Mundo Nuestro. El periodista poblano Jorge Machuca ha escrito en el segundo tomo de la trilogía "Dinero ilegal y elecciones en Puebla, 2018-2019", producida por la organización civil Puebla Contra la Corrupción y la Impunidad este texto sobre el papel que han jugado los medios de comunicación en la historia reciente de la política poblana:

"La falta de ética, sumada a la https://pueblacontralacorrupcion.org/dependencia económica de los convenios de publicidad oficial, más la discrecionalidad para su asignación, la ausencia de una regulación estatal de publicidad oficial, la inaplicación de la Ley General de Comunicación Social, la aplicación deficiente de la Ley General de Transparencia y Acceso a la Información Pública, hacen que, especialmente en tiempos electorales, muchos medios de todo tipo y tamaño caigan en prácticas corruptas y sometan su línea editorial, de manera explícita, a los designios del grupo de poder en turno, ya sea que este continúe o cambie súbitamente, como ocurrió tras la muerte del matrimonio Moreno Valle-Alonso."

Giros de 180 grados. El costal al que se le pega sin piedad en un año es convertido al siguiente en un estuche de monerías.

¿Cómo ocurre todo esto? La respuesta a esta pregunta, muy bien lograda por Jorge Machuca en su texto, ofrece una clara perspectiva de las carencias mortales que padece la democracia mexicana en su manifestación local poblana. Y mucho ayuda a entender lo que viviremos en este proceso electoral que ya transcurre hacia el 2021.



Fragmento del capítulo “La cargada mediática, 2018-2019”, de Jorge Machuca Luna en Dinero Ilegal II, PCCI, 2020

La cargada mediática



Al final muchos buscan, a como dé lugar, obtener una rebanada del pastel publicitario, algo que prostituye el ejercicio del periodismo y hace que circule dinero bajo la mesa en efectivo que, aunque lo entregue un funcionario público al integrante de un medio informativo, no se sabe a ciencia cierta de dónde viene.

En Puebla, la inestabilidad social, económica y política de 2019, que implicó la existencia de una gubernatura interina y el llamado a elecciones extraordinarias, devino en un cambio del grupo en el poder, pero no una modificación de la relación turbia entre los medios y sus financiadores gubernamentales.

Al haberse reducido el presupuesto para publicidad oficial en 2019 y, a la par, terminado de tajo las relaciones de muchos medios con el morenovallismo, el grupo de José Antonio Gali y Martha Erika Alonso, muchos, en pos de garantizar su sobrevivencia, cambiaron de un año a otro sus líneas editoriales, lo que quedó evidenciado cuando al grupo político que en 2018 denostaron, fue al que aclamaron en los comicios extraordinarios un año después y posteriormente en el gobierno estatal.



De acuerdo con la Relatoría Especial para la Libertad de Expresión de la Organización de Estados Americanos (OEA), la asignación discrecional de publicidad oficial constituye un mecanismo de censura indirecta, ya que somete la línea editorial de los medios a los designios de quien discrecionalmente determina el monto y las condiciones del pago de la publicidad oficial, que no debe ser un canal de promoción de uno o varios funcionarios públicos, sino una herramienta que contribuya al beneficio social, a la vida democrática.

“Las campañas deben decidirse sobre la base de criterios de asignación claros, públicos y que hayan sido establecidos con anterioridad a la decisión publicitaria. Al momento de adjudicar la pauta, el Estado debería fundar por escrito y claramente cuáles fueron los parámetros utilizados, y la manera en que fueron aplicados”, refieren los principios de regulación de publicidad oficial de la OEA.

En el caso poblano, pese a la existencia de regulación nacional, es posible aplicar lo concluido por Fundar y Artículo 19: “las entidades federativas ejercen recursos millonarios por concepto de publicidad oficial de forma opaca, con alto nivel de discrecionalidad, llegando a extremos de arbitrariedad de forma injustificada, y que son gastos que tienden a aumentar cada año”.

A final de cuentas, la prostitución periodística en tiempos regulares o en campañas electorales es en realidad un atentado contra el derecho a saber de cualquier ser humano, y mientras no se corrija, además de aumentar la desinformación, los medios están dejando de cumplir con su responsabilidad social.

Parte de la construcción de una democracia radica en la información fidedigna que poseen los ciudadanos de manera previa a la toma de decisiones individuales y colectivas. El obstaculizar y el no propiciar que eso ocurra, constituye un atentado en contra del derecho a saber de cualquier persona. Se atenta contra un derecho humano cuando los medios desinforman e incumplen con su responsabilidad social al someter su labor a los designios de sus financiadores públicos, que de manera discrecional pueden premiar o castigar económicamente a esos medios si cumplen con su petición de ensalzar a los dirigentes de los grupos de poder, a la par de atacar o invisibilizar a sus detractores.

Son al menos dos instancias las responsables de frenar esto: el Estado y los propios medios. Si desde el Poder Legislativo no se regula el uso de publicidad oficial, se contribuirá a perpetuar el círculo vicioso alrededor de sumas millonarias de dinero que corren subrepticiamente, en especial en tiempos electorales, y que se traducen en la prostitución de las líneas editoriales de los medios informativos, de manera sutil o abierta.

Los medios deben, a través de códigos de ética o documentos análogos, transparentar ante sus audiencias los compromisos adquiridos con sus financiadores públicos y los montos recibidos, esto bajo la supervisión de organizaciones de la sociedad civil especializadas y moralmente solventes, como Artículo 19 o la Amedi, en conjunto con los órganos garantes de transparencia y los sistemas anticorrupción, para inhibir cualquier intento de presión o censura por parte de los financiadores públicos, así como cualquier incumplimiento a los contratos por parte de los medios.

La publicidad oficial no es mala en sí misma. Lo malo es la falta de reglas, la discrecionalidad y la opacidad en su asignación. Por ello se deben establecer normas transparentes y que impidan la discrecionalidad en la asignación y pago de la publicidad oficial desde cualquier instancia que maneje dinero público, teniendo siempre como objetivo final el lograr que todo ciudadano se haga de información útil para mejorar su calidad de vida.

En ese escenario, resulta pertinente la aplicación del esquema de gobierno abierto aplicado localmente a la contratación de publicidad oficial, en una iniciativa similar a la lanzada por el INAI en 2015, donde por medio de una herramienta digital en línea, se transparenten de manera desglosada las campañas, proveedores, tipo de servicio, contratos y montos.

Ibero Puebla

Foto



El ex coronel salvadoreño y viceministro de Defensa, Inocente Montano, durante su juicio en España.

COMUNICADO

La sentencia de la audiencia nacional sobre los mártires de la UCA, paso decisivo hacia la verdad

“La reconciliación es siempre obra de la justicia.” (CG 36, D. 1, n. 21)



Desde la Cátedra Latinoamericana Ignacio Ellacuría de Análisis de la Realidad Política y Social saludamos la sentencia de la Audiencia Nacional sobre el caso de los jesuitas asesinados la madrugada del 16 de noviembre de 1989, junto a una colaboradora de la comunidad jesuita y su hija, y reconocemos el arduo trabajo de las organizaciones que asumieron el compromiso de llevar a la justicia a los responsables de esta masacre, en particular la Asociación Pro Derechos Humanos de España y el Center for Justice & Accountability.

Este viernes 11 de septiembre, fecha memorable en la conciencia latinoamericana, la justicia española determinó condenar con 133 años de cárcel por estos hechos atroces al ex viceministro de Seguridad Pública del Ejército de El Salvador, Inocente Orlando Montano. Si bien la sentencia responsabiliza formalmente al excoronel por la muerte de los cinco jesuitas de origen español que colaboraban en la Universidad Centroamericana José Simeón Cañas (UCA), la resolución está inscrita en una perspectiva de justicia universal que abre cauces en la consecución de la verdad y la reconciliación.

