SUSCRIBETE

25 Julio 2021, Puebla, México.

Cultura | Crónica | 2.MAR.2021

"Xantilamoxtli". Literatura y lucha social

Martín Barrios

Así es que, viva la poesía, el rock and roll y la resistencia obrera e indígena

¿Cómo es posible maestro Barrios que prefiera dejar de lado su carrera como escritor para andar en huelgas en la maquiladora?

Esa  demoledora sentencia de una funcionaria del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes me hizo ver que tenía una disyuntiva, una bifurcación de caminos en la vida y, tenía que escoger.

Estaba transcurriendo el 2003.

En 2002, en el parque ecológico me senté a leer el periódico mientras esperaba una audiencia en la Junta de Conciliación y Arbitraje, cuando encontré el dictamen que manifestaba que había ganado el Premio Nacional de Poesía Joven Nezahualcóyotl Acolmitzli con mi trabajo "Xantilamoxtli" o "Códice Xantil".

En realidad me sentía bastante a gusto por obtener el triunfo, el premio, la publicación y presentaciones y otras cosas por venir.

Después vino la entrega del premio y la celebración en una comunidad tlahuica del Estado de México, abriéndose una serie de actos de presentación y lectura de los poemas por varios lados.

Se hizo la edición  de dos mil ejemplares entre el FONCA y el Instituto Mexiquense de Cultura y, muchas presentaciones y giras de  las mismas.

En 2003 sucedía lo que relato, pero también empezábamos a organizar la resistencia obrera en las maquiladoras del criminal empresario Kámel Nacif y sus socios libaneses Haddad, en las plantas de Tarrant Apparel Group en lugares como Aguas de Tehuacán y en donde está el vomitivo paseo comercial.

Así que ante este cruce de caminos, escogí sumergirme en el mundo de la organización obrera y de alguna manera, renuncié o pospuse abrir un camino personal como escritor.

No me arrepiento porque la defensa y asesoría a los trabajadores y obreras de la maquila, era una elección que obedecía a mis tendencias políticas sindicalistas y de combate en la ciudad en la que nací y vivo y, que hoy en día continúo haciendo con la convicción que heredé de mi difunta madre Conchita y las lecturas del magonismo entre otras guías de ruta de vida.

Pero la poesía siempre ha estado como la batería en mi vida y, creo que es un tiempo complicado, pero exacto de volver a darle como forma de vida y expresión.

El poemario está dividido en dos partes: La jícara de los terremotos y Los mitos del chaneque (¡Soy el tepechane!).

En la primera parte están: Hacedor de lluvia, Allá donde se encuentra, La mixteca: pueblo de los habitantes de las nubes, En tus sueños tiempero, Domador de Serpientes y Xochihua.

En la segunda aparecen: Cuatrocientos conejos, Tu amor me embriaga y embruja, Danzando en la oscuridad, En el agua que se quema, Cabellera de Espejos y Sagrado Monte Tláloc.

Así es que, viva la poesía, el rock and roll y la resistencia obrera e indígena en la defensa de la Madre Tierra y el Territorio.