Universidades

Mundo Nuestro. Se llegó la hora para los miles de jóvenes aspirantes a las liciencaturas en la BUAP. A partir de este lunes 29 y hasta el viernes 2, por orden alfabético del apellido paterno, la inscripción al examen de admisión como parte de la segunda etapa del Proceso de Admisión BUAP 2017.

Aquí el calendario:



Y aquí las sedes:



http://www.admision.buap.mx/sites/default/files/licenciatura.pdf

Y aquí el boletín con la información dado a conocer por la institución universitaria.

Durante cinco días, jóvenes que aspiran a cursar alguno de los 83 programas de licenciatura presenciales, cinco en modalidad semiescolarizada, siete a distancia, cuatro en modalidad abierta y dos técnicos Superior Universitario en la máxima casa de estudios en Puebla, continuarán con la segunda etapa del Proceso de Admisión BUAP 2017.

Del 29 de mayo al 2 de junio acudirán al Estadio Olímpico Universitario y las 18 sedes al interior del estado para la revisión de su documentación y entrega del formato de asignación de examen. Este trámite es personal y se debe realizar de acuerdo con el calendario de atención.

Deberán presentar documento que acredite el nivel anterior de estudios: certificado en el caso de terminación de estudios en 2016 o constancia de estudios parciales con calificaciones y promedio aprobatorios del periodo de estudios solicitado (hasta el segundo año o quinto semestre), para quienes egresan en 2017, en original con fotografía del aspirante cancelada por el sello institucional y firma del director de la escuela. Asimismo, original de la ficha de depósito pagada y firmada de la cuota de derecho a los exámenes de admisión, dos fotografías recientes tamaño infantil en blanco y negro e identificación con fotografía.

En el caso de los candidatos con registro a los programas del Área de la Salud, es requisito haber aprobado el curso de inducción para continuar con esta segunda etapa. Se trata de las carreras en Medicina, Estomatología, Enfermería, Fisioterapia, Nutrición Clínica, Biomedicina, Medicina Familiar y Comunitaria, Psicología, Cultura Física, y Readaptación y Activación Física; así como los profesionales asociados en Imagenología y en Urgencias Médicas.

Además de cubrir requisitos adicionales en los casos de las licenciaturas en Artes Plásticas, Arte Digital, Cinematografía, Dirección Financiera, Arte Dramático, Etnocoreología, Danza y Música.

El lunes 29 de mayo acudirán los jóvenes cuyas iniciales del apellido paterno inicien con A, B, C, D, E y F; el martes 30, las letras G, H, I, J y K; miércoles 31 de mayo, L, M, N y O; jueves 1 de junio, P, Q, R y S, y el viernes 2 de junio, T, U, V, W, X, Y y Z. El horario de atención será de 8:00 a 17:00 horas, según sea el caso.

Este año el registro en la capital poblana tendrá lugar en el Estadio Olímpico Universitario, en Ciudad Universitaria, cerca de la Dirección de Administración Escolar y a un costado del Jardín Botánico Universitario. Las sedes regionales se ubican en Acatzingo, Atlixco, Chignahuapan, Ciudad Serdán, Cuetzalan, Huauchinango, Izúcar de Matamoros, Libres, San Martín Texmelucan, Tecamachalco, Tehuacán, Tetela de Ocampo, Teziutlán, Tlatlauquitepec, Zacapoaxtla, Chiautla de Tapia, San José Chiapa y Zacatlán.

Todos los aspirantes al nivel licenciatura y Técnico Superior Universitario deben realizar dos exámenes como requisito de ingreso: la Prueba de Aptitud Académica (PAA), la cual incluirá una sección llamada ESLAT, para medir la competencia de inglés, y la Prueba por Área de Conocimiento (PAC). Ambas se aplicarán el 17 de junio, tanto para el ingreso en agosto 2017 como para enero 2018.

