ausencia de políticas públicas con una verdadera visión estratégica del proceso socio-ambiental en el valle de Puebla fundada en un riguroso ordenamiento territorial; y la impunidad con la que se manejan los empresarios desarrolladores de fraccionamientos en una ciudad que pareciera no tener más ley que la que impone la reproducción del capitalismo salvaje en el que vivimos.

Por eso la versión que me ofrecen Jiménez Merino y sus compañeros funcionarios en la CNA Juan Jaime Montemayor Dávila (Subdirector Técnico) y Julio Adolfo Fierro Kauffmann (Subdirector Administrativo del Agua) se me aparece como la visión del que recoge el campo yerto de batalla después de una derrota anunciada desde que el Estado en México olvidó su función rectora del interés público y en Puebla, por la vía de los gobernadores inmobiliarios, se convirtió en el principal promotor de la ciudad de la exclusión:

La CNA tiene ocho inspectores para todo el estado de Puebla; por supuesto que la dependencia ha sido víctima de los recortes presupuestales de los últimos años. Y con ellos tiene que enfrentar las infracciones a la Ley de Aguas Nacionales como las que empresas como Proyecta llevan a cabo. La Comisión simplemente no tiene dientes. En el caso del arroyo intervenido, me dicen los funcionarios, la rectificación del cauce como le llaman ellos al tajo de 4.2 kilómetros abierto a lo largo del arroyo Chichac, la Comisión no lo ve como algo negativo: “la acción del particular, hipotéticamente tiene como propósito la minimización del riesgo, técnicamente lo vemos bien, pero actuaron sin presentar un estudio técnico, aunque metieron un expediente con nosotros, nunca presentaron manifestación de impacto ambiental.”

“Pero ellos se fueron por la libre”, dice Montemayor Dávila.

Intervención por la libre. El arroyo convertido en colector. Estas mujeres tienen a su espalda el tajo abierto en la vega que sus familias han sembrado desde los tiempos de la dotación del ejido en el año 1926.

La PROFEPA salva la imagen del gobierno federal… dos meses después

La obra del colector fue clausurada el 28 de marzo por Profepa. Foto tomada de urbanopuebla.com

Otra autoridad, PROFEPA, ha llegado finalmente el 28 de marzo a clausurar una obra que en su propósito último ha cumplido con su cometido: construir un tajo para el desalojo de las aguas residuales de las decenas de clústeres de Lomas de Angelópolis.

“La empresa no presentó la Manifestación de Impacto Ambiental ante la SEMARNAT–dice la nota publicada en el diario Reforma --, así que para evitar que se continuara generando un riesgo de daños a los ecosistemas y la salud pública se impuso la clausura, misma que será retirada hasta que la empresa promovente exhiba la autorización.”

La acción es consecuencia de la querella que el ayuntamiento de Santa Clara Ocoyucan ha interpuesto ante la PROFEPA, que deja constancia de la clausura en el oficio PFPA/27.3/12.27.2/0245/18, firmado por los funcionarios Beatriz Herrera Meza, José Ramón Velazco Calderón y Martín Espinosa Paz. La clausura, fundada en el artículo 170, Fracción Primera de la ley General de Equilibrio Ecológico, es marcada como “total temporal”.

Proyecta es la ciudad de la exclusión: y ya compraron todo, dice el gobierno antorchista

Florenciano Pantaleón increpa a la CNA: ellos le dieron la factibilidad a la empresa Proyecta para la construcción del colector.

El municipio de Santa Clara vive de los ingresos que recibe de los fraccionamientos de Lomas de Angelópolis. Aquí gobierna Antorcha Campesina, que se hizo del poder en el 2016, cuando fue derrocado el alcalde acusado de corrupción.

Florenciano Pantaleón Antillano es el Secretario General del Ayuntamiento de Santa Clara Ocoyucan pinta un panorama desolador para el territorio municipal:

“Grupo Proyecta ya compró todo –me dice--. En Santa Clara tienen alrededor de 300 hectáreas construidas, pero ya compraron todo, tienen 800 hectáreas en Malacatepec, todos los cerros de aquel lado –y señala hacia la serranía del Tentzo--. Pero ellos tienen compradas notarías, y tienen comprado no sé qué tanta cosa, así que todo lo construido ya lo tienen regularizado, todo lo hacen a través de los comisariados ejidales que hacen sus asambleas y les dan el dominio pleno. Han construido una ciudad aparte, con sus bardas y su seguridad privada, con la polarización social que eso acarrea, nomás cruzas la barda y te olvidas de Santa Clara.”

¿Es la derrota de los pueblos campesinos?, le pregunto.

“Sí, pero no me sorprende. Así funciona el capitalismo, acapara todo, el territorio, el río, el agua, los caminos, todo lo avienta al mercado. Proyecta compró a nueve, diez pesos el metro cuadrado que ahora vende en más de tres mil ya urbanizado, pero eso trae polarización social. Lo que aquí ocurre es un ejemplo del capitalismo rapaz que divide con bardas a los pobres de los ricos

Jorge Castañón, el constructor “limpia barrancas” de Grupo Proyecta

A Germán Castañon, el funcionario de Proyecta que ha aparecido para los reporteros que lo buscamos gracias a la presión que Dale la Cara al Atoyac ha hecho a sus patrones Posada, lo conocí en el 2015, cuando su empresa provocó una de tantas rebeliones en el pueblo de Malacatepec.

Pobladores de Santa María Malacatepec no van a permitir la perforación de pozos de agua potable para Lomas de Angelópolis. Así se lo expresaron ayer martes 14 de abril de 2015 por la mañana en asamblea popular a Germán Castañón, Gerente de Administración de Proyectos del Grupo Proyecta, en una asamblea pública que contó con la presencia de las autoridades de la Junta Auxiliar y del Comisariado Ejidal y en la que este reportero estuvo presente.

Una negativa que se plasmó en un documento firmado por el presidente auxiliar Víctor Gordiano Largo, pero en el que no aparece la firma del representante ejidal, el más cuestionado por la gente en Malacatepec.

“Compraron la tierra, pero no compraron los manantiales”, le gritaron en la reunión realizada bajo la arcada de la presidencia auxiliar.

Porque lo que es un hecho aceptado por todos es que Proyecta, la empresa de Rafael y Gabriel Posada que ha desarrollado desde el 2003 Lomas de Angelópolis, ha plantado sus bardas y palmeras del encierro capitalista como un nuevo blanco conquistador en el siglo XXI, y ha comprado en los últimos dos años centenares de hectáreas en el territorio de este pueblo originario ubicado en un vallecito al sur de la ciudad de Puebla, al pie de la serranía del Tentzo, en el municipio de Santa Clara Ocoyucan. Tierras ejidales y de pequeña propiedad, una por una y de una y otra forma, en el valle y en el cerro, y hasta por cuatrocientas hectáreas.

