Poder y Política

El plan de los primeros 100 días de gobierno de Trump tiene 27 puntos. De ellos, 13 son de política interna y 14 tienen implicaciones internacionales. De los 14 con implicaciones internacionales, 10 afectan a México, y al menos tres le están expresamente dirigidos.

Apenas pueden exagerarse los efectos públicos, policiacos y económicos que esos tres elementos del programa de Trump pueden tener sobre México.

El primero, de enorme poder simbólico, es el de levantar un muro en la frontera. Se trata de un muro que por su mayor parte ya existe, pero que, en el horizonte del programa de gobierno de Trunp, adquiere los tintes de una declaración de guerra en el vecindario, una discriminación antimexicana, latente siempre en la política migratoria estadounidenses, pero ahora explícita y central en el discurso de su presidente.

El segundo, la persecución anunciada y la deportación de “dos, quizá tres” millones de residentes ilegales que han cometido algún delito. La deportación de “dos, quizá tres” millones, significará en los hechos la asechanza policiaca, la incertidumbre y el miedo, en todo el universo de migrantes ilegales revisable.

La vida cotidiana de esos once millones será un infierno de sigilo, donde la cautela lindará con la clandestinidad y la vigilancia con el abuso.

El tercero, es la amenaza puesta sobre la revisión del acuerdo de libre comercio de América del Norte. A nadie se le escapan las dificultades de cortar de un tajo el nudo gordiano de intereses regionales construido por el Nata.

El riesgo para México no es que Trump pueda desaparecerlo, sino que lo trabe, lo llene de las irresoluciones de una negociación larga, y detenga o disminuya su crecimiento.

También es posible que Trump “sólo” introduzca en el acuerdo su noción favorita de un arancel de 35% en productos de empresas estadounidenses radicadas en México. Sería decretar la muerte lenta del acuerdo. Supondría, por ejemplo, una caída de hasta el 41% de la producción automotriz de México. (Reforma 15/11/2016).

El grito de guerra vecinal, la persecución de mexicanos deportables y el asalto al Nafta, dañarán severamente a México y destruirán las coordenadas de la relación que hemos tenido las dos últimas décadas con nuestro vecino.

Día con día

El 22 de octubre pasado Donald Trump dio lectura a lo que llamó su “contrato” con los electores: el plan de sus primeros 100 días de gobierno.



No he visto en la prensa mexicana gran cosa sobre este documento. Me permito resumirlo porque dibuja con precisión lo que podemos esperar de este gobierno.

El “contrato” tiene cuatro partes. La primera, lista 6 medidas para “limpiar a Washington de corrupción”: 1. Una enmienda constitucional para limitar la reelección en el Congreso. 2. Congelar las contrataciones de personal del gobierno. 3. Eliminar dos regulaciones federales existentes por cada regulación nueva. 4, Prohibir por cinco años que ex funcionarios de la Casa Blanca y el Congreso se vuelvan lobbystas. 5. Prohibirles que hagan lobby para gobiernos extranjeros. 6. Prohibir que lobbyistas extranjeros recojan fondos para elecciones en Estados Unidos.


c/6 parrafos

La segunda parte del “contrato” habla de 7 acciones para “proteger a los trabajadores”: 1. “Renegociar Nafta o retirarse del trato”. 2. Retirarse del Transpacific Partnership. 3. Dar a China trato de manipulador de divisas 4. Corregir los acuerdos de comercio internacional lesivos para los trabajadores estadounidenses, 5. Levantar las restricciones de explotación de las reservas energéticas, incluyendo el “carbón limpio” 6. Suspender trabas de obras de infraestructura como el Keystone Pipeline, que cruzaría de Alberta, Canadá al Golfo de México. 7. Usar los billones de dólares que Estados Unidos aporta a los programas de cambio climático de la ONU, para atender el problema del agua y la infraestructura ambiental del país.

La tercera parte del “contrato” de Trump, promete 5 acciones para “restaurar la seguridad y el estado de derecho constitucional”: 1. Cancelar todas las órdenes ejecutivas de Obama. 2. Llenar el sitio dejado por Scalia en la Suprema Corte. 3. Cortar todos los fondos federales a las Ciudades Santuario, que protegen migrantes. 4. Expulsar del país a los “más de 2 millones de inmigrantes criminales y cancelar visas a países que no quieran recibirlos de regreso” 5. Suspender la inmigración de países proclives al terrorismo.

Todas estas son acciones que el presidente puede emprender por sí mismo. Mañana, las que espera que el Congreso apruebe en los primeros cien días de su gobierno.

(ilustración tomada de The Moderate Voice

Vida y Milagros

En una entrevista que Trump diera a la revista People Magazine en 1998, dijo lo siguiente: "Si yo fuera a competir lo haría por el partido republicano. Son el grupo más tonto de votantes del país. Se creen todo lo que dice FOX NEWS. Podría yo decir toda clase de mentiras y me las creerían. Y les aseguro que obtendría yo magníficos resultados". En el año 2000, en el programa de Los Simpson dedicaron un ácido capítulo en el que Trump era electo presidente de Estados Unidos. Las profecías de ambos se hicieron realidad.



En marzo de este año el presidente Obama dio sus argumentos de porqué él pensaba que Trump no ganaría. En ese discurso habló sobre las realidades que le hacían pensar que ese escenario no era muy probable, pues pensaba que la gente se daría cuenta de lo complicado y sofisticado que es gobernar a un país tan complejo, desigual y poderoso como lo es Estados Unidos. Tan lo es, que después de que un candidato gana la elección, la primera reunión formal que tiene es con los altos mandos de la CIA. Ahí, con toda puntualidad ponen sobre la mesa del presidente electo los problemas, amenazas y desafíos más urgentes que el país enfrenta.

