Universidades

Análisis de la coyuntura que vive México como marco del quinto informe de labores del rector de la Ibero Puebla, Dr. Fernando Fernández Font.



Mundo Nuestro. Martes 4 de septiembre. Estoy en el informe del rector de la Ibero Puebla, Fernando Fernández Font. Arranca con una pregunta grave del jesuiita Xavier Gorostiaga, fallecido en el 2003: ¿Cuánta pobreza aguanta una democracia? Este interrogante al inicio dará el tono de la lectura que el filósofo Fernández Font ofrecerá en su relato de lo sucedido en este último año en la universidad jesuita en Puebla. Una propuesta que rematará con la necesidad de subrayar su sentido último: el humanismo social comprometido.

No deja de ser jesuita Fernando Fernández Font: apunto las palabras del Jesús originario recordadas por el rector... Hambre y sed de justicia como fundamento de su compromiso religioso. Encuentro ahí el sentido existencial de la universidad jesuita.

Yo apunto dos líneas en mi libreta, para dar cuenta del propósito que me tiene como testigo del evento:

"Ni Gali ni Bank han venido al informe. ¿Tendrán algo más importante que hacer?
Fernández Font sigue con otro interrogante: el papel crítico de la universidad para la construcción de una sociedad más justa. Por ahí entiendo la ausencia de los políticos en el poder en Puebla."

"Sigo los avances y logros de la Ibero Puebla. El rector Fernando Fernández expone en videos lo sucedido este año.
Yo como periodista reflexiono en la construcción de sentido en estos tiempos violentos que vivimos, y valoro la acción de esta universidad jesuita, que no ha dejado de hacer en estos años, desde la conciencia crítica que la caracteriza, los cuestionamientos fundamentales para un debate público serio y democrático. En esto la Ibero Puebla es punta de lanza."



Al final de recuento de los logros y avances de la institución en el último año, Fernández Font presenta una reseña de la realidad de violencia, injusticia y desolación que se vive en México. Y propone como imperativo asumir una postura ni indiferente ni omisa frente a este panorama desolador.

No dejará pasar la violencia ocurrida el pasado 1 de julio en Puebla. Deplorable es el calificativo que utilizará para calificar la elección poblana. Ni de demandar a los gobernantes electos su responsabilidad en el enfrentamiento de lo verdaderamente urgente: el huachicol, la inseguridad generalizada y la desigualdad social.

Escribo al final en mi libreta: no puede una universidad jesuita dejar de lado los interrogantes más elementales, por qué y para qué se vive. La humanidad sólo encuentra su sentido en la compasión por la vida de los otros.



Publicamos arriba el video con el análisis que el rector Fernando Fernández Font realiza sobre la situación social y política en nuestro país.

Y aquí abajo, completo, el V Informe del Rector de la Ibero Puebla, Dr. Fernando Fernández Font:

Mundo Nuestro. Universidad y conocimiento. Mirar entonces de otra forma al sur: ¿por qué no convertir este programa en en una política pública para el desarrollo ecológico y social en la Mixteca?

¿Por qué no convertir esta estrategia en una profunda reforma del Estado que proponga modelos de desarrollo fundados en el interés colectivo de las comunidades rurales?

¿Es posible diseñar un modelo de desarrollo que reoriente la inversión pública hacia el reforzamiento de estrategias de recuperación ambiental y fortalecimiento de las condiciones de vida de los pueblos originarios?

La BUAP y el Programa Integral de Servicios para la Mixteca Poblana, y la posibilidad de construir una verdadera alternativa en políticas públicas para la sociedad rural en Puebla. Acudo a lo que desde hace un par de años desarrolla la universidad pública en la región de Acatlán: un programa concreto de vinculación de los institutos de investigación y sus cientificos con la realidad concreta de los productores del campo.



Una mirada que lamentablemente no se sigue desde la prensa, que no gana primeras planas. Pero que apunta con todo tino a la posibilidad de mejores condiciones de vida para las comunidades rurales del sur de Puebla.

