Lunes, 03 Agosto 2020 00:00

El día que se fueron los jóvenes

Vida y milagros

En 1952, en la explanada de Rectoría, el presidente Miguel Alemán asistió a la inauguración del Estadio Olímpico de la Ciudad Universitaria de la UNAM, entonces muy lejos, al sur de la ciudad. Dos años después, en 1954, arrancó formalmente el primer curso en las nuevas instalaciones de CU. En 1929, autoridades de la UNAM planearon crear un complejo estudiantil alejado de la urbe y con espacio para conjuntar a las escuelas que en ese entonces se alojaban en distintas casas coloniales del Centro Histórico de la Ciudad de México, cercanas unas de otras y conocidas como "el barrio universitario". Muchas de las casonas estaban en un alto grado de abandono que ponían en riesgo a estudiantes y profesores. Aun así, ahí funcionaba la universidad más importante del país. En la calle de Donceles estaban Jurisprudencia y Economía, y a una calle, la Escuela Nacional Preparatoria; Medicina en la plaza de Santo Domingo, Odontología en la Calle de Primo Verdad, Ingeniería en la calle de Tacuba y Arquitectura en la Academia de San Carlos. Altos Estudios incluían las escuelas de Ciencia y Filosofía, las bases de la cultura, en la calle de Mascarones. La más alejada de todas era Ciencias Químicas, establecida entonces en el pueblo de Tacuba. La clase política y empresarial se movía también en el centro histórico, juntos, pero no revueltos, alrededor del Zócalo y el Palacio Nacional.

Con solo decir estos nombres uno se puede imaginar a los jóvenes dando vida a las calles y parques del centro, a sus fondas, papelerías, casas de huéspedes, mercados y centros de diversión. De todo el país llegaban estudiantes de otros estados con su particular forma de hablar y las costumbres de cada región, lo que le daba al barrio universitario una diversidad riquísima. El centro histórico estaba habitado por los jóvenes y las ilusiones que suelen acompañar a la juventud, observados de lejos por quienes ejercían el poder desde su supuesta edad, saber y gobierno. Lo que fue una mezcla rica y diversa se fue convirtiendo en una mezcla explosiva. Los viejos edificios tenían capacidad para tres mil estudiantes, pero la UNAM contaba ya con 20 mil alumnos. No solo existía el riesgo de que los edificios se vinieran abajo, también los ánimos juveniles se caldeaban con facilidad, y una disputa podía derivar en una pelea campal en la que podían acabar involucrados hasta las marchantas de los mercados y los policías de la zona. Mudar a la UNAM se volvió impostergable. El sitio elegido fue el Pedregal de San Ángel, parte de un ejido que por sus condiciones era imposible de arar. En 1946 se creó una Comisión de la Ciudad Universitaria que fue resolviendo todos los problemas que traería consigo el nuevo plantel a través de una campaña de fondos en todo el país. Inauguraciones parciales fueron y vinieron, ya ven que eso se da mucho por aquí. Hasta que llegó la hora de la verdad, el inicio de cursos en la nueva CU en marzo de 1954. Aunque todo fue paulatino, pues no todas las escuelas se fueron al mismo tiempo, hubo un testigo clave, un político en particular que registró el hecho como una sola mudanza: "¡Se fueron los jóvenes, ya no hay estudiantes!", exclamó un día de 1959, cinco años después, el presidente Adolfo López Mateos durante un recorrido por el Centro Histórico al inicio de su mandato.



Dicen, cuentan, o quizá yo lo recuerdo mal, que se puso muy triste. Si así fue, tuvo razón. La despreocupación y la energía del espíritu universitario del día a día se había ido con ellos. El ambiente del Centro Histórico no volvió a ser el mismo.

Domingo, 02 Agosto 2020 00:00

Guerras de capitales / Revista Sin permiso

Revista sin Permiso

Michael Roberts es un reconocido economista marxista británico, que ha trabajado 30 años en la City londinense como analista económico y publica el blog The Next Recession.

Guerra de capitales

Hemos abordado el debate de que el principal problema mundial en el siglo XXI es la creciente guerra comercial y tecnológica entre los EEUU y China. En su libro, Las guerras comerciales son guerras de clase, Klein y Pettis consideran que los desequilibrios comerciales son causados ​​por la desigualdad, el ingreso y el consumo en las dos potencias: China tiene un "exceso de ahorro" y Estados Unidos tiene un "exceso de consumo". He defendido que esta tesis no se sostiene en artículos anteriores.



Ahora tenemos el libro Capital Wars como una explicación alternativa de la rivalidad entre China y los Estados Unidos. La rivalidad entre Estados Unidos y China en la esfera económica se ha desarrollado hasta ahora en el comercio y la tecnología. La fricción en los mercados financieros no ha sido comparable. De hecho, a medida que se incorporan más acciones chinas en los índex globales, los inversores estadounidenses han estado invirtiendo capital en China a través de su inversión en fondos de inversión que siguen los índex.

Sin embargo, es poco probable que eso dure, según Michael Howell, ex director de investigación del banco de inversión Salomon Brothers, que ahora dirige su propia consultora. En Capital Wars, señala que las líneas de intercambio abiertas por la Reserva Federal de los EEUU a otros bancos centrales después de la crisis financiera de 2008, que se ha repetido con la crisis del coronavirus, se han extendido a naciones amigas, pero China ha sido excluida. Por lo tanto, el papel de la Reserva Federal como prestamista global de último recurso ha sido parcial y politizado.

Howell reconoce que la naturaleza de la relación entre estas dos potencias no es equilibrada. A pesar de la disminución de su participación en la producción mundial, Estados Unidos es el principal proveedor de la moneda de reserva dominante para los mercados mundiales. Pero su economía está marcada por un bajo crecimiento de la productividad junto con mercados financieros altamente desarrollados. China ha disfrutado de un alto crecimiento de la productividad a medida que se moderniza, pero ha subdesarrollado los mercados financieros. Sus persistentes excedentes comerciales han contribuido a una enorme acumulación de reservas de divisas: la mayoría en activos en dólares. Todo esto crea una interdependencia fragmentada.

El auge económico de China coincidió con un largo período de liberalización en los mercados financieros internacionales. Un tema central del libro de Howell es el aumento de la liquidez global: los grandes flujos de crédito, ahorro y capital internacional que facilitan la deuda, la inversión y los flujos de capital transfronterizos. En 2019, este flujo internacional de fondos se estimó en $ 130 billones, dos tercios más que el PIB mundial. La contribución de China era cercana a los $ 36 billones.



No hay nada nuevo en la visión de Howell. De hecho, varios autores, incluido yo, han señalado el enorme aumento de "liquidez", es decir, de la oferta de dinero, del crédito bancario, de la deuda (tanto pública como privada) y de los instrumentos de deuda como los derivados, particularmente desde principios de la década de 2000.

Lo nuevo es el énfasis de Howell en las nuevas formas que el sistema financiero ha encontrado para expandir lo que Marx llamó 'capital ficticio', es decir, activos financieros que supuestamente representan nuevos valores y ganancias futuras. Los bancos solían depender de los depósitos de los clientes para prestar y especular con ellos; ahora la principal fuente de fondos no son los depósitos, sino los acuerdos de recompra o 'repos', una forma de préstamo que debe ser respaldada por un 'colateral' en forma de activos “seguros” como bonos del gobierno.



Howell argumenta, como otros, que el sistema financiero ha superado el modelo de posguerra, cuando los bancos eran los principales facilitadores de préstamos. Tomaban prestado de sus depositantes minoristas y daban crédito a particulares y empresas. Hoy predominan los mercados mayoristas; y los principales proveedores de fondos son instituciones financieras y grandes empresas como Apple o Toyota. Los usuarios van desde compañías y bancos hasta fondos de cobertura y gobiernos: finanzas no bancarias o 'banca en la sombra'.

El principal argumento de Howell es que la principal fuente de inestabilidad en el sistema financiero moderno ha sido la escasez de activos seguros para estos creadores de liquidez, ya que no se ha emitido suficiente deuda pública y el rendimiento era bajo de todos modos. De hecho, antes de la crisis financiera de 2008, los bancos de inversión intentaron inventar nuevos 'activos seguros', como las obligaciones hipotecarias garantizadas. Por supuesto, ahora sabemos que dichos activos no eran "seguros" en absoluto, solo un esquema de crédito Ponzi gigantesco que resultó ser muy "ficticio" cuando el colapso financiero global en 2007-2009.

La pregunta que Howell sugiere es si la gran inyección de dinero crediticio por parte de la Reserva Federal y otros bancos centrales para rescatar a compañías y gobiernos en la crisis pandémica del COVID conducirá posteriormente a un "shock" financiero similar. La diferencia ahora es que es el estado el que está comprando estos 'activos seguros' directamente, en lugar del sistema bancario o la “banca en la sombra” como en 2008-9. Sin embargo, el tamaño de las compras de bonos corporativos e hipotecarios del banco central, así como el papel del gobierno, es tan grande que, si hubiera un tsunami de bancarrotas, el prestamista de último recurso (el banco central) – convertido en la actualidad en el primer comprador de capital ficticio- puede terminar con enormes pérdidas que los gobiernos tendrían que absorber.

Un mérito del libro de Howell sobre otros del mismo tipo es que ofrece una explicación de por qué hubo este cambio drástico de la "banca tradicional" a la "financiarización" de los activos gubernamentales y corporativos. Howell sitúa la causa directamente en el colapso de la rentabilidad en los sectores productivos de la economía.

Howell reconoce que la caída de la rentabilidad del capital industrial condujo a una creciente 'liquidez' global y esto contribuyó a la caída de las tasas de interés de los activos de riesgo, lo que condujo a la búsqueda de activos financieros seguros, abandonando la deuda pública y buscando 'repos', en detrimento de la inversión productiva.

Sin embargo, Howell comprende a medias la historia de los últimos treinta años, el colapso financiero global y la Gran Recesión. Desafortunadamente, a pesar de referirse al análisis de Marx en ocasiones, Howell no lo usa. En cambio, recurre a las macro-identidades keynesianas habituales para explicar por qué ocurren las crisis. Como con todas las macro-identidades keynesianas, las ganancias desaparecen de la ecuación.

Howell parte de la identidad básica: ahorro = inversión y la revisa en su ecuación clave: liquidez = inversión fija más la adquisición neta de activos financieros. La liquidez es realmente ganancia más crédito en sus diversas formas. Sin embargo, para Howell, la fuerza impulsora del capitalismo moderno no es la parte lucrativa de la "liquidez", esa vieja conocida. Es la parte del crédito. Para él, los flujos financieros y la asunción de riesgos de los inversores impulsan la economía real y los precios de los activos, y no al revés. Más liquidez conduce a más compras de activos financieros. Y más compras de activos financieros requieren más liquidez. Así, pasamos de una visión del capitalismo como un modo de producción con fines de lucro, al capitalismo como un modo de especulación e inestabilidad financieras. Esta teoría es similar al enfoque de Minsky y las modernas teorías de la "financiarización".

Para Howell, la próxima guerra entre EEUU y China se librará no tanto a través del comercio o la tecnología, sino de los flujos financieros y el control de las monedas internacionales a medida que las potencias rivales luchen por ofrecer los activos financieros "más seguros" al capital global: por ejemplo, ¿el dólar o el renminbi?

Claramente hay algo de verdad en esto. Si China pudiera ofrecer una moneda fuerte y con líquidez para reemplazar al dólar, el imperialismo estadounidense estaría en serios problemas. Pero una moneda fuerte no puede ser "creada" por los mercados financieros; proviene de la fuerza relativa de la productividad del trabajo y la creación de valor en una economía. Ahí es donde se centra la guerra económica; con el comercio, la tecnología y las finanzas como campos de batalla. El valor es lo decisivo, no el crédito.