Para la Audiencia Nacional, lo ocurrido hace casi 31 años fue terrorismo desde el Estado. “En de­nitiva –puede leerse en el boletín o­ficial de esta institución– el papel de la Iglesia como mediadora para tratar de acabar con la sangrienta guerra civil les granjeó la enemistad de la extrema derecha, quien temía que en la negociación se les privase de sus privilegios, y dentro de la Iglesia, se enfocaba especialmente a la ­gura de Ignacio Ellacuría, S.J., cuya insistencia hizo que cada vez hubiera más presión respecto de alcanzar una solución negociada al conflicto en los meses inmediatamente anteriores al asesinato de los jesuitas. La línea dura centró su atención en obstaculizarla, teniendo en cuenta que uno de los elementos centrales de la negociación era la depuración de las Fuerzas Armadas, cuyos miembros rechazaban.”



La sentencia deja en fi­rme que se utilizó la violencia criminal desde las más altas estructuras del poder en un contexto en el que el trabajo de la Iglesia, y de Ellacuría en concreto, buscaba tender puentes entre el gobierno militar y la guerrilla hacia un diálogo que terminara con el conflicto armado. Así, la memoria de los jesuitas Ignacio Ellacuría, Ignacio Martín-Baró, Segundo Montes, Amando López, Juan Ramón Moreno y Joaquín López, así como de Elba Ramos y su hija Celina Ramos, reivindica la justicia anhelada durante muchos años, siendo un paso decisivo hacia la verdad que es condición ineludible para la reparación y la reconciliación.

Asimismo, en el marco del avance del poder militar y otras fuerzas oscuras en nuestras imperfectas democracias latinoamericanas, la sentencia desafía el sistema de encubrimiento e impunidad con el que las mismas estructuras han buscado hacer aún más angosto el camino de la justicia.

En solidaridad con la UCA y el resto de víctimas de la violencia que trajo consigo la guerra civil en El Salvador, nos unimos a su llamado para que sea la justicia salvadoreña la que pueda sanar las heridas del pasado y la Fuerza Armada pida perdón por los crímenes cometidos en aquellos años. En esta perspectiva, el proceso seguido por la Audiencia Nacional puede resultar modélico. Como universidades que honramos el legado de Ellacuría, a­rmamos que la lucha por la justicia no es más que la forma histórica del amor activo, ese amor manifestado en la sangre de los jesuitas y de todas y todos los cruci­ficados del pueblo salvadoreño y latinoamericano que han sido y seguirán siendo fermento de nuevas luchas y resistencias. Contra la fuerza del olvido, el aliento de la esperanza.

Atentamente

Universidad Autónoma de San Luis Potosí

Universidad Centroamericana José Simeón Cañas

Universidad Iberoamericana Ciudad de México-Tijuana

Universidad Iberoamericana Puebla

Universidad La Salle Oaxaca

Universidad Loyola Tecnológico Universitario del Valle de Chalco

Fórmula 1: Cortos del GP de La Toscana 2020

1027º de la Historia de la F1. 9° de la Temporada



En carrera con accidentes, suspensiones y poca competencia, Hamilton regresa al triunfo.

La Carrera que presenciamos en el Circuito de Mugello que hacía su debut en la F1, fue extraña y hasta caótica. Tres accidentes, dos suspensiones de la carrera y las tres apariciones del Safety Car vestido de rojo, fueron los elementos principales en la celebración del GP número 1000 de la histórica y más ganadora escudería de la F1.





Las tres Prácticas Libres se las llevó BOTTA, pero ya en la Calificación HAMILTON controló la situación y consiguió su Pole número 95, dejándole a su compañero de equipo la 2ª posición en la parrilla, Atrás de ellos los dos Red Bull, un sorpresivo LECLERC en el 5º, los dos Racing Point en 6º y 7º y RICCARDO, SAINZ y OCON fueron los primeros diez de la parrilla.

El día de la carrera todo normal, clima, pista, autos y pilotos sin ninguna novedad, Vuelta de calentamiento o formación, se ubican en sus cajones a la espera de que se apaguen los rojos y cuando lo hacen, comienza la novena carrera de la temporada.

Mala salida de HAMILTON, buena la de BOTTAS que toma la punta, mejor la de LECLERC que se trepa hasta el 3º y pésima salida de VERSTAPPEN por falta de potencia de su propulsor Honda que lo deja a la mitad del pelotón. Todos pasan bien la curva dos, pero metros adelante el primer incidente entre SAINZ y NORRIS que resulta en trompo del piloto español, que en medio de la pista es tocado por VETTEL. Atrás de ellos el pelotón muy apretado en el que vienen GROSJEAN y GASLY haciendo sándwich a RAIKKONEN que alcanza a VERSTAPPEN y lo avienta fuera de la pista, acompañado del ganador del GP de Italia apenas el domingo pasado. Ambos fuera de la competencia.

Safety Car a la pista por cuatro vueltas. Al inicio de la quinta vuelta el Safety Car se va a pits, BOTTAS va demasiado lento tratando de controlar y retrasar a su coequipero. Acelera a tope después de cruzar la línea de meta, pero deja muy apretado a los autos de la retaguardia, los cuales oprimieron el acelerador a fondo al ver la bandera verde en la recta. Se alcanzan varios autos ocasionando tremenda carambola, con daños irreparables en cuatro autos; LATIFI, MAG, GIOVINAZZI Y SAINZ. De nuevo Safety Car que circulará por la calle de boxes por lo sucia que quedó la recta principal en la que ocurrió el accidente.

En la vuelta 8 la Dirección de Carrera ondea la bandera roja suspendiendo la carrera y tras una espera de más de veinte minutos, salen los trece autos que sobreviven en la carrera para completar la vuelta 9 y colocarse de nuevo en la parrilla de salida. Se apagan los rojos y ahora sí HAMILTON sale mejor que BOTTAS y toma la delantera antes de llegar a la Curva 1. Atrás no muchos cambios, solo ALBON que iba en quinto y cae al 8º. LECLERC, STROLL, PEREZ, RICCARDO, ALBON Y NORRIS se compactan para pelearle al de Mónaco el tercer puesto que defiende muy bien hasta la vuelta 18, en la que empieza su debacle cayendo hasta el 6º puesto.

De la Vuelta 20 a la 43 se dan algunos cambios en las posiciones por las entradas a pits a cambiar sus neumáticos y dos o tres rebases en la lucha por el tercer puesto de la carrera. En esa pelea estaba STROLL que corría en cuarto lugar, para su mala fortuna se le pincha un neumático que saca a su auto de la pista y sin control se impacta fuertemente con la contención. Safety Car a escena de nuevo en la Vuelta 44 por dos vueltas, hasta que los mandamases de la carrera vuelven a mostrar bandera roja suspendiendo la carrera, que se está eternizando.

De nuevo formación en la parrilla para reiniciar la carrera en la Vuelta 47 con tan solo doce autos y en la arrancada HAMILTON conserva la punta, seguido de RICCARDO, BOTTAS, ALBON Y PEREZ. La carrera se convierte en un sprint de los seis primeros en el que BOTTAS recupera el segundo y ALBON asciende al 3º en la Vuelta 51 superando RICCARDO.

Nada más que contar porque el piloto inglés de Mercedes llega tranquilo a la meta sacándole cuatro segundos a su coequipero y poniéndose a una sola carrera de romper el récord histórico de Schumacher con 91 Grandes Premios ganados. Va a ser fácil.

-Gana HAMILTON su carrera número 90, el primer GP de la Toscana, la primera carrera de F1 en la pista de Mugello, en la mera celebración del GP número 1000 de Ferrari y establece un récord al puntuar en 222 carreras de F1. ¡Ah! Y hace la vuelta rápida.

-Mercedes obtiene su victoria 109, su 120ª Pole Position, su 80ª vuelta rápida y el 195º triunfo de su motor en F1. Números que crecen cada semana porque están en otro nivel.