Ese primer encuentro con la plana mayor de la CIA es un baño de realidad. Obama relató cómo esta primera lección fue acompañada por el sudor frío que le recorrió la espalda al dimensionar el tamaño de su responsabilidad.


c/6 parrafos

Es interesante releer lo que Obama dijo en marzo:


"Sigo creyendo que Donald Trump no será presidente. La razón por la que creo esto es que tengo fe en la sensatez del pueblo americano y en que sabrán diferenciar a la hora de la verdad. Confío en que saben y reconocen que ser presidente es un trabajo serio, no un show de invitados a un programa de entrevistas ligeras, no es la diversión de un reality show, no es mercadotecnia, es algo duro y muy difícil y la gente lo sabe; mucha gente cuenta con el presidente para hacerlo bien; no es cuestión de hacer o decir lo que te hace parecer simpático, audaz y popular en las cabeceras de los periódicos o en los noticieros; tengo confianza en que la gente sabe que muchas veces tienes que hacer cosas que no son populares , pero sí las correctas. Significa defender a personas que son vulnerables y que no tienen a quien los represente porque no tienen poder político alguno. Ser presidente significa tomar muchas decisiones impopulares, que a muchos no les gustarán, pero que son las que darán mejores resultados para la mayoría.

“Ser presidente requiere estar preparado para trabajar con líderes de todo el mundo, de modo que se refleje la importancia y seriedad del cargo; requiere que conozcas a esos líderes y sus distintas realidades, los hechos que los preocupan, sus historias; esperan que conozcas sus nombres como ellos conocen el tuyo y que sepas dónde están sus países en el mapa. No esperan que te regodees y centres en tu propio país, ellos tienen sus propios problemas, igual que nosotros, y como líderes debemos tener el nivel de conocimientos que se requiere para resolver problemas juntos.

“Al principio la gente participa y sigue a las elecciones primarias, y trata las noticias sobre ellas como si fueran entretenimiento superficial; pero conforme va avanzando la carrera, la realidad debe imponerse en las personas; y es en esas personas en las que también tengo fe. Fe en que entiendan que el presidente está en una posición en la que hay mucha presión, frente a decisiones complejas que pueden mandar a la guerra a muchachos de solo 20 años. Una posición que requiere tomar las medidas adecuadas para que el sistema financiero no se colapse. Una posición en que debes saber que a veces no solo somos responsables de nuestro país sino de otros países en problemas serios, que están a punto de desmoronarse y nos miran para que hagamos algo. Creo que el pueblo americano es inteligente, y que por eso, tomarán una decisión inteligente al final."

Obama habló del pueblo americano como un todo, y resultó que no es así.

En votos directos, la mayoría tomó la decisión que Obama esperaba, pues la diferencia entre Trump y Hillary fue de casi un millón de votos a favor de ella, pero allá los votos cuentan distinto. Sobre ese conteo obsoleto las esperanzas de Obama se estrellaron; afortunadamente un partido serio no se da a robado ante unas reglas reconocidas y aceptadas. La otra realidad es que Hillary obtuvo seis millones de votos menos que los obtenidos por Obama en su última elección y que Trump ganó con menos votos que los que obtuvo Mitt Romney contra Obama en 2012, 60 millones 900 mil votos, contra los 59 millones 500 mil votos que obtuvo Trump el martes. Con todo y el enorme ruido mediático alrededor de la elección, la cierto es que hubo menos votantes y que se alejaron de las urnas particularmente los jóvenes de entre 18 y 35 años. Pareciera que el desencanto hacia los partidos es un síndrome que va creciendo en muchos países del mundo. Se rechaza el modelo partidista sin que exista una alternativa que permita renovar los gobiernos sin llegar a las manos o a la parálisis, como sucedió este año en España. El disgusto ante el sistema abre los espacios para las promesas vanas, la superficialidad y la venta de imágenes sin fondo ni formación de muchos actores que llegan a la escena política de manera improvisada. Así es como acaban ganando personas que no tienen el rigor ni el conocimiento para gobernar sus países. En la hora de la verdad que mencionaba Obama, los votantes se partieron casi exactamente en dos.

La primera lección ha llegado para Trump ahora que se ha sentado con los directivos de la CIA a escuchar verdades que seguramente desconoce. Si algo hay que reconocer en Hillary es que en su discurso después de la derrota llamó a la unidad y ofreció colaborar desde la fuerza ahora no representada cabalmente de los millones de votos que su partido obtuvo. Unidad dentro la variedad. Diferencia sutil que esperamos que Trump entienda. El discurso de Trump festejando su triunfo también fue moderado, aunque él y su conducta impredecible en materia política son territorio ignoto que le deparan a su país y al mundo muchísimas sorpresas; una muy desagradable es que el Ku Kux Klan, a quien Trump no ha descalificado, ya tiene programado un desfile de la victoria republicana para principios de Diciembre.

Trump llega con mayoría en las cámaras y podrá tener mayoría en la Suprema Corte de Justicia, algo que Obama ni en sueños tuvo. Sin embargo existen otros contrapesos poderosos, como los gobiernos y congresos de los estados, que ahí sí son verdaderamente independientes de sus gobernadores y del presidente del país; estará el contrapeso de las corporaciones multinacionales, el peso del rechazo de los más jóvenes de Estados Unidos que se ha manifestado en todo el país de diferentes maneras, el valor jurídico y la palabra empeñada de una nación que ha firmado tratados en muchos temas y que no se pueden desconocer con un simple NO del nuevo presidente; estarán también las fuertes y diversas realidades internas de su país ; estarán los enormes grupos étnicos a los que agredió en su campaña y que serán una poderosa y activa oposición. Contarán y mucho los grupos que se sumaron a las reivindicaciones más ambiciosas y progresistas del programa que Obama encabezó y que obtuvieron más votos directos que el presidente electo. Nada de eso dejará de existir ni podrá desaparecer con discursos agresivos o ingeniosos. La propia realidad mundial será también su contrapeso, esa que le habrá mostrado la CIA en un enorme mapa digital en su primera lección de realidades difíciles y amargas.

Por lo pronto tendrá que apurarse a estudiar y comprender no solo el mapa del mundo, los nombres de gobernantes y naciones que hoy desconoce, sino también el mapa de las diferentes realidades de su propio país. Supo mover, entender y convocar a la mitad de los votantes. Ahora tendrá mucho que conocer y que aceptar de la otra mitad. Mucho que aprender para un hombre formado en la farándula, el reventón y los negocios depredadores. Mucho que aprender para el rey del entretenimiento superficial. Ojalá resulte, contra todo pronóstico, un buen estudiante.

