Elementos filtrados por fecha: Septiembre 2019
Jueves, 12 Septiembre 2019 00:00

Reflexiones en torno al 6° aniversario de la tipificación del maltrato animal: los seres humanos “no deben compasión a los animales, sino justicia”

Contribución del Cuerpo Académico 330: Louise Greathouse Amador, Luz Anyela Morales Quintero, Patricia Preciado Lloyd, Beatriz Gutiérrez Mueller, José Luis Rojas Solís; con la colaboración de Leticia Gallardo de Tovar, Presidenta del Consejo Ciudadano de Bienestar Animal y de A. Justin de la Fuente Laudo para la redacción de este artículo.



En el marco de la celebración del 6° aniversario de la tipificación del maltrato animal como delito en el Código Penal del Estado de Puebla, el Cuerpo Académico 330 “Prevención de la Violencia: Educando para una Cultura de Paz a través de la Participación Social”, invita a la sociedad a reflexionar sobre la importancia de fortalecer el respeto hacia todo ser vivo.



La relación entre los seres humanos y otras especies de animales es tan antigua como lo son los registros de los primeros homínidos en la historia. A lo largo del tiempo, esta relación ha sido testigo de actos de gran compasión y amor, pero también de una crueldad e indiferencia inimaginables. El propio Nietzsche lo decía “Las mentes más profundas de todos los tiempos han sentido compasión por los animales”, y como él, muchos han levantado la voz a favor de los animales en todo el mundo.

Indudablemente nos encontramos ante un cambio social. Ya en el siglo XIX la abolición de la esclavitud revolucionó el entendimiento del ser humano para con sus semejantes, poniendo fin a una práctica que se remonta a los inicios de las grandes civilizaciones. El siglo XX trajo consigo el reconocimiento de la igualdad de las mujeres, después de siglos de sumisión y represión. Ahora, el siglo XXI representa el tiempo para la reivindicación de los animales y el medio ambiente. Se trata pues, de una simple cuestión de evolución como especie: avanzar y progresar. Lo cual significa liberar, no encarcelar; respetar, no dañar; y significa cuidar, no someter.

Los animales merecen vivir sus vidas libres de sufrimiento y explotación. Jeremy Bentham, el fundador de la reforma de la escuela utilitaria de filosofía moral, declaró que al decidir sobre los derechos de un ser "la pregunta no es ¿pueden razonar?" ni "¿pueden hablar?", la pregunta fundamental es "¿pueden sufrir?". En su libro Animal Liberation (Liberación Animal), Peter Singer afirma que el principio básico de la igualdad no requiere un trato igual o idéntico; requiere de una consideración igual, una consideración pareja. El sólo hecho de ser prejuiciosos nos permite negar a otros los derechos que esperamos tener para nosotros mismos. Ya sea por motivos de raza, género, orientación sexual o especie, el prejuicio es moralmente inaceptable.



En México, las iniciativas para la protección de los animales han sido tardías, lentas, y durante mucho tiempo parecía que no existían. Afortunadamente, hemos llegado al momento en que se encuentran dentro de la agenda de las políticas públicas y poco a poco han ido en aumento. El tema de la protección de los animales va más allá de una simple actitud de querer a los animales; en realidad, tiene que ver con sus derechos como seres vivos y sintientes, al igual que los seres humanos y el medio ambiente. La protección de los animales es un tema que tarde o temprano, nos afecta a todos.

En este sentido, el pasado 5 de septiembre se cumplieron 6 años de haber entrado en vigor la reforma al Código Penal del Estado de Puebla, en donde el maltrato animal se tipificó como un delito que, de acuerdo a la gravedad de los hechos y en apego a sus Artículos 470, 471, 472 y 473, podría conllevar un castigo que va desde los 6 meses a 6 años de prisión a quien de manera intencional hago daño a algún animal.

Los amantes y defensores de los animales vieron como un verdadero logro la aprobación y publicación de esta Ley que sanciona a individuos con conductas antisociales y crueles como “el matagatos”; aquel hombre de San Martín Texmelucan que publicó en sus redes sociales actos terribles en contra de perros y gatos, lo que dio origen a la exigencia ciudadana de sancionar con la cárcel el maltrato animal, y por ello desde septiembre de 2013, existe en el Código Penal de Puebla el Capítulo XXIV que refiere los DELITOS EN CONTRA DE LOS ANIMALES.

La curva de aprendizaje de parte de las autoridades y de la ciudadanía en lo referente a las denuncias ha sido larga y complicada, por momentos incluso confrontativa. Muchos casos de maltrato de animales de todas las especies se han quedado a medio camino en la búsqueda de la justicia, con toda la impotencia generada al darse cuenta de que el tema es considerado menor y que pocas son las autoridades que alcanzan a visualizar que la gravedad de la violencia ejercida en contra de cualquier ser sintiente, es la misma, el mismo acto, lo que cambia es la víctima. Menos comprenden que el maltrato animal es la antesala de la violencia social, y tampoco les importa que, por el simple hecho de existir la normativa, ésta debiera aplicarse por principio, por el estado de derecho, más allá de considerarla relevante o no. Sin embargo, no se ha logrado más que vincular a proceso a una sola persona que dejó en la cajuela de su auto a tres cachorros y gracias a la flagrancia del hecho, la policía actuó, presionada por ciudadanos que presenciaron la escena y exigieron a la autoridad se actuara en consecuencia. Pero los casos a los que hay que integrar una Carpeta de Investigación, prácticamente están condenados a morir, como muchos de los animales que han sido víctimas de humanos sin escrúpulos cobijados por la enorme impunidad a la que los protectores de animales nos enfrentamos.

A lo largo de estos seis años, han sucedido muchísimos casos de maltrato animal, la gran mayoría de ellos no han sido denunciados penalmente, porque la ciudadanía no tiene confianza en las autoridades y menos en nuestro sistema de impartición de justicia. Sólo un pequeño porcentaje de estos delitos en contra de los animales han tenido un denunciante que, a pesar de la indiferencia de los agentes del ministerio público, de los jueces y de los policías ministeriales, no han declinado en su lucha por lograr que la violencia en contra de los animales sea castigada de acuerdo a la Ley.

Para ejemplificar lo que sucede, citaremos dos casos de denuncia de maltrato animal que se hicieron desde el año 2017. La primera en el mes de abril, por el maltrato de 67 perros y un gato, que permanecían en un Refugio en San Cristóbal Tepontla, en San Pedro Cholula. Estos animales fueros “rescatados” por una pseudoprotectora que los tenía en pésimas condiciones a pesar de recibir donativos para su atención y bienestar. Fueron las autoridades municipales quienes recibieron a los perros para posteriormente ser entregados en resguardo a protectoras de animales que se hicieron cargo de la rehabilitación física, pero sobre todo emocional de los perros y el gato. El caso, a la fecha no prospera porque la policía ministerial no ha podido localizar a la presunta culpable, quien sigue activa en las redes sociales.

La segunda denuncia tiene que ver con una señora y su hijo menor de edad, quienes retenían animales en su domicilio ubicado en Huejotzingo que el niño atrapaba y los dejaban morir de hambre. En varias ocasiones los vecinos se percataron de esta crueldad, por el olor que despedían los cadáveres de los animales. Uno de los vecinos contactó a las Asociaciones Protectoras de Animales para buscar asesoría y levantar la denuncia correspondiente y así en el mes de julio, se lleva a cabo la primera visita a la Fiscalía para hacer del conocimiento de la autoridad estos hechos terribles en contra de los animales. Después de varios meses de idas y venidas, el caso está parado porque los policías ministeriales han reportado que no han localizado a la madre e hijo, asistiendo una única ocasión a buscarla a su antiguo domicilio.

Las repercusiones de estos actos, que por desgracia no son pocos, implican tanto la gravedad del maltrato animal; como la asociación --ya demostrada[1]--, de los antecedentes de maltrato animal en muchas de las personas que después cometen actos violentos en contra de otros seres humanos. Esta situación debería preocupar enormemente a las autoridades que están a cargo de la prevención de la violencia. Sin embargo, la naturaleza de esta problemática demanda necesariamente el involucramiento de la sociedad en general.

Tal es el caso del Cuerpo Académico 330 “Prevención de la Violencia: Educando para una Cultura de Paz a través de la Participación Social”, que en conjunto con la Fundación Dejando Huella, el Consejo de Participación Ciudadana de Bienestar Animal y el Movimiento Animalista de Puebla, ha organizado Foros, Encuentros y Jornadas para promover el desarrollo de una consciencia colectiva más sensible y humana, al tiempo que reitera la importancia de hacer valer el estado de derecho y respetar las normativas en materia de protección animal.

Como bien lo expresara el Premio Nobel de la Paz, Albert Schweitzer, “mientras el círculo de nuestra compasión no abarque a todos los seres vivos, el ser humano no hallará la paz por sí mismo”. En un tenor similar, Schopenhauer señaló un punto fundamental en este tema: “El olvido intencional en el que los moralistas han puesto a los animales es bien conocido por todos, piensan que las bestias no tienen derechos. Si hablamos de moral, no tener consideración por los animales es una doctrina repugnante, grosera y llena de barbaridades”; incluso fue aún más claro en su mensaje al afirmar que “el hombre no debe compasión a los animales, sino justicia”.

[1] La bibliografía a propósito de este tema es amplia y variada, no obstante, el lector que desee un panorama general al respecto puede consultar la obra de Núria Querol y Angel Cuquerella Fuentes, intitulada “La violencia hacia los animales relacionada con la violencia interpersonal”. Disponible en https://www.academia.edu/37462192/LA_VIOLENCIA_HACIA_LOS_ANIMALES_RELACIONADA_CON_LA_VIOLENCIA_INTERPERSONAL

Publicado en Sociedad |#c874a5
Lunes, 09 Septiembre 2019 00:00
Vida y milagros
Sapere Aude, atrévete a saber, dice la frase en latín. A veces se necesita valor para atreverse. Otras te ves obligado a saber, cuando te topas con los datos y los ves sin haberlos buscado. Así me pasó con dos notas que vi en la misma página de internet la semana pasada, dos notas soltadas una tras otra, tratadas como si fueran igualmente importantes, cuando son lo más extremo, el reflejo de lo contradictoria que puede ser la especie humana, de sus conductas impredecibles que recorren todas las variables, todo el arco de virtudes y vilezas, desde la bondad y la empatía hasta llegar a la crueldad extrema. Las dos notas que vi solo tienen en común que el tema eran los niños.
La primera nota se presenta como un gran logro de la ciencia, cuando en realidad es un monumento a la banalidad y la estupidez humana. Una pareja de hindúes, él de 80 años y ella de 73, obvio, con mucho dinero, tuvieron esta semana unas gemelas reproducidas in vitro. Por la avanzada edad de la mamá, hubo un equipo de diez médicos para asistir al parto y recibir a las niñas. La explicación de este par de fatuos es que siempre quisieron tener hijos, como si la paternidad consistiera solo en engendrar y parir y no también en acompañar y criar a los hijos hasta que alcancen la independencia. ¿Tan importante les parecerá perpetuar sus genes a estos dos? ¿Pensarán que les alcanzará la vida para verlas llegar siquiera al kínder? ¿Les aguantará la columna para cargarlas cuando pesen diez kilos? ¿No podrían haber tenido la generosidad de adoptar o pagar la educación y crianza de muchos niños que lo necesitan? ¿Y los médicos, en un país donde hay más de 1,300 millones de personas, y nacen anualmente 15 millones de niños, no consideraron que podrían aplicar su ciencia, recursos y conocimiento en niños marginados, que ya nacieron, o van a nacer, y que lo necesitan por la extrema pobreza que aún azota a millones de personas en India? Les pareció mejor el negocio de reproducir a quien puede pagarlo a esas alturas de la vida.
Image result for la niña de las calcetas rojas
La otra nota ha estado varios días en los medios, pero casualmente en la página de yahoo venía en el mismo bloque de la ridícula noticia del in vitro invernal. La nota titulada "La niña de las calcetas rojas" narra el extremo opuesto, la historia de una niña no deseada, una historia que sucedió en nuestro país, en México, marcado también por feroces desigualdades. Esta niña murió antes de cumplir 5 años. Nació en el peor lugar imaginable, nació para caer en los brazos de una mujer absolutamente incapaz de generar el mínimo sentimiento de amor y empatía por su hija, a la que sometió a un maltrato cruel desde bebé. ¿Que la llevó a ser así? No lo explica la nota, y entenderlo es motivo de otra historia. Saber porqué sucedió así y nadie pudo evitarlo, sí es algo que como país tendríamos que saber y aprender, porque notas como ésta son recurrentes: niños maltratados y asesinados a manos de sus familiares, donde nadie hizo lo posible para evitarlo. La nota sí dice que la mamá se volvió adicta, que consiguió una pareja nueva y que entre ambos se dedicaron a maltratar a la niña. La mamá del padrastro reportó al DIF que la pareja maltrataba a la niña. Nadie se presentó, ninguna autoridad, a verificar la denuncia.
Increíblemente, esta niñita tuvo una oportunidad de salvación, una oportunidad que se perdió en la nada, en la incredulidad de quienes pudieron salvarla, en la falta de voluntad, en la indiferencia, en la incapacidad de ver lo que le estaba sucediendo entre quienes la tuvieron cerca, en la ausencia de instituciones que alerten con más énfasis los riesgos y llamadas de auxilio que grita el cuerpo de un niño o niña maltratados. Gastan mucho los políticos en publicitar sus logros. ¿Porqué no gastan en dar información útil para que quienes detecten este tipo de maltrato, sepan qué hacer?
La niña de las calcetitas rojas fue llamada así porque cuando la encontraron muerta, como dato particular se dijo que sus sus calcetines eran rojos. Más tarde se sabría su nombre: Lupita. Se tardaron nueve meses en saber quién era. Muchos vecinos y activistas se movilizaron para dar con los culpables. Los expertos lograron reproducir un retrato de su rostro, el que finalmente llevaría a sus asesinos. Un hombre identificó su rostro en la televisión: la había visto mientras vivió en casa de sus tías. En el lugar en el que fue encontrada,en el bordo Xochiaca, los vecinos aún colocan peluches, muñecas y dulces, como queriendo compensar lo que en vida no tuvo. También para que no llegue la desmemoria.
De Guadalupe existe un pequeño video que le tomaron sus tías, con quienes su mamá la fue a dejar por un tiempo. Hay quien dice que la niña huyó y se fue solita con las tías. Por una única vez en su vida tuvo un regalo de reyes, comida, ausencia de golpes, algo de cariño. En el video la vemos con sus grandes ojos negros sorprendidos ante la pregunta de qué les pedirá a los reyes magos, porque ni siquiera sabía que existían, y ella va contestando con timidez lo que les pedirá. ¿Carajo, dónde estaban los reyes magos? Después de unos meses la madre reapareció y los parientes le propusieron quedarse con la niña. La mamá les pidió veinte mil pesos por ella. No los tenían y se sintieron obligados a devolverla. No se les ocurrió darle largas a una persona que no era de fiar, o ir al DIF, o retener a la niña como fuera mientras pensaban. No vieron, o no supieron ver. La entregaron de nuevo a sus verdugos. Quienes vieron las cosas hicieron lo que creyeron a su alcance, pero nadie hizo lo imposible.
Lupita fue encontrada en un canal, violada, golpeada con crueldad, con cicatrices añejas. Hoy se sabe que su mamá y su padrastro la castigaron hasta matarla por un motivo nimio. Cuando se dieron cuenta de que estaba muerta, la arrojaron en un canal de la colonia en la que vivían.
Ya están detenidos. Valió la pena buscarlos. Tenían con ellos a otros tres niños que han sido enviados a un albergue infantil. Dicen que los condenarán a 88 años de cárcel, como si los fueran a vivir. Ochenta años, como los que tiene el señor hindú que consideró importantísimo reproducirse. Diez médicos en un parto de una señora de 73 años. Nadie para salvar a una niña que se llamó Guadalupe Medina. El juez ordenó que su nombre apareciera en el registro civil, aunque nunca fue registrada en vida.
¿Quiénes somos los humanos? Somos tantas cosas. Atrévete a saber...
Publicado en Sociedad |#c874a5
Domingo, 08 Septiembre 2019 00:00