-Primer Podio para Alexander Albon en el momento que más lo necesitaba para conservar su asiento en Red Bull Racing.

-Muy bien RICCARDO, Piloto del Día y además consigue por tercera vez el cuarto lugar en esta temporada. Rescatando al equipo Renault, aunque ya se ve vestido de naranja.

- Muy buena carrera de PEREZ, a pesar de ser la primera sabiéndose fuera de Racing Point. De acuerdo con las condiciones de su auto en esta carrera, que no llevaba las mejoras aerodinámicas que sí le pusieron al de su compañero, el obtener el quinto lugar y el haberle ganado en la calificación deben saberle a gloria y deben tenerlo tranquilo.

-Ferrari en la celebración de su GP 1000 mejoró mucho con respecto a lo hecho en Monza. Puntuaron sus dos pilotos, LECLERC dio espectáculo, más por su talento que por su coche, pero siguen estando lejos de lo que los Tifosi y los aficionados a la F1 esperamos.

CARRERA

59 vueltas en 2h 19m 35.060s (133.037 Km/h)

Vueltas en cabeza: BOTTAS: 9 - HAMILTON: 50.

Vuelta Rápida: HAMILTON Vuelta 58, 1’18’’833 (239.519)

Safety Car: 3

PROXIMO

27 de septiembre 2020

GRAN PREMIO DE RUSIA 2020

FORMULA 1 VTB RUSSIAN GRAND PRIX 2020

Circuito: Autódromo de Sochi

53 vueltas

Longitud: 5.848 Kms

Distancia: 309.944 Kms

Récord de Vuelta: HAMILTON 1’35”761 (2019)

Hasta la próxima Autopista

Del fogón a la boca

Utensilios y Recipientes de Cocina: el tazón de la bisabuela

Durante todo el siglo XIX y todavía durante las tres primeras décadas del XX, las importaciones de trastos y utensilios de cocina provenientes de Europa primero – y de los EE. UU. después - aumentaron en México hasta llegar a muchos hogares, sobre todo urbanos. Algunos de estos utensilios estaban fabricados en un material semejante a la porcelana, que genéricamente conocemos como cerámica o media porcelana.



Estas piezas se horneaban a mayor temperatura que nuestra Talavera y eran producidos industrialmente, por lo que lentamente desplazaron a muchos de los talleres artesanales locales. Alejandro de Humboldt, después de su visita a nuestra ciudad en 1802, afirma que, de más de 40 fabricantes de loza de Talavera que existieron en Puebla hacia finales del S.XVII, sólo quedaban 16 talleres abiertos, por las importaciones que llegaban de Europa vía Veracruz.

Lo novedoso no sólo eran sus variados diseños, sino también los finos estampados y colores, además del glaseado que cubría las piezas, que las hacía impermeables. Pero había otras características que los hacían todavía más demandados: la facilidad de su limpieza después del uso, su gran durabilidad y, sobre todo, esa sensación de pulcritud que daban.

En nuestra Ciudad, hacia finales de los 1830’s varios empresarios poblanos encabezados por Esteban de Antuñano y Joaquín Furlong fundaron la Compañía Empresarial de Loza Fina de Puebla, situada en la antigua Calle del Montón y que después se llamaría Calle de la Fábrica de Loza, hoy 4 norte 1000. Algunas piezas fabricadas durante la dirección del inglés James Brindley, todavía las podemos admirar en la Colección del Museo Bello. Al parecer, la fábrica cerró definitivamente para 1856. En el siglo posterior se fundaron en otras partes de nuestro país varias fábricas de cerámica industrial que llegaron a niveles muy altos en calidad y diseño, como la extinta Fábrica de Porcelana de Cuernavaca y la muy exitosa Ánfora fundada en 1920 y que todavía produce en su planta de Pachuca, Hidalgo una gran variedad de utensilios y vajillas.

Los utensilios y vajillas de cerámica europea eran comercializadas en nuestro país en tiendas especializadas, que las importaban directamente, como la antigua Casa Boker en la capital y en Puebla, en los almacenes de ‘La Ciudad de México’ que después se llamó ‘Las Fábricas de Francia’ en el bellísimo edificio art nouveau de la esquina de la 2 norte y 2 oriente.



La mañana que la bisabuela preparaba los chiles que esa tarde del 16 de septiembre se comerían para la celebración familiar, observé que ocupaba un pequeño tazón blanco con listón azul, para batir las claras que ocuparía para el capeado. Tenía todo perfectamente controlado: la cantidad de claras a usar, el tiempo y fuerza de batido - empleando el batidor de madera que tan celosamente guardaba - la pizca de sal y pimienta para darles sabor y, finalmente, la yema adicionada casi al final del proceso. Cuando todo esto terminaba, los chiles rellenos y revolcados en harina, eran hábilmente sumergidos en el recipiente, para recibir un abrigo de claras, que aseguraba un capeado perfecto y uniforme, al freírse en la manteca bien caliente que los recibía.

Lo que más nos llamaba la atención, era que siempre ocupara el mismo tazón para batir las claras. Nuestro asombro fue todavía mayor cuando declaró: ‘Lo compré hace muchos años en una afamada tienda cerca de la iglesia de San Pedro, que traía novedades de ultramar. Me acomodé a usarlo, es fácil de limpiar, resistente y sobre todo aguantador: nunca me falla el capeado’



Muchos años después de esta conversación, aún me pregunto: ¿el utensilio hace la diferencia? ¿el material del que está fabricado es el que asegura la buena calidad del capeado? ¿O más bien es la feliz conjunción de conocimientos heredados y práctica derivada del uso continuo del utensilio -sin importar tanto su procedencia- para asegurar un óptimo resultado?

Creo que ésta última es la correcta.

¡Charlemos más de Gastronomía Poblana y’a darle, que es Mole de Olla’’!

#tipdeldia: ‘La práctica hace al maestro’ es un viejo adagio que se cumple a cabalidad en la cocina tradicional. Conocer los utensilios que tenemos a mano es derivado de la práctica cotidiana, y el éxito de las recetas que sigamos - tanto heredadas como aprendidas – depende en gran medida de ello.

La música mexicana en La Casa del Mendrugo

Disfruta de nuestra proyección en gran formato.

Una noche con Alondra de la Parra.

ALONDRA DE LA PARRA / ORQUESTA IMPOSIBLE (6:56)
LA NOCHE DE LOS MAYAS / SILVESTRE REVUELTAS / Orquesta de París (29:35)
HUAPANGO / PABLO MONCAYO (9:02)
DANZA No. 2 /ARTURO MARQUEZ (10.32)
CIELITO LINDO (3:42)
LA LLORONA (4:05)
AMANECI EN TUS BRAZOS (4:17)
CUCURRUCUCU PALOMA (4:16)
Duración (1:09:25 )
Informes y Reservaciones: 2223268060

WhatsApp: 2221864248
¡No cover!

Sin lugar a duda, una de las mujeres que tiene una mayor trayectoria en la defensa de los derechos del territorio, el agua y en particular de las mujeres masehual, lo es Doña Rufina Villa Hernández, conocida popularmente como Doña Rufi. Mujer menudita de estatura, pero grande de corazón y espíritu y con una gran capacidad de trabajo. Su experiencia y trabajo la han llevado a tener un gran reconocimiento más allá de su comunidad, municipio, región o estado. Doña Rufi se ha convertido en una grana guardiana de su cultura y, sobre todo, del territorio y de los bienes naturales de su región y referente de las mujeres indígenas en el reconocimiento de sus derechos. Doña Rufina Edith Villa Hernández, nació en la Ciudad de Cuetzalan en el año de 1955. Es madre de cuatro hijas y cuatro hijos, escolaridad primaria completa. Vive en la comunidad de San Andrés Tzicuilan del Municipio de Cuetzalan.

