Universidades

Mundo Nuestro: ¿Cómo descubre una niña que algún día se convertirá en una chamana? ¿Cómo descubre que tiene en un don? ¿Cómo logra desenredar las revelaciones de sus sueños?

“Soñaba que iba al cerro –cuenta Isabel, una muchacha a la espera de que le llegue la hora en que estará lista para curar--, que unos pájaros me perseguían, y yo corría, y cuando ya me iban a alcanzar yo me convertía en una ave de color amarillo bien bonita…”

“Chamán se nace –dice la Doctora en Antropología Antonella fagetti, autora del libro “Iniciaciones chamánicas, el trance y el sueño en el devenir del chamán”--. En México, ser chamán o chamana implica haber nacido con el don y haber recorrido un camino que tarde o temprano lleva a la revelación de la verdadera condición de la persona”. Entender este complejo proceso es el propósito final de esta rigurosa investigación publicada por XXI siglo editores y el Instituto de Ciencias Sociales y Humanidades dela BUAP apenas la semana pasada. La antropóloga Antonela Fagetti es especialista en estudios sobre medicina tradicional y chamanismo, con varios libros publicados sobre el tema, además de realizadora de los documentales Una tetralogía del chamanismo en Mexico (2007) y La iniciación del haaco cama/el chamanismo comcaac (2014). Entre el 2010 y el 2014 ha llevado a cabo la investigación financiada por el CONACYT “Procesos de adivinación/sanación/reparación/propiciación en el contexto del conocimiento y la práctica del chamanismo de los pueblos indígenas”.



(Ilustración de portadilla: La árbol despierta, de Ticatla, 2011)

Isabel



Isabel es hija de don Mario, ixtlamatki de Tlacotepec de Díaz, Puebla. Desde pequeña “la atacan espiritualmente” porque nació con el don: “Cuando estaba chiquita, me enfermaba mucho, me llevaba mi mamá a curar con una señora y le decía que yo no estaba bien, que lo tenía eso de nacimiento, que no querían que yo naciera”. Unas veces padece fuertes dolores de cabeza, otras siente que le “aprietan” la garganta: “le grito a mi mamá que me vea porque me quiero morir, ya no puedo respirar bien. Mi abuelito me empieza a limpiar en mis pulsos, mi estómago, mi garganta y así es como se quita un poquito, pero si nadie me limpia, yo creo que sí me va a pasar algo, ¡me voy a morir!”. Su padre le explicó: “- Hay espíritus que se apoderan de ti, como te ven débil y te sienten débil, entonces ellos se aprovechan de tu debilidad y es por eso que te sientes mal”. El testimonio de doña Marina, su madre, describe los momentos de angustia que vive con su hija: “Cuando se siente mal, a mí me espanta, se pone bien blanca su cara y sus pulsos ya no funcionan. Ella ya no sabe nada, se tira, se duerme y yo agarro un huevo y su papá la empieza a limpiar y con eso se calma, se empieza a despertar otra vez y dice que ve un señor vestido de negro que se la quiere llevar”. “Veo un señor vestido de negro –aclara Isabel- y tiene un gato, me dice: ahora te voy a llevar, te vas a morir, yo no me dejo. O veo una anciana que me quiere llevar de la mano: - Vamos a ir porque no quiero que tú crezcas, ¡no quiero que estés más acá!”.

Un día que se sentía muy mal, fue a ver a doña Sabina, la partera que la vio nacer y que también es curandera; esta le confió, que había nacido con un “recubrimiento” –tal vez se refería a la ropita- y que ella la había guardado, pero no le reveló dónde: “- Esta cosa la vas a llevar en tu cuerpo, por eso, cuando ya estés grande, vas a entender y vas a curar”, y le pronosticó qué sucedería cuando tuviera veintiún años: “- Cuando llegues a esa edad, vas a ver que ¡te vas a sentir más mal!”, y así fue. Nunca hubo con la ixtlamatki suficiente confianza para pedirle ayuda, por el contrario, su padre prefería que no la consultara, pues dudaba de su probidad moral y pensaba que en lugar de ayudarla, en realidad, la estaba perjudicando. El hecho es que el futuro ixtlamatki, el que tiene un “don bueno”, es continuamente acechado por el “envidioso”, todo aquel nahualli que no es buena persona, y que por tanto se califica como amo cualli iyllis. Los malintencionados, como ya señalé anteriormente, atacan a quienes todavía no son curanderos y carecen de la fuerza anímica que les permite soportar sus embestidas. Eso le sucedió durante años a Isabel: de improviso sucumbía víctima del mal aire. Recuerda muchos sueños que tuvo de pequeña, de cinco o seis años:

Cuando estaba chiquita soñaba que iba yo al cerro, se llama Cuixtepetl. Soñaba que iba así como estoy, como ser humano, y veía muchos pájaros, muchos árboles bien bonitos. Pero luego, cuando iba yo caminando, en el camino me perseguían, me venían correteando y entonces yo corría para que no me alcancen, ya después, cuando veía que me querían alcanzar, me convertía en un ave bien bonito, era de color amarillo con muchos colores, le decimos el tekechol. Veía los animales que me iban correteando y me empezaba a reír de ellos y les decía: - ¿Ya vieron? ¡No me alcanzaron! Me iba saliendo de ese cerro e iba bajando, bajando a Tlacotepec y me paro allí en la tierra y me convierto en ser humano otra vez. Le contaba a mi papá lo que había pasado y me decía: - Tú tienes algo de don, por eso sueñas así.

Otro tipo de sueños que ha tenido Isabel confirman lo dicho por don Mario. Durante los primeros años de vida del ixtlamatki, como ocurre con muchos especialistas que poseen el don, algunos sueños son premonitorios: le anuncian al elegido que está destinado a curar pero que todavía falta tiempo, por lo cual debe aguardar el momento en que podrá entregarse a su labor.

A veces voy en los cerros, o en el Covatepetl, y atravieso un lago, un río, y me encuentro con un señor vestido de blanco y me da unas hierbas y me dice: - Los vas a ocupar el día en que llegue la hora que tú puedas curar, pero ahora no, dice, ¡hasta que yo te avise! Ahora vete y recuerda lo que te dije, yo te quiero mucho y no te preocupes porque no te va a pasar nada, yo siempre cuido de ti. Era como un viejito, tenía su calzón de manta, su camisa de manta y un sombrero.

Ese mismo anciano, que según su padre es Dios, días después, se presentó en otro sueño: “me hablaba en náhuatl y me decía: - Tienes que cuidarte, porque hay muchas personas malas que no quieren que tú cures”.

Isabel ahora tiene veinticinco años y tiene dos hijos, a pesar de que un curandero del pueblo le pronosticó que no tendría y que si se embarazaba podría morir. Los ataques de los “envidiosos” se han espaciado y ella espera que un día ese anciano vuelva a aparecerse en sus sueños y le avise que ha llegado el momento de comenzar a curar.

Arquitectura Ibero Puebla: primer lugar en el país

Extractos del mensaje del Dr. Fernando Fernández Font, rector de la Universidad Iberoamericana Puebla, en la inauguración del Quinto Congreso Nacional sobre Cambio Climático:

En los últimos años hemos constatado la voracidad consumista, la injusta repartición de la riqueza, la sobre explotación de los recursos naturales, la ambición del poseer no tienen límites ni escrúpulos, ni siquiera ante los riesgos inminentes y las amenazas globales para el planeta. Las declaraciones, los acuerdos, los informes locales e internacionales se han quedado cortos frente a lo grave de la realidad.



Dijo el teólogo de la liberación Leonardo Boff, una sociedad que decide organizarse sin una ética mínima, altruista y respetuosa de la naturaleza, está trazando el camino de su propia autodestrucción.

“Desde hace 25 años el informe de Bruntland, presentado ante la Comisión Mundial del Medio Ambiente y Desarrollo, advirtió que por lo menos necesitaríamos 10 planetas como éste para que los países pobres pudieran consumir tanto como consumen los países ricos. ¿Cuántos planetas más necesitaremos para darles una vida digna a las personas situación vulnerable?”