Proyecta ya se hizo de su reserva de tierra. Los campesinos miran unos cerros que ya no son suyos. No hay manera de comprender el impacto de esta realidad sobre una comunidad campesina. El griterío en la asamblea se disuelve como guijarros en la tierra, pero alcanza para vislumbrar que dará la pelea.

“Si ustedes no están de acuerdo --alcanzó a decir el ingeniero Castáñón cerca del mediodía--, pues con esa respuesta yo me retiro.”

“Es lo recomendable”, se alcanzó a escuchar que le dijo un campesino.

Se fue el ingeniero constructor de Proyecta de regreso a sus clústers y sus paraísos para las clases medias poblanas construidos sobre tierras campesinas. Y en Malacatepec quedó un pueblo angustiado por el desastre que se le viene encima.

Esta es la crónica de una mañana en la plaza pública de un pueblo al que la “ciudad planeada” de los hermanos Posada se tragará sin remedio.

Rechazan en Malacatepec pozos de agua potable para Lomas de Angelópolis

Rechazan en Malacatepec pozos de agua potable para Lomas de Angelópolis

Tres años después Grupo Proyecta ha perforado ya tres posos en Malacatepec autorizados por la Comisión Nacional del Agua. Y Germán Castañon, todavía Gerente de Administración y Proyectos de Grupo Proyecta, me contesta el teléfono y no rehúye de entrada a las preguntas elementales que le hago al teléfono celular que sus jefes en Proyecta han proporcionado a Dale la Cara al Atoyac, A.C. para responder los cuestionamientos de los reporteros. Una conversación que no pasará de cinco minutos. Yo tengo dos temas: el de las descargas de aguas negras de Lomas de Angelópolis y el del colector en Santa Clara Ocoyucan. Para el primero tiene respuestas; para el segundo, medias respuestas, enojo y preguntas que no llegarán a hacerse:

Dice que llevan 16 años descargando en Atoyac Sur. Que ni una sola de sus casas descarga en arroyos o en el río Atoyac, y eso incluye las que han construido últimamente en Malacatepec. Dice que no entiendo de ingeniería, que es la que resuelve que se puedan llevar aguas arriba las descargas de los clusters que no están conectados a la planta Atoyac Sur.

Dice, además, que quien debe contestar estas preguntas es el SOAPAP y Concesiones Integrales.

Afirma que no sabe cuántas casas están conectadas a Atoyac Sur.

Y del colector, esto dice:

Que no están construyendo un colector, que ellos están limpiando una barranca en beneficio de todos los que ahí viven. Cuando le digo que he visto las bardas de mampostería y los paredones de concreto y el canal de treinta metros de ancho, vuelve a negar que estén haciendo algo más que "limpiar una barranca". Y que si ya fui a ver entonces para qué le pregunto. Lo sorprendo con la clausura por PROFEPA. Silencio. Luego dice que ya están tramitando la MIA. Se queda callado cuando le digo que la obra está parada. Se enoja más cuando le pregunto que cómo es que hicieron todo eso sin permiso de SEMARNAT. Refunfuña y cuelga el teléfono.

"La vida como debe ser"

La construcción del colector de aguas pluviales por Grupo Proyecta-Lomas de Angelópolis en Santa Clara Ocoyucan, con la destrucción de 4.2 kilómetros del arroyo Chichac al sur de la ciudad de Puebla, confirma entonces, sobre cualquier estimación, la derrota del río Atoyac como territorio ambiental, histórico, cultural y social.

Quiero decir con ello que es la derrota de la sociedad poblana como formación social inteligente, democrática y justa.

Pero es "la vida como debe ser", dicen sus anuncios en internet.

La urbe del capital Posada-Aspe es entonces una pala mecánica que arrasa todo, árboles, riberas, pueblos, leyes, instituciones para implantar un modelo de ciudad fundado en la desigualdad y la exclusión. Tienen quince años haciéndolo a la vista de todo el mundo. Santa Clara Ocoyucan y Santa María Malacatepec son las últimas reservas agrarias al sur-poniente de la ciudad de Puebla, y las ha tomado sin pudor una empresa desarrolladora que se ha convertido en un gobierno de facto para el que no hay freno que valga. ¿Permisos de construcción? ¿Cambios de uso de suelo? ¿Manifestaciones de impacto ambiental? ¿Concesión para ocupar e intervenir terrenos federales? ¿Autorización para rectificar el cauce de un río? Por favor, ciudadanos, eso déjenselo como preocupación a los gobiernos establecidos por los que votan en elecciones como las del próximo 1 de julio.

Poderes fácticos en Puebla: Grupo Proyecta y la derrota de los ejidos contra Lomas de Angelópolis. Una mirada larga

Puebla, Pue., 3 de mayo de 2018.- La dilación y parcialidad con que ha actuado el Instituto Electoral del Estado (IEE) generan condiciones de inequidad en la contienda electoral, al grado de que hay etapas procesales empalmadas y decisiones que protegen a los partidos políticos y que dan pie a solicitar la nulidad del proceso electoral para elegir gobernador del estado de Puebla, comentó el aspirante a candidato independiente al cargo referido, Enrique Cárdenas Sánchez.

En conferencia de prensa, acompañado de su equipo jurídico, el Premio Nacional de Economía denunció que el IEE dictaminó con 22 días de tardanza su solicitud de registro a la candidatura a la gubernatura de Puebla, y la documentación respectiva se le hizo llegar a nueve horas del inicio de la etapa de campaña, lo que resta certeza jurídica al proceso electoral, con lo que el árbitro de la contienda electoral está violando uno de los principios legales elementales que deben guiar su actuación.



Asimismo, Cárdenas exigió al IEE que no mande a imprimir las boletas electorales, ni termine la organización del debate entre candidatos a la gubernatura, sin antes concer el fallo que en los próximos días dará el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) respecto a su caso.

“Ahora, ya con las campañas iniciadas, será responsabilidad del IEE si manda a imprimir las boletas electorales antes de que se dé el fallo” respectivo en el caso del ex rector de la UDLAP, lo cual podría derivar en una responsabilidad administrativa para los consejeros del IEE.