Los resultados finales del Proceso de Admisión 2017 se publicarán el 8 de julio, en www.resultados.buap.mx

La investigación científica y el análisis social aliados a la movilización de la sociedad civil en defensa del río Atoyac. Hoy es la Ibero Puebla. Ya se ha sumado también la BUAP. Pasos cortos, certeros. Y el alcance de la propuesta se puede entender en las voces que participan en esta alianza dada a conocer el martes 23 de mayo.

Dice Fernando Fernández Font, el rector de la universidad jesuita en Puebla: “Esta asociación representa una oportunidad para sanear nuestro mundo herido. El problema es sumamente complejo e implica muchos factores, eso nos invita a buscar respuestas atinadas ante los intereses económicos que existen de por medio”.



Y la identificación que hace de un problema concreto en torno al agua en el valle de Puebla:

“Los pozos de agua que están agotando los mantos freáticos y que se han convertido en negocios de unos cuantos. Es complicado, pero no por eso podemos quedarnos estáticos, hay que enfrentar con estrategias muy claras.”



Y el planteamiento de Dale la Cara al Atoyac: “Con este convenio se pretenden desarrollar estrategias que generen resultados tangibles que formen parte de la agenda del próximo gobierno del estado. “Esta sinergia con la IBERO Puebla busca también el apoyo jurídico que es fundamental para una Asociación como la nuestra. La inteligencia universitaria dispuesta para atender el problema de contaminación del río Atoyac. La Ibero Puebla tiene la sensibilidad correcta para realizar la investigación social necesaria para lograr avances sustanciales.”

Y también la identificación de un problema concreto: “Existen grandes vacíos de información, de ahí la importancia de aprovechar la capacidad de investigación de la Universidad. El Ayuntamiento está trabajando en la minería de datos, pero está recabando lo mismo que ya se ha hecho, lo que necesitamos conocer es la situación de las Juntas Auxiliares, saber cómo funcionan, cuántos pozos hay, cuántos son clandestinos, ese es el reto que los políticos no han querido enfrentar y que nosotros queremos afrontar con mucha sensibilidad”

Y una idea de la perspectiva que tiene la Ibero Puebla del problema lo da la Dra. María Eugenia Ibarrarán Viniegra, directora del Instituto de Investigaciones en Medio Ambiente (IIMA) Xabier Gorostiaga. Primero el dato duro: el 74% de las aguas superficiales del país tienen diferentes grados de contaminación. Luego el análisis: “Este fenómeno se ha expandido gracias a la actividad económica y a la densidad poblacional de México. En Puebla, el número de plantas de tratamiento tiene poco efecto en la calidad del agua, por lo que el aumento en el caudal tratado resulta contraproducente para la salud. Esto representa que las plantas tratadoras cuando se construyen, no operan y cuando lo hacen lo hacen mal. Existen 71 plantas de tratamiento municipales las cuales tendrían que tratar 3500 litros de agua por segundo, pero estas solo potabilizan 500 por segundo y lo hacen mal”.

Y la fundamentación crítica: “El Instituto del Medio Ambiente realizó un estudio econométrico en el cual descubrió que la calidad del agua tratada es de muy mala calidad. Esto significa que no prenden las plantas tratadoras, o no le ponen los químicos necesarios, cual sea el factor resulta grave ya que anuncian que el líquido ya está tratado, cuando en realidad la calidad es pésima”, puntualizó la doctora en Geografía.

De ahí la crítica a la actuación de la administración de Rafael Moreno Valle: “Según la memoria sexenal del gobierno anterior se invirtieron 117 millones de pesos en el saneamiento y no hay avance alguno”.

La Universidad Iberoamericana Puebla y la Asociación Dale la Cara al Atoyac, sellaron así una alianza estratégica con la finalidad de promover actividades de capacitación, asesoría, práctica profesional, servicio social, vinculación, así como para el desarrollo conjunto de proyectos benéficos para la sociedad.

