Ibero Puebla Graduación 2018: Compromiso de enfrentar la desigualdad en el mundo

Compartir

Mundo Nuestro. Con estas palabras en la Graduación 2018 el Rector de la Ibero Puebla Fernando Fernández Font despidió el curso académico en la universidad de los Jesuitas en la ciudad de Puebla.



Celebrar la conclusión de sus estudios en la Universidad es motivo de gratitud y esperanza. De gratitud, porque Dios los ha acompañado en este tramo de su vida que hoy concluyen. Hablar de Dios, como sostén en esta aventura, es hablar de sus padres, sus familias, sus maestros y la propia Institución, que los han llevado a buen puerto”.

El camino no fue fácil, hubo fatigas y desvelos para poder lograr la meta que se propusieron en esta etapa de su vida. Por eso la gratitud; hoy somos testigos de su compromiso y solidaridad para derribar toda clase de obstáculos. Hoy no podemos afirmar que la educación es la solución a los problemas de México; la tecnología nos ha encaminado en una carrera desenfrenada para introducirnos en la cuarta Revolución Industrial. Lo que se podría celebrar como un triunfo de la ciencia moderna, solo ha traído graves consecuencias para el mundo laboral, hoy lo único que se ha globalizado es la pobreza.

La Universidad Jesuita de Puebla ha querido que miren la realidad con los ojos de Dios, es decir, con la mirada de los pobres y de su extrema necesidad; de acercarse al otro desde el reverso de la historia, como punto de partida y como aspiración terminal.



El nuevo grado que hoy alcanzan, no es una ventaja para escalar en el mundo de los beneficiados, es la oportunidad para servir a los demás, es la posibilidad para buscar el bien común. Esa es la apuesta de la formación de la IBERO Puebla para enfrentar la desigualdad del mundo.

Graduarse en cualquiera de los proyectos que ofrece la IBERO Puebla manifiesta el deseo que tienen por seguir adelante, por luchar contra aquello que ha generado riquezas escandalosas y pobrezas criminales; lo que ha derivado en empleo para unos cuantos y desempleo para grandes mayorías.

Existe una pérdida de valores en donde se mata por nada; se tortura sin el menor sentimiento de dolor y todo como fruto de la voracidad de unos cuantos que son llevados por su deseo de tener, poseer y dominar. El Proyecto Educativo Común de América Latina de la Compañía de Jesús, nos invita a caer en la cuenta de los valores que hoy es imprescindible vivir, si queremos recuperar la realidad pérdida.

Esto es lo que la IBERO espera que realicen todos aquellos que hayan deambulado por sus aulas, queremos rescatar el amor, en un mundo egoísta, la justicia, frente a tantas formas de injusticia y exclusión, la paz por encima de la violencia, la honestidad, frente a la corrupción, la solidaridad, en oposición al individualismo y la competencia, pero sobre todo la contemplación y gratuidad ante al pragmatismo y utilitarismo”.

La IBERO Puebla quiere tejer en lo profundo de los corazones el carisma ignaciano, su visión del mundo, su concepción del ser humano, su forma de vivir la trascendencia. Pero sobre todo busca revivir su vocación de servicio; el deseo de colaborar para que en nuestra sociedad haya paz y justicia.

El camino es claro; recorrerlo no es fácil; pero, como siempre, no van solos: Dios y las personas que los rodean los acompañan. Ahora están más equipados para seguir aportando creatividad para la igualdad y la justicia en nuestra sociedad. Que Dios los acompañe para mantener en ustedes el deseo de luchar por algo más noble y mejor que lo trivial de cada día.

Compartir

Sobre el autor

Fernando Fernández Font

Jesuita, filósofo, es el actual Rector de la Universidad Ibero Puebla.