Investigadores del Instituto de Ciencias de la BUAP (Icuap) crearon en el año 2016 el Programa Integral de Servicios para la Mixteca Poblana, que incluye cuatro proyectos sustentables para la salud humana y ambiental en dicha región del estado. Los proyectos son: atlas de riesgos; conectividad, telefonía e internet; mapas de fertilidad de suelos e incremento de la producción de alimentos, mediante el uso de biofertilizantes.

Cuál es el propósito: vincular a la universidad con la realidad de la sociedad rural en el sur de Puebla. Así lo resumen en el ICUAP:

"lA finalidad del programa es acercar el trabajo científico a la sociedad y reducir la falta de empleo y de servicios de comunicación; además de que permitirá atender la pobreza y deterioro de los recursos naturales. El programa, además de traducir los conocimientos científicos en beneficios tangibles para la sociedad, es una “propuesta técnica y práctica elaborada por académicos, en la que participan estudiantes de posgrado y tesistas de licenciatura."



El programa se realiza en coordinación con la Dirección General de Cómputo y Tecnologías de la Información y Comunicaciones (DCyTIC).

Resultado de imagen para Programa Integral de Servicios para la Mixteca Poblana



Jesús Francisco López Olguín, director del ICUAP

La región mixteca

El programa parte del análisis de las condiciones ambientales en la región mixteca.

Los suelos del desierto poblano: La Mixteca poblana es un territorio de aproximadamente 1,668.74 km2 que comprende los municipios de Acatlán de Osorio, Ahuehuetitla, Chila de las Flores, Guadalupe Santana, Petlalcingo, Piaxtla, San Miguel Ixitlán, San Pablo Anicano, Tecomatlán y San Pedro Yeloixtlahuaca; las coordenadas geográficas correspondientes son los 17° 53' y los 18° 21' de latitud norte y los 97° 46' y los 98° 22' de longitud oeste. De acuerdo con Cuanalo et al. (1989), se encuentra dentro de la provincia terrestre sudserranense, en la subregión Acatlán caracteriza da por ser una zona compleja de materiales sedimentarios, ígneos y metamórficos fuertemente plegados.

Los suelos predominantes en la zona son leptosoles, regosoles, luvisoles y cambisoles, caracterizados por una fase lítica. También se presentan fluvisoles con fase gravosa en las riberas de algunos ríos (Diakite, 1978; Ortíz et al., 1994). El origen de los suelos está dado principalmente por la abundancia de esquistos, calizas, areniscas y lutitas.

El área forma parte de la región hidrológica río Balsas, dentro de la cuenca denominada río Atoyac. Posee una gran cantidad de ríos intermitentes que en la temporada de lluvias forman una red amplia que alimenta a los ríos Acatlán, Petlalcingo y Mixteco, los cuales son permanentes y se unen al río Atoyac para formar el río Balsas (INEGI, 1987). Con relación al clima, se encuentra en la región 8 denominada Cuenca del río Balsas y Valles de Oaxaca (Vidal, 2005), predominando, con base en García (2004), el tipo Awo(w), que corresponde a un cálido subhúmedo con lluvias en verano, con un cociente de precipitación/temperatura menor a 43.2, y una precipitación invernal menor al 5 %.

En las zonas más desfavorables se presenta un clima de tipo Bs1 (h) w (w), semiseco muy cálido, donde la vegetación es menos densa, con presencia de elementos xerófitos. Por arriba de los 1,600 m el clima es de tipo A ( C ) wo (w), semicálido subhúmedo.

Es notable la riqueza florística de la porción sur de la Mixteca Poblana debido a la presencia predominante del bosque tropical bajo caducifolio, tipo de vegetación clímax climático que muestra una diversidad de asociaciones vegetales como producto de la heterogeneidad ambiental relacionada con diferencias en sustrato geológico , insolación, exposición, pendiente y acumulación de suelo.

