Universidades

Mundo Nuestro. El lunes 4 de septiembre se presenta en la Ibero Puebla el libro El reto de la política social en México/Combate a la pobreza y equidad de género, de Elena Ayala Galí, con la participación de Francisco Vélez Pliego (ICSyH-BUAP), Marianne H, Marchand (Departamento de Relaciones Internacionales y Ciencia Política-UDLAP) y Miguel Calderón Celius (Ciencias Políticas y Administración Pública-Ibero Puebla). El evento será moderado por Juan Luis hernández Avendaño (Departamento de Ciencias Sociales-Ibero Puebla).



Lunes 4 de Septiembre, 17 Horas, Lobby de la Biblioteca.

Mundo Nuestro. Las siguientes ligas llevan a la presentación general de cada uno de los proyectos de investigación científica y social que lleva a cabo actualmente la Ibero Puebla. Son parte medular de su proyecto académico diseñado desde la vinculación de la universidad con la realidad de México y el mundo.

PROYECTOS DE INVESTIGACIÓN

Mundo Nuestro. En el marco del inicio del Diplomado de Derechos Humanos, Género y Acceso a la Justicia se llevará a cabo la conferencia "Un largo y sinuoso camino: el acceso de las mujeres a la justicia", a cargo de la Doctora martha W. Torres Falcón, de la UAM Azcapotzalco.

Jueves 17 de agosto de 2017, 16 horas, Salón B 205.

Mundo Nuestro. Con estas palabras ha recibido el rector de la Ibero Puebla a los nuevos estudiantes de licenciatura en la Ibero Puebla.

Hoy ustedes se suman a la red de universidades más grandes a nivel mundial. Hoy ustedes asumen el compromiso de sumarse a una Institución con más de 500 años de tradición educativa. Y frente a la complejidad que presenta la vida actual la Ibero Puebla y sus académicos queremos brindarles ese acompañamiento para hacer un mundo más justo y humano. Hoy cada uno de ustedes trae un sueño, una esperanza, y sus ilusiones que nos comprometen a que en esta nueva aventura podamos aprender juntos, sin importar el estatus social, la religión o nuestras creencias.



Para muchos de ustedes esta nueva etapa puede generar temores, pero es de sabios tener dudas, estas nos llevan a tomar mejores decisiones, y con ello descubrir que ya no son adolescentes, que han dado un paso más. Los exhorto a tomar en serio su preparación universitaria, sobre todo porque el mundo necesita jóvenes comprometidos y solidarios. Siéntanse seguros pues desde cada espacio de la Universidad habrá alguien para guiarlos y orientarlos en esta nueva etapa formativa. Los invito a integrarse y enriquecer su perspectiva del mundo, lo cual contribuirá a evitar el rechazo o la discriminación, tan común en nuestros días, así los convido a reflexionar sobre qué tipo de sociedad quieren construir y vivir.

Para la Universidad Iberoamericana Puebla cada uno de sus estudiantes representa una esperanza, un corazón latiendo por un sueño y un futuro mejor, no son un número más, una matrícula.



Jueves 27 por la mañana. El galerón gimnasio de Educación Física en Ciudad Universitaria cumple su función de centro de inscripción. A la derecha alguien señala un punto fijo fuera de nuestra mirada, como si el destino al que hoy abren una puerta los nuevos estudiantes pudiera ser así de definido. Al centro, una muchacha contempla sus papeles en la mesa de registro y tal vez se pregunte si le falta alguna copia, porque la vida siempre será una copia permanente de sí misma, y en todo momento nos preguntaremos si lo que nos ocurre pasa porque así lo decidimos o sólo somos expresión de un retrato que no es el nuestro. A la izquierda un joven nos mira de frente, bien entallado en su sudadera con marca gringa, con paso decidido. A eso se viene hoy: a fijar en un número de inscripción que su vida tiene sentido.

Los sueños de los jóvenes, ¿quién los conoce? ¿Qué país imaginan como aquel en el que se cumplirán? Y lo que encuentran en su vida cotidiana, ¿cómo lo entienden? La violencia que nos rodea no la crearon ellos, y sin embargo las estadísticas son insobornables y los tiene como a las principales víctimas. ¿Se miran con ánimo de transformar ese mundo fallido que reciben? ¿Lo miran así, como el mundo en el que fracasaron los viejos? ¿Y ese futuro distinto y mejor que imaginan en qué medida lo construirán con las herramientas y conocimientos que encontrarán en la universidad? ¿Qué tienen que ver sus sueños con la universidad que los recibe? ¿Y con la sociedad que los ha llevado hasta ese momento de inscripción afortunada en una realidad que deja de lado a miles y miles de su misma edad y con los mismos sueños pero que no alcanzaron un lugar en la universidad pública?

Sociedad, universidad y futuro. Las tres palabras van de la mano. Y el suyo no es un vínculo cualquiera: seremos lo que estos jóvenes reciban y continúen, cuestionen y derriben, apuntalen y regeneren.



En todo esto pienso cuando miro las fotografías que mi hija Ana me envía de su mañana de inscripción a la escuela de Artes Plásticas de la Benemérita.

Contra las fotos planto mis interrogantes estratégicos elementales, por ejemplo el empleo: ¿qué será de una sociedad poblana que ha apostado su futuro en una industria, la automotriz, del siglo XX?; ¿el negocio de los jettas y los audis seguirá dentro de diez años?, ¿lograrán los alemanes de quienes dependen miles de empleos recientes sostener al automóvil propio como concepto frente a una realidad que día a día repele más y más el uso individual del transporte público? Y los políticos que se han jugado el presupuesto por venir de treinta años a la los autos, ¿tiene idea del derrotero que tomará el mundo? ¿Y los directivos universitarios piensan en ello? ¿A dónde vamos?

Universidad, pensamiento estratégico, futuro. ¿Alguien tiene idea de lo que será de nosotros en diez años?

Ahora, por lo pronto, en esta mañana de un verano de un año cualquiera, este nuestro 2017, miles de jóvenes han hecho fila en las ventanillas y se plantan para sumarse al esfuerzo por construir mejores respuestas.

Y yo me quedo en silencio, sin la seguridad de que estemos siquiera planteando las interrogantes correctas.



Luisa Ruiz Moreno

Luisa Ruiz Moreno, antigua colaboradora de Elementos, es doctora en Historia del Arte y miembro del Sistema Nacional de Investigadores y de la Academia Mexicana de Ciencias. Su línea de investigación es la Semiótica General, Semiótica visual y del espacio, Semiótica y Estética, como se ha evidenciado en sus decenas de artículos sobre la inmanencia y el significante, así como en sus libros, entre los que destacamos Santa María Tonantzintla. El relato en imagen (1993); Las más bellas biblias (1998); El árbol dorado de la ciencia. Procesos de figuración en Santa Cruz, Tlaxcala (2003); Tríptico en tono menor y De la visualité. Théorie sémiotique et exercices d’analyse, de reciente hechura.



¿Cómo bautizar monstruos? [PDF]

En el paraíso perdido [PDF]



La ciudad como extensión, como lugar y como espacio [PDF]

El observador observado [PDF]