Francisco Toledo: la historia del chango onanista, los gatos de piedra para Monsiváis y los calcetines del Maestro

“A ver, ingeniero –me dijo una mañana Francisco Toledo en su oficina en San Agustín Etla--, ¿qué es lo que puede hacer usted con su maquinita?”

“Lo que usted quiera, Maestro…”, le respondí.

Y lo que quería era la producción en ónix y mármol de los setenta gatos para el piso de la Biblioteca Personal Carlos Monsiváis en la Plaza de la Ciudadela, en la Ciudad de México. Esa era la intervención artística solicitada por el Instituto Nacional de Bellas Artes como homenaje al escritor mexicano fallecido en el 2010.



Gatos para Monsiváis era lo que tenía en la cabeza Francisco Toledo.

“¿Lo puedes reproducir?”

El Maestro estiró la mano y arrancó de un móvil que colgaba del techo, a un lado de su escritorio, uno de los cinco changos hechos por él con la mica de unas radiografías que le habían tomado para el tratamiento de una costilla rota. “Los changos se parecen a mí”, me dijo al entregarme uno de ellos para devolvérselo reproducido en piedra.



Un chango en el feliz acto de masturbación colgaba del móvil y el Maestro lo puso en mi mano.

“Quiero ver lo que puede hacer tu maquinita.”



+++

Regresé a Puebla con el chango onanista recortado por el Maestro Toledo de una radiografía de sus costillas. Yo soy empresario, y formo parte de una familia de industriales marmoleros con más de cincuenta años de experiencia. La tecnología de inyección de chorro de agua de las máquinas water jet te permite cortar metales y piedras con el diseño que quieras, así que desde hace treinta años producimos piezas de arte para la industria de la construcción, igual fachadas de edificios que fondos de alberca o murales en las salas. Por eso llegó el Maestro Toledo con nosotros. Un cliente nuestro contrató al artista plástico Jan Hendrix para la fachada del hotel Dreams en Cancún, una pieza de aluminio de 20 por 25 metros con la forma de un coral. Para que entendamos de quién se trata, este artista holandés es el creador del monumento en memoria de Amparo Espinosa que está plantado en el zócalo de la ciudad de Puebla, pieza que le produjeron en España. El caso es que Hendrix quería hacer la pieza para el hotel en Cancún precisamente en España, pues exigía para su obra una realización con calidad europea. Mi cliente le dijo que no necesitaba ir a España, que conocía alguien con una fábrica en Tlaxcala capaz de producirla y mucho más barata. Pidió una prueba y nosotros le hicimos una flor de loto en ónix blanco y mármol negro de Monterrey, una pieza que hoy luce en el fondo de una alberca.

Hendrix conocía a Toledo. El Maestro sufría con el encargo del INBA para la biblioteca personal de Monsiváis. Primero pensó en una gran alfombra, pero los alfombreros de la ciudad de México le sacaron al parche por lo complicado de la elaboración, y por el tipo de material no resultaba una buena idea para un espacio público. Muy pronto Toledo comprendió que lo que necesitaba era producir sus gatos en piedra. Así que por Hendrix el Maestro dio con nosotros.

Y en mis manos estaba el chango masturbador en mi oficina.

+++++

La técnica que utilizamos para la elaboración de tapetes en piedra es la del corte de chorro de agua. Con ella cortas sin problema un riel de ferrocarril y la piedra que gustes. Con la máquina Water Jet cortas las piezas que, ensambladas, dan forma al diseño que quieras. Los pasos son simples, y para ilustrarlos sirve el chango hecho con las radiografías de las costillas de Toledo: copias el diseño en el autocad; se corta sobre una placa de mármol negro Monterrey, sí, completito el chango jalándosela; luego haces lo mismo con una plancha de ónix blanco, y entonces ya tienes el negativo, como quien dice. Lo que sigue es reproducirlos en el número que necesites y ensamblarlos uno por uno y es lo que teníamos que hacer para el encargo de la biblioteca de Carlos Monsivías.

Bosquejo original de Francisco Toledo para la producción del piso de marmol de la Biblioteca Personal Carlos Monsiváis.

El gato de Toledo tiene cerca de ochenta piezas, y lo hicimos a partir de copiar en el autocad el diseño original del Maestro Toledo, y no hicimos uno, hicimos setenta, y con un montón de materiales: caliza portuguesa para el relleno, y para las incrustaciones pizarra negra brasileña, marrón emperador español, blanco Carrara italiano, dorado Tepexi poblano, Santo Tomás gris poblano y café Tenayo poblano. Todos los colores los escogió el Maestro Toledo, nosotros le llevábamos las muestras a Oaxaca y él decidió lo que quería, que si algo en negro, que si algo en café, pero vino varias veces a supervisar el proceso. Y así nos echamos dos meses, 25 trabajadores de tiempo completo, al principio en una confusión de la chingada, hasta que encontramos un método de ir armando en bloques de diez en diez los gatos, pieza por pieza, como un rompecabezas. Cuando vio el proceso el Maestro me dijo que de haber sabido lo complicado que era el ensamble de cada gato hubiera pensado en un diseño más sencillo.

"Maestro –le dije--, yo estoy para hacer lo que usted me diga.”

El ingeniero Jorge Limón con el Maestro Francisco Toledo y la representante del INBA, en conversación sobre el proyecto de los gatos para la biblioteca de la plaza de la Ciudadela.

Francisco Toledo en el taller marmolero con los gatos a sus pies.

Gato. Ensamble de piezas de mármol para la ornamentación del piso de la Biblioteca Personal de Carlos Monsiváis en la Plaza de la Ciudadela en la Ciudad de México.

Perspectiva de uno de los salones de la Biblioteca Personal Carlos Monsiváis, en la Plaza de la Ciudadela, en la Ciudad de México.

No estuve en la inauguración de la Biblioteca Personal de Carlos Monsiváis. De hecho, nunca vi con el Maestro Toledo el resultado de nuestro trabajo. Sí me invitó algunas veces a Oaxaca. Me pidió que lo ayudara en la adquisición de una máquina water jet. Un día me dijo: “Oiga, ingeniero, usted que se junta con la realeza poblana, ¿no conocerá a alguien que nos quiera ayudar en un proyecto de producción de calcetines con diseños míos para que los puedan producir los presos de la cárcel de Oaxaca?” Efectivamente un industrial poblano, el Doctor José Luis Salomón, donó tres máquinas y la capacitación de los presos en el reclusorio con las que hoy producen estos calcetines que tienes a la vista.

Calcetines con diseños de Francisco Toledo producidos por presos en el reclusorio del estado de Oaxaca.

+++++

Francisco Toledo era un magnífico ser humano. Sólo tuve buenos momentos con él. Yo nunca le pedí ni que me autografiara una servilleta. Le regaló, eso sí, un collar de piel diseñado por él a mi esposa. Lo recuerdo entonces una mañana de principios de 2013 cuando vino a conocer el resultado de la prueba con el chango onanista.

“Se parece a mí”, me dijo cuando tuvo en sus manos al chango.

Publicado en Cultura |#ffcc00
Domingo, 08 Septiembre 2019 00:00

Museo de la Acrópolis

Atenas, Grecia



Historia

En 1833, después de la retirada de los turcos y de los primeros descubrimientos arqueológicos, las piezas que se encontraron se almacenaron en una cisterna, situada al oeste del Partenón. En 1834 se publica la Ley de Antigüedades y Documentos que es el primer soporte para la creación, in situ, del Museo de la Acrópolis.

Entre 1865 y 1874, el arquitecto Panages Kalkos construye un primer museo que se amplía en 1888 para albergar las obras descubiertas en las excavaciones de 1866-1889. En la década de los cincuenta el arquitecto Patroklos Karantinos moderniza el edificio.

En 1975 empieza la retirada de las piezas escultóricas que todavía permanecían en los templos, para preservarlas de la contaminación y se colocan en el museo: los frontones y el friso oeste del Partenón (1976 y 1993); las cariátides del Erecteión (1978) y el friso del templo de Atenea Niké (2002).

Desde 1974 surge la idea de la construcción de un nuevo edificio. Se crea la Fundación para la Construcción del Nuevo Museo de la Acrópolis. Se convocan diversos concursos en 1976 y 1979, que no tienen éxito. En 1989, un concurso internacional premia la idea de dos arquitectos italianos, Manfredi Nicoletti y Lucio Passarelli, pero el proyecto después es anulado. En 2000 se convoca a un nuevo concurso internacional en el que participan doce estudios. El proyecto del arquitecto suizo-estadounidense Bernard Tschumi y de su socio, el griego Mijalis Fotiadis, gana el concurso. En 2008 se trasladaron las piezas del antiguo al nuevo museo que se inaugura en 2009.



Edificio



Está situado al pie de la Acrópolis. Tiene 25,000 metros cuadrados de los cuales 14,000 metros cuadrados se destina a la exposición. Los materiales son hormigón blanco, acero laminado, vidrio y mármol. En el interior del edificio los pasillos de hormigón prefabricado presentan perforaciones que tienen una función acústica. Se compone de tres plantas. En la planta baja se ven los restos arqueológicos encontrados donde se construye el edificio. Son restos de los siglos IV y VII d.C. A la primera planta se asciende en una leve pendiente que recuerda la subida a la Acrópolis. Esta tiene doble altura. En la planta superior, que está descentrada para alinearse con el Partenón, se exhiben los frisos y partes de los frontones de éste. El techo es de cristal para aprovechar la luz natural. Desde aquí se puede ver el Partenón.

El edificio tiene un sistema antisísmico. La estructura se divide en dos cuerpos sobre soportes independientes. El inferior se sustenta sobre pilares, arriba de los restos arqueológicos, y el superior no se apoya sobre el cuerpo inferior, sino sobre unos soportes esféricos. El edificio es flexible.

Colección

La exposición se divide en cinco grandes sectores:

  • Galería de las laderas de la Acrópolis

Se muestran los hallazgos en casas, talleres, santuarios y otras construcciones edificadas en las laderas de la norte y sur de la Acrópolis. La mayor parte son objetos de uso cotidiano, como recipientes de cerámica, joyas, juguetes y divesrso tipos de utensilios. Aquí también se encuentran relieves del santuario de Asclepio, del santuario de Nymphe y elementos del santuario de Dionisio.

