Monólogo del día después Destacado

Compartir

Tan tan, se acabó, el sol nos avisa que llegó el final...



Hoy es 9 de marzo y ya ponte a trabajar, ya déjate de jaladas y aplícate, que los niños y la comida, la ropa, el aseo de la casa, el desayuno, la cena, de nuevo la ropa, el agua para el baño, la teta, y el peine, y la escoba, y el trastero, sí, hay que amamantar, peinar, barrer, trapear, y los trastos, pocillos y cazuelas, y no te olvides de ir al mercado y pagar la luz y esperar al del gas, ah, y si te viene a cobrar el de la renta, le dices que nos aguante nomás que resuelva lo del trabajo.

Sí, se acabó, y te digo que no estaría mal que te pusieras a hacer unos tamalitos o quesadillas o hay lo que se te ocurra, para ayudar con los gastos… ayuda en algo, por Dios, no seas tan conchuda, ayuda con algo, piensa en tus hijos, sé consciente, yo no puedo sólo con tanto, ayuda con algo, ya deja de hacerte mensa.

Ah! Por favor no dejes de lavar y planchar mis camisas y pantalones, tengo una cita muy importante, limpia los vidrios por Dios que ya no se ve nada por la ventana. ¡Ah! , y que no se te olvide lavar esos trapos que me enfadan tanto, y quiero tortillas calientes en una servilleta de tela muy limpia, y ya deberías bordar unas nuevas, que los niños vayan bien limpios y peinados a la escuela, y si no te alcanza para su desayuno ahí le pides al vecino, y si no, o pues a ver cómo le haces, pero al rato que llegue no quiero quejas y no me salgas con que te sientes cansada o cualquier payasada, que se enfermó el niño, pus lo llevas al seguro popular, que para eso vas a tus mensas juntas, o no? Y me esperas bonita, como me gustas, eh! Ahí nos vemos al rato, y si no llego pues ya sabes que no quiero tangos. Ahí te ves vieja...

Ah! Ya sé me olvidaba que el 8 de marzo fue ayer, ya se me olvidaba, felicidades mujer, ahí nos vemos, ahí te debo tus flores, y ni sé qué tiene que ver el 8 de marzo contigo, pero, pues igual, ahí pal año que entra...


c/6 parrafos

Compartir

Sobre el autor

Roxana Alveláis Pegueros

Así se mira Roxana Alveláiz: "Autodidacta, soñadora irreverente... No importa tanto quien soy, sino la rebeldía que me mantiene viva a pesar de las canas."