Recordó que el miércoles, el TEPJF le enmendó la plana al Tribunal Electoral del Estado de Puebla (TEEP), ya que confirmó que Enrique Cárdenas sí tiene interés jurídico para reclamar el que el IEE no se haya pronunciado a tiempo respecto a su solicitud de registro a candidato a gobernador.



Por su parte, Alberto Peralta Merino, abogado de Cárdenas, explicó que el error del TEEP evidenciado por el TEPJF, fue haber considerado que el ex rector de la UDLAP no tenía interés jurídico para impugnar la omisión del IEE ante el TEEP al momento de otorgar los registros de candidatos; “el Código Electoral de Puebla no exige ser parte legitimada; el interés jurídico se aplica cuando se habla de actos entre particulares, por ende resulta absurdo el señalamiento” hecho por los magistrados electorales poblanos, remarcó Peralta.

“Se empalmaron las etapas procesales de registro, y la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) en 2015 dijo que una de las causas por las que es inconstitucional la Ley Electoral de Puebla, es porque no establecía intervalos entre las etapas para presentar impugnaciones a las partes que se sintiesen afectadas, por lo tanto hay inequidad en la norma referida y se había pedido hacer las reformas respectivas, por lo que hay un desacato al fallo de la SCJN, hay un problema de inequidad y está en entredicho el proceso electoral”, denunció el litigante.

Ahora está en vías de resolverse la impugnación presentada por Cárdenas el sábado por la tarde, tras la notificación referida, que llegó a manos de los magistrados electorales federales el miércoles; e TEPJF asignó el número SUP-JDC/285/2018 al expediente referido.



En sendos artículos de esta semana, Jesús Silva-Herzog Márquez (Reforma, 30 de abril) y Juan Ramón de la Fuente (El Universal, 30 de abril) hacen un llamado a la cordura, a la sensatez, a la aceptación de los resultados de las próximas elecciones presidenciales. Es un llamado a ser demócratas y aceptar el resultado que dicten las urnas, sin regateos, respetando las diferencias de opinión y con plena tolerancia.

El llamado es necesario, pues las campañas están tomando perfiles preocupantes, donde pareciera que se está dispuesto a hacer lo que sea con tal de desacreditar al adversario, con tal de ganar un par de puntos en las encuestas. Los adjetivos y sus implicaciones, las historias y noticias que frecuentemente no son reales pero que sesgan la opinión pública, las declaraciones de simpatizantes que luego los candidatos tienen que salir a desmentir, han polarizado a la sociedad. Por ejemplo, la campaña de Anaya que pretende convencer al electorado de que se trata de una batalla entre dos y su llamado al voto útil; o las funestas declaraciones de Paco Ignacio Taibo II, de que López Obrador debería expropiar las empresas de aquellos que no estuvieran de acuerdo con él o lo quisieran presionar, echan leña a la hoguera; o la campaña de Meade, que infunde miedo a la población en caso de que López Obrador llegue a la presidencia, lo que contribuye a la polarización, a la ansiedad de muchos y sentimientos de venganza en otros.

Las discusiones se dan en todos los contextos. En la familia, entre amigos, en la oficina y en las reuniones, las discusiones muchas veces suben de tono y hasta generan altercados. No se diga las muestras de desesperación de grupos sociales y empresariales diversos que se han expresado en los medios. En el fondo, existen diferencias de opinión que si bien es normal que ocurran, muestran también que no estamos realmente empapados de un ánimo y cultura democráticas.

En buena medida, este temor al 'populismo' de López Obrador, o a la continuación de la corrupción incontrolable si gana Meade, o al neoliberalismo a ultranza si gana Anaya, se verían seriamente contenidos si nuestras instituciones fueran más robustas y quienes las lideran tuvieran la convicción y entereza de soportar innumerables presiones e incluso amenazas de quienes ostentan el poder público. En todo caso, como hemos visto en Estados Unidos, sólo las instituciones han sido capaces de detener, aunque sea parcialmente, el impulso xenofóbico y los excesos del presidente Trump.



En nuestro caso, los excesos de cualquier candidato que llegue a la presidencia, se teme, no tendrán los controles, los contrapesos institucionales necesarios para impedir que afecten drásticamente a grandes segmentos de la población. Estamos hablando de las instituciones de impartición y procuración de justicia, de algunos de los órganos constitucionales autónomos como el Coneval, el Inegi o el INE, del mismo Congreso, entre otros. La debilidad institucional nos debilita a todos ante los excesos del poder.

Lo dramático y paradójico es que quienes ostentan el poder público, o lo ostentarán tras las próximas elecciones, son quienes precisamente han utilizado las instituciones como garrote político, o como instrumento a su servicio particular, que son justamente las causas de su debilitamiento. El Sistema Nacional Anticorrupción ya debería estar funcionando plenamente, pero han sido justamente los partidos y nuestros representantes legislativos quienes le han impedido entrar en funcionamiento; el Ejecutivo ha utilizado a la PGR para fines claramente políticos y de contención social, y ha penetrado en la vida interna de los órganos constitucionales autónomos, debilitando su operación y su estructura institucional.

Está muy bien que debamos aceptar los resultados electorales y aprender a vivir en democracia, con tolerancia hacia lo distinto a uno mismo. Pero al mismo tiempo, ante los miedos reales o infundidos, debemos exigir a nuestros legisladores y al Poder Ejecutivo que se porten a la altura, así como a quienes lideran nuestras instituciones defenderlas a capa y espada. Las dos cosas van juntas: para vivir en democracia, quienes ostentan el poder deben salvaguardar nuestras instituciones. No lo han hecho. Así es más fácil aceptar los resultados si nuestro candidato preferido no gana las elecciones.

Una semana después del primer debate y dos meses antes de las elecciones, presenciamos dos fenómenos simultáneos: sube la marea morena y reacciona con furia la élite empresarial. Los empresarios y sus partidos aliados, PRI, PAN y PRD, se saben disminuidos y están entrampados entre sus dos candidatos (Anaya y Meade). Para competir con Morena tendrían que abandonar a Meade y apoyar con todas sus fuerzas a Anaya. Todo mundo lo dice porque todo mundo lo sabe. Una jugada de ajedrez obligada: el sacrificio de un alfil. Pero no pueden abandonar al primero porque sería desarticular al PRI, dejarían sueltas piezas que no podrían controlar, sería perder no sólo la presidencia sino diputaciones, senadurías y gubernaturas. El PRI tiene una estructura nacional que no tiene el PAN. Por eso prefieren a Meade sobre Anaya. Es decir, prefieren al que simplemente no puede ganar. Anaya tendría posibilidades si se le sumara el aparato priísta, con todos los cuadros priístas actuando de manera obediente y disciplinada, y encima operaran una compra masiva de votos. Pero no pueden hacerlo: pueden sacrificar a Meade, pero no al PRI. Ante la inminencia de la derrota de su candidato presidencial, los mandos medios priístas quieren garantizar los poderes territoriales. Los señores feudales pueden abandonar al rey, pero no quieren abandonar sus feudos.