Michael Roberts es un reconocido economista marxista británico, que ha trabajado 30 años en la City londinense como analista económico y publica el blog The Next Recession.

Fuente:

https://thenextrecession.wordpress.com/2020/07/19/capital-wars/

Traducción:G. Buster

Mundo Nuestro. Son decisiones de largo plazo. Apuestas estratégicas de un gobernador. Ocurrió con los gobernadores Bartlett y Moreno Valle, cada uno con sus prácticas autoritarias. Es el turno del gobierno de Miquel Barbosa. En la mira, los barrios de El Alto, La Luz y Analco. Así entendemos la aceptación de la renuncia de Julio Glockner como secretario de Cultura y el nombramiento de Sergio Vergara Berdejo.

Una nueva carga del binomio capital inmobiliario-gobierno del Estado de Puebla.



Rosewood Puebla

El patrimonio histórico reconvertido. El Hotel Azul Talavera con los Lavaderos de Almoloya al fondo.
El ultralujo en hotelería llega a Puebla
"El ultralujo de la hotelería llega a Puebla". El capital inmobiliario se apropió de los inmuebles expropiados en el Paseo de San Francisco "por causa de utilidad pública" en tiempos de Manuel Bartlett. Siempre de la mano de los peritos del INAH.
Finalmente lo hizo. Miguel Barbosa ha puesto al controvertido arquitecto Sergio Vergara Berdejo en Cultura, un personaje que representa fielmente la política de inversión inmobiliaria privada en el centro histórico de la ciudad de Puebla bajo el argumento de la promoción cultural y social. Ejemplos extremos son los proyectos Paseo del Río de San Francisco y el teleférico con estación en la antigua Casa del Torno. Abundan muchos casos más, como el de la casona de la 2 Oriente, que por muchos años albergó a la tienda El Potro Alazán, y que fue destruída por dentro por el empresario gasolinero Canteli, con la venia del entonces perito del INAH Sergio Vergara Berdejo. Entiendo así que el problema de fondo con Julio Glockner fue el de su oposición a continuar con el binomio negocio inmobiliario-turismo como fundamento de la política cultural.
La carta de renuncia irrevocable de Glockner al gobernador, con fecha de 13 de julio, pone como primera causa la falta de atención por el gobernador mismo: simplemente, Miguel Barbosa no recibió a su secretario de Cultura en los últimos seis meses; fueron públicos los cuestionamientos de Julio Glockner a proyectos como el de la Capilla Sixtina en el atrio de Catedral y la bochornosa idea del traslado de la rueda de la fortuna al barrio de San Francisco.
Glockner Rossainz destaca también los hechos de corrupción existente en la dependencia, particularmente en el área de Museos de Puebla, denunciados pero que no obtuvieron respuesta alguna en la oficina del gobernador: "El proceso de depuración de corruptos, holgazanes e incompetentes no está concluido totalmente --dice el antropólogo poblano--. Subsisten en la Secretaría y en Museos Puebla personas indolentes, con una visión tan estrecha que sólo les permite ocuparse de sí mismas y del pequeño grupo enquistado en estas dependencias al que han pertenecido durante años."
El Nombramiento de Vergara Berdejo confirma que el gobernador apuesta por la alianza con el capital inmobiliario de la ciudad de México, exactamente igual que en su momento lo hicieron los gobernadores Bartlett y Moreno Valle. Con ese nombramiento Miguel Barbosa entra al club de los gobernadores inmobiliarios de Puebla.
Una cuenta más en la destrucción sistemática, desde el Estado, del patrimonio histórico cultural de nuestra ciudad.

Mundo Nuestro. Julio Glockner Rossains presentó su renuncia como secretario de Cultura del gobierno de Miguel Barbosa el pasado 13 de julio. Estas son sus razones.

C. Miguel Barbosa Huerta

Gobernador Constitucional de Estado de Puebla



Presente

Estimado Señor Gobernador, me dirijo a usted para agradecerle una vez más la invitación que me hizo a colaborar en su Gobierno, invitación que acepté con el mismo entusiasmo con el que he trabajado durante estos 11 meses, creando una Secretaría orientada a garantizar los derechos a la Cultura de los habitantes de nuestro estado. Lo hemos hecho de modo integral, como queda manifiesto en el Plan Sectorial de Cultura, alineado con los Planes Estatal y Nacional de Desarrollo, porque consideramos que la educación artística y cultural constituye un aspecto fundamental en la formación activa de ciudadanía. También porque estamos convencidos de que la dimensión cultural resulta crucial para propiciar ambientes de concordia, que fortalezcan la comunalidad y la paz que tanta falta hacen en nuestro país; la cultura actúa en este sentido desde el momento en que genera la convivencia familiar, vecinal y colectiva en el disfrute de los eventos de cualquier género o disciplina artística. En este sentido hemos puesto todo nuestro empeño, porque sabemos que el objetivo final de las políticas culturales no son los artistas, ni los funcionarios, ni los gobiernos en turno, sino la sociedad en su conjunto.

Sin embargo, este objetivo no se cumpliría sin el concurso de estos agentes, que requieren condiciones laborales adecuadas para cumplir su tarea. Es en este punto en el que quisiera detenerme, señor gobernador, para manifestarle mi inconformidad, pues los requerimientos que he solicitado en reiteradas ocasiones para el mejor funcionamiento de nuestras direcciones generales, de área y jefaturas no han sido atendidos, por lo que considero que la invitación que me hizo a colaborar en este gobierno ha llegado a su fin, razón por la cual le presento mi renuncia con carácter de irrevocable.

Debo mencionar que dejo una Secretaría de Cultura bien encaminada en los principios fundamentales de la Cuarta Transformación, gracias a la conformación de un equipo de trabajo responsable y eficiente, con ética profesional y sensibilidad social. Un equipo que desafortunadamente no se ha podido consolidar del todo debido a las causas que he referido anteriormente. El proceso de depuración de corruptos, holgazanes e incompetentes no está concluido totalmente. Subsisten en la Secretaría y en Museos Puebla personas indolentes, con una visión tan estrecha que sólo les permite ocuparse de sí mismas y del pequeño grupo enquistado en estas dependencias al que han pertenecido durante años.

Entre estas personas, y siento decirlo porque yo lo recomendé y reconozco mi error, está el señor Ernesto Cortés, que no ha logrado estar a la altura de sus responsabilidades como director de Museos Puebla, basta mencionar el imperdonable descuido en el que ha mantenido, desde otras administraciones y hasta la fecha, el acervo de tres museos de primera importancia en la ciudad: Alfeñique, San Pedro y José Luis Bello, acervo consistente en más de dos mil cuatrocientas piezas que se encuentran seriamente dañadas, como lo hice saber oportunamente en un informe a la Junta del Consejo Directivo que Usted encabeza.



Con el argumento de que Museos Puebla gozaba de autonomía, el señor Cortés no consideraba la sectorización de este OPD a la Secretaría y, en consecuencia, nunca atendió a mis solicitudes de información presupuestal, ejercicio del gasto y plantilla de personal. En la última Junta del Consejo Directivo se evidenció ante todos sus miembros la falta de claridad en el ejercicio administrativo, cuando la Auditoría Superior del Estado hizo la observación de que los estados financieros no serían aprobados por dicho Consejo, sino que sólo se daban por informados. Por esta razón, entre otras, solicité mediante oficio a la Secretaría de Función Pública una auditoría integral al OPD Museos Puebla.

En lo que se refiere al funcionamiento de las direcciones generales de la Secretaría de Cultura, debo mencionar que solicité la renuncia a la C. Alejandra Santamaría por considerar ineficiente su desempeño, además de presentar presupuestos desproporcionados financiando proyectos mal elaborados que, no obstante, contaban con su aprobación. Al solicitar su renuncia la C. Santamaría comentó que por indicaciones de Usted debía permanecer en el cargo mientras la Secretaría de la Función Pública investigaba el caso. Así se hizo hasta que quedó demostrado se mal desempeño y fue despedida. Asesorada por el señor José Antonio Camarillo Sánchez, a quien yo había despedido desde hacía dos meses por presentar documentos falsos en su CV. A partir de entonces la Secretaría ha sido objeto de ataques infundados, mentiras y difamaciones a mi equipo más cercano, sobre todo al área administrativa que ejecutó los despidos. Esto se ha llevado a cabo en connivencia con medios de comunicación empeñados desde hace meses en ignorar nuestro trabajo y presentarnos ante la opinión pública como funcionarios ociosos. Desde luego que estos periodistas no merecen siquiera nuestro desprecio, pero lo señalo para hacer notar su degradación y la de quienes fueron despedidos.

Más grave es el tema de los actos de cohecho y las amenazas que han sufrido los miembros de la Dirección Administrativa a causa de las denuncias que han hecho por actos de corrupción ante la Secretaría de la Función Pública y la Fiscalía General del Estado. Adjunto copias de estas denuncias.



La semana entrante le haré entrega de un informe de todas las actividades realizadas durante este año y un informe de los actos de corrupción que hemos combatido, por lo que le solicito que mi renuncia se haga efectiva al 31 de julio del presente año para poner en orden mi entrega recepción.

Señor Gobernador, no me extiendo más, me despido de Usted confiando en que lo que hemos logrado en el combate a la corrupción y la desidia, tenga continuidad en la Secretaría de Cultura para su mejor desempeño en beneficio de la sociedad poblana.

Atentamente

Julio Glockner Rossainz

13 de julio de 2020

Mundo Nuestro. Publicada originalmente en enero de 2013 en Mundo Nuestro, esta crónica de la destrucción de una casona en el centro de la ciudad en enero de 2013, amparada en el dictamen del arquitecto Sergio Vergara Berdejo como responsable del Centro INAH Puebla para los permisos y supervisión de la obra, da una idea de lo que se le viene al estado con este nuevo secretario de Cultura. Sirve la mirada larga para entender la apuesta de Miguel Barbosa con un personaje que sintetiza en su accionar como funcionario público la conjunción negocio inmobiliario-cultura que define la política del Estado poblano para el centro histórico de la ciudad de Puebla.

Del Teleférico a la casona de la 2 Oriente dos historias tristes y una esperanza

Febrero de 2013



Historias de la ciudad que ayudan para valorar a los políticos que nos informan siempre muy disciplinados y con cargo al erario, todos los eneros y febreros. Son historias tristes, ocultas en la confusión que nos fulmina a través de oficios y memorándums, invariablemente mal escritos, de los funcionarios públicos.

Son historias de una ciudad cercana a los 500 años de vida --tal vez me toque festejarlos a mis 76 años--, y que todavía no encuentra destino. Y seguro no lo encontraremos en los ojos de los gobernantes informadores.

Y mucho menos en sus espectaculares.

Pero también es una historia esperanzadora: ocurre cuando una ciudadana confronta a las autoridades y dos regidores cumplen con su deber.



1

Son historias para enterarnos de lo que no informan. Esta crónica empieza con un evento concreto que no han hecho público las autoridades responsables, a pesar de que es de pleno conocimiento el conflicto suscitado por la instalación de un teleférico en el centro de la ciudad. Y a pesar de que ocurrió antes de los informes de los gobernantes informadores.



El gobierno municipal de la ciudad de Puebla, por la vía de la Secretaría de Desarrollo Urbano y Obras Públicas, aprobó desde el pasado 11 de enero la factibilidad de uso de suelo para la construcción de la Estación Valle del teleférico proyectado por el gobierno de Rafael Moreno Valle. Más aún, ha aprobado todo el conjunto de obras que incluyen las torres 1, 2 y 3, la Estación Cerro y la propia terminal ubicada en lo que fuera la Antigua Casa del Torno.