Por Víctor Hugo Michel

Director Editorial El Financiero Televisión.

*Este texto fue publicado originalmente en la columna Hotel Abismo, fue tomado de la revista Nexos



Nueva York, Nueva York.

—Si entiendes qué vamos a levantar el muro, ¿verdad? Estoy cansado de que los mexicanos indocumentados me roben el empleo. No es justo para gente como yo que nació aquí —me dijo el adolescente. Era un chaval henchido de soberbia, convencido de saberlo todo sobre México y —en especial— con ganas de pelea. Se le veía inflado por la euforia, con la confianza de sentirse acuerpado por un centenar de sus compañeros.

¿Y por qué no? Contra todo pronóstico, él y los suyos, la tribu de los desencantados y los conspiracionistas, acababan de adueñarse del mundo.

La madrugada del 9 de noviembre, a las afueras del Hilton Midtown de Manhattan, flotaba en el aire una sensación de carnaval siniestro. La victoria de Donald Trump daba rienda suelta a los extremistas.


c/6 parrafos

Lo sabes, ¿no? ¿No lo sabes periodista? Es tu trabajo saber. ¡Putos medios manipuladores! —escupió, antes de dejarme y sumarse a un grupo de correligionarios que agitaba banderas y gritaba ruidosamente de cara al tráfico nocturno de la sexta avenida: “¡USA! ¡USA!”. No tenían mucho en común, más allá del triunfo del magnate inmobiliario. Rechazados de todo tipo, misfits que por años han sido tratados como basura por fuerzas más allá de su comprensión, convergían por decenas para celebrar en esta esquina de Nueva York su venganza. Le habían ganado al sistema.

Entre los más coloridos estaban Doug y Donna, una autodescrita “pareja temerosa de dios” de Nueva Jersey que había hecho el viaje en camión desde Trenton para presenciar este momento histórico. Ambos iban vestidos con trajes un tanto ridículos, cubiertos por las barras y las estrellas de pies a cabeza. Donna se sentía la estatua de la libertad. Doug padecía un leve retraso mental.

Ya verás cómo el presidente Trump le muestra la religión a tu presidente— me dijo Donna. —Dos presidentes religiosos le harán bien a nuestros países—.

Seguir en Revista Nexos...

desencantos

Ilustración: Patricio Betteo

Día con día

Apenas puedo imaginar las consecuencias de la presidencia de Donald Trump. No veo frente a nosotros sino una sacudida catastrófica de todos los supuestos en que se finca la democracia americana y su relación con el mundo.



Para México, el riesgo es inminente y directo, pues ha sido una pieza capital en las amenazas de Trump.

Pero México será solo un episodio en la oleada global de incertidumbre y desconfianza. El efecto en los mercados es ya impresionantemente negativo en la noche misma de la elección. Su efecto en las redes del poder mundial no puede imaginarse con exactitud, pero puede anticiparse como del más alto riesgo.

Las consecuencias para la sociedad estadunidense son también graves. La elección le ha dado el poder a un personaje que desborda con sus posiciones extremas todos los supuestos de la pluralidad democrática de su país.


c/6 parrafos

No es el presidente un poco más conservador o un poco más liberal que producen previsiblemente las contiendas democráticas. Es un extremo desviante de la cultura política estadunidense, que ha pasado de un golpe al centro del poder.

La elección de ayer presentaba de por sí el trasfondo de una sociedad dividida, polarizada. Parecíamos estar en el trance de que la sociedad tradicional blanca estadunidense dejara el mando político de la nación a la sociedad plurirracial y pluricultural que ha criado en su seno durante las últimas décadas.

La contienda era también entre el polo globalizado y liberal de la sociedad blanca y su polo conservador, provinciano y poco educado, lesionado en su nivel de vida y en sus expectativas de futuro por el libre comercio y la globalización.

Era la contienda de los estadunidenses que encabezaban el camino hacia la modernidad y los estadunidenses que se habían quedado atrás de ella.

La contienda histórica y la contienda electoral se han resuelto en lo que podría ser el primer paso de una tragedia norteamericana, si no de una tragedia global.

La nación dividida que nos mostraban las encuestas decidió elegir para que la gobierne, en este momento capital de su historia, al más amenazante sus personajes: un demagogo xenófobo, sin la menor experiencia de gobierno, y con la más inquietante colección de soluciones discriminatorias de que tenga memoria la democracia moderna.

Vida y milagros

Lo que abajo transcribo es el retrato de un político de última generación en su arranque hacia las alturas del poder. Un político descrito como alguien que pretende transmitir una actitud extraordinaria: la de un hombre que aun siendo un caudillo envía el mensaje insólito de ser alguien capaz de negar, desde el origen, los derechos a su caudillaje, lo cual es como ver a un león sacándose los dientes y arrancándose las uñas.

Quien describe a la nueva promesa política cuenta el momento en que lo conoció: el político en ascenso regresaba triunfante de un evento que sería clave para su carrera. Un grupo de amigos entre los que había políticos, civiles y periodistas iban por la calle, cuando de pronto, a corta distancia, lo vieron venir:

“Todos apresuramos el paso hacia él y nos le reunimos, bajo los rayos del alumbrado público para felicitarlo por su reciente victoria. El hombre volvía vencedor y radiaba la satisfacción del éxito. Aquellos que ya le conocían no. Los demás, al serle presentados, le estrechamos la mano con efusión tímida. Y luego, mientras unos le hablaban, los otros --yo por lo menos-- nos pusimos a observarlo con el interés que correspondía a su creciente renombre. Algunos políticos le hacían, adrede, preguntas serias aunque en tono superficial, temerosos de vulnerar el esoterismo de las grandes cuestiones políticas de la patria. Pero él contestaba en son de chanza, como si su deseo fuese en ese momento solo charlar por charlar.



