Pastelitos marihuanos o porqué somos en México estúpidos y obtusos Destacado

Compartir

Hay mentes obtusas… y jueces, y ministerios públicos, y curas, y policías. Y también periodistas.

Y primero que nadie, legisladores. Y tras de todos ellos los moralistas y ese transtorno que provoca el miedo al cambio.

Unos y otros contribuyen al absurdo de una guerra que paraliza que tiene sometido al país por su resistencia obtusa a la legalización de la marihuana.

Voy al diccionario en busca de nuestra perdicion: obtuso igual a tardo, lerdo, corto, torpe, zafio, zote, cerril, necio, rudo, eso y más ante la cotidiana repetición de nuestra caída en el abismo que provoca la prohibición de la marihuana en México.



Y luego regreso a la historia de unos intrépidos cocineros:

Ayer en cualquier esquina del centro histórico, dice el redactor que ha manejado el boletín de la Procuraduría, unos polis interceptan a tres personas. Así lo dirá su parte:

“Al marcarles el alto se realizó una revisión preventiva a sus pertenencias, y se les hallaron 113 pasteles elaborados a base de hierba verde con las características propias de la marihuana. Las personas aseguradas manifestaron que pretendían comercializar todas las piezas.”

113 pastelitos marihuanos. Y a la cárcel por no sé cuántos años.

Cuando en Estados Unidos este próximo diciembre la marihuana estará legalizada en todo el territorio norteamericano. Cuando en Colorado ya han logrado hacer un ahorro de ese comercio por 140 millones de dólares que aplicarán en vivienda para homeless.



Mientras en México sostenemos una guerra irremediablemte perdida y que en las cuentas ya se acerca a la quinta parte de todos los muertos que la historia oficial dice ocurrieron en los diez años de guerras civiles que en esta década nuestra cumplen un centenario.

La nota en e-consulta no dice nada más que lo de siempre y que el mismo redactor tanscribe sin el menor asomo de indignación por el futuro de esos ahora tristes reposteros:

“En razón de lo anterior y ante la comisión de un hecho constitutivo de delito, las tres personas quedaron a disposición de las autoridades correspondientes para determinar su situación jurídica”

Recojo en el archivo de Mundo Nuestro la voz del antropólogo norteamericano Wade Davis, un hombre que ha visto durante décadas la tragedia de la guerra del narco en Colombia:

“La prohibición es el acto de locura humana más grande de la historia. Deberían legalizarlas. Debo decir que comparar coca con cocaína es como comparar la fruta de un durazno con el veneno que se encuentra en su semilla. La cocaína es un anestésico muy útil. Creo que no hay tal cosa como drogas buenas y malas, sino buenas y malas formas de usarlas… Es un acto de lucura y me refiero a los 30.000 millones de dólares que todos los años se gasta Estados Unidos en esta guerra mientras aumenta cada vez más el consumo. Y es que jamás me he encontrado con alguien cuya decisión de consumir o no haya tenido que ver con que se trate de sustancias ilegales. Sospecho que si las drogas fueran legalizadas, el aumento en el consumo sería mínimo. Cualesquiera que sean los riesgos de la legalización, estos terminan siendo triviales si se comparan con las consecuencias de la prohibición. Esta ha creado hábitos de consumo en Europa y Estados Unidos que han destruido la democracia colombiana, una de las más fuertes y admirables de América Latina. Ha llevado a que en California se gaste más plata en cárceles que en universidades.”

Por eso han dado este vuelco los gringos.

En contra de eso en México seguimos siendo estúpida, criminalmente, trágicamente obtusos.

Compartir

Sobre el autor

Sergio Mastretta

Periodista con 39 años de experiencia en prensa escrita y radio, director de Mundo Nuestro...