Sociedad

Vida y milagros

La semana pasada acompañé mis ratos de traslado en coche con un disco que tiene parte de lo mejor de la música que Ennio Morricone ha compuesto a lo largo de su extraordinaria vida. De ahí me brinqué a escuchar el disco de Cinema Paraíso, y ahí sigue, metido en el viejo tocadiscos de una camioneta que me permite cambiar los discos a mi antojo, a la antiguita. Así anduve, embriagada con su música, que no solo de alcohol, amor o conversación se embriaga uno.



Ayer, en el chat que mantengo con mis cuatro hermanos, Carlos preguntó cuál sería la última canción que querríamos oír antes de morir. Daniel dijo que él oiría Hey Jude. Carlos se fue por el clásico Nessun Dorma cantado por Pavarotti. Ángeles no ha contestado porque como adora la música, le rinde culto a lo perfecto y dudar es lo suyo, debe seguir pensando, aunque yo creo que sería a Mozart, su bolero preferido o la tercera de Mahler. Sergio se puso a hablar del huachicol porque no vio la pregunta, y un día después contestó que el concierto de Shumann para piano y orquesta en A menor. Tiene razón, es divino. Yo no había entendido bien la pregunta y pensé que era música para los días finales y no la última canción, así que les dije- "Depende de qué tan largo sea el final". Pensé en Mozart, en Chopin, en el apasionado y complejo Lizst, fuí a dar hasta Manzanero y de ahí a "No puede ser" cantada por Plácido Domingo; recordé el Agnus Dei de Jenkins y de pronto oí mentalmente el clarinete de la canción de amor de Cinema Paraíso. Con esa anduve silbando ayer toda la tarde mientras caminaba por el campo.

Y, cosas de la vida, ayer en el teléfono me apareció la noticia de que Ennio Morricone daría su último concierto y se retiraría de la vida pública. Nunca de los nuncas debemos dar las cosas por dadas, pero eso es exactamente lo que hacemos. Ennio Morricone y su música han estado en mi vida casi toda la vida. Alguna vez, no hace mucho, lo vi dirigir un concierto. No supe definir su edad, pero de verdad que la belleza es subjetiva, porque por lo menos una cena con velas con ese señor sí que se antojaba. Pues en ese concierto que dirigió en la Plaza de Venecia y que ya reencontré en You Tube, Morricone andaba ya cerca de los 85 años. Oír que va a desaparecer de la vida pública lo tomé como un golpe, como si uno de mis seres queridos me estuviera cortando de su vida, así nomás, por decisión unilateral.

Me fui a buscar sus datos. Qué poco sabemos a veces de las personas que están ahí durante años, dadas por dadas.



Ennio Morricone nació en Roma el 10 de noviembre de 1928. Noventa años. Hijo del músico Mario Morricone, Ennio estudió música y empezó a tocar la trompeta desde muy pequeño. A los seis años compuso su primera obra. Era precoz, y a los 12 años fue inscrito por sus padres en el conservatorio, donde terminó en seis meses un programa de estudios diseñado para cuatro años. Su diploma de trompetista lo recibió en 1946. Estudió también orquestación, composición y muchas cosas más, y a partir de ahí inició su carrera pública y profesional. Trabajó como escritor fantasma componiendo música que se atribuían compositores ya famosos. En 1956 se casó con María Travia, y sigue con ella hasta la fecha. Un hombre de otro siglo, otros tiempos.



Empezó a trabajar de manera abierta en los arreglos de otros compositores y se dio a conocer al componer música de fondo para el radio de manera independiente, hasta que Sergio Leone, su amigo de la infancia, lo invitó a componer la música de sus famosas películas del viejo oeste americano, Por un puñado de dólares (1964) fue la primera, y en 1966, compuso la música para El bueno el malo y el feo. Creo que eso fue lo primero que escuché de él. Durante toda la segunda mitad del siglo XX y lo que va del XXI su música y su presencia han estado ahí. Compuso, orquestó y dirigió de manera extraordinaria para muchísimas series y películas. Es un músico cuya obra ya forma parte del patrimonio musical de la humanidad. No se perderá con el tiempo, se perderá cuando la humanidad se pierda a sí misma. Sus composiciones para Days of Heaven (1978), La Misión (1986) y Cinema Paradiso (1988), han sido catalogadas como obras maestras. Su versatilidad se extiende a multitud de géneros, pero en particular su música sinfónica y coral se impone.

La música de La Misión te eleva.

La de Cinema Paradiso te cautiva, te enamora.

La de El Cartero te revive sentimientos de adolescente.