  • Galería arcaica

Se exponen obras de la Época Arcaica (800 a 490 a.C.) De este período es el Moscóforo (570 a.C.) que representa a un hombre que lleva en los hombros un ternero. La colección de kores, estatuas femeninas arcaicas, entre las que destacan la Kore Peplo, Antenor y Eutídico.

Están restos de los frontones de:

  • Hidra, de piedra, que es de inicios del siglo VI a.C. Se ignora a que edificio perteneció. El bajorrelieve representa uno de los doce trabajos de Heracles, consistente en matar a la Hidra de Lerna.
  • Apoteosis de Heracles. Se desconoce el edificio al que perteneció. Representa la bienvenida al héroe en el Olimpo, tras su muerte. Además de Heracles, están esculpidas las figuras de Hera, Zeus, Iris y de otra diosa, quizás Atenea, que se encuentra en mal estado.
  • El Olivo. Perteneció a un edificio arcaico. Tal vez es la escena mitológica del asesinato de Troilo por Aquiles. Realizado en piedra caliza, data del 560 a 550 a.C.
  • La leona que devora a un toro. Pertenece a la mitad oriental del frontón de un templo arcaico de principios del siglo VI a.C.

Cuatro caballos de mármol, que eran parte de una cuadriga votiva. Es un conjunto escultórico de factura ática arcaica, del 570 a.C.

Una esfinge votiva de mármol (Nº 632) (560-550 a.C.). Dos serpientes, de inicios del siglo VI a.C., de grandes dimensiones, coloreadas en verde y rojo, y ligada al culto del rey mítico de Atenas, Erictonio.

Dentro de las muchas estatuas destacan: Figuras votivas de animales, el Jinete Rampin, el relieve de un alfarero sentado, una estatua de mármol de un perro de caza, el relieve de Atenea pensativa, el Efebo Rubio, el Efebo de Kritios y figurillas de bronce de Atenea.

Se encuentran restos escultóricos del:

  • Hecatompedón y el Antiguo templo de Atenea. Dos templos que existían antes de construir el Partenón. Hay un frontón donde hay dos leones devorando un toro, flanqueados por la lucha de Heracles contra Tritón, a un lado y al otro lado por el grupo escultórico “Demonio de tres cuerpos”. Las figuras en la mano llevan el aire, el agua y el fuego.
  • Otro frontón, que representaba la gigantomaquia, que se relaciona con el antiguo Templo de Atenea.
  • Cabeza de Gorgona de mármol de principios del siglo VI a.C. que pudo pertenecer al Hecatompedón.
  • Disco de bronce con una figura de Gorgona en el centro que decoraba el templo de Atenea Polias.

  • Los Propileos, Erecteion y Templo de Atenea Nike

De Los Propileos destaca un busto de Hermes Propileo de mármol pentélico que fue visto por Pausanias. Del Erecteion están los frisos y las cariátides originales, salvo la que se encuentra en el Museo Británico. De los elementos decorativos del Templo de Atenea Niké está el friso que representan a dioses y diversas batallas. Del santuario de Artemisa Brauronia se conserva un busto de la diosa. Hay también inscripciones, relieves y estatuas de personas célebres, dioses y héroes y otros restos comprendidos en el Período Clásico (490-338 a.C.), el Período Helénico (337- 30 a.C.) y el Período Romano.

  • Galería del Partenón

Se exhiben las metopas y los frontones del Partenón e inscripciones antiguas asociadas al mismo. Se reproduce la manera en la que estuvieron originalmente colocadas. Hay copias en yeso de las piezas que están en el Museo Británico, en el Museo del Louvre y en los museos Copenhague, Viena, Múnich y Wurzburgo. El friso original constaba de 115 bloques con la procesión de las panateneas. Las 92 metopas representan la gigantomaquia, la lucha de los atenienses contra las amazonas, la lucha entre centauros y lápitas y la toma de Troya. Uno de los frontones representa el nacimiento de Atenea de la cabeza de Zeus y en el otro la lucha entre Atenea y Poseidón por la posesión del Ática.

Las autoridades griegas insisten, con ayuda de la Unesco, que el gobierno británico devuelvan los mármoles que en el siglo XIX se llevaron del Partenón. En los últimos años han sido restituidas a Grecia piezas pequeñas que pertenecían al Partenón que estaban en el Museo Arqueológico Regional Antonio Salinas de Palermo, los Museos Vaticanos y el Museo de la Universidad de Heidelberg.

Visita

Me impresionaron de manera particular:

  • Piezas de cerámica en las vitrinas de la entrada del 1400 a.C.
  • Vasijas de barro con dibujos en negro de la Época Arcáica (Siglo VIII a.C.)
  • Figuras de Korai
  • Mármoles del Santurario de Asclepios (420 a.C.)
  • Mármoles del Santurario de Ninfa y Pan.
  • Mármoles del Santiaruo de Dionisio. (Fotos 2)
  • Mármoles del Santuario de Afrodita. (Foto 1)
  • Mármoles del Templo de Atenea Polias (480 a.C.)
  • Carátides originales (Formidables)
  • Mármoles del Erechthnion
  • Mármoles del Templo de Atenea Niké (426-421 a.C.)
  • Mármoles del Santuaruo de Artemisa Brauronia
  • Galería del Partenón (Extraordinaria)

Comentario

La colección es extraordinaria. Todas las piezas provienen de la Acrópolis. Son el resultado de más de un siglo de excavaciones. Hay piezas muy valiosas. En particular todas las que estaban en el Partenón y en otros edificios, que se desmontaron para protegerlas de la contaminación. Hay esculturas de la época arcaica y de la clásica de enorme belleza.

El proyecto del edificio, seleccionado de un concurso internacional, es muy bueno. La museografía hace que todas las piezas luzcan mucho. Desde el museo, a través de los ventanales, hay distintas vistas a la Acrópolis. Se requieren semanas para recorrer el museo a profunidad. Vimos un buen video que describe la Acrópolis. Estuvimos tres horas. Y se pueden estar muchas más.

Publicado en Historia |#54acd2
Viernes, 06 Septiembre 2019 00:00

Mundo Nuestro. Presentamos aquí la introducción del libro "La trama Audi. Componendas de un gobierno autoritario".

Image result for la trama audi

El poder de los gobernadores inmobiliarios.

Impunidad la marca; corrupción, la consecuencia

Los procesos económicos, políticos y sociales en la historia reciente de Puebla han estado determinados por el papel fundamental que han jugado los sucesivos gobernadores. Impunidad ha sido la marca. Corrupción la consecuencia.

La construcción social que conocemos como “gobierno del estado de Puebla,” dependiente siempre de los poderes económico y político foráneos, al grito de “reordenamiento y modernización” ha sido la gran empresa impulsora, administradora, centralizadora, controladora del crecimiento económico industrial y urbanístico, concentrado en gran medida en el entorno metropolitano de la ciudad de Puebla. Ha sido así en el largo plazo con Aarón Merino Fernández en los años sesenta, con la llegada de la armadora automotriz Volkswagen como punta de lanza de la industrialización no textilera y la inversión en infraestructura urbana; con Manuel Bartlett en los noventa con el Programa de Desarrollo Angelópolis y el posicionamiento hegemónico del capital inmobiliario-comercial, y ha tocado el extremo con Rafael Moreno Valle en la segunda década del siglo XXI con la implantación de la empresa Audi de México S.A. de C.V. y el desarrollo territorial e inmobiliario de la región donde se ubicó.

Esta investigación de Puebla contra la Corrupción y la Impunidad, a.c. recorre la ruta de la implantación de la armadora alemana Audi y la nueva urbanización llamada Ciudad Modelo en San José Chiapa entre 2012 y 2019.

Intenta responder los interrogantes abiertos sobre el futuro del proyecto mismo –la confirmación desde el Estado de la apuesta por la industria automotriz como motor fundamental del modelo de desarrollo capitalista para la región–, en buena medida determinado por los procesos de poder autoritario que identificaron una era, la de Rafael Moreno Valle en el control absoluto de las instituciones públicas.



La investigación quiere plantear la perspectiva histórica para una sociedad que ha mirado inerme –sin capacidad de análisis crítico y debate democrático– el comportamiento de quienes han tenido bajo control las estructuras de poder y han tomado decisiones unilaterales que determinan absolutamente la vida de la colectividad.

La investigación sigue la pista de un proyecto estratégico de Estado, complejo en su proyección y en su desarrollo, impuesto por un gobierno que usa todos los recursos legales e ilegales que tiene a la mano. Se propone describir el proyecto Audi y Ciudad Modelo desde la perspectiva de la estrategia de poder desarrollada por Rafael Moreno Valle y sus implicaciones sobre presuntos actos de corrupción e impunidad.

La investigación identifica y describe a detalle los principales procesos involucrados, y sus actores, en la acción de gobierno: la expropiación y compra de tierra ejidal y privada a través del poco transparente Banco Estatal de Tierra y validada por el Registro Agrario Nacional (Capítulo 1); el “Contrato de Trabajo” firmado entre el Gobierno de Puebla y la empresa automotriz alemana en el marco del proyecto económico-político de Rafael Moreno Valle (Capítulo 2); la construcción de la plataforma Audi, los esquemas de operación de los mecanismos financieros conocidos como proyectos de prestación de servicios (pps) y asociación público-privada (app) desarrollados en alianza con poderes fácticos nacionales como Pedro Aspe Armella, la adjudicación de obra pública a particulares por miles de millones de pesos en adjudicaciones directas y operaciones blindadas al escrutinio público, y la radical transformación de la realidad de la región rural de San José Chiapa (Capítulo 3); la creación de un nuevo centro de población al margen de las poblaciones existentes, con un gasto superior a los 2,200 millones de pesos y con la creación de un organismo controlado por el gobierno estatal para la administración regional (el Organismo Público Descentralizado (opd) Ciudad Modelo) por encima de los derechos y obligaciones constitucionales de los municipios (Capítulo 4); la existencia del cluster automotriz en la zona metropolitana de Puebla-Tlaxcala y su vinculación con el proceso propio de la armadora Audi, con el interrogante último sobre el sentido que tuvo su instalación en San José Chiapa, un municipio apartado del cluster _ya existente (Capítulo 5).

Finalmente, se presentan una serie de conclusiones que muestran cómo un proyecto estatal de esta envergadura tuvo finalmente consecuencias trascendentales para la región y el estado, con costos y beneficios, y deja ver procesos de corrupción e impunidad que envolvieron este proyecto gubernamental.

El esquema” Moreno Valle” y el proyecto Audi en San José Chiapa. La apropiación de la tierra

De entrada, la variable tierra se trata en el Capítulo 1. El proyecto Audi supuso la liberación por la vía de la compra de alrededor de 1,667 hectáreas divididas en el área de la planta armadora, Ciudad Modelo y el conjunto de obras de infraestructura energética, telecomunicaciones, agua-saneamiento y vialidades construidas. De ahí surge la interrogante de por qué se decidieron por San José Chiapa, por qué ese valle, quiénes y cómo son los beneficiarios de la especulación inmobiliaria en la compraventa de terrenos ejidales y particulares, y finalmente, qué consecuencias tiene para el largo plazo y para la realidad socioambiental de la región. Precios. Costos. Cómo compró y cuánto pagó el gobierno a través del Banco Estatal de Tierra y de la Secretaría General de Gobierno, a cargo, entonces, de Fernando Manzanilla. La manipulación de las asambleas ejidales, las violaciones a la Ley Agraria. Al final, la adquisición de al menos 680 hectáreas –440 de ellas adquiridas ilegalmente a cuatro ejidos de la región– para un proyecto que en el papel supone el traslado de dominio de más de 1,450 hectáreas (alrededor de 900 has. para las tres etapas de Ciudad Modelo y 460 para la Plataforma Audi).



Un proyecto de desarrollo, entonces, que se funda en la apropiación por el Estado de la tierra de ciudadanos que la detentan legalmente, ejidatarios o propietarios privados. Un acuerdo entre la corporación trasnacional y el gobierno de Puebla que supone un traslado de dominio, probado por esta investigación, de 680 hectáreas (440 ejidales y 240 privadas), 460 de ellas vendidas en dos millones de dólares (30 millones de pesos de 2013, es decir, 65,217 pesos por hectárea) a Audi de México, pero por las que el gobierno pagó 355.7 millones de pesos (523 mil pesos en promedio por hectárea –más de 10 veces lo que pagó por ellas–) a seis particulares, dos de ellos funcionarios públicos de la Dirección de la Tenencia de la Tierra en la Secretaría General de Gobierno, convertidos en ejidatarios con derechos y Dominio Pleno para este proceso, sin dejar de ser los operadores de la compra-venta con los ejidatarios originales. Una operación probablemente ilegal, según lo establecido en la Ley Agraria, para 440 hectáreas en las que se involucran estos dos funcionarios del gobierno estatal y una familia de agricultores chipileños que hace unos años compraron en el sitio y cuyos miembros, por la magia burocrática del gobierno estatal, se convirtieron también en ejidatarios. Una operación por la que a los ejidatarios propietarios originales se les pagó, por fuera de toda escrituración, a 8.50 pesos el metro cuadrado.