Y se curó en salud al condicionar esta aprobación a la decisión que tome sobre esta obra el gobierno federal a través del Instituto Nacional de Antropología e Historia.

Así lo establece el Oficio No. SDUOP/DDU/SP/JPT/3256/2013 con asunto Proyecto Teleférico, emitido por la Dirección de Desarrollo Urbano de la propia Secretaría, que a la letra dice:

“Factible el destino de uso de suelo para el Proyecto ‘Teleférico de Puebla’ ubicado en la terminal 1, denominada Estación Valle (Casa Roja) del Centro Histórico y finalizado en la Terminal 2 denominada Estación Cerro del Centro Cívico Cultural 5 de Mayo de esta Ciudad, siempre y cuando se cumpla con lo establecido en los incisos a) al e) que aparecen en párrafos anteriores y se tome como referencia para futuro análisis el plano que sirvió de base para la elaboración del presente dictamen.”

Según este dictamen, el gobierno estatal, como responsable de la obra, deberá presentar escrituras que amparen la propiedad de las estaciones donde existe construcción, el estudio de impacto vial en los predios referidos, la aprobación del Centro Regional del INAH, la Manifestación de Impacto Ambiental de la SSAOT y la aprobación de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes.

Es un dictamen elaborado por los técnicos de la Secretaría de Desarrollo Urbano, y en él establecen que, de acuerdo a la Tabla de Compatibilidades, los inmuebles que están considerados para la obra y que tienen destino de Inmuebles Históricos Contemporáneos, “el destino de suelo para Transporte Turístico está permitido y es compatible.”

Nada dijo en su informe del 15 de enero el gobernador Moreno Valle sobre el Teleférico. Como si no hubiera un amparo promovido por agrupaciones civiles. Como si no fuera público que las obras realizadas entre agosto y diciembre pasados no contaban con aprobación de la autoridad federal y del gobierno municipal. Nada ha dicho el gobernador de la reunión entre su equipo Teleférico, encabezados por el arquitecto Federico Bautista y por él mismo, con los miembros del Consejo de Monumentos Históricos del INAH, sostenida hace tres semanas en esta ciudad de Puebla.

Nada dijo en su informe del 11 de febrero el alcalde Eduardo Rivera, como si no fuera público que fue hasta el 19 de diciembre que el constructor estatal presentó la documentación de la obra. Como si no fuera público que las obras realizadas entre agosto y diciembre pasados no contaban con el dictamen de factibilidad de destino de suelo ni por supuesto con los permisos de construcción.

Nada han dicho.

2

Tampoco nos enteramos en el informe del alcalde el lunes pasado del proyecto de estacionamiento de cuatro plantas que sin permisos de construcción se pretende construir en el centro histórico, a una cuadra del propio palacio municipal.

La Casa de la 2 Oriente 205, monumento histórico del siglo XVII (Catálogo de Monumentos: CNMH211140011059, Categoría 1), y que durante más de 70 años albergara el comercio de talabartería El Potro Alazán, derruida en sus patios interiores y crujías por un particular --al parecer, pues no hay documento que lo confirme--, un señor González Cantelli, propietario de centenares de gasolineras en toda la república--, y sin permiso alguno del gobierno municipal. O con los permisos que sí dieron, y ellos mismos no están enterados.

La obra ha sido clausurada en dos ocasiones por los inspectores del Ayuntamiento. Por dos ocasiones comprobadas por la propia autoridad los sellos se retiraron sin que procediera acción legal alguna. La obra se clausuró por tercera ocasión el jueves 7 de febrero pasado, luego de la intervención de los regidores David Méndez y Verónica Mastretta, miembros de la de la Comisión de Desarrollo Urbano y Obra Pública en el Ayuntamiento. El primero es del PRD, y la segunda llegó como candidata ciudadana, no tiene partido. Encontraron que la autoridad ha puesto dos veces los sellos de clausura, y han comprobado que los constructores los han roto en las dos ocasiones y han seguido la obra; encontraron que la delegación del Centro INAH Puebla ha aprobado bitácoras sin que exista proyecto alguno. Claramente están constituidos delitos de orden municipal y federal. Y son delitos de carácter penal.

3

Rosalva Loreto, Presidenta del Comité Defensor del Patrimonio Histórico, Cultural y Ambiental de Puebla. A.C., ha escrito una carta al presidente municipal con fecha de 9 de octubre pasado, con copia al delegado del Centro INAH Puebla, al regidor David Méndez, Presidente de la Comisión de Desarrollo Urbano y Obra Pública, y al académico Francisco Vélez Pliego, Presidente del Consejo Ciudadano del Centro Histórico. Le recuerdan que el 27 de febrero del 2012 le solicitaron en otra carta la suspensión de la obra en la casa de la 2 Oriente 205, pues a pesar de los sellos de clausura impuestos en enero de ese año la construcción sigue adelante. Le informan que el 8 de septiembre pasado aparecieron carteles del INAH con licencias con números 401-A-311 (724-7) 14-11248 y 401-A-311 (724-7) 00104, sin que se conozcan los alcances de tales permisos. Y le dicen que el 14 de septiembre le solicitaron a David Méndez, presidente de la Comisión de Desarrollo Urbano y Obra Pública, les responda porqué siguen adelante las obras. Le piden al alcalde les explique cómo pueden aparecer al mismo tiempo autorizaciones y clausuras. Le exigen, finalmente, la suspensión inmediata de las obras y la restitución de los elementos que caracterizaron a la casona.

La historia de Rosalva con la casona es una llena de oficios que han ido y venido, complejos en el lenguaje técnico-legal, turbios por su pésima sintaxis, pero que se explican por la mera persistencia de una mujer que ha seguido la huella de su padre y persigue sin dulzura a funcionarios involucrados en la destrucción de las casonas. Ella da la cara por la sociedad civil organizada.

4

Para dar una idea de la burocracia municipal, midan el tiempo que se lleva describir los oficios con sus números y sus nombres: Leo el oficio No. SDUOP/DDU/SP/JRZMP/2954/2012 de la Dirección de Desarrollo Urbano de la Secretaría de Desarrollo Urbano y Obras Públicas dirigido al regidor David Méndez con fecha de recibido 12 de noviembre, respuesta al Memorándum SR7CDUOP/415/2012, recibido con el folio 6490 de Oficialía de Partes.

Es un documento del 31 de octubre del 2012, firmado por el arquitecto Edgar Vélez Tirado, Director de Desarrollo Urbano.

Lo leo y me doy cuenta de las consecuencias del desastre educativo de México sobre la redacción de los oficios que día a día firman los funcionarios públicos. Ya no se diga sobre el desarrollo urbano.

Luego de precisar que la casa de la 2 Oriente 205 es un inmueble histórico Siglo XVII-XVIII y XX catalogado por el INAH con la clave CNMH 211140011059 clasificado con la categoría 1, dice --y por supuesto respeto sus puntos y comas--:

“En base a su petición le informo que a la fecha no se ha expedido licencia alguna de Uso de Suelo y/o Licencia de Construcción, sin embargo debido a las liberaciones realizadas, al interior del inmueble se ocasionaron daños a los inmuebles colindantes por lo que a solicitud del Instituto Nacional de Antropología e Historia a través de las recomendaciones del Arq. Sergio Vergara Berdejo, perito supervisor del INAH, mediante el Oficio No. 411-311-A(724-7)-01-410 emitido por el Delegado Estatal del INAH, con fecha 1 de Octubre del presente año, donde un párrafo objetivo del documento a la letra recomienda:

…”Visto y analizado el estado actual que guarda el inmueble y una vez analizado por esta normativa, realizando la inspección y dictámenes correspondientes que están en el jurídico del INAH, es necesario que para la continuidad de los trabajos de restauración al primer patio y así mismo y para resguardar los inmuebles colindantes y esta obra de adecuación y rescate del primer patio, volvemos a insistir que se continuidad y se reinicien las adecuaciones al segundo patio, que es un área libre, pero que tendrá que consolidarse los elementos existentes para evitar su deterioro y realizando la ejecución con elementos integrados nuevos (procedimientos constructivos actuales) con modalidad urgente de piso de concreto hidráulico con las características de diseño con sistema de drenes que no permita la acumulación de agua y humedad , permitiéndole así que las estructuras del conjunto se conserven en las mejores condiciones y así salvaguardar los elementos estructurales”…

Y concluye:

“De tal forma, que en atención a las condiciones actuales del inmueble, el Mtro. José Miguel Rivas García, Delegado Estatal del Centro INAH Puebla, requirió se iniciaran de manera inmediata los trabajos anteriormente referidos, con la finalidad de evitar y prevenir mayores afectaciones a los elementos constructivo-arqujitectónicos estructurales del propio monumento histórico y a los inmuebles colindantes.”

Y remata:

“Por lo anteriormente expuesto, esta Dirección de Desarrollo Urbano a mi Cargo, con el propósito de contribuir a la preservación y conservación del bien inmueble e inmuebles colindantes, autorizó llevar a cabo los trabajos preventivos anteriormente recomendados por el Centro INAH Puebla.”

¿A qué se referirá el funcionario cuando escribe “sin embargo debido a las liberaciones realizadas, al interior del inmueble se ocasionaron daños a los inmuebles colindantes”? Justo por ahí acabó de entrar la piqueta de la destrucción.

Ese mismo día 31 de octubre, en oficio No. SDUOP/DDU/SP/JRZMP/2963/2012, el mismo funcionario le dice a Rosalva Loreto que efectivamente no han autorizado ningún tipo de licencia de Uso de Suelo y/o Licencia de Construcción, pero que sin embargo, el día 15 del presente, se expidió un permiso para realizar trabajos preventivos recomendados por el Centro INAH Puebla, en particular por el arquitecto Sergio Bergara Berdejo, perito supervisor.

Difícil de entender. Me atrevo a esta interpretación: como la casa se está cayendo, dice el INAH con Sergio Vergara, y se están afectando inmuebles colindantes, es necesario intervenir. Correcto, dice el Ayuntamiento, entonces permito que intervenga la constructora, pero yo no he dado permiso alguno de construcción.

En ningún lado de ninguno de estos oficios se dice qué es lo que está haciendo el particular con la casa. Ni que ya han clausurado dos veces la obra. Y ni idea de que se retiraron los sellos. Ni que el Ayuntamiento amenazó con multas millonarias. Ni que entre toda esa marabunta de memorándums y números y diagonales y mayúsculas la empresa constructora ha plantado cimientos para cuatro pisos de estacionamientos.

5

La casa de la 2 Oriente tiene dos rostros en uno: la parte superior identifica claramente un monumento histórico, particularmente por su cubierta de ladrillo rojo alumbrado por los clásicos azulejos, en su caso, amarillos, que enmarcan cinco grandes ventanales. La planta baja de la fachada da idea de que allí se han cobijado todo tipo de comercios en los últimos doscientos años. Una marquesina recorre todo lo largo de la fachada, y todavía cuenta con un barandal que vuelve menos grave esa intervención que seguramente cuestionarán los historiadores. El portón de madera está enmarcado en piedra, y poco falta para que se caiga. Son tres accesorias, una a la izquierda del portón, cerrado por placas de madera; las otros dos tienen cortina, una todavía con rótulo --SUPER FIBRA, ¿una tienda vegetariana?, ¿un gimnasio?, ¿qué habrá sido?--; la otra es la suben y bajan los albañiles que dejan entrar y salir a los vehículos de la constructora que realiza las obras en el interior.

El fotógrafo Raúl Gil conoció de niño esta casa, un tiempo propiedad de una familia de apellido Escalera. Me dice que Lalo Escalera, ya fallecido, vivía en la parte de atrás de la casona, y que en el frente, en la planta alta, había un consultorio, y que abajo había una talabartería. Él recuerda que los techos de la casa ya estaban derruidos. Cuando le platico de lo que ocurre con la casa simplemente me dice: “¡Ojalá hayan respetado la fachada!”

