SUSCRIBETE

5 Diciembre 2021, Puebla, México.

#ManuVive: Fue asesinato / Memoria de Emanuel Vara Zenteno, Manu

Ciudad /Sociedad civil organizada | Crónica | 21.NOV.2021

#ManuVive: Fue asesinato / Memoria de Emanuel Vara Zenteno, Manu

Carlos Martínez

Mundo Nuestro. Este texto fue escrito por Carlos Martínez y publicado en Mundo Nuestro unos días después de la muerte una mañana de noviembre de 2018 de Emanuel Vara Zenteno, atropellado brutalmente por un autobús de pasajeros a una cuadra del Paseo Bravo. El domingo 21 de noviembre familiares y amigos organizados en la fundación Manu Vive AC exigieron en su memoria un verdadero programa de validades exclusivas para las bicicletas, justo la demanda que Manu impulsó.

Carlos Martínez es ciclista urbano y estratega de innovación para CADENA (onsejo Ciclista Poblano)

Vale la memoria que hizo de Manu: el sueño de una mejor ciudad para todos.

 

Foto Agencia Enfoque

En el zócalo de la ciudad de Puebla este 221 de noviembre. Memoria de Emanuel Vara Zenteno, Manu. (Foto de e-consulta)

 

#ManuVive: Fue asesinato

Texto de Carlos Martínez / 26 de noviembre de 2018

Siempre que me toca leer noticias de ciclistas atropellados y asesinados se me encoge el corazón. Me sucede por una doble congoja. Pienso que pude haber sido yo o alguien conocido. Hoy me llegaron noticias desde temprano de que un conocido, Manu, moría asesinado en su bici por un chofer que se saltó un semáforo.

"Como que asesinado es fuerte ¿no? Lo atropellaron, fue un accidente. El chofer no lo hizo a propósito." Eso pensarán muchos, pero ni madres. Fue asesinato porque el camionero iba a exceso de velocidad, porque se saltó un semáforo, circulando por donde no le tocaba. Todo esto lo hizo consciente. Es un asesino.

Y es así que cada que vez que muere asesinado un ciclista, la comunidad en bici sale a la calle a instalar una bici blanca para recordar a la persona que murió. Es un momento mágico, de conexión con otros colegas. De recordarnos de que aquí seguimos y de que, si no actuamos, podemos ser el próximo. Hoy salimos a rodar y no pude parar de llorar mientras levantaban la bici de Manu. Por él, por mí, por todos los que estábamos allí.

A Manu lo conocí poco pero siempre me pareció que emanaba buena vibra. Lo conocí un poco más cuando lo entrevistamos para un proyecto de movilidad que hicimos en el estudio. Me pareció afable, algo geek, muy entregado a su pasión: diseñar el espacio público para la seguridad de peatones y ciclistas. Era un expertazo que ya había trabajado para el IMPLAN y ahora para el ayuntamiento.

Él sí era un expertazo en temas de movilidad. No como los pendejos que leo ahora en algunas notas sobre su muerte. Y es que no fallan y no faltan los comentarios pendejos de los que no tienen ni puta idea: "es que seguro iba escuchando música"; "¿es que no ven cómo están las calles? Sólo un loco andaría en bici"; "no llevaba casco"; "es que no hay cultura vial"; "luego los ciclistas hacen lo que quieren". El objetivo de esta narrativa es revictimizar al asesinado. Detrás de una computadora. Desde el anonimato. Como cobardes. No te dirían esto a la cara porque saben en el fondo que están llenos de prejucios. No se dan cuenta de que con estos comentarios revelan su lado más ruin. Acusan sin que el acusado pueda defenderse.

 

DE CARLOS MARTÍNEZ DOMÍNGUEZ PUEDES LEER TAMBIÉN EN EL ARCHIVO DE MUNDO NUESTRO:

Que el miedo no nos paralice: ciclistas por una movilidad segura en Puebla

 

 
Que el miedo no nos paralice: ciclistas por una movilidad segura en Puebla
 

El problema de los ciclistas asesinados es porque hay una cultura de violencia en las calles que normaliza que haya "accidentes"; que culpa a las víctimas; en donde todo se resuelve con más campañas de cultura vial. Y no, este problema se soluciona como lo han resuelto en muchas otras ciudades ya: reduciendo velocidades con multas y un mejor diseño de las calles; fomentando el uso seguro de la bici con ciclovías; haciendo más peatonales las calles; incrementando el transporte público para que no haya necesidad de tener un coche.

Si cuando lees una nota de un atropellado lo primero que piensas es "seguro no usó el puente peatonal" o "seguro no llevaba casco", te aviso: eres un pendejo miope que no entiende nada de la violencia vial que vivimos los que caminamos y nos movemos en bici. Ningún casco, chaleco, o luces hubieran salvado a Manu. Nada te salva de un chofer que se salta un semáforo a 60km/h.

Hoy lloré mucho. Tengo los ojos hinchados. Me voy a dormir sabiendo que mañana a las 6.30am tengo que tomar mi bici para ir a dar clases a la IBERO. Siento miedo. Mucho. Porque hoy fue Manu, pero mañana puedo ser yo u otro conocido. Quiero despertar sin sentir esto. Quiero paz mental y vial. Hagan su parte desde sus coches: respeten límites, no conduzcan tomados, no se distraigan al volante. La seguridad vial es compartida. Háganlo por ustedes, háganlo por mí, mi hija, mi esposa y todas las personas que me extrañarían. Aunque para muchos sólo sea un conocido. Como Manu lo fue para mí y lo extraño mucho ya. #ManuVive