"Los estudiantes tienen que ensuciarse las manos", me dice José Morales Osorio, un ingeniero poblano experto en diseño automotríz, quien luego de trabajar el día entero en la planta Volkswagen inicia su clase a las 7 de la noche en alguno de los talleres del IDIT en la Ibero Puebla.

Pienso en esa imagen ahora que veo a los jóvenes ingenieros que presentan ante maestros y familiares su trabajo de tesis con el que cierran su ciclo de estudiantes de ingeniería. Embutidos en sus trajes y ahorcados por sus corbatas, se ve que les sentarán mejor el overol y el casco y el aire polvoso de los talleres industriales. Y las ingenieras, visten como para una boda. En realidad, el evento es en el buen sentido, una fiesta: los jóvenes exponen ante sus familiares porqué se merecen el mote de ingeniero que les acompañará toda la vida.

Y todos cumplen en sus exposiciones con la formalidad del proceso metodológico de la investigación: planteamiento del problema, justificación (orgánica, técnica, financiera, mercado, social), alcances y limitaciones del proyecto, marco teórico, metodología, diseño, desarrollo, análisis de resultados, proyección financiera, conclusiones. De principio a fin, igual un gato mecánico que un telar, una pierna artificial o una placa para construcción elaborada con elote, una bicicleta plegable con plan de negocio, un programa de mantenimiento industrial, un vino a base de miel de abeja y hasta una aplicación móvil para el sistema RUTA.



El método



Son los ingenieros que salen de las universidades mexicanas decididos a las técnicas y las mecánicas del mundo que les toca vivir. Al menos estos cuyos proyectos conozco hoy, en la Ibero Puebla.

Por ejemplo la exposición de los jóvenes Luis Maximiliano Chong Altúzar y Juan Carlos Atzin Andrade, que han ideado un banco de pruebas para un sistema de visualización de señales automotrices: su comparación de los sentidos entre un auto y una persona, cuánto pueden parecerse y cómo se puede entender su necesidad desde un banco de pruebas con sensores de nombres como siglas de partido político (CKP, MAP, TPS, etc) y programas de cómputo libre como el Lab View, y su espítiru innovador. "Conocer para poder hacer", dice Maximiliano.

O la propuesta de Franco Robredo Bretón para la construcción del prototipo de telar digital y su sueño de verlo producido en serie, con una patente mexicana, facilitando la vida de los diseñadores textiles.

Entiendo por estos jóvenes ingenieros porqué el ingeniero Morales Osorio ve más allá: "La innovación tecnológica tiene que ver con el impacto que puede tener en la gente."

"Ingenieros para transformar el mundo", dirá después en el evento de despedida con las familias de los egresados alguno de los educadores de la universidad jesuita.

Supongo que ese perfil de la tecnología tiene que ver con el espacio universitario que envuelve el Foro de Proyectos del Área de Síntesis y Evaluación III con la que cierra este semestre en la Universidad Iberoamericana Puebla.

El IDIT

Las dos frases del ingeniero Morales Osorio me las suelta el lunes 15 de mayo al salir de uno de los salones de clase en el que los estudiantes que este 2017 egresan de algunas de las carreras de ingeniería que en universidad jesuita se imparten en el Departamento de Ciencias e Ingeniería. Y son 52.

He estado en uno de esos salones y soy testigo de la presentación de seis proyectos: a cargo de nueve alumnos.

El desarrollo de un prototipo de telar digital de bajo costo. La implementación de un módulo de luz de freno inteligente capaz de comunicar la urgencia de frenado. Una prótesis mecánica de miembro inferior. Un gato eléctrico para el auto Jetta. Un sistema didáctico de caja de engranes de caja manual. Un sistema de visualización de señales automotrices. El ingeniero de la Volkswagen es el asesor de Maximiliano y Juan Carlos con su banco de pruebas.

Son proyectos estudiantiles con los que terminan el ciclo de su formación.