“De sus ojos --de reflejos dorados, evocadores del gato-- brotaba una sonrisa continua que le invadía el rostro. Tenía una manera personalísima de mirar al sesgo, como si la mirada riente tendiese a converger en un plano lateral situado en el plano de la cara, con la sonrisa de las comisuras de la boca…

“Por el aspecto general de su persona, se echaba de ver que afectaba desaliño y que lo afectaba como si eso fuera parte de sus méritos de campaña… Había tenido tiempo de sobra para que al final de la jornada sus asistentes le lustraran los zapatos y para que un barbero lo afeitara. Pero no era así, el polvo de sus pies y la barba de su cara eran los mismos que habían asistido a su triunfo de ese día….”

“Una herida sin mayor importancia acaecida durante la jornada dio pábulo para que el hombre hablara de sí mismo en grado suficiente para empezar a conocerlo pese al matiz jovial de sus palabras. A mí, desde ese primer momento de nuestro trato, me pareció un hombre que se sentía seguro de su inmenso valer, pero que aparentaba no dar a eso la menor importancia y esa simulación dominante, como que normaba cada uno de los episodios de su conducta. El hombre no vivía sobre la tierra de las sinceridades cotidianas, sino sobre un tablado; no era un hombre en funciones, sino un actor. Sus ideas, sus creencias, sus sentimientos, eran como los del mundo del teatro, para brillar frente a un público: carecía de toda raíz personal, de toda realidad interior con atributos propios. Era, en el sentido directo de la palabra, un farsante.”


c/6 parrafos

Agradecimiento por el milagrito al general Obregón en 1915.

El hombre llamado farsante por el escritor y periodista Martín Luis Guzmán en su libro El Águila y la Serpiente era Álvaro Obregón. Cuando se conocieron, Obregón tenía 34 años y Martín Luis 26. Puros jóvenes maravilla, que ni qué.

Independientemente de sus cualidades y defectos como hombre y político, a Obregón puede atribuírsele el haber creado el perfil de los políticos de nueva generación que sigue vigente hasta nuestros días: la mayoría dicen y prometen una cosa y hacen otra, y lo suyo es privilegiar las apariencias. Definitivamente --que diría Martín Luis-- no viven en la tierra de las sinceridades cotidianas.

Los motivos que Obregón argumentó en 1919 para salir de su retiro y buscar la presidencia de la república fueron los siguientes: “Muchos de los hombres de más alto relieve dentro del orden militar y civil han desvirtuado completamente las tendencias del movimiento revolucionario, dedicando todas sus actividades a improvisar fortunas, alquilando plumas que los halaguen y absuelvan falsamente en nombre de la opinión pública.”

Los sonorenses que ganaron la guerra civil y construyeron los gobiernos y los modos políticos de la revolución mexicana.

Justamente eso fue lo que Obregón haría durante los 4 años de su gobierno, después de ganar la presidencia del país en 1920: volverse un caudillo absoluto e implacable, que no resistía ni toleraba oposición alguna desde ningún poder. Desde luego fue implacable con sus enemigos y puso sólidos cimientos para restaurar el culto a la personalidad. Su diario vivir tampoco era precisamente discreto y espartano. Se apropió de las palabras “pueblo”, “patria”, “justicia”, mientras él y sus seguidores fueron adquiriendo sin remordimiento grandes propiedades, apoyados en arribistas, en cómplices y en los indispensables sicarios y maquiladores del trabajo sucio. Maquinó junto con Calles para modificar la ley y poder reelegirse en 1928, acomodando la ley a su gusto y violentando uno de los motivos centrales de la revolución, el de la no reelección. De no haber sido asesinado el 17 de Julio de 1928 es probable que hubiera gobernado el país muchísimos años más.

Su nombre está inscrito con letras de oro en el recinto del Congreso de la Unión. Toda una huella, un modelo y una tendencia a seguir para la clase política del país, tan viva, vivísima, como en el año de 1913 en que Obregón despegara su fulgurante carrera hacia la presidencia de nuestro país. El uso del modelo descrito no es ajeno a ningún partido político.

*El águila y la serpiente, Martín Luis Guzmán, publicación original 1928.

Mundo Nuestro. El siguiente es el comunicado suscrito por el Ejército Zapatista de Liberación Nacional y el Congreso Nacional Indígena luego de los trabajos del Quinto Congreso realizado a mediados de este mes de octubre que ya termina. Su planteamiento político es preciso y contundente: desde la izquierda, sin los partidos y con la postulación de una mujer indígena para la presidencia de la república en las elecciones del 2018.

No hay lectura entrelíneas: el zapatismo da un paso adelante en su definición política.

A los pueblos del mundo
A los medios libres de comunicación
A la Sexta Nacional e Internacional

Convocados por la conmemoración del 20 aniversario del Congreso Nacional Indígena y de la viva resistencia de los pueblos, naciones y tribus originarios de este país México, de las lenguas amuzgo, binni-zaá, chinanteco, chol, chontal de Oaxaca, coca, náyeri, cuicateco, kumiai, lacandón, matlazinca, maya, mayo, mazahua, mazateco, mixe, mixteco, nahua, ñahñu, ñathô, popoluca, purépecha, rarámuri, tlapaneco, tojolabal, totonaco, triqui, tzeltal, tsotsil, wixárika, yaqui, zoque, chontal de Tabasco y hermanos aymara, catalán, mam, nasa, quiché y tacaná decimos con firmeza que nuestra lucha es abajo y a la izquierda, que somos anticapitalistas y que se ha llegado el tiempo de los pueblos, de hacer vibrar este país con el latir ancestral del corazón de nuestra madre tierra.

Es así que nos reunimos a celebrar la vida en el Quinto Congreso Nacional Indígena que tuvo lugar del 9 al 14 de octubre de 2016 en el CIDECI-UNITIERRA, Chiapas, desde donde nuevamente nos damos cuenta de la agudización del despojo y la represión que no han parado en 524 años en que los poderosos iniciaron una guerra que tiene como fin exterminar a los que de la tierra somos y que como sus hijos no hemos permitido su destrucción y muerte para beneficiar a la ambición capitalista que no conoce fin, más que la destrucción misma. La resistencia por seguir construyendo la vida hoy se hace palabra, aprendizaje y acuerdos.