Un automóvil con el logo impreso en un costado identifica al responsable de la obra: Constructora Metropolitana. El hombre que baja del vehículo no tiene empacho para responder mi pregunta: “Estamos construyendo un estacionamiento”, me dice. En internet encontraré su domicilio (43 Ote No. 21, 5to Piso B) y sus ocupaciones: obra pública para ayuntamientos y gobiernos estatales, gasolineras (“con un nuevo concepto de Estación Total desarrollado por nuestra empresa, llave en mano”), vivienda y desarrollos habitacionales, hoteles. Una empresa posicionada, y lo compruebo en el hecho simple de que el cochecito del que bajó el empleado ostenta el número de unidad 034. No les falta el trabajo.

Hoy es 5 de febrero y no hay rastros de sellos de clausura por ningún lado. Lo que está a la vista es un pequeño cartel que indica que el INAH ha otorgado licencias a los constructores.

6

Busco a Sergio Vergara Verdejo en el Centro INAH allá en Los Fuertes. Han remozado el edificio por fuera, como parte del relumbrón para los 150 años del 5 de Mayo en el 2012. Pero por dentro se está cayendo esta delegación, por lo menos en el área administrativa y académica.

Sergio Vergara Verdejo, el perito del INAH que vive en la cresta del conflicto. Es claramente señalado por los grupos civiles que han interpuesto el amparo contra el Teleférico como el responsable del desastre que se vive en las intervenciones del gobierno estatal en el centro histórico. Él tiene su versión de los acontecimientos. Y tiene una ventaja: no se enoja, siempre sonríe, y habla de estos temas como si nada ocurriera.

Y tiene su versión sobre la casa de la 2 Oriente:

“Se va a restaurar totalmente la casa del siglo XVII --me dice--. Sólo así se va a permitir que construyan el estacionamiento, y sólo para veintidós lugares.”

El arquitecto Vergara habla y garrapatea sobre una hoja la vista aérea de la casona. Habla de crujías que tienen que respetarse, que son cuatro, del siglo XVII.

“Es un proyecto integral --continúa--. No les autorizamos un estacionamiento de cuatro plantas. Lo llevan los mismos que hicieron el hotel Puebla de Antaño en la 3 Oriente, frente al Sol de Puebla. De hecho, el estacionamiento es para un hotel que van a construir en la casa que se conoce como de la Mujer, del otro lado, en la Palafox. De este lado, en la casa del XVII que tienen que restaurar, van a ser oficinas. El estacionamiento será de tres niveles, y quedará en medio, entre lo que será el hotel y las oficinas, y no podrá rebasar el la altura de la casa del XVII. Pero todo eso está al fondo, eso ya es siglo XX.”

“Bien --le digo--, a mí me acaba de decir un empleado del constructor que están haciendo un estacionamiento. ¿Por qué no presentan el proyecto integral del que hablas? ¿Me lo puedes mostrar?”

Me dice que sí, que no hay problema. Y afirma que mañana miércoles 6 de febrero hará una visita de inspección. Que si, que sí puedo acompañarlo, a las ocho de la mañana. “Llámame, claro que sí, aquí está mi celular.”

Correcto, le llamo temprano al arquitecto. A las 7.38 no me contesta. Lo intento cuatro veces más y voy a dar al buzón. Cerca de las 9 de la mañana aparece. Está en Cholula, sí, ya fue a la casona. Hombre, qué pena, pero es que los huesos que se encontraron en Cholula son 42, y hay una reunión muy importante.

7

Transcribo el testimonio de la regidora Verónica Mastretta, en el que da cuenta de la tercera clausura de la obra en la casa de la 2 Oriente, apenas el jueves 7 de febrero:

"En Septiembre del año pasado venía yo caminando por la 2 oriente con un compañero regidor al que estimo especialmente porque es trabajador, amable y ordenado: David Méndez Márquez. Pasamos ante la casa marcada con el número 205. Ahí estuvo durante más de 70 años una tienda llamada "El Potro Alazán". Vendían cosas de cuero, tales como mochilas escolares y portafolios, aditamentos para montar, cuerdas, fustes, cosas padrísimas. Ahí me mandó hacer mi mamá unos zuecos de a mentiras para un disfraz de holandesa. Una casa entrañable. La casa ostentaba sellos de clausura del Ayuntamiento, así como un permiso del INAH impreso en plástico en lo alto de la fachada. David y yo somos compañeros de comisión de Desarrollo Urbano y Obra Pública. Vimos movimiento en la casa y nos metimos. Ya estaban los albañiles a toda prisa sacando sus cosas pues los sellos de clausura acababan de ser colocados. El primer patio aún estaba en pie con todo y su segundo piso completo y una rara escalera. La casa del siglo XVII, con categoría 1 para el INAH debido a su valor histórico y estado de conservación, tenía ya construidos en el segundo patio unos enormes cimientos y columnas altísimas. En el tercer patio las arcadas ya habían sido segadas con concreto. David me comentó que él había dado aviso a nuestros inspectores desde meses atrás, y que finalmente se estaban colocando de nuevo los sellos, colocados y retirados por primera vez en la administración de Blanca Alcalá.

“El miércoles 6 de febrero, David me dijo: ‘Vero, siguen trabajando en la casona de la 2 y ya no están los sellos.’ Nos pusimos de acuerdo para ir juntos y que nos acompañara nuestro coordinador Matías Rivero, para que luego no digan que nada más anda uno de revoltoso y enjundioso y chirinolero. Lo visto no es juzgado y tres pares de ojos ven más que uno. Solicitamos inspectores de la Secretaría de Desarrollo Urbano y Obras Públicas y a la una de la tarde pudimos ingresar a la casa, en donde desde afuera se oía el ruido del trabajo de una obra ruda. Entramos con los inspectores y una orden de visita, para no vulnerar los derechos de los cafres de los dueños del inmueble, que obviamente vulneraron del todo los derechos de la pobre casa de la 2 Oriente 205, aunque las casas no tienen derechos. Del primer patio ya solo quedaba la escalera, tres cuartos arriba de la puerta principal - "para oficinas corporativas", según nos dijeron más tarde, y párele usted de contar. A ambos lados del portón ya hay dos rampas enormes de cemento y atrás un hoyo de ocho metros de profundidad; en el segundo patio enormes planchas de concreto segando el acceso, las arcadas y lo que fueron las ventanas del primero y segundo piso. Del tercer patio no queda nada más que el recuerdo de sus arcos. Van a hacer algo absolutamente prohibido en una casa Categoría I: un estacionamiento de cuatro pisos y uno más subterráneo. Pedimos licencias. No había ni una, y la amable pero ignorantísima persona que se ostentó como abogada nos dijo que tenían licencias "de palabra". Todo lo que pudo mostrarnos fue un permiso de "trabajos preliminares expedido por el INAH en 2010 con la firma de Sergio Vergara. También unas bitácoras de visita de obra con la misma firma, ya que la abogada nos dijo que él si estaba visitando la obra de remodelación....¡¡¡¡ ¿¿¿¿¿¿¿ y más. ????????!!!!..... Después de todos estos signos de interrogación en nuestros ojos, le preguntamos a la abogada que quién había retirado los sellos municipales y nos dijo que el constructor, o sea, ellos mismos, pero que habían obtenido una autorización verbal para hacerlo."

8

Estas historias enredadas y ocultas en los oficios jamás serán contadas por los pulidos gobernantes informadores. En nuestra cara, en este 2012-13, se han destruido por particulares y por autoridades al menos tres edificios históricos: la Casa del Torno, la casona de la 2 Oriente 205 y la fábrica El Mayorazgo, mejor conocida por sus quebradores como Atoyac Textil.

Pero a la vista de nosotros está la respuesta organizada y legal de los ciudadanos en defensa del patrimonio histórico, expresada una vez más por Rosalva Loreto. Y el cumplimiento de su deber como ciudadanos electos a un cargo público, la de los regidores David Méndez y Verónica Mastretta,

Mundo Nuestro. Publicada originalmente en enero de 2013 en Mundo Nuestro, esta crónica da cuenta de los excesos en los que incurren los gobernadores y sus negocios inmobiliarios en Puebla. El teleférico de Rafael Moreno VAlle, fallido en su idea de montar su estación de arranque en la Casa del Torno, en el Barrio del Artista. Sirve la mirada larga para entender la apuesta de Miguel Barbosa con Sergio Vergara Berdejo, un personaje que sintetiza en su accionar como funcionario público la conjunción negocio inmobiliario-cultura que define la política del Estado poblano para el centro histórico de la ciudad de Puebla.

La vida es breve: la ciudad bajo el amparo de los ciudadanos

Memoria de una defensa contra un gobernador inmobiliario



Ciudad de Puebla, enero de 2013

La vida de un proyecto gubernamental en Puebla puede ser larga, pero arranca siempre de la misma manera: sin permisos institucionales y sin consensos claros sobre su viabilidad. De cuando en cuando, también, con la movilización ciudadana que con acciones legales enfrenta a los hombres en el poder.

La vida en una ciudad es breve y se puede apreciar al vuelo de una semana de disputas por un proyecto gubernamental que transforma gravemente la idea que tenemos de la conservación del patrimonio arquitectónico y artístico y el uso que los ciudadanos le damos. El Teleférico de Puebla.



La vida de una ciudad puede ser larga, pero estará siempre sometida a un interrogante simple: cómo salva su pasado con verdaderos proyectos de futuro. Y a una respuesta grave: que la historia y la cultura son una razón de Estado.

Así lo ha dicho, como veremos, el nuevo Director General del INAH, el etnólogo Sergio Raúl Arroyo.

Esta es una historia breve en la que precisamente las instituciones del Estado han violentado la ley: la Secretaría de Infraestructura estatal, la Secretaría de Desarrollo Urbano y Obras Públicas municipal, el Centro INAH Puebla federal. Federación, estado, municipio.



Esta es la historia corta de una semana en la que tres mujeres de la sociedad civil se han enfrentado al gobernador Rafael Moreno Valle ante la justicia y con la ley en la mano. Tres académicas de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla con reconocido prestigio nacional. Sí, de la BUAP, la institución de educación pública del Estado, la principal impulsora del reconocimiento de la ciudad como patrimonio histórico de la humanidad en 1987, y que en este enredo ha guardado un irresponsable silencio.

1

Martes 8 de enero. A las tres de la tarde no se mira a nadie en la obra de construcción de la última de las torres del teleférico, la que se levanta sobre el terreno en el que algún día estuviera la Antigua Casa del Torno en el Barrio del Artista; los albañiles no se han trepado hoy a la maraña de varillas que forman la cimbra para la estructura de concreto que soportará la torre de veinte metros, justo en la esquina sur del Teatro Principal. El gobierno de Rafael Moreno Valle ha decidido acatar la orden del juzgado federal Cuarto de Distrito que suspende provisionalmente la obra hasta en tanto se determine si la casona era o no monumento histórico catalogado. El evento ha provocado dos días de intenso revoloteo de los medios, felices de observar a los funcionarios del INAH, del Ayuntamiento y del propio gobierno estatal, uno por uno, con los dedos de la ilegalidad de la construcción atrapados en la puerta de la justicia. Pareciera que sólo así, con la intervención de un juez, se puede discutir a fondo un proyecto.

No sé en qué acabe el pleito, pienso al seguir en detalle el mamotreto gris atrapado en una empalizada de madera que lo rodea. Probablemente los políticos se saldrán con la suya, pedirán perdón, en todo caso pagaremos con los impuestos la multa que imponga la justicia, volverán a pedir perdón y supongo que algo inaugurarán para el arranque del tianguis turístico en primavera.

