Mundo

Mundo

Mundo Nuestro tiene un objetivo prioritario: realizar un periodismo de investigación que contribuya en la construcción de una estrategia nacional de conservación, desarrollo y custodia de la biodiversidad y la agrobiodiversidad, lo que se llama el patrimonio biocultural de México.

Mundo Nuestro. El siguiente comunicado de la Red de Atención Integral a Migrantes (RAIM) expresa las preocupaciones sobre la política migratoria del gobierno de México, denuncia las violaciones sistemáticas a los derechos humanos que son consecuencia de la misma, y presenta un conjunto de exigencias que lleven a un cambio radical de ellas.

(Fotografía de portadilla tomada de

/114" target="_blank" rel="alternate">Fundación Justicia)

Puebla, Puebla, a 20 de octubre de 2020



Asunto: Preocupaciones en torno a la Política Migratoria en México.

PRESIDENTE DE LA REPÚBLICA

SECRETARIO DE RELACIONES EXTERIORES

SECRETARIA DE GOBERNACIÓN

SUBSECRETARIO DE DERECHOS HUMANOS, MIGRACIÓN Y POBLACIÓN



GOBERNADORES DE LOS ESTADOS

PRESIDENTES MUNICIPALES

ORGANISMOS DE DERECHOS HUMANOS NACIONALES E INTERNACIONALES



POBLACIÓN EN GENERAL

La Red de Atención Integral a Migrantes (RAIM) de albergues y comedores del sur-sureste del país, reunida virtualmente y después de compartir ampliamente sobre el análisis del contexto migratorio y la aparición del COVID-19, llegamos a las siguientes preocupaciones sobre los derechos humanos de las personas en movilidad y desplazamiento forzado en México.

Primero.

Manifestamos que la situación de graves violaciones a los derechos humanos que se han vivido desde el verano del 2014, con la implementación del Programa Integral de Frontera Sur de Enrique Peña Nieto, se ha mantenido durante el gobierno de Andrés Manuel López Obrador, ya sea por presiones del presidente Donald Trump, por la emergencia sanitaria por COVID-19, pero también, por falta de voluntad política. Esta situación ha llevado a agudizar la crisis contra las personas en movilidad y desplazamiento forzado en el país, llegando a la situación de normalizar y justificar, de forma abierta y descarada, las acciones antinmigrantes del gobierno y del Estado, con un discurso apegado al cumplimiento de las leyes mexicanas, que al mismo tiempo violan los derechos reconocidos en tratados internacionales.

Principales características de la política migratoria que se observan en país:

1. Cierre de fronteras con un modelo de seguridad militarizado y la presencia de la Guardia Nacional, de la mano con elementos de la Sedena, Marina, policías estatales y municipales y fuerzas civiles.

2. La militarización territorial en prácticamente todas las rutas migratorias del país.

3. La no observancia de los derechos humanos de las personas en movilidad por el país, por parte de autoridades y cuerpos de seguridad, que cometen graves violaciones en contra de migrantes.

4. Persecución, detención, encarcelamiento y deportación de personas.

5. No observancia de los protocolos de mitigación y salud en los centros de detención y privación de la libertad, como las estaciones migratorias del INM.

6. Negación de los servicios de salud a las personas en movilidad por el país y de forma sistemática a las personas con síntomas y padecimientos de COVID-19.

7. Hostigamiento e intimidación a personas en movilidad, en trámites de protección internacional y personas con la condición de refugiados (Presencia cercana en albergues de policías, militares, marina y guardia nacional, verificación migratoria y destrucción de documentos de las personas, detenciones ilegales, etc.)

8. Incremento de la violencia contra las personas en movilidad a lo largo del país.

9. Por la pandemia, se percibe que se ha incrementado la xenofobia de la población en general, lo que ayuda a legitimar las acciones ilegales de autoridades y cuerpos policiacos y militares.

10. La incapacidad del Estado en atender las solicitudes de trámites regulatorios de personas en movilidad que ven a México como país de destino.

11. La ausencia de un posicionamiento claro del Estado mexicano, frente a las acciones en EEUU, en contra de los derechos humanos de inmigrantes mexicanos en ese país. Es evidente que cuando se habla de las y los paisanos, es sólo para verlos como héroes anónimos, que mandan recursos al país, pero que en la práctica no hay una preocupación real por sus condiciones y derechos humanos.

Segundo

En este contexto consideramos que las principales violaciones a los DDHH que se están cometiendo en México son:

Derecho a una vida digna; al libre tránsito; a la libertad personal; a la integridad física, a la propiedad privada, al debido proceso; a la justicia; a la salud; a la seguridad; a la igualdad; a la protección de la vida familiar; a defender los DDHH, y en especial de niñas, niños, adolescentes, mujeres y personas LGBT+.

Tercero

Manifestamos nuestras preocupaciones, a partir de lo que se está viviendo cada día en los albergues y comedores, así como en las rutas de los flujos migratorios y las fronteras del país:

1. Nos preocupa la política migratoria en México, centrada en la seguridad nacional y territorial, el control de los flujos migratorios, la criminalización de las personas y el no respeto de los DDHH.

2. Nos preocupa la política migratoria de externalización de fronteras, por presión de EEUU.3. Nos preocupa el modelo de seguridad en el país y su actuación en la movilidad y el desplazamiento de personas.

4. Nos preocupa el uso de la fuerza militar y su letalidad en los flujos migratorios.

5. Nos preocupa la no observancia de los DDHH de las personas y grupos en condición de vulnerabilidad (niñas, niños, adolescentes, mujeres, LGBT+, familias), que pasan o llegan a quedarse en el país, por parte de autoridades, cuerpos policiales y militares.

6. Nos preocupan la persecución, encarcelamiento y deportación de personas en movilidad.

7. Nos preocupa la no observancia de protocolos de salud en lugares de detención, así como la no atención a la salud a personas en movilidad con síntomas o contagio de COVID-19.

8. Nos preocupa la estrategia de intimidación contra las personas en movilidad y a las personas que los sirven, acompañan y defiende en albergues y organizaciones civiles.

9. Nos preocupa los niveles de violencia de los grupos criminales contra personas en movilidad y desplazamiento forzado en el país.

Finalmente, exigimos:

1. Que se detenga el cierre de las fronteras y se atiendan, de forma diferenciada las necesidades de las personas que llegan a nuestras fronteras o transitan por el país.

2. Se respeten de manera integral los DDHH de las personas en movilidad y desplazamiento forzado en las rutas por país.

3. Que se destinen mayores recursos y personal para atender las peticiones de regulación migratoria y protección internacional.

4. Que se destinen recursos suficientes para programas de integración social de personas migrantes en general pero especial de personas con el estatus de refugio y de protección complementaria, así como de personas con visa humanitaria.

5. Que se detengan y se castigue la violencia contra las personas migrantes de autoridades, cuerpos policiales, militares y del crimen organizado.

6. Que se pare la estrategia de hostigamiento e intimidación contra las y los defensores de personas en movilidad y desplazamiento forzado en el país.

7. Que el gobierno mexicano haga oír y valer su voz, a favor de las personas mexicanas viviendo en EEUU.

A T E N T A M E N T E

Red de Atención Integral a Migrantes de albergues y comedores de la zona sur-sureste del país (Estados de Puebla, Veracruz, Oaxaca, Chiapas y Tabasco, Ibero Puebla) y el Instituto de Derechos Humanos Ignacio Ellacuría, SJ (IDHIE SJ).

Responsables del comunicado:

P. Gustavo Rodríguez Zárate

P. Ramiro Baxin Ixtepan

P. César A. Cañaveral Pérez

. Tel. 222 441 8021

Mundo Nuestro. Julio César Macías López, el verdadero nombre del guerrillero guatemalteco conocido como César Montes, dirigente histórico del levantamiento armado contra la dictadura militar en ese país, escribe estas líneas desde la cárcel en la que se encuentra preso tras su detención en México el pasado 10 de octubre.

Julio César Macías Mayora, más conocido como "Comandante César Montes", junto a la exguerrillera Rosa María. La fotografía fue tomada en tiempo de la Guerra Interna. (Foto: Rodrigo Moya)

Julio César Macías Mayora, más conocido como "Comandante César Montes", junto a la exguerrillera Rosa María. La fotografía fue tomada en tiempo de la Guerra Interna. (Foto: Rodrigo Moya, tomada del diario Soy502.com)



Con la mochila al hombro. Cartas desde la cárcel

César Montes también estuvo en la resistencia social en El Salvador y Nicaragua, fue allí donde captaron esta imagen que ahora es utilizada por la Fundación Turcios Lima. (Foto: Facebook de Julio César Macías)

Imagen de César Montes que aparece en el portal de Facbook de Julio César Macías López, el verdadero nombre del dirigente guerrillero guatemalteco autor de este diario.