Están entrampados: quieren abandonar a Meade, pero no pueden.

Sólo les queda atacar a López Obrador con todas sus baterías, bazucas, misiles, provocaciones, mentiras, infamias, piedras… todo. Todo lo que se pueda: legal o ilegal. Eso explica la radicalidad de la guerra sucia. No es sólo una guerra sucia, es también una guerra desesperada. Pero hemos llegado a un punto en el cual seguir mencionando a Andrés Manuel como el archivillano puede tener el efecto contrario del que buscan. No se puede detener la marea… Y no tienen tiempo para esperar a que baje.

27 de abril de 2018



Una señora se sube a uno de los ficus recortados de una plaza en Tabasco y baila alegre asomando medio cuerpo en el mitin que recibió a Andrés Manuel en su tierra.

Para los señores del poder y el dinero la amenaza que más temen es la que representa el 40% de preferencias de voto a favor de AMLO, que le pueden arrojar, si esto se mantiene, su meta de 17. 5 millones de votos para el día de la elección. Desataron ya, según ellos, la tormenta perfecta para hundir su cayuco.

¿Van a tratar de erosionar a ese voto duro que ahora llena plazas, canta y grita al único político mexicano vivo que ha recorrido varias veces al país? No. Sus objetivos son las poblaciones que no habían simpatizado antes, o que votan por primera vez. Uno de los frentes de esta tormenta es una lluvia cerrada de mensajes, spots, noticias, redes en Facebook, la serie de National Geographic sobre el populismo. Traza líneas cortafuego para contener el contagio. Se orienta hacia madres de familia, jóvenes, estudiantes, empleados, pequeños y medianos empresarios. Para este propósito se suman a los recursos legales partidarios, los fondos ilegales empresariales. Tienen dos meses para lograrlo. Quitarle los puntos que lo meten a la competencia con paso ganador y dejarlo con su tercera parte, insuficiente e histórica.

La ambición del poder: que mis miedos sean los tuyos. Amenaza a tu patrimonio (que no tienes). Va a expropiar empresas. Se acabarán los empleos (que por cierto a ti te falta). Es un autoritario que no escucha a nadie, sólo a su ambición de poder. No quiere que pienses, quiere que votes enojado.



Primero de abril: en una plaza abarrotada en Ciudad Juárez y a pleno sol Andrés Manuel planta propuestas de gran calado: acabar con la corrupción y la impunidad, reorientar los dineros públicos para cerrarle la llave a los negocios de los compadres, meterlos al desarrollo de las regiones y sus pueblos, medidas concretas al Norte para detonar su crecimiento, respeto pleno de Trump a nuestro país y a los mexicanos: “Ni México ni su pueblo van a ser piñata de ningún gobierno extranjero”. La plaza se llena de entusiasmo, de voces que gritan Presidente, Presidente, de gente que entona su aprobación a cada frase o propuesta acertada. La palabra se carga de razón entusiasta.

El otro frente de su tormenta perfecta es poner a punto al voto duro del PRIAN: la compra y la inducción del voto que logran con los dineros públicos orientados a los más pobres. La presión de los patrones a sus obreros y empleados. El voto corporativo de los grandes sindicatos como la CTM, el Petrolero, y parte del SNTE. Van a tratar mediante la coerción y el pago de recuperar sus tercios del electorado ahora en peligro por la avalancha de AMLO, y no cerrar el expediente de una posible unificación marca PRIAN que les coloque en condiciones de entablar una competencia reñida pues cada uno por su lado no gana ni yendo a bailar a Chalma.

En el Tec de Monterrey un público juvenil, bien vestido y mejor alimentado, escucha atento a Andrés Manuel. Aplaude sus razones y en momentos se escucha un Presidente, Presidente, como en las plazas callejeras. A la salida un oleaje humano le acompaña hasta su camioneta donde le espera Bertha su esposa, sube al estribo y saluda a esa masa juvenil que vuelve a estallar con gritos de Es un honor estar con Obrador, Presidente, Presidente. En una mesa redonda promovida por El Financiero – Bloomberg, se advierte con preocupación que los millenials, los jóvenes crecidos con el celular y el internet en la mano, prefieren a AMLO. ¿Tendrá que ver con el derrumbe del empleo, los contratos de trabajo sin garantías laborales o los salarios miserables? La fuerza de AMLO no es clasista, es plural, diversa, del norte y del sur, de jóvenes y viejos, de hombres y mujeres, de ricos, clases medias y pobres.

El tercer frente de los poderosos es la creación de un “escenario” de competencia reñida entre sólo dos. En el año del 2006 en un marzo fatídico para la credibilidad de los encuestadores, Gea-ISA anunció que un Calderón a la baja empezaba a reducir su margen de distancia con respecto a Andrés Manuel. Un amplio coro de opinadores en radio, televisión y prensa se hicieron eco del milagro. Coordinación perfecta. Y en tres meses de un bombardeo mediático contra el “peligro para México”, se creó el escenario de la competencia cerrada entre sólo dos. Se coronó con la trapacería electoral el día de las elecciones para controlar casillas y el recuento de votos sobre todo en los lugares sin representantes del PRD de entonces. Y al final entró el IFE y resolvió con el famoso margen del .62% y la negativa de la autoridad jurídica para proceder al conteo de votos de esa cuestionada elección. Fue un camino en contra de la legalidad y la verdad.

Ahora el detonador de este cambio fabricado en las tendencias del voto son los tres debates en el terreno de la cultura institucional del INE y de la televisión. Un acto de magia donde se borra la diferencia porcentual de los candidatos para colocar al “ganador” según los opinadores profesionales anti peje. No importa la preferencia del ciudadano encuestado. Importa el reality show. El primer debate ya dio el primer paso. Que la tendencia expansiva AMLO se frene y se reduzca la distancia entre él y Anaya. El Universal, en su encuesta del lunes 30 de abril, lo muestra. Y les faltan dos. Las mañas del poder casi no se renuevan. Se repiten como si nadie se diera cuenta. Es probable que al terminar el tercer debate una maquinaria que ahora se concentra en volver a AMLO un peligro para México, amplié sus desvelos para machacar y crear el escenario de la “competencia reñida” entre solo dos. Algunas casas encuestadoras volverán a hacer el trabajo sucio. Y entonces se hará posible otra decisión: ¿Quién se baja, Meade o Anaya?