Pero sí sé que si el centro histórico de la ciudad en que vivo desde hace 58 años ha resistido los embates de los políticos se debe a la movilización y terquedad de lo que con toda certeza llamamos sociedad civil organizada.

2

Domingo 6 de enero. En un rato Montserrat Galí, Rosalba Loreto y Ani Ashwell darán una conferencia de prensa para informar del amparo otorgado por una Juez federal, que ordena la suspensión temporal de la obra del teleférico. Decido recorrer la obra en Los Fuertes, reconozco el avance de las torres y termino aquí, en el Barrio del Artista. Es día de Reyes.

Efectivamente, la Antigua Casa del Torno ha desaparecido por completo. Tras una empalizada que impide la vista de lo que ocurre adentro, se levanta una estructura de concreto que ya rebasa los diez metros. Sobre ella se levantará la “Estación Valle”, como le pusieron a la terminal del funicular. Justo en la casa del pintor Márquez, a treinta metros de la esquina sur del Teatro Principal.

Esta historia debe empezar por el principio, es decir, por el pasado.

Leo unos párrafos de lo que será el próximo libro de la historiadora Rosalba Loreto, La ciudad como paisaje, en el que cuenta la experiencia de su padre, el grabador y acuarelista Ramón Pablo Loreto, como defensor del patrimonio histórico de la ciudad de Puebla.

La casa Márquez. Con ese nombre se ha identificado un inmueble que forma parte de una importante sección de la zona de monumentos de Puebla. Ubicada en la 8 norte 414. La casa remataba en una pequeña plazuela llamada del “factor” o de los “tornos”. La importancia de toda esta área reside en que forma parte del circuito de funcionamiento hídrico que partía de la zona de San José. Desde ahí se represaba el agua del río de San Francisco y mediante el manejo de tres compuertas o sangradores se regulaba el flujo de agua hacia un canal desde donde se separaba en diferentes porciones. Parte del agua se dirigía hacia los molinos de San Antonio y San Francisco mientras que otra se convertía en la acequia maestra que partía desde la mencionada presa y recorría la calle 8 Norte-Sur hasta llegar al molino del Carmen.

En su recorrido paralelo al río de San Francisco, la acequia en ciertos tramos corría de manera superficial, mientras que en otros lo hacía encañada como en la sección de la plazuela del Factor. Volvía a emerger después de atravesar el convento de San Roque. La importancia histórica de esta franja de tierra se debió en gran medida a su cercanía con el río de San Francisco y con el fluir del agua.

Desde mediados del siglo XVII ahí se localizaban los rastros del carnero, que aprovechaban el río y la acequia como desaguaderos , mientras que en obrajes como el de Puig, el agua servía para el lavado de la lana y pasaba a ser trabajada en los tornos de hilar. De ahí el nombre de plazuela de los tornos. Tocinerías y curtidurías aprovechaban el fluir de las aguas tanto como material para el enjuagado de las pieles como para el insumo de los cerdos.

Esta zona era particularmente importante por su cercanía con el puente que conectaba a la ciudad con el convento de San Francisco, del otro lado del río; era una sección de conectividad de la traza española y el asentamiento indígena. Por esta razón en días de tianguis cobraba vida.

En la segunda mitad del siglo XVIII la manzana conformada por tan solo dos calles, el Chito Cohetero y la del Coliseo viejo, y eran habitadas por 94 personas. El polígono irregular se cerró con la construcción de la Pulquería de la Madre, y ya como calle llevó el mismo nombre y la habitaban 43 personas.

No es difícil imaginar un domingo cualquiera, como el de hoy, hace 250 años. Pienso por un instante en los olores de aquella pulquería. ¿La Madre habrá sido una señora regordeta que con gritos y albures pondría orden en la piquera? ¿Habrán dejado salir a los negros que pasaban su vida de siervos en el obraje de Puig, de cuando en cuando, a refrescar el gaznate? Y contra los humores pulqueros, ¿qué fragancias volarían desde las curtidurías?

Pero esta es una historia que también empieza por el presente:

Leo el catálogo de la casona: Ubicación. Ciudad de H. Puebla de Zaragoza. Calle y número: 8 Oriente 414. Ubicación. Ciudad de H. Puebla de Zaragoza. Calle y número: 8 Oriente 414. Colonia: Centro Histórico (ZMH). Clave: CNMH 211140010185. Catastro: 2035003 Folio 4946. Categoría 1: Arquitectura Domestica. Uso actual: Casa Habitación. Régimen de propiedad: Privado. Época constructiva: siglos XVII- XVIII. Monumento Histórico Inmueble.

Y luego leo lo que dice en un artículo la ley Federal de Monumentos y Zonas, vigente desde 1972:

ARTÍCULO 12.- Las obras de restauración y conservación en bienes inmuebles declarados monumentos, que se ejecuten sin la autorización o permiso correspondiente, o que violen los otorgados, serán suspendidas por disposición del Instituto competente, y en su caso, se procederá a su demolición por el interesado o por el Instituto, así como a su restauración o reconstrucción.

Y entiendo entonces el tamaño de lio en el que está metida la ciudad de Puebla.

3

Domingo 6 de enero, a mediodía. El Juzgado Cuarto de Distrito en el estado ordenó la suspensión provisional de la obra Teleférico de Puebla en la casona ubicada en la 8 Norte y 6 Oriente, conocida como Antigua Casa del Torno mientras se comprueba si este patrimonio afectado está catalogado como monumento histórico de la ciudad de Puebla. Así lo han informado en rueda de prensa los académicos que interpusieron la queja ante la justicia federal

La resolución del amparo, con fecha del 3 de enero, fue dado por la juez Yolanda Velázquez Rebollo al incidente número 1962/2012, promovido por dos asociaciones civiles encabezadas por las académicas de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, Montserrat Galí Boadella (Fundación Manuel Toussaint, A.C.) y Rosalba Loreto López (Comité Defensor del Patrimonio Histórico Cultural y Ambiental de Puebla, A.C.), en el que exponen que “que la obra pública denominada Teleférico de la Ciudad de Puebla está dañando un inmueble histórico identificado con el número cuatrocientos catorce de la calle ocho Norte de la ciudad de Puebla”.

Una vez más y por amparos interpuestos desde la sociedad civil organizada --ya lo había hecho Puebla Verde, A.C. en el 2008 contra el entonces gobernador Mario Marín por el Parque del Arte--, la justicia federal responde con una medida cautelar a un litigio provocado por la manera en que los proyectos de obra pública de los sucesivos gobiernos estatales se llevan a cabo en Puebla.

“La demolición de la casona constituye un delito federal, y eso es lo que se presentó como fundamento de la solicitud de amparo --afirma en rueda de prensa la historiadora y académica de la BUAP Rosalba Loreto--, y la idea de que van a reconstruirla piedra por piedra es una tomada de pelo. Lo que hicieron es irrevertible, pero no deja de ser un delito federal.”

“La gente viene a Puebla por su centro histórico, no por un teleférico”, me ha dicho Monserrat Galí, doctora por la UNAM en Historia del Arte, Premio Estatal de Ciencia y Tecnología 2005, nivel III del SIN, una de las promotoras del amparo contra la obra.

“Construyeron en los Fuertes un parque temático —afirma la antropóloga Ashwell—, pero la ciudad no es un parque temático; para eso que se vayan a Disney. La ciudad tiene su valor en sus construcciones y en su cultura. Si no construimos una conciencia ciudadana sobre cómo se habita una ciudad patrimonial, si no hacemos este juicio en este momento, ¿dónde se va a detener este gobernador?”

4

Lunes 7 de enero por la mañana. Sube y baja, va y viene el funicular. Como las versiones que cualquiera puede tener sobre un proyecto gubernamental.

“¿Quieres que el centro no se muera? Obras como la del teleférico son las que le van a dar vida”, me dice un regidor del Ayuntamiento poblano que prefiere el anonimato.

“A mí me gustan los teleféricos”, me dice José Luis Escalera, el poblano que con el proyecto cultural de Profética recuperó para Puebla una vieja casona en el Centro Histórico. Pero no le gusta que los funcionarios públicos violenten la ley. Y yo estoy de acuerdo.

Sube y baja el funicular. Todos tenemos una versión del asunto. Pienso en ello mientras observo el casquete rectangular de concreto del que brotan centenares de varillas gruesas que apuntan a un receloso cielo azul del invierno poblano. Una telaraña que apresa a una decena de amarradores como moscas indefensas que lucharan por liberarse, y que se levanta en el terreno sobre el que por siglos estuvo, con mil mudanzas, la Antigua Casa del Torno, la casona que desde los años cuarenta albergó a los pintores poblanos encabezados por el más reconocido y promotor del hoy ya muy viejo Barrio del Artista: José Márquez. Justo en su casa al gobernador Moreno Valle se le ocurrió poner la “Estación Valle” por la subirán a los Fuertes y bajarán al centro en lo que llaman “el corredor turístico”. ¿A quién se le habrá ocurrido ponerle “Valle” a la estación?

A todos les gustan los teleféricos, ¿a quién no le gustan? Funi funi funicular, puedes cantar en ellos y admirar la vista como en Zacatecas, desde el cual puedes imaginar la batalla de Zacatecas y gritar con Villa “vamos a quemar pelones”, o trepar mil metros de un solo jalón en Quito y morirte de frío, o cruzar los mil metros de vacío en el Cañón del Cobre en la Tarahumara, o no creer lo que la naturaleza logró en la bahía de Río de Janeiro. O puedes imaginar el tumulto de la corte que se matará por subirse en el vagón con el gobernador en la inauguración. ¿Será por invitación? ¿Rifarán las entradas? ¿Cabrán más de cinco? ¿Les volarán las corbatas? Y sobre todo ¿dónde van a estacionar sus coches?, ¿qué harán los guaruras con los camionetones de los funcionarios? , ¿y a dónde harán pipí los guaruras?, porque nadie pensó en eso al programar la “Estación Valle”, con el apellido del gobernador pero sin flujo para el tráfico automotriz que ocasionará el teleférico y sin baños, a menos que piensan tirar más casonas históricas para tal efecto.

A mí también me gustan los funiculares, pero no la manera en que los gobernadores en Puebla imponen sus proyectos a los ciudadanos y pasan por encima del decreto de la UNSECO de la ciudad de Puebla como patrimonio de la humanidad (con riesgo de perderlo) siempre con el agua bendita de la modernidad. ¿Por qué en el Barrio del Artista, si sólo a una cuadra en la esquina de la 4 Oriente frente al Centro de Convenciones hay un espacio abierto, un pequeño parque, un terreno que algún día ocupó otra casona que no logró salvarse del piquete de albañiles que la derribaron cuando entubaron hace cincuenta años el río? ¿Fue una decisión técnica? ¿El técnico que lo hizo estuvo algún día de su industriosa vida en esta plaza de los pintores poblanos?

Así que desde el domingo 6 a mediodía, cuando tres aguerridas académicas nos enteran a unos cuantos reporteros que la Jueza del Cuarto Distrito les ha otorgado un amparo que ordena la suspensión provisional de la obra, decido contar la historia inmediata de otro litigio provocado por la manera en que los hombres del poder se las arreglan para parecerse unos a otros, como si nada hubiera cambiado en ochenta años, desde los tiempos de don Maximino.

5

Media mañana del lunes 7 de enero, frente a lo que será la “Estación Valle” del teleférico, me pregunto si la modernidad se atascará en esta desaparecida Antigua Casa del Torno.