12/10/2020



Día de ¿cuál raza? ¿La Pitbull, Holstein, la de “bronce”? Nada que celebrar. Ya sabían que vendría. Toda la Brigada Motomecanizada de Sta Ana Berlin desde la frontera de Carmen hasta Coatepec (sede de la Brigada), cientos cubriendo la carretera porque temen a los Batallones de la Fundación Turcios Lima. Me temen, porque no les temo. Aún me duelen las muñecas porque los del INM (Migración) y PGR de México me sometieron a tortura amarrándome los tobillos hasta lastimar y las esposas para que gritara o suplicara. No lo hice. Sólo pensé en cuánto le falta a AMLO depurar en sus estructuras represivas que abusan de su autoridad y usan la fuerza excesiva contra un hombre de la tercera edad. Confieso 80 años.

Ya en el módulo donde me internaron en el cuartel Matamoros sabían que vendría. ¿Cómo y por qué? Ya estaba decidido quien haría amistad conmigo. Todo como una telaraña para atraparme. Nada pueden trampas cuando impera la razón. El dolor de espalda por dormir en el suelo se fue con TAICHI cuando inicié con un alumno lo que será una escuela de TAICHI. Hice pesas con un interno como instructor. El incipiente gimnasio la haré crecer. He recibido el apoyo y solidaridad de los privados de su libertad. Los guardias penitenciarios también están privados de libertad por la mísera cantidad de un sueldo menor que el costo de la canasta básica. Lucharé por ellos. Me respetan mucho. Desayuné frutas, granola y miel, almuerzo de pollo en barbacoa delicioso, cené plátano macho frito con canela y café. Como sano, leo mucho y escribo mi próximo libro, hago TAICHI y pesas. No pueden quitarme la libertad de pensar y sacar clandestinamente gracias a las “Benditas redes sociales”. Como dijo Gandhi: “primero te ignoran, luego te atacan, te meten preso y te hacen famoso. Perdieron la batalla”. Le debo a una estadounidense, descubridora de las minas de jade, y a su brazo derecha haber adoptado la “NO VIOLENCIA” y especialmente a Gandhi, Luther King y Mandela.



Ellos están presos en su neoliberalismo.

Yo estoy libre como el viento que no se puede atrapar. Afuera el viento sacude los pocos árboles que desde una ventana enrejada apenas alcanzo a ver. Sigo con la Mochila al Hombro.

13/10/2020

Amanecí con dolores musculares por el ejercicio de pesas. Seguiré priorizando el Taichi. Desayuno de huevos duros. Desde CNN se informó de mi captura coordinada entre Instituto Nacional de Migración de Acapulco, la Interpol y el gobierno de Guatemala. Mi observación: Todo esto a espaldas de las más altas autoridades del gobierno de México. Todo esto tiene un costo, un alto costo, burlarse desde la presidencia, las secretarías de gobierno y las direcciones que tienen que ver con el INM de Acapulco, no debe de haber sido de gratis. Todo el día hubo noticias de mi caso en la televisión de Guatemala. La notificación del juez en turno después de las seis horas que establece la ley. Otra violación de la ley, su ley. La ley del dinero, la ley de la corrupción, la ley del más fuerte. La Corte Suprema de Guatemala se autonombró ayer, violando su propia ley, la ley de la corrupción. El actual gobierno muy débil permite esto. Podrán ahora autonombrarse los diputados, constituirse en Asamblea Constituyente y cambiar la Constitución, podrá ahora…

15/10/2020

A noche dormí poco. La garganta se me inflamó, duele tragar saliva, tos seca, todavía no es Covid. Miel y limón en agua tibia para aliviar. En la mañana llegó el Juez de Paz para la “exhibición personal” y un oficial del juzgado. Hablamos y de repente me dijo “licenciado”. Soy Comandante Guerrillero. Se ruborizó y pidió disculpas y muy azorada. Categórico afirmé: Aquí estoy bien, seguro, atendido, respetado. Hay médico y medicinas. Pretender trasladarme al preventivo de la Zona 18 es para facilitar mi asesinato simulado como suicidio, o un pleito entre bandas que existen entre los 12 mil o más detenidos.

Más tarde Hablamos largo. Estrategias de defensa. Dijo conocerse, no lo recuerdo. Hablé de mi pequeña hija de 10 años. Recordó que siempre le envié flores, o se los llevé yo mismo. Pocos padres llevan flores a sus hijas chiquitas.

Salen publicaciones pidiendo mi libertad. Hay gran respaldo internacional. El gobierno está en contra la pared en mi caso. Todos hacen responsable a Giamattei si algo me ocurre. Hay el antecedente que estando Giamattei de director del Sistema Penitenciario asesinaron en una celda a varios privados de liberta, estuvo detenido en este mismo lugar acusado de asesinato atroz. Por eso urge no aflojar la presión. Estará esperando taimadamente el momento de ordenar mi ejecución. Por hoy creo que se detuvo la mano asesina que afirmando era para para mi seguridad, querría trasladarme a donde sería más vulnerable.

Supe que fue advertido el embajador de Guatemala en México, que están vigilantes por buen trato y garantía de mi vida.

16/10/20

Dormí en una litera por mi garganta afectada. La medicina del doctor y algunos tés sirvieron. Vinieron desde el Sistema Penitenciario de control de riesgos. Me enteraron que habían dispuesto mi traslado a la zona 18 al anexo del Preventivo, afirmando mentiras, que estaba en riesgo aquí, maltratado y varias falsedades más. Hice un manuscrito afirmando lo contrario. Que estoy bien y que no he pedido, ni acepto el traslado. Luego me enteré de que uno de mis abogados quiere cobrar Q 50 mil por haberme entrevistado y recibir el expediente. La campaña negra de odio hace creer que tengo gran capacidad económica. Falso, como todas las acusaciones que me hacen.

Gran decomiso de US dólares, euros y Q192 millones en Antigua Guatemala. Este es un país gobernado por corruptos que lo empobrecen.

17/19/2020

No se puede encarcelar a un alma libre como la mía, ni podrán amedrentarme. Ellos me temen aun estando en la cárcel. No es por mí mismo, es porque encarno el espíritu de rebelión de los pueblos, es por el respaldo organizativo de miles de pobres de la tierra. Porque ya estamos hartos de tanta impunidad y corrupción.

Vine para unificar a todos en el Movimiento Cívico Revolucionaria, máximo organismo unitario. Espero sembrar para quien sabe cuál cosecha. Pero las condiciones no cambian solas. Es por la acción consciente de los seres humanos que se modifican. Tampoco cambian con lamentos, ni por declaraciones electrónicas. Venimos para demostrar que estos pueblos que lucharon tres décadas heroicamente con armas en las manos son capaces de luchar sin armas para cambiar su presente y tener un futuro mejor. Con esta gente luchamos antes, con ellos lucharemos hoy. Convocaremos lo mejor de la juventud para desatar de nuevo el espíritu heroico cotidiano. Creen con tenerme prisionero todo se acaba. Todo principia afirmo sin lugar a duda; donde quiera donde me tengan demostraré que el revolucionario no se jubila nunca, ni se rinde ni se vende.

Si logran impedir que salgan estos relatos desde la cárcel, saldrán de boca en boca. Pero no nos silenciarán. Y si me amarran las manos para que no escriba y me tapan la boca para que no hable, les haré malas miradas y malos pensamientos. Si me quitan la vida, quedará el ejemplo de una vida entregada a la lucha sin pedir nada a cambio, ni un centavo a nadie. “Y así nace la libertad, aún en las horas más amargas.” Otto René Castillo

Hay un privado de la libertad que pregunta cada que entra un oficio “¿Es mi orden de libertad?”. Le respondo que no y ríe de buena gana. Otro privado de libertad predica el evangelio todo el día. Hay tres de la tercera edad.

Siguen robando niños y asesinando a mujeres. En este país ser mujer es de alto riesgo.

La insatisfacción con el gobierno es generalizada. Nadie lo defienda. Ha unificado la opinión en su contra. Hay que dar el salto de la opinión a la acción.

Esto es una nueva experiencia en mi vida revolucionaria. Me siento preparado para estar aquí los años que sean necesarios. Nada podrá mellar nuestra disposición revolucionaria. Si este es el cobro de la fascista ultraderecha oligárquica, lo pagaremos. Pero la lucha continua. Amar, luchar y transformar.

El 26 de septiembre de 2006 asesinaron a ocho privados de libertad en la Granja Penitenciaria Pavón. El director de Presidios que ordenó esas muertes era Alejandro Giammattei, el actual presidente. Fue encarcelado y por dinero lo excarcelaron…

El viernes 9 de octubre fue arrestado a medio día en Acapulco el comandante insurgente guatemalteco César Montes (Julio César Macías Mayora). Esto sucedió pese a que es un refugiado político protegido por la Comisión Mexicana de Ayuda al Refugiado (COMAR). César presentó su solicitud de refugio el 19 de noviembre de 2019 y el documento que firmó dice explícitamente en la sección de “Derechos” que “ningún refugiado o solicitante de la condición de refugio podrá ser expulsado de México, en tanto que su solicitud de refugiado se encuentre en análisis”. César no declinó su solicitud ni la COMAR tampoco la denegó, por lo que en el momento de ser capturado tuvo razón al decirle a los agentes de la Fiscalía General de la República (FGR) que él era refugiado y que estaba protegido por el gobierno de la 4T. La respuesta de los que lo capturaron fue que “les valía madre la 4T”. En el arresto participaron elementos de la FGR, además de tres vehículos del Instituto Nacional de Migración y tres más de la Secretaría de Marina. El gobierno de México está obligado a explicar por qué no se respetó la condición de refugiado de César Montes.