Un contrato para entender la implantación de Audi en San José Chiapa

El Capítulo 2 se concentra en el Contrato de Desarrollo firmado entre el gobierno del estado y la empresa armadora de capital alemán Audi. Su implantación en San José Chiapa ha supuesto para la historia de Puebla la mayor transferencia de recursos del Estado hacia la operación de una empresa de capital trasnacional a través de una compleja urdimbre de acciones políticas, legislativas y financieras bajo control absoluto del gobernador del Estado entre 2011 y 2017, Rafael Moreno Valle. Los términos del contrato Audi, sus condiciones, los interrogantes sobre los costos y beneficios. La escrituración de la tierra. La relación de la armadora con los municipios. La condonación de impuestos municipales y de nómina, entre otros.



Contra la inversión de la empresa alemana de 1,300 millones de dólares, los poblanos hemos transferido al proyecto por la acción del gobierno en seis años alrededor de 1,321 millones de dólares contados en territorio y obra pública en infraestructura, impuestos condonados y una retahíla de condiciones firmadas con el consorcio VW-Audi el 5 de septiembre de 2012. Este contrato, con el proyecto añadido llamado Ciudad Modelo determinará para las siguientes generaciones el derrotero socioambiental y económico de la región central del Estado de Puebla, una región que no había visto mayor acción desde la época de las haciendas en el siglo xix. Tal movimiento involucra una gran variedad de actores y le permite a Rafael Moreno Valle conformar una compleja red de intereses económicos y políticos locales, regionales, nacionales e internacionales para su propio proyecto político.

Un contrato que ejemplifica, por igual, la debilidad económica y política de una sociedad como la nuestra frente al capital extranjero y la actuación impune de un gobernante que lo firma –por la vía de sus secretarios Fernando Manzanilla (Secretaría General de Gobierno) y Roberto Moya (Secretaría de Finanzas)–.

Este contrato, entonces, montado en la irregularidad e ilegalidad en el traslado de dominio de la tenencia de la tierra que lo sustenta, que compromete a la empresa a generar al menos 3,800 empleos de tiempo completo para el 31 de diciembre del 2018, provoca una compleja trama jurídica, financiera, económica y política urdida entre 2011 y 2017 con leyes, reformas y decretos, convenios políticos, licitaciones, adjudicaciones y contratos privados, nuevos organismos y fideicomisos para la habilitación de la obra pública requerida para la construcción de la plataforma Audi y la Ciudad Modelo.

También puedes leer: Hasta ahora, la llegada de Audi a Chiapa es «la gloria y el infierno»

La cuenta es larga: una nueva ley y tres reformas constitucionales, diez decretos, tres nuevos fideicomisos, cinco convenios, dos nuevos organismos estatales, seis contratos, siete escrituras, siete permisos, cuatro estudios. Y contra lo que pudiera pensarse, sólo tres amparos ante la justicia federal contra este aluvión de procedimientos legales.

La implantación de la plataforma

El Capítulo 3 analiza el proceso de licitación y construcción de la obra, así como el esquema financiero del gobierno del estado con Audi para cumplir con el contrato firmado con la empresa alemana el 5 de septiembre del 2018.

En el capítulo se considera el papel de los funcionarios Roberto Moya Clemente (antiguo empleado de Aspe Armella en Protego) y Antonio Gali en la adjudicación directa (presuntamente ilegal) a una empresa constructora queretana y la creación del Fideicomiso 0144 que otorga a la empresa Evercore, de Pedro Aspe Armella, la administración a través de un contrato irrevocable del impuesto estatal sobre la nómina para el pago de la app creada para la obra.

También se considera el papel del dirigente de la ctm, Leobardo Soto, su cacicazgo en la región de Lara Grajales, su participación como gran contratista del movimiento de 20 millones de metros cúbicos de tierra.

Y en ese ámbito del movimiento de miles de camiones materialistas, la proliferación del huachicol a partir justamente de ese año 2013 y el presunto involucramiento de las autoridades. Y lo ocurrido después en Nopalucan, un proceso claramente pervertido por la realidad del crimen organizado que se ejemplifica con el asesinato en septiembre del 2018 del alcalde electo, Félix Aguilar Caballero.

La vocación inducida

El proceso llamado “Nuevo Núcleo Urbano Ciudad Modelo” se analiza en el Capítulo 4. En el capítulo se revisa el estudio para el Plan de Ordenamiento Territorial, realizado por el Instituto de Ciencias Sociales y Humanidades de la buap que fue contratado en un inicio por el gobierno como consultor para el ordenamiento territorial de la región Audi.

Dicho estudio propuso un proyecto de crecimiento planificado a partir de las fortalezas de las comunidades existentes, una ruta contraria a la idea de una “ciudad modelo”, el cual fue desechado. La participación de la empresa española idom y sus estudios ocultos hasta el día de hoy a la opinión pública, hechos bajo la premisa de ordenamiento a partir de una nueva “ciudad rural” con una “vocación inducida”.

También se revisan los contratos y las adjudicaciones que siguieron para la construcción de infraestructura, vivienda y edificios públicos que superan en gastos comprobados por esta investigación los 2,198 millones de pesos.

La realidad fantasmal de Ciudad Modelo (apenas el 2 por ciento de las 25 mil viviendas contempladas en el proyecto de idom ha sido construido, y no hay más de 97 viviendas habitadas), que obliga a cuestionar el planteamiento mismo de la existencia de Audi como fuerza motriz para el desarrollo socioambiental de la región.

El gobierno ha tratado de impulsar la región a través del establecimiento de instalaciones de la Secretaría de Marina en Ciudad Modelo y las fábricas de la Secretaría de la Defensa Nacional en Oriental.

La lógica de la industria automotriz

Nuestra investigación analiza también en el Capítulo 5 la ubicación de Audi México en San José Chiapa desde la perspectiva de lo que significa la existencia del cluster automotriz en el entorno metropolitano de la ciudad de Puebla: ya sea por razones de mercado, localización o política pública, entre los alemanes y Rafael Moreno Valle se tomó la decisión de implantar a la armadora en una zona económicamente atrasada y alejada del cluster automotriz de la zona metropolitana de la capital poblana.

Se vislumbró a Audi como la unidad motriz generadora del desarrollo, pero San José Chiapa queda fuera de la zona donde ya se había formado previamente un cluster de empresas de la industria automotriz y eso, en la práctica, ha hecho difícil que nuevos proveedores se hayan instalado alrededor de Audi México.

Sólo aquellos proveedores obligados a entregar en secuencia sus productos a la armadora se instalaron desde un principio en la propia plataforma Audi. Desde entonces no ha habido nuevas empresas que se hayan instalado en el lugar previsto para ello.

La red y la mecánica construida por Moreno Valle

Tres líneas estratégicas configuran el mecanismo de poder generado y desarrollado por Rafael Moreno Valle en las últimas dos décadas: el control del dinero, el sometimiento de los poderes y la oscuridad absoluta de los procesos. La investigación, con el análisis de lo ocurrido con la implantación de la armadora Audi en San José Chiapa, se propone entonces alumbrar el proyecto de Estado más importante de las últimas décadas desde la perspectiva de los procesos de poder en la era Moreno Valle. La compleja red de relaciones tejida para el fortalecimiento de su proyecto político personal, que estuvo acompañado de actos de corrupción y evidente impunidad.

Contra la inversión de la empresa alemana de 1,300 millones de dólares, los poblanos hemos transferido al proyecto por la acción del gobierno en seis años alrededor de 1,321 millones de dólares contados en territorio y obra pública en infraestructura, impuestos condonados y una retahíla de condiciones firmadas con el consorcio VW-Audi el 5 de septiembre de 2012.

La instalación de Audi fortalece la relación histórica de la ciudad de Puebla con la corporación trasnacional Volkswagen ag. Para Audi misma, la ubicación mexicana forma parte de su estrategia de penetración en el mercado norteamericano. De paso, aumenta la importancia del Sindicato Independiente de Trabajadores de vw, al otorgarle el contrato colectivo.

El proyecto Audi afianza la relación de Rafael Moreno Valle con el gobierno de Enrique Peña Nieto y grupos de poder fáctico vinculados a él. Con Audi, Moreno Valle fortalece los vínculos con las élites político-financieras de trayectoria priísta como las que representan Pedro Aspe Armella y Carlos Hank Rohn; impulsa también alianzas particulares con grupos políticos nacionales ligados al pan –como el que representa en su momento el gobernador Francisco Domínguez en Querétaro–, siempre con la mirada de convertirse en un actor principal en la ruta de la carrera presidencial del 2018. Y ese tipo de alianzas se producen también en ámbitos regionales y locales, sin prejuicio por la filiación política del vínculo. El mejor ejemplo de ello es el que representa la participación de la ctm priísta en la operación del movimiento de tierra para la construcción de la plataforma Audi. Con Audi, Moreno Valle se posiciona también en el entorno vital de cualquier político, el de la industria de la construcción y el desarrollo inmobiliario ligados a las adjudicaciones de la obra pública.

El proyecto coincidió con la explosión del llamado huachicol en la región de Tepeaca-Tecamachalco entre el 2013 y el 2014, y sus presuntos vínculos con las autoridades municipales y el gobierno estatal.

* *

¿Cómo se produce este proceso?
¿Qué consecuencias tiene en los ámbitos políticos, sociales y económicos de la región y del estado?
¿Quiénes son los beneficiarios y quiénes los perdedores principales?
¿Cómo debería llevarse a cabo un proceso de esta naturaleza?

Esta investigación apunta a las consecuencias que tiene para el largo plazo de la vida de la sociedad poblana esta apuesta total por la industrialización automotriz a cualquier costo. En San José Chiapa se ha impuesto una vez más un modelo de desarrollo sin el más mínimo atisbo de análisis crítico y debate colectivo, porque tal es el grado de opacidad, de indefensión de la sociedad, incapaz de generar desde los grupos civiles organizados una respuesta informada, crítica, democrática contra una acción impune del Estado. Es por ello necesario abrir al debate democrático sobre el Estado que tenemos y la posibilidad de construir políticas públicas verdaderamente fundadas en el interés colectivo.

Viernes, 06 Septiembre 2019 00:00

Día con día

Pocas cosas hay tan insufribles en la llamada “izquierda mexicana” como el tonillo de superioridad moral. Su fiel compañera, la grandeza autoproclamada, crece como la verdolaga en estos días.

La superioridad moral tiñe el ambiente público con un acento pretencioso, íntima y públicamente autoritario, inclinado a decretar cambios épicos y logros irreversibles.



El episodio de Porfirio Muñoz Ledo renunciando con gran gesto a una reelección en la presidencia de la Cámara de Diputados, reelección a la que no tenía derecho, es un episodio revelador. Falló en su intento de saltarse las reglas y los acuerdos parlamentarios, fue derrotado en la batalla y renunció en gran formato a su derrota presentándola como una prueba de la grandeza de sus convicciones democráticas.

No se ahorró elogios para sí mismo ni altas calificaciones sobre el pequeño problema de su paso a la historia. Dijo: “Se puede tener poder y no pasar a la historia. Se puede no tener poder y pasar a la historia”.

Entendemos que no ha tenido poder pero pasará a la historia, entre otras cosas, por haber renunciado a una reelección parlamentaria a la que no tenía derecho. He aquí un episodio menor pero significativo de la sensación de grandeza que acompaña a algunos de los personajes que hoy gobiernan la República.

La certidumbre de estar pasando a la historia que hay en la renuncia grandiosa de Muñoz Ledo es un juego de niños frente a la idea, toda del gobierno, de ya haber “hecho historia”, de estar encabezando en tiempo real una transformación del tamaño de la historia misma de México.

Se trata de un propósito cumplido antes de ocurrir, una transformación de la historia anterior a la historia que pasa. No somos iguales, dice una y otra vez el presidente Andrés Manuel López Obrador, queriendo decir: somos mejores. Somos el cascarón de proa de la historia. En realidad, según sus discursos, el barco entero.



Yo prefiero la frase de mi madre: “No hay nada tan parecido a un político mexicano como otro político mexicano”.

Pregunta a los nuevos dueños del poder en México: ¿podrían dejar de hablar en gran formato histórico? Sería más amable la conversación.

Viernes, 06 Septiembre 2019 00:00

I

La trama Audi[1] expone la irreparable destrucción patrimonial y ecológica que Rafael Moreno Valle heredó a futuras generaciones de mexicanos



Sintiéndose el elegido para demostrar en Puebla lo que podía lograr para el país cuando accedía a la presidencia de la nación, Rafael Moreno Valle provocó un demencial ecocidio en el valle de san José Chiapa: en menos de un año y para entregar a tiempo pactado a la armadora de automóviles Audi 460 has. de suelos para su plataforma industrial, RMV contrato el rellenó de un suelo que fue recarga natural de acuíferos en el llano de San José Chiapa y en un sitio que los lugareños nombraban tradicionalmente como El Jagüey. Millones de metros cúbicos de arena, grava y piedra obtenidos de la excavación, mediante jornadas de veinte horas diarias durante ocho meses, redujo el cerro de Nopalucan a tepetate estéril, destruyendo de paso sitios arqueológicos y expulsando (engañados sobre sus derechos y estafados sobre el valor comercial de sus tierras) a los campesinos que se dedicaban al cultivo de milpas y pastoreo en lo que alguna vez fue el ejido de Santa María Ixtiyucan sobre ese cerro. La construcción de esa plataforma sobre el acuífero estaba estipulada en el contrato con Audi y era de entera obligación del gobierno del Estado de Puebla. Audi solo entregó las dimensiones y otros datos técnicos y Rafael Moreno Valle invirtió en su construcción miles de millones de pesos (están registrado en documentos la cifra de 2.015 millones de pesos) que, a metro cuadrado, igual cómo sucedió con sus ciclovías elevadas, resultaría en una plataforma industrial más cara que si se hubiera construido en Alemania.