Gerardo Pérez Muñoz



Aquí les presentamos el testimonio de Doña Rufi

Mujeres defensoras del territorio y la vida

Testimonio de Doña Rufi Villa



Guardiana del territorio, la cultura y los derechos de las mujeres masehual

Queremos “alcanzar el sueño de una vida digna, justa y en armonía con la naturaleza.”



Soy integrante de la organización de Mujeres Indígenas Masehual Siuamej Mosenyolchicauani S. de S.S (del Náhuatl, Mujeres Indígenas que se Apoyan) desde el año de 1985, año en el que formamos un grupo en mi comunidad para buscar mercado a precios justos para la venta de nuestras artesanías.

Como organización nos preocupamos desde el principio para que como mujeres tuviéramos una vida más digna; enseñamos a leer y a escribir a nuestras compañeras que nunca fueron a la escuela. En reuniones analizamos nuestra problemática como mujeres, por lo que empezamos a conseguir créditos blandos para el mejoramiento de la vivienda, también empezamos a hablar de la situación de violencia doméstica que vivíamos, en la comunidad éramos discriminadas por ser indígenas y pobres.

Formamos un grupo de Promotoras en Derechos Humanos enfocado a los Derechos de las Mujeres, recibíamos e impartíamos talleres a las compañeras de la organización, después ampliamos estos talleres a las escuelas Telesecundarias del municipio con jóvenes que cursaban el 3er grado.

Se conformó la CAMI, Casa de la Mujer Indígena, en el centro de Cuetzalan. He sido parte del equipo de Promotoras en Salud, recibimos capacitación y la devolvimos al grupo de Masehual Siuamej, fue así como conocimos la situación y los avances a nivel internacional sobre los Derechos de las Mujeres.

Desde el inicio de la organización de mujeres, empezamos a reflexionar sobre los problemas de contaminación que se veían en nuestro entorno, ya había muchos desechos plásticos. Iniciamos una campaña de no usar bolsas desechables para nuestras compras, empezamos a promover las letrinas secas ecológicas y los fogones ahorradores de leña.

La siembra de la milpa se empezó a hacer con abonos orgánicos, aprovechando los restos orgánicos de la cocina, la caña seca y el moxte (hoja de maíz), compartíamos las enseñanzas de las abuelas para comer nuestro propio maíz, sobre el respeto a la semilla sagrada que nos da la fuerza, nadie debe tirar un grano de maíz ni pisarlo.

También compartíamos las creencias de que no debemos matar las víboras porque son las dueñas de los nacimientos de agua, empezamos a fomentar la siembra de frutales para así consumir fruta fresca en vez de tomar aguas pintadas (artificiales).

En 1995 empezamos a capacitarnos en el tema de salud, fui parte de ese equipo de Promotoras que recibía e impartía talleres en los grupos, aprendimos a transformar las plantas medicinales en algunos preparados como son: tinturas, jarabes, vinos tónicos, unciones, pomadas y jabones medicinales, de esta manera iniciamos el aprovechamiento de plantas medicinales para curarnos.

En el mismo año, de 1995, en reunión del Consejo de Mujeres -del cual yo era la Presidenta- pensamos iniciar el proyecto de un hotel para obtener recursos propios que nos permitieran cubrir los gastos de nuestra organización. Como no teníamos recursos económicos, solicitamos dos créditos, uno al INI, Instituto Nacional Indigenista (actualmente INPI, Instituto Nacional de Pueblos Indígenas) y uno a FONAES, Fondo Nacional de Apoyo para las Empresas de Solidaridad. Construimos el Hotel Taselotzin en 1996 y, en 1997 empezamos el funcionamiento del hotel con 10 habitaciones y el restaurante.

Me ha gustado participar en capacitaciones, en encuentros y en foros regionales, nacionales e internacionales.

En 1994 participamos en el movimiento Zapatista, acudimos a algunos Encuentros en San Cristóbal de las Casas con el EZLN, Ejército Zapatista de Liberación Nacional, participamos en el Primer Encuentro Nacional en Oaxaca con la Comandante Ramona, formamos parte de la CONAMI, Coordinadora Nacional de Mujeres Indígenas y fui miembro del ECMIA, Enlace Continental de Mujeres Indígenas.

En el año 2007 fui integrante de CORDESI, Coordinadora Regional de Desarrollo con Identidad, para impedir que se implementara un proyecto de turismo masivo en 11 municipios de la Sierra Nororiental de Puebla, convenio que iba a firmarse en Cuetzalan.

En 2008 como Sociedad Civil impedimos que se llevara a cabo un proyecto, que pretendían instalar en la zona de los manantiales que surten de agua a las comunidades de Cuetzalan. De este proyecto, el Presidente municipal dijo no tener conocimiento, logramos pueblo y organizaciones que no se echara a andar ese proyecto, consistía en instalar cabañas y un zoológico para atraer turismo.

A raíz de esta situación de peligro se le planteó al Presidente municipal crear un Ordenamiento Territorial participativo, el cual con aportación del Ayuntamiento y con la colaboración de CUPREDER, Centro Universitario para la Prevención de Desastres Regionales de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, se generó el Diagnóstico y se recopilaron los datos a través de Asambleas Comunitarias en las 8 Juntas Auxiliares del municipio, esto fue durante un año.

Después de presentar el proyecto y de haber sido aprobado por la Asamblea, éste fue aprobado en sesión de Cabildo Abierto del Ayuntamiento Municipal en septiembre de 2010. Ese mismo año en diciembre, el Programa de Ordenamiento Ecológico Territorial de Cuetzalan se aprobó en la Cámara de Diputados del Estado y fue publicado en el Periódico Oficial del Estado.

En Asamblea fui nombrada Presidenta del Órgano Ejecutivo del COTIC, Comité de Ordenamiento Territorial Integral de Cuetzalan, cargo que dejo en 2018.

En 2012 participamos en Asambleas de la Junta Auxiliar de Xiloxochico por el proyecto de una Línea de Alta Tensión de la CFE, Comisión Federal de Electricidad, (no había claridad del proyecto). En 2014 nos enteramos de la amenaza de proyectos extractivos de minería a cielo abierto y de hidroeléctricas. Participamos en una reunión que convocó a las organizaciones, de esta manera conformamos un Consejo de Defensa del Territorio llamado Tiyat-Tlali (Tierra, en Totonaco y en Náhuatl).

Acudimos a la Autoridad municipal en turno, pero no nos creyeron. En la comunidad de San Miguel Tzinacapan se proyectó un video que mostraba la tragedia de permitir la entrada de la minería a nuestros lugares, la destrucción de las montañas, la contaminación del agua, la detonación constante de explosivos, los problemas de salud que se provocan en las personas que trabajan en la mina, como enfermedades en la piel, en los ojos y las mal formaciones en los recién nacidos, entre otras afectaciones de quienes viven cerca.

Entonces empezamos a reunirnos y a compartir esta información en los barrios, en las comunidades, en las Juntas Auxiliares. Iniciamos la realización de Asambleas, la primera fue de 150 personas, en la segunda Asamblea participaron 450 personas, en la tercera 800 y así, se expandió en los municipios cercanos a Cuetzalan, hasta llegar a reunirnos entre 5,000 a 6,000 personas de 25 municipios principalmente de Puebla y Veracruz, con una muy buena participación de mujeres.

Siempre se realizaron Asambleas pacíficas, informativas, compartiendo experiencias con personas de otras regiones que estaban padeciendo por el mismo mal.

Después nos enteramos de que la mayor parte de nuestro territorio estaba concesionado para minería, hidroeléctricas y fracking, lo que nos alarmó y nos hizo continuar con esta lucha. Nombramos un Consejo Altepettajpianij, y un Consejo Masehual del agua, de apoyo a los Comités del agua.

Como COTIC solicitamos apoyo a un abogado para hacer una demanda al Estado Mexicano, al no respetar nuestro Ordenamiento Territorial de Cuetzalan. Se entabló un juicio que logró detener el avance del proyecto extractivo.