En nuestros pueblos nos construimos cada día en las resistencias por detener la tempestad y ofensiva capitalista que no cesa sino que se vuelve cada día más agresiva y se ha convertido en una amenaza civilizatoria no sólo para los pueblos indígenas y campesinos sino para los pueblos de las ciudades que deben también crear formas dignas y rebeldes para no ser asesinados, despojados, contaminados, enfermados, esclavizados, secuestrados o desaparecidos. Desde nuestras asambleas comunitarias hemos decidido, ejercido y construido nuestro destino desde tiempos inmemoriales, por lo que mantener nuestras formas de organización y defensa de nuestra vida colectiva es posible únicamente desde la rebeldía ante los malos gobiernos, sus empresas y su delincuencia organizada.

Denunciamos que:

1. Al Pueblo Coca, Jalisco, el empresario Guillermo Moreno Ibarra invadió 12 hectáreas de bosque en el paraje conocido como El Pandillo en contubernio con las instituciones agrarias, usando la criminalización de los que luchan que llevó a que 10 comuneros estuvieran sujetos a juicios por 4 años. El mal gobierno está invadiendo la isla de Mezcala que es tierra sagrada comunal, al mismo tiempo que desconoce al pueblo coca en la legislación indígena estatal con el objetivo de borrarlos de la historia.

2. Los Pueblos Otomí Ñhañu, Ñathö, Hui hú, y Matlatzinca del Estado de México y Michoacán están siendo agredidos a través de la imposición del mega proyecto de construcción de la autopista privada Toluca – Naucalpan y el tren interurbano, destruyendo casas y lugares sagrados, compran conciencias y amañan las asambleas comunales con presencia policiaca, además de los tramposos censos de comuneros que suplantan la voz de todo un pueblo, privatización y despojo de agua y territorio en el volcán Xinantécatl, conocido como el Nevado de Toluca, al que los malos gobiernos quitan la protección que ellos mismos le dieron para entregarlos a empresas turísticas. Se sabe que detrás de todos estos proyectos está el interés por el despojo del agua y de la vida de la región. En la zona de Michoacán se le niega la identidad al pueblo otomí mientras un grupo de gendarmería ha entrado a la región para cuidar los cerros prohibiendo a los indígenas subir y cortar madera.

3. A los pueblos originarios residentes en la Ciudad de México se les despoja de los territorios que han conquistado para ganarse la vida trabajando, robándoles sus mercancías y usando fuerza policiaca. Se les desprecia y reprime por usar su ropa y su lengua, además de que se les criminaliza acusándoles de vender droga.

4. El territorio del Pueblo Chontal de Oaxaca es invadido por concesiones mineras que desmantelan los terrenos comunales, lo que afectará a 5 comunidades, su gente y recursos naturales.

5. En el Pueblo Maya Peninsular de Campeche, Yucatán y Quintana Roo hay despojo de tierras para la siembra de soya transgénica y palma africana, la contaminación de los acuíferos por agroquímicos, la construcción de parques eólicos, parques solares, desarrollos eco turístico y empresas inmobiliarias. Asimismo están en resistencia contra las altas tarifas de la luz eléctrica que han traído hostigamientos y órdenes de aprehensión. En Calakmul, Campeche cinco comunidades son despojadas por la imposición de áreas naturales protegidas, pago por servicios ambientales y captura de carbono, en Candelaria, Campeche persiste la lucha por la certeza en la tenencia de la tierra. En los tres estados se da una fuerte criminalización a quienes defienden el territorio y los recursos naturales.

6. Al Pueblo Maya de Chiapas, tzotzil, tzeltal, tojolabal, chol y lacandón, se les continúa despojando de sus territorios para la privatización de los recursos naturales, lo que ha traído encarcelamientos y asesinatos de quienes defienden el derecho a permanecer en su territorio, se les discrimina y reprime constantemente cuando se defienden y se organizan para seguir construyendo su autonomía, aumentando las violaciones a los derechos humanos a cargo de fuerzas policiacas. Existen campañas de fragmentación y división dentro de las organizaciones, así como asesinatos de compañeros que han defendido su territorio y recursos naturales en San Sebastián Bachajón. Los malos gobiernos siguen tratando de destruir la organización de las comunidades bases de apoyo del EZLN y nublar la esperanza que de ellas emana y que ofrece una luz a todo el mundo.

7. El Pueblo Mazateco de Oaxaca ha sido invadido por propiedades privadas, donde explotan el territorio y la cultura para el turismo como el nombramiento de Huautla de Jiménez como “Pueblo Mágico” para hacer legal el despojo y la comercialización de saberes ancestrales, acompañado de concesiones mineras y exploración de espeleólogos extranjeros en las grutas existentes. Lo que imponen mediante un creciente hostigamiento por parte del narcotráfico y militarización del territorio. Los feminicidios y violaciones a las mujeres en la región van en aumento siempre con la complicidad omisa de los malos gobiernos.

8. A los Pueblos Nahua y Totonaca de Veracruz y Puebla se enfrentan a las fumigaciones aéreas que producen enfermedades a nuestros pueblos. Hay exploración y explotación de minería e hidrocarburos a través del fracking y se encuentran en peligro 8 cuencas a causa de nuevos proyectos que contaminan los ríos.

9. Los Pueblos Nahua y Popoluca del sur de Veracruz enfrentan el asedio de la delincuencia organizada y sufren los riesgos de la destrucción territorial y desaparición como pueblo por la amenaza de la minería, de los eólicos y sobre todo de la explotación de hidrocarburos mediante el fracking.

10. El Pueblo Nahua, que se encuentra en los estados de Puebla, Tlaxcala, Veracruz, Morelos, Estado de México, Jalisco, Guerrero, Michoacán, San Luis Potosí y Ciudad de México, enfrenta una constante lucha por contener el avance del llamado Proyecto Integral Morelos, que comprende gaseoductos, acueductos y termoeléctrica. Los malos gobiernos deseando detener la resistencia y comunicación de los pueblos intenta despojar de la radio comunitaria de Amiltzingo, Morelos. Asimismo la construcción del Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México y las obras complementarias amenazan los territorios circundantes al lago de Texcoco y la Cuenca del Valle de México, principalmente Atenco, Texcoco y Chimalhuacán. Mientras que en Michoacán el pueblo nahua enfrenta el saqueo de los recursos naturales y minerales por parte de sicarios acompañados por policía o ejército y la militarización y paramilitarización de sus territorios. Tratar de detener esta guerra ha costado el asesinato, persecución, encarcelamiento y hostigamiento a líderes comunitarios.