“Tú pregúntale a cualquiera en la calle y verás que están felices con la idea”, me dice uno de los especialistas que trabajan para la empresa constructora que levanta la estructura de veinte metros sobre el Barrio del Artista, en el terreno de la que fuera la casa del pintor Márquez, demolida por entero en tres momentos históricos para Puebla: en 1964, cuando los ingenieros de entonces cometieron de la mano del gobernador Merino Fernández el más grave crimen contra la traza histórica de la ciudad al taponar dos kilómetros del río San Francisco; en 1993, cuando el gobernador Bartlett, iluminado con su proyecto Angelópolis, expropió para el Estado y los inversionistas que abrevaron en su mano innumerables inmuebles en la zona de San Francisco, para establecer en lo que quedaba de la casa del Rincón del Horno el Fideicomiso con el que administró la reconfiguración comercial y de servicios en torno a otra de sus obras, el Centro de Convenciones --y por ahí, el armatoste de CINEMEX y los estacionamientos de concreto que rebasan por mucho los nueve metros de las casonas coloniales y las oficinas transformer en las que terminó Villa Flora--; en el 2013, cuando el gobernador Moreno Valle trae el tianguis turístico y realiza la más importante intervención en el centro histórico en cincuenta años con la remodelación de las fachadas , la ciclo-vía y el vuelo de un teleférico desde el cerro de Loreto y Guadalupe.

Felices con la idea.

6

Lunes 7, por la noche. He conseguido un documento que publico en e-consulta.

El INAH presentó observaciones al Teleférico el 11 de diciembre del 2012. No es un dictamen técnico de autorización.

La Coordinación Nacional de Monumentos Históricos del INAH presentó observaciones y recomendaciones al proyecto de instalación y construcción del teleférico de la ciudad de Puebla el día 11 de diciembre pasado, dos días antes de que Sergio Raúl Arroyo tomara posesión como nuevo Director General de la dependencia.

Lo hizo en oficio No. 401.F(6)11.2012/4079 firmado por el Arq. Arturo Balandrano Campos, director de esa Dirección hasta el día 4 de enero del 2013, pues hoy lunes ha sido separado de su cargo. De hecho, el documento está dirigido en copia todavía al anterior director del INAH, Alfonso de María y Campos y a un buen número de funcionarios todavía miembros de la pasada administración federal.

Este documento, en manos de e-consulta y publicado aquí mismo, se da a conocer en la coyuntura del amparo dado a dos asociaciones civiles apenas el viernes pasado por el Juzgado Cuarto de Distrito en el estado y que ordena la suspensión provisional de la obra, con una reunión para incidentes programada para mañana a las 9 horas en Ciudad Judicial.

En oficio No. 401.F(6)11.2012/4079 dirigido a José Miguel Rivas García, delegado del Centro INAH Puebla, y en respuesta a la solicitud de análisis técnico presentada por esa oficina en oficio No. 401-A-311-(724-7)-01-1004, de fecha 29 de noviembre, el arquitecto Arturo Balandrano Campos expuso un conjunto de observaciones técnicas a las que el proyecto tendrá que adecuarse, “una vez que se revisó la documentación presentada hasta ahora, a reserva de contar con la información complementaria e indispensable para la dictaminación del proyecto”.

Es un documento interno entre la Coordinación Nacional de Monumentos históricos y el Centro INAH Puebla, y en él se registra que el 29 de noviembre del 2012 se presentó el proyecto técnico del Teleférico, y que el 6 de diciembre del mismo año esa Coordinación solicitó a través de oficio No. 401.F(6)11.2012/4056 información complementaria e indispensable para la elaboración de un dictamen del proyecto. El documento deja claro que para esa fecha, 11 de diciembre, no se ha dictaminado el proyecto y que lo que se presentan son “observaciones y recomendaciones”. La lectura del mismo no permite establecer las acciones tomadas por el Centro INAH Puebla en las últimas semanas.

Dichas observaciones y recomendaciones avalan en su conjunto la obra del teleférico, pero imponen una serie de restricciones, entre otras: su carácter reversible de todos los componentes; la altura de las torres, que no puede ser superior en ningún caso a la del templo de San Francisco (63 metros); la realización de un análisis comparativo de alturas entre las torres y los templos de la ciudad; el diseño ligero de las estructuras. También ofrece recomendaciones: no utilizar recubrimientos de talavera en las estaciones y organizar un concurso entre artistas reconocidos para el diseño de las torres o pilonas.

Seré ingenuo: la lectura del documento, entonces, permite pensar que su autor no tiene conocimiento de que las obras para esa fecha, 11 de diciembre, llevan ya varios meses de adelanto.

Más ingenuo todavía: el documento olvida en su descripción que la torre que se construye en el Barrio del Artista se planta sobre una casona reconocida y catalogada como monumento histórico por el propio catálogo del INAH Puebla. Sin embargo, el análisis de la propuesta parte de la existencia de un Decreto de Zona de Monumentos Históricos, publicado en el Diario Oficial de la Federación el 18 de Noviembre de 1977, y afirma que “el proyecto en cuestión se ubica dentro del Perímetro de esa Zona de Monumentos Históricos”. Y subraya el hecho de que “las características formales de la edificación de la ciudad, la relación de espacios y su estructura urbana, tal como hoy se conserva, son un elocuente testimonio de excepcional valor para la historia social, política y del arte en México”.

Balandrano Campos expone en su oficio que tuvo a la vista un documento de nombre “Descripción técnica de la obra” y 32 planos, uno de ellos con la Planta general y corte con perfil urbano en los que se ubican los elementos que forman el teleférico. Los demás, para cada una de las torres, son planos geométricos de cimentación, planos estructurales de cimentación, planos generales de las estructuras metálicas, planos de paneles PAF-MP y planos que detallan los anclaje de torres mecánica superior. Pero no hace referencia alguna a documentación de carácter histórico-patrimonial sobre la ex casona del barrio del artista.

Los planos identifican tres torres:

Torre 1: Calle 12 Oriente 616-Servicio Valdés, con 45 metros de altura.

Torre 2: Calle de la 26 Oriente, con 70 metros de altura.

Torre 3: Calzada de los Juanes, en la parte posterior del Centro INAH en Los Fuertes: con altura total de 70 metros.

Igualmente, los planos identifican dos estaciones:

Estación Cerro, que se ubicará en la explanada del Centro Expositor, con una altura aproximada de 30 metros.

Estación Valle, en el Boulevard 5 de Mayo, frente al centro de Convenciones, con altura aproximada de 20 metros, justamente la casona demolida en el barrio del artista.

Las observaciones técnicas enlistadas por el oficio del Arq. Balandrano Campos el 11 de diciembre son las siguientes:

+ Todos los componentes del proyecto deberán tener un carácter reversible.

+ Ninguna de las torres (pilonas) del teleférico deberán sobrepasar en altura total la torre del Templo de San Francisco (63 m).

Se requiere hacer un análisis comparativo de alturas de las torres con la altura de los principales templos de la ciudad, a través de larguillos fotográficos a escala, con la finalidad de evaluar el impacto visual de su instalación en la Zona de Monumentos Históricos.

+ La torre 3 no deberá obstruir la relación visual entre los Fuertes de Guadalupe y Loreto.

+ El diseño de la torres o pilonas deberá ser ligero en su volumetría para que no cuenten como un elemento macizo en el paisaje, por lo que se recomienda que no lleve ningún tipo de recubrimiento.

Se recomienda realizar un concurso entre artistas reconocido para el diseño de éstas.

+ Las estaciones deberán manifestar su estructura y mecanismo, es decir, deberán ser aparentes, por lo que se recomienda no integrar envolventes innecesarias, privilegiando un diseño ligero, contemporáneo y que demuestre su reversibilidad. Con esto se lograría que la “Estación Valle” tenga un menor peso visual en el contexto del Barrio del sitio.

+ Recomendaríamos no utilizar recubrimientos de Talavera en ninguno de los elementos que conforman el teleférico, ya que es una solución arquitectónica característica del siglo XVII-XVII empleada en inmuebles patrimoniales de menor escala y que no corresponde a la actual.

En resumen, este documento se elaboró en la Coordinación Nacional de Monumentos Históricos ya en tiempos de la administración de Enrique Peña Nieto; está dirigido al Centro INAH Puebla y funcionarios de la anterior administración del INAH, incluyendo al propio Director General, Alfonso de María y Campos, y se hizo justo dos días antes del nombramiento del nuevo director; no toma en cuenta que para esa fecha, 11 de diciembre, la obra lleva ya varios meses de construcción, con las tres torres prácticamente terminadas; no identifica como monumento catalogado en el decreto de 1977 a la casona que fue demolida en su totalidad para la obra, independientemente del estado en que se encontrara en el arranque de la misma. No hace referencia alguna a dos problemas fundamentales: baños y estacionamiento. No es, por último, un dictamen de la obra, sino una enumeración de recomendaciones y observaciones para el proyecto.

7

Lunes 7 de enero, todavía más noche. El grupo de académicos envía a la prensa un oficio firmado por el propio arquitecto Balandrano Campos el 28 de diciembre. Lo recibieron a las dos de la tarde, y lo dan a conocer luego de que aparece en e-consulta el primero documento de Balandrano. Es el mismo funcionario del oficio del 11 de diciembre con las observaciones y recomendaciones. El mismo al que por la mañana de hoy lunes Sergio Raúl Arroyo, el nuevo Director General del INAH, ha separado de su cargo como Coordinador General de Monumentos Históricos de la dependencia. Está dirigido ahora a Rosalba Loreto, con número 401.F(6)138.2012/4202. Afirma que el Instituto no ha emitido ninguna autorización para los trabajos del teleférico y que la Dirección General ha iniciado un proceso administrativo para la suspensión de trabajos.

Es un oficio firmado por el mismo Balandrano Campos al que hoy por la mañana Sergio Raúl Arroyo ha echado de su oficina. Voy a la prensa del día 14 de diciembre en mi compu; en ella encuentro el discurso de arranque del nuevo Director General del INAH, y escojo un párrafo:

La idea misma de patrimonio es resultado de una visión cambiante que retrata a las sociedades de cada época, un espejo ineludible de las mentalidades que se afirman en lo que se desea preservar, un reflejo del extenso territorio lleno de tensiones, que la voluntad comunitaria decide conservar para no perderse en un horizonte híbrido y homogéneo donde está ausente el hilo delicado de la memoria. El INAH es Razón de Estado.

Es de noche en casa, pero desde aquí escucho los aplausos en la abarrotada galería en la que Alfonso Tovar y de Teresa juramenta al nuevo Director General del INAH en la era de la resurrección del Estado priista.

8

Martes 8 a mediodía. Rosalba Loreto no quita el dedo del renglón: me deja un mensaje escueto en el celular: “Recibí un oficio de parte del presidente municipal Eduardo Rivera en respuesta a una solicitud de información sobre la solicitud del uso del suelo, su cambio y licencias de construcción de la casona de la 8 Norte. Su respuesta es de que no es de su competencia y nos remite al licenciado Antonio Gali Fayad, así el desconoce su responsabilidad y viola sus obligaciones constitucionales que le corresponden respecto del otorgamiento de licencias de construcción y cambios de uso de suelo como Ayuntamiento de Puebla. El oficio es el número 4684/12.”

Tengo a la vista el documento: lo firma José Antonio Díaz García, Secretario Particular de Eduardo Rivera, y está dirigido con fecha 3 de enero al Secretario de Infraestructura del gobierno de Puebla, José Antonio Gali Fayad. Es un texto extraño, pues el gobierno municipal remite al funcionario estatal “por considerarlo de su competencia” el escrito en el que Rosalba solicita copias de licencias de construcción, de demolición y de cambio de uso de suelo del inmueble ubicado en la Calle 8 Norte 412, así como la suspensión inmediata de dicha obra y que se presente el proyecto de restitución del inmueble”.