Por mandato de la Asamblea con nuestro Ordenamiento solicitamos a SEMARNAT, Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales, la cancelación de cuatro hidroeléctricas en la Cuenca del Río Apulco, lo que se detuvo sin problemas.

En 2016 nos convocó el Ayuntamiento municipal a una reunión con la CFE para que nos presentaran un proyecto de subestación eléctrica, que pretendían instalar en esta Ciudad de Cuetzalan (atrás del Centro de Convenciones). El Presidente municipal ya había otorgado la autorización para el cambio de uso de suelo. En octubre de este mismo año, tuvimos una reunión muy álgida con el Presidente municipal y la CFE; el Presidente llevó a los Presidentes auxiliares y a los Jueces de Paz, así como a algunos dirigentes de Antorcha Campesina para que se votara a favor del proyecto de la subestación; gracias al buen juicio de los Jueces que pidieron se consultara a las comunidades, no se aprobó el proyecto, pero a nosotros nos dijeron de todo, la obra quedó suspendida hasta que hubiera un acuerdo.

El 19 de noviembre del mismo año 2016, llevamos a cabo una Asamblea frente al Palacio Municipal, en donde decidimos llevar una manta grande que decía: el Pueblo no permite la construcción de la subestación eléctrica. A partir de ahí, la población estuvo en resistencia en un lugar cercano al terreno en donde pretendían instalar la subestación, para vigilar que no continuaran con la obra, esto duró un año hasta después de que se venció su permiso, diariamente se cambiaban en turnos de hombres y mujeres.

A las personas que acudían a vigilar les llevábamos alimento, además, ese espacio sirvió para realizar talleres, ahí la gente conoció las energías alternativas como son los paneles y calentadores solares.

Por no permitir la instalación de esta subestación, en enero de 2017 nos hicieron llegar un citatorio a cuatro elementos del COTIC y a tres miembros de MIOCUP, quienes también se manifestaron en contra. El costo fue una demanda ante la PGR en la Ciudad de Puebla, para amedrentarnos y pedir que accediéramos a la ejecución del proyecto.

En una reunión interna del Ordenamiento me preguntaron si quería negociar con los señores de la CFE o, si pensaba que se enfrentara la demanda, yo contesté que debíamos enfrentarla, y así se hizo. En diciembre del año pasado, 2019, supimos que ya nos habían levantado la demanda.

Me siento satisfecha de poder contribuir en la defensa y protección de nuestro territorio, durante más de la mitad de mi vida he participado en diferentes espacios para lograr el reconocimiento de nuestros Derechos como Mujeres y como Pueblo Indígena.

Sé que esta lucha no se acaba y mientras podamos aquí estamos. Seguimos participando, aprendiendo y compartiendo cada día hasta alcanzar el sueño de una vida digna, justa y en armonía con la naturaleza, en un ambiente sano para quienes aún van a llegar.

Doña Rufina Villa Hernández

Sin lugar a duda, una de las mujeres que tiene una mayor trayectoria en la defensa de los derechos del territorio, el agua y en particular de las mujeres masehual, lo es Doña Rufina Villa Hernández, conocida popularmente como Doña Rufi. Mujer menudita de estatura, pero grande de corazón y espíritu y con una gran capacidad de trabajo. Su experiencia y trabajo la han llevado a tener un gran reconocimiento más allá de su comunidad, municipio, región o estado. Doña Rufi se ha convertido en una grana guardiana de su cultura y, sobre todo, del territorio y de los bienes naturales de su región y referente de las mujeres indígenas en el reconocimiento de sus derechos. Doña Rufina Edith Villa Hernández, nació en la Ciudad de Cuetzalan en el año de 1955. Es madre de cuatro hijas y cuatro hijos, escolaridad primaria completa. Vive en la comunidad de San Andrés Tzicuilan del Municipio de Cuetzalan.

Gerardo Pérez Muñoz



Aquí les presentamos el testimonio de Doña Rufi

Mujeres defensoras del territorio y la vida

Testimonio de Doña Rufi Villa



Guardiana del territorio, la cultura y los derechos de las mujeres masehual

Queremos “alcanzar el sueño de una vida digna, justa y en armonía con la naturaleza.”



Soy integrante de la organización de Mujeres Indígenas Masehual Siuamej Mosenyolchicauani S. de S.S (del Náhuatl, Mujeres Indígenas que se Apoyan) desde el año de 1985, año en el que formamos un grupo en mi comunidad para buscar mercado a precios justos para la venta de nuestras artesanías.

Como organización nos preocupamos desde el principio para que como mujeres tuviéramos una vida más digna; enseñamos a leer y a escribir a nuestras compañeras que nunca fueron a la escuela. En reuniones analizamos nuestra problemática como mujeres, por lo que empezamos a conseguir créditos blandos para el mejoramiento de la vivienda, también empezamos a hablar de la situación de violencia doméstica que vivíamos, en la comunidad éramos discriminadas por ser indígenas y pobres.

Formamos un grupo de Promotoras en Derechos Humanos enfocado a los Derechos de las Mujeres, recibíamos e impartíamos talleres a las compañeras de la organización, después ampliamos estos talleres a las escuelas Telesecundarias del municipio con jóvenes que cursaban el 3er grado.

Se conformó la CAMI, Casa de la Mujer Indígena, en el centro de Cuetzalan. He sido parte del equipo de Promotoras en Salud, recibimos capacitación y la devolvimos al grupo de Masehual Siuamej, fue así como conocimos la situación y los avances a nivel internacional sobre los Derechos de las Mujeres.

Desde el inicio de la organización de mujeres, empezamos a reflexionar sobre los problemas de contaminación que se veían en nuestro entorno, ya había muchos desechos plásticos. Iniciamos una campaña de no usar bolsas desechables para nuestras compras, empezamos a promover las letrinas secas ecológicas y los fogones ahorradores de leña.

La siembra de la milpa se empezó a hacer con abonos orgánicos, aprovechando los restos orgánicos de la cocina, la caña seca y el moxte (hoja de maíz), compartíamos las enseñanzas de las abuelas para comer nuestro propio maíz, sobre el respeto a la semilla sagrada que nos da la fuerza, nadie debe tirar un grano de maíz ni pisarlo.

También compartíamos las creencias de que no debemos matar las víboras porque son las dueñas de los nacimientos de agua, empezamos a fomentar la siembra de frutales para así consumir fruta fresca en vez de tomar aguas pintadas (artificiales).

En 1995 empezamos a capacitarnos en el tema de salud, fui parte de ese equipo de Promotoras que recibía e impartía talleres en los grupos, aprendimos a transformar las plantas medicinales en algunos preparados como son: tinturas, jarabes, vinos tónicos, unciones, pomadas y jabones medicinales, de esta manera iniciamos el aprovechamiento de plantas medicinales para curarnos.

En el mismo año, de 1995, en reunión del Consejo de Mujeres -del cual yo era la Presidenta- pensamos iniciar el proyecto de un hotel para obtener recursos propios que nos permitieran cubrir los gastos de nuestra organización. Como no teníamos recursos económicos, solicitamos dos créditos, uno al INI, Instituto Nacional Indigenista (actualmente INPI, Instituto Nacional de Pueblos Indígenas) y uno a FONAES, Fondo Nacional de Apoyo para las Empresas de Solidaridad. Construimos el Hotel Taselotzin en 1996 y, en 1997 empezamos el funcionamiento del hotel con 10 habitaciones y el restaurante.

Me ha gustado participar en capacitaciones, en encuentros y en foros regionales, nacionales e internacionales.