Las comunidades vegetales de tipo azonal están presentes como resultado de la influencia del factor edáfico, las corrientes de agua y causas de orden histórico que se conjugan con diversos factores ambientales.

El programa que el ICUAP lleva adelante en la mixteca parte entonces de la identificación del problema fundamental para la actividad agropecuaria:

"La disminución de la cubierta vegetal establece un imperativo de encontrar opciones viables para contrarrestar la paulatina destrucción de los ecosistemas, y con ello restablecer las actividades productivas en los terrenos de vocación forestal en esta región del país."

Moisés Carcaño Montiel, junto con Teresita Jiménez Salgado, Lucía López Reyes y Armando Tapia, del Laboratorio de Microbiología de Suelos, del Centro de Investigaciones en Ciencias Microbiológicas (CICM), del Instituto de Ciencias de la BUAP (ICUAP)

El programa Integral de Servicios para la Mixteca Poblana

El programa describe sus cuatro campos de trabajo:

Atlas de riesgos

Incluye la elaboración del Atlas Municipal de Riesgos, en el que se explicarán las problemáticas relacionadas con peligros de origen natural, los niveles de representación cartográfica, el análisis de los elementos que conforman al medio físico de la zona de estudio, la caracterización general de los elementos sociales, económicos y demográficos, así como la identificación de peligros, vulnerabilidad y riesgos ante fenómenos perturbadores de origen natural.

Red de conectividad

Mientras que la Red de Conectividad Municipal (RCM) para la Mixteca Poblana, que servirá de base para el equipamiento informático y la interconexión de las presidencias municipales y su plaza pública principal. Se considera la construcción de siete radiobases para la dorsal principal, con ello se garantizará cobertura en los 45 municipios que conforman el distrito 14 del estado de Puebla.

La acometida (de salida y llegada) a internet se realizará desde el Centro de Datos de la DCyTIC, en Ciudad Universitaria, complementado con algún otro punto en alguno de los municipios considerados, donde se cuente con acometida en fibra óptica por algún carrier.

Otro proyecto estratégico es la evaluación de las aptitudes agrícolas de dicha zona, mediante la caracterización física y química del suelo por nivel de fertilidad. Lo anterior, permitirá realizar el inventario y la cartografía a escala detallada de los suelos agrícolas de la Mixteca Poblana, para definir el uso y gestión óptima de las superficies dedicadas a la agricultura, ya que una evaluación sistemática determinará sus adecuados usos.

Este trabajo estará a cargo de científicos del Laboratorio de Fertilidad de Suelos, del Departamento de Investigación en Ciencias Agrícolas del Icuap, quienes se encargan de la de información y beneficiar a múltiples usuarios, como técnicos, agricultores y administradores en aspectos agrícolas y medioambientales.

1-HEAD_ferti0318.jpg

La creación de un inoculante bacteriano para cultivos fue iniciada por el doctor Jesús Caballero Mellado en la década de los 70 en la BUAP. En la actualidad, los investigadores Moisés Carcaño Montiel, Teresita Jiménez Salgado, Lucía López Reyes, Amparo Mauricio Gutiérrez y Armando Tapia, del Laboratorio de Microbiología de Suelos del Centro de Investigaciones en Ciencias Microbiológicas (CICM), del Instituto de Ciencias de la BUAP (ICUAP), continúan con estos desarrollos biotecnológicos que ya se comercializan en México. “Al inicio se buscaron microorganismos benéficos, como la bacteria Azospirillum, después otras bacterias en distintas condiciones edafoclimáticas, y a partir de esta búsqueda se logró crear el primer banco de germoplasma, donde comenzaron los primeros ensayos en plantas. Este trabajo continuó por cinco años y a partir de 1985 se hicieron los primeros experimentos de invernadero en cultivos de maíz y trigo con aplicaciones posteriores en dos comunidades ubicadas en Veracruz y Tlaxcala”, relata para la Agencia Informativa Conacyt el maestro Moisés Carcaño Montiel, actual titular de este programa. (Del reportaje Fertibuap, el laboratorio que provee tecnología al campo mexicano)

Producción y biofertilizantes

Por último, la producción de cultivos de importancia socioeconómica, mediante el uso de biofertilizantes, estará a cargo del grupo de investigadores del Laboratorio de Microbiología de Suelos, del Centro de Investigaciones en Ciencias Microbiológicas. Este proyecto propone sustituir los fertilizantes químicos por biológicos (biofertilizantes), para contribuir en la protección del ambiente.