Puedo entender con ellos el esfuerzo de la universidad jesuita por involucrar a sus estudiantes con la vida real, con las necesidades concretas de empresas e instituciones. Valoro entonces más fácilmente la existencia del Instituto de Diseño e Innovación Tecnológica, el IDIT, con sus talleres y el ir y venir de muchachas y muchachos con cara de estar en algún recinto industrial y sometidos a la vigilancia de señudos supervisores. En este mismo mes de mayo se han presentado dos proyectos específicos de esta vinculación: un exoesqueleto para la producción de vehículos en Volkswagen y un electroestimulador para cirugías colorrectales para el Hospital del Niño Poblano. Y ya son más de 40 las empresas poblanas las que esperan resultados del trabajo de investigación de los estudiantes de la Ibero Puebla. Apenas el 25 de mayo se exponen proyectos que tienen que ver con procesos industriales en áreas de alimentos, diseño e interacción digital, ingeniería especializada y diseño industrial, con avances específicos, por ejemplo, en pruebas de durabilidad de llaves electrónicas para automóviles, de resistencia a piezas mecánicas del ramo automotriz, desarrollo de aceites, dispositivos para personas invidentes, entre otros.

Suena bien esto. Se recupera el ánimo por construir un mejor país.

El telar digital de Franco Robredo Bretón

Y por ello voy al detalle del telar de Franco Robredo Bretón, quien sale de Ingeniería Mecánica con el desarrollo de un prototipo en el que el propósito de bajo costo de la máquina que ha inventado sea fundamental. Tan va en serio que ya está en el proceso de lograr la patente con el respaldo del programa FAB-LAB del IDIT.

"Me propuse --afirma Franco ante los sinodales-- desarrollar un prototipo de telar digital de bajo costo que facilite la elaboración de tejidos “boceto”, aumente la diversidad de diseños y disminuya el tiempo de trabajo, costo, consumo energético y cantidad de material utilizado." Y por ahí se le ha ido el último año: imaginar el telar digital, convertir su idea en un diseño, construirlo y probarlo. Ya lo ha hecho, pero no puede mostrarlo porque está en proceso la patente. Pero igual nos habla de sus alcances: puede producir un patrón simple, de bajo costo en dinero y energía, además de que puede replicarse y por tanto ser accesible para diseñadores de moda, para artistas plasticos, por ejemplo. Y sus limitaciones: no puede producir patrones complejos, y requiere del desarrollo de un software con la programación para los propósitos textileros. Esa es tarea de otros ingenieros.

Y en esas están en el IDIT. Porque esta es una tesis. Y Franco, como el resto de sus compañeros, ve venir ya la vida laboral con el arranque de una nueva etapa de su vida. Pero mientras nos enteramos del mundo tras el telar digital: los electroimanes y las fórmulas para el campo magnético, y el corte laser en la industria y su aplicación para los materiales del prototipo, y los números binarios y los casos análogos que ya se encuentran en el mercado. Y los procesos que tuvo que seguir, como el análisis del módulo de electroválvulas, el rediseño de procesos como el del sistema de bloqueo o los llamados actuadores, el corte láser, la fabricación de los actuadores, el ensamblaje del nuevo telar ya con sus sistemas electrónicos y eléctricos, todo eso hasta tener en el taller un primer prototipo. Y pruebas, y pruebas, hasta que pudo decir ya puedo presentarlo ante los sinodales.

El país que construyen estos jóvenes ingenieros

Al final del evento platico con Maximiliano Chong y Franco Robredo Bretón. Los he visto defender con propiedad sus proyectos. Y en sus ojos descubro fácilmente la ilusión por el tiempo que se les viene, el mejor de sus vidas. Me hablan entonces de su país y el futuro que vislumbran. Dos preguntas simples: ¿Te preocupa la situación social del País? ¿Cómo ves tu futuro como ingeniero en México?