En el mes de septiembre de 2019 César Montes fue culpado de manera injusta del asesinato de varios soldados en un enfrentamiento que además dejó varios campesinos heridos en la aldea Semuy II en el municipio de El Estor, departamento de Izabal en Guatemala. Durante los meses de septiembre y octubre se implementó un operativo de 600 efectivos que fueron a buscarlo a su domicilio no con el propósito de arrestarlo sino de asesinarlo pretextando una supuesta resistencia. También las fuerzas armadas desplegaron un amplio operativo de rastreo en la Sierra de las Minas con los mismos propósitos. Y había la consigna de que si lo agarraban vivo, lo llevarían a un reclusorio donde presos comunes lo matarían o lo dejarían inválido. En abril de 2020 fue acusado de promover invasiones de tierras y de haber incendiado el casco de una de las fincas invadidas. Las acusaciones no tienen fundamento. César se encontraba a cientos de kilómetros de Semuy II cuando sucedieron los trágicos allí acontecidos. También son infundadas las acusaciones de abril, porque César salió de Guatemala desde noviembre de 2019 para poder salvar su vida, por lo que no pudo haber participado en los actos que se le imputan.

El linchamiento mediático, la cacería y encarcelamiento de César se da cuando la derecha y ultraderecha guatemalteca buscan un chivo expiatorio para vengarse de los resultados de la justicia transicional que ha procesado y encarcelado a varios militares y policías genocidas. En un clima de odio de clase de ciertos sectores empresariales y de anticomunismo exacerbado por la presencia de fuerzas y gobiernos progresistas en toda la región. César Montes es entonces el primero de una lista preparada en el espíritu de que la derecha nunca se equivoca de enemigo. César es pues, preso político del gobierno de Guatemala.



(Foto de paortadilla tomada del diario República)

Mundo Nuestro. Washington, 28 de agosto de 1963: Contra el racismo, la memoria justa y necesaria

Contra el racismo, memoria justa y necesaria

Canciones de Bob Dylan en la Marcha a Washington en agosto de 1963



El 28 de agosto se cumplen cincuenta y siete años de la concentración en Washington, D.C. en pro de los derechos civiles. Ese día Martin Luther King nos recordó a los ciudadanos que es posible lograr un mundo mejor. I have a dream, dijo a la multitud reunida en esa explanada histórica para los norteamericanos. Miles y miles lo escucharon. La imagen feliz de este líder histórico quedó plasmada en su felicidad por las fotografías tomadas por fotógrafos gubernamentales y forman parte del acervo histórico de ese país.





En memoria de esos acontecimientos Mundo Nuestro ofrece hoy a sus lectores dos canciones del poeta Bob Dylan que conmovieron a la sociedad de entonces con una fuerza que solo puede encontrarse en la poesía que responde a las emociones de un mundo convulsionado. Only a pawn in their game (Sólo es un peón en su juego) y When the ship comes in, cantada por el propio Dylan con Joan Baez precisamente ese día en Washington.

Video Bob Dylan "Only a Pawn in Their Game", 1963:

http://www.myvideo.de/watch/3473681/Only_a_pawn_in_their_game_1963





"Only a Pawn in Their Game" es una canción escrita Bob Dylan y publicada el álbum de 1964 The Times They Are A-Changin'. Trata sobre el asesinato del activista por los derechos civiles Medgar Evers en junio de 1963, apenas unas semanas antes de la enorme movilización civil del 28 de agosto, un crimen que demostró el racismo en el sistema judicial de Mississippi y en la sociedad del sur de Estados Unidos, pues el asesino de Medgar Evers, de nombre Byron De La Beckwith, permaneció en libertad durante muchos años.

De la muerte de Evers --ex soldado del ejército estadounidense en la Segunda Guerra Mundial, se tiene esta memoria en Wikipedia:

“A principios de 1954, Medgar Evers aplicó a la Universidad entonces segregada de Mississippi para estudiar derecho. Cuando se rechazó su solicitud, Evers se fue el foco de atención de una campaña de NAACP para acabar con la segregación en las escuelas que más tarde culminaría en el caso de otro estudiante, James Meredith, en 1961-62. Para entonces, Evers y su familia vivían en Jackson, Mississippi, y se convirtió en el primer secretario de campo de la NAACP en ese estado. Viajó por todo Mississippi reclutando nuevos miembros, organizando el registro de votantes, protestando por las condiciones sociales de desigualdad y promoviendo el boicot contra las empresas que practicaban la discriminación. Evers logró pronto un alto perfil como activista, y se convirtió en una amenaza contra la estructura de poder en Mississippi, y por lo tanto en un objetivo.



“Baleado por la espalda. El 12 de junio de 1963, justo después de la medianoche, Evers regresó a su casa en Jackson, y estacionó el auto bajo la cochera, a unos pasos de la puerta de la cocina de su casa. Evers esa noche había asistido a una reunión del grupo en Nueva Iglesia Bautista de Jerusalén, mientras que su esposa Myrlie y sus hijos miraban un discurso televisado del presidente Kennedy, centrado por cierto en las tensiones raciales en Birmigham, Alabama, donde los enfrentamientos violentos entre manifestantes y la policía había sido intensos en los últimos dos meses. Cuando Evers se bajó del coche, agarró un paquete de camisetas que iba a ser entregado a la mañana siguiente a los manifestantes pro derechos civiles. Él sólo caminó unos pasos e hacia la puerta de la cocina cuando le dispararon en la espalda. La bala atravesó su cuerpo y fue a dar la casa donde estaban su esposa Myrlie y sus tres hijos. "Medgar yacía allí en la puerta en un charco de sangre", dijo Myrlie. "Traté de sacar a los niños de ahí, pero vieron todo. La sangre y el agujero que la bala le dejó ." Medgar Evers tenía entonces 37años de edad.”

“El 19 de junio de 1963 Evers fue enterrado en el Cementerio Nacional de Arlington, en Washington DC. Recibió los honores militares. Más de tres mil personas asistieron al entierro. Fue el mayor funeral en Arlington desde el entierro de John Foster Dulles, ex Secretario de Estado de los EE.UU. en 1959. El 23 de junio de 1964, Byron De La Beckwith, un vendedor de fertilizantes y miembro del Consejo de Ciudadanos Blancos y del Ku Klux Klan, fue arrestado por el asesinato de Evers, pero fue dejado en libertad. Tendrían que pasar décadas antes de que la justicia finalmente lo condenara.”

Letra en inglés y español de la canción “Only a Pawn in Their Game” escrita por Dylan en el verano de 1963

A bullet from the back of a bush took Medgar Evers' blood / Una bala desde detrás de un arbusto arrebató la sangre a Medgar Evers

A finger fired the trigger to his name / un dedo apretó el gatillo contra su nombre

A handle hid out in the dark / un tirador se ocultó en las sombras

A hand set the spark / una mano hizo saltar la chispa

Two eyes took the aim / dos ojos apuntaron

Behind a man's brain / desde el cerebro de un hombre

But he can't be blamed / pero no lo podemos culpar

He's only a pawn in their game. / no es más que un peón en la partida.

A South politician preaches to the poor white man / Un político sureño sermonea al blanco pobre

"You got more than the blacks, don't complain / “Tienes más que los negros, no te quejes

You're better than them, you been born with white skin," they explain / eres mejor que ellos, naciste blanco” le dicen

And the Negro's name / y el nombre del negro

Is used it is plain / está claro que se explota

For the politician's gain / en beneficio del político

As he rises to fame / mientras se hace famoso

And the poor white remains / y el blanco pobre sigue

On the caboose of the train / en el furgón de cola

But it ain't him to blame / pero no lo podemos culpar

He's only a pawn in their game. / no es más que un peón en la partida.

The deputy sheriffs, the soldiers, the governors get paid / Los sheriffs, los soldados, los gobernadores reciben su paga

And the marshals and cops get the same / también los alguaciles y policías

But the poor white man's used in the hands of them all like a tool / pero el blanco pobre es una herramienta en sus manos

He's taught in his school / desde el principio en la escuela

From the start by the rule / le enseñan cuál es la regla

That the laws are with him / y que las leyes están con él

To protect his white skin / para proteger su piel blanca

To keep up his hate / para avivar su odio

So he never thinks straight / e impedir que piense correctamente

'Bout the shape that he's in / sobre su penosa situación

But it ain't him to blame / pero no es culpa suya

He's only a pawn in their game. / no es más que un peón en la partida.