Me gusta mirar las firmas de las personas y buscar su alma en ellas. Su firma es pura, clara y ascendente.

Ennio ha decidido retirarse. Me ha dejado triste saberlo, aunque en realidad no puede retirarse alguien con tamaño legado. No se retira, pensaré, solo se guarda a esperar en paz el momento de escuchar su última canción. Ahí estará cerquita, en el CD del coche o con su mano elegante en el concierto de Venecia.

¿Una última canción? Desde luego, si se vale hacer trampa, yo escogeré varias y seguramente las mezclaré indistintamente en el desorden propio de una mente que sale de viaje, aunque éste sea el definitivo. Tendré en la memoria el sonido de su clarinete o el trocito de un coro cuando me toque imaginar, aunque ya no escuche, mis últimas canciones. No puedo elegir solo una, me tomarán por asalto algunas, y una será de él.

Mundo Nuestro. La revista española Sin Permiso, en un texto de la científica Marta Pulido Salgado , recupera de la investigación inglesa Altmetric los diez más importantes artículos científicos dados a conocer en el 2018, escogidos entre más de 2.8 millones de artículos científicos publicados en el año que recién terminó. Ilustra esta cuenta un cuadro de autor desconocido sobre el juicio a Galileo en 1633, un hombre que bien representa la lucha por el conocimiento en la historia de la humanidad.

El número real de víctimas tras un desastre natural, la rápida compartición de las noticias falsas y la dosis de alcohol más segura centran los estudios con más impacto del año.



A lo largo de 2018, Altmetric ha monitorizado más de 2,8 millones de trabajos científicos, y evaluado su repercusión más allá de las métricas convencionales, como el factor de impacto. Así, menciones en blogs y redes sociales, aparición en medios de comunicación o citaciones en Wikipedia constituyen algunos de los parámetros que permiten a esta empresa, establecida en Londres, elaborar la lista de las 100 publicaciones científicas más populares del año. Los siguientes 10 artículos encabezan la clasificación.

1. Determinar la mortalidad por catástrofes naturales de forma más precisa

En septiembre de 2017, el huracán María asoló Puerto Rico. Fuentes oficiales estimaron en 64 el número total de víctimas mortales. Sin embargo, entrevistas realizadas en 3.299 hogares revelaron que, en realidad, fallecieron 14,3 personas por cada 1.000 habitantes. Es decir, una cifra 70 veces mayor que el cálculo gubernamental. Este nuevo método de estimación de la mortalidad, publicado por la revista The New England Journal of Medicine, también evaluó las pérdidas materiales y el flujo migratorio originado por el desastre.

2. La mentira corre más que la verdad

En tiempo reciente, la difusión de noticias falsas ha demostrado ser capaz de influir en política, economía y bienestar social. Según resultados publicados por la revista Science, entre 2006 y 2017, más de 3 millones de personas compartieron 126.000 rumores en Twitter. Entre las historias con mayor repercusión, la mentira alcanzó entre 1000 y 100.000 usuarios, mientras que la verdad raramente sobrepasó el millar de impactos. El grado de novedad y las emociones suscitadas por la falsedad podrían explicar su rápida propagación.



3. ¿Qué cantidad de alcohol es segura? Ni una gota

A pesar de que algunas evidencias relacionan su consumo con cierto efecto protector en determinadas patologías, un estudio publicado por The Lancet evidenció que lo mejor para la salud es no beber ni una gota de alcohol. El metánalisis incluyó datos recopilados a lo largo de casi 30 años, entre 1990 y 2016, en 195 países. Y el resultado fue claro: la probabilidad de muerte, y en concreto de desarrollar cáncer, incrementa con el consumo de alcohol. Además, la única cantidad que minimiza dichos efectos negativos es cero.

4. Calentamiento global sin fin



De acuerdo con una investigación, publicada por la revista Proceedings of the National Academy of Sciences, sin una notable intervención que reduzca las emisiones, el calentamiento global entrará en un peligroso bucle de retroalimentación. En concreto, si el aumento global de la temperatura fuera mayor de 2 grados Celsius, el nivel del mar incrementaría hasta niveles nunca vistos desde el Holoceno. Asimismo, el termómetro alcanzaría los valores más altos de los últimos 1,2 millones de años.

5. Hacer ejercicio mejora la salud mental

En el estudio participaron 1.237.194 de estadounidenses mayores de 18 años. Tras considerar el tipo de ejercicio, la duración, la frecuencia y la intensidad, además de otros factores como el sexo, la etnia o el nivel educativo, los científicos concluyeron que la actividad física mejoraba un 43,2 por ciento la salud mental. El efecto más notable se observó en deportes de equipo, ciclismo y actividades aeróbicas realizados durante 45 minutos entre 3 y 5 veces por semana. La revista The Lancet Psychiatry publicó el hallazgo.