Así lo ve Maximiliano:

El futuro para los ingeniero es bastante alentador, posibilidades de trabajar hay muchísimas; me ha quedado claro ahora que me encuentro en esa posición, la de buscar un trabajo. Pero creo que los problemas que aquejan a nuestro país son un pretexto más para no hacer lo que tenemos que hacer cada quien desde su posición, me explico:

Creo que los mexicanos (y no quiero generalizar) se nos hace más fácil culpar al gobierno, a la escuela, a la familia, al narco o al PRI, que admitir que no hacemos lo que tenemos que hacer para llegar a donde queremos. Esto Implica cambiarse de estado para trabajar (muchas nuevas fábricas buscan ingenieros), admitir que no estamos lo suficientemente listos para acceder a altos puestos desde el inicio. Es una opinión muy personal, y la comparto porque me gustaría que más personas al menos se lo preguntaran.

No quiero decir que las situaciones sociales, económicas o políticas de nuestro país no sean una limitante; pero creo que hay mexicanos que nos han demostrado que cuando le restamos importancia a eso y nos enfocamos en realmente lo importante, lo trascendente se puede poner el nombre de nuestro país en alto.

Me encanta mi país, me encanta su gente y creo que somos muy capaces, vaya unos chingones, pero también creo que debemos de tomar la responsabilidad en lo que hemos dejado de hacer por cualquier motivo y buscar los medios para realizar lo que queremos hacer.

Creo que el mexicano no se expone intelectualmente a nuevas ideas (libros, artículos, conferencias), y esto sin duda te deja sin herramientas intelectuales y emocionales para afrontar lo que sucede en nuestro país. Y digo estono desde la silla del que viene de una familia con dinero, todo lo contrario, con el esfuerzo de mis padres estoy donde ahora, pero he tomado la responsabilidad de “cambiar el chip” y espero en algún momento lograr que más personas lo hagan.

Y esto me dice Franco:

Veo un futuro muy prometedor en México para mí como ingeniero, pero también para todos los jóvenes con visión en el desarrollo tecnológico local. En los últimos años se ha formado una creciente necesidad de cambio en nuestro estilo de vida. Los efectos sociales, económicos y ambientales de nuestro sistema económico y de nuestras prácticas de consumo son terribles. Sin embargo, se logra ver que en la juventud mexicana existe el hambre por la justicia y la equidad.

Como ingeniero mecánico veo una oportunidad idónea, un país que tiene por delante años para desarrollarse, ya sea en transporte, comunicación, medicina, educación, medio ambiente etc. en donde las posibilidades para un ingeniero no faltan, en realidad nos sobran.

Sí, estoy esperanzado aunque nuestro futuro es incierto, tengo esperanza, me da orgullo pertenecer a esta generación, porque contamos con las herramientas necesarias y tenemos la fuerza para mantenernos firmes ante la adversidad, ojalá podamos probar el sabor del cambio y lograr hacer de nuestro país y del planeta un mejor lugar para todos.

Sí, se podrá pensar que un ingeniero busca un empleo en una empresa o una fábrica para poder tener un buen salario y poder mantener un buen estilo de vida. Pues yo les puedo asegurar de primera mano que la mayoría de los jóvenes universitarios (y no sólo los ingenieros) tienen aspiraciones mucho más grandes que sólo un buen salario, queremos un cambio para la sociedad de este país y estamos más que dispuestos a lograrlo.

+++++

Por allá se van a sus fiestas particulares los jóvenes ingenieros. Pienso en Maximiliano y Franco. Se merecen un mejor país. Pero ese futuro construido también pasa por sus manos.

Mundo Nuestro. La hazaña de Lobos BUAP no tiene otro nombre. Ganar el campeonato de lo que antes llamábamos Segunda División en México es simplemente dificilísimo, y el mejor ejemplo para entenderlo es la suerte del rival que dejaron en el camino, Dorados de Sinaloa, veterano de los ascensos en México --y lamentablemente para sus seguidores, igualmente experto en el regreso a lo que también los antiguos llamaban "el infierno"--, y que ha visto perder una oportunidad única con el marcador 2 a 0 a su favor.