From the poverty shacks, he looks from the cracks to the tracks / Desde su miserable choza, mira por las rendijas las vías

And the hoof beats pound in his brain. / y el ruido de los cascos resuena en su cerebro

And he's taught how to walk in a pack / y lo enseñan a ir en manadas

Shoot in the back / y a disparar por la espalda

With his fist in a clinch / con el puño apretado

To hang and to lynch / a colgar y a linchar

To hide 'neath the hood / y a esconderse bajo una capucha

To kill with no pain / a matar sin dolor

Like a dog on a chain / como un perro encadenado

He ain't got no name / no tiene nombre

But it ain't him to blame / pero no es culpa suya

He's only a pawn in their game. / no es más que un peón en la partida.

Today, Medgar Evers was buried from the bullet he caught / Hoy enterraron a Medgar Evers por la bala recibida

They lowered him down as a king. / bajó como un rey a su tumba

But when the shadowy sun sets on the one / pero cuando el sol se ponga

That fired the gun / para quien disparó la pistola

He'll see by his grave / verá junto a su tumba

On the stone that remains / en la lápida que allí queda

Carved next to his name / grabado junto a su nombre

His epitaph plain: / su sencillo epitafio:

Only a pawn in their game. / “Sólo un peón en la partida”.

En un momento de la concentración en la enorme explanada frente al obelisco en el Monumento a Washington, los jóvenes cantantes se plantaron ante la masa para cantar When the ship comes in. Bob Dylan y Joan Baez representaron a una generación que con Martin Luther King soñó con un mejor mundo.

Video de Bob Dylan y Joan Baez When the ship comes in: http://www.youtube.com/watch?v=TFc8glsWjgU

Letra en ingles y español de la canción When the ship comes in

Oh the time will come up / Oh, el tiempo vendrá

When the winds will stop / cuando se detengan los vientos

And the breeze will cease to be breathin' / y la brisa detenga su aliento

Like the stillness in the wind / como la calma del viento

'Fore the hurricane begins / antes del huracán

The hours when the ship comes in. / a la hora en que llegue la nave

And the seas will split / y se abran los mares

And the ship will hit / y la nave se estrelle

And the sands on the shoreline will be shaking / y las arenas en la orilla se estremezcan

Then the tide will sound / Entonces sonará la marea

And the wind will pound / golpeará el viento

And the morning will be breaking. / y romperá la mañana.

Oh the fishes will laugh / Oh, los peces reirán

As they swim out of the path / y nadarán fuera de su camino

And the seagulls they'll be smiling / y las gaviotas sonreirán

And the rocks on the sand / y las piedras sobre la arena

Will proudly stand / se levantarán orgullosas

The hour that the ship comes in. / a la hora en que llegue la nave.

And the words that are used / y las palabras que usen

For to get the ship confused / para confundir a la nave

Will not be understood as they're spoken / no serán entendidas al decirse

For the chains of the sea / pues las cadenas del mar

Will have busted in the night / se habrán roto durante la noche

And will be buried at the bottom of the ocean. / y estarán enterradas en el fondo del océano.

A song will lift / Se elevará una canción

As the mainsail shifts / mientras vire la vela principal

And the boat drifts on to the shoreline / y el barco se deslice hacia la orilla

And the sun will respect / y el sol respetará

Every face on the deck / cada rostro en la oscuridad

The hour that the ship comes in. / a la hora en que llegue la nave.

Then the sands will roll / entonces rodarán las arenas

Out a carpet of gold / desde una alfombra de oro

For your weary toes to be a-touchin' / para que tus pies cansados las toquen

And the ship's wise men / y los sabios a bordo de la nave

Will remind you once again / te recordarán una vez más

That the whole wide world is watchin'. / que todo el mundo está mirando.

Oh the foes will rise / oh, los enemigos se levantarán

With the sleep in their eyes / con el sueño todavía en los ojos

And they'll jerk from their beds and think they're dreamin' / y se sacudirán de sus camas y pensarán que están soñando

But they'll pinch themselves and squeal / pero se pellizcarán y chillarán

And know that it's for real / y sabrán que será en serio

The hour that the ship comes in. / a la hora en que llegue la nave.

Then they'll raise their hands / Entonces levantarán sus manos

Sayin' we'll meet all your demands / diciendo que cumplirán tus demandas

But we'll shout from the bow your days are numbered / pero gritaremos desde la proa que sus días están contados

And like Pharaoh's tribe / y como la tribu del faraón

They'll be drownded in the tide / se ahogarán entre las olas

And like Goliath, they'll be conquered. / y como Goliath, serán derrotados.

Mundo Nuestro. sS cumplen 57 años del discurso de Martin Luther King en la Marca a Washington. No es fácil identificar otro evento así --un hombre que se dirige a una masa enorme--, con tal repercusión en la historia inmediata del mundo. Por eso yna vez más publicamos en Mundo Nuestro la transcripción en español y el propio audio del discurso. No hay sueños sin historia.

I have a dream

El 28 de agosto de 1963 Martin Luther King pronunció un discurso que cambió la historia de Estados Unidos. Contra la violencia histórica, descarnada, del racismo en esa nación, el movimiento en pro de los derechos civiles encabezado por aquel pastor encontró su emoción extrema en el grito pacífico ¡Yo tengo un sueño!

Porque es posible construir un mejor mundo.



Audio del discurso I have a dream, de Martin Luther King, 28 de agosto de 1963

Canción Precious Lord, Take My Hand (Señor, toma mi mano), por Mahalia Jackson

http://www.youtube.com/watch?v=as1rsZenwNc




Martin Luther King, 28 de agosto de 1963



Estoy contento de reunirme hoy con ustedes en la que pasará a la historia como la mayor manifestación por la libertad en la historia de nuestra nación.

Hace un siglo, un gran americano, bajo cuya simbólica sombra nos encontramos, firmó la Proclamación de Emancipación. Este trascendental decreto llegó como un gran faro de esperanza para millones de esclavos negros y esclavas negras, que habían sido quemados en las llamas de una injusticia aniquiladora. Llegó como un amanecer dichoso para acabar con la larga noche de su cautividad.

Pero cien años después, las personas negras todavía no son libres. Cien años después, la vida de las personas negras sigue todavía tristemente atenazada por los grilletes de la segregación y por las cadenas de la discriminación. Cien años después, las personas negras viven en una isla solitaria de pobreza en medio de un vasto océano de prosperidad material. Cien años después, las personas negras todavía siguen languideciendo en los rincones de la sociedad americana y se sienten como exiliadas en su propia tierra. Así que hemos venido hoy aquí a mostrar unas condiciones vergonzosas.

Hemos venido a la capital de nuestra nación en cierto sentido para cobrar un cheque. Cuando los arquitectos de nuestra república escribieron las magnificentes palabras de la Constitución y de la Declaración de Independencia, estaban firmando un pagaré del que todo americano iba a ser heredero. Este pagaré era una promesa de que a todos los hombres —sí, a los hombres negros y también a los hombres blancos— se les garantizarían los derechos inalienables a la vida, a la libertad y a la búsqueda de la felicidad.

Hoy es obvio que América ha defraudado en este pagaré en lo que se refiere a sus ciudadanos y ciudadanas de color. En vez de cumplir con esta sagrada obligación, América ha dado al pueblo negro un cheque malo, un cheque que ha sido devuelto marcado “sin fondos”.

Pero nos negamos a creer que el banco de la justicia está en bancarrota. Nos negamos a creer que no hay fondos suficientes en las grandes arcas bancarias de las oportunidades de esta nación. Así que hemos venido a cobrar este cheque, un cheque que nos dé mediante reclamación las riquezas de la libertad y la seguridad de la justicia. También hemos venido a este santo lugar para recordar a América la intensa urgencia de este momento. No es

tiempo de darse al lujo de refrescarse o de tomar el tranquilizante del gradualismo. Ahora es tiempo de hacer que las promesas de democracia sean reales. Ahora es tiempo de subir desde el oscuro y desolado valle de la segregación al soleado sendero de la justicia racial. Ahora es tiempo de alzar a nuestra nación desde las arenas movedizas de la injusticia racial a la sólida roca de la fraternidad. Ahora es tiempo de hacer que la justicia sea una realidad para todos los hijos de Dios.

Sería desastroso para la nación pasar por alto la urgencia del momento y subestimar la determinación de las personas negras. Este asfixiante verano del legítimo descontento de las personas negras no pasará hasta que haya un estimulante otoño de libertad e igualdad. Mil novecientos sesenta y tres no es un fin, sino un comienzo. Quienes esperaban que las personas negras necesitaran soltar vapor, y que ahora estarán contentos, tendrán un brusco despertar si la nación vuelve a su actividad como si nada hubiera pasado. No habrá descanso ni tranquilidad en América hasta que las personas negras tengan garantizados sus derechos como ciudadanas y ciudadanos. Los torbellinos de revuelta continuarán sacudiendo los cimientos de nuestra nación hasta que nazca el día brillante de la justicia.