6. La clave está en la moderación

Las dietas bajas en carbohidratos, que limitan su consumo a la vez que promueven la ingesta de proteínas y lípidos, constituyen una de las estrategias más populares para la pérdida de peso. Sin embargo, la monitorización de una cohorte formada por 15.428 adultos estadounidenses a lo largo de 25 años reveló que las dietas donde los carbohidratos aportan entre el 50 y el 55 por ciento de la energía se asocian con menor mortalidad. En cambio, tanto el exceso, más del 70 por ciento, como el defecto, menos del 40 por ciento, aumentaron la probabilidad de muerte. El estudio puede consultarse en The Lancet Public Health.

7. Más y más plástico en el Pacífico

La isla de plástico del océano Pacífico, localizada entre California y Hawái, ocupa una extensión de 1,6 millones de quilómetros cuadrados. Y no para de crecer a una velocidad alarmante. Mediante varios buques y aeronaves los científicos estimaron la cantidad de residuos acumulados. Por desgracia, la cifra resultó mucho mayor, entre 4 y 16 veces, de lo esperado. Es decir, unas 79.000 toneladas de redes de pesca, microplásticos y otras piezas de este material. La revista Scientific Reports publicó la investigación.

8. Terapias alternativas y cáncer, una relación peligrosa

¿Los fármacos no convencionales aumentan la tasa de supervivencia de los pacientes oncológicos? Según un estudio publicado por la revista JAMA Oncology, la respuesta es clara: no. De hecho, el uso de las terapias alternativas, además de favorecer el abandono de la quimioterapia, la radioterapia y los tratamientos hormonales, se asocia con un riesgo de muerte 2 veces mayor. En la investigación participaron 1.901.815 pacientes con tumores de mama, próstata, pulmón o colon, no metastásicos y tratables.

9. Océanos calientes: una amenaza para los corales

Tras la ola de calor que afectó las aguas de la gran barrera de coral en 2016, los científicos observaron cómo estos animales marinos empezaron a desaparecer a gran velocidad. Al parecer, el aumento de las temperaturas afectaría la relación simbiótica entre el coral y las algas del género Symbiodinium, responsables de su característico color. Ello comprometería la nutrición del animal y originaría su muerte, hecho que transformaría la composición y distribución de los arrecifes. La revista Nature publicó los resultados del estudio.

10. ¿Cómo se distribuye la biomasa en la Tierra?

La biomasa del planeta se estima en 550 gigatoneladas de carbono repartidas entre los distintos reinos de la vida. Según la investigación publicada por la revista Proceedings of the National Academy of Sciences, las plantas concentrarían la mayor parte, 450 gigatones, seguidas de las bacterias (70), los microorganismos celulares arqueas (7) y los animales (2). Por áreas, la superficie terrestre acumularía más biomasa que el medio acuático. De forma sorprendente, la masa de la especie humana supera en un orden de magnitud la de todos los animales salvajes juntos.

Otros 90 artículos completan la lista.

Referencia: «Mortality in Puerto Rico after Hurricane Maria», de N. Kishore et al., en The New England Journal of Medicine, 379, 162-170, publicado el 12 de julio de 2018

Referencia: «The spread of true and false news online», de S. Vosoughi et al., en Science, 359 (6380), 1146-1151, publicado el 9 de marzo de 2018.

Referencia: «Alcohol use and burden for 195 countries and territories, 1990–2016: a systematic analysis for the Global Burden of Disease Study 2016», de M. G. Griswold et al., en The Lancet, 392 (10152), 1015-1035, publicado el 23 de agostode 2018.

Referencia: «Trajectories of the Earth System in the Anthropocene», de W. Steffen et al., en Proceedings of the National Academy of Sciences, 115 (33) 8252-8259, publicado el 14 de agosto de 2018.

Referencia: «Association between physical exercise and mental health in 1·2 million individuals in the USA between 2011 and 2015: a cross-sectional study», de S. R. Chekroud et al., en The Lancet Psychiatry, 5 (9), 739-746, publicado el 1 de septiembre de 2018.

Referencia: «Dietary carbohydrate intake and mortality: a prospective cohort study and meta-analysis», de S.B. Seidelmann, et al., en The Lancet Public Health, 3 (9), 419-428, publicado el 1 de septiembre de 2018.

