Universidades

Mundo Nuestro. En el marco del inicio del Diplomado de Derechos Humanos, Género y Acceso a la Justicia se llevará a cabo la conferencia "Un largo y sinuoso camino: el acceso de las mujeres a la justicia", a cargo de la Doctora martha W. Torres Falcón, de la UAM Azcapotzalco.

Jueves 17 de agosto de 2017, 16 horas, Salón B 205.

Mundo Nuestro. Con estas palabras ha recibido el rector de la Ibero Puebla a los nuevos estudiantes de licenciatura en la Ibero Puebla.

Hoy ustedes se suman a la red de universidades más grandes a nivel mundial. Hoy ustedes asumen el compromiso de sumarse a una Institución con más de 500 años de tradición educativa. Y frente a la complejidad que presenta la vida actual la Ibero Puebla y sus académicos queremos brindarles ese acompañamiento para hacer un mundo más justo y humano. Hoy cada uno de ustedes trae un sueño, una esperanza, y sus ilusiones que nos comprometen a que en esta nueva aventura podamos aprender juntos, sin importar el estatus social, la religión o nuestras creencias.



Para muchos de ustedes esta nueva etapa puede generar temores, pero es de sabios tener dudas, estas nos llevan a tomar mejores decisiones, y con ello descubrir que ya no son adolescentes, que han dado un paso más. Los exhorto a tomar en serio su preparación universitaria, sobre todo porque el mundo necesita jóvenes comprometidos y solidarios. Siéntanse seguros pues desde cada espacio de la Universidad habrá alguien para guiarlos y orientarlos en esta nueva etapa formativa. Los invito a integrarse y enriquecer su perspectiva del mundo, lo cual contribuirá a evitar el rechazo o la discriminación, tan común en nuestros días, así los convido a reflexionar sobre qué tipo de sociedad quieren construir y vivir.

Para la Universidad Iberoamericana Puebla cada uno de sus estudiantes representa una esperanza, un corazón latiendo por un sueño y un futuro mejor, no son un número más, una matrícula.



Jueves 27 por la mañana. El galerón gimnasio de Educación Física en Ciudad Universitaria cumple su función de centro de inscripción. A la derecha alguien señala un punto fijo fuera de nuestra mirada, como si el destino al que hoy abren una puerta los nuevos estudiantes pudiera ser así de definido. Al centro, una muchacha contempla sus papeles en la mesa de registro y tal vez se pregunte si le falta alguna copia, porque la vida siempre será una copia permanente de sí misma, y en todo momento nos preguntaremos si lo que nos ocurre pasa porque así lo decidimos o sólo somos expresión de un retrato que no es el nuestro. A la izquierda un joven nos mira de frente, bien entallado en su sudadera con marca gringa, con paso decidido. A eso se viene hoy: a fijar en un número de inscripción que su vida tiene sentido.

Los sueños de los jóvenes, ¿quién los conoce? ¿Qué país imaginan como aquel en el que se cumplirán? Y lo que encuentran en su vida cotidiana, ¿cómo lo entienden? La violencia que nos rodea no la crearon ellos, y sin embargo las estadísticas son insobornables y los tiene como a las principales víctimas. ¿Se miran con ánimo de transformar ese mundo fallido que reciben? ¿Lo miran así, como el mundo en el que fracasaron los viejos? ¿Y ese futuro distinto y mejor que imaginan en qué medida lo construirán con las herramientas y conocimientos que encontrarán en la universidad? ¿Qué tienen que ver sus sueños con la universidad que los recibe? ¿Y con la sociedad que los ha llevado hasta ese momento de inscripción afortunada en una realidad que deja de lado a miles y miles de su misma edad y con los mismos sueños pero que no alcanzaron un lugar en la universidad pública?

Sociedad, universidad y futuro. Las tres palabras van de la mano. Y el suyo no es un vínculo cualquiera: seremos lo que estos jóvenes reciban y continúen, cuestionen y derriben, apuntalen y regeneren.



En todo esto pienso cuando miro las fotografías que mi hija Ana me envía de su mañana de inscripción a la escuela de Artes Plásticas de la Benemérita.