La pesada economía de la humanidad se manifiesta en la deforestación, en el agotamiento de la pesca; en la creciente escasez de agua dulce y en la disminución de la diversidad biológica. No es un asunto menor que el Papa Francisco se haya dado a la tarea de trabajar para crear conciencia de los modelos de producción y los paradigmas de consumo. Así pues, debemos comprometernos con la construcción de una sociedad basada en una relación distinta del ser humano con la naturaleza y consigo mismo

Para la Compañía de Jesús las universidades juegan un papel fundamental en el mejoramiento de la calidad de vida, en la conservación ambiental y en el tránsito hacia sociedades sustentables. Por ello, nosotros en la IBERO Puebla, tenemos el gran reto de trabajar desde la investigaciónpara generar alternativas y propuestas ante los sistemas ecológicos y sociales que han sido lacerados por la devastación ambiental, el agotamiento de los recursos, pero sobre todo por los proyectos, hoy conocidos comode muerte, que amenazan acelerada y agresivamente la vida de nuestro planeta.

Los interesados en seguir el programa de actividades de esta semana de congreso podrán visitar la ligahttp://www.iberopuebla.mx/eventosDetalle.asp?id=2282 o bien seguir las transmisiones en vivo por IBERO Live en www.iberopueb.la

¿Cómo entender Vive la Ibero?

De entrada el jalón de más de mil estudiantes asomados al mundo de la universidad jesuita en Puebla el sábado pasado. Mil rostros en los que uno adivina el futuro que se construye en la decisión por la que optas por un sendero u otro en la vida. ¿Cuántos senderos en este país de jóvenes que pareciera sólo ofrecerles incertidumbres ante el destino?

Tengo tres imágenes ante este encuentro en el que la Ibero Puebla abre su casa a los estudiantes preparatorianos.



Una la tengo en las palabras de Fernando Fernández Font, el rector, que resume los fundamentos que la universidad jesuita busca para sus estudiantes: debe ser competente, no puede estar mal preparado ante los retos de la vida; debe ser consciente, sensible en análisis de los problemas la sociedad enfrenta con conocimientos comprometidos con los otros, pues no se vive solo, se comparte el mundo; y debe ser compasivo, lo que significa no tener lástima del otro, sino hacer algo por mejorar la vida de los demás.



El Rector Fernando Fernández Font.

Otra la tengo en la imagen de la universidad que ha abierto sus puertas a los estudiantes perseguidos por la policía estatal en el último informe de gobierno. Pienso que la verdad te hace libre en los hechos.



El 15 de enero pasado, a las puertas de la Ibero Puebla.



Y una última en lo dicho por un egresado de la Ibero, el cineasta Ricardo Arnaiz, fundador de Animex Producciones, productor de La leyenda de la Nahuala, y cuyo equipo de trabajo presentará en marzo en el Festival Latino de San Diego, E.U., las películas animadas "Selección Canina" y "El Americano": "La IBERO creyó en mí --dijo en conferencia el egresado de Diseño Gráfico--, me ayudó a cumplir, pero sobre todo me enseñó a entender que la vida presenta retos pero que con conocimiento todo se puede lograr, de ahí que la IBERO es una buena opción para cumplir sus sueños".



Cartel de Selección canina.

Tres momentos de Vive la Ibero 2015. La posibilidad de construir un mejor país se revela en lo mejor que tiene México: sus instituciones de educación superior.

El Instituto de Ciencias Sociales y Humanidades "Alfonso Vélez Pliego" (ICSyH) se creó el 2 de octubre de 1991. Su función principal es el desarrollo de la investigación social y humanística, los estudios de posgrado en sus niveles de maestría y doctorado, así como la participación en las actividades de difusión y extensión de la Universidad. Mediante la coordinación y apoyo a las actividades de investigación de alto nivel, y a través del sostenimiento y creación de programas de posgrado se forman e incrementan los cuadros académicos necesarios y capaces de analizar e interpretar el entorno social y cultural, así como producir nuevos conocimientos en el ámbito de las ciencias sociales y de las humanidades.