Referencia: «Evidence that the Great Pacific Garbage Patch is rapidly accumulating plastic», de L. Lebreton et al., en Scientific Reports, 8 (4666), publicado el 22 de marzo de 2018.

Referencia: «Complementary Medicine, Refusal of Conventional Cancer Therapy, and Survival Among Patients With Curable Cancers», de S. B. Johnson et al., JAMA Oncology, 4(10), 1375-1381, publicado en octubre de 2018.

Referencia: «Global warming transforms coral reef assemblages», de T. P. Hughes, et al., en Nature, 556, 492–496, publicado el 18 de abril de 2018.

Referencia: «The biomass distribution on Earth», de Y. M. Bar-On et al., en Proceedings of the National Academy of Sciences, 115 (25), 6506-6511, publicado el 19 de junio de 2018.

es una investigadora en neurobiología celular
Fuente:
https://www.investigacionyciencia.es/noticias/los-10-artculos-cientficos-con-mayor-repercusin-de-2018-17085

Mundo Nuestro. Con este esta reflexión sobre la muerte de Martha Érika Alonso y Rafael Moreno Valle inicia en nuestra revista digital la columna de Gina Fernández. Ilustra la portadilla una obra del grabador, intelectual y matemático holandés M.C. Escher (1898-1972), 'Lazo y unión', litografía de 1956.

Soy buscadora



Sobre la muerte de los Moreno Valle

Los hechos de estos últimos días tiñen el ambiente de una gran diversidad de aromas emocionales. Para algunos, huele a tristeza por haber perdido a una hermana, una amiga, una jefa, una prima, una colega.

Para otros, lo que más resuena es el enojo, la frustración, las ganas de encontrar responsables, de achacar, sin mucha consciencia, los hechos a tal o cual persona, o partido, lanzando acusaciones de todo tipo. En ellos hay desconfianza, furia…



Hay quienes incluso están contentos, si, contentos, de saber muertos a la tan pública pareja política conformada por los Moreno Valle.

Hay otros más a quienes les da lo mismo, es la indiferencia que todos llevamos dentro para poder enfrentar lo que a veces resulta difícil digerir.



Hay quienes se preocupan menos por el hecho, y más por la incertidumbre política, por la sensación de inseguridad que les embarga.

Hay quienes opinan que esto es una farsa, un teatro, una telenovela al más puro estilo de la televisión mexicana.

Hay quienes creen que todo es responsabilidad del Karma.

Hay quienes claman justicia divina…

Hay otros, como Paco, que ni siquiera se han enterado, que viven sin saber siquiera quienes son estos personajes…

Y yo me pregunto, ¿a cuántos de todos nosotros se nos ocurre responsabilizarnos en vez de buscar culpables?

Cada uno de nosotros habremos de ubicarnos en alguna de estas posturas, quizá a momentos en una y después en otra… a veces rencor, a veces tristeza, y a veces, indiferencia.

A mi me entristece que muera un ser humano toda vez que creo que lo único verdaderamente valioso que tenemos es la vida. No me importa si es Martha Erika, Emmanuel Vara, o la indigente que asesinaron hace algunos meses debajo de unas escaleras. Sus muertes me confrontan con la realidad fehaciente de la evanescencia.

Pero lo que más me inquieta, y lo que no me deja tranquila, es que me pregunto y me pregunto por qué ante una descomposición cada vez mas lacerante del tejido social de mi país, lo más que se nos ocurre es echarnos culpas y aventarnos pedradas uno a otros como niños malcriados.

Insistimos en mirar la realidad y la vida desde los escabrosos peldaños del ego, del miedo, y de la culpa, en vez de sensibilizarnos, y lo más difícil aún: responsabilizarnos.

Mi país está dividido entre quienes no quieren parecerse ni a Yalitza, ni a los chairos, ni a los morenos, ni al peje, ni a los zetas, ni a los indigentes, ni a los indígenas, ni a los rotos, ni a las sirvientas, ni a los nacos; y los que -aunque no quieran ni estén de acuerdo- son todos “ellos”.

Para mi, Paco, este hombre que a diario deambula por las calles sin entender ni importarle un carajo lo que sucede representa todo aquello que no quiero mirar, con lo que no deseo lidiar… pero que de tanto tenerlo enfrente ya no puedo ni deseo evitarlo…

Y la muerte de Martha Erika me recuerda cuanta gente muere a diario, anónima, sin que ninguno de nosotros siquiera hayamos notado su existencia…

Dos niños. Una que fue famosa, y que teniéndolo todo, murió sin llevarse nada. Un niño, que no teniendo nada ni siquiera razón, tiene la vida.