Lobos lo había anunciado ya en las anteriores temporadas. Ahora lo han cumplido de la mano de un entrenador joven, Rafael Puente, un equipo bien armado y un esfuerzo de la institución que lo cobija.

Bien para la ciudad este triunfo del equipo de la universidad pública poblana tras un amargo cuarto de siglo del equipo Puebla FC, el viejo equipo camotero que ha ahogado en la tristeza a sus aficionados, con años enteros de derrota y corrupción gansteril de propietarios varios y gobierno estatal de turno. Vale el festejo y se merecen el desfile los jugadores que ganaron el ascenso.



Ojalá que el festejo vaya mucho más allá que los abrazos de los políticos trepados al júbilo futbolero.

En el porvenir inmediato el interrogante por el significado de la victoria en un medio fubbolístico dominado por el negocio y el comercio de las pasiones deportivas. Un equipo que asciende a Primera requiere de recursos económicos que rondan los millones de dólares en inversión de jugadores, si se quiere sobrevivir un primer año durísimo, casi diseñado para echarlo de vuelta al infierno. Pero el equipo Lobos no es una SA cualquiera. Es el equipo de la institución Benemérita Universidad Autónoma de Puebla. Es el equipo de la principal institución de educación superior en Puebla.

Un simple interrogante entonces: ¿Qué criterios normarán el manejo del equipo Lobos por la universidad pública?

Y a la vista una alternativa: la de un verdadero club deportivo con un proyecto social para la ciudad de Puebla.



Mundo Nuestro. El próximo viernes 19 de mayo se presenta la muestra "El eterno placer de guardar la luz", una muestra colectiva de Fotografía Estenopeica.

La cita es en la Casa de las Culturas Contemporáneas del Instituto de Ciencias Sociales y Humanidades de la BUAP. 2 Norte 1006, Centro Histórico, Puebla, Puebla. A la una de la tarde.

Participan: Gabinete Fotográfico, La Línea del Horizonte, Ediciones Izote, Gama Fotografía yEstudio Taller Selenium Daniel Mendoza.

Dice la explicación de Wikipedia sobre esta técnica fotográfica:

"Se conoce como fotografía estenopeica a la técnica mediante la cual se obtienen fotografías y negativos sin prácticamente nada de equipo. Se realiza con una cámara estenopeica, una de las cámaras fotográficas más sencillas, dotada de película fotográfica y una lámina dotada de un agujero del grosor de una aguja. A este agujero se le denomina estenopo y da nombre a la técnica. En inglés se lo denomina pinhole (agujero de aguja). Es una de las primeras técnicas utilizadas en el ámbito de la fotografía. Sin embargo, aún es practicada esporádicamente tanto por fotógrafos profesionales como por aficionados a la fotografía y a la fotografía artística. Es utilizada sobre todo en esta última por las imágenes borrosas, muchas veces desenfocadas y únicas que se obtienen mediante ella."

Mundo Nuestro. El proceso creativo no copia un modelo, entiende la realidad y la recrea. Así se lo plantea el proyecto educativo jesuita. En la realización de ese esfuerzo se produce la transformación social.

Y eso es lo que se quiere mostrar en esta Expo Ibero Primavera 2017, una muestra de vanguardia e innovación tecnológica.

En ella se exponen más de 400 trabajos de los seis Departamentos Académicos y áreas de formación social-integral de la IBERO Puebla; 300 del Departamento de Arte, Diseño y Arquitectura; 55 de Ciencias e Ingenierías; 29 de Humanidades, 22 de Ciencias Sociales, 19 del área de Servicio Social, 14 de Ciencias de la Salud, 10 del Laboratorio de Innovación Económica Social (LAINES), 9 del Área de Reflexión Universitaria y 9 del Departamento de Negocios.