El Ayuntamiento, tan atrapado como el INAH con los dedos en la puerta de la casona del Torno. Recurro a los regidores. Consigo lo dicho por David Méndez en una sesión de cabildo en noviembre, del que recojo algunas frases:

Nuestra ciudad es considerada patrimonio histórico de la humanidad. Nuevamente el patrimonio de todas y todos los poblanos se ve transgredido por las obras que está realizando el gobierno del estado, encabezado por la Secretaría de Infraestructura y por su secretario el señor José Antonio Gali Fayad, ahora con la construcción del denominado teleférico que desciende, según tenemos entendido de la zona de los Fuertes de Loreto y Guadalupe al pleno centro Histórico de nuestra, y cuyo resultado hasta el momento es la destrucción total de la casa localizada en la 8 norte 412, inmueble identificado desde el decreto de 1977 como una estructura relevante con elementos de los siglos XVII y XVIII.

Es claro que la normativa exige que toda realización de obra pública y privada cuente con los permisos y licencias de autorización de este Ayuntamiento situación que una vez más es violentada en este caso, esta obra no cuenta con estas autorizaciones por lo tanto se está haciendo en la ilegalidad, se acaba de destruir una edificación catalogada como monumento histórico y por lo tanto esto constituye un delito del orden federal que amerita la sanción correspondiente.

Quiero hacer un llamado para exigir que se detenga este atentado sistemático contra el patrimonio de nuestra ciudad para que a la brevedad se determine la restitución de estos elementos y de estos inmuebles históricos y para que se dé cabal cumplimiento a la normativa de nuestro municipio, no puede ser que de manera flagrante, sistemática, reiterada, quienes tenemos en los distintos órdenes de gobierno la responsabilidad de velar por el cumplimiento de la ley seamos los primeros omisos precisamente en su observancia y estemos generando un daño a un patrimonio que nos fue heredado, que no somos nosotros quienes lo edificamos ni quienes los construimos pero que si tenemos la obligación de cuidarlo y preservarlo para las futuras generaciones.

No le hicieron caso entonces. Quién lo hará ahora. Me entero que entre el 18 y el 21 de noviembre los responsables del proyecto en el gobierno de Moreno Valle entregaron parte de la documentación para solicitar las licencias de construcción de una obra que ya tiene para entonces avances sustanciales. Pero no presentan la autorización del INAH, que no tienen, y por lo tanto tampoco la Manifestación de Impacto Ambiental indispensable para iniciar la obra.

¿Dónde quedó la bolita? El INAH no ha autorizado el proyecto. El gobierno estatal presenta la solicitud de licencias sin la autorización del INAH. El Ayuntamiento no puede otorgar los permisos de construcción, demolición y cambio de uso de suelo sin el dictamen federal.

9

Martes 8 de enero. Casa Aguayo en algún momento del día. Todo el equipo del gobernador Moreno Valle involucrado en el teleférico le presenta a Sergio Raúl Arroyo, nuevo director general del INAH en el gobierno que arrancó el 1 de diciembre, el proyecto, algo que por cierto no han tenido a bien hacer con los ciudadanos de a pie. El propósito principal se puede entender: darle al funcionario federal una perspectiva internacional, así que en un audiovisual aparecen distintos teleféricos en el mundo. Abundan, cuál te gusta: el de Montjuic, en Barcelona, el de Río de Janeiro, el de Quito, el de Grenoble, el de la Isla Roosvelt, en Nueva York; y están los mexicanos, en Taxco, el de Durango, el de Zacatecas, el de la Barranca del Cobre.

“Yo lo veo con buenos ojos”, me dicen que expresó el Director General del INAH. Supongo que también hablaron de la falta de autorización del Instituto al proyecto. Que el hoy ya destituido Coordinador Nacional de Monumentos Históricos dio apenas unas observaciones el 11 de diciembre, pero que en otro oficio del día 28 --no se fue de vacaciones--, claramente dijo que no había dado autorización alguna. De que la obra principal de infraestructura está prácticamente terminada, pero la “Estación Valle” está mero en el corazón de la zona de monumentos históricos. Y hay una ley, y qué hacemos entonces, señor etnólogo.

Usted ha dicho que el INAH es una razón de Estado. No, esto no creo que se lo hayan recordado los funcionarios.

10

Martes 8 de enero, por la noche. Sergio Raúl Arroyo se reúne con las quejosas amparadas provisionalmente. Esto escribí en e-consulta cerca de las 11 de la noche

El Instituto Nacional de Antropología e Historia no va a tomar una medida drástica de clausura de la obra del Teleférico en el Barrio del Artista. Y en el marco de la reorganización de la dependencia federal por la nueva administración que encabeza Sergio Raúl Arroyo, va a dejar que sea el Consejo de Monumentos Históricos el que tome la decisión sobre si procede la suspensión temporal de la obra como parte del proceso administrativo que se sigue.

Estas son las conclusiones principales de la reunión sostenida entre el Director General del INAH, Sergio Raúl Arroyo, y los activistas de las organizaciones civiles que interpusieron un amparo ante la justicia federal contra la construcción de la “Estación Valle” del teleférico que el gobierno del estado lleva adelante sin autorización del Instituto y sin licencias de construcción, demolición y cambio de uso del suelo.

Así lo dio a conocer este martes por la noche Rosalba Loreto, miembro del Comité Defensor del Patrimonio Histórico Cultural y Ambiental de Puebla, quien participó en esta reunión.

“No presentó una opinión personal --dijo a lo expresado por el Sergio Raúl Arroyo--, vino básicamente a conocer nuestra postura, pues afirmó que fue hasta el día de hoy que se enteró de la existencia de la suspensión provisional ordenada por la Juez federal. “

Medito en lo que sigue según el INAH: Hace seis años que no se reúne el tal Consejo. Está formado estrictamente por arquitectos. ¿Con qué criterios medirán el próximo día 16 en la ciudad de México nuestro pleito poblano? ¿Dirán la torre Eiffel la plantaron para una expo temporal y ahí sigue, convertida en el símbolo de la ciudad luz? O más de los franceses: encristalaron con su pirámide el centro de la plaza del Louvre y miren qué exitosa. No lo sé. Con qué criterios se mide este enlace entre pasado y futuro en una ciudad.

11

Miércoles 9 de enero, en la plazuela del Barrio del Artista. La obra de construcción de la “Estación Valle” del Teleférico de Puebla es una telaraña de mil armaduras de acero que ha dejado de atrapar a los albañiles amarradores de varillas a quince metros de altura.

Tengo en la mano copia del amparo, y enumero las leyes en las que las quejosas fundan su reclamo: Ley Federal sobre Monumentos Históricos y Zonas Arqueológicos, Artísticos e Históricos; el Reglamento de la misma ley; la Ley Orgánica del Instituto Nacional de Antropología e Historia; la Carta de Venecia, de 1964. Leo algo que dice la Jueza Velázquez: “Si bien es cierto que existe interés de la sociedad de que se lleven a cabo obras públicas, también existe interés en que se ejecuten las acciones para preservar el patrimonio cultural”. De tin marín, no, no es un asunto de tin marín para la Jueza. Dice ella: “El permitir que se ejecuten obras en zonas históricas sin el permiso de la autoridad correspondiente implicaría un prejuicio a la sociedad interesada en que se preserve el patrimonio histórico…”

El INAH es una razón de Estado, lo dijo el etnólogo Sergio Raúl Arroyo.

Así que por ello la jueza otorgó la suspensión provisional.

El amparo ha procedido y la empresa constructora se ha retirado a esperar instrucciones. Pero ahí está la armadura, bien plantada en el concreto. En el Barrio del Artista, en esa rinconada de rumor viejo en la que acaba el Parián, la tramazón de hierro se alza contra el sol montada en una estructura de concreto que obliga a pensar en lo que los técnicos de la Coordinación Nacional de Monumentos Históricos entienden por “reversibles”.

Sí, de algún humor viejo, burocrático, viscoso como el enredo mortal de una araña, está hecha esta historia nuestra, a la que por mandato del virrey en turno veremos desde la altura teleférica de la modernidad.

“Todos los componentes del proyecto deberán tener un carácter reversible”, dice el oficio 401.F(6)11.2012/4079. Y más adelante: “Las estaciones deberán privilegiar un diseño ligero, contemporáneo y que demuestre su reversibilidad.”

He visto apenas el laborioso montaje de las tres estructuras metálicas que soportarán desde el cerro de Loreto y Guadalupe el funicular poblano, sin más chiste que las tradicionales torres de las estaciones de tren, pero mucho más grandes (dos de setenta metros y una de cuarenta y cinco), y demoledoras. Y prácticamente terminadas. ¿Qué se imaginaban los arquitectos del INAH? ¿Un trenecito de juguete para jugar a los vaqueritos con los turistas? ¿Unas torres irrompibles plastimark para plantar en una maqueta digital?

No lo sé. Pero sí contemplo el hecho contundente de un teleférico prácticamente terminado en su infraestructura básica y que a esta hora simple de la mañana no cuenta con los permisos de nadie.

12

Miércoles 9 de enero, cerca de la medianoche. La vida es corta, pero en el recorrido de su funicular se alcanza a ver que las sociedades cambian, y que un poder despótico en México ya no tan fácilmente impone su voluntad.

Porque cada uno a su manera, y desde hace ochenta años, los gobernadores en Puebla han sido igual dictatoriales, depredadores, criminales, populistas, fascistas, paralizantes, ignorantes y hasta ilustrados, pero todos déspotas. Tres cayeron por la insurrección popular y la mano obscura del presidente imperial (Nava Castillo, Moreno Valle y Bautista O´farril); a otro (Mario Marín) lo sostuvieron los equilibrios criminales de los grupos de poder; los demás se sostuvieron ante una sociedad más bien inerme e indiferente.

Ochenta años de gobernadores, funcionarios públicos, propietarios de casonas, comerciantes, arquitectos, inquilinos de vecindades, un espacio de tiempo ya no tan breve para la historia de la ciudad y su centro histórico. Ochenta años fatales para la conservación del patrimonio histórico y cultural guardado en la arquitectura y el arte que sobrevivió a los avatares de guerras y progresos de trescientos años.

Me he sentado a escribir esta crónica para Mundo Nuestro. Apenas terminé de leer la entrevista que le hiciera en el 2003 la historiadora Emma Yanes Rizo a Pablo Ramón Loreto, entonces de 91 años de edad, un hombre que contribuyó a salvar más de trescientas casonas del centro histórico de la desbocada idea de progreso que arrasó con los viejos centros de las ciudades en México. En 1952 crearon su comité de defensa del patrimonio arquitectónico.

Recojo un dato que me ha dado Rosalba Loreto: entre 1940 y 1960 se derruyeron hasta los cimientos 385 casas. Y ahí trabajaron los despachos de arquitectos: el de Alfredo Ribadeneyra tumbó 105 casonas; el de mi tío Marcos Mastretta y el arquitecto Pavón, 77; el de Rafael Ibáñez, 66; el de Felipe Spota, 59.

Pero en la historia de la depredación de la arquitectura urbana los gobernadores pusieron su granito de arena, algunos por omisión y otros por iniciativa de la modernización que va de la mano del negocio inmobiliario. No faltaron los favores a los compadres, por ejemplo el de Rafael Ávila Camacho, quien arremetió contra la Casa del Deán para que el expresidente Abelardo Rodríguez construyera el Cine Puebla a principios de los cincuenta. Una historia particular es la del río de San Francisco: entre 1962 y 1965 Fausto Ortega, Nava Castillo y Aarón Merino Fernández, con el pretexto de que estaba convertido en un albañal, lo entubaron y se cargaron la ribera desde el Puente Negro hasta mucho más allá de lo que hoy es Plaza Dorada, llevándose de por medio dos kilómetros de ciudad colonial; Manuel Bartlett expropió el territorio de San Francisco, justificó la causa de utilidad pública con la creación del Centro de Convenciones, creó un fideicomiso y todo terminó con casonas que cambiaron de manos hacia políticos y funcionarios que los traspasaron a los emporios comerciales. De poco sirvieron amparos y defensas legales de los propietarios afectados por la expropiación.