Indigentes, o importantes… anónimos o famosos, repudiados o amados, chairos o fifís, indígenas o medio españoles… Todos tenemos una cita con el olvido, con el despojo real de todo cuanto habremos de acumular a lo largo de nuestra existencia… Y claro, con la muerte.

Mientras tanto, nos queda la vida.

La vida de los que aún estamos aquí, y la posibilidad, (la responsabilidad) de encontrar una manera de convivir con nuestras diferencias, de mirarlas al menos, de hacernos cargo como humanidad del reto que representa mirar a los que no queremos mirar, a los que piensan diferente.

De intentar, intentar amar a nuestros semejantes a pesar de las diferencias, de profesarnos, aunque sea una vez al día, respeto sabiendo que ambos habremos de compartir el mismo espacio, que es esta Tierra.

De intentar, intentar, sí --aunque quizá no lo logremos del todo--, intentar, mirar más allá de nuestros intereses, nuestras “ideas”. Y abrir espacio en nuestras mentes a las ideas de otros, las perspectivas distintas a las mías…

Intentar, intentar, callar oportunamente un comentario que incite al odio, mirar, de vez en cuando, aunque cueste, los ojos de aquellos a quienes no quieres mirar.

Encontrar, tratar, la belleza física real de aquel que miras con desprecio…

Una Yalitza con una Paulina Rubio, un conductor de microbús con un alto ejecutivo de la VW, un conductor furioso con un ciclista, un analfabeto con un letrado, un rockero con un trovador, un ingenuo con un realista, un abstemio con un drogadicto, un panista con un morenista, un agnóstico con un creyente, un matemático con un filósofo, una monja con una prostituta. Un humano con otro, ¿por qué no?

Un día quizá, tal vez… Como dice Arnulfo, un día que tú comprendas que no eres mejor que yo, y claro, que yo, también entienda que tampoco soy mejor que tú, que ambos tenemos nuestro propio valor.

Si, soy una soñadora…

Vida y milagros

Hoy, cuando termina un año mas, reordené algunos pensamientos que he leido en estos días. A la luz de los últimos acontecimientos que vivimos en Puebla estos meses y que culminaron con el accidente de dos figuras de enorme poder en nuestro estado, es bueno recordar varias cosas:

La vida puede tomar rumbos jamás imaginados y olvidamos que puede cambiar en un instante.Y entonces hay que pensar:

¿ Quién es mejor que quien?



Nadie está exento de nada y hay momentos definitivos en que de nada sirven el dinero, el poder , los títulos, la fama, el éxito...momentos definitivos en que queda claro que todos somos iguales...

¿ Para qué entonces el orgullo, el reclamo, la arrogancia, la bronca? ¿ Para qué la victimización y el apego excesivo a los bienes materiales?

No vale la pena defender que tu versión de la vida o tu verdad es la única correcta....

Todo lo que tenemos es el día A día para que lo vivamos con pasión y lo disfrutemos al máximo sin arruinarlo con pequeñas estupideces que tienen solución. Hay que intentar que en cada día hayamos sido la mejor versión de nosotros y no la peor...

Necesitamos dejar de crear problemas, reclamar cosas insignificantes y evitar todo aquello que , literal, " nos quite la vida" , nos merme el diafrute del tiempo contado con el que llegamos al mundo



Como en el juego de ajedrez, al final el rey y el peón se guardan en la misma caja.

Vale la pena examinar lo que hemos hecho y aprovechar al máximo el tiempo que se nos regala cada día...

Nacemos sin traer nada...
Morimos sin llevarnos nada...



Lo triste es que en el intervalo entre la vida y la muerte, peleamos de más por lo que no trajimos, por un equipaje prestado que no nos pertenece, peleamos por lo que no nos llevaremos...

Hay que vivir más , amar más, dejar una huella bonita en quienes nos traten por obligación, trabajo o elección, tratando de entender al otro, poniéndonos en sus zapatos con humildad, porque sin ella no hay grandeza de espiritu...

Quizas así pueda ser más facil y más duradera la felicidad...

Ojalá en Puebla podamos construir una mejor manera de convivir como comunidad en 2019. Ojala que seamos capaces. Depende de todos y cada uno de los que habitamos en este queridísimo lugar....

Mundo Nuestro. Elvis Guerra es un poeta juchiteco con una mirada profunda al extraordinario mundo Muxe en Juchitán. Presentado aquí primero en zapoteca y después en español, el poema Ti muxe' nga... (Un muxe es...), como su primer verso lo propone, un salto a la boca del abismo, pero también un sí a todo y a todos, una carcajada en la calle llena de miradas.