RELACIONADA

Nopalucan, lo que el gobierno y AUDI no quieren ver/Ana María Ashwell, junio del 2013



En junio de 2013, dos antropólogos y un periodista nos trasladamos a Nopalucan, por invitación de unos lugareños, para atestiguar lo que era un saqueo ambiental y patrimonial de dimensiones dantescas (ver, A Ashwell, Lo que el gobierno y Audi no quieren ver. Mundo Nuestro). Miles de camiones materialistas con el logo de la CTM y de Audi, más de dos mil operarios provenientes de comunidades de la zona además de Tehuacan, Teziutlan. Xicopetepc, Chignahuapan, San Martin Texmelucan y Puebla, con el cuerpo cubierto de polvo y bandanas cubriéndose el rostro, removían la vida campesina milenaria con todo y cerro para construir la plataforma sobre suelos del acuífero que Rafael Moreno Valle entregaría ocho meses después a la armadora alemana Audi. Javier Puga, joven antropólogo y periodista reportó[2] entonces que CODESA era la constructora contratada para llevar a cabo esa destrucción ambiental en favor de Audi. Documentamos ese año cómo avanzaban las afectaciones al medio ambiente, llamamos a cuentas al INAH que no detenía la destrucción del patrimonio arqueológico y exigimos con un grupo de ciudadanos de Nopalucan que CODESA se detuviera en la destrucción del cerro porque el daño ambiental era irreparable y destruía la vida de miles de familias de un pueblo antiguo y originario de esa región. Ninguno de nosotros, entonces, nos imaginamos siquiera del entramado legal e ilegal que Rafael Moreno Valle ya tenía funcionando, mediante empleados y secretarios de su gobierno, para asegurarse que ninguna de sus obras faraónicas y en particular su proyecto insigne Audi (como también puentes viales innecesarios, ciclovías elevadas, tren para turistas y vialidades que eliminaban derechos del peatón y ciclistas, museos sin acervos y la comercialización de zona arqueológica de las Cholulas entre otras) dejaran resquicios legales mediante los cuales ciudadanos pudieran impugnar sus obras y manchar con protestas su imagen pública.

Le llevaría al periodista Sergio Mastretta varios años demostrar con documentos irrefutables el procedimiento legal e ilegal que le permitió a Rafael Moreno Valle y sus asociados comprar y despojar a los campesinos de sus tierras en el valle de San José Chiapa para cumplir en tiempo y clausulas con un contrato leonino negociado en lo oscurito con Audi. Su investigación además descubre que RMV recurriría el mismo entramado legal e ilegal cuando pretendió expropiar predios por razones de “utilidad pública” (después de obligar a propietarios a vender predios y prácticamente robándole el Hospital a la Orden Juanina) para iniciar la construcción de un centro comercial en las inmediaciones de la gran pirámide de las Cholulas. Únicamente el amparo de algunos propietarios que rehusaron vender pudo detener una destrucción mayor de la zona arqueológica cholulteca (por lo cual RMV y su empleado Leoncio Paisano ordenaron el encarcelamiento del abogado y su hijo que habían interpuesto el amparo). En el valle de San José Chiapa los ejidatarios en 2013 ya habían vendido sus parcelas por la vía de contratos de cesión de derechos parcelarios a dos funcionarios del gobierno de RMV incluso antes de que Audi hiciera pública su intención de asentarse en Puebla. Esas tierras milperas fueron incorporadas como reservas territoriales en el Banco Estatal de Tierras que “donaría” después al Estado del Puebla quien vendería 460 has. a Audi para su plataforma industrial en El Jagüey de San José Chiapa. Hubo engaño e ilegalidad que en los hechos “desapareció” a los campesinos ejidatarios en el traslado de dominios de sus parcelas y así también “desaparecieron” como sujetos legales que hubieran podido ampararse por una venta o expropiación impuesta. Refiero a la documentación puntual de Mastretta para comprender la enajenación de predios en San José Chiapa que empieza con el despojo de campesinos ejidatarios y otros con dominio pleno para favorecer a la empresa Audi y también a especuladores inmobiliarios. Solo el amparo promovido por la familia Maurer cuando RMV intento apropiarse de las 715 has. de la ex hacienda Tamariz en 2014 logró salvar de la expropiación la propiedad familiar pero después de dos años de litigios llevados fuera de Puebla a juzgados federales por un equipo de abogados y una familia con infinitos más recursos de los que disponían campesinos pobres del ejido de Santa María Ixtiyucan.



La investigación de Mastretta demostró que el proyecto Audi de RMV dejaría una deuda no tan oculta de alrededor de 10,800 millones de pesos que los poblanos vamos a pagar a lo largo de 15 años (una deuda pública que con otras obras faraónicas de RMV está resultando escandalosamente mayor). Enrique Cárdenas en su introducción a la edición que recoge la investigación de Mastretta recaló con justicia que las ilegalidades y el abuso de poder del proyecto Audi, insignia del gobierno de RMV, no puede quedar impune y Puebla contra la Corrupción y la Impunidad AC procederá en consecuencia para que nunca más el Estado pueda reincidir en prácticas de endeudamiento oculto como sucedió en la trama RMV/Audi.

Pero el costo real del proyecto Audi es irreparable porque el crimen ecológico cometido permanecerá trágicamente impune. La destrucción del ecosistema de un valle y sus pueblos originarios en el entorno de San José Chiapa, donde quedaron obstruidas barrancas naturales que transportaban agua de las zonas cerriles hasta el subsuelo de la planicie; además de la destrucción de acuíferos naturales sellados por toneladas de cemento que necesitó Audi para que en el Jagüey no se inunden sus naves nos dejó a los poblanos una destrucción ambiental irreversible. Además, desaparecieron suelos de milpas y pastoreo y formas de vidas asociadas, se alteró la paz social en las comunidades y el crimen organizado y huachicolero se cobró incluso con la vida del presidente municipal de Nopalucan. Hubo, en resumen de Mastretta “una transformación absoluta del espacio y al estructura social de una sociedad rural provocada por la imposición a rajatabla de la industria automotriz”.

El día que presentaron al público y la prensa la investigación de Mastreta el único que al final le dio la dimensión correcta a la estafa Audi no fueron ni los comentaristas ni el propio Mastretta, sino Don Concho Colotla cuando tomando el micrófono y ajustándose el cinturón y el sombrero dijo: “¿Y quién nos va devolver la milpa? ¿Quién nos va a devolver el agua?”

II

La trama Audi[3] expone la irreparable destrucción patrimonial y ecológica que Rafael Moreno Valle heredó a futuras generaciones de mexicanos.

Tengo demasiados años de experiencia como antropóloga en comunidades campesinas como para no saber por qué la mayoría de los campesinos de los ejidos de Santa Maria Ixtiyucan o de San José Chiapa, o de San Hipólito Soltepec no pelearon sus predios y cedieron sus derechos ancestrales: defender la milpa en un entorno crecientemente urbanizado, cuando los terrenos ya tiene valor comercial para inmobiliarias y detrás del comprador está un gobernador que públicamente dijo que le prometió a los alemanes “Voy a hacer lo que tenga que hacer para que Uds vengan a Puebla…”, cualquiera entendería que resistirse a vender sería no solo condenarse a la pobreza sino convertirse en sujeto de la ira de un gobernador represor. 278 ejidatarios de San José Chiapa recibieron 8. 50 pesos por metro cuadrado por sus tierras y otros, cuando Audi ya había anunciado que se trasladaba a Puebla, lograron negociar hasta 20 pesos el metro cuadrado. Eso es muchísimo dinero para una economía familiar campesina y en momentos cuando el salario obtenido por otros miembros de la familia, más que la producción de la milpa o el pastoreo, era ya el ingreso que mantenía sobreviviendo al núcleo familiar.

Además, había entonces una suerte de ambiente eufórico y esperanzador que contagió a todos con la venida del rey Midas teutón a Puebla. En Nopalucan familias tenían planes para abrir tiendas de abarrotes, negocios de comida rápida, se disponían cuartos para hospedajes porque representantes del Gobernador les informaban que Audi iba a invertir millones de dólares y se comprometía a contratar más de 3.800 trabajadores creando empleos que serían los mejores pagados del país. Eso les prometía el Secretario de Secotrade Pablo Rodríguez Regordosa cuando visitaba los pueblos del valle y en reuniones de comisariados ejidales les explicaba que estaba allí en representación de un iluminado Gobernador para “impulsar el desarrollo en la región”. Casi todos se apuntaron para participar de la fiesta y recibir los beneficios que prometían las nuevas inversiones. Y el júbilo por la venida del rey teutón se traducía entre los lugareños en algo así como una esperanzadora resurrección de lo local frente a las tendencias de una industrialización global que más bien se expandía cobrándose con el empobreciendo y dejando sin porvenir la vida campesina y pueblerina que era la suya en ese valle rural.

La euforia por la venida de Audi contagiaba además a prácticamente todos los sectores sociales y políticos de Puebla. El mismo Enrique Cárdenas en 2017 declaró que AUDI era el único proyecto rescatable del gobierno de RMV y auguraba importantes inversiones y generación de empleos bien renumerados a mediano y largo plazo. Seguramente Fernando Manzanilla Prieto, mientras se mantuvo como Secretario de Gobierno y de quien dependía la Dirección de Tenencia de Tierras compartió esa misma opinión y en su función dentro del gobierno de RMV hasta 2013 cumplió con facilitar esa inversión extranjera directa que nadie dudaba haría crecer la economía del estado de Puebla. Seguramente el mismo Miguel Barbosa, actual gobernador de Puebla, quien desde el PRD y hasta 2017 fue un importante aliado de RMV estaría también en la misma sintonía. Aunque eso no indica que ellos conocían, aprobaban, alentaban ni se beneficiaban con las ilegalidades y corrupciones de la oscura negociación entre Audi y RMV. Era sabido que RMV imponía sin contrapesos su voluntad. Corrían reportes anónimos que el gobernador recurría incluso a la agresión física ante un insubordinado o un encargado de alguna tarea cuando le reportaban resultados negativos. La venida de Audi prometía ser una fiesta que impulsaría al gobernador hasta la presidencia de la república, pero también una fiesta con abundante derrame de riquezas para algunos untados a quienes él les permitiría acceso al botín.

Nadie reparó ni consideró que la vida de esos campesinos, que todos asumían de cultura y economía “atrasadas”, no iba a mejorar como obreros asalariados de Audi; ni lo que Audi implicaba para la vida de los pueblos originarios del valle de San José Chiapa. Esos pueblos no eran ni sujetos de inversiones de dinero público porque pensados como hombres y culturas de un ayer estaban ya superados por una economía que se modernizaba en Puebla con salarios de la industria automotriz. ¿Por qué invertir en la vida local, por qué impulsar proyectos agropecuarios o apoyar la creación de micro y pequeñas empresas regionales? Generaría empleos y retendrían a los pobladores en sus tierras, pero los empleos de Audi, todos convencidos, serían más y mejor pagados y prometía derramas tecnológicas en empresas locales transformando exitosamente la vida económica en Puebla como lo había logrado la VW desde años atrás. Si el costo de alentar las inversiones relacionadas con empresas trasnacionales del ramo automotriz era el endeudamiento público; si había que recurrir a prácticas ilegales para introducir en el mercado inmobiliario tierras de milpas y pastoreo, si había necesidad de destruir cerros y acuíferos naturales todo se justifica cuando se partía de una concepción que ve en el mundo rural campesino un “polo económicamente atrasado” con “nivel de vida cultural bajo”, mientras que la inversión industrial realizada por Audi aportaría un alza a la tasa de crecimiento y al PIB en el estado de Puebla.

¿Alguien reparó en considerar que el endeudamiento, la corrupción y la ecología sacrificada para que Audi se instalara en San José Chiapa, con todo y los 11,100 empleos no tan bien pagados que generó, no valían un cerro? No valían los acuíferos destruidos ni el ecosistema natural contaminado que heredó Audi a los poblanos en el Valle de San José Chiapa.

Solo unos pocos en 2013 cuestionamos que Audi auguraba algún “progreso” para Puebla y denunciamos el autoritarismo y la corrupción que alentaban las obras publicas del Gobernador en su afán por “modernizar” no solo la vida en el valle de San José Chiapa sino en otros lugares como las Cholulas; y que destruir por Audi el patrimonio cultural y ambiental en el municipio de San José Chiapa ni siquiera iba a incidir en reducir los índices de pobreza que efectivamente persisten en ese valle. Y con esa convicción unos pobladores de Nopalucan interpusieron un oficio el 23 de mayo de 2013 dirigido a la presidencia municipal de Nopalucan, así como a las secretarias de gobierno encargadas de la inversión para la ejecución de la plataforma para la Planta Automotriz, reclamando la imparable destrucción ambiental en Nopalucan que tocaba ya las puertas de sus casas.

III

La trama Audi[4] expone la irreparable destrucción patrimonial y ecológica que Rafael Moreno Valle heredó a futuras generaciones de mexicanos.