Una foto compuesta con los rostros de Meade y Anaya arrasa en las redes, el rostro del PRIAN. Wapayasa Heidi Infante hace a ritmo de cumbia la reseña del debate: se altera Anaya, el Mid se pierde y el peje, (relajado, relajado, relajado) y el peje (relajado, relajado, relajado). Es la elección donde las redes sociales se activan como nunca. Aparecen servicios de verificación de noticias, de análisis crítico de tendencias en Sinembargo. Canciones y memes memorables. El humor que permite la distancia crítica, que frena la calumnia y se carcajea en el ciberespacio. El sábado 28 de abril el PRIAN aprueba una nueva legislación que permitirá bajar y encausar esa fiebre. ¿Podrán?

Los sesenta días que nos separan del momento de la elección se convierten en el tiempo de un combate intenso pero muy desigual. La tormenta (casi) perfecta cuenta con una masa de recursos formidable. Con tres frentes que convergen. Con actores institucionales, comunicativos y corporativos. Y con la desinformación, el prejuicio y la pasividad de muchos.

Pero al tratar de inducir las conciencias de los ciudadanos penetran y politizan muchos espacios: desde las familias, las escuelas, los vecinos, los lugares de trabajo. Y se topan con una peculiar construcción realizada por el trabajo político de AMLO: el renacer de una esperanza cargada de razones entusiastas. Es un combate desigual pero con dos grandes fallas: expandir el espacio público, la información y el debate, penetrando en las micro células de la sociedad. Y un corredor de razones y entusiasmos por donde se puede evadir a la tormenta perfecta.



A la fuerza desmesurada del poder duro y blando, la señora que baila trepada en una copa de árbol, los mítines que se convierten en fiesta, el debate en todas las células de la sociedad: casa, vecinos, iglesia, trabajo; la risa de los memes, la música que contagia los estados de ánimo. Por eso, ante la soberbia del poder, la construcción expansiva y alegre del entusiasmo, ese “dios interior” del que hablaban los griegos y que nos lanza hacia lo que momentos antes nos parecía fuera de nuestro alcance.

(fOTO DE PORTADILLA TOMADA DE LA REVISTA PROCESO)

Mundo Nuestro: Enrique Cárdenas Sánchez ha impugnado ante la Tribunal Federal Electoral el rechaso a su candidatura independiente para la elección para gobernador en Puebla. Y así lo ha expresado este fin de semana:

"Seguimos en la lucha por lograr una candidatura independiente en Puebla, para la gubernatura.
Estamos esperando la decisión final del Tribunal Federal Electoral (TEPJF), ¡ y tenemos la certeza de que nos darán la candidatura!"



Sumamos dio conocer el domingo este boletín de prensa en el que denuncia una vez más a la autoridad electoral en Puebla:

IEE VIOLA PRINCIPIO CONSTITUCIONAL DE EQUIDAD A ENRIQUE CÁRDENAS



Puebla, Pue.- 29 de abril de 2018. A casi nueve horas del inicio de la etapa de campaña electoral, ayer por la tarde el Instituto Electoral del Estado (IEE) notificó a Enrique Cárdenas la negativa para obtener el registro como candidato a la gubernatura de Puebla, siendo que desde el 6 de abril dicho organismo contaba con información suficiente, proveniente del Instituto Nacional Electoral (INE), respecto a la validación de las 24 mil 336 firmas que le permitió haberse pronunciado de inmediato sobre la solicitud de registro (una vez transcurrido el periodo de audiencia), pero optó por retrasar deliberada e injustificadamente por más de dos semanas la notificación referida.
Ello causa un perjuicio directo a Enrique Cárdenas, al entorpecer su derecho constitucional a postularse como candidato a la gubernatura de Puebla por la vía independiente; además, al pronunciarse en la víspera del inicio de la etapa de campaña respecto a la negativa de registro, el IEE actuó en contra de la Constitución, ya que en caso de que el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) falle a favor del ex rector de la UDLAP, se habrá violado en los hechos la garantía de equidad, establecida en el artículo 14 de la Carta Magna, porque el resto de los candidatos ya inició campaña y él no pudo hacerlo por seguir impulsando diversas impugnaciones que se pudieron haber resuelto antes en los tribunales y así haber podido arrancar campaña en la fecha establecida en el calendario electoral.
Ante este escenario, de manera inmediata, Enrique Cárdenas y su equipo jurídico presentaron la tarde del sábado una nueva impugnación ante el TEPJF, la que se suma a la presentada la semana pasada ante la negativa del Tribunal Electoral del Estado de Puebla (TEEP) para resolver de fondo la solicitud de registro del Premio Nacional de Economía, también con semanas de dilación. Se espera que en el transcurso de los próximos días haya una sentencia al respecto.
Resulta indignante para los ciudadanos que el árbitro electoral, el IEE (salvo honrosas excepciones) y el Tribunal Electoral del Estado, se muestren abiertamente sesgados en detrimento del ejercicio de los derechos ciudadanos que consagra nuestra Constitución.

CANDIDATOS SUMAMOS INICIAN CAMPAÑA
Sumamos y Enrique Cárdenas felicitan a los candidatos independientes que hoy han iniciado campaña en los siguientes municipios:
• Domingo Arenas: Javier Meneses Contreras
• Huaquechula: Minerva Schiavón Núñez
• Huejotzingo: Maximiliano Lara Castro
• Cuautlancingo: Omar Alberto Muñoz Alfaro
• Chilchotla: Roberto Escobar Jimaréz



¿Qué Estado es el que nos jugamos para los próximos seis años? ¿Por dónde empezar la crónica de la disputa por el poder en Puebla?

El domingo 29 de abril es el día de arranque de mítines y declaraciones para arrancar las campañas para la elección poblana del 2018. Por la tarde recojo la cuenta de los mítines que se ofrece en los medios.

Martha Érika Alonzo dice que acabará con los huachicoleros y que la “ola delincuencial” es culpa del gobierno federal. Miguel Barbosa corea que acabará con las imposiciones del marido de la panista, su ley bala, su privatización del agua, su truene de las juntas auxiliares y otros etcéteras. No sé qué ha dicho Dóger, pues las crónicas subrayan las mentadas e inconformes que acompañan el primer mitin priista. El PAN y partidos secuaces de Moreno Valle. Morena y los aliados ex priistas por los que ha apostado Andrés Manuel. El PRI, para fortuna de todos, convertido en una caricatura.