Con Elvis Guerra acudimos entonces a una fiesta que nos permite imaginar un mundo cálido y comprensivo, aquel que se ilumina en la Vela de las Auténticas Intrépidas Buscadoras de Peligro y que el fotógrafo Dick Keis alumbra en una galería fotográfica que tiene en La Reina de los Muxes una de sus imágenes más espectaculares.





Fotografía de Dick Keis.

El poema en zapoteco



Ti muxe' nga...

Muxe' nga ti guendariuubi ruaa bandaa.

Muxe' nga ti guendaruxidxi cuzaani'.

Muxe' nga ti binni huala'dxi' rini' xcaanda' naca ti Xunaxido'.

Muxe' nga ni gule nguiiu, xisi napa xtidxi gunaa.

Muxe' nga ni rulaacabe diidxa' ra riziidi',

ruxidxicabe laa lu neza

ne rusutuícabe lu ra tiisi.

Muxe' nga ti guiba' daapa' nguiiu.

Muxe' nga chu' miati' xieeladi lu ti neza ra cundaachi' cabe laa.

Muxe' nga ni rabi yá tutiica ne guira' ni guidxiña laa.

Muxe' nga ni ruchelani'di' tuuxa,

ni nanala'dxi', ni qui ñuu dxi niziidi' ñanaxhii.

Muxe' nga ti bizuudi' nacaxiiñi' guie' bidiiba' lu ná'.

Muxe' nga ni re' taata' xnisa ca nguiiu nadxibalú.

Muxe' nga ti yoo zuxalendaga.

Muxe' nga ni qui ganna guini' "co'".

Muxe' nga guyadxiu' ni cayuyatuxhu lii.

Muxe' nga guini' xcaanda' lu' bichaganá' lu' ti nguiiu.

Muxe' nga quixhe' bixhozelu' ndaaya' ique lu' neca qui racala'dxi' lii.

Muxe' nga ni gudiñe ca bi'chi' laa.

Muxe' nga xcuidi riguite paancha yaga.

Muxe' nga ni rié ra cayaca saa nacu xhaba gunaa.

Muxe' nga ti guie' ndaani' ruaalu'.

Muxe' nga ti bele lu dani.

Muxe' nga guibánilu' naculu' ti bizuudi' chucu ra caree xa ngue.

Muxe' nga ba'du' nuu gacu' bidaani'

ra che' chiguiziidi' gutiee.

Muxe' nga lidxi binnigüe' dxa' tipa yu ndaani'.

Muxe' nga ti xquiapadiidxa' bicaa Wilde.

Muxe' nga ni cayuunda' gui'chi' guládxicabe ra lidxi.

Muxe' nga ti dxi qui rului' pa zaluxe.

Muxe' nga ti ndaani' nalase' ne ti xquié naro'ba'.

Muxe' nga binni cuchá guendanaro' xtilu', co', co', nga la co'.

Muxe' nga ni biaaxha doo ique ne caree bieque.

Muxe' nga guelaguidi qui riruugu'.

Muxe' nga guielu ni ruuna' runi xtale nguiiu gupa.

Muxe' nga ti ná', ti ñee,

ne xtale ladxido'.

Muxe' nga bandá' biaani' zadi'di' lulu' bia' dxi nabánilu'

xisi qui zuuyu ra guiluxe.

Muxe' nga ca ni gule nareza.

Muxe' nga xuba' qui ribee guie'.

Muxe' nga ti guie' xhuuba'

rusinda' naxhi xluuna' lu'.

Muxe' nga ti bidaani' sicarú guiza' dxi'ba' saca.

Muxe' nga ti gui'chi' bitiee Goya.

Muxe' nga saa rusiaa diidxa'.

Muxe' nga jñaagola ca ni runi ni ná xa'na.

Muxe' nga gueta ro lu' ne qui rinou' quiniu'.

Muxe' nga guendaró rutiixhi xiilu' nezalú binni,

ne rou' naga'dxi'.

Muxe' nga bi'cu' royaa dia'gu'

galaa gueela'.

Muxe' nga ti guendaruyaa qui zaluxe.

Muxe' nga ti diidxaguie’ qui ziuu dxi gati'.

Fotografía de Dick Keis.

El poema en español

Un Muxe’ es...

Muxe' es un salto a la boca del abismo.

Muxe' es una sonrisa siempre deslumbrante.

Muxe' es un indígena que se sueña princesa.

Muxe' es un cuerpo de hombre con voz de mujer.