El que contestó el oficio de esos pobladores de Nopalucan fue el entonces Secretario de Infraestructura y supervisor de la plataforma Audi que acababa de ocupar el puesto cuando Antonio Gali Fayad iniciaba su campaña por la presidencia municipal de Puebla. Por ese oficio, y dirigido a CODESA, nos enteramos que la construcción de la plataforma y las afectaciones ambientales en Nopalucan eran responsabilidad del contratista y que este, por contrato firmado con el gobierno del Estado, debía reponer los daños provocados al medio ambiente. ¿Cómo se reponía un cerro reducido a arena y trasladado para compactar los suelos de la plataforma para las naves de Audi? Firmaba ese oficio señor Cabalán Macari, un ex bailarín de Televisa según reportaje de la revista Proceso, quien citando leyes se lavaba las manos burlando de paso toda posibilidad de que nuestra denuncia fuera siquiera investigada por el gobierno y así la destrucción ambiental siguió su curso hasta que literalmente desapareció el cerro de Nopalucan.

Mastretta concluyó su investigación preguntándose por qué San José Chiapa. Y ofreció algunas hipótesis que creo todas jugaron algún papel en la decisión que tomó el gobernador RMV para llevar a Audi al Valle de San José Chiapa. Tenía el gobernador la obsesión de dejar su impronta con la construcción de “ciudades modelos” siempre en lugares que consideraba “atrasados” y que casi siempre eran territorios de pueblos originarios.

Pesó en su ánimo también, quizás, que su esposa, a quien perfilaba para que continuara su poder en Puebla mientras él perseguía una futura candidatura a la presidencia de la República, era dueña de 122 has. en ese valle.

Pero, ¿por qué Audi aceptó construir su fábrica en San José Chiapa? Los parques industriales de Guanajuato y Querétaro fueron considerados originalmente. VWAG había instalado una planta de motores en el parque industrial de Guanajuato y los costos de logística en la integración de partes de proveedores instalados hacían de ambos parques lugares idóneos para iniciar la fabricación de Audi. Pero en Guanajuato se expresó un conflicto que obligó al gobernador tanto de Querétaro como de Guanajuato a no perseguir la instalación de Audi ni a Audi a contemplar instalarse allí: el contrato colectivo en esos parques industriales lo tenían la CTM y no aceptaron la entrada del Sindicato Independiente de VW con Audi y esa era una condición no negociable para la IG Metal. Audi se encontró orillado a consecuencias a buscar instalarse en las cercanías de VW Puebla. Hay que recordar que RMV le ofrecía a Audi 460 has. a ocho pesos y veinte centavos el metro cuadrado, con plataforma subsidiada y suelos compactados con tierra saqueada al cerro de Nopalucan; más mil has. con adicionales habilitadas en sus inmediaciones; más 40 millones de dólares para el Centro de Capacitación y Adiestramiento como otros 7 millones para transporte aéreo y gastos de viaje de constructores; y además exención de impuestos sobre la nómina (incluyendo a VW), y ni así alcanzo a completar la lista regalos y subsidios que Mastretta reproduce con el “Contrato de Desarrollo” firmado el 5 de septiembre de 2012 entre el gobierno de Rafael Moreno Valle y funcionarios de Audi. El sentido común nos dice que ni los ejecutivos de Audi se podían imaginar cómo un Estado pobre se ofrecía a subsidiar de esta manera tan espléndida a una armadora de coches de lujo de uno de los países más ricos del planeta. Un conocido que presenció una reunión en Wolfsburg me resumió así una de esas “negociaciones”: RMV se tiraba de tapete dejando boca abiertos a los de Audi. En una entrevista que recogió Mastretta RMV se describe a sí mismo y sin rubor como político, empresario y banquero, “una fusión de todo”, para explicar cómo las negociaciones con Audi le permitieron “ponerme los zapatos de la empresa” y así “entre comidas, cenas y desayunos” demostrarles que personalmente haría cumplir todo lo pactado. Audi seguramente ya no vio impedimentos para ampliar exigencias y aceptar establecerse en el valle rural de San José Chiapa. Instalar la fábrica en una zona (“polo” es la palabra a la cual recurren sus teóricos) “económicamente atrasada” debió ser también una idea agradable y probada con éxito en Europa en los oídos de los directivos de Audi y VWAG. Audi ya no consideraría otro parque industrial, por ejemplo el de Xicotencatl II y III en la cercanía de VW en Tlaxcala, estado gobernado por el PRI que no podía ofrecer los subsidios federales que ofertaba Puebla. El Presidente de la Republica tenía un gobernador de su mismo partido en Puebla y, como lo admitió el mismo Rafael Moreno Valle, su gobierno procedió a abrirle las arcas de fondos para inversiones a fondo perdido en su negociación con Audi.

Es solo justo recordar también que los corruptos y las corruptelas en la Trama Audi no ocurrieron solo de parte del gobierno poblano y sus socios empresarios. Y considerar que cuando estuvo decidida la creación de una fábrica de Audi fuera de Alemania para producir modelos para el mercado de EEUU al consorcio VWAG llegaban tiempos de cambios generacionales en su alta dirección de empresa.

En dos ocasiones estuve presente en reuniones que reunía al “top managment” en Polonia y la Republica Checa y escuché a Ferdinand Piëch (1937-2019) no solo exponer ambiciosos planes de mercadotecnia que buscaban expandirse en los mercados de China y EEUU sino mencionar que en esas zonas “económicamente atrasadas” de Europa el consorcio aceptaba la invitación de la Comunidad Económica Europea para ubicar allí fábricas del consorcio que contribuirían a elevar los salarios generando a su vez desarrollos de industrias y actividad comercial regional. No me puedo detener en describir lo que observé del proceso de toma de decisiones, ni sobre el papel central que el sindicato de trabajadores (la IGMetal) así como los estados accionistas tenían en las decisiones sobre las ubicaciones de fábricas del consorcio, pero basta decir que toda su alta dirección entonces parecía convencida que las regiones locales ganaban a través de la actividad manufacturera que VWAG desarrollaba en zonas económicamente “atrasadas”. Es más, se acostumbró en esas reuniones el ritual de darle la palabra a las esposas de los altos directivos de fábricas fuera de Alemania para que dieran las gracias a VWAG por haberse asentado en sus países. En esos tiempos atestigüé también la impronta, convicción y liderazgo, como ingeniero y estratega comercial que representaba Ferdinand Piëch en el consorcio, así como su incuestionable autoridad en los más puntuales diseños de ingeniería de todas las marcas que él integró a VWAG, incluso creando en algunos casos plataformas compartidas. Piëch alentaba cierta cultura más cosmopolita y de mayor apertura global en un ambiente germano muy cerrado y xenófobo en Wolfsburg, y el consorcio designó no el alemán sino el inglés como la lengua oficial de la empresa.

Pero paralelamente, con su liderazgo, los ingenieros alemanes, muchos con cultura muy provinciana y si acaso solo con el inglés como segundo idioma, tomaban cada vez mayor control de las decisiones en el consorcio. En 2015 la cultura industrial que había implementado Piëch se empezó a reemplazar por nuevos estilos directivos y los ingenieros del área de producción, todos germanos, tomaron la riendas en el consorcio. Y VWAG regresó al alemán como el idioma oficial del consorcio. Todo esto ocurría mientras crecían las presiones y los reglamentos cada vez más estrictos sobre contaminantes de los motores de combustión interna que empezaban a obligar al consorcio a buscar producir motores menos contaminantes. Los ingenieros de VWAG habían apostado al motor a diésel y, según reportó Der Spiegel, casi en la clandestinidad y ya a partir de finales de 1990s un comité de ingenieros quedó encargado de introducir cambios que reducirían los contaminantes del motor a niveles regulados. Sin embargo, ese comité que incorporó ingenieros de Audi, VW, Porsche, VMW y Daimler no solo implementó estrategias para regular el mercado en violación a la ley de competencia en Europa, sino que más bien trucaron con un software los índices de emisiones contaminantes de 11 millones de motores incluyendo el de los Q5 ensamblados en San José Chiapa como también los motores y coches que VW producía en Puebla y exportaba a EEUU. Una ilegalidad que la prensa investigó y bautizó como el “dieselgate”.

La cultura empresarial casi puritana que regía en los procesos de producción del consorcio VWAG hasta entonces parecían relajarse con la complicidad y participación de sus más altos directivos. En San José Chiapa el 26 de Agosto de 2016 Audi anunció que rescindía el contrato del jefe de personal Mattias Rust y la prensa difundió que fue por causa de unas supuestas irregularidades en el contrato de su chofer personal. Unos días después se rescindía el contrato de tres directores más, entre ellos el Director de Relaciones Laborales de nombre Horacio Garmendia Salman y la prensa nuevamente asociaba el despido a un fraude de 10 a 30 millones de pesos que Audi debía a contratistas. No fue, sin embargo, del dinero para el pago a contratistas de donde estos directivos se apropiaban una parte sino de las cuotas sindicales en un momento cuando aún no habían acordado la cantidad de los montos que debía recibir el Sindicato.

El 18 de junio de 2019 el Presidente de Audi que negoció con Rafael Moreno Valle la fábrica Audi en San José Chiapa, Rupert Stadler, fue detenido y acusado por la fiscalía alemana por su responsabilidad y participación en el “dieselgate”.

El público, sin embargo, solo refiere que Audi en San José Chiapa ha sido todo un “éxito”, con un total de 158,500 unidades producidas en 2017 que en 2018 aumentó a 173,500 vehículos, y que Audi está planeado abrir un cuarto turno para incrementar su capacidad de producción.

Pero aquí seguimos algunos, con Don Concho Colotla, que tenemos la obligación de recordarles que Puebla pagó con acuíferos y cerros y la devastación ecológica radical de un valle que sostuvo culturas desde tiempos mesoamericanos ese “éxito” de Audi y todos los salarios allí creados.

[1] Mastretta Guzman, Sergio y Maria Eugenia Silva Celma, La Trama Audi: Componendas de Un Gobierno Autoritario.

Ed. Puebla Contra la Corrupción y la Impunidad. México. 2019.

[2] Ver, J. Puga, “Arrasa CODESA con las tierras de cultivo de Nopalucan” y “CODESA tiene que reponer la tierra,” La Jornada de Ote, junio 2013.

[3] Mastretta Guzman, Sergio y Maria Eugenia Silva Celma, La Trama Audi: Componendas de Un Gobierno Autoritario.

Ed. Puebla Contra la Corrupción y la Impunidad. México. 2019.

[4] Mastreta Guzman, Sergio y Maria Eugenia Silva Celma, La Trama Audi: Componendas de Un Gobierno Autoritario.

Ed. Puebla Contra la Corrupción y la Impunidad. México. 2019.

Miércoles, 04 Septiembre 2019 00:00
Publicado en La Casa del Mendrugo
Lunes, 02 Septiembre 2019 00:00

Related image

Tahiti, Foto de portadilla tomada de tahiti.com

Sábado 1 junio



Ya llegó junio, el que parte en su último día el año. No me la creo, el 2019 se veía tan lejos y ya vamos a la mitad. Que loco es eso de que cada año se pase más rápido que el anterior, es tan cierto que da miedo. Cuando éramos niños una navidad y la otra equivalían a tres dientes caídos, cuatro cortes de pelo, 45 idas a comer con la abuela, un grado escolar más, cuadernos llenos, otros maestros, nuevos amigos, partidos y torneos de algún deporte, vacaciones etc. Ocupados también estábamos pero el tiempo se pasaba más lento. Ahora de adultos, entre una navidad y la otra es posible que no abrieras algún regalo, 365 días se escurren de las manos y se quedan atrás. Notas al abrir y cerrar los ojos a tus hijos 4 cm más grandes, hiciste lo mismo prácticamente todo el año, no has acabado de pagar lo que compraste a dieciocho meses sin intereses, tal vez hasta no recuerdas muy bien fechas o eventos importantes por que sientes que los pasaste ayer. Repites cada mes, ya estamos en: ¿abril?, ¿junio?, ¿noviembre?, por que la monotonía de los días te impide a veces ver cambios en las estaciones, por que el ahora necesario celular es el distractor perfecto para perdernos de los cambios del árbol que tenemos afuera de la ventana o en el mismo lugar donde nos estacionamos todos los días. Ya no vemos, mucho menos observamos, se nos esfuma nuestra capacidad de asombro y se nos acaba el ritmo respetuoso que teníamos en la niñez para aprovechar el tiempo. Y así estoy hoy, pensando, ¡ya es junio! Ya llevamos el diez por ciento de nuestro planeado viaje, a qué hora zarpamos y nos tardamos todo un mes en cruzar el pacífico. Siento que fue hace tanto y al mismo tiempo es como si solo hubiera visto una película de dos horas. No sé cómo explicarme mejor. Seguimos en la polinesia francesa, estos tres meses que podremos estar aquí los vamos a exprimir. Nos movemos de una isla a otra y conocemos gente casi todos los días, gente que nos pone el destino como fichas de ajedrez bien jugadas. Todos importantes y todos entran de clavado a nuestro corazón. Es curioso, vamos acortando los tiempos de adaptación de cada lugar, ya vamos entendiendo estos ritmos y horarios diferentes, nos enamoramos en cada anclaje y cada vista y nos entristecemos en cada zarpe. Pero nos volvemos a ilusionar al escuchar un nuevo grito de “tierra a la vista”.