Pero hay algo que debo decir a mi pueblo, que está en el caluroso umbral que lleva al interior del palacio de justicia. En el proceso de conseguir nuestro legítimo lugar, no debemos ser culpables de acciones equivocadas. No busquemos saciar nuestra sed de libertad bebiendo de la copa del encarnizamiento y del odio. Debemos conducir siempre nuestra lucha en el elevado nivel de la dignidad y la disciplina. No debemos permitir que nuestra fecunda protesta degenere en violencia física. Una y otra vez debemos ascender a las majestuosas alturas donde se hace frente a la fuerza física con la fuerza espiritual. La maravillosa nueva militancia que ha envuelto a la comunidad negra no debe llevarnos a desconfiar de todas las personas blancas, ya que muchos de nuestros hermanos blancos, como su presencia hoy aquí evidencia, han llegado a ser conscientes de que su destino está atado a nuestro destino. Han llegado a darse cuenta de que su libertad está inextricablemente unida a nuestra libertad. No podemos caminar solos.

Y mientras caminamos, debemos hacer la solemne promesa de que siempre caminaremos hacia adelante. No podemos volver atrás. Hay quienes están preguntando a los defensores de los derechos civiles: “¿Cuándo estaréis satisfechos?” No podemos estar satisfechos mientras las personas negras sean víctimas de los indecibles horrores de la brutalidad de la policía. No podemos estar satisfechos mientras nuestros cuerpos, cargados con la fatiga del viaje, no puedan conseguir alojamiento en los moteles de las autopistas ni en los hoteles de las ciudades. No podemos estar satisfechos mientras la movilidad básica de las personas negras sea de un ghetto más pequeño a otro más amplio. No podemos estar satisfechos mientras nuestros hijos sean despojados de su personalidad y privados de su dignidad por letreros que digan “sólo para blancos”. No podemos estar satisfechos mientras una persona negra en Mississippi no pueda votar y una persona negra en Nueva York crea que no tiene nada por qué votar. No, no, no estamos satisfechos y no estaremos satisfechos hasta que la justicia corra como las aguas y la rectitud como un impetuoso torrente.

No soy inconsciente de que algunos de vosotros y vosotras habéis venido aquí después de grandes procesos y tribulaciones. Algunos de vosotros y vosotras habéis salido recientemente de estrechas celdas de una prisión. Algunos de vosotros y vosotras habéis venido de zonas donde vuestra búsqueda de la libertad os dejó golpeados por las tormentas de la persecución y tambaleantes por los vientos de la brutalidad de la policía. Habéis sido los veteranos del sufrimiento fecundo. Continuad trabajando con la fe de que el sufrimiento inmerecido es redención.

Vuelvan a Mississippi, vuelvan a Alabama, vuelvan a Carolina del Sur, volved a Georgia, vuelvan a Luisiana, volved a los suburbios y a los ghettos de nuestras ciudades del Norte, sabiendo que de un modo u otro esta situación puede y va a ser cambiada.

No nos hundamos en el valle de la desesperación. Aun así, aunque vemos delante las dificultades de hoy y mañana, amigos míos, os digo hoy: todavía tengo un sueño. Es un sueño profundamente enraizado en el sueño americano.

Tengo un sueño: que un día esta nación se pondrá en pie y realizará el verdadero significado de su credo: “Sostenemos que estas verdades son evidentes por sí mismas: que todos los hombres han sido creados iguales”.

Tengo un sueño: que un día sobre las colinas rojas de Georgia los hijos de quienes fueron esclavos y los hijos de quienes fueron propietarios de esclavos serán capaces de sentarse juntos en la mesa de la fraternidad.

Tengo un sueño: que un día incluso el estado de Mississippi, un estado sofocante por el calor de la injusticia, sofocante por el calor de la opresión, se transformará en un oasis de libertad y justicia.

Tengo un sueño: que mis cuatro hijos vivirán un día en una nación en la que no serán juzgados por el color de su piel sino por su carácter.

Tengo un sueño hoy.

Tengo un sueño: que un día allá abajo en Alabama, con sus racistas despiadados, con su gobernador que tiene los labios goteando con las palabras de interposición y anulación, que un día, justo allí en Alabama niños negros y niñas negras podrán darse la mano con niños blancos y niñas blancas, como hermanas y hermanos.

Tengo un sueño hoy.

Tengo un sueño: que un día todo valle será alzado y toda colina y montaña será bajada, los lugares escarpados se harán llanos y los lugares tortuosos se enderezarán y la gloria del Señor se mostrará y toda la carne juntamente la verá.

Ésta es nuestra esperanza. Ésta es la fe con la que yo vuelvo al Sur. Con esta fe seremos capaces de cortar de la montaña de desesperación una piedra de esperanza. Con esta fe seremos capaces de transformar las chirriantes disonancias de nuestra nación en una hermosa sinfonía de fraternidad. Con esta fe seremos capaces de trabajar juntos, de rezar juntos, de luchar juntos, de ir a la cárcel juntos, de ponernos de pie juntos por la libertad, sabiendo que un día seremos libres.

Éste será el día, éste será el día en el que todos los hijos de Dios podrán cantar con un nuevo significado “Tierra mía, es a ti, dulce tierra de libertad, a ti te canto. Tierra donde mi padre ha muerto, tierra del orgullo del peregrino, desde cada ladera suene la libertad”.

Y si América va a ser una gran nación, esto tiene que llegar a ser verdad. Y así, suene la libertad desde las prodigiosas cumbres de las colinas de New Hampshire. Suene la libertad desde las enormes montañas de Nueva York. Suene la libertad desde los elevados Alleghenies de Pennsylvania.

Suene la libertad desde las Rocosas cubiertas de nieve de Colorado. Suene la libertad desde las curvas vertientes de California.

Pero no sólo eso; suene la libertad desde la Montaña de Piedra de Georgia.

Suene la libertad desde el Monte Lookout de Tennessee.

Suene la libertad desde cada colina y cada topera de Mississippi, desde cada ladera.

Suene la libertad. Y cuando esto ocurra y cuando permitamos que la libertad suene, cuando la dejemos sonar desde cada pueblo y cada aldea, desde cada estado y cada ciudad, podremos acelerar la llegada de aquel día en el que todos los hijos de Dios, hombres blancos y hombres negros, judíos y gentiles, protestantes y católicos, serán capaces de juntar las manos y cantar con las palabras del viejo espiritual negro: “¡Al fin libres! ¡Al fin libres! ¡Gracias a Dios Todopoderoso, somos al fin libres!”

(Traducción de Tomás Albaladejo./Universidad Autónoma de Madrid)

http://www.um.es/tonosdigital/znum7/relecturas/Ihaveadream.htm

Versión en inglés: http://www.wyzant.com/help/history/hpol/mlk/ihaveadream

Kamala Harris (55), hija de padre jamaiquino y madre india (tamil), puede convertirse en la primera mujer en ocupar la vicepresidencia de los Estados Unidos luego que el candidato demócrata a la presidencia, John Biden, la ha elegido como compañera de fórmula, para la elección del próximo tres de noviembre.

Harris, senadora por California, y que en las internas había competido contra Biden, es defensora de las leyes a favor de los migrantes, feminista, ecologista y está por la legalización de la mariguana.

Defiende la reducción de impuestos para las clases media y trabajadoras y promueve el aumento de los impuestos a las corporaciones y al 1% más rico de los estadounidenses. Es una progresista moderada que va a inyectar ideas nuevas y energía a la campaña.

Ella tiene un sólido currículum en la administración local, estatal y federal. En la disputa al interior del Partido Demócrata entre los dos bandos que luchan por su control, ella se mantiene al margen.

Biden con esta decisión envía un mensaje poderoso a las mujeres, a las minorías y también a la sociedad que se ha movilizado en contra del racismo. Tres comunidades que rechazan a Trump.

La senadora Harris en las primarias mantuvo una posición equidistante entre el sector del centro y el de izquierda. Su incorporación refuerza la campaña y a Biden le da votos entre los simpatizantes de los demócratas.


El haber participado en las primarias es garantía de que su historia personal y política ha sido ya sometida al más cuidadoso escrutinio y que durante la campaña nada podrá ser usado en su contra.

Harris, que es abogada, en 2011 se convirtió en la primera mujer fiscal general de California, y después llegó a ser la segunda mujer negra elegida para el Senado y la tercera mujer por California. Sus intervenciones en contra de la política de la administración de Trump la convirtieron en figura nacional.

Se especializó en ciencia política en la Universidad Howard en Washington, D.C. y tiene un doctorado en leyes por la Universidad de California. Desde 1990 es miembro de la Asociación de Abogados de California.