Para este fin, desde hace 29 años los científicos han estudiado microorganismos de suelo asociados a cultivos de importancia agrícola, para incrementar el rendimiento de las siembras. Como resultado de esta investigación diseñaron y elaboraron “Biofertibuap”, un biofertilizante con bacterias fijadoras de nitrógeno para cultivos de maíz, sorgo, cebada, trigo, leguminosas y hortalizas; así como “Biofosfobuap” con bacterias solubilizadoras de fosfatos.

Ambos se aplican en el estado de Puebla y varias regiones agrícolas de la República Mexicana, logrando aumentar la producción de los cultivos entre un 30 a 50 por ciento, además de reducir hasta 50 por ciento la aplicación de fertilizantes químicos nitrogenados y fosfatados.

Con la aplicación de dichas biotecnologías se logrará poner a disposición de las plantas una parte importante de los nutrimentos requeridos para su actividad biológica, además de suministrar sustancias activadoras de crecimiento.

1-aplica0318.jpg

Imagen tomada del reportaje sobre los fertilizantes producidos por el ICUAP en la página del CONACYT

Así lo describe el doctor López Olguín en su informe de actividades como director del ICUAP:

"Los programas de Biofertilizantes, fertilidad y productividad de suelos benefician a los sectores más vulnerables y de alta marginación social. Estos programas de vinculación social para el desarrollo sustentable, incluyen asesoría, capacitación, seguimiento y acompañamiento a los productores del sector público y privado. En este año se ofrecieron 34 cursos y talleres, 62 asesorías técnicas y 17 asesorías de investigación y desarrollo a productores de caña, maíz, garbanzo, frijol, calabaza, sorgo, trigo, cacahuate y Jamaica. En la Mixteca Poblana se apoyó a productores de Izúcar De Matamoros, Tehuizingo, Piaxtla, Chinantla, Tecomatlan, Huaquechula, Chiautla de Tapia, Tilapa, Chietla, Cuautlancingo y otros Municipios considerados en extrema pobreza y de muy alta marginación social, favoreciendo a un total de 32,873 habitantes. Con estas acciones la Universidad cumple con la Responsabilidad Social de transferir conocimiento para mejores prácticas de producción de alimentos en beneficio de la población y del ambiente."

Investigador de la BUAP obtiene el Premio Nacional de Química “Andrés Manuel del Río”

Jesús Sandoval Ramírez, es un académico de la Facultad de Ciencias Químicas de la BUAP, y en días pasados fue reconocido por su probada calidad de su práctica científica. Con más de tres décadas como investigador de la Facultad de Ciencias Químicas (FCQ) de la BUAP, ha sido galardonado con el Premio Nacional de Química “Andrés Manuel del Río”, edición 2018, en el área de investigación, que otorga anualmente la Sociedad Química de México. Así lo da a conocer la universidad en su portal electrónico:

"Con este premio se reconoce la contribución de los profesionales para elevar la calidad y el prestigio de dicha área del conocimiento. En este sentido, Sandoval Ramírez, nivel III del Sistema Nacional de Investigadores, centra su labor científica en la síntesis y modificación de productos naturales biológicamente activos y la mejora de los factores que impactan en una reacción, como reactivos, temperatura, tiempo y presión. En este campo, los integrantes del Cuerpo Académico 149 de la Institución, del cual es parte el científico galardonado, han trabajado, por ejemplo, en la extracción del barbasco para obtener diosgenina y la transformación de esta para producir pseudodiosgenina. Esta materia prima puede ser empleada para generar hormonas sexuales femeninas y masculinas."