Con todo y dolor de muela de Diego, nos vamos a snorkelear a un lugar que le llaman “El Acuario”. Es un bajo como cualquier otro dentro de Rangiroa, lleno de arrecifes y peces, solo que a este le colocaron unas boyas que tienen un barandal y flotan distantes con un número. Debajo de la superficie, enmicadas y amarradas al fondo puedes ver imágenes de los peces que hay en la zona. La experiencia de bajar a leer la explicación con el visor está divertida. Alexa y Diego se aventuran con su papá a ir por cada boya una más lejos de la tierra que la otra, ahí van los tres cerquita uno del otro, los veo alejarse pues Vital entro en pánico en la boya número 1 y me tendré que regresar nadando al dingui con mi niño que ni con chaleco se sintió seguro, no lo culpo y no lo pienso obligar, nos pasan dos tiburones de punta negra por abajo y este pobre grita con todo y snorkel y se me abraza al cuello, no me gusta que se asuste, yo contengo muy bien mi miedo, cada día que pasa respeto más la indiferencia de estos hermosos animales con tan mala fama, sin perderles de vista, nado un poco más aprisa y empujo de las pompas a mi bebe para treparlo y que se sienta a salvo, yo doy una última revisada abajo de mí y ya no están, con 3 aletazos me logro impulsar y me subo a esperar con Vital a los demás. Regresan después de 15 minutos felices, me concentro un poco más en Alexa que es la que venció un miedo más hoy y está encantada de describirme las formas y colores de todo lo que vio, pero Diego no puede evitar interrumpir a su hermana con su emoción por haber visto una agresiva morena, como él la llamó.



Nos encontramos con Connie en el muelle principal, se viene con nosotros de aquí hasta Tahití, será de mucha ayuda en las guardias y podremos conocerla mejor. De unos 63 años esta mujer con su pelo, cejas y dientes del mismo color nos sorprende con sus muchas historias y conocimientos. ¡Ella está viajando por el mundo en veleros, pidiendo RAID!!! Así, no tiene un plan específico, solo quisiera algún día llegar a Nueva Zelanda, pero en el “mean time” solo dice para todo ¡oh, that’s O.K. Sonríe en todo momento y sus ojos son claros y transparentes, es una viejita hippie, yo la siento de alma buena y observadora. En cuatro islas diferentes nos la hemos encontrado y esas mismas cuatro veces me he enterado que está en busca de un barco que se la quiera llevar como tripulación, solo que antes no me había animado a invitarla, pero ya nos volvimos a cruzar y algo me dice que nos la está mandando Dios. Emocionada por la invitación nos comenta que ella le entra a todo, vive en su barco en Washington, Seattle, es velerista, estudió relaciones internacionales cuando era joven, tuvo dos hijos que hoy son adultos y la dejan ser libre, se alegran de saber que está cumpliendo un sueño. Come lento y poco, se cuida mucho, tiene los músculos de los brazos marcados debajo de una delgada capa de piel que le cubre todo el cuerpo en un mismo tono color durazno, toda ella es delgada y arrugada. Mientras comemos algo “chez Lilis” antes de irnos, ya con sus múltiples maletas en el dingui, nos termina de convencer al decirnos que es fisioterapeuta especializada en músculos de la espalda y hombros, ¿que qué? Alejandro ya va mucho mejor de su problema de brazo, pero será de muchísima ayuda que lo revise; si ella quiere le dará un masaje y estaría bien que nos ponga a todos una serie de ejercicios para estar sanos ahora que vivimos en un barco y es lo mínimo indispensable, de no ponernos más fuertes, todo el tiempo estaremos lastimados. Muero de ganas de saber más de esta mujer de edad madura, que usa minifaldas de licra y top a su edad, carga “N” maletas y se cuelga collares con el símbolo de peace and love en tono azul turquesa con brillantina.



Domingo 2 junio

Vamos muy bien, son las 12:00 y Connie lleva cuatro atuendos diferentes, yo me muero de risa cada vez que sale con una gorra de diferente color u otro paliacate en la cabeza ¿qué tanto trae en sus maletas esta mujer? Para la guardia de ayer en la noche, la veo subir con su chaleco perfectamente abrochado, tennis, guantes, lámpara de luz roja en la frente, termo de agua y su celular prendido con la ruta marcada. Me da una angustia mezclada con ternura verla luchar con la inclinación del piso del barco, lenta, pero con paso firme llega a suplirme, revisa los nudos a los que venimos, se asoma a ver las velas, el horizonte y las estrellas, checa el rumbo, ronronea un cálculo mental y yo solo estoy ahí, en silencio, observándola y tratando de descifrarla. Le doy un sarape pues hace frío y le cedo mi lugar. ¡Thank you, and good night Connie! Levanta sus arrugados ojitos y debajo de su luz roja me cierra uno.

Pasamos un día tranquilos con un ángulo perfecto al viento y un mar que, amable, nos empuja rumbo a Moorea. Vimos tres arcoiris en el mismo día, dos salían formando un cuarto de circunferencia de la superficie de una nube blanca; parecen pintados por la imaginación de un niño, un efecto natural mágico pues parecía ir empujando a unos grupos de nubes grises que a lo lejos soltaban sus cortinas de agua; amo ver esas escenas. Nos pusimos a cortar unos shorts de mezclilla viejos de Alexa, para hacerle un overol a su muñeca, esa fue nuestra máxima actividad de hoy. Además de preparar y comer una rica botana y cena. Los demás estuvieron en su rollo, sus libros y sus juguetes. Connie se echó dos siestas y nos platicó un poco más de su vida; sacó su tablet y tratando de dominar la tecnología, nos enseñó fotos que les había tomado a los niños trepados en el árbol que los entretuvo varios días en NUKU HIVA. Mis hijos ya eran recuerdos de su viaje antes de invitarla, son de esas cosas que te sorprenden. Alejandro me hace el comentario que también rondaba en mi mente justo en ese instante, comienza a pasarnos eso, un poco de telepatía. Opinamos que debe ser difícil viajar como ella lo hace, y con ese tema nos pasamos un buen rato analizando pros y contras. Yo estoy cómoda con su presencia, es una mujer que siempre tiene algo positivo que decir y sonríe.

Rotamos el turno de la guardia, a mí me entra un sueño que me tumba a las 8:30, se queda Connie en su atuendo número 8 o 10 a la primera guardia.

Durante el día se expandió un poco, en el camarote que le dimos parece que explotaron sus maletas, ya vemos dos pares de chanclas suyas en la bañera, cables de su tablet y celular ocupando el cargador, gorras y su blusa del cuarto atuendo de hoy debajo de los cojines, tres termos de agua en diferentes lugares del barco etc.

Noto a Alejandro levemente saturado, pero disimula. Yo no sé qué pensar, no logro entenderla del todo.

Lunes 3 junio

Hace una semana me enteré que mi padrino de bautizo tuvo un derrame cerebral y no está bien. Decido escribir un mail a mi papá, que fue quien me dio la noticia y lo noto triste. Qué impacto que la vida tenga esos cambios inmediatos e inevitables. He pensado mucho en eso y en lo importante que es vivir y disfrutar cada día. A mi tío Alejandro, que en contadas ocasiones vi, pero que claro que le tengo un cariño especial, le deseo desde lo más profundo de mi corazón que sea libre de vivir o morir, lo que decidan Dios y él. Lo que más me está enseñando todo esto, es a estar y aceptar el lugar en donde estamos parados y agradecer la vida y la salud que es indispensable.

Todos los que hasta ahora hemos visitado son lugares que el tiempo, la naturaleza y el hombre han respetado, ojalá que esto siga así. Es un privilegio ser de los pocos seres humanos que visitan estas aguas transparentes que parecen inmensas peceras donde puedes sumergirte y ser uno más. Los animales no tienen miedo y eso es lo que su energía me dice. De todos modos, los prejuicios o conceptos son muy difíciles de hacer a un lado y siempre está presente la precaución agarradita del dedito chiquito del miedo. Pero ya lo viví y ya pude ver que los monstruos que yo imaginaba, son creaturas perfectas que simplemente están en su mundo al cual yo no pertenezco, por lo que prefieren ignorarme, me rodea el mundo del mar, desconocido para mi, inmensamente hermoso, cada día me adapto a esta vida, a esta naturaleza a estas nuevas formas de ser.

Como mago el capitán llega a las 6:15 de la mañana a Moorea, tenemos nuestra cita con el dentista para curarle la dolorosa muela a Diego a las 8:00, debemos apurarnos. Alejandro viene un poco cansado y enojado pues Connie en su guardia tiró su bocina y ahora trae un abollón, además picó botones del gps sin la autorización del capitán y nos desvió unos grados, mismos que corrigió Alejandro en su guardia, pero que nos pudieron haber atrasado y dejó prendida una linterna solar que es de emergencia. Ahora no hay mucho tiempo para corajes, debemos estar muy atentos para poder entrar a esta isla rodeada por un arrecife donde hay miles y miles de bajos, está marcado un camino con postes rojos y verdes, pero sigue siendo muy arriesgado. Vemos a un velero que está entrando por la misma cara de la isla que nosotros y decidimos seguirlo, logramos pasar el arrecife por el canal marcado y ahora falta avanzar hasta la zona de anclaje más cercana al consultorio del dentista, que está pasando el hotel intercontinental. Muchos barcos anclaron a la izquierda de esta entrada, pero justamente al que venimos siguiendo se va a la derecha y es adonde necesitamos ir, lo seguimos un poco más y bruscamente hace un giro a la izquierda donde tira su ancla, Alejandro viene detrás de él y lo pasa unos cuantos metros y comienza a girar también, yo vengo en la punta y de pronto comienzo a ver corales a poquísima profundidad de nosotros, como pequeñas islas, le grito que gire a la derecha, avanza, vuelvo a gritarle que debe girar ahora a la izquierda, debemos rodear estos corales, zigzageamos y aunque fue muy veloz girando el timón no logramos esquivar una por completo y sentimos como rozamos con una de las quillas del barco la roca y nos frena un poco el arrastre, a mí se me para el corazón y enmudezco, Alejandro mete reversa y vuelve a avanzar logrando pasar hacia la parte más profunda donde se anclaron los otros 3 veleros que se aventuraron como nosotros a pasar de este lado. Pfff!!! Que susto, anclamos sin problema y seguimos con las prisas para llegar al dentista, ya son las 7:00, todavía falta bajar el dingui y su motor e irnos. Luego revisaremos la rodilla raspada que seguramente le quedó al ALDIVI. Dejamos a Alexa y a Vital con Connie, les aventamos la cruz y nos bajamos lo más pronto posible con Diego, comienza la segunda parte de la adrenalina de esta aventura.

No conocemos la zona y no hay nadie a nuestro alrededor, no avanzamos ni 30 metros cuando de nuevo vemos corales casi al ras del agua, pero ahora sí no hay manera de esquivarlos, estamos encima de ellos, debemos levantar el motor para que no se rompa la propela, empujarnos y remar de regreso a lo más hondo por donde veníamos. Tratamos de estar muy atentos levantándonos un poco en la puntita del dingui, para distinguir bajos, pero le tapamos la visibilidad al capitán que viene nervioso, corren los minutos 7:45 ¡Dios mío! que prisas y nomás no sabemos pa donde darle, a lo lejos vemos los bungalos del hotel intercontinental, pero ¿cómo llegamos?, toda la zona es un inmenso arrecife, damos vueltas y nos volvemos a atorar, unos postes salen del agua pero pensamos que están marcando bajos y preferimos no acercarnos mucho, desde la superficie a la distancia el sol refleja brillos y no podemos ver más allá, seguimos tratando de descifrar una ruta cuando de pronto escuchamos un motor a toda velocidad acercarse, viene una mujer en posición relajada fumándose un cigarro, en una lancha y pasa al lado de los postes sin ver a ningún otro lado, se va derechito. Ahora sabemos que, al contrario de todas las otras señalizaciones, éstas indican el camino correcto para pasar por esta trampa. Una mantarraya inmensa nos pasa por debajo del dingui, venimos flotando sobre un acuario inmenso, pasa a no más de 80cm podríamos tocarla. Nos regresamos remando a los postes y copiamos la estela que dejó la lancha anterior, logramos llegar a ella, debemos preguntar ahora cómo nos podemos acercar al muelle, nos da indicaciones precisas y nos dice que si no nos vamos por ahí nos atoraremos. Con mi nervioso francés del momento, creo entenderle, seguimos sus consejos y logramos llegar, pero resulta que tendríamos que caminar 1 hora para llegar al dentista y ya son las 8:15, nos aconsejan acercarnos más en el dingui.