Muxe' es una burla en la escuela,

una carcajada en la calle,

un payaso para todos.

Muxe' es un universo poblado de hombres.

Muxe' es estar desnudo en una calle llena de miradas.

Muxe' es un sí a todo y a todos.

Muxe' es retar al otro,

al que odia, al que nunca supo amar.

Muxe' es una enagua preñada de flores bordadas a mano.

Muxe' es el que se traga el vino de los hombres valientes.

Muxe' es una casa siempre abierta.

Muxe' es el que nunca dice "no".

Muxe' es mirar a quien te desprecia con los ojos.

Muxe' es soñar que te casas con un hombre.

Muxe' es llegar al altar del brazo del padre que no supo quererte.

Muxe' es el que fue golpeado por sus hermanos.

Muxe' es el niño que juega una muñeca de palo.

Muxe' es la vestida que llega a una fiesta.

Muxe' es una flor en la boca.

Muxe' es un incendio en la montaña.

Muxe' es despertar erecto con una minifalda.

Muxe' es el chico que quiere llegar

con huipil a su clase de dibujo técnico.

Muxe' es la cantina y su vientre lleno de polvo.

Muxe' es De profundis de Wilde.

Muxe' es un estudiante corrido de casa.

Muxe' es un instante siempre eterno.

Muxe' es una cintura de 65 cm y un pene de 19.

Muxe' es un orgullo de la familia, ah no, eso es falso.

Muxe' es una libertad que se azota.

Muxe' es el tacón que nunca se rompe.

Muxe' es el ojo que llora por muchos hombres.

Muxe' es un brazo, una pierna,

y muchos corazones.

Muxe' es la película que verás toda una vida,

pero nunca hasta el final.

Muxe' son los que nacieron heridos.

Muxe' es el maíz que no engendra flores.

Muxe' es una flor que se desgrana

para perfumar tu cama.

Muxe' es un huipil de terciopelo, carísimo.

Muxe' es un grabado de Goya.

Muxe' es el acento que da sentido a las palabras.

Muxe' es la madre legítima de la libertad.

Muxe' es la tortilla que comes y no reconoces.

Muxe' es la comida que desprecias en público,

pero disfrutas en privado.

Muxe' es la perra que te muerde la oreja

a las once de la noche.

Muxe' es un baile interminable.

Muxe' es un poema que nunca morirá.

Mundo Nuestro. Dick Keis retrata desde hace varios años a Oaxaca con una profundidad extraordinaria. Presentamos de este fotógrafo norteamericano, colaborador de esta revista digital, uno de sus trabajos más representativos: una vista a los tres días de la Vela de las Auténticas Intrépidas Buscadoras de Peligro, que se lleva a cabo desde hace más de cuarenta años en Juchitán. Es la celebración de la diversidad entre los zapotecas del Istmo.



Un poema que nunca muere

Vivimos en un mundo de cambio incesante, para bien y para mal. Lo que se veía como un tabú es de alguna manera cada vez más visible en el mundo de hoy. Y, sin embargo, a menudo parece que en nuestro proceso evolutivo damos un paso adelante y dos pasos atrás. Quiero hoy centrarme con estas reflexiones en el tema de transgénero.

Fui a Juchitán para participar en la Vela de las Auténticas Intrépidas Buscadoras de Peligro, un evento cultural único que tuve el privilegio de experimentar. Esta celebración de tres días no se celebró el año pasado, ya que la ciudad estaba de luto por el devastador terremoto que sacudió Juchitán en septiembre de 2017. El evento se encuentra ahora en su cuadragésimo tercer año y está dedicado a San Vicente Ferrar, el santo patrón de Juchitán.

Como sé muy poco sobre el mundo transgénero, no quiero tratar de dar información que no conozco de primera mano. Lo mejor entonces es compartir las fotografías que tomé en esta celebración y dejar que alguien más informado nos informe sobre el mundo de los Muxes.

Soy muy afortunado de contar con la amistad de Elvis Guerra, una muxe de Juchitán, quien tiene un gran talento poético. Elvis, quien escribe tanto en zapoteco y español, ganó el Premio CaSa 2015 para la poesía. Mis fotos apenas esbozan la vida de los muxes, tres días de mirar un mundo muy complejo y profundo. Las palabras de Elvis nos permiten comprender su esencia.



Vela de las Auténticas Intrépidas Buscadoras de Peligro

Galería Fotográfica por Dick Keis



1

2

3

4

5

6

7

8

9

10

11

12

13

14

15

16

17

18

19

20

21

22

23

24

25

26

27

28

29

30

Ilustración de Kathia Recio, tomada de la revista Nexos.