Y así reseñan algunos de los campos de trabajo de este químico poblano:



En el mercado hay más de 30 patentes para generar pseudosapogeninas; sin embargo, en México y en el mundo se obtenían en condiciones drásticas de temperatura y presión, con un rendimiento mediano y en ocasiones con el uso de reactivos caros. “Nosotros mejoramos esa transformación a temperatura ambiente, empleando reactivos baratos, en un tiempo máximo de 5 minutos y con un rendimiento alto, más del 90 por ciento”, destacó el investigador.

Actualmente, Jesús Sandoval Ramírez, doctor en Química por la Universidad de Paris XI, donde desarrolló su tesis bajo la dirección de Sir Derek H. R. Barton, Premio Nobel de Química en 1969, trabaja dos proyectos de importancia social: crear promotores de crecimiento vegetal y obtener compuestos con actividad anticancerígena. Ambas investigaciones surgen de la misma estructura química: la diosgenina.

Los resultados de ambos proyectos ha concluido en la solicitud de nueve patentes, la publicación de 79 artículos indizados y una veintena de artículos en memorias. Además de incidir en la formación de 70 estudiantes de licenciatura, 19 de maestría y nueve de doctorado.

Es de destacar que el jurado se integró con representantes de la Secretaría de Educación Pública, Consejo Consultivo de Ciencias, Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior, Academia Mexicana de Ciencias, Sociedad Química de México y de las universidades de Sonora y de Guadalajara, así como las autónomas de Nuevo León y de Querétaro.

En pro del bienestar de la población



En la búsqueda de nuevos tratamientos contra el cáncer, Jesús Sandoval Ramírez realiza la síntesis y evaluación de nuevos agentes anticancerígenos selectivos. Con su equipo de trabajo, se dio a la tarea de transformar diosgenina en análogos del OSW-1, compuesto natural altamente citotóxico.

Al lograr obtener un esteroide 22-oxocolestánico e introducir otros grupos funcionales, se obtuvieron nuevos análogos del OSW-1, con excelentes rendimientos. De esta manera, este grupo de investigadores fue pionero en producir análogos de la aglicona del OSW-1 y con ellos se emprendió su aplicación como agentes anticancerígenos.

Por la trascendencia de esta investigación, esta formó parte de los 293 proyectos aprobados de la Convocatoria para Atender Problemas Nacionales 2016, del Conacyt, el único de la BUAP.



Otra de sus investigaciones es el diseño de una nueva familia de compuestos colestánicos, que como los brasinoesteroides -hormonas vegetales de tipo esteroidal- son capaces de estimular el crecimiento vegetal para generar mayor biomasa y producción, en beneficio de los potenciales agricultores.

Se trata de una nueva familia de compuestos promotores del crecimiento vegetal, la cual no modifica la constitución genética de la planta, como sucede con los transgénicos a los cuales se introduce un gen externo. Estos compuestos sintetizados han mostrado un gran efecto benéfico en una diversidad de plantas. Por ejemplo, incrementan el rendimiento de las cosechas: 30 por ciento en granos de maíz y hasta 300 por ciento en plantas de forraje, como la alfalfa.

Resultado de imagen para esteroide 22-oxocolestánico

En la explanada del Complejo Cultural Universitario la realidad de una universidad de masas.

En el día a día los interrogantes sobre la universidad pública y la posibilidad de lograr una institución comprometida con la realidad cotidiana de las familias a las que sirve.



Su involucramiento en los monumentales problemas que sufren millones de personas en el centro del estado de Puebla, en el entorno que llamamos zona metropolitanae la ciudad de Puebla.