El objetivo: impulsar la creatividad y el compromiso social. El espacio que presenta proyectos estudiantiles que contribuyen a la creación de mejores condiciones de vida en el país. Es una muestra del sentido de creatividad, intelectualidad y profesionalismo de los estudiantes y profesores de la Ibero Puebla.

"No hacemos trabajos para satisfacer egos, sino para beneficiar a la sociedad", dijo el Rector Fernando Fernández Font.

Estos trabajos --dijo--son claramente el resultado de esfuerzos y propuestas integrales e interdisciplinarias que ven más allá de sí mismas; desde las humanidades hasta las ciencias exactas. De ahí la importancia de entender al otro, lo cual nos da la pauta para generar puentes en estos tiempos de incertidumbre en donde los muros buscan instalarse para dividir, fragmentar más a una sociedad lastimada y débil."

Aquí, una reseña gráfica del evento.



Fuimos mi hija Paulina y yo a Tecamachalco. Ella presentó su novela "Las aventuras de la Audaz Navegante" en uno de los jardines y bajo una carpa repleta de estudiantes de la Preparatoria Enrique Cabrera de la BUAP. Leyó unos párrafos y elaboró preguntas para los muchachos. Las manos se levantaron y las preguntas se respondieron. Yo tuve tiempo para pensar en la retención de la memoria en estos días aciagos que vivimos en México. Y la capacidad que tenemos para enterarnos de las buenas noticias y el ánimo que encontramos en los medios para reproducirlas.

Toda una aventura.



Toda una experiencia para mí, pues no le había dado el golpe a la importancia de ésta que es una verdadera preparatoria regional: la mayor parte de los jóvenes que ahí estudian viven en alguno de los 17 municipios de los alrededores de Teca, como le dicen por allá a ese pueblo de molinos y pollos y canales y campos maiceros. Y lo de pueblo es un decir, púes en esa ciudad viven una gran parte de los 80 mil habitantes de Tecamachalco. Sí, justo el sitio en el que gobierna un tipo capaz de celebrar su cumpleaños con una comelitona el viernes pasado para más de diez mil personas, pero también muy ufano de amedrentar y agredir a las mujeres regidoras que se le plantan y le cuestionan su validas dotes de mandón a la manera de la Ley de Herodes. Busco en mi archivo lo que sé de este alcalde que en lo grotesco me recuerda a los personajes de Rius: "Ines Saturnino López Ponce, ha sido alcalde dos veces (2008-2011 y 2014-2018). Se le conoce como el “rey” de los escándalos que pasó de despilfarrar al menos un millón de pesos para celebrar que llegó a los 54 años de edad, a enviar a su tesorero, Silas Peralta Morales, a aventarle más de 200 mil pesos en efectivo a la regidora de Industria y Comercio, Ruth Zárate, en plena sesión de Cabildo." Qué ficha. Un tipo respaldado por Moreno Valle y su prianismo, y que de su mano se convirtió como tantos otros presidentes municipales en Puebla en un enriquecido constructor.

Horror de la política en México.



Resultado de imagen para Tecamachalco, ejército, huachicoleros

Pero esa es por ahora otra historia. Como lo es también la imagen de los soldados del ejército que te reciben a la entrada de la ciudad, con mirada de guerra y memoria de que en esta tierra se libra una entera contra el huachicol que ronda por las brechas resecas que vienen de Palmarito Xochiapan y Xaltepec, por el rumbo de la cementera Cruz Azul. Tragedia la de México alumbrada en esta violencia irrefrenable.