Los escucho y asumo que mi interés no irá hacia los partidos y sus disputas. Sostengo que no tienen una perspectiva estratégica para enfrentar los problemas y conflictos de nuestro estado, ni capacidad para contener a los grupos de poder fáctico en Puebla. Y que si algo puede hacer un periodismo que valga la pena es poner estos temas estratégicos en la mesa de la discusión pública. Exponerlos desde realidades concretas, como por ejemplo el de la ausencia de un ordenamiento territorial para el crecimiento urbano de la zona metropolitan de la ciudad de Puebla que permita pensar que la viabilidad ambiental y la vida digna de las personas no son meros disparates frente al caos de la especulación inmobiliaria y la rapacidad capitalista.

La destrucción impune de un río



Proyecta es una empresa capaz de intervenir sin manifestaciones de impacto ambiental ni permiso alguno de parte de las autoridades federales CONAGUA y SEMARNAT al menos 4.2 kilómetros de un río subsidiario del Atoyac que corta el valle al sur de la ciudad entre el pueblo de Santa Clara y el arranque del lago de Valsequillo. Un tajo enorme que ha desfondado un arroyo de ahuehuetes para construir con piedra y concreto un acueducto colector de aguas negras que ya descargan las viviendas de los clústeres que Proyecta ha desarrollado y que actualmente construye en lo que se da en llamar Lomas 3. No le preguntaron a nadie. No presentaron permiso alguno. Ningún gobierno explica cómo han resuelto el tema de las descargas residuales de Lomas de Angelópolis al Atoyac. No cuentan con plantas de tratamiento. Tampoco San Andrés Cholula, ni mucho menos Santa Clara. El organismo operador SOAPAP acepta que han llegado recientemente a un acuerdo y han conectado 24 mil viviendas de Lomas 1 y 2. Zona Azul, Sonatta y Cascatta a la planta de tratamiento Atoyac Sur, pero afirma que no tienen idea de lo que ocurre con los nuevos clústeres asentados en Ocoyucan. Los señores de Proyecta niegan que estén descargando aguas negras y afirman que ellos mismos construyeron la conexión a la planta del SOAPAP, pero han decidido construir por su cuenta y riesgo un colector que derivará sus detritus al Atoyac en el arranque de Valsequillo. A nadie le han dado cuenta de su acción, ni mucho menos alguien explica si todo ese colector derivará en una nueva planta de tratamiento.

Los vecinos afectados por la obra de Proyecta me dicen que apenas CONAGUA les paró la obra. Que ellos cultivaban la tierra de esa vega propiedad federal con convenios por escrito con la CONAGUA, pero que de un día para otro la empresa metió la maquinaria y en unas cuantas semanas abrió el tajo en el río.

Presento esta secuencia gráfica para entender lo sucedido:

El reino de Proyecta y Lomas de Angelópolis

“Los poderes fácticos en Puebla –escribí para analizar la relación simbiótica que ya se da entre los extremos del caos, Grupo Proyecta y Antorcha Campesina--. La toma del espacio público por grupos particulares y la indefensión de los ciudadanos comunes. El Estado fallido. La realidad de una sociedad que mantiene a la palabra ordenamiento arrinconada por las mil formas que se han desarrollado en México para darle la vuelta a la ley. La República del abuso legal y el caos.”

Ciudad de Puebla y grupos de poder: Antorcha Campesina y Posada-Lomas de Angelópolis, los extremos del caos

Ciudad de Puebla y grupos de poder:  Antorcha Campesina y Posada-Lomas de Angelópolis, los extremos del caos

Un planteamiento como este me permite entender la política como la fachada de una construcción social en la que los procesos discurren en buena medida fuera de la ley en la que se fundamenta la acción de las instituciones. Lo diré de otra forma: el grupo Proyecta de los señores Posada Cueto y Aspe Armella puede destruir un río porque sabe que no habrá autoridad que se lo impida. La CONAGUA y la Semarnat serán sometidas en la ciudad de México; el gobierno de Santa Clara Ocoyucan de Antorcha Campesina dirá que los empresarios traen el desarrollo para los pobres y mirará mejor hacia los recibos prediales; el gobierno de Gali pensará que todo esto ocurre en otro estado.

Puede haber muchas rutas a seguir para responder esta pregunta por el poder y la política desde el análisis de los procesos sociales que han marcado la trayectoria del estado de Puebla en los últimos tiempos. Pero escojo una: la ausencia de una política de crecimiento urbano fundada en el ordenamiento territorial establecido en la ley que impida la acción de empresas desarrolladoras cuyo fin absoluto es el de la ganancia capitalista y nada más.

El comportamiento de la principal empresa desarrolladora en Puebla, el Grupo Proyecta y sus apellidos Posada y Aspe Armella, un grupo de empresarios y políticos que ha construido una ciudad entre el año 2003 y el 2018 sin que autoridad alguna haya cuestionado su desarrollo y los conflictos socio-ambientales y políticos que ha generado, es sin duda el mejor ejemplo de un poder fáctico que todo indica someterá sin problema alguno a quien resulte electo como gobernador de Puebla en julio. Porque esa es la historia de fondo: todo este proceso irracional de crecimiento de la ciudad se ha dado desde la acción de los que llamo para ayudarme a entender todo esto "los gobernadores inmobiliarios".

Los gobernadores inmobiliarios

¿Cómo se explica la existencia de un grupo así? ¿Cómo ha sido posible que luego de treinta años de explosión inmobiliaria en la ciudad de Puebla exista una ciudad aparte como Lomas de Angelópolis, gobernada en su encierro de paredones por una empresa que es un gobierno de facto?

Busco una ahora: el despojo de la tierra de los pueblos de Cholula por la vía de la expropiación "por causa de utilidad pública" en esta era de los gobernadores inmobiliarios y sus compadres los desarrolladores, y lo que a la vista tenemos en Lomas de Angelópolis. Una ciudad partida por un rio muerto, dos realidades que se miran de orilla a orilla y que tienen en común que arrojan las miasmas humanas sin distinción de clase a lo que simplemente se valora como un caño. Son los clústers residenciales emparedados con sus anuncios publicitarios que apuntan al Popo de fondo y le dan la espalda a las barriadas proletarias que han corrido a la par de la especulación inmobiliaria por la ruta antigua de la invasión y la pobreza.