Su madre emigró de la India a Estados Unidos en 1960 y su padre lo hizo desde Jamaica en 1961. Los dos hicieron posgrados. Su padre fue profesor de economía en la Universidad de Stanford y su madre en la Universidad McGill en Montreal e investigadora en el Hospital General Judío. Su abuelo materno fue un diplomático de la India.

La madre es quien insistió en dar a sus hijas nombres sánscritos derivados de la mitología hindú, para ayudar a que no olvidaran su identidad cultural. De niña, con su hermana menor, asistía a una iglesia bautista negra y a un templo hindú.

El pasado 11 de agosto Biden en un tuit dijo: “Tengo el gran honor de anunciar que he escogido a Kamala Harris, una valiente luchadora que ha defendido a los pequeños, y una de las servidoras públicas más excelentes del país, como mi compañera de candidatura”.

Y ella responde en otro tuit: “Me siento honrada de unirme a él (Biden) como nominada a vicepresidenta por nuestro partido, y de hacer lo que haga falta para hacer de él nuestro comandante en jefe”.

Ahora las encuestas señalan como ganador de la presidencia a Biden con una ventaja de 12 puntos. De ser así Kamala Harris sería la primera vicepresidenta y al mismo tiempo la primera de origen jamaiquino e indio.

Mis padres, cuarenta años después.
El viernes 6 de junio de 1980 fue un día aciago para mi familia y para mí. Poco después de las diez de la mañana, un comando de sicarios de la dictadura militar encabezada por el general Romeo Lucas García montó una persecución contra el auto en el que se conducían mis padres, Carlos Alberto Figueroa y Edna Ibarra de Figueroa. Logró darles alcance en una colonia aledaña a la suya y los acribilló a balazos. La vida de mis hermanos, la mía propia, la de nuestros hijos, sus nietos -aun de los que no los conocieron-, quedó marcada para siempre. Miles y miles de familiares de víctimas de la dictadura guatemalteca, hemos visto transcurrir nuestras vidas lidiando con la tragedia, tratando de volver a ser felices y agradeciendo el ser sobrevivientes.
En lo que a mí se refiere, he podido vivir estos cuarenta años sin odio ni ánimos de venganza. Me he dedicado a estudiar desde el ámbito de las ciencias sociales la lógica de la violencia. Y ese estudio, mis propias investigaciones acerca de lo sucedido en Guatemala, me ayudaron a entender que en política (y la violencia es la otra cara de la política) raras veces hay algo personal. En medio de la estupefacción y el dolor que me ocasionó aquella mañana, la noticia que de manera valerosa me dieron Gabriel Aguilera Peralta y Jorge Arriaga, pude recordar la sabia máxima que mi propio padre me había inculcado: “el enemigo es social, que no personal”. El asesinato de mis padres se inscribía en la ola de terror estatal a la que la clase dominante guatemalteca necesitaba acudir ante el estallido revolucionario observado en aquel entonces en toda Centroamérica. El asesinato de mis padres se fraguó en el alto mando militar y fue ejecutada a través del ministerio de gobernación en aquel entonces a cargo de Donaldo Álvarez Ruiz. Semanalmente altos oficiales militares (después vinculados al grupo criminal llamado La Cofradía), acudían a la oficina de Álvarez Ruiz a darle indicaciones acerca de quiénes deberían ser ejecutados o desparecidos.
A lo largo de estos cuarenta años he presenciado reiteradamente cómo la clase dominante y la ultraderecha ejercen esa voluntad necropolítica en otras circunstancias y por otras causas. Se trata de dejar vivir a los que son funcionales a sus intereses y hacer morir a los que son un peligro para los mismos. También el dejar morir a los que no son útiles a dichos intereses. Así, se hace morir a los que defienden territorio y medio ambiente ante la voracidad extractivista. A los que denuncian el cáncer de la corrupción que corroe al gobierno y al empresariado. Se deja morir a la mitad de los niños de Guatemala que padecen desnutrición y a los miles de jóvenes engarzados en la violencia delincuencial que genera la misma sociedad. Y ahora con la pandemia, se apuesta a la inmunidad de rebaño que eleva exponencialmente la tasa de letalidad del virus con tal de no sacrificar las ganancias.
A mis padres los asesinó la cúpula represiva político-militar. Pero vistas bien las cosas, realmente fueron asesinados por el orden injusto y expoliador que continúa en Guatemala. Nada personal, estrictamente social.
333Günter Petrak, Francisco Manuel Vèlez Pliego y 331 personas más
137 comentarios
89 veces compartido

Revista Sin Permiso. Manuel Sutherland es economista y director del Centro de Investigación y Formación Obrera (CIFO), Caracas. Este texto fue publicado originalmente en Nueva Sociedad, en mayo de 2020.

La incursión de ex-militares y civiles, producto de un contrato entre sectores opositores y una empresa de seguridad con sede en Miami, presupone una absurda tercerización de la acción armada contra el gobierno de Nicolás Maduro en una firma privada. Al mismo tiempo, este tipo de acciones improvisadas no solo son contrarias a una salida pacífica, sino que terminan por fortalecer las políticas más represivas del gobierno venezolano, aun un contexto de permanente descomposición social e institucional del país.

Si yo quisiera ir a Venezuela, no lo haría en secreto (…) no mandaría a un pequeño grupo. No, no. Sería un ejército (...) y eso sería llamado una invasión. Donald Trump



El mes de mayo encontró a Venezuela sumergida en una crisis de enormes dimensiones. Con el salario mínimo en dólares más bajo del planeta (alrededor de cinco dólares mensuales), la pobreza extrema no hace más que crecer. En ese escenario dramático surgieron noticias alarmantes, como la masacre de 47 reclusos en la cárcel de Guanare (que se sumó a un incendio en un penal de Valencia donde murieron 66 personas) y un largo enfrentamiento armado entre bandas delincuenciales con armamento militar, en la zona norte de la extendida barriada popular de Petare. La gasolina otrora casi gratuita ha desaparecido y miles de personas hacen colas de hasta cinco días para llenar un tanque (ahora se contrabandea la gasolina de Colombia hacia Venezuela). Finalmente, un apagón de carácter nacional que afectó a 17 estados por varias horas ha dejado un severo racionamiento eléctrico en muchas partes del país.

En ese maremágnum, apareció una extraña noticia entre el 3 y el 4 de mayo: la Policía y el Ejército habían capturado dos pequeñas lanchas con civiles (incluidos dos estadounidenses) y militares desertores que habían llegado, provistos de armas de alto calibre, a combatir al gobierno de Nicolás Maduro. La sorpresiva información llenó de estupor a la oposición democrática que lucha por la paz y por una resolución negociada de la crisis política. La rápida neutralización de las dos embarcaciones le brindó al gobierno una especie de pequeña «Bahía de Cochinos», que explotada por el aparato mediático de las izquierdas bolivarianas, se vendió como una gesta histórica protagonizada por humildes pescadores, pertenecientes a la milicia, que repelieron la invasión y capturaron a los mercenarios.

El ala de la oposición que insiste en la legitimidad de la presidencia de Juan Guaidó, «reconocida por más de 50 países», cayó en el desconcierto. Al inicio dijeron que fue una «olla», un vil montaje de la narcodictadura. Poco después expresaron que la narcotiranía había masacrado a valerosos combatientes por la libertad. Más tarde comentaron que la operación era una charada, pero que defenderían los derechos humanos de personas que estaban equivocadas. Al final dijeron que la supuesta «invasión» había sido diseñada y ejecutada por Diosdado Cabello, el presidente de la Asamblea Nacional Constituyente, para inculpar a la oposición.



¿Qué sucedió realmente? ¿Qué consecuencias trae esta nueva aventura paramilitar? Veamos.

Desde el 23 de enero de 2019, día en el que el diputado y presidente de la Asamblea Nacional Juan Guaidó se autojuramentó como presidente de la República (encargado) en un mitín popular en la plaza Juan Pablo II, ha habido un crecimiento del discurso belicista del ala más extremista de la oposición, que constantemente es aupada por Donald Trump y por las insinuaciones de que «todas las opciones están sobre la mesa». La vía electoral y la lucha democrática contra el régimen chavista fueron consideradas entonces como colaboracionistas y gallináceas. Había que ir a la acción directa inmediata, el pueblo no aguanta más.

En febrero de 2019, las encuestas decían que Guaidó tenía hasta 80% de aceptación popular. Los gobiernos aliados de Estados Unidos salieron inmediatamente a aplaudirlo y el joven varguense fue portada de diarios y revistas en todo el orbe. El 23 de febrero debía ser una especie de break point: la ayuda humanitaria internacional estacionada en Brasil, y sobre todo Colombia, ingresaría «sí o sí». Cuatro camiones entrarían con equipamiento médico elemental y cajas de comida desde Cúcuta. El plan era que la gente se abalanzara sobre los camiones y el Ejército se uniera a la insurrección popular. Se había contactado a militares de baja gradación para atraerlos a la rebelión. Este desaguisado fue un rotundo fracaso: no se pudo hacer ingresar ni una caja en una frontera donde el contrabando de gandolas de gasolina y alimentos es inmenso.



