SUSCRIBETE

19 Agosto 2022, Puebla, México.

ESPERE Escuelas del Perdón y la Reconciliación

Sociedad civil organizada | Opinión | 28.JUL.2022

ESPERE Escuelas del Perdón y la Reconciliación

Carlos Rodríguez Giacintti

Una propuesta para sanar las heridas.

William Shakespeare dijo hace muchos años que “el rencor es el veneno que yo me tomo para que se muera otra persona”. Se dice que perdonar es un acto de amor. “El perdón es una decisión, no un sentimiento, porque cuando perdonamos no sentimos más la ofensa, no sentimos más rencor. Perdona, que perdonando tendrás en paz tu alma y la tendrá el que te ofendió” (Teresa de Calcuta).

¿De dónde nacen las ESPERE?

Durante más de cinco décadas, Colombia sufrió un conflicto interno armado que involucró a miembros de autodefensas, así como a grupos guerrilleros, lo que ha tenido un impacto devastador en la población civil. De hecho, según la Unidad para la Atención y Reparación Integral a Víctimas (2019), el conflicto ha afectado a más de 8 millones de personas (más del 16% de la población total del país). Además, los datos del Centro de Monitoreo de Desplazamiento Interno (IDMC, 2018) muestran que Colombia tiene más de 5,6 millones de personas desplazadas internamente (PDI). Si bien el proceso de desarme, desmovilización y reintegración (DDR) de las autodefensas tuvo lugar entre 2003 y 2006 (Lair, 2015), las negociaciones con los grupos guerrilleros requirieron varios intentos antes de concluir en 2016, cuando ambas partes firmaron un acuerdo de paz (Ríos, 2018).

La Fundación para la Reconciliación es una organización no gubernamental establecida en 2003, que promueve el perdón y la reconciliación en la cultura política y como valores políticos. Surgió durante el decenio de 1990 a partir de las experiencias de su fundador, Leonel Narváez Gómez, mientras actuaba como facilitador en las negociaciones entre los dirigentes del gobierno colombiano y los grupos guerrilleros.

¿Qué son las ESPERE?

Las Escuelas de Perdón y Reconciliación [ESPERE] nacen como una respuesta a la necesidad de romper el círculo de violencia en el cual se encontraba sumergida Colombia. Fueron ideadas por el Padre Leonel Narváez Gómez IMC [Misionero de la Consolata]. Su propuesta se traduce en los talleres ESPERE basados en un proceso humano, psicoafectivo, espiritual de carácter personal que conduce a la persona a experimentar el perdón y la reconciliación como un camino posible de restauración tanto personal, como del tejido social. Así, desde un proceso experiencial la persona es capacitada no sólo para vivir los efectos liberadores del perdón y la reconciliación, sino también para instaurar, una cultura política de paz que sane las relaciones humanas desde las esferas de lo personal, lo colectivo, lo nacional y lo global.

¿Cómo funcionan las ESPERE y qué se ha logrado?

El taller de las Escuelas de Perdón y Reconciliación (ESPERE) trabaja desde la sociedad civil y promueve la Cultura Ciudadana del Perdón y la Reconciliación en diálogo con el mundo de la vida, con todas las personas, grupos, entidades y naciones (sin distinción de credo, clase, raza, sexo).

Las ESPERE son un programa de la Fundación para la Reconciliación Colombia, en comunión y vinculación con la Fundación para la Reconciliación México, en donde conserva su propia autonomía y libertad de acción a tenor de las Políticas para la Red Internacional ESPERE

Durante 15 años de trabajo, las ESPERE han llegado a más de 2 millones de personas en 20 países en los que la metodología ha sido adaptada a diversas poblaciones. Ha recibido diversos reconocimientos entre los que se cuenta el Premio Unesco de Educación para la Paz en 2006. 

¿Por qué son importantes las ESPERE?

Diversos investigadores y estudios demuestran que aun cuando se consigan formas temporales de paz, se necesita atender a todas las manifestaciones de las afectaciones personales y el resquebrajamiento de la confianza que permean en las relaciones sociales, como producto de situaciones no deseadas y conflictos. El proceso de reconstrucción de tejido social inicia al reconocer que los pleitos, asesinatos, masacres, torturas y demás actos atroces, afectan profundamente las vidas, dejando una marca indeleble en sus memorias, provocando heridas que afectan a la vida cotidiana. Es por ello que, no solamente las personas deben superar las situaciones traumáticas, sino también debe contribuir a cambiar las condiciones históricas que han facilitado las escaladas de la violencia. Las Escuelas de Perdón y Reconciliación (ESPERE) son un proceso pedagógico para sanar las heridas, transformar la memoria ingrata, generar prácticas restaurativas y brindar herramientas para recuperar la confianza.

Los principios pedagógicos del modelo de ESPERE refuerzan las habilidades de comunicación, las habilidades cognitivas y las competencias emocionales, entre ellas la empatía, la comunicación asertiva y la resolución de conflictos, entre otras. Estas habilidades son útiles para resolver problemas y relacionarse con otras personas, generando prácticas de cuidado, perdón y reconciliación; acciones que contribuyen a fundamentar una cultura de paz y de convivencia sostenible (Fundación para la Reconciliación, 2018b). Este proceso fue posible gracias a la promoción del entendimiento de que el uso de las armas es el resultado del fracaso del diálogo, y al fomento del diálogo y las conversaciones transformadoras sobre la violencia entre las víctimas y los perpetradores. Los participantes llevaron este mensaje a sus familias y comunidades, y así instigaron un cambio social más profundo.

 

El perdón no se refiere al pasado sino al futuro. El perdón no cambia el pasado, pero si el futuro.

Las Escuelas de Perdón y Reconciliación – ESPERE, son una propuesta de crear una nueva forma de convivencia en paz y en reconciliación, una experiencia que motiva, a los que participan de ella, a la sanación de las heridas (rabia, rencor, odio, dolor, venganza) que son causadas diariamente por todo tipo de conflictos en las complejas relaciones interpersonales. Son múltiples las situaciones de la vida humana que reclaman el ejercicio del perdón. El Perdón y a la Reconciliación son el paso previo y fundamental para lograr la reconstrucción de mejores relaciones familiares y sociales, para propiciar el vivir en una cultura de paz y armonía, buscando una construcción de familia, sociedad y país. Para reflexionar.

 

Imagen de portada:   Presencia internacional de la Fundación.

 

 Reconocimiento del Programa

La fundación ha sido reconocida con los siguientes premios por su trabajo en la promoción de la paz y la reconciliación:

  • Finalista del Premio Nacional de Paz en 2014;
  • Premio "Tackling Peace Issues" en 2011;
  • Premio Simón Bolívar a la Democracia en 2007 del Congreso colombiano;
  • Premio UNESCO de Educación para la Paz en 2006 (Mención de Honor);
  • Premio al Mérito Civil en 2004 del Consejo de Bogotá.