No, ahora traigo el ánimo alegre de los preparatorianos que escucharon a Paulina, y antes celebraron una comedia bien seria sobre el amor entre dos muchachas y todas las posibles respuestas que una madre puede darle a su hija que le revela su identidad sexual. "Mi madre no lo sabe" se llama la obra. La obra original es "Cómo decirle que no la amo... pero la quiero", de Grabriel Prieto. Teatro a la Carta es el grupo que la adapta para las prepas --con guión y dirección de Pamela Lezama Campos-- y la monta sin más escenografía que una silla, una mampara y los artilugios que brotan de la bolsa de una de las chicas. Me agrada todo, empezando por la atención absoluta del público, y el tema, que no es propuesto con el interrogante "¿cómo le digo a mi mamá que soy homosexual?", sino "¿cómo le digo a mi mamá que estoy enamorada de una mujer?". Y del interrogante "¿cómo quieres que sean las cosas con ella?" al simplemente "no imagines, piensa" que lleva a las muchachas a dejar en libertad a la madre para que responda como ella crea. Y el final es festivo: una madre abierta, que entiende a su hija y que no la juzga. El público que se ha reído con la trama, aplaude con soltura, como si la vida fuera así de veras, como si los padres nos comportáramos así de comprensivos a diario, como si de verdad la realidad tuviera esa ventura.

Todo esto va de la mano de una entusiasta Berenice Díaz Carcaño, de la Vicerrectoría de Extensión y Diifusión de la Cultura de la BUAP, ella es la responsable de estas presentaciones de libros y dramaturgia dentro del programa CulturizArte. Ella me cuenta que en el papel de la madre está Loelia Ruiz, la directora de Teatro a la Carta, acompañada de sus compañeras jovencísimas Lidia Cid, como la hija, y Guadalupe Quiseuhuatl como Verónica.

Suena bien todo esto, me digo cuando escucho a la psicologa Áurea Chávez Palacios de la DAU-BUAP hablar del programa universitario Jornada de Prevención VEDC/DAU tema Diversidad Sexual. Mientras ella explica los propósitos del programa y afirma la gratuidad del mismo y su apertura a cualquier persona de la comunidad, independientemente de si es estudiante o no, yo apunto en mi libreta: "¿Por qué los medios no subrayan estas historias? ¿Por qué los periodistas no tenemos el ánimo de contarlas en su buena vibra?"

Lo de regional lo descubro de inmediato, cuando antes del arranque de la obra realizo una breve encuesta en el extremo de la carpa y ante alumnos del 1A matutino: Ninguno es de Teca: tres son de Atoyatempan, dos de Acatzingo, dos más de Santa Clara Huitziltepec. Medicina, Física, Arquitectura, Programación, Biiología, Química, eso quieren estudiar, y en la BUAP en Puebla la mayoría, aunque una chava se imagina en Alemania, el químico en Florida, el desarrollador en Tamaulipas.

"¿Qué los hace más felices aquí en la Prepa?", les pregunto. Nadie duda: la amistad, la pertenencia. Dos de los muchachos se abrazan.

¿Y qué les preocupa? Sin duda, la violencia. Y el relato de dos asaltados ayer, cruzando la vía para llegar a la carretera Tepeaca-Tecamachalco, a una cuadra de distancia.

Al final del teatro y la Audaz Navegante encuentro a Juan José Sosa Saucedo, el director de la prepa, en su séptimo año de cargo. Lo he visto repartir entre los muchachos decenas de un libro de cuentos policiacos. Está feliz con su chamba, pero no deja de estar abrumado por los más de 700 jóvenes que año con año no logran formar parte de los 450 alumnos inscritos, pues no hay por ahora otro cupo posible. "Un nuevo edificio es lo que solicitamos --me dice--, para instalar ahí la biblioteca y las aulas de cómputo, de manera que liberemos salones y abramos el cupo para al menos otros ochenta estudiantes."

Otro edificio, aunque no sea inteligente. Sencillo. Simplemente cuatro nuevos salones. La idea me rebota contra los 7 mil millones del sobre-costosísimo Museo Internacional Barroco, por el que acabaremos pagando a los constructores de Peña Nieto más de tres veces esa cantidad en los próximos veinticinco años. Esa es otra historia también ahora que les cuento esto.

Me quedo con esta buena mañana, entonces, para pensar con mejor ánimo la vida nuestra. Para sopesar sueños juveniles y confirmar que la vida tiene sentido a los 17 años y para siempre.