11. El Pueblo Zoque de Oaxaca y Chiapas enfrenta la invasión por concesiones mineras y supuestas propiedades privadas en tierras comunales en la región de los Chimalapas; asimismo tres hidroeléctricas y la extracción de hidrocarburos mediante fracking. Hay corredores ganaderos y en consecuencia tala excesiva de los bosques para pastizales, también se están cultivando semillas transgénicas. Al mismo tiempo existen zoques migrantes en varios estados del país reconstituyendo su organización colectiva.

12. El Pueblo Amuzgo de Guerrero enfrenta el despojo del agua del río San Pedro para zonas residenciales y el abastecimiento de la ciudad de Ometepec. Su radio comunitaria ha sido objeto de una constante persecución y hostigamiento.

13. El Pueblo Rarámuri de Chihuahua sufre la pérdida de áreas de cultivo por la construcción de carreteras, el aeropuerto en Creel y por el gaseoducto que viene de Estados Unidos a Chihuahua, además de existir mineros japoneses y de represas y turismo.

14. El Pueblo Wixárika de Jalisco, Nayarit y Durango se enfrenta a la destrucción y privatización de sus lugares sagrados de los que dependen todos sus tejidos sociales, políticos y familiares, el despojo de sus tierras comunales a favor de caciques, valiéndose de las indefiniciones limítrofes entre estados de la República y campañas de división orquestadas desde los malos gobiernos.

15. El Pueblo Kumiai de Baja California sigue luchando por la reconstitución de sus territorios ancestrales, contra invasiones por particulares, la privatización de sus lugares sagrados y la invasión de los territorios por gaseoductos y autopistas.

16. El Pueblo Purépecha de Michoacán tiene el problema de deforestación, ejercida desde la complicidad entre los malos gobiernos con los grupos narcoparamilitares que saquean los bosques y la madera. Para ellos la organización de debajo de las comunidades es un obstáculo para el saqueo.

17. En el Pueblo Triqui de Oaxaca la presencia de los partidos políticos, empresas mineras, paramilitares y malos gobiernos fomentan la desintegración de los tejidos comunitarios para el saqueo de los recursos naturales.

18. Al Pueblo Chinanteco de Oaxaca le destruyen sus formas de organización comunitaria con el reparto agrario, la imposición de pagos por servicios ambientales, la captura de carbono y el ecoturismo. La proyección de una autopista de 4 carriles atraviesa el territorio y lo divide. En los ríos Cajono y Usila los malos gobiernos tienen proyectadas tres represas que afectará a pueblos chinantecos y zapotecos. Hay concesiones mineras y la exploración de pozos petroleros.

19. El Pueblo Náyeri de Nayarit enfrenta la invasión y destrucción de sus territorios sagrados en el sitio denominado Muxa Tena en el Río San Pedro mediante el proyecto hidroeléctrico Las Cruces.

20. El Pueblo Yaqui de Sonora mantiene la lucha sagrada en contra del gaseoducto que atravesará su territorio y en defensa de las aguas del Río Yaqui que los malos gobiernos deciden llevar a la ciudad de Hermosillo, Sonora, aún en contra de sentencias judiciales y recursos internacionales que han dejado demostrada su razón legal y legítima, valiéndose de la criminalización y hostigamiento de autoridades y voceros de la tribu Yaqui.

21. Los Pueblos Binizzá e Ikoot se organizan y articulan para contener el avance de los proyectos eólicos, mineros, hidroeléctricos, presas, gaseoductos y en especial la zona llamada Zona Económica Especial del Istmo de Tehuantepec y de infraestructura que amenazan el territorio y la autonomía de los pueblos en el Istmo de Tehuantepec, quienes son calificados como talibanes del medio ambiente y talibanes del derecho indígena como las palabras expresadas por la Asociación Mexicana de Energía al referirse a la Asamblea Popular del Pueblo Juchiteco.

22. El Pueblo Mixteco de Oaxaca sufre el despojo de su territorio agrario, afectando con ello sus usos y costumbres mediante amenazas, muertes y encarcelamientos que buscan callar las voces de los inconformes, promoviendo grupos paramilitares armados por los malos gobiernos, como es el caso de San Juan Mixtepec, Oaxaca.

23. Los Pueblos Mixteco, Tlapaneco, y Nahua de la montaña y costa de Guerrero enfrentan la imposición de megaproyectos mineros apoyados por el narcotráfico, sus paramilitares y los malos gobiernos, que se disputan los territorios de los pueblos originarios.

24. El mal gobierno mexicano sigue mintiendo y tratando de ocultar su descomposición y responsabilidad absoluta en la desaparición forzada de los 43 estudiantes de la escuela normal rural Raúl Isidro Burgos de Ayotzinapa, Guerrero

25. El Estado mantiene secuestrados a los compañeros Pedro Sánchez Berriozábal, Rómulo Arias Míreles, Teófilo Pérez González, Dominga González Martínez, Lorenzo Sánchez Berriozábal y Marco Antonio Pérez González de la comunidad Nahua de San Pedro Tlanixco en el Estado de México, al compañero zapoteco de la región Loxicha Álvaro Sebastián, a los compañeros Emilio Jiménez Gómez y Esteban Gómez Jiménez presos de la comunidad de Bachajón, Chiapas, a los compañeros Pablo López Álvarez y manteniendo en el exilio de Raúl Gatica García y Juan Nicolás López del Consejo Indígena y Popular de Oaxaca Ricardo Flores Magón. Recientemente un juez de consigna dictó sentencia de 33 años de prisión al compañero Luis Fernando Sotelo por exigir la presentación con vida de los 43 estudiantes desaparecidos de Ayotzinapa, a los compañeros Samuel Ramírez Gálvez, Gonzalo Molina González y Arturo Campos Herrera de la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias- PC. Asimismo mantiene cientos de presos indígenas y no indígenas en todo el país por defender sus territorios y exigir justicia.