Los resultados de la elección del 1 de julio han modificado la perspectiva de la relación histórica entre la universidad pública y el gobierno de la ciudad de Puebla. Por ahora, y sobre todo por la incertidumbre en torno a la posible anulación de la elección de gobernador, no es posible realizar una lectura sobre el devenir de las instituciones en el estado de Puebla y sus consecuencias para procesos fundamentales como los que conciernen al papel de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla en el desarrollo de la sociedad poblana. Pero es un hecho que la llegada de un gobierno distinto a los grupos de poder asociados al PRI y al PAN plantea un horizonte alternativo que tal vez permita establecer nuevos derroteros en el destino de la ciudad. Derroteros que se funden en la capacidad existente en los muchos recursos para el conocimiento construidos a lo largo del tiempo en la universidad pública y otras instituciones de educación superior que por ahora no han contado mayormente en el establecimiento de proyectos colectivos de desarrollo social, ambiental, económico y cultural. Mucho dependerá del proyecto que el partido Morena proponga para la ciudad. Pero mucho también dependerá del propio papel que los universitarios quieran jugar.

Universidad y ciudad, gobierno y conocimiento: la posibilidad abierta para construir un mejor espacio de vida para el valle de Puebla. ¿Cómo lograrlo?

Los grupos de poder económico y político se han negado durante décadas a darle el lugar estratégico a la universidad pública como punta de lanza de una sociedad democrática. Pero en buena medida tampoco los universitarios se han decidido a tomarlo.

En ese marco incierto contemplo la reunión de esta semana entre el rector Alfonso Esparza Ortiz y la presidenta municipal electa Claudia Rivera Vivanco. Los problemas metropolitanos son de una profundidad que obligan a cuestionar a los actores involucrados –el Rector Esparza y su proyecto de universidad pública, de un lado, y el variopinto grupo que acompaña a la señora Rivera, indescifrable hasta este momento para mí— sobre la comprensión que tienen de ellos. Debemos exigir entonces a la universidad y al nuevo gobierno municipal enfrentar como propósito fundamental la construcción de una verdadera dinámica estratégica de análisis, diagnóstico y generación de alternativas para el corto, mediano y largo plazo en la vida de la ciudad de Puebla.



No basta la foto. Ni las declaraciones elementales dadas a conocer en la prensa.

“Los equipos –dicen los boletines-- acordaron colaborar en proyectos en materia de educación, emprendimiento, divulgación científica, movilidad, alfabetización, cultura y el combate al rezago social.”

“La presidenta electa municipal de Puebla –dice la nota de e-consulta-- presentó a la institución universitaria su plan de trabajo Ciudad Incluyente que busca revertir la desigualdad social y busca generar inclusión en la ciudad de Puebla.”



Esas intenciones no son distintas de las que seguramente en coyunturas de cambio de gobierno anteriores se establecieron. Pero a la vista está que en la definición de políticas públicas en los últimos años las instituciones poblanas de educación superior, y la BUAP como la principal entre ellas, no han permeado, y las consecuencias las sufrimos todos.

Claudia Rivera ha propuesto como slogan de su proyecto de gobierno el de #ciudadincluyente, con cuatro ejes fundamentales: seguridad ciudadana, cero tolerancia a la corrupción, recuperación del agua y movilidad sustentable.

Extraigo de ellos el tercero: recuperación del agua. En entrevista con e-consulta en los días previos a la elección Claudia llegó a decir que va a derogar la concesión con la que Moreno Valle privatizó el servicio en la ciudad. ¿Tiene idea de lo que esto significa? ¿Es consciente de la dimensión del problema que se le viene encima? A dos meses de que tome posesión ella y su equipo no han hecho público que conozcan los términos en los que se concesionó por Moreno Valle el servicio de agua en la ciudad, la magnitud de los conflictos que están ahí contenidos, por ejemplo y por señalar uno, el del saneamiento.