En 1994 participamos en el movimiento Zapatista, acudimos a algunos Encuentros en San Cristóbal de las Casas con el EZLN, Ejército Zapatista de Liberación Nacional, participamos en el Primer Encuentro Nacional en Oaxaca con la Comandante Ramona, formamos parte de la CONAMI, Coordinadora Nacional de Mujeres Indígenas y fui miembro del ECMIA, Enlace Continental de Mujeres Indígenas.

En el año 2007 fui integrante de CORDESI, Coordinadora Regional de Desarrollo con Identidad, para impedir que se implementara un proyecto de turismo masivo en 11 municipios de la Sierra Nororiental de Puebla, convenio que iba a firmarse en Cuetzalan.

En 2008 como Sociedad Civil impedimos que se llevara a cabo un proyecto, que pretendían instalar en la zona de los manantiales que surten de agua a las comunidades de Cuetzalan. De este proyecto, el Presidente municipal dijo no tener conocimiento, logramos pueblo y organizaciones que no se echara a andar ese proyecto, consistía en instalar cabañas y un zoológico para atraer turismo.

A raíz de esta situación de peligro se le planteó al Presidente municipal crear un Ordenamiento Territorial participativo, el cual con aportación del Ayuntamiento y con la colaboración de CUPREDER, Centro Universitario para la Prevención de Desastres Regionales de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, se generó el Diagnóstico y se recopilaron los datos a través de Asambleas Comunitarias en las 8 Juntas Auxiliares del municipio, esto fue durante un año.

Después de presentar el proyecto y de haber sido aprobado por la Asamblea, éste fue aprobado en sesión de Cabildo Abierto del Ayuntamiento Municipal en septiembre de 2010. Ese mismo año en diciembre, el Programa de Ordenamiento Ecológico Territorial de Cuetzalan se aprobó en la Cámara de Diputados del Estado y fue publicado en el Periódico Oficial del Estado.

En Asamblea fui nombrada Presidenta del Órgano Ejecutivo del COTIC, Comité de Ordenamiento Territorial Integral de Cuetzalan, cargo que dejo en 2018.

En 2012 participamos en Asambleas de la Junta Auxiliar de Xiloxochico por el proyecto de una Línea de Alta Tensión de la CFE, Comisión Federal de Electricidad, (no había claridad del proyecto). En 2014 nos enteramos de la amenaza de proyectos extractivos de minería a cielo abierto y de hidroeléctricas. Participamos en una reunión que convocó a las organizaciones, de esta manera conformamos un Consejo de Defensa del Territorio llamado Tiyat-Tlali (Tierra, en Totonaco y en Náhuatl).

Acudimos a la Autoridad municipal en turno, pero no nos creyeron. En la comunidad de San Miguel Tzinacapan se proyectó un video que mostraba la tragedia de permitir la entrada de la minería a nuestros lugares, la destrucción de las montañas, la contaminación del agua, la detonación constante de explosivos, los problemas de salud que se provocan en las personas que trabajan en la mina, como enfermedades en la piel, en los ojos y las mal formaciones en los recién nacidos, entre otras afectaciones de quienes viven cerca.

Entonces empezamos a reunirnos y a compartir esta información en los barrios, en las comunidades, en las Juntas Auxiliares. Iniciamos la realización de Asambleas, la primera fue de 150 personas, en la segunda Asamblea participaron 450 personas, en la tercera 800 y así, se expandió en los municipios cercanos a Cuetzalan, hasta llegar a reunirnos entre 5,000 a 6,000 personas de 25 municipios principalmente de Puebla y Veracruz, con una muy buena participación de mujeres.

Siempre se realizaron Asambleas pacíficas, informativas, compartiendo experiencias con personas de otras regiones que estaban padeciendo por el mismo mal.

Después nos enteramos de que la mayor parte de nuestro territorio estaba concesionado para minería, hidroeléctricas y fracking, lo que nos alarmó y nos hizo continuar con esta lucha. Nombramos un Consejo Altepettajpianij, y un Consejo Masehual del agua, de apoyo a los Comités del agua.

Como COTIC solicitamos apoyo a un abogado para hacer una demanda al Estado Mexicano, al no respetar nuestro Ordenamiento Territorial de Cuetzalan. Se entabló un juicio que logró detener el avance del proyecto extractivo.

Por mandato de la Asamblea con nuestro Ordenamiento solicitamos a SEMARNAT, Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales, la cancelación de cuatro hidroeléctricas en la Cuenca del Río Apulco, lo que se detuvo sin problemas.

En 2016 nos convocó el Ayuntamiento municipal a una reunión con la CFE para que nos presentaran un proyecto de subestación eléctrica, que pretendían instalar en esta Ciudad de Cuetzalan (atrás del Centro de Convenciones). El Presidente municipal ya había otorgado la autorización para el cambio de uso de suelo. En octubre de este mismo año, tuvimos una reunión muy álgida con el Presidente municipal y la CFE; el Presidente llevó a los Presidentes auxiliares y a los Jueces de Paz, así como a algunos dirigentes de Antorcha Campesina para que se votara a favor del proyecto de la subestación; gracias al buen juicio de los Jueces que pidieron se consultara a las comunidades, no se aprobó el proyecto, pero a nosotros nos dijeron de todo, la obra quedó suspendida hasta que hubiera un acuerdo.

El 19 de noviembre del mismo año 2016, llevamos a cabo una Asamblea frente al Palacio Municipal, en donde decidimos llevar una manta grande que decía: el Pueblo no permite la construcción de la subestación eléctrica. A partir de ahí, la población estuvo en resistencia en un lugar cercano al terreno en donde pretendían instalar la subestación, para vigilar que no continuaran con la obra, esto duró un año hasta después de que se venció su permiso, diariamente se cambiaban en turnos de hombres y mujeres.

A las personas que acudían a vigilar les llevábamos alimento, además, ese espacio sirvió para realizar talleres, ahí la gente conoció las energías alternativas como son los paneles y calentadores solares.

Por no permitir la instalación de esta subestación, en enero de 2017 nos hicieron llegar un citatorio a cuatro elementos del COTIC y a tres miembros de MIOCUP, quienes también se manifestaron en contra. El costo fue una demanda ante la PGR en la Ciudad de Puebla, para amedrentarnos y pedir que accediéramos a la ejecución del proyecto.

En una reunión interna del Ordenamiento me preguntaron si quería negociar con los señores de la CFE o, si pensaba que se enfrentara la demanda, yo contesté que debíamos enfrentarla, y así se hizo. En diciembre del año pasado, 2019, supimos que ya nos habían levantado la demanda.

Me siento satisfecha de poder contribuir en la defensa y protección de nuestro territorio, durante más de la mitad de mi vida he participado en diferentes espacios para lograr el reconocimiento de nuestros Derechos como Mujeres y como Pueblo Indígena.

Sé que esta lucha no se acaba y mientras podamos aquí estamos. Seguimos participando, aprendiendo y compartiendo cada día hasta alcanzar el sueño de una vida digna, justa y en armonía con la naturaleza, en un ambiente sano para quienes aún van a llegar.

Doña Rufina Villa Hernández

Vida y milagros

El manejo del agua es un tema de seguridad nacional. Así se considera no solo en México, sino en la mayoría de los países que tienen orden y estrategia en sus gobiernos. Pensar que las instituciones de inteligencia del estado son solo nidos de espías de la vida privada de las personas es un error enorme. Todo país necesita tener un órgano de inteligencia. No hay país que prospere sin un plan de riesgos y ubicación de amenazas, desde climáticas hasta energéticas y sanitarias, desde grupos que trafican con drogas y personas o cualquiera de las variantes de la delincuencia organizada. La gama de riesgos es enorme. Prevenir, contener y desactivar riesgos y amenazas a la gobernabilidad, la soberanía y el estado de derecho, es el espíritu original de un órgano de inteligencia del estado. Como toda herramienta, se puede usar de manera adecuada y para su objetivo central, o se puede desvirtuar y usar con fines perversos. El que la herramienta se pueda usar de mala manera no significa que no deba existir. El tema de su control, rendición de cuentas y su debido uso dependerá de la cabeza del estado. Sus facultades y responsabilidades están sustentadas en el artículo 19 de la Ley de seguridad nacional.