Contra las fotos planto mis interrogantes estratégicos elementales, por ejemplo el empleo: ¿qué será de una sociedad poblana que ha apostado su futuro en una industria, la automotriz, del siglo XX?; ¿el negocio de los jettas y los audis seguirá dentro de diez años?, ¿lograrán los alemanes de quienes dependen miles de empleos recientes sostener al automóvil propio como concepto frente a una realidad que día a día repele más y más el uso individual del transporte público? Y los políticos que se han jugado el presupuesto por venir de treinta años a la los autos, ¿tiene idea del derrotero que tomará el mundo? ¿Y los directivos universitarios piensan en ello? ¿A dónde vamos?

Universidad, pensamiento estratégico, futuro. ¿Alguien tiene idea de lo que será de nosotros en diez años?

Ahora, por lo pronto, en esta mañana de un verano de un año cualquiera, este nuestro 2017, miles de jóvenes han hecho fila en las ventanillas y se plantan para sumarse al esfuerzo por construir mejores respuestas.

Y yo me quedo en silencio, sin la seguridad de que estemos siquiera planteando las interrogantes correctas.



Nos veremos en nuestros sueños…

La frase la suelta Jaqueline García Octaviano al final de su mensaje. Y la aplauden con ansia sus compañeros graduados de la Preparatoria Zapata.

“Nos veremos en nuestros sueños…”, les dice la graduada a la que le han dado el encargo de guardar en un discurso los ánimos estudiantiles de los últimos tres años. Y ahí estamos en la galería atiborrada sus familiares esperanzados.



Cuántos sueños contenidos en ese aplauso. En el auditorio del Complejo Cultural Universitario de la BUAP el miércoles por la tarde tal vez el de unos trescientos jóvenes que a los dieciocho años se asoman al horizonte largo de sus vidas. Luego el maestro de ceremonias en la entrega de diplomas a la generación 2014-2017 los nombra uno a uno, y los asistentes los vemos subir al foro a recogerlo en un carrusel interminable y con el tiempo suficiente para reflexionar en ese porvenir que están dispuestos a forjar en los años que se les vienen encima.

“¿Quiénes de ustedes presentaron el examen de admisión el sábado pasado?”, les pregunta el rector Alfonso Esparza. Y desde gayola observo que se levantan todas las manos.

Y ahí estamos sus padres cruzando los dedos.

Antes, Jaqueline ha hablado del país que se merecen. Y yo lo contrasto con el país que encontramos en las noticias de todos los días. El contraste es abrumador. Ahí están ellos, egresados de la preparatoria mejor calificada en el estado en los últimos años.

Mirarse por ellos en el sueño de un mejor país.



Mundo Nuestro. La Compañía de Jesús en México exige que se investigue y sancione el espionaje a CentroProdh. Ello ante las revelaciones en el diario neoyorkino The New York Times. El gobierno de Peña Nieto niega las afirmaciones del diario norteamericano. Aquí el texto completo de la postura de la Compañía de Jesús.

La Provincia Mexicana de la Compañía de Jesús condena el espionaje gubernamental,realizado contra integrantes del Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez(Centro Prodh), obra social de nuestra Compañía, tal y como reveló el diario
The New YorkTimes.
Considerando los 29 años de invaluable trabajo del Centro Prodh en defensa de los sectoresmás vulnerables de la sociedad, y ante las evidencias del espionaje en el contexto de ladefensa de casos emblemáticos de violaciones a derechos humanos en este sexenio, comoAyotzinapa, Tlatlaya y Atenco, expresamos nuestro más contundente rechazo a estasacciones de hostigamiento y obstaculización contra nuestras hermanas y hermanos.De la misma manera, la Compañía lamenta profundamente que esta estrategia de vigilanciase extienda hacia periodistas y organizaciones que trabajan contra la corrupción.La labor de las y los defensores de derechos humanos es fundamental para la preservaciónde un Estado democrático de derecho y el bienestar de la sociedad; la labor del CentroProdh ha hecho aportes invaluables en este sentido y para la vida cotidiana de las personasque diariamente sufren violaciones a sus derechos humanos. Es verdaderamentelamentable que las y los defensores deban cuidarse de quien debe garantizar su laborrobándole tiempo a su verdadera vocación: la defensa de las personas más vulnerables dela sociedad.Exigimos que las autoridades garanticen la integridad y seguridad de las y los colaboradoresdel Centro Prodh; que se realice una investigación exhaustiva de este hecho ilegal y que seasegure que la información extraída de manera ilícita no será utilizada indebidamente

Martes 13 de junio de 2017

11:00 horas

Salón B-203

(Transmisión en vivo)