Pero lo propio podemos decir para la universidad. ¿Cuánto es lo que tienen que decir y pueden aportar sus institutos de investigación vinculados con la realidad socio-ambiental en la zona metropolitana? ¿Pueden mantenerse al margen de la discusión colectiva para el establecimiento de verdaderas políticas públicas estratégicas para la viabilidad de la vida en el valle de Puebla?

No. No bastan las fotos y las declaraciones.

Mundo Nuestro. Fernando Fernández Font, Rector de la Ibero Puebla, ha escrito este texto para la ceremonia de otorgamiento por parte del Sistema Universitario Jesuita en México del Doctorado Honoris Causa en Teología y Ciencias de la Tierra al pensador brasileño Leonardo Boff. Ello en el marco de los 35 años de existencia de la universidad jesuita en Puebla.

(ilustración de Kathia Recio tomada de la revista Nexos)

Resultado de imagen para leonardo boff doctorado honoris causa ibero puebla



Hoy con enorme gusto y gratitud damos inicio a un nuevo ciclo escolar, el cual es una gran oportunidad para dejarnos mirar, para detenernos un momento y dar cuenta del caminar de nuestra Casa de Estudios a lo largo de estos 35 años de existencia. Sin duda, traeremos de la memoria un sinfín de vivencias: generaciones de jóvenes –temerosos, esperanzados, soñadores-; todos ellos, sin duda, confiados en que la Universidad Iberoamericana Puebla les ha ofrecido algo diferente; algo que me permitiría traducir como un sentido de vida profundo, un modo distinto de estar en la realidad, en la propia y en la del otro, particularmente en la del hermano excluido.

Sin embargo, a pesar de todo este reconocimiento que la trayectoria universitaria merece, no podemos dejarnos llevar por un optimismo ingenuo; pues como lo ha reconocido el Papa Francisco, “estamos sumergidos en una sola crisis que ha degradado tanto al ser humano como a todo aquello que da y tiene vida: <la Tierra>”.

Por ello, la necesidad de contar con referentes reales, capaces de inspirar a nuestras juventudes y, por supuesto, a nosotros los adultos; personas que demuestren con su propia vida que se puede disentir, que se debe investigar, pero que también se puede y se debe dialogar, como ha sido el testimonio de vida que nos ha dado Leonardo Boff. Es urgente proponer y, sobre todo, como lo plantea la Congregación General 36 – máxima autoridad de la Compañía de Jesús-, ser capaces de reconciliarnos, siempre y cuando se trabaje por y desde la justicia; pues si de algo estamos convencidos en la Ibero Puebla, es que no habrá espacio para la reconciliación, si no se da en el marco de una auténtica justicia.

De ahí que hoy sea un día de celebración, pues tenemos la dicha de contar con alguien que quizá sin saberlo, nos ha apoyado enormemente en la formación integral de nuestros estudiantes, a partir de su misma presencia, de sus análisis profundos y de la coherencia de sus acciones abordadas en nuestras aulas.

Querido Leonardo: en esta mañana nos llena de orgullo conmemorar tu lucha por la justicia y la equidad; tu enorme capacidad para mirar y actuar por los más desfavorecidos; nos admira, sobre todo, tu compromiso por nuestros hermanos y hermanas latinoamericanas, provenientes de una historia de cruces y de un perpetuo enfrentamiento a un sistema que busca cegar, expoliar y levantar muros entre los pueblos, evitando la posibilidad de un encuentro que los dignifique como seres humanos. Asimismo, gracias por tu trabajo incesante para el cuidado y respeto de la tierra, aquella que, como dijo el Papa Francisco, sufre dolores de parto ante tanta explotación provocada por la mala voluntad de poderes fácticos y por la ceguera e indiferencia de grandes porciones de la humanidad.