Para dar un ejemplo, Francia, con la mitad de la población de México, tiene en la actualidad diez mil agentes activos de información y análisis de situaciones de riesgo. México tenía cuatro mil agentes en 2018. No pude encontrar el dato de cuántos agentes y analistas tiene hoy, pero por los recortes han sido enormes. Los analistas son claves en situaciones de riesgo. Son especialistas en zonas y temas. Y uno de esos temas álgidos es el agua. Por eso hacen falta los analistas, para traer en el radar todos los datos: disponibilidad de agua por zona, para cuántos habitantes, para qué se utiliza, en qué sectores productivos, ciclos hídricos, líderes políticos y sociales de las comunidades, marcos legales, convenios, concesiones, decretos, cambio climático, todo lo que incida en un buen diagnóstico del problema. Sin analistas suficientes, el estado mexicano se expone a abordar los conflictos en medio de una inquietante oscuridad.

Es evidente la necesidad imperiosa de tener un aparato de inteligencia virtuoso y disciplinado cuando miramos el enfrentamiento de la Guardia Nacional y los grupos de agricultores de Chihuahua. Al revisar los recortes que se han hecho a esa área estratégica y el cómo han afectado la gestión de la reciente crisis del agua, se llega a la conclusión de que puede haber recortes presupuestales que salen demasiado caros. El uso y destino del agua es muy complicado en los estados del norte, siempre sometidos a estrés hídrico, además de que comparten una frontera enorme y dos ríos estratégicos con Estados Unidos, como es el caso de Chihuahua. El marco jurídico para aprovechar el agua es muy claro y básicamente no ha tenido mayores modificaciones desde 1944, cuando al final de un conflicto territorial con Texas, se acordó que ambos países compartirían las aguas del río Colorado y el río Bravo. Estados Unidos entrega a México 1850 millones de Mm3 al año, y México le devuelve la cuarta parte, 431 millones de Mm3. Modificar los acuerdos es muy complejo y puede llevar meses o años. Aunque el convenio es favorable a México, las condiciones climáticas y la creciente demanda de agua han cambiado el entorno en el que se aplican las reglas. México tiene cinco años para entregar los metros cúbicos de agua que le corresponden, pero las variaciones en el clima y la sequía pueden someter a la cuenca a presiones inesperadas. Tener al día esa variantes y gestionar el tratado con los usuarios y los gobiernos locales y extranjeros es obligación del estado mexicano. El gobierno federal argumenta que existen las condiciones para entregar el agua, los agricultores argumentan que no. La Directora de CONAGUA, Blanca Jiménez, informó que hubo 15 mesas de trabajo y negociación para poder cumplir con la entrega. ¿Recibieron a tiempo la información estratégica, táctica y operativa para gestionar con precisión el problema? El Centro Nacional de Inteligencia ya no depende de la Secretaría de Gobernación sino de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana, y aunque es una institución civil, su mando es militar. Debe de ser muy complicado coordinar todas esas instancias.



No es opción no cumplir. En general el tratado es favorable a México y el gobierno americano puede, si no cumplimos, bloquear el agua del río Colorado hacia Sonora y Baja California. Tener todos los focos rojos y todas las variables en el mapa de riesgo es indispensable. Mi duda es si el gobierno tiene aún la fortaleza y los cuadros necesarios para enfrentar este tipo de escenarios. No tenerlos puede producir enfrentamientos como los que vimos el 8 de septiembre entre la Guardia Nacional y los agricultores de la zona.

Así comenzó el conflicto por el agua y los agricultores en Chihuahua - El  Sol de México



vida y milagros

Revista Nexos. Héctor de Mauleón. Escritor y periodista. Su más reciente libro es La ciudad que nos inventa (Cal y arena).

En el remoto e inimaginable 1840, el ingeniero José Besozzi levantó en Palma 37 el primer edificio construido en la ciudad de México para funcionar expresamente como hotel.

A este establecimiento se le bautizó como Hotel de la Bella Unión. No sólo fue el primero de categoría que hubo en la metrópoli —antes de su construcción, quienes juzgaban necesario viajar a la capital debían hospedarse en mesones sucios, incómodos y malolientes—: fue también el primer edificio con fachada de ladrillo que surgió en una ciudad hecha totalmente de tezontle.

El edificio de la joyería Palais Royal perteneciente a la firma R. Fernández y Compañía, situado en la esquina de 16 de Septiembre y Palma, en una fotografía de 1947. Este inmueble, de estilo afrancesado y famoso por los medallones de personajes históricos en la fachada, fue construido por el ingeniero José Besozzi en el sitio que ocupara el célebre café del Hotel de la Bella Unión.



El edificio de la joyería Palais Royal perteneciente a la firma R. Fernández y Compañía, situado en la esquina de 16 de Septiembre y Palma, en una fotografía de 1947. Este inmueble, de estilo afrancesado y famoso por los medallones de personajes históricos en la fachada, fue construido por el ingeniero José Besozzi en el sitio que ocupara el célebre café del Hotel de la Bella Unión.

El restaurante de aquel hotel fue también el primer lugar donde los mexicanos probaron la crema chantilly y el helado de tres sabores.

185 años después el edificio sigue en pie. Dejó desde hace mucho tiempo de ser hotel. Hoy brillan bajo sus ventanas los escaparates de una tienda de modas.



En otro tiempo la gente apuraba el paso y bajaba la vista avergonzada al pasar frente al Hotel de la Bella Unión. Ahí fue donde se hospedaron los oficiales del ejército estadunidense desde la tarde en que Winfield Scott invadió la ciudad de México.

Cerremos los ojos un instante. Es el 14 de septiembre de 1847. A las siete de la mañana, bajo un cielo inusitadamente azul, entre el ruido marcial de cornetas y tambores, un capitán del regimiento de Fusileros, su apellido es Roberts, iza la bandera norteamericana en lo alto del Palacio Nacional.

En el Zócalo y desde los portales, cientos de compatriotas moralmente deshechos contemplan la escena. La imagen de la bandera de las barras y las estrellas ondeando en lo alto de la sede del poder los acompañará hasta la tumba. Es el acontecimiento más grave en la historia del país y en la vida de la ciudad. Así de simple. Es la primera invasión desde que Hernán Cortés fundó la ciudad moderna.



En la capital todo es confusión. Los invasores marchan por las avenidas principales y ocupan colegios, hospitales, el patio de los conventos. Winfield Scott elige para sí una casa en el número 7 de la calle del Espíritu Santo (hoy Isabel la Católica). Las tropas deambulan por todas partes entonando una tonadilla de “vulgaridad sobresaliente”: green grow the bushes. (A partir de entonces, los habitantes de la ciudad comenzarán a llamar a los invasores los green grows: los gringos.)

Antonio López de Santa Anna no ha escrito aún la carta que anuncia a los mexicanos el trágico fin de la guerra —carta en la que culpará a sus generales por haber trastornado “todo mi plan de operaciones”. Desde la noche anterior, sin embargo, se sabe que el Vencedor de Tampico abandonó la ciudad a su suerte y puso en polvorosa el único pie que tiene disponible. Hay indignación, cólera y espanto.

Desde las seis de la mañana de aquel funesto 14 de septiembre, un bando proclamado por el Ayuntamiento anuncia que la ciudad será ocupada “pacíficamente”. Cuando las tropas invasoras se aproximan desde el rumbo de San Cosme, la gente se arrima a las esquinas y se asoma a las azoteas para mirarlas. Un anónimo corresponsal le describirá la escena a Guillermo Prieto:

Formaban una mascarada tumultuosa, indecente sobre toda ponderación. Calzaban botas enormes sobre pantalones despedazados, [llevaban] sombreros incontenibles, indescifrables de arrugas, depresiones, alas caídas, grasa y agujeros… Estos demonios de cabellos encendidos, no rubios, sino casi rojos, caras abotagadas, narices como ascuas, marchaban como manada, corriendo, atropellándose y llevando sus fusiles como les daba la gana.