Han pasado meses, incluso un par de años, en los que no he podido comer como lo haría la mayoría de las personas. Ha sido ya bastante tiempo en el que uno tarda más en hacer peticiones que en pedir un platillo del menú: “¿tiene grasa?; ¿es con aceite?; ¿no tiene algo asado?; ¿tendrá otro tipo de queso?; ¿le puede cambiar esto por aquello?” Todas estas solicitudes envuelven (hasta ahora y en mi vida personal) tres palabras: frustración, impotencia y (mucha) paciencia.

Lo que voy a describir en este texto no es desde una mirada clínica o de expertos, es simplemente, lo que experimento en el día a día.

Frustración



Imagínate ir a comer a casa de un amigo o a un restaurante y que tengas que revisar minuciosamente el menú. En el primer caso, probablemente exista la confianza para decir lo que puedes o lo que no puedes ingerir, pero he de decir que nuestra cultura mexicana nos confronta –a la vez- con la pena de pedir algo diferente o decir: “no, gracias”. En el segundo caso, es jugarte tu salud por el resto de la tarde, noche o incluso días, pues muchas veces los establecimientos no toman en serio las indicaciones que les das. Pongamos un escenario común: una reunión de trabajo en la que tienes que estar bien durante el resto de la tarde y, unas, tan sólo unas gotas de aceite lo pueden arruinar todo. Ante estos extremos, he llegado a decir que soy “alérgica”, para que los meseros o gerentes puedan dimensionar el problema en el que me pueden meter, aunque en realidad lo que dimensionan es el problema en el que “ellos” se pueden involucrar.

Entonces, sí, frustración porque antes podía comer todo y ahora por distintos factores, uno debe elegir distinto. Saber que un agua mineral puede ser tan peligrosa como una garnachita… Ahora, pongamos esto en la vida de una persona de menos de 30 años en la que las fiestas o convivencias involucran pizzas, cervezas u otros alimentos con grasas saturadas, que no puedes ni acercarte a ellas; aun cuando te mueres de ganas por probarlas. De ahí que se desate la siguiente palabra…

Impotencia

En numerosas ocasiones lo que viene a la mente es un enojo ante la realidad que enfrentamos y, sobre todo, al ser juzgado o etiquetado: “seguro que no comes porque quieres estar delgada”; “mira a “x” persona, ya estás de anoréxico como él/ella”; “cómetelo no te va a pasar nada”; “a un amigo que vive más o menos lo que tú….”; “ya deja de estresarte”; “es tu ansiedad, ya bájale”; infinidad de frases que en lugar de llevarte a un espacio donde te sientes comprendido, te vives completamente excluido; “no encajas”.



Estuve con nutriólogos y con más de tres gastroenterólogos, probé medicina alternativa, homeopatía, yoga y nadie podía decirme qué tenía, eso me llevó a una desesperación por no saber qué le sucedía a mi cuerpo, qué tenía que hacer o dejar de hacer; qué tenía que tomar o dejar de tomar para curarme; un horizonte tan abierto como el universo, pero sin respuestas, pues como no es un padecimiento “grave”, tienes que aprender a sobrellevarlo. A veces me pregunto si de verdad no es grave.

Paciencia



Y, entonces, llega a ti un momento (el mío fue una camilla de hospital) en el que sabes que las decisiones las tomas tú y que debes tener mucha paciencia contigo y con lo demás, pues estás aprendiendo a vivir de manera diferente por el cuidado a ti mismo, y eso conlleva un sinnúmero de reconfiguraciones. En el supermercado aprendes a mirar distinto, le das espacio a nuevos alimentos, aunque normalmente tengas que pagar más por consumir “lo sano”; resulta que lo que la naturaleza nos da, ahora es más caro ¡Vaya paradoja! (No solo gastas en doctores y medicamentos, sino también pagas más por alimentos que tengan menos).

Aprendes a tenerle mucha paciencia a tu cuerpo, pero sobre todo a la mente y al espíritu, pues aun cuando sabes que no es lo peor que te puede pasar, estas cierto que no es vida estar mal todos los días, así que el ánimo debe prevalecer, pero sobre todo una vida disciplinada y de decisiones certeras. Aprendes a que las caídas duelan menos y que no eres una víctima de nada, sino todo lo contrario, tienes posibilidades por delante.

Todos los días, sin duda, son una batalla, pero hay que saber enfrentarse a ella.

A ti lector, te pido un favor, no juzgues, mejor acompaña; lo/nos necesitamos.