Cuando se creía que el intento frustrado de asesinar a Maduro con un dron cargado de explosivos, el pasado 4 de agosto de 2018 en la Avenida Bolívar, era la última intentona subversiva, amanecimos el 30 de abril de 2019 con un conato de golpe de Estado protagonizado por Guaidó, que traía la novedad de haber liberado al líder de Voluntad Popular Leopoldo López. El joven «presidente» aseguraba haber tomado, o estar dentro, de la base aérea La Carlota, ubicada en el corazón de Caracas. Rodeado de un pequeño grupo de civiles y militares de baja gradación, Guaidó habló de una insurrección militar, de un alzamiento. Pocas horas después, y sin un solo tiro, la sedición fue aplacada. Varios de los militares se entregaron aduciendo que los habían engañado y otros huyeron a embajadas extranjeras esa misma tarde. Nadie se responsabilizó del bochornoso coup d’état, que terminó ampliamente ridiculizado en redes sociales. En 2018 ya habíamos presenciado la masacre del grupo armado encabezado por Óscar Pérez, ex-comando policial famoso por disparar contra el Tribunal Supremo de Justicia y robar armas de alto calibre en el Fuerte de Paramacay. La subestimación del poder militar y policial del gobierno bolivariano es realmente asombrosa.

En intervenciones militares previas de Estados Unidos en América Latina, incluyendo Bahía de Cochinos, los oficiales de Washington también negaron categóricamente, en un inicio, su participación. Asimismo, en el caso de la operación ilegal para financiar la guerra terrorista de los «contras» en Nicaragua en los años 80, Washington negó su involucramiento hasta que el contratista de la CIA Eugene Hasenfus fue abatido cuando transportaba armas en un avión. El guion siempre será aferrarse a una rígida desmentida, aunque parece imposible pensar que Estados Unidos, más allá de su participación, no supiera del contrato que «legalizaba» la invasión y que se había firmado en Miami (había literalmente un contrato comercial). Hay que recordar que Washington acusó a Maduro de narcoterrorismo y le puso precio a su captura: 15 millones de dólares.

El contrato fue un secreto bien guardado hasta que el mayor general retirado Clíver Alcalá Cordones habló frontalmente de su existencia a finales de marzo de 2020. Esto ocurrió luego de que este militar cercano a Chávez, y uno de los desertores de más alto rango, fuera sorprendido por la policía colombiana con una gran cantidad de armas, y después de que la Administración para el Control de Drogas (DEA, por sus siglas en inglés) ofreciera 10 millones de dólares por su captura, ya que lo vincula con carteles de droga en Venezuela. Su reacción fue subir un video a las redes sociales donde admitía haber estado armando y entrenando a un comando rebelde de venezolanos en Colombia para tumbar al régimen. En su relato, Alcalá Cordones habló de un contrato firmado por Guaidó y un estadounidense dueño de una empresa de seguridad que había estado entrenando a tropas venezolanas rebeldes en Colombia. Días después, Cabello cuenta que saben de todas esas operaciones subversivas y que conocen al contratista estadounidense, que es nada más y nada menos que Jordan Goudreau.

Goudreau había sido contratado en febrero de 2019 para dar seguridad al concierto de Cúcuta financiado por el millonario británico Richard Branson. La empresa Silvercorp participó como proveedora de seguridad en mítines políticos de Trump. Tan íntima relación le permitió ser recomendado por la Casa Blanca para ofrecer seguridad en el concierto y asesorar a Guaidó en su lucha para derrocar a Maduro. Goudreau es bastante amigo de las redes sociales y saltó al estrellato mediático por la estrafalaria sugerencia de «poner a policías antiterroristas en las escuelas disfrazados de maestros». El mediático contratista también tuvo la delicadeza de amenazar de muerte a la periodista venezolana Érika Ortega, afirmando que a los mercenarios se les paga para matar, aunque ellos podrían hacerlo gratis en un tuit que provocó el cierre de su cuenta.

En una operación en Jamaica a finales de 2019, este veterano de las Fuerzas Especiales de Estados Unidos ya había incorporado a otros dos ex-boinas verdes y ex-compañeros de equipo, Airan Berry y Luke Denman, los dos estadounidenses actualmente presos por la incursión militar fallida. En esa ocasión, Goudreau los convenció de lo fácil y lucrativa que sería la operación contra Maduro. Es sabido que el contrato firmado al parecer por el propio Guaidó se estaba mostrando a personas en el campamento en Jamaica dirigido por Goudreau como una tentadora oferta laboral. Cuando se le preguntó a Goudreau cuál era su plan, dijo que se proponían lanzar una incursión armada en Venezuela para capturar y/o eliminar a objetivos de alto valor. Es conocido que un veterano combatiente que estaba en proceso de ser reclutado se mostró muy escéptico con la oferta de Goudreau, ya que Silvercorp no tenía ni una sola ametralladora en ese momento, lo cual es normal porque esa empresa (constituida en 2018) provee seguridad en eventos públicos, no realiza operaciones militares. Es bastante verosímil el rumor de que la CIA se había enterado de la operación que Goudreau planeaba en Jamaica y advirtió en numerosas ocasiones a Silvercorp que no lo llevara a cabo porque era un suicidio.

En un documento publicado recientemente por el diario The Washington Post, sale a la luz que miembros de la oposición de Venezuela negociaron en octubre un acuerdo con una compañía de seguridad de Florida para derrocar a Maduro. En ese documento aparece la firma de Guaidó, comprometiéndose con Goudreau a acometer una operación militar que capture o elimine a Maduro y a varios de los miembros de su gabinete. Ese era el contrato al que Alcalá Cordones había hecho alusión antes de entregarse a la DEA y que Guaidó había negado. El general desertor afirmó en una entrevista antes de entregarse que el contrato había sido incumplido pese a que las operaciones estaban bastante adelantadas.

Cuando Goudreau llegó el 7 de septiembre a la oficina de Juan José Rendón, alto comisionado presidencial de Guaidó radicado en Miami, el comité de estrategia ya se había reunido con un puñado de empresas de gestión paramilitar que ofrecían los servicios de eliminación o captura de Maduro y su entorno. Algunas querían hasta 5.000 millones de dólares por el trabajo. Goudreau, por el contrario, ofreció un plan con un par de pequeños anticipos y un pago total mucho más económico –212,9 millones de dólares–, considerando que iban a invadir un país de 30 millones de habitantes, con una Fuerza Armada de alrededor de 150.000 combatientes y 916.000 kilómetros cuadrados. El contrato contemplaba el cobro de 75% del contrato después del derrocamiento de Maduro y de la toma de control pleno del país. El dinero restante de la operación crediticia que dejaba el pago central en cómodas cuotas provendría de futuras exportaciones de petróleo bajo un gobierno de Guaidó.

El curioso contrato tiene ocho páginas principales y 42 más de anexos, según varias fuentes relacionadas con el caso, aunque en una entrevista con Patricia Poleo Goudreau asevera que el documento posee más de 70 páginas. El contrato para una invasión a la carta tuvo un testigo formal: el abogado Manuel J. Retureta, un reconocido penalista especializado en la defensa de afamados narcotraficantes latinoamericanos. El litigante que firmó como testigo no ha dicho aún una sola palabra a ningún medio de comunicación.

Rendón admitió abiertamente haber firmado el contrato, pero dijo que Guaidó nunca lo hizo. Rendón confesó que el documento, rubricado en octubre de 2019, «era una exploración para ver la posibilidad de captura y entrega a la justicia de miembros del régimen que tienen orden de captura emitida por tribunales de Estados Unidos». Pero esas esas órdenes de captura fueron emitidas cinco meses después de la firma del contrato, es decir, en marzo de 2020.

El contrato promete un adelanto primario a Silvercorp de 1,5 millones de dólares. Luego el texto contempla un anticipo de 50 millones para servicios como planificación estratégica, adquisición de equipos y «asesoría para la ejecución de proyectos». Resulta llamativo que el contrato afirma que Silvercorp no combate sino que solo asesora. La idea primigenia era que la incursión, sumada a acciones de propaganda armada, desmoralizarían a la Policía y a la Fuerza Armada. Como un castillo de naipes, el gobierno caería rápidamente y ellos podrían secuestrar a personeros solicitados por la DEA y exigir sus respectivas recompensas. Al ver eso, el pueblo saldría a las calles y expulsaría al dictador. Guaidó sería por fin presidente de verdad y el cuento se acabaría.