El general José María Tornel había dispuesto que la gente desempedrara las calles y amontonara las piedras en las azoteas para que, llegado el caso, pudiera emplearlas como armas. Al ingreso de las tropas, mientras la sensación de agravio se iba propalando a la velocidad de una epidemia de cólera, la gente recordó los consejos de Tornel. Una tempestad de piedras cayó sobre los invasores. Prosigue el corresponsal de Prieto:

Cundió rápido el fuego de la rebelión y en momentos invadió, quemó y arrolló cuanto se encontraba a su paso, desbordándose el motín en todo su tempestuoso acompañamiento de destrucción […] Llovían piedras y ladrillazos desde la azoteas, los léperos animaban a los que se les acercaban, en las bocacalles provocaban y atraían a los soldados: aquellos negros, aquellos ebrios gritaban y se lanzaban como fieras sobre mujeres y niños matándolos, arrastrándolos […] Se calcula en quince mil hombres los que sin armas, desordenados y frenéticos, se lanzaron contra los invasores […] Por todas partes heridos y muertos, dondequiera riñas sangrientas, castigos espantosos…

Los “gringos” avanzaban por San Cosme derribando a hachazos las puertas de las casas desde donde se les atacaba, fusilaban sin trámite alguno a los agresores. La población combatió por sus propios medios todo el 14 y todo el 15. Un relato de Juan de Dios Arias y Enrique Olavarría y Ferrari dice que “el convencimiento de que este desahogo de la indignación no podía pasar de ser un desahogo, hizo cesar las hostilidades del pueblo”. Para entonces, varios cientos de invasores habían perdido la vida.

Un segundo corresponsal, también anónimo, relata a Prieto que los oficiales del ejército yanqui llevaban en la mano, “a guisa de bastones, unos espadines muy delgados” y que con ellos “ensartaban al primero que les chocaba, con una sangre fría que espanta”. Según ese corresponsal, los invasores “vagaban como manadas, hacían fuego donde primero querían. Eran como un aduar de salvajes, comiendo y haciendo sus necesidades en las calles, convirtiéndolas en caballerizas, y haciendo fogatas contra las paredes, lo mismo del interior del Palacio que de los templos”.

Ocultos tras las ventanas, los mexicanos, silenciosos, perplejos, aterrorizados, se hacían una idea completa de “estos comanches blancos y su cultura”:

Su manera de comer es increíble. Cuecen perones en el café que beben, le untan a la sandía mantequilla y revuelven jitomates, granos de maíz y miel, mascando y sonando las quijadas como unos animales. No he visto jamás embriaguez más arraigada, más escandalosa ni imprudente que la que los domina, ni tampoco apetito más desenfrenado. A toda hora del día, excepto en la tarde que están borrachos, se les encuentra comiendo, y comen de cuanto ven —escribía uno de los corresponsales de don Guillermo.

José María Roa Bárcena, José Fernando Ramírez y Antonio García Cubas, entre otros, construyeron el anecdotario del ejército invasor. Cómo aquellos atilas entraban a las iglesias con los sombreros puestos y elegían los confesionarios para dormir y roncar como lirones; cómo volvían sórdidos muladares las casas en que se instalaron; cómo arrancaron tablas y vigas del convento de Santa Clara para hacer fuego y calentarse. “En todas partes hay montones de basura y perros que cosechan suciedades”; “los monumentos que estos sucios soldados tienen repartidos por las calles, atestiguan de manera irrefragable que la disentería los destroza”.

En el Hotel de la Bella Unión los oficiales organizaban bailes cada noche. En los Apuntes para la historia de la guerra entre México y Estados Unidos (1848) se lee que los pisos bajos del hotel se convirtieron en salones de juego; que los primeros pisos se transformaron en cantinas, billares y salas de baile, y que los altos se destinaron “a lo que la decencia no permite expresar”.

Según esos Apuntes…, “desde las nueve de la noche hasta las dos o tres de la mañana duraban esas orgías, que jamás se habían visto en México. El bello sexo mexicano era más abundante que lo que era de esperarse, y compuesto en su mayor parte de prostitutas”. Relata Guillermo Prieto:

Allí lucían, como no es posible explicar, las Margaritas, así bautizadas por los yanquis las mujeres perdidas, que por esos días se multiplicaron extraordinariamente… Todo era en aquel salón chillante, intenso, febril. Sus vivísimos hombres desmelenados, con las levitas y los chalecos desabrochados, mujeres casi desnudas; todo lo que tiene de más repugnante la embriaguez, de más asquerosa la mujer desenvuelta, de más repelente el grito y la carcajada de la orgía.

La guerra había terminado, pero en la ciudad proseguía una guerra oculta. El ejército estadunidense mermaba misteriosamente cada noche. Los soldados ebrios eran cazados a tiros en la oscuridad; cada día aparecían cadáveres de yanquis, acuchillados por los léperos del pueblo que tomaron por su cuenta la venganza y la resistencia.

Según José Fernando Ramírez, “el que sale por los barrios o un poco fuera del centro es hombre muerto, y me aseguran que se ha descubierto un pequeño cementerio en una pulquería, donde se prodigaba licor para aumentar y asegurar el número de las víctimas […] Se estima en 300 los idos por ese camino, sin computar los que se llevan la enfermedad y las heridas”.

El general Scott intentó detener la cacería anunciando a los mexicanos castigos estremecedores. Colocó picotas en la Alameda y prohibió que se tocaran las campanas de las iglesias para evitar que los tañidos fueran empleados como señal entre los asesinos de sus hombres. Pero nada hacía cesar los ajusticiamientos. Una mañana Scott anunció que por cada muerto suyo iba a cobrarse al azar la vida de diez mexicanos. Al parecer, cumplió la amenaza. Sólo así el pueblo se aplacó.

Fueron nueve los meses de horror. El 13 de junio de 1848 los últimos soldados invasores salieron de la ciudad. Dejaban atrás un país totalmente mutilado, en el que todos se miraban con odio. Prieto salió a mirar aquel día la salida de las tropas. Caminó por las calles con dolor. Ruinas, basura, excrementos. Le correspondió a un poeta, Manuel Carpio, delinear en un poema la que es acaso la crónica más exacta de aquellos días:

en las calles de México desiertas
vi correr los soldados extranjeros
vi relumbrar sus fúlgidos aceros
y vi las gentes pálidas y yertas.

Y vi también verter la sangre roja,
y oí silbar las balas y granadas,
y vi temblar las gentes humilladas,
y vi también su llanto y su congoja.

La Bella Unión no logró nunca recobrar la honorabilidad perdida. Siguió trayendo recuerdos infames a quienes habían cruzado el pantano del 47. El hotel fue adquirido años más tarde por Fulcheri, el célebre napolitano que introdujo en México la costumbre de adornar los postres con crema chantilly. Los postres y los helados de Fulcheri procuraron a la Bella Unión un breve instante de esplendor.

En los últimos años del XIX el hotel cerró. Se fue con el siglo del que había sido testigo. La ciudad de las destrucciones ha conservado la fachada del edificio tal como la vio el aduar de salvajes, los demonios de uniforme azul y cabellos encendidos. En 16 de Septiembre y Palma ya casi todo se fue. Pero quite usted los aparadores de la tienda de modas y verá cómo ocurre un discreto milagro: casi es posible ver en el piso alto los fantasmas de esa corte ruidosa que la generación de Prieto conoció como las Margaritas.

Héctor de Mauleón. Escritor y periodista. Su más reciente libro es La ciudad que nos inventa (Cal y arena).

Página 1 de 159