Hay otro hotel más adelante pasando la punta de la montaña que se mete al mar, el hotel “IBISCUS”, ése sí queda enfrente del dentista. No hay de otra, vamos de nuevo, nuestro nivel de stress nos hace pelearnos aunque sabemos que no es culpa de nadie, el pobre de Diego mejor se calla y se agarra el cachete que tanto le duele, nuevamente en medio de este laberinto, con nuevas instrucciones y ya son 8:40, el sol nos quema, yo no veo bien de lejos y me enojo, Alejandro ya no sabe cómo hacerle para avanzar más rápido, por fin vemos la descripción de las indicaciones del hotel de paredes rosas y nos logramos acercar, amarramos el dingui a una cornamusa de un muro que sobresale del mar a la orilla del hotel y nos bajamos. El dentista realmente está prácticamente enfrente del hotel, pero ya hay gente sentada en la sala de espera que es bajo un techo al aire libre. La secretaria, amiga de nuestros ángeles de la guarda de Rangiroa, nos explica que para podermos colar teníamos que llegar a las 8:00, pero nos va ayudar, solo debemos ser pacientes y esperar. Son las 9:15, se nos hizo tarde por supuesto. A las 10:45 nos logran hacer un espacio entre las consultas y pasa mi aterrado hijo que sabe a lo que va, el dentista solo habla francés, lo pesa, me pregunta su edad y algo más que no supe explicar, lo acuesta, Diego abre la boca y una jeringa plateada inmensa como son las de los dentistas apunta en dirección a su dolor que lo calmará en 3 minutos más, con miedo, pelando los ojos, pero con valor se aguanta el pánico mi niño y le tapan la muela en 15 minutos. ¡Aaaah!

Cómo me acaba de descansar el apretujón que traía desde hace 5 días en el pecho. ¡Qué maravilla! Vámonos de regreso a ver que los otros dos estén bien con la desconocida con quien los dejamos. Estamos teniendo que confiar también en los niños mucho, están aprendiendo a cuidarse solos.

El barco efectivamente solo tiene un raspón en la quilla de babor, Alejandro lo soba más que a sus hijos y casi le pide disculpas. Elevamos ancla y nos vamos a Tahití, ese era el plan. Cuatro horas después llegamos y estamos amarrados a una boya. Ya es de noche, solo vemos en esta marina unos espectaculares e inmensos veleros, amarrados en el muelle enfrente de nuestra boya, iluminados con sus miles de focos que los hacen parecer esculturas en exposición. Dormiremos aquí y mañana preguntaremos cómo es esto, si tienen lugar, si debemos algo o qué hay que hacer.

Martes 4 de junio

Alejandro se baja temprano a preguntar todas nuestras dudas y regresa con una nueva idea. En esta marina no hay lugar, nos moveremos a la marina de Papeete. Con la espada desenfundada le pide a Connie que empiece a empacar pues se tendrá que bajar hoy mismo. Ya está cansado el capitán de tener una responsabilidad más a bordo, y ésta mujer al parecer da más problemas que soluciones. Noto a Connie desconcertada y molesta con la decisión del capitán, pero yo no me pienso meter, no tengo nada en contra de ella, pero sí pude notar que se estaba acomodando de más, no sé por cuánto tiempo pensaba quedarse, solo le faltó poner un vaso en el baño con su cepillo de dientes. Ahora la pobre tiene que ponerse a empacar de nuevo todas sus maletas, tiene tiempo, nos tardaremos como una hora o un poco más en llegar a la marina de Papeete. Durante el trayecto, mientras Connie está en su camarote, me comenta Alejandro que se encontró a los chilenos esta mañana en la calle y le comentaron que a Connie ya la habían bajado de varios barcos, pues siempre que se sube, algo se descompone por su culpa o despiste, en nuestro caso aún no pasa nada grave pero ya notamos que todo lo buena que dice que es para navegar, podría ser un poco fantasía suya. No quiero juzgarla de más, sus historias y frases que durante estos 3 días nos platicó, a mí me suenan reales, pero a Alejandro varias no tanto, otro dato que le dieron y me lo alteraron de más, es que es lesbiana, no puedo creerlo, me lleva platicando tres días de su ex esposo y sus hijos, se pinta sus ojitos con rímel azul y usa faldas rosas, ahora, que si lo es, ¿qué más nos da? Realmente lo que le molestó a Ale fue que no dijera una palabra del accidente que tuvo con su bocina, eso entre otras cosas, como que le pica todos los botones al gps, toma decisiones sin consultarlas al capitán, cambia el rumbo, dejó una olla debajo de la estufa impidiendo su movilidad y casi se atora, regó un jabón en el baño y se hizo un desmadre, ralló con la fibra los dos vasos que lavó y abarcó con sus tiliches varias áreas del barco, además de que no pudieron platicar de ningún tema ellos dos, eso es más que todo lo demás. A Alejandro le gusta venir platicando y con ella no pudo.

Tahití está rodeado por una barrera de coral y sólo hay algunas entradas muy bien señalizadas para pasar al mar tranquilo, “lagunas” que quedan entre la barrera y la isla, eso es lo mágico de estos lugares, que, gracias a esa barrera de coral, tienen playas blancas, aguas de mil colores y están protegidos de alguna manera del feroz oleaje del pacífico.

El canal para entrar tiene tráfico marino y aéreo, deben autorizarte el paso en tres puntos específicos para evitar accidentes. Ahí estamos entrando a este nuevo laberinto bien señalizado; el capitán marca por radio a las autoridades y nos van viendo de alguna manera y avisando los pasos a seguir, debemos esperar a que un avión despegue de la pista del aeropuerto que está a la orilla del mar. Pasa por encima de nosotros y ahora nos avisan que tenemos 5 minutos para cruzar y seguir avanzando, en el segundo punto tuvimos que esperar un aterrizaje y en el tercero tuvimos el paso. La logística para manejar esto me parece asombrosa, salen cruceros, entran veleros, hay personas remando, pasan aviones y todos están en ese canal que no deja de ser peligroso. Alejandro tiene que poner sus cinco sentidos en estas maniobras, le hablan en otro idioma y no hay nadie más que lo pueda realmente ayudar, Connie que se supone sabe mucho, se le para cada cinco minutos enfrente del timón, o en un ángulo importante de visión del barco y los niños parecen tener el tino de que cuando el capitán pide silencio y quietud, hacen todo lo contrario. Me los llevo de plano a la cubierta, y entonces quieren brincar y jalarse de las cuerdas, Ale les pide que se queden quietos, si alguien se cae aquí no hay manera de dar la vuelta, a mí me cae el 20 del peligro demasiado tarde, hoy yo venía muy relajada y en ese modo sordo en el que a veces me instalo para no pelearme con nadie. Por fin reacciono cuando entiendo la angustia por la que viene pasando el capitán y logro apaciguar a los niños, pero Connie sigue dando vueltas confundida y Ale con más fuerza en sus palabras y tono, le ordena que se deje de mover y se siente pero ¡YA! De pronto vemos la Marina y como en un estacionamiento de ciudad, zigzagueamos y nos acercamos al único lugar libre que hay en el muelle, a punto de oscurecer. Aparecen como por arte de magia los chilenos y Nico el argentino y nos ayudan, quedamos perfectamente amarrados y seguros aquí.

Se suben todos, Connie está terminando de empacar, bajo a ayudarle un poco, prácticamente a cerrar los cierres y como sigo con la duda del chisme con el que regresó en la mañana Alejandro, sutilmente le pregunto algo así como: ¿y estas abierta al amor?, ¿quisieras conocer a alguna persona en tu viaje?, voltea a verme con una mirada cero sospechosa, creo que disimulé muy bien y me dice:, a tí te lo puedo decir, me interesan más las mujeres que los hombres. Sigo actuando relajada y sólo le digo, pues deseo que la encuentres, me sonríe y responde: you are so sweet, yo sólo observo sus maletas y le digo: ¡ok well, VOILA!!! you are ready.

Ale saca cervezas y se toma el tiempo necesario para calmar sus nervios con sus cuates. Los niños saltan al muelle pues prendieron las luces bajo el agua y parecemos flotar sobre una alberca, además de ser un acuario lo que vemos debajo y enfrente de nosotros, adornan a esta marina unos corales de colores otoñales con peces, están ahí mismo, del otro lado del muelle al que nos amarramos con la punta del barco.

Connie comienza a sacar por fin sus maletas, Alejandro que es radical cuando toma una decisión, la ayuda a bajarlas del barco y a llevarlas a la entrada de la marina, se despide de ella y se regresa a seguir atendiendo a las nuevas visitas. A mí me urge un baño, aquí hay regaderas, llevamos ya tres días sin podernos bañar pues ya traíamos muy poca agua, metemos en una mochila shampoo, toalla y una muda y estamos en la banqueta esperando a que Connie encuentre un taxi. Como me dijo Alejandro, nuestro compromiso era traerla a Tahití, ya está aquí, ya cumplimos, no la adoptamos. Finalmente se sube a un taxi y se va, yo realmente siento que me quité un peso de encima, compartir un espacio tan reducido, que además es mi casa con uno o una extraña, no es fácil y mi ingenuidad me asusta, confío demasiado en las personas sin conocerlas, creo que es algo bueno y malo.

Las regaderas de la Marina son mixtas, pueden entrar hombres y mujeres, sencillas con dos ganchos en la puerta que te da privacidad y agua fría, es lo que hay, al menos no tengo que estar sosteniendo el micrófono, meto a todos mis hijos en mi individual regadera y los baño y seco uno por uno entre gritos y carcajadas, frío y poco espacio, ahí estamos nuevamente como sardinas, me siento un poquito sofocada, cierro los ojos, me toca el agua a mí y aunque me dé frío me quedo quieta, apago el sonido que viene de mis hijos y me pierdo en las gotas que caen en mi cara y pelo con olor a limpio, qué delicia, acabo pronto, me amarro un pareo y nos regresamos por la banqueta a la puerta de entrada a los muelles.

Para explicarme mejor, sales a la calle, caminas por la banqueta y llegas a la cabañita con las regaderas. Sales de bañarte, caminas de nuevo por la banqueta, es una calle con bastante tráfico y te metes por una puerta que te da acceso a la marina.

Los niños ya están dormidos y pienso: Llegamos a Tahití, ¿cómo? ¿Estamos en Tahití en nuestro barco? Tengo que hacer una pausa para podermelo creer.

Cuando me cae el 20 me encuentro confundida. A gritos pedía civilización hace dos días, y hoy aquí anclada frente a la calle me cae de golpe mi presente. Después de meses de silencio y ver personas que viven su vida al ritmo de sus tranquilas islas, con calma y sin prisas, llegamos a ésta, la capital de la polinesia, a la ciudad.

Me desconcierta estar sentada en la bañera, con la proa y estribor del barco amarrada a un muelle de la marina de Papeete, cerca de barcos vecinos, con vista al boulevard principal, pasan coches sin cesar día y noche, el ruido de los motores, sirenas, los escapes los rechinidos de llantas y acelere de las motos que pasan a 10 metros de nosotros, se me vienen encima. Las banquetas son anchas y tienen bancas de piedras y palmeras, está muy bien iluminada la avenida, las personas pasan caminando, corriendo, patinando, en bicicleta y voltean a vernos, pues parados aquí estamos como en exhibición. La privacidad que teníamos al estar anclados a más distancia de la tierra y que nos permitía salir en calzones o bañarnos en la cubierta, aquí se acabó. Enfrente, del otro lado de la calle hay un edificio de seis pisos, en el primero está la zona comercial, desde aquí veo un banco y una tienda de ropa, y los siguientes cinco parecen departamentos. Es de color beige con barandales blancos y ventanas polarizadas, como cualquier edificio de la costera Miguel Alemán en Acapulco. Podemos bajarnos del barco en el instante que queramos y caminar 30 pasos sobre el muelle para salir a la calle y estar conviviendo con el día a día de esta ciudad, ¿que loco, no?

En los días anteriores, la playa o muelle nos quedaba lejos, debíamos organizarnos para bajar todos en el dingui, aquí trajimos a nuestra casa, con todas nuestras cosas, nos estacionamos y por unos días viviremos en Papeete, como cualquier otra persona. Debemos adaptarnos nuevamente a los sonidos y velocidad del tiempo en la ciudad.

Pasamos varios días de no hacer mucho, caminar un poco por la calle, ver tiendas locales, tomar un helado, limpiar el barco, hacer algunas reparaciones, buscar un cafe internet, jugar a la escuelita con los niños, etc… unos días tranquilos.

La imagen puede contener: 2 personas, cielo, océano y exterior

Viernes 7 de junio

Hoy es el cumpleaños de mi hermana Bibiana, uno de los regalos más grandes que me han dado mis papás y Dios, la he descubierto más en esta etapa de la vida, la siento cerca, la admiro tanto, es tan generosa, tan paciente, tan cariñosa, tan alegre, tan guapa, tan sincera, la extraño, quisiera poder brincar el charco del Pacifico para darle un abrazo con todo mi amor, no tengo crédito en mi celular para poder escribirle o hablarle, pero sé que sabe lo que la adoro.

En la noche nos vamos de pinta con los Kerguelen o cuatro doctores, Isabel, los Jorges que son los chilenos, Niko el argentino, y Mario el español, casi todos nuestros vecinos de este nuevo barrio.

El bar se llama el “3 B”, cenamos y tomamos cerveza hasta ponernos alegres y continuar con rones, tequilas y acabar bailando en otro bar, disfruté a mi marido y mi tiempo fuera de “casa”. A las 6 de la tarde ya no daba para más, estaba muy cansada, pero salió este plan y fue como si me conectara a una pila externa para volver a estar full y aguantar la fiesta, me bañé y desperté, acosté niños, que ya les parece normal quedarse solos unas horas, me arreglé un poco y me fui. La pasamos bien, todos somos tan distintos que el grupo es divertido.

Publicado en Sociedad |#c874a5
Lunes, 02 Septiembre 2019 00:00
Publicado en La Casa del Mendrugo
Página 3 de 4