Como era de esperar, las cosas no salieron bien. El domingo 3 de mayo, horas después de la primera incursión, la periodista Patricia Poleo publicó el acuerdo. Además, en el informe, difundido en la cuenta @FactoresdePoder en Twitter, Goudreau explica que Guaidó mentía al decir que la operación en Macuto era «una farsa del régimen» y que su empresa había diseñado las operaciones. Goudreau habló de la firma de Guaidó y mostró un video donde se puede escuchar el momento en que todos presentes firman el contrato (en Miami) y el «presidente encargado» dice que enviará su firma escaneada, por email, desde Caracas.

Como comentó Goudreau, el costo de de esta misión sería de 212,9 millones de dólares. Esa parte del plan duraría 495 días, porque ellos continuarían como «fuerza de seguridad del gobierno» mientras estabilizaban la situación. Ahí se acuerda pagar mensualmente al contratista, después de la culminación del proyecto, entre un mínimo de 10.860.000 y un máximo de 16.456.000 dólares. De ser exitoso el plan, la empresa recibiría un bono de 10 millones por buen desempeño. En el contrato destacan algunas cláusulas muy llamativas:

- el Comité Estratégico tendrá autoridad para aprobar cualquier ataque y activar el fuego contra objetivos militares y no militares, «infraestructura y objetivos económicos venezolanos», «vías y medios de comunicación»;

- en el anexo B, numeral catorce, punto a, se establece que se podrán usar minas antipersonales en todo el territorio según disposición de la empresa;

- en el anexo L, se establece que Silvercorp no será responsable ante la ley de ningún acto de violencia o destrucción durante la ejecución del contrato. Si demandan a Silvercorp en Estados Unidos, el gobierno de Guaidó deberá pagar todos los gastos de defensa y asumirá la responsabilidad financiera;

- en el anexo N se señala que la cadena de mando de la operación está compuesta de la siguiente manera: comandante en jefe, Juan Guaidó; supervisor del proyecto, Sergio Vergara; jefe de estrategia, Juan José Rendón; comandante en el sitio, por determinar (aunque en el desembarco efectivo fue el capitán Antonio Sequea quien estuvo a cargo; como ex-oficial de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB), Sequea aparece en videos y fotos protagonizando junto con Guaidó el intento de golpe del 30 de abril);

- en el anexo B, numeral 1, punto c, se explicita: «El personal del Proveedor de Servicios solo tiene capacidad de asesoramiento. No son combatientes»;

- en el anexo D, numeral 4, se ratifica lo anterior de manera taxativa: «El personal del Proveedor de Servicios son solo asesores, no son combatientes. Sin embargo, se les permite defenderse».

Es evidente que el contrato viola todo estamento legal conocido, empezando por la carta de la Organización de las Naciones Unidas (ONU). Venezuela es signataria de la Convención Internacional de la ONU contra el reclutamiento, la utilización, la financiación y el entrenamiento de mercenarios. La resolución 57/196 de la Asamblea General de la ONU establece que se condena «a todos los Estados que permiten o toleran el reclutamiento (…) de mercenarios con el objetivo de derrocar a los gobiernos de Estados miembros de las Naciones Unidas».

La aparición que Goudreau hizo en televisión fue para dar un rostro a la incursión. Para combatir el rumor opositor que hablaba de una operación de bandera falsa. La intención de el ex-militar estadounidense era denunciar a Guaidó y a sus acólitos por incumplir el contrato. Según Goudreau, él nunca recibió el dinero estipulado en el contrato, ni siquiera los 1,5 millones de anticipo. Por eso se sintió estafado y delató a todos los firmantes y dijo que nunca en su vida vio un nivel de traición y de indiferencia como ante esta situación. Cuando la periodista le preguntó lo evidente: ¿por qué habían llevado adelante la operación aun sin cobrar?, su respuesta fue inverosímil: «Lo hicimos porque estamos comprometidos con la libertad de Venezuela».

Los hechos fueron los siguientes: entre el 3 y el 4 de mayo entraron por la bahía de Macuto y de Chuao un par de peñeros con alrededor de 22 personas. Ahí estaban ex-militares armados, había uniformes, equipos y todos portaban sus documentos de identidad. Entraron por el litoral central a plena luz del día, a pocos kilómetros del mayor puerto del país y de una base naval, en un área densamente poblada. Ingresaron en medio de una rígida cuarentena llena de militares y policías desplegados en las calles, con escasez total de gasolina, con vías desérticas y con las carreteras llenas de puestos de control. No parece haber un momento más absurdo que este para una incursión.

Como era de esperarse, antes de llegar a su punto de desembarco, fueron fácilmente divisados por las fuerzas de seguridad venezolanas. Según el gobierno, la lancha se acercó a la costa y sus integrantes abrieron fuego. La versión oficial habla de un combate que duró unos 45 minutos. La embarcación zozobró, con el resultado de ocho fallecidos y solo un par de apresados. Un día después, el 4 de mayo, otros 13 atacantes fueron capturados en Chuao (estado de Aragua) en una rendición sin enfrentamientos. Entre los detenidos destacan los estadounidenses Luke Denman y Airan Berry, empleados de Silvercorp. A la fecha, hay alrededor de 40 apresados y varias órdenes de captura adicionales. Poco a poco, las fuerzas de seguridad han ido arrestando a presuntos guerrilleros asociados a la incursión, que salieron a buscar comida o estaban dando vueltas por la zona.

Horas después, la televisión estatal venezolana, VTV, emitió un video en el que uno de los dos estadounidenses detenidos «confiesa» que el plan era capturar a Maduro y llevarlo a Estados Unidos. Al ser interrogado sobre quién le daba las órdenes a Goudreau, Denman responde: Donald Trump. De manera increíble, declara: «se me contrató para llegar a Caracas, asegurar un aeropuerto y seguir el plan, mi misión era tomar un aeropuerto hasta que pudieran hacer un traslado seguro de Maduro hasta un avión que lo llevara hacia Estados Unidos». Posteriormente, Maduro destacó el arresto de Adolfo Baduel, hijo del ex-ministro de Defensa de Chávez Raúl Baduel, quien actualmente también está en la cárcel. Pocos días más tarde, el Ministerio Público solicitó órdenes de aprehensión contra Rendón, Sergio Vergara y Goudreau por su implicación en el diseño, financiamiento y ejecución de los planes de golpe de Estado. Extrañamente, el fiscal general no mencionó a Guaidó. Esto último hizo enfurecer a la base chavista que pide su encarcelamiento.

La comunidad internacional ha guardado un atronador silencio ante las operaciones paramilitares en Macuto. Los partidos y gobiernos europeos que han apoyado de manera frontal al «gobierno interino» no se han pronunciado. Quienes se consideran demócratas y han empleado grandes recursos del erario público para financiar a los protagonistas de estos hechos no los han condenado. Pareciera que hay muy poca claridad en cuanto a la verdadera situación en Venezuela y muy poco compromiso con el respeto al derecho internacional. En ese escenario de silencio sombrío, la carta de tres senadores demócratas estadounidenses es importante porque es de los pocos pronunciamientos que han llamado de atención a la oposición extremista y a la política belicista de la Casa Blanca. Estos senadores recuerdan que en la ley VERDAD (Venezuela Emergency Relief, Democracy Assistance and Development Act), promulgada por Trump en diciembre pasado, Washington dice que busca «avanzar en una solución negociada y pacífica a la crisis política, económica y humanitaria de Venezuela (…) Los ataques armados, incluso si son realizados por actores independientes, van en contra de esa política (…) incursiones de ese tipo perjudican las perspectivas de una transición pacífica y democrática en Venezuela al insinuar que una intervención armada es una opción viable para resolver la crisis».

Por todo lo anterior, es esencial el papel de agentes de paz internacionales, de negociadores experimentados y de la comunidad internacional en general. Sería extremadamente importante que actuaran para evitar el continuo escalamiento de un conflicto que podría culminar en un escenario catastrófico de guerra civil. El reinicio de las conversaciones en Oslo es fundamental para esta labor. Aunque, eso sí, es imprescindible que la oposición democrática se desmarque del liderazgo belicista que ha manifestado su aversión a los diálogos y que los ha saboteado continuamente. En ese sentido, ha sido funcional a la estrategia del gobierno de usar de manera oportunista estas instancias. La oposición sensata debería pensar en la posibilidad de construir un frente amplio que aglutine a las fuerzas democráticas y constitucionales. Un frente que condene acciones paramilitares y terroristas, y se concentre en la lucha pacífica por la reconstrucción de una República ahogada en una mar de problemas que no paran de crecer.

De no avanzarse en un proceso de negociación que conlleve micro acuerdos humanitarios que conduzcan a un acuerdo político-humanitario a gran escala, el gobierno podría resistir, apelando a distribuciones de alimentos, si bien disminuidas respecto del pasado, manteniendo algunos subsidios e incrementando la fuerza represiva del Estado. El problema es que sin una mejora de la situación económica en el mediano plazo, la economía podría deteriorarse mucho más y una pobreza extendida estructuraría la vida social en los siguientes años.

Economista y director del Centro de Investigación y Formación Obrera (CIFO), Caracas.

Fuente:

Nueva Sociedad, mayo 2020