Esta es la historia de un proyecto de teleférico que está prácticamente terminado en la obra básica de infraestructura --las tres torres principales-- y con un importante avance en la estación de arranque, la del conflicto por la demolición total de una casona en el Barrio del Artista, cuando no cuenta con las licencias de construcción, demolición y cambio de uso de suelo otorgadas por el Ayuntamiento, y que no cuenta tampoco con el dictamen técnico por parte del INAH. Y que pone en abiertamente en tela de juicio las funciones y responsabilidades de esas instituciones.

Es la historia natural de Puebla: iniciativas desde el poder que se imponen sin más a los ciudadanos. Tú construye, porque si consultas, no se hace nada, es el argumento de la mano de aquel dicho: es mejor pedir perdón que pedir permiso. En el peor de los casos, les impondrán una multa que pagaremos los ciudadanos.

Sí, pregúntales a los ciudadanos, seguramente estarán felices. Con el funicular. Y con las instituciones del Estado. Porque los ciudadanos podemos ampararnos.

La sociedad tiene derecho de saber lo que perdimos

Vida y milagros

Desde hace años conozco a una señora que vende productos derivados del maíz a las puertas del banco, todo perfectamente empacado y de gran calidad. A veces la acompañaba otra señora que durante mucho tiempo pensé que era su hermana, pero no, era su hija. Este año me contó que cumpliría 100 años y la hija 83. La última vez que la vi fue en marzo, de muy buen humor y con la boca llena de bendiciones para sus clientes. No he vuelto a verlas desde entonces, cuando muy poco sabíamos de este virus y dejé de ir al banco. - ¿Qué harán? ¿Cómo estarán viviendo? ¿La opinión de quién las guiará en todo esto? ¿Creerán en la utilidad del tapabocas o no?



Leí ayer un artículo acerca del manejo de la pandemia en México, escrito por Nathaniel Parish Flannery y publicado en la revista Forbes: "Why are so Many Young People Dying of COVID-19 in Mexico City" *. Tiene muchos datos duros e interesante, pero el autor se sorprende al leer que el 24 de julio, en Oaxaca, el presidente López Obrador cuestionara una vez más si el uso del cubre bocas realmente aportan algún beneficio para protegernos del contagio del Covid. Menciona también que el vocero y responsable de la pandemia Hugo López Gatell está enfrentando una creciente crítica por su negativa a enviar un mensaje claro y contundente acerca del uso de esta herramienta barata y accesible a todos. Los científicos de todo el mundo, incluido el Dr. Anthony Fauci, a quien Trump descalifica continuamente, han insistido en que el cubre boca protege y salva vidas. La imagen de Fauci lanzando una bola mientras inaugura la temporada de béisbol en un estadio vacío es muy elocuente.

Para quienes no trabajan en el sector salud, las mascarillas no tienen que ser las que sí requiere el personal médico, y, según los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) uno de tela de algodón protege a una persona que hará actividades en la calle y funciona bien si se suma a la sana distancia y las medidas de higiene recomendadas, aplicando las excepciones para menores de tres años y discapacitados. Los protocolos de su uso se han explicado en casi todo el mundo con claridad. ¿En qué momento se volvió el uso de esta herramienta barata y eficaz un motivo más para disentir políticamente? ¿El no usarlo es un acto de poder, de fortalecimiento de la imagen o una simple necedad? ¿Máscaras contra escépticos? Vuelvo a pensar en estas dos mujeres mayores, que dependen de lo que venden en la calle, sin la mínima protección del cubre bocas a las puertas de un banco, pero también pienso en tantos jóvenes que trabajan en las calles sin ninguna protección. Si nuestro sistema de salud público es débil, porqué negar una herramienta que podemos fabricar desde casa. El usar el cubre boca es incómodo, sí. No nos gusta, es cierto. Pero la información acerca del beneficio que acompaña esta práctica tiene un gran consenso mundial. Contener la carga viral es fundamental. El 39% de las personas que mueren de Covid en México tienen entre 40 y 60 años, y el 8% son menores a 40 años. En México muere más gente joven que en otros países.

He leído y oído muchas veces los cuestionamientos al sistema de salud pública. Sin duda que no se hizo lo necesario en el pasado, cierto que no se ha fortalecido en el presente. Si lo que hay, por múltiples razones, no alcanza, ¿Por qué negarse a aplicar una política pública que es prácticamente gratuita?



El artículo de Parish termina con lo que dice un epidemiólogo mexicano entrevista do en Nueva York:

"Hablé con el Doctor Oscar San Román, un médico que está terminando su especialidad en salud pública en la Universidad de Nueva York. Él dice que, al estudiar la evolución de la epidemia en México, observa que el problema central no está en las condiciones de trabajo y capacidad de los médicos ni en el limitado equipamiento en los hospitales, sino en el desempeño estratégico de la comunicación gubernamental para difundir las políticas públicas que contienen el virus de manera clara y sencilla. Hacer conciencia en la gente de que la carga viral que se difunde en las gotas de saliva puede contenerse, en particular si se está en espacios públicos cerrados o donde puede haber cercanía; promover desde las instancias gubernamentales la importancia de la mascarilla y guardar una distancia de dos metros para evitar el esparcimiento del virus es fundamental."



La mascarilla salva vidas y es una útil protección para quienes tienen que salir a trabajar, ya sea en la calle o en espacios concurridos.

Imagen

Puebla Contra la Corrupción y la Impunidad

Extracto del capítulo “Clientelismo electoral: acciones ilegales en un sistema de complicidades”, del libro Dinero Ilegal, elecciones al mejor postor en Puebla. Episodio 2: 2019, de Alejandro Guillén, PCCI, 2020



La palanca principal para la toma del poder

No es extraordinaria la sensación de incertidumbre posterior a una jornada electoral en Puebla. Queda siempre la impresión de que la manipulación de los resultados de la elección es el punto de arranque del análisis de los procesos electorales: 1983, 1989, 1998, 2006, 2012 son algunos años de contienda electoral que lo ejemplifican. Pero no es ciencia ficción, es una operación de Estado organizada para el control y la manipulación de los procesos electorales. Esto es lo que nos propusimos entender a partir de la crisis sufrida por la sociedad poblana en la coyuntura de la conflictiva elección para gobernador en julio de 2018 y su consecuencia, la elección extraordinaria del 2019.

Lo ocurrido en las elecciones del 1 de julio de 2018 llevó al extremo esta perspectiva de una intervención ilegal operada desde las instituciones del Estado: a la violencia gansteril organizada y realizada en total impunidad en la ciudad de Puebla por grupos de poder fáctico, se sumó la discordancia entre los números de la elección de gobernador y el conjunto de los resultados en el resto de las elecciones ocurridas ese día. La elección del 2 de junio de 2019, sin los hechos de violencia del año anterior, dejó de nueva cuenta la sensación de incertidumbre por las manifiestas contradicciones en los números arrojados por la autoridad electoral, con los votos de los partidos PT y Verde como el reflejo más acabado de ello.

La incertidumbre se acrecienta si se revisan los análisis que desde la ciencia política se publican. La mayor parte apenas si se asoma a la realidad en la que los procesos se desarrollan. Se señala de inmediato las mapacherías, la compra de votos, la operación de la estructura, la parcialidad de los medios de comunicación, el sobre gasto en campañas sobre lo estipulado en la ley y por supuesto el dinero ilegal y criminal que existe en el financiamiento de los partidos y candidatos, etc. Pero nada más, la distancia entre las palabras y lo que ocurre en los meses de contienda electoral acaba por abrumarnos. Paraliza la falta de información. Ni siquiera la violencia y la discordancia extrema en los números de la contienda del 2018, ni los contradictorios resultados de Morena y el PAN en el 2019, han generado procesos de investigación que permitan ahondar en los mecanismos con los que, efectivamente, un proceso electoral se interviene para modificar el resultado de una elección. Existe una maquinaria y una maquinación, sí. Existen poderes fácticos que actúan a través de una estructura organizada con operadores que la llevan a cabo, algo que bien podemos denominar “industria del voto”. Pero al final, el tiempo se lleva el revuelo junto con el ánimo de explicar a fondo este complejo proceso en el que transcurre la elusiva vida democrática de nuestro país.

Muchas maneras de explicar ese voto al mejor postor, los mecanismos por los cuales una maquinaria electoral opera en total impunidad para producirlo. Porque es un hecho que sus beneficiarios, finalmente sus financiadores, se mantienen anónimos y libres en la seguridad de sus territorios conquistados.

¿Cómo ocurre en la práctica este proceso de manipulación del voto? Si hablamos de maquinaria y estructura, estamos obligados a describir su sistema. El modus operandi. A través del trabajo de campo y del análisis estadístico, ha sido nuestro propósito describir los mecanismos de la manipulación del voto en el estado de Puebla, en los procesos electorales de 2018 y 2019. Y acudimos para ello con algunos de los actores particulares que en Puebla han formado parte de una acción compleja de intervención concreta en la construcción de lo que los políticos llaman la estructura y la operación. Intentamos responder así a la pregunta concreta sobre las características del llamado clientelismo electoral desde las regiones, los municipios, las organizaciones económicas, políticas y sociales para identificar y describir los mecanismos desarrollados por personas y grupos de poder fáctico.



Nos propusimos describir con las herramientas del análisis estadístico el comportamiento electoral de cada partido tanto en la elección a la gubernatura de Puebla en 2018, como en la elección por el mismo cargo en 2019. Detallamos las similitudes y diferencias del comportamiento mantenido por cada partido en la elección de 2018 respecto de la de 2019. Los focos rojos que indican las huellas de la manipulación del voto a seguir.

Y por la vía periodística del testimonio, nos propusimos escuchar en sus voces a los actores particulares, los estrategas, los ingenieros electorales, los operadores de tierra, los compradores y los vendedores del voto; las redes clientelares y su funcionamiento en la operación electoral de los partidos y las estructuras de gobierno involucradas. Por ellos pudimos identificar a los actores principales relacionados con el diseño y operación electoral; identificamos y describimos la estructura orgánica clandestina que se construye desde el gobierno estatal para una campaña electoral y que opera en forma paralela y por encima de las organizaciones de partido; identificamos y describimos los principales métodos de compra y manipulación del voto, los que permiten hablar de un sistema profesional aplicado con los objetivos precisos para cada elección.

Intentamos también responder a una pregunta fundamental: la del origen, uso y destino del dinero ilegal. Quisimos identificar las principales fuentes de financiamiento público y privado, legal e ilegal, de los partidos políticos y su relación con la compra y coacción del voto.



En el conjunto de los testimonios sobresale, como en un concierto de voces, la descripción de un personaje que concentra en su accionar la figura del operador político total: el gobernador de Puebla como cabeza de un organismo de Estado, una dependencia de gobierno que no figura en el organigrama pero que opera como tal, y que controla y dispone a voluntad de los recursos públicos y de los organismos institucionales para intervenir un proceso electoral. Una operación de Estado. La palanca principal para la toma del poder.

No es ciencia ficción, la manipulación electoral desde la acción de grupos de poder fáctico tampoco es producto del azar. Es una acción orquestada, con criterios empresariales, controlada sin escrúpulos por quienes controlan el aparato del poder. Ocurrió en el 2018. Se reprodujo en el 2019.

Extracto del capítulo “Clientelismo electoral: acciones ilegales en un sistema de complicidades”, del libro Dinero Ilegal, elecciones al mejor postor en Puebla. Episodio 2: 2019, de Alejandro Guillén, PCCI, 2020

Página 1 de 153