26. En el Pueblo Mayo el territorio ancestral está siendo amenazado por proyectos carreteros para unir Topolobampo con el estado de Texas, Estados Unidos; al mismo tiempo que se configuran ambiciosos proyectos turísticos en la Barranca del Cobre.

27. La Nación Dakota está viendo invadido y destruido su territorio sagrado por gaseoductos y oleoductos, por lo que mantiene un plantón permanente para proteger lo que es suyo.

§

Por todo lo anterior reiteramos que el cuidado de la vida y de la dignidad, es decir la resistencia y la rebeldía desde abajo y a la izquierda, es nuestra obligación a la que sólo podemos responder de forma colectiva. La rebeldía pues, la construimos desde nuestras pequeñas asambleas en localidades que se conjuntan en grandes asambleas comunales, ejidales, en juntas de buen gobierno y en acuerdos como pueblos que nos unen bajo una identidad. En el compartir, aprender y construir de los que somos el Congreso Nacional Indígena nos vemos y sentimos en nuestros dolores, descontento y en nuestros fundamentos ancestrales.

Para defender lo que somos, nuestro caminar y aprendizaje se han consolidado en el fortalecimiento en los espacios colectivos para tomar decisiones, recurriendo a recursos jurídicos nacionales e internacionales, acciones de resistencia civil pacífica, haciendo a un lado los partidos políticos que sólo han generado muerte, corrupción y compra de dignidades, se han hecho alianzas con diversos sectores de la sociedad civil, haciendo medios propios de comunicación, policías comunitarias y autodefensas, asambleas y concejos populares, cooperativas, el ejercicio y defensa de la medicina tradicional, el ejercicio y defensa de la agricultura tradicional y ecológica, los rituales y ceremonias propias para pagar a la madre tierra y seguir caminando con ella y en ella, la siembra y defensa de las semillas nativas, foros, campañas de difusión y actividades político culturales.

Ése es el poder de abajo que nos ha mantenido vivos y es por ello que conmemorar la resistencia y rebeldía es también ratificar nuestra decisión de seguir vivos construyendo la esperanza de un futuro posible únicamente sobre las ruinas del capitalismo.



§

Considerando que la ofensiva en contra de los pueblos no cesará sino que pretenden hacerla crecer hasta haber acabado con el último rastro de lo que somos como pueblos del campo y la ciudad, portadores de profundos descontentos que brotan también en nuevas, diversas y creativas formas de resistencias y de rebeldías es que este Quinto Congreso Nacional Indígena determinó iniciar una consulta en cada uno de nuestros pueblos para desmontar desde abajo el poder que arriba nos imponen y que nos ofrece un panorama de muerte, violencia, despojo y destrucción.

Ante todo lo anterior, nos declaramos en asamblea permanente y consultaremos en cada una de nuestras geografías, territorios y rumbos el acuerdo de este Quinto CNI para nombrar un concejo indígena de gobierno cuya palabra sea materializada por una mujer indígena, delegada del CNI como candidata independiente que contienda a nombre del Congreso Nacional Indígena y el Ejército Zapatista de Liberación Nacional en el proceso electoral del año 2018 para la presidencia de este país.

Ratificamos que nuestra lucha no es por el poder, no lo buscamos; sino que llamaremos a los pueblos originarios y a la sociedad civil a organizarnos para detener esta destrucción, fortalecernos en nuestras resistencias y rebeldías, es decir en la defensa de la vida de cada persona, cada familia, colectivo, comunidad o barrio. De construir la paz y la justicia rehilándonos desde abajo, desde donde somos lo que somos.

Es el tiempo de la dignidad rebelde, de construir una nueva nación por y para todas y todos, de fortalecer el poder de abajo y a la izquierda anticapitalista, de que paguen los culpables por el dolor de los pueblos de este México multicolor.

Por último anunciamos la creación de la página oficial del CNI en la dirección www.congresonacionalindigena.org

Desde el CIDECI-UNITIERRA, Chiapas, octubre de 2016

Por la Reconstitución Integral de Nuestros Pueblos
Nunca Más un México sin Nosotros
Congreso Nacional Indígena
Ejército Zapatista de Liberación Nacional

El CNI no es una organización tradicional. Es un espacio de encuentro y articulación de la diversidad y multiplicidad de expresiones que forman el movimiento indígena.El congreso se fundó al calor de la lucha zapatista y de los acuerdos de San Andrés (que siguen sin cumplirse por parte del gobierno) durante una asamblea efectuada entre el 9 y el 11 de octubre de 1996, en la que participó la comandanta Ramona. El Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) es una organización mexicana de carácter político libertaria, que en sus inicios fue militar. Su inspiración política es el zapatismo, el marxismo y el socialismo libertario, y su estructura militar es la guerrilla.

Fuente:

http://enlacezapatista.ezln.org.mx/2016/10/14/que-retiemble-en-sus-centros-la-tierra

El próximo martes 8 de noviembre es muy probable que Hillary Clinton se convierta en la primera Presidenta de los Estados Unidos… y una buena parte del mundo respirará aliviado. Las encuestas le dan un margen de triunfo bastante amplio sobre todo si se considera el número de votos que se requieren bajo el sistema de democracia indirecta que rige el sistema electoral de nuestros vecinos. Según el New York Times (NYT) la posibilidad de Hillary es de 93% sobre su oponente. La estabilidad monetaria confirmaría esta percepción en el ámbito de las finanzas mundiales. Hasta las casas de apuestas le dan a la candidata un margen de 7 a 1 a su favor. Así que solo un hecho completamente insospechado podría cambiar el resultado.

Aunque las encuestas electorales han fallado a la hora de la verdad en países tan distintos como Inglaterra y Colombia, en el caso de las elecciones de Estados Unidos los acontecimientos de las últimas semanas han fortalecido la expectativa de una victoria de los demócratas. La atención parece recaer ahora en la distancia entre los dos candidatos y sobre todo en saber cuál partido será mayoritario en la Cámara de Representantes y en el Senado.

Desde luego, el triunfo de Trump aún es posible: el resultado final puede ser distinto al anunciado debido al llamado voto escondido (los encuestados no dicen la verdad), por el abstencionismo de los votantes más jóvenes o los electores latinos (sobre todo mexicanos), o por otras razones ahora no muy claras.