He visto pasar elecciones desde 1986. La lista es larga: Piña Olaya, Manuel Bartlett, Melquiades Morales, Mario Marín, Rafael Moreno Valle, Antonio Gali. Mirarlos a cada uno de ellos y mirar al estado de Puebla. No es difícil encontrar el denominador común: la especulación inmobiliaria en el entorno metropolitano de la ciudad de Puebla. Más allá de lo que cada uno haya dicho, es el despojo de la tierra campesina en los últimos treinta años en nuestra ciudad lo que identifica la médula de las políticas públicas que han marcado a los gobernadores poblanos. Angelópolis es la palabra que sintetiza este proyecto común de desarrollo que todos ellos han impulsado: Atlixcáyotl, el periférico, La Vista, el Centro Comercial Angelópolis, Lomas de Angelópolis. El resto se da por añadidura.

Y ahí, los llamados desarrolladores y la entretela oculta de los intereses entre políticos y empresarios ligados a la industria de la construcción: Proyecta de los Posada Cueto y el arquitecto Federico Bautista Alonso, cuyo despacho estuvo involucrado en al menos 13 proyectos del gobernador Moreno Valle, incluídos el teleférico, el CIS, el MIB, la Central de Autobuses en Ciudad Modelo, los museos del Ejército y Guadlupe, la remodelación de los estadios Cuauhtemoc y Serdán y de los auditorios Reforma y Metropolitano, además del Cuartel Metropolitano y el Centro Audi Técnico.

18.jpgEl

El CIS de Moreno Valle elaborado por el despacho Bautista Arquitectos y construído por la vía de un CPS por el empresario Abed.

Intento un párrafo que sintetiza esta historia:

A Piña Olaya sólo le dio tiempo para la venta ilegal de los terrenos expropiados en los ejidos de San Andrés y San Pedro Cholula, pero todavía pudo Colosio revertir el crimen, sin que aquel gobernador pisara la cárcel y sin que se puesiera en tela de juicio crítico el propósito expropiatorio.

Bartlett pasó la cuenta de su respaldo al sistema caído en el 88 y pudo organizar --con la venia de Salinas y el dinero federal-- la feria inmobiliaria y la ruleta de los cambios de uso de suelo de la expropiación original con el Programa Regional Angelópolis justificado como un propósito de reordenamiento metropolitano, y con él llegaron los recursos federales para el periférico, la vivienda social con pies de casa de 20 metros cuadrados, el centro comercial de Liverpool, el acuaférico de Nealtican, las plantas de tratamiento de agua y la recolección de basura entregadas a particulares, las compuertas por las que ha salido el aluvión de la especulación inmobiliaria.

Con ese mecanismo del cambio de uso suelo Melquiades Morales utilizó para la rifa el Fideicomiso Público Atlixcáyotl-Quetazcóatl, y buenos años tuvo para continuar la labor de Bartlett, empeñados los dos en modificar el proyecto original de reordenamiento territorial a costa de las reservas ecológicas contempladas en lo que pomposamente llamaron Programa Regional de Reordenamiento Urbano (y para ejemplos, todo el centro comercial Angelópolis, con Cosco y Auditorio Metropolitano pegaditos, y el CIS enterito, y el Hospital Ángeles y las nuevas torres ATA y el Tec de Monterrey arrancado al Valle Fantástico del Güero Henaine), por lo que de milagro sobrevivió el Parque del Arte, rescatado en el 2004 por la agrupación civil Puebla Verde.

Mario Marín intentó vender las 30 hectáreas que le dejaron sin vender sus antecesores, todas ellas parques, glorietas y camellones, pero no pudo hacerlo por las denuncias certeras realizadas por grupos civiles como Puebla Verde ante las instancias federales --su venganza sería su acción criminal contra la agrupación civil Puebla Verde en el Parque del Arte, pero dejó su huella en la cementera de la avenida Atlixcáyotl, una de tantas obras con las que el gobierno de la república rescataría a su asociado empresario CEMEX y que sería festín con otras más del grupo de funcionarios y notarios asociados al gobernador.

Moreno Valle, que ya no encontró tierra que vender, superó a los dinosaurios con el esquema de los contratos por prestación de servicios, de la mano del financiero Pedro Aspe, para dejarnos las hipotecas del Museo Internacional Barroco, el CIS, las ciclopistas y su estrella para los siguientes treinta años que ya corren.

A Antonio Gali ya no le tocó la fiesta de la especulación inmobiliria promovida desde el Estado el territorio que hoy llamamos Angelópolis.

Pero como los otros cinco en su tiempo, ha sido incapaz de generar un ordenamiento

El reino de los desarrolladores

Proyecta es la expresión más acabada de este modelo de crecimiento urbano. Montados en la ausencia del Estado como responsable de la planeación del crecimiento de la zona metropolitana, a lo largo de quince años se han hecho de más de mil hectáreas de reserva agrícola en el sur poniente de la ciudad de Puebla, en los municipios de San Andrés Cholula y Santa Clara Ocoyucan. Proyecta tuvo en sus manos desde los tiempos de Bartlett y Melquiades la proyección del crecimiento de la ciudad sin que las instituciones públicas cuestionaran el rumbo. Con el recurso económico fundado en el capital de la familia de molineros Posada Cueto, la carencia de ordenamientos y regulaciones municipales, estatales y federales y la sociedad y compadrazgos habilitadores de políticos como Pero Aspe Armella y Mario Marín Proyecta despegó en la década pasada para convertirse en una maquinaria inmobiliaria que ha impuesto un modelo de desarrollo urbano sometido a los criterios mercantiles de vivienda residencial.

La vida y la política como deben ser.

Vida y milagros

Escribo hoy domingo antes del debate y esto aparecerá en lunes. No sé si alguno de los candidatos se habrá atrevido no sólo a hacer promesas, sino a dejar en claro que como ciudadanos también tenemos obligaciones que cumplir. Sin asumir esas obligaciones será imposible que salgamos adelante como país. En todos los discursos de los candidatos hemos escuchado propuestas y promesas que no son fáciles de cumplir, mucho menos si a la ciudadanía no se le habla con claridad acerca de que la mayoría de los derechos suelen ir acompañados de obligaciones. Nada de lo que nos prometan saldrá de otro lugar que no sean nuestros impuestos, ni habrá orden y estado de derecho si no empezamos por nosotros mismos. En el concurso de popularidad y esgrima verbal en que hemos convertido el juego electoral, hablar de obligaciones ni vende ni funciona.