Tu vida, Leonardo, es testimonio de que la acción realizada desde el Evangelio en tu seguimiento de Jesús de Nazaret no fue, no es y no será una tarea sencilla ni a corto plazo. Tu vida ha querido ser una respuesta vigorosa a los años de represión y violencia sistemática en la que se ha visto envuelto nuestro mundo a lo largo de su historia. Tu acción ha buscado responder al hartazgo de un pueblo que anhela incesantemente salir del dominio y opresión en el que se encuentra. Gracias, pues, por tu dedicación, por estar aquí y por aceptar este Doctorado que el Sistema Universitario Jesuita te ha entregado por esta labor ya antes mencionada.

A nuestros queridos estudiantes quiero decirles que el inicio de este nuevo semestre debe ser una oportunidad para abrirse a la escucha del otro y de los otros, a fin de que atiendan a ese Dios que se hace presente en los signos de los tiempos. Ya desde hoy, ustedes –junto con el equipo de la IBERO- tendrán que dar todo, para estar a la vanguardia y para responder como lo ha hecho Leonardo, a los grandes cuestionamientos de la existencia, mediante propuestas creativas, innovadoras y reales.



Dr. Fernando Fernández Font, S.J.

Rector Ibero Puebla

Mundo Nuestro. Leonardo Boff es un profeta moderno, y como tal señala la injusticia que permea las relaciones del ser humano consigo mismo y con la naturaleza. La profunda injusticia social y la devastadora injusticia ecológica.

Leonardo Boff ha dedicado el Doctorado Honoris Causa en Teología y Ciencias de la Tierra otorgado por el Sistema Universitario Jesuita en México a su generación, la nuestra: la que en los últimos cuarenta años ha luchado por la justicia social y ecológica en el mundo. Y ha distinguido en ella a muchos amigos suyos jesuitas: “compañeros de lucha y tribulaciones”, les ha dicho. Por ello ha fundado su cátedra ayer en la Ibero Puebla en los planteamientos del Papa Francisco sobre el cuidado de la casa común. La madre tierra.

Todo su mensaje ha discurrido sobre esta palabra, cuidado, una idea que ha surgido en América Latina en estos años difíciles pero que a pesar de todo alumbran a la posibilidad de la esperanza si somos capaces de construir una relación con el mundo desde una espiritualidad fundada en la compasión por la tierra y por los pobres. Por ese gran pobre que es la tierra nuestra, asolada por el paradigma de la dominación, por ese movimiento letal hacia la autodestrucción que tenemos los seres humanos.

Pero está en la esencia del ser humano, en la estructura misma del universo esta capacidad para el cuidado de la tierra. Tenemos que construir esta conversión radical hacia la unidad de la humanidad con la tierra.



No puede haber una teología liberadora que no piense a la humanidad desde la posibilidad de una relación distinta con la naturaleza. Pensarla desde la justicia social, desde la justicia ecológica. Acostumbrarnos a pensar así en la posibilidad de Dios.



Resultado de imagen para ibero puebla leonardo boff doctorado honoris causa

La Universidad Iberoamericana Puebla tiene el gran honor de invitarlo a la entrega del

Doctorado Honoris Causa a Leonardo Boff

(Teología y Ciencias de la Tierra)





Participan el Dr. Fernando Fernández Font, rector de la IBERO Puebla; el Mtro. Felipe Espinoza Torres, rector de la IBERO León; el Mtro. Guillermo Prieto Salinas, rector de la IBERO Torreón, el Mtro. Oscar Rodríguez Rivera, director del Instituto Superior Intercultural Ayuuk (ISIA), el Dr. Oscar Arturo Castro Soto, director del Tecnológico Universitario del Valle de Chalco (TUVCH); el Mtro. Alfredo Castillo Romero, secretario del Sistema Universitario Jesuita (SUJ); el Mtro. Pedro Ramírez Rivera y el Mtro. Raúl López Aranzábal, representantes de IBERO Ciudad de México e Instituto de Estudios Superiores de Occidente (ITESO), respectivamente.



De Leonardo Boff en Mundo Nuestro

La anti-revolución en Brasil analizada por Leonardo Boff

Para el diálogo en Nicaragua, primero cesar la matanza: Leonardo Boff