La victoria de Clinton, si se confirma, dará certeza y confianza a un amplio grupo de intereses y personas en muchas partes del mundo básicamente porque consideran a Donald Trump una terrible incógnita. Ni los grandes inversionistas financieros, ni los accionistas o gerentes de las grandes empresas multinacionales saben bien a bien qué esperar si llegara al triunfo y temen, con cierta razón, que sus anunciadas medidas proteccionistas y su oposición al libre comercio, sus opiniones erráticas sobre las alianzas de Estados Unidos en diversas regiones del mundo como Europa (OTAN), el conflicto en Siria, y sus simpatías hacia Putin, entre otros temas, puedan convertirse en acciones de gobierno que convulsionen al mundo.

Desde luego, en América Latina y sobre todo en México y Centroamérica, las políticas antiinmigrantes han causado un gran repudio y alarma. El error de Peña Nieto de invitar a Trump a nuestro país se consideró tan desafortunado como difícil de entender. En los últimos días parece haberse aclarado que ello se debió a un pleito político personal de Peña con Clinton y Obama, y no a un acto de gobierno que representara ya no digamos el sentir de la inmensa mayoría de los mexicanos sino ni siquiera la de su élite económica o política.

En Estados Unidos, un amplio grupo de personas, instituciones, intereses y grupos políticos también han repudiado a Trump. Desde las posiciones más progresistas del partido Demócrata representadas por Bernie Sanders hasta destacados liderazgos del partido Republicano. Hay también motivos muy evidentes para que una gran parte del electorado femenino, los jóvenes, los afronorteamericanos y los latinos no voten por Trump. Tampoco parece tener mucho apoyo entre la intelectualidad (incluyendo la tecnocracia neoliberal) que antes apoyó y participó activamente en los gobiernos de Bush padre e hijo. Y hasta los medios de comunicación más importantes dudan o hacen campaña abiertamente contra él y a favor de Clinton (como el NYT).

En lo que toca a los sectores progresistas, The Nation, una revista que refleja el sentir de algunas de estas corrientes de pensamiento, ha llamado a votar por Clinton, como antes lo hizo por Sanders en las primarias demócratas, aduciendo que el triunfo de Trump significaría una “catástrofe” para Estados Unidos y para el mundo, dada su xenofobia, su racismo, y su preferencia manifiesta por la violencia. “Si le tomamos la palabra, Trump convertiría a los Estados Unidos en un país donde las fuerzas del odio, el miedo y la división dominarían la vida política, alentadas desde la cúspide del Estado”.

Y agrega que millones de personas serían víctimas de deportaciones en masa convirtiendo a las ciudades en zonas de confrontaciones raciales. Además, “el programa social de Trump, cancelando el programa de salud de Obama (el Obamacare), cerraría quizás para siempre la posibilidad de un sistema de salud universal”. Aplicaría una política fiscal grotescamente favorable a los más ricos a expensas de la clase media y los pobres. Los derechos de los trabajadores serían derogados, sus sindicatos serían atropellados, sus pensiones saqueadas y sus salarios recortados. Las mujeres y las personas LGBT verían conculcados sus derechos más importantes. La revista destaca también que “la política energética de Trump, que niega los efectos del cambio climático, aumentaría el uso de combustibles fósiles, frenaría la investigación y el uso de fuentes renovables y limpias, y suprimiría cualquier regulación para proteger el aire y el agua”.


c/6 parrafos

Asimismo, su política exterior estaría basada en la ignorancia del derecho internacional y en un completo desdén por los derechos humanos. Sus ideas sobre la seguridad interior podrían convertir a millones de familias en sospechosos de terrorismo. Aumentaría el gasto militar y desconocería los acuerdos con otras naciones como Cuba, elevaría la confrontación con China y desconocería el acuerdo nuclear con Irán.

Los temores de la izquierda y las incertidumbres de los dueños del capital; las dudas de los republicanos y la ausencia de un apoyo razonado del pensamiento conservador; sus actitudes consideradas “inmorales” para una parte del electorado; y sus desplantes y estilos de conducir su campaña, rompiendo con la tradición política estadounidense, todo ello, hace de Trump un candidato mal visto por un arco muy amplio de personas y grupos de interés en Estados Unidos.

Por ello, es probable que el candidato republicano pierda la elección del 8 de noviembre. Pero también por todo ello, es sorprendente y aterrador que haya sido candidato del partido republicano y hoy represente, a pesar de todo, a una parte importante del electorado y el malestar social que existe en ese país. Mucho más si, por alguna razón, logra imponerse en las próximas elecciones. Su triunfo, contra todos los pronósticos y frente a este amplio segmento de detractores, podría cambiar el curso de los acontecimientos en Estados Unidos y el mundo entero.

A final de cuentas, lo único claro es que lo que mueve a Trump y a gran parte de su electorado es la idea de la supremacía blanca y el temor a que ésta se pierda por el libre comercio, la inmigración, supuestos terroristas llegados de otros países, el debilitamiento económico de la potencia del Norte, la amenaza real o inventada de otras naciones, el feminismo y hasta la diversidad religiosa. Un Presidente de la mayor potencia militar y económica del mundo guiado por el miedo, sin ninguna propuesta coherente de gobierno, podría significar una nueva etapa en la historia del mundo como lo fue el arribo de Hitler al poder en Alemania en 1932.

Desde luego, hay muchas diferencias entre ambos acontecimientos. Una en particular merecería subrayarse: el nazismo fue un proyecto basado ideológicamente en la supremacía racial y al mismo tiempo un plan de conquista militar del mundo apoyado en un sistema político totalitario desconocido hasta entonces. Trump tiene una base ideológica similar (en este caso la supremacía blanca anglosajona), pero no está claro que pueda, quiera o sepa aspirar a crear un nuevo orden mundial por medio de la fuerza, o a aniquilar los mecanismos institucionales de la democracia estadounidense para sustituirlos por otros. Parece imposible saber, en estos momentos, si por ello resultaría más o menos peligroso. Lo cierto es que pondría a casi todo el mundo al borde un ataque de nervios.

Twitter: #saulescoba

Página 10 de 17