Haciendo cuentas, tan solo en esta semana han sucedido en la metrópoli en que vivo varios eventos de incivilidad y falta de responsabilidad básica hacia la comunidad. No es popular hablar de las consecuencias serias que dichas conductas debieran tener, no solo las que violan los reglamentos de la ciudad, sino también las que tipifican claros delitos. Van ejemplos:

En solo unos días, un particular logró tirar 100 toneladas de escombro en la orilla del río Atoyac con la intención de ganarle espacio a la zona federal para luego construir encima. La actividad de rellenado se hacía de noche. Hubo varias denuncias. La autoridad estatal puso sellos de clausura a la zona, mismos que fueron rotos para continuar con la tarea de robarle terreno al río. Quitar sellos de clausura es un delito. ¿Alguien lo sabe? ¿A alguien le importa? La autoridad federal puso una denuncia en un ministerio público. Mientras, los camiones iban y venían al parejo de los tuits denunciando el ilícito. Finalmente en un operativo conjunto, el ayuntamiento de Puebla logró detener a los infractores, mismos que trabajaban para alguien que no está detenido aún y que es el dueño del terreno. Un mal ciudadano.



Hace cuatro días aparecieron en un camellón aplastando las copas de unos pinos grandes y bonitos, unos espectaculares abusivos en un corredor donde no se permiten. Los anuncios por lo tanto no tenían permisos. La empresa que los colocó argumentó que eran anuncios contratados para publicitar una obra de pavimentación del gobierno del estado, anuncio irrelevante e innecesario pues pavimentar no es un mérito sino una obligación. Los anuncios fueron retirados, pero los argumentos de la empresa que los colocó son verdaderamente surrealistas. Exigían que se les enseñara el permiso de retiro de los anuncios cuando eran ellos los que no contaban con un solo permiso para colocarlos. El mismo día y en diferentes lugares aparecieron anuncios iguales y sin permiso.



El alcalde de San Andrés Cholula de apellido Paisano ha agarrado como centro de espectáculos el espacio público recién remodelado junto a la pirámide de Cholula. La última vez que tomó el parque con un evento grande fue en agosto de 2017 pasado y terminó en septiembre 18, la víspera del temblor. El señor Paisano autorizó junto a la pirámide, en zona arqueológica, una feria que duró 40 días. Los responsables de la feria rompieron el pavimento del nuevo parque para anclar los puestos y carpas; metieron tráileres que destruyeron el piso y se llevaron de corbata los árboles. Durante esos 40 días también funcionó el Teatro del Pueblo desde las seis de la tarde hasta las tres o cuatro de la mañana, generando un ruido por arriba de los 100 decibeles de día y de noche. Cuando se les pidió a los operadores del teatro que bajaran el volumen, dijeron que a la gente y a la Virgen les gusta el ruido. No estaban enterados de que existe una Norma Oficial Mexicana que lo regula. Durante el temblor se cayeron las torres de la iglesia de Los Remedios, construida en el siglo XVII sobre la pirámide. Desde el 19 de septiembre el ruido quedó restringido por Protección Civil en toda la zona por los daños que las vibraciones provocan sobre las construcciones mencionadas. Desde el jueves pasado se montó otra vez una feria que arrancó con el ruido desde las seis de la tarde. Se oye a kilómetros a la redonda. La respuesta a esta violación de los ordenamientos es que ahí se rigen por usos y costumbres. El que los niños y adultos no puedan dormir en días laborales es asunto menor.

El fraccionamiento más lujoso de Puebla, Lomas de Angelópolis, construye su sección III sin tener drenaje ni planta de tratamientos propios. Con sus tres secciones el fraccionamiento llegará a las 80 mil casas. Arrancó hace años a las orillas de Puebla capital, pasa por San Andrés Cholula y ya llegó hasta Santa Clara Ocoyucan. En la última sección no hay infraestructura pública de drenaje y saneamiento. Las fotos que sacamos de la sección III muestran salidas en las bardas desde los cuales se dirigen los drenajes a una barranca convertida en laguna de aguas negras que descargará en el río Atoyac y en Valsequillo .Por encima de toda norma y ley. Una chulada. Fraccionadores de ese tamaño no desconocen la ley, simplemente saben que pueden ignorarla sin consecuencias.

Frente a la puerta de un parque, sobre la banqueta y obstruyendo el paso peatonal, se instaló la semana pasada un puesto de ropa deportiva y trajes de baño con todo y maniquíes, sucursal de un puesto del mercado. La autoridad los retiró y multó. El jueves regresaron a tratar de instalar su puesto de nuevo. La autoridad los volvió a quitar. Intentarán regresar, no lo dude usted. Transgredir en México es barato. No hay convicción hacia la necesidad de cumplir con la ley.

La semana pasada, un grupo de personas cerró un acceso a un terreno porque se oponen a una obra de protección civil. Pretenden que se les pague una zona federal sobre la cual no tienen derechos y sobre la que existe un decreto presidencial que data de 1957.

Frente a una escuela, el dueño de un puesto de tacos y cemitas montado sobre la banqueta logró que CFE le colocara un medidor de luz en el poste. Entre que el señor se robara la luz o la pagara, prefirieron regularizar la instalación de un puesto sin permisos en la vía pública.

De las 500 mil cuentas de agua potable en la ciudad de Puebla, solo 225 mil casas pagan el agua. El agua es un derecho humano que requiere de obligaciones.

Más de dos mil empresas siguen descargando sus aguas contaminadas sobre el río Atoyac. Y que la autoridad le haga como quiera. La unión en el desorden hace la fuerza.

Los perros y gatos abandonados en la vía pública sobrepasan cada semana a la capacidad de los servicios de rescate y control sanitario de la ciudad.

Desde la iglesia cercana a mi casa se reza el rosario por altavoz de manera que lo oigan todos los que viven cerca, sin importar que lo escuchen personas de otra fe o agnósticas.

La vía pública y los camellones se usan como basureros sin que ninguna persona sea sancionada. La lista es infinita....parejito y de arriba a abajo falta civilidad.

Al hablar de corrupción ¿Habrá algún candidato que haya hecho referencia a la ciudadanía? ¿Alguno habrá dicho que habrá cero tolerancia a este tipo de conductas? ¿Algún candidato habrá hablado de lo que se espera de nosotros, de que hará respetar desde las normas más pequeñas hasta las leyes más estrictas? ¿Se atrevió alguno a decir que no todo será vida y dulzura para los infractores? ¿Se atrevió alguno a hablar de un nuevo pacto de cumplimiento de la ley entre sociedad y gobierno? ¿Se animó alguno a hablar de lo que es ser un buen